America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

CONGRESO Y DNU


Repaso histórico

Desde indultos hasta el corralito, nunca antes el Congreso rechazó un DNU

03-03-2010 /  Se impulsaron por esa vía medidas cuestionadas como el Plan Austral, los cambios en la Ley de ART y el megacanje, pero la oposición no los objetó.
Ni el Plan Austral o el Megacanje fueron rechazados.

Por Luis Autalan

Des­de pro­gra­mas eco­nó­mi­cos que cam­bia­ron el sig­no de la mo­ne­da co­mo el Plan Aus­tral has­ta el in­dul­to a los ge­no­ci­das pro­ce­sa­dos de la úl­ti­ma dic­ta­du­ra. Des­de el in­cre­men­to de la edad ju­bi­la­to­ria has­ta cam­bios en la Ley de ART que ce­rra­ron a los tra­ba­ja­do­res el pa­so a los re­cla­mos ju­di­cia­les. Des­de pro­gra­mas de en­deu­da­mien­to­, pa­san­do por can­jes y me­ga­can­jes has­ta el co­rra­li­to y el co­rra­lón. To­das esas y mu­chas otras me­di­das im­ple­men­ta­das “en fa­vor del pue­blo ar­gen­ti­no” fue­ron adop­ta­das por pre­si­den­tes de la de­mo­cra­cia por la vía del de­cre­to de ne­ce­si­dad y ur­gen­cia (DNU) y nun­ca ob­je­ta­das por el Par­la­men­to.

Los DNU han si­do una am­plia vía de le­gi­ti­mi­dad pa­ra as­pec­tos con­tro­ver­ti­dos, por de­cir­lo de al­gún mo­do, en la his­to­ria ar­gen­ti­na. Y aquí al­gu­nas mues­tras, en la ges­tión pre­si­den­cial de Car­los Me­nem: el aho­rro for­zo­so de los pla­zos fi­jos, la ac­tua­li­za­ción de la ju­bi­la­ción mí­ni­ma, la des­re­gu­la­ción de las obras so­cia­les, la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral (com­bo que in­clu­yó el 21,5% de de­so­cu­pa­ción que ge­ne­ró esa de­ci­sión).
 
Ba­jo la pre­si­den­cia de De la Rúa se tra­ta­ron te­mas co­mo la con­mu­ta­ción de pe­nas de los pre­sos del al­za­mien­to de La Ta­bla­da; un plan de in­fraes­truc­tu­ra; se am­plió la edad de ju­bi­la­ción de 60 a 65 años; se mo­di­fi­có la Ley de Ac­ci­den­tes y Ries­gos de Tra­ba­jo, im­pi­dien­do la vía ju­di­cial pa­ra re­cla­mar una ma­yor in­dem­ni­za­ción por los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les, be­ne­fi­cian­do a las em­pre­sas en de­tri­men­to de los tra­ba­ja­do­res; se apro­bó la com­pra de equi­nos pa­ra que los mis­mos fue­ran ob­se­quios di­plo­má­ti­cos y otras mie­les. So­bre los DNU se dis­cu­te hoy con una ener­gía cua­si fut­bo­lís­ti­ca, pe­ro so­bre la can­cha la dis­pu­ta no en­cuen­tra ad­ver­sa­rios si­no ene­mi­gos.

El mi­nis­tro de Eco­no­mía, Ama­do Bou­dou, de­fen­dió la crea­ción del Fon­do de De­sen­deu­da­mien­to Ar­gen­ti­no que la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner anun­ció el lu­nes, jun­ta­men­te con la de­ro­ga­ción del DNU que ins­ti­tuía el Fon­do del Bi­cen­te­na­rio (Fo­Bic). “Los mer­ca­dos reac­cio­na­ron bien y la po­lí­ti­ca, no, por­que los mer­ca­dos en­tien­den de es­te te­ma y la po­lí­ti­ca, no”, di­jo el mi­nis­tro an­te el es­ce­na­rio que se plan­teó ho­ras des­pués de que la Pre­si­den­ta sor­pren­die­ra con su de­ci­sión.

“No en­tien­den que la ad­mi­nis­tra­ción de un país es un te­ma se­rio, que hay que di­se­ñar me­di­das e im­ple­men­tar­las con efi­cien­cia, por­que las me­di­das no hay que im­ple­men­tar­las el día an­te­rior co­mo uno no se pue­de po­ner el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad jus­to an­tes de cho­car”, di­jo Bou­dou.

Y co­mo sue­le su­ce­der, si és­ta es la his­to­ria re­cien­te, eso quie­re de­cir que hay otra his­to­ria, la cual po­de­mos re­pa­sar: el even­tual re­cha­zo al Fon­do del Bi­cen­te­na­rio de­ter­mi­na­ba una si­tua­ción iné­di­ta. Se­ría és­ta la pri­me­ra oca­sión en la que el Con­gre­so no ha­bi­li­ta­ría la san­ción de un DNU al Po­der Eje­cu­ti­vo, san­cio­nes que siem­pre tu­vie­ron el aval de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción, la cual res­pe­tó la con­va­li­da­ción del Par­la­men­to pa­ra los DNU. El mar­co de dis­cu­sión es am­plio, con pos­tu­ras a fa­vor y en con­tra de tal pro­ce­der. Y fren­te a ello las es­ta­dís­ti­cas ofre­cen da­tos con­cre­tos, mien­tras que los co­rri­llos, los fue­ra de gra­ba­ción y las mi­ra­das ba­jo el agua po­lí­ti­ca plan­tean un país ca­si bi­za­rro si se tra­ta de con­tem­plar con sen­ti­do co­mún que el bien co­mún tam­bién es ge­ne­ral y tal me­ta ha­ce a de­ci­sio­nes que mu­chas ve­ces su­pe­ran ban­ca­das, ideo­lo­gías o egos.

Un ejem­plo es­tá al al­can­ce de la ma­no: el re­cla­mo del Go­bier­no por la ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra en Mal­vi­nas –no­ti­cia que fue an­ti­ci­po de es­te dia­rio– ce­rró fi­las en­tre el ofi­cia­lis­mo y sus ad­ver­sa­rios. En­ton­ces pa­se­mos a los da­tos que ilus­tran es­te ar­tí­cu­lo so­bre la ba­se de in­for­ma­ción brin­da­da por el Gru­po de Es­tu­dios de Eco­no­mía Na­cio­nal y Po­pu­lar (GEE­NaP). De 1853 a 1983 se im­ple­men­ta­ron 15 DNU. De 1983 a 1989, 10. En­tre 1989 y 1999 el má­xi­mo his­tó­ri­co de 545. En­tre 1999 y el 2001 se ru­bri­ca­ron 73. En­tre el 2002 y el 2003 se fir­ma­ron 158, con una ta­sa de 9,3 DNU por mes. Del 2003 al 2007 se emi­tie­ron 270 de­cre­tos, mien­tras que ba­jo la pre­si­den­cia de Cris­ti­na Fer­nán­dez tan só­lo se ru­bri­ca­ron 10 DNU en vein­ti­séis me­ses: 0,38 por mes.

En la con­sul­ta rea­li­za­da a di­ver­sas fuen­tes, so­bre­sa­lió un de­no­mi­na­dor co­mún: se apre­cian erro­res en cuan­to a la for­ma de­ci­di­da pa­ra lle­var ade­lan­te el Fon­do del Bi­cen­te­na­rio des­de la in­ge­nie­ría po­lí­ti­ca del Eje­cu­ti­vo na­cio­nal, co­mo tam­bién en la sen­da de ana­li­zar con­tex­tos que no son ino­cuos al ca­so de los DNU. Y aquí una mues­tra: jor­na­das atrás un ope­ra­dor po­lí­ti­co de la opo­si­ción brin­do una in­fi­den­cia off the re­cord. Fue su lec­tu­ra es­tra­té­gi­ca, pe­ro ilus­tra­ti­va del es­ce­na­rio ac­tual: “Por es­tas ho­ras, tan­to Cris­ti­na co­mo Nés­tor Kirch­ner po­drían in­ven­tar la va­cu­na má­gi­ca con­tra la gri­pe A, y en­ton­ces nues­tro ob­je­ti­vo se­ría de­nun­ciar que hu­bo un os­cu­ro acuer­do con los la­bo­ra­to­rios…”, sem­blan­teó nues­tro in­ter­lo­cu­tor y lue­go ter­mi­nó su po­ci­llo de ca­fé.

En ese te­rre­no, pa­la­da­res po­lí­ti­cos apar­te, es­tá en jue­go no una dis­cu­sión de so­bre­me­sa, ni si­quie­ra la ma­yo­ría en el Con­gre­so, si Juan Ri­quel­me va al Mun­dial: hay mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en re­ser­vas pe­ro sin des­ti­no fi­nal de­ci­di­do.

Otra hue­lla, a con­si­de­ra­ción del se­na­dor Ge­rar­do Mo­ra­les, por es­tas ho­ras “el pue­blo Ar­gen­ti­no le di­jo a los Kirch­ner: ¡Pa­ren, has­ta acá lle­ga­ron!” así lo de­cla­ró a TN el jue­ves por la no­che y la ase­ve­ra­ción es re­ba­ti­ble, por­que en el mis­mo te­rre­no de las in­ter­pre­ta­cio­nes, vá­li­das por ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co, no se co­no­ce la fe­cha en la que se rea­li­zó ple­bis­ci­to al­gu­no y la reac­ción po­si­ti­va de los mer­ca­dos en la vís­pe­ra an­te la nue­va es­tra­te­gia (léa­se del Fon­do de De­sen­deu­da­mien­to Ar­gen­ti­no) no de­ja de­ma­sia­das du­das.

 http://www.elargentino.com/nota-80279-Nunca-antes-el-Congreso-rechazo-un-DNU.html

06/03/2010 Posted by | General, Historia | , , , | 1 comentario

Argentina – Vuelve ´Café las palabras´


Los viernes vuelven al aire con nuevo elenco: Jorge Coscia, Jorge Schussheim y Eduardo Valdés. Comenzarón el 4 de marzo….

A las 23, por Canal 26.

06/03/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Argentina – Asumió el Jefe político de la oposición


NO AL GOLPE INSTITUCIONAL DEL SENADO,

NO AL AJUSTE, NO A LA VUELTA AL PASADO ;

NO A OTROS CORRALITOS

NO A COBRAR CON PATACONES, NO QUITA DE 13 % A LOS SUELDOS DE EMPLEADOS y JUBILADOS,

NO AL CIERRE DE FABRICAS, NO A LA DESOCUPACION

06/03/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Argentina – Hurgar en el pasado reciente por Eduardo Anguita


05-03-2010 /


Eduardo Anguita

Hay cier­tas pa­ra­do­jas que, si no se die­ran al ca­lor de una lu­cha fron­tal, se­rían dig­nas de la más pu­ra iro­nía. Pe­ro, en el con­tex­to ac­tual, no ha­cen más que con­fir­mar la fal­ta de co­he­ren­cia de bue­na par­te de la di­ri­gen­cia que se opo­ne al Go­bier­no. La ma­yo­ría de los ven­ci­mien­tos de es­te año del Bi­cen­te­na­rio co­rres­pon­den al lla­ma­do me­ga­can­je y a la pe­si­fi­ca­ción asi­mé­tri­ca. Es de­cir, vis­to des­de quie­nes hoy de­ci­den ha­cer fren­te a com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros con­traí­dos de mo­do frau­du­len­to, la ce­rra­da ne­ga­ti­va a ha­cer los pa­gos co­rren por cuen­ta de quie­nes nos me­tie­ron en esos líos.

Des­de otro la­do, un gru­po de di­pu­ta­dos acau­di­lla­dos por Fer­nan­do “Pi­no” So­la­nas sos­tie­ne que de­be re­vi­sar­se la deu­da le­gí­ti­ma de la ile­gí­ti­ma. Con ese ar­gu­men­to lo­gran cen­tí­me­tros y mi­nu­tos en los me­dios del Gru­po Cla­rín y en La Na­ción, los dos me­dios que dan so­por­te me­diá­ti­co e in­ten­si­dad emo­cio­nal a los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de la po­lí­ti­ca es­truc­tu­ral de en­deu­da­mien­to del país. Ellos, a no du­dar, cons­ti­tu­yen los ver­da­de­ros ga­na­do­res de la ma­nio­bra que en el Se­na­do de la Na­ción de­jó al Fren­te pa­ra la Vic­to­ria en un al­to gra­do de im­po­ten­cia pe­se a ser, por le­jos, la ban­ca­da más gran­de la Cá­ma­ra al­ta.

La si­tua­ción, más allá de los eno­jos y aun del gra­do de con­vic­ción de mu­chos que de­fien­den al Go­bier­no, tor­na frá­gil la ca­pa­ci­dad de ges­tión rá­pi­da por par­te de la Pre­si­den­ta. Sal­vo que la so­cie­dad se in­vo­lu­cra­ra con de­ci­sión en tor­cer el rum­bo con una pre­sión po­pu­lar, los ar­gen­ti­nos vi­vi­re­mos un tiem­po de bas­tan­te so­por, de la me­dio­cri­dad de quie­nes gri­tan y so­breac­túan an­te los mi­cró­fo­nos. La me­mo­ria de­be­ría ayu­dar a que par­te de la so­cie­dad sal­ga del le­tar­go.

Bas­ta re­cor­dar que, a me­dia­dos de 2001, Do­min­go Ca­va­llo ha­bía con­vo­ca­do a su ami­go Da­vid Mul­ford, ban­que­ro del Cre­dit Suis­se y ex fun­cio­na­rio del Te­so­ro nor­tea­me­ri­ca­no. Con el en­tu­sias­ta apo­yo del en­ton­ces pre­si­den­te Fer­nan­do de la Rúa y del elen­co de ra­di­ca­les y me­ne­mis­tas, el go­bier­no de en­ton­ces lo­gró pro­rro­gar los ven­ci­mien­tos de la deu­da ex­ter­na con­vo­can­do al se­lec­to gru­po de ban­cos que ha­bía lo­gra­do que la Ar­gen­ti­na se en­deu­da­ra al lí­mi­te que lo ha­bía he­cho. Así, los ban­cos Ga­li­cia, San­tan­der, Fran­cés, Cre­dit Suis­se, HSBC, JP Mor­gan y Sa­lo­mon “ges­tio­na­ron” a ta­sas exor­bi­tan­tes el re­fi­nan­cia­mien­to.

Eso sí, co­bra­ron u$s150 mi­llo­nes de co­mi­sión pa­ra ha­cer la ope­ra­to­ria que in­cluía el can­je de sus pro­pios bo­nos. El pa­so de los me­ses lle­vó al es­ta­lli­do del mo­de­lo neo­li­be­ral y a que el ac­tual se­na­dor Adol­fo Ro­drí­guez Saá de­cla­ra­ra des­de la pre­si­den­cia pro­vi­sio­nal de la Re­pú­bli­ca el de­fault de la deu­da. Fue con un dis­cur­so en­fer­vo­ri­za­do que des­per­tó el aplau­so del Con­gre­so, con­ver­ti­do en una tri­bu­na de­ca­den­te, ya que só­lo du­ró unos días has­ta que Eduar­do Du­hal­de, quien ha­bía sa­bi­do apro­ve­char la de­bi­li­dad de De la Rúa, se que­dó en la Ca­sa Ro­sa­da.

En ese 2002 Du­hal­de pro­vo­có la me­ga­de­va­lua­ción y la pe­si­fi­ca­ción asi­mé­tri­ca, en la que nue­va­men­te se re­fi­nan­ció deu­da jun­to a una bru­tal trans­fe­ren­cia de ri­que­zas só­lo po­si­ble por la im­pu­ni­dad que con­ce­día el caos rei­nan­te. Cla­rín fue un só­li­do alia­do de Du­hal­de, en­tre otras co­sas por­que li­cua­ba sus pa­si­vos.
Es de­cir, los pe­ro­nis­tas di­si­den­tes que tri­bu­ta­ron al du­hal­dis­mo, al me­ne­mis­mo (y tam­bién a la va­rian­te de los her­ma­nos Ro­drí­guez Saá, que en­ton­ces no era ni de unos ni de otros), así co­mo los ra­di­ca­les de to­da la­ya, fue­ron par­tí­ci­pes de ma­nio­bras que per­mi­tie­ron co­mi­sio­nes le­ga­les -y de las otras-, aho­ra se opo­nen al pa­go or­de­na­do de los ven­ci­mien­tos ex­ter­nos ¡con la ex­cu­sa de que se ha­ce con re­ser­vas del Ban­co Cen­tral!

Lo que es peor aún, ni si­quie­ra lo ar­gu­men­tan con cla­ri­dad, se li­mi­tan a cues­tio­nar las for­ma­li­da­des y, so­bre to­do, a agi­tar que el ma­tri­mo­nio Kirch­ner es in­tra­ta­ble, au­to­ri­ta­rio y arro­gan­te.

Si uno no co­no­cie­ra el ca­rác­ter cí­cli­co del com­por­ta­mien­to de vas­tos sec­to­res me­dios de la Ar­gen­ti­na y si no tu­vie­ra en cuen­ta que los gol­pes de Es­ta­do só­lo fue­ron po­si­bles con el com­po­nen­te de aho­go fi­nan­cie­ro del go­bier­no a vol­tear, po­dría pen­sar que la es­tu­pi­dez y el de­li­rio se apo­de­ra­ron de unos cuan­tos re­pre­sen­tan­tes del pue­blo de la Na­ción. La rea­li­dad es más preo­cu­pan­te y es­ta pri­me­ra se­ma­na de mar­zo pa­re­ce ser el ini­cio de una pe­lea po­lí­ti­ca en la cual los ma­ti­ces, los in­ter­cam­bios de ideas y los con­sen­sos en­tre par­ti­dos es­tán fue­ra de la are­na don­de se di­ri­me la con­fron­ta­ción.

Has­ta ha­ce muy po­co, el ar­gu­men­to fa­vo­ri­to de los opo­si­to­res era que la Ar­gen­ti­na es­ta­ba fue­ra del mun­do. Una ex­pre­sión des­pec­ti­va apo­ya­da en una se­rie de lu­ga­res co­mu­nes re­pe­ti­dos has­ta el can­san­cio por la de­re­cha re­cal­ci­tran­te: un go­bier­no po­pu­lis­ta y ami­go de Hu­go Chá­vez no pue­de lo­grar que el mer­ca­do de ca­pi­ta­les vo­lun­ta­rios (en rea­li­dad un se­lec­to gru­po de cor­po­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras) sea ac­ce­si­ble tan­to pa­ra em­pre­sa­rios co­mo pa­ra el Es­ta­do. El otro ar­gu­men­to es que nin­gún go­bier­no de los Es­ta­dos Uni­dos acep­ta dia­lo­gar con un ener­gú­me­no que (en Mar del Pla­ta, Nés­tor Kirch­ner, no­viem­bre de 2005) di­jo en la ca­ra a Geor­ge Bush “no al AL­CA” de mo­do ro­tun­do.

Sin em­bar­go, esos mis­mos sec­to­res no tie­nen nin­gu­na ex­pli­ca­ción de por qué Hi­llary Clin­ton elo­gió el de­sen­deu­da­mien­to ar­gen­ti­no ni pue­den com­pren­der có­mo el JP Mor­gan ava­la es­ta po­lí­ti­ca. Es­tos sec­to­res, me re­fie­ro al ar­co con­ser­va­dor que no pue­de ex­hi­bir su pa­sa­do re­cien­te ni sus con­duc­tas en tiem­pos de dic­ta­du­ra, aho­ra pre­ten­den am­pa­rar­se en la su­pues­ta de­fen­sa fé­rrea de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

Del otro la­do, el pe­que­ño gru­po de le­gis­la­do­res que si­guen a Pi­no So­la­nas to­mó el ejem­plo del tra­to a la deu­da he­cho por el ecua­to­ria­no Ra­fael Co­rrea. Un ca­so que no tie­ne mu­cho que ver con la his­to­ria de cam­bios de ma­nos de los te­ne­do­res de tí­tu­los pú­bli­cos ar­gen­ti­nos, y que pu­so a ese gru­po su­pues­ta­men­te a la iz­quier­da del Go­bier­no, co­mo el po­lo an­tiim­pe­ria­lis­ta ne­ce­sa­rio pa­ra de­jar de bus­car so­lu­cio­nes ti­bias y re­for­mis­tas a es­ta ho­ra cru­cial de la Re­pú­bli­ca. Si bus­ca­ran ca­na­les de di­fu­sión tan pu­ros co­mo pos­tu­ra que adop­ta­ron, des­de ya no se pres­ta­rían a ser la pá­gi­na iz­quier­da de Fe­de­ri­co Pi­ne­do, Car­los Me­nem y Er­nes­to Sanz.

Pe­ro to­do lo tó­xi­co que tie­ne la opo­si­ción no es su­fi­cien­te co­mo pa­ra pen­sar que se di­lui­rán por sus pro­pias de­bi­li­da­des. Co­men­zó, el mis­mo miér­co­les, un pro­ce­so de mo­vi­li­za­ción, que va des­de los lla­ma­dos a las ra­dios y los men­sa­jes por co­rreo elec­tró­ni­co has­ta la con­vo­ca­to­ria a la mo­vi­li­za­ción po­pu­lar. Sin du­da, el kirch­ne­ris­mo de­be­rá pre­pa­rar­se pa­ra un pe­río­do no tan bre­ve, pa­ra so­por­tar una can­ti­dad de ad­ver­si­da­des bien re­ves­ti­das de ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Y, si quie­re acu­mu­lar pres­ti­gio y fuer­zas, de­be­rá man­te­ner la cal­ma y es­pe­rar que, co­mo de­cía Al­fre­do Zi­ta­rro­sa, crez­ca des­de el pie.

La par­ti­ci­pa­ción, la or­ga­ni­za­ción y la pro­fun­di­za­ción de la dis­tri­bu­ción del in­gre­so. Hay mu­chas vo­ces que, su­ges­ti­va­men­te, no se hi­cie­ron es­cu­char lo su­fi­cien­te en es­tas ho­ras. Des­de los mo­vi­mien­tos so­cia­les has­ta la di­ri­gen­cia sin­di­cal y te­rri­to­rial. La de­re­cha con­ser­va­do­ra ga­nó la ma­yo­ría en las co­mi­sio­nes del Se­na­do. Un da­to pa­ra te­ner en cuen­ta y que les per­mi­ti­rá una cuo­ta de po­der -real- en la vi­da ins­ti­tu­cio­nal. No más que eso. A no per­der la pa­cien­cia, por­que La­ti­noa­mé­ri­ca -y la Ar­gen­ti­na- apren­die­ron bas­tan­te en es­tos años.

Buenos Aires Económico

06/03/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Policía de EEUU arresta a 150 estudiantes en manifestación pacífica a favor de educación pública


5 de marzo , 2010

En Oakland, la policía arrestó al menos a 150 estudiantes que participaban en una protesta nacional y pacífica contra los recortes presupuestarios a la educación pública en ese país.

Según los reportes de agencias de noticias, los manifestantes frenaron el tráfico de una autopista por una hora, aproximadamente.

En Long Beach se manifestaron más de 2500 profesores, estudiantes y trabajadores. En el centro de Los Ángeles más de 2000. Y en Sacramento, a las puertas del Capitolio, otras mil.

Muy lejos de California, en Milwaukee, Wisconsin, la policía arrestó a más de 16 personas por intentar entrar en las oficinas de la administración universitaria y tirar hielo a los oficiales universitarios.

Marcha pacífica
En Santa Bárbara, unas mil personas, en su mayoría estudiantes universitarios (pero también estudiantes de primaria, profesores y trabajadores) marcharon por la calle principal para pedir al estado que deje de recortar gastos de educación.

La Universidad de California (UC) decidió aumentar el precio de la matrícula en un 32%, menos de un año después de subirla en un 9.3%. La ciudad de Santa Bárbara la semana pasada recortó 6 millones de dólares del presupuesto escolar de primaria y secundaria, cumpliendo órdenes del gobernador Arnold Schwarzenegger.

En este segundo recorte de presupuestos, despidieron, profesores, psicólogos, personal de mantenimiento y dejaron a un colegio sin enfermera; los estudiantes tendrán que acudir a la enfermera del colegio colindante.

La ex-alcaldesa Marty Bloom se dirigió a los manifestantes con megáfono, entre abucheos al gobierno de Sacramento. “El sueño californiano por el que vine aquí en los sesenta tiene que ocurrir, ustedes saben que podemos hacerle el boca a boca, podemos hacer que sobreviva”, dijo Bloom.

Salvo rara excepción, como en Santa Cruz, donde unos manifestantes rompieron el parabrisas de un automóvil, las manifestaciones fueron pacíficas, a pesar de que la policía anunció que podrían ponerse violentas.

Prioridades
“Es muy importante reestablecer las prioridades para que la juventud, los niños y la educación estén ahí arriba. (El gobierno de) Sacramento está robando dinero de las ciudades, al sistema universitario y a la educación. Cortar el presupuesto de educación es un ahorro falso.

El 17% del presupuesto del estado iba destinado a la educación hace 20 años. Ahora está en un 8%. El presupuesto de las prisiones era un 2% hace 20 años, y ha subido por encima del presupuesto de educación, hasta el 9%. Te van a pagar más si vas a prisión, ¡Qué locura!”.

El gobernador y el gobierno californiano dicen que no les ha quedado más remedio porque no hay dinero. Es “terrible” dijo Schwarzenegger el miércoles. “Les hace falta más dinero”. Aún así, fue él quien aprobó el corte del presupuesto educativo, para intentar paliar una falta de 20,000 millones de dólares en el presupuesto del estado.

Mientras los cortes en educación están a la orden del día en la primera potencia, la administración Obama  presentó, el mes pasado, la solicitud de gasto militar anual más grande de la historia, unos 708 mil millones de dólares para 2011, para su guerra global.

(Con información de VTV y PressTV

Cubadebate

06/03/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario