America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

CABA: Demoras en cirugías. Otra cara del vaciamiento hospitalario quirofano


Hay listas de espera hasta tres años para obtener un turno de quirófano. Faltan enfermeros y profesionales que, por el maltrato y los bajos salarios, se van al sector privado. También escasean insumos.

quirofano

En los hospitales porte­ños, un número des­conocido de pacien­tes, pero que todas las fuentes coinciden en considerar varios miles, esperan turno para operarse. Aveces meses, a ve­ces años. Las demoras en las ci­rugías son un mal crónico del sis­tema público. Pero la situación es cada vez más grave.

La falta de personal y la caren­cia de insumos son las principa­les causas de las listas de espera para las intervenciones quirúrgi­cas. En casi todos los hospitales de la Ciudad es habitual que el ci­rujano tenga que enfrentar una y otra vez a la familia del paciente para comunicarle que la cirugía debe ser reprogramada. Profesio­nales y trabajadores deben poner la cara y contener la indignación de los enfermos y sus familias.

No hay datos precisos sobre este abandono estatal de la salud pública. Como ocurre en toda la administración desde que gobier­na Mauricio Macri, los empleados tienen prohibido informar lo que acontece en sus lugares de traba­jo. Y no existen estadísticas sobre prácticas quirúrgicas anuales, qui­rófanos disponibles o listas de es­pera.

El gobierno tiene una políti­ca activa de ocultamiento. Abre sumarios a quienes desobede­cen la orden de silencio –como la pediatra Laura Schargrodsky en el Hospital de Niños “Ricardo Gutiérrez”–, impone auditorías compulsivas con fines intimida­torios como en el hospital Brau­lio Moyano. Y designa directores hospitalarios que les son afines. Sin embargo, muchos se avinie­ron a hablar con Diario Z, a ve­ces con reserva de su nombre. Por ejemplo, una fuente califica­da del Gutiérrez dijo que la lista de espera de ese hospital supera los 2.500 niños.

Otra forma de verificar la ve­racidad de las denuncias es a partir de estadísticas oficiales que ofrecen algunos indicios. Llamativamente, entre 2005 y 2012, descendieron las consul­tas externas por cirugía. Hubo 80.000 menos. De 1.373.011 a 1.295.576. “El número no im­plica que haya sido operada esa cantidad de personas, sino que bajó la demanda de atención. Los mismos médicos le decimos al paciente que intente operar­se en otro lado”, explica Jorge Selser, cirujano del hospital Ar­gerich y ex legislador de Proyec­to Sur.

Tras recibir numerosos recla­mos, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad tomó el tema. Livia Ri­tondo, subsecretaria de Dere­chos Sociales de la Defensoría, afirma que los pacientes “sufren un maltrato cotidiano: no sólo no saben cuándo los van a ope­rar, sino que llegada la fecha es­tablecida, se los suele reprogra­mar”. Están internados meses a la espera de que se desocupe un quirófano. La Defensoría, dice Ri­tondo, está labrando oficios para que los directores de los hospi­tales entreguen información. “La lista de espera parece un secreto de Estado”, ironiza.

Diferente es la reacción cuan­do está en riesgo la vida, sean urgencias (cuando el pacien­te necesita atención inmedia­ta) o emergencias (cuando pue­de aguardar entre 6 y 8 horas). En esos casos, los hospitales dan una respuesta inmediata pero a costa de postergar cirugías programa­das. A veces los médicos recurren a una pequeña trampa: pasan una operación prevista como si fuera una emergencia para conseguir quirófano.

Las fuentes consultadas concordaron en que uno de los factores para las demoras en las cirugías programadas es la carencia de anestesistas. “Hay un cuello de botella muy fuerte por­que a la falta de anestesistas se le suma tecnología obsoleta y falta de insumos. Todo desemboca en la suspensión de la cirugía”, expli­ca Carlos Oviedo, médico psiquia­tra y sanitarista.

Las autoridades hospitalarias lo reconocieron ante la Defenso­ría: “Los directores de hospitales refieren que son un recurso hu­mano crítico y muchas veces los concursos para cubrir vacantes re­sultan desiertos”.

“Aunque los anestesistas tie­nen un acuerdo salarial diferente del resto de los médicos en el sis­tema público, en el sector privado cobran más del doble y las guar­dias en vez de ser de 24 horas, son de 12”, explica Oviedo.

El problema se agrava por los retrasos en el nombramiento de personal. Hay más de 2.200 pro­fesionales que concursaron sus puestos pero cuando intentaron ocuparlos el Ministerio de Sa­lud les informó que están “des­financiados”. Más claro: que no hay dinero para solventar los sa­larios. “Es sin duda un proble­ma histórico, estructural y añejo del sistema”, reconoció el subsecretario de Aten­ción Integrada de Salud, Car­los Russo, en una entrevista de 2013. Nada parece haber cam­biado y el Ministerio de Salud no respondió esta vez a las requisi­torias . Sin embargo, un recorrido hospital por hospi­tal permitió elaborar un estado de situación.

Prueba de que la crisis hospi­talaria cruzó el límite de lo admisi­ble es que el papa Francisco aca­ba de calificar como “terrible” la atención en la salud pública en la Ciudad, en una carta dirigida al legislador Vera.

En la renovada campaña de la Red En Todo Estás Vos, Macri sos­tiene que en la Ciudad existe un sistema de salud “gratuito y de calidad”. Sin embargo, profesio­nales precarizados y miles de pa­cientes que esperan, algunos des­de hace años, su turno para el quirófano lo desmienten.

Números de un retroceso
En 2002, el 28,8% del Presupuesto general iba a Salud. El porcentaje caerá en 2015 al 19,5%.
En 2003, había 8.430 camas hospitalarias disponibles. En 2012, se redujeron a 7.073.
La reducción de camas provocó una caída en la atención. Los egresos pasaron de 196.675 pacientes en 2004, a 180.339 en 2012.
Se redujo también el porcentaje de ocupación de las camas disponibles. Del 84% de ocupación en 2002, se pasó a un 73,6% en 2012.
Los hospitales atienden mayoritariamente población porteña. La última estadística disponible (2012) informa que el 54,5% de los pacientes viven en la Ciudad; el 39,4 en la provincia de Buenos Aires y el 3,3 en otras provincias.
En 2014, el 30% (casi tres mil millones de pesos) del presupuesto del Ministerio de Salud se destinó a tercerizaciones en mantenimiento, limpieza y gestión de residuos comunes y patológicos.

http://infobaires24.com/caba-demoras-en-cirugias-otra-cara-del-vaciamiento-hospitalario/

15/11/2014 - Posted by | Uncategorized | , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: