America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

La libertad de expresión tiene la cara de Víctor Hugo



Pensé mucho en Víctor Hugo. Cada minuto de ese patético muestrario de mal gusto y autoritarismo que fue la transmisión de los premios Martín Fierro, lo recordé y agradecí a la vida de estar de “este” lado. Agradecí haberme criado profesionalmente con él. Porque cuando uno está con alguien de esta magnitud, es primordial saberlo in situ, en la contemporaneidad.
5203c8b4db234_558x419

Por Diego Fucks
No serviría de nada pensar en la enorme dimensión de Víctor Hugo ahora, que pasé los 50 y que será difícil que volvamos a estar en aquellas situaciones. Mensuré a Víctor Hugo desde el mismísimo primer día que lo tuve enfrente. Es el único tipo en esta profesión que nunca (jamás) hizo algo en contra de lo que dijo. Siempre su palabra y su acción fueron en el mismo sentido. Siempre la libertad como estandarte y, sobre todo, como forma de vida. Generando escuela, inculcando principios, luchando contra gigantes de la comunicación que se quedaban con todo lo que era de la gente. Jamás especuló ni midió consecuencias o los daños que sus opiniones pudiera ocasionarle. Sus posiciones –siempre claras, transparentes– le trajeron incondicionales como yo y, también, empresarios inescrupulosos que no lograron amedrentarlo con la quita de tandas comerciales o no contratándolo para trabajos tan simples como una locución.

Estuvo enfrente del gobierno nacional cuando entendió que el gobierno nacional no estaba actuando con el Grupo Clarín como él creía que había que hacerlo. Fue muy crítico de Kirchner en este sentido. Cuando él sintió que el gobierno nacional tomó una dirección más importante, con la dirección que pretendía, no se volvió un opositor compulsivo. El asunto giró hacia su lado. Bancó posiciones en una radio con ideología hostil, entre profesionales que lo dejaron solo y lo señalaron con el dedo y con patrones que no lo ponen en la calle sólo para no pagarle una suma astronómica.

Uno prende la radio y sabe que Víctor Hugo no defrauda nunca. Cada palabra que diga repercutirá en el cuerpo, en el alma y en el corazón de todos los que nos fuimos habituando a esa voz que dice como ninguna. Cada una de esas palabras, de esas ideas, se nos meterán en la sangre cada día y nos llenarán de felicidad.

Que Héctor Magnetto intente enjuiciarlo es una medalla de honor para un tipo como Víctor Hugo. Lo subieron al ring mayor en la pelea principal por la libertad de expresión.

Víctor Hugo es la cara de la libertad de expresión en la Argentina y los grupos concentrados se dieron cuenta. Ahora, la lucha será cruel y mucha. Pero la ganará Víctor Hugo, como viene sucediendo hace más de 30 años.

INFONEWS

09/08/2013 Posted by | General, Justicia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , | 3 comentarios