America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Rueda de prensa de Estela Carlotto y su nieto (versión completa)


09/08/2014 Posted by | General, Historia, Justicia, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized, Videos | , , , | Deja un comentario

Las cartas que llegaron a destino – Estela de Carlotto


Las cartas que llegaron a destino

Estela de Carlotto escribió en Página/12 dos cartas dirigidas a su nieto. La primera fue publicada el 24 de marzo de 2006, cuando se recordaban los treinta años del inicio de la dictadura. El tenía 27 años. La segunda, cuando cumplía 33: el 26 de junio de 2011. En ellas expresaba el cariño contenido durante tantos años de búsqueda. Ahora, las cartas tienen quien las lea. Aquí se reproducen ambos textos.

estela-468x312

A mi querido nieto Guido

Buenos Aires, 26 de junio de 2011

Hoy cumples 33 años. La edad de Cristo como decían, “decimos”, las viejas. Con esta inspiración pienso en los Herodes que “te mataron” en el momento de nacer al borrar tu nombre, tu historia, tus padres. Laura (María), tu madre, estará llorando en este día tu crucifixión y desde una estrella esperará tu resurrección a la verdadera vida, con tu real identidad, recuperando tu libertad, rompiendo las rejas que te oprimen.

Querido nieto, qué no daría para que te materialices en las mismas calles en las que te busco desde siempre. Qué no daría por darte este amor que me ahoga por tantos años de guardártelo. Espero ese día con la certeza de mis convicciones sabiendo que además de mi felicidad por el encuentro tus padres, Laura y Chiquito y tu abuelo Guido desde el cielo, nos apretarán en el abrazo que no nos separará jamás.

Tu abuela, Estela.

Laura desde allí me sonreirá

Repasando la historia de estos largos, sufridos y difíciles años, entre el inicio de una dictadura feroz el 24 de marzo de 1976 y los 21 años de gobiernos constitucionales, se agolpan en mi memoria múltiples y variadas escenas que provocan múltiples y variadas sensaciones.

Tres décadas para recordar un camino de lucha, primero en soledad, con miedos e ignorancias, y luego unidas en un mismo dolor y búsqueda de dos generaciones.

Me incorporo a las Abuelas de Plaza de Mayo de la ciudad de La Plata, donde aún vivo, en los primeros meses del año 1978. Creo que fue la más iluminada decisión que tomé, ya que hasta hoy, 28 años después, esta hermandad persiste, se agiganta y se afianza.

Antes de esta actitud de alianza, sola, caminé la búsqueda de mi esposo Guido, secuestrado por 25 días en una guarnición de la policía, centro de detención clandestino que funcionaba en pleno centro de la urbe. Fue mi primera etapa de “aprendizaje” para buscar a un “desaparecido”. Recuerdo las angustias de la ausencia, las puertas cerradas de los que sabían, los miedos por los hijos que debí proteger, la lectura de las nóminas de los que pasaban a la legalidad o de los que aparecían sin vida en cualquier lugar de la zona.

El, mi esposo, reapareció un día con imagen fantasmal por las vejaciones y torturas sufridas durante su cautiverio, donde insistentemente le preguntaban por nuestras dos hijas mayores: Laura y Claudia. Su silencio no salvó de la cacería a Laura, que fue secuestrada a los pocos meses. Su compañero y un hijo que llevaba en su vientre la acompañaron ese día.

Ahora, 28 años después, puedo marcar dos diferentes sensaciones de este largo calvario.

La inimaginable y atroz entrega del cuerpo de Laura, nueve meses después de su detención, acribillados sus 23 años por las balas asesinas.

El mundo se termina, un vacío de cuerpo y alma se produce, una llaga que no cerrará nunca se instala en nuestro ser.

Pero el amor y el orgullo que me produce el valor y la entrega de esta hija no me restaron fuerzas en el momento de su entierro, y allí le prometí buscar toda mi vida Verdad y Justicia y a su hijito Guido, nacido durante su cautiverio.

La otra sensación, tierna, cálida, amorosa, es la de buscar el retoño. Hoy tiene 27 años, sé dónde y cuándo nació. Lo que aún no sé es quién lo “retiene”, cómo está, qué siente, qué piensa.

Vivo con la esperanza de encontrarlo (encontrar-nos), porque muchos otros nietos han aparecido.

Camino disfrutando lo que otras Abuelas abrazan como propio, pensando cuándo me tocará oír un timbre, una voz, la sangre comparada que diga: soy tu nieto Guido.

Entonces sonarán en el cielo los clarines de la Victoria y Laura desde allí me sonreirá.

Publicado en Página/12 el 24 de marzo de 2006.

06/08/2014 Posted by | Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , | Deja un comentario

Ignacio Hurban, el nieto recuperado número 114, el nieto de Estela de Carlotto


Ignacio Hurban, el nieto recuperado número 114, el nieto de Estela de Carlotto

0004248077

El joven tiene 36 años, está casado y es músico profesional. Vive en Olavarría, donde es el director de una escuela de música, y forma parte de una orquesta.
Ignacio Hurban, el nieto recuperado número 114, el nieto de Estela de Carlotto

Guido Carlotto, hijo de Estela de Carlotto, confirmó este martes que su sobrino, “Guido”, fue recuperado después de 36 años búsqueda incansable por parte de la fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo. El joven se acercó de manera voluntaria a la organización para hacerse un examen de ADN.

Guido Carlotto tiene 36 años, está casado y habría nacido en el hospital militar de Buenos Aires el 26 de junio de 1978, donde permanecía secuestrada su madre, Laura Carlotto, de 23. Los restos de su madre fueron restituidos a la familia, pero nunca se supo el paradero del niño, hasta hoy.

Más de tres décadas después, Ignacio Hurban, un pianista y compositor criado en Olavarría, provincia de Buenos Aires, donde es el Director de la Escuela de Música “Hermanos Rossi” de esa localidad, además de ser parte de la Orquesta Errante, pudo confirmar su verdadera identidad.

Según el padrón electoral, Ignacio nació el 2 de junio de 1978. El joven músico y compositor toca el piano, el bandoneón y canta temas que van del tango al jazz con fluidez, y que lo llevaron a trabajar con intérpretes como Liliana Herrero o Raly Barrionuevo.

Ignacio tiene tres discos editados, pero también comparte sus trabajos online, como el tema “Para la memoria”, que fue publicado a través de su sitio personal el 24 de mayo pasado.

Hurban se acercó a Abuelas de Plaza de Mayo para resolver dudas acerca de su identidad y un examen de ADN confirmó que era el nieto de Estela de Carlotto, que la familia había bautizado como Guido, lo que lo convierte en el nieto recuperado número 114.

Estela de Carlotto ofreció una conferencia de prensa este martes por la tarde en la sede de Capital Federal Abuelas de Plaza de Mayo, donde confirmó la noticia pero evitó dar detalles sobre la identidad de su nieto para resguardar su privacidad.

“Es músico, Tocó con ‘Música para la identidad’. Él se vio con otros nietos recuperados, pero no se acuerda cuáles”, comentó Carlotto, quien confirmó que el apropiador murió. “La gente que lo crió es gente de campo, de lejos de alguna parte de la pronvincia de Buenos Aires”, convino la titular de Abuelas.

“No quería morirme sin poder abrazarlo y pronto lo voy a poder abrazar”, expresó Carlotto, quien relató que el padre de su nieto se llamaba Oscar Montoya, de Caleta Olivia, “un compañero montonero, como Laura, de los que dieron la vida”, remarcó.

http://ignacio-hurban.bandcamp.com/track/para-la-memoria

MINUTOUNO

06/08/2014 Posted by | General, Justicia, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized, Videos | , , , | Deja un comentario

Apareció – Mario Wainfeld


Apareció

Por Mario Wainfeld
Mensajes de texto, llamadas, guasap, mails. “Parece que apareció el nieto de Estela”, primero. Y, al toque, “apareció el nieto de Estela”. Todos saben de qué y de quién se habla. La certeza sorprende, abomba, conmueve. Da motivos para compartir lágrimas, risas, abrazos y caricias materiales o a la distancia.

La sensación, por ahí, es la de una formidable novedad en la familia. Así que liberamos las emociones sin mayor empacho, moqueamos o reímos en grupo y con gratitud.

Escribir en un diario es un privilegio y una profesión, un servicio a quien nos lee. La labor del periodista es sumar a lo que el público ya conoce. Ahora, mientras se teclea, suena imposible o casi. ¿Qué se puede agregar a esas cinco palabras en un día que amaneció como tantos y que será histórico? Hay ocasiones en que los acontecimientos nos superan, revelan la limitación de nuestros recursos. “Apareció el nieto de Estela” está tan connotado o expresa tanto: las acotaciones se arriesgan a sonar redundantes.

Esta columna, entonces, será casi capicúa: empezará y terminará de modo parecido. En un intento de abrazar a los seres queridos cercanos, a los compañeros que persisten viviendo o a los que ya no están. De agradecerle y acompañar a Estela de Carlotto. Porque, como ella predica y encarna, esto es vida y construcción colectiva. Lo que llamamos “milagros” son sólo (nada menos) militancia y laburo concretados.

- – -

Apareció el nieto de Estela. Sabemos “desde siempre” que es varón. No es “desde siempre”… pero hace décadas que las Abuelas nos iluminan y de algún modo conducen.

Ese bebé arrancado ahora es un hombre, al que su abuela buscó con tenacidad sin cejar en sus demás tareas. La ausencia familiar no le restó nada a la sonrisa plena que mostró cada vez que presentó a una nieta o a un nieto recuperado. El dolor no minó su ternura ni su capacidad para compartir.

Estela de Carlotto ejerce desde hace décadas un liderazgo ético luminoso. La firmeza armoniza con la sonrisa, la convicción con la palabra medida, justa. Es persuasiva, didáctica, ha adquirido una capacidad infrecuente de decir lo adecuado ante cada auditorio, sin sonar jamás a casete, sin contradecirse.

La labor de las Abuelas combina tenacidad, respeto por cada persona y una dulce alegría contagiosa.

Puede haber quien no comprenda el mestizaje entre la lucha y las sonrisas. Posiblemente le pase a quien nunca participó en acciones colectivas. Marchar juntos, reclamar, corear consignas, guardar silencios corales son comuniones. La fuerza conjunta, los afanes compartidos dotan una cuota de alegría. Tal vez porque más allá del pasado cruel y del presente sin respuestas se sabe (o se anhela, tanto da) que se está cimentando el futuro.

- – -

Con mira estrecha los periodistas y muchos que no lo son llamamos “noticias” a los hechos, cuando el orden conceptual es inverso. Lo que se difundió ayer es, primero y principal, una gran hazaña humana. Fue construida en años de procura infatigable, de aprendizaje, de lecciones de vida, de desilusiones. Hecha noticia, recorrerá el mundo como un triunfo de la paz sobre la violencia, de la vida sobre la muerte, de los indómitos organismos de derechos humanos contra los represores y sus cómplices de toda laya.

Se da por hecho que los cronistas vamos narrando la historia. Confesemos que se hace a menudo a las apuradas, de a puchos, seguramente sin calibrar siempre la dimensión de los sucesos cotidianos. A menudo transitamos días o semanas de vacuidades, de cuestiones que serán olvidadas pronto o de primicias autosatisfactorias que no moverán la aguja.

“Apareció el nieto de Estela” zamarrea a las rutinas, compensa con creces tantas jornadas iguales a otras. Sabemos que este diario será recordado por ustedes, que lo están leyendo. Uno mismo quiere, en paralelo con el orgullo irrenunciable de escribir, “leer el Página de hoy”, el de mañana, el de pasado, el del domingo. Hay voces insustituibles, reconocidas, que uno ansía reencontrar.

Este es, qué tanto, el diario que mantuvo en alto las banderas cuando varios contradecían su pasado, callaban, urdían canjes, hacían real politik mezquina, pactaban impunidades o decretaban indultos. Este es el diario que desde hace miles de días persiste en publicar los recordatorios, la memoria de los seres queridos.

De identidades hablamos porque resistimos, cuando la lucha era de minorías, jamás de sectas. A menudo daba la impresión de estar perdida en muchos aspectos, lo que no llevó a bajar los brazos ni a dejar de amucharse. Ni a privarse de compartir con los lectores los avances, los sinsabores, las semblanzas de los nietos y nietas recuperados, las peripecias de los juicios.

- – -

Apareció el nieto de Estela. La jueza federal María Romilda Servini de Cubría le avisa, ambas lloran. La trayectoria de Servini tiene lunares serios, como es regla entre los jueces federales. En materia de derechos humanos, lo suyo es intachable. Acaso el ejemplo concrete, ayude o incite a pensar cuán compleja es la realidad, cuán impropio tratar de pintarla en blanco o negro.

Estela de Carlotto habla de “reparación”. Le brillan los ojos, da gusto verla. No quería morirse sin ver a ese nieto. Los años pasan, muchas de sus compañeras se despidieron sin lograrlo. Hay 114 jóvenes que recobraron su identidad, distan de ser todos, nada debe detenerse. “Hay que seguir buscando”, se compromete Estela y sobran motivos para creer en su palabra.

Mucho se aprendió en el camino. En el trato dispensado a los primeros pibes hoy adultos, en comprender que cada historia personal es un universo propio. En “capturar” las herramientas de los medios masivos y adecuarlas al servicio de una causa noble. En generar conciencia a cómo hubiera lugar, sea con los recursos convencionales o en el espacio de un teleteatro popular. Congregando a trabajadores de la cultura o a los muchachos de la Selección.

La llama no se apagó con las leyes de la impunidad o los indultos. La creatividad jurídica de los organismos encontró hendijas. Los casos de los nietos apropiados fueron un ejemplo cabal.

La reapertura de los juicios a los genocidas no fue un fenómeno aislado. Su proyección trascendió las paredes de los edificios de los tribunales. Claro que fue en ese escenario institucional donde las víctimas recobraron la voz y la autoestima. Fueron testigos de cargo, sus recuerdos se admitieron como pruebas concluyentes. La sociedad democrática les reconoció entidad y credibilidad.

En el pasado les pesaba o dolía hablar: la culpa los asediaba, eventualmente las sospechas de quienes habían sido sus compañeros. Una prensa despiadada, aliada objetivamente con los represores, cumplió un rol en esa tarea destructiva.

Los años recientes fueron reparadores para los familiares de los compañeros detenidos desaparecidos, para las víctimas sobrevivientes, para los hijos y los nietos.

Testimonios judiciales, películas, obras de teatro, libros, discusiones públicas dan cuenta de un proceso de revisión rico, con escasos precedentes en el mundo, constante e inacabado. Lo que brota es torrentoso, para nada un relato único o lineal. Poder expresarse implicó también revolver la memoria. Cuestionar o pedir explicaciones a los padres, criticar, autocriticar o empacarse, reclamar cada cual desde su lugar y su historia. Tres generaciones toman la palabra, dialogan, se entrelazan, polemizan. Las familias y las naciones albergan debates, tensiones, enojos, homenajes, todo mezclado. La saga de las Abuelas se enhebra en ese contexto histórico.

- – -

Apareció el nieto de Estela. Uno intuye que no tiene con qué darle a esa frase redonda: que no podrá competir con la primera sensación que asaltó ayer a quien ahora está leyendo.

Cada nieto que se recupera concreta y cifra una búsqueda de años. Cada cual y cada trayecto son únicos y forman parte de un todo: son humanos por antonomasia y mágicos al mismo tiempo.

La historia nos toca, por una vez con cariño. El hecho es tangible y también un símbolo. Uno no es quien para descifrarlo plenamente, se conforma con señalarlo. Entre todos iremos comprendiendo según pasen los años.

Apareció el nieto de Estela de Carlotto. Una mujer sencilla e impar, sacada a la calle por la crueldad criminal. Se capacitó andando, aprendió y enseñó como pocos contemporáneos. Tanto amor, tanta templanza y tanta ejemplaridad merecían ese día. Tan generoso es lo tuyo, compañera Estela, que nos enaltece, nos conmueve y nos conforta a muchos. Todos los lectores de este diario te besan, te abrazan y te agradecen. El que firma es uno entre ellos.

mwainfeld@pagina12.com.ar

06/08/2014 Posted by | General, Justicia, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Videos | , , , , , | Deja un comentario

El problema de la política – Roberto Caballero


El problema de la política

La pelea de la Argentina con los fondos buitre en la justicia de los Estados Unidos desnudó los límites de la oposición cerril y la apuesta del país corporativo a una presidencia débil a partir de 2015.

53ddf01511a0f_200x143

Si algo dejó en evidencia el conflicto activado por los fondos buitre es que la oposición cerril –es decir, la que reduce la política a la pulsión de cazar cleptómanos reales o imaginarios en el zoológico mediático– sólo alcanzó a balbucear “páguenle a Griesa” sin dimensionar las consecuencias de la sumisión a una sentencia lesiva de los intereses del país.

Entre el “capricho ideológico” que hace rato la tiene ensimismada y la “épica antikirchnerista” que amontona como el viento a sus referentes en el córner de la historia donde conviven, desgraciadamente, con banqueros y empresarios en su mayoría cómplices o beneficiarios de la crisis de la deuda, estos opositores –no todos– deambulan por sets televisivos abonando un “sentido común” de las cosas –”hay que pagar como sea”, “la justicia estadounidense es un modelo”, “aunque no la tenga, hay que darle la razón al juez”– que no contempla ninguno de los argumentos del gobierno, como si lo excluyera de la posibilidad de hacer o decir algo correcto.

El suyo es un relato de inmenso vacío. No traduce vocación de poder. Ni ansias de transformación. Desnuda apenas el propósito de administrar a futuro esa especie de consorcio de propietarios inamovibles a través del tiempo, que es como ven al bloque de poder económico. No quieren ser jefes de Estado, sólo gerentes dóciles.

La oposición cerril, la que toma el “sentido común” de las corporaciones, la que cede a su oferta de domesticación, no está comprendiendo que existe otro “sentido común” que se expresa en el kirchnerismo y que, en peleas como las de los buitres, reconecta con aspiraciones populares muy expandidas.
La consultora Poliarquía, que no es oficialista, refleja un crecimiento sostenido de la imagen de Cristina Kirchner por su manejo de la crisis. Una encuesta sobre 1400 casos revela que en junio la valoración positiva era del 35%, la regular del 25%, la negativa del 31% y el 6% no sabía o no contestaba. Un mes después, los números son otros: 47% positiva, un 21% regular, un 25% negativa y los que no saben ni responden llegan al 7 por ciento.

La presidenta tiene antecedentes como buen piloto de tormenta, pero esta vez la rusticidad opositora se la hizo más fácil. Enfrente tuvo dirigentes que reprodujeron, con algunas leves variantes, el discurso de Paul Singer, un especulador que atenta contra el interés nacional por codicia. Es lógico entonces que crezca la imagen presidencial. Pasó cada vez que el kirchnerismo –como esa vez con la fragata Libertad retenida en Ghana– logró instalar en el debate público la cuestión de la soberanía reduciendo la incidencia de otros asuntos que los medios antikirchneristas sobredimensionan, a veces, hasta volúmenes ridículos.

Como si de golpe, el manto de irrealidad que fabrican estas usinas interesadas en erosionar el discurso oficial, cediera ante un sentimiento verdadero y potente que ilumina al conjunto de la sociedad. Nuestro país no será Canadá, tampoco Australia –no todavía–, pero es el único que tenemos, y ante cualquier sensación de ultraje a su autonomía, la figura fuerte de la presidenta aparece como un límite cierto a esas voracidades.

Es fácil advertir también que la dirigencia opositora más perturbada por los focos televisivos rehúye discutir en los términos que propone el oficialismo. Se toma tan en serio lo del país dividido, que cuando la opinión mayoritaria la contradice se refugia en una dialéctica evasiva. En vez de explicar qué harían de distinto para resolver el problema crónico de la deuda y defender en simultáneo la soberanía, tratan primero comprensivamente el punto de vista de Singer & Cía y luego salen monologando de la minería a cielo abierto o el déficit de carne vacuna.

No dialogan con el kirchnerismo. No tienen intención de hablar, aún en situaciones críticas como esta, que lo demandan. Su “sentido común” retacea valor o incumbencia, incluso, a lo que diga un ministro que cosecha aplausos en tribunas internacionales como el G-77, la OEA o la ONU, defendiendo la postura argentina. Quizá porque, de sólo intentarlo, de acudir en solidaria cooperación política, la estrategia digitada por el poder económico que busca la satanización constante de este gobierno, a través de las tapas y zócalos de los medios de comunicación que controlan, se vería mellada. Es sabido: desde la pelea por la 125, al menos, que el oficialismo es presentado en la gran pantalla mediática como una secta de arribistas y rufianes, cuando no como una banda de nostálgicos ideológicos y épicos atolondrados.

Los opositores que atravesaron esta grieta de sentido ficticia, esa zanja de Alsina virtual para reconocer en el kirchnerismo un adversario que lidia con los asuntos de Estado y no un enemigo, se cuentan con los dedos de una mano. El radical Leopoldo Moreau, por caso, se lució al conceder que el tratamiento de la deuda en las gestiones K es un hito democrático, como el Juicio a las Juntas alfonsinista. Eso sí es desafiar el “lugar común” prefabricado para la política por los dueños del poder y del dinero, que no creen en ella. O, mejor dicho, que no creen en cierta política que pueda pensarse por fuera de su influencia determinante.

La oposición cerril, la que toma el “sentido común” de las corporaciones, la que cede a su oferta de domesticación, no está comprendiendo que existe otro “sentido común” que se expresa en el kirchnerismo y que, en peleas como las de los buitres, reconecta con aspiraciones populares muy expandidas.

El escenario preelectoral montado por los medios antikirchneristas es bastante triste para la política. En ninguna de las encuestas conocidas aparece un candidato que supere el 22% de la intención de voto general. Tampoco un kirchnerista puro despega, aunque en este espacio todavía no se conoce cuál será el elegido por su figura más convocante, es decir, la presidenta. El escenario es frustrante. Si se trasladara al 2015, tal como se prefigura hoy, cualquier presidente sería un presidente débil. Sería un festín para las corporaciones.

Cuando un presidente democrático es débil, la democracia entera lo es. Construir mayorías parlamentarias para concretar un proyecto de país distinto, que contradiga relatos y acciones corporativas, no es tarea sencilla. No es para hacer pucheros desde la banca con la muñeca “republiquita”. En estos casos, si la sociedad no empodera al que conduce, el poder queda donde siempre, es decir, del lado conservador del sistema. El kircherismo asumió el desafío, cuando Néstor Kirchner llegó a la Casa Rosada. Logró crecer con una agenda de cambios y transformaciones, en muchos casos radicales, que no se vislumbra hoy en la oferta opositora. También descubrió en el trance lo generosa que puede ser la sociedad cuando las cosas marchan bien y lo mezquina que puede ser cierta política cuando hay que enfrentar a los dueños de casi todo.

La pregunta esencial es si después de una década y monedas kirchnerista, el presidente que surja en 2015, votado en una primera vuelta por el 20 o el 30 % del electorado tendrá la suficiente fortaleza para sostener el universo de derechos sociales, económicos y culturales que se consagraron en esta última década.

El que surge es un escenario hipotético, aunque no improbable, y claramente funcional a los enemigos más encarnizados del tipo de Estado que reconstruyó el kirchnerismo, después de otra década y monedas de neoliberalismo salvaje donde el poder económico hizo y deshizo a su antojo hasta el estallido del 2001. No hay que olvidarse nunca de las secuelas.

La restauración conservadora sueña con archivar la experiencia del kirchnerismo insubordinado entronizando un presidente soso que gerencie la vuelta a un esquema político que, en lo central, no cuestione su renta con planteos populistas.

Después de la anomalía incluyente de los últimos años, sería el retorno a la “normalidad” previa con bolsones de gente que no entran en la bitácora de los derechos. La mayoría de los precandidatos poskirchneristas, al menos por ahora, cumplen con el requisito bastardo de la debilidad. Pero está claro que lo que es una solución para el poder económico, para la política pasa a ser un problema.

La fatiga que un sector de la sociedad manifiesta hacia el oficialismo no se traduce en la elección de un candidato arrasador y exitoso. Tal vez, porque en muchos de los discursos opositores se detecta una prosa corporativa que alude a situaciones ya vividas. En general, bastante extremista. Lo suficiente como para espantar, incluso, a los que se dicen genuinamente antikirchneristas. La prédica de la Sociedad Rural es descarnadamente rentística y sectorial. La del Foro de la Convergencia Empresarial, neoliberal en doctrina. ¿Cómo no percatarse, por ejemplo, que detrás de la airada protesta por la “década depredada” de Miguel Etchevehere, asoma el deseo de recuperar ganancias extraordinarias eliminando las retenciones, es decir, desfinanciando al Estado? ¿Qué proyecto de país pequeño es ese? ¿A quién puede seducir el capricho ideológico de los ruralistas sino a los ruralistas?

El problema no es Etchevehere, que defiende su plata. Pero políticos que dicen lo mismo que él, o que aplaudan su balance chicato sobre la década que pasó, sólo capturan la atención de Etchevehere. No puede ser el discurso de un candidato que aspire a la mayoría. Sí, el de uno que se postule a gerente.

Los del Foro de la Convergencia Empresarial también son una mochila de plomo. Sus integrantes se reunieron en Córdoba para exigirle al Estado que, como solución al gasto excesivo, eche un millón y medio de empleados públicos a la calle. Lo hicieron desde la Fundación Mediterránea que catapultó a Domingo Cavallo al poder en los ’90. Los candidatos que van a sus almuerzos posan alegres comunicando un pasado trágico, el neoliberal.

Como ocurre en la contienda con los buitres, aún los antikirchneristas verdaderos saben diferenciar entre Singer y Cristina. En cuestiones de soberanía territorial o financiera, no hay mucho que discutir de cara a la sociedad. Tampoco cuando la pelea se da de manera nítida, como se dio en este tiempo, entre una economía democrática incluyente y otra corporativa y excluyente. El problema de la vieja política es no querer entender lo primero y mucho menos lo segundo.

Mientras tanto, el poder económico se prepara para ungir a un presidente débil en 2015, que vuelva a introducir en el Estado a los funcionarios dóciles que van a la escuelita del Malba para aprender a decir “Sí, buitre”.

Este es el problema de la política hoy.

La escuelita de Magnetto

Clarín inauguró un ciclo en el Malba –el museo que estaba cerrado el día de la final del mundial para enojo de Beatriz Sarlo– llamado “Democracia y Desarrollo”, bajo la consigna “en todo lo que pensemos puede haber una coincidencia”. A primera vista, es una apuesta del grupo empresario a recuperar parte del legado desarrollista. También una lavada de cara consensual a una marca, la del Grupo Clarín SA, hoy identificada con la antipolítica y el abuso monopólico. Para salir de la situación de debilidad y aislamiento, sus accionistas pensaron este ciclo como la Mesa del Diálogo Argentino que impulsó la Iglesia Católica durante el mandato de Eduardo Duhalde, aunque esta vez el lugar de Bergoglio es ocupado por Héctor Magnetto. Por su tribuna desfilan, con curioso aire de novedad, ex funcionarios, algunos asesores de malos gobiernos y consultores diversos, que repiten los lineamientos neoliberales de los documentos del Foro de la Convergencia Empresarial que reúne a la Sociedad Rural, Clarín, La Nación, Techint, Arcor y la AmCham. Como para que Rogelio Frigerio se revuelque en su tumba. El próximo 12 de agosto, cuando se discuta sobre Vaca Muerta, tienen turno para concurrir el gobernador neuquino Jorge Sapag y los diputados con ansias gerenciales Sergio Massa, Julio Cobos y Hermes Binner. También serán de la partida como asistentes a la escuelita de Magnetto, Juan José Aranguren, de Shell, y Juan Garoby, de YPF.

Los encuentros se televisan por el Canal Metro. Magnetto mismo lo decidió. Pretende ganar así consenso y apoyo político para reiniciar su pelea judicial y no adecuarse a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Otra vez sopa.

El boletín de notas de su escuelita, que refleja el nivel de sumisión de los concurrentes al país corporativo, se reparte todos los días. Con títulos, fotos y epígrafes.
Tiempo Argentino

04/08/2014 Posted by | Economía, General, Justicia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , | Deja un comentario

Lobby – Luis Bruschtein


Lobby

na07fo01

Por Luis Bruschtein
Imagen: EFE.
“¿Cuál es la verdad sobre el acuerdo de Argentina con Irán?” fue el título de una solicitada que publicó en junio del año pasado el fondo NML, de Elliott Management a toda página en el diario norteamericano The Washington Post. Una estrategia de los fondos buitre fue usar este acuerdo con el gobierno iraní para difamar al gobierno argentino en la opinión pública norteamericana. Otro aviso mostraba a la presidenta Cristina Kirchner con el ex mandatario iraní, Mahmud Ahmadinejad y titulaba: “¿Pacto con el diablo?”. Paul Singer, dueño de Elliott Management, buscaba debilitar a la Argentina y aprovechar el aceitado y poderoso lobby pro invasión a Irán que contribuyó a organizar. Además de ser uno de los mayores soportes económicos de los candidatos derechistas del Partido Republicano, Singer ha entregado cinco millones de dólares en el último año a dos ONG, una de ellas la Fundación para la Defensa de las Democracias, que impulsan acciones contra Irán, incluyendo la opción de una escalada militar abierta.

En Estados Unidos es un tema de debate: ninguno es partidario de los gobiernos iraníes, pero los sectores moderados representados por el presidente Barack Obama prefieren estrategias de negociación y presión pacíficas. Y están los recalcitrantes, los ultraconservadores y guerreristas, como los que sostiene Singer, que vienen presionando fuertemente por una invasión abierta.

El especulador financiero se ha definido como creyente del “excepcionalismo estadounidense” –un término que no hace falta explicar– y piensa que Estados Unidos está en la etapa inicial de una larga guerra contra el mundo musulmán.

Esto es una parte del universo ideológico del dueño de Elliott Management. Pero las publicaciones en The Washington Post iban más allá de una campaña ideológica contra Irán. Porque la firma de esas publicaciones no fueron de Singer ni de los fondos buitre, sino del Grupo de Tareas Americano para Argentina, que es pagado por ellos. La intención apuntaba también al interior de Argentina, a debilitar el frente interno del Gobierno, instalar una semilla envenenada en el seno de la colectividad judía argentina.

Resulta paradójico que este gobierno sea el que más militó en los foros internacionales la denuncia del ataque terrorista contra la AMIA, el que más impulsó las investigaciones y los juicios y, sin embargo, ha sido el más atacado en el último acto que organizó la dirigencia de la colectividad judía argentina en el aniversario del atentado. Hubo arengas en sintonía con esa “doctrina Singer” que es claramente visualizada como extremista y peligrosa en todo el mundo. En los insólitos discursos hubo calificativos desmedidos, como “tenebroso pacto” y hasta se calificó de “traidor” al canciller Héctor Timerman. Siempre hay oportunistas que buscan ganancia en río revuelto y obviamente ese giro no se originó en las solicitadas de los fondos buitre. En todo caso, esas solicitadas y esos discursos constituyen manifestaciones de un proceso de derechización de las dirigencias de la colectividad judía local. Transformación que va a contramano del tradicional espíritu humanista de la cultura judía, un espíritu que produjo grandes artistas y pensadores transgresores y progresistas.

En ese camino hacia situaciones reaccionarias, un acto que debería haber sido monolítico terminó dividido en cuatro. Los discursos exaltados llevaban la semilla de la división de algo que, por el contrario, debería unir a los argentinos en el repudio al atentado terrorista más sangriento que ha sufrido el país. Es un proceso de derechización que, hay que decirlo, acompañó a la derechización de los gobiernos israelíes. Es esquizofrénico hacer un acto de repudio al atentado a la AMIA y a los pocos días llamar a otro para justificar los bombardeos a la población civil en Gaza, donde han masacrado a decenas de niños y mujeres palestinos.

No improvisan ni inventan. Las tramas que fueron delineando los fondos buitre para incidir en el frente interno tienen sus anclajes locales, como el tema iraní. La solicitada del año pasado se pregunta: “¿Por qué Argentina está dispuesta a negociar con Irán y se niega a hacerlo con sus acreedores que respetan la ley?”.

Hay para elegir: trataron de sensibilizar “al campo”, con un esfuerzo más propagandístico que efectivo en el Congreso norteamericano, para impedir que Estados Unidos compre carne argentina; advirtieron por la sequía de inversiones en Vaca Muerta si no les pagaban, y hasta publicaron una lista con los candidatos presidenciales argentinos que prefieren, porque serían más “amigables con ellos”. Parece burdo, pero no lo es. No buscan tanto el apoyo explícito a sus intereses, sino problematizar la interna en cada uno de esos temas para debilitar al Gobierno y alimentar una especie de fantasía subliminal que relacione la solución de estas problemáticas con la suya. Es una forma también de equipararse con la colectividad judía, con las patronales rurales o con los candidatos opositores como “víctimas” de un gobierno izquierdo-populista de corte autoritario.

Singer es una de las 400 personas más ricas del planeta. Como lo cortés no quita lo valiente, los respaldos financieros a sectores políticos con los que se identifica, los aprovecha también como lobby para sus negocios. Hay una mezcla de interés político e interés económico. No solamente buscan que les paguen sino que además les interesa un retorno a la Argentina de los ‘90, un país dócil para sus intereses. En gran medida, esa doble faz hace tan difícil negociar con ellos.

Cuando la Casa Blanca respaldó la posición argentina y luego lo hizo el Fondo Monetario, estaba anunciado que este organismo se presentaría como amicus curiae de la Argentina. De repente hubo una contramarcha, la Casa Blanca enfrió su respaldo y lo mismo hizo el FMI. En el medio, el lobby de Singer había logrado que el Congreso citara al secretario de la Reserva Federal, Jacob Lew, quien soportó un durísimo interrogatorio del representante de Florida, el cubano americano Mario Díaz-Balart, un reconocido ultraconservador que considera al gobierno argentino como un enclave izquierdista enemigo. Díaz-Balart acusó a Lew de haber alentado al gobierno mexicano y al FMI para respaldar la posición argentina en contra de los fondos buitre. El lobista o “cabildero” Cornellius Harvey McGillicudy IV, otro ultraderechista del Tea Party, ex representante por Florida, conocido como Connie Mack, forma parte también del elenco estable guerrerista, antilatino y anticubano que integran Diaz-Balart y otros políticos de Miami. Mack fue el encargado de operar contra la delegación plural de legisladores argentinos que viajó a Washington.

En febrero pasado, en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano, los senadores también cubanoamericanos Marc Rubio (republicano) y Bob Menendez (demócrata) provocaron una ríspida discusión cuando se planteó la designación de Noah Mamet como nuevo embajador en Argentina. Denunciaron que el gobierno argentino hostiga a los “medios independientes” y no paga sus deudas internacionales. Insistieron que con Cristina Kirchner no se puede considerar al gobierno argentino como “amigo” de los Estados Unidos. Confrontado, Mamet aseguró que en Buenos Aires promoverá que se resuelva la deuda con el Club de París.

Está comprobado que por lo menos tres senadores, entre ellos Rubio y Menéndez, han recibido grandes aportes monetarios de los fondos buitre a través de intermediarios o directamente de estos fondos. En 2011, el Senado norteamericano rechazó un proyecto presentado por Rubio que proponía cortar los créditos del Banco Mundial a la Argentina hasta que no se resolviera el conflicto con los capitales especulativos. Y Menéndez es investigado por el FBI por haber protegido a dos banqueros ecuatorianos prófugos de la Justicia de su país.

El conflicto con los fondos buitre define campos con una claridad casi esquemática. Singer representa lo peor de la política estadounidense. Moviliza a los mismos sectores que han promovido guerras en todo el mundo y que obstaculizan cualquier salida pacífica, desde el Tea Party hasta los cristianos integristas fanáticos, los mismos esencialistas que acusan de hereje a Darwin y respaldaron a Ronald Reagan y a los Bush. Algunos de ellos, como los grupos de Miami, han sido siempre enemigos de los procesos populares en América latina e históricamente han colaborado con la CIA para derrocar gobiernos democráticos e instalar dictaduras. No es casual que ahora reciban aportes de los fondos especulativos.

Los temas que eligieron para dividir el frente interno no son ingenuos. Son cuestiones que ya han provocado situaciones críticas. La publicación de sus presidenciables preferidos no fue ingenua. Los que se quedan callados se alinean con ellos. Mauricio Macri y Sergio Massa aceptaron en silencio esa calificación. Buscaron que Daniel Scioli hiciera lo mismo para provocar un quiebre con el Gobierno. El gobernador bonaerense fue el único de los tres que se diferenció y condenó las maniobras de los “capitales especulativos”. Si su objetivo es el regreso a la Argentina sobreendeudada, sus aliados internos están a la vista entre los que participaron en los gobiernos de ese período, los medios que los sostuvieron y los economistas y opinadores que todavía hoy los reivindican. Este sector de la política argentina es el aliado natural de los sectores más recalcitrantes y derechistas de la política norteamericana que forman el lobby de los fondos buitre.

pàgina12

26/07/2014 Posted by | Economía, General, Historia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario

ARGENTINA Y BRASIL: UNIDAS EN LOS TEMAS DE FONDO


08/07/2014 Posted by | Economía, General, Historia, Justicia, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized, Videos | , | Deja un comentario

La inflación, según el paso de las décadas – Darío Poncio


La inflación, según el paso de las décadas

Inflacion-3

Cr. Darío Poncio (º)
En el siglo pasado, Argentina fue el país de mayor tasa de inflación del planeta. Es bueno recordarlo a varios dirigentes de la oposición, que se manifiestan muy preocupados con las actuales tasas de inflación que serían “normales” si se las compara con las que ellos tuvieron cuando les tocó ser gobierno.
A continuación les brindo datos obtenidos de un libro escrito por los economistas Lucas Llach (su padre formó parte del equipo de Cavallo) y Pablo Gerchunoff que fue funcionario del gobierno de De la Rúa, ambos docentes de la Universidad Torcuato Di Tella. Se trata de las tasas de inflación promedio por década, con el agregado de que se informa en algunos casos, las mayores tasas anuales.
En la década del 50 el promedio anual fue del 31,3% siendo el año récord con la presidencia de Arturo Frondizi y con el inefable Álvaro Alsogaray como ministro de Economía, el año 1959 con el 125% anual.
La década del 60 tuvo un incremento promedio anual del 22,8% y el mayor guarismo fue en 1966 con el 32% anual cuando comenzó el gobierno de facto del general Juan Carlos Onganía.
La década del 70 es preciso y necesario diferenciarla, como lo hacen los autores mencionados, en dos períodos por las grandes diferencias de los guarismos.
Desde 1970 a 1975 el promedio anual fue del 38,3%, debiendo destacar que el lustro mencionado gobernaron los militares y su récord fue el año 1975 con el famoso Rodrigazo. Desde 1976 a 1979 el promedio anual saltó a la importante cifra del 227%, período gobernado por la dictadura militar y con Martínez de Hoz como ministro de Economía, que aplicando las recetas liberales como la tablita que produjo un fenomenal aumento de las importaciones y ayudado por la nueva ley de entidades financieras que le dejaba al BCRA la única función de “preservar el valor de la moneda”, debieran haber ayudado a contener el aumento de los precios, sin embargo logró los mayores índices de la historia económica argentina, hasta ese momento.
En la década del 80 el promedio anual fue del 565%, donde gobernaron la dictadura militar, el radicalismo durante casi 6 años y el comienzo del menemismo.
Queremos detenernos en esta década por su proximidad y por ser la década del mayor promedio anual de inflación de la historia argentina, decenio en la cual la mayoría de los años tuvieron tasas de tres dígitos (más del 100%) excepto el año 1986, luego de implementado el Plan Austral donde la tasa fue del 90%. Por ello, llama la atención observar hoy a dirigentes de la oposición escandalizarse por las tasas actuales que van del 20% al 25% anual, según quien la mida.
El año 1983, cuando finaliza el gobierno militar y Raúl Alfonsín asume la presidencia, la tasa de inflación ascendió al 300% anual, los años siguientes 1984 y 1985 con el mismo gobierno la tasa de inflación anual ascendió al 600% cada año, luego el ya mencionado 1986 con el 90%, posteriormente en 1987 y 1988 volvimos a las andadas, a pesar de los planes Primavera I y II de José Luis Machinea con tasas del 300% anual. Pero nos estábamos preparando para lo peor que era la hiperinflación, que anticipó la retirada del presidente Alfonsín y que significó en julio de 1989 (asunción de Carlos Menem) una tasa en este caso mensual del orden del 200%, lo que valió que en todo el año 1989 la tasa de inflación fuera del 3079%.
Para ser gráficos, un producto determinado que el primero de enero de 1989 costaba $ 1 a fines de año pasó a costar aproximadamente $ 30.
Pero eso no fue todo, luego de implementado el Plan Bonex de Erman González bajo el gobierno de Menem se desencadenó la segunda híper, lo que produjo en el año 1990 una tasa de inflación anual del 2.314%.
Luego llega la década del 90 que tuvo una drástica reducción de la tasa de inflación, como consecuencia de la implementación de la convertibilidad que abarataba los productos importados permitiendo tasas de inflación bajas (alimentos e indumentaria baratos), a expensas de la destrucción de la industria nacional y con la encomiable ayuda del remate de todas las joyas de la abuela, algunas supervaliosas como YPF, Somisa, Segba, Entel, las reservas petroleras rematadas a precio vil, etcétera, etcétera y el impresionante ingreso de capitales golondrina que entraban a hacer grandes diferencias con las tasas de interés y que produjeron el fenomenal endeudamiento público y privado que Menem dejó como herencia a la Alianza.
En este período, la tasa de inflación fue decreciendo por varios años (1992 el 25%, 1993 el 11%, 1994 el 5%, 1995 el 4% y la menor tasa en 1996 solamente el 2% anual), hasta que luego de la reelección de Menem y la continuidad de la convertibilidad desoyendo la opinión de varios economistas heterodoxos que recomendaban la flotación del tipo de cambio, ya que la deuda crecía fenomenalmente, el saldo comercial era cada vez más deficitario, se comenzaba a vislumbrar un proceso recesivo y la tasa de inflación comenzaba a crecer lo que hacía cada vez menos competitivo el tipo de cambio.
El año 1998 llegó con un descenso del PBI que llevó a la economía a decrecer hasta 2001 más del 20%, el desempleo crecía rápidamente, la recesión era cada vez más importante y se generaba una pesada herencia para el nuevo gobierno.
La Alianza que fue formada exclusivamente para ganar una elección, al poco tiempo naufragó con la renuncia del vicepresidente y los medios hegemónicos comenzaron a presionar a un presidente débil y sin carácter y lo obligaron a nombrar a Cavallo como ministro de Economía, éste lejos de rectificar el rumbo, siguió cometiendo los mismos errores, los economistas ortodoxos que hoy se llenan la boca criticando las políticas vigentes, en ese momento opinaban que todo estaba perfecto y así llegaron el corralito, el corralón y demás hechos que desencadenaron el trágico 21 de diciembre de 2001 con más de 30 muertos y el presidente De la Rúa huyendo en helicóptero.
Esta revisión histórica sirve para hacer conocer que la historia inflacionaria de Argentina tiene más de 60 años, lo que significa que está muy internalizada, incorporada y lamentablemente considerada como algo normal, en cada unos de los argentinos, aunque las causas hayan ido cambiando durante el transcurso del tiempo.

(º) Docente de la UNVM
Asesor de Cooperativas.
darioponcio@gmail.com

LA MAÑANA DE CÒRDOBA

07/07/2014 Posted by | Economía, General, Historia, Industrias, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , | Deja un comentario

¡GRACIAS, CLARIN! ¡ME CONVENCISTE! – Horacio Fontova


¡GRACIAS, CLARIN! ¡ME CONVENCISTE!

903659_538003886243131_2139461882_o
Después de analizar las razones por las que este proyecto ha llegado a su fin debo confesarles que me convencieron: NO VOY A VOTAR A LOS KIRCHNER. LOS MEDIOS ME CONVENCIERON….LES VOY HACER CASO.

Por supuesto que ya mismo le voy a decir NO a todo lo que hicieron y quiero que me acompañes con tu firma al pie de la proclama:

1. NO a la nacionalización de las AFJP: Quiero que ya mismo se las devuelvan a los bancos extranjeros y que la caja la manejen ellos.

2. NO a la recuperación de los salarios de Jubilados: Quiero que deroguen ya mismo el aumento dos veces al año que votó el Congreso y volver al valor histórico de $130 actualizados.

3. NO a la jubilación universal: Que los que no hicieron aportes, no se jubilen como era antes y que devuelvan la plata todos los que se jubilaron injustamente. Son solo 1.800.000 viejos.

4. NO a las retenciones a la soja: Que las ganancias se las queden las 2.000 familias que exportan soja y no quiero que se las reparta entre el resto de los argentinos.

5. NO a la recuperación de los pequeños agricultores: Que el Banco Nación les ejecute los campos o se los vendan a los grandes agricultores o inversores extranjeros.

6. NO a la vuelta al crédito: Quiero volver al 2003, nada de compra de autos cero kilómetro, ni cocinas, ni calefones, ni computadoras pagadas en inútiles cuotas. No quiero que laburen los trabajadores de esas empresas, que los despidan si no venden.

7. NO a la generación de empleo: Los 4 millones de argentinos que consiguieron trabajo, ¡que los devuelvan!

8. NO al dólar alto: Que favorece a los exportadores solamente. Quiero volver al uno a uno, aunque haya muchos desocupados, vamos a volver a viajar por el mundo.

9. NO a la Unión Latinoamericana: Quiero volver a las relaciones carnales con EEUU, nada de relacionarse con países atrasados de América. Bloqueo a Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Paraguay, Nicaragua y recontra bloqueo e inundación a Cuba y todos los cubanitos.

10. NO a la nacionalización de Aerolíneas: Quiero que vuelvan a manos de la madre patria que cuando tuvieron hambre le enviamos trigo y cuando estuvimos mal nos ayudaron con empresas como Repsol y Telefónica. Aunque perdamos algunas rutas aéreas a manos de otros países y vendamos los aviones, podemos viajar con LAN Chile.

11. NO a las 1742 escuelas: ¿Quién se cree Kirchner? ¿Sarmiento? ¡Demolición ya!

12. NO a la limpieza de la Corte Suprema: Quiero volver a la corte anterior. Quiero volver a la justicia anterior. ¡Antes no había justicia obsecuente del Poder Ejecutivo!

13. NO a la política de Derechos Humanos: No hay que juzgar a nadie, no hace falta. Devuelvan la ESMA a los fines anteriores. Repriman los reclamos

14. NO a la estatización del Correo: Que se lo devuelvan a Macri, y le perdonamos la deuda de más de 700 millones que debía de canon.

15. NO a los planes sociales: Los que tienen hambre que pidan en la calle y coman en ollas populares en las plazas, si saquean… ¡a la cárcel y mano dura!

16. NO a la recuperación de la Fábrica de Aviones de Córdoba: Podemos comprar aviones brasileños, no necesitamos frabricarlos acá.

17. NO a la derogación de la Ley de Radiodifusión de la Dictadura: Quiero que los medios sigan en pocas manos privadas y quiero seguir pagando para ver el fútbol. ¡Aguanten Clarín, Hadad, Vila y Manzano!

18. NO al aumento del presupuesto educativo: Vamos a volver al 1,2% del PBI de 2003, y rechazo el aumento al 6% actual que es excesivo.

19. No a la recuperación del CONICET: Si tenemos tantos científicos por el mundo ¿para que los queremos acá? ¡Que se vayan!

20. NO a este gobierno: Quiero que vuelva a gobernar cualquiera. Los de la Alianza (Lilita, Stolbizer, Pato Bullrrich, Morales) o los de Menem (Macri, Solá, De Narváez), me da lo mismo.

¡GRACIAS, CLARIN! ¡ME CONVENCISTE! FUENTES: · Página de Decile NO: Diario Clarin: Vende HUMO y lleva Sangre en su historia
Horacio Fontova.

07/07/2014 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , | 16 comentarios

Carta de agradecimiento al juez Griesa – Juan Carlos Romero López


Carta de agradecimiento al juez Griesa
Juan Carlos Romero López 21/06/2014
Thomas-Griesa-Tribunal-Federal-Distrito_CLAIMA20140618_0202_4
Su señoría:

Este modesto ciudadano argentino quiere expresar su mas profundo reconocimiento por la ecuanimidad de su fallo respecto al cumplimiento de pago al que nuestro país deberá someterse.

No podía ser de otra manera, usted, un benemérito magistrado de la gran nación del norte falló en contra de un país ubicado en los confines del mundo y hasta se atrevió a contradecir y cuestionar los procederes de la Presidenta de ese paisito irrelevante en en el contexto mundial.

Lo importante para usted, señor juez, era garantizar los derechos de un puñado de especuladores, minoría absoluta dentro del grupo de los acreedores de la Argentina. Usted al igual que nuestro Jorge Lanata se inclina a favor del mas débil.

Lo felicito por su coherencia, usted está ahí para defender esos intereses y cumple perfectamente su función.

Pero sepa señor juez que mi agradecimiento no proviene del hecho que usted dictó sentencia en la dirección que esperaba, o sea en la dirección que siempre lo hacen los imperios, a favor de las minorías en contra de las naciones y pueblos dignos que se le resisten. No, mi sincero agradecimiento es por que en su infinita torpeza ( permítame ser indulgente frente a otras razones que pudieron motivar su decisión ) ha logrado dejar al descubierto de manera brutal a los traidores infames a la patria que pululan especialemente en los medios de comunicación.

Su sentencia señor juez ha puesto en blanco y negro la diferencia entre los que pensamos que vale la pena tener una patria digna y los lamebotas (siendo suave) del imperio.

Gracias a sus bravuconadas contra la mandataria de un país soberano, señor juez, miles de argentinos hoy comienzan a ver con algo de desconfianza la “objetividad” de algunos pseudocomunicadores sociales que hacen malabarismos payasescos para subirse al podio inmundo en la carrera de ser el mas abyecto traidor a su patria avalando su sentencia injusta.

Desde las guaridas asquerosas que los amparan escriben sus protocolos de la sumisión, sus cartas entreguistas sus diatribas contra el gobierno que defiende con uñas y dientes el interés nacional. Xenofobonanistas valga el neologismo, que ostentan una obsesión morbosa por rechazar lo propio, su propia patria, su propia cultura, sus propias costumbres, sus propios vecinos, las acciones altivas de su propio gobierno o de sus compatriotas.

Del mismo modo que la crisis con el “campo” en el 2008 derivó tres años después en una de las victorias electorales mas contundentes de la historia argentina, esta situación con los fondos buitre hará caer muchas vendas, despertará a muchos buenos compatriotas hoy narcotizados por las técnicas manipuladoras de los medios monopólicos, buitres también que hunden sus picos ensangrentados en los cerebros de algunos.

Y así como, todos los países hermanos, instituciones prestigiosas, mandatarios dentro y fuera de la región, el propio jefe de la Cristiandad y otros líderes religiosos y políticos se han manifestado a favor de la Argentina, esta contundente unanimidad global en favor de una causa, no puede menos que operar puertas adentro como un revulsivo movilizador de conciencias dormidas.

Gracias Juez Griesa, miles de Argentinos obnubilados por el bombardeo desinformativo han terminado de abrir los ojos y el puñadito miserable de operadores de la traición han quedado totalmente al descubierto desnudos de dignidad, condenados a ser recordados como lo que son, corruptos, serviles y entreguistas de su propia nación, sucias sus rodillas de hincarse ante el verde poder del billete yankee.

Gracias juez Griesa, gracias a usted y a su fallo, la Patria Argentina y la Patria Grande nuestramericana se encuentran mas unidas que antes.

http://www.paginapopular.net/carta-de-agradecimiento-al-juez-griesa/

04/07/2014 Posted by | Economía, General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , | 4 comentarios

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 100 seguidores