America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

LOS PICAPIEDRAS: LA ESPOSA DE DUHALDE DIJO QUE “LA POLITICA ES MAS COSA DE HOMBRES” Y CUESTIONO EL DESEMPEÑO DE CFK


600x0_402701

Por Laura Vales
Hilda “Chiche” Duhalde volvió ayer inesperadamente al centro de la escena y planteó que hay que debatir “si las mujeres están listas para ejercer la política”. La ex senadora lo dijo al criticar a la presidenta Cristina Kirchner, de la que opinó que “es un mal ejemplo para las mujeres” porque “se maneja más por su lóbulo emocional que el racional”. En esta línea, agregó que después de este gobierno a cualquier candidata “le va a ser muy difícil alcanzar altos estamentos”. También cuestionó la utilidad de la Ley de Cupo femenino.

La vuelta de González de Duhalde vino de la mano de un cruce con la jefa de Estado, que el miércoles la había mencionado de manera casi tangencial. Aludiendo a los medios hegemónicos y la candidatura de Sergio Massa, Fernández de Kirchner escribió ese día en su cuenta de Twitter: “Ahora quieren hacer el Plan Duhalde II. Con carita más joven. Si hasta tiene su ‘chiche’ (por la mujer de Massa, Malena Galmarini). Yo me acuerdo. Era senadora”. En respuesta, Chiche Duhalde dio una serie de reportajes radiales en los que salió a replicar a la Presidenta.

“Es evidente que está atravesando un proceso de desequilibrio o falta de inteligencia emocional para darse cuenta de que no encuentra la solución”, dijo la ex senadora al contestar a Fernández de Kirchner. “El no reconocimiento de la derrota electoral y las cosas que dice la ubican en un lugar muy desgraciado para todos nosotros. Me preocupa porque le quedan más de dos años de gestión”, advirtió.

Luego apuntó que “este ejemplo de mujer ejerciendo el poder, que se maneja más por su lóbulo emocional que el racional, y realmente debería manejarse con los dos, no nos hace quedar muy bien a las mujeres ejerciendo en el poder”.

Aunque parte de su biografía política estuvo unida al rol de primera dama como esposa del ex gobernador Eduardo Duhalde –la organización de las manzaneras no se desmarcó de ese papel–, González de Duhalde se postuló para ocupar cargos políticos, fue diputada y después senadora en los catorce años que transcurrieron del ’97 al 2011. Sin embargo, ayer dijo que viene planteándose “en soledad” la aptitud del género femenino. “Me parece que tiene que entrar en el debate nacional si la mujer está preparada para ejercer la política per se, con sus características, con sus condiciones y convicciones, o si simplemente va a acompañar el proyecto de alguien”, planteó ayer. Y agregó: “La mujer no participa masivamente en política. Aún es más cosa de hombres”.

En el mismo sentido, puso incluso en duda la utilidad del cupo femenino. “Fue una ley muy motorizada por quien es la madre de Malena (Galmarini), Marcela Durrieu”, aseguró buscando otro chispazo con la Presidenta. Contó después que durante el debate sobre si había que poner un piso de candidatas mujeres en las listas “yo fui crítica, después entendí que era una manera de fomentar que la mujer participara en política, pero con los años me di cuenta de que esa ley no había cumplido el objetivo buscado”. En este sentido, apuntó que muchas “ingresan simplemente para obedecer al hombre que conduce” y concluyó que “algo hace que la mujer sienta rechazo por la política”.

Las repercusiones en el arco político fueron inmediatas. “Chiche Duhalde está retrocediendo cien años en la historia”, observó Mara Brawer. La diputada (FpV) advirtió que además “es una mala enseñanza para nuestros hijos que una mujer hable así de las mujeres”.

“Vengo de una reunión de la Cepal en Montevideo donde se reconocieron los avances en el respeto a la igualdad de género que está habiendo en la región, un tema en el que la Argentina viene haciendo de cabecera”, agregó. Sin mucha vuelta, Brawer dijo que en las críticas de González de Duhalde a la Presidenta ve “envidia”.

Desde el PRO, su par Paula Bertol apuntó que los declaraciones le parecieron “patéticas”. “Más allá de la opinión que se tenga sobre Cristina Kirchner, ¿cómo poner en duda la capacidad de mujeres como Dilma (Rousseff), Michelle Bachelet, Margaret Thatcher? Creo que dichos como ésos atrasan todo lo que las mujeres pudimos avanzar no sólo en la política sino en el mundo de lo público.”

Diana Conti añadió que los dichos de Chiche no fueron casuales. “Acá hay una clara intencionalidad de apuntalar a (Sergio) Massa.” Para la diputada del FpV, la ex senadora “está tratando de llevar agua para el molino” del intendente de Tigre “porque representa intereses similares a los de Duhalde”.

“No estoy para nada de acuerdo con lo que dice”, sostuvo también María Eugenia Estenssoro. La senadora (integra el interbloque del FAP) replicó que las mujeres “tenemos muchísimo para aportar”, aunque consideró que “es verdad que todavía no es claro que las mujeres estemos ejerciendo el poder con atributos femeninos. Creo que Cristina tiene una forma bastante masculina de ejercer el poder, me gusta más el modelo de Michelle Bachelet, que es más contemporizadora y dialoguista”.

“Me parece bochornoso que una mujer que dice que está en la política denigre de esta manera a las mujeres que hacen política”, contestó Delia Bisutti, legisladora de Nuevo Encuentro. “Creo que ella sangra por la herida ante una presidenta que se planta frente a los temas y ejerce el poder. Cristina lo ejerce con autoridad, con inteligencia, con contenido y con compromiso y desde un lugar que nunca estuvo a la sombra de un hombre; en todo caso tuvo de compañero a uno que militó y compartió con ella su vida.” Bisutti agregó que se sintió “tocada, porque milito desde muy jovencita, nunca debajo del pantalón del nadie, y veo a muchas mujeres en política ser fuertes, tener decisión e independencia. Me parece (por Chiche) que habló como la señora de Duhalde. Si el sayo le cabe a ella, que no se lo ponga a ninguna otra”.

PÁGINA12

Compartir: Twitter

16/08/2013 Posted by | General, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

Operaciones políticas que no cesan junto a medios hegemónicos.


Página/12 :: El país :: Vienen por más.

Cada día que pasa la oposición produce más rechazo por las operaciones políticas que no cesan junto a medios hegemónicos. Ahora, cuando gana Cristina el tema es el fraude, cuando todos sabemos que han sido elecciones limpias y transparentes. –  Como argentina siento verguenza, necesitamos verdaderos políticos, éstos producen rechazo,  es muy visible que no luchan para mejorar las condiciones  del pueblo, sino que defienden sus propios intereses.

Marianike

31/08/2011 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – Asumió el Jefe político de la oposición


NO AL GOLPE INSTITUCIONAL DEL SENADO,

NO AL AJUSTE, NO A LA VUELTA AL PASADO ;

NO A OTROS CORRALITOS

NO A COBRAR CON PATACONES, NO QUITA DE 13 % A LOS SUELDOS DE EMPLEADOS y JUBILADOS,

NO AL CIERRE DE FABRICAS, NO A LA DESOCUPACION

06/03/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Argentina – Pobreza y fabricantes de pobres


Por Carlos Heller *

A partir de la publicación del índice de pobreza del Indec, se ha generado una discusión entre el Gobierno y la oposición sobre los niveles de pobreza de la sociedad argentina. Y creo que es una discusión errada, más allá de la necesidad de tener estadísticas confiables para medir la pobreza. La discusión debe poner el acento en la indignante concentración de la riqueza, que podríamos definirla como una verdadera fábrica de pobres. En el primer semestre de 2009, punto más fuerte de la crisis, las empresas que cotizan en la Bolsa de Buenos Aires distribuyeron dividendos de nivel similar a los repartidos en igual período del 2007, año de bonanza. Los dividendos de empresas extranjeras enviados al exterior no dejan de crecer, los envíos más importantes se produjeron en el cuarto trimestre de 2008 (U$S 1423 millones) y en el segundo de 2009 (U$S 1029 millones).

Por eso la única forma de erradicar la pobreza, porque ello es lo que nos debe preocupar, es mejorando significativamente la distribución del ingreso.

Se equivoca el Gobierno cuando se encierra en una discusión de índices y critica a la oposición sintiendo que se carga contra las políticas públicas queriendo aumentar el índice. Desvía la oposición la discusión del tema central, que es la distribución del ingreso, cuando critica la elevada cifra e intenta paliar la situación con acciones parciales como el ingreso ciudadano. Este es un primer paso, rápido y eficiente, pero tiene la característica de cargar toda la responsabilidad al Gobierno y al erario. Como bien lo explicó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, si se decidiera otorgar 135 pesos a todos los menores de 18 años, se necesitarían 6900 millones de pesos anuales adicionales a los 10.000 millones que ya se gastan. Pero si se decidiera otorgar 250 pesos, una cifra con mayor impacto para reducir la pobreza, estaríamos en el orden de los 15.600 millones de pesos adicionales, más del doble de lo que se gasta actualmente, y ello necesita recursos.

Sigo sosteniendo que el ingreso mínimo para todos los menores en situación de pobreza es indispensable, pero es sólo una situación transitoria. Para erradicar la pobreza, hay que reducir la injusta concentración de la riqueza, con impuestos que graven con mayor eficiencia e intensidad a las grandes ganancias.

Pero cómo vamos a eliminar la pobreza si la AEA sostiene no sólo el derecho a la propiedad, sino además la intangibilidad de las ganancias.

Y esto es lo que se está discutiendo en el caso Terrabusi-Kraft, la intangibilidad de la ganancia de una empresa norteamericana, a costa de una notable racionalización y flexibilización de personal. Este sistema implementado como norma habitual en las distintas ramas de la producción es la verdadera fábrica de pobres.

Porque la más importante distribución del ingreso es la que surge entre la porción del valor agregado que se dedica a salarios respecto de la que se dedica a ganancias.

Después viene la política fiscal para corregir aquellas situaciones que la distribución funcional no puede resolver, para aquellos que están fuera del mercado de trabajo. Pero hoy tenemos una gran proporción de pobres dentro de los trabajadores, una situación que era desconocida en Argentina, hasta que se instaló con sangre y fuego la doctrina neoliberal, intensificada luego en la década menemista, con la desregulación del Estado y la flexibilización laboral, temas en los cuales, si bien se mejoró algo, aún persiste lo esencial. La flexibilización implica trabajo de mala calidad, mal remunerado, fácil de despedir, y lleva a la familia directamente a caer en la pobreza.

América latina es el continente que posee la más injusta distribución de la riqueza, y de ello son en gran parte responsables las políticas fiscalistas del FMI que basaron la recaudación en impuestos como el IVA, altamente inequitativos, reduciendo la progresiva tributación del impuesto a las ganancias. En nuestro país, especialmente, hay una serie de exenciones sobre la renta financiera que no existen en otros países. Según el Presupuesto 2010, este año se dejarán de percibir 2940 millones de pesos por la exención a los títulos públicos, 990 millones por intereses de plazos fijos y obligaciones negociables, mientras que no existe número para calcular la exención a las ganancias provenientes de la compra-venta de acciones y títulos valores.

Para una mejor distribución del ingreso, se requiere una gran reforma impositiva que instale una estructura tributaria altamente progresiva. Este cambio es el que frenan los fabricantes de pobreza, porque reduciría sus márgenes de beneficio, y sólo proponen combatir la pobreza con ayudas sociales. Y cabe agregar, además, que cuando el Estado apela a gravar rentas extraordinarias para sostener la ayuda social también se oponen frontalmente. Los diarios del jueves mostraron que en una actividad organizada por la Escuela de Posgrado Epoca, que preside el ex ministro menemista Roberto Dromi, y las universidades del Salvador y Carlos III, de Madrid, se criticó duramente al Gobierno por el tema de la pobreza. El principal disertante fue el cardenal Jorge Bergoglio, y entre los asistentes se encontraban el diputado Francisco de Narváez, la senadora Chiche Duhalde, el ex ministro Roque Fernández y varios empresarios de alta gama. Habría que preguntarles a muchos de los presentes qué hicieron y opinaron ellos cuando se gestó el desastre de los noventa, que endeudó al país por hasta el 113 por ciento del PIB, y pagaba el 8 por ciento del PIB anual por intereses, cuando hoy se paga cerca del 2; que generó una salida de divisas por cuenta corriente de 75.000 millones entre 1994 y 2001 y llevó a tasas de desocupación del 21,5 por ciento. Pareciera que la vieja y la nueva derecha intentan retomar protagonismo con la agenda de la pobreza, aliándose con los factores de poder económico, para volver al injusto modelo del “derrame”. Y también cabría reflexionar que cuando estos protagonistas centrales de la época del mayor desquicio económico argentino reclaman seguridad jurídica se refieren a aquella misma que ellos proveyeron en beneficio de los grandes grupos concentrados de la economía y que fue, sin duda, el andamiaje generador de la pobreza por la cual hoy se rasgan las vestiduras.

Sin una transformación profunda en el modelo de distribución de la renta, reducir significativamente la pobreza será imposible. El discurso que los poderosos hacen de la pobreza es un recurso cínico que enmascara su principal responsabilidad y además confunde a la opinión pública sobre la verdadera génesis de la pobreza y los auténticos caminos para eliminarla. Y digo eliminarla, no sólo atenuarla con paliativos caritativos o asistenciales. Como digo siempre, para mí el único índice de pobreza tolerable es cero.

Como corolario y ante las declaraciones difundidas sostenidamente que la pobreza es un escándalo, yo digo que la pobreza es una tragedia, y que el verdadero escándalo es la perversa distribución de la riqueza.

* Diputado electo.

PÁGINA 12

02/10/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina: La nueva Blumberg


Constanza Guglielmi

constanza_guglielmi3

19-03-2009 /  Es hija de un represor. Milita en el peronismo anti-K y organizó una marcha financiada por De Narváez y custodiada por Barrionuevo. Cree que la inseguridad se resuelve con mano dura y se define: “No soy fascista, tengo un marido judío”.

Por Tomás Eliaschev

Una nueva ola de reclamos por mayor seguridad sacude el panorama político. El miedo ante los delitos callejeros se ubica en el primer lugar en las encuestas que indagan sobre las preocupaciones de la población.

Hace cinco años, durante otras crisis de inseguridad, y tras el asesinato de su hijo Axel, Juan Carlos Blumberg se convirtió en referente de un sector social que pugna por el endurecimiento de las leyes para combatir al delito. Con el tiempo, la luz mediática de Blumberg se fue apagando. Ahora asoma una nueva estrella en los militantes de la mano dura: Constanza Guglielmi, una mujer que se presenta como una ciudadana más pero tiene fluidos vínculos con la política. A saber: Guglielmi tuvo su primera aparición pública tras el asesinato de su hermana María Pía, en junio de 2006, en Palermo. Un crimen que aún no fue esclarecido. Pero la “nueva Blumberg” tiene una historia política previa dentro del peronismo. Fue secretaria del senador santafesino Carlos Reutemann y luego se sumó a las huestes de Alberto Rodríguez Saá. En su agenda abundan los números de varios dirigentes del pejotismo anti-K, entre los que se destaca el empresario y diputado Francisco de Narváez, un properonista que hizo foco en la inseguridad como eje de su permanente campaña electoral.

Guglielmi fue la promotora de la marcha del miércoles 18 de marzo, presentada previamente como un encuentro ecuménico de ciudadanos que reclamarían seguridad, pero sin estar embanderados detrás de ningún partido. La convocatoria estuvo respaldada por varios personajes de la farándula, un sector que llamativamente fue víctima, en las últimas semanas, de una seguidilla de delitos, entre ellos, el crimen del florista de Susana Giménez. Entre la repercusión de estos casos en los medios y la fuerte campaña a través de Internet para invitar al acto, la expectativa de la manifestación fue alta. El resultado no. Una plaza semivacía sorprendió a los organizadores.

Guglielmi estuvo en la primera fila del reclamo. Desde allí acompañó las palabras del rabino Sergio Bergman (ver recuadro) y fue acompañada por un puñadito de famosos que pasó por el sector vip de la marcha: Nito Artaza, Facha Martel, Carolina Baldini, Laurencio Adot, Anamá Ferreira y Ana María Giunta y no mucho más. Guglielmi agradeció sus presencias. En cambio, de algunas consignas que lucían rancias en ciertos carteles, las que reclamaban pena de muerte a los delincuentes o el regreso de los militares, la mujer no dijo nada. Quizá le traigan recuerdos de su tierna infancia.

Alejandro, su padre militar, fue denunciado por haber participado en un centro clandestino de detención en épocas del terrorismo de Estado. Guglielmi intenta aclarar: “Él sólo era un jinete de competición”. Y punto. Dice que prefiere hablar de los problemas actuales. Así lo hace ante Veintitrés en el estudio jurídico de su marido, el ex gobernador de Chubut Néstor Perl, un abogado laboralista que fue embajador de Carlos Menem y funcionario del Ministerio del Interior durante la gestión de Eduardo Duhalde. Está claro que Guglielmi conoce la fibra más íntima del cierto peronismo.

Las fotos familiares podrían confirmarlo: a su último cumpleaños -tiene 46-, festejado en su casa de Vicente López, asistieron el ex ministro del Interior Carlos Corach y la ex titular del PAMI Matilde Menéndez. Son años de roce político, al menos quince, que fue cuando se casó con Perl. Por cierto, eran tiempos convulsionados por la hiperinflación. Fue por entonces cuando Perl abandonó la gobernación de Chubut envuelto en un escándalo que podía derivar en un juicio político por supuesta malversación de caudales públicos. Perl siempre acusó al por entonces secretario general de la gobernación -y hoy gobernador- Mario Das Neves de haber estado detrás de la crisis.

Pero aquel escándalo no significó su retiro de la política: Menem lo nombró agregado para asuntos científicos, tecnológicos y culturales de la embajada argentina en Roma. Luego pasó por el Ministerio de Salud y Acción Social menemista. Duhalde lo regresó a la función pública, esta vez como secretario de Coordinación del Ministerio del Interior. Actualmente, Perl es de los patagónicos que recelan de Kirchner, su antiguo compañero. Al tiempo que asesora a la Asociación de Pilotos en el pleito de Aerolíneas Argentinas, participa de las cenas en el restaurante Lola, donde el núcleo duro del duhaldismo -Eduardo Camaño, Jorge Sarghini y Chiche Duhalde- sueña con retornar al centro del poder. Constanza, siempre a su lado.

Pero Perl, diplomático al fin, no rompe del todo sus lazos con el kirchnerismo: mantiene una buena relación con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada.

Guglielmi dice que se hizo peronista cuando cursaba la secundaria en su natal Bella Vista, en plena adolescencia donde ocupaba su tiempo en la Acción Católica -fue catequista- y la lectura de un libro que le cambió la vida: Eva Perón, la mujer del látigo, una biografía de la inglesa Mary Maine.
Hoy su buscada exposición pública y su proyecto personal la impulsaron a estudiar Ciencia Política en la UCES. Quiere un título universitario, uno real, por cierto, no como el falso ingeniero Blumberg, alguien que no le tiene mucho afecto.

Dice Blumberg de ella: “Se dijo que había sido secretaria mía… son macanas. Vino cuando le asesinaron a la hermana, pero nunca estuvo en la fundación. Ella es más bien una mujer vinculada a la política. Hace poco la encontré en un canal de televisión nuevo que hay en la Casa de San Luís. Fui a dar una entrevista y ella estaba, no sé si trabaja ahí o qué. Es una mujer muy especial… que siempre cambia de opinión sobre las cosas: dice una cosa, y después otra”.
Guglielmi también despega del padre de Axel.

-¿Usted es la “nueva Blumberg”?

-¡No! Nosotros no llevamos petitorio: queremos respetar nuestra Constitución desde el rol de ciudadanos. Además, esto no tiene nombre y apellido. No es Constanza.

Rara respuesta: el día de la marcha, las calles porteñas amanecieron con carteles convocando a la marcha por “mayor y mejor seguridad”. Firmado: “Constanza”. Claro, en este caso faltó el apellido.
De tanto andar con la farándula, al parecer, los referentes de la mano dura cayeron en una guerra de egos.

Si bien la marcha no alcanzó los niveles de concurrencia esperados, en la previa, en cambio, Guglielmi quedó conforme por el respaldo que recibió. La organización de un acto de estas características tiene un costo y una logística que no puede afrontar cualquier vecino común. La seguridad del encuentro la arrimó el sindicato de vigiladores privados que comanda Ángel García, mano derecha de Luis Barrionuevo: varias decenas de vigilantes. De Narváez aportó lo suyo. Y lo suyo es dinero.

Guglielmi define su posicionamiento ante la reclamo por seguridad: “Esto ya no tiene que ver con la derecha ni con la izquierda ni con el centro. Hay un estereotipo sobre los que estamos en seguridad como gente de derecha, fachos… pero imaginate, estoy casada con un judío: muy fascista no debo ser”.

Sí, leyó bien, estimado lector, dijo: “Estoy casada con un judío: muy fascista no debo ser”.
Sigamos.

-¿Cómo se define políticamente?

-Siempre me he identificado con el centro. A diferencia de muchos en el tema seguridad, yo vengo de la política. He sido militante política siempre, de perfil muy bajo… Tendría que hacer un reconocimiento público, un mea culpa: me involucré con el tema de la seguridad recién después de lo de mi hermana. No me había dado cuenta de lo importante que es involucrarse antes de que las cosas pasaran. Y eso es lo que le pasa hoy a la mayoría del pueblo argentino: queremos involucrarnos antes de que nos pase, empezar a prevenir.

-Lo curioso es que Ana Ronzoni, viuda de Héctor Landolina, que empezó convocando a la marcha
tras el crimen de su marido, se bajó porque la convocatoria se había politizado.

-Todos hacemos política, desde que nos levantamos y compramos el diario. Y yo vengo de la política, pero hay que separar: no se puede agarrar un micrófono y pedir seguridad para hacer política partidaria. Es demasiado grave como para que un partido lo utilice. Y para evitar eso nos dimos cuenta de que había que buscar un discurso conciliador, que superara las parcialidades.

-¿Quién tiene ese discurso?

-La Iglesia. Le pedimos especialmente a monseñor Jorge Bergoglio que nos dé una mano. La Iglesia Católica se puso al frente de un reclamo de la mayoría de la población.

-Se la vincula con De Narváez y Rodríguez Saá. ¿Qué relación tiene con ellos?

-Soy peronista. Y trabajé muy de cerca con Francisco, porque creí en él y tenemos cosas en común, como el tema de la seguridad. Después que sucedió lo de mi hermana, fue uno de los que más insistió para que apostara al proyecto de la ONG Mejor Seguridad. Y Alberto Rodríguez Saá es un gobernador que respeto sobremanera. Pertenezco a ese espacio político, pero jamás mezclé una cosa con la otra. Alberto es un dirigente en el que creo. San Luis es una provincia que me hace soñar con que alguna vez podamos realizar transformaciones. Tiene el índice de desocupación más bajo y es la provincia más segura de la Argentina, porque hay un plan de inclusión social mucho más justo, que me apasiona.

-¿Va a ser candidata?

-Vengo trabajando con la página mejorseguridad.org, que está online desde el 12 de abril de 2007. Pero son compartimentos estancos: así como cuando llego a casa apago los celulares y soy mamá, y si a la noche tengo que acompañar a mi marido a una comida soy esposa, y a la mañana, cuando llevo a mis chicos al colegio, soy chofer, la seguridad es un compartimento en mi vida que no mezclo con el de la política partidaria. Aunque sí me parece necesario mezclarlo con la política, porque las soluciones van a venir de la política.

-¿Su militancia peronista le trajo problemas con su padre?

-Para nada: en mi casa siempre se respetó la pluralidad de ideas.

-Pero su padre estuvo involucrado en la represión ilegal en Campo de Mayo, según consta en el legajo 3716 de la Conadep.

-Muchas de las cosas que se dicen de él no son ciertas: nunca fue general, se retiró como teniente coronel. Tenía muchos afectos dentro del Ejército, pero él no iba al cuartel porque era jinete olímpico: representó a la Argentina en las Olimpíadas de Munich. Lo de papá eran los caballos. El resto, no lo sé. Yo iba a la escuela secundaria y no me involucraba. Pero nunca tuvo un proceso. Siempre pudo entrar y salir de la Argentina cómodamente.

El periodista Fernando Almirón no opinó lo mismo. En su libro Campo Santo, en el que cuenta los horrores del centro de exterminio “El Campito” en el que fueron aniquiladas más de 4.000 personas entre 1976 y 1980, señala que Guglielmi se desempeñó como “jefe de cuadra”.

El tema derechos humanos es una cuestión sensible para la familia. Alejandro, el hermano de Constanza, eligió la misma profesión que su padre, y como teniente coronel del Ejército fue uno de los que le dio la espalda al entonces presidente Néstor Kirchner en un acto en el Colegio Militar, como forma de repudiar la política de derechos humanos del gobierno K.

En el velorio de su hermana María Pía (ver recuadro), Miguel Giuliano, vocero de un grupo de golpistas habitué de los actos que reivindican la dictadura en la Plaza San Martín, habló a la prensa y atribuyó al crimen una intencionalidad política.

Ahora Guglielmi se distancia de ese personaje: “No me puedo hacer cargo porque ni siquiera lo conozco. Sentí una sensación de violación terrible: era usar el dolor ajeno para una tribuna personal”.

Justamente, “usar el dolor ajeno para una tribuna personal” es la acusación que lanza contra su ex cuñada Carlos Báez, viudo de María Pía: “Constanza se aprovecha del dolor para hacer política; casi ni tenía relación con mi mujer”.

Es una interna familiar que viene de lejos. Perl y Constanza desalojaron de un departamento en Barrio Norte a María Pía una Nochebuena. Báez nunca lo olvidó. Y hay más. Después del crimen de su hermana, Guglielmi acusó a su cuñado de ser el instigador del asesinato. Y pidió, sin éxito, la custodia del hijo de la pareja, que tenía menos de un año. Cosas de familia.

Durante el acto del miércoles, algunos familiares de víctimas de la inseguridad le reprocharon a Guglielmi el uso político del dolor.

Es un año electoral. Habrá que ver en las listas si una tal Constanza es candidata .

Revista veintitrés

22/03/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios