America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Sabina y Serrat: “España va como el culo”


viernes 4 de mayo de 2012
Sabina y Serrat: “España va como el culo”

Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina están de gira por Sudámerica, un lugar del mundo en el que los dos cantantes españoles se sienten como en casa. Los dos son muy queridos allí, especialmente en Argentina donde han ofrecido varios conciertos dentro de la gira Dos pájaros contraatacan, en la que presentan su última “creación a cuatro manos”, el disco La Orquesta del Titanic.

Tras su paso por Argentina, Sabina y Serrat acaban de aterrizar en Chile, donde este fin de semana, darán dos recitales. En la presentación de la gira en Santiago, los dos cantantes repasaron algunos asuntos de actualidad, entre ellos la crisis y la nacionalización de empresas españolas por parte de los gobiernos de Argentina y Bolivia.


Artistas comprometidos, Sabina y Serrat sacaron su faceta más combativa y restaron importancia a las recientes nacionalizaciones y apostaron por que España encuentre una salida a la crisis. Acompañados por un par de cervezas, afirmaron que las nacionalizaciones ni les van ni les vienes y que entran dentro de la soberanía de cada Estado.


“Yo no soy Repsol, yo no me siento en ningún momento agredido por ningún Gobierno y eso acaso es historia de una multinacional y un Estado”, explicó Serrat. Un argumento que Sabina compartió con su amigo y colega de escenario, ya que como defensor que se considera de la “empresa pública” cree que no se puede posicionar en contra “ahora que estatalizan algo que era de una multinacional”.



Por eso, a lo largo una conversación con los medios de comunicación que se alargó más de una hora, Serrat y Sabina quisieron poner el acento en la delicada situación económica en la que se encuentra España.


“España está como el culo, muy mal”, dijo sin pelos en la lengua Sabina, quien agregó que en sus nuevos temas “queremos que salgan unas canciones indignadas, porque nosotros también estamos indignados”, explicó haciendo alusión directa al movimiento del 15-M.

Serrat, en un tono más diplomático, denunció además las políticas de austeridad que se están aplicando en Europa y reclamó a los políticos españoles que encuentren soluciones para solventar los problemas que realmente importan a la sociedad.


“Para mi tienen mucho más interés las reformas que se están aplicando en España como los recortes a la sanidad, los recortes a la educación, los recortes la investigación y a las libertades y la angustia de que cualquier cosas vale para conseguir un trabajo”, relató el autor de Mediterráneo.


Pero Serrat y Sabina no sólo analizaron el delicado momento que vive su país, sino que también demostraron estar conectados a la actualidad chilena. Así, aplaudieron los estudiantes que en el último año han nacido en Chile para reclamar una educación gratuita y de calidad, hasta tal punto que Sabina se acordó de la figura de la líder del movimiento Camila Vallejo.


“Camila es muy guapa”, puntualizó Sabina entre las risas del auditorio y del propio Serrat.


Aprovechando su visita por tierras de cantautores y poetas, se acordaron, asimismo, de algunas de las figuras chilenas, como la cantautora Violeta Parra y el poeta Nicanor Parra, que según aseguran, han sido fuente de inspiración a lo largo de sus dilatadas carreras.



“Lo que me gusta de Nicanor es la ventana que abrió para que entrara aire fresco y quitarle solemnidad a la poesía chilena”, destacó Sabina del poeta recientemente galardonado con el Premio Cervantes.


Tras iniciar su gira en Argentina, ambos cantantes actuarán el 5 y 6 de mayo en el auditorio Movistar Arena, unas actuaciones que, según augura Sabina, “algo les va a sorprender”.

Serrat, por su parte, se mostró más hermético y aludió al fútbol para definir el espectáculo: “Nosotros no jugamos al contraataque. Nosotros jugamos como el Barça, teniendo la pelota. Si la pelota la tenemos nosotros es más difícil que nos metan un gol”, agregó parafraseando a uno de sus ídolos, el ex entrenador del Barcelona Johan Cruyff.



Tomado de: http://www.publico.es/culturas/431927/sabina-y-serrat-espana-va-como-el-culo

06/05/2012 Posted by | Economía, General, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

Argentina: El largo adiós del dólar


Economía

Feletti

29-04-2009 /

El economista y vicepresidente del Banco Nación detalla en estas páginas el momento histórico que atraviesa la economía mundial: el avance hacia una nueva moneda para el comercio internacional que irá reemplazando al dólar. La fuerza creciente de China y el verdadero significado del acuerdo firmado entre los bancos centrales del gigante asiático y de la Argentina.

Por Roberto Feletti

La Cumbre del G-20 realizada en Londres estuvo marcada por la búsqueda de una salida consensuada a la crisis económica mundial y un problema que marca un quiebre histórico: la revisión del actual sistema monetario, monopolizado por el dólar estadounidense. A continuación, el economista y vicepresidente del Banco Nación, Roberto Feletti, explica los alcances de esta discusión mundial y cuáles son las monedas que ganan terreno en el comercio internacional. Además, cómo se ubica la Argentina en esta coyuntura histórica.

I – El acuerdo de canje de monedas entre la Argentina y China.

Primero, este acuerdo de canje cambiario es una decisión acertada del Banco Central de la República Argentina (BCRA). Con él amplía su capacidad de reservas internacionales y mejora su stock de intervención en el mercado local para prevenir cualquier ataque especulativo contra el peso. Esta es la medida más inmediata y más concreta.

¿Cómo funciona? Son líneas recíprocas contingentes, en este caso hasta 10.200 millones de dólares, de las cuales la Argentina puede acceder inmediatamente en esas contingencias a ampliar su stock de reservas con esos fondos recibidos en moneda china que luego puede cambiar por dólares si es que los necesitara.

Son préstamos a corto plazo, de no más de 180 días. La Argentina entrega pesos, China entrega yuans, la Argentina se compromete a recomprar esos pesos a una prima determinada que pacta con el Banco Central de China, con lo cual la Argentina se encontraría con un crédito contingente equivalente a 10.200 millones de dólares en yuans, que puede utilizarlos en esta moneda o cambiarlos a dólares o euros.

Esto en lo inmediato qué produce: una ampliación del stock de reservas del Banco Central, de rápida disponibilidad, con lo cual tiene un efecto disuasivo frente a cualquier pulseada con el mercado.

Se debe aclarar que este acuerdo no tiene por qué influir en un aumento en la compra de productos chinos, porque no es un crédito atado a la comercialización de productos. Sí refuerza el comercio bilateral existente, pero esto no necesariamente tiene que provocar alteraciones en el intercambio bilateral como algunos temen, ni un drástico cambio en lo que es la llegada de productos chinos a la Argentina.

II – La inserción de la Argentina en el comercio internacional.

Este acuerdo monetario con China está enmarcado en un tema importante: los cambios en la inserción internacional argentina. Uno de los problemas, y esto se vio claramente en los años ’90 cuando vivimos una apertura externa bastante generalizada, es la inserción económica entre la Argentina y los Estados Unidos. Ambas son economías tradicionalmente competitivas en términos de sus productos agropecuarios, por lo que nunca hubo una complementariedad entre la Argentina y los Estados Unidos como la pudo haber en su momento con el imperio británico.

Por el otro lado nos encontramos con la aparición de China como un demandante de productos agropecuarios concretos, esencialmente la soja y el aceite de soja, lo que le crea a la Argentina un socio complementario más definido. Y lo mismo pasa con Brasil.

Esta situación actual es muy diferente de lo que ocurría la década pasada. En los años ’90 uno veía un flujo de inversiones extranjeras procedentes de Europa al calor de las privatizaciones, con predominio español y francés. También un flujo de ventas externas básicamente orientado a Brasil, con fuerte saldo superavitario, y un fuerte saldo deficitario comercial con los Estados Unidos. O sea, le comprábamos mucho y no le vendíamos nada, mientras estábamos insertos en el área del dólar por la convertibilidad. Entonces, era una inserción internacional que podríamos denominar “rara”, porque le comprábamos a uno, le vendíamos a otro y recibíamos inversiones de otro bloque. No había ni bilateralidad ni compensación.

El escenario actual, en cambio, es mucho más equilibrado.

Estuvimos teniendo en el marco de la expansión del comercio internacional cierto déficit comercial con Brasil, con un tipo de cambio alto competitivo, pero con acuerdos más definidos en el tema industrial y en el alimenticio, nivelamos la situación con los Estados Unidos y empezamos a ser fuertemente superavitarios con países de la región como Venezuela, Chile inclusive México, y a tener un intercambio comercial creciente con Asia, que no lo teníamos. Entonces, en medio de esta crisis internacional, debemos aceptar que la Argentina hoy está mejor parada internacionalmente.

III – Cómo conseguir liquidez en el comercio bilateral.

El acuerdo entre la Argentina y China otorga liquidez al comercio bilateral. Este es otro punto a tener en cuenta y que ya está en vigencia con Brasil. Porque una de las situaciones que hoy se da, sobre todo en el continente, es el comercio regional, el comercio de Sudamérica, se expandió más de diez veces entre la primera mitad de los ’90 y la actualidad. O sea, pasó de diez mil millones a casi ciento veinte mil millones de dólares.

Ese movimiento internacional frente a la actual crisis hace que se pierda liquidez en dólar. Por ejemplo, el hecho de que uno tenga para exportarle a Brasil, el exportador va del peso al dólar y del dólar al real, y viceversa. El tener un intercambio bilateral inmediatamente produce otra forma del uso de las reservas y otra forma de liquidez.

Con el caso de China es igual, pero es más amplio porque ahí hay disponibilidad financiera además de la comercial. Pero básicamente este tipo de acuerdo y debates lo que están buscando no es reemplazar directamente al dólar como moneda de intercambio pero sí buscar alternativas en la ausencia de liquidez internacional.

Lo que no se vislumbra hoy, a diferencia de lo ocurrido desde mediados de los ’90 al inicio de la crisis, es que la capacidad de emitir moneda por parte de los Estados Unidos está en problemas.
La crisis y la destrucción de activos llevan como correlato de destrucción de capital financiero, entonces esa destrucción no es rápidamente reemplazable. Eso hace que se pierda liquidez y las emisiones monetarias que se están produciendo van acotadas a generar mayor liquidez al mercado interno norteamericano o en el caso de Europa están centradas en la crisis de los países del Este.

Entonces los países de la región que han expandido su comercio internacional tienen que buscar formas de nueva liquidez. Es ahí que se da la discusión sobre bilateralismo en el sistema de pagos.

IV – La búsqueda de una moneda para reemplazar al dólar, ¿responde más a la crisis financiera en los Estados Unidos o al crecimiento de China?

Es una mezcla de distintas situaciones. Es cierto que de no haberse producido la crisis financiera internacional, igual el modelo de crecimiento chino iba a llevar a un replanteo del uso del yuan como una moneda de reserva internacional. Es evidente que un país que contribuye al 14 por ciento del crecimiento del producto bruto global, en algún punto iba a plantear esta discusión.

Ahora, ¿qué acelera la crisis? Hay un replanteo interno de la política económica china, y lo mismo le va a pasar a Alemania y a la Unión Europea. Se está quebrando el modelo basado en el crecimiento de exportaciones y su derrame interno, es decir, un proceso de crecimiento basado en la tracción de la demanda externa: la capacidad de exportar y desde ahí distintos mecanismos de distribución interna que van produciendo que la expansión de la demanda externa genera expansión de la demanda interna. Ese modelo se estanca, producto de la crisis. Es evidente que la demanda externa va a caer, producto de la iliquidez internacional, de la necesidad de los Estados Unidos de cerrar sus brechas comerciales, porque tampoco puede seguir indefinidamente sosteniendo una brecha comercial, eso hace que China por un lado quiera consolidar mercados y en segundo lugar quiera producir una expansión de su mercado interno más aceleradamente. Y para eso necesita una moneda más dura, con más capacidad de hacer política monetaria –como nosotros llamamos en nuestra jerga–. China necesita una moneda más dura para su propio mercado interno y además tiene un volumen de reservas construidas en títulos de reserva norteamericana (letras del Tesoro), más las propias reservas líquidas, que tiene que necesariamente usar porque va a tener un excedente comercial menor, entonces necesariamente las va a tener que usar para sostener su mercado interno. Hasta tanto el yuan se consolide, porque tampoco China puede hacer una expansión monetaria ilimitada, se va a dar entonces una mezcla en la cual este país tiene por un lado que sostener mucho más su mercado interno que hasta ahora, porque antes la demanda externa era un factor de crecimiento que luego expandía, para hacer eso tiene que lograr que el yuan sea una moneda con más poder cancelatorio internacional, aunque al mismo tiempo tiene que usar parte de las reservas que tiene atesoradas en dólares. Este uso y esa necesidad de consolidación del yuan hacen que China esté replanteando el patrón monetario internacional. Por un lado, para que sus reservas que están en dólares no se deprecien, por eso China no puede producir un ataque especulativo contra el dólar, pero tiene que apostar a que el yuan se consolide como divisa con un grado de poder cancelatorio, por lo menos regional. No nos olvidemos que buena parte de la expansión china, además de Estados Unidos, es el sudeste de Asia y Japón. Tiene que hacer un equilibrio muy delicado.

Toda emergencia de gran potencia obliga a equilibrios delicados. China aparece jugando en el escenario internacional, primero como una nación que contribuye al 14 por ciento del crecimiento del producto bruto internacional, y segundo empieza a jugar un rol en esta redefinición importante porque también está en juego su propia estabilidad política y económica. No nos olvidemos que el Partido Comunista Chino cifra las expectativas de reforma de mercado en un modelo que debe producir inclusión social. Ello, si uno escucha los viejos discursos de sus dirigentes históricos o los de Hu Jintao hoy, es un marxismo “aggiornado”, es una economía socialista de mercado cuyo final es la inclusión de los chinos en el mercado de consumo y de hecho algo han logrado con el crecimiento económico: ellos ven cómo 15 millones de personas por año están siendo incluidas. Sostener eso hoy es más mercado interno que demanda externa, entonces, ahí el rol del yuan es muy importante. Y por otro lado tienen que defender su excedente de reservas, por eso es una de las discusiones más profundas. Por eso se habla de la canasta de monedas.

V – Cómo juega Europa en este cambio.

Otro tanto pasa en el modelo europeo. En la organización del euro se dio una acelerada revaluación por el peso de la competitividad de la economía alemana. Porque fundamentalmente la locomotora alemana como exportadora extrarregión garantizaba toda la organización económica de la Zona Euro y además los subsidios para eliminar asimetrías, los subsidios a España, Grecia, Portugal. Esta organización también está en crisis hoy, sobre todo por Europa del Este. Por eso el Banco Central Europeo, que siempre se planteaba como problema principal la inflación y que el euro se revaluara y no se depreciara, hoy va a tener que revisar su política.

VI – Un momento de quiebre histórico y el desplazamiento del dólar como única moneda fuerte internacional.

Cuando el patrón oro y concretamente la libra dejó de ser una moneda de poder cancelatorio a nivel internacional que definitivamente ocurre después de la Segunda Guerra Mundial pero que el proceso comienza después de la Primera, hay varios factores que cambian y que hoy están presentes, sin que, por suerte, haya ocurrido una conflagración mundial.

En primer lugar, al terminar la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos después de ser deudor de Europa, básicamente de Gran Bretaña, pasa a convertirse en acreedor por los suministros de guerra. Bueno, China hoy, de ser deudor estadounidense por la inversión extranjera directa, por los bonos del Tesoro que posee es acreedora. Ese cambio en la balanza de pago después de la Primera Guerra Mundial con Estados Unidos respecto de Europa en general pero sobre todo de Inglaterra, es un factor que hoy está presente con China.

El segundo punto que aparece como escenario es pérdida de competitividad de la economía. La economía británica en ese momento, producto del esfuerzo bélico, perdía competitividad. Hoy eso pasa también en los Estados Unidos. ¿Qué aparece en ese momento? Surgen las áreas de influencia, el área de la libra, el área del dólar. De salida de la Segunda Guerra Mundial se define el dólar como patrón con poder cancelatorio internacional y se sigue redefiniendo en 1971 con los acuerdos en Breton Woods. Hoy hay condiciones parecidas a ese momento que van a llevar probablemente al armado de un nuevo patrón monetario que reconozca el peso específico de otras economías. Eso se va a dar en un tiempo, porque no hay colapso en el mundo, no hay una guerra internacional que redefina hegemonías, hay situaciones de tensión y situaciones de desaceleración de algunas economías y sostenimiento de otras.

En ese punto es probable que se marche en lo inmediato a la formación de una canasta de monedas con mayor peso específico de los Derechos Especiales de Giro, que es la moneda del Fondo Monetario Internacional. Ocurre que el Fondo sale fortalecido del G-20, sale fortalecido en el sentido que recupera capacidad de préstamo hacia otros países. Todavía, es cierto, no sabemos qué condicionamientos tiene eso, ni qué es lo que va a procurar el Fondo en esa visión.

En cuanto a los Estados Unidos, ellos tienen que sostener el nivel de emisión porque la apuesta que está haciendo el gobierno de Barack Obama es alcanzar solvencia a partir de la liquidez. Ellos creen que inyectando dólares van a recomprar los activos de los bancos, van a recrear un circuito virtuoso de crédito y entonces finalmente va a llegar la solvencia.

Si uno mira hacia Europa, la crisis del Este que compromete a varios bancos importantes, más la necesidad de sostener sus propios mercados internos, los va a llevar a mi juicio a emitir euros. Entonces es probable, tal vez por la vía de los acuerdos o tal vez por la vía de la guerra comercial, que el multilateralismo entre en crisis cuando empiece a plantearse una nueva canasta de monedas donde Estados Unidos no sea el único proveedor de liquidez internacional.

Por eso se alumbra también esta discusión de las monedas locales, porque todo el mundo sabe que ya no hay un solo proveedor de liquidez internacional. Puede haber varios.

VII – ¿Qué tan rápido ocurrirá este cambio?

Es probable que vivamos una década de desorganización, estos cambios monetarios no son algo que se dé rápido. Sí es cierto que la hegemonía del dólar como moneda única tiende a verse disminuida, y también es cierto que el área del euro va a sufrir cambios en esta política de revaluación permanente de su moneda como forma de acentuar el poder de la Europa unida con la hegemonía de la competitividad de la economía alemana. También eso está hoy en discusión. Y me parece que la emergencia de China con un fuerte nivel de reservas en dólares y la necesidad de consolidar su economía y su mercado interno también plantea esto, así que es probable que se vaya a una suerte de canasta de monedas. Pero también es probable que hasta que aparezca un nuevo multilateralismo predominen los bilateralismos, como los acuerdos Argentina-Brasil, Argentina-China, Colombia-Venezuela.

VIII – ¿Estamos ante una situación de cambio histórico?

Sí, yo creo que estamos ante un escenario en el cual va a haber cambios de hegemonías, o por lo menos atenuación de hegemonías. Paradójicamente esto ocurre cuando se están por cumplir veinte años de la caída del Muro de Berlín. En la primera mitad de los ’90 parecía que la “pax americana” llegaba para quedarse, porque se sumaba a la situación política una economía enormemente dinámica con superávit fiscal, con mucha competitividad, y la hegemonía militar. A partir del 11 de septiembre de 2001 y previamente con el gobierno de Bush, con los cambios que se hacen de buscar desregulación con desequilibrio fiscal, la baja de impuestos, el aumento del gasto militar, da toda la impresión de que Estados Unidos comienza a mostrarse como una economía débil. Inexplicablemente sus activos caen, pensemos que cuando se desploma el valor del Dow Jones es el valor de las empresas norteamericanas, el valor de las casas norteamericanas, no es menor lo que ocurre como visión al mundo. Y además es cierto que la hegemonía militar parece que encontró un freno en el pantano de Irak. Entonces esta situación replantea hegemonías. Por el otro también pareciera ser que la visión, que curiosamente tiene que ver con su propio sino histórico, de la hegemonía alemana sobre Europa también entra en crisis. Y finalmente la integración de la Europa del Este, que también encuentra un freno.

Después también está el crecimiento de China y la reposición de Rusia como una potencia. También tenemos a Brasil que va cristalizando su modelo de desarrollo. India por otro lado. Esto abre discusiones fuertes, discusiones potentes, sobre los modelos de hegemonía, y por el otro también la irrupción de Asia ha hecho que vuelvan a tener valor las materias primas. El nuevo surgimiento de lo que se han llamado los “commodities” tienen que ver con más población que come, más población que consume insumos básicos, por eso el escenario también termina siendo favorable para la Argentina en términos de inserción internacional. No es casual que estamos afrontando esta crisis y no tenemos un estallido por el sector externo, no hay crisis cambiaria, no hay crisis bancaria, esto no es menor.

IX – ¿Qué pasará en el futuro cercano?

Parece que la capacidad de emitir moneda con poder cancelatorio internacional empieza a ser cuestionada. Primero por una cuestión de respuesta inmediata, yo necesito sostener mi propio comercio, hay flujos de comercio que no triangulan entre los países desarrollados y subdesarrollados, sino que hay flujos de comercio como el de Argentina-China, el comercio regional en Latinoamérica, que requieren liquidez y que se visualiza que Estados Unidos no la va a proveer, entonces buscan alternativas. Eso por un lado, por el otro obviamente en estas crisis aumenta el proteccionismo y el proteccionismo requiere de moneda local en término de bloques regionales. El desbalance norteamericano de desequilibrio fiscal y desequilibrio comercial que llevó a producir los superávit en otros lados está agotado.

Veintitrés

10/06/2009 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Bésame poco


Por Sandra Russo

Pandemia, pandemia, pandemia. Uno no puede dejar de escuchar un morbo mediático en la reiteración de la palabra que describe la globalización por otras vías. Hay un estallido generalizado de símbolos. Se derrumba un sistema político y económico que tenía al individuo como eje, y ataca al mundo en forma de pandemia un virus mutante que supo de vuelos y estiércol y que presenta la forma de una simple gripe. Pero el primer efecto de la pandemia es eliminar las simples gripes. Ya no las hay. Cualquier calentura es señal de alarma. Las personas son interceptadas en los aeropuertos en busca de información sobre su organismo. Y desde México, donde se juegan partidos de fútbol “a puertas cerradas”, también llega la noticia de las telenovelas sin besos. Nuestro mundo se está modificando.

No es que uno crea en las enfermedades de diseño, sobre las que ha visto unas cuantas películas norteamericanas. Ni que participe de posiciones conspirativas que imaginan a diez personas decidiendo en secreto algo que cambiará incluso (y sobre todo, como es costumbre, que eso no cambia) nuestras vidas periféricas. Pero justo en el momento en que la economía real hace revisar el ideario neoliberal que condujo al desastre, un ideario posneoliberal asoma en el único otro punto más sensible que la economía: la salud.

