America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

MACUNAIMA – una obra cinematográfica notable

MACUNAIMA

macunaima1

(Ídem., Brasil-1969) dirección: JOAQUIM PEDRO DE ANDRADE. Guión: novela homónima de Mario de Andrade. Guión: Joaquim Pedro de Andrade. Fotografía: Guido Cosulich, Afonso Beato. Música: Macalé, Mario de Andrade, Orestes Barbosa, Silvio Caldas, Geraldo Nunes, Antonio Maria, Sady Cabral y Heitor Villa-Lobos. Escenografía: Anisio medeiros. Montaje: Eduardo Escorel. Elenco: Grande Otelo (Macunaima joven / hijo de Macunaima), Paulo Jose (Macunaima adulto, madre de Macunaima), Dina Staf (Ci), Milton Conçalves (Jigue), Rodolfo Arena (Maanape), Jardel Filho (Wenceslau Pietro Pietra), Joana Fomm (Sofará), Maria do Rosario (Iquirí), Maria Lúcia Dahl (Iara), Miriam Muñiz (Caaporá), Edi Siquiera (Filhinha), Carmen Palhares (Filhona), Rafael Carvalho (Currupira), Carolina Whitaker (la princesa). Producción: Joaquim Pedro de Andrade. Productoras: Filmes de Serro – Grupo Filmes – Condor Filmes. Duración original: 108′.

El film

Obra sumamente ambiciosa, Macunaima aspira a reflejar algunos de los elementos formativos de la cultura brasileña, como son la negación de la identidad, el mestizaje, la sincronía y el conflicto de culturas, todos los cuales dan cuerpo a la obra homónima de Mario de Andrade. La película, sin embargo, no es una trasposición literal, sino una relectura -a la luz del contexto brasileño de finales de los sesenta- de ciertos aspectos de la antropofagia característica del movimiento modernista de la década de los veinte. En efecto, los grandes cambios acaecidos en los ámbitos económico, político y cultural del momento, con el incremento de la dependencia del capital externo, el desarrollo de los medios de comunicación de masas (especialmente la televisión), la aparición del tropicalismo o las tendencias más populares de la producción post-cinema novo incidirían tanto al nivel de su discurso como de su lenguaje.

Macunaima hereda del cinema novo la búsqueda de un mayor contacto con el público, pero ensaya tal aproximación por medio de la utilización de elementos procedentes del cine popular hecho antes (y después) de aquel movimiento. La comedia producida en Río de Janeiro a lo largo de la década de los cincuenta, la chanchada y el cine popular del momento, marcado por la influencia narrativa de la televisión, constituyen algunos de los rasgos reconocibles en Macunaima. Ahora bien, todos estos elementos quedan reunidos bajo una visión antropológica, más cultural que socioeconómica, de la realidad brasileña, tal como proponía un cierto sector de la izquierda de la época, crecientemente preocupado por el análisis de la “sociedad de consumo”.

La película narra la saga y las metamorfosis de Macunaima, “el héroe sin ningún carácter“. Macunaima nace negro en el interior de Brasil. Emigra con sus hermanos hacia la gran ciudad en busca del muiriquita, el amuleto de la suerte, y en el camino se vuelve blanco. En la ciudad encuentra a Ci, una guerrillera urbana, mujer al mismo tiempo mítica y moderna, con quien entabla una relación, y al gigante capitalista Wenceslau Pietro Pietra, con quien se enfrenta por causa del amuleto. Finalmente regresará al interior del país, donde muere.

Macunaima dialoga no sólo en términos genéricos con la tradición cultural, sino con numerosos elementos concretos procedentes de la música popular, del teatro y del cine. De ahí la presencia, en la caracterización de su protagonista, de tipos como el malandro (el típico vividor, una figura popular en la tradición y en el teatro brasileño, sobre todo en Río de Janeiro) y Zé Carioca, una creación de los estudios Disney que vino a representar en el cine norteamericano de la década de los cuarenta una imagen del brasileño caracterizada por la pereza, la exuberancia y una inocencia próxima a la falta de carácter. Por otra parte, en el papel de Macunaima negro, destaca la prestación de Grande Otelo, actor que constituye uno de los grandes símbolos de la chanchada.

Ni en la película ni en la novela de Mario de Andrade se sugiere que Macunaima represente la “identidad” del brasileño; antes bien, lo que se presenta es una problematización del mestizaje ético y cultural, que conduce por parte del cineasta a una expresión de simultánea de adhesión y crítica a su personaje. Macunaima tampoco pretende mostrar la emigración desde el interior de Bahia a las grandes ciudades desde una perspectiva sociológica. La emigración sirve más bien a la construcción de la imagen de un ser sin proyecto entre la civilización y la barbarie, cuya mala dicha es la infancia eterna. El “héroe sin ningún carácter” está en la zona intermedia entre el primitivo y el civilizado. La emigración es así una metáfora del contacto conflictivo entre dos mundos regidos por la misma regla: la devoración.

Los elementos conflictivos de la “brasilidad” que aparecen en Macunaima, junto al fútbol y los mitos que genera -presentes ya en Garrincha, alegria do povo (1963)-, los modernistas, la pornochanchada y la obra del escritor Dalton Trevisan, constituirán así los grandes ejes de referencia de la obra de ese otro pionero del cinema novo que fue Joaquim Pedro de Andrade.

(María Alzira Brum en Tierra en trance: El cine latinoamericano en 100 películas, Alianza Editorial, Madrid, 1999)

Basada sobre un libro de Mario de Andrade escrito en la década del veinte, esta película es una fantasía picaresca. Contiene comentarios sociales y políticos complejos, diseminados a lo largo del film, escondidos en los diálogos e incorporados en las situaciones burlescas que conforman el libreto. Se trata de un compendio de relatos folklóricos narrados por Macunaima, el personaje principal del film, un héroe holgazán y egoísta. Lo asiste Saci, un personaje cómico de una sola pierna, un inútil total que corre a gran velocidad pese a su discapacidad. Juntos se embarcan en una serie de episodios de naturaleza humorística. No hay una trama que avance en el sentido clásico, lo cual es una desventaja o una ventaja, según el punto de vista que tenga el espectador a la hora de encontrarse con este film. (…)

Todo está centrado, en realidad, en el excéntrico Macunaima y los memorables incidentes que le suceden a lo largo del film, que está lleno de criaturas mágicas, fantásticas y animadas, y de incidentes que desafían todo intento de descripción o sinopsis.

En tanto épica cómica, como dicen los especialistas Randall Jonson y Robert Stam, “el film abunda en encuentros o incidentes que revelan la exuberante vida de un país dinámico, cuyas contradicciones son criticadas ferozmente por el realizador. Aunque Macunaima descansa en el argumento fantástico de una novela cómica de la década del veinte, se trata de una película profundamente política. Cada personaje y situación es una síntesis de temas y el estilo es el resultado de unir un estilo cómico similar al

de los Hermanos Marx, con una mirada seriamente crítica sobre Brasil“.

Macunaima es una obra cinematográfica notable. También funciona como una metáfora sobre el carácter brasileño, una parábola y un retrato del costado bizarro del pueblo del Brasil. La historia es una alegoría política original e insólita, que necesita ser vista para creerse.

(Ronald Schwartz, Latin American Films, 1932-1994, McFarland, 1997. Trad.: FMP)

Cine Club Núcleo

Lunes 28 de junio de 2004

16/04/2009 - Publicado por | Arte, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , ,

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 91 seguidores

%d personas les gusta esto: