America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

LECTURAS EL CAMPO Y SUS TRANSFORMACIONES – Diez años que revolucionaron la producción agrícola argentina – Por Jorge Castro ESPECIAL PARA CLARIN

10 FEB 2013 00:00h

La última década fue la de mayor crecimiento agrícola de toda la historia del país, superando a la era del “granero del mundo”

Tecnologia-Monitor-rendimiento-cosechadora-automatico_CLAIMA20130210_0171_14

Tecnología. Monitor de rendimiento de una cosechadora de última generación equipada con piloto automático.

Los últimos 10 años fueron los de mayor crecimiento agrícola de toda la historia argentina, superando a la expansión del período previo a la Primera Guerra Mundial, cuando el país era el “granero del mundo” y la producción de granos y carnes era impulsada por la demanda de Europa, eje entonces de la economía global.

Dice Lucio G. Reca: “A principios del siglo XX, el incremento de la producción de granos requería un aumento similar del área cultivada, pues los rendimientos se mantenían constantes, dadas las limitaciones en la oferta de mejores semillas y prácticas de cultivo”.

A diferencia de entonces, los avances contemporáneos “(…) han sido resultado de un intenso proceso de incorporación de nuevas tecnologías, que posibilitaron un marcado aumento de los rendimientos y del área cultivada. (Por eso) la superficie dedicada a los granos se triplicó y la producción creció 7 veces”.

El factor decisivo en el aumento excepcional de la productividad del agro argentino ha sido el cambio tecnológico, ante todo de la biotecnología (semillas transgénicas) y de los métodos de labranza (siembra directa). Hay que sumarle los avances en las telecomunicaciones (telefonía celular, Internet) y en la tecnología del espacio (imágenes satelitales). Reca estima que dos tercios del incremento de la productividad proviene de las nuevas tecnologías.

Este salto tecnológico encontró una fuerza de trabajo (recursos humanos) excepcionalmente calificada para canalizarlo. El porcentaje de graduados universitarios entre los productores argentinos es superior al Medio Oeste norteamericano. Además, son más jóvenes (42 años promedio), y notoriamente dispuestos a innovar.

No sólo la fuerza de trabajo canalizó la ola innovadora. También encontró una estructura empresarial capaz de desatar su enorme potencial de productividad.

Se trata de los pooles de siembra, integrantes de un complejo sistema de contratos y especializaciones que transformó a la producción agrícola argentina en una densa estructura de organizaciones en red. Los pooles de siembra se caracterizan por su desinterés en la propiedad de la tierra y de la maquinaria agrícola, y por su preocupación obsesiva por la innovación tecnológica y la producción en gran escala. Para ello, utilizan enormes capitales que obtienen en forma directa del sistema financiero internacional.

Atrás quedó, enterrado en la historia, el campo argentino integrado por los grandes latifundistas, de productores-propietarios (“oligarquía terrateniente”), que compartían la actividad con los arrendatarios de la Pampa Húmeda.

El boom agrícola argentino de los últimos 20 años es inseparable del impacto de la globalización y de la emergencia de China/India en el comercio internacional, convertidos en el nuevo eje de la demanda mundial de alimentos.

Lo que ha ocurrido en la Argentina es una revalorización cualitativa de la producción agrícola como impulso esencial del proceso de acumulación, portadora de la más avanzada tecnología y líder en el incremento de la productividad.

Esta capacidad innovadora caracterizó al agro argentino entre fines del siglo XIX y la década del 30. Luego, la crisis de estos años, la Segunda Guerra Mundial y el vuelco de la economía hacia adentro en la segunda posguerra, a través de una estrategia forzada de sustitución de importaciones, la convirtieron en una actividad secundaria, poco expansiva, carente de vocación por la productividad. De ahí que la producción y el área sembrada cayeran de 20 millones de toneladas de granos y 15,5 millones de hectáreas en 1935 a 5,3 millones de toneladas y 5,8 millones de hectáreas en 1952.

Lo que ha ocurrido en el terreno agrícola en los últimos 20 años se revela en los siguientes datos: la producción de granos creció 6,6% anual entre 1995 y 2008 (vs. 2,8% anual en el mundo), lo que representa una tasa 40% mayor que la del período 1900-1914, cuando aumentó 4,6%.

Entre 1995 y 2008, la producción de soja se expandió 8,4% anual, y la Argentina se convirtió en la primera exportadora mundial de aceites y harina de soja (56% y 48% del total), y uno de los 3 mayores vendedores de granos del mundo.

Dice Daniel Lema respecto a la intensificación como factor esencial del cambio agrícola realizado en la Argentina, que en el período 1968-2008, la productividad de todos los factores (PTF) creció a una tasa acumulada de 2,4% anual; que luego, en la etapa 1990-2008, y en especial en la fase 1997-2008, se duplicó (4,8%/5%). La PTF es responsable de dos terceras partes del crecimiento agrícola. Esto corrobora que ha sido el cambio tecnológico la fuente crucial del salto experimentado en la producción.

Lema muestra que las ganancias de productividad en el sector primario se han trasladado a la totalidad de la cadena productiva y, por extensión, al conjunto de la actividad económica, incluyendo a la industria manufacturera.

Este derrame positivo, de abajo hacia arriba, de la productividad agrícola primaria, ha provocado una incorporación creciente al mercado mundial de un número cada vez mayor de sectores industriales vinculadas a ella.

Si esto es así, la clave de la reconversión de la industria argentina y en primer lugar de la manufacturera sigue el camino de la superior productividad de la actividad agrícola.

IECO-CLARIN.COM

11/02/2013 - Posted by | Agricultura yGanadería, Ciencia y Tecnología, Economía, General, Industrias, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: