America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

“La ANSES puede pagar el 82% móvil y no quiere hacerlo” – Mentiras Monstruosas


01/09/2013 Posted by | General, Justicia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized, Videos | , , | Deja un comentario

Aprobación del 82% – A favor de las AFJP


Por Alfredo Zaiat

Votar o proponer hoy el 82 por ciento móvil para las jubilaciones es promover el regreso de las AFJP. Muchos pueden sentirse ofendidos con esa hipótesis, porque históricamente batallaron en espacios públicos áridos por mejorar las condiciones materiales de los jubilados. A otros directamente les resultará indiferente porque saben que esa iniciativa sólo es una oportuna estrategia política electoral jugando con las expectativas del sector pasivo. Unos y otros, con obvias intenciones diferentes, saben que aprobar un proyecto de ley que dispone el 82 por ciento móvil sin financiamiento de mediano plazo, además de no considerar las condiciones presentes y futuras del sistema previsional, terminará provocando el desquicio del régimen público. Este recién se está recuperando del negocio del siglo de bancos y compañías de seguros con las AFJP. El paso siguiente no es muy difícil de adivinar: si se implementara ese 82 por ciento, pasados unos pocos años, con un Estado que no puede cumplir con esa obligación, se impondría el discurso sobre la necesidad de privatizar el régimen previsional. Además del regreso de las AFJP, no hay que ser muy perspicaz para prever que la corriente conservadora, con el respaldo del FMI, impulsará imitar la actual reforma europea: subir la edad jubilatoria de los trabajadores para cerrar la brecha de financiamiento provocada. Así actúan los representantes del neoliberalismo doméstico siempre inquietos para ofrecer negocios fáciles a grandes grupos privados locales y multinacionales. No caer en esa trampa es una exigencia imprescindible en estos tiempos para defender a sectores vulnerables de la población.

Un antecedente cercano de un proceso similar se encuentra en la década del ochenta. En esos años una gran parte de la población se quejaba del servicio telefónico porque no conseguía líneas o de la deficiente prestación eléctrica o de gas. Ese pedido no demandaba la privatización de las empresas públicas. Buscaba recibir un servicio público adecuado. Para ello se necesitaba un plan de inversiones y generar un consenso social para fortalecer la participación del Estado en la economía. Sin embargo, sobre la legítima exigencia de la población prevaleció el discurso conservador de entregar esas empresas a negocios privados, con la inestimable colaboración de previas políticas deliberadas de vaciamiento patrimonial de las compañías estatales. Así se terminó generando una corriente favorable para la liquidación de activos públicos. Las consecuencias de esa política las padecieron finalmente los mismos usuarios que reclamaban un mejor servicio y que, inicialmente, no pedían la privatización, aunque luego la consintieron. En un primer momento sintieron alivio con esas ventas para después padecerlas al tener que pagar tarifas muy elevadas y verificar en la práctica las inversiones mezquinas que realizaron los grupos privados para mejorar y expandir el servicio.

El 82 por ciento móvil fue una bandera de resistencia, con escasa y nula recepción de esa demanda por los partidos tradicionales, en períodos donde los jubilados eran la variable de ajuste. Fue convocante de movilizaciones de organización sociales ante la emergencia previsional de mediados de la década del ochenta, el congelamiento de los haberes, el negocio de las AFJP y la elevación de la edad para jubilarse durante los noventa y el recorte del 13 por ciento de los haberes a comienzos de este siglo. Todas medidas que arrollaron con derechos de jubilados. Desde hace unos años, la situación es diferente, en un proceso de reparación y recuperación del sistema previsional público, que aún requiere su ampliación con el debate para una reforma profunda que brinde respuesta a la actual y futura perspectiva laboral y estructura poblacional. El 82 por ciento no interpela en ese sentido, sino que por el contrario puede terminar abriendo las puertas para el regreso de las AFJP.

Página 12

14/10/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , | 2 comentarios

Un proceso histórico que ya no puede ser detenido


 

12 de Octubre de 2010

Por José Alberto Tononi
jalbertot@hotmail.com

La rueda que has puesto en movimiento corre rápidamente y ya nadie puede detenerla.” Las palabras reproducidas en el comienzo de esta nota pertenecen a la gran novela La última tentación, del escritor Niko Kazantzakis, y son dichas por Pablo a Jesús, quien no ha muerto en la cruz, vive como un mortal más sobre la tierra y reniega de las palabras que acaba de oír de boca de su seguidor. Las traigo de la memoria porque las mismas pueden ser aplicadas al momento histórico que está viviendo nuestro país. Desde el año 2002 ha comenzado un proceso histórico que ya no puede ser detenido. Ya nada puede volver a ser igual en nuestra Argentina. Si por esas cosas incomprensibles que tiene la historia, el próximo gobierno fuera ganado por quienes hoy son la oposición, difícil les será disolver las conquistas de la que hoy gozan los ciudadanos de este país. ¿Volverán a reprimir las protestas sociales? ¿Volverán los fondos de los jubilados a la timba de las AFJP? ¿Volverán los monitoreos del FMI? ¿Volverán las subas de tarifas públicas cotidianas como antaño? ¿Los grandes diarios volverán a tener el predicamento que tuvieron y dilapidaron por negar la realidad? ¿Volverá a privatizarse el fútbol y volveremos a ver las caras de los que pueden pagar para verlo en directo? ¿Volveremos a las relaciones carnales con los EE UU? ¿Veremos un presidente con el miedo a los cuatro titulares en contra como tantas veces vimos? ¿Dejará de regir la nueva Ley de Medios Audiovisuales y se repondrá la defensa de los monopolios? La rueda de otra historia está girando. Este gobierno y el anterior la han puesto en marcha y nada ni nadie podrá detenerla, ni aun si el propio gobierno enloqueciera y quisiera volver sobre lo andado. La historia enseña que nada está escrito de antemano en lo que atañe a procesos sociales y, algunas veces, la reacción ha tenido éxito en su finalidad de restauración de privilegios para las minorías intensas (recordar el año 1955) pero así como después del peronismo de esos años nada fue igual en la Argentina, después de este gobierno reparador ya nada podrá volver a ser igual a lo que conocimos antes de 2002. Por más esperanzas que tenga la prensa representativa del establishment, por más notas denigratorias que escriban sus empleados calificados, la suerte ya está echada. Más inclusión, más distribución, más y más políticas de alto contenido social son las futuras políticas que han de regir en este país. Que tomen nota todos los políticos, sean del signo que sean, porque de ignorarlo van a conocer como es un pueblo cuando truena el escarmiento de la democracia.

Tiempo Argentino

13/10/2010 Posted by | Economía, General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Denuncian a JP Morgan y al Grupo Clarín por fraude con los fondos de las AFJP


La presentación de la UIF involucra también al Patagonia y Consultatio

08-07-2010 /  Denunciaron manipulación de precios de acciones y connivencia entre JP Morgan y las empresas locales. Entre Clarín y el Patagonia, la cartera del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES perdió $535 millones a junio de este año.

José Sbatella, titular de la UIF.

Por Patricia ValliEl titular de la Unidad de Información Financiera (UIF), José Sbatella, radicó una denuncia penal contra el Grupo Clarín, el Banco Patagonia, la administradora de fondos de inversión Consultatio y el banco de inversión JP Morgan por fraude con los fondos de jubilación y asociación ilícita.

El texto de la denuncia, que fue informada por la UIF, habla de “manipulación de precios de acciones que se ofertan públicamente en el mercado de valores y su venta a los fondos de inversión, con la probable connivencia de los gerentes operativos de los mismos”.

El fraude estuvo vinculado a los fondos de las administradoras de los fondos de jubilación y pensión (AFJP) “que se componían de los aportes jubilatorios de una gran cantidad de argentinos”. Esos activos, en tanto, fueron heredados por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES).

Según la denuncia de Sbatella, por fraude “contra los fondos de jubilaciones y pensiones y una defraudación millonaria cometida por una asociación ilícita”, el agente en común en todos los casos fue el JP?Morgan, que actuó como colocador y fue denunciado “por urdir la maniobra”.

Clarín habría manipulado los precios de las acciones mediante la entrega de información inexacta –lo que repercutió en los precios de las acciones– de acuerdo con la evaluación que hizo otro organismo de control, la Comisión Nacional de Valores, que entregó parte de la información sobre la que se sustenta la denuncia de la UIF.

Según la CNV,?“las AFJP intervinieron en la compra de acciones a un precio alto y las acciones cayeron de manera estrepitosa después de esa compra”. La ANSES, por su parte, aportó que el JP Morgan habría comercializado esas acciones.

VALORES. La semana pasada, cuando el ministro de Economía, Amado Boudou, y el titular de la ANSES, Diego Bossio, analizaron el impacto fiscal de los proyectos de la oposición para garantizar la aplicación del 82% móvil a las jubilaciones mínimas, destacaron que el Grupo Clarín había tenido el más alto porcentaje de pérdida para el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES, con la cartera heredada de las AFJP.

Según datos de la Administración de la Seguridad Social, la pérdida de Clarín ascendió a 77%, lo que representó en pesos unos 276 millones menos en el FGS. En el caso del Banco Patagonia, la caída fue de 49% en el precio de sus acciones y totalizó una pérdida de $259 millones, medido a la primera semana de junio pasado.

“En un año, las acciones de Clarín perdieron un 60%, mientras que en el mismo período la pérdida del Merval fue del 2%”, señaló en esa oportunidad Boudou. De acuerdo con los datos de la CNV ellas cayeron de $28 y $35 a 9,25 pesos. Según los últimos datos de la ANSES, dentro de la órbita del FGS bajaron hasta un precio estimado de $3,26 por acción.

Arrepentido. La denuncia fue presentada ayer por Sbatella en la Fiscalía Federal Nº 3, a cargo de Eduardo Taiana. Hoy será girada a la Cámara Federal porteña para que designe el juzgado que tramitará el expediente en base a las declaraciones de Esteban Arbizu, ex ejecutivo de JP Morgan.
El “arrepentido” de la banca de inversión internacional asesoró, entre otros, a Ernestina Herrera de Noble y otros directores del Grupo Clarín, Marcelo Mindlin, la familia Priu, Eduardo Costantini y Carlos Bulgheroni, según publicó hace un año el diario Crítica de la Argentina.

Además de las investigaciones por posible lavado de activos que realiza la UIF y de la causa promovida ahora por la denuncia de Sbatella, existe un proceso a cargo del juez Sergio Torres en el que se ventilan otros hechos denunciados por Arbizu, quien confesó haber participado de operaciones para el envío clandestino de fondos desde la Argentina a los Estados Unidos y Suiza.

Buenos Aires Económico

08/07/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

MAS DE CLARIN


17:14 – ECONOMIA

 

El titular de la Unidad de Información Financiera denunció a grupo Clarín y al JP Morgan

El titular de la Unidad de Información Financiera (UIF), José Sbatella, presentó una denuncia penal contra el grupo Clarín y el banco JP Morgan por “manipulación de precios de acciones que se ofertan públicamente en el mercado de valores y su venta a los fondos de inversión, con la probable connivencia de los gerentes operativos de los mismos”.

Según consta en la descripción de los hechos efectuados en la denuncia, a la que accedió Télam, “los fondos de inversión eran las AFJP, y se componían de los aportes jubilatorios de una gran cantidad de argentinos, todo ello de acuerdo a las previsiones de la ley 24.241”.La denuncia fue presentada en la fiscalía federal número 3, a cargo de Eduardo Taiano, donde se especifica que se investigue la posible comisión de los delitos tipificados en los artículos 173, 210 y 300 del código penal y los artículos 138 al 141 de la ley 24.241.Sbatella asegura en su presentación que las acciones que pide investigar “pertenecen a las empresas Grupo Clarín SA, Banco Patagonia SA y Consultatio SA, pudiendo existir otros casos semejantes. En todos ellos, el común denominador es la intervención del JP Morgan Chase Bank, al menos como agente colocador de las acciones en cuestión, esta entidad, a su vez, ha sido denunciada por urdir la maniobra”.

En el caso del grupo Clarín, la denuncia indica que “existen constancias que dan cuenta que la manipulación de precios de las acciones se debió a que la empresa no brindó al mercado información exacta y veraz, la cual resulta determinante para fijar el precio de las acciones, infringiendo el régimen de transparencia”.

En su denuncia, Sbatella se hace eco de una presentación voluntaria efectuada ante la Unidad de Información Financiera por Hernán Esteban Arbizu.

En la presentación se acompañan distintas pruebas documentales como la declaración de Hernán Arbizu, requerimientos efectuados por la UIF a la Comisión Nacional de Valores, y a la Administración Nacional de Seguridad Social, y copias de la documentación remitida por la Comisión de Valores y por la Anses.

http://www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&idPub=191704&id=365209&dis=1&sec=1

07/07/2010 Posted by | Economía, General, Medios de Comunicaciòn | , , , , | Deja un comentario

Argentina – El plan opositor


Veamos quiénes son los grandes apoyos de la Coalición Opositora y sus principales objetivos.

Por Antonio Tourville (*), especial para NOVA.

Esto que escribo hoy no es nada nuevo, y ya sucedió en Argentina, y lo voy a repetir hasta el 2011 por todos los medios posibles y de todas las formas a mi alcance. No esperé -ni espero- nada material de la política, nunca obtuve nada de ella, en cambio puse y seguiré poniendo todo mi esfuerzo y algunos recursos en pos de la defensa de mi Patria y del bienestar del Pueblo.

Esto lo siento, porque estoy enamorado de mi Patria y de mi Pueblo. Gracias al pueblo, estudié dos carreras en Ciencias Exactas, en universidades públicas, esto acrecentó mi formación y mi juicio lógico. Relato esto porque me he sorprendido yo mismo, porque he publicado resultados, mucho antes de que ocurrieran, cosa que a achaco a mi libertad de pensamiento y a la estructura  lógica del mismo. Para ello, mi método es 1) Recabar toda la información posible, 2) Cruzarla, 3) Ponerme en el lugar de la persona o grupo a los que quieran anticipar, 4) Pensar desde la lógica, teniendo en cuenta los condicionantes y las personas o grupos que los rodean y apoyan.

Por esto, desde que se demostró el que Grupo A era posible, desde que, alcoholizados por el poder y el odio, Solanas y Pinedo aplaudían juntos, o encontrados por la incongruencia, Lozano y Prat Gay también festejaban, o aunados por la prostitución ideológica, Bonasso coincidía con Carrió, o haciendo gala de amnesia, Alfonsín hacía migas con los diputados de la Sociedad Rural, o enfrascada en la locura, Donda caminaba junto a Aguad, o traicionando a Perón, supuestos peronistas le daban aire y poder a los enemigos actuales e históricos del peronismo, o mujeres que dicen reivindicar a Eva se ponían como viles serviles a favorecer las intenciones de la oligarquía, que escupió, violó, arrastró y mansillo a Evita.

Era lastimoso ver a antiguos hombres y mujeres de la Causa Popular complotar contra su pueblo, haciendo recordar la década de la traición cipaya, comandada por Menem y Duhalde.

Y allí quedó claro: estos sujetos no tienen principios, no tienen ideologías, no tienen Patria, sólo los mueven sus bajas y entupidas ambiciones, que más tarde o más temprano este Circo Romano que armaron los hará victimas, porque Roma no paga traidores y el Pueblo jamás los perdona.

Vayamos a lo nuestro, tomando distancia, veamos quiénes son los grandes apoyos de la Coalición Opositora y sus principales objetivos. Se destaca: la Mesa de Enlace, (que pretende la anulación de> las retenciones y la liberalización del comercio exterior), la UIA de las multis y grandes empresas (que pretende una devaluación, y  bajar el costo laboral e impositivo), el Oligopolio de Medios (que pretende la abolición de la nueva ley que lo regula y la devolución de su gran negocio, el fútbol), la CIA o el poder de Estados Unidos (que pretende la alineación obediente y el abandono del Mercosur), los Bancos Buitres (que pretenden recuperar las AFJP y seguir con la timba financiera).

Estos, en grandes líneas, son los pagos de favores que tendría que cumplir el nuevo gobierno, surgido de la Coalición A, llámese Cobos, Duhalde, Carrió o Macri. ¿Pero cómo harían todo esto? Para ello tendrían que desarmar todos los planes sociales, como la asignación por hijo, las becas, el subsidio a madres  de siete hijos, las cooperativas de trabajo, etc. Tendrían que bajar los salarios y las jubilaciones, tendrían que producir desocupación para bajar las pretensiones salariales, tendrían que argumentar el abandono del Mercosur,> tendrían que bajar el consumo por el aumento de los precios que se irían a dólares por las liberalización de las exportaciones.

Cosa casi imposible, porque ante la primera medida el pueblo reaccionaría y ya las otras serían inviables. Por ello, este gobierno parido por los Duhalde, los Solanas, las Carrió, los Macaluse, los Macri, los Bonasso, los Lozano, los Prat Gay, los Alfonsín, los Morales, los Aguad, los Biolcati, los Pinedo, las Bullrich, las Dondas, etc., etc., tendrían que tomar todas estas medidas de una sola vez y sentarse a esperar los resultados que sumirían a todo el Pueblo en un desastre generalizado, que lo llevaría al sálvese quien pueda, evitando la reacción.

Pero, a todas luces, todas estas medidas juntas producirían una pueblada y el gobierno caería. Por ello, el único camino  y el único plan de la oposición es tomar una sola medida que traiga como consecuencia a las demás. Y esto no es otra cosa que una violenta devaluación con la liberación del comercio exterior, con la excusa de aumentar la competitividad y dar un envión a la productividad y el crecimiento, que es el discurso de estos viles opositores Grupo A.

Una devaluación que llevaría al dólar a 6 pesos o más, justificándola, además, con el falso descalabro producido por los Kirchner Esto produciría: que el poder adquisitivo de los salarios se redujera a la mitad (dado que todos los bienes subirían al doble), que la asignación por hijo, las becas, los subsidios, y otros planes, caerían en igual medida. Necesitándose la mitad de los dólares actuales para sostenerlos, esto haría posible bajar o anular las retenciones agropecuarias, la reducción de algún impuesto a la producción y/o el otorgamiento de algún subsidio en el mismo sentido a las grandes empresas.

Una devaluación como esta haría que los países del Mercosur nos pusieran aranceles diferenciados a nuestras exportaciones, con nuestro consiguiente enojo, y nuestro alejamiento del bloque, para caer en el abrazo del oso del Tío Sam. La UIA de los grandes se alegraría por la baja del costo laboral e impositivo. El mercado interno, desfinanciado por la caída del salario y el aumento de los precios que se mantendrían en dólares, caería, produciendo el cierre de toda empresa no vinculada al comercio exterior, produciendo desocupación y la caída de las condiciones laborales y pretensiones salariales.

En medio de todo esto, seria casi una nimiedad abolir la Ley de Medios y devolver el fútbol y las AFJP, con el cuento del achique del gasto y del cuidado de los fondos de los jubilados, que casi habrían quedado licuados por la devaluación.

En tanto, la calidad y la cantidad de la alimentación caerían, la carne, la leche, y todo alimento proteico ahora cotizados en dólares sería prohibitivo, y el pueblo se alimentaría con grasa de poco valor e hidratos de carbono, cayendo en la desnutrición y en el desequilibrio fisiológico, produciéndose un desastre sanitario consecuente.

Los bancos de las escuelas comenzarían a vaciarse, la mortalidad infantil crecería, se llenarían las veredas de los hospitales y el futuro de nuestros jóvenes se mudaría nuevamente a los aeropuertos, ahora sin destino, dado que el mundo recién está entrando en la crisis de su sistema  financiero.

Así es  el Modelo Opositor, con que sueña Clarín y La Nación, dirigido y apoyado por la Coalición Grupo A. Tendríamos un país exportador, tal vez con un excelente crecimiento de su PBI, con un pueblo hambreado, desocupado, esclavizado, donde sus mejores hijas se prostituirían y sus hijos serian arrastrados por la desazón a la droga y al delito.

Este país sería surcado por un combate a la inseguridad a sangre y fuego, dado que ésta crecería en forma exponencial y también su represión. La protesta social sería criminalizada y reprimida, Kosteki, Santillán, Fuentealba, Teresa Rodríguez y Víctor Choque caerían en el olvido, porque sólo serían unos, entre otros muchos.

Este es el país al que nos quiere conducir la Coalición Grupo A; resistiremos, aunque en ello se nos vaya la vida.

(*) Dirigente peronista de Paz, Pan y Trabajo.

10/12/2009 Posted by | General, Politica Internacional, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Argentina: DESDE EL GOBIERNO SALIERON A CRUZAR LA PROPUESTA REPRIVATIZADORA DE MACRI


18-06-09


Una polémica que llegó volando

La reestatización de las AFJP y de Aerolíneas Argentinas entró volando en la campaña electoral cuando el jefe de Gobierno porteño propuso volver a privatizarlas y todo el kirchnerismo salió a cruzarlo, con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el candidato a diputado Néstor Kirchner a la cabeza. Lo mismo sucedió con los dirigentes de los gremios aeronáuticos, de punta contra el Jefe de Gobierno porteño.

Macri deslizó sus llamativas propuestas el martes a la noche en una entrevista en un programa de cable. “Privatizar Aerolíneas, privatizar de nuevo la jubilación, privatizar Aguas”, tiró. Sobre la privatización de la línea aérea de bandera argumentó que “se gastan millones de pesos para sostenerla” y sobre las AFJP “la plata de los jubilados argentinos no podemos prestársela a los amigos del Gobierno”.

La Presidenta rápidamente aprovechó para vincularlo con las políticas liberales de los ’90. “Hay algunos que quieren volver al pasado, que andan diciendo que volverían a reprivatizar Aerolíneas Argentinas o que volverían a dar las jubilaciones al sector privado”, contraatacó la Presidenta durante un acto en la Central Nuclear Atucha II, en Zárate.

Sin nombrar a Macri, la Presidenta lo señaló como uno de los “que sueñan con el viejo modelo de los años ’90”.

“Tal vez obtuvieron muchas rentabilidades y ganancias en años en que los argentinos se quedaban sin trabajo, sin posibilidad de progreso ni estudio”, agregó Cristina. Apoyándose en que el acto en Atucha II era por la colocación de la tapa de un reactor, la Presidenta sostuvo: “Le pusimos la tapa a un modelo de país neoliberal que condenó al fracaso a esta obra y que la había paralizado por más de una década. Cuando se pretende ser un país de servicio financiero no es necesario energía, solamente explotar a un pueblo para que siga pagando la fiesta de otros”.

Ayer, poco antes del acto de la Presidenta, Macri había intentado moderar su postura asegurando que no tiene “una visión antiestatista”, pero reiteró que no está de acuerdo “con las estatizaciones que se han hecho” porque “se están gastando cuatro o cinco millones de pesos por día para sostener Aerolíneas y después no tenemos nafta para los patrulleros, que terminan siendo patrulleros testimoniales”. “Primero el Estado tiene que ocuparse de las cosas básicas; primero debe garantizar seguridad, salud y educación de calidad para todos los chicos”, dijo Macri a quien lo gremios estatales y sectores de la oposición en la ciudad le cuestionan justamente haber bajado el porcentaje del presupuesto que se destina a educación y a salud.

Atrás de Cristina, salió Kirchner a retrucarle a Macri. “Esta gente del PRO dice que hay que volver a privatizar Aerolíneas. Eso es lo mismo que decir que hay que echar a 10 mil personas y dejar sin interconexión a los argentinos”, sostuvo el ex presidente. “El 28 de junio hay dos modelos de país en juego. Fíjense como quieren volver atrás con las políticas de los ’90 y nosotros tenemos proyectos absolutamente diferentes”, comparó Kirchner, quien luego retomó el tema en el acto que encabezó por la noche en Parque Norte (ver página 4).

Por la noche, el gobernador y candidato a diputado Daniel Scioli se permitió alguna ironía sobre los dichos de Macri. “Hace tiempo que le veníamos pidiendo a la oposición que dijera cuáles eran sus ideas, y hoy finalmente dieron a conocer algunas: volver al sistema de las AFJP o reprivatizar Aerolíneas Argentinas”, sostuvo en un acto en la provincia. “Nosotros decidimos la estatización de la administración de los fondos de las AFJP para que queden a disposición de la economía real”, subrayó. Y de Aerolíneas destacó que es muy importante que quede en manos del Estado “porque permite que ciudades como Bahía Blanca o Mar del Plata no pierdan conectividad”.

Otro que se colgó de la polémica fue el secretario general de la CGT, Hugo Moyano. “Los trabajadores sabemos muy bien qué viene detrás de esta concepción privatizadora de Macri: viene la flexibilización laboral, la desocupación y todo lo que tanto daño nos ha causado en los noventa”, sostuvo el camionero.

Los gremios

Como era previsible, los dirigentes sindicales de todos los gremios aeronáuticos salieron en fila a pegarle a Macri.

Para el secretario general de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), Ricardo Frescia, “Macri propicia la privatización, porque ha hecho fortunas con un Estado bobo. Hablar es fácil, pero todo esto no es más que una cuestión de campaña”. “Ellos quieren reprivatizar Aerolíneas, después le siguen las AFJP y la timba financiera. Son funcionales a las políticas de cielos abiertos impuestas por las potencias y a partir de ella dejarnos sin soberanía e incomunicados en un país que el séptimo en superficie en el mundo”, señaló.

Su colega de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Jorge Pérez Tamayo, afirmó que “Macri propone reprivatizar Aerolíneas porque sabe que si pasa a manos empresarias va a dar pérdidas, lo cual le va a permitir pedir subsidios al Estado, que es lo que quiere”. “No se sabe si vive en la Argentina o en otro país. No quiere reconocer que las privatizaciones fueron sólo fracasos para el país, como fue lo de Aerolíneas o la del Correo o la de Aguas Argentinas. Además, le falta el respeto al Congreso, que aprobó por amplia mayoría la reestatización”, señaló Pérez Tamayo.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Biró, sostuvo que “lo que dijo Macri es impresentable, parece que se olvidó de lo que hizo el padre con el Correo.

Lo que pretendía Macri era quebrar Aerolíneas y armar una nueva empresa, que nos iba a llevar a desconectar al país durante al menos dos o tres años. Lo que sucede es que Macri tiene intereses creados para darles beneficios a sus amigos”.

Otro que cruzó fuerte a Macri fue el titular de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), Edgardo Llanos, quien dijo que “Macri cuestiona políticas cuando no les conviene a los otros grupos económicos afines”.

Página 12

18/06/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , | Deja un comentario

América Latina: “Impulsar un proteccionismo regional”


ENTREVISTA A EMIR SADER, SECRETARIO EJECUTIVO DE CLACSO

En diálogo con Página/12, Sader aseguró que América latina debe responder con mayor integración económica frente a la crisis. Señaló que en Argentina, el conflicto rural “desnudó a la nueva derecha política, social y económica.”

Por Sebastián Premici

El filósofo y politólogo Emir Sader analizó ante Página/12 el posicionamiento de América latina frente a la crisis económica mundial. Para el secretario ejecutivo de Clacso, los países del Sur todavía no están preparados para ofrecer soluciones colectivas a la crisis, algo que se vio en la última reunión del G-20. Sader abogó por un proteccionismo regional para potenciar el consumo interno, política que debería complementarse con la creación de una moneda común para la región. En este proceso, considera necesaria la integración de Venezuela al Mercosur. Desde el plano político, aseguró que el conflicto entre el Gobierno y las entidades agropecuarias dejó al desnudo a la “nueva derecha” de la Argentina. También defendió la designación por parte del Estado de directores en las empresas privadas.

–¿Cuál es su visión sobre las relaciones de poder entre los agentes económicos de América latina como consecuencia de la eclosión de la crisis económica mundial?

–Esta es una crisis de superproducción o subconsumo, con la característica actual que la desregulación neoliberal promovió una fenomenal transferencia de capitales del sector productivo al financiero. Desde el “Manifiesto Comunista” es conocida la tesis del subconsumo, donde se conjuga el potencial capitalista para producir con la incapacidad para redistribuir renta para el consumo. Esto es un movimiento histórico del capitalismo. Más del 90 por ciento de los intercambios comerciales del mundo no involucran bienes sino papeles. Se creó un sistema totalmente especulativo, con el sistema financiero a la cabeza. Por lo tanto, era lógico que la crisis surgiera del sector financiero, que impuso formas ficticias de consumo. La novedad es que la crisis se dio en el centro del capitalismo, la segunda novedad es que el Estado volvió a ser un agente económico y la tercera es que la crisis resulta una oportunidad para los globalizados. Con las diferentes cumbres mundiales, los Estados nacionales vuelven a ser protagonistas del concierto internacional. Sin embargo, el sur del mundo fue a la reunión del G-20 desarticulado, sin una propuesta propia.

–¿Por qué cree que hubo una desarticulación en los países del Sur?

–América del Sur reaccionó a la crisis de manera diversificada, en vez de proponer la cohesión. Por ejemplo, el Banco del Sur no se propuso la implementación de una moneda única en la región. Esto sólo lo pensó el ALBA (Alternativa Bolivariana para los pueblos de América), con el Sistema único de Compensación Regional –Sucre– pero de una manera muy pequeña. Por su parte, Argentina reaccionó con el proteccionismo nacional mientras que Brasil arremetió con el libre comercio. Si prosperaran ambas ideas por separado, se produciría el debilitamiento regional. Por suerte ahora resurgió la idea de un proteccionismo regional para fortalecer el mercado de consumo interno. Sin embargo, América del Sur todavía no está preparada para ofrecer soluciones colectivas.

–En este contexto, ¿cree que hay una puja política entre Brasil y Venezuela para ver quién dirige la integración económica de la región?

–La línea divisoria en América latina no es entre izquierda buena e izquierda mala. Si Lula peleara con Hugo Chávez, perderían los dos y la región también. La línea divisoria debe ser entre los que están a favor de los tratados de libre comercio y los que están a favor de la integración regional. La Unasur, por ejemplo, agrupa algunos países que están por el libre comercio, por lo tanto no pueden integrarse económicamente ya que están en otra sintonía política. Chile tiene el 70 por ciento de su exportación volcada hacia Estados Unidos. Si bien la Unasur viene ganando peso geopolítico, no puede ser un acuerdo económico. Por lo tanto, el ámbito natural para la integración económica es el Mercosur. El freno al ingreso pleno de Venezuela retrasa la integración, ya que Chávez tiene propuestas en el área energética, sociales, políticas y en las comunicaciones.

–¿El Mercosur debería avanzar hacia una moneda común?

–Una moneda única en la región presionaría para la creación de un Banco Central único y para que haya convergencia en la política económica. Rafael Correa (presidente de Ecuador) dijo que está dispuesto a abandonar el dólar pero que no puede volver al viejo Sucre. Si América latina quisiera salir mejor parada de la crisis, tendría que regular el sistema financiero y fortalecer su mercado interno. Es en este contexto donde se hace cada vez más relevante contar con una moneda regional. Además, este tema es planteado muy fuertemente por Rusia y China, sobre todo por el carácter falso de la moneda norteamericana. Estados Unidos está preparando una burbuja alrededor del dólar, fabricando moneda que no tiene respaldo. Por eso no tiene sentido que el Banco del Sur deposite reservas en dólares ni en bancos norteamericanos.

–Como reacción ante la crisis, Europa está apostando al proteccionismo social, despidiendo y persiguiendo a los trabajadores inmigrantes. Hay una profundización de la derecha. ¿Cree posible que en América latina se dé un giro hacia el conservadurismo, como consecuencia de la crisis?

–Todas las analogías con la crisis del 29 son mecánicas. En un seminario de economistas que se realizó en Cuba muchos decían que ahora se vendrían guerras. ¿¡Pero guerras de qué y contra quién!? Algunos análisis son muy lineales. En Europa se vienen dando gobiernos conservadores mucho antes de la actual crisis económica. El único caso donde se dio la caída de un gobierno conservador fue Islandia, que casi no existe. Pero en un momento de crisis como el actual, puede aparecer cierta desconfianza hacia las políticas de mercado para generar mecanismos de protección social y del empleo. Aun los más conservadores tratan de limitarse a los modelos clásicos, como Alemania y Francia. En América latina, el nacionalismo tiene signos diferentes que al de Europa. En el Viejo Continente el nacionalismo fue de derecha. En cambio, el proteccionismo del sur tiene un instinto progresista. Ahora, si el proteccionismo atenta contra la integración regional, debilitará a los países. Por eso insisto con que la alternativa es la protección regional.

–En relación al giro hacia la derecha en América latina, puede verse en Santa Cruz de la Sierra en Bolivia o en Guayaquil de Ecuador, intentos para dividir a la región y que las zonas ricas sean las únicas que usufructúen los recursos naturales. También ocurrió en Argentina a raíz del conflicto con el sector agropecuario.

–No creo que en Bolivia se dé la separación como piden los santacruceños. Amenazan con esa posibilidad para que la reforma agraria no llegue a sus tierras y para que el Estado no se apropie más de los derechos de exportación del gas. Ellos cobraban un 18 por ciento y Evo un 84 por ciento. En Argentina, los que representaron los intereses del campo en el conflicto del año pasado son la nueva derecha. Se equivocaron tanto los que decían que no hubo contradicciones interburguesas en el conflicto, como aquellos que apoyaron a los pequeños productores, que estaban metidos en el medio del conflicto pero hegemonizados por el gran capital agrario exportador de los agronegocios, que es claramente la cara de la derecha política, social y económica. Y que además contó con la ayuda del frente de la prensa de oposición. No hay cómo engañarse, eran bloques políticos muy claramente identificables. Otra cosa fueron los errores del Gobierno que permitió que los pequeños productores fueran hegemonizados por los grandes agentes económicos. No existió, ni existe, ninguna justificación para aquellos sectores que se dicen de izquierda pero que apoyaron a las entidades agropecuarias. Esa fue la cara de la derecha, que sirvió para despertar la reacción de la clase media blanca de los centros urbanos.

–La clase media blanca que usted caracterizó fue el sustento social de la oposición agroexportadora (formada tanto por las entidades como los partidos políticos opuestos al kirchnerismo). ¿Cómo imagina el escenario electoral para 2011?

–Todas las elecciones en América latina son parecidas. Hay un bloque de derecha, con toda la prensa a favor de ellos. Pero el pueblo aparece votando a favor de las políticas sociales. Cuando Lula resultó reelecto, un periodista en Brasil dijo que el pueblo había votado contra la opinión pública. Los medios fabrican la opinión pública y la creen pero el pueblo no respeta esa opinión, blanca y cristiana. Aquí las fronteras entre derecha e izquierda dentro del peronismo son menos definibles. Por razones oportunistas, muchos menemistas se aliaron con Kirchner. El peronismo, a través de Menem, llevó a cabo el neoliberalismo. Y no hubo rechazo de izquierda. Actualmente hay un bloque de derecha y otro de izquierda, ambos articulados alrededor del Gobierno. En nuestro caso, el Estado en Brasil significa Petrobras. Lula perdió el control del aparato estatal. Los sectores de izquierda se equivocan, mientras que la derecha nunca se equivoca, porque sabe cuál es su enemigo y los intereses económicos que están en juego.

–El nombramiento de directores por parte del Estado argentino en algunas empresas privadas, y de servicios públicos, luego de la estatización de las AFJP, ¿es una forma para evitar que al Gobierno se le escape de las manos el manejo del Estado, como ocurrió en Brasil?

–Es una novedad. Si el Estado tiene derechos, ¿por qué no los va a ejercer? El Estado argentino fue mucho más privatizado que el brasileño. Por eso la estatización de las AFJP fue una medida interesante, correcta desde lo económico y lo político. La medida tendría que haber tenido el apoyo de toda la izquierda, más allá de que ahora se demande que los trabajadores de ese sector queden amparados.

Página 12

04/05/2009 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Chile: Jubilaciones se hacen sal y agua


Chile fué el primer país en implementar el sistema de jubilación privada, luego tomándolo cómo modelo,  Domingo Cavallo que siempre forma parte del lobby privatizador lo implementó en Argentina,  durante el gobierno de Menem. El resultado fué desastrozo… y hace poco tiempo la Presidenta Argentina, Cristina Fernández de Kirchner envió el proyecto para volver a estatizarlo, viendo el deterioro que sufrían los fondos de los jubilados que fueron traspasados  a ese sistema…con miras a la crisis internacional del sector financiero… Por suerte se aprobó la ley y esos fondos volvieron de donde nunca deberían haber salido… Aqui un artículo sobre lo que pasa en Chile…

Marianike


Colapso
de las AFP

afp-chile

Las pérdidas en los fondos de pensiones de los trabajadores chilenos, administrados por firmas privadas, llegaban a 26.400 millones de dólares el lunes 17 de noviembre. Este monto que ya no es posible denominar fondo, suma o ahorro, sino negación, error o, tal vez, desfalco, avanza diariamente en su deterioro. Con el paso de las semanas este agujero medido en dólares sólo se ensancha. Desde el origen del reflujo financiero por la implosión de las hipotecas subprimes en julio del año pasado, el fondo de los trabajadores chilenos se ha reducido en un 27 por ciento. Y sigue perdiendo presión. Lo sigue haciendo a vista y paciencia del gobierno y de sus administradores privados. Y ante la impaciencia de sus dueños, los trabajadores.
Las pérdidas son ingentes, históricas. Además de empobrecer a la población, a los futuros pensionados, esta merma, que es un gran borrón que comienza a perfilarse como una gran tachadura a todo lo hecho, pensado y hablado durante los últimos veinte años de religión neoliberal, se ha adherido a la economía chilena como uno de los mayores cortes de su historia. Como una herida, como un gran hueco lleno de distorsiones, de pérdidas. Como, citando al economista Aníbal Pinto Santa Cruz, un nuevo episodio de nuestro frustrado desarrollo.
Ya no hay duda de la magnitud de la actual crisis global. Sólo tiene un parangón en la de 1929. La controversia es si la supera. Ese es un recuerdo también muy amargo para la historia de la economía chilena, que vivió entonces uno de los peores trances del mundo. Chile fue el país que peor resistió los efectos de aquella crisis mundial y fue el más endeble en la crisis más reciente de 1980: podemos recordar la tasa de desempleo del 30 por ciento, recordamos programas infames como el PEM y el POJH. La que hoy padecemos apunta a superar esta marca: Chile ya es una de las naciones del mundo más afectadas por la crisis.
Y lo será aún más: si se hecha a andar la memoria económica, las crisis de finales de la década pasada, como la asiática, rusa, brasileña y argentina, contrajeron el PIB chileno. Los anuncios para la que se gesta -no levantados por agoreros, sino por las propias autoridades políticas- podrían superar esas marcas. Y en ese trance se han inscrito las recientes movilizaciones de los empleados públicos, que buscan una necesaria protección para tiempos de crisis. El antecedente es muy reciente, la inflación de 2008 superó todas las proyecciones de 2007: de una estimación de 5,5 por ciento ha subido casi a un diez por ciento, con la consiguiente pérdida en el poder adquisitivo de los trabajadores. Y si así fue para el año en curso, nada puede asegurar que otra vez las cifras no se amplifiquen. La demanda de 14,5% de la Anef corresponde a un reajuste real del 4,5 por ciento. El otro diez por ciento se refiere a recuperación de lo perdido por la inflación.
El problema no es sólo un guarismo salarial. Es la crisis financiera mundial en plena maduración expresada en sus efectos económicos y sociales locales. Su extensión y reproducción en gestos y movilizaciones en otros sectores y gremios se expresarán por necesidad y con seguridad. Lo que viene en 2009 no será fácil y tampoco tranquilo. “Lo peor está por venir”, ya repiten dirigentes gremiales, políticos y funcionarios.
Para el economista Orlando Caputo no hace falta esperar mucho: lo peor de la crisis ya está aquí. Chile es uno de los más afectados por la recesión. Por una parte, están las pérdidas de los fondos de pensiones -más de 25 mil millones de dólares-, por otra, las pérdidas de ingreso por exportaciones de cobre a los precios actuales (desde abril a la fecha el precio del metal ha caído desde casi cuatro dólares a 1,7). En un año, éstas también hacen un agujero de 25 mil millones de dólares. Si se suman ambos, el número que aparece, 50 mil millones de dólares, equivale al 40 por ciento del PIB anual al tipo de cambio actual.
Para dar una idea de la magnitud de las pérdidas, Caputo establece comparaciones: “Estas grandes pérdidas equivalen también a dos años del presupuesto total del Estado chileno y a diez años del presupuesto del Ministerio de Salud”. Y podrían ser mayores, porque “no consideran los impactos en los precios e ingresos de otros productos de exportación, así como el impacto de sectores que producen para el mercado interno y el impacto sobre el empleo”.
Están las pérdidas crecientes y está también una legislación que impide alterar la situación, algo de mayor gravedad, afirma Caputo, “que el conocido corralito en Argentina, porque el corralito era transitorio y los dueños de los recursos, en un período de años, podían, aunque con pérdidas, retirar sus ahorros”.

El Fondo A ha perdido casi la mitad de sus ahorros

La Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones, institución que debiera cuidar los fondos y no administrar las pérdidas, lo que hace es informar sobre el fracaso del sistema. Dice: “El valor de los fondos de pensiones alcanzó a 69.084 millones de dólares al 31 de octubre de 2008. Con respecto a igual fecha del año anterior, el valor de los fondos disminuyó en 25.168 millones, equivalentes a -26,7 por ciento”. Ante esta cifra global, el economista de Cenda, Manuel Riesco, agrega que la Superintendencia ha preferido silenciar las escandalosas pérdidas de los fondos invertidos en acciones, los denominados fondos A y B. Riesco dice que las pérdidas en doce meses, al 30 de octubre de 2008, alcanzan a -45,07 por ciento. ¡Las personas que han colocado sus ahorros en esos fondos han perdido prácticamente la mitad de capital!
Desfalco para los trabajadores, pero gran negocio para los administradores. Riesco afirma que, históricamente, desde la creación del sistema hasta 2006, los administradores privados y las compañías de seguros, generalmente relacionadas con las AFPs, se han quedado con uno de cada tres pesos aportados por los trabajadores. ¿Cómo? Por ley, por comisiones y otras invenciones. Los otros dos pesos, dice Riesco, “se traspasaron en su mayor parte a unos pocos grupos económicos en Chile (sólo doce grupos tienen en su poder la mitad de las inversiones en el país) y el resto lo apostaron a inversiones en renta variable en el extranjero”. Hoy pierden ese dinero a destajo. Un dinero que no es suyo. Ya hay una cuarta parte que nunca van a devolver, y en el caso del Fondo A, se trata casi de la mitad. Y siguen perdiendo ese dinero sin pudor, sin decencia.
Los oficiantes del modelo -que van desde los ejecutivos de las AFPs, políticos de la derecha y de la Concertación, dirigentes empresariales, funcionarios gubernamentales-, lo que han hecho es desinformar y mentir. A veces embozadamente. La gran mayoría, con absoluto descaro. Han dicho a los trabajadores próximos a jubilar que se esperen. ¿A qué? ¿A quién? ¿A un alza mágica de las acciones? ¿Al Mesías? ¿A la muerte? En poco más de doce meses lo que han perdido los fondos es, en algunos casos, la mitad de lo acumulado durante toda la vida. Lo que ha tardado tanto tiempo en juntarse, no se recupera en meses, ni tampoco en años. Un trabajador próximo a jubilar, que ha perdido la mitad de sus ahorros, tendría que esperar por lo menos una década para recuperar su fondo.
Si se observa la evolución internacional en el precio de las acciones, donde transan y especulan los ejecutivos de las AFPs con los ahorros de los trabajadores chilenos, se puede detectar que sus afirmaciones son falsas. Es desinformación. Acaso, ilusiones. La principal plaza bursátil del mundo, Wall Street, ha tardado más de diez años en acumular las ganancias que ha perdido en sólo uno. Es ésta la relación entre lo que suben y lo que bajan las acciones, por tanto cualquier referencia a una rápida recuperación es una invocación a la magia. Hace más de diez años, hacia el segundo semestre de 1997, el Dow Jones, que es el indicador principal de Wall Street, marcaba un mínimo de 7.600 puntos. Desde entonces tuvieron que pasar diez años para que el índice alcanzara su máximo: en octubre de 2007 marcó 14.164 puntos. Desde entonces, hasta octubre pasado, en apenas un año, el indicador cayó hasta los 8.100 puntos. Lo que ganó en una década, lo ha perdido en un año.
El colapso de los fondos de pensiones ha sido un evento anunciado. Desde la década pasada varios especialistas han advertido sobre los riesgos de un sistema que cada día necesita de más especulación y riesgo extremo para subsistir. Por este motivo es que, estimuladas por las mismas autoridades de gobierno, las AFPs aumentaron progresivamente las inversiones en acciones y en el extranjero. Todas las debilidades del sistema, todos sus errores derivados del diseño, forzaron la especulación y la apuesta bursátil. Para obtener una buena rentabilidad había que arriesgarse.
Las falencias del sistema -desde los malos salarios a los largos períodos sin cotizaciones- forzaron a la reforma previsional, un subsidio a todos los que no logren reunir la cantidad suficiente para una pensión mínima. El economista Marcel Claude nos recuerda los otros grandes males del sistema: “Cerca de un 60 por ciento de los trabajadores no tiene al día sus cotizaciones debido a la precariedad del empleo en Chile. Esto contribuye a que casi el 50 por ciento de los trabajadores no alcanzará a autofinanciar su pensión, equivalente al mínimo garantizado. Y, en muy corto plazo, el Estado deberá subsidiar más de la mitad de las pensiones”. Si ya antes de la crisis el modelo no lograba cumplir con el objetivo de otorgar una pensión digna -que permita al jubilado mantener su nivel de vida y no bajarlo de forma violenta-, la crisis ha convertido el problema en un drama, en una catástrofe.
La gran mayoría de los afiliados tiene sus depósitos en los fondos más riesgosos. Según los últimos datos publicados por la Superintendencia de AFPs, el 13,8 por ciento estaba en el Fondo A, el 39,6 en el B y el 37 por ciento en el C. Más del 90 por ciento de los afiliados estaba en los fondos más riesgosos, aquellos con rentabilidades negativas del 41,3 por ciento, 31,8 y 21,2 por ciento. A la inversa, el Fondo E, que ha caído apenas en un punto en el último año, sólo absorbe al 0,74 por ciento de los trabajadores.
Manuel Riesco llama la atención sobre “el elevado número de afiliados mayores de 55 años que tiene sus ahorros en los fondos más riesgosos: hay 9.014 afiliados de ese tramo de edad en el Fondo A. ¡Más que en el E, donde sólo hay 7.305! En otras palabras, más afiliados próximos a jubilar han perdido casi la mitad de sus ahorros en el A. Adicionalmente, hay 64.796 afiliados mayores de 55 años que han perdido un tercio de sus fondos en el B, y otros 246.958 que han perdido más de una cuarta parte en el Fondo C”.

Alquimia financiera

¿Dónde está ese dinero? Es pregunta sin respuesta. Tiene que ver con la alquimia financiera, con la capacidad de crear dinero de la nada. Tiene que ver con la lógica financiera, con la especulación. Podría decirse que quien entra en ese juego acepta sus reglas, sus riesgos, tanto la ganancia como la pérdida: como en la Bolsa o en el casino.
Pero hay una diferencia. El origen del sistema está adulterado, es antidemocrático, autoritario. Fue una operación más de la dictadura para favorecer al sector privado y despojar de todo poder a los trabajadores. Como lo fueron todas las privatizaciones de los servicios públicos entregados a precio de oferta a los funcionarios del régimen e instigadores del golpe de Estado. También se hizo lo suyo con los ahorros de los trabajadores. El afiliado fue forzado a incorporarse al sistema privado de pensiones y hoy, pese a todos sus errores y perversiones, es un rehén de él. Porque el sistema de AFP no fue diseñado para entregar una buena jubilación a los trabajadores. Fue diseñado para usar los ahorros de los afiliados en el sector privado, como afirma Riesco. El sistema de AFP es un efecto evidente de las reformas neoliberales, de las políticas desarrolladas por Hayek, Milton Friedman y la escuela de Chicago. Un sistema que tenía como dogma -en Chile lo sigue teniendo- la contracción hasta la mínima expresión posible del aparato del Estado.
Se puede decir que esos fondos jamás existieron, que eran especulación, parte de la burbuja financiera mundial: números y estadísticas abultadas con fuerza durante los últimos años en perfecta sintonía con la orgía bursátil mundial. Una hinchazón, una ganancia no apoyada en el trabajo -recordemos que estos fondos son, originalmente, fruto del trabajo- sino en el lucro, la usura, la apuesta. Y ante este exceso, ante esta destemplanza económica, que hizo crecer los ahorros del trabajo como una burbuja o un tumor, no puede extrañarnos el actual colapso. Es parte del juego, es el riesgo.
Lo que se ha perdido es el trabajo. Es el pasado y también el futuro. Es la vida, medida en este caso como bienestar de las personas. Una culpa doble que radica en la omisión del Estado y en la intervención malvada de los privados.
El regreso de la cordura está en seguir el camino argentino (ver págs 8 y 9). Traspasar los fondos al Estado y restablecer un sistema público, como los que han operado en el mundo desde hace más de un siglo. Un sistema capaz de entregar pensiones claras, definidas, de por vida y decentes. Que la jubilación no signifique un cambio brusco en el modo de vida, que no signifique una catástrofe al final de la existencia

PAUL WALDER

(Publicado en “Punto Final” Nº 675, 21 de noviembre 2008)

Revista Punto Final

29/01/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | 2 comentarios