America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

UN PAIS MÁS JUSTO EN UN MUNDO MÁS INJUSTO – Roberto Navarro


UN PAIS MÁS JUSTO EN UN MUNDO MÁS INJUSTO
Por Roberto Navarro

La Argentina mejoró en los últimos diez años la distribución de la riqueza, a contramano de lo que sucede en países del mundo desarrollado.

La Argentina es el país que logró la mayor mejora en la distribución del ingreso en la última década. En los últimos diez años, Estados Unidos, la Unión Europea y Japón empeoraron sus indicadores de justicia social. Latinoamérica fue la región que consiguió los mejores resultados en distribución de ingresos, liderada por la Argentina.
Debate tuvo acceso a un informe del Banco Mundial que será difundido la última semana de agosto. El relevamiento utiliza el Coeficiente Gini para medir la evolución de los ingresos. El Gini se mueve en una banda que va de cero a uno. Cuando este indicador se acerca a cero, el país es más igualitario (por ejemplo, Dinamarca tiene un Gini de 0,24). Cuando se acerca a uno, es más desigual, como Namibia, que tiene un Gini de 0,71.
En 2002, la Argentina llegó a su pico de desigualdad histórica, con un Gini de 0,55; en la actualidad, el Gini nacional llegó a 0,37. Aunque hay varios países con mejor Gini, la Argentina fue el que más lo mejoró en los últimos diez años y se va acercando al pelotón de los países más justos del mundo. El trabajo del Banco Mundial se basa en el informe de desarrollo humano realizado por la ONU, con datos de diciembre de 2011. Según el mismo, Estados Unidos subió su Gini a 0,43; Japón, a 0,41, y la Unión Europea, a 0,39. Estas tres potencias se convirtieron en sociedades más injustas que la Argentina.
“El 72 por ciento de la reducción de la desigualdad en la Argentina está explicada con lo que ocurre en los ingresos laborales de las familias. En especial, el crecimiento del empleo registrado y su remuneración explican el 45 por ciento de esa caída, mientras que más del 25 por ciento se origina en la reducción de los empleos precarios, dado que muchos de los trabajadores precarios se han insertado como trabajadores formales. Dentro de los independientes la concentración ha tendido a disminuir sostenidamente”, señala el informe del Banco Mundial.

Justa distribución
Según un relevamiento de Desarrollo Humano de la ONU, “los países que sostienen una justa distribución de la riqueza durante un tiempo prolongado logran un crecimiento sólido, en base a su mercado interno, disminuyendo su vulnerabilidad a las crisis internacionales”. También señala que “logran bajar sus niveles de pobreza, conflictividad social e inseguridad”. En 1974, el Coeficiente Gini nacional era de 0,30. Era la época en la que el país se distinguía por su gran clase media. A finales de la última dictadura militar, en 1983, el Gini ya había subido a 0,40. Durante el gobierno de Raúl Alfonsín, la desigualdad siguió creciendo: en 1989, el Gini llegó a 0,46. En 1999, luego de diez años de gestión menemista, el Gini llegó a 0,50. A fines de 2002, alcanzó el récord histórico: 0,55.
El informe del primer trimestre del año en curso de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) señala que “la Argentina mejoró sus indicadores de igualdad durante los últimos diez años, incluso durante la crisis internacional 2008-2009”. Y agrega: “Al igual que la mayoría de los países latinoamericanos, la Argentina bajó sensiblemente su de-sempleo. Pero, además, mantuvo una política de ingresos, vía aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil y negociaciones paritarias anuales, que mejoró aún más sus indicadores de igualdad”.
En el informe de ingresos anual 2011 del Conicet, la investigadora Lucía Trujillo señala que “la mayor parte de la mejora en la igualdad se debió al crecimiento del empleo; la fuerte caída del Gini en los últimos tres años es resultado de la Asignación Universal por Hijo y el fuerte aumento en la cobertura previsional”. Además, según la Cepal, Brasil sigue siendo el país más desigual de la región: en 2002, tenía un Gini de 0,57 y, luego de diez años, lo disminuyó sólo a 0,54. Un caso similar vive Chile, que apenas bajó de 0,54 a 0,52. Estas dos economías, las más desiguales, son las que suelen poner como ejemplo los economistas Alfonso Prat Gay, Martín Redrado y Carlos Melconian. También son citadas como referencia por Mauricio Macri y Eduardo Duhalde.

Mensaje claro
En sus últimos discursos, la presidenta Cristina Fernández insistió en su deseo de seguir mejorando los términos de igualdad social. En una reciente conferencia, el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz explicó el beneficio económico de la igualdad. “Por el método del absurdo, podemos concluir que en una sociedad con Coeficiente Gini igual a cero, en una población de 100 millones de habitantes que consume medio kilo de carne por día, se venden 50 millones de kilos de carne diarios; en una sociedad con Gini igual a uno, la persona que concentra toda la riqueza, por más glotona que sea, no podrá sostener ese consumo. Así, una sociedad más igualitaria, tendrá un mercado interno potente, que sostendrá el crecimiento económico”.
La actual debacle de la Unión Europea es un ejemplo de los males que acarrea la concentración del ingreso. En 1999, el Gini de la UE era de 0,29, mientras que en la actualidad es de 0,39. Un reciente informe del Banco Mundial señala que “la concentración del ingreso redujo el consumo de millones de europeos que, al gastar menos tributan menos impuestos, y a la vez esa caída de la demanda, retrae la producción, que también disminuye sus tributos. Así, la caída del consumo, fruto de la concentración del ingreso, derivó en una menor recaudación y así en un déficit fiscal crónico”.
La desaceleración de la economía de los últimos meses, fruto de la crisis internacional y de algunas medidas defensivas implementadas por el Ejecutivo, está siendo aprovechada por políticos y medios opositores para relativizar todo el andamiaje de logros de la administración kirchnerista; entre ellos, el sentido progresista de la gestión. El informe del Banco Mundial reivindica el progresismo K, fundamentalmente, porque la mayor igualdad se dio en un momento histórico en que la mayor parte del mundo tomó el camino contrario.

DEBATE

16/07/2012 Posted by | Economía, Justicia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

Golpes a la bartola por Eduardo Aliverti


Golpes a la bartola

Por Eduardo Aliverti

Que la semana pasada haya empezado con las alarmas de pesificación generalizada y después avanzado con el lanzamiento de un megaplán de viviendas para sectores populares y medios es una muy buena fotografía del mapa político en su sentido más integral. Incluye cuanto se desee envolver en el paquete de la agenda publicada.

Los rumores de que se pasarían a pesos todos los contratos individuales, y hasta el pago de bonos, fueron una obscena operación de prensa que no resistía la menor consideración. De un párrafo relativamente confuso introducido en el proyecto de reforma del Código Civil, algunas mentes obsesionadas con la provocación de escándalos, o amenazas graves para la economía, extrajeron que se venía la noche para quienes tuvieran acreencias en dólares. “Cerebros” periodísticos, aclaremos, porque en rigor no hubo dirigencia opositora que actuara ni en el origen ni en la amplificación del operativo. El ministro de Justicia salió a aclarar los tantos y sanseacabó. No había margen para más, y ésa fue la culminación de una maniobra destinada a morir antes de implementar los primeros pasos. Apenas les quedó espacio para alguna de esas columnas de opinión que, cuando el pescado podrido se revela como tal, intentan licuar falaces intentonas hablando del “clima” vigente. Bajo ese ardid pudo leerse que el Gobierno introdujo de modo clandestino (sic) la modificación de dos artículo del Código Civil. Esto es simplemente maravilloso. Un proyecto ingresa al Congreso con letra explícita y el periodismo de la ultraoposición militante le adjudica carácter secreto, oculto, de espaldas a la ley, ilícito y siguen las acepciones del término “clandestino”. El periodista vuelve a recurrir a una figura que ya usó varias veces: ¿hace falta que metan los goles con la mano? ¿Tan poco les importa siquiera el papelón consigo mismos, de tanto apuro por taladrar? ¿A cuáles y cuántos “ciudadanos” y “gente” se refieren cuando citan la urgencia por hacerse de divisa extranjera? ¿Se sostiene que citen, textualmente, la existencia de una “fiebre” por el dólar? Qué impagable sería meterse en la cabeza de estos tipos cuando están a punto de tipear esas cosas. No se trata de los editores, que definen los títulos y las bajadas de las notas. No. Son los columnistas que, bien a solas con sus datos y su conciencia, resuelven construir un concepto. Los que editan son portavoces ya entregados o resignados a la orientación furibunda que determina la patronal. Y sus avisadores. Si se titula que “para el Banco Mundial, la Argentina crecerá menos”, en lugar de que por tanto seguirá creciendo, es entendible. Si la analista senior de una de esas consultoras de fama mundial que viven para ¿equivocarse? mundialmente, Moody’s, reconoce que le bajan la nota a Argentina sólo porque es Argentina (sic), no por las señales de su economía, también se entiende (ver Ambito Financiero, miércoles pasado, entrevista a Verónica Améndola). Con esa clase de alimento, los referentes del mañanero radiofónico y los escritores de zócalos televisivos, a quienes no les ingresa más originalidad que la pautada por los diarios, ya tienen de sobra. Pero los opinadores diríase que a secas, o “presentados” así al margen de que porten renombre mayor o menor, ¿no tienen mínimo prurito a la hora de inventar? ¿No les da para pegarles una vuelta a mentiras pornográficas? ¿No intentan guardarse vías de escape para cuando el mañana los señale como fabuladores, por haber escrito fantasías que pudieron disimular con mayor elevación retórica?

Cuando Cristina lanzó el plan de créditos hipotecarios, al cabo de ese comienzo de semana insuflado por las versiones de pesificación, cambió el eje y el punto fue llenar de sospechas la noticia. Recelos justificados, debe reconocerse, porque respecto de la vivienda el oficialismo ya boqueó, y muy mal, con aquello de los inquilinos que serían propietarios. Sin embargo, la cuestión no es (únicamente) ésa sino, otra vez, la capacidad del Gobierno –sea cual fuere la eficacia ejecutora de su anuncio– para desarmar la ofensiva propagandística en su contra. Aquí es necesario detenerse. Preguntar cuánto hay de reflejos oficiales y cuánto de una prensa comandante que, al gobernarse a sí misma sin base de fuerzas o individualidades extraperiodísticas, cae en repeticiones previsibles de aliento corto. Un marciano de pocas luces habría adivinado que, siendo los recursos previsionales el principal inyector de fondos para construir viviendas, seguiría inmediatamente la acusación de estar usando la plata de los jubilados. Así fue. Validos de una acordada de los supremos, titularon en bloque que la Corte le dio treinta días a la Anses para que informe cómo se emplea el dinero jubilatorio. Pero la solicitud judicial al Gobierno no tiene nada que ver con el lanzamiento del plan hipotecario, salvo que algún otro marciano pueda creer que la Corte empalma sus dictámenes a medida que el oficialismo procede. En este caso, vendría a ser que Cristina anunció la operatoria crediticia el martes y unas pocas horas después ya estaba reunida la Corte para advertirle que con la plata de los jubilados no se jode. No digan que no es asombroso por donde quiera vérselo. Por un lado, resultaría que entonces sí hay la Justicia independiente por cuya inexistencia se indignan unas cacerolas devaluadas y unos comunicadores más patéticos todavía. Como si fuera poco, esa Justicia que no existe acaba de cercar nuevamente a Boudou por el affaire Ciccone. ¿En qué quedamos? ¿Existe o no? Repárese en que, en esta oportunidad, ni hace falta retrucar en primer término la pelotudez bíblica de que la plata de los jubilados debe quedar en una cuenta intocable por los años de los años, como si el Estado no tuviera la responsabilidad de invertirla para asegurar su satisfacción y rédito. No. Esta vez alcanzaría con exhibir las inenarrables contradicciones de “la corpo”, con el solo señalamiento de sus disparates. Incurren en ellos, además de sus necesidades político-empresariales, porque de lo contrario sobraría lugar para meterse en lo que no les conviene. En el PRO termina de estallar una interna que va de dura a salvaje. Funcionarios de la Ciudad se enfrentaron con aspereza por el cierre del plazo para armar las listas, aunque el tema excede a esa razón burocrática. Gabriela Michetti vetó a Esteban Bullrich, el ministro de Educación, como presidente de la asamblea general del, digamos, partido. Bullrich se hartó y renunció, pero Michetti también está harta de Horacio Rodríguez Larreta, y viceversa, porque entre ambos juegan si la primera acepta ir de candidata a la provincia y si el segundo toleraría que no lo haga y le compita en Capital. Nada de este chiche de armonía es informado por los medios de la oposición, casi obsesionados por proteger la figura de Macri a como dé lugar, bien que equilibran entre eso y continuar midiendo a Daniel Scioli como gran esperanza blanca. La clausura del palco desde el que sacaron la foto al celular de José María Ottavis, vicepresidente de la Cámara baja bonaerense, cuando recibía un mensaje que en verdad lo alertaba sobre un presunto ofrecimiento de compra de votos; y una conjetura acerca de que se intentó cambiar de lugar a los periodistas parlamentarios, lo cual nunca se concretó, fueron otros de los apasionantes temas ensanchados. Como tampoco daba para mucho, reapareció la ola de inseguridad porteña mediante la mención a toda página de una “seguidilla de robos audaces”. Y hasta la sugerencia de que vivir en la capital colombiana tal vez sea más seguro que hacerlo entre Flores y Caballito. Impactante.

