America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Una carta de Adriàn Paenza a los votantes de Macri


0000034700

Adriàn Paenza: No te alcanzó. Fueron presos varios milicos y no te alcanzó. Te devolvieron 118 nietos, pero no te alcanzó. Te devolvieron el Carnaval y no te alcanzó. Te devolvieron Aerolíneas y no te alcanzó. Te devolvieron YPF y no te alcanzó. Te devolvieron los trenes y no te alcanzó. Te devolvieron el agua (AYSA) y no te alcanzó. Te pudiste comprar una moto, o un autito, o una casita en el mejor de los casos y no te alcanzó. Llenaste el pasaporte de sellitos y no te alcanzó. Compraste uno o dos plasmitas (de esos que tienen el calco “Fabricado en Tierra del Fuego” no te alcanzó. Tenés cada vez más laburo y no te alcanzó. Si tenés suerte te podés dar el lujo de laburar de lo que te gusta, pero tampoco te alcanza.

Te jubilaron y te aumentaron la jubilación dos veces por año (puede ser que no te alcance pero contra el 13% menos de la Bullrich y las marchas de tooodos los miércoles noventosos, no me digas que no estás en Disney). Te dieron una netbook, Tecnópolis, Canal Encuentro, Paka-Paka, cultura por todos lados y no te alcanzó. Te colgaron arriba del marote dos satélites made in Argentina, pero no te alcanzó. Te pasaron toooodos los partidos gratis y en hd y no te alcanzó (si, con tus impuestos).

Te dieron una Asignación Universal por Hijo, el matrimonio igualitario, la ley de Identidad de Género, la de Empleadas Domésticas y creeme que puedo seguir un rato largo, pero no te alcanzó. Te lo cantó El Indio, La Renga, Charly, Fito, León y una lista interminable de artistas a los que seguiste y admiraste toda tu vida, pero no te alcanzó (seguramente están todos pagos). Te metieron en el balero que todo es una mierda y compraste como loco.

Te inyectaste cuantas dosis de mierda diaria estuvo al alcance de tu control remoto, pero eso parece que tampoco te alcanzó porque siempre querés meterte un poco más. Te hiciste eco de cuanta denuncia de corrupción te zumbaba en el oído y terminaste votando a un tipo procesado que jamás te dio una propuesta concreta ni te blanqueó con quién iba a formar su dream team, pero a vos no te importó porque todo lo otro no te alcanza. Te lo avisó la extrema derecha con Cecilia Pando a la cabeza, pero vos preferís no saber bien quién es. También te avisó Cavallo, Duhalde, Melconian, Sturzenegger, Prat Gay (si, el que zafó casi un palo verde del corralito y dijo horrorizado que podía llegar a gobernar un santiagueño), pero a vos no te alcanzó.

Comprás eso de “pobreza cero” como si fuese una promo de super y vos viste cómo los muchachos de Mauricio fajaban a la gente sin techo que paraba en la Plaza Almagro hace un par de años, pero no te alcanzó. Hoy te ponen a Macri, ayer fue a De La Rúa, antes de ayer a Menem y en cuatro años te pondrán otro títere, pero a vos tampoco te alcanzó y seguís consumiendo el mismo veneno desde hace más de 40 años (como verás, los del clarinete son los únicos que siempre están y pisan fuerte).

Tenés internet para seguir proyectos de ley (y cómo se votan), canales transmitiendo en vivo desde el Senado para vigilarlos de cerca (como para darte cuenta quién se sienta a debatir y quién te está tomando por pelotudo hablándote de falta de diálogo) pero obviamente no te alcanzó y preferís que el humo del choripan te tape el bosque. Tuviste 12 años para darte cuenta de al menos alguna de todas estas cosas, pero no te alcanzó. Qué te voy a decir? Si no te interesa ni lo que se hizo ni lo que falta hacer… por más título que le pongan, ustedes no cambian más…….ADRIAN PAENZA

macri--1

 

09/02/2016 Posted by | Economía, General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , | 36 comentarios

Orgullo argentino – 16 de OCT. [Transmisión completa]. Lanzamiento del Primer Satélite Argentino. ARSAT-1.


17/10/2014 Posted by | Economía, General, Medios de Comunicaciòn, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized, Videos | , , , | Deja un comentario

“Negar los cambios es una lectura injusta” – Adrián Paenza


“Negar los cambios es una lectura injusta” | Revista Veintitrés.

Foto: Pablo Stubrin

Obviamente no está todo bien, pero hay tantas cosas que están mejor y las tantas cosas son tan significativas y tocan la vida de tanta gente… Puede importar o no, a mí me importa.

05/11/2011 Posted by | Ciencia y Tecnología, Economía, General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

–La historia de la ciencia argentina no empezó con este Gobierno, pero es verdad que Néstor Kirchner y Cristina Fernández pusieron fin a 40 o 50 años de maltratos y ninguneos.


Adrián Paenza: “La ciencia es una herramienta para resolver problemas”

Año 4. Edición número 160. Domingo 19 de junio de 2011

Por 

Sebastián Feijoo

sfeijoo@miradasalsur.com

De periodista deportivo a best seller de libros sobre matemáticas, Adrián Paenza analiza la fructífera relación que, desde 2007, el Gobierno mantiene con la comunidad científica.

Hasta hace poco menos de una década hubiera resultado descabellado pensar que una persona apasionada por la geometría, los algoritmos y las estadísticas tuviera un lugar destacado en la vida nacional. Acaso uno de los grandes méritos del recorrido profesional de Adrián Paenza haya sido divulgar un compromiso y una dedicación sin descansos por la ciencia en general y las matemáticas en particular. Y al mismo tiempo demostrar que esa pasión podía tener un lugar importante en el mercado literario, los medios y hasta una influencia valiosa en las políticas de la Argentina.
Pasaron muchos años desde que un joven periodista deportivo sorprendía por su lenguaje preciso, su capacidad para cuestionar algunos lugares comunes del fútbol y su identificación por la renovación táctica del Ferro de Carlos Timoteo Griguol. Ese camino de prestigio y reconocimiento se cortó abruptamente hace poco más de 15 años, luego de un confuso incidente y su controvertida e injusta salida no deseada del programa Fútbol de Primera. Sin dudas, fue un muy mal momento. Pero al mismo tiempo terminó abriéndole a este licenciado y doctor en ciencias matemáticas un nuevo horizonte. Primero se lanzaría al periodismo político y económico, y luego dispararía un fenómeno impensado para la ciencia en los medios. “En ese momento tan difícil me ayudó mucho gente como Víctor Hugo Morales, Jorge Lanata y Horacio Verbitsky. Fueron muy generosos conmigo. Quizá si no hubiera pasado lo de Fútbol de Primera hoy seguiría siendo comentarista de fútbol. No lo sé. Lo cierto es que en este tiempo pude hacer un montón de otras cosas y hasta quizás influí de forma positiva en mucha gente”, detalla Paenza en diálogo telefónico con Miradas al Sur, desde Chicago (EE.UU.).
En ese montón de cosas puede incluirse –entre otras– el programa de televisión Científicos Industria Argentina, galardonado con el Premio Martín Fierro en 2007 y 2011; Alterados por Pi, que se emite por el Canal Encuentro, y la serie de libros Matemática… ¿Estás ahí?, convertida en un sorpresivo éxito editorial. Pero Paenza también se transformó casi en un militante de la ciencia argentina. Y su muy buena relación con Néstor Kirchner y Cristina Fernández impactó positivamente en la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y del Programa Conectar Igualdad. “Uno puede aportar alguna idea o reunir gente sólo cuando lo escuchan”, aclara.
–Usted siguió muy de cerca el lanzamiento del satélite argentino SAC-D Aquarius desde California (EE.UU.). ¿Qué reflexión le merece el hecho?
–Fui un testigo privilegiado de un acontecimiento que para la Argentina es muy significativo. Estamos entre los doce países del mundo que pueden producir satélites con estas características tecnológicas y un porte de casi una tonelada y media. La Nasa, por supuesto, puede fabricar estos satélites, no necesita de nosotros. Sin embargo, decidió hacer este proyecto conjunto. No es que los argentinos fueron contratados y seguían las direcciones que tomaba la gente de la Nasa: discutían como pares. Esto es un episodio muy importante para la historia de la ciencia argentina y no es la primera vez que sucede. La gente del Invap y todos los que participaron ya habían hecho otros satélites, pero ninguno de este porte. Es un acontecimiento muy particular que pone a la ciencia argentina en un lugar muy privilegiado.
–¿Se puede tomar al satélite Aquarius como un símbolo de este presente de la ciencia argentina?
–La historia de la ciencia argentina no empezó con este Gobierno, pero es verdad que Néstor Kirchner y Cristina Fernández pusieron fin a 40 o 50 años de maltratos y ninguneos. Hoy nuestros científicos cuentan con un clima favorable para trabajar. Desde el Gobierno hay una conciencia de que para poder progresar y ser independientes es necesario producir nuestra propia ciencia. Eso se nota fuertemente con el incremento de los presupuestos y en la creación del Ministerio de Ciencia e Innovación Productiva. Todavía hay mucho camino por recorrer. Pero ya desde la época del propio Néstor Kirchner, cuando el ministerio todavía no existía, las nuevas políticas en el rubro eran evidentes. Previamente, los científicos argentinos habían debido soportar maltratos y ataques insultantes. Claro que, al mismo tiempo, lograron mantenerse vivitos y coleando, lo cual también es muy significativo. Afortunadamente, hoy tienen un contexto muy distinto para desarrollarse e incluso vuelven muchos que se habían radicado en el exterior.
–En algunas declaraciones públicas se mostró contrariado sobre la cobertura que algunos medios le dieron al lanzamiento del satélite argentino.
–Es verdad. A mí me sorprendió que Clarín, Canal 13, Radio Mitre y todos los medios que forman parte de ese conglomerado, posiblemente el más influyente de la Argentina, no hubieran mandado un periodista a cubrir este acontecimiento tan significativo. Ellos lo mostraron porque fue un hecho que le rompió los ojos a todo el mundo. Pero no haber tenido un periodista propio desentonó con lo que habitualmente Clarín les propone a sus lectores. La Nación y Página/12 sí tenían a sus representantes. Es raro que no hubiera habido un periodista del grupo más grande del país. Es una lectura mía. Pero… ¿por qué tengo que tener razón? Lo que digo es que me sorprendió.
–Usted cumplió un rol importante en el acercamiento de Cristina Fernández con muchos científicos.
–Antes de ser presidenta, Cristina me pidió, a través de Daniel Filmus, y por una iniciativa que también incluyó a Kirchner, que organizáramos una reunión en Nueva York con los científicos argentinos más destacados que estaban en la zona. Esto se hizo en 2007, antes de las elecciones. Finalmente, yo le sugerí a la embajada casi todos los nombres. Fue una reunión pública. Cuando estábamos todos reunidos dije que si la convocatoria era sólo para la foto, mejor que la hiciéramos rápido. Y Cristina me respondió: “Yo te dije a vos que no vine acá a sacarme una foto”. Ella participó muy activamente del encuentro y ese día le presenté a Lino Barañao. Después creó el Ministerio de Ciencia e Innovación Productiva y lo nombró al frente. Cuando Lino me llamó para contarme me pasó un mensaje de la Presidenta: “Decile a Adrián que se dé cuenta que no había sido para la foto”. Más allá de la anécdota, tanto Cristina como Néstor tenían claro que hay que apuntar al desarrollo y no sólo al de la soja, que por supuesto no tiene nada de malo, claro. Hoy, la ciencia y la inversión en tecnología están en la agenda con un lugar de privilegio. El siguiente paso debe ser establecer políticas de Estado.
–¿Cuáles sería las más indicadas?
–Algo así, requiere de la participación de mucha gente. Pero primero tenemos que decidir qué país queremos ser. Dónde pretendemos apuntar. Podemos apostar a la nanotecnología, a la biónica, a la biotecnología, a la generación de software y/o a la biogenética, por citar apenas algunos ejemplos. Tenemos que organizar prioridades, coordinar esfuerzos. Para asumir políticas de Estado hacen falta muchas voluntades. Pero las cosas no se hacen de un día para el otro. Hay que cuidar y estimular el capital que tenemos. El lanzamiento del satélite argentino no es algo que empezó hace unas semanas. La Argentina ya le vendió un reactor nuclear a Australia y Cristina no era la presidenta y Kirchner tampoco. No es que de pronto apareció el Invap. Pero el Invap ahora tiene mejores condiciones de trabajo porque el país invierte más y mejor en ciencia. Debemos seguir exigiéndonos e ir más allá.
–La ciencia argentina también parece tener una mejor consideración social. ¿Considera que Tecnópolis es un buen esfuerzo para seguir avanzando en ese sentido?
–Cuanto más acceso haya, cuantas más formas se encuentren de comunicarle a la gente cuánto y dónde la ciencia puede beneficiarla, mejor. El desafío es generar los vasos comunicantes, mostrar que la ciencia está en todas partes y la necesidad que tenemos de ella en la vida cotidiana. La ciencia como herramienta para resolver problemas: no como un ente abstracto. Hubo un tiempo en el que los científicos se sentían parte de una elite. Hay que terminar con esto. La ciencia está hecha para todo el mundo. Por supuesto que hay gente que tiene más capacidades, más destreza para hacer algo, pero todos los esfuerzos son valiosos y hay que saber aprovecharlos.
–Cuando trabajaba como periodista deportivo, ¿alguna vez imaginó vivir este momento personal?
–La verdad que no. Por entonces, ni yo ni casi nadie hubiera podido pensar que se podían vender tantos libros de matemáticas, ni generar distintos programas de televisión de ciencia. Pero lo que más me emociona, en realidad, es vivir este momento de la Argentina, que por supuesto es perfectible, pero que transita por muchas de las cosas que tienen que ver con lo que yo pretendo para mi país.

• Los nuevos proyectos televisivos para este año
El periodista, docente y matemático sigue ideando nuevos proyectos para televisión. Ya grabó una serie de capítulos para un programa que en principio se llamaría Matemáticas y sufragio o El sufragio y la matemática. El envío se emitirá por el canal del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, con fecha a confirmar.
Pero Paenza también prepara otro programa que en este caso será para Canal 7. Irá desde julio y se llamará El debate. “Ya grabamos los seis primeros capítulos y tenemos muchas expectativas. Creo que hay algunos temas centrales en la vida de las sociedades, en particular la de la Argentina, que nunca se discuten. Obviamente, hay muchos temas profundos a resolver que no pueden hallar la solución en un programa de TV. Pero consideramos que sí nos permitirá pensar y exponer diversas posiciones. Creemos que es un avance, un aporte para tener una agenda diferente a la que impone el día a día de los medios.”
–Discusiones como la despenalización del aborto o del consumo de drogas muy rara vez tienen lugar en la televisión argentina.
–Por eso nos atrapa. Queremos mostrar diferentes opiniones, preguntarnos qué necesita la sociedad, ver la incidencia de la Iglesia… También nos interesa la eutanasia. ¿Tenemos derecho a una muerte digna? ¿Se podría regular?
–¿Cómo será la mecánica de programa?
–Yo voy a funcionar como un moderador ante dos invitados con opiniones contrapuestas. Cada uno tendrá una primera intervención en la que expondrá su posición. Luego tendrán una más breve, para rebatir los argumentos del otro. A su vez, esas personas presentarán historias y a otros especialistas. También habrá invitados que pregunten. Creo que es un formato atractivo y ante todo valioso para pensar.
–Más allá de las críticas que pueden hacerse a la televisión, este tipo de programas demuestran que se puede ir más allá del show permanente.
–Sobre todo porque las personas que estamos en el programa no somos improvisados. Yo trabajo en el medio desde 1972. Se pueden hacer muchas cosas y cambiar paradigmas, también en televisión. Y en buena hora que ocurra esto. Estamos viviendo un momento muy particular de la Argentina. Un momento que yo no creí que iba a ver y que estoy disfrutando y celebrando. Más allá de los tironeos y dolores cotidianos que produce lógicamente todo proceso de crecimiento. Siento y pienso que vamos hacia delante y ese siempre es un desafío al que no hay que rehuirle.

24/06/2011 Posted by | Ciencia y Tecnología, General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Argentina – POR PRIMERA VEZ EN BUENOS AIRES, SE LLEVAN A CABO MAÑANA LOS FAMOSOS DEBATES DEL TED


“Ideas que vale la pena difundir”

Durante todo el día, veinte oradores de las más variadas disciplinas y ciencias expondrán en la Rural sus ideas ante un público que luego debatirá sus propuestas. Quienes quedaron afuera podrán seguirlo por Internet.

Por Soledad Vallejos

Mañana, mil personas pasarán la mitad de su día escuchando, opinando y compartiendo las ideas que disparen, con el correr de las horas, lo que veinte oradores vayan diciendo, en no más de 18 minutos cada uno. Será la primera edición de TEDxBuenos Aires, un tipo de evento que, a 26 años de haber comenzado en Estados Unidos (de donde el nombre refiere Tecnología, Entretenimiento y Diseño), se realizará por primera vez en Argentina. “Pero lo de mañana será sólo el puntapié inicial de algo que de ninguna manera empieza y termina acá”, advierte Adrián Paenza, uno de los organizadores de la fecha que, como su inspiradora norteamericana, rescata el valor de las “ideas que vale la pena difundir”, versionándolo como “la revolución de las ideas”.

Alguna sintonía encontró la propuesta, porque a dos días de abierta la inscripción la cantidad de personas interesadas en asistir había duplicado la capacidad de la sala de la Rural pensada para la ocasión; al cierre del plazo, las entradas demandadas eran cinco mil; de allí que el privilegio de pertenecer al mundo de las ideas en el aire se decidió, democrática y azarosamente, por sorteo. Claro que eso no quiere decir que la mayoría haya quedado excluida: al menos 500 podrán seguir la transmisión desde el aula magna de la Facultad de Ciencias Exactas, en Ciudad Universitaria, y una cantidad ilimitada podrá hacer lo propio por Internet.

“Será una discusión sobre ideas, pero claro que eso no significa que nos arroguemos el derecho a decir que sólo acá empiezan las ideas en Argentina”, continúa Paenza, quien cree que se trata, sin embargo, de un momento particular. “De alguna manera, sí tiene sentido decir que mientras lo que se escucha en el paisaje político argentino son discusiones, peleas, pero sin ideas, sólo ruidos ensordecedores en torno de cosas muchas veces irrelevantes, también hay mucha gente que desde el punto de vista social, científico, tecnológico, está tratando de hacer cosas para mejorar la calidad de vida de la sociedad.”

Entre las 8 de la mañana y las 8 de la noche sucederá todo, tras una apertura a cargo del propio Paenza, a la que seguirá un seleccionado tan variopinto como el público real y virtual: los científicos Mariano Sigman, Alberto Kornblihtt, Gabriel Gellon, José Cibelli y Matías Zaldarriaga; la bailarina Inés Sanguinetti; el escritor y músico Luis Pescetti, el deportista Manu Ginóbili (quien, por problemas de agenda, en lugar de asistir, grabó su participación en video); la psicóloga social Bea Pellizzari; el periodista Roberto Guareschi; la arqueóloga de alta montaña Constanza Ceruti; los abogados Luis Moreno Ocampo y Marcos Salt; el investigador de tecnología y sociedad Miguel Brechner Frey; el antropólogo forense Luis Fondebrider; el urbanista Jaime Lerner; el director de teatro Rafael Spregelburd; los músicos Axel Krygier y Marcelo Moguilevsky.

Quienes no tengan la fortuna de tener su lugar en la Rural ni puedan acercarse a Ciudad Universitaria, podrán seguir todas las intervenciones en el sitio de Internet http://www.tedxbuenosaires.org, o por tweets (“TEDxBA”)

La expectativa, dice Gerry Garbulsky, otro de los organizadores, es muy alta. “Y lo es para cada uno de nosotros. Me hace acordar al entrenamiento olímpico para los 200 metros: uno entrena muchísimo tiempo y todo se resuelve en un día. En este caso, está la sensación de haber estado entrenando más de un año para algo que sucederá rapidito: a lo largo de un día.” En vísperas del evento que, a diferencia del original norteamericano, no es arancelado (6000 dólares cuesta concurrir, y ni siquiera tener el dinero garantiza hacerse de una vacante) y sucede en sólo un día (mientras que el original, que involucra hasta a 100 oradores, se de-sarrolla en cuatro jornadas), las redes sociales argentinas hervían. Desde comienzos de la semana, el sitio de TEDxBuenos Aires no sólo se servía de Twitter para responder y actualizar datos, sino que también había comenzado a poner en punto de ebullición el perfil de Facebook, convertido, informalmente, en registro de la fiebre pre-jornada.

“En todos estos días –se sincera Garbulsky– me pregunté qué cosa significaría el éxito de todo esto que estamos preparando. Y creo que la respuesta es, dado que se trata de la primera vez que lo hacemos, que si podemos sembrar algo y que, con el tiempo, dé frutos, por lo menos yo voy a estar muy contento.” Más que un día extenso y especial, dice, el jueves debería ser “algo que provoque que la gente piense, debate y converse sobre temas que no están sobre la mesa hasta que alguien los menciona”. “En Argentina –agrega–, solemos estar atados a la coyuntura, al corto plazo, tenemos cierta miopía. Esto nos puede hacer bien como sociedad, como personas: puede ser abrir el espectro y pensar más allá del corto plazo. Claro, un evento de un día no va a alcanzar para cambiar una mentalidad, pero de a poquito esto puede generar apertura mental, debate. Por eso mismo nuestro objetivo también es llegar a la mayor cantidad posible de gente en distintos públicos.”

Paenza recuerda que su primer libro de divulgación comenzaba con la cita de un dicho anónimo. “Es algo como: ‘la gente grande habla sobre ideas. La gente promedio habla sobre cosas. La gente pequeña habla sobre otra gente’. Claro, nadie está exento de hablar de objetos o personas, pero ¿cuánto tiempo dedicás en tu vida a pensar o discutir ideas? Buscamos ayudar a eso, a generar las mejores condiciones para que la sociedad pueda discutirse, para debatir qué queremos ser, cómo nos queremos pensar.”

Con la cuenta regresiva como norte, ante una pregunta de la organización, cientos de personas que no tendrán su ubicación en el auditorio de la Rural contaron sus planes de reunirse, en grupo, frente a monitores, para seguir la jornada por Internet. “Es lo mejor que pueden hacer: porque no es lo mismo verlo solo en tu casa, en tu trabajo, que reunirte con otras personas e intercambiar. Finalmente, la idea es esa: compartir, hablar, debatir. Con lo que sucedió con la inscripción, es claro que hay hambre de esto, hay necesidad de escuchar gente con cosas para decir, necesidad de dejarse maravillar y provocar por ideas. Me llena de esperanzas, quizás estemos en el camino correcto.”

Página 12

07/04/2010 Posted by | Arte, Ciencia y Tecnología, General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario