America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

AUH, ANSES, YPF, Aerolíneas – Roberto Caballero


AUH, ANSES, YPF, Aerolíneas: para lograrlo hubo que pelear. Y ahora viene Macri a decirte que él también lo hubiera hecho. Pero, ¿Por qué no lo dijiste antes? Nos hubieses ahorrado la Grieta, Mauricio.”
En su editorial del día de hoy Roberto Caballero se refiririó al “giro copernicano” de Mauricio Macri en el discurso de lanzamiento de campaña.

10955311_1687294961502436_44453765931827630_n

“Ya empezaron los spots electorales, donde se escucha se escuchan los slogans de campaña. Quizás de lo más fuerte que se puede comentar por estas horas es el giro copernicano de Mauricio Macri que ahora defiende políticas públicas del kichnerismo”.

“Y pienso: Qué fácil que es para tipos como Macri y sus asesores pasar, de la noche a la mañana, a reivindicar lo que antes detestaban. Es fácil, porque consideran a los votantes como gente irreflexiva, con poca memoria y poca sabiduría política. Y se los convence diciendo cualquier cosa”.

“Lo que hay que decir es que no fueron fáciles ningunas de las políticas públicas que se han hecho hasta acá. Todas han generado muchos conflictos. Alguna vez planteé que eran conflictos conducentes. Alberdi decía que gobernar era poblar; Perón decía que gobernar era crear trabajo; y yo creo que el kichnerismo inauguró la idea que gobernar era crear conflictos. Pero no cualquier conflictos, sino aquellos “conducentes”, conflictos útiles que te llevan al objetivo deseado”.

“Te tuviste que pelear con Repsol, para recuperar soberanía energética, y te tuviste que pelear con el reinado español, Clarín, La Nación y con los diputados opositores y con medio mundo. Porque era la única alternativa para recuperar una herramienta de desarrollo como es la energía en manos nacionales y con criterios nacionales. Porque la energía es un bien estratégico”.

“Y hoy por hoy, los que se ponían del otro lado, reivindican la YPF nacional. Eso fue lo que hizo Mauricio Macri. Por eso digo que es fácil, quedarse con el resultado y no comprar ninguno de los mecanismos que lo produjeron. Es fácil decir “salió bien”.

“¿Por qué no lo dijeron antes?”

“¿Por qué no lo apoyaron antes?”

“Para dar la Asignación Universal por Hijo también hubo que estatizar, los fondos de las jubilaciones y las pensiones privados. Había que generar un organismo como ANSES que pudiera actuar en la seguridad social con criterios igualitarios e inclusivos. Y para eso había que pelearse con las AFJP, con Clarín, La Nación, Techint, Arcor, con todos los grupos económicos y ahí tenes la asignación”.

“Sino te peleabas no tenías la asignación. Y esto es el elogio de la pelea en cierta manera.”

“Sé que hay un sector de la sociedad que no quiere más pelea. Que en este escenario se convoque una épica, lo agotó. Del mismo modo que hay otro sector de la sociedad que tiene claro que si no te peleabas con Marsans no recuperabas la aerolínea de bandera.”

“¿Y hacía falta la aerolínea de bandera?”

“Claro que hace falta. Tenemos un país extensísimo. Los puentes aéreos son vitales. Generalmente se analiza cuánto pierde aerolíneas y no cuánto le da aerolíneas a la economía del país. Sé que hay millones de personas de todos modos lo valoran, porque hay millones de personas que no viven en la Capital Federal. Y que cada vez que ven volar sobre su territorio un avión de aerolíneas argentinas es saberse que son argentinos. Te hace más argentino.”

“Pero para poder hacer eso hubo que pelearse. Y ahora viene Macri a decirte que está bien. Que él lo haría igual pero mejor. Pero, ¿porque no lo dijiste antes Macri? Nos hubieses ahorrado a millones de argentinos los dolores de hígado de todos estos años.”

“Nos hubieses ahorrado La Grieta, Mauricio.”

“El país está dividido, sí.”

“Pero se divide entre aquellos que creen en algo y pelean por conseguir esas cosas y los hipócritas, que cuando tienen que apoyar no apoyan, y que cuando ven que eso les puede dar dos puntitos más, empiezan a reivindicarlo.”

“Ahora, bien el giro de Macri, es el giro de muchos.”

“Es la gente que va al shopping con la Ahora 12 y dice qué bueno está el plan.”

“Pero sabes qué, para que existiera el Ahora 12 también hubo que pelear, con las tarjetas de crédito que trabajan con los bancos, que decían no.”

“Y la derecha, siempre se pone del lado del más fuerte en estas peleas.”

“En octubre se va a definir, ustedes eligen: el original o la falsa copia. Recuerdo que un tipo con patillas alguna vez vino a decir que iba a hacer una revolución productiva… y diez años después, lo único que había hecho era generar desocupación, cierre de empresas, sustitución, privatizaciones, remate del patrimonio público.”

“Con lo cual esto que ha dicho ahora Mauricio Macri a mi me hace acordar mucho a ese momento.”

“Y por suerte, digo, tenemos memoria.”

tn_weretech_header_logo

22/07/2015 Posted by | Uncategorized | , , , , | 1 comentario

Luces de esperanza – Bernardo Kliksberg


Luces de esperanza

ver

Por Bernardo Kliksberg *
La pobreza y la desigualdad son la cuestión clave en un mundo con más del 50 por ciento en pobreza y vulnerabilidad, y una América latina que, a pesar de los avances, tiene 170 millones de pobres y la peor desigualdad del planeta. Estamos inundados de mitos sobre los pobres, que han sido asumidos por amplios sectores de las clases altas y medias. Es fundamental darles un “baño de realidad”. El autor dirigió, junto con Irene Novacovsky (fundadora del Sistema de Información, monitoreo y evaluación de las políticas públicas, Siempro, replicado en numerosos países), una investigación de impacto sobre una de las mayores políticas sociales, que ha tenido la Argentina democrática, como es la Asignación Universal por Hijo para trabajadores informales (AUH), puesta en marcha por Cristina Fernández de Kirchner, e implementada por la Anses, dirigida por Diego Bossio (director general), y Rodrigo Ruarte (secretario general). Integraron el equipo de investigación, experimentados investigadores sociales: Isidro Aduriz, Victoria Arinci, Horacio Chitarroni, Naomi Wermus y Elisa Trotta Gamus (coordinadora).

La AUH se propuso mejorar la vida de los 3,6 millones de niños más pobres del país. Se encuestó a 3068 beneficiarias, una muestra estadística con un margen de error menor a un tres por ciento. Los resultados están a disposición del que las quiera consultar en la obra El gran desafío. Romper la trampa de la desigualdad desde la infancia, publicada por la entidad patrocinante, la Organización Iberoamericana de la Seguridad Social, y por Biblos (ver el riguroso comentario de Alfredo Zaiat, Página/12, 21/6/15). No sabíamos antes de iniciar la investigación, lo que íbamos a encontrar. Hallamos buenas noticias para el país entero. La AUH incidió en que subieran los indicadores de salud, educación, ocupación, e inclusión social, y bajarán entre otros los de deserción y repetición escolar, trabajo infantil y embarazo adolescente. Además las cifras derrumban los mitos.

– Mito 1: La pobreza es responsabilidad individual.

Un periodista preguntó a un candidato a vicepresidente de EE.UU., en plena crisis del 2008, con dos dígitos de desocupación: “Usted ha propuesto abolir casi todos los sistemas de protección social. Si viniera un joven desocupado muy enfermo y le dijera: ‘¿Qué hago para sobrevivir si estoy desocupado y no tengo por tanto ningún seguro médico?’, ¿qué le diría?”. Contestó: “Si él llegó a esa situación es un problema de él”. La manera más sencilla de liberarse de toda “culpa”, por las “víctimas” es endilgarles la responsabilidad. Sus destinos no son la resultante de la falta de oportunidades y las desigualdades generadas por políticas como las menemistas en los ’90 o las pinochetistas. La pobreza es un problema individual, no colectivo. Los 3,6 millones de niños que cubrió la investigación formaban parte de procesos de transmisión intergeneracional de la pobreza. No habían elegido nada. Desde su nacimiento, estaban muy abajo. Los 370 millones de personas en pobreza y vulnerabilidad en América latina no llegaron a ellas por errores personales. Hay políticas económicas que son productoras netas de pobres como las del Consenso de Washington o la austeridad. Se solía comentar fatalísticamente en la región que: “Las políticas sociales recogen los muertos y heridos que dejan las políticas económicas”.

– Mito 2: Los recursos entregados a los pobres son despilfarrados.

Sectores de las elites plantean paternalmente: “No estamos en contra, lo que pasa es que en cuanto tienen dinero en el bolsillo lo gastan en licores y juego, no saben cómo administrarlo, no saben qué se debe comer, qué vamos a esperar de ellos, si apenas leen”. Las beneficiarias de la asignación universal son madres con tres o más hijos. El autor viene recomendando desde hace muchos años, que ellas deben ser las que reciban los programas. Las madres de AUH gastaron casi todo en mejores alimentos, más frutas, verduras y lácteos, pañales desechables, zapatitos, ropa, útiles escolares, remedios y hasta un “gustito” para los chicos. ¿Alguien conoce mejores administradores de recursos escasos que las madres pobres?

– Mito 3: Fomenta el no trabajo y la vagancia.

El derrotado Del Sel, cuando lo dijo lo llamó “un sincericidio: “Si hay más chicas embarazadas quizás es porque algo ha provocado que se embaracen, quizá para tener plata a los tres meses”. Alguna vez él o sus asesores vieron algún estudio sobre eso. ¿Creía realmente que la mujer va a decidir su maternidad por algunos pesos adicionales? Las cifras dicen lo opuesto. La escolaridad ascendió fuertemente en los hogares que recibieron la AUH, y al aumentar los años de educación de las niñas la asignación para embrazadas pobres, como se ha verificado una y otra vez internacionalmente, baja la maternidad adolescente. Es una vía muy efectiva para reducirla dicen la Unicef, la Unesco, y la Organización Mundial de la Salud. Otros más sofisticados que Del Sel dicen: “Con la AUH la gente deja de trabajar”; “Premia a los que no quieren trabajar”. No son hogares que no trabajan. La AUH es el 25 por ciento de sus ingresos, el otro 75 por ciento lo conseguían trabajando, pero en las peores ocupaciones y cobrando muy poco. No podían negociar, debían sobrevivir. Ahora, como tienen un “piso mínimo” asegurado, buscan mejores trabajos y capacitarse.

– Mito 4: “Estas mujeres no son recuperables.”

Dicen ciertas voces: “Tienen tres o más hijos, los maridos les pegan, no han terminado la secundaria”; “No se puede hacer nada”. Estarían muy sorprendidos ante los hechos. Junto a la AUH, el Ministerio de Desarrollo Social, Alicia Kirchner (ministra), y Carlos Castagneto (viceministro) creó el programa Ellas Hacen. Ha ofrecido preparar a las mujeres que perciben la AUH en oficios de inserción segura, plomeras, electricistas, construcción y otros. Ya hay miles de plomeras trabajando. Fue una apuesta a la autoestima dicen los líderes del programa. Está dando resultados inesperados. Así aumentaron las separaciones de mujeres de cónyuges golpeadores. Con un oficio, e ingresos, las mujeres se emancipan y buscan compañeros que las respeten.

– Mito 5: Sólo llega un reducido porcentaje de los fondos.

La Anses ha bancarizado la AUH. Las madres pobres abren una cuenta bancaria, se les deposita mensualmente, tienen una tarjeta del banco. La bancarización sola es un gran avance en su condición. Los instrumentos gerenciales aplicados por Anses han llamado la atención internacional. Varios países están interesados en sus tecnologías para llegar sin corrupción posible directamente a amplísimos sectores.

– Mito 6: Los importes no se actualizan.

La investigación producida ha hecho un conjunto de recomendaciones para mejorar y profundizar la AUH. La primera de ellas es un sistema de actualización semestral de sus montos, similar al que se usa para las jubilaciones. Por decisión presidencial (23/6/15) se ha convertido en un proyecto de ley que está en tratamiento en el Senado. Como dice el papa Francisco, es imperioso “escuchar el grito de los pobres”. Los mitos tratan de “sofocarlo”, y desensibilizarnos. La AUH, hoy referencia obligada en política social en la región, enseña que cuando se les restituyen de modo digno sus derechos básicos, se rompe la trampa en la que los ha encerrado la pobreza y la desigualdad y se encienden luces de esperanza para ellos y toda la sociedad.

* Asesor honorario de la Unicef; asesor principal de la dirección de la FAO para América latina y el Caribe; asesor especial de la dirección del PNUD para la región.

PÀGINA 12

01/07/2015 Posted by | Economía, Educación, General, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Salud, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | 1 comentario

“La única forma de crecimiento sostenible es con inclusión social” (Diálogo de Tiempo Argentino con Bernardo Kliksberg )


“La única forma de crecimiento sostenible es con inclusión social” | Tiempo Argentino.

En la Argentina “hay avances que todos los días son negados en los medios.”

18/10/2011 Posted by | Economía, Educación, General, Justicia, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario

La asesina arrogancia del lenguaje



de Claudia Gantus

Desde ayer me da vueltas esta idea. Por suerte no pierdo la capacidad de asombro. Escucho al senador mendocino Ernesto Sanz, presidente de la UCR, afirmar con vehemencia que por el subsidio del Gobierno, los pobres consumen más drogas y gastan más en juego. Con ligereza se pasa a debatir sobre la Asignación Universal por Hijo. Pero, ¿qué es lo que hay que debatir? Las palabras de Sanz me suenan arrogantes. Tal vez para muchos sea benévolo mi calificativo. Sin embargo me parece necesario desenredar un poco este concepto. Palabra arrogante. La arrogancia es un creer saber del otro, que juzga desde la inacción. Soberbia del saber qué te pasa, qué necesitás, qué debés hacer. Arrogancia del que espera, inmóvil (al borde del camino, diría don Mario) que corrobores su prejuicio. Se jacta de su iluminado entendimiento, que cosifica al otro, lo vuelve objeto, lo mata. La arrogancia de las palabras de Sanz asesinan, disparan, matan al otro, para adueñarse de sus decisiones, de su libertad. Porque la libertad del otro asusta, hace tambalear esas propias seguridades, (falsas, como toda seguridad), y lo deja en falta. Arrogancia: no puedo darte dinero, porque no sabés en qué gastarlo. Yo sí sé cómo se gasta el dinero. Arrogancia: si te doy dinero, seguro lo gastarás en algo malo, inútil, inapropiado. Yo sí sé en qué debo gastar mi dinero (y el tuyo). Arrogancia: además de ser pobre, sos incapaz, incompetente, inepto. Yo soy el dueño de las capacidades, las aptitudes y las competencias necesarias para “saber”. Arrogancia asesina. Discurso que mata. Discurso exterminador. Discurso de la oligarquía. Discurso del poder que constituyen unos pocos poderosos que se unen para que todos los negocios y sus beneficios dependan de su arbitrio.

La Asignación Universal por Hijo es una política de Estado. No es una medida reparadora, en el sentido que pueden entenderse los parches con los que se remienda una situación. Es parte de un proyecto tendiente a construir un escenario más igualitario, más justo. No se trata de solidaridad ni de beneficencia. AUH, que suma controles de salud, escolaridad, documentación. AUH que le permite a Diego, de 16, volver a la escuela (aunque la escuela a veces, muchas veces, no sepa qué hacer con él). AUH que le permite a Mary ir al supermercado y elegir qué darle de comer a sus hijos (aunque la herencia de haber recibido el tapper con el guiso de la escuela durante años la deje desorientada frente a las góndolas). AUH que le permite a Darío tomarse unos mates a la mañana y llevar a las chiquitas al jardín, antes de juntarse con los compañeros para seguir arreglando la plaza del pueblo. Es inclusión, cimentada en la confianza. Y quien confía en el otro no sabe. La confianza es humilde. No sé de vos, pero confío y te espero. Sé que muchos considerarán ingenuo mi planteo. Y se que abundarán los ejemplos, y contra Diego me hablarán de Juan, y contra Mary me hablarán de Rosa, y contra Darío me hablarán de Pablo. Arrogante y soberbia clase media, que desde la inacción de su egoísmo, prefiere asesinar con su discurso. No es ingenuidad, sino proyecto. Los proyectos llevan tiempo. Un tiempo que no nos pertenece. Un tiempo del que no podemos adueñarnos. Porque hay algo que escapa a la propiedad privada: ” El deseo de construir un país para TODOS”.

Agencia Paco Urondo

01/06/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario