America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

La asesina arrogancia del lenguaje



de Claudia Gantus

Desde ayer me da vueltas esta idea. Por suerte no pierdo la capacidad de asombro. Escucho al senador mendocino Ernesto Sanz, presidente de la UCR, afirmar con vehemencia que por el subsidio del Gobierno, los pobres consumen más drogas y gastan más en juego. Con ligereza se pasa a debatir sobre la Asignación Universal por Hijo. Pero, ¿qué es lo que hay que debatir? Las palabras de Sanz me suenan arrogantes. Tal vez para muchos sea benévolo mi calificativo. Sin embargo me parece necesario desenredar un poco este concepto. Palabra arrogante. La arrogancia es un creer saber del otro, que juzga desde la inacción. Soberbia del saber qué te pasa, qué necesitás, qué debés hacer. Arrogancia del que espera, inmóvil (al borde del camino, diría don Mario) que corrobores su prejuicio. Se jacta de su iluminado entendimiento, que cosifica al otro, lo vuelve objeto, lo mata. La arrogancia de las palabras de Sanz asesinan, disparan, matan al otro, para adueñarse de sus decisiones, de su libertad. Porque la libertad del otro asusta, hace tambalear esas propias seguridades, (falsas, como toda seguridad), y lo deja en falta. Arrogancia: no puedo darte dinero, porque no sabés en qué gastarlo. Yo sí sé cómo se gasta el dinero. Arrogancia: si te doy dinero, seguro lo gastarás en algo malo, inútil, inapropiado. Yo sí sé en qué debo gastar mi dinero (y el tuyo). Arrogancia: además de ser pobre, sos incapaz, incompetente, inepto. Yo soy el dueño de las capacidades, las aptitudes y las competencias necesarias para “saber”. Arrogancia asesina. Discurso que mata. Discurso exterminador. Discurso de la oligarquía. Discurso del poder que constituyen unos pocos poderosos que se unen para que todos los negocios y sus beneficios dependan de su arbitrio.

La Asignación Universal por Hijo es una política de Estado. No es una medida reparadora, en el sentido que pueden entenderse los parches con los que se remienda una situación. Es parte de un proyecto tendiente a construir un escenario más igualitario, más justo. No se trata de solidaridad ni de beneficencia. AUH, que suma controles de salud, escolaridad, documentación. AUH que le permite a Diego, de 16, volver a la escuela (aunque la escuela a veces, muchas veces, no sepa qué hacer con él). AUH que le permite a Mary ir al supermercado y elegir qué darle de comer a sus hijos (aunque la herencia de haber recibido el tapper con el guiso de la escuela durante años la deje desorientada frente a las góndolas). AUH que le permite a Darío tomarse unos mates a la mañana y llevar a las chiquitas al jardín, antes de juntarse con los compañeros para seguir arreglando la plaza del pueblo. Es inclusión, cimentada en la confianza. Y quien confía en el otro no sabe. La confianza es humilde. No sé de vos, pero confío y te espero. Sé que muchos considerarán ingenuo mi planteo. Y se que abundarán los ejemplos, y contra Diego me hablarán de Juan, y contra Mary me hablarán de Rosa, y contra Darío me hablarán de Pablo. Arrogante y soberbia clase media, que desde la inacción de su egoísmo, prefiere asesinar con su discurso. No es ingenuidad, sino proyecto. Los proyectos llevan tiempo. Un tiempo que no nos pertenece. Un tiempo del que no podemos adueñarnos. Porque hay algo que escapa a la propiedad privada: ” El deseo de construir un país para TODOS”.

Agencia Paco Urondo

01/06/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Pasada la euforia electoral, la guerra que desangra a Colombia sigue ahí: jurista


Lejos de su desaparición, las FARC y el ELN han tomado un segundo aire, señalan analistas

Jorge Enrique Botero

Especial para La Jornada

Periódico La Jornada
Martes 1º de junio de 2010, p. 21

Bogotá, 31 de mayo. Las 21 acciones armadas reportadas durante la jornada electoral del domingo en Colombia volvieron a poner sobre la mesa de discusión el crucial tema del conflicto armado que desangra a esta nación sudamericana desde hace seis décadas.

Según la Misión de Observación Electoral (MOE), organismo multidisciplinario integrado por expertos nacionales e internacionales, a lo largo de las ocho horas que duraron abiertas las urnas sucedieron enfrenamientos entre guerrilleros y miembros de la fuerza pública, así como hostigamientos, retención de jurados y equipos periodísticos por parte de grupos armados, en diversas regiones de la geografía colombiana.

La misión precisó que los choques, con saldo de dos soldados muertos y un insurgente abatido, así como decenas de heridos, tuvieron lugar en los departamentos de Valle y Tolima, al centro-occidente del país; Caquetá, Meta y Guaviare, al oriente; Nariño y Putumayo, al sur, muy cerca de la frontera con Ecuador, y Bolívar y Guajira, en el norte, hacia costa Caribe y la frontera con Venezuela. Es decir, en todos los puntos cardinales de la geografía nacional.

Estos episodios ocurren apenas cinco días después del ataque de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a una patrulla militar que dejó nueve infantes de marina muertos en campos de batalla del departamento de Caquetá, la región en la que más recursos económicos y bélicos ha invertido el gobierno en los últimos ocho años.

Pasaron las encuestas, pasaron las elecciones, pasó la euforia de unos y el llanto de otros, y la guerra sigue ahí, dijo a La Jornada el jurista Miguel González, quien, además de ser defensor de derechos humanos, hace un juicioso y sistemático seguimiento a la guerra.

Comentó que no deja de ser curioso que el general Freddy Padilla, comandante de las fuerzas militares, quien anunció en marzo de 2008 el fin del fin de las FARC, haya presentado su renuncia la semana pasada en medio de intensos combates con la insurgencia. Todos los generales le aseguran al país que acabarán con la guerrilla y todos pasan al retiro a escuchar las noticias diarias de esta guerra sin fin, ironizó González.

Por su parte, la senadora Piedad Córdoba, quien ha sido protagonista en las liberaciones de civiles y miembros de la fuerza realizadas unilateralmente por las FARC, comentó que le había llamado la atención que la guerrilla hubiera entregado a sus cautivos en el mismísimo epicentro de las operaciones contrainsurgentes conocidas como Plan Patriota.

Córdoba dijo a La Jornada que durante las más recientes liberaciones pudo ver a unas fuerzas guerrilleras con claro dominio del territorio y notorio apoyo de las comunidades locales. Los miembros de la comitiva que viajamos a recibir a los rehenes no vimos a los guerrilleros harapientos, desnutridos y mal armados que nos vende la versión gubernamental sobre la guerra. Todo lo contrario, reveló.

Analistas del tema militar recordaron que durante las citadas liberaciones, las FARC hicieron un sorprendente alarde tecnológico al enviar al canal TeleSur imágenes de lo que acontecía en tiempo real, desmintiendo las versiones oficiales de que una de sus principales debilidades es su total incomunicación.

Tras los duros golpes recibidos por las FARC en marzo de 2008, mes en el que murieron tres miembros de su cúpula, entre ellos –de muerte natural– su máximo líder, Manuel Marulanda Vélez, la mayoría de expertos vaticinó un vertiginoso derrumbe de esta organización guerrillera.

Sin embargo, como lo atestigua un informe de la acreditada Fundación Arcoiris, divulgado en abril pasado. Las FARC y el ELN no sólo no fueron destruidas, sino tomaron un segundo aire y han recobrado la iniciativa en el terreno militar, demostrando una gran capacidad de recuperación.

Argumentando la urgencia de que los colombianos votarán por candidatos favorables a una salida militar del conflicto, el ex ministro de Defensa Juan Carlos Esguerra resumió en una frase el panorama actual del orden público en Colombia: Las FARC están más vivas que nunca, dijo el día de los comicios.

Las FARC, por su parte, se pronunciaron en vísperas de las elecciones del pasado domingo ratificando su decisión de buscar caminos de diálogo para terminar la guerra, al tiempo que advertían sobre su capacidad de mantenerse en armas y realizar acciones en todo el territorio nacional en caso de que el próximo gobierno insista en el empeño de exterminarlas.

Los comentaristas políticos coinciden hoy en que, con la contundente victoria del domingo, que lo deja a las puertas de la Casa de Nariño, Juan Manuel Santos se inclinará por profundizar la ofensiva contra las guerrillas, más aún cuando en el comienzo de su eventual mandato entrarán plenamente en vigor los acuerdos militares entre Colombia y Estados Unidos, que incluyen el uso de siete bases militares colombianas por fuerzas estadunidenses.

LA JORNADA – MÉXICO

01/06/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Israel: salvajismo tolerado


Foto: Agencia EFE

El cruento asalto emprendido antenoche por militares israelíes contra una flotilla de seis embarcaciones que se proponía llevar ayuda humanitaria a la cercada población de Gaza –que dejó un saldo de 19 activistas muertos y decenas de heridos– es consecuencia de los inaceptables márgenes de impunidad que Estados Unidos y Europa occidental han otorgado al régimen de Tel Aviv para que cometa toda suerte de crímenes de guerra, atropellos y violaciones a los derechos humanos, no sólo contra los palestinos, prisioneros en su propia tierra, sino también contra cualquier expresión de solidaridad para con ese infortunado pueblo. Los gobernantes israelíes saben que pueden cometer cualquier delito, en cualquier lugar del mundo, sin que ello les acarree consecuencias negativas.

Tal es la circunstancia en la que se produjo la agresión, en aguas internacionales del Mediterráneo, contra la Flotilla de la Libertad, en las que viajaban unos 700 integrantes de organizaciones humanitarias de varias nacionalidades –turcos, principalmente– y que transportaba cerca de 10 mil toneladas de ayuda humanitaria (alimentos, medicinas, material educativo y de construcción) a la franja de Gaza, la cual padece un despiadado bloqueo por parte de Tel Aviv.

Como es su costumbre, la propaganda oficial israelí presentó a los agredidos como agresores y los acusó de haber atacado, golpeado y apuñalado a los efectivos castrenses que tomaron por asalto las embarcaciones y dispararon indiscriminadamente contra quienes se encontraban en ellas.

Tales falsificaciones propagandísticas muestran claramente que el ataque contra las embarcaciones humanitarias no fue un caso aislado de descontrol, sino consecuencia de una decisión de Estado a la que no se le puede ver más propósito que descarrilar los esfuerzos diplomáticos que venían realizándose con miras a aliviar, así fuera en una mínima medida, la ocupación depredadora en Cisjordania y el cerco israelí contra Gaza, cuya población ha venido padeciendo actos de genocidio que evocan, de manera inevitable, la circunstancia terrible de los judíos que fueron hacinados y masacrados por los nazis en el gueto de Varsovia.

En esta perspectiva, las balas que segaron la vida de más de una decena de activistas pro palestinos habrían ido dirigidas en última instancia, y en forma por demás certera, contra la política hacia Medio Oriente emprendida por la administración de Barack Obama.

La indignación mundial generada por la agresión contra la Flotilla de la Libertad, caracterizada por gobiernos y organizaciones sociales como un acto de terrorismo de Estado, no basta, sin embargo, para poner un alto a la impunidad con la que se ha conducido desde siempre el gobierno israelí. Las manifestaciones y las muestras de repudio contra las acciones criminales de ese régimen parecen haber generado un umbral de tolerancia que permite a Tel Aviv proseguir con sus crímenes de guerra, incluso en medio del rechazo planetario.

Este fenómeno hace necesario redirigir los esfuerzos sociales de solidaridad hacia los palestinos y reformularlos en exigencias concretas dirigidas a los gobiernos de Estados Unidos y Europa occidental: las notas diplomáticas deben ser remplazadas por sanciones políticas y económicas concretas, así como por acciones judiciales orientadas a llevar a los gobernantes de Israel a las instancias internacionales de justicia. Cabe recordar, en este punto, la doble vara que ha caracterizado la conducta de las naciones ricas de occidente, las cuales arrasaron a Irak y a Serbia, y sometieron a juicio a sus ex gobernantes, por atrocidades no muy distintas de las que Israel ha cometido en la Palestina ocupada y en otras partes del mundo.

Si Washington y la Unión Europea permiten que quede impune la agresión criminal, perpetrada en aguas internacionales, contra las embarcaciones civiles que se dirigían a Gaza en una misión humanitaria, anularán con ello sus discursos a favor de la legalidad internacional, los derechos humanos y la justicia, y el mundo avanzará no hacia la civilización, sino hacia el salvajismo.

La JORNADA – EDITORIAL

http://www.jornada.unam.mx/2010/06/01/index.php?section=edito

01/06/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Medios, las consecuencias de mentir 2.000 veces


28-05-2010 /


Rodolfo Luis Brardinelli

“Kirchner en su mejor momento” se titula una nota firmada que La Nación publicó hace unos días. El tema de la nota es la mejora en la intención de voto del ex presidente que vienen marcando las últimas encuestas. En notas anteriores de ese medio, y de otros, ya habían dado cuenta también de la mejora de la imagen pública del Gobierno y de la recuperación del kirchnerismo, contra todo lo que se había vaticinado con insistencia, de un espacio político que consideraban definitivamente perdido.

En la nota mencionada, como también en otras similares, se enumeran las posibles causas del repunte. Se alude a subsidios millonarios, al “fútbol para todos” y hasta se reconoce, con una advertencia a los “gurúes” de la economía por sus fallados pronósticos, que “a la Argentina no le va tan mal como venían anunciando”. Sin embargo, el peso del fenómeno se atribuye a los medios. En especial al “dispositivo de prensa oficial y paraoficial más poderoso de la historia reciente”, a los programas de televisión que escrachan periodistas rebeldes y a comunicadores que pasaron de la crítica al enamoramiento del Gobierno y ahora “salen de gira … con todos los gastos pagos”.

La argumentación es obviamente discutible. Se podría, por ejemplo, señalar la forma en que se omite reconocer logros del Gobierno entre las causas del repunte o se podría recordar que el aparato del Estado, por grande que sea, sigue siendo pequeño y débil frente al tamaño y al poder de penetración del aparato formado por los multimedios concentrados.

Sin embargo, la reflexión que intentaremos aquí es: la responsabilidad de los medios por la remontada oficialista, ¿no alcanzará también a los medios concentrados? Los monopolios de medios, en especial quizás el encabezado por Clarín, ¿no estarán contribuyendo a ese cambio?

En una nota anterior nos preguntábamos por qué algunos medios a pesar de la forma evidente y desembozada en que sesgan, tergiversan y falsean las noticias, siguen siendo referentes de muchos de sus receptores.?La respuesta, planteada en forma de hipótesis, era que muy posiblemente esos medios siguen siendo elegidos por un número significativo de receptores que no busca en ellos información medianamente confiable sino que los siguen porque son su fuente de opinión, porque lo que persiguen no es información “seria y objetiva sino apenas algo de letra para reforzar sus posturas y convicciones previas (…) Posturas e ideas que necesitan revalidar, saber que son compartidas por otros muchos”.

Es claro, sin embargo, que esta hipótesis, aún en el caso de resultar válida, deja sin responder por qué otros muchos receptores, los que no tienen ni las posturas y convicciones, ni los prejuicios y odios de los anteriores, o los tienen en grado menor, siguen adhiriendo a esos medios. ¿Por qué lo hacen, qué encuentran en ellos o, y ésta es seguramente la incógnita más importante, qué hacen con la información que reciben? ¿La aceptan y, tal y como les llegó, la convierten en parte de sus opiniones y sus decisiones? ¿O antes la procesan o la digieren, consciente o inconscientemente, de alguna forma?

De estas últimas cuestiones se han ocupado, largamente y desde hace años, las distintas teorías de la comunicación. Las respuestas, aunque no son ni simples ni uniformes, en general coinciden en que los hombres no somos “vasijas vacías” que los medios “llenan” a voluntad, que “algo” ya “tenemos adentro” cuando llega el nuevo contenido. Cuánto y qué tenemos adentro, cómo reacciona ese contenido preexistente con el contenido que se incorpora y qué resulta de la mezcla es un tema que, por su evidente complejidad, debiera desalentar las respuestas rápidas y generales. La nota de La Nación invita, sin embargo, a asumir el módico riesgo de hacer alguna reflexión al respecto.

Cuando un medio elige que su título de tapa esté, durante más de diez días consecutivos, dedicado a denunciar negociados del Gobierno como si ningún otro hecho político importante se hubiera producido en ese lapso, ¿no está descubriendo su parcialidad y su intención ante sus lectores? Aún dando por ciertas las denuncias, ¿no es razonable pensar que el lector, consciente o inconscientemente, percibe que tratan de manipularlo y, consciente o inconscientemente, trate de defenderse?

La pregunta, que alcanza a todos los medios sin importar su posición, se refiere a los márgenes de distorsión o falsedad que los receptores pueden tolerar. La pregunta es cuál es el límite de la credibilidad y si, superado ese límite, el receptor no se hace más refractario a estos mensajes y más permeable a otros de signo inverso, o al menos diferente.

La pregunta es, finalmente, si los monopolios de medios no habrán superado el límite de la credibilidad y si no han pasado a tener alguna cuota de responsabilidad, aunque sea mínima, en el cambio del humor social sobre el Gobierno. Quizá finalmente sea cierta una frase oída hace un tiempo “repetir una mentira mil veces puede hacer que parezca verdad, repetirla dos mil hace evidente el engaño”.

*Grupo de Estudios Sociales de la Vida Penitenciaria (GESVIP) Centro de Derechos Humanos “Emilio F. Mignone” Universidad Nacional de Quilmes

Buenos Aires Económico

01/06/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , | Deja un comentario

Mauricio Macri – PROblemas con la ley


Mordaza. Para los jueces Liberatori y Gallardo, el jefe de gobierno quiere “disciplinarlos”.

27-05-2010

Jueces de la Ciudad de Buenos Aires denuncian presiones del gobierno de Mauricio Macri.

Por C.R.

Es un hecho: Mauricio Macri tiene problemas con la ley. Y no sólo con el juez federal Norberto Oyarbide, al que ahora intenta recusar por segunda vez luego de que el magistrado lo procesara por considerarlo “partícipe necesario” de una “asociación ilícita” dedicada a tareas de espionaje. El jefe de gobierno porteño también mantiene una dura cruzada, casi personal, con un grupo de jueces “díscolos” de la ciudad de Buenos Aires: cinco miembros del fuero en lo Contencioso Administrativo y Tributario que dictaron fallos a contramano de los deseos del líder del Pro, a quien acusan de montar una caza de brujas para “amordazar” a la Justicia.

La tensión no es nueva: desde que llegó al poder, Macri optó por tener una relación virulenta con los miembros de ese fuero, encargado de intervenir en causas que involucran a la administración pública y que suelen poner en evidencia las falencias del macrismo en materia social.

“Queremos informar a todos los ciudadanos de la ciudad que no podemos trabajar, no nos dejan trabajar, intentan disciplinarnos”, sostuvo ante los medios Roberto Gallardo. El magistrado y cuatro de sus compañeros de fuero están demandados por el macrismo y su bloque de legisladores ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ) porteño, por un supuesto “conflicto de poderes”, luego de que fallaran cinco veces contra el proceso por el que Macri busca nombrar en esa magistratura a Daniela Ugolini.

Al cierre de esta edición, Gallardo y su colega Elena Liberatori, también demandada, brindaban una conferencia de prensa advirtiendo sobre el hostigamiento al que se sienten sometidos por el Pro, y se preparaban para asistir a la audiencia pública donde deberán comparecer frente al STJ.

Antes del affaire Ugolini, otras medidas adoptadas por estos jueces habían desatado la ira del jefe del Pro: el fallo contra la intervención de la obra social de los municipales, el freno al intento de despido de 2.400 contratados, la traba a la habilitación irregular del Shopping Dot y la sentencia contra el gobierno por la muerte de un bebé en una suerte de centro de evacuados en el Parque Roca.

Con esos antecedentes, la intención del oficialismo de propiciar la llegada al STJ de Ugolini, que como fiscal de cámara ya había mostrado su afinidad con la gestión macrista, acabó por llevar el enfrentamiento al terreno de las acciones directas. Pero los cinco miembros del “fuero rebelde” siguieron marcando las varias irregularidades de un proceso de designación donde abundaron presiones por parte del Ejecutivo. Tanto fue así que el STJ, luego de una visita personal de Macri, aprobó un per saltum y ordenó capturar los expedientes que trababan el avance del mecanismo de selección. En ese corpus incautado, uno de los puntos críticos eran los antecedentes de la candidata macrista, que además de sumar críticas en el ámbito académico y tribunalicio, también fue cuestionada por su declaración jurada.

El empeño de Macri en una lucha que en sus propias filas ya comienzan a dar por perdida, por el repudio externo y las fisuras internas, responde a que el supuesto voto que Ugolini garantizaría, de acceder al Supremo Tribunal, destrabaría cualquier obstáculo judicial. Sin embargo, después de la denuncia de los magistrados porteños, muchos en el Pro consideran que no es bueno que su procesado jefe siga sumando problemas con la ley.

Veintitres

01/06/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , | 2 comentarios