America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Operativo “escandalización” del Presupuesto, parte II



Miente, miente, que algo quedará

Publicado el 19 de Noviembre de 2010

Clarín y La Nación informaron que el oficialismo frenó la investigación por las supuestas “coimas”. Pero sus mismas crónicas explicaron que fue la Comisión de Asuntos Constitucionales la que desechó las denuncias por “ambiguas y sin pruebas”.

Curiosa (por no decir mendaz, parcial y engañosa). Así podría calificarse a la edición que tanto Clarín como La Nación realizaron ayer sobre la reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales que el miércoles intentaba revelar la verdad sobre las supuestas “presiones” a las diputadas Cinthia Hotton (Valores por mi País) y Elsa Álvarez (UCR) para que votaran a favor del presupuesto.
Según las crónicas, por lo menos 19 de los 35 diputados que integran la comisión tenían decidido desestimar las denuncias por falta de pruebas, argumentando además que las supuestas “presiones” no constituyeron delito. “En efecto –explicó La Nación– el oficialismo junto a Proyecto Sur, GEN, PRO y el Partido Socialista entendieron que de los relatos de las diputadas no surgieron elementos contundentes que ameritaran una investigación.”
Horas antes –consignaron las notas– las diputadas Elisa Carrió, Hotton y Álvarez habían realizado sus declaraciones, sin aportar pruebas sobre sus denuncias. Hotton presentó un escrito en que, si bien en ningún momento habló de ofertas de dinero u otros bienes económicos, sí mencionó el nombre de la diputada del FPV Patricia Fadel, quien (y esto dicho por La Nación) fue capaz de defenderse “airadamente”.
Clarín, mientras tanto, relató que “Álvarez reveló que recibió cuatro llamados de oficialistas. Uno de alguien que se presentó como ‘secretario privado de De Vido’ para comunicarla con el ministro de Planificación, a lo que la diputada se negó. Otros dos de José Granero, titular de la Secretaría de Lucha contra el Narcotráfico, a quien dijo conocer por ser de la misma provincia. ‘¿Te causaría mucho perjuicio retirarte a la hora de la votación?’ dijo que le preguntó. También aseguró que la llamó Nelson Gleadell, intendente kirchnerista de su localidad, diciéndole que ‘pueden caerse’ obras para ese distrito. ‘No hubo ofrecimiento de ningún tipo, pero por la insistencia sentí una grave perturbación de mi ánimo’, concluyó Álvarez.” “No hablé con ningún diputado –citó La Nación al ministro de Planificación Federal–, y si hablara les diría que aprueben el Presupuesto, porque el país lo necesita para seguir creciendo, tal como ha venido ocurriendo desde 2003 hasta ahora.”
La investigación continuará de todas formas en la justicia, ya que la jueza María Servini de Cubría citó a ambas diputadas para determinar si hubo algún tipo de delito. “En el juzgado consideran que no están colaborando, y advierten que el límite entre un delito y las prácticas institucionalizadas es muy fino”, reveló ayer Tiempo Argentino.
Frente a este panorama, resulta sorprendente que Clarín y La Nación informaran que el oficialismo frenó la investigación por las denuncias de presiones, una interpretación para la que ninguno de los dos diarios pudo aportar a lo largo de sus coberturas un solo argumento.  

LA TROMPADA. “Trompada peronista cerró debate.” Ámbito Financiero relató con pelos y señales la cronología de la reunión en que la peronista disidente Graciela Camaño, jefa de la Comisión de Asuntos Constitucionales, “pretendía diferir 24 horas la firma de los dictámenes de la comisión por las denuncias de Álvarez, Hotton y Carrió sobre presuntas presiones, favores y sobornos para facilitar la aprobación del Presupuesto en la sesión de la semana pasada. En ese momento, Kunkel comenzó a leer a los gritos el artículo 110 del reglamento de la Cámara, donde se determina que los dictámenes deben ser firmados mientras sesiona la comisión: ‘Los despachos de comisión sólo podrán ser firmados, en la sala respectiva, por los miembros asistentes a la reunión en que hayan sido aprobados; o a la mayor parte de las reuniones en que se los haya considerado, cuando estas fuesen más de dos’.”  “Mientras Kunkel subía la voz en la lectura del articulado, Camaño abandonó la silla y se plantó a la derecha de la silla del secretario general de la Presidencia”, continuó la nota. “‘La presidente de la Comisión soy yo y usted me debe respetar, diputado’, fue la exigencia de Camaño. Kunkel seguía leyendo mientras la diputada le movía la silla. Pero hubo una frase de Kunkel que tácitamente aludió a Barrionuevo. ‘Si diferimos estas denuncias 24 horas, va a pasar como en Catamarca, donde quemaron las urnas’, en referencia a la interna del PJ que tuvo como protagonista en más de una ocasión al esposo de Camaño. ‘Engendro, pedazo de imbécil’, le dijo Camaño a Kunkel, quien, sin mirarla ni alterarse, le respondió: ‘Como tu marido, que dijo que había que dejar de robar por dos años, pero siguió robando’.” Fue cuando la diputada reaccionó con un violento golpe, levantó la reunión y sólo se presentó el dictamen de rechazo a las denuncias del Frente para la Victoria”, concluyó Ámbito.
Con un relato similar, Página/12 habló de un “Manotazo de ahogado”, explicando que “en medio de la puja por evitar que así se archive el caso, Graciela Camaño golpeó al diputado Kunkel”. Varios medios reprodujeron el comunicado del Frente para la Victoria, donde se señaló que “es evidente que esto obedece a la desesperación de un sector político que, en la impotencia de no poder imponer sus puntos de vista, apela al escándalo de las falsas denuncias y hasta la violencia fascista, cuando no logra contar con las mayorías necesarias”.  Tanto La Nación como Clarín y El Cronista intentaron justificar la violencia de Camaño. “Kunkel la agredió verbalmente y Camaño le dio una cachetada”, tituló El Cronista, mientras que La Nación habló de “La alusión a Barrionuevo que desató la furia de Camaño”. Clarín planteó el tema como un resultado de “Vivir en la crispación” siguiendo la línea argumental de los diarios del establishment: la trompada, en realidad, se debió al “clima de confrontación” que promueve el gobierno, un razonamiento tan burdo que no merece ni siquiera una digresión. Para el caso, lo mismo podrían haber dicho que hay que dejar de pegar por dos años. <

 

Tiempo Argentino

20/11/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Después de boicotear la sesión especial convocada por el oficialismo para tratar el Presupuesto 2011, la oposición hizo un papelón en la Comisión de Asuntos Constitucionales


 

La oposición hizo un papelón en la Comisión de Asuntos Constitucionales

Publicado el 18 de Noviembre de 2010

Por Felipe Yapur y Agustín álvarez Rey

Cuando el Frente para la Victoria, el GEN, el socialismo y Proyecto Sur estaban a punto de archivar la denuncia sobre supuestos sobornos en Diputados, la opositora Graciela Camaño le pegó un puñetazo al kirchnerista Carlos Kunkel.

Lo que comienza con polémica, al menos en los acontecimientos que conducen sectores de la oposición de Diputados, termina de manera escandalosa. La semana pasada, Elisa Carrió frustró el debate del Presupuesto al denunciar supuestos sobornos y aprietes desde el oficialismo. La consecuencia se conoció ayer, cuando el antikirchnerismo no prestó quórum y cayó la sesión impidiendo nuevamente el tratamiento. Pero si faltaba algo, durante la tarde, la presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, la peronista conservadora Graciela Camaño, no encontró mejor manera de terminar abruptamente la reunión que conducía  golpeando con el puño al kirchnerista Carlos Kunkel. El golpe llegó justo cuando el oficialismo y los bloques del GEN, socialismo y Proyecto Sur acordaron archivar las denuncias de las diputadas Carrió y las supuestas víctimas de los aprietes, Chyntia Hotton y Elsa Álvarez, por infundadas e improcedentes.
Era poco probable que el oficialista Frente para la Victoria (FPV) consiguiera los 129 diputados sentados en las bancas para intentar aprobar por segunda vez el Presupuesto. Les faltaron 12. El jefe de bloque, Agustín Rossi, habló para ese escuálido auditorio, aunque la oposición lo escuchaba por el circuito interno de TV. Calificó a la oposición de “irresponsable” por pretender imponerle al gobierno nacional un Presupuesto que prevé el 25% de inflación: “Tendrán que explicar por qué tanto palos en la rueda para Cristina Fernández. Expliquen por qué se esconden en cualquier subterfugio del reglamento para negarle el Presupuesto a la Argentina.” Consciente de lo que sucedería más tarde, en la comisión de Camaño, el jefe oficialista  advirtió al sostener que no iban a ser “cómplices de los complots sin fundamentos, no vamos a ser cómplices de los que se asustan cuando los llama un funcionario y no se asustan cuando los llama un empresario”.
La sala del Anexo donde se reunió la comisión quedó pequeña al momento de comenzar. Carrió, haciendo gala de su histrionismo, sorprendió primero pidiendo que le tomen juramento de decir verdad, pedido que rechazó por Camaño por inútil ya que sólo se haría en caso de ser una comisión investigadora. La chaqueña luego leyó su declaración. Nada aportó a la supuesta violación de los privilegios de la Cámara Baja. Se limitó a ventilar algunos detalles de la interna radical, desnudando que el alfonsinismo estaba dispuesto a votar, al menos en general, el presupuesto del FPV. Finalizó sin esperar repreguntas, acomodó su chalina del cuello y se esfumó por los pasillos.
Luego llegó el turno de Hotton, quien autorizó la lectura de su declaración testimonial ante la justicia. De ella surgió la primera y principal contradicción. No sólo reveló que no había sido “tentada”, sino que reconoció que ella llamó a la supuesta diputada que la había presionado. Es más, en ese texto decía que era la oficialista Patricia Fadel, quien a su turno dijo que Hotton le había enviado dos mensajes de texto a su celular antes de llamarla y que, obviamente, hablaron del Presupuesto. La cobista reconoció también que fue “invitada” por los lilitos Juan Carlos Morán y Patricia Bullrich, para que denuncie lo sucedido mientras Morán hacía uso de la palabra.
Si el testimonio de la cobista Hotton resultó frágil, el de la radical santacruceña Elsa Álvarez fue peor. Aseguró que “no existió ofrecimiento de dinero ni de ninguna otra índole”, y que sólo se sintió “perturbada” por las llamadas que recibió. Ante la fragilidad de los testimonios, entre los diputados opositores del GEN, Proyecto Sur y el socialismo ganaba terreno la idea de archivar estas tres cuestiones de privilegio. Hasta ese momento, el FPV se inclinaba, junto con la UCR, por archivar sólo el de Carrió, y dejar en un impas los de Hotton y Álvarez hasta tanto se resuelva la denuncia judicial. Margarita Stolbizer convenció al FPV sobre lo inútil que era la espera, porque los dichos de ambas diputadas daban cuenta de “situaciones emocionales” que no ponían en riesgo su condición de legisladoras ni sus fueros parlamentarios.
Este acuerdo puso en riesgo la intención de Camaño, quien pretendía mantener la polémica una semana más. Incluso buscó levantar la reunión a pesar de la insistencia de este grupo legislativo que ya habían juntado 19 firmas para el dictamen de archivo, entre los que se encontraba Kunkel, quien se quejaba airadamente por la actitud de la legisladora. Camaño, en tanto, dudaba entre irse o quedarse, miraba a los diputados de la Coalición Cívica como para que le dieran una razón para abandonar la sala. Decidió quedarse cuando Kunkel le recordó que su marido, el gastronómico Luis Barrionuevo, había “prometido falsamente que iba a dejar de robar por dos años y después siguió robando”. Cuando terminó la frase, la bonaerense ya estaba a su lado y le propinó una trompada con su mano derecha. Kunkel no reaccionó: sólo la aplaudió mientras sonreía. Camaño se retiró, pero no a su despacho, antes habló para la TV donde justificó su actitud: “Estoy cansada que me digan que soy la mujer de alguien.”

Tiempo Argentino

 

18/11/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

Gob. de la Ciudad de Buenos Aires (PRO), y los seguirán votando??


EL GRUPO DE DESALOJO DE INDIGENTES NO LOGRO CONMOVER A LA LEGISLATURA

Una patota que goza de buena salud

Una sesión especial había sido convocada para interpelar al ministro de Espacio Público por la cuestionada UCEP, que se dedica a desalojar violentamente a ocupantes de edificios o indigentes. Faltó el PRO, pero también miembros de la oposición.

Por Gustavo Veiga

El bloque mayoritario del PRO en la Legislatura porteña y un grupo de diputados de la oposición le hicieron un guiño ayer a la Unidad de Control de Espacio Público (UCEP) para que continúe con sus operativos contra personas en situación de calle, como informó Página/12 en su edición del 8 de marzo. Una sesión especial del cuerpo que había sido convocada para interpelar al ministro de Ambiente y Espacio Público, Juan Pablo Piccardo, fracasó por falta de quórum -sólo se hicieron presentes 25 legisladores cuando eran necesarios 31- y ahora el tema pasará a la Comisión de Asuntos Constitucionales para su tratamiento. De ese modo, el máximo responsable de la UCEP se evitó el trámite de dar explicaciones sobre lo inexplicable. Sí, en cambio, un grupo de diputados liderados por Liliana Parada, del bloque de Igualdad Social, anunció en conferencia de prensa que intentará derogar, mediante la votación de una ley, el decreto 1232/08 que le dio vida a la patota de los desalojos compulsivos tanto en las plazas como en los edificios.

Apenas pasadas las 3 de la tarde, el vicepresidente 1 de la Legislatura, Diego Santilli, le otorgó la palabra a Parada. La diputada pidió media hora más para convocar al recinto. Y también insistió en que se tocara el timbre. La prórroga no surtió efecto. Sólo 25 de los 60 diputados que tiene la Legislatura bajaron a sesionar. La sala estaba semivacía, un grupo de colaboradores flanqueaba a Santilli en el hemiciclo desde donde levantaría la sesión media hora después, mientras que en las gradas, Marcelo Ramal, del Partido Obrero (entremezclado con algunos periodistas), acompañaba el pedido de citación al ministro. Cuando el vicepresidente de la Legislatura pidió que se determinara si había quórum con los diputados en sus bancas, la cuenta llegó apenas a aquellos 25.

En la conferencia de prensa posterior, Patricia Walsh, de Nueva Izquierda, denunció las inasistencias de sus colegas Inés Urdapilleta, Silvina Pedreira, Juan Manuel Olmos, Ivana Centanaro y Christian Asinelli del Frente para la Victoria (este último se encuentra en Estados Unidos), Teresa de Anchorena de la Coalición Cívica, Marcelo Meis de Recrear y Fernando Cantero de Autonomía con Igualdad, descontando que los 26 del PRO se negarían a tratar el pedido de interpelación a Piccardo.

En efecto, así ocurrió. Ningún diputado oficialista se hizo presente, aunque una versión que circuló en el recinto da por sentado que el ministro es resistido también por ciertos legisladores del PRO. En el encuentro con los medios al que asistieron Parada y Walsh, además de Aníbal Ibarra, Martín Hourest, Enrique Olivera, Eduardo Epszteyn y Diana Maffía, se dieron algunos detalles sobre los recursos con que cuenta la UCEP. Su presupuesto anual asciende a 1.083.000 pesos sin contar los salarios de sus 29 integrantes. El grupo tiene su centro operativo en el edificio Del Plata, en la calle Carlos Pellegrini, 5 piso.

Desde allí, la unidad creada por un decreto de Mauricio Macri sale a la caza de indigentes que ocupan el espacio público. Buenos Aires, por las noches, se asemeja así al Tucumán de Domingo Bussi, el militar que en julio de 1977 hizo algo parecido con los linyeras de esa provincia: los expulsó al desierto de Catamarca.

Página 12

26/03/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario