America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

“En Argentina se profundizan los procesos democráticos” – Mijail Gorbachov


22-05-2010 /

El ex presidente de la Unión Soviética y Premio Nobel de la Paz, Mijail Gorbachov, afirmó hoy que “en la Argentina se hicieron fuertes los procesos democráticos y que -año a año- se van profundizando luego de oscuros años de dictaduras y autoritarismo”.

El ex presidente de la Unión Soviética saludó al pueblo argentino por el Bicentenario.

El ex presidente de la Unión Soviética y Premio Nobel de la Paz, Mijail Gorbachov, afirmó hoy que “en la Argentina se hicieron fuertes los procesos democráticos y que -año a año- se van profundizando luego de oscuros años de dictaduras y autoritarismo. Por eso quiero desearle al pueblo argentino y a su gobierno mucho éxito”.Ante un pedido de un mensaje al pueblo argentino, con motivo del Bicentenario patrio, Gorbachov expresó que espera que haya “un festejo estupendo frente a una historia estupenda.

Argentina fue uno de los países que más progresaba y que más prosperaba, hasta que vinieron sucesos que dieron paso a las dictaduras”.

Y agregó, luego, que “se hicieron fuertes esfuerzos en los procesos democráticos que -año a año- se van profundizando luego de tiempos oscuros de dictaduras y autoritarismo”.

Quien fuera el hombre fuerte de la ex Unión Soviética, destacó que “con excepción de tres países, en Latinoamérica han llegado partidos de izquierda a los gobiernos. Esto demuestra que han habido enormes cambios y muy serios.

Latinoamérica aprendió de sus propios errores”, especificó. Consultado sobre el papel de los medios de comunicación, Gorbachov sostuvo que “es muy importante el rol que juegan entre gobernantes y sociedad porque es muy relevante la función en los procesos democráticos”.

También reconoció que el rol de los medios “genera mucho debate y polémica en los más diversos países del mundo”.

En el diálogo con Télam Gorbachov reconoció que los monopolios informativos “existen en cada país” y que deben “ser regulados, cada país debe poder encontrar su equilibrio y eso depende del Estado y de su sociedad”.

Y concluyó que si “hay un súper monopolio, es un problema que hay que solucionar”.

El Argentino

22/05/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , | Deja un comentario

Argentina – Fiesta patria


PANORAMA POLITICO

Por Luis Bruschtein

Con el escándalo de Mauricio Macri por el espionaje, que donde pone el ojo no se sabe qué más pone; Cobos que va al Colón, adonde no va nadie y en cambio no va a la cena adonde van todos, y el mambo de las dos catedrales, una con el arzobispo primado y toda la oposición, y otra con el enviado del Papa, la Presidenta y los gobernadores, este 25 de Mayo del Bicentenario se presenta movido. Es un país que después de muchos años propone y discute, que a pesar de soportar mal la polémica, por falta de costumbre, está envuelto en un debate que convoca pero que también confronta. Que produce acuerdos, rispideces y realineamientos. Es también una forma de proyectarse hacia el futuro al cumplirse los 200 años de la independencia.

Aunque también terminó por impactar en los festejos patrios, lo de Macri con el espionaje no tiene nada que ver con la independencia. El jefe de Gobierno porteño puede ser culpable o inocente en el escándalo del espionaje. Eso se verá en el juicio. Pero es evidente que existe una gran cantidad de indicios que lo involucran. Objetivamente, sus decisiones favorecieron el espionaje y además los espiados tenían intereses encontrados con él. Hay una cronología de llamados cruzados donde Macri aparece cada vez que Palacios y Ciro James jugaban a los espías. Son indicios más que suficientes para ser procesado. Hubiera sido escandaloso que Norberto Oyarbide no lo hiciera. Sin embargo, esos indicios no lo declaran culpable, todavía falta el juicio, pero desde el punto de vista político es una papa caliente que puede incinerar sus ambiciones presidenciales.

Al gobierno nacional no le conviene desbancar ahora a uno de los posibles competidores del 2011. Se ha dicho que la estrategia del kirchnerismo sería tratar de ganar en primera vuelta, pasando la línea del 40 por ciento de los votos y sacándole más del diez por ciento de ventaja sobre el segundo. En función de esa expectativa, el mejor escenario para una candidatura del oficialismo es el de una oposición fragmentada entre varios candidatos, Cobos, Carrió, Reutemann, Rodríguez Saá, De Narváez y Macri, con chances parecidas. Si los candidatos se empiezan a caer antes de largar, eso favorecería la concentración del voto opositor. Hoy menos que nunca le conviene al Gobierno sacar a Macri de esa competencia.

Pero Macri no puede explicar la trama de relaciones que lo complican con su viejo amigo Palacios y el espionaje. Tendría que decir que son todas casualidades. Lo que es difícil de creer y en política eso es definitivo. Tendría que decir que fue ingenuo, que no sabía que su amigo Palacios, el hombre a quien él, como gobernante, identificaba como el policía ejemplar, fuera capaz de usar métodos ilegales. Aun ese escenario de inocencia sería contraproducente en la política donde la estupidez es lo que menos se perdona.

Metido en el baile, inocente o culpable, para Macri todas son feas. Menos una: victimizarse y echarle la culpa al gobierno nacional, en lo cual también tendrá el respaldo de los grandes medios, más preocupados en desgastar a los Kirchner que por el espionaje de la gente de Macri. Pero como recurso tiene un techo: el jefe de Gobierno porteño está tan evidentemente involucrado que la queja será eficaz en el macrista más definido y no tanto entre el público en general. Para colmo, para ser creíble tiene que sobreactuar la furia contra el gobierno nacional por “el armado” perverso que le habría endosado.

En ese papel, desde que salió de la declaración indagatoria hace dos semanas, Macri disparó una andanada tras otra contra los Kirchner. Los acusa, sobre todo a Néstor, de haber armado la causa y sugiere que James era un submarino de la Policía Federal. Los funcionarios macristas que inundaron la TV con cuadros sinópticos surrealistas en un simulacro de explicación que no explicaba nada, sugerían que Ciro James ocultó que estaba en la Federal cuando se incorporó como funcionario de la administración porteña. Pero James ya había trabajado con Palacios, que encima no tuvo empacho en reconocerlo. Cualquier explicación que intentan se les escurre entre los dedos. El único recurso que les quedó fue tratar de desviar la atención.

En ese camino salió la peor imagen de las que puede proyectar Macri: la del cajetilla soberbio y algo tontón que hace desplantes y agresiones. El jueves a la mañana, poniendo cara de asco, entre burlón y grosero, dijo que el 25 de mayo debería soportar la presencia de Néstor Kirchner en la función de gala del Colón, sólo porque se trataba del consorte presidencial. Fue una sobreactuación de mal gusto. Esa misma noche, la Presidenta le envió una carta diciéndole que no asistiría para evitarle presencias molestas. Lo ridículo fue que después de insultarla, Macri volvió a sobreactuar su esfuerzo para lograr que asistiera a su fiesta. “La investidura que tenemos debe estar por encima de las cuestiones personales”, dijo.

Y parte de razón tiene. En la actitud de Cristina Kirchner había seguramente algo más que justa indignación. Porque, de alguna manera, con esa carta ubicó nuevamente a Macri como opositor-interlocutor, algo que el jefe de Gobierno porteño estaba buscando desesperadamente para recuperar espacio. No es la primera vez que el kirchnerismo hace eso con Macri al darle aire porque lo prefiere como adversario. Pero durante todo el escándalo del espionaje, el gobierno nacional se había mantenido en silencio. Sólo hubo alguna intervención esporádica de Aníbal Fernández para rechazar las acusaciones de Macri. Además del arrebato personal, la carta tiene consecuencias.

Macri, con el resto de la oposición, irá al Tedéum en la Catedral de Buenos Aires, mientras la ceremonia religiosa oficial se celebrará en Luján. Con excepción de los primeros gobiernos de Perón, nunca la Iglesia Católica estuvo tan confrontada con un gobierno nacional. El arzobispo Jorge Bergoglio emprendió de entrada una cruzada casi personal contra los Kirchner. A veces en forma abierta y otras más sinuosa al estilo eclesial, Bergoglio bombardeó proyectos oficiales y sostuvo los opositores, un ámbito donde en la Capital tiene varias relaciones personales, desde el mismo Macri hasta Elisa Carrió, pasando por Gabriela Michetti. Cuando Cristina Kirchner decidió hacer el Tedéum oficial en la catedral de Luján, Bergoglio anunció que también lo celebraría en Buenos Aires y allí se anotaron los principales dirigentes de la oposición con la intención de provocar un hecho político per se. Y en el medio de esas disputas, el vicepresidente opositor, Julio César Cobos, no fue invitado a la cena del 25 de Mayo en la Rosada, pero anunció que estará en la fiesta del macrismo en el Colón.

Esa es la Argentina real. Otra imagen hubiera sido Photoshop. La oposición no cedió ni un tranco de pollo en pos de la unidad del Bicentenario ni de nada, pero la reclama como si hubiera hecho algo por lograrla. En un escenario de pasiones menores, el más interesado en esa fotografía de la unidad hubiera sido el Gobierno. A la oposición, en cambio, le interesó menos la unidad que mostrar al Gobierno como intolerante y divisionista. La unidad tiene sentido en función de un proyecto. En el primer Centenario el proyecto no sólo dejaba fuera a los pueblos originarios y a los trabajadores, sino que además trataba de exterminarlos y sobreexplotarlos entre semanas trágicas y campañas del desierto. Esa fue la “unidad”. Esta vez, los pueblos originarios y los trabajadores han participado con su propia voz, con una mirada crítica pero propositiva. Y los que no coinciden con el proyecto que propone el oficialismo ni siquiera han sido reprimidos. La negativa del Gobierno a reprimir también ha generado división con esa oposición que al mismo tiempo que le pide que reprima, lo acusa de autoritario.

Página 12

22/05/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , | Deja un comentario

Caso Noble: Revelan trámite de Magnetto ante Videla


Denuncia del ex dueño de La Razón

21-05-2010 /  El ex propietario del diario La Razón, José Pirillo, admitió que el propio CEO de Clarín, Héctor Magnetto le reconoció haber tramitado ante el dictador Jorge Rafael Videla, la entrega de dos niños a Ernestina Herrera de Noble. Además, denunció ante la Asamblea de accionistas de Papel Prensa, cómo despojado de su diario.


Los hermanos Noble Herrera.

El ex propietario del diario La Razón, José Pirillo, reveló que el propio CEO de Clarín, Héctor Magnetto le reconoció haber tramitado ante el dictador Jorge Rafael Videla, la entrega de dos niños a Ernestina Herrera de Noble. Además denunció, ante la Asamblea de accionistas de Papel Prensa, de que manera fue despojado de su diario.

“Magnetto me dijo que él tenía suficiente poder como para representar a la señora de Noble porque era el albacea de sus hijos y además él se los había gestionado ante Videla”, señaló Pirillo durante la asamblea.

En tanto, en la misma reunión, la ex accionista de Papel Prensa, Lidia Papaleo de Graiver, brindó su testimonio de cómo la obligaron a desprenderse su participación en la empresa.

Pirillo relató de forma explícita, según consta en un acta labrada por una escribana a la que Télam tuvo acceso, “la experiencia vivida en esta empresa” desde que compró el diario La Razón.

“Me encontré -dijo Pirillo- con imposiciones que me querían poner los sindicatos en acuerdo previo con la Junta Militar efectuado con motivo de la adquisición o la expropiación de las acciones de Papel Prensa”.

Recordó que “el 3 de abril de 1985 fue la primera vez que vengo a Papel Prensa, porque compré las acciones de La Razón el 29 de marzo de 1985. Fui informado por Patricio Peralta Ramos de los mecanismos que se habían utilizado para la supuesta compra de acciones”.

“Le manifesté -agregó- que yo no encontraba en la contabilidad de La Razón los aportes efectuados por La Razón. Me contestó que no los iba a encontrar porque realmente no se habían hecho aportes sino que los aportes que debían hacer los tres diarios a Papel Prensa se habían efectuado vía retornos que pagaban las empresas constructoras de la planta de Papel Prensa”.

Detalló que “dentro de los acuerdos previos que me dijeron que existían, estaba no publicar en los tres diarios nada que atentase contra la Junta Militar, porque a su vez ponía en peligro la democracia que recién se había instalado en el país”.

“En ese momento le manifesté al señor Magnetto que yo le reconocía el carácter de Gerente General pero que existía un convenio de sindicación de dueños de los tres medios y que por consiguiente le solicitaba la presencia o quería hablar con la señora Ernestina de Noble. Montó en cólera por mi postura y me dijo que él tenía suficiente poder como para representar a la señora de Noble porque era el albacea de los hijos de la señora de Noble y además él se los había gestionado ante Videla”, remarcó.

Explicó que “los otros enfrentamientos que tuvimos en mi transcurso acá en Papel Prensa fue justamente por la apropiación que estaban haciendo los tres diarios en forma ilegal de los bienes de la empresa vía manipular el precio de venta a los tres diarios”.

En ese sentido aclaró que de casi 13.000 toneladas que se producían, 8.500 se llevaba Clarín, 2.500 se llevaba La Nación, apenas 1.000 La Razón y el resto, unas 300 toneladas, se les vendía a otros diarios.

“Al ver lo exiguo de la cantidad me pareció que era una burla en la Memoria del balance decir que se proveía de papel de diario a noventa diarios del país”, insistió Pirillo. Se refirió además a la diferencia de precio que pagaban los diarios, indicando que “en ese momento, nosotros pagábamos el papel a 320 pesos la tonelada”.

Contó que se logró la resolución de 590 pesos la tonelada, o sea 30 pesos más barato que lo que era Papel de Tucumán; pero que el Directorio impuso un precio arbitrario de 420 pesos, no 590, con lo cual Clarín, con ese valor tenía un diferencial mensual de 2.400.000 dólares porque era el mayor cliente que retiraba papel a ese precio.

Detalló que sus discusiones con Magnetto surgieron justamente por ese tema. “Yo sostenía que como cada diario tenía, y de acuerdo al convenio de sindicación, el 33 por ciento del poder, le correspondía a cada diario el 33 por ciento de la producción de papel, y después que decidiera cada diario qué hacer con ese papel, si vendérselo a uno de los sindicados o venderlo libremente en el mercado. Pero lo cierto era que Clarín se llevaba más de 8.500 toneladas de papel”, puntualizó.

Relató luego como fue despojado de su diario mediante una maniobra de sus propios abogados, con la connivencia de un juez que vendió las acciones de Papel Prensa, cosa que no podía hacer; a Clarín y La Nación, en un precio tan vil de 6 millones de dólares por el 13 por ciento del paquete accionario”.

Explicó que al juez del concurso de La Razón “se le pidió juicio político en el año 1990-1991. Hay una resolución del 18 de julio de 1991 de la Corte Suprema donde ordena el enjuiciamiento del juez Foiguel López por las irregularidades cometidas en la transferencia del paquete accionario de José Pirillo y de Papel Prensa”.

De la misma manera Lidia Papaleo de Graiver comentó los pormenores de una reunión que mantuvo “con un señor de “La Nación” muy alto, Campos Carlés” y con Magnetto. “Yo siempre he dicho que me acuerdo más de los ojos y de la cara de Magnetto que la de mis torturadores. Él me dijo que tenía que firmar”.

Recordó que “al día siguiente, nos reunimos de nuevo y Sofovich que era de Clarín me llevó a la salida y, estaba el contador mío, me dijo “¿Usted sabe cómo fue la historia de Clarín? Usted ahora se va de acá. Tome un avión adónde pueda, y que después alguien se ocupe, pero váyase ya”. Esa noche me secuestraron”.

Indicó que en esa reunión “estaba el gordito Mitre de La Nación, Carlés, Sofovich, estaba Magnetto. Estaban todos, pero no juntos. A mi me llevaron siempre a La Nación”. Reveló luego que nunca tuvo una reparación total del patrimonio perdido, solo “una reparación parcial dispuesta por el gobierno” y que “hay bienes que todavía no se han podido recuperar. El acuerdo al que llegamos con Alfonsín tuvo idas y venidas hasta 1989”.

“Del capital que teníamos a la muerte de David sólo cobramos un 20%. Ahora estoy buscando algunas cosas de recuerdo para mis nietos. Trabajo porque me gusta y mi gran ilusión es que Papel Prensa sea verdaderamente una gran empresa”, señaló finalmente.

El Argentino

22/05/2010 Posted by | General, Historia, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario