America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Frente Agrario de Octubres: La Mesa de Enlace y su síndrome de negación a la realidad


Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Parece ser que en estas cuestiones de “no querer ver”; los dirigentes de la Mesa de Enlace han hecho de este refrán su  lema de campaña; con un sector agrícola que desborda crecimiento, rindes  productivos y económicos altísimos, y  el apoyo contundente de las herramientas de promoción y comercialización diseñadas por el Gobierno Nacional; este grupo de dirigentes ruralistas comprometidos con el sindrome de negación a la realidad que padece la oposición –coincidiendo en un todo con la raíz oligárquica de estos terratenientes- ,  decide arbitrariamente y contra los intereses de sus propios asociados un cese de comercialización que, más que una medida de fuerza  se evidencia como un acto de desesperación ante una realidad política que los anula, los deja sin discursos; los sepulta bajo el peso de la verdad.

Desde el Movimiento Agrario Nacional y Popular (MANyP) consideramos que es tan peligroso el que hace el mal como quien se sienta a mirarlo, por eso manifestamos nuestro repudio a esta parodia de dirigencia y a las medidas que en detrimento de todos los productores rurales de nuestro país utilizan como métodos de campaña. Porque es evidente la conducta politiquera de la Mesa de Enlace, no ven el crecimiento pero cuentan los millones que ganan en sus campos. No ven la explotación inhumana de los peones rurales porque  es un viejo método que la oligarquía y el sindicalismo traidor llevan en la sangre; no ven ni escuchan al país que se despierta  porque el Proyecto Nacional y Popular es para ellos la peor pesadilla.

Victor Turquet, Regional Sur

Sandra De Petris, Regional Norte

(Agencia Paco Urondo)

19/01/2011 Posted by | Agricultura yGanadería, General, Politica Latinoamerica, Reflexiones | , , , | Deja un comentario

Cristina y Néstor, aflojen con NO querer que llueva…


Por : Miguel Longarini

“En la Argentina, para la campaña 2008/2009 se sembraron 17.000.000 hectáreas de soja. El promedio de rendimiento del último quinquenio en nuestro país fue de 2,85 toneladas por hectárea. Sin problemas climáticos, la producción argentina de soja hubiera sido de 49.000.000 de toneladas. Sin embargo, nuestro país sufrió en este ciclo agrícola la peor sequía de los últimos 50 años” (*)

Escuché al pasar…-El matrimonio K (como dicen los patrio-teros del anti-pueblo) deben haber hecho algún gualicho para que los pobres ruralistas se fundan del todo; seguramente han armado un complot con los comunistas Chávez, Correa y el indio Evo (que de preparados pa’ la mala suerte sabe por indio) decía una señora comprando bizcochos para el mate, y haciendo gestos como que nos tiraba papel picado o yuyos malos.

Los profesionales de miedos y los agro- toxicidas, han sembrado tanto y no solo soja, sino descreimiento, desesperanza, mala fe, que aunque se hayan secados todos los espejos de aguas y ahora en vez de nubes de vapor, surgen nubes de polvo y sal, debido a la peor sequía en años, insisten en hacer ver que su corazón de bolsillo ya no resiste ninguna la extracción de ninguna propina a negro con hambre o niño que se resiste a ser explotado. Para eso está el gobierno que maneja la Caja que hace clink y todo…

Hay que decir que son patrones que protestan que no es lo mismo que obreros que hacen paro. Los des-informadores saben que se debe escribir de este modo y no mencionarlos como pobrecitos peleando por un cacho más de pan… Lo que hacen estos señores del sector ruralista se llama Loock-out patronal, porque reitero son patrones y los peones están trabajando en sus tareas habituales. También es de buen argentino, informar que desabastecer los centros de distribución de alimentos y contribuir a producir inflación, perjudicando a los sectores pobres, no está permitido aunque nadie se los haga notar.

El tema es que estamos ante la celebrada tormenta de Santa Rosa que llega y parece que con lluvias. Mi experiencia me indica que suele caer mucha agua y acompañada de fuertes vientos, lo que me pone expectante de saber cuántos milímetros caerán y lo fundamental: Sí “el matrimonio” permitirá, primero que sea abundante y luego si dejarán que penetre en el suelo o algún negro peronista se la afanará…

(*) http://www.agrositio.com/vertext/vertext.asp?id=98976&se=1000

30/08/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , | 2 comentarios

EMERGENCIA AGROPECUARIA DECRETO 1128


EMERGENCIA AGROPECUARIA

 Decreto 1128/2009

 Obsérvase y Promúlgase la Ley Nº 26.511.

 Bs. As., 24/8/2009

 VISTO el Proyecto de Ley registrado bajo el Nº 26.511, sancionado por el HONORABLE CONGRESO DE LA NACION el 20 de agosto de 2009, y

CONSIDERANDO:

Que por el citado Proyecto de Ley se declara zona de desastre agropecuario por sequía, por el plazo de CIENTO OCHENTA (180) días, prorrogable por el PODER EJECUTIVO NACIONAL, al área integrada por los distritos de Adolfo Alsina, Bahía Blanca, Benito Juárez, Coronel Dorrego, Coronel Pringles, Coronel Rosales, Coronel Suárez, Daireaux, General Lamadrid, Gonzales Chaves, Guaminí, Laprida, Monte Hermoso, Patagones, Pellegrini, Puán, Saavedra, Salliqueló, Tornquist, Tres Arroyos, Tres Lomas y Villarino de la Provincia de Buenos Aires.

Que, asimismo, declara zona de emergencia agropecuaria por sequía por el plazo de CIENTO OCHENTA (180) días, prorrogable por el PODER EJECUTIVO NACIONAL, al área integrada por los distritos de Rivadavia, Trenque Lauquen, Pehuajó, Hipólito Yrigoyen, Carlos Casares, Carlos Tejedor, Bolívar, Alvear, Tapalqué, Olavarría, Azul, Tandil, Lobería, San Cayetano y Necochea de la referida Provincia.

Que el artículo 4º del Proyecto de Ley dispone que la producción agropecuaria originada en los distritos mencionados en el primer considerando quede exenta de la aplicación de derechos de exportación mientras dure la declaración de desastre; y para la producción agropecuaria de los distritos mencionados en el segundo considerando la exención alcance al CINCUENTA POR CIENTO (50%) de las alícuotas vigentes por derechos de exportación mientras dure la declaración de emergencia.

Que el citado artículo no dispone ningún beneficio, ya que la producción agropecuaria no está gravada con derechos de exportación, siendo una actividad que no está gravada con el tributo. Los derechos de exportación recaen sobre la exportación de mercaderías aplicándose cuando se produce el traslado físico de ellas, cuando las mismas cruzan  la frontera con destino a otro país.

Que por manifestaciones de los Diputados, se conoce que el acuerdo parlamentario entre los diversos bloques fue,  en todo caso, excluir de las declaraciones de emergencia aprobadas toda referencia a fondos específicos o determinaciones de asignaciones presupuestarias y/o beneficios impositivos que no se hallen en plena coherencia con el contenido del proyecto de ley de Prevención y Mitigación de Emergencias y Desastres Agropecuarios.

Que conforme marcan distintas fuentes, el referido artículo fue agregado por error.

Que ese error incurrido en el ámbito parlamentario, que tuvo repercusión en distintos medios, no puede utilizarse mezquinamente para sacar ventajas personales o partidarias. Sacar ventaja de errores ajenos puede ser una expresión de “picardía política”, pero intentar movilizar a los productores en defensa de un artículo de una ley que claramente contradice los acuerdos parlamentarios que dieron marco a su aprobación es un acto de “bajeza política” y “mala fe parlamentaria”.

Que mucho menos puede aprovecharse ese error para llevar a cabo maniobras elusivas. En tal sentido no parece oportuna la expresión reciente del Señor Néstor ROULET (Vicepresidente de CRA), quien dijo “Si les bajan las retenciones a los distritos de la Provincia (de Buenos Aires), vendemos todo por ahí y listo” (Página 12, 22 de agosto de 2009).

Que, por otra parte, deviene irrazonable la exención concedida en el artículo 4º a los distritos incluidos en las declaraciones por sequía dispuestas por la norma sancionada, ya que la capacidad de exportación de materias primas agropecuarias se vería limitada como consecuencia de las inclemencias climáticas que la propia norma consigna. Si hubo sequía o desastre que afecta la producción, no resulta posible que existan excedentes de producción para su exportación.

Que asimismo, si la finalidad que se tuvo en vista fue la de beneficiar a los productores al momento de comercializar su producción, la norma deviene impropia, ya que la medida tal como ha sido dada beneficiaría, casi exclusivamente, a los exportadores que actualmente dispondrían del producto.

Que además la ley entraría en vigencia a partir de la promulgación de la misma y por el plazo de CIENTO OCHENTA (180) días, de modo que no se estaría asistiendo a productores que han sufrido las consecuencias de la sequía, sino que se estaría otorgando un beneficio para la próxima comercialización de la cosecha, sin que exista un mecanismo idóneo para identificar a qué productores se refiere.

Que, en el mismo sentido, resulta imposible discriminar en las plantas de acopio, puertos y plantas industriales, el efectivo origen de la producción. Se podría dar el caso de que la producción fuera destinada por el comprador al mercado interno (razón por la cual éste no le reconocería al productor la rebaja del nivel de retenciones) y que se utilice la documentación respaldatoria de esa compra para exportar granos de otro origen haciendo difícil detectar la maniobra.

Que podría generarse así una maniobra elusiva por parte de productores agropecuarios que produciendo materias primas en otros distritos, declaren que la producción proviene de la zona que gozaría de la exención, como sugieren descaradamente las declaraciones citadas.

Que, en síntesis, a las cuestiones fácticas de orden parlamentario se le agregan las inconsistencias e incongruencias de la norma con la propia noción de desastre o emergencia agropecuaria, amén de la imposibilidad operativa y el fuerte riesgo que plantea su posible utilización con fines de evasión fiscal, lo que aconseja la observación.

Que, en consecuencia, resulta conveniente observar el artículo 4º del Proyecto de Ley registrado bajo el Nº 26.511.

Que, asimismo, por su naturaleza las contribuciones a la seguridad social no pueden ser incluidas en normas de este tipo. En ese orden, deben observarse las menciones a las contribuciones a la seguridad social en los incisos 1 y 2 del artículo 3º del Proyecto de Ley registrado bajo el Nº 26.511.

Que el Proyecto de Ley registrado bajo el Nº 26.509 que crea el Sistema Nacional para la Prevención y Mitigación de Emergencias y Desastres Agropecuarios prevé en su artículo 34 la derogación de la Ley Nº 22.913 cuya aplicación adicional se contempla en el artículo 9º, correspondiendo observar dicha previsión.

Que la medida que se propone no altera el espíritu ni la unidad del Proyecto de Ley sancionado por el HONORABLE CONGRESO DE LA NACION.

Que el presente se dicta en uso de las facultades conferidas al PODER EJECUTIVO NACIONAL por el Artículo 80 de la CONSTITUCION NACIONAL.

Por ello,

LA PRESIDENTA DE LA NACION ARGENTINA EN ACUERDO GENERAL DE MINISTROS

 

DECRETA:

 

Artículo 1º — Obsérvanse las frases “y/o contribuciones a la seguridad social” e “y/o contribuciones” contenidas en los incisos 1 y 2 del artículo 3º del Proyecto de Ley registrado bajo el Nº 26.511.

Art. 2º — Obsérvase el artículo 4º del Proyecto de Ley registrado bajo el Nº 26.511.

Art. 3º — Obsérvase en el artículo 9º del Proyecto de Ley registrado bajo el Nº 26.511, la frase “, y se aplicarán adicionalmente a aquellas previstas en la Ley 22.913”.

Art. 4º — Con las salvedades establecidas en los artículos precedentes, cúmplase, promúlgase y téngase por Ley de la Nación el Proyecto de Ley registrado bajo el Nº 26.511.

Art. 5º — Dése cuenta a la Comisión Bicameral Permanente del HONORABLE CONGRESO DE LA NACION.

Art. 6º — Comuníquese, publíquese, dése a la DIRECCION NACIONAL DEL REGISTRO OFICIAL y archívese.

 — FERNANDEZ DE KIRCHNER.

— Julio C. Alak. — Amado Boudou. — Alicia M. Kirchner. — Carlos A. Tomada. — Alberto E. Sileoni. — José L. S. Barañao. — Débora Giorgi. — Aníbal F. Randazzo. — Nilda C. Garré. — Julio M. De Vido.

25/08/2009 Posted by | General | , , , , , , | 1 comentario

Argentina – “Buzzi está buscando lavarse la cara”


EL TITULAR DE FEDERACION AGRARIA PARTICIPO DE UN ENCUENTRO DE PEQUEÑOS PRODUCTORES Y RECIBIO DURAS CRITICAS

buzzi.e

El referente de la Mesa de Enlace sojera se sumó a una Jornada de reflexión sobre el uso y tenencia de la tierra. Allí, otros de los participantes lo acusaron de ocuparse sólo de la Pampa Húmeda y dijeron que se “biolcatizó”.

Por Sebastián Premici

El presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, se sacó el traje de integrante de la Mesa de Enlace para inaugurar las “Jornadas de reflexión sobre el uso y tenencia de la tierra”, un evento realizado en el Hotel Bauen con la presencia de campesinos de diferentes partes del país. El dirigente rural dijo que “hay vida después de las retenciones” y que si en el último año y medio no pudo hablar sobre los campesinos del norte y sus problemas con la tierra, se debió “a que el conflicto de 2008 estuvo centrado en la lucha por los derechos de exportación”. Diferentes chacareros del interior del país que trabajan no más de dos hectáreas y familias que viven en campos desde hace más de 20 años pero que ahora pueden ser desalojados señalaron a Página/12 que “Buzzi está buscando lavarse la cara con nosotros”. Por otro lado, el titular de la FAA pidió que la ley de Arrendamiento que quiere tratar el oficialismo en Diputados no sea para “dividir”. Sin embargo, los directores más críticos de Buzzi y dirigentes de base aseguran, en la intimidad, que una ley de estas características “sí o sí tiene que dividir las aguas” dentro de la Mesa de Enlace.

Eduardo Buzzi había reconocido hace dos meses en una reunión realizada en Villa María que desde que estalló el conflicto agropecuario, la Federación Agraria se había ocupado de los medianos productores que estaban sentados sobre un patrimonio de un millón de dólares. Ese mea culpa estuvo acompañado de una promesa para volver a las bases y retomar el tema de la tenencia de la tierra. Muchos de los campesinos que participaron de las jornadas reconocieron a este diario vivir una realidad muy diferente a la representada por la entidad en el último tiempo.

“Cuando se habla de los pequeños productores, se hace mención a los chacareros de la Pampa Húmeda. En Jujuy, por ejemplo, los desalojos están a la orden del día, con los desmontes para plantar soja. Y ahí está la Sociedad Rural que nos expulsa. De alguna manera, Buzzi fue cómplice de esta situación, por eso hay como dos Federaciones Agrarias, una oficial y otra que intenta criticar”, afirmó a Página/12 el jujeño Eduardo Tejerina, de la asociación Madres de la Tierra, que está asociada a la FAA.

Analía Adelma Vicente, una productora de tomates también de Jujuy, señaló a este diario que en El Lovatón, San Pedro, una helada destruyó su cosecha y que nadie habla de “esa emergencia agropecuaria”. “Yo escucho que hablan de cientos de hectáreas de soja, miles de litros de leche. Nosotros manejamos dos hectáreas”, comentó la campesina a este diario, quien forma parte de la Asociación de Trabajadores Campesinos de Jujuy, presente en catorce localidades.

El último panel de ayer estaba destinado a narrar experiencias concretas sobre conflictos relacionados con la tenencia de la tierra. “Sería bueno que Buzzi y los vicepresidentes –Ulises Forte y Pedro Orsolini– estuvieran acá, pero bue…”, disparó Reymundo Luna, un ex Mocase que ahora milita en la Federación Agraria, en Santiago del Estero, en la zona de Agua Amarga. “En la mayoría de las provincias hay problemas con la tierra. En zonas cercanas a Tucumán se está sembrando soja y trigo, prácticamente lo mismo que en Córdoba, aunque con menos rindes. La mayoría de los directores de la FAA son gringos de la Pampa Húmeda y Buzzi se ha biolcatizado”, ironizó Luna a este diario.

De hecho, los próximos vicepresidentes que acompañarán a Buzzi en las elecciones internas de septiembre son de Santa Fe –Omar Barchetta– y la provincia de Buenos Aires –Julio Curraz–, cuando los actuales vicepresidentes –Forte y Orsolini– son de La Pampa y el Chaco.

El problema de la tierra atraviesa diferentes situaciones, desde los pooles de siembra y los contratos de un año hasta pueblos aborígenes que se dedican a la agricultura para subsistir, pero que ahora pueden ser desalojados producto de la extensión de la frontera agropecuaria.

Tal es el caso de Julio Cardozo, de Salta, que ocupa 700 hectáreas para pastar ganado junto a su familia desde hace más de tres generaciones, que ahora quiere ser desalojado por quien compró 15.000 hectáreas, pero con su familia dentro, una situación que se repite en muchos lugares. El empresario que vio interés en esas tierras fue Jean Franco Macri, hermano de Mauricio, quien ya los intimó judicialmente. Lo que reclama la familia de Cardozo es el derecho de posesión, por estar viviendo ahí desde hace más de 20 años. “Queremos vivir tranquilos”, remarcó este campesino a Página/12.

Página/12

20/08/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

10 Mandamientos de la Sociedad Rural


Argentina: Los diez mandamientos de la Sociedad Rural

Por Mario Rapoport *

El país está viviendo desde hace largo tiempo un conflicto agropecuario que lo tiene en vilo. Muchos han analizado sus ejes centrales: los motivos que lo causaron; la responsabilidad de los distintos actores; los costos del conflicto; sus repercusiones en la coyuntura política y económica nacional; su incidencia en medio de la crisis económica mundial. Pero pocos se han detenido a examinar el sustrato ideológico que subyace a las manifestaciones o discursos públicos de las instituciones agropecuarias y sus antecedentes históricos. Una comparación, por ejemplo, de las posiciones presentes y pasadas de la Sociedad Rural Argentina, la entidad madre de esas instituciones y su principal referente, permite aclarar si se trata de respuestas a determinadas políticas en defensa de intereses del sector o si caracteriza también un modelo de país. De allí podríamos extraer, comparando, una especie de decálogo o diez mandamientos que fundamentan, sin agotar ni por lejos todo lo dicho, el modelo de referencia. Las épocas son distintas, las opiniones similares. Veámoslos uno por uno.

1 Sobre la noción de patria. Ya desde los comienzos de su vida pública, el lema de la SRA, “cultivar el suelo es servir a la patria”, constituye toda una definición: la noción de patria se confunde con el sector agropecuario y sus labores. “Ese [era un] llamado a los sentimientos nacionalistas” confiesa la institución en sus Anales del 1 de enero de 1927. El mismo que ahora las actuales autoridades, partidarias de la más absoluta libertad de comercio, utilizan; como Hugo Biolcati, su presidente, en la reciente inauguración de la exposición rural de este año: “Cuando el campo dice patria piensa con nostalgia en aquel magnífico granero del mundo”. Ya en 1876, en momentos en que se discutía una nueva Ley de Aduanas, el ministro Norberto de la Riestra, librecambista y defensor de los intereses agropecuarios, empleaba el término “desierto” en el mismo sentido que Biolcati utiliza el de “granero del mundo”. Decía que para “ser ricos y hacer frente a la inmensa importación de Europa […], porque sus fábricas producen tanto cuanto necesita el mundo entero, nosotros tenemos nuestro desierto”. A lo que el diputado Vicente Fidel López le respondía: “Pero nuestro desierto se agota tanto más cuanto que está habitado por gente que no trabaja, y yo le diré al señor ministro por qué es que no trabaja; es porque cuando se tiene una extensión de veinte leguas que da una excelente renta, al capitalista se la da a condición de tener la tierra y el país despoblado; así, pues, nosotros necesitamos poblar la tierra, […] acabar paulatinamente con el desierto. ¿Y sobre qué vamos a trabajar? Sobre nuestras materias primas precisamente. Es preciso tener materia prima, señor presidente, no para mandarla a Europa y sacar dinero por ella, porque ese dinero se va irremediablemente en los consumos. Es preciso tener materia prima para elaborarla […] por el inmenso valor que tiene la materia manufacturada […] contra la debilidad de la materia prima”. Desierto o granero del mundo, De la Riestra o Biolcati, estos principios desgranan el hilo argumental de un viejo y repetido discurso. Al menos, así surge de las Memorias de la entidad rural o, más directamente, de las expresiones de sus principales representantes o defensores. Por ejemplo, entre otros muchos, en la Memoria de 1970 se sostenía también que “la grandeza de la nación se construyó en torno a la producción agropecuaria”.

2 La defensa de la propiedad privada. Un principio esencial es “El respeto por la propiedad privada [que] constituye el punto de partida de toda política agropecuaria racional”, dice la Memoria de 1972.

3 Las relaciones con el Estado. En la Memoria de 1977, en plena dictadura militar, la SRA se pronuncia sobre este tema en los siguientes términos: “El programa económico determina que la función del Estado en la economía nacional se basa en el principio de subsidiaridad, que la empresa privada es el verdadero motor que impulsa todo el proceso económico y que el Estado no debe ejercer su actividad en este campo más que en forma complementaria y subsidiaria del individuo y de las organizaciones sociales intermedias”.

4 La cuestión de los impuestos. La Memoria de 1964 califica como “injusto” e “inconveniente” que se grave al campo, “fuente básica de la riqueza sobre la que se estructura la vida económica de la nación”. Ya en 1961, sobre las retenciones establecidas entonces, la Memoria de la SRA opinaba que “son la demostración evidente de un tratamiento discriminatorio que vulnera las disposiciones acerca de la igualdad de las cargas publicas contenidas en la Constitución”. El presidente de la SRA en 2002, Enrique Crotto, denunciaba, a su vez, en la exposición rural de ese año, que la Argentina es el único país del mundo “que impone tributos a los que ingresan divisas”. Hugo Biolcati, en un discurso ante el cuerpo diplomático el 24 de junio de 2009, sostiene aún más enfáticamente que el gobierno argentino “viene confiscando la renta agropecuaria desde hace al menos seis años a través de las retenciones.”

5 Los precios de los productos. “Nuestra única demanda es que se reconozca el valor íntegro de nuestros productos”, declara la Memoria de 1971. En la mencionada alocución del presidente de la SRA del mes de junio, llega a afirmarse: “Los precios son una señal fundamental para los productores, ya que pueden determinar qué se produce, dónde y en qué cantidad. Los productores necesitamos que los gobiernos permitan a las fuerzas del mercado actuar libremente […]”

6 La opinión sobre la industria. En noviembre de 1927, el entonces presidente de la SRA, Luis Duhau, en un discurso en la Cámara de Comercio Argentino-Británica, criticaba a los propulsores de la industrialización y del desarrollo del mercado interno: “[…] menos mal que la República Argentina importa tejidos e hierros. Peor es el caso de vuestro país (Gran Bretaña), que compra en el exterior sus alimentos y materias primas. Vuestra dependencia es mayor que la nuestra, pues no podríais prescindir fácilmente de la carne y el pan. Nosotros, felizmente, podemos llevar el mismo traje tres o cuatro estaciones y tal vez darlo vuelta”. En la Memoria de 1962 se enfatiza: “La industrialización no se realizó con el campo sino a costa del campo”.

7 Los vínculos con los trabajadores. En 1944 la SRA se pronunció sobre el Estatuto del Peón Rural de manera tajante: “Este Estatuto no hará más que sembrar el germen del desorden social al inculcar en la gente de limitada cultura aspiraciones ilimitadas […] pretende colocar al jornalero sobre el mismo patrón en comodidades y remuneraciones”. La Memoria de 1970 afirma: “El trabajador es acreedor a un salario digno pero nos oponemos a cualquier régimen que implique participación y cogestión”.

8 La inserción internacional del país. En el ya citado artículo de los Anales de la SRA de enero de 1927 se sostiene: “Para un país como el nuestro, en plena era agrícola-granadera, que debe buscar en el extranjero los productos manufacturados que no puede producir, debe elegirlos entre aquellos que son consumidores de nuestra producción”[…] “A Inglaterra, que absorbe la mayoría de nuestros productos, debemos considerarla […] como una prolongación de nuestras fronteras y preocuparnos de su prosperidad industrial como si fuera propia”.

9 La postura acerca de la democracia. La Memoria de 1981 dice: “Cuando por aplicación de los mecanismos constitucionales […] se llega a situaciones que ponen en peligro la existencia misma de la nación, es evidente que estos mecanismos son endebles”. Así se justifica el golpe de Estado de 1976, que “puso fin a una democracia débil, falsa, inauténtica, ineficiente”. En la Memoria de 1983 el tono es más solapado: “El respaldo de la Constitución no se reduce a la elección de sus gobernantes sino al respeto de todas sus normas, el próximo gobierno debe restaurar el orden”.

10 El ideario económico. En 1927 Luis Duhau considera que “[…] debemos en el presente hacer más intenso el intercambio comercial entre Gran Bretaña y la República Argentina. Sigamos […] a los economistas clásicos que nos enseñaron que cuanto mayor es el intercambio tanto más considerables son las ventajas que derivan de los países que lo realizan”. En la Memoria de 1976 se expresa: “Lo que llena de asombro no es que durante 30 años hayamos errado el rumbo sino que ciertos grupos sigan insistiendo que los alimentos deben ser baratos, sin querer advertir que ello significa bajos salarios y una pobreza generalizada”.

Estos 10 mandamientos no bajaron del Monte Sinaí, fueron hallados seguramente en un viejo pergamino que rodaba, desde 1866 (año de la fundación de la SRA), por las llanuras interminables de la Pampa Húmeda.

* Economista e historiador.

Página 12

09/08/2009 Posted by | General | , , , , , , | Deja un comentario

Argentina: Los diez mandamientos de la Sociedad Rural


Por Mario Rapoport *

El país está viviendo desde hace largo tiempo un conflicto agropecuario que lo tiene en vilo. Muchos han analizado sus ejes centrales: los motivos que lo causaron; la responsabilidad de los distintos actores; los costos del conflicto; sus repercusiones en la coyuntura política y económica nacional; su incidencia en medio de la crisis económica mundial. Pero pocos se han detenido a examinar el sustrato ideológico que subyace a las manifestaciones o discursos públicos de las instituciones agropecuarias y sus antecedentes históricos. Una comparación, por ejemplo, de las posiciones presentes y pasadas de la Sociedad Rural Argentina, la entidad madre de esas instituciones y su principal referente, permite aclarar si se trata de respuestas a determinadas políticas en defensa de intereses del sector o si caracteriza también un modelo de país. De allí podríamos extraer, comparando, una especie de decálogo o diez mandamientos que fundamentan, sin agotar ni por lejos todo lo dicho, el modelo de referencia. Las épocas son distintas, las opiniones similares. Veámoslos uno por uno.

1 Sobre la noción de patria. Ya desde los comienzos de su vida pública, el lema de la SRA, “cultivar el suelo es servir a la patria”, constituye toda una definición: la noción de patria se confunde con el sector agropecuario y sus labores. “Ese [era un] llamado a los sentimientos nacionalistas” confiesa la institución en sus Anales del 1 de enero de 1927. El mismo que ahora las actuales autoridades, partidarias de la más absoluta libertad de comercio, utilizan; como Hugo Biolcati, su presidente, en la reciente inauguración de la exposición rural de este año: “Cuando el campo dice patria piensa con nostalgia en aquel magnífico granero del mundo”. Ya en 1876, en momentos en que se discutía una nueva Ley de Aduanas, el ministro Norberto de la Riestra, librecambista y defensor de los intereses agropecuarios, empleaba el término “desierto” en el mismo sentido que Biolcati utiliza el de “granero del mundo”. Decía que para “ser ricos y hacer frente a la inmensa importación de Europa […], porque sus fábricas producen tanto cuanto necesita el mundo entero, nosotros tenemos nuestro desierto”. A lo que el diputado Vicente Fidel López le respondía: “Pero nuestro desierto se agota tanto más cuanto que está habitado por gente que no trabaja, y yo le diré al señor ministro por qué es que no trabaja; es porque cuando se tiene una extensión de veinte leguas que da una excelente renta, al capitalista se la da a condición de tener la tierra y el país despoblado; así, pues, nosotros necesitamos poblar la tierra, […] acabar paulatinamente con el desierto. ¿Y sobre qué vamos a trabajar? Sobre nuestras materias primas precisamente. Es preciso tener materia prima, señor presidente, no para mandarla a Europa y sacar dinero por ella, porque ese dinero se va irremediablemente en los consumos. Es preciso tener materia prima para elaborarla […] por el inmenso valor que tiene la materia manufacturada […] contra la debilidad de la materia prima”. Desierto o granero del mundo, De la Riestra o Biolcati, estos principios desgranan el hilo argumental de un viejo y repetido discurso. Al menos, así surge de las Memorias de la entidad rural o, más directamente, de las expresiones de sus principales representantes o defensores. Por ejemplo, entre otros muchos, en la Memoria de 1970 se sostenía también que “la grandeza de la nación se construyó en torno a la producción agropecuaria”.

2 La defensa de la propiedad privada. Un principio esencial es “El respeto por la propiedad privada [que] constituye el punto de partida de toda política agropecuaria racional”, dice la Memoria de 1972.

3 Las relaciones con el Estado. En la Memoria de 1977, en plena dictadura militar, la SRA se pronuncia sobre este tema en los siguientes términos: “El programa económico determina que la función del Estado en la economía nacional se basa en el principio de subsidiaridad, que la empresa privada es el verdadero motor que impulsa todo el proceso económico y que el Estado no debe ejercer su actividad en este campo más que en forma complementaria y subsidiaria del individuo y de las organizaciones sociales intermedias”.

4 La cuestión de los impuestos. La Memoria de 1964 califica como “injusto” e “inconveniente” que se grave al campo, “fuente básica de la riqueza sobre la que se estructura la vida económica de la nación”. Ya en 1961, sobre las retenciones establecidas entonces, la Memoria de la SRA opinaba que “son la demostración evidente de un tratamiento discriminatorio que vulnera las disposiciones acerca de la igualdad de las cargas publicas contenidas en la Constitución”. El presidente de la SRA en 2002, Enrique Crotto, denunciaba, a su vez, en la exposición rural de ese año, que la Argentina es el único país del mundo “que impone tributos a los que ingresan divisas”. Hugo Biolcati, en un discurso ante el cuerpo diplomático el 24 de junio de 2009, sostiene aún más enfáticamente que el gobierno argentino “viene confiscando la renta agropecuaria desde hace al menos seis años a través de las retenciones.”

5 Los precios de los productos. “Nuestra única demanda es que se reconozca el valor íntegro de nuestros productos”, declara la Memoria de 1971. En la mencionada alocución del presidente de la SRA del mes de junio, llega a afirmarse: “Los precios son una señal fundamental para los productores, ya que pueden determinar qué se produce, dónde y en qué cantidad. Los productores necesitamos que los gobiernos permitan a las fuerzas del mercado actuar libremente […]”

6 La opinión sobre la industria. En noviembre de 1927, el entonces presidente de la SRA, Luis Duhau, en un discurso en la Cámara de Comercio Argentino-Británica, criticaba a los propulsores de la industrialización y del desarrollo del mercado interno: “[…] menos mal que la República Argentina importa tejidos e hierros. Peor es el caso de vuestro país (Gran Bretaña), que compra en el exterior sus alimentos y materias primas. Vuestra dependencia es mayor que la nuestra, pues no podríais prescindir fácilmente de la carne y el pan. Nosotros, felizmente, podemos llevar el mismo traje tres o cuatro estaciones y tal vez darlo vuelta”. En la Memoria de 1962 se enfatiza: “La industrialización no se realizó con el campo sino a costa del campo”.

7 Los vínculos con los trabajadores. En 1944 la SRA se pronunció sobre el Estatuto del Peón Rural de manera tajante: “Este Estatuto no hará más que sembrar el germen del desorden social al inculcar en la gente de limitada cultura aspiraciones ilimitadas […] pretende colocar al jornalero sobre el mismo patrón en comodidades y remuneraciones”. La Memoria de 1970 afirma: “El trabajador es acreedor a un salario digno pero nos oponemos a cualquier régimen que implique participación y cogestión”.

8 La inserción internacional del país. En el ya citado artículo de los Anales de la SRA de enero de 1927 se sostiene: “Para un país como el nuestro, en plena era agrícola-granadera, que debe buscar en el extranjero los productos manufacturados que no puede producir, debe elegirlos entre aquellos que son consumidores de nuestra producción”[…] “A Inglaterra, que absorbe la mayoría de nuestros productos, debemos considerarla […] como una prolongación de nuestras fronteras y preocuparnos de su prosperidad industrial como si fuera propia”.

9 La postura acerca de la democracia. La Memoria de 1981 dice: “Cuando por aplicación de los mecanismos constitucionales […] se llega a situaciones que ponen en peligro la existencia misma de la nación, es evidente que estos mecanismos son endebles”. Así se justifica el golpe de Estado de 1976, que “puso fin a una democracia débil, falsa, inauténtica, ineficiente”. En la Memoria de 1983 el tono es más solapado: “El respaldo de la Constitución no se reduce a la elección de sus gobernantes sino al respeto de todas sus normas, el próximo gobierno debe restaurar el orden”.

10 El ideario económico. En 1927 Luis Duhau considera que “[…] debemos en el presente hacer más intenso el intercambio comercial entre Gran Bretaña y la República Argentina. Sigamos […] a los economistas clásicos que nos enseñaron que cuanto mayor es el intercambio tanto más considerables son las ventajas que derivan de los países que lo realizan”. En la Memoria de 1976 se expresa: “Lo que llena de asombro no es que durante 30 años hayamos errado el rumbo sino que ciertos grupos sigan insistiendo que los alimentos deben ser baratos, sin querer advertir que ello significa bajos salarios y una pobreza generalizada”.

Estos 10 mandamientos no bajaron del Monte Sinaí, fueron hallados seguramente en un viejo pergamino que rodaba, desde 1866 (año de la fundación de la SRA), por las llanuras interminables de la Pampa Húmeda.

* Economista e historiador.

Página 12

04/08/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , | 2 comentarios

Argentina: ¿Quién es dueño de estos votos?


01-08-2009

Ezequiel Meler

Rebelión

“En este siglo XXI se está consumando un pasaje entre dos gramáticas: concebíamos la política con metáforas asociadas al ajedrez, lo que traíamos del siglo XIX y estuvo presente en casi todo el XX. […] Hoy, el ajedrez -como metáfora- con toda su simbología medieval ha quedado atrás y lo que resulta apropiado es poder recurrir a otra gramática, a la metáfora del Go. Es un juego de pequeñas fichas, de muchas fichas de igual valor, donde se procura crear espacios propios, tratando de impedir que el rival cree su propio espacio. Cada una de las fichas es un “peón”, que asume sus verdaderas dimensiones, y gana fuerza en la medida en que va generando vínculos y cadenas que forman espacios.”

Toer y otros: “Los elementos convergentes en los gobiernos y fuerzas alternativas de América Latina: del Ajedrez al Go”

1. Llegó la invitación, y la respuesta del vandorismo agrario fue previsible. En el “primer acto de la era post kirchnerista“, como lo llamó Hugo Biolcatti, los dirigentes de las principales corporaciones hicieron gala de su habitual intransigencia.

El propio Biolcatti señaló:

“Vamos a exigir respuestas. No sabemos si quieren ganar tiempo. Pero la primera batalla a los Kirchner ya se la ganamos en la calle, después en el Congreso y ahora en las urnas.”

En tanto, Carlos Garetto se quejó de la tibieza opositora:

El Gobierno no se dio cuenta de que perdió las elecciones, pero la oposición tiene que darse cuenta de que las ganó.”

2. La novedad del acto rural, en todo caso, residió menos en las bravatas públicas a las que nos tienen acostumbrados desde hace dos años, como en sus destinatarios: las corporaciones ya no apuntan simplemente al oficialismo, sino que directamente han puesto en cuestión al entero sistema de partidos, incluyendo a la oposición, a la que juzgan en deuda por su “victoria” electoral.

Varios dirigentes de la oposición han tomado nota de ello. Para Eduardo Macaluse, del bloque Solidaridad e Igualdad, “es un delirio si piensan que la transición la tiene que conducir la Mesa de Enlace, están locos. Creo que primero deberían hacer una evaluación de su accionar, porque en un año y medio de conflicto, su estrategia no sirvió para solucionar los problemas de los pequeños y medianos productores. Y eso es su responsabilidad y no la del Gobierno […] Además, cobrarles a los productores es como instaurar un régimen de retenciones para hacer política”, agregó el legislador.

En tanto, el diputado nacional por el radicalismo santafesino, Pedro Morini sostuvo:

“Si las corporaciones quieren manejar la política, estamos en el horno. La Mesa de Enlace no puede imponerle a la oposición una agenda, como si fuese un partido político”.

En tanto, Felipe Solá señaló:

“Ayer tuvieron un tono de agresividad que no me parece que ayude. Transformaron lo que iba a ser una conferencia de prensa en una tribuna. Se equivocaron y lo saben.”

Inmediatamente, el diputado electo por Unión PRO, ex Secretario de Agricultura del menemismo, agregó:

“Nosotros no estamos dispuestos a conceder todo, no estamos dispuestos a hacer demagogia ni a pedir lo imposible sino que vamos a las prioridades.”

3. El dilema de los dirigentes opositores es claro: ante un gobierno en retirada, es preferible sostener la transición, avanzando sobre los espacios institucionales que pueden abrirse, que dinamitarla, a riesgo de volar junto con ella. Un gobierno emergente del caos estaría siempre condicionado por las estructuras reales de poder, y ningún presidenciable opositor quiere asumir ese costo.

Al mismo tiempo, el reclamo rural tiene, ciertamente, sus bases: para los referentes del sector, su contribución electoral fue decisiva en la exigua diferencia final que determinó la victoria de Francisco de Narváez en la crítica elección bonaerense. Un balance similar puede extraerse de las elecciones santafesinas.

Pero la exigencia de las patronales -que consta de la eliminación de las retenciones al maíz, al trigo y a la carne, así como de su drástica reducción en lo referente a la soja- resulta excesiva en términos de costo fiscal, como observó en su momento Claudio Lozano.

4. ¿Gobernantes o gerentes? La reaparición del bloque agrario a partir de la derrota del oficialismo en junio tiene, entonces, su lógica: quieren asegurar su continuidad en tanto factor de poder en la Argentina, y no están dispuestos a ceder un cheque en blanco a la oposición a menos que ésta se limite a ejecutar sus políticas. Para lograr dicho fin, no dudarán en actuar en primera persona en la política nacional, aunque sea cobrándose retenciones a sí mismos a tal efecto. Si alguna vez estuvo en juego una política sectorial o un mero conflicto tributario, como se encargaron de sostener muchos de sus voceros periodísticos, ahora queda cristalinamente claro que su objetivo es el Estado mismo, sus facultades y atribuciones. Es en el seno del Estado, parcialmente recuperado en este lustro de gobierno, que se librará la batalla política, no por un derecho de exportación o por las dificultades de un sector, sino por el futuro del control democrático de la política económica en su conjunto. Eso era, y sigue siendo, lo que está en juego.

01/08/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

NUestro Amo Juega al Esclavo


06/06/2009 Posted by | Arte, Politica Latinoamerica, Videos | , | Deja un comentario

Nacionalizaciones, “burguesía nacional” y crisis global


23/05/2009

La crisis financiera global y la caída del “muro de Wall Street” ponen de manifiesto el rol del Estado y su carácter de clase en el marco de modelos que apelan a similares herramientas económicas, pero con objetivos distintos. Se derrumbó el Consenso de Washington, pero la pregunta es: si el capitalismo logra estabilizar su crisis ¿cuánto tardará en reimplantarlo?


Por
Rodolfo Colángelo

Se dice que la crisis global, con sus secuelas de desocupación y quiebras de empresas ha destruido los paradigmas neoliberales y el Consenso de Washington, aunque en lo concreto los grupos de poder económico a escala mundial y las “burguesías nacionales” intentan reimplantar sus postulados, y como ejemplo basta mencionar el oxígeno otorgado al FMI por el G-20.

Es en este marco que se deben analizar las nacionalizaciones llevadas a cabo por los Estados y su carácter de clase y como se paran frente a ellas las “burguesías nacionales”.

Los gobiernos de los Estados Unidos y Europa salieron al salvataje de bancos, financieras y empresas industriales -en muchos casos nacionalizándolas- que merece el aplauso de los teóricos neoliberales –privatistas de la primera hora- y de esas burguesías latinoamericanas que rechazan la “injerencia” del Estado en la economía.

Sin embargo, la ola de nacionalizaciones implementadas por los gobiernos de Venezuela y Bolivia provoca el rechazo de esos sectores y acuden a los argumentos del neoliberalismo para condenar el “autoritarismo” de Hugo Chávez y Evo Morales.

¿Por qué para esos grupos es correcta la fuerte injerencia del Estado en Europa y los Estados Unidos y en cambio es un método propio de dictaduras lo que ocurre en Venezuela y Bolivia?

Porque el carácter del Estado y el destino económico de las nacionalizaciones es diametralmente opuesto.

En los Estados Unidos y Europa se trata de salvar a los grupos económicos que provocaron la catástrofe para que el sistema capitalista siga funcionando en base a una gigantesca reestructuración que conlleva la destrucción de millones de puestos de trabajo para bajar los costos.

Esto es, reciben billones de dólares por parte del Estado para mantenerse en pie, pero a la vez despiden a millones de trabajadores para mantener las ganancias y socializar las pérdidas, es decir, trasladando a toda la sociedad esas pérdidas, apropiándose de los ingresos de trabajadores y sectores de la clase media.

Esto es lo que marca el carácter del Estado capitalista.

En los casos de Venezuela y Bolivia, con las nacionalizaciones de empresas y del petróleo se busca socializar las ganancias trasladando de alguna manera –en algunos casos indemnizaciones mediante- las pérdidas a los grupos económicos concentrados.
Socializar las ganancias significa, en síntesis, que los beneficios de esas nacionalizaciones lleguen a toda la sociedad, en especial a los trabajadores y a los sectores más empobrecidos en una redistribución de la riqueza que forma parte de una decisión política de Estados apoyados en fuertes movimientos de masas.

Esto es lo que marca, también, el carácter de esos Estados, que algunos sectores de izquierda llaman “capitalismo de Estado” y otros caracterizan como procesos que avanzan hacia un socialismo no dogmático.

Ante esta situación las “burguesías nacionales” latinoamericanas buscan fortalecer polos de derecha para que el ejemplo de Venezuela y Bolivia no se siga expandiendo. Remarcan la necesidad de que el Estado subsidie a sus empresas mediante distintos mecanismos, pero que no intervenga sobre sus ganancias para participarlas de alguna forma con los sectores menos favorecidos de la sociedad. Esto es, Estado para subsidiar y mantener la acumulación de ganancias empresarias y continuar socializando pérdidas con la sociedad.

No otra cosa ha sido la violenta resistencia a las retenciones móviles a la exportación de soja por parte del núcleo rural de la pampa húmeda en la Argentina, o el rechazo al traspaso de los fondos jubilatorios de las AFJP al Estado, entre otros temas.

En estos días, la Unión Industrial Argentina presiona al gobierno para que devalúe el peso, lo que provocaría así la escalada del dólar –que beneficiaría a los exportadores- y la licuación de los salarios.

Sectores de esa “burguesía nacional” –incluyendo a los grupos concentrados ruralistas- apuestan a una salida política por derecha.

Esa salida, en su expresión más brutal tuvo lugar en Bolivia, con la sublevación secesionista de la burguesía santacruceña y de otras regiones ricas de la llamada media luna del altiplano.

En Argentina se reflota el núcleo conservador derechista teniendo como objetivo las elecciones legislativas y en Venezuela –aunque con una oposición de derecha más debilitada- se persiste en las denuncias contra Chávez.

Se derrumbó el Consenso de Washington, pero la pregunta es: si el capitalismo logra estabilizar su crisis ¿cuánto tardará en reimplantarlo?

http://www.nuestraamerica.info/leer.hlvs/5464

25/05/2009 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Suciedad Rural


Nuestro Amo Juega al esclavo

07/05/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Videos | , , , , | Deja un comentario