America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

LA AGRESIÓN A CRISTINA – LA MALA LECHE DE NELSON CASTRO Y CLARÍN


Siento verguenza de tener en mi país, medios y periodistas irresponsables y amarillistas, que solo defienden sus propios intereses y buscan a toda costa desprestigiar a la mejor presidenta que tiene Argentina, Marianike

Hace tiempo que el monopolio dejó de lado la sutileza para vapulear la investidura presidencial. Las infundadas acusaciones que lanzó el jueves por la noche el periodista Nelson Castro demuestran que hay una nueva escalada en el nivel de agresión del monopolio contra Cristina Fernández.

Por la redacción de Diario Registrado // Viernes 16 de agosto de 2013 | 19:11

El jueves por la noche, en el programa que irónicamente se titula “El juego limpio”, el operador político Nelson Castro atacó con acusaciones infundadas a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Sin ningún tipo de fuente fidedigna, el periodista que responde a los designios del CEO de Clarín Héctor Magnetto, acusó a la Jefa de Estado de tener el “el síndrome de Hubris, que es la enfermedad del poder y que usted está padeciendo”, aseguró Nelson Castro.

“Para los que somos médicos no hace falta saberlo. Con verla y escucharla nos damos cuenta. Necesita recuperar la calma y el equilibrio frente a la adversidad. Es difícil y sobre todo cuando alguien padece como es su caso, el sindrome de Hubris, que es la enfermedad del poder y que usted está padeciendo”, acusó impunemente Nelson Castro.

“Sus médicos están muy preocupados por su estado emocional. Se preocuparon el domingo por la noche. El lunes, el martes y ayer. Sépalo. Escúchelos. Es importante que su salud emocional sea perfecta”, agregó.

Sabido es que si la jefa de Estado tuviera algún problema de salud, los que deben comunicar este tipo de noticias, son el vocero presidencial, el médico autorizado, o la propia Cristina Fernández.

De hecho, en 2011, cuando fue verdaderamente contingente, el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro anunció que meses antes de su operación, que la mandataria debía ser intervenida de la glándula tiroides.

La operación para descalificar y agredir a la presidenta por parte de Nelson Castro y los directivos del pulpo mediático, no tienen límites ni respeto por la democracia.

No resulta que la agresión contra la jefa de Estado por parte del Grupo Clarín y sus repetidores, haya vivido una escalda vertiginosa.

El discurso del miércoles de Cristina desnudó y puso en evidencia quiénes son los que están detrás de la candidatura de Sergio Massa. Clarín se juega una gran ficha para levantar al representante de las corporaciones y fustigar al gobierno Nacional en base a las mentiras y las injurias.

17/08/2013 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized, Videos | , , , , , , , | Deja un comentario

LECTURAS EL CAMPO Y SUS TRANSFORMACIONES – Diez años que revolucionaron la producción agrícola argentina – Por Jorge Castro ESPECIAL PARA CLARIN


10 FEB 2013 00:00h

La última década fue la de mayor crecimiento agrícola de toda la historia del país, superando a la era del “granero del mundo”

Tecnologia-Monitor-rendimiento-cosechadora-automatico_CLAIMA20130210_0171_14

Tecnología. Monitor de rendimiento de una cosechadora de última generación equipada con piloto automático.

Los últimos 10 años fueron los de mayor crecimiento agrícola de toda la historia argentina, superando a la expansión del período previo a la Primera Guerra Mundial, cuando el país era el “granero del mundo” y la producción de granos y carnes era impulsada por la demanda de Europa, eje entonces de la economía global.

Dice Lucio G. Reca: “A principios del siglo XX, el incremento de la producción de granos requería un aumento similar del área cultivada, pues los rendimientos se mantenían constantes, dadas las limitaciones en la oferta de mejores semillas y prácticas de cultivo”.

A diferencia de entonces, los avances contemporáneos “(…) han sido resultado de un intenso proceso de incorporación de nuevas tecnologías, que posibilitaron un marcado aumento de los rendimientos y del área cultivada. (Por eso) la superficie dedicada a los granos se triplicó y la producción creció 7 veces”.

El factor decisivo en el aumento excepcional de la productividad del agro argentino ha sido el cambio tecnológico, ante todo de la biotecnología (semillas transgénicas) y de los métodos de labranza (siembra directa). Hay que sumarle los avances en las telecomunicaciones (telefonía celular, Internet) y en la tecnología del espacio (imágenes satelitales). Reca estima que dos tercios del incremento de la productividad proviene de las nuevas tecnologías.

Este salto tecnológico encontró una fuerza de trabajo (recursos humanos) excepcionalmente calificada para canalizarlo. El porcentaje de graduados universitarios entre los productores argentinos es superior al Medio Oeste norteamericano. Además, son más jóvenes (42 años promedio), y notoriamente dispuestos a innovar.

No sólo la fuerza de trabajo canalizó la ola innovadora. También encontró una estructura empresarial capaz de desatar su enorme potencial de productividad.

Se trata de los pooles de siembra, integrantes de un complejo sistema de contratos y especializaciones que transformó a la producción agrícola argentina en una densa estructura de organizaciones en red. Los pooles de siembra se caracterizan por su desinterés en la propiedad de la tierra y de la maquinaria agrícola, y por su preocupación obsesiva por la innovación tecnológica y la producción en gran escala. Para ello, utilizan enormes capitales que obtienen en forma directa del sistema financiero internacional.

Atrás quedó, enterrado en la historia, el campo argentino integrado por los grandes latifundistas, de productores-propietarios (“oligarquía terrateniente”), que compartían la actividad con los arrendatarios de la Pampa Húmeda.

El boom agrícola argentino de los últimos 20 años es inseparable del impacto de la globalización y de la emergencia de China/India en el comercio internacional, convertidos en el nuevo eje de la demanda mundial de alimentos.

Lo que ha ocurrido en la Argentina es una revalorización cualitativa de la producción agrícola como impulso esencial del proceso de acumulación, portadora de la más avanzada tecnología y líder en el incremento de la productividad.

Esta capacidad innovadora caracterizó al agro argentino entre fines del siglo XIX y la década del 30. Luego, la crisis de estos años, la Segunda Guerra Mundial y el vuelco de la economía hacia adentro en la segunda posguerra, a través de una estrategia forzada de sustitución de importaciones, la convirtieron en una actividad secundaria, poco expansiva, carente de vocación por la productividad. De ahí que la producción y el área sembrada cayeran de 20 millones de toneladas de granos y 15,5 millones de hectáreas en 1935 a 5,3 millones de toneladas y 5,8 millones de hectáreas en 1952.

Lo que ha ocurrido en el terreno agrícola en los últimos 20 años se revela en los siguientes datos: la producción de granos creció 6,6% anual entre 1995 y 2008 (vs. 2,8% anual en el mundo), lo que representa una tasa 40% mayor que la del período 1900-1914, cuando aumentó 4,6%.

Entre 1995 y 2008, la producción de soja se expandió 8,4% anual, y la Argentina se convirtió en la primera exportadora mundial de aceites y harina de soja (56% y 48% del total), y uno de los 3 mayores vendedores de granos del mundo.

Dice Daniel Lema respecto a la intensificación como factor esencial del cambio agrícola realizado en la Argentina, que en el período 1968-2008, la productividad de todos los factores (PTF) creció a una tasa acumulada de 2,4% anual; que luego, en la etapa 1990-2008, y en especial en la fase 1997-2008, se duplicó (4,8%/5%). La PTF es responsable de dos terceras partes del crecimiento agrícola. Esto corrobora que ha sido el cambio tecnológico la fuente crucial del salto experimentado en la producción.

Lema muestra que las ganancias de productividad en el sector primario se han trasladado a la totalidad de la cadena productiva y, por extensión, al conjunto de la actividad económica, incluyendo a la industria manufacturera.

Este derrame positivo, de abajo hacia arriba, de la productividad agrícola primaria, ha provocado una incorporación creciente al mercado mundial de un número cada vez mayor de sectores industriales vinculadas a ella.

Si esto es así, la clave de la reconversión de la industria argentina y en primer lugar de la manufacturera sigue el camino de la superior productividad de la actividad agrícola.

IECO-CLARIN.COM

11/02/2013 Posted by | Agricultura yGanadería, Ciencia y Tecnología, Economía, General, Industrias, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , | Deja un comentario

La prensa canalla – Florencia Saintout


Florencia Saintout


La historia de la prensa canalla, por ejemplo en nuestro país (porque no es el único), es larguísima. Aunque con solo ubicarla en las últimas décadas podemos estremecernos. Un tipo de periodismo que jugó abiertamente con la dictadura, con el menemismo y sus monstruos, y que sigue jugando con la derecha siniestra que se opone a cada una de las medidas populares que toma el gobierno. No se trata solo de periodistas aislados, sino de una trama canallesca que se articula a manera de sistema o aparato.

La presidenta esta semana habló de la prensa canalla. Ante la descarada publicación de una falsa foto de Hugo Chávez en el diario El País de Madrid (el diario que se jacta de su manual de estilo pero no chequea fuentes; que despide masivamente periodistas; el que justificó el golpe del 2002 en Venezuela; el que está ligado al grupo Prisa, siempre contra los gobiernos populares en América Latina) ella simplemente tuiteó “prensa canalla”. Y digo simplemente porque todos sabemos a qué se refiere. Especialmente los organismos de Derechos Humanos lo saben muy bien.

Durante la más sangrienta dictadura de la historia argentina, esta trama de prensa canalla participó activamente del golpe. Mientras una parte del periodismo resistió de modos heroicos en ocasiones y en otras al menos dignos, otra parte, la canalla, actuó sistemáticamente para legitimar el crimen: la desaparición forzada de personas, las torturas, los robos de bebés, el saqueo del país a través de un plan económico que dejaría por décadas fuera de la vida vivible a millones de argentinos.

Hay mucho material, pero especialmente dos libros, que nos ayudan a recordar esta cuestión. Sintomáticamente fueron publicados en 1984 y en 1998. El primero, Los sofistas y la prensa canalla, del Cid Editor; el segundo, Decíamos ayer, La prensa Argentina en el proceso, de Colihue. En ellos se documenta el papel jugado por ciertos periodistas y medios con la dictadura. La Prensa canalla focaliza en la editorial Atlántida de Vigil, y particularmente en las revistas Gente, Para Ti y Somos.

“Durante la más sangrienta dictadura de la historia argentina, esta trama de prensa canalla participó activamente del golpe.”

El primer libro no tiene un gran mérito analítico, pero con sólo ver juntas cada una de las notas en la cual una revista masiva como Gente, conducida por Samuel Gelblung durante toda la dictadura, despliega su arsenal simbólico destinado a negar el horror y a producir el terror es escalofriante. Allí se afirma que las denuncias en el extranjero sobre el accionar de la dictadura son una campaña de desprestigio. Gente, 10 de junio de 1976, “¿Quién está detrás de todo esto?” Gente hace una informe con las cartas recibidas de Suecia, Francia, de Alemania, de la Universidad de Bradford pidiendo la liberación de presos políticos, y afirma que todo es una “operación mentirosa, son cartas falsificadas por organizaciones terroristas”. La revista responde citando la voz de Videla y de Harguindeguy pero tiene claramente una voz propia en el asunto, incluso en ocasiones yendo más lejos que los dictadores.

Durante páginas y páginas a través los años de la dictadura se habla de enfrentamientos, abatimientos, de inmoralidad de los terroristas, pero también de los militares como los salvadores del país ante el caos. Son aberrantes las notas de diciembre del 76 y del 77: “Las 76 caras del 76”, lo mismo en el 77, que presentan las caras de los que “desde sus puestos trabajaron en favor del país”. Allí aparece entre otros Jorge Rafeal Videla “la mayor responsabilidad, un ejemplo”.

“Durante páginas y páginas a través los años de la dictadura se habla de enfrentamientos, abatimientos, de inmoralidad de los terroristas, pero también de los militares como los salvadores del país ante el caos.”

En una nota titulada “Moralidad, Idoneidad, Eficiencia”, el 1 de abril de 1976 se dice que “La prolija operación militar del 24 de marzo fue largamente meditada” y se explican todas las razones por las cuales la editorial Atlántida va apoyar a la dictadura. Y esto se hace luego de una autocrítica (¡autocrítica!!!) en la editorial que se llama “Nos equivocamos”, refiriéndose al acompañamiento que previamente habían hecho de López Rega. En esa editorial dicen: “El dramático proceso del país nos hizo crecer. Y de pronto advertimos que teníamos la obligación de interpretar la producción de noticias, de arriba para abajo. Que teníamos la obligación de hacer ideología y pecar por arbitrarios antes que por complacientes”. Hacer ideología fue hacer la ideología de la dictadura. Algo que hace muy poco Samuel Gelblung volvió a argumentar explicando que él había entendido que “había una guerra, y en esa guerra había elegido donde estar” (obviamente, del lado de los genocidas): “Soy responsable de todo lo que salió en Gente”. Gelblung es claramente responsable junto con otros de la las canalladas periodísticas sistemáticas de la dictadura. Junto, por ejemplo, a Hector D´Amico, actual jefe de redacción del diario La Nación, autor de la nota “Cómo viven los desertores de la subversión” de la revista Somos, en donde se habla de “centros de recuperación de detenidos”. Se sospecha que las fotos de la nota son de la Esma y que las citas de los “desertores” eran de los detenidos.

Gelblung es responsable de la nota Alejandra está sola, de la revista Gente, que se replicó con el título “A ellos nada les importaba Alejandra”, en la revista Para Ti, como también en Somos “Los hijos del terror”. En esas notas se utiliza la imagen de Alejandra Barry, muy chiquita, hija de dos militantes que habían sido secuestrados y asesinados en la Operación Cóndor y la muestran como víctima de unos padres delincuentes, terroristas, monstruos como toda su generación, capaces de “fabricaba huérfanos”. Y que por supuesto, había que exterminar.

Pero de la dictadura no sólo participó la editorial Atlántida. El diario Clarín, que el 24 de marzo tuvo como tapa el “neutral e independiente” título de “Nuevo Gobierno”, no sólo ocultó las torturas y desapariciones sino que además hizo negocios manchados de sangre con los dictadores, como el caso de Papel Prensa. En cada una de sus páginas asumió el relato de los dictadores afianzando su existencia como imposible de combatir. El diario actuó como una versión del Boletín oficial, idea presentada excelentemente por Blaustein y Zubieta en Decíamos ayer.

Luego, durante el menemismo, fue artífice de la revisión de la ley de Radiodifusión de la dictadura que le permitió transformarse en un multimedio que, entre otras mentiras, durante la presidencia de Duhalde, hizo la tapa con la infame frase “La crisis causó dos nuevas muertes”.

Por el mismo camino, el diario La Nación, tribuna histórica de la derecha, durante la dictadura claramente apoyó su modelo económico y cultural (moral, lo llamaron) y jamás denunció ni las torturas ni las desapariciones. Cada una de sus páginas mostró la comodidad con la dictadura y su modelo de país: era el de ellos.

Entre la lista de periodismo canalla imposible de agotar en una nota de estas características, tienen un lugar destacado periodistas como Bernardo Neustad, Mariano Grondona o Joaquín Morales Solá, dándole la bienvenida a los asesinos, el martes 8 de junio de 1976, en La Gaceta de Tucumán.

También diarios absolutamente reaccionarios como La nueva provincia, de la familia Massot. Este diario llegó a publicar, como parte de las operaciones de Inteligencia, información arrancada en sesiones de tortura a los militantes. La línea editorial de este periódico de Bahía Blanca se permitió utilizar como fuente a las cámaras de tortura durante la dictadura y en democracia siguió y sigue defendiendo a través de sus editoriales la represión. En 2012, terminado el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura en la ciudad de Bahía Blanca, se reunieron denuncias y pruebas sobre el rol que ocupó el diario La nueva Provincia legitimando el terrorismo de estado. Así el Tribunal habló de “propaganda negra” -en alusión directa a las operaciones de consolidación de terror sobre la población- y de cómo el diario participó activamente en la construcción del “enemigo”, cooperando con el Ejército y la Armada en el de exterminio de un sector de la sociedad.

“No estamos sólo ante un periodismo que ha silenciado, o que le faltó crítica (que por supuesto merecerían la condena ética y profesional) sino que estamos antes actores que han participado en hechos delictivos, en operaciones criminales.”

En resumen, no estamos sólo ante un periodismo que ha silenciado, o que le faltó crítica (que por supuesto merecerían la condena ética y profesional) sino que estamos antes actores que han participado en hechos delictivos, en operaciones criminales.Y que no sólo no han hecho una autocrítica sino que siguen defendiendo sus posiciones contra las políticas populares de un gobierno democrático.

Para la continuidad en democracia
Este aparato periodístico pro-dictadura no desapareció con la democracia. Durante la larga década de los noventa, donde el saqueo se profundizó, no sólo no fueron juzgadas sus responsabilidades sino que el rol espantoso que habían jugado se consolidó. Transformados en medios monopólicos, fueron más que la voz de la derecha: fueron y son la derecha. Ocuparon un lugar central para la afirmación de tres nudos fundamentales para el éxito de las políticas neoliberales: primero, supieron ser los operadores discursivos de la desaparición de los horrores del pasado para invisibilizar los horrores de ese presente; luego, moldearon simbólicamente las nuevas políticas represivas contra los sectores populares a través de la criminalización de la pobreza y la protesta social (ya que empezamos hablando de libros, cito entre cientos La palabra de los muertos del Juez Zaffaroni); finalmente, participaron de manera activa en el derrocamiento de la política como opción de transformación.

“La prensa canalla ha actuado con absoluta impunidad durante décadas amparándose en la mentira de su inmaculada concepción y la hipocresía de la llamada opinión pública. Pero comenzó a encontrar sus límites en Argentina a partir del proceso abierto en el 2003.”

En esta descripción, no hay que dejar de lado que el aparato mediático reaccionario no actuó ni actúa jamás solo, sino que lo hace en una clara red de relaciones. Sería ingenuo y equivocado no ver sus plataformas comunes sostenidas en ejes programáticos compartidos. En este sentido, las reuniones periódicas y públicas de la Sociedad Interamericana de Prensa, la SIP, que nuclea a los dueños de los medios impresos del continente -y que en la casi absoluta mayoría de los casos son dueños también de otro tipo de medios- tienen siempre como corolario alguna conclusión adversa a la intervención de los estados con gobiernos populares. La SIP, que se autoproclama la voz autorizada en problemáticas de libertad de expresión, es un cartel de propietarios de medios que nació en el marco de la Guerra fría asociada a la CIA para protagonizar la defensa de los poderes imperiales. Han sido largamente documentadas sus acciones en toda la región de desestabilización y golpismo en las dictaduras, en las cuales muchos periodistas fueron perseguidos y asesinados.

Al desnudo, justicia
La prensa canalla ha actuado con absoluta impunidad durante décadas amparándose en la mentira de su inmaculada concepción y la hipocresía de la llamada opinión pública. Pero comenzó a encontrar sus límites en Argentina a partir del proceso abierto en el 2003. De la mano de una política de estado de verdad, memoria y justicia, que comenzó juzgando responsabilidades militares pero avanzando también sobre las responsabilidades civiles entre las que sin duda están las de este periodismo que se resiste a aceptarlas.

Estos límites a su la impunidad se están dando también en América Latina gracias a los procesos de recuperación de la política en toda la región a favor de los intereses de las mayorías. Por eso están tan nerviosos.
TELAM

28/01/2013 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Como y quienes organizan las marchas de los caceroleros. (Informe) – Memoria Actual – memoria y actualidad para un futuro mejor


Como y quienes organizan las marchas de los caceroleros. (Informe) – Memoria Actual – memoria y actualidad para un futuro mejor.

07/11/2012 Posted by | Economía, General, Justicia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

QUE ES LA SIP?


SOCIEDAD INTERAMERICANA DE PRENSA: UNA ASOCIACIÓN DE EMPRESARIOS DUEÑOS DE MEDIOS, QUE DEFIENDEN SUS INTERESES Y TE HACEN CREER QUE DEFIENDEN LA LIBERTAD DE PRENSA!!

17/10/2012 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Sabbatella: “Todos tienen que cumplir la ley, sin excepciones”


Télam – Sabbatella: "Todos tienen que cumplir la ley, sin excepciones".

02/10/2012 Posted by | General, Justicia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

678 – CLARIN SE ASUMIO COMO EL VOCERO DE LOS CACEROLOS


25/09/2012 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized, Videos | , , | Deja un comentario

Una mirada (desde lejos) de la/s marcha/s – Eduardo de la Serna


Por Eduardo de la Serna *

Sería absurdo pretender decir una palabra clara y distinta acerca de las marchas de ayer en mi situación: estando lejos, a poco de producidas, sin toda la información que sería de desear, y sin haber participado. Pero igual creo que algo se puede (empezar a) decir.

En primer lugar, desde hacía semanas me llegaban correos electrónicos invitando a la marcha. Correos de desconocidos, y de remitentes falsos, porque no podía responder. En segundo lugar, me parecía razonable pensar que a la/s marcha/s iba a ir bastante gente, lo cual sería evaluado de diferente modo según el espectador o lector. Pero que vaya mucha gente (“miles” al decir de todos los diarios que leí, lo que significa “no-cientos”, tampoco “decenas-de-miles”) no necesariamente es indicio de sensatez. Multitudes se han convocado por los más diversos modos, y no siempre fueron –al menos mirando a la distancia– marchas sensatas. Podríamos recordar el vitoreo a Galtieri por Malvinas, o la “fiesta de todos” luego del triunfo (sic) del Mundial ’78, la marcha del “Felices Pascuas” o las “decenas de miles” de personas que convocó el respirador serial en el Planetario la semana pasada…

Podríamos también mirar algunas voces, pre o post marcha, sean la de Amadeo o Patricia Bullrich, con consignas simples, elementales, obvias… ¡pobres! O el (in)análisis de Mauricio, diciendo que la marcha era pacífica y no era en contra de nadie, lo que los cantos coreados o algunos carteles parecen desmentir; o que espera que “la Presidenta tome nota de lo de ayer”, como si él hubiera “tomado nota” del resultado electoral 2011. Podemos también mirar la columna del ultra-C, por Clarín, Julio Blanck, que habla de “guerra” (puaj). Y podemos también tener presente que así como en “tiempos electorales” hay cosas que son “normales”, pero a las que no hay que prestarles demasiada atención (denuncias, actos, propuestas…), antes del 7 de diciembre, hay cosas que –como Sancho– “veredes”.

Pero no está de más mirar un detalle que me parece interesante. Los medios comentan unánimes la disparidad de temas que fueron abordados por los manifestantes ayer; en el mismo Clarín, en dos columnas diferentes, se mencionan grupos de temas bien diferentes: “consignas contra la corrupción, la inseguridad, la inflación y la re-reelección”, dice una; y “Seguridad, libertad y justicia, los principales reclamos de la gente”, dice la otra en el mismo diario. Y mirando las cosas que la gente decía y/o cantaba (dejando de lado los insultos o los absurdos, que imbéciles hay en todas partes; y con esto aludo también a la palabra “dic/ktadura”) se me ocurre una reflexión: la gente manifestó, dijo lo que quiso y no hubo represión ni violencia. Hace tres días, en Chile manifestaron contra el golpe de 1973 y hubo represión y violencia (como en Córdoba hace unos días, acoto). La Corte –de Justicia hablamos– acaba de decidir que el caso de la “Campaña sucia” contra Filmus pase del fuero federal al fuero porteño, con lo que parecería ser beneficiado Macri; el tema viajes/dólares apareció en varios, y la trillada idea de ir adonde quiero, hacer lo que quiero se repite hasta el hartazgo, sin recordar –o recordando– que hubo un tiempo en que se podía viajar cuantas veces se quería y gastar cuanto se quería para comprar “2”, y gracias a tanta “libertad” individual, el país estalló en miles de fragmentos. Y acá –creo– está el tema: los cantos, consignas y planteos (legítimos de expresar, por cierto) eran –al menos en su mayoría– totalmente individuales: “quiero salir a la calle sin que me roben” era el planteo de la seguridad; no el bienestar social como “seguridad”; “quiero poder viajar” como si los “cientos de miles” (mejor dicho, “millones” de pobres) alguna vez hubieran podido viajar sin que nadie levante su voz a favor de ese derecho… La multitudinaria “marcha del yo” preocupada por “mis” derechos se manifestó coherentemente en que cada “yo” tenía su propia consigna; no había un “nosotros”, un “Pueblo”, salvo que al extraño momento en el que se cantó “si éste no es el Pueblo…” se le dé alguna entidad. Pocas cosas me parecen tan clásicas de la “clase media” argentina que su “amor al yo”, el mismo de sri sri, el mismo del “yo, argentino”, o “no te metás”, coherente con el “por algo será” o “en algo andaría”. Multitudinarios “yoes” que pareciera que nunca pueden mirar un “nosotros”… Pero hace ya 200 años que estamos habituados a convivir (¿?) unos y otros, puerto y pueblos; civilización y barbarie, blancos y negros… De proyectos se trata. Pero mientras unos insinúan siempre el deseo por el voto calificado, otros proponen ampliación de derechos, aunque los calificados (o clarinificados) “no tomen nota”, total… se han copiado siempre.

* Coordinador del Movimiento de Sacerdotes en Opción por los Pobres.

15/09/2012 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Clarín y sus alateres siguen tergiversando y mintiendo


Tergiversación de los dichos de Cristina – Infonews | Un mundo, muchas voces.

11/09/2012 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Reflexiones, Uncategorized, Videos | , , , , , , , , | Deja un comentario

Eterno rebelde con causa – (el historiador, escritor y periodista Osvaldo Bayer)


Diagonales.com.

03/08/2012 Posted by | Educación, General, Historia, Justicia, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , | Deja un comentario