Lo significativo de este mapa mediático, mucho más que lo que revela puntualmente a través de cada episodio y su tratamiento, pasa por una renovada demostración: todos, invariablemente, continúan corriendo detrás del oficialismo. De lo que hace y de lo que deja de hacer. De los entusiasmos y de los enconos que despierta. Cuando ocurre algo así, y sin que suponga perder reflejos de pensamiento crítico sino todo lo contrario, cabe el sentido figurado de que no hay mucho más que hablar. Al no disponer en el equipo de jugadores sobresalientes que las conviertan en acción política concreta, las críticas y denuncias, del tenor que fueren, carecen de base ejecutiva y transformadora. Seguramente, y apartando las chicanas en torno de la clase social a que pertenecen o de su imposibilidad para articular dos frases seguidas, eso explica que los centenares o pocos miles de gentes impulsados a cacerolear un ratito no sean capaces de encontrar una consigna unificadora. Bien al revés de lo sucedido en 2008, cuando “el campo” amalgamaba, hoy no tienen argumentos. Sólo el odio. Corean inconsistencias cuya hondura es la misma que la de manifestarse a favor de la felicidad.

Algunos lo hacen con cacerolas. Y otros desde los medios.

Página 12

18/06/2012 Posted by | Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

El FMI no descansa – Pedro Brieger


El FMI no descansa.

30/11/2011 Posted by | Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Qué hará Argentina con la derecha española Por Eduardo Anguita


Qué hará Argentina con la derecha española | Miradas al Sur.

24/11/2011 Posted by | Agricultura yGanadería, Ciencia y Tecnología, Economía, General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El Banco Mundial prevé un 8% de crecimiento para Argentina (para todos los negadores)


ElArgentino.com – El Banco Mundial prevé un 8% de crecimiento para Argentina.

21/09/2011 Posted by | Economía, General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , | Deja un comentario

Sepa lo que es el capitalismo – Atilio A. Boron


13-05-2010

Rebelión

El capitalismo tiene legiones de apologistas. Muchos lo hacen de buena fe, producto de su ignorancia y por el hecho de que, como decía Marx, el sistema es opaco y su naturaleza explotadora y predatoria no es evidente ante los ojos de mujeres y hombres. Otros lo defienden porque son sus grandes beneficiarios y amasan enormes fortunas gracias a sus injusticias e inequidades. Hay además otros (“gurúes” financieros, “opinólogos”, “periodistas especializados”, académicos “bienpensantes” y los diversos exponentes del “pensamiento único”) que conocen perfectamente bien los costos sociales que en términos de degradación humana y medioambiental impone el sistema. Pero están muy bien pagados para engañar a la gente y prosiguen incansablemente con su labor. Ellos saben muy bien, aprendieron muy bien, que la “batalla de ideas” a la cual nos ha convocado Fidel es absolutamente estratégica para la preservación del sistema, y no cejan en su empeño.

Para contrarrestar la proliferación de versiones idílicas acerca del capitalismo y de su capacidad para promover el bienestar general examinemos algunos datos obtenidos de documentos oficiales del sistema de Naciones Unidas. Esto es sumamente didáctico cuando se escucha, máxime en el contexto de la crisis actual, que la solución a los problemas del capitalismo se logra con más capitalismo; o que el G-20, el FMI, la Organización Mundial del Comercio y el Banco Mundial, arrepentidos de sus errores pasados, van a poder resolver los problemas que agobian a la humanidad. Todas estas instituciones son incorregibles e irreformables, y cualquier esperanza de cambio no es nada más que una ilusión. Siguen proponiendo lo mismo, sólo que con un discurso diferente y una estrategia de “relaciones públicas” diseñada para ocultar sus verdaderas intenciones. Quien tenga dudas mire lo que están proponiendo para “solucionar” la crisis en Grecia: las mismas recetas que aplicaron y siguen aplicando en América Latina y África desde los años ochenta!

A continuación, algunos datos (con sus respectivas fuentes) recientemente sistematizados por CROP, el Programa Internacional de Estudios Comparativos sobre la Pobreza radicado en la Universidad de Bergen, Noruega. CROP está haciendo un gran esfuerzo para, desde una perspectiva crítica, combatir el discurso oficial sobre la pobreza elaborado desde hace más de treinta años por el Banco Mundial y reproducido incansablemente por los grandes medios de comunicación, autoridades gubernamentales, académicos y “expertos” varios.

Población mundial: 6.800 millones, de los cuales

  • 1.020 millones son desnutridos crónicos (FAO, 2009)

  • 2.000 millones no tienen acceso a medicamentos (www.fic.nih.gov)

  • 884 millones no tienen acceso a agua potable (OMS/UNICEF 2008)

  • 924 millones “sin techo” o en viviendas precarias (UN Habitat 2003)

  • 1.600 millones no tienen electricidad (UN Habitat, “Urban Energy”)

  • 2.500 millones sin sistemas de dreanajes o cloacas (OMS/UNICEF 2008)

  • 774 millones de adultos son analfabetos (www.uis.unesco.org)

  • 18 millones de muertes por año debido a la pobreza, la mayoría de niños menores de 5 años. (OMS)

  • 218 millones de niños, entre 5 y 17 años, trabajan a menudo en condiciones de esclavitud y en tareas peligrosas o humillantes como soldados, prostitutas, sirvientes, en la agricultura, la construcción o en la industria textil (OIT: La eliminación del trabajo infantil: un objetivo a nuestro alcance, 2006)

  • Entre 1988 y 2002, el 25% más pobre de la población mundial redujo su participación en el ingreso mundial desde el 1,16% al 0,92%, mientras que el opulento 10% más rico acrecentó sus fortunas pasando de disponer del 64,7 al 71,1% de la riqueza mundial . El enriquecimiento de unos pocos tiene como su reverso el empobrecimiento de muchos.

  • Sólo ese 6,4 % de aumento de la riqueza de los más ricos sería suficiente para duplicar los ingresos del 70% de la población mundial, salvando innumerables vidas y reduciendo las penurias y sufrimientos de los más pobres. Entiéndase bien: tal cosa se lograría si tan sólo se pudiera redistribuir el enriquecimiento adicional producido entre 1988 y 2002 del 10% más rico de la población mundial, dejando intactas sus exorbitantes fortunas. Pero ni siquiera algo tan elemental como esto es aceptable para las clases dominantes del capitalismo mundial.

Conclusión: si no se combate la pobreza (¡ni se hable de erradicarla bajo el capitalismo!) es porque el sistema obedece a una lógica implacable centrada en la obtención del lucro, lo que concentra la riqueza y aumenta incesantemente la pobreza y la desigualdad económico-social.

Después de cinco siglos de existencia esto es lo que el capitalismo tiene para ofrecer. ¿Qué esperamos para cambiar al sistema? Si la humanidad tiene futuro, será claramente socialista. Con el capitalismo, en cambio, no habrá futuro para nadie. Ni para los ricos ni para los pobres. La sentencia de Friedrich Engels, y también de Rosa Luxemburgo: “socialismo o barbarie”, es hoy más actual y vigente que nunca. Ninguna sociedad sobrevive cuando su impulso vital reside en la búsqueda incesante del lucro, y su motor es la ganancia. Más temprano que tarde provoca la desintegración de la vida social, la destrucción del medio ambiente, la decadencia política y una crisis moral. Todavía estamos a tiempo, pero ya no queda demasiado.

http://www.atilioboron.com

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

13/05/2010 Posted by | General, Medio Ambiente, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Solidaridad, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Potencias extranjeras estudian al Acuífero Guaraní



Medio Ambiente


La historia de cómo relegaron a los profesionales latinoamericanos. Es el tercer reservorio de agua dulce del planeta. Pertenece a Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. Ocupa 1.190.000 kilómetros cuadrados, superficie mayor que la de España, Francia y Portugal juntos. Universidades de los cuatro países comenzaron a investigarlo en 1994. Informaron y pidieron fondos a los Estados. Pero no obtuvieron respuestas. En 2000, apareció el Banco Mundial. “Capturó” los datos y convocó a consultoras foráneas, que hacen todo el relevamiento

La Plata (Esteban M. Trebucq, para Diario Hoy). En las entrañas de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, existe un reservorio de agua dulce que podría suministrarle este vital elemento a 6 mil millones de personas, casi la población actual del mundo, durante 200 años, a un consumo diario de 100 litros per cápita. Es el Acuífero Guaraní, cuyo estudio hoy está en manos de investigadores extranjeros, a raíz de una iniciativa del Banco Mundial (BM) y organizaciones internacionales, que decidieron financiar y estudiar este sitio trascendente para la humanidad.

El acuífero está en el subsuelo de un área de alrededor de 1.190.000 kilómetros cuadrados, superficie mayor que las de España, Francia y Portugal juntas. En Brasil abarca aproximadamente 850.000 kilómetros cuadrados (9,9% del territorio), en Argentina 225.000 (7,8%) en Paraguay 70.000 (17,2%) y en Uruguay 45.000 (25,5%), según un informe del Instituto Nacional del Agua (INA). Es el tercer reservorio más importante de agua dulce del globo, y si bien pertenece a las citadas naciones, en la actualidad hay muchos países que tienen injerencia sobre él, sugieren especialistas consultados por Hoy.

En 1994, cuando investigadores brasileños, argentinos, paraguayos y uruguayos se dieron cuenta de que éste era un recurso compartido, comenzaron a realizar diversos encuentros para intercambiar propuestas e ideas, con el fin aglutinar los mayores datos posibles del lugar. Ese mismo año, en Paysandú, profesores de las Universidad de Buenos Aires (Argentina), de Paraná (Brasil), de La República (Uruguay) y de Asunción (Paraguay), firmaron un acta, a través de la cual informaron a los gobiernos de dichos Estados sobre la relevancia del acuífero (“es un recurso clave para la provisión de agua”, dijeron) y pidieron fondos para realizar una profundo estudio. Nunca obtuvieron respuesta.

Miguel Auge, doctor en Geología egresado de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y profesor titular de Hidrogeología de la UBA, es uno de los profesionales que participó en esas reuniones.

“El conocimiento era escaso, sobre todo en Argentina y Paraguay. Brasil estaba un poco más adelantado, también por el aprovechamiento, al igual que Uruguay”, cuenta Auge. “La idea era hacer una investigación conjunta para conocer el comportamiento y las características de este reservorio, para realizar un aprovechamiento sustentable, es decir, para usarlo hoy y no perjudicar a las generaciones futuras”.

Recién en el año 2000 hubo noticias. “Como por arte de magia, apareció el Banco Mundial. Ofreció un subsidio, organizó una serie de reuniones y recabó todos los datos posibles. Básicamente nos capturó la información, pero con la promesa de que las universidades iban a tener participación en un proyecto futuro”, relata Auge, uno de los referentes en la materia en nuestro país. Hoy, las universidades de la región, sus profesionales y todos sus conocimientos, quedaron prácticamente relegados.

El proyecto del BM fue calculado en 26.760.000 dólares, de los cuales 13.400.000 los aporta el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF, por su sigla en inglés) y el resto las contrapartes nacionales y un financiamiento externo. “De ese total, a las universidades nos ofrecieron 270 mil dólares, algo así como el 1% del proyecto”, recuerda este profesor de la UBA. Inmediatamente, se invitó a consultoras extranjeras, de Italia, Francia, Canadá, EEUU, Rusia, Israel, Dinamarca, Noruega y España, entre otros países, para realizar los trabajos. Se presentaron 32 grupos de inversión foráneos.

“Nosotros, en 1994, habíamos pedido 6 millones de dólares. Nos usaron, nos tomaron información, nos hicieron promesas y después nos echaron. Ahora se hace lo que quiere el Banco Mundial”, opina Auge.

Hay una situación que todavía indigna a este especialista. “¿Por qué tienen que venir de afuera, cuando a nosotros nos sobra materia gris? ¿Para qué? Sí, para decirnos qué tenemos que hacer”, se pregunta y responde rápidamente.

“Estos recursos naturales son nuestros, no del Banco Mundial ni de los países desarrollados. Los tenemos que proteger, pero lamentablemente no lo hacemos, como ya pasó con el petróleo. Y como ahora está pasando con los yacimientos mineros”, se queja Auge, que además es investigador del Conicet.

Las investigaciones que se realizan actualmente, con escasa participación de profesionales latinoamericanos, son para establecer características del lugar, profundidades, temperaturas, calidad del agua, caudales, recargas y determinar cómo se mueve el agua subterránea, entre otras cosas.

Agua próxima

De esos 225.000 kilómetros cuadrados del acuífero que le pertenecen a nuestro país, se estima que alrededor 100.000 son de agua potable. Según un trabajo del doctor Jorge Santa Cruz, coordinador nacional del Proyecto Acuífero Guaraní, que publica el INA, “el país que más lo explota es Brasil, abasteciendo total o parcialmente entre 300 y 500 ciudades. Uruguay tiene 135 pozos de abastecimiento público de agua, algunos de los cuales se destinan a la explotación termal. En Paraguay se registran unos 200 pozos destinados principalmente al uso humano. Y en la Argentina hay en explotación 5 perforaciones termales de agua dulce y una de agua salada, ubicadas en Entre Ríos”.

Auge afirma que, en Concordia (Entre Ríos), el agua está a 1.200 metros de profundidad; pero cerca de San Ignacio (Misiones) está aflorando en la superficie. A pocos kilómetros de esta zona, en la frontera paraguaya, hay una base de militares norteamericanos. Para algunos, como la directora del documental Sed, invasión gota a gota, Mausi Martínez, no es casual. Cree que están en un lugar estratégico por la proximidad con el acuífero.

“Los norteamericanos Quieren manejar todo, por eso instalaron bases en Paraguay”, coincide Auge. “Pero no solamente ellos. Los que no tienen más recursos naturales aprovechables son los europeos. España no saca un litro de petróleo de su territorio, pero hoy es uno de los países más poderosos del sector”.

Guerra del agua

Aunque en nuestra región muchas veces no se perciba, y se haga un uso desmedido del suministro, la situación del agua es crítica en el mundo.

“Un 40% de la población mundial no tiene satisfechas las necesidades de abastecimiento. Para 2050, según estimaciones de la Unesco, se llegará al 50%”, apunta Auge. También describe el panorama. “Si bien el volumen de agua del planeta se mantuvo en los últimos 20 mil años, la calidad se deterioró mucho por una serie de actividades, como la agricultura a raíz del uso de agroquímicos, la industria que produce efluentes contaminantes, la desmedida explotación ganadera o los desechos que se tiran a los ríos”.

“En La Plata -continúa el especia-lista- todavía no tenemos una planta de tratamientos de residuos cloacales. Tiramos todos los efluentes crudos al Río de la Plata. En Capital Federal pasa lo mismo. Son los desechos de 9.000.000 de personas, lo que produce la destrucción del agua. Por eso, la disponibilidad potable es cada vez menor”.

Analistas políticos aventuran que las guerras del futuro serán por el control de este vital elemento. Auge coincide, y aporta otro dato: “El Líbano ya sufrió una guerra, cuando Israel se metió en sus yacimientos de agua dulce. Así va a suceder en otros lados”.

Lejos de un conflicto bélico, hoy, el estratégico y trascendente acuífero guaraní que pertenece a Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, es investigado por profesionales de las potencias extranjeras. Saque sus propias conclusiones.

http://www.lineacapital.com.ar/?nota=65

02/02/2010 Posted by | Ciencia y Tecnología, Medio Ambiente, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

“Haití: La maldición blanca”, por Eduardo Galeano


Escuche aquí el artículo de Galeano (MP3)

El primer día de este año, la libertad cumplió dos siglos de vida en el mundo. Nadie se enteró, o casi nadie. Pocos días después, el país del cumpleaños, Haití, pasó a ocupar algún espacio en los medios de comunicación; pero no por el aniversario de la libertad universal, sino porque se desató allí un baño de sangre que acabó volteando al presidente Préval.

Haití fue el primer país donde se abolió la esclavitud. Sin embargo, las enciclopedias más difundidas y casi todos los textos de educación atribuyen a Inglaterra ese histórico honor.

Es verdad que un buen día cambió de opinión el imperio que había sido campeón mundial del tráfico negrero; pero la abolición británica ocurrió en 1807, tres años después de la revolución haitiana, y resultó tan poco convincente que en 1832 Inglaterra tuvo que volver a prohibir la esclavitud.

Nada tiene de nuevo el ninguneo de Haití. Desde hace dos siglos, sufre desprecio y castigo. Thomas Jefferson, prócer de la libertad y propietario de esclavos, advertía que de Haití provenía el mal ejemplo; y decía que había que “confinar la peste en esa isla”. Su país lo escuchó. Los Estados Unidos demoraron sesenta años en otorgar reconocimiento diplomático a la más libre de las naciones.

Mientras tanto, en Brasil, se llamaba haitianismo al desorden y a la violencia. Los dueños de los brazos negros se salvaron del haitianismo hasta 1888. Ese año, el Brasil abolió la esclavitud. Fue el último país en el mundo.

Haití ha vuelto a ser un país invisible, hasta la próxima carnicería. Mientras estuvo en las pantallas y en las páginas, a principios de este año, los medios trasmitieron confusión y violencia y confirmaron que los haitianos han nacido para hacer bien el mal y para hacer mal el bien.

Desde la revolución para acá, Haití sólo ha sido capaz de ofrecer tragedias. Era una colonia próspera y feliz y ahora es la nación más pobre del hemisferio occidental. Las revoluciones, concluyeron algunos especialistas, conducen al abismo. Y algunos dijeron, y otros sugirieron, que la tendencia haitiana al fratricidio proviene de la salvaje herencia que viene del África.

El mandato de los ancestros. La maldición negra, que empuja al crimen y al caos. De la maldición blanca, no se habló.

La Revolución Francesa había eliminado la esclavitud, pero Napoleón la había resucitado: –¿Cuál ha sido el régimen más próspero para las colonias? El anterior. Pues, que se restablezca–. Y, para reimplantar la esclavitud en Haití, envió más de cincuenta naves llenas de soldados. Los negros alzados vencieron a Francia y conquistaron la independencia nacional y la liberación de los esclavos. En 1804, heredaron una tierra arrasada por las devastadoras plantaciones de caña de azúcar y un país quemado por la guerra feroz. Y heredaron “la deuda francesa”. Francia cobró cara la humillación infligida a Napoleón Bonaparte.

A poco de nacer, Haití tuvo que comprometerse a pagar una indemnización gigantesca, por el daño que había hecho liberándose. Esa expiación del pecado de la libertad le costó 150 millones de francos oro. El nuevo país nació estrangulado por esa soga atada al pescuezo: una fortuna que actualmente equivaldría a 21,700 millones de dólares o a 44 presupuestos totales del Haití de nuestros días. Mucho más de un siglo llevó el pago de la deuda, que los intereses de usura iban multiplicando. En 1938 se cumplió, por fin, la redención final. Para entonces, ya Haití pertenecía a los bancos de los Estados Unidos.

A cambio de ese dineral, Francia reconoció oficialmente a la nueva nación. Ningún otro país la reconoció. Haití había nacido condenada a la soledad. Tampoco Simón Bolívar la reconoció, aunque le debía todo. Barcos, armas y soldados le había dado Haití en 1816, cuando Bolívar llegó a la isla, derrotado, y pidió amparo y ayuda. Todo le dio Haití, con la sola condición de que liberara a los esclavos, una idea que hasta entonces no se le había ocurrido. Después, el prócer triunfó en su guerra de independencia y expresó su gratitud enviando a Port-au-Prince una espada de regalo. De reconocimiento, ni hablar. En realidad, las colonias españolas que habían pasado a ser países independientes seguían teniendo esclavos, aunque algunas tuvieran, además, leyes que lo prohibían. Bolívar dictó la suya en 1821, pero la realidad no se dio por enterada. Treinta años después, en 1851, Colombia abolió la esclavitud; y Venezuela en 1854.

En 1915, los marines desembarcaron en Haití. Se quedaron diecinueve años. Lo primero que hicieron fue ocupar la aduana y la oficina de recaudación de impuestos. El ejército de ocupación retuvo el salario del presidente haitiano hasta que se resignó a firmar la liquidación del Banco de la Nación, que se convirtió en sucursal del Citibank de Nueva York.

El presidente y todos los demás negros tenían la entrada prohibida en los hoteles, restoranes y clubes exclusivos del poder extranjero. Los ocupantes no se atrevieron a restablecer la esclavitud, pero impusieron el trabajo forzado para las obras públicas. Y mataron mucho.

No fue fácil apagar los fuegos de la resistencia. El jefe guerrillero, Charlemagne Péralte, clavado en cruz contra una puerta, fue exhibido, para escarmiento, en la plaza pública. La misión civilizadora concluyó en 1934. Los ocupantes se retiraron dejando en su lugar una Guardia Nacional, fabricada por ellos, para exterminar cualquier posible asomo de democracia.

Lo mismo hicieron en Nicaragua y en la República Dominicana. Algún tiempo después, Duvalier fue el equivalente haitiano de Somoza y de Trujillo.

Y así, de dictadura en dictadura, de promesa en traición, se fueron sumando las desventuras y los años. Aristide, el cura rebelde, llegó a la presidencia en 1991. Duró pocos meses. El gobierno de los Estados Unidos ayudó a derribarlo, se lo llevó, lo sometió a tratamiento y una vez reciclado lo devolvió, en brazos de los marines, a la presidencia. Y otra vez ayudó a derribarlo, en este año 2004, y otra vez hubo matanza. Y otra vez volvieron los marines, que siempre regresan, como la gripe. Pero los expertos internacionales son mucho más devastadores que las tropas invasoras.

País sumiso a las órdenes del Banco Mundial y del Fondo Monetario, Haití había obedecido sus instrucciones sin chistar. Le pagaron negándole el pan y la sal. Le congelaron los créditos, a pesar de que había desmantelado el Estado y había liquidado todos los aranceles y subsidios que protegían la producción nacional. Los campesinos cultivadores de arroz, que eran la mayoría, se convirtieron en mendigos o balseros. Muchos han ido y siguen yendo a parar a las profundidades del mar Caribe, pero esos náufragos no son cubanos y raras veces aparecen en los diarios. Ahora Haití importa todo su arroz desde los Estados Unidos, donde los expertos internacionales, que son gente bastante distraída, se han olvidado de prohibir los aranceles y subsidios que protegen la producción nacional.

En la frontera donde termina la República Dominicana y empieza Haití, hay un gran cartel que advierte: El mal paso. Al otro lado, está el infierno negro. Sangre y hambre, miseria, pestes. En ese infierno tan temido, todos son escultores. Los haitianos tienen la costumbre de recoger latas y fierros viejos y con antigua maestría, recortando y martillando, sus manos crean maravillas que se ofrecen en los mercados populares. Haití es un país arrojado al basural, por eterno castigo de su dignidad. Allí yace, como si fuera chatarra. Espera las manos de su gente.

Fuente-http://orhpositivo.wordpress.com/2010/01/24/haiti-la-maldicion-blanca-por-eduardo-galeano/

27/01/2010 Posted by | General, Historia, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Copenhague, las resistencias del capital


10-12-2009

Alejandro Nadal

La Jornada

El capital sólo puede existir como fracciones privadas de valorización. Son las empresas: centros de acumulación enfrascadas en una lucha constante para aumentar el valor de su núcleo de capital. El cambio técnico es uno de los instrumentos más importantes de esa competencia intercapitalista. Por eso el capitalismo genera continuamente innovaciones técnicas.

Éste es un rasgo que resaltan tanto los aduladores del capital como sus críticos. Y de ahí muchos concluyen que el capitalismo está dotado de una gran capacidad de adaptación a los cambios que se producen a su alrededor.

Pero el capitalismo también está lastrado por inercias profundas que frenan su capacidad de cambio. La razón es que una vez que se han realizado las inversiones asociadas a una trayectoria tecnológica, el capital tiene que amortizarlas y resiste los cambios con la misma tenacidad con la que antes empujaba las transformaciones. Por eso los funcionarios de las empresas transnacionales, que llevan la lógica del capital hasta en las venas, resistirán con todas sus fuerzas cualquier amenaza a su base de poder. La flexibilidad de la economía capitalista tiene límites poderosos.

Por ejemplo, hay algo que no ha cambiado en la trayectoria tecnológica del capitalismo en los últimos 200 años. El proceso de acumulación ha estado cristalizado sobre una plataforma energética de combustibles fósiles. Desde los albores de la revolución industrial la base material del capitalismo, a escala global, depende de una manera u otra de la extracción y utilización de combustibles fósiles. Este perfil energético terminó por alterar la composición química de la atmósfera en estos dos últimos siglos.

Hoy sabemos con certeza que esto constituye la peor amenaza para la especie humana. La única manera de enfrentar estos cambios en la atmósfera implica transformaciones profundas en la estructura material que sostiene la acumulación capitalista. El capitalismo resistirá esos cambios, porque los costos asociados se presentan como insoportables a los funcionarios del capital. La conferencia de Copenhague sobre cambio climático es la prueba.

En esta importante conferencia la solución planteada desde los centros de poder descansa en dos vertientes que son funcionales a la acumulación privada. La primera es el mercado de carbono, una falsa solución que acabará por imponerse en la declaración final de Copenhague. En este esquema, miles de empresas recibirán gratuitamente cuotas permitidas de emisiones de gases invernadero. Podrán vender el excedente no utilizado en un mercado especial, supuestamente creando los incentivos para la gran transformación de la base energética. Es un premio para los contaminadores históricos, no un instrumento eficaz para reducir y estabilizar las emisiones de gases invernadero.

La segunda vertiente es el esquema de financiamiento para que los países pobres puedan reducir sus emisiones y adaptarse a los efectos del cambio climático. La Agencia Internacional de Energía calcula las necesidades de los países que no son miembros de la OCDE en 197 mil millones de dólares (mmdd) de inversiones para reducir las emisiones de carbono para el año 2020. Si, como se propone por los países ricos, esos recursos son manejados por el Banco Mundial, ya nos podemos despedir de cualquier cosa que se parezca al desarrollo sustentable.

Obama piensa que los países ricos pueden llegar a un acuerdo sobre la cifra de 10 mmdd anuales en Copenhague. Pero también ha señalado que a largo plazo la mayor parte de los recursos deben provenir del sector privado. Para ello, la Casa Blanca y el Banco Mundial insisten en que los países pobres deben ofrecer incentivos para las inversiones que podrían reducir las emisiones de carbono. Ya sabemos cuáles son esos incentivos: apertura, privatización, desregulación. Es decir, hay que perpetuar el modelo neoliberal para asegurar una solución al cambio climático.

Así se cierra el círculo. Por un lado se exigirá a los países pobres mantener incentivos para atraer inversiones extranjeras necesarias que supuestamente reducirán las emisiones de gases invernadero. No importa que el modelo neoliberal sea un insulto social y ambiental. Por el otro lado, se va a garantizar que tengan acceso a un buen mercado internacional de bonos de carbono con el fin de canalizar más recursos para reducir las emisiones de carbono. No importa que el mercado de carbono sea un gran fracaso anunciado.

El capital y sus centros de poder prefieren llevar a la ruina al mundo entero, antes que sacrificar sus fuentes de privilegios. Las grandes corporaciones cuya capacidad productiva descansa en los combustibles fósiles van a oponer feroz resistencia a todo lo que suene a cambio. Poco importa que la perspectiva de procesos de cambio climático descontrolados constituya la peor amenaza para la humanidad y la biósfera. El capital, en su delirio de acumulación sin fin, está dispuesto a sacrificarlo todo. Si las organizaciones sociales no ejercen la presión suficiente, la conferencia de Copenhague será un espacio para profundizar la destrucción ambiental y la explotación social.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2009/12/09/index.php?section=opinion&article=026a1eco

Fuente. – Rebelión

10/12/2009 Posted by | Ciencia y Tecnología, General, Medio Ambiente, Politica Internacional, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

La Argentina no sufrirá un “impacto tan fuerte” como el que afectará a la región


Esto lo escuchaste por la tele?????

La caída de las inversiones será compensada por el BM

pamela-cox-vicepresidenta-bm-al

16-04-2009 /  La caída del producto bruto de América latina será de 0,6%, pero no afectará de la misma forma a la Argentina. La evaluación fue realizada por el organismo durante el Foro Económico Mundial.

“Existe un vacío en el ´´area de inversiones”, sostovo Pamela Cox

América latina tendrá una caída de 0,6% de su producto bruto interno, pero la Argentina no sufrirá “un impacto tan fuerte”. Así lo evaluó ayer la vicepresidenta del Banco Mundial para la región, Pamela Cox. Lo dijo durante la cuarta edición latinoamericana del Foro Económico Mundial, que se desarrolló en Río de Janeiro.
Además, el Banco Mundial advirtió que el flujo de inversión privada registrará una caída de 89%, desde u$s80.000 a 37.000 millones de dólares. “Existe un vacío muy fuerte en el área de inversiones, no es posible que el BM lo rellene, pero espero que la acción del banco suponga una ayuda para completar los recursos públicos de los gobiernos de la región”, dijo Cox a la agencia EFE.
Según Cox, todos los gobiernos de la región han experimentado en estos meses de crisis una acentuada caída de la recaudación de impuestos y todos sus ingresos, a raíz de la crisis, lo que preocupa especialmente al BM por sus posibles efectos en las políticas sociales.
Sin embargo, los datos de la recaudación argentina fueron distintos: creció 23% en marzo 2009 respecto del mismo período de 2008 y alcanzó los $21.765,3 millones, según informaron la semana pasada la Administración Federal de Ingresos Públicos y la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía.
Esa suba estuvo traccionada por el consumo interno, que se apoyó en alimentos y productos de limpieza. Se sumaron también los aportes patronales y Ganancias, que ayudaron a compensar en cierta medida las caídas observadas en el comercio exterior.

EL TRIPLE. En tanto, Cox detalló que en este año fiscal, que termina el mes de junio, el Banco Mundial elevó su volumen de préstamos a la región de u$s5.000 millones a 14.000 millones de dólares.
“El papel del BM y de otros bancos regionales es invertir en el desarrollo a medio plazo, en áreas como educación, infraestructura y salud”, indicó.
La funcionaria aseguró que en los próximos años el organismo financiero tendrá “espacio suficiente” para prestar en todo el mundo hasta u$s100.000 millones, volumen que triplica al que va a emplear este año, aunque reconoció que este cálculo variará dependiendo de “cuántos años” dure la crisis.
“El impacto de la crisis es diferente en cada país de América latina. La respuesta depende de cada uno de ellos. México, América Central y el Caribe tienen relaciones muy fuertes con la economía estadounidense y para alcanzar la recuperación dependen de las políticas económicas de Estados Unidos”, relató.
Consideró que el caso más grave es el de México, por su estrecha relación con la economía de su vecino del Norte y por el impacto de la caída de las remesas.

DIVERSIFICADOS. Sin embargo, fue optimista en relación con los países de Centroamérica y el Caribe, que ahora pueden respirar por el descenso de los precios de los alimentos y el petróleo, que el año pasado “habían impactado mucho los costes”.
En el caso de Sudamérica, destacó que Brasil, la Argentina, Chile o Perú tienen mercados más diversificados y relaciones de comercio más amplias, por lo que no sufrirán un “impacto tan fuerte”.
Señaló que para salir de la crisis los países de la región, además de implementar sus paquetes de estímulo para desarrollar infraestructuras y crear empleo, no deberían descuidar la atención a los pobres o “la inversión en el futuro”, incluyendo la educación, la salud y las tecnologías verdes.
“Es muy importante que los gobiernos inviertan en los programas de educación, pensando en el crecimiento futuro de la región y para solucionar el problema de falta de competitividad”, dijo Cox.
Consideró que los países cometerían un error si cierran sus flujos de comercio exterior y señaló que debe ser prioritaria la inversión en infraestructuras, un área en la que América latina se está quedando rezagada con respecto a Asia y Europa del Este.

FORTALECIDA. Por su parte, los presidentes de Brasil, Luiz Inácio “Lula” da Silva, y de Colombia, Alvaro Uribe, confiaron en que las políticas públicas llevarán a América latina a salir “fortalecida” de la crisis, pero los empresarios del Foro Económico Mundial les reclamaron más participación en las decisiones.
Lula afirmó que, en la solución a la crisis, se deben conjugar los intereses de la sociedad y del mercado, guiados por el brazo del Estado, que debe actuar como “controlador” del sistema financiero, para evitar “los excesos de la economía virtual” que, según él, esconde el origen de los actuales problemas económicos.

El Argentino.com

19/04/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario