America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Apareció – Mario Wainfeld


Apareció

Por Mario Wainfeld
Mensajes de texto, llamadas, guasap, mails. “Parece que apareció el nieto de Estela”, primero. Y, al toque, “apareció el nieto de Estela”. Todos saben de qué y de quién se habla. La certeza sorprende, abomba, conmueve. Da motivos para compartir lágrimas, risas, abrazos y caricias materiales o a la distancia.

La sensación, por ahí, es la de una formidable novedad en la familia. Así que liberamos las emociones sin mayor empacho, moqueamos o reímos en grupo y con gratitud.

Escribir en un diario es un privilegio y una profesión, un servicio a quien nos lee. La labor del periodista es sumar a lo que el público ya conoce. Ahora, mientras se teclea, suena imposible o casi. ¿Qué se puede agregar a esas cinco palabras en un día que amaneció como tantos y que será histórico? Hay ocasiones en que los acontecimientos nos superan, revelan la limitación de nuestros recursos. “Apareció el nieto de Estela” está tan connotado o expresa tanto: las acotaciones se arriesgan a sonar redundantes.

Esta columna, entonces, será casi capicúa: empezará y terminará de modo parecido. En un intento de abrazar a los seres queridos cercanos, a los compañeros que persisten viviendo o a los que ya no están. De agradecerle y acompañar a Estela de Carlotto. Porque, como ella predica y encarna, esto es vida y construcción colectiva. Lo que llamamos “milagros” son sólo (nada menos) militancia y laburo concretados.

– – –

Apareció el nieto de Estela. Sabemos “desde siempre” que es varón. No es “desde siempre”… pero hace décadas que las Abuelas nos iluminan y de algún modo conducen.

Ese bebé arrancado ahora es un hombre, al que su abuela buscó con tenacidad sin cejar en sus demás tareas. La ausencia familiar no le restó nada a la sonrisa plena que mostró cada vez que presentó a una nieta o a un nieto recuperado. El dolor no minó su ternura ni su capacidad para compartir.

Estela de Carlotto ejerce desde hace décadas un liderazgo ético luminoso. La firmeza armoniza con la sonrisa, la convicción con la palabra medida, justa. Es persuasiva, didáctica, ha adquirido una capacidad infrecuente de decir lo adecuado ante cada auditorio, sin sonar jamás a casete, sin contradecirse.

La labor de las Abuelas combina tenacidad, respeto por cada persona y una dulce alegría contagiosa.

Puede haber quien no comprenda el mestizaje entre la lucha y las sonrisas. Posiblemente le pase a quien nunca participó en acciones colectivas. Marchar juntos, reclamar, corear consignas, guardar silencios corales son comuniones. La fuerza conjunta, los afanes compartidos dotan una cuota de alegría. Tal vez porque más allá del pasado cruel y del presente sin respuestas se sabe (o se anhela, tanto da) que se está cimentando el futuro.

– – –

Con mira estrecha los periodistas y muchos que no lo son llamamos “noticias” a los hechos, cuando el orden conceptual es inverso. Lo que se difundió ayer es, primero y principal, una gran hazaña humana. Fue construida en años de procura infatigable, de aprendizaje, de lecciones de vida, de desilusiones. Hecha noticia, recorrerá el mundo como un triunfo de la paz sobre la violencia, de la vida sobre la muerte, de los indómitos organismos de derechos humanos contra los represores y sus cómplices de toda laya.

Se da por hecho que los cronistas vamos narrando la historia. Confesemos que se hace a menudo a las apuradas, de a puchos, seguramente sin calibrar siempre la dimensión de los sucesos cotidianos. A menudo transitamos días o semanas de vacuidades, de cuestiones que serán olvidadas pronto o de primicias autosatisfactorias que no moverán la aguja.

“Apareció el nieto de Estela” zamarrea a las rutinas, compensa con creces tantas jornadas iguales a otras. Sabemos que este diario será recordado por ustedes, que lo están leyendo. Uno mismo quiere, en paralelo con el orgullo irrenunciable de escribir, “leer el Página de hoy”, el de mañana, el de pasado, el del domingo. Hay voces insustituibles, reconocidas, que uno ansía reencontrar.

Este es, qué tanto, el diario que mantuvo en alto las banderas cuando varios contradecían su pasado, callaban, urdían canjes, hacían real politik mezquina, pactaban impunidades o decretaban indultos. Este es el diario que desde hace miles de días persiste en publicar los recordatorios, la memoria de los seres queridos.

De identidades hablamos porque resistimos, cuando la lucha era de minorías, jamás de sectas. A menudo daba la impresión de estar perdida en muchos aspectos, lo que no llevó a bajar los brazos ni a dejar de amucharse. Ni a privarse de compartir con los lectores los avances, los sinsabores, las semblanzas de los nietos y nietas recuperados, las peripecias de los juicios.

– – –

Apareció el nieto de Estela. La jueza federal María Romilda Servini de Cubría le avisa, ambas lloran. La trayectoria de Servini tiene lunares serios, como es regla entre los jueces federales. En materia de derechos humanos, lo suyo es intachable. Acaso el ejemplo concrete, ayude o incite a pensar cuán compleja es la realidad, cuán impropio tratar de pintarla en blanco o negro.

Estela de Carlotto habla de “reparación”. Le brillan los ojos, da gusto verla. No quería morirse sin ver a ese nieto. Los años pasan, muchas de sus compañeras se despidieron sin lograrlo. Hay 114 jóvenes que recobraron su identidad, distan de ser todos, nada debe detenerse. “Hay que seguir buscando”, se compromete Estela y sobran motivos para creer en su palabra.

Mucho se aprendió en el camino. En el trato dispensado a los primeros pibes hoy adultos, en comprender que cada historia personal es un universo propio. En “capturar” las herramientas de los medios masivos y adecuarlas al servicio de una causa noble. En generar conciencia a cómo hubiera lugar, sea con los recursos convencionales o en el espacio de un teleteatro popular. Congregando a trabajadores de la cultura o a los muchachos de la Selección.

La llama no se apagó con las leyes de la impunidad o los indultos. La creatividad jurídica de los organismos encontró hendijas. Los casos de los nietos apropiados fueron un ejemplo cabal.

La reapertura de los juicios a los genocidas no fue un fenómeno aislado. Su proyección trascendió las paredes de los edificios de los tribunales. Claro que fue en ese escenario institucional donde las víctimas recobraron la voz y la autoestima. Fueron testigos de cargo, sus recuerdos se admitieron como pruebas concluyentes. La sociedad democrática les reconoció entidad y credibilidad.

En el pasado les pesaba o dolía hablar: la culpa los asediaba, eventualmente las sospechas de quienes habían sido sus compañeros. Una prensa despiadada, aliada objetivamente con los represores, cumplió un rol en esa tarea destructiva.

Los años recientes fueron reparadores para los familiares de los compañeros detenidos desaparecidos, para las víctimas sobrevivientes, para los hijos y los nietos.

Testimonios judiciales, películas, obras de teatro, libros, discusiones públicas dan cuenta de un proceso de revisión rico, con escasos precedentes en el mundo, constante e inacabado. Lo que brota es torrentoso, para nada un relato único o lineal. Poder expresarse implicó también revolver la memoria. Cuestionar o pedir explicaciones a los padres, criticar, autocriticar o empacarse, reclamar cada cual desde su lugar y su historia. Tres generaciones toman la palabra, dialogan, se entrelazan, polemizan. Las familias y las naciones albergan debates, tensiones, enojos, homenajes, todo mezclado. La saga de las Abuelas se enhebra en ese contexto histórico.

– – –

Apareció el nieto de Estela. Uno intuye que no tiene con qué darle a esa frase redonda: que no podrá competir con la primera sensación que asaltó ayer a quien ahora está leyendo.

Cada nieto que se recupera concreta y cifra una búsqueda de años. Cada cual y cada trayecto son únicos y forman parte de un todo: son humanos por antonomasia y mágicos al mismo tiempo.

La historia nos toca, por una vez con cariño. El hecho es tangible y también un símbolo. Uno no es quien para descifrarlo plenamente, se conforma con señalarlo. Entre todos iremos comprendiendo según pasen los años.

Apareció el nieto de Estela de Carlotto. Una mujer sencilla e impar, sacada a la calle por la crueldad criminal. Se capacitó andando, aprendió y enseñó como pocos contemporáneos. Tanto amor, tanta templanza y tanta ejemplaridad merecían ese día. Tan generoso es lo tuyo, compañera Estela, que nos enaltece, nos conmueve y nos conforta a muchos. Todos los lectores de este diario te besan, te abrazan y te agradecen. El que firma es uno entre ellos.

mwainfeld@pagina12.com.ar

06/08/2014 Posted by | General, Justicia, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Videos | , , , , , | Deja un comentario

Entre la crisis neoliberal, las protestas masivas y los escribas del poder – Ricardo Forster


11.08.201

Mientras entre nosotros arrecia una feroz campaña contra quienes, desde distintos lugares y experiencias y sin haber ahorrado reflexiones críticas, han defendido, y lo siguen haciendo, el ciclo político abierto en mayo de 2003 por Néstor Kirchner y continuado por Cristina Fernández; en lejanas geografías primermundistas, de aquellas que tanto añoraban los escribas melancólicos de “repúblicas perdidas” y de economías “serias y responsables” sólidamente entramadas en el mercado global, surgen, potentes, miles y miles de voces que se “indignan” por aquello mismo que, entre nosotros, defienden esos “desinteresados e independientes” escribas de la corporación mediática y libretistas, graciosos y bizarros, de una oposición que, si la dejasen hacer con libertad sus verdaderos proyectos de gobierno, no harían otra cosa que reconducir al país hacia el camino de “la seriedad y el respeto a los contratos una y otra vez mancillados por el populismo reinante en una Argentina atormentada por la corrupción y la venalidad”.

¿Resulta, tal vez, llamativo que los mismos medios de comunicación hegemónicos que se dedican, día y noche, a demoler las políticas del Gobierno o a desprestigiar a personalidades como el juez Zaffaroni o a demonizar a los intelectuales de Carta Abierta (del mismo modo que antes lo habían hecho con especial virulencia con Hebe de Bonafini o exigiéndole a las Abuelas de Plaza de Mayo que le pidieran disculpas a la señora Herrera de Noble) no establezcan ninguna relación entre la crisis recesiva que hoy sacude al mundo desarrollado y las sempiternas recetas de ajuste que, entre nosotros, siempre han sido defendidas por los mismos que denunciaron “el aislamiento internacional de Argentina como producto del “populismo” kirchnerista? ¿Es verosímil una oposición que, enfrascada en servirles de fuerza de choque a las corporaciones, silencia el carácter de la crisis como producto de la extenuación del modelo neoliberal y la situación cualitativamente distinta en la que se encuentra el país gracias a las políticas de desendeudamiento, activación del mercado interno, protección ante el canto de sirena de los famosos mercados de capitales tan añorados por nuestros economistas ortodoxos y al uso racional de las reservas que se viene implementando desde el 2003? ¿Qué otra cosa hay, además de un deseo de profecía autocumplida, del titular tipo catástrofe con el que la corporación mediática busca promover una estampida del dólar en el mercado local? ¿Cuáles son los objetivos de estas acciones y omisiones?

Sus consecuencias ya las conocimos, anticipadamente, con toda su violencia y asfixia social a lo largo de los años noventa cuando, entre nosotros, se aplicaron con rigurosidad estricta las mismas recetas que ahora se aplican en los países europeos y que ha aceptado también, chantaje de la ultraderecha republicana de por medio, un Obama desprovisto de todos aquellos atributos que lo habían llevado al gobierno en medio de una oleada de entusiasmo popular como no recordaba Estados Unidos desde la época de Kennedy. Lejos de haber sido el Roosevelt que necesitaba su país y en especial los más desfavorecidos de sus habitantes, Obama, quedándose a mitad de camino, terminó por hacerle el juego a la derecha ultraliberal del Tea Party (cruzando el Atlántico algo semejante hizo Zapatero hundiendo en el fango los valores que decían defender los socialistas españoles dejando el camino expedito para que la derecha llegue libre de culpa y cargo al gobierno).

Detrás de toda crisis (y en este caso de un peligro inminente de recesión) se esconde la tendencia desenfrenada del gran capital a concentrar todavía más la riqueza y a aprovecharse del “pánico” astutamente generado en el interior de las sociedades contemporáneas para disciplinar más y mejor a sus habitantes convenciéndolos de que no queda otro camino que el del recorte del famoso gasto fiscal que traducido a lenguaje coloquial no significa otra cosa que suspensión de programas sociales y ajuste brutal sobre los sectores más desfavorecidos.

En nuestro caso, y cuando la memoria no falla, las imágenes que regresan inmediatamente son las de finales de los años ’90 cuando el gobierno de la Alianza, en vez de repudiar el modelo de la convertibilidad menemista, no hizo otra cosa que atenerse a las demandas ortodoxas del FMI acelerando el estallido y su propia bancarrota. Mientras que algunos referentes de la oposición se ocupan de la inflación (único mal desde la perspectiva del establishment) dejan intacta la lógica económica ortodoxa, fundada en las exigencias de los mercados globales y sus organismos internacionales promotores de las más diversas tragedias sociales por las que atravesó América latina en las últimas décadas del siglo pasado (y por las que siguen atravesando otras regiones del mundo asoladas por esas políticas que multiplicaron los endeudamientos y el hambre de los pueblos como en el norte del África, contribuyendo a un aumento exponencial del precio de los alimentos y a la caída de la inversión social acelerada por las recetas de ajuste “sugeridas” por el FMI). Su interpretación de la crisis mundial es nula, ciega o, peor todavía, atentatoria contra los intereses de las mayorías allí donde vuelven a reclamar recetas aceleradoras del desastre como se viene expresando en gran parte de los países europeos y en los Estados Unidos.

En el deseo perverso de ciertos actores políticos, económicos y mediáticos están las imágenes, alucinadas, de interminables colas de asustados ahorristas delante de las casas de cambio para comprar oro, dólares, euros, rupias, yenes o lo que sea mientras se desmorona el peso y nos hundimos en una crisis que se lleva puesto al tan odiado gobierno kirchnerista. Sería muy bueno que los sectores democráticos de la oposición se desmarcaran de ese juego brutal y salieran, desde una perspectiva que podría considerarse patriótica, a cerrar filas a favor del sostenimiento de la estabilidad económica basada en la protección del trabajo, del mercado interno y de los salarios por sobre las maniobras de los especuladores de siempre. ¿Podrán escaparle al abrazo de oso de las corporaciones? Me embarga, estimado lector, un inevitable pesimismo al intentar responder positivamente a esta pregunta.

¿Resulta acaso extraño que los mismos periodistas que critican despiadadamente a los intelectuales de Carta Abierta o al juez Zaffaroni respondiendo a las órdenes estratégicas de sus patrones que buscan destruir los núcleos simbólicos del kirchnerismo (así lo vienen haciendo con las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo y ahora lo intentan con un juez de la Corte Suprema y contra quienes, proviniendo del campo de la vida cultural y académica, decidieron constituir un colectivo de debate político en apoyo de las mejores políticas del gobierno nacional) no tengan una sola palabra para reflexionar sobre nuestra oposición y sus “proyectos” asociados a los intereses de las grandes corporaciones y a las políticas de ajuste que se vienen implementando como “salida de la crisis” causada por la exacerbación del propio neoliberalismo? ¿Puede, a esta altura, sorprendernos el grado de agresividad de estos escribas que multiplican sus columnas denunciando a la bestia kirchnerista y a sus secuaces mientras sueñan con prepararle el terreno a la restauración conservadora?

Por esas extrañas coincidencias de la historia, mientras Europa y Estados Unidos se enfrentan, con una perplejidad paralizante, a la continuidad de la crisis, en nuestro país se sigue insistiendo con la profundización de una política económica que nos ha permitido, como no había sucedido antes en contextos de alteración global de los famosos mercados, capear, del mejor modo posible, los efectos de la bancarrota de un capitalismo depredador que sigue insistiendo, en su caída, con terminar de destruir los últimos restos del viejo Estado de bienestar. Desde España a Israel, los jóvenes, sobre todo, han abierto sus ojos y salido del efecto “ideológico” (perdón por utilizar palabras pasadas de moda y demasiado intelectuales) que, durante las últimas décadas y al amparo de la expansión metastásica de ese extraordinario maridaje de consumo exponencial y sociedad del espectáculo, había logrado sostener, en el plano del sentido común y de los imaginarios culturales disponibles, el andamiaje devastador del neoliberalismo.

Más de 300.000 israelíes han salido a las calles de las principales ciudades para reintroducir, en el espacio público y en el habla cotidiana, palabras y conceptos brutalmente deslegitimados por la “deconstrucción” que el capital-liberalismo hegemónico desde mediados de los años setenta había logrado generalizar en el interior de sociedades que supieron conocer las “virtudes” de formas estatales nacidas del modelo bienestarista que contribuyó, como nunca antes en la historia de esas sociedades, a darle forma a una inédita equidad social y a lo que los actuales manifestantes definen como un orden basado en “la justicia social” (concepto que los argentinos conocemos bien y alrededor del cual se desarrolló una parte sustantiva de nuestra tradición política popular y contra el cual también se descargaron las formas más crudas de la violencia represiva). Esos jóvenes indignados (que en nuestra región hoy lo manifiestan los estudiantes chilenos que develan la “verdad” del modelo trasandino –el más desigual en términos de acceso a la educación de América latina y uno de los más injustos del planeta– tan elogiado por nuestros opositores y sostenido en la perpetuación del pinochetismo bajo ropaje democrático) vuelven a apropiarse de esas palabras saqueadas hasta el hartazgo por la ideología dominante que, junto con una brutal transformación de las estructuras económicas (el famoso pasaje del capitalismo de producción al capitalismo especulativo-financiero asociado con la desactivación del Estado social), desplegó una cuidadosa y global revolución cultural-simbólica destinada a sostener, en el plano de las conciencias, lo que se desarrollaba en el plano de las estructuras materiales.

Sin ese proceso de horadación sistemática de las “antiguas concepciones bienestaristas”, sin la fragmentación de la sociedad, sin el vaciamiento del rol del Estado como garante de la igualdad de oportunidades y, fundamentalmente, sin la colonización acabada de las conciencias y del sentido común, la implementación de esa política salvaje que condujo, primero a los países periféricos a situaciones sin salida y de penuria social desconocida hasta entonces, y después a los países desarrollados a enfrentarse a su propia crisis, no hubiera sido posible. Para mutilar la estructura de derechos que habitaron esas sociedades era imprescindible deslegitimar, en el interior de las conciencias, la trama de valores que había desembocado en el Estado de bienestar. Sin ruborizarse, y utilizando el arsenal propio de los medios de comunicación concentrados y hegemónicos, los escribas orgánicos del establishment se han convertido en la vanguardia del retroceso, en los publicistas de la regresión neoliberal. Su tarea, astutamente encomendada por los estrategas de la destitución que, como dice ahora un amigo, han pasado a ser de la destrucción, es avanzar contra aquellos núcleos simbólicos que preocupan a la clase media progresista. Por eso se trata de disparar contra la política de derechos humanos, contra la Corte Suprema a través de Zaffaroni o contra quienes, por libre convicción, decidieron salir de los ámbitos universitarios para decir su palabra política en la esfera pública rompiendo la supuesta hegemonía de tantos bienpensantes que hoy se han transformado en los mejores propagandistas de la restauración.

Para ellos se trata de continuar alimentando un sentido común capturado por los paradigmas que se vienen desplegando desde los años ’80 allí donde el giro hacia el neoliberalismo inició el proceso de devastación de toda alternativa a la lógica implacable del mercado global. Enfrentados a la crisis de sus propias ideas, demudados ante la caída de sus ídolos ideológicos y de sus países emblemas, buscan, una vez más, servir con fidelidad a prueba de balas a esas mismas corporaciones que han alimentado, con el fuego de la especulación y de la acumulación exponencial de las riquezas, el incendio de esa misma economía neoliberal que buscaron implementar en todo el planeta. Por una vez, Sudamérica eligió, de la mano de algunos de sus gobiernos de matriz democrática y popular, un camino muy distinto al de la ortodoxia imperante. Contra esa sabia y valiente decisión es contra la que se dirigen los dardos despiadados de los grandes medios de comunicación y de sus escribas de turno.

Veintitrés

12/08/2011 Posted by | Economía, General, Medios de Comunicaciòn, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – El ajedrez del ADN de los Noble por Eduardo Anguita


eanguita@miradasalsur.com

Mientras Gabriel Cavallo, el abogado de Ernestina Herrera de Noble, despotricaba contra la capacidad científica del Banco Nacional de Datos Genéticos (Bndg), Marcela Noble Herrera viajaba al Uruguay para embarcar, ese mismo día con rumbo a Estados Unidos. Allí ya se había instalado quien 34 años atrás la adoptó de modo irregular mientras el diario de su propiedad se constituía en uno de los pilares civiles del Terrorismo de Estado. Esto se produjo el sábado 26 de junio. Curiosamente, el día anterior, la directora del Bndg, María Belén Rodríguez Cardozo, concurría al juzgado federal Nº2 de San Isidro para informar a su titular, Sandra Arroyo Salgado, que las muestras obtenidas el viernes 28 de mayo habían sido manipuladas.
Es evidente que Marcela se iba del país horas después de la burla que sintió la jueza cuando supo que las prendas íntimas de Marcela y Felipe habían sido utilizadas por otras personas para impedir que fuera descubierta su filiación genética. Según testigos presenciales, cuando el personal del juzgado le requirió a Felipe su ropa interior se encontraron con que no llevaba puesto calzoncillo. Sin embargo, una vez que pidió que le dieran vestimenta, solicitó un calzoncillo.
Según la edición de Perfil de ayer, Ernestina Herrera de Noble volvería a la Argentina en estos días. Ejecutivos de Clarín
blindaron toda información a Miradas al Sur en tanto que tienen fluida relación con el diario de Jorge Fontevecchia.

Felipe se casó a fines del año pasado. Hace dos meses nació su primera hija y afirmó que eso “le cambió su vida”. Si bien embarcó a Uruguay una semana después del affaire del calzoncillo, volvió a los nueve días. Hasta el momento de ser escritas estas líneas está en la Argentina y se desplaza con una nutrida custodia. Tanto él como sus abogados son concientes de que la ley autoriza a la jueza Arroyo Salgado a obtener muestras genéticas sin intrusión pero con autoridad. En concreto, de acuerdo a la normativa y la jurisprudencia, los funcionarios judiciales pueden quedarse con ropa interior o cepillos de dientes pero no pueden obtener sangre ni cortarle siquiera un pelo a alguien que, quizá, sea uno de los nietos que buscan las Abuelas de Plaza de Mayo.
La firmeza de la ley para no invadir la vida privada de las personas es una muestra clara del espíritu humanitario de la norma. La burda contaminación de las prendas de aquel viernes 28 de mayo se inscribe en la política del monopolio de obstruir la Justicia y ganar tiempo en esta dura partida de ajedrez que tiene, enfrente, al conjunto de la sociedad democrática y particularmente a los familiares de los 400 nietos que buscan las Abuelas. El tiempo que buscan es concreto: Héctor Magnetto, CEO del Grupo y conductor estratégico de los silencios mediáticos, cuenta con el visto bueno de figuras opositoras dispuestas a echar un manto de olvido sobre esta causa que se tramita desde hace nueve años en los tribunales sanisidrenses. Eduardo Duhalde, Elisa Carrió, Julio Cobos y Felipe Solá son algunos de quienes consideran que sus campañas electorales tienen chances de la mano del monopolio.
La impunidad y el poderío mediático son los flancos fuertes para intentar frenar esta investigación. Quedó en evidencia que el Bndg no manipuló, como insiste Gabriel Cavallo, sino que se encontró con una prueba manipulada. El diseño de esa maniobra es de los directivos y los letrados del Grupo. La ejecución necesitó de la participación activa de Felipe y Marcela, quienes con esa conducta dejaron de ser sólo posibles víctimas de falsificación de identidad para asumir un rol mucho más complejo y contradictorio como es el de tomar partido por las decisiones de la conducción de la empresa cuya accionista mayoritaria es quien los adoptó irregularmente.
Los abogados del Grupo afirman por lo bajo que Marcela no es hija de desaparecidos y que, probablemente, Felipe tampoco lo sea. La falta de seriedad de ese argumento contrasta con la decisión de impedir que el Bndg pueda determinar la verdad.
El dato cierto es que Marcela fue a Estados Unidos y que se preparó durante años para asumir funciones directivas en el Grupo. Si tanto ella como Ernestina deciden en algún momento considerar su viaje como parte de un exilio forzado por un gobierno que las persigue es todavía materia de ciencia ficción, pero hay una gran diferencia entre una y otra: Ernestina, probablemente sepa el origen biológico de Marcela, mientras que ella creció en un ambiente que naturalizó que de ciertas cosas “no debe hablarse”.
La sorpresa que causó la frialdad que se esconde detrás de fraguar pruebas exponiendo a Felipe y Marcela, debe hacer pensar que sus estrategas son capaces de jugar con celadas propias de un ajedrez donde uno de los contendores no tiene apego por la Verdad y la Justicia mientras que el otro debe ser consecuente con los principios humanitarios que fueron el origen de sus luchas. Nadie imagina a Estela de Carlotto pergeñando una jugada inmoral. En cambio, Magnetto y Herrera de Noble pueden volver a confundir a la opinión pública. No sólo por su poderío mediático sino porque saben cosas de Felipe y Marcela que el resto no saben.
Pero en estos años la sociedad argentina avanzó mucho en el camino de recuperar la dignidad. Hasta el momento, la gran mayoría de los nietos que recuperaron su identidad lograron romper las corazas impuestas por quienes les fraguaron sus orígenes. El de estos dos jóvenes podría resultar similar –o diferente– en función de múltiples variantes. Una de ellas es decisiva: la posibilidad de que las familias humilladas por el secuestro de bebés durante la última dictadura los localice y, al mismo tiempo, que la identidad genética irrumpa en quien vivió la supresión de su origen y se produzca el milagro de la vida; es decir, que un ser humano, de modo tardío, pueda reencontrar sus raíces.
Esa posibilidad, apasionante para la mayoría de las culturas y tradiciones humanas, choca con los intereses del Grupo Clarín y una cantidad de políticos y abogados que relativizan o se burlan de la tragedia que significó la última dictadura cívico militar.

Los orígenes. Magnetto llegó a Clarín cuando gobernaba el dictador Alejandro Lanusse y Ernestina de Noble estaba encaminada a jugar fuerte en el proyecto Papel Prensa. Por entonces, Magnetto estaba “adscripto a la dirección”. En 1975, cuando tenía jóvenes 31 años, se convertía en gerente general de Clarín Agea. Una potente comisión interna había logrado una serie de mejoras laborales en ese año, entre ellos una muy buena paritaria bajo la órbita de la conducción combativa del gremio de prensa. Oscar González, actual secretario de Asuntos Parlamentarios de la Jefatura de Gabinete, formaba parte de la comisión interna de Clarín y recuerda que en diciembre de aquel año, cuando faltaban menos de 100 días para la concreción del golpe, tuvieron conocimiento de que los ejecutivos de Clarín entregaban las fichas del personal y especialmente de los militantes, a los servicios de inteligencia del Estado y de las Fuerzas Armadas. Eran los tiempos en que el líder radical Ricardo Balbín advertía la existencia de “la guerrilla industrial”. El 2 de febrero de 1976, la empresa echó a los 13 miembros de la interna y, una vez consumado el atropello a la Constitución, los despidos llegaban a dos centenares. La limpieza del frente interno era el mensaje para quienes se quedaban en sus puestos de trabajo. A partir de eso se explica por qué pudieron titular Nuevo Gobierno el 25 de marzo y por qué en las páginas de ese diario ningún periodista publicó una sola línea sobre lo que pasaba realmente en Argentina.
Pasados 34 años, en un escenario donde se juzga a los genocidas y donde se respetan la libertad informativa y los derechos humanos, Clarín es un pulpo informativo cuyo talón de Aquiles consiste en no informar la verdad sobre los temas que sus empresarios deben mantener en secreto para evitar consecuencias judiciales. Cuentan para ello con algunos abogados que antes fueron eficaces en sus vínculos con la Justicia y que ahora sólo pueden tirar sus dardos envenenados contra los mejores defensores de los derechos humanos o dar apoyo (in)moral a quienes en realidad deberían saber, de una vez por todas, cuál es su identidad de origen.
Esta metafórica partida de ajedrez tiene muchos puntos oscuros. El pueblo necesita saber de qué se trata. La comunicación no puede ser patrimonio de un grupo monopólico que recurre a falsedades. Si esta causa que por ahora sólo conmueve a círculos politizados y de derechos humanos, cobra dimensión popular, estamos ante la posibilidad de dar un paso importante contra la impunidad.

Miradas al sur

05/07/2010 Posted by | General, Historia, Medios de Comunicaciòn, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Marcela y Felipe Noble Herrera dejaron el país


Primicia exclusiva de CN23

30-06-2010 /  Según informaron fuentes de migraciones, Felipe Noble Herrera dejó la Argentina el pasado 6 de junio y su hermana Marcela lo hizo hoy. Aparentemente, ambos habrían partido rumbo a Uruguay. Los hijos de Ernestina Herrera de Noble, dueña del diario Clarín, no están impedidos de viajar al exterior.

Una primicia de CN23 reveló que Marcela y Felipe Noble Herrera dejaron del país, según una información suministrada por fuentes de migraciones.Felipe Noble Herrera dejó el país el pasado 6 de junio y su hermana Marcela, hoy. Aparentemente, ambos habrían partido hacía Uruguay.

En el mes de mayo, la propia Ernestina ya había dejado el país con rumbo a Uruguay, con destino final a Estados Unidos.

Además, la asociación Abuelas de Plaza de Mayo oficializó hoy que el Banco Nacional de Datos Genéticos le comunicó a la Justicia que las prendas de vestir entregadas por Marcela y Felipe Noble Herrera en el allanamiento “no fueron aptas para obtener su perfil genético”.

“No es posible descartar que las prendas hubieran estado contaminadas desde antes de que fueran obtenidas por la Justicia, para imposibilitar el estudio. Ello sería posible si los involucrados hubiesen sido advertidos del procedimiento con anterioridad”, dijo la organización de Derechos Humanos a través de un comunicado.

01/07/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

APOYO A LAS ABUELAS POR EL NOBEL DE LA PAZ


Carlotto: “En el 78 llorábamos con cada gol, este campeonato nos llena de esperanza”

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, vio la práctica del equipo que dirige Diego Maradona, con quien se reunirá esta tarde. El seleccionado argentino apoya la postulación de Abuelas para el Nobel de la Paz. “Gracias por venir, las quiero mucho”, le dijo Maradona a Carlotto.

La titular Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, aseguró hoy que “en el Mundial del 78 con cada gol que se hacía los papás de los desaparecidos llorábamos”, mientras “este campeonato nos llena de esperanza”, tras mantener un encuentro con el entrenador del seleccionado argentino, Diego Maradona.

Carlotto, quien se encuentra en Sudáfrica promocionando la candidatura al premio Nobel de la Paz para las Abuelas de Plaza de Mayo, visitó hoy el predio donde entrena el seleccionado argentino para agradecer a Maradona el apoyo brindado a la postulación de la organización y desearle “el mejor de los éxitos”.

“Estoy muy feliz y emocionada de poder encontrarme con este ídolo nuestro e internacional”, dijo Estela a la prensa en el Centro de Alto Rendimiento de Pretoria luego de fundirse en un abrazo con Maradona.

El astro argentino, quien siempre respaldó la labor de las Abuelas, le entregó a Carlotto un banderín del seleccionado y luego de dialogar con ella afirmó: “Todos los argentinos queremos saber la verdad”.

“Me encantó la ternura de sus palabras. Le agradecí por su hija Dalma, que es muy solidaria, y a través de su arte, del Teatro por la Identidad, nos ayuda a buscar a nuestros nietos”, contó Estela sobre el diálogo que tuvo con Diego.

“Qué lindo sería que la Argentina se merezca el premio que es la copa, y el premio Nobel que es para todos”, añadió.

Carlotto llegó el sábado a Sudáfrica para realizar distinto tipo de actividades y una de ellas iba a ser reunirse con Nelson Mandela, pero debido a la tragedia que sufrió la familia del ex presidente sudafricano la misma se suspendió.

El seleccionado argentino, en una iniciativa que comandó el preparador físico Fernando Signorini, está apoyando públicamente la postulación de Abuelas de Plaza de Mayo para que le otorguen el Premio Nobel de la Paz.

Pagina 12

15/06/2010 Posted by | General, Historia, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , | 2 comentarios

Mundial, Seleccion y Abuelas


Me parece muy buena esta iniciativa de premiar a las abuelas con el Nobel de la Paz, si bien este premio historicamente no ha significado que quien lo reciba haya tenido un real compromiso con la paz, el año pasado se lo dieron a Barak Obama, sería un reconocimiento muy importante a la labor de esas mujeres valientes que buscan la identidad de los muchos apropiados que aun existe en Argentina.

El Nobel de la Paz es una decisión política que toma el Parlamento Sueco, no vendría mal que por una vez en la vida ese premio, que lleva el nombre del inventor de la dinamita, sea otorgado a quienes realmente hicieron mérito.

Javier

13/06/2010 Posted by | General, Historia, Reflexiones, Sociedad y Cultura | , | Deja un comentario

Ratifican una denuncia que apunta a Magnetto y a la viuda de Noble


Jose Pirillo, en la justicia

Por Natalia Aguilar

Pirillo. Al salir del juzgado en el que comprometió a Magnetto.

Un ex socio de Clarín declaró esta semana ante la Justicia Federal que el CEO del Grupo, Héctor Magnetto, le consiguió los hijos a Ernestina Herrera de Noble a través de una gestión ante el entonces presidente de facto Jorge Rafael Videla.

El hombre en cuestión es José Pirillo, ex propietario del diario La Razón y ex socio de Clarín y La Nación en la empresa Papel Prensa. El miércoles 21, Pirillo se sentó ante el juez Conrado Bergesio y le contó detalles de la historia de Marcela y Felipe Noble, sobre quienes aclaró que no conoce que “fueran de padres desaparecidos”.

La Justicia investiga si los hijos de Noble, Marcela y Felipe, ambos de 33 años, fueron ilegalmente sustraídos durante la dictadura militar y si, en rigor, son hijos de dos parejas de desaparecidos. La causa no ha avanzado hasta el momento, con la excepción de un dictamen de la Corte Suprema en el que se ordenaron análisis de ADN en el cuerpo médico forense del Alto Tribunal y que se crucen las muestras de las dos familias querellantes: Lanuscou/ Miranda y Gualdero/García. Las familias se niegan porque desconfían de la transparencia de los análisis y solicitan que se realicen en la sede del Hospital Durán, explicó a PERFIL la abogada querellante Alcira Ríos.

En su declaración ante Bergesio, el ex dueño de La Razón arremetió también contra la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que según su relato ante la Justicia, le consiguió los hijos al propio Magnetto. Pirillo le relató al magistrado que en ese entonces Magnetto le pidió “por favor que dejara de publicar notas sobre el tráfico de bebés que se producía en el norte del país, porque eso los afectaba a él y a su señora esposa, por cuanto los hijos que él tenía, también adoptivos, los había conseguido a través de la intervención de su amiga personal Elisa Carrió”. Desde el entorno de la chaqueña lo desmintieron y lo calificaron de “disparate”.

¿Pirillo, a los 70 años, se ha convertido en un hombre peligroso para el Grupo. Conoce secretos que tanto Magnetto como Noble quieren mantener bajo siete llaves? Es un enigma.

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, anticipó que la entidad pedirá un careo entre el CEO de Clarín y Pirillo. Además, trascendió de fuentes empresariales que el propio Magnetto se presentará ante la Justicia la semana que viene para refutar los dichos del testigo.

En diálogo con PERFIL, Pirillo agregó más detalles sobre su relación con el Grupo Clarín.

—¿Cuándo decidió usted intervenir en el caso?

—Yo informo de esto a Abuelas de Plaza de Mayo y ellas en enero de este año realizan una presentación ante Bergersio, sin busca de rédito político alguno.

—¿Se siente enfrentado con Clarín?

—Mi actual estado económico y la quiebra de todas mis empresas se debe a que en su momento todos los gobiernos negociaron con Clarín y me perjudicaron.

—¿Cuáles gobiernos?

—Alfonsín me pidió que lo ayudara a defender y fortalecer la democracia y me traicionó. Lo mismo ocurrió durante el gobierno de Carlos Menem.

—¿A qué se dedica en la actualidad?

—Vendo “sánguches”. Y no tengo plata para abogados. Los que tuve me traicionaron, fueron comprados por el poder, también jueces y síndicos de la quiebra de mis empresas fueron comprados. Esto me dejó en la ruina.

¿Quién es Pirillo?

*José Pirillo tiene 70 años. Fue el dueño del diario La Razón y ex socio de Clarín y La Nación en la empresa mixta Papel Prensa.

*Tuvo una relación laboral con el CEO de Clarín, Héctor Magnetto. Fue el propio cabecilla del Grupo mediático el que le contó que los hijos de Ernestina Herrera de Noble habían sido conseguidos a través del ex presidente de facto Jorge Rafael Videla.

*Pirillo denuncia que perdió todo por las negociaciones entre los gobiernos de turno y Clarín. Y advirtió que todos sus abogados se vendieron al poder.

Diario Perfil

06/06/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – Caso Noble: la Cámara hizo lugar al pedido de las Abuelas y removió al juez Bergesio de la causa


La Cámara Federal de San Martín decidió hoy apartar de la causa que investiga si los hermanos Marcela y Felipe Noble Herrera fueron apropiados ilegalmente durante la ultima dictadura militar al juez Conrado Bergesio, en tanto, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, consideró que “es una noticia buena y alentadora”.

La Cámara hizo lugar así al pedido de recusación presentado por los abogados de Abuelas de Plaza de Mayo y la causa recayó en el juzgado de Sandra Arroyo Salgado, informaron a Télam fuentes vinculadas a la causa.

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, celebró la decisión de la Cámara Federal de San Martín y sostuvo que “ahora podemos decir que la justicia nos dio la razón”.

“A través del pedido de la fiscal Rita Molina se logró separar a este juez que ha cometido muchas irregularidades. Es una noticia buena y alentadora en el sentido que la sala 2 de San Martín aceptó la recusación y los fundamentos”, explicó Carlotto.

En ese sentido, la titular de Abuelas contó a Télam que “a nosotros ahora nos coloca con la esperanza que la continuidad de la causa recae en la titular de la jueza de San Isidro, que por lo que sabemos ha tenido desempeños muy buenos”.

“Con este fallo todas las medidas dilatorias del juez Bergesio, que denunciamos nosotros han sido escuchadas, y creemos que nos permitirá ahora la realización rápida los análisis de ADN, ya que no hay posibilidad de que la señora de Noble o los abogados quieran interponer más dilaciones”, añadió.

Carlotto dijo a Télam que desconoce el plazo que se tomará la jueza, pero dijo “lo seguro es que va a tener que cumplir con algo que ya es impostergable”.

“Los ataques han venido y van a continuar, es la táctica nefasta que utilizan para demorar o perturbar la causa, ahora hablan del banco genético, un lugar en el que se realiza un excelente trabajo profesional e impecable, y están poniendo en duda la restitución de los nietos”, agregó.

Por su parte, el abogado de Abuelas, Alan Iud, señaló a Télam que la resolución de la Cámara Federal de San Martín “nos dio la razón” sobre los cuestionamientos planteados por Abuelas y la fiscal federal, Rita Molina, en cuanto a las “medidas contradictorias en las que incurrió Bergesio y las dilaciones para ordenar los estudios de ADN” sobre las muestras de Marcela y Felipe Noble Herrera en el Banco Nacional de Datos Genéticos.

En línea con Carlotto, el letrado destacó los “buenos antecedentes” de la jueza Arroyo Salgado “en este tipo de delitos”, al tiempo que sostuvo “esperamos que se maneje con el Código Procesal Penal, cosa que Bergesio no hacía”.

Por último, Iud afirmó que “ahora habrá que esperar si la jueza ordena la inmediata realización de los estudios genéticos o aguarda a que se resuelva el recurso presentado por los abogados de Marcela y Felipe Noble Herrera ante la Corte Suprema”.

En tanto, el legislador porteño Juan Cabandié aseguró que la decisión de la Cámara Federal de apartar al juez Bergesio de la causa de la causa es “un hecho de justicia porque el magistrado dilató durante ocho años la causa y desconoció la legislación vigente”.

“Bergesio dilató durante ocho años la causa y desconoció la legislación vigente al indicar que sea el Cuerpo Médico Forense quien hiciera los análisis de ADN de Felipe y Marcela Noble Herrera en lugar de enviarlas al Banco Nacional de Datos Genéticos y demostró no tener imparcialidad al darle tantas concesiones a los abogados de la familia Noble”, afirmó el legislador en declaraciones a Télam.

El legislador, nieto recuperado por las Abuelas de Plaza de Mayo aseguró también que el juez Bergesio es “responsable de la manipulación que sufrieron Felipe y Marcela al hacerlos esperar ocho años para conocer su identidad y enviarlos a la morgue a hacerse los análisis”.

Y confió en que a partir de ahora “la causa seguirá avanzando para cumplir con los derechos del niño y el derecho a la identidad garantizado por la constitución nacional y los tratados internacionales”.

El tribunal de apelaciones escuchó ayer en audiencia pública al abogado de Abuelas de Plaza de Mayo Alan Iud, luego de que Bergesio rechazara la recusación presentada en su contra por la fiscal federal Rita Molina hace dos semanas.

Entre las razones para pedir el apartamiento de Bergesio del caso, el abogado de Abuelas argumentó que el magistrado dictó resoluciones “contradictorias entre sí” y que las medidas importantes de la causa siempre las tomó recién “cuando le fueron ordenadas por su superior, la Cámara Federal”.

Además consignaron que Bergesio “dilata” decisiones importantes, como por ejemplo ordenar el examen de ADN de los Noble en el Banco Nacional de Datos Genéticos, como se lo ordenó la misma sala de apelaciones.

Tanto la fiscal Molina como Abuelas presentaron ante el magistrado de primera instancia de San Martín pedidos de pronto despacho para que ordene los exámenes de los Noble y sean comparados con la totalidad de las muestras reservadas en ese Banco que funciona en el hospital Durand.

Pero los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble sólo aceptan realizárselos en el Cuerpo Medico Forense que depende de la Corte Suprema de Justicia y por esto presentaron un recurso de queja ante el máximo tribunal.

Además pretenden que se los compare con las muestras de las dos familias querellantes en la causa y que sospechan podrían ser bebes apropiados a sus parientes secuestrados en la ultima dictadura.

TELAM

28/04/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

6-7-8 Estela de Carlotto – el video de Marcela y Felipe


24/04/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized, Videos | , , , , , | Deja un comentario

Argentina – “Los hijos de Noble son hijos de desaparecidos”



Por Néstor Leone Roberto

Marquevich, ex juez federal, cuenta su experiencia como juez de la causa Noble Herrera y habla sobre las presiones que recibió de parte del Grupo Clarín.

El 17 de diciembre de 2002, cuando todavía era juez federal de San Isidro, Roberto José Marquevich ordenó la detención de Ernestina Herrera de Noble. La noticia conmocionó al mundo periodístico y político. La dueña del principal grupo de medios del país tenía que rendir cuentas por primera vez ante la Justicia debido a la presunción de que Felipe y Marcela Noble serían hijos de desaparecidos, apropiados durante la última dictadura militar. Un año después del episodio, Marquevich fue destituido por mal desempeño de sus funciones. En esta entrevista, el ex magistrado afirma que esos chicos fueron adoptados de manera irregular y da por hecho que son hijos de víctimas del terrorismo de Estado. Además, narra los entretelones políticos de la causa y señala las múltiples presiones que recibió, en una semana donde una decisión judicial volvió a poner el tema en discusión. En este caso fue la Cámara Nacional de Casación Penal, que hizo lugar al recurso de queja interpuesto por los abogados de Marcela y Felipe Noble Herrera y dejó en suspenso la realización de una pericia de ADN en el Banco Nacional de Datos Genéticos.

¿Cuándo tomó contacto con la causa? ¿Cuándo llegó a su juzgado?
Aproximadamente en el año 2000. La señora de Noble había sido denunciada por dos apropiaciones: tanto por los supuestos abuelos biológicos de sus hijos como por las Abuelas de Plaza de Mayo.
¿Está convencido de que los hijos adoptivos de la señora Herrera de Noble son hijos de desaparecidos?
Sí. Los expedientes de la adopción son muy burdos. Tanto el de Felipe como el de Marcela. Por eso digo que son “supuestamente adoptados”. Y mi convencimiento nace, precisamente, del conocimiento que tengo de la causa.
¿Qué lo lleva a hacer esa afirmación, por ejemplo?
Analizar una causa tan compleja, de manera rápida, no es conveniente. Pero puedo mencionarle algunos elementos. Por ejemplo, la declaración de Roberto García, testigo principal de una de las adopciones. Cuando me lo mencionan no estaba tan convencido de citarlo, pero al leer su declaración, donde hablaba de una canastita en la que habían dejado a Felipe, parecía una cosa tan ingenua, tan infantil, que decidí hacer una citación. Me costó bastante encontrarlo. Declaró en el juzgado y me dijo que no había estado en San Isidro.
Luego se supo que era un viejo chofer de la familia Noble. ¿Es así?
Esa misma tarde ordené un oficio, nada extraordinario, al propio diario Clarín y ellos me informan que tenía un cargo administrativo. Después supe que era el chofer de la señora de Noble. También está el tema del domicilio. La señora de Noble en ese entonces vivía en Capital, no en Martínez, como ahora. Y las dos adopciones se hicieron en San Isidro.
¿Está comprobado, como se dijo, que tanto la partida de nacimiento como los documentos de la adopción son irregulares?
Está clarísimo, al punto de que el acta fue objetada desde un comienzo, tanto por los querellantes como por las Abuelas y por el propio juzgado. Había una serie de datos que tornaban inciertas o irregulares las adopciones. Al tener los datos sobre estas irregularidades y sospechas acerca de delitos que tenían que ver con la identidad de estas personas, delitos inexcarcelables, por otra parte, es que mi juzgado llama a indagatoria a la señora Herrera de Noble. Tampoco existió la madre que, supuestamente, había entregado a los chicos en adopción. Y ése es otro dato importante. Está claro que ninguno de los padres que la señora invoca existieron.
¿Por qué pudo anotarlos con el doble apellido, siendo que Roberto Noble hacía varios años que había fallecido?
Eso nunca lo pude determinar. Es antojadizo, diría yo. La que estaba adoptando, supuestamente, era Ernestina Herrera y no había problemas en anotarlos con su apellido. Noble estaba muerto y no podía adoptar.
¿Hay posibilidad de que Herrera de Noble no haya sabido cuál era la procedencia de esos niños? En mi juzgado tuve muchas causas ligadas a hijos de desaparecidos. Por lo menos, cincuenta. De éstas, catorce prosperaron. Es decir, hice el trámite completo, hasta llegar a la condena de los apropiadores. Y es muy variada la serie de argumentos que le pueden dar a uno para justificarlo. Si ella no conocía el origen de esos chicos lo disimulaba bien, porque es simple: se lo dice al juez y listo. Pero se negó a declarar. Negarse a declarar es un derecho constitucional, pero también pienso que la negativa a declarar deja interrogantes que permiten hacer elucubraciones. Innecesarias, digo yo, si uno no tiene nada que ocultar. Lo mismo pasa con las muestras sanguíneas y el empecinamiento que tienen para negarse a hacérselas. Hace ocho años pedí que se sacasen muestras, y se negaron. De ahí la necesidad de la extracción compulsiva. Este trámite lo comparo con una rueda de reconocimiento de personas. Usted puede negarse, pero yo tengo la obligación de mostrarle su foto a la víctima. Esto es exactamente igual.
Su destitución, dos años después de la detención de Herrera de Noble, tuvo que ver con esto. ¿De esto tampoco tiene dudas?
No es que no tenga dudas, está escrito. El único motivo esgrimido fue la detención de la señora. En lo personal me causó dolor, por los muchos años que tenía en la justicia. Parece una verdad de Perogrullo, pero como juez tenía autoridad de detención. Además, no era la primera detención que llevaba a cabo, por supuesto.
¿En qué consistió la campaña de la que usted dice haber sido víctima?
Hubo de todo, debido al poder de la señora. Unos días después de solicitar su detención, me entero de que ese día la señora de Noble tenía que entregar unos premios (ndr: Premios Clarín Espectáculos 2002). Lo único que falta es que averiguase qué iba a hacer esa noche, o si tenía dentista a la tarde. Es un absurdo. Es decir, cuando se busca la mala intención, la imaginación puede ser ilimitada.
¿Qué tipo de presiones recibió? ¿Hasta dónde llegaban?
En esa época era presidente Eduardo Duhalde y, a través de gente de su gobierno, se interesaban por lo que iba a ocurrir con la señora de Noble. Pero el que quería saber era el presidente.
¿Era una presión directa?
Absolutamente. Llamar a un juez es lo último que se tiene que hacer. El juez tiene que ser una garantía. Si llaman es porque tienen desconfianza de que vaya a pasar algo que ellos no quieren que pase. Por ejemplo, que quede detenida. Con ese criterio, no podría haber justicia ni personas detenidas: directamente consulto con el presidente y listo.
¿Tomó contacto, durante el tiempo en que usted estuvo al frente de la causa, con cuadros dirigenciales del Grupo?
Sí, con directivos. Y con gente que no estaba directamente vinculada al Grupo. El abogado de Noble venía dos veces por semana al juzgado en el trámite de la causa. He hablado, incluso, con Héctor Magnetto. Lo aclaro: en el trámite de investigación, no cuando tomé decisiones.
¿Qué le decían?
Es muy difícil reproducir diálogos, pero lo que no resulta para nada difícil es saber hacia dónde iba encaminado el diálogo. “Mire que es una persona muy importante”, decían. “Mire que esta señora tiene muchos pergaminos de las embajadas”, en tonos amenazantes. En alguna medida, estaba preparado para lo que vino después.
Cuando dictó la detención de Ernestina Herrera de Noble, ¿ya suponía el destino que le esperaba? Sí. En mi carrera como juez tuve causas muy resonantes y no lo descartaba. El juicio político existe. Alguna vez podían hacerme uno y que prosperara. Bueno, me tocó. Recuerdo que iba al Consejo de la Magistratura, interesado por el estado del juicio político, y me encontraba con directivos del Grupo Clarín en los despachos de las personas que me iban a juzgar. No había que ser muy suspicaz para saber cuál iba a ser el resultado. Pero, bueno, uno siempre tiene la esperanza de que las cosafuncionen bien.
Por su parte, ¿no admite alguna irregularidad o cierto manejo desprolijo de la causa?
¿Desprolijo? En primer lugar, no puedo tergiversar una causa que ni siquiera fue tramitada por mí. Después, las declaraciones de los testigos las tomé yo, pero escribiendo lo que decían los testigos. Que me haya faltado algo más puede ser, o puede ser que no se me haya ocurrido algo. Pero vamos a terminar siempre en lo mismo. Yo tenía en el juzgado una sospecha de que se habían cometido delitos graves. Esa sospecha, para el supuesto de que me haya faltado o sobrado algo, es corregible. Para eso tenemos tribunales que revisan las decisiones de los jueces y que pueden llegar hasta la Corte.
En aquel momento Clarín atribuyó la detención a una venganza del menemismo y de sus testaferros empresariales, por la cobertura del diario respecto del contrabando de armas a Ecuador y Croacia, que llevó a la detención del ex presidente Carlos Menem.
Se llegaron a decir muchas cosas, todas falsas. Pero supongamos, por un momento, que fue así. El juicio político me lo tendrían que haber hecho por eso, porque fui un instrumento de un grupo político que quería vengarse de la señora de Noble. Pero nunca fui acusado en el juicio político por eso. El juicio político se hace por una supuesta detención irregular a la señora de Noble.
De comprobarse la filiación de los hijos, quedaría al desnudo la impunidad con la que se manejaron y la convicción de que esa impunidad se prolongaría indefinidamente. ¿Lo ve así?
No, si no se probase eso, igual está demostrada la impunidad con que se mueve un medio de estas características. Está clarísimo, absolutamente claro. La displicencia con que se manejan, sobre todo con la justicia, es tremenda. Si a usted le dan una orden, tiene que cumplirla. Si la policía lo para en la ruta, usted no puede seguir de largo. Si a usted lo llama un juez, tiene la obligación de concurrir.
¿Cree que se le ha perdido el miedo al poder que supone la dueña del Grupo Clarín? Me refiero a la justicia, pero no sólo a la justicia.
No, para nada.
No se le ha perdido el miedo, dice.
Para nada. La gente, a lo mejor piensa, que puede haber una especie de doble mensaje. Pero una cosa son los problemas del Gobierno con Clarín y otra cosa es la causa. No tiene nada que ver una cosa con la otra. Igualmente, me llama más la atención el miedo de los políticos, más que el de los jueces. Mucho más. Porque el juez puede hasta no leer el diario. Pero el político vive del diario o vive con el diario. La sensación que tengo yo es que Clarín es un grupo que infunde mucho miedo. O tienen mucho poder o hacen creer que tienen mucho poder. No sé cuántos empresarios lo hacen. Para un medio periodístico, la forma de infundir miedo a los políticos es sacar tres artículos en su contra. Y con un juez hasta les debe resultar más sencillo, porque generalmente no tenemos la gimnasia para movernos en esos ámbitos.
Una hipótesis sobre el caso dice que, en el Grupo, apuestan todas las fichas a dilatar la resolución de la causa, con la esperanza de que un nuevo gobierno le quite impulso. ¿Lo ve posible?
Otra hipótesis posible es que deben estar esperando que la señora de Noble muera. Jugarán con eso, como si con eso hubiese de-saparecido el delito que se investiga, cuando lo que se investiga es a Ernestina Herrera de Noble pero también a las víctimas, no porque seamos perversos, sino para darles la identidad, que es un derecho que tienen ellos y una obligación que tiene el Estado. Por eso digo que, desgraciadamente, las dos hipótesis pueden ser posibles. Es algo muy delicado lo que está tratándose desde el punto de vista de la justicia. Lo que nadie les podrá impedir, de comprobarse la apropiación, es que los chicos dejen de ver a la señora. Tuve experiencias de chicos que se han quedado con sus apropiadores, incluso los iban a visitar a las cárceles, y después se fueron a vivir con ellos.

El rol del juez Bergesio

¿Qué opinión tiene de la continuidad de la causa, ya con Conrado Bergesio a cargo?
Cuando dejo la causa hay un largo proceso de dilación y de irregularidades. Entre las últimas, Bergesio indica la extracción de sangre en el Cuerpo Médico Forense, cuando debía hacerse en el Banco Nacional de Datos Genéticos. Y, al día siguiente, ordena un allanamiento, cosa que no era necesaria porque ya tenía la sangre y los objetos secuestrados los manda al Hospital Durand. ¿Qué explicación tiene? Pero eso no es todo. Cuando hace el allanamiento, la policía está una hora y media antes en la puerta de la casa de los Noble, hasta que llegó el abogado de la familia, cuando el factor sorpresa es el 99 por ciento del éxito del trámite. Increíble.
Cuando habla de estas irregularidades y dilaciones de Bergesio,  ¿cómo las calificaría?
No sé cómo contestarle.
¿Son irregularidades técnicas o hay algo más?
¿Usted quiere saber si lo compraron a Bergesio? Creo que no. Creo que es un tema ideológico y nada más.
¿En qué sentido?
Ideológico, en el único sentido que tiene. Él está convencido… Ah, porque usted no lo conoce a Bergesio. Es una persona que formó parte de la Cámara Federal Penal, que juzgaba a militantes de Montoneros, del ERP. O sea, no es el mejor juez para juzgar en una causa en la que hay supuestos hijos de desaparecidos durante el proceso militar. Además, todos sus amigos son militares o gente afín. Un hombre de derecha, digamos. Es esencial para la justicia que uno no tenga la parte ideológica. Lo he escuchado a Ricardo Gil Lavedra criticar a la Presidenta por el tema de la Corte Iberoamericana. No entiendo por qué critica eso; él sabe muy bien que se puede recurrir a esa corte por los tratados internacionales. Se supone que él es un constitucionalista. Pero, a lo mejor, está hablando como político. No me olvido de que él está con Elisa Carrió. Carrió dice que los hijos de Noble son también sus hijos, Gil Lavedra dice esto otro y el diario Clarín, en un mes, hace dos críticas al Banco Nacional de Datos Genéticos.
¿Puede ser inminente la resolución a partir de ciertos avances que se dieron en los últimos meses?
Trae feas sospechas, de un lado y del otro. La justicia no está acostumbrada a que le resuelvan las cosas en los diarios. No sé, hacer un ejercicio político me cuesta porque no estoy acostumbrado.
Le cambio la pregunta: ¿están dadas las condiciones para que haya una pronta resolución?
Tendría que ser lo más rápido posible para no arruinar lo que se hizo, porque este tipo de muestras va perdiendo su calidad para servir como prueba genética. Si usted me pregunta qué haría yo, dejaría que pase todo esto y, como juez, haría repetir la muestra de sangre.
Con la actuación del juez Bergesio, ¿usted cree que existe la posibilidad de que se llegue a la resolución del caso? ¿A qué resolución se refiere?
A la verdad, sea cual fuere.
No tiene otro remedio. Tiene obligación de hacerlo. Lo que más llama la atención es que en lugar de pasar cuatro meses ya pasaron seis años.

La discusión por los ADN

¿Qué opina de la sanción de la ley que ampliaba las facultades para extraer las muestras de ADN?
Escuché decir muchas cosas sobre eso, la mayoría sorprendentes. Por ejemplo, que lastimaba la libertad de expresión. Nunca escuché un argumento parecido. Me dije: debe ser porque la señora tiene medios. Pero la señora está involucrada como acusada. Es lo mismo que, porque un médico está acusado de homicidio, la corporación médica lo defienda diciendo que se está violando la salud pública. No lo entendí y sigo sin entenderlo. Hay quienes todavía dicen que esto es una pelea del Gobierno contra Clarín. Al margen de que exista esa pelea, esto es sumamente grave.
Los sectores que se niegan a avanzar con estas causas hablan de un supuesto derecho de los jóvenes a conocer o no la verdad sobre su identidad. ¿Qué les contestaría?
Es otro argumento muy utilizado. Pero, en realidad, no sé a qué se refieren, porque estos chicos no tienen nada que decidir. El único que puede decidir es el juez sobre la base de una orden para la extracción de sangre, sea voluntaria o compulsiva. El que mencionan no es un derecho de los jóvenes. Supongo que se repite por ignorancia.
¿Qué le produjo escuchar a la diputada Elisa Carrió decir que “los hijos de Noble eran sus hijos”?
Me llamó la atención. En política se pueden decir muchas más cosas de las que puede uno con un cargo de juez, que tiene la obligación de ser un poco más cuidadoso. Pero llegar al extremo de decir eso, resulta inentendible. No la entendí, de verdad. Salvo que haya querido decir “protegemos al Grupo Clarín”, que también puede ser posible. Esto es más simple de lo imaginable: se resuelve con una extracción compulsiva de sangre. No todos los países del mundo tienen, como la Argentina, un lugar específicamente dedicado a eso, con un banco genético. También hay que decirlo, no todos sufrieron, por suerte para ellos, desapariciones como nosotros. No voy a hablar de números, pero debe haber más de 500 casos en el Banco de Datos para entrecruzar información, ¿cuál es motivo por el cual se quiere arruinar una investigación haciendo sólo el comparativo con los querellantes? Si no hay nada que ocultar, es todo muy simple.

DEBATE

04/04/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario