America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Operativo “escandalización” del Presupuesto, parte II


Miente, miente, que algo quedará

Publicado el 19 de Noviembre de 2010

Clarín y La Nación informaron que el oficialismo frenó la investigación por las supuestas “coimas”. Pero sus mismas crónicas explicaron que fue la Comisión de Asuntos Constitucionales la que desechó las denuncias por “ambiguas y sin pruebas”.

Curiosa (por no decir mendaz, parcial y engañosa). Así podría calificarse a la edición que tanto Clarín como La Nación realizaron ayer sobre la reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales que el miércoles intentaba revelar la verdad sobre las supuestas “presiones” a las diputadas Cinthia Hotton (Valores por mi País) y Elsa Álvarez (UCR) para que votaran a favor del presupuesto.
Según las crónicas, por lo menos 19 de los 35 diputados que integran la comisión tenían decidido desestimar las denuncias por falta de pruebas, argumentando además que las supuestas “presiones” no constituyeron delito. “En efecto –explicó La Nación– el oficialismo junto a Proyecto Sur, GEN, PRO y el Partido Socialista entendieron que de los relatos de las diputadas no surgieron elementos contundentes que ameritaran una investigación.”
Horas antes –consignaron las notas– las diputadas Elisa Carrió, Hotton y Álvarez habían realizado sus declaraciones, sin aportar pruebas sobre sus denuncias. Hotton presentó un escrito en que, si bien en ningún momento habló de ofertas de dinero u otros bienes económicos, sí mencionó el nombre de la diputada del FPV Patricia Fadel, quien (y esto dicho por La Nación) fue capaz de defenderse “airadamente”.
Clarín, mientras tanto, relató que “Álvarez reveló que recibió cuatro llamados de oficialistas. Uno de alguien que se presentó como ‘secretario privado de De Vido’ para comunicarla con el ministro de Planificación, a lo que la diputada se negó. Otros dos de José Granero, titular de la Secretaría de Lucha contra el Narcotráfico, a quien dijo conocer por ser de la misma provincia. ‘¿Te causaría mucho perjuicio retirarte a la hora de la votación?’ dijo que le preguntó. También aseguró que la llamó Nelson Gleadell, intendente kirchnerista de su localidad, diciéndole que ‘pueden caerse’ obras para ese distrito. ‘No hubo ofrecimiento de ningún tipo, pero por la insistencia sentí una grave perturbación de mi ánimo’, concluyó Álvarez.” “No hablé con ningún diputado –citó La Nación al ministro de Planificación Federal–, y si hablara les diría que aprueben el Presupuesto, porque el país lo necesita para seguir creciendo, tal como ha venido ocurriendo desde 2003 hasta ahora.”
La investigación continuará de todas formas en la justicia, ya que la jueza María Servini de Cubría citó a ambas diputadas para determinar si hubo algún tipo de delito. “En el juzgado consideran que no están colaborando, y advierten que el límite entre un delito y las prácticas institucionalizadas es muy fino”, reveló ayer Tiempo Argentino.
Frente a este panorama, resulta sorprendente que Clarín y La Nación informaran que el oficialismo frenó la investigación por las denuncias de presiones, una interpretación para la que ninguno de los dos diarios pudo aportar a lo largo de sus coberturas un solo argumento.  

LA TROMPADA. “Trompada peronista cerró debate.” Ámbito Financiero relató con pelos y señales la cronología de la reunión en que la peronista disidente Graciela Camaño, jefa de la Comisión de Asuntos Constitucionales, “pretendía diferir 24 horas la firma de los dictámenes de la comisión por las denuncias de Álvarez, Hotton y Carrió sobre presuntas presiones, favores y sobornos para facilitar la aprobación del Presupuesto en la sesión de la semana pasada. En ese momento, Kunkel comenzó a leer a los gritos el artículo 110 del reglamento de la Cámara, donde se determina que los dictámenes deben ser firmados mientras sesiona la comisión: ‘Los despachos de comisión sólo podrán ser firmados, en la sala respectiva, por los miembros asistentes a la reunión en que hayan sido aprobados; o a la mayor parte de las reuniones en que se los haya considerado, cuando estas fuesen más de dos’.”  “Mientras Kunkel subía la voz en la lectura del articulado, Camaño abandonó la silla y se plantó a la derecha de la silla del secretario general de la Presidencia”, continuó la nota. “‘La presidente de la Comisión soy yo y usted me debe respetar, diputado’, fue la exigencia de Camaño. Kunkel seguía leyendo mientras la diputada le movía la silla. Pero hubo una frase de Kunkel que tácitamente aludió a Barrionuevo. ‘Si diferimos estas denuncias 24 horas, va a pasar como en Catamarca, donde quemaron las urnas’, en referencia a la interna del PJ que tuvo como protagonista en más de una ocasión al esposo de Camaño. ‘Engendro, pedazo de imbécil’, le dijo Camaño a Kunkel, quien, sin mirarla ni alterarse, le respondió: ‘Como tu marido, que dijo que había que dejar de robar por dos años, pero siguió robando’.” Fue cuando la diputada reaccionó con un violento golpe, levantó la reunión y sólo se presentó el dictamen de rechazo a las denuncias del Frente para la Victoria”, concluyó Ámbito.
Con un relato similar, Página/12 habló de un “Manotazo de ahogado”, explicando que “en medio de la puja por evitar que así se archive el caso, Graciela Camaño golpeó al diputado Kunkel”. Varios medios reprodujeron el comunicado del Frente para la Victoria, donde se señaló que “es evidente que esto obedece a la desesperación de un sector político que, en la impotencia de no poder imponer sus puntos de vista, apela al escándalo de las falsas denuncias y hasta la violencia fascista, cuando no logra contar con las mayorías necesarias”.  Tanto La Nación como Clarín y El Cronista intentaron justificar la violencia de Camaño. “Kunkel la agredió verbalmente y Camaño le dio una cachetada”, tituló El Cronista, mientras que La Nación habló de “La alusión a Barrionuevo que desató la furia de Camaño”. Clarín planteó el tema como un resultado de “Vivir en la crispación” siguiendo la línea argumental de los diarios del establishment: la trompada, en realidad, se debió al “clima de confrontación” que promueve el gobierno, un razonamiento tan burdo que no merece ni siquiera una digresión. Para el caso, lo mismo podrían haber dicho que hay que dejar de pegar por dos años. <

 

Tiempo Argentino

20/11/2010 - Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: