America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

El desafío de transitar dos años sin sobresaltos – Felipe Yapur


El desafío de transitar dos años sin sobresaltos

0131_fiesta_asamblea13_dyn_g16.jpg_1121220956

Afianzar el control parlamentario es necesario para la trascendencia del modelo, más allá del límite constitucional de 2015.

Felipe Yapur

El kirchnerismo tiene para este 2013 un objetivo primordial y no es otro que garantizar todo el poder político necesario para posibilitar, en condiciones normales de temperatura y presión, un transcurrir sin grandes sobresaltos (internos) de los dos últimos años de gestión de Cristina
Kirchner. El cumplimiento de este objetivo, que se expresará en los comicios parlamentarios, permitirá otorgarle al modelo político puesto en marcha en 2003, un mejor y más profundo desarrollo y, fundamentalmente, la permanencia en el tiempo.

Un importante triunfo electoral del Frente para la Victoria sirve para muchas cosas. Afianzar el control parlamentario de las Cámaras genera tranquilidad a la hora de aprobar leyes. Pero, sobre todo, es necesario para trabajar en la trascendencia del modelo más allá del límite constitucional de 2015. Si las bancas que se obtienen son suficientes para avanzar en una reforma constitucional, la presidenta tendrá un problema menos para decidir si buscará o no una nueva reelección. En este hipotético escenario, la reforma de la Carta Magna es una carta que sólo CFK sabe si la jugará. Pero si aun así la presidenta decidiera no convocar a una Convención Constituyente, también puede suceder que los curules obtenidos no llegaran a ser suficientes para esa jugada; un buen resultado electoral servirá para que ese volumen de poder político obtenido se utilice para gobernar sin el estigma del “pato rengo” y, sobre todo, que CFK elija el o la sucesora para el período 2015-2019.

La reunión que el kirchnerismo bonaerense realizó en Santa Teresita se enmarca en la búsqueda de este objetivo. También resulta útil para anular o limitar las aspiraciones presidencialistas precoces de algunos dirigentes. El gobernador Daniel Scioli es uno de ellos. Por lo tanto, la reunión con los intendentes bonaerenses, con la presencia de los distritos más importantes en cuanto a peso electoral, representa un mensaje claro para el mandatario.

Por un lado, ese cónclave fue realizado en el mismo lugar y fecha en que Néstor Kirchner reunió a la tropa bonaerense en 2010 luego de la derrota electoral del año anterior y desde donde lanzó el proceso de recuperación política. En esta oportunidad no se viene de una derrota, pero el desafío que se enfrenta es todavía mayor: la continuidad del modelo. En ese sentido, los intendentes cobran mayor importancia porque son los dirigentes políticos, electos por la voluntad popular, que mayor cercanía tienen con las bases. Un mejoramiento de las gestiones municipales es una herramienta importante a la hora de garantizar el acompañamiento electoral.

La reunión, que contó también con la presencia de ministros y legisladores nacionales, le marcó el territorio al primer candidato presidencial que se anotó en la carrera de 2015. Scioli, como cualquier aspirante presidencial, necesita del control político del territorio bonaerense para asegurarse un hipotético triunfo en 2015. Entonces, mientras no exista una definición de lo que hará la presidenta para ese año, ella recupera una estrategia de la que supo valerse Néstor Kirchner para quitarle el poder a Duhalde: los intendentes. El mensaje que se buscó enviar, y que debe haber llegado, es que en la provincia de Buenos Aires la líder y conductora es CFK y nadie más. De paso, al gobierno le sirvió para frenar ese reclamo sciolista de una nueva ley de coparticipación federal, un pedido que tiene más perfume a maniobra electoral con la que se pretende forzar a algún mandatario provincial para que exprese descontento y así comenzar a recorrer el país con una ambulancia. Pero, dicho sea de paso, no debe haber gobernador, oficialista u opositor, dispuesto a resignar un punto de su coparticipación para mejorar el porcentaje de Buenos Aires, uno de los distritos que recibe el mayor respaldo (en dinero y obras) del gobierno central.

Este encuentro también resulta un mensaje para el resto de los distritos del Frente para la Victoria. La renovación del parlamento provoca tensiones entre los que finalizan su mandato y quieren repetir. El tema es que una vez más la lapicera que escribirá las listas la tiene CFK y algunos ven peligrar su continuidad en las cómodas bancas del Congreso. El gobierno entonces enfrenta una prueba más que interesante porque deberá encontrar un punto de equilibrio tal que le permita incorporar nuevas camadas de legisladores kirchneristas, esos que tienen en sus entrañas el modelo que impulsa y conduce CFK, sin perder esos acuerdos todavía necesarios con referentes de los viejos y anquilosados esquemas de construcción política del pejotismo, como lo definía Néstor Kirchner.

Entre los que ven el fin de su paso por el Congreso apuestan a una diáspora que les sirva para mantener su banca y, de paso, pellizcar algo en un posible armado peronista no kirchnerista. Si bien se sabe que en el kirchnerismo hay mucho peronismo pero que no todo el peronismo es kirchnerista, esta depuración es útil para que el FPV avance en su construcción como fuerza política transformadora y se convierta, como aspiran muchos de sus integrantes, en el peronismo del siglo XXI.

No es una tarea fácil la que comienza, pero es necesaria. En ese marco, 2013 se presenta como un mejor año en lo económico. La obra pública será uno de los pilares, nuevamente, de la gestión donde el programa Pro.Cre.Ar, el más importante en décadas en lo que hace a la construcción de viviendas, será otro de los motores de la apertura de puestos de trabajo. La relación con Brasil seguirá siendo una prioridad y un repunte económico de ese poderoso país que hace sonreír a más de un funcionario del gobierno nacional. Elementos que permitirán al FPV mejorar sus chances electorales. Parece poco complicado pero también el gobierno sabe que tiene enfrente a sectores decididos a provocar daño. La CGT de Hugo Moyano es uno de ellos.

El dirigente camionero, abandonando su condición de líder de trabajadores, se suma a la pléyade de representantes de sectores corporativos con los que buscará patear el tablero del único gobierno que le abrió las discusiones paritarias y el respeto por los convenios colectivos. Desdoblar las paritarias, como anunció, tiene más que ver con su estrategia electoral, que se podría definir como un “rompan todo”. Así Moyano se transformó en un ejemplo de lo fácil que resulta ser un opositor al que no le preocupa la destrucción de lo obtenido con mucho esfuerzo en la última década.

Mientras tanto, las otras dos fuerzas políticas que muestran potencial crecimiento tienen una llamativa estrategia similar. Tanto el PRO como el FAP, como si se tratara de una versión argentinizada de la MUD (Mesa de Unidad Democrática), esa que sin éxito pergeñó la oposición venezolana, suman partidos y representantes extra-política, con tal de mejorar sus chances electorales. Falta tiempo para los comicios, pero sus irregulares movimientos dan cuenta de la desesperación que genera el no poder enhebrar una serie de propuestas alternativas a un modelo que ya cumple diez años de avances y transformación.

Infonews

02/02/2013 - Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: