America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

América Latina: “Impulsar un proteccionismo regional”


ENTREVISTA A EMIR SADER, SECRETARIO EJECUTIVO DE CLACSO

En diálogo con Página/12, Sader aseguró que América latina debe responder con mayor integración económica frente a la crisis. Señaló que en Argentina, el conflicto rural “desnudó a la nueva derecha política, social y económica.”

Por Sebastián Premici

El filósofo y politólogo Emir Sader analizó ante Página/12 el posicionamiento de América latina frente a la crisis económica mundial. Para el secretario ejecutivo de Clacso, los países del Sur todavía no están preparados para ofrecer soluciones colectivas a la crisis, algo que se vio en la última reunión del G-20. Sader abogó por un proteccionismo regional para potenciar el consumo interno, política que debería complementarse con la creación de una moneda común para la región. En este proceso, considera necesaria la integración de Venezuela al Mercosur. Desde el plano político, aseguró que el conflicto entre el Gobierno y las entidades agropecuarias dejó al desnudo a la “nueva derecha” de la Argentina. También defendió la designación por parte del Estado de directores en las empresas privadas.

–¿Cuál es su visión sobre las relaciones de poder entre los agentes económicos de América latina como consecuencia de la eclosión de la crisis económica mundial?

–Esta es una crisis de superproducción o subconsumo, con la característica actual que la desregulación neoliberal promovió una fenomenal transferencia de capitales del sector productivo al financiero. Desde el “Manifiesto Comunista” es conocida la tesis del subconsumo, donde se conjuga el potencial capitalista para producir con la incapacidad para redistribuir renta para el consumo. Esto es un movimiento histórico del capitalismo. Más del 90 por ciento de los intercambios comerciales del mundo no involucran bienes sino papeles. Se creó un sistema totalmente especulativo, con el sistema financiero a la cabeza. Por lo tanto, era lógico que la crisis surgiera del sector financiero, que impuso formas ficticias de consumo. La novedad es que la crisis se dio en el centro del capitalismo, la segunda novedad es que el Estado volvió a ser un agente económico y la tercera es que la crisis resulta una oportunidad para los globalizados. Con las diferentes cumbres mundiales, los Estados nacionales vuelven a ser protagonistas del concierto internacional. Sin embargo, el sur del mundo fue a la reunión del G-20 desarticulado, sin una propuesta propia.

–¿Por qué cree que hubo una desarticulación en los países del Sur?

–América del Sur reaccionó a la crisis de manera diversificada, en vez de proponer la cohesión. Por ejemplo, el Banco del Sur no se propuso la implementación de una moneda única en la región. Esto sólo lo pensó el ALBA (Alternativa Bolivariana para los pueblos de América), con el Sistema único de Compensación Regional –Sucre– pero de una manera muy pequeña. Por su parte, Argentina reaccionó con el proteccionismo nacional mientras que Brasil arremetió con el libre comercio. Si prosperaran ambas ideas por separado, se produciría el debilitamiento regional. Por suerte ahora resurgió la idea de un proteccionismo regional para fortalecer el mercado de consumo interno. Sin embargo, América del Sur todavía no está preparada para ofrecer soluciones colectivas.

–En este contexto, ¿cree que hay una puja política entre Brasil y Venezuela para ver quién dirige la integración económica de la región?

–La línea divisoria en América latina no es entre izquierda buena e izquierda mala. Si Lula peleara con Hugo Chávez, perderían los dos y la región también. La línea divisoria debe ser entre los que están a favor de los tratados de libre comercio y los que están a favor de la integración regional. La Unasur, por ejemplo, agrupa algunos países que están por el libre comercio, por lo tanto no pueden integrarse económicamente ya que están en otra sintonía política. Chile tiene el 70 por ciento de su exportación volcada hacia Estados Unidos. Si bien la Unasur viene ganando peso geopolítico, no puede ser un acuerdo económico. Por lo tanto, el ámbito natural para la integración económica es el Mercosur. El freno al ingreso pleno de Venezuela retrasa la integración, ya que Chávez tiene propuestas en el área energética, sociales, políticas y en las comunicaciones.

–¿El Mercosur debería avanzar hacia una moneda común?

–Una moneda única en la región presionaría para la creación de un Banco Central único y para que haya convergencia en la política económica. Rafael Correa (presidente de Ecuador) dijo que está dispuesto a abandonar el dólar pero que no puede volver al viejo Sucre. Si América latina quisiera salir mejor parada de la crisis, tendría que regular el sistema financiero y fortalecer su mercado interno. Es en este contexto donde se hace cada vez más relevante contar con una moneda regional. Además, este tema es planteado muy fuertemente por Rusia y China, sobre todo por el carácter falso de la moneda norteamericana. Estados Unidos está preparando una burbuja alrededor del dólar, fabricando moneda que no tiene respaldo. Por eso no tiene sentido que el Banco del Sur deposite reservas en dólares ni en bancos norteamericanos.

–Como reacción ante la crisis, Europa está apostando al proteccionismo social, despidiendo y persiguiendo a los trabajadores inmigrantes. Hay una profundización de la derecha. ¿Cree posible que en América latina se dé un giro hacia el conservadurismo, como consecuencia de la crisis?

–Todas las analogías con la crisis del 29 son mecánicas. En un seminario de economistas que se realizó en Cuba muchos decían que ahora se vendrían guerras. ¿¡Pero guerras de qué y contra quién!? Algunos análisis son muy lineales. En Europa se vienen dando gobiernos conservadores mucho antes de la actual crisis económica. El único caso donde se dio la caída de un gobierno conservador fue Islandia, que casi no existe. Pero en un momento de crisis como el actual, puede aparecer cierta desconfianza hacia las políticas de mercado para generar mecanismos de protección social y del empleo. Aun los más conservadores tratan de limitarse a los modelos clásicos, como Alemania y Francia. En América latina, el nacionalismo tiene signos diferentes que al de Europa. En el Viejo Continente el nacionalismo fue de derecha. En cambio, el proteccionismo del sur tiene un instinto progresista. Ahora, si el proteccionismo atenta contra la integración regional, debilitará a los países. Por eso insisto con que la alternativa es la protección regional.

–En relación al giro hacia la derecha en América latina, puede verse en Santa Cruz de la Sierra en Bolivia o en Guayaquil de Ecuador, intentos para dividir a la región y que las zonas ricas sean las únicas que usufructúen los recursos naturales. También ocurrió en Argentina a raíz del conflicto con el sector agropecuario.

–No creo que en Bolivia se dé la separación como piden los santacruceños. Amenazan con esa posibilidad para que la reforma agraria no llegue a sus tierras y para que el Estado no se apropie más de los derechos de exportación del gas. Ellos cobraban un 18 por ciento y Evo un 84 por ciento. En Argentina, los que representaron los intereses del campo en el conflicto del año pasado son la nueva derecha. Se equivocaron tanto los que decían que no hubo contradicciones interburguesas en el conflicto, como aquellos que apoyaron a los pequeños productores, que estaban metidos en el medio del conflicto pero hegemonizados por el gran capital agrario exportador de los agronegocios, que es claramente la cara de la derecha política, social y económica. Y que además contó con la ayuda del frente de la prensa de oposición. No hay cómo engañarse, eran bloques políticos muy claramente identificables. Otra cosa fueron los errores del Gobierno que permitió que los pequeños productores fueran hegemonizados por los grandes agentes económicos. No existió, ni existe, ninguna justificación para aquellos sectores que se dicen de izquierda pero que apoyaron a las entidades agropecuarias. Esa fue la cara de la derecha, que sirvió para despertar la reacción de la clase media blanca de los centros urbanos.

–La clase media blanca que usted caracterizó fue el sustento social de la oposición agroexportadora (formada tanto por las entidades como los partidos políticos opuestos al kirchnerismo). ¿Cómo imagina el escenario electoral para 2011?

–Todas las elecciones en América latina son parecidas. Hay un bloque de derecha, con toda la prensa a favor de ellos. Pero el pueblo aparece votando a favor de las políticas sociales. Cuando Lula resultó reelecto, un periodista en Brasil dijo que el pueblo había votado contra la opinión pública. Los medios fabrican la opinión pública y la creen pero el pueblo no respeta esa opinión, blanca y cristiana. Aquí las fronteras entre derecha e izquierda dentro del peronismo son menos definibles. Por razones oportunistas, muchos menemistas se aliaron con Kirchner. El peronismo, a través de Menem, llevó a cabo el neoliberalismo. Y no hubo rechazo de izquierda. Actualmente hay un bloque de derecha y otro de izquierda, ambos articulados alrededor del Gobierno. En nuestro caso, el Estado en Brasil significa Petrobras. Lula perdió el control del aparato estatal. Los sectores de izquierda se equivocan, mientras que la derecha nunca se equivoca, porque sabe cuál es su enemigo y los intereses económicos que están en juego.

–El nombramiento de directores por parte del Estado argentino en algunas empresas privadas, y de servicios públicos, luego de la estatización de las AFJP, ¿es una forma para evitar que al Gobierno se le escape de las manos el manejo del Estado, como ocurrió en Brasil?

–Es una novedad. Si el Estado tiene derechos, ¿por qué no los va a ejercer? El Estado argentino fue mucho más privatizado que el brasileño. Por eso la estatización de las AFJP fue una medida interesante, correcta desde lo económico y lo político. La medida tendría que haber tenido el apoyo de toda la izquierda, más allá de que ahora se demande que los trabajadores de ese sector queden amparados.

Página 12

04/05/2009 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La nueva Suramérica


07-04-2009

suramerica

Ignacio Ramonet

Le Monde Diplomatique

En El Salvador, la reciente victoria de Mauricio Funes, candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), tiene un triple significado. Por primera vez, la izquierda consigue arrebatarle el mando a la derecha dura que había dominado siempre este país desigual (el 0,3% de los salvadoreños acapara el 44% de la riqueza), con más de un tercio de los habitantes bajo el umbral de pobreza y otro tercio obligado a emigrar a Estados Unidos.
Este éxito electoral demuestra, además, que el FMLN tuvo razón al abandonar, en 1992 y en el contexto del fin de la guerra fría, la opción guerrillera (después de un conflicto de doce años que causó 75.000 muertos), y al adoptar la vía del combate político y de las urnas. A estas alturas, en esta región, un movimiento guerrillero armado está fuera de lugar. Ese es el mensaje subliminal que transmite, en particular a las FARC de Colombia, esta victoria del FMLN.

Por último, confirma que los vientos favorables a las izquierdas siguen soplando con fuerza en Suramérica (1). Desde la histórica victoria de Hugo Chávez en Venezuela hace diez años, que abrió el camino, y a pesar de las campañas de terror mediático, más de una decena de Presidentes progresistas han sido elegidos por voto popular con programas que anuncian transformaciones sociales de gran amplitud, redistribución más justa de la riqueza e integración política de los sectores sociales hasta entonces marginados o excluidos.


Cuando en el resto del mundo, y muy particularmente en Europa, las izquierdas, alejadas de las clases populares y comprometidas con el modelo neoliberal causante de la crisis actual, parecen agotadas y desprovistas de ideas, en Suramérica, estimuladas por la poderosa energía del movimiento social, los nuevos socialistas del siglo XXI desbordan de creatividad política y social. Estamos asistiendo a un renacimiento, a una verdadera refundación de ese continente y al acto final de su emancipación, iniciada hace dos siglos por Simón Bolívar y los Libertadores.

Aunque muchos europeos (hasta de izquierdas) lo sigan ignorando -a causa de la colosal muralla de mentiras que los grandes medios de comunicación han edificado para ocultarlo-, Suramérica se ha convertido en la región más progresista del planeta. Donde más cambios se están produciendo en favor de las clases populares y donde más reformas estructurales están siendo adoptadas para salir de la dependencia y del subdesarrollo.

A partir de la experiencia de la Revolución Bolivariana de Venezuela, y con el impulso de los presidentes Evo Morales de Bolivia y Rafael Correa de Ecuador se ha producido un despertar de los pueblos indígenas. Asimismo, estos tres Estados se han dotado significativamente, por vía de referéndum, de nuevas Constituciones.

Removida en sus cimientos por vientos de esperanza y de justicia, Suramérica ha dado también un rumbo nuevo al gran sueño de integración de los pueblos, no sólo de los mercados. Además del Mercosur, que agrupa a los 260 millones de habitantes de Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Venezuela, la realización más innovadora para favorecer la integración es la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Sus miembros (2) han conseguido una estabilidad que les ha permitido consagrarse a la lucha contra la pobreza, la miseria, la marginalidad, el analfabetismo, para asegurar a los ciudadanos educación, salud, vivienda y empleo dignos. Han obtenido asimismo, gracias al proyecto Petrosur, una mayor cohesión energética y también un aumento significativo de su producción agrícola para avanzar hacia la soberanía alimentaria. Gracias a la creación del Banco del Sur y de una Zona Monetaria Común (ZMC), progresan igualmente hacia la creación de una moneda común cuyo nombre podría ser el sucre (3).
Varios Gobiernos suramericanos (4) dieron, el 9 de marzo pasado, un paso más que parecía inconcebible: decidieron constituir el Consejo de Defensa Suramericano (CDS), un organismo de cooperación militar creado a través de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), organización fundada en Brasilia en mayo de 2008.

Gracias a estos recientes instrumentos de cooperación, la nueva Suramérica acude más unida que nunca a su gran cita con Estados Unidos en la Cumbre de las Américas que se celebra en Puerto España (Trinidad y Tobago) del 17 al 19 de abril. Allí, los mandatarios suramericanos debatirán con el nuevo presidente estadounidense, Barack Obama, quien expondrá su visión de las relaciones con sus vecinos del sur.

En su reciente visita a Washington, el Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, le pidió a Obama que levantase por completo el embargo económico contra Cuba, argumentando que es algo a lo que se oponen todos los países de la región (5). El pasado 11 de marzo, Washington había anunciado que los cubanoamericanos podrán visitar a quien deseen en la isla una vez al año y permanecer en ella tanto tiempo como quieran. Aunque durante su campaña electoral, Obama prometió mantener el embargo parece que se avecina una era de acercamiento entre La Habana y Washington. Ya era hora. Queda pendiente normalizar también las relaciones con Venezuela y Bolivia. Más ampliamente, Washington debe admitir que aquello del “patio trasero” pasó a la historia. Que los pueblos de Suramérica se han puesto en marcha. Y que, esta vez, no se detendrán.


Notas:

(1) El concepto de Suramérica, del que se proclama partidario el bolivarianismo venezolano, rebasa el de “América Latina”. Porque reconoce la participación de las naciones indígenas y de los afrodescendientes; y abarca a países y territorios cuya “latinoamericanidad” sigue siendo cuestionada. En otras palabras, el concepto tradicional de “América Latina” se queda corto para definir el espacio suramericano como conjunto de realidades, desde Río Grande y el Caribe hasta la Tierra de Fuego.
(2) Bolivia, Cuba, República Dominicana, Honduras, Nicaragua y  Venezuela (Ecuador es país observador).
(3) Sistema Único de Compensación Regional.
(4) Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.
(5) Costa Rica y El Salvador, los dos únicos países de la región que no tenían relaciones diplomáticas con La Habana, anunciaron en marzo pasado su decisión de restablecerlas.

07/04/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El desafío de América Latina


15-03-2009

america-latina-revolucion1

Noam Chomsky

La Jornada

Hace más de un milenio, mucho antes de la conquista europea, una civilización perdida floreció en un área que conocemos ahora como Bolivia.

Los arqueólogos están descubriendo que Bolivia tenía una sociedad muy sofisticada y compleja, o, para usar sus palabras, uno de los medios ambientes artificiales más grandes, extraños y ecológicamente más ricos del planeta… sus poblaciones y ciudades eran grandes y formales, y eso creó un panorama que era una de las obras de arte más grandes de la humanidad.

Ahora Bolivia, junto con buena parte de la región, desde Venezuela hasta Argentina, ha resurgido. La conquista y su eco de dominio imperial en Estados Unidos están cediendo el paso a la independencia y a la interdependencia que marcan una nueva dinámica en las relaciones entre el norte y el sur. Y todo eso tiene como telón de fondo la crisis económica en Estados Unidos y en el mundo.

Durante la pasada década, América Latina se ha convertido en la región más progresista del mundo. Las iniciativas a través del subcontinente han tenido un impacto significativo en países y en la lenta emergencia de instituciones regionales.

Entre ellas figuran el Banco del Sur, respaldado en 2007 por el economista y premio Nobel Joseph Stiglitz, en Caracas, Venezuela; y el Alba, la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe, que podría demostrar ser un verdadero amanecer si su promesa inicial puede concretarse.

El Alba suele ser descrito como una alternativa al Tratado de Libre Comercio de las Américas patrocinado por Estados Unidos, pero los términos son engañosos. Debe ser entendido como un desarrollo independiente, no como una alternativa. Y además, los llamados acuerdos de libre comercio tienen sólo una limitada relación con el comercio libre, o inclusive con el comercio en cualquier sentido serio del término.

Y ciertamente no son acuerdos, al menos si las personas forman parte de sus países. Un término más preciso sería acuerdos para defender los derechos de los inversionistas, diseñados por corporaciones multinacionales y bancos y estados poderosos para satisfacer sus intereses, establecidos en buena parte en secreto, sin la participación del público, o sin que tengan conciencia de lo que está ocurriendo.

Otra prometedora organización regional es Unasur, la Unión de Naciones de América del Sur. Modelada en base a la Unión Europea, Unasur se propone establecer un Parlamento sudamericano en Cochabamba, Bolivia. Se trata de un sitio adecuado. En 2000, el pueblo de Cochabamba inició una valiente y exitosa lucha contra la privatización del agua. Eso despertó la solidaridad internacional, pues demostró lo que puede conseguirse a través de un activismo comprometido.

La dinámica del Cono Sur proviene en parte de Venezuela, con la elección de Hugo Chávez, un presidente izquierdista cuya intención es usar los ricos recursos de Venezuela para beneficio del pueblo venezolano en lugar de entregarlos para la riqueza y el privilegio de aquellos en su país y el exterior. También tiene el propósito de promover la integración regional que se necesita de manera desesperada como prerequisito de la independencia, para la democracia, y para un desarrollo positivo.

Chávez no está solo en esos objetivos. Bolivia, el país más pobre del continente, es tal vez el ejemplo más dramático. Bolivia ha trazado un importante sendero para la verdadera democratización del hemisferio. En 2005, la mayoría indígena, la población que ha sufrido más represiones en el hemisferio, ingresó en la arena política y eligió a uno de sus propias filas, Evo Morales, para impulsar programas que derivaban de organizaciones populares.

La elección fue solamente una etapa en las luchas en curso. Los tópicos eran bien conocidos y graves: el control de los recursos, los derechos culturales y la justicia en una compleja sociedad multiétnica, y la gran brecha económica y social entre la gran mayoría y la elite acaudalada, los gobernantes tradicionales.

En consecuencia, Bolivia es también ahora el escenario de la confrontación más peligrosa entre la democracia popular y las privilegiadas elites europeizadas que resienten la pérdida de sus privilegios políticos y se oponen por lo tanto a la democracia y a la justicia social, a veces de manera violenta. De manera rutinaria, disfrutan del firme respaldo de Estados Unidos.

En septiembre pasado, durante una reunión de emergencia de Unasur en Santiago, Chile, líderes sudamericanos declararon su firme y pleno respaldo al gobierno constitucional del presidente Evo Morales, cuyo mandato fue ratificado por una gran mayoría, aludiendo a su victoria en el reciente referéndum.

Morales agradeció a Unasur, señalando que por primera vez en la historia de América del Sur, los países de nuestra región están decidiendo cómo resolver sus problemas, sin la presencia de Estados Unidos.

Estados Unidos ha dominado desde hace mucho la economía de Bolivia, especialmente mediante el procesamiento de sus exportaciones de estaño.

Como el experto en asuntos internacionales Stephen Zunes señala, a comienzos de la década de los años 50, en un momento crítico de los esfuerzos de la nación para convertirse en autosuficiente, el gobierno de Estados Unidos obligó a Bolivia a utilizar su escaso capital no para su propio desarrollo, sino para compensar a ex dueños de minas y repagar su deuda externa.

La política económica que se impuso a Bolivia en esa época fue precursora de los programas de ajuste estructural implementados en el continente 30 años más tarde, bajo los términos del neoliberal Consenso de Washington, que ha tenido por lo general efectos desastrosos.

Ahora, las víctimas del fundamentalismo del mercado neoliberal incluyen también a países ricos, donde la maldición de la liberalización financiera ha traído la peor crisis financiera desde la gran depresión.

Las modalidades tradicionales del control imperial -violencia y guerra económica- se han aflojado. América Latina tiene opciones reales. Washington entiende muy bien que esas opciones amenazan no sólo su dominación en el hemisferio, sino también su dominación global. El control de América Latina ha sido el objetivo de la política exterior de Estados Unidos desde los primeros días de la república.

Si Estados Unidos no puede controlar América Latina, no puede esperar concretar un orden exitoso en otras partes del mundo, concluyó en 1971 el Consejo Nacional de Seguridad en la época de Richard Nixon. También consideraba de importancia primordial destruir la democracia chilena, algo que hizo.

Expertos de la corriente tradicional reconocen que Washington sólo ha respaldado la democracia cuando contribuía a sus intereses económicos y estratégicos. Esa política ha continuado sin cambios, hasta el presente.

Esas preocupaciones antidemocráticas son la forma racional de la teoría del dominó, en ocasiones calificada, de manera precisa, como la amenaza del buen ejemplo. Por tales razones, inclusive la menor desviación de la más estricta obediencia es considerada una amenaza existencial que es respondida de manera dura. Eso va desde la organización del campesinado en remotas comunidades del norte de Laos, hasta la creación de cooperativas de pescadores en Granada.

En una América Latina con una flamante autoconfianza, la integración tiene al menos tres dimensiones. Una es regional, un prerrequisito crucial para la independencia, que dificulta al amo del hemisferio escoger países, uno después de otro. Otra es global, al establecer relaciones entre sur y sur y diversificar mercados e inversiones. China se ha convertido en un socio cada vez más importante en los asuntos hemisféricos. Y la última es interna, tal vez la dimensión más vital de todas.

América Latina es famosa por la extrema concentración de riqueza y de poder, y por la falta de responsabilidad de las elites privilegiadas con respecto al bienestar de sus países.

América Latina tiene grandes problemas, pero hay también desarrollos prometedores que podrían anunciar una época de verdadera globalización. Se trata de una integración internacional en favor de los intereses de pueblo, no de inversionistas y de otras concentraciones del poder.

(Los sobre lingüística y política acaban de ser recolectados en The Essential Chomsky, editados por Anthony Arnove y publicados por The New Press. Chomsky es profesor emérito de lingüística y filosofía en el Instituto de Tecnología de Massachusetts de Cambridge).

http://www.jornada.unam.mx/2009/03/14/index.php?section=mundo&article=022a1mun&partner=rss

22/03/2009 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

América Latina frente a la crisis global , Por Claudio Katz


12-03-09

dominacion

El ajuste industrial que sacude a Latinoamérica es impuesto por las empresas transnacionales, que reorganizan su producción a escala mundial. Es evidente que los pueblos sufrirán duros embates si no afianzan la resistencia al atropello que se avecina. Hay que prepararse para enfrentar el desempleo y la pobreza con medidas de expropiación de los banqueros, suspensión del pago de la deuda y nacionalización de los recursos naturales.

Si quieres leer todo el artículo…a continuaciòn el link:

http://www.ecoportal.net/content/view/full/84702/

15/03/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario

Venezuela: Según Chávez se reunirá con los presidentes de Argentina y Brasil en abril


cris-lula-y-chavez

Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; Argentina, Cristina Fernández; y Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva se reunirán en abril, anunció la oficina de prensa del mandatario venezolano.

Chávez informó sobre la cumbre durante una reunión la noche del miércoles en el Palacio de Miraflores con su gabinete ejecutivo y dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que el mandatario fundó en diciembre de 2007.

El jefe de estado dijo que el 26 mayo viajará a la ciudad costera de Salvador de Bahía, en Brasil, para sostener el encuentro trimestral binacional con el presidente lula.

Reveló que con sus homólogos latinoamericanos preparan su participación en las cumbres de Africa y América del Sur; la de los grupos hemisféricos Alternativa Bolivariana para los pueblos de América ALBA y Petrocaribe; países árabes con América del Sur; y la Cumbre de las Américas.

Chávez destacó el avance de la dinámica internacional que a su juicio ha hecho que Venezuela ocupe una posición relevante en el ámbito geopolítico.

Confesó haber sostenido una conversación telefónica el miércoles con el presidenta Lula con quien intercambió opiniones sobre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de quien consideró debería dar un verdadero viraje en la política internacional y de respeto al mundo.

En el marco de su agenda internacional, Chávez dijo que después de los actos conmemorativos del 19 de abril con motivo del 199 aniversario del inicio de la independencia de Venezuela, viajará a Argentina para sostener otro encuentro con Cristina Fernández.

El gobernante destacó que esas reuniones sirven para continuar fortaleciendo los ejes geopolíticos Caracas-Brasilia y Caracas- Buenos Aires, así como se realiza con otros ejes como Caracas-La Habana, Caracas-Managua, Caracas-La Paz.

“Venezuela ocupa una posición relevante en el ámbito geopolítico”, exclamó Chávez, al comentar que dentro de esa dinámica entra también, el presidente de Panamá, Martín Torrijos, quien hace dos días visitó la nación venezolana.

Confirmó que Venezuela se prepara para ser sede de la Cumbre de África y América del Sur, que se realizará en Caracas en agosto, que a su juicio constituye el acercamiento entre los continentes y también en la organización de las cumbres del ALBA y Petrocaribe.

Chávez confirmó su asistencia a la cumbre de Países Árabes con América del Sur a realizarse en Qatar y calificó el encuentro de trascendental e igual comentario hizo para la cumbre de las Américas, cuya sede en su quinta edición será Trinidad y Tobago a mediados de abril.

“Seguiremos dando la batalla”, dijo Chávez quien en el ámbito interno se pronunció por la unión entre los venezolanos.

Publicado por ARGENPRESS

08/03/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

Bolivia: Territorio libre de analfabetismo


ALAI, América Latina en Movimiento

“Proceso de cambio, no de contrabando”

Alex Contreras Baspineiro


Cochabamba, Bolivia, 21 de diciembre de 2008. “A un periodista internacional cuando me preguntó: ¿para qué quiere ser Presidente? Yo le dije: Quiero ser Presidente para que en Bolivia se erradique el analfabetismo, misión cumplida ante el pueblo boliviano, misión cumplida ante el mundo entero”, recordó esa frase el Presidente de la República, Evo Morales Ayma, al declarar oficialmente a la nación ubicada en pleno corazón del continente como el tercer país libre de analfabetismo en América Latina.

Cuba cumplió esa histórica misión en 1961 y Venezuela en 2005 y, junto a Bolivia, son parte de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA).

De acuerdo a datos oficiales, en Bolivia, 819.417 personas fueron alfabetizadas de un universo de 824.101 iletrados detectados (99.5 por ciento).

El departamento de Oruro fue el primero en ser declarado libre de analfabetismo el 13 de marzo del presente año y, Beni el último, cuyo acto se realizó el pasado 13 de diciembre.

En el programa “Yo sí Puedo” fueron creados 28.424 puntos de alfabetización a lo largo y ancho de todo el territorio nacional con 130 asesores cubanos y 47 venezolanos que capacitaron a 46.457 facilitadores y 4.810 supervisores bolivianos. Todos trabajaron por compromiso social.

El embajador cubano en Bolivia, Rafael Dausá destacó que el analfabetismo tenía “cara de mujer”, más de 75 por ciento de los alfabetizados, sobretodo en el área rural, fueron del género femenino.

Según la Organización de Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y Cultura (UNESCO), un país es declarado “Territorio Libre de Analfabetismo” cuando el 96 por ciento de las personas mayores de 15 años saben leer y escribir. Por diferentes motivos, no puede existir cero de analfabetismo.

Primera fase

En el acto realizado en esta ciudad, el sábado 20 de diciembre, el Jefe de Estado señaló que culminó la primera fase del Programa Nacional de Alfabetización (PNA).

Para culminar esa fase, Cuba donó 30 mil televisores e igual cantidad de equipos de video, un millón 200 mil cartillas y los correspondientes juegos de los 17 casetes del método audiovisual y manuales para el facilitador y junto a Venezuela instalaron 8.350 paneles solares para las comunidades rurales que carecen de energía eléctrica.

También se entregaron 200 mil anteojos o lentes a los participantes que tenían problemas de la vista.

El PNA tuvo un costo de 260 millones de bolivianos; aproximadamente, unos 36.7 millones de dólares.

“Yo he leído libros y dice que a los primeros aymaras que aprendieron a leer les sacaron los ojos y a los primeros que empezaron a escribir les cortaron la mano”, afirmó en su discurso el Presidente de la República.

Aseguró que, junto al proceso de cambio que vive el país, nunca más se deben repetir esos hechos discriminatorios contra los pueblos indígenas del país.

El Primer Mandatario de la Nación dijo que se tuvo que esperar casi 200 años para acabar con el analfabetismo, pero que ya no habrá colonialismo interno ni externo que impida la superación del boliviano.

En el histórico acto de “Declaración de Bolivia Libre de Analfabetismo” donde sobresalió la presencia de los movimientos sociales, participaron el Presidente de la República de Paraguay, Fernando Lugo; el Vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba, José Ramón Fernández; el director de la Oficina Multipaís de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Ciencia para la Región Andina, Edouard Matoko; la creadora del método “Yo sí Puedo”, Leonela Rey; el ministro de Educación de Venezuela, Héctor Navarro y otras autoridades nacionales.

“Cuando cada paraguayo, cada boliviano, cada argentino y cada brasileño pueda escribir de puño y letra la historia de su futuro, ya nadie más le podrá robar la esperanza”, destacó en su alocución el Presidente del Paraguay, Fernando Lugo.

Segunda fase

Quienes recibieron la alfabetización, junto a sus familiares y amigos, lucieron más orgullosos que nunca sus trajes típicos, algunos tenían los certificados que les entregaron por el esfuerzo realizado y, los más, algún cuaderno que refleja las primeras letras que aprendieron a escribir.

“Es el momento más importante en la historia educativa boliviana”, remarcó el ministro de Educación, Roberto Aguilar.

Destacó que el programa “Yo sí Puedo” se ha convertido en el primer paso en el proceso de revolución democrático-cultural. “El primer paso efectivo, real, en el proceso de revolución educativa”.

“El próximo espacio erradicado de Bolivia será erradicar a la pobreza con la revolución educativa, con la revolución democrática y cultural”.

En febrero de 2009, se iniciará la segunda fase del programa “Yo sí Puedo Seguir” que también será apoyado por los gobiernos de Cuba y Venezuela.

Se estima que este programa requiere de 600 tele clases, esto significa que tendrá una duración de entre dos o tres años, una vez concluido este período el participante habrá vencido los cursos de primero a quinto de primaria en su fase inicial, quedando pendientes los cursos de secundaria.

“Ahora seguramente iremos por la liberación de Paraguay y Nicaragua, es nuestro deber por una sociedad que está naciendo. Somos pueblos que creemos en nosotros”, manifestó el ministro venezolano, Héctor Navarro.

El programa de alfabetización generó una gran expectativa y una movilización nacional sin precedentes.

Junto a los capacitadores cubanos y venezolanos, un selecto equipo de profesionales bolivianos acompañó todos los pasos del proceso, pero también niños o jóvenes, mujeres y hombres, de diferentes estratos sociales que saben leer y escribir se sumaron desinteresadamente a la campaña.

El dirigente campesino y constituyente por el Movimiento al Socialismo (MAS), Román Loayza, al destacar el proceso de cambio que vive Bolivia -desde hace tres años atrás- aseguró que no se debe permitir que sea manchado con indicios o actos de contrabando o corrupción.

“Esta nueva Bolivia que estamos construyendo no puede ser perjudicada por intereses particulares o de grupo. Este proceso lo hemos conseguido los movimientos sociales y no los políticos tradicionales y, por eso, las denuncias contra alguna autoridad del gobierno sobre casos de contrabando o corrupción deben ser plenamente esclarecidas”, afirmó.

Lo cierto es que Bolivia, con la declaratoria de territorio libre de analfabetismo, ha escrito una de sus páginas más dignas, históricas y contundentes del proceso de cambio y revolución social…

Alex Contreras Baspineiro

Periodista y escritor boliviano, ex vocero del gobierno actual.

alexadcb@hotmail.com

http://alainet.org/active/28159

04/01/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Nicaragua: El FSLN libera al pueblo del estado de subordinación


martes 16 de diciembre de 2008


Toni Solo (TORTILLACONSAL, especial para ARGENPRESS.info)

Por años ha sido más que evidente la trayectoria que iba a tomar la política de los gobiernos de Estados Unidos y Europa hacia los países progresistas en América Latina.

En diciembre de 2006, fue posible escribir “Uno sólo puede esperar que la Primavera de América Latina dure más que la de Checoslovaquia (de 1968) y evita ser congelada por Estados Unidos y sus aliados de los países de Europa y del Pacífico, quienes podrían manipular la ralentización económica como una variante de la frase de Clausewitz “la política hecha de otra manera”. Una esperanza en vano, como los últimos acontecimientos en América Latina han demostrado.

El éxito impresionante de las políticas del gobierno del FSLN en Nicaragua desde enero 2007, se han basado en dos políticas principales, primero, la adhesión al ALBA y los procesos de integración latinoamericana en paralelo con la segunda, la continuación de los lazos tradicionales de cooperación e inversión con los países del Bloque Occidental – América del Norte, Europa y sus aliados del Pacífico.

Se puede decir lo mismo de Bolivia y de Ecuador. En la medida que ese modelo de las dos políticas complementarias se ha consolidado, la influencia de los países del Bloque Occidental se ha disminuido. Fue una cuestión, no de si iban a actuar, sino únicamente de cuándo estos países ricos imperialistas iban a actuar para frenar el declive de su influencia en América Latina.

Para esos países ricos, hay dos metas claves en América Central y el Caribe para 2009. Primero, tienen que impedir que El Salvador se una al ALBA. El Salvador tiene elecciones presidenciales en marzo 2009 con la probabilidad que gane el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional. Segundo, tienen que asegurar que el próximo gobierno en Honduras no promueva el ALBA con el mismo entusiasmo que el actual Presidente, Mel Zelaya. Honduras tiene elecciones al final de 2009. Sin entender algo de esta parte del contexto geopolítico de la región no se puede entender bien el actuar de los diferentes actores. En juego está el bienestar de las decenas de millones de gente empobrecida de América Central y el Caribe y su autonomía para decidir su propio destino.

La decisión reciente del régimen de George Bush de negar la participación de Bolivia en el tratado de comercio preferencial con los países andinos (ATPDEA) es sólo un indicio de qué está pasando. Al otro extremo está el bloqueo criminal contra Cuba. En medio son las amenazas contra Ecuador sobre su proceso de valoración de la deuda externa ilegítima. En otra parte del espectro de la ofensiva de los países imperialistas está la guerra de baja intensidad constante contra el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela.

En Nicaragua la ofensiva del imperio ha tomado la forma de una desestabilización oportunista después de las elecciones municipales del 9 de noviembre bajo el pretexto de alegaciones de fraude electoral de parte de la derrotada oposición al gobierno sandinista.

Aquella oposición está apoyada incondicionalmente por los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea. Esos gobiernos ni intentan encubrir su abierta preferencia por los partidos de la oposición en Nicaragua. Ahora Estados Unidos ha suspendido parte de un fondo de cooperación. Los gobiernos de la Unión Europea probablemente tomarán medidas similares en los meses que vienen. Dan señales que ya han decidido tomarlas.

Están haciendo exactamente lo mismo que hicieron al gobierno de Hamas en Palestina. Cortaron apoyo y ayuda a la Franja de Gaza donde Hamas gobierna porque no aceptaron que el pueblo palestino haya votado por Hamas. En la región de América Central y el Caribe, no han podido contra el pueblo de Cuba y tampoco han podido contra el pueblo de Venezuela.

Pero el caso de Nicaragua les presenta más oportunidades. Estados Unidos ya había destruido Nicaragua por medio de su guerra terrorista de los años ’80. Después, el Bloque Occidental mantuvo el pueblo de Nicaragua bajo un estado de sitio social y económico por medio de gobiernos de los partidos Liberales vergonzosamente sometidos al FMI y al Banco Mundial. Ahora el gobierno del FSLN está liberando el pueblo de Nicaragua del estado de subordinación.

Es un ejemplo impresionante para los pueblos de América Central y del Caribe, como estuvo también en los años ’80. Y ese ejemplo, Estados Unidos, Canadá y los países de la Unión Europea no pueden permitir sin decir adiós para siempre a su dominio tradicional en la región. Otra parte del contexto del quehacer actual de aquellos países, son las recientes visitas a la región por el Presidente de China, Hu Jintao y el Presidente de Rusia, Dmitri Medvedev.

Hu Jintao firmó acuerdos con los gobiernos de Costa Rica y Perú. Dmitri Medvedev firmó acuerdos con Venezuela y Cuba. Esos acuerdos hacen crecer la competencia de parte de China y Rusia a la influencia en América Latina de los antiguos poderes coloniales y neo-coloniales de Europa y Norte América.

Los gobiernos progresistas de los países del ALBA y Ecuador son aliados naturales para los nuevos gigantes de la economía mundial, porque esta alianza amplía significativamente las opciones y espacio para maniobrar tanto de los países de la región como de Rusia y China.

Para cerrar ese espacio y limitar aquellas opciones, Estados Unidos tiene que actuar ahora, cuando tiene una excelente oportunidad para forzar a países muy vulnerables como Nicaragua a regresar a su prisión de dependencia. La oposición política en Nicaragua también sabe que está contra el reloj. Si no actúa ahora, pues para 2011 será difícil para ellos vencer al FSLN en las elecciones presidenciales de ese año.

Para los dos lados – para el imperio y para ALBA – es una carrera contra el tiempo. Los países imperialistas tienen que aumentar la presión y debilitar al gobierno sandinista lo más posible para forzarlo de nuevo a pedir merced del FMI y aceptar de nuevo las mismas condicionalidades de esclavitud y sometimiento bajo las cuales vivía el pueblo de Nicaragua desde 1990 hasta 2007.

Para el gobierno Sandinista, sus aliados del ALBA, y gobiernos simpatizantes como el de Rafael Correa en Ecuador, o de Christina Kirchner en Argentina y en menor grado el gobierno de Presidente Ignacio da Silva en Brasil, para todos ellos también es un reto. O resisten de una manera coherente y exitosa la extorsión de los países gángsteres del imperio (“hagan lo que queremos o ya verán….”) o serán los invitados especiales a su propio funeral político.

En Nicaragua lo que eso quiere decir en términos de la politiquería mediocre de la oposición es un aumento en su guerra contra la mayoría empobrecida del país y en su disposición vendepatria.

Podría implicar un esfuerzo para aumentar la presión sobre el sistema financiero por una fuga de capitales a la seguridad de los bonos de la Tesorería estadounidense. Esta posibilidad muestra la importancia para el gobierno del FSLN de sostener políticas que garanticen una rentabilidad de las inversiones en Nicaragua muy por encima de lo de los bonos del gobierno EE.UU.

Eso no debe de ser difícil. Los bonos del gobierno estadounidense a corto y mediano plazo pagan casi cero en este momento. Ese detalle muestra que los poderes imperialistas del Bloque Occidental están jugando en un escenario muy diferente al contexto geopolítico y económico de los años ’80.

Una respuesta bien coordinada de los países del ALBA al hostigamiento del imperio, conforme con su reciente decisión en la cumbre del ALBA en Caracas al final de noviembre de armonizar sus monedas y sus transacciones comerciales, mostrará la debilidad de los poderes occidentales.

Y eso es sin tomar en cuenta la probabilidad que China y/o Rusia bien podrían invertir una pequeña fracción de sus enormes reservas de dólares en apoyo al proyecto ALBA.

¿Adónde va a ir el flujo de inversión global en un tiempo de ralentización? ¿Al país más endeudado del mundo que ya está en recesión y con bonos de gobierno que pagan nada? ¿O a una región económica altamente rentable y todavía en crecimiento, como el bloque del ALBA y aliados estratégicos como Argentina? Esa realidad explica la intervención de los países imperialistas en América Latina para provocar caos en Bolivia, Argentina, Ecuador, Venezuela – y en Nicaragua.


Publicado por ARGENPRESS

16/12/2008 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , | 2 comentarios

Países del ALBA deciden crear una moneda común: el “Sucre”


27-11-2008

Bolpress

Los presidentes y representantes gubernamentales de los países miembros de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), más Ecuador, dieron hoy luz verde a la creación de una moneda común, denominada SUCRE (Sistema Único de Compensación Regional), que inicialmente circulará de manera virtual.

La declaración final de la III Cumbre extraordinaria del ALBA aprobada este miércoles en Caracas da luz verde a la construcción de la zona monetaria unida y un fondo de reservas con aportes de países miembros para sostener políticas de inversión para el desarrollo, dice el documento leído por el presidente venezolano Hugo Chávez.

El texto recibió el apoyo de los mandatarios Evo Morales de Bolivia; Rafael Correa de Ecuador; Manuel Zelaya de Honduras, Daniel Ortega de Nicaragua, y los representantes gubernamentales de Cuba y Dominica, quienes acordaron reunirse nuevamente el 14 de diciembre en Caracas para aprobar los detalles técnicos de la iniciativa.

Los dignatarios se comprometieron a articular propuestas regionales que busquen la independencia de los mecanismos financieros internacionales, además de activar estructuras en la ONU que respondan a los desafíos del mundo.

Los participantes en la Cumbre, convocada de urgencia por Chávez para evaluar la crisis financiera del capitalismo, expresaron su preocupación por la ausencia de propuestas reales para solucionar la crisis que amenaza a todos los pueblos.

El vicepresidente del consejo de ministros de Cuba Ricardo Cabrisas advirtió que el plan de rescate del presidente de Estados Unidos George W. Bush y Europa prioriza a los especuladores y banqueros declarados fracasados por el mercado. Destinaron unos tres millones de millones de dólares para salvar la estructura fracasada, pero durante décadas no fueron capaces de cumplir el compromiso de destinar el 0,7 del Producto Interno Bruto (PIB) a la ayuda oficial al desarrollo.

Tampoco, dijo, fueron destinados entre todos unos 30 mil millones de dólares para mejorar la producción agrícola en el Tercer Mundo ni 20 mil millones para el programa educación para todos. El presidente nicaragüense Daniel Ortega consideró inmoral el pretexto de que no hay recursos para el desarrollo, pero si para guerras como las de Irak y Afganistán, y para salvar bancos.

Cabrisas precisó que la crisis actual no es una repetición de las anteriores, pues viene acompañada de crisis energética, alimentaría, ecológica y social, y tiene lugar cuando la globalización económica es mas extensa e intensa que nunca. Por ello la crisis va más allá del neoliberalismo y convertirse en reto de la capacidad de los humanos para salvar la especie.

La crisis que vive la economía mundial es consecuencia de los modos de producción y expansión del sistema capitalista; es de carácter estructural y no sólo financiera como se ha pretendido mostrar. Engloba a su vez otras crisis que ponen en peligro a la humanidad, concluyeron dirigentes sociales de México, Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Argentina, Bolivia y Chile, pertenecientes a la Alianza Social Continental (ASC), en una reunión en Quito el 15 de noviembre de 2008, al mismo tiempo que los líderes del G20 en Washington.

La ASC afirma que esta no es una más de las crisis cíclicas del capitalismo; la de hoy es mucho más profunda, pues además de la inevitable sobreproducción que conlleva, significa la explosión de un modelo económico que ha detenido la producción en el Sur, generando desempleo y profundizando la pobreza.

La reciente crisis financiera es una clara evidencia del fracaso ideológico del neoliberalismo y sus defensores, que plantearon el dogma de la mano invisible del mercado que lo autorregulaba. Ahora aplauden que la ‘mano visible del Estado’ los salve, cuando en los últimos 25 años han predicado que éste sólo debe garantizar seguridad y evitar intervenir en cualquier asunto económico.

Alerta la ASC que ante la incapacidad de resolver por sus propios esfuerzos la recesión económica, las potencias acudirán a profundizar el recetario neoliberal de mayor explotación de la mano de obra y los recursos naturales, en busca de reactivar su producción. Incluso la crisis puede ser un pretexto para desconocer los compromisos internacionales tendientes a enfrentar la crisis climática y energética.

Unidad financiera

Los dirigentes de la ASC exigieron a los gobiernos de la región que cambien el modelo de desarrollo y que aceleren el proceso de integración regional desde los pueblos, una formidable herramienta para enfrentar la crisis sistémica actual.

Los pueblos han ido consensuando su propia propuesta de integración no sólo comercial sino para el vivir bien de todos y en armonía con la naturaleza. Acelerar este tipo de integración permitirá conquistar mayor soberanía para la implementación de modelos de desarrollo propios.

El vicepresidente del consejo de ministros de Cuba ratificó la validez de la integración regional y el valor del ALBA, una fórmula basada en solidaridad, cooperación, ventajas compartidas y sensibilidad hacia la deuda social acumulada.

Según Daniel Ortega, el ALBA coloca en posición ventajosa a la región para enfrentar la crisis porque constituye un modelo de orientación socialista, marcado por la solidaridad, la complementariedad, el comercio justo y la promoción de programas sociales como la salud y educación gratuita.

Los dirigentes sociales de la ASC propusieron combatir la inestabilidad financiera, la escasez de crédito y la tendencia a condicionar el otorgamiento de créditos por parte del sistema financiero multilateral, acelerando la creación de un sistema financiero regional que facilite financiamiento sin condicionamientos; que permita una defensa efectiva ante la inestabilidad financiera global, y apoye la estabilidad monetaria de todos los países ante posibles ataques especulativos contra monedas nacionales.

En ese marco, los gobiernos deberían implementar medidas defensivas inmediatas ante la especulación con las monedas y la posible fuga de capitales, tales como el control de cambio.

En la Cumbre del ALBA, el presidente de Ecuador Rafael Correa resaltó que las soluciones a la crisis mundial existen, pero es imprescindible tomar decisiones políticas. Por eso exhortó a los países de América Latina a crear una nueva arquitectura financiera para ser más autónomos y soberanos.

Su propuesta tiene tres pilares fundamentales: un banco de desarrollo regional, fondo de reservas del área para enfrentar potenciales crisis y eventuales problemas económicos, y una moneda común contable para los intercambios comerciales, la cual, en un principio, puede ser virtual.

La declaración del ALBA hace patente el deseo de sus miembros de salir del monopolio del dólar en las relaciones económicas internacionales. Apuntó Cabrisas que el sistema monetario internacional basado en el dólar como factor central del nudo de contradicciones de la crisis. Correa insistió en que el SUCRE no utilice ninguna divisa extranjera.

Chávez sugirió comenzar a organizar un fondo financiero de reservas parecido al que mantienen Venezuela y Cuba, mediante el cual el intercambio comercial creció de 200 millones a cinco mil millones de dólares.

La ASC observa que la crisis global visibiliza la vulnerabilidad de las economías que han hecho del sector exportador el único motor de crecimiento, un sector altamente vulnerable a las fluctuaciones de precios y ciclos económicos de las potencias. Por eso es preciso fortalecer el comercio intraregional complementario y el centro de la economía debe volver a ser la producción lo que se consume nacional y regionalmente.

Se necesitan políticas económicas que fortalezcan el mercado interno como principal motor de la economía, tendientes a conseguir la seguridad alimentaria nacional y regional, basadas en la producción familiar y no en monocultivos extensivos. Los gobiernos deben intervenir y regular la economía en función de un proyecto nacional de desarrollo y revisar todos los TLCs y Tratados de protección reciproca de inversiones.

27/11/2008 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario