America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

UNAS PREGUNTITAS PARA ESA CLASE MEDIA INSATISFECHA

Del muro de PENSAMIENTO DISCEPOLEANO

ESTO NOS ENVÍA UN COMPAÑERO A PROPÓSITO DEL 8N CON UNAS PREGUNTITAS PARA ESA CLASE MEDIA INSATISFECHA

¿FUISTE A LA MARCHA?

Te quejás de la “Corrupción”. ¿Seguro te quejás de la corrupción?

¿Te quejaste de la asquerosa y vergonzosa corrupción menemista? ¿Te quejaste de la venta de armas? ¿Te quejaste de las acusaciones de asociación ilícita, de enriquecimien
to ilícito, de las declaraciones juradas dibujadas? ¿te quejaste de la complicidad en el atentado a la AMIA y a la Embajada de Israel? ¿Te quejaste de la Explosión en Río tercero? ¿Y de las acusaciones contra Menem de haber sido cómplice del asesinato de su propio hijo? No. no te quejaste por nada de eso, no vi tus cacerolas en la calle, porque nunca te importó la corrupción.

Te quejás de la falta de “libertad de expresión”. ¿Seguro te quejás por la falta de libertad de expresión?

¿Te quejaste entre el ’76 y el ’83 por la falta de libertad de expresión? ¿Te quejaste cuando al lado tuyo desaparecían personas por ejercer su libertad de expresión, por ejercer su libertad de pensar distinto? ¿O lo apañaste con tu silencio, y tu “algo habrán hecho?¿Te quejaste por los ataques a la libertad de prensa cuando en el ’97 Cabezas fue asesinado por Yabrán, a través de la Bonaerense, en complicidad con Duhalde? No, no te quejaste, no vi tus cacerolas en la calle, porque nunca te importó la libertad de expresión de los que piensan distinto. Porque cuando no la hubo, elegiste el silencio cómplice.

Te quejás de la “inseguridad”. ¿Seguro te quejás de la inseguridad?

¿Te quejaste (otra vez) cuando al lado tuyo se llevaban pibes, los torturaban, violaban a sus mujeres y se robaban a sus bebés? ¿Te quejaste cuando las empresas eran privatizadas, la industria nacional se desplomaba, las fábricas cerraban y millones quedaban en la calle? ¿te quejaste, te indignaste, estallaste en bronca cuando un pibe de la calle te pedía una moneda porque no tenía para comer? No, no te quejaste. No vi tus cacerolas, porque en realidad nunca te importó la inseguridad, hasta que te explotó en la cara.

Te quejás de la “situación de los jubilados”. ¿En serio te quejás de la situación de los jubilados?

¿Te quejaste de la situación de los jubilados en los ’90? ¿Te indignaste, acompañaste, estallaste de bronca cuando cada miércoles se juntaban a reclamar una jubilación dignidad, y lo único que recibían era silencio y palazos? ¿Te quejaste contra una sola de las AFJP que te estafaron a vos, a mí y a millones? No, no te quejaste. No vi tus cacerolas , porque nunca te importaron los jubilados.

Pero no… No siento bronca, ni indignación. ¿Sabés que siento? ¡Orgullo!
Orgullo de saber que mientras vos te quejás contra una supuesta dictadura, lo hacés en paz, sin represión de ningún tipo, sin golpes ni gases lacrimógenos.
Orgullo de saber que mientras vos decís quejarte por estas cosas, te estás quejando por tus caprichos individualistas y egoístas, como comprar dólares y viajar al exterior sin tener que declarar de dónde sacás la plata.
Orgullo de saber que los millones que antes protestaban por todas las cosas que te enumeré, no estaban hoy en la plaza.
Orgullo de saber que la única vez en décadas que te sentiste pueblo, que te sumaste a un reclamo verdaderamente popular, que te fundiste con los marginados, con los excluidos, con los pobres, los desocupados, los invisibles, fue cuando en diciembre de 2001 los bancos y el sistema que vos habías apañado durante más de 10 años, explotó por los aires, y te acorraló tus ahorros. Y ahí sí, como de costumbre, saliste a quejarte para defender tu propio bolsillo, pero esta vez acompañado del pueblo, hasta que, claro, apareció el Estado y te devolvió tus ahorros, y ahí volviste a olvidarte de esas 38 personas que marcharon al lado tuyo y fueron asesinados.
Orgullo de saber que mientras vos te quejás de lo mal que la pasás, estás esperando el primer fin de semana largo para ir a descansar, mientras los millones que no se quejan, no tienen esa posibilidad.
Gracias Néstor y Cristina, por devolvernos la ilusión de cambiar la realidad. Gracias por devolver cada cosa a su lugar.
¡A ellos con su egoísmo!… y…

¡¡A nosotros con nuestras convicciones

17/11/2012 - Posted by | General, Historia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: