America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Andres Calamaro – Nada se Pierde (23-01-09)


nada-se-pierde1

Como ya hizo en varias oportunidades anteriormente, Andrés Calamaro regala material inédito por internet. “Nada se pierde”, es un disco de libre descarga que El Salmón cedió para celebrar el décimo aniversario de la revista española Efe Eme.

Son doce tracks, entre los que se destacan “Bajan” (un cover de Spinetta, de la época de Pescado Rabioso), un ensayo de “Días distintos” (luego incluida en “El Salmón”), una versión en vivo de “I can’t help falling in love”, muy al estilo Dylan y “Mejor no hablar de ciertas cosas” (un cover de Sumo).

Descargar

29/01/2009 Posted by | Descarga Directa | , , , , , , , , , , | Deja un comentario

FORO SOCIAL MUNDIAL: ¿Una ciencia para todos?


foro-social-mundial-2009

Fabricio Angelo

BELÉM, Brasil, 27 ene (IPS/TerraViva) – Hacer que la ciencia, su jerga y sus soluciones estén más cerca de la gente es el desafío propuesto a los participantes del Foro Mundial Ciencia y Democracia, antesala del Foro Social Mundial que comienza este martes en esta ciudad del extremo norte de Brasil.

El domingo y el lunes, delegados de entidades sociales y científicas de diferentes países presentaron propuestas para que el conocimiento de la ciencia llegue más fácilmente a la sociedad, en especial a los pobres.

El primer debate, “Ciencia y democracia: ¿qué está en juego?” puso el acento en cuestiones recurrentes en ciertos ambientes académicos, como el distanciamiento de los investigadores respecto de las demandas sociales.

Para el físico Lionel Larqué, de la francesa Fondation Sciences Citoyennes (Fundación Ciencias Ciudadanas), los científicos deben asumir un mayor compromiso con la sociedad, pues la gente está cuestionando qué papel juegan en el ámbito social. “La ciencia vive una fase de cambios, una suerte de biodiversidad de saberes que ya no puede solamente incluir lo científico, sino también lo social. Por eso se necesita dialogar con la ciudadanía”, dijo.

Larqué cree fundamental que los investigadores entiendan que son parte de un proceso, y no de la solución. “Percibimos que eso está cambiando, 10 años atrás era inconcebible pensar en una relación entre ciencia y movimiento social, pero hoy se está dando”, aseguró.

Hay que crear un espacio crítico para “juzgar cuál es la función de la ciencia actual en el planeta”, terminar con el “monopolio del saber y trabajar para la democratización del conocimiento”, sentenció el francés.

La uruguaya Silvia Ribeiro, del no gubernamental Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración, sostuvo que tres crisis actuales –la económica, la ambiental y la alimentaria– muestran que la sociedad contemporánea debe cambiar su concepto de desarrollo.

“Toda la producción científica está controlada por pocas transnacionales”, que manejan “técnicas muy poderosas, como la biotecnología y la nanotecnología”, dijo.

“Es importante una alianza entre las organizaciones de la sociedad civil que permita un estudio minucioso para saber si el desarrollo es o no beneficioso para la humanidad”, agregó.

La socióloga e investigadora del brasileño Museo Paraense Emílio Goeldi, Priscila Faulhaber, cree que mientras la ciencia y la tecnología permanezcan bajo el dominio de la elite económica, difícilmente se abran a un acceso democrático. “Se necesita una nueva ciencia, con actores y acciones renovadas. Compartir el conocimiento es fundamental para la equidad social, se necesita pensar la ciencia como un fundamento sociológico”, dijo.

En otro panel se expusieron iniciativas para que la población acceda más rápidamente al conocimiento y al saber popular.

Valérie Peugeot, de la asociación no gubernamental francesa Vecam, expuso que el control del conocimiento es el corazón de la economía, pero el poder económico y el político limitan el alcance de la difusión de los saberes científicos, por eso “es importante compartir el conocimiento tradicional”.

Algo similar estimó el indio Amit Sengupta, representante de All India People’s Science Network (Red Científica del Pueblo de India). La ciencia de hoy está orientada al mercado, cerrando un saber que debe ser global, opinó.

“Las investigaciones se orientan al lucro de quienes las patrocinan, la iniciativa privada se apropia de este conocimiento y sólo lo ofrece a quien pueda pagarlo”, ejemplificó.

Sengupta sostuvo que hay buenos intentos de divulgar la información sin pagar por ella. “Algunos científicos viene trabajando en proyectos de biología abierta y software libre, con buenos resultados más allá del mercado. El acceso a ese conocimiento es fundamental para un desarrollo equitativo. Hay que acabar con la idea de la propiedad intelectual y luchar por los bienes comunes del saber”, dijo.

Uno de los oyentes del foro, José Maria Tavares, de la Sociedad Europea de Etnofarmacología, sostuvo que la medicina ha olvidado de dónde viene, en referencia al saber tradicional. “Hoy, ese saber es una mercancía. Una tesis académica en química o biología vale dinero, todo debe pasar por el mercado, y eso no puede ser”, alegó.

Según Sérgio Amadeu, profesor de la brasileña Fundación Casper Líbero, de São Paulo, la ciencia y la tecnología sostienen la vigencia del sistema económico y por eso los gobiernos y los empresarios obstaculizan su diseminación.

En su opinión, la sociedad debe iniciar una transformación de la lógica de la reproducción industrial a la lógica de la innovación. Los nuevos contenidos y formas de la ciencia deben ser difundidos. “Hoy es un saber codificado y controlado. Y ese es uno de los elementos fundamentales de control de la riqueza”, apuntó.

Amadeu expuso algunos datos que impresionaron al público. “En Brasil, quien controla la televisión también controla Internet y la mayoría de las veces la telefonía. Debemos luchar por la defensa de los bienes comunes, para buscar alternativas a la ley de patentes y por la ampliación de actividades científicas abiertas”, dijo.

La canadiense Cécile Sabourin, presidenta de la Fédération Québécoise des Professeures et Professeurs d’Université (Federación Quebequense de Profesoras y Profesores Universitarios), cree necesario un conocimiento más social y menos económico.

“En Québec, estamos intentando desde 1976 aplicar nuevas formas de producir saber. Una manera que escape de ese modelo en el que las bases son olvidadas”, dijo.

Menos de 50 por ciento de las investigaciones canadienses son financiadas por el gobierno, “lo que hace casi imposible que el resultado no se convierta en propiedad de una empresa”, afirmó.

En su país es común que los profesores abandonen sus investigaciones por las presiones en busca de resultados económicos o políticos, dijo. “Lamentablemente, algunos científicos terminan encajando en el perfil requerido para obtener financiación, lo que genera una alta competencia en el medio académico, e impide efectuar estudios conjuntos o complementarios”, expuso Sabourin.

En su opinión, se necesita revisar la forma en que se hace ciencia “y crear una acción colectiva en las universidades. Es muy importante que los científicos piensen en trabajar en conjunto para que ese conocimiento se difunda de manera democrática a todas las clases sociales”, concluyó. (FIN/2009)

29/01/2009 Posted by | Politica Internacional, Uncategorized | , , , , , | 4 comentarios

Lila Downs – Shake Away 2008, mp3 (Ojo de Culebra)


lila-downs

De esta dirección pueden bajarlo, que lo disfruten:

http://www.mediafire.com/?sharekey=700d1ddf6a2f6026bda4076e811714c8e04e75f6e8ebb871

29/01/2009 Posted by | Arte, Descarga Directa, Uncategorized | , , , | 5 comentarios

Foro de Davos para salvar el capitalismo


Miércoles, 28 enero del 2009

Los responsables de la Crisis catastrófica global -paro, hambre, exclusión, enfermedades, pobreza, miseria y muerte-, se reúnen en el Foro de Davos para salvar el capitalismo

imagen-davos1

inSurGente.- El cinismo, como es muy sabido, no tiene límites. No obstante, este don de los canallas tiene de vez en cuando momentos que ellos -los canallas- encuentran sublimes. Más de 40 Jefes de Estado, y unos dos mil 500 hombres de negocios, líderes empresariales y directivos -con sus mesnadas de Falsimedia- se reúnen en el Foro de Davos para disfrutar de los lujos que les corresponden, y de uno de esos encuentros en los que el alarde de prepotencia y descaro se convierte en una verdadera orgía. Miles de policías y gentes para todo servicio se congregan también para que los invitados se sientan tan seguros y tan felices como siempre. La primera estrella del encuentro ha sido su presidente, Klaus Schwab, que ya antes de que empiece la fiesta ha dicho que “esta crisis es un paciente que está en cuidados intensivos y representa un mundo enfermo de gravedad al que hay que curar de inmediato” y que “el crecimiento económico debe basarse en las necesidades de la población y del planeta“. Prepárense para lo que vendrá después y apunten bien los que corren hacia allá para intervenir en esa farsa sangrienta. En “leer más” le ofrecemos un resumen de la coyuntura en la que se reúnen los “sublimes” del un capitalismo en situación de “máximo destructivo“.

El Foro de Davos intentará salvar el capitalismo

Ginebra, 28 ene (Prensa Latina).- El Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), que comienza hoy en Suiza, intentará durante cinco días proponer vías para salvaguardar el capitalismo internacional, del que ha sido un defensor desde hace cerca de cuatro décadas.

La decadencia de ese sistema se evidencia cada vez más en el avance de la crisis financiera mundial, que alcanza dimensiones globales, carácter sistémico y golpea la economía real, mientras que su duración y salida nadie se atreve a pronosticar.

Como anunciaron organizadores de la cita, más de 40 Jefes de Estado, entre dos mil 500 hombres de negocios, líderes empresariales y directivos, se propondrán alcanzar una visión de cómo será el mundo luego de la crisis.

Esta crisis es un paciente que está en cuidados intensivos y representa un mundo enfermo de gravedad al que hay que curar de inmediato, diría en vísperas del evento su presidente, Klaus Schwab.

El anfitrión también aseveraba que en esta ocasión ese fenómeno no tiene precedentes y presenta carácter sistémico.

De ahí que haya que ir a la naturaleza y estructura del modelo económico prevaleciente a escala planetaria.

Schwab dijo que el crecimiento económico debe basarse en las necesidades de la población y del planeta.

Argumentó que por ello se discutirán nuevos negocios sobre el agua, el calentamiento global, energía limpia, agricultura y producción de alimentos.

Tal afirmación no escapó a la crítica de analistas y autoridades del mundo subdesarrollado, para quienes sólo se trata de una frase ocasional más.

Es sospechoso, indican, que los ricos estén dispuestos declinar su objetivo de maximizar sus ganancias.

En el cónclave se examinarán también la reconstrucción del sistema financiero y el logro de su estabilidad, una regulación efectiva global, regional y en cada país, y encarar desafíos para el desarrollo sostenible.

La globalización neoliberal, modelo del capitalismo de las últimas décadas, fuente de montos financieros especulativos, es excluyente y busca por encima de todo mayor plusvalía y ganancias.

Ella ha provocado índices astronómicos de pobreza, hambre y enfermedades.

Para no pocos resulta difícil cómo la élite del capitalismo mundial representada en Davos podrá contribuir a la materialización de esas propuestas, sin renunciar a sus objetivos inherentes al sistema.

Entre estos cabe destacar en primer lugar la búsqueda de plusvalía a toda costa.

Resulta incompatible con los loables objetivos proclamados por Shcwab, la existencia hoy de una realidad según la cual el 20 por ciento de la población mundial, representa el 86 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del planeta.

También sería inexplicable en virtud de la concepción neoliberal, modificar un panorama en el cual el 80 por ciento de las exportaciones están en manos de esa minoría demográfica.

Resultaría además difícil de imaginar el cambio en un país opulento como Estados Unidos, cuyo PIB es superior al global de más de 40 de las naciones más pobres.

Asimismo, qué propuestas hará el Foro, a la luz de sus concepciones, para evitar en un futuro diferencias tan abismales como la de que en cualquier país desarrollado el ingreso per cápita anual, respecto de uno pobre, sea del entorno de 25 mil dólares y 300 dólares, respectivamente.

Entre tanto, como resultado de la crisis el número de míseros y hambrientos se incrementó notablemente en el mundo y hoy son más de 950 millones los seres que viven en condiciones de pobreza y exclusión.

No hay que estar en Davos para intuir el sesgo que tendrá la economía en un mundo en el que esos males crecen y son ya insoportables para la mayoría de las naciones que los sufren.

Para los expertos más avezados, se asiste hoy al ocaso del paradigma de la economía de mercado como vía de lograr el desarrollo, y del Primer Mundo, encabezado por Estados Unidos, como modelo de bienestar.

Hasta el momento fracasaron todas las medidas adoptadas por esa potencia para palear la crisis, incluso en coordinación con las naciones industrializadas de Europa, y Japón, también en profunda depresión.

Para que esta se resuelva definitivamente es un requisito que exista un nuevo orden económico internacional que permita reglas justas en el comercio.

Este también deberá contribuir al desarrollo y una justa distribución de las riquezas, y sea un modelo solidario el que prevalezca en el orbe.

Crisis económica mundial opaca Foro de Davos

Davos, Suiza, 28 ene (PL) El Foro Económico Mundial comenzó hoy en un sitio exclusivo de esta localidad suiza, y sus debates están signados por pronósticos pesimistas de la economía mundial, según observadores.

Este encuentro anual, al que asisten 40 jefes de Estado y dos mil 500 empresarios, financistas y hombres de negocios, entre otros, tiene como telón de fondo la crisis más grave desde la Gran Depresión de los años 30 del siglo pasado.

El economista Stephen Roach, presidente de Morgan Stanley, de Asia, advirtió que el crecimiento de la economía en el orbe en los tres próximos años será de apenas 2,5 por ciento.

Esta cifra es propia de un nivel recesivo, sostuvo el experto, quien recordó que en los últimos cuatro años y medio ese indicador a escala global fue de cinco por ciento.

Algunos participantes criticaron el proteccionismo, planteamiento bastante añejo y común en estas lujosas citas de la quinta esencia de los ricos en el mundo.

Esa práctica, que afecta en mayor medida a las naciones del Sur, sigue aún sin respuesta, pese a compromisos verbales dirigidos a su solución plasmados en declaraciones de anteriores cumbres de este tipo.

No faltaron en esta primera jornada del Foro criterios orientados a reducir las expectativas de que planes de rescate de los gobiernos permitirán restablecer el crecimiento en breve tiempo.

Para no pocos observadores el que últimamente la intervención estatal haya asomado su rostro en Estados Unidos y Europa como posible solución de la debacle financiera, imprime a este encuentro un matiz diferente.

Se trata de que la crisis ha alcanzado dimensiones ingentes, y muchos de quienes debieron advertirla y contribuir a su corrección tienen aquí ahora una buena oportunidad para la autocrítica y el reproche.

No obstante las recientes numerosas quiebras de bancos, despidos masivos, pérdidas de servicios sociales y otras consecuencias nefastas de ese fenómeno en las mayores economías, no faltó la defensa a ultranza del capitalismo.

Rupert Murdoch, conocido magnate de las empresas periodísticas, y director general de News Corp., respaldó en la reunión ese sistema y sus mercados abiertos.

Algunos que debieron estar en la cita y coadyuvaron en alguna medida al desencadenamiento de la crisis, prefirieron abstenerse esta vez de augurios y permanecieron en sus hogares.

El cónclave tiene como lema este año Modelando el mundo tras la crisis, y entre sus participantes figuran el primer ministro de Rusia, Vladimir Putin; el de China, Wen Jiabao; y el británico, Gordon Brown.

El Insurgente

29/01/2009 Posted by | Politica Internacional, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

¿Qué es la crisis mundial sistémica del capitalismo? ¿Por qué nos esconden la realidad de la gravedad del asunto?


dineroenllamas1

Manuel Sutherland (ALEM)

Hablamos de crisis capitalista cuando matar de hambre a 950
millones de personas, mantener en la pobreza a 4700 millones,
condenar al desempleo o la precariedad al 80% del planeta…ya
no es suficientemente rentable para 1.000 empresas
multinacionales y 2.500.000 de millonarios
Santiago Alba Rico

Diariamente somos bombardeados por informaciones confusas de alzas y bancarrotas de empresas que la mayoría desconoce. Salen una y otra vez “analistas” comentando las quiebras en cadena y las subidas bursátiles por anuncios presidenciales, pero ninguno explica lo que sucede en el planeta. Se habla de crisis, financiera, económica etc. Sin embargo -como decía Rosa Luxemburgo- la economía burguesa se muestra incapaz de explicar la crisis, la revela como si fuese un castigo divino, una sorpresa esotérica que los levantó una mañana estival para narrarles, que de pronto algo huele en Dinamarca y que hay que echarlo a la basura.

Crisis sistémica, de un modo de producción, por qué se define así y no de otra forma.

El problema no es la crisis del capitalismo, no, sino el capitalismo mismo.

Santiago Alba Rico

El amigo Juan Kornblihtt se asombra de que casi todos los economistas definen la crisis como financiera y de como estos ideólogos del empresariado hacen un strip tease del sistema capitalista tratando de explicar como las finanzas, el empleo, la producción y el consumo son entes aparentemente disconexos que sólo suelen encontrarse en los manuales gordos que escriben los gringos y repiten los “progresistas rojitos”.

Lejos del relativismo postmoderno, para quienes consideramos al marxismo un instrumento de análisis científico, la crisis se nos presenta de modo sistémico por la indisoluble vinculación de los diferentes momentos del hecho económico, es decir, de la forma en como los seres humanos se reproducen así mismos mediante la organización del proceso de trabajo que le permite satisfacer sus necesidades fundamentales con la utilización de medios de producción que le permiten servirse de la naturaleza como fuente integrada de la vida.

Así, Marx en los maravillosos Grundrisse (capítulo II) ubicó 4 momentos de un círculo que en cualquier espacio ser es o se convierte cada uno en el siguiente o en el anterior. La Producción, Distribución, Cambio y Consumo, son momentos de la reproducción material de nuestra existencia que históricamente evolucionan y se presentan de forma objetiva e independiente a nuestra voluntad individual y constituyen las relaciones sociales en los cuáles reproducimos nuestra vida.

Por tanto, cuando por televisión nos anuncian que Merril Lynch se vendió al 20% de su valor, que quebró Lehmans Brothers, HomeBank, Bear Stearns y cientos de mil millonarias corporaciones alrededor del mundo el asunto no puede ser culpa de decisiones irresponsables de entes individuales imbéciles, ni por la mala “suerte” en la ruleta de la bolsa. La explicación a todo ello se centra en funcionamiento estructural del modo de acumulación capitalista, en el corazón de su sistema, que permanentemente cabalga en el caos y la miseria que necesita generar para su funcionamiento.

¿Por qué se dan las crisis, que falla en la estructura?

Distante de la mediocre parcialidad y la mutilación del conocimiento integrador que defiende la burguesía, podemos entender que el sistema capitalista es caótico, y que en su seno conlleva una crisis tras otra, que a su vez sólo aparece a los ojos comunes en el instante en que la gran burguesía empieza a hallar dificultades de rentabilidad y por consecuencia se ahonda la contratara natural de la inmensa riqueza que se genera en el sistema, que no es otra que las hambrunas, miserias, precariedad y violencia desquiciante. Debido al espacio, me permito hacer una síntesis muy breve de ese andar anárquico, ineficaz y destructivo del sistema, ayudado por una sucinta exposición de la crisis de Natalie Moszkoska:

Veamos:

• El sistema está diseñado para la acumulación de capital, no para la satisfacción de las necesidades de quienes trabajan. La ganancia es el único motor de la actividad económica, por ello al burgués le es indiferente invertir en medicinas, drogas o tráfico de seres humanos, es un negocio como la marca de panes, puro y simple.

• El capital necesita incrementar la tasa de explotación al trabajo (su fuente de riqueza), forzado por la competencia global, lo que lo impele a depauperar y empeorar las condiciones de trabajo y existencia de los trabajadores en el mundo.

• El proceso de competencia va ahogando a millones de empresas, concentrando y centralizando la producción para aprovechar economías a escala. Esa es la única forma de fructificar los recursos técnicos para aumentar los beneficios, abaratar los salarios e incrementar la tasa de ganancia o variable decisión.

• La burguesía lucha por anárquicamente desarrollar la tecnología que le permitirá producir con menores costos (aumentado el tiempo de trabajo excedente expoliado por el patrón) y empobrecer relativamente a la clase obrera, al abaratar los medios de subsistencias que ellos mismos producen y que perciben como salarios cada vez más reducidos y insuficientes para adquirir todo lo que ellos mismo producen.

• Cada vez más el poder económico y su institucionalización (las organizaciones políticas de la burguesía) dominan el planeta y deciden por millones su destino. Atilio Boron comenta que a escala planetaria, 200 corporaciones reciben ingresos mayores al de todos los países del mundo salvo los 9 de mayores ingresos.

• La feroz competencia entre mega corporaciones y otras de menor ralea impulsa a la (SOBRE)producción, desesperada y absolutamente disociada de las necesidades sociales pertinentes a la humanidad.

• Por este mecanismo de concentración se reduce la cantidad de trabajadores ocupados, lo que constriñe la demanda efectiva de los bienes y servicios que una franja obrera produce y que otra más pequeña puede consumir, en detrimento de millones de obreros expulsados al Ejército Industrial de Reserva donde su depauperación, servirá al sistema para el sostenimiento de bajos salarios y aumentará la competitividad entre obreros para mendigar empleos de condiciones laborales infamantes.

• Con ello, se profundiza una brecha inmensa entre lo técnicamente factible de producir y lo efectivamente consumido.

• Como los consumos productivos (en maquinarias o bienes para crear otros bienes) no pueden adquirirse sin el desarrollo del consumo individual el sistema empieza a sobreacumular.

• La sobreproducción (de los bienes que poseen mayor valor) se hace mayormente manifiesta, y como decía Fourier, la pobreza surge de la riqueza. Así, millones de mercancías pululan en los anaqueles intentando cristalizar la plusvalía (savia vital del sistema) que conllevan y que difícilmente podrán materializar y que expulsará a los burgueses menos “competitivos”, dilapidando inmensas fortunas producidas por la clase obrera.

• Ese recalentamiento se observa en anaqueles inicialmente repletos que no pueden renovarse de mercancías viejas, en mal estado et. Ello implica la paralización del crédito, el arreciar de las bancarrotas, el desempleo y la miseria acrecentada.

Es de por sí evidente que dialécticamente coexisten en el sistema contratendencias que frenan o amortiguan la evolución de estas bases funcionales, según períodos históricos de auge o retroceso de la lucha de clases. Sin embargo, la realidad nos muestra que a medida que se desarrolla el sistema, agudiza todas sus contradicciones y se muestra más reaccionario y salvaje.

¿Cómo combaten sus causantes la crisis? ¿Por qué nos engañan?

Puede preocuparnos que el virus tenga problemas para reproducirse o podemos pensar, más bien, que el virus es precisamente nuestro problema.

Santiago Alba Rico

Sucintamente se pudieran plantear 4 escenarios básicos de lucha:

1. El plano ideológico: Mientras en la realidad, los trabajadores son echados a la calle en millones, las empresas quiebran en el miles, la inflación se dispara y hace imposible la subsistencia, la Burguesía con sus órganos propagandísticos se dedica a explicitar subidas y bajadas de entre el 1% y el 4% de la bolsa y “revelar” que Nothern Rocks de Inglaterra quebró por la “avaricia y maldad” de sus dueños (lo que muestra la imbecilidad y mistificación ilimitada de ese “análisis”). Encubrir la crisis, y hacerla ver como un episodio externo al sistema es un éxito de la burguesía que repiten aquellos que se dicen socialistas y sólo corean con golpes de moral los manuales de los gringos neoliberales y Keynesianos (que son casi idénticos).

2. El plano económico: Las ayudas secretas y públicas de los gobiernos que groseramente sobrepasan el billón (millón de millones) de dólares y se manifiestan en Nacionalizaciones fraudulentas y los 700 mil millones de dólares emitidos sin ningún respaldo por EEUU, son formas de aligerar la inmensa destrucción de fuerzas productivas y posterior concentración y centralización de capital que hará más grandes a los burgueses de mayor capital y desaparecerá a franjas enormes de pequeño burguesía y burguesía de poco capital. Conllevando a que éstas arrecien la explotación más cruenta (e incluso fuera de la legalidad burguesa) contra los trabajadores que por el atraso de las maquinarias de sus pequeños patrones, deben compensar con más cantidades de trabajo y en peores condiciones.

3. La burguesía ya está implantando incluso en los países centrales del capitalismo: la extensión de la jornada de trabajo a 65 horas, la precarización del empleo como políticas económicas que radicalizará el capital para abaratar los salarios, hambrear a la clase obrera y someterla, con el fin de salvar la tasa de ganancia y reflotar el sistema.

4. El plano militar. La represión brutal que se está desarrollando en estos instantes es sólo un muestra de lo que se viene. La fascista ley retorno contra la inmigración en Europa, las vueltas de la cuarta flota en América y la perspectiva de que los países más industrializados irán a la guerra para salvar a sus burguesías decadentes (al igual que lo hicieron en la segunda guerra mundial para salir de la depresión de los 30) es el cuadro que se avecina.

¿Qué hacemos ahora?

Me voy de regreso a mis combates,

Porque es vieja costumbre en mí

Escribir el último verso del poema

En las barricadas heroicas del pueblo

Víctor Valera Mora

Es lógico entender que la solución no viene del plano individual, amerita de una sólida organización revolucionaria que desarrollo un programa claro y drástico, para un problema de tal magnitud. El necesario desarrollo de la subjetividad revolucionaria que habla el compañero Luciano Vasapollos puede acrecentar las esperanzas de una salida donde los genocidas perezcan como clase social.

Los “salvatajes” burgueses son realizados con capital ficticio, sin respaldo, proveniente de préstamos de préstamos de otros préstamos que jamás se van a pagar. Es decir, los vencimientos prontos de las deudas, la Próxima crisis de las tarjetas de créditos y los consumos artificialmente financiados van a implosionar con mucha mayor fuerza que la crisis de las hipotecas. Ante ello, no queda más que la lucha por develar la gravedad de la crisis, porqué nos afecta tan gravemente, entender que no existen salidas capitalistas a la misma, que no hay retorno a la socialdemocracia populista, y que la única vía que existe es la destrucción del sistema que hace aguas en las crisis ecológicas, energéticas, éticas, alimenticia, cultural que juntas se arrullan en el cuadro sistémico de la crisis.

Ahora más que nunca amerita la radicalización de nuestras posturas en defensa de la clase trabajadora y por la construcción de la alternativa a la barbarie: el socialismo científico. Cerremos la anacrónica caja de Pandora llamada capitalismo (en todas sus variantes).

ALEM: Asociación Latinoamericana de Economía Marxista.

Publicado por ARGENPRESS

29/01/2009 Posted by | Politica Internacional, Uncategorized | , , | Deja un comentario

Cuba: Cincuenta años de la Revolución


50-anos1

Apolinar Díaz – Callejas (especial para ARGENPRESS.info)

A los 87 años de edad que cumplí el 22 de junio del 2008, parece que todas las enfermedades de que podemos ser víctimas los seres humanos cayeron sobre mí. Llevo varios meses víctima de toda clase de enfermedades, sometido a intensos tratamientos médicos. Pero estoy saliendo adelante. Estoy ganando la batalla contra esas enfermedades.

En los momentos actuales América Latina, especialmente la América del Sur, es un hervidero de nuevos movimientos y gobiernos progresistas y revolucionarios que muestran las perspectivas de la liberación completa para lograr la culminación de las luchas de independencia y por la justicia social de nuestra América.

Esta situación social de agitación y luchas electorales, sociales y revolucionarias da un nuevo vigor y contenido a la heroica Revolución Cubana que alcanzó el poder el primero de Enero de 1959. Cincuenta años después, la Revolución Cubana ha sobrevivido a los más crueles y variados actos terroristas y militares de los gobiernos de Estados Unidos y de la derecha latinoamericana y al bloqueo inhumano y criminal impuesto por los Estados Unidos en la actual Organización de Estados Americanos.

Lo notable de estos hechos es que en ese medio siglo ni los Estados Unidos ni sus aliados, ni sus bloqueos o guerras a Cuba pudieron destruir la revolución. Fidel Castro, su mayor y más brillante conductor, el che Guevara, que batalló hasta el final de su vida por la liberación de Cuba, de América Latina y de África, fue asesinado en Bolivia fuera de combate. Los conductores todos de la Revolución Cubana cumplen sus destinos históricos y la realización de los ideales de sus fundadores. Una nueva generación de revolucionarios cubanos ha asumido la conducción de la revolución a raíz de las enfermedades de Fidel Castro y de la ejecución de imperiosos cambios en la conducción de la revolución, abriendo espacio a nuevas etapas, nuevas luchas y nuevas conquistas. Los 50 años de vida actual de la Revolución Cubana testimonian y evidencian la dirección política de los dirigentes de la revolución, viejos y nuevos, que en estos momentos impulsan la conducción de la revolución a nuevas victorias y apoyan las luchas revolucionarias, al tiempo en que en países como Argentina, Brasil, Uruguay, Bolivia, Paraguay, Nicaragua, ecuador y Venezuela avanzan importantes e históricos procesos revolucionarios que tienen el destino histórico de completar la revolución de independencia económica y política de toda la América Latina. En ello ha influido notablemente la Revolución Cubana que con la dirección revolucionaria de Fidel Castro y sus compañeros cumple ya 50 años de victoria, se apresta a nuevos logros e infunde vigor, ánimo y alegría a la totalidad de la causa revolucionaria de América Latina.

En todo tiempo, desde su victoria, he apoyado la Revolución Cubana y la solidaridad con ella de nuestros pueblos. Esa conducta seguirá la misma hasta el fin de mi propia vida. Por eso me parece interesante relatar una larga conversación mía con el presidente y comandante Fidel Castro en La Habana, en casa del escritor y miembro de las fuerzas armadas revolucionarias de Cuba, Antonio Núñez Jiménez. Cuando llegué a su casa ya estaba Fidel conversando con sus moradores. Vino un impresionante interrogatorio sobre mi presencia el día anterior en la extraordinaria manifestación de protesta en La Habana contra las agresiones norteamericanas. El interrogatorio de Fidel fue tenaz y continuo. Tuve que informarle sobre la magnitud de los participantes de todas las edades y condición y la rapidez de la gente para movilizarse y llegar a la plaza de la protesta. Le comenté, por ejemplo, mi tremenda impresión sicológica al observar que un grupo de ancianos avanzaban lentamente y tenían dificultades para caminar y subir escaleras y desniveles. Los jóvenes recogieron a los ancianos los hicieron entrar a un hotel, donde parece que pudieron satisfacer sus necesidades de todo género y que al poco tiempo, del brazo de los jóvenes se incorporaron con alegría a la manifestación. Por mis propias actividades políticas yo había visto en Colombia muchas manifestaciones populares pero lo que constaté en La Habana fue la alegría dinámica de los manifestantes, los gritos, los rechazos a las agresiones imperialistas y las intervenciones estadounidenses contra Cuba, los gritos de disposición de luchar por la revolución hasta la victoria total. Fidel me preguntó todo cuanto quiso, lo cual me demostró que tenía un dominio total, político, filosófico, sociológico y militar de la marcha de la revolución, lo cual me convirtió en verdad revolucionaria la consigna de la revolución cubana para todos los trabajadores del mundo, como expresó Fidel Castro en la manifestación del primero de mayo del año 2000 en la Habana:

“Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree, al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas.

Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo”.

Publicado por ARGENPRESS

29/01/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , | Deja un comentario

Chile: Jubilaciones se hacen sal y agua


Chile fué el primer país en implementar el sistema de jubilación privada, luego tomándolo cómo modelo,  Domingo Cavallo que siempre forma parte del lobby privatizador lo implementó en Argentina,  durante el gobierno de Menem. El resultado fué desastrozo… y hace poco tiempo la Presidenta Argentina, Cristina Fernández de Kirchner envió el proyecto para volver a estatizarlo, viendo el deterioro que sufrían los fondos de los jubilados que fueron traspasados  a ese sistema…con miras a la crisis internacional del sector financiero… Por suerte se aprobó la ley y esos fondos volvieron de donde nunca deberían haber salido… Aqui un artículo sobre lo que pasa en Chile…

Marianike


Colapso
de las AFP

afp-chile

Las pérdidas en los fondos de pensiones de los trabajadores chilenos, administrados por firmas privadas, llegaban a 26.400 millones de dólares el lunes 17 de noviembre. Este monto que ya no es posible denominar fondo, suma o ahorro, sino negación, error o, tal vez, desfalco, avanza diariamente en su deterioro. Con el paso de las semanas este agujero medido en dólares sólo se ensancha. Desde el origen del reflujo financiero por la implosión de las hipotecas subprimes en julio del año pasado, el fondo de los trabajadores chilenos se ha reducido en un 27 por ciento. Y sigue perdiendo presión. Lo sigue haciendo a vista y paciencia del gobierno y de sus administradores privados. Y ante la impaciencia de sus dueños, los trabajadores.
Las pérdidas son ingentes, históricas. Además de empobrecer a la población, a los futuros pensionados, esta merma, que es un gran borrón que comienza a perfilarse como una gran tachadura a todo lo hecho, pensado y hablado durante los últimos veinte años de religión neoliberal, se ha adherido a la economía chilena como uno de los mayores cortes de su historia. Como una herida, como un gran hueco lleno de distorsiones, de pérdidas. Como, citando al economista Aníbal Pinto Santa Cruz, un nuevo episodio de nuestro frustrado desarrollo.
Ya no hay duda de la magnitud de la actual crisis global. Sólo tiene un parangón en la de 1929. La controversia es si la supera. Ese es un recuerdo también muy amargo para la historia de la economía chilena, que vivió entonces uno de los peores trances del mundo. Chile fue el país que peor resistió los efectos de aquella crisis mundial y fue el más endeble en la crisis más reciente de 1980: podemos recordar la tasa de desempleo del 30 por ciento, recordamos programas infames como el PEM y el POJH. La que hoy padecemos apunta a superar esta marca: Chile ya es una de las naciones del mundo más afectadas por la crisis.
Y lo será aún más: si se hecha a andar la memoria económica, las crisis de finales de la década pasada, como la asiática, rusa, brasileña y argentina, contrajeron el PIB chileno. Los anuncios para la que se gesta -no levantados por agoreros, sino por las propias autoridades políticas- podrían superar esas marcas. Y en ese trance se han inscrito las recientes movilizaciones de los empleados públicos, que buscan una necesaria protección para tiempos de crisis. El antecedente es muy reciente, la inflación de 2008 superó todas las proyecciones de 2007: de una estimación de 5,5 por ciento ha subido casi a un diez por ciento, con la consiguiente pérdida en el poder adquisitivo de los trabajadores. Y si así fue para el año en curso, nada puede asegurar que otra vez las cifras no se amplifiquen. La demanda de 14,5% de la Anef corresponde a un reajuste real del 4,5 por ciento. El otro diez por ciento se refiere a recuperación de lo perdido por la inflación.
El problema no es sólo un guarismo salarial. Es la crisis financiera mundial en plena maduración expresada en sus efectos económicos y sociales locales. Su extensión y reproducción en gestos y movilizaciones en otros sectores y gremios se expresarán por necesidad y con seguridad. Lo que viene en 2009 no será fácil y tampoco tranquilo. “Lo peor está por venir”, ya repiten dirigentes gremiales, políticos y funcionarios.
Para el economista Orlando Caputo no hace falta esperar mucho: lo peor de la crisis ya está aquí. Chile es uno de los más afectados por la recesión. Por una parte, están las pérdidas de los fondos de pensiones -más de 25 mil millones de dólares-, por otra, las pérdidas de ingreso por exportaciones de cobre a los precios actuales (desde abril a la fecha el precio del metal ha caído desde casi cuatro dólares a 1,7). En un año, éstas también hacen un agujero de 25 mil millones de dólares. Si se suman ambos, el número que aparece, 50 mil millones de dólares, equivale al 40 por ciento del PIB anual al tipo de cambio actual.
Para dar una idea de la magnitud de las pérdidas, Caputo establece comparaciones: “Estas grandes pérdidas equivalen también a dos años del presupuesto total del Estado chileno y a diez años del presupuesto del Ministerio de Salud”. Y podrían ser mayores, porque “no consideran los impactos en los precios e ingresos de otros productos de exportación, así como el impacto de sectores que producen para el mercado interno y el impacto sobre el empleo”.
Están las pérdidas crecientes y está también una legislación que impide alterar la situación, algo de mayor gravedad, afirma Caputo, “que el conocido corralito en Argentina, porque el corralito era transitorio y los dueños de los recursos, en un período de años, podían, aunque con pérdidas, retirar sus ahorros”.

El Fondo A ha perdido casi la mitad de sus ahorros

La Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones, institución que debiera cuidar los fondos y no administrar las pérdidas, lo que hace es informar sobre el fracaso del sistema. Dice: “El valor de los fondos de pensiones alcanzó a 69.084 millones de dólares al 31 de octubre de 2008. Con respecto a igual fecha del año anterior, el valor de los fondos disminuyó en 25.168 millones, equivalentes a -26,7 por ciento”. Ante esta cifra global, el economista de Cenda, Manuel Riesco, agrega que la Superintendencia ha preferido silenciar las escandalosas pérdidas de los fondos invertidos en acciones, los denominados fondos A y B. Riesco dice que las pérdidas en doce meses, al 30 de octubre de 2008, alcanzan a -45,07 por ciento. ¡Las personas que han colocado sus ahorros en esos fondos han perdido prácticamente la mitad de capital!
Desfalco para los trabajadores, pero gran negocio para los administradores. Riesco afirma que, históricamente, desde la creación del sistema hasta 2006, los administradores privados y las compañías de seguros, generalmente relacionadas con las AFPs, se han quedado con uno de cada tres pesos aportados por los trabajadores. ¿Cómo? Por ley, por comisiones y otras invenciones. Los otros dos pesos, dice Riesco, “se traspasaron en su mayor parte a unos pocos grupos económicos en Chile (sólo doce grupos tienen en su poder la mitad de las inversiones en el país) y el resto lo apostaron a inversiones en renta variable en el extranjero”. Hoy pierden ese dinero a destajo. Un dinero que no es suyo. Ya hay una cuarta parte que nunca van a devolver, y en el caso del Fondo A, se trata casi de la mitad. Y siguen perdiendo ese dinero sin pudor, sin decencia.
Los oficiantes del modelo -que van desde los ejecutivos de las AFPs, políticos de la derecha y de la Concertación, dirigentes empresariales, funcionarios gubernamentales-, lo que han hecho es desinformar y mentir. A veces embozadamente. La gran mayoría, con absoluto descaro. Han dicho a los trabajadores próximos a jubilar que se esperen. ¿A qué? ¿A quién? ¿A un alza mágica de las acciones? ¿Al Mesías? ¿A la muerte? En poco más de doce meses lo que han perdido los fondos es, en algunos casos, la mitad de lo acumulado durante toda la vida. Lo que ha tardado tanto tiempo en juntarse, no se recupera en meses, ni tampoco en años. Un trabajador próximo a jubilar, que ha perdido la mitad de sus ahorros, tendría que esperar por lo menos una década para recuperar su fondo.
Si se observa la evolución internacional en el precio de las acciones, donde transan y especulan los ejecutivos de las AFPs con los ahorros de los trabajadores chilenos, se puede detectar que sus afirmaciones son falsas. Es desinformación. Acaso, ilusiones. La principal plaza bursátil del mundo, Wall Street, ha tardado más de diez años en acumular las ganancias que ha perdido en sólo uno. Es ésta la relación entre lo que suben y lo que bajan las acciones, por tanto cualquier referencia a una rápida recuperación es una invocación a la magia. Hace más de diez años, hacia el segundo semestre de 1997, el Dow Jones, que es el indicador principal de Wall Street, marcaba un mínimo de 7.600 puntos. Desde entonces tuvieron que pasar diez años para que el índice alcanzara su máximo: en octubre de 2007 marcó 14.164 puntos. Desde entonces, hasta octubre pasado, en apenas un año, el indicador cayó hasta los 8.100 puntos. Lo que ganó en una década, lo ha perdido en un año.
El colapso de los fondos de pensiones ha sido un evento anunciado. Desde la década pasada varios especialistas han advertido sobre los riesgos de un sistema que cada día necesita de más especulación y riesgo extremo para subsistir. Por este motivo es que, estimuladas por las mismas autoridades de gobierno, las AFPs aumentaron progresivamente las inversiones en acciones y en el extranjero. Todas las debilidades del sistema, todos sus errores derivados del diseño, forzaron la especulación y la apuesta bursátil. Para obtener una buena rentabilidad había que arriesgarse.
Las falencias del sistema -desde los malos salarios a los largos períodos sin cotizaciones- forzaron a la reforma previsional, un subsidio a todos los que no logren reunir la cantidad suficiente para una pensión mínima. El economista Marcel Claude nos recuerda los otros grandes males del sistema: “Cerca de un 60 por ciento de los trabajadores no tiene al día sus cotizaciones debido a la precariedad del empleo en Chile. Esto contribuye a que casi el 50 por ciento de los trabajadores no alcanzará a autofinanciar su pensión, equivalente al mínimo garantizado. Y, en muy corto plazo, el Estado deberá subsidiar más de la mitad de las pensiones”. Si ya antes de la crisis el modelo no lograba cumplir con el objetivo de otorgar una pensión digna -que permita al jubilado mantener su nivel de vida y no bajarlo de forma violenta-, la crisis ha convertido el problema en un drama, en una catástrofe.
La gran mayoría de los afiliados tiene sus depósitos en los fondos más riesgosos. Según los últimos datos publicados por la Superintendencia de AFPs, el 13,8 por ciento estaba en el Fondo A, el 39,6 en el B y el 37 por ciento en el C. Más del 90 por ciento de los afiliados estaba en los fondos más riesgosos, aquellos con rentabilidades negativas del 41,3 por ciento, 31,8 y 21,2 por ciento. A la inversa, el Fondo E, que ha caído apenas en un punto en el último año, sólo absorbe al 0,74 por ciento de los trabajadores.
Manuel Riesco llama la atención sobre “el elevado número de afiliados mayores de 55 años que tiene sus ahorros en los fondos más riesgosos: hay 9.014 afiliados de ese tramo de edad en el Fondo A. ¡Más que en el E, donde sólo hay 7.305! En otras palabras, más afiliados próximos a jubilar han perdido casi la mitad de sus ahorros en el A. Adicionalmente, hay 64.796 afiliados mayores de 55 años que han perdido un tercio de sus fondos en el B, y otros 246.958 que han perdido más de una cuarta parte en el Fondo C”.

Alquimia financiera

¿Dónde está ese dinero? Es pregunta sin respuesta. Tiene que ver con la alquimia financiera, con la capacidad de crear dinero de la nada. Tiene que ver con la lógica financiera, con la especulación. Podría decirse que quien entra en ese juego acepta sus reglas, sus riesgos, tanto la ganancia como la pérdida: como en la Bolsa o en el casino.
Pero hay una diferencia. El origen del sistema está adulterado, es antidemocrático, autoritario. Fue una operación más de la dictadura para favorecer al sector privado y despojar de todo poder a los trabajadores. Como lo fueron todas las privatizaciones de los servicios públicos entregados a precio de oferta a los funcionarios del régimen e instigadores del golpe de Estado. También se hizo lo suyo con los ahorros de los trabajadores. El afiliado fue forzado a incorporarse al sistema privado de pensiones y hoy, pese a todos sus errores y perversiones, es un rehén de él. Porque el sistema de AFP no fue diseñado para entregar una buena jubilación a los trabajadores. Fue diseñado para usar los ahorros de los afiliados en el sector privado, como afirma Riesco. El sistema de AFP es un efecto evidente de las reformas neoliberales, de las políticas desarrolladas por Hayek, Milton Friedman y la escuela de Chicago. Un sistema que tenía como dogma -en Chile lo sigue teniendo- la contracción hasta la mínima expresión posible del aparato del Estado.
Se puede decir que esos fondos jamás existieron, que eran especulación, parte de la burbuja financiera mundial: números y estadísticas abultadas con fuerza durante los últimos años en perfecta sintonía con la orgía bursátil mundial. Una hinchazón, una ganancia no apoyada en el trabajo -recordemos que estos fondos son, originalmente, fruto del trabajo- sino en el lucro, la usura, la apuesta. Y ante este exceso, ante esta destemplanza económica, que hizo crecer los ahorros del trabajo como una burbuja o un tumor, no puede extrañarnos el actual colapso. Es parte del juego, es el riesgo.
Lo que se ha perdido es el trabajo. Es el pasado y también el futuro. Es la vida, medida en este caso como bienestar de las personas. Una culpa doble que radica en la omisión del Estado y en la intervención malvada de los privados.
El regreso de la cordura está en seguir el camino argentino (ver págs 8 y 9). Traspasar los fondos al Estado y restablecer un sistema público, como los que han operado en el mundo desde hace más de un siglo. Un sistema capaz de entregar pensiones claras, definidas, de por vida y decentes. Que la jubilación no signifique un cambio brusco en el modo de vida, que no signifique una catástrofe al final de la existencia

PAUL WALDER

(Publicado en “Punto Final” Nº 675, 21 de noviembre 2008)

Revista Punto Final

29/01/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | 2 comentarios