America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Hay un niño en la calle – Armando Tejada Gomez


Para todos aquellos que quieren judicializar a los niños, sin ver que son los emergentes de la sociedad que los margina, que los explota  con políticas desiguales, donde lo único que interesa son  las ganacias de los poderosos, que no se cansan de pedir cambios, que cambios piden, cambios para ganar más.. porqué los pobres les sirven para hacer sus campañas desestabilizadoras…sí.sí..los usan en las declamaciones  políticas mediáticas….DEMASIADA HIPOCRESÍA.

Marianike


04/08/2009 Posted by | General, Poemas de Autor, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized, Videos | , , | 2 comentarios

PLASTICA › EXPOSICION ANTOLOGICA DE AIDA CARBALLO (1916-1985) EN LA FUNDACION OSDE


Martes, 4 de agosto de 2009

autoretraato carballo

Boceto a lápiz de un autorretrato, 1964, de Aída Carballo.

Vida y obra como trama y revés

La muestra, que resume 40 años de trayectoria, la reafirma como una gran grabadora pero también subraya su calidad de dibujante. Locura, ciudad, erotismo, de la vida a la obra.

Por Fabián Lebenglik

“No acepto que nadie diga que descendí a los infiernos. Simplemente conocí otra ciudad, la de los locos, que es un arrabal, apenas, del infierno.” Así lo dijo la artista, según el libro Aída Carballo. Arte y locura, que publicó Alberto Perrone en 1995, cuando se había cumplido una década de la muerte de la artista. La locura es dato central en la vida y la obra de A.C., del mismo modo que lo es la autorreferencialidad, casi un hilo conductor en la obra de Carballo, que a lo largo de su vida padeció varias internaciones psiquiátricas. Otros temas de su obra: la ensoñación, el amor en pareja, la vida cotidiana, la ciudad. “Pienso que lo que hago es soñar despierta –decía–, una especie de desdoblamiento de la imaginación sobre el papel.” La palabra desdoblamiento resulta reveladora, porque si por una parte se asocia inmediatamente con el material (el papel), la artista está hablando de lo que hace, y en este sentido la mención de un “desdoblamiento” también es una forma de nombrar en clave la locura. Pero para seguir con la vertiente onírica, en estos días la Fundación Osde presenta Entre el sueño y la realidad, una muestra antológica de Aída Carballo (1916-1985), curada por Gabriela Vicente Irrazábal.

aída carballo

La muestra, que abarca cuatro décadas de trayectoria, desde los años cuarenta hasta su muerte, incluye grabados, pinturas, dibujos, bocetos, objetos de cerámica, material audiovisual y documentación sobre la artista.

La exposición se estructura alrededor de las series que A. C. fue realizando la artista: la serie de los locos, los amantes, los levitantes, los colectivos, las muñecas, los gatos. También da cuenta de su larga tarea como ilustradora de libros y en el suplemento literario del diario La Nación (entre 1974 y 1984).

Según escribe la curadora, “El deseo de Aída es hacernos partícipes de su vida. Casi como una corresponsal o una cronista, ella va dejando un registro preciso y precioso de sus pasos”. Por eso la exposición se abre con el grabado Autorretrato con autobiografía, de 1973. Allí se ve la cabeza de la artista de perfil, levantando y mostrando la palma de su mano abierta. Mientras el rostro muestra sólo unas pocas arrugas en la frente, el entrecejo y los ojos, que son más bien líneas expresivas, la mano está profusa y profundamente surcada por arrugas, líneas y grietas, como si fuera un mapa de las marcas que le fue dejando la vida. Por detrás, manuscrita, se lee una breve autobiografía: “Y, bien, soy porteña. Nací a mediodía, a fines de julio en familia honesta, sobre piernas sólidas posé mi insolencia, alegre en los juegos, mechón despeinado, las manos pequeñas, la mirada negra. Transcurría el tiempo del viejo Yrigoyen, papá diputado socialista, De la Torre, Justo, el lío Vasena, Repetto, la Internacional. Había una casa…” Allí comienza a trazar el itinerario en el que se entrecruzan la propia vida y el contexto.

Para el grabado Autorretrato con narices, de 1964, hizo un boceto en lápiz donde se puede apreciar, entre muchos otras obras, su calidad de dibujante. “Dibujar es escribir las formas –decía la artista–, es la manera más pura y abstracta de la plástica, directamente ligada al lenguaje de los sueños.” Ese ida y vuelta (entre sueño, locura, amor, cotidianidad) marca una compleja relación dialógica consigo y el contexto.

En la serie de los locos, el registro de las situaciones revela por momentos una sordidez y al mismo tiempo una sensibilidad conmovedoras. Se trata de dos series, de los años cincuenta y luego de los sesenta, donde se ven dibujos a lápiz y a tinta y litografías.

En el libro citado de Perrone, se ahonda sobre sus internaciones con testimonios de la artista. “Primero fue un diagnóstico de la Clínica Modelo, de la calle Montes de Oca: amnesia nominal, delirio polimorfo, alucinación auditiva. Mientras estuve en los sanatorios privados puedo decir que eran una suerte de hoteles especiales: tenía tranquilidad y silencio. Yo había ganado buen dinero con mis actividades, pero durante esos años, impedida de trabajar, llegué a tocar fondo. Estaba permanentemente confusa y a la vez tenía una lucidez extrema. Me negué a pagar más cuentas, que en esos lugares son siempre abultadas y no había más opción que ir al Vieytes. La primera noche fue un auténtico pavor. Aquello difería sensiblemente de lo que yo conocía.” En su diario de internación, A.C. consigna: “Lunes. Sensación de opresión. Grito. Muchas locas. Me ponen el chaleco. Noche monstruosa, día dopada. Nuevo médico atiende mi relato confuso. Lugar horrendo (…) Vinieron dos nuevos médicos. Me escucharon. Conté y relaté todo lo sucedido, entrecortada. Si supieran lo extraordinaria fuerza de voluntad que hago para sobrevivir. Todo es hostil. Siempre me mienten o casi siempre. Las locas son realmente extraordinarias, dicen cosas que a veces no sé qué pensar por lo ajustadas al mundo que me rodea… Me siento sin esperanza, tal vez por años. Sabe, quien dirige esto, cómo matar el arte”.

En la serie de los amantes –que originalmente la artista presentó con un poema de Macedonio Fernández–, las obras exhiben parejas abrazadas, besándose, vestidas o desnudas, en las que la incomodidad de las posiciones revela siempre una urgencia apasionada en la búsqueda del cuerpo del otro. La artista propone el disfrute del amor y señala que por parte de la sociedad “el error fue ponerle al amor una plataforma moral”.

“Lo mágico de esta serie –según escribe Gabriela Vicente Irrazábal– es la realización del entorno: la naturaleza, la terraza, la noche. El dibujo minucioso de Aída Carballo contextualiza la escena: el detalle de cada planta o de cada piedra o del agua o de la noche, junto a la elección del blanco y negro para estas estampas y el buen manejo de la luz, hacen que esta serie consiga la trascendencia de la pasión.”

En la serie de los levitantes, las técnicas se abren en abanico: grabados, acuarelas, dibujos, un óleo. Las escenas de esta serie tienen un notorio clima surrealista y fantástico. En La sospecha, mientras la figura del detective asciende desde un sótano a una habitación que está en segundo plano, el criminal levita en primer plano ante la mirada sorprendida de un gato. Como en el juego de las diferencias, sobre esta obra terminada (una xilografía de 1969) se ofrece también el boceto a lápiz, en donde pueden rastrearse ciertos detalles, luego omitidos en el grabado. La levitación en esta serie se presenta en algunas obras como algo extraordinario y en otras como un ejercicio casi rutinario, lo que le confiere a la serie múltiples aproximaciones e interpretaciones.

* En la Fundación Osde, Suipacha 658, hasta el 22 de agosto.

Página 12

04/08/2009 Posted by | Arte, General, Uncategorized | , , | Deja un comentario

ARGENTINA, BRASIL, PERU, CHILE, PARAGUAY, URUGUAY Y BOLIVIA ANTE LA PREOCUPACION POR LAS BASES CEDIDAS A EE.UU.


Uribe viaja a la región para dar explicaciones

alvaro-uribe

Alvaro Uribe excluyó de la lista a Venezuela y a Ecuador, con los que mantiene difíciles relaciones.

El mandatario colombiano inicia hoy una sorpresiva gira por Latinoamérica para explayarse sobre el acuerdo militar que negocia con Estados Unidos, que será un tema clave de la cumbre de la Unasur. Bogotá no participará de este encuentro.

Por Katalina Vásquez Guzmán

Desde Medellín

Uribe salió de viaje. Con sus maletas y su canciller, Jaime Bermúdez, inició una sorpresiva gira por Latinoamérica para explicar el acuerdo militar que negocia con Estados Unidos y que sería el tema central en la próxima cumbre del Unasur. Argentina es el destino del próximo jueves, donde el mandatario se reunirá con la presidente Cristina Fernández de Kirchner a las once de la mañana.

Como Colombia no asistirá al encuentro de Unasur, desde hoy el presidente y canciller se adelantan a dar las explicaciones en visitas privadas con los presidentes de Argentina, Brasil, Perú, Chile, Paraguay, Uruguay y Bolivia. Ecuador y Venezuela no están en la agenda. Con ellos las relaciones diplomáticas están rotas por una lista de acusaciones de las tres partes en las que se señalan a los vecinos de auxiliadores de la guerrilla de las FARC y a Colombia de disponer su territorio para la expansión militar de Estados Unidos, lo que, según algunos, pone en riesgo el continente y la soberanía de sus países.

La primera cita de Uribe es en Brasil con su homólogo Luiz Inácio Lula da Silva, quien, junto a su colega chilena, Michelle Bachelet, pidieron la semana pasada una reunión del Consejo de Defensa Sudamericano para analizar el acuerdo Bogotá-Washington. Para estos países es importante que Colombia explique en qué consiste la negociación que permitiría aumentar la presencia de militares norteamericanos hasta 800 en tres o siete bases colombianas por diez años. Así lo hará el gobierno colombiano, aunque de manera privada y no frente a los jefes de gobierno venezolano y ecuatoriano, tras una reacción que, para muchos, ratifica el liderazgo de Brasil, Chile y Argentina en América latina, y aviva la ardiente polémica entres los países de Bolívar.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, es acusado por Uribe de recibir millonarias sumas de dinero de manos de los rebeldes de las FARC para la financiación de su campaña. La prueba que presenta es un video donde el líder guerrillero Mono Jojoy explica detalles del “botín”. Pero las FARC manifestaron que se trata de un video manipulado.

Con Venezuela, las relaciones se rompieron la semana pasada tras la denuncia sobre un arsenal encontrado en poder del grupo armado ilegal, que Suecia vendió a Caracas. Y en medio de esos debates apareció el tema de la utilización de bases militares colombianos por comandos gringos. Chávez fue categórico cuando acusó a los funcionarios colombianos de “hipócritas” y de ser una amenaza para la estabilidad regional. El mandatario venezolano dijo además que EE.UU. “tiene planes para invadir desde las bases colombianas”.

Bogotá ha insistido en que el propósito es combatir el tráfico de drogas, pero a los vecinos no les parece suficiente. Por ello se inició la gira “para abordar los temas del terrorismo en Colombia, sus riesgos, y los asuntos relacionados con Unasur”, según un comunicado de la presidencia. El propósito de las entrevistas con los jefes de Estado es también enterarlos de otros temas que, según el gobierno colombiano, es necesario que sean analizados. En el Palacio de Nariño no se precisó de qué asuntos se trata. Es más, la gira será “muda”, según las indicaciones del propio Uribe, quien advirtió que va a ser bastante prudente en las declaraciones.

Los países de la Unasur se reunirán el 10 de agosto en Quito, Ecuador, país donde un contingente militar estadounidense está de retirada por petición del presidente Rafael Correa. Las operaciones que no podrán desarrollarse más desde Manta son las que Washington negocia relocalizar en Colombia, y que se ponen como primer tema de la agenda latinoamericana. Las explicaciones que Uribe ofreció públicamente sobre el tema, hasta ahora, son desestimadas por sus vecinos. Esta semana se sabrá qué tal le va con las explicaciones privadas y personalizadas, así no las ofrezca a sus principales críticos.

PÁGINA 12

04/08/2009 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario

Argentina: Los diez mandamientos de la Sociedad Rural


Por Mario Rapoport *

El país está viviendo desde hace largo tiempo un conflicto agropecuario que lo tiene en vilo. Muchos han analizado sus ejes centrales: los motivos que lo causaron; la responsabilidad de los distintos actores; los costos del conflicto; sus repercusiones en la coyuntura política y económica nacional; su incidencia en medio de la crisis económica mundial. Pero pocos se han detenido a examinar el sustrato ideológico que subyace a las manifestaciones o discursos públicos de las instituciones agropecuarias y sus antecedentes históricos. Una comparación, por ejemplo, de las posiciones presentes y pasadas de la Sociedad Rural Argentina, la entidad madre de esas instituciones y su principal referente, permite aclarar si se trata de respuestas a determinadas políticas en defensa de intereses del sector o si caracteriza también un modelo de país. De allí podríamos extraer, comparando, una especie de decálogo o diez mandamientos que fundamentan, sin agotar ni por lejos todo lo dicho, el modelo de referencia. Las épocas son distintas, las opiniones similares. Veámoslos uno por uno.

1 Sobre la noción de patria. Ya desde los comienzos de su vida pública, el lema de la SRA, “cultivar el suelo es servir a la patria”, constituye toda una definición: la noción de patria se confunde con el sector agropecuario y sus labores. “Ese [era un] llamado a los sentimientos nacionalistas” confiesa la institución en sus Anales del 1 de enero de 1927. El mismo que ahora las actuales autoridades, partidarias de la más absoluta libertad de comercio, utilizan; como Hugo Biolcati, su presidente, en la reciente inauguración de la exposición rural de este año: “Cuando el campo dice patria piensa con nostalgia en aquel magnífico granero del mundo”. Ya en 1876, en momentos en que se discutía una nueva Ley de Aduanas, el ministro Norberto de la Riestra, librecambista y defensor de los intereses agropecuarios, empleaba el término “desierto” en el mismo sentido que Biolcati utiliza el de “granero del mundo”. Decía que para “ser ricos y hacer frente a la inmensa importación de Europa […], porque sus fábricas producen tanto cuanto necesita el mundo entero, nosotros tenemos nuestro desierto”. A lo que el diputado Vicente Fidel López le respondía: “Pero nuestro desierto se agota tanto más cuanto que está habitado por gente que no trabaja, y yo le diré al señor ministro por qué es que no trabaja; es porque cuando se tiene una extensión de veinte leguas que da una excelente renta, al capitalista se la da a condición de tener la tierra y el país despoblado; así, pues, nosotros necesitamos poblar la tierra, […] acabar paulatinamente con el desierto. ¿Y sobre qué vamos a trabajar? Sobre nuestras materias primas precisamente. Es preciso tener materia prima, señor presidente, no para mandarla a Europa y sacar dinero por ella, porque ese dinero se va irremediablemente en los consumos. Es preciso tener materia prima para elaborarla […] por el inmenso valor que tiene la materia manufacturada […] contra la debilidad de la materia prima”. Desierto o granero del mundo, De la Riestra o Biolcati, estos principios desgranan el hilo argumental de un viejo y repetido discurso. Al menos, así surge de las Memorias de la entidad rural o, más directamente, de las expresiones de sus principales representantes o defensores. Por ejemplo, entre otros muchos, en la Memoria de 1970 se sostenía también que “la grandeza de la nación se construyó en torno a la producción agropecuaria”.

2 La defensa de la propiedad privada. Un principio esencial es “El respeto por la propiedad privada [que] constituye el punto de partida de toda política agropecuaria racional”, dice la Memoria de 1972.

3 Las relaciones con el Estado. En la Memoria de 1977, en plena dictadura militar, la SRA se pronuncia sobre este tema en los siguientes términos: “El programa económico determina que la función del Estado en la economía nacional se basa en el principio de subsidiaridad, que la empresa privada es el verdadero motor que impulsa todo el proceso económico y que el Estado no debe ejercer su actividad en este campo más que en forma complementaria y subsidiaria del individuo y de las organizaciones sociales intermedias”.

4 La cuestión de los impuestos. La Memoria de 1964 califica como “injusto” e “inconveniente” que se grave al campo, “fuente básica de la riqueza sobre la que se estructura la vida económica de la nación”. Ya en 1961, sobre las retenciones establecidas entonces, la Memoria de la SRA opinaba que “son la demostración evidente de un tratamiento discriminatorio que vulnera las disposiciones acerca de la igualdad de las cargas publicas contenidas en la Constitución”. El presidente de la SRA en 2002, Enrique Crotto, denunciaba, a su vez, en la exposición rural de ese año, que la Argentina es el único país del mundo “que impone tributos a los que ingresan divisas”. Hugo Biolcati, en un discurso ante el cuerpo diplomático el 24 de junio de 2009, sostiene aún más enfáticamente que el gobierno argentino “viene confiscando la renta agropecuaria desde hace al menos seis años a través de las retenciones.”

5 Los precios de los productos. “Nuestra única demanda es que se reconozca el valor íntegro de nuestros productos”, declara la Memoria de 1971. En la mencionada alocución del presidente de la SRA del mes de junio, llega a afirmarse: “Los precios son una señal fundamental para los productores, ya que pueden determinar qué se produce, dónde y en qué cantidad. Los productores necesitamos que los gobiernos permitan a las fuerzas del mercado actuar libremente […]”

6 La opinión sobre la industria. En noviembre de 1927, el entonces presidente de la SRA, Luis Duhau, en un discurso en la Cámara de Comercio Argentino-Británica, criticaba a los propulsores de la industrialización y del desarrollo del mercado interno: “[…] menos mal que la República Argentina importa tejidos e hierros. Peor es el caso de vuestro país (Gran Bretaña), que compra en el exterior sus alimentos y materias primas. Vuestra dependencia es mayor que la nuestra, pues no podríais prescindir fácilmente de la carne y el pan. Nosotros, felizmente, podemos llevar el mismo traje tres o cuatro estaciones y tal vez darlo vuelta”. En la Memoria de 1962 se enfatiza: “La industrialización no se realizó con el campo sino a costa del campo”.

7 Los vínculos con los trabajadores. En 1944 la SRA se pronunció sobre el Estatuto del Peón Rural de manera tajante: “Este Estatuto no hará más que sembrar el germen del desorden social al inculcar en la gente de limitada cultura aspiraciones ilimitadas […] pretende colocar al jornalero sobre el mismo patrón en comodidades y remuneraciones”. La Memoria de 1970 afirma: “El trabajador es acreedor a un salario digno pero nos oponemos a cualquier régimen que implique participación y cogestión”.

8 La inserción internacional del país. En el ya citado artículo de los Anales de la SRA de enero de 1927 se sostiene: “Para un país como el nuestro, en plena era agrícola-granadera, que debe buscar en el extranjero los productos manufacturados que no puede producir, debe elegirlos entre aquellos que son consumidores de nuestra producción”[…] “A Inglaterra, que absorbe la mayoría de nuestros productos, debemos considerarla […] como una prolongación de nuestras fronteras y preocuparnos de su prosperidad industrial como si fuera propia”.

9 La postura acerca de la democracia. La Memoria de 1981 dice: “Cuando por aplicación de los mecanismos constitucionales […] se llega a situaciones que ponen en peligro la existencia misma de la nación, es evidente que estos mecanismos son endebles”. Así se justifica el golpe de Estado de 1976, que “puso fin a una democracia débil, falsa, inauténtica, ineficiente”. En la Memoria de 1983 el tono es más solapado: “El respaldo de la Constitución no se reduce a la elección de sus gobernantes sino al respeto de todas sus normas, el próximo gobierno debe restaurar el orden”.

10 El ideario económico. En 1927 Luis Duhau considera que “[…] debemos en el presente hacer más intenso el intercambio comercial entre Gran Bretaña y la República Argentina. Sigamos […] a los economistas clásicos que nos enseñaron que cuanto mayor es el intercambio tanto más considerables son las ventajas que derivan de los países que lo realizan”. En la Memoria de 1976 se expresa: “Lo que llena de asombro no es que durante 30 años hayamos errado el rumbo sino que ciertos grupos sigan insistiendo que los alimentos deben ser baratos, sin querer advertir que ello significa bajos salarios y una pobreza generalizada”.

Estos 10 mandamientos no bajaron del Monte Sinaí, fueron hallados seguramente en un viejo pergamino que rodaba, desde 1866 (año de la fundación de la SRA), por las llanuras interminables de la Pampa Húmeda.

* Economista e historiador.

Página 12

04/08/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , | 2 comentarios