America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Palabras de Vìctor Hugo Morales a sus oyentes!!


victor-hugo-morales

Hace un mes. Parece un siglo. Se preguntaran que pasará conmigo. No lo sé.

Hace un mes del despido intempestivo de Radio Continental. Los detalles son conocidos.
Un mes sin “La Mañana”.
Se preguntarán que pasará conmigo. No lo sé.
El mejor ofrecimiento de trabajo era de un canal.
Los vaivenes de la pauta y, sobre todo los pagos retenidos por el gobierno, deben estar jugando en contra.
El operador del macrismo dentro del canal, tipo fuerte-la fortaleza del contacto con el gobierno- consiguió cobros y promesas.
Las empresas están en eso. Mi frustración fue grande porque además, quien encaró la conversación, fuera de Buenos Aires, en ámbito que blindaba la importancia de la charla, al cabo de casi un mes no volvió a llamar.
Es probable que la interna derrumbara su propósito, generoso conmigo pero con dificultades ante esa realidad económica. Ganó el operador de adentro.
Gana el gobierno en su vigilancia, premios y castigos. Nada más advertir que si no se cumple me pueden convocar, los apura en el trámite.
Una radio fuerte me pregunto a través de los comentaristas si yo escucharía una oferta para relatar. Toda mi vida escuche las ofertas, aun sí sabía que la respuesta sería negativa porque es la forma de saber dónde uno está parado.
El interés del mercado algo nos dice.
Pasaron los días, y el canal dueño de esa radio arregló tener también a River y/o a Boca con el Fútbol para Todos (esa estafa colosal del gobierno de Macri: el Estado-paga todo, como un gil, pero le da a Magnetto, y para disimular a otros, las mejores trasmisiones por el 10 por ciento de lo que paga el Estado) por lo que infiero que ese fue el motivo por el que nunca más llamaron. Pero aquí no tengo evidencias. Quizás fue un intento aislado del colega. Y la empresa lo disuadió por otros motivos. Pero justo en esos días, todo el futbol se arregló por tele.
Una radio por el fútbol llamó y pidió cotización. Ahí anda en el aire. Debo haber pedido mucho. Todavía no me siento en liquidación. Más adelante se verá. Otra emisora se conectó, pensando en “La Mañana”, pero por lo que cuento más adelante el tema se hace difícil, aunque es gente que me gusta.
Antes quiero contarles que fui a relatar a Ecuador. Radio Huancavilca de Guayaquil. Era un partido amistoso pero relaté como si estuviera dando una prueba. No conocía a un sólo jugador, salvo Ronaldinho, que era invitado especial, como yo, pero bastante más especial. Estuve los 45 minutos sin fallar un solo jugador. Cuando estaba en el aeropuerto de Quito, ya de vuelta, el dueño de la radio me llamó y me pidió que me pusiese un chip en la cabeza para reservar el mes de junio, porque les gustaría contratarme para que les relate la Copa América. Quizás lo hizo para acariciarme el ego.
Pero volviendo a Buenos Aires, lo que les digo es que fantaseo con comprar un espacio en Radio Madre.
Eso me permitiría armar una trasmisión de fútbol con los que echaron como corolario de mi desafuero de la emisora en la que trabajaba. Pero la radio sale con algunas dificultades al aire. Se proponen arreglarlo. Si así fuera sería una oportunidad que en lo simbólico me atrae, me tira.
De lo contrario prefiero que los que me dicen que me extrañan, me extrañen.
Los que se olviden no harán otra cosa que cumplir con lo humano de la conducta.
Mucho más me importa que recuerden la estafa que se ha cometido en nombre de la democracia. Cada vez que vean el futbol fuera de la TV Pública, pero pagado por el Estado, díganle ladrones. Miren la pantalla y piensen la palabra. La estafa brutal de Clarín, la adulteración de la democracia.
En ese sentido, sigo cuando puedo con las charlas para denunciarlos. Al Gobierno, a Lombardi, que dijo “que lindo…” a los que se roban todo ante la mirada atónita de ustedes y la complicidad de otros.
Gracias al Colectivo el Faro que hacen memoria en lugar emblemático de Mar del Plata y me conmovieron el jueves 4 de febrero. A los amigos de las RCT de Chapadmalal -elijan ese lugar para el descanso, es único- y a la gente de Merlo, de La Colonial, que tampoco podré olvidar.
Hace un mes. Parece un siglo. Los echo de menos.
Gracias siempre.
Víctor Hugo

11/02/2016 Posted by | Censura, General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , | 2 comentarios

Una vergonzosa y sospechosa “alianza” – Federico Bernal y Belén Ennis


Una vergonzosa y sospechosa “alianza”

Cómo la American Task Force Argentina “trabaja” con las corporaciones argentinas contra el país actuando en ambos parlamentos nacionales y poderes judiciales, así como a nivel mediático.

53bff74383664

El terrorismo financiero y especulador occidental creó el grupo de lobby American Task Force Argentina (ATFA) para defender los intereses buitres de origen estadounidense en su guerra abierta contra la seguridad nacional de la República Argentina. En ATFA se autodefinen así: “El Grupo de Tareas Estadounidense para Argentina (ATFA) es una alianza de organizaciones unidas por una conciliación justa y equitativa del incumplimiento de pago de la deuda del gobierno argentino en 2001 y su posterior reestructuración. Nuestros miembros trabajan con legisladores, los medios de comunicación y otras partes interesadas para alentar al gobierno de los Estados Unidos a buscar vigorosamente un acuerdo negociado con el gobierno argentino en defensa de los partes interesadas estadounidenses”. Entre otros miembros, ATFA nuclea sendos fondos buitres (Elliott, por ejemplo), parte de la banca privada y patronales ganaderas oriundas de la segunda potencia mundial. Desde allí y tomando sus mismas palabras, “trabajan” contra la Argentina actuando en ambos parlamentos nacionales y Poderes Judiciales, así como a nivel mediático, tanto en nuestro país, como en EE UU y la Unión Europea. Su equipo de lobbistas, acreedor de decenas de millones de dólares al año, no conoce escrúpulos, fronteras, nacionalidades ni profesiones.

UNA SOSPECHOSA Y VERGONZOSA “ALIANZA”

El equipo del Laboratorio “Terrorismo Comunicacional” del Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), se propuso analizar el nexo periodístico y editorial entre las corporaciones mediáticas La Nación y el Grupo Clarín con los fondos buitres nucleados en ATFA. Encontramos que dichas corporaciones –entre otras de nuestro país–, participan con un insólito y vergonzoso nivel de producción editorial que el portal oficial buitre publica a diario (42% del total del material publicado en aproximadamente diez meses de existencia proviene directa o indirectamente de los aludidos medios argentinos).

Semejante intervención y compromiso, sostenemos desde OETEC, difícilmente se reduzca a una simple donación de material o a una cesión gratuita de derechos; de la misma forma que resultaría poco creíble la inexistencia de una coordinación ejecutivo-editorial entre las direcciones de las empresas mediáticas involucradas y ATFA. Asimismo, llama poderosamente la atención la concentración de la producción utilizada por los buitres en un puñado de renombrados periodistas. La lógica pregunta que entonces brota espontánea: ¿trabajan por encargo o simplemente los buitres seleccionan entre lo que va saliendo aquello que más les sirve a su estrategia contra la seguridad económica y popular de la República Argentina? A continuación, las “partes” periodísticas de la Argentina y su trabajo conjunto con ATFA, en una alianza sospechosa y vergonzosa de “partes interesadas” en el triunfo del terrorismo financiero y especulador sobre el pueblo argentino, en detrimento de su presente y porvenir.

LOS BUITRES Y SU PORTAL OFICIAL

El 7 de julio de 2014, ATFA anunció el lanzamiento de “un nuevo sitio web –www.factcheckargentina.org– que servirá de recurso para “verificar” mitos presentados por el gobierno argentino en la disputa de la deuda con acreedores estadounidenses”. El portal en cuestión, una suerte de su house organ periodístico, tiene dos secciones donde semanalmente publica, en inglés y castellano, artículos, notas de opinión y compilados informativos. Desde allí su voz es irradiada al mundo entero, pues su contenido se inserta en la lógica del terrorismo financiero ejecutado por los mismos buitres en su lucha contra la Argentina, su seguridad económica y la seguridad jurídica de su pueblo; en pocas palabras, nuestra seguridad nacional. ¿De cuáles fuentes se nutren y de qué nacionalidades? ¿Quiénes son los periodistas que escriben para el interés buitre? Daremos respuesta a los dos interrogantes.

SECCIÓN “HOME”

Desde su inauguración en julio de 2014 y hasta el 17 de abril del corriente, la sección “Home” (seleccionando ingreso en formato “English”) lleva publicadas un total de 111 notas. Estas 111 notas están firmadas por ATFA y aparecen publicadas en inglés. Las corporaciones mediáticas propiedad de Mitre y Magnetto figuran como referencia en el 30% (básicamente las mismas notas que citan a una citan a la otra) del contenido de esta sección. Los periodistas más recurridos por los buitres son (en orden de creciente): Hugo Alconada Mon, Martín Kanenguiser, Carlos Pagni y Jorge Oviedo. Por su parte, los autores del diario Clarín más citados son: Marcelo Bonelli, Nicolás Wiñazki, Ana Barón y Daniel Santoro, entre otros.

SECCIÓN “LATEST NEWS”

Las “últimas noticias” son colocadas en esta sección, que es la de mayor frecuencia de actualización de la web oficial buitre. Desde su inauguración en julio de 2014 y hasta el 17 de abril de 2015, lleva publicadas un total de 142 notas. A diferencia de la sección previamente analizada, cabe aclarar que en este caso ATFA no firma ningún artículo. ¿Quién es entonces el autor del contenido? El 100% de la producción aquí alojada vienen a ser artículos completos de medios comunicación externos a ATFA pero traducidos al inglés por los buitres (la referencia al escrito original figura como hipervínculo al final de cada nota). Ahora bien, del total de 142 publicadas por los buitres en menos de diez meses, el diario La Nación y el Grupo Clarín contribuyeron con 39 y 37 notas, respectivamente. En otras palabras, ambas corporaciones mediáticas contribuyen con el 54% del contenido publicado en esta sección. En relación a los periodistas preferidos por los buitres para nutrir esta sección, destacan del diario La Nación (en orden decreciente) los trabajos de: Silvia Pisani con 8 notas, Martín Kanenguiser con 6 notas, Jorge Oviedo con 4, Martín Dinatale y Hugo Alconada Mon con 3 cada uno, entre otros. Por su parte, los periodistas dilectos del diario Clarín más citados son: Lucía Salinas (7), Ana Barón (6), Nicolás Wiñaski (4) y Marcelo Bonelli (3), entre otros.

DE LA OPERETA NISMAN AL PORTAL BUITRE

Como fuera expresado en nuestro informe “La denuncia de Nisman y la cuestión energética nacional” (23/01/15), la denuncia, más que “denuncia” trátase en verdad de un compendio de artículos periodísticos críticos a los que un fiscal (en lugar de un “periodista”) les brindó un soporte supuestamente legal y jurídico al utilizarlos todos juntos contra la Presidenta de la Nación. Ni los artículos de Pepe Eliaschev, ni de Carlos Pagni; ni las maquinaciones de Héctor Magnetto, ni Bartolomé Mitre pueden alcanzar el suficiente poder de fuego por sí solos como para –como efectivamente sí pudieron los autores de la opereta Nisman– solicitar: “en virtud del mandato dispuesto en el art. 177 inc. 1° del Código Procesal Penal de la Nación…” dictar el “embargo preventivo sobre los bienes de autores y partícipes de este encubrimiento…”, decretando “la inmediata prohibición de salir del país” a la presidenta de todos los argentinos. La opereta Nisman se valió de años de artículos periodísticos previamente escritos que sirvieron a la “causa”. Sin embargo, difícilmente el fiscal o el verdadero autor de la denuncia haya encargado, desde 2011, notas periodísticas a los medios opositores (o a los periodistas de forma individual) con la finalidad de ir dotando de “contenido” y “razón de ser” a la referida maquinación. No obstante, el caso del “contenido” publicado por el portal oficial buitre aquí estudiado podría ser muy diferente. Desde junio del 2014, fecha clave en su afrenta contra la seguridad nacional de la República Argentina, que los buitres publican en simultáneo con los principales medios opositores argentinos artículos, notas de opinión e informes periodísticos afines a los intereses de los saqueadores y estafadores nucleados en ATFA.

LÓGICAS INQUIETUDES

El Observatorio OETEC se propuso conducir esta investigación a los efectos de alertar a las autoridades de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, así como a los miembros del Parlamento nacional –indistintamente de su partido e ideología– sobre presuntos nexos comerciales entre la organización buitre ATFA y las corporaciones mediáticas argentinas La Nación y el Grupo Clarín –entre otras–, desde que el aquí demostrado elevadísimo nivel de participación editorial de estas últimas en el portal oficial buitre (42% del total del material publicado en aproximadamente diez meses de existencia, sumando secciones “Home” y “Últimas Novedades”) no puede reducirse a una simple donación de material ni a una cesión gratuita de derechos. De igual forma, resultaría poco creíble la inexistencia de una coordinación ejecutivo-editorial entre las direcciones de las empresas mediáticas involucradas y la ATFA. En este sentido, nos preguntamos qué tan ilógico resultaría suponer que los periodistas argentinos mencionados en este informe, y en función de su destacada y recurrente aparición en el portal oficial buitre, no recibieran dinero de los mismos fondos que atentan contra la seguridad nacional de la República. ¿No ameritaría acaso investigar sus activos y patrimonio desde julio del año pasado a esta parte? Inquietudes razonables desde que, en definitiva, es la mismísima organización ATFA la que nos cuenta que sus “miembros trabajan con legisladores, los medios de comunicación y otras partes interesadas para alentar al gobierno de los Estados Unidos a buscar vigorosamente un acuerdo negociado con el gobierno argentino en defensa de los partes interesadas estadounidenses”. Nuevas inquietudes… ¿a qué se refieren con “trabajar”? ¿Podría caer bajo esta denominación (“trabajo”) el suministro del 42% del total del material publicado en el portal desde su lanzamiento? ¿Trabajo remunerado? ¿Producción por encargo? ¿Hay cesión de copyright por las traducciones completas y literales de las notas originales publicadas en castellano o acaso media algún tipo de contratación legal y/o acuerdo económico? ¿Cuál es el beneficio de estas corporaciones mediáticas y sus periodistas involucrados en contribuir con los intereses buitres de ATFA? Recientemente se supo, denunciado por un ex director ejecutivo de la DAIA, que la ONG Foundation for Defence of Democracies, a la sazón dirigida por un íntimo amigo de Nisman, recibió 3,6 millones de dólares de Paul Singer. ¿Habrán recibido donaciones del estilo las Fundaciones de Mitre y Noble por su destacable y estratégica participación editorial en la política comunicacional de Singer y compañía?

EL VERGONZOSO NEXO DE LA NACIÓN Y CLARÍN CON LOS FONDOS BUITRES

Finalmente, es interesante cuando no llamativo advertir que tanto la estrategia buitre como la de las corporaciones La Nación y Grupo Clarín se basan, en estas últimas semanas, en la cuestión de un supuesto “nexo con Irán” (la Argentina con Irán). Pues bien, resulta a todas luces claro que el único “nexo” demostrado aquí –por otra parte ostensiblemente verificable por cualquier cibernauta al ingresar a los portales oficiales buitrista–, es el “nexo” entre los diarios La Nación, el Grupo Clarín y la American Task Force Argentina, es decir, los fondos buitres estadounidenses. Desde su Laboratorio “Terrorismo Comunicacional”, el Observatorio OETEC deja planteadas estas inquietudes anhelando sean tomadas por funcionarios, políticos, jueces, fiscales y legisladores comprometidos con la defensa del interés nacional, en contra de la guerra declarada a nuestro país y su pueblo por parte del terrorismo financiero y especulador occidental y su brazo ejecutor, los fondos buitre nucleados en ATFA. Por nuestra parte, la Fundación OETEC ya se ha puesto en marcha en esta dirección.

INFONEWS

22/04/2015 Posted by | Economía, General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , | 1 comentario

Máximo Kirchner o la excepcionalidad asumida – Roberto Caballero


Máximo Kirchner o la excepcionalidad asumida
El hijo de la presidenta es una pieza extraña al sistema político colonizado por la demanda mediática. Lo atacan por eso, y porque representa un kirchnerismo que, lejos de irse, continúa en el tiempo.

ce03419469d3913cf7923671a1b3a9bc

Máximo Kirchner es una pieza extraña al sistema político colonizado por la demanda mediática. No le gustan las cámaras, ni los sets de televisión, ni las entrevistas y, mucho menos, que Clarín le ordene el libreto sobre lo que hay que decir o lo que hay que hacer.

A su manera, es un actor político diferente, que al estilo de Salinger o el Indio Solari, reclama no ser mediatizado en una sociedad atravesada por los medios de comunicación, donde la pantalla ocupa hoy el lugar que antes ocupaba el crucifijo. Máximo Kirchner propone un desafío que tensiona todo ese andamiaje: exponerse cuando él quiere o su proyecto lo exige, y no cuando lo impone la lógica de los mass media. Podrán discutirse los efectos de esta decisión, preguntarse si lo que ayuda a construir el mito contracultural y la militancia devota es útil a la hora de sumar los votos de los no evangelizados que también se necesitan para ganar una elección. O si, en cambio, hay que buscar estirar los tiempos hasta terminar de evangelizarlos a todos.

“Máximo Kirchner asumió su verdadera excepcionalidad, no encaja en ninguna matriz conocida y tiene naturales dotes de estratega. Sus próximos pasos, por ahora, son un enigma. Pero se equivocan los que temen a su candidatura”.
Pero hay algo que no admite mucho debate. Está claro que la comunicación hegemónica no se lo perdona. La revista Caras no lo pudo retratar en su baño con grifería de oro y aún maldice que se haya casado con una médica y no con una modelo de la agencia de Leandro Santos. La revista Noticias, de la misma editorial Perfil, se lo confundió una vez con el sobrino de Moneta y ahora, casi, casi con Robledo Puch.

Clarín hizo agua esta semana cuando lo quiso involucrar con insólitas cuentas en el exterior derivadas, no se sabe muy bien todavía, si de la venta de uranio enriquecido o agua pesada, o petróleo, o trigo, o de las “play station” que ya no usa a la República Islámica de Irán. Y La Nación todavía está pensando cómo puede hacer para incluirlo, por vía de sus novelistas habituales, en alguna trama oscura con Monzer Al Kassar o el Isis.

No fue a pesar de eso, sino por esa rareza devenida en cualidad, la de no poder encajarlo en alguna de sus historias abismales, que el hijo de la presidenta, en setiembre pasado, sorprendió a algunos hablando como dirigente a 40 mil militantes de La Cámpora en Argentinos Juniors. Aquel día, el tercer Kirchner después de Néstor y Cristina, decidió por propia voluntad romper la imagen de “jugador de Play” prefabricada. Fue una acción deliberada, porque durante un largo tiempo, él mismo se valió del fantástico error de caracterización de los grupos de la comunicación sobre su desdibujada figura pública, para desplazarse casi clandestinamente en una zona poco iluminada de la política y construir la más combativa y obediente organización de militantes de apoyo al gobierno.

El haber aprovechado la distracción de un adversario convencido de la fantasmal mitología que erigió por prejuicio, habla de un estratega capaz que eligió el momento oportuno -ni antes, ni después- para subirse al ring de la pelea. No cuando los otros querían, que era cuando se sentían fuertes y dominantes, sino en un momento de descuido y sólo para mantener o avanzar en la posición.

La decisión de sepultar al “jugador de Play” tuvo beneficios y costos para él y su gente. Cuando el estratega ordena un movimiento, por exitoso que sea, se hace inmediatamente visible en la mesa de arena.

Desde entonces, Máximo Kirchner se convirtió en un blanco móvil del Grupo Clarín y del Partido Judicial. Pero también es cierto que la visibilidad de aquel día, terminó de cimentar el liderazgo carismático sobre su propia tropa y comenzó a extenderse hacia un segundo círculo militante, más amplio y silvestre, del movimiento kirchnerista que se encontraba en una deriva compleja elaborando el duelo por la imposibilidad constitucional de Cristina de ejercer una nueva presidencia.

Entonces tuvo que elegir entre el ocultamiento y la referencialidad para resistir y seguir creciendo, en un contexto donde la presidenta era asediada por el bloque opositor a sus políticas y hasta por miembros del mismo espacio oficial alcanzados por la teoría del “fin de ciclo” agitada por los editorialistas de Clarín y La Nación. En los tiempos del famoso “olor a cala”, Máximo Kirchner asumió la responsabilidad de oxigenar el ambiente. Se hizo cargo de la excepcionalidad de su propia historia, porque no hay un hijo de dos presidentes que se haya dedicado a la política de verdad, e irrumpió en público para avisar que nadie velara al kirchnerismo porque tenía herederos vivos con vocación de poder.

Los costos están a la vista. La campaña de demonización de su nombre y del de La Cámpora, entró en fase demencial. La emergencia de un nuevo líder, expresión además de una juventud militante que estira en el tiempo vital el proyecto kirchnerista, sacó de las casillas al status quo envejecido. Los querían “sushis” y “antonitos”, vocacionalmente inclinados al maquillaje y el stand up televisivo, vanidosamente vulnerables, superficiales y operables. Les salieron rebeldes, místicos, alegres y contraculturales. Quieren ser como Néstor y Cristina, descolgar cuadros, hacer vivible este país. No tienen como modelo a Fernando de la Rúa.

Es demasiada novedad para un poder fosilizado, orgulloso de glorias que no tuvo, soberbio con nada, o casi nada: la juventud que ellos anhelan es la que aparecía sonriente en la tapa de la revista Viva de Clarín en 2000, que llevaba por título “La Joven Guardia”. Un año después, el país ardía y cuarenta argentinos regaban con su sangre las plazas de la república.

No se trata de la doble vara. El poder elogia lo que pretende y castiga aquello que desafía su plan. Trata con mano de seda a unos y a sablazos a los otros. La Cámpora nunca tuvo una tapa como la que Clarín le dedicó a los “sushis” delarruistas. Por el contrario, hay una saga implacable de títulos, copetes y notas de Clarín, La Nación y la revista Noticias que la asocian a lo maldito. En ese marco deben leerse las notas de Clarín sobre cuentas en el exterior y la última tapa que dedicó el newsmagazine de Jorge Fontevecchia a Máximo Kirchner. O el intento previo de vincular a Andrés Larroque con el encubrimiento de la voladura de la AMIA.

Es un intento de demonización para domesticar lo indomesticable. Un esfuerzo sideral por tapar lo que no les gusta que pase: la sobrevida de un proyecto que los puso bajo el reflector y la crítica democrática, que es a lo que temen de verdad.

Cuando Máximo Kirchner habló con Víctor Hugo Morales, lo menos importante fue que desmintiera a Clarín. Una investigación periodística, por definición, no se puede asentar en potenciales, porque estos debilitan aquello que se pretende hacer público. Lo afirma el propio Daniel Santoro en “Técnica de Investigación”, libro que editó en los ‘90. Si se investiga, se revela algo, no se conjetura sobre hechos. Si se publica, es porque ya no hay dudas de que estos fueron una manera comprobable y no de otra imaginaria. Es una cuestión de metodología profesional. Santoro escribió que sus jefes lo obligaron a hacer lo que hizo. Y que Máximo Kirchner ahora debería certificar que él miente. Lo correcto, sería lo inverso. Cuando este diario reveló que Héctor Magnetto, Bartolomé Mitre y Ernestina Noble, dos de ellos jefes de Santoro, se apropiaron de Papel Prensa en complicidad con la dictadura genocida, aportó documentación incontrastable.

Que un sector del Poder Judicial sea, por decirlo de manera liviana, perezoso cuando se trata de empresarios, no inhabilita la evidencia que hoy obra en poder del juzgado. Jueces y fiscales ya confirmaron la necesidad de investigar de manera urgente la existencia de delitos de lesa humanidad y se ratificó el pedido de las indagatorias de los dueños de Clarín y La Nación, que ya tiene casi media década. Eso, con potenciales, no se logra.

Pero decíamos que lo menos relevante fue la explicación del líder de La Cámpora sobre este asunto. Lo trascendente fue su nueva aparición pública, después del acto en Argentinos Juniors. Otra vez generó estupor en unos y admiración en otros. Su hablar pausado, su retórica sencilla y honda, su conceptualización del momento político, dejó embobado incluso al panel de “Intratables”, que no se caracteriza precisamente por ser complaciente con el oficialismo.

Silvia Fernández Barrio, que tiene una suerte de máster en antikirchnerismo militante, dijo que el hijo de la presidenta estaba llamado a ser el hombre que cierre “la grieta” y que podría sentarse a hablar con él sin problemas. No es que Fernández Barrio sea la analista excluyente para mensurar el ADN ideológico de Máximo Kirchner, pero el rol que juega en ese programa, como representante de un sentido común extendido que estaría molesto por los modales y gestualidades de Cristina Kirchner, admite que sea citada para corroborar un dato interesante: cuando habla, el jefe de La Cámpora concita atención y respeto porque es duro y sereno a la vez, aún entre aquellos que detestan al oficialismo por múltiples razones, algunas atendibles y otras insufribles.

Aunque resulte prematuro afirmarlo, habría –y en este caso, el potencial vale porque es una hipótesis a ser demostrada- una porción nada desdeñable de la sociedad que estaría dispuesta a prestar el oído para escuchar lo que tiene para decir un kircherista puro que habla más claro y mejor que sus muchos y voluntariosos exégetas.

Máximo Kirchner es visualizado como un kirchnerista auténtico que reúne las virtudes de sus padres, pero incontaminado de ciertos defectos que, forzadamente, les atribuyen a sus mayores los encarnizados y poderosos enemigos que colectaron en estos años.

Es a eso, en verdad, a la eventual reconexión del kircherismo con ese sector cuya subjetividad es machacada insistentemente por los medios hegemónicos, que la derecha teme. De cara a las elecciones que vienen, pero incluso más allá. Los asusta que haya alguien que pueda descolonizar a su clientela sin frases hirientes, ni estropicios ideológicos.

Máximo Kirchner demuestra que hay otra manera de hacer política. Una que no grita, que puede autonomizarse de la exigencia mediática, que no se casa con modelitos para dejarse ver en un yate, que llena estadios y habla con tono pastoral, que consigue seguidores que le creen, que dirige algo de verdad, que tiene sentimientos –cuando explicó la sensación que le produjo íntimamente que Mirtha Legrand dudara de que su padre estuviera en el ataúd, desnudó el grado de bestialización del debate público naturalizado por los voceros del establishment- y mucha vida por delante.

La desesperación es evidente en sus tapas. La de Noticias, del dueño de Perfil y accionista de Veja, que alimentó la operación de Clarín, sobre todo. Ponerle esposas a un dirigente político es una orden a los jueces de fuerte carácter simbólico, pero la preocupación que atribuyen a la Casa Rosada, en realidad, es la propia. Hay un Kirchner al que no pueden proscribir. Está ahí. Ya no “juega a la Play”. Ahora los desafía y aparecen audiencias masivas que quieren escuchar qué tiene para decirles.

Máximo Kirchner asumió su verdadera excepcionalidad, no encaja en ninguna matriz conocida y tiene naturales dotes de estratega. Sus próximos pasos, por ahora, son un enigma. Pero se equivocan los que temen a su candidatura. Llegan tarde. Porque Máximo Kirchner ya es candidato. Sólo es una cuestión de tiempo.

IMFONEWS

09/04/2015 Posted by | General, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

Imperdible sincericidio de Carriò con Lanata, sobre la oposiciòn


Màs claro imposible, funcionales a corporaciones y no a favor del pueblo. Esto demuestra a las claras quienes son los opositores al kirchnerismo : Un medio de comunicaciòn que maneja como tìteres a los polìticos, que solo salen a criticar todo, sin propuestas claras y a hacer permanentemente operaciones polìticas, tergiversando e inventando hechos con sistemàticas mentiras.

Marianike

23/10/2014 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , | Deja un comentario

LA PALABRA DE MAXIMO KIRCHNER Y LA CONTINUIDAD DEL MODELO – 04-03-14


PARTE I

PARTE II

PARTE III

14/09/2014 Posted by | Uncategorized | , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Contra el nuevo saqueo de la Argentina – Hernan Brienza


Contra el nuevo saqueo de la Argentina
La pendular historia de la deuda argentina y las presiones para llevar al país a una nueva crisis.
imhb
Nota de Tiempo Argentino

Con el paso del tiempo, las cuestiones verdaderamente importantes van tomando su real proporción. Hace poco menos de un año, en la primera entrevista que ofreció la presidenta de la Nación en el ciclo Desde otro lugar, emitido por la TV Pública, Cristina Fernández de Kirchner fue tajante: “Se intenta disciplinar (a los países) no solamente a través de la deuda, sino a través de cómo se quiere administrar el comercio internacional… La deuda externa fue el mayor nido de corrupción desde Bernardino Rivadavia a la década del ’90. Cuando se produjo el golpe de 1976 la deuda argentina era de 6000 millones de dólares, con indicadores económicos muy buenos. Éramos un país industrial y de una economía con una sola moneda… El negocio del mundo financiero internacional es que vos te sigas endeudando, que al banco le pagues más intereses. A partir de la transformación de bancos comerciales en bancos de inversión: el circuito del dinero deja de pasar por la producción para reproducirse, y comienza el negocio de los derivados financieros.”

Hoy, estas palabras, tras el escandaloso comportamiento de la “Injusticia” estadounidense, con el inefable juez de primera instancia Thomas “Buzzard” Griesa, toman una actualidad patente. Sin dudas, la verdadera corrupción en la Argentina es el multimillonario robo de la deuda externa, no sólo por el saqueo que se produce del Estado, sino también de las riquezas y el ahorro de todos los argentinos.

Piense por un momento con qué fortaleza épica negociaría un Mauricio Macri como presidente si hoy dice “hay que ir a sentarse con Griesa y pagar lo que él diga”.
Y no hay que evitar ser ingenuos o malintencionados: no se trata de una cuestión meramente judicial ni de la decisión trastornada de un juez de primera instancia de Estados Unidos, son las cuevas más implacables del orden financiero internacional los que hacen el trabajo sucio para que después recojan los frutos otros sectores económicos.

Con una sola variable, la de la deuda externa, se puede comprender la historia argentina y hacer una división –obviamente esquemática y binaria pero que es útil para mapear política e ideológicamente estos más de 200 años que nos preceden– entre presidencias nacionales y populares y las liberal-conservadoras.

Y la primera conclusión que se podrá establecer es la siguiente: estos últimos –desde Bernardino Rivadavia hasta Fernando de la Rúa endeudaron desvergonzadamente al Estado con organismos financieros de distintas formas–; los primeros, en cambio –desde Manuel Dorrego a Kirchner– comprendieron que no hay posibilidad de llevar adelante un proyecto económico autónomo y sustentable si ese Estado no se libera de las ataduras financieras, verdaderos cepos para el crecimiento de una Nación, impuestas por la toma de deudas realizadas en formas absolutamente irresponsables, cuando no criminales para el futuro de las mayorías argentinas.

Lo interesante de la historia es que detrás de Rivadavia llegaron primero Manuel Dorrego y luego Juan Manuel de Rosas. El primero intentó tomar deuda pública en pesos mediante colectas semiforzosas a los estancieros bonaerenses para cancelar la deuda externa, y el segundo, un poco más radical, decidió directamente desconocer la deuda con la Baring Brothers y no pagarla durante décadas.

El modelo agroexportador –el proceso que comienza con Mitre y concluye con la Década Infame– también es un modelo tomador de deuda permanente y por necesidades estructurales como lo fue el menemismo.

Los desbalances comerciales con Gran Bretaña, producto de las diferencias en los términos de intercambio (exportación de materias primas-importación de productos con valor agregado) y la toma de deudas para saldar esos desequilibrios fueron las principales causas –como bien explica Mario Rapoport en su Historia social, económica y política de la Argentina– de la crisis de 1890, por ejemplo, con síntomas muy similares a los de la crisis de 2001.

El siglo XX también se divide entre desendeudadores como Juan Domingo Perón, quien en 1948 canceló el último pago de deuda estableciendo su celebrada Independencia Económica en la provincia de Tucumán, y los endeudadores, como la dictadura de Pedro Aramburu, que en 1957 logró que Argentina ingresara al circuito de los organismos multilaterales de créditos y tomara la primera deuda con el inefable Fondo Monetario Internacional.

La historia que sigue es bastante conocida: la dictadura militar de Martínez de Hoz –quizás él sea el verdadero cerebro de la dictadura– aumentó la deuda de 7600 millones de dólares a 45 mil millones de dólares, con el agregado de la nacionalización de la deuda privada que realizó el miserable vendepatria –el término apropiado no es reproducible en un diario– de Domingo Cavallo.

Armas, corrupción y negocios privados de las principales empresas fueron los rubros que todos los argentinos debimos pagar con nuestros bolsillos gracias la acción de la dictadura militar.

No es casual entonces que bajo la dirección de Cavallo durante el menemismo y el delarruismo, la deuda externa trepara de 65 mil millones de dólares a 190 mil millones de dólares en apenas una década. Sorprendente.

Y todo para subsidiar las empresas que vaciaban al país aprovechando el retraso cambiario del uno a uno, entre ellas, muchísimas trasnacionales que se llevaban millones de dólares a sus casas matrices. ¿Cómo se logró esto? Sencillo. En la primera etapa, bajo el terrorismo de Estado, la segunda, bajo el terrorismo económico que sufrió el gobierno de Raúl Alfonsín.

Vale la pena recordar qué obtuvo el terrorismo económico a principios de los años noventa. Entre la hiperinflación y las políticas de endeudamiento y sumisión absoluta al FMI, lograron un negocio millonario no sólo para los comisionistas argentinos e internacionales de las constantes renegociaciones sino, sobre todo, poner de rodillas al Estado nacional y por lo tanto a todos los argentinos. ¿Para qué? Fácil. Para quedarse con todas las empresas del Estado. De esa manera los argentinos regalamos a precio vil Entel, Segba, ferrocarriles, Obras Sanitarias, las cajas de jubilación, YPF, Aerolíneas Argentinas, etcétera.

¿De verdad alguien cree que el inefable Griesa toma la decisión que toma porque no le gustó la palabra “extorsión”? Solamente, los muy ignorantes o los muy malintencionados que van en el negocio pueden pensarlo –o algún estúpido periodista que le escribe cartitas genuflexas y sobadoras al juez norteamericano–. Se trata, claro, de acorralar a la Argentina.

¿Por qué es necesario poner al Estado argentino nuevamente de rodillas? Para que negocie, desde un lugar de debilidad como en los años noventa, el tesoro de Vaca Muerta, la fabulosa riqueza minera y la siempre eficiente producción de cereales.

Y como si esto fuera poco para extraer o sustraer las reservas del Banco Central –en el 2002 rondaban los 6000 millones y hoy los 30 mil millones– y sobre todo la capacidad de producción y de consumo que hoy tenemos los argentinos.

¿Le suena muy paranoico? Sepa que 100 mil millones de dólares no es una caja despreciable para ninguna potencia del mundo. Y se sabe, los países desarrollados siempre hacen pagar sus crisis a los países que intentan desarrollarse.

Un párrafo aparte se merece la clase política argentina. ¿Se imagina usted qué podrían hacer con este tema un Sergio Massa, por ejemplo, que fue corriendo siendo jefe de Gabinete a “buchonearle” al embajador de Estados Unidos lo que hacía su propio gobierno?

Piense por un momento con qué fortaleza épica negociaría un Mauricio Macri como presidente si hoy dice “hay que ir a sentarse con Griesa y pagar lo que él diga”. O Jorge Remes Lenicov, que ahora habla de las bondades de la justicia norteamericana olvidándose de la devaluación y la pesificación asimétrica que realizó a favor de las empresas de capital concentrado y monopólicas como Clarín, por ejemplo, robándoles sus ahorros a la mayoría de los argentinos.

¿Se imagina al dubitativo Hermes Binner llevando adelante la negociación? ¿Y Elisa Carrió consultando a las voces que dice escuchar en su cabeza? Ante este panorama, la figura de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner toma su verdadera dimensión.

Por último, el gobierno, sus funcionarios, sus legisladores, sus cuadros, sus militantes tienen un deber irrenunciable: deben salir a explicar a la población con absoluta franqueza la situación económica y política. Argentina y los argentinos no nos merecemos –creo, porque escuchando a algunos comunicadores, políticos y ciudadanos de a pie me hacen dudar– un nuevo saqueo.

Nos costó mucho esfuerzo salir del 2001. Y muchos no queremos volver a no tener Patria.
INFONEWS

29/06/2014 Posted by | Economía, General, Historia, Justicia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

La verdadera foto del fin de ciclo – Roberto Caballero


La verdadera foto del fin de ciclo

539d7a5626a19_200x161
Nota de Tiempo Argentino

La cumbre del Malba, donde Héctor Magnetto se codeó con Daniel Scioli, Sergio Massa y Hermes Binner, confirma la tendencia post fallo de la Corte Suprema sobre la Ley de Medios: el Grupo Clarín está debilitado –debe partir su oligopolio en seis grupos empresarios independientes entre sí– y pretende revertir su declinación comercial y política convocando a una serie de eventos para repensar al país, bajo el título “Democracia y Desarrollo”, y con una campaña de márketing de fuerte presencia en las calles y la TV anunciando que hay “un nuevo Clarín”.

Cuando Magnetto era un hombre muy poderoso su rostro era desconocido. Tampoco necesitaba rodearse de precandidatos presidenciales. O, si lo hacía, era bajo la protección de las sombras. El CEO de Clarín no era eventero, mandaba a esos eventos a sus cuadros intermedios a decir que existía y los bendecía a la distancia. Poner el cuerpo es resignar anonimato, perder poder.

Magnetto no es Frigerio, y este Clarín no es como aquel: está en declinación.
Cuando el Grupo Veintitrés nació, Sergio Szpolski y Matías Garfunkel hicieron un evento, casualmente, en el Malba. Para una empresa flamante y de volumen escaso, codearse con políticos mediáticos era una manera de instalarse aparentando más influencia de la que tenía. A esa reunión del Malba también asistió Scioli, eterno candidato con debilidad por las cámaras.

Donde algunos ven poder de convocatoria (“las fotos del fin de ciclo K”, se apresuró a titular el bisemanario Perfil en su edición de ayer), en realidad, lo que puede advertirse es un manotazo acuciante que acerque al Grupo Clarín nuevamente al centro de la escena, con la ayuda de algunos políticos con hambre de canapés.

El título de la jornada, “Democracia y Desarrollo”, busca asociar a este Clarín con lo que fue Clarín en el pasado: una usina orgánica de pensamiento frigerista, es decir, desarrollista, que influya en el poder político y empresario. Pero Frigerio está muerto y junto a Magnetto no aparecía ninguna de los referentes que podían saludar las “batallas” que el frondicismo proponía como proyecto nacional. Estaban esta vez la Sociedad Rural –a quien el frondicismo combatió por su obsesión agroexportadora que impedía el desarrollo industrial– y la AEA y el Foro de Convergencia Empresarial, que defienden postulados neoliberales y la vuelta al capitalismo financiero de los ’90. Nada más lejos del desarrollismo.

Magnetto no es Frigerio, y este Clarín no es como aquel: está en declinación.

Por lo demás, pasada la feria judicial, el juez federal Julián Ercolini, que investiga los presuntos delitos de lesa humanidad cometidos por Héctor Magnetto y Ernestina Herrera de Noble en el despojo a los Graiver de Papel Prensa, podría llamar al CEO de Clarín a indagatoria.

Se trata del mismo juez que acaba de procesar a Luis D’Elía por la trompada al productor rural Alejandro Gahan durante al 125, delito por el que el dirigente piquetero ya fue condenado. En CN23 se los pudo ver a D’Elía y Gahan cerrando heridas, pidiéndose disculpas y dándose un fuerte apretón de manos. Es un canal que sólo tienen los clientes de Cablevisión Satelital por la censura empresaria que todavía impone Magnetto, que desconoce así resoluciones de la AFSCA.

Pero no se puede tapar el sol con la mano. Esto también vale para Ercolini, quien ya habría tomado la decisión de avanzar en el expediente Papel Prensa. La cita no sería en el Malba esta vez, sino en Comodoro Py.

Esa sería la verdadera foto del fin de ciclo.

INFONEWS

16/06/2014 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones | , , , , , , , , | Deja un comentario

Piedra libre: Magnetto ya tanteó a sus posibles candidatos


Democracia-Desarrollo-MALBA-Bullrich-Fernando_CLAIMA20140610_0186_28-e1402416269452


20:16 | Los representantes de la oposición se dieron cita en un encuentro organizado por Clarín, en una clara representación de la ‘vieja política’. Una charla sobre el agro funcionó como la excusa perfecta, para comenzar a planear el resurgimiento del poder mediático por sobre el Estado.

Nunca visto. En un evento corporativo, es decir organizado por una empresa, los hombres presidenciables de la oposición se alinearon con el presidente de ese país imaginario -Clarín- en una clara muestra de políticas sumisas y, supuestamente, hablaron de la situación del sector agropecuario nacional.

La excusa perfecta para tapar los verdaderos intereses que persiguen quienes acudieron a la protección de este nefasto personaje -la temática “agro” como debate- fue presentado, en una cobertura muy importante del evento propio, como la columna fundamental anti oficialista.

“Hay un casting extensísimo de políticos viejos: por Radio Nacional.
Felipe Solá, Sanz, Binner, Scioli, Massa… que quieren llevar adelante el plan político de Clarín”, explicó sin muchas vueltas el periodista Roberto Caballero
Bajo el título “Democracia y desarrollo”, los hombres dispuestos a rendirse a los pies del CEO de Clarín tuvieron como sede de su ‘cumbre’ en el museo Malba.

Por su parte, el legislador provincial por el Frente para la Victoria Fernando “Chino” Navarro criticó la postura del gobernador bonaerense Daniel Scioli de concurrir al encuentro de la ‘vieja política’ con el sector empresario de medios más interesado en recuperar el terreno perdido en el plano político: “Le gusta parecer como un hombre de diálogo, de poder estar con todos, yo lo respeto pero no me gusta, porque lo voté para que se junte con Magnetto, pero es opinable”.

De la Redacción de Diario Registrado // Miercoles 11 de junio de 2014 | 20:16

12/06/2014 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized, Videos | , , , , , , , , | Deja un comentario

Golpistas antes y golpistas ahora – Hernan Brienza


13 (3)

La editorial del día de ayer del diario La Nación titulada “La tinta no destituye” apela a una serie de fantasmagorías golpistas que vale la pena comenzar a espantar.

Por:

Hernan Brienza
En una mirada naif –por conveniencia propia, claro; es decir, para deslindar la propia complicidad histórica del matutino mitrista con todas las dictaduras del siglo XX– sobre la prensa y la política, el editorialista escribe: “El jueves último en Berazategui, al reanudar la campaña electoral, (la presidenta) hizo suyas las palabras que acababa de pronunciar el intendente de esa comuna, Patricio Mussi. “Me encantó la metáfora –afirmó la jefa del Estado refiriéndose a una frase de Mussi–, lo de las balas de plomo que derrocaron a Perón con las balas de tinta que por ahí intentan derrocar o destituir gobiernos populares. ¡Qué metáfora tan exacta y tan perfecta! En boca de la presidenta, esas palabras revisten una inusual gravedad por el ataque a la prensa que ellas encierran, pues la metáfora, lejos de ser ‘tan exacta y tan perfecta’, es errónea y falaz de punta a punta. Ni las balas de plomo derrocaron al general Juan Domingo Perón, ni existen balas de tinta, ni, en caso de existir, podrían destituir gobiernos. Perón no cayó por obra de las armas que alzó la Revolución Libertadora en 1955. Cayó, básicamente, porque su régimen se había agotado y abundaban los escándalos y las burdas muestras de autoritarismo. Las ‘balas de tinta’ no matan ni hieren, ni mucho menos derrocan gobiernos. Esos proyectiles sólo informan, analizan, investigan y critican. Forman opinión. Si esa opinión, al convertirse en el voto que se deposita en las urnas, resulta políticamente letal, es pura y exclusivamente porque la tinta, al margen de los errores que se puedan cometer, ha sabido transmitir la realidad en la que viven los lectores.”

El editorialista del diario La Nación –que compartió junto con Clarín la apropiación de Papel Prensa realizada en complicidad con la última dictadura militar– olvidó varias cosas en su escrito. 1) que su diario llevó adelante una campaña de desprestigio sistemática contra el gobierno de Juan Domingo Perón, alentando el golpe de Estado de junio del 1955 y el posterior de septiembre, 2) que en 1954, el oficialismo había ganado las elecciones por la vicepresidencia por una abrumadora mayoría, que demostraba que lejos de estar agotado gozaba de buena salud más allá de los errores, las contradicciones y ciertos giros autoritarios que pudiera tener –nada comparable a la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu que fue ilegal, ilegítima, fusiló, encarceló, desterró decenas de personas–, y 3) que Perón renunció a la Presidencia de la Nación después del bombardeo criminal que asesinó a más de 300 civiles, el 16 de junio del 55 –cualquier imagen de esa plaza acribillada por las bombas demuestra la mala intencionalidad del editorialista de La Nación– y tres meses después un nuevo levantamiento militar que amenazó con bombardear las destilerías de combustible de La Plata. No fue el agotamiento, fue el plomo y el fuego impartido criminalmente por sus enemigos políticos el que puso fin al gobierno legal, legítimo, democrático de Perón.

El gobierno de Néstor Kirchner, primero, y luego los dos de Cristina Fernández de Kirchner fueron y son acosados continuamente por una prensa autodenominada “independiente” que no hace más que intentar deslegitimar para destituir a un gobierno legal, legítimo y democrático. El editorialista de La Nación debería recordar la famosa amenaza-editorial de Claudio Escribano, quién le advirtió a Néstor Kirchner antes de asumir que iba a durar menos de un año si no cumplía con cinco puntos programáticos: 1) “La Argentina debe alinearse con los Estados Unidos. No son necesarias relaciones carnales, pero sí alineamiento incondicional. Es incomprensible que aún no haya visitado al embajador de los Estados Unidos.” 2) “No queremos que haya más revisiones sobre la lucha contra la subversión. Está a punto de salir un fallo de la Corte Suprema de Justicia en ese sentido. Nos parece importante que el fallo salga y que el tema no vuelva a tratarse políticamente. Creemos necesaria una reivindicación del desempeño de las Fuerzas Armadas en el contexto histórico en el que les tocó actuar.” 3) “No puede ser que no haya recibido a los empresarios. Están muy preocupados porque no han podido entrevistarse con usted.” 4) “Nos preocupa la posición argentina con respecto a Cuba, donde están ocurriendo terribles violaciones a los Derechos Humanos.” 5) “Es muy grave el problema de la inseguridad. Debe generarse un mejor sistema de control del delito y llevarse tranquilidad a las fuerzas del orden con medidas excepcionales de seguridad.”

Golpistas antes y golpistas ahora. Los editoriales del diario La Nación siempre fueron impresos con el mismo plomo con que se fabricaron las balas de todos los golpes de Estado del siglo XX.
INFONEWS

04/09/2013 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

“La ANSES puede pagar el 82% móvil y no quiere hacerlo” – Mentiras Monstruosas


01/09/2013 Posted by | General, Justicia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized, Videos | , , | Deja un comentario