America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Carta abierta a Jorge Lanata – Guillermo Fernandez


Carta abierta a Jorge Lanata
Guillermo Fernandez

descarga
Estimado Jorge:
Le escribo en nombre de los artistas que permanentemente somos agredidos por mostrar simpatía por este gobierno, por adherirnos a un proyecto de país diferente al que usted pretende.
Cuando malintenciona o inventa informes acerca de políticos, empresarios o intelectuales, como el caso de los bolsos de Boudou, cargados con dinero viajando al Uruguay, las bóvedas de Lázaro Baez, la escala de la Presidenta de la Nación en una isla para dejar valijas atestadas con dólares o tantas otras infamias, se enfrenta a pesos pesados, que poseen una estructura en defensa, y un soporte espiritual enorme. Inclusive cuando manipula números de contratos, declarando cifras de compañeros como Victor Hugo Morales, allí se enfrenta con un profesional de su talla, un hombre con una capacidad inusitada para defender una postura, además de la honestidad e integridad que lo respaldan. Allí Jorge, usted está batallando casi de igual a igual, aunque entendiendo el poder hegemónico que lo ampara, no parece ser tan así. Siento que cuando en la Argentina se habla de Medios de Comunicación, el oficialismo son ustedes.
Sin embargo, cuando entra en nuestro espacio, entra en un terreno donde la sensibilidad impera, donde la capacidad de contraataque es escasa, sin la artillería pesada de producción que usted posee para armar las investigaciones. Esto, no otorga derecho a cometer actos de corrupción, pero tampoco a manipular informes para poner a un sector de la población en contra de sus queridos artistas.
Usted Jorge, posee la capacidad de manejar un sinnúmero de recursos, tiene la posibilidad de enfrentarse al Poder Ejecutivo, a los Ministerios, a cualquier organismo oficial, al INCAA, hasta inventar que el ARSAT 1 está cargado con cocaína puesto que el Gobierno Nacional opera con narcos de otros planetas, usted tiene todo eso y mucho mas. Debería darse cuenta que inviste un caparazón extra, que no tenemos. Allí Jorge, entre artistas, usted se mueve como lobo salvaje en un corral, como Bush en terreno afghano.
Cuando un artista sale a la calle y es injuriado por una señora descerebrada debido a sus malintencionados informes la angustia se instala, raudamente, sin filtro previo, la tristeza ingresa y paraliza.
Por eso, le pido que cuando suba a los tablados del Maipo o a los escenarios de su programa de Stand Up, no olvide que usted es un periodista militante, los artistas estamos en otro espacio.
P.D. A veces siento que puedo adivinar el desasosiego de Enrique Santos Discépolo, cuando agonizaba de angustia, mientras mucha gente se iba preparando para saludar desde las terrazas porteñas a los aviones que iban a bombardear Plaza de Mayo.

30/10/2014 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , | 34 comentarios

ANIVERSARIO – Néstor Kirchner, el hombre que recuperó el sentido de la política


ANIVERSARIO
Néstor Kirchner, el hombre que recuperó el sentido de la política

El expresidente moría hace cuatro años como consecuencia de una afección cardiovascular cuando se encontraba en El Calafate. Más allá de la congoja que causaba la noticia, su fallecimiento abría una nueva etapa en el proceso político que Argentina había iniciado en mayo de 2003.

NESTOR-KIRCHNER-2
Más allá de las valoraciones que puedan hacerse sobre su obra de gobierno, Kirchner es reconocido como el hombre que recuperó el valor de la política como herramienta de transformación en un país que intentaba recuperarse de la profunda crisis que estalló en 2001 tras una década de recetas neoliberales.

Nacido el 25 de febrero de 1950 en Río Gallegos, Néstor ejerció la presidencia de la Nación entre 2003 y 2007; durante tres períodos gobernó la provincia de Santa Cruz (1991-1995; 1995- 1999; 1999- 2003) y fue intendente de su ciudad natal (1987-1991).

Además se desempeñó como convencional constituyente de la Asamblea que reformó la Carta Magna en 1994; resultó electo diputado en 2009 por la provincia de Buenos Aires y ejerció la Secretaria General del bloque regional UNASUR, función que cumplía al momento de su fallecimiento.

Luego de concluir sus estudios secundarios como bachiller en el Colegio Nacional de su ciudad, se trasladó en 1969 a la Plata para cursar la carrera de abogacía en Universidad Nacional ubicada en la capital bonaerense.

Allí, inició su militancia política al sumarse a las filas del Frente Universitario por la Revolución Nacional (FURN), donde compartió militancia junto a Carlos Kunkel, hoy diputado nacional por el FpV.

Por sus actividades políticas trabó amistad con varios estudiantes que se sumarían poco después a las filas de Montoneros y de la Juventud Universitaria Peronista (JUP), organización que subsumió a otras agrupaciones de corte peronista como el FURN.

En medio de ese clima de efervescencia política que se vivía en los años 70’, se realizan las elecciones presidenciales de 1973, que consagrarían la fórmula del justicialismo que integraban Héctor Cámpora y Vicente Solano Lima.

En septiembre de 1974, Néstor conoce a Cristina Fernández, y tras seis meses de noviazgo, la pareja se casa por Civil en La Plata, en una ceremonia muy austera a la que asistieron algunos familiares.

Eran los tiempos en los cuales la banda parapolicial de la Triple A cometía sus primeros crímenes y varios compañeros de militancia del joven matrimonio figuraron entre las primeras víctimas de esta organización ultraderechista.

Muchos compañeros de Néstor y Cristina pasaron a la clandestinidad, pero ellos permanecieron en la superficie, aunque ello no los dejó al margen de las persecuciones y el clima de represión que se vivía antes del golpe de 1976.

Ambos fueron detenidos en varias oportunidades y tras recibirse Kirchner de abogado en 1976, se radican en Santa Cruz como una manera de preservarse frente al terrorismo de Estado de la dictadura cívico militar.

Durante el régimen de facto, se puso al frente de un estudio de abogados en Río Gallegos y en 1983 volvió a la actividad política en las filas del peronismo, al fundar el Ateneo Juan José Valle.

Con la recuperación democrática, integró la administración del gobernador santacruceño Arturo Puricelli, y en 1987 se consagró intendente de Río Gallegos.

Cuatro años después ganó las elecciones a gobernador y debió hacer frente a una dura situación financiera que pudo sortear al cobrar la provincia las deudas por regalías petroleras de parte del Estado Nacional.

No obstante, en la segunda mitad de los años ’90, Kirchner se convirtió en un claro opositor al presidente Carlos Saúl Menem desde el propio peronismo.

Encabezó varios reclamos por la coparticipación federal contra el Gobierno Nacional y se opuso a los intentos de Menem por lograr una interpretación forzada del texto constitucional reformado en 1994 que le posibilitara presentarse a un tercer mandato.

Kirchner apoyó en 1999 la candidatura de Eduardo Duhalde en las elecciones presidenciales que consagraron a Fernando De la Rúa como presidente del país.

Por esos días, asumía como gobernador de Santa Cruz por tercera vez consecutiva y constituía el grupo Calafate, un espacio de reflexión política que se constituyó en el germen de lo que años más tarde sería el kirchnerismo.

Mientras la crisis económica se aceleraba, Kirchner intentaba perfilarse como un referente opositor al gobierno que rechazaba los lineamientos de Domingo Felipe Cavallo, que de la mano de De La Rúa cumplía su segunda gestión como ministro de Economía.

Tras la crisis de diciembre de 2001; la renuncia de De La Rúa y la sucesión de cinco presidentes en 10 días, Duhalde llegó a la presidencia a principios de 2002 en medio de un fuerte incremento de la desocupación y con el país en cesación de pagos.

Debido a las repercusiones que provocó la Masacre del Puente Pueyrredón, Duhalde, que debía terminar su mandato en diciembre de 2003, llamó a elecciones anticipadas para entregar el poder en mayo de ese año.

Tras algunos cabildeos, el caudillo de Lomas de Zamora respaldó la candidatura de Kirchner en unas elecciones que se llevaron a cabo el 27 de abril.

En la primera vuelta de esa compulsa, Menem ganó con el 25 por ciento de los votos y Kirchner obtuvo el 22, pero al desistir el riojano de presentarse en una segunda vuelta, el patagónico se consagró ganador y asumió el 25 de mayo.

Al llegar a la Casa Rosada, Kirchner tenía más desocupados que votos, sin embargo se preocupó desde un primer momento en acumular capital político y la relación que estableció con las organizaciones sociales resultó vital para oxigenar su gobierno en los primeros meses de gestión.

Negociar una quita para la deuda que Argentina había dejado de pagar en 2001; propiciar el cambio de la Corte Suprema e impulsar la anulación de las leyes de Obediencia Debida, Punto Final y los Indultos de Menem fueron los ejes de los primeros meses de gobierno.

El gobierno de Kirchner logró, en 2005, un primer canje de la deuda en el que entraron el 76 por ciento de los acreedores privados y al cancelar las obligaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), alcanzó un superávit fiscal e incrementó las reservas monetarias del país.

En las elecciones legislativas de ese año rompió la alianza que mantenía con Duhalde, y obtuvo un categórico respaldo en las urnas.

El alejamiento de Roberto Lavagna, ministro de Economía de Duhalde que negoció el canje de la deuda, no le impidió al país mantener una tasa de crecimiento de 9 por ciento hasta 2007.

Con esos índices favorables en cuanto a lo económico se redujeron en la gestión de Kirchner la desocupación, los índices de pobreza y aumentaron las exportaciones y la producción industrial.

En materia internacional buscó la unidad regional y el acercamiento con los gobiernos de Lula en Brasil y Hugo Chávez en Venezuela, con los cuales constituyó una importante alianza estratégica.

En base a ese entendimiento, los países del Mercosur rechazaron la constitución de un acuerdo de libre comercio que Estados Unidos quería imponer para todo el continente americano en la cumbre de Mar del Plata.

Kirchner dejó el Gobierno en 2007 en manos de Cristina, que en octubre de ese año resultó electa como presidenta por el 47 por ciento de los votos, pero mantuvo su liderazgo al frente del proyecto político que encarnaba el Frente para la Victoria.

Los debates por la resolución 125; la Ley de Medios y la creación del Matrimonio Igualitario, tuvieron al santacruceño en la primera línea de un gobierno que buscaba profundizar algunos aspectos de su gestión.

La salud del líder del kirchnerismo se agravó en aquellos años de fragor político, y tras ser intervenido en febrero y septiembre, fallece el 27 de octubre 2010, en El Calafate, el mismo día en el que se realizaba el Censo Nacional.

Sus funerales fueron multitudinarios y la imagen de cientos de personas desfilando ante el cajón cerrado que contenía sus restos contrastaban con la imagen de un hombre temido y odiado que intentaban construir los medios concentrados de comunicación.

En medio de un gran dolor, la militancia joven del Frente para la Victoria despidió al hombre que les permitió volver a creer en la política como realización de un proyecto colectivo.

TELAM

27/10/2014 Posted by | General, Historia, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , | Deja un comentario

ELECCIONES 2015 – A un año de los comicios, el FPV encabeza la intención de voto a nivel nacional


ELECCIONES 2015
A un año de los comicios, el FPV encabeza la intención de voto a nivel nacional
0caf-Cristina-Fernandez-de-Kirchner_tb800
El Frente para la Victoria es la fuerza política que encabeza la intención de voto a nivel nacional con cerca del 30% de las adhesiones, a un año de las elecciones presidenciales, mientras que la imagen positiva de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner supera el 40% de los encuestados, según los estudios de tres consultoras publicados en los matutinos de hoy.
IMPRIMIRACCESIBLEACCESIBLE

A un año de las elecciones generales que definirán al próximo presidente, dos encuestas de opinión publicadas hoy anticipan que, pese a no haber definido su candidato, el Frente para la Victoria encabeza la intención de voto en todo el país.

El diario La Nación publicó hoy un trabajo realizado por Poliarquía, mediante una consulta telefónica de 1.300 personas de 40 localidades del país, en la que el FPV sumando las adhesiones a sus distintos precandidatos alcanzaría el 31% de los votos, seguido por el Frente Renovador que postula al diputado Sergio Massa con 22% y por el PRO de Mauricio Macri con 18%.

El trabajo destaca también que “la mitad de los votantes demanda un cambio moderado al próximo gobierno”.

En el mismo sentido, los resultados de la encuesta realizada por los consultores Federico González y Cecilia Valladares para el diario Perfil también coinciden en que el oficialismo nacional encabeza la opción de voto con el 28,5%, seguido por el Frente Renovador con el 27,6 % y luego el PRO, con el 21,1%.

Por su parte, el diario Crónica publicó hoy un relevamiento de la Consultora Aresco, sobre la intención de voto de 4.000 personas de todo el país, en la que refleja que el 47,5% de los encuestados tiene una imagen positiva de la gestión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en función de que un 24,6% la consideró “muy buena” y un 21,6% la evaluó como “buena”.

A la vez, Poliarquía, que también consultó sobre la aceptación popular de la imagen de la actual mandataria, recogió que Cristina mantiene una aprobación de un 40%, cifra que se eleva al 64% si se considera a quienes no tienen una valoración negativa de la Jefa de Estado.

Para Fabián Perechodnik, director de Poliarquía, “Cristina Fernández de Kirchner se constituye en el primer Jefe de Estado que transita su último año de mandato con tan marcado de aceptación”, según informó el diario la Nación.

Los tres relevamientos indagaron también acerca de las preferencias de los consultados sobre los pre candidatos presidenciales de las diferentes fuerzas políticas.

Según el sondeo de Aresco, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, encabeza las preferencias con un 26,1% de los votos, seguido por Mauricio Macri, de PRO, con el 24,4%, y en tercer lugar el diputado del Frente Renovador, Sergio Massa con el 22,9%.

Por su parte, el estudio de Poliarquía muestra también a Scioli por un estrecho margen delante de Massa, en todos los escenarios planteados con cuatro candidatos diferentes de UNEN, siempre con Macri en tercer lugar.

El sondeo que publica el diario Perfil, coloca al líder del Frente Renovador delante del gobernador bonaerense con algo más de tres puntos de diferencia, 29,9% contra 26,1%.

TELAM

26/10/2014 Posted by | General, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

La movida electoral


La movida electoral
Faltan 365 días para que la Argentina tenga un nuevo presidente. Los candidatos mueven los trebejos según conveniencias y oportunidades. Cuál es la realidad, hoy, de las fuerzas con chances de entrar en el ballottage.

544a372624bec_651x470
El fetichismo de las cifras redondas, si es que una cifra puede ser redonda, obliga a hacer una pausa. Es una convención, como tantas otras. Por eso, a un año exacto de las elecciones presidenciales vale la pena hacer un balance de cómo están plantadas en el tablero las principales fuerzas políticas que competirán el 25 de octubre de 2015 por el premio mayor, en este caso, el Sillón de Rivadavia. Todo indica que en cuestiones electorales un año es mucho tiempo, tanto que los cuatro grandes grupos en los que se puede agrupar a los contendientes –Frente para la Victoria, Frente Amplio Unen, Frente Renovador, Pro– todavía están armando el equipo, sumando y descartando nombres. Y en más de un caso, esa incertidumbre en torno a la pertenencia tiene su correlato a la hora de concretar una propuesta ideológica. Por momentos, el libro de pases y las eventuales alianzas por conveniencia tensan al máximo la cuerda del sentido común. ¿Pueden convivir en un mismo espacio Pino Solanas y Mauricio Macri? ¿Hay margen para que Ernesto Sanz se vaya con Sergio Massa? ¿Scioli puede ser el candidato del kirchnerismo de paladar negro? ¿Carrió y Michetti pueden ser socias?, indica revista Veintitrés.

A un año de las elecciones generales, las preguntas se acumulan como trabajo pendiente. Algunas se pueden responder desde el sentido común pero, ante un escenario tan volátil y con políticos que arman y desarman su agenda al calor de los sondeos de opinión y de intención de voto que les acercan sus asesores, todo es posible y un poco más. En ese marco, el Frente para la Victoria y el Pro aventajan al resto porque no tienen que discutir su plataforma electoral. El oficialismo avanza hacia el 2015 encolumnado, con matices, detrás del proyecto que lidera la presidenta Cristina Fernández. Un liderazgo que mantiene en vilo a los precandidatos, ya que todavía no está claro si CFK será la gran electora antes de las PASO del candidato a sucederla el año que viene o si se mostrará prescindente y permitirá que las diferencias se resuelvan en las primarias. Daniel Scioli, Florencio Randazzo, Sergio Urribarri, Agustín Rossi, Julián Domínguez y Jorge Taiana están anotados para competir por la sucesión, pero un gesto de Cristina no sólo puede interrumpir esa carrera sino impactar de lleno en el armado opositor. Por ahora, el FPV mueve lento. La estrategia que baja de la Casa Rosada es no apurarse con las definiciones para evitar el desgaste de los candidatos. Entienden que una decisión apresurada podría costarles caro a los candidatos porque serían blanco inmediato de la prensa opositora. Varios dirigentes y precandidatos del FPV blanquearon este razonamiento al ser consultados sobre la sucesión. Aunque dentro del pelotón oficialista, el gobernador bonaerense Daniel Scioli encabeza las preferencias y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, marca una curva ascendente, no está todo dicho. Nadie sabe qué decisión tomará Cristina. Por ahora todos los precandidatos mantienen su postulación. Scioli se muestra, como nunca, alineado con la Casa Rosada. Un sector de La Cámpora, liderado por Eduardo “Wado” De Pedro, acompaña hace unos meses al gobernador de la provincia de Buenos Aires, mientras algunos comenzaron a deslizar que Randazzo podría bajar a la provincia. Sin embargo, en declaraciones a Radio America, el ministro desmintió rotundamente esa posibilidad: “Voy a competir con Scioli en las PASO”, afirmó.

Un párrafo aparte merece la interna por la sucesión de Scioli en la provincia de Buenos Aires. La ambigüedad de Martín Insaurralde, que no bien se contaron los votos de las elecciones legislativas de 2013 salió corriendo a sacarse una foto con Massa, mantiene en vilo al resto de los aspirantes a gobernar el distrito electoral más importante del país. Lo cierto es que la dualidad parece rendir frutos, porque el ex intendente de Lomas de Zamora es uno de los precandidatos a gobernador bonaerense con más intención de voto. No es un dato menor porque, según las estadísticas electorales, para entrar en la segunda vuelta es necesario reunir alrededor de un 30% de los votos bonaerenses. Por eso Insaurralde puede, por ahora, jugar a dos puntas. Mientras unos lo dan por perdido y otros por ganado, y viceversa, el diputado del FPV continúa votando con el bloque oficialista en el Congreso nacional al tiempo que coquetea con la pantalla grande en la pista de Bailando por un sueño y organiza un casamiento que acapara la atención de los políticos y de la farándula local. En la lista de postulantes se anotan para la contienda oficialista bonaerense el vicegobernador Gabriel Mariotto; el jefe del PJ provincial Fernando Espinoza y el titular de ANSeS Diego Bossio. Las PASO son el horizonte obligado de todos los candidatos K. Resta saber cuántos competirán y cómo se integrarán los binomios y las listas.

El Pro tiene en común con el FPV un marcado liderazgo y, aunque en las antípodas, un ideario claro. El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, es quien marca los tiempos y quien baja agenda. Eso no significa que hacia adentro del partido amarillo no arrecien las internas. Que las hay, las hay. La más visible es la que protagonizan la senadora Gabriela Michetti y el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Los últimos movimientos en el tablero acercaron a dos jugadores importantes, Michetti y Cristian Ritondo. Pero el problema del Pro no es la Capital Federal, a pesar de que el macrismo pone en juego el único distrito de peso que gobierna. En la ciudad el Pro tiene candidatos. El problema es la provincia de Buenos Aires. Los nombres propios que barajan son el del intendente de Vicente López, Jorge Macri; el de la vicejefa de Gobierno, María Eugenia Vidal, y el del economista ex menemista Carlos Melconian. Ninguno se acerca al porcentaje que es necesario reunir en la provincia para aspirar a un ballottage. Tampoco le sobran jugadores con chances en el resto del país. Por eso Macri salió a buscar aliados que tengan lo que no tiene el Pro: poder territorial. El radicalismo lo tiene, pero le falta una figura que arrastre votos a nivel nacional. Ni Julio Cobos ni Ernesto Sanz se proyectan competitivos frente a Macri y a Massa, los dos dirigentes opositores con más chances en 2015, según todos los sondeos de intención de voto difundidos hasta ahora.

Según varias encuestas, el ex intendente de Tigre Sergio Massa encabeza las preferencias a nivel nacional, pero no logra crecer en intención de voto desde hace rato. Un diagnóstico que preocupa al Frente Renovador, que si bien tiene chances de sumar en la provincia de Buenos Aires no consigue traccionar en el resto del país. La foto de Massa con Gerardo Morales, que irritó tanto a Cobos, no sólo reveló que un sector del radicalismo está dispuesto a todo con tal de sumar de gobernadores para abajo, sino que sinceró que la contienda opositora hoy la libran Macri y Massa. Ambos aglutinan el voto anti-K, pero el que logre entrar al ballottage arrastrará al otro en la ola. El radicalismo, que se apuró a cerrar una alianza electoral con el Partido Socialista, Libres del Sur, GEN, Coalición Cívica, Proyecto Sur y el Frente Cívico, busca la manera de subirse a la ola. Tanto el FR como el Pro intentarán cerrar acuerdos provinciales con los radicales. La diferencia es que el massismo no ata esos acuerdos a la elección presidencial y el macrismo sí. En otras palabras, Massa no les pide a los radicales que apoyen su candidatura presidencial, mientras que Macri aspira a que el radicalismo acompañe su postulación a la Casa Rosada.

En las idas y vueltas de la interna radical quedó atrapado FAUNEN, una coalición que no logra consolidar un liderazgo y que no consigue comunicar coherencia hacia el electorado. Desde que fue presentada en sociedad, el 22 de abril de este año, su supervivencia se vio amenazada. Elisa Carrió fue la primera en arrojar la piedra de la discordia al reconocer en voz alta que no descartaba un acuerdo electoral con Macri de cara a 2015. Los meses pasaron y las ideas de Lilita cambiaron muy poco. Al cierre de esta edición, Carrió se mostró con Michetti en la presentación de su libro y ratificó por Twitter: “Yo quiero una alianza con el Pro para ganar la interna, no para perder”.

Mientras Macri suma candidatos deportistas –esta semana se lo vio con el ex futbolista Julio Cruz recorriendo Lomas de Zamora–, Massa se saca fotos con radicales y FAUNEN sobrevive a una inminente ruptura, todo el arco opositor se alineó detrás de una idea en común: la de derogar las leyes aprobadas durante la administración K. La Ley de Abastecimiento encabeza el top ten de la ofensiva junto con la de Emergencia Económica, la Antiterrorista y la de blanqueo de capitales. El nuevo Código Civil y Comercial, las reformas al Consejo de la Magistratura, la Carta Orgánica del Banco Central y la Comisión Nacional de Valores también integran el combo del que ni siquiera se salvó la Ley de Medios de la democracia. El Frente Renovador es la fuerza más activa en este asunto. El equipo económico de Massa y Graciela Camaño confeccionaron una lista con las 150 leyes, decretos y resoluciones para revisar. El Pro también tiene un equipo que trabaja con la misma agenda y desde FAUNEN, el que se mostró más proclive a derogar fue Hermes Binner. “Hay que desarmar el tejido de chavismo normativo que construyeron. Es importante verlo desde ahora para no andar deambulando en el momento que se llegue al gobierno”, afirmó Massa, que también prometió derogar las retenciones, eliminar el Impuesto a las Ganancias y levantar el cepo al dólar en 100 días.

El oficialismo se defendió con un solo argumento, le recriminó al arco opositor la falta de propuestas. “Quieren volver a los ’90”; “Sueñan con un país para pocos”; “La actitud de la oposición denota impotencia”, fueron algunas de los diagnósticos que salieron del FPV. Lo cierto es que a un año de las elecciones, el oficialismo, liderado por CFK, continúa marcando la agenda y es la única fuerza del tablero electoral que suma militantes y logra movilizarlos masivamente. La oposición se enfrenta a ese adversario.

INFONEWS

26/10/2014 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Imperdible sincericidio de Carriò con Lanata, sobre la oposiciòn


Màs claro imposible, funcionales a corporaciones y no a favor del pueblo. Esto demuestra a las claras quienes son los opositores al kirchnerismo : Un medio de comunicaciòn que maneja como tìteres a los polìticos, que solo salen a criticar todo, sin propuestas claras y a hacer permanentemente operaciones polìticas, tergiversando e inventando hechos con sistemàticas mentiras.

Marianike

23/10/2014 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Mauricio Macri y la fatiga opositora – Roberto Caballero


Cristina Fernández de Kirchner retiene poder aun dentro del PJ y el Frente para la Victoria manda en los pronósticos. El cambio del líder del PRO, las razones de Martín Sabbatella y el dolor por Luciano Arruga.
Mauricio-Macri2-e1367010756832
Aunque parezca argumento de ficción, la fatiga política que envuelve hoy al antikirchnerismo es mucho mayor que el cansancio acumulado por el kirchnerismo en todos estos años de gestión turbulenta. Las distintas oposiciones hicieron de todo, tuvieron de su lado a la mayor cadena de agitación y propaganda de la que se tenga memoria y se convencieron más de una vez de que podían festejar el fin de un ciclo y el advenimiento de sus horas felices y, sin embargo, las encuestas les vaticinan un pedregoso y aún amargo camino hacia el 2015.

Al menos por ahora, los números reflejan una tendencia que descorazona al más entusiasmado de los antikirchneristas: a un año de las elecciones, el Frente para la Victoria (FPV) tiene un núcleo duro de votantes a escala nacional que va del 30 al 35% de los consultados, y ninguno de sus solitarios adversarios se proyecta por encima del 26% de las preferencias. Es un panorama agobiante. Más si se tiene en cuenta que, cuando las urnas hablen, en sólo doce meses, el candidato que logre el 40% de los votos y saque una ventaja del 10% sobre el segundo será el próximo presidente de los argentinos durante cuatro años.

No es sencillo leer la realidad por fuera de los diarios que ya sabemos. Pero para la oposición, aunque les resulte una herejía, se torna indispensable, si quieren ir por algo más de lo que ya tienen.
El giro copernicano de Mauricio Macri en las últimas horas responde a esta realidad desoladora. Si vapuleando la AUH, oponiéndose a la estatización de YPF y criticando el satélite Arsat 1, apenas supera el 16%, siempre según las encuestas que maneja su equipo de campaña, ¿cómo hace para, al menos, conseguir otro 15% que lo ponga en condiciones de disputar un balotaje con el FPV?

Con Jaime Durán Barba alejado como consultor maquiavélico, Macri decidió ahora dejarse llevar por su instinto. Huele mejor que nadie, aunque más no sea por su minúscula experiencia de estadista metropolitano, que el humor social irritado no implica un desconocimiento a planes oficiales que hoy forman parte de un patrimonio social transversal e irreversible. Por eso, y porque para él una encuesta –más que las convicciones ideológicas–, es la base para el diseño de un programa electoral, en pocos días salió a elogiar la AUH, a decir que YPF y las AFJP seguirían siendo estatales bajo su hipotético gobierno y que el satélite Arsat 1 es un logro científico y tecnológico valioso, cuando hace dos semanas había dicho lo contrario ante la CAME.

Recordar que todos estos proyectos contaron con la negativa de su bloque parlamentario es sólo un breve ejercicio de memoria. Hay un sentido común en la sociedad que supone cambios, pero no todos los cambios radicales que propone en bloque el antikirchnerismo fogoneado por Clarín y La Nación.

En verdad, la realidad no es como los diarios desean que sea. Hay matices, deseos complejos, hibridaciones, que el editor o titulero, signado por la simplificación del oficio, no logra evidenciar. Macri se dio cuenta de eso. Habrá que ver si le alcanza para llegar a la final o a ver desde la segunda bandeja de la tribuna lo que sucede el año próximo.

Sergio Massa atraviesa una situación parecida. A diferencia del jefe macrista, sabe desde el comienzo que una parte del voto bonaerense que lo acompañó el año pasado votaría a un candidato kirchnerista en elecciones presidenciales. Lector minucioso del trabajo de los consultores, armó una oferta anclada en la seguridad –de la que ya no habla, del mismo modo que renunció a la comisión de Legislación Penal-, que tiene un techo.

Es cierto: es el tema que más preocuparía al electorado de la provincia de Buenos Aires, y podría sumársele el de Córdoba, Mendoza y Santa Fe. Pero no mucho más que eso, que es mucho, aunque insuficiente para alcanzar el 30% que lo ponga a discutir en serio con la fuerza del FPV estructurada a nivel nacional.

El “Operativo Garrochas”, como su equipo bautizó al presunto pase en bandada de gobernadores, intendentes y dirigentes del peronismo tradicional al Frente Renovador, no ocurrió ni en el volumen ni en la calidad esperada. Por el contrario, las últimas fotos que cosechó son junto a radicales como Gerardo Morales, que pusieron en crisis no al FPV sino al FAUNEN, el otro espacio opositor a la deriva, bajo el síndrome de fatiga que produce el kirchnerismo con Cristina Kirchner timoneando la iniciativa política nacional.

Dos de las grandes peleas que impulsa el oficialismo, contra los fondos buitre y contra el oligopolio Clarín, que quería que el gobierno le firmara la adecuación trucha que había presentado ante la AFSCA, cuentan con una adhesión social que no se refleja en las tapas de los diarios favoritos que leen los asesores de Macri y Massa. No son, como podría pensarse, banderas que dejan contento al núcleo duro y nada más.

Una encuesta que leen con pavor en las oficinas de Héctor Magnetto, por ejemplo, revela que la mayoría de la sociedad está de acuerdo con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) y que comparte la idea de que la concentración empresarial en el rubro es el principal condicionante a la libertad de expresión. Tampoco escapa a cualquier aprendiz de analista político que la lucha contra los buitres goza de una legitimidad social extendida que incluye a sectores que son críticos del gobierno por cuestiones como la inflación o cuyo malhumor está atado transitoriamente a asuntos de bolsillo o expectativas financieras.

Pero la fatiga política opositora tiene otros ingredientes. En el mejor de los casos, es decir, con una alianza que logre juntar los votos indispensables para forzar un balotaje, los que especulan con un gran envase de antikirchnerismo social que supere el voto duro oficial, al estilo del voto antimenemista del 2003, eluden incluir en su análisis deseado que Carlos Menem sacó el 25% de los votos, que a su vez era el techo de imagen positiva de su liderazgo en aquel momento, que tenía una imagen negativa del 75%. ¿Cuál es la imagen positiva de Cristina hoy? En todos los casos, la mida quien la mida, encuestadores oficialistas u opositores, y se mida contra lo que se mida, Cristina tiene una imagen positiva en la sociedad que es superior a lo que, en teoría, cosecharía en votos la marca FPV. Algunos hablan del 40% y otros del 45 por ciento.

En el medio, Clarín, La Nación y Paul Singer agotaron el stock de denuncias horripilantes que podrían lastimarla en el prime time de la televisión y en los juzgados de los Estados Unidos. Después del Lázarogate, después del Cristóbalgate, después de llevar a tribunales a Amado Boudou, la imagen de la conductora del kirchnerismo sigue estando por arriba de cualquiera de los otros liderazgos que le hablan a la sociedad sobre el rumbo que deben tomar las cosas. No es un detalle menor. El cansancio opositor se explica por esto mismo.

Cuando Jorge Lanata, a través del personaje que actúa para el Grupo Clarín S.A., dice que todo el antikirchnerismo junto no logra llenar un balde de bosta, certifica dos cosas: una, que Héctor Magnetto y el Foro de la Convergencia Empresarial están disconformes con las performances de los candidatos que vienen apoyando; y dos, que están presos del nerviosismo, porque para estas fechas del 2014, después de lo ocurrido en octubre pasado con Massa, de la devaluación de enero y del trabajo para decretar un default general, la presidenta sigue contando con los reflejos necesarios para retener poder en vez de perderlo. Se les incendiaron los manuales con los que analizaban la realidad política del país. Sus balances son los de aquel que se quema, grita y pide socorro, no los del que medita de manera sensata.

La amenaza de un diciembre violento, un clásico de temporada, se reduce a la exigencia de un bono que agita, paradójicamente, la Unión Industrial Argentina, que reúne a los empresarios que cuando se sientan en la mesa paritaria dicen no tener plata para cubrir la exigencia obrera. Y tiene como vocero a Hugo Moyano, quien acaba de decir que va a apoyar a un futuro gobierno porque va a tener que aplicar un fuerte ajuste en la economía. Con tan delirante apuesta de convergencia síndico–empresaria para el caos, ¿todavía hay alguien que se pregunta por qué Cristina tiene mejor imagen que sus fanatizados detractores? Cuando pasen las fiestas, las elecciones están a la vuelta de la esquina. Más de 30 años de democracia ininterrumpida le enseñaron a la sociedad que las tensiones se dirimen en las urnas, territorio que únicamente las corporaciones ven con recelo militante.

Ante este panorama, convendría no perder de vista lo que ocurre en el propio FPV, escenario que conjuga hoy las tensiones esenciales del porvenir político. Es un espacio que se divide entre los peronistas feudales que apuestan a perdurar apoyando lo que Cristina diga que hay que apoyar, aunque deban apretarse la nariz después de ver que Massa no despega, los kirchneristas duros que apoyarán lo que Cristina decida sin siquiera cuestionárselo y los kirchneristas críticos que quisieron heredar antes de tiempo y se dieron cuenta de que una cosa es el pronóstico basado en el deseo y otra la realidad, como demostró el acto de Argentinos Juniors donde habló Máximo Kirchner.

Por ahora, la encuestología dominante asigna a Daniel Scioli las mejores chances para erigirse en la figura aglutinadora del espacio oficialista. Sin ninguna duda, si Cristina se decidiera por él, el futuro político podría teñirse del color de las mandarinas. A Scioli le hace falta eso: que Cristina lo bendiga. Solo no puede y con el Papa tan lejos no le alcanza.

En su versión Pimpinela de las cosas, el naranja zodiacal “renueva la ilusión de la vida y tiene virtudes antidepresivas”. Es “la energía, la felicidad, la atracción y la creatividad”. Todo muy lindo, pero la política es más que Osho. Exige gestos, algunos magullones, levantar cada tanto la voz, no sólo buenas apariencias.

El problema de Scioli es que un sector de sus asesores todavía no comprendió que él tiene que elegir entre ser la Dilma o el José Serra del 2010. Y tiene que elegir bien, sin equivocarse, si quiere ser presidente. En Brasil hace cuatro años ganó el “lulismo”, no la ola Dilma.

El acto por el Día de la Lealtad en Moreno, que reunió al PJ, y donde habló Scioli fustigando a los que quieren derogar a la AUH y la estatización de YPF, muestra que el gobernador bonaerense, de una gestión opaca, a veces, si quiere, puede brillar. Lástima que es la excepción y no la regla, si no el panorama estaría mucho más claro para todos. También demostró que la gravitación de Cristina dentro del universo pejotista, contra todos los pronósticos, sigue siendo alta, casi excluyente.

Volviendo a la fatiga opositora, no debe ser fácil de digerir la lectura de las encuestas y sus números esquivos, y tampoco la sucesión de actos militantes (Luna Park, Ferro, Argentinos Juniors, Atlanta) que el kirchnerismo viene desplegando en este último tiempo.

No es sencillo leer la realidad por fuera de los diarios que ya sabemos. Pero para la oposición, aunque les resulte una herejía, se torna indispensable, si quieren ir por algo más de lo que ya tienen.

Macri logró verlo y cambió su discurso. Un poco por fatiga, otro tanto por vocación de poder. Aunque no le alcance, lo muestra con ambición. Del mundo opositor es el único que advirtió que el kirchnerismo gobierna el sentido común de muchas cosas.

Cosas que ya no tienen vuelta atrás.

Las mentiras de Clarín

Como un gladiador solitario, en los entretiempos del Fútbol Para Todos, el titular de la AFSCA, Martín Sabbatella, respondió ayer la estrategia mendaz del Grupo Clarín S.A. para violar la Ley de Medios de la democracia.

Sabbatella se cargó sobre sus espaldas una decisión para nada sencilla: rechazar la adecuación voluntaria del grupo que regentea Héctor Magnetto. No tenía muchas opciones, en verdad: avalar una adecuación trucha del mayor oligopolio hubiera sido herir de muerte el espíritu antimonopólico de una norma democrática y apoyada por la mayoría de la sociedad, según las encuestas que lee el propio Grupo Clarín S.A.

Había vínculos societarios ilegales y contratos ilegales entre vendedores y compradores. Lo dicho: una apuesta trucha para burlarse de la ley tan trabajosamente aprobada. Para el que tenga dudas, puede consultar el texto completo de la LSCA.

Si se hubiera hecho una cosa distinta a la que hizo Sabbatella, tratando de evitar la judicialización del caso, el kirchnerismo se habría condenado a la impotencia y nuestra democracia, al maquillaje. Nunca menos.

De satélites y dolores

El cuerpo de Luciano Arruga apareció un día después de que el Estado lanzara al espacio un satélite de producción nacional, único en su tipo, que lo coloca en el selecto club de los países que pueden concretar una hazaña así.

Es difícil congeniar la idea de un Estado que puede hacer eso y, a la vez, durante casi seis años no identificar un cuerpo enterrado como NN, después de un presunto accidente de tránsito, perteneciente a un joven por el cual hubo campañas en medios de todo el país en lo que se sospechaba –y aún se sospecha, para que se vea la situación de incertidumbre generada– fue un caso de violencia institucional.

Que una ONG como el CELS, representante de los deudos de Luciano, haya presentado un hábeas corpus que aceleró la identificación, debería sonrojar a todos los que queremos un Estado democrático, ágil y eficiente. El sistema judicial bonaerense, la policía de Daniel Scioli, pero también todo el sistema institucional debería responder por la desidia que muestra un Estado –el Poder Judicial, sobre todo– peor que cómplice: abúlico e indolente.

Lo del satélite es una proeza que demuestra que los argentinos estamos llamados a hacer grandes cosas, pese a lo que digan Clarín y La Nación.

El caso Arruga es una vergüenza, sin justificaciones.

Una cosa nos remite al futuro. La otra, al pasado horrible.

INFONEWS

22/10/2014 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , | 1 Comentario

Gracias Nèstor, gracias Cristina, gracias cientìficos argentinos!


10710971_824127900971996_2879975734152741954_n

18/10/2014 Posted by | Ciencia y Tecnología, General, Industrias, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

SÀTELITES – Luis Bruschtein


NÈSTOR Y CRISTINA NUNCA DIJERON LO QUE IBAN A HACER, PERO HICIERON Y HACEN PERMANENTEMENTE, TAL VEZ CON ALGUNOS ERRORES, EN CAMBIO DE LA OPOSICIÒN SOLO SE RECIBEN CRÌTICAS, NEGACIÒN A DEBATIR RETIRÀNDOSE DEL CONGRESO, TODO ESTO SIN FUNDAMENTOS, RESPONDIENDO PERMANENTEMENTE A INDICACIONES DE LAS CORPORACIONES MEDIÀTICAS, SIN CREATIVIDAD PROPIA…POR ESO CONSIDERO QUE NO SON CREÌBLES!!
MARIANIKE

SÀTELITES

na05fo10

Por Luis Bruschtein

El satélite dejó su estela en una campaña sin propuestas. El Arsat-1 instaló la ciencia y la tecnología en la agenda política. El Gobierno recogió lo que había sembrado cuando diseñó convocatorias para el retorno de científicos, el programa satelital y de radares, el programa nuclear, la creación de un ministerio y la organización de la feria más popular del país en Tecnópolis y otras medidas que ubican claramente esta cuestión entre sus prioridades y con resultados visibles. Y la oposición otra vez quedó dando vueltas en el vacío.

El Gobierno tiene un programa de hecho, que es el modelo. Los programas no constituyen el único argumento de un partido en campaña, pero son una condición obligatoria. Los políticos de la oposición los evitan porque recortan sus respaldos, por lo cual prefieren las generalidades y las promesas. Tratan de organizar sus discursos según las encuestas. Y no les va bien.

Una encuesta de Graciela Römer dijo que el 70 por ciento quería cambiar todo: desde la política económica hasta las sociales y las de derechos humanos. Otra encuesta posterior de Fidanza dijo que el 40 por ciento quiere continuidad con cambio. Y así van saliendo. Desde los medios opositores o los mismos políticos mandan hacer alguna de estas encuestas y después actúan en función de lo que ellos mismos mandaron recopilar.

En estas encuestas depende de cómo se hacen las preguntas. Todo el mundo quiere estar mejor de lo que está, incluso los kirchneristas. Entonces todos quieren cambiar. Pero la mayoría les tiene miedo a los cambios. Por eso, Rodin hizo El pensador. Entre la continuidad y el cambio, la sociedad sería ese señor sentado que duda y piensa. Las encuestas preparan el clima y también lo miden, o al revés. Y los políticos, sobre todo desde la oposición, sin muchos resultados, tratan de no desorientarse en esa neblina.

Aparece la encuesta de Römer y se oponen a todo, ni siquiera se presentan a discutir en el Parlamento. Clarín publica una lista de las leyes que deben derogar y ellos anuncian que van a derogar las leyes aprobadas “en forma autoritaria” por el kirchnerismo. No se entiende cuál autoritarismo es mayor que decir eso o que ausentarse del recinto porque van a perder la votación. Son actos de violencia política y esencialmente no son democráticos.

Después sale la encuesta de Fidanza y hay que alinearse. Ya no sirve oponerse a todo. Ahora hay que ser selectivo: esta ley sí y aquella no. Hay otra encuesta que afirma que el electorado opositor quiere que sus candidatos se unifiquen para ganar. Y aparecen fórmulas insólitas: derechistas con supuestos izquierdistas, neoliberales con supuestos proestatistas o lo que sea, arrastrando a los socios de estas alianzas detrás de otras alianzas con quienes algunos de ellos han sido visceralmente adversarios. Y así, el socialista Hermes Binner sale en defensa de los mercados y las corporaciones y Pino Solanas tiene que aclarar que no será socio de Macri y se barajan dúos como Sanz-Macri, Macri-Sanz, Cobos-Macri, Massa-Gerardo Morales y algunas otras variables que se reproducen hacia abajo en las provincias.

Y asi aparecen otras encuestas donde surge que cuando se hacen estas alianzas se pierden más votos de los que se ganan. De la noche a la mañana se acaba la fiebre de los dúos de fantasía. En todo ese proceso no se les cayó una sola idea. Nadie dijo una sola palabra de lo que harán si son gobierno. Se han pasado varias semanas de campaña discutiendo entre ellos y referenciándose con lo que hace el oficialismo.

El Gobierno no puede prometer lo que no va a hacer porque, justamente, está gobernando; está obligado a cumplir lo que prometa. La oposición puede decir que acabará con la inflación, los buitres, las retenciones, el Impuesto a las Ganancias y la inseguridad de la noche a la mañana, porque hablar es gratis. Ninguno dice cómo lo hará. Los índices más altos de inseguridad –en Santa Fe y Rosario– se verifican en los distritos gobernados por la oposición; el economista que según Massa terminará con la inflación en cien días es Martín Redrado, un Chicago Boy de los ’90 al que Néstor Kirchner tuvo totalmente controlado cuando pasó por el Central, y que fue despedido cuando quiso actuar por su cuenta. Y los famosos jueces de las puertas giratorias y los fallos irritantes son en su mayoría opositores. Los jueces históricos fueron nombrados en negociaciones entre peronistas y radicales y provienen de sus filas más conservadoras. En las últimas elecciones judiciales, las dos terceras partes de los magistrados votaron listas antikirchneristas, o sea que los jueces que controlan la administración de justicia que tanto cuestionan los medios opositores son de la oposición y en muchos casos están directamente ligados a esas corrientes políticas. No se entiende cómo la oposición cuestiona las decisiones judiciales de los jueces que simpatizan o militan en sus filas.

El Gobierno no puede hacer promesas huecas, está obligado a gestionar y mostrar hechos y encima pasa por un momento difícil de la economía. La mayoría estaría arrinconado, soportando el chorro de encuestas que buscan enterrarlo más todavía. Pero es como el Chapulín Colorado (no contaban con mi astucia) y transformó a su favor una situación adversa como es el conflicto con los fondos buitre. A poco de empezar, Massa estaba con el cassette de la primera encuesta de Römer y salió a decir que “los verdaderos buitres son los impuestos internos”. Le salió una frase bien neoliberal, los buitres serían otro invento del Gobierno, nada de continuidad con cambios. Y encima están los wikileaks y el recuerdo de su fallida visita a la embajada norteamericana para hablar mal de Néstor Kirchner. Es un tema que le hace agua.

Salió otra encuesta de la misma Römer: cuando empezó el conflicto con los buitres, la posición del Gobierno tenía 27 por ciento de respaldo, y al promediar, ya la apoyaba más del cincuenta por ciento. Massa recogió línea, se puso menos neo, pero igual le echó la culpa de todo a la Casa Rosada. Cuando se desprende de sus asesores, el discurso del tigrense tiende a ser más neo todavía y se ubica con comodidad junto al de Macri.

La mayoría de la oposición se muestra indolente con el discurso de los medios opositores que amplifican y exageran lo que ellos quieren oír y hasta les dicen lo que deben hacer. El episodio de Binner con Lanata, aceptando que él y los demás opositores son un balde de bosta, parece surrealista y termina siendo hiperrealista. La sumisión ante el insulto y la grosería delata la dependencia absoluta a ese discurso y deja la impresión de que serían esos medios los que gobernarían si ganasen esos candidatos.

De la tendencia al cambio absoluto, las encuestas se corrieron ahora a una tendencia al “cambio con continuidad” o viceversa. En consecuencia, se corren los que estaban en el oposicionismo cerrado y surgen declaraciones insólitas como que el macrismo no tocará la nacionalización de YPF, con la que nunca estuvo de acuerdo. Y que también dejará la Asignación Universal por Hijo, que existe gracias a la reestatización de las AFJP, a la que se opuso. Quiere ser una demostración de civilismo pero resulta demagógica cuando antes había dicho que todo será revisado.

Las encuestas que desvelan a los radicales los ponen muy por detrás de Massa y Macri, que son los dos únicos candidatos proclamados. Siempre son más favorecidos los candidatos proclamados que los potenciales. Esas encuestas sirven poco hasta que todos se pongan en campaña. Ni la alianza de radicales, socialistas y otras fuerzas tiene candidato ni lo tiene el kirchnerismo, pese a lo cual, en esas encuestas, está a la par de los que ya están en campaña.

Los niveles más bajos de imagen del Gobierno en estas encuestas rondan el piso del 30 por ciento. Pero tiene saltos que pasan el 50 por ciento en el conflicto con los buitres. Y supera incluso esa cifra con el lanzamiento del satélite. Son altas las dos cotas, la de piso y la más alta, pero lo más importante es que no hay una percepción estática, como festejan los medios opositores. En esa relación, el humor de la sociedad es cambiante, lo cual es bueno para el Gobierno aunque sería mejor si el nivel de imagen estuviera alto en forma permanente, cosa que tampoco sucede. En gran medida esa variabilidad está muy relacionada con las expectativas sobre la economía y con la capacidad del gobierno de proyectar tranquilidad.

En cuanto a los contenidos, los discursos que se han escuchado muestran a un gobierno centrado en sus políticas sociales, de derechos humanos y de integración latinoamericana y a una oposición bastante homogénea en todo lo contrario. El Gobierno pone contenidos y la oposición los rechaza, pero no tiene discurso propio y se muestra muy dependiente del discurso de las corporaciones mediáticas.

PÀGINA 12

18/10/2014 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , | 2 comentarios

Orgullo argentino – 16 de OCT. [Transmisión completa]. Lanzamiento del Primer Satélite Argentino. ARSAT-1.


17/10/2014 Posted by | Economía, General, Medios de Comunicaciòn, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized, Videos | , , , | Deja un comentario

15 de OCT. Cristina Fernández realizó anuncios en Desarrollo Social y Salud en Tecnópolis


16/10/2014 Posted by | Economía, General, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized, Videos | , , | Deja un comentario

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 104 seguidores