El posneoliberalismo está pronto a adquirir nuevas formas, porque va de suyo que embriona, y se diría que no se llamará así, que es muy pomposo. Podría llamarse, por ejemplo, Política de Manos Limpias, no porque deje atrás su intrínseca corrupción, sino porque hará eje en la desinfección obsesiva del espacio público, que de todos modos dejará de usarse, ya que cualquiera puede tener fiebre, y es más: cualquiera puede estar incubando fiebre. ¿Cuánto apostamos a que las señoras caceroleras serán las primeras en enchufarles barbijos a sus mucamas, que llegan desde el suburbio? No puede uno imaginarse, si la pandemia sigue siendo pronunciada con tanto énfasis y excitación, lo peligrosos que serán todos y cada uno de los pasajeros del transporte público. Es que es el aire que media entre uno y otro ser el que contiene la peste. Es que ya no es conveniente aproximarnos.

Escucho a un sanitarista hablar de “planes de contingencia”. Claro, la maldita contingencia. Es aquí cuando debería intervenir el Chapulín Colorado, pero bueh, es mexicano. La contingencia es algo de lo que siempre escapamos, algo que preferimos creer que no existe, un fantasma. La civilización que se globalizó y llevó sus hilachas virtuales a los lugares más lejanos es una civilización cimentada en la idea de que todo puede preverse y planificarse. Pero paradójicamente, esa civilización que vende imágenes de gente segura y tranquila se asienta en un sistema de explotación de un planeta que da probadas muestras de cansancio.

En las telenovelas mexicanas los amantes ya no se besan, y es posible presumir que si la pandemia pasa del grado 5 al 6, como se indica una y otra vez en los noticieros, los bunkers antiaéreos de este nuevo desastre serán unipersonales. Cada criatura aislada en su propio cuerpo. Cada uno cuidándose de las cosas terribles que pueden salir del cuerpo del otro.

Justo cuando un modelo político y económico basado en el más encarnizado individualismo se fractura y deja ver sus intestinos, el sistema sanitario mundial se pone en alerta por la peste que nos vuelve a todos Michael Jackson, todos un poco chiflados sospechando de la tos del vecino. No es que uno crea en las enfermedades de diseño, pero qué justo.

Página 12

30/04/2009 Posted by | Ciencia y Tecnología, Politica Internacional, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El fin del modelo chileno


Los diagnósticos económicos del gobierno han venido sufriendo adaptaciones y transformaciones durante los últimos meses. Tantas, que los juicios económicos oficiales y sus prescripciones parecen hoy irreconocibles. Expresiones como “blindaje económico”, “desacoplamiento”, “barrera de contención” y otros eufemismos han mutado en pronósticos derivados de la degradación de todos los indicadores económicos. A comienzos de febrero la presidenta Bachelet nos alertó: “2009 será muy difícil”. Lo cierto es que los dos primeros meses del año han comenzado mal, muy mal. Pero tras el interregno veraniego, marzo será el verdadero inicio del deterioro.

Están los despidos masivos en prácticamente todos los sectores de la economía, aún cuando con más fuerza en la construcción, la banca, comercio, minería. Un proceso que ya reflejan las cifras oficiales: a diciembre de 2008 la tasa de desempleo nacional se elevó a 7,5 por ciento (fue entonces cuando Bachelet nos auguró el año difícil), con más de 544 mil personas sin trabajo, y a enero de 2009, volvió a hincharse: marcó un 8 por ciento. Un sensible aumento respecto a diciembre y también comparado con enero de 2008. Si se mira con más atención esa cifra, se detecta que los cesantes aumentaron en casi un 20 por ciento. En otras palabras, no sólo no hay más puestos de trabajo, sino que los que tenían uno lo están perdiendo.

Las cifras, que corresponden al período noviembre-enero, ya comienzan a absorber los despidos masivos realizados durante el primer mes del verano. Una estimación del sector minero de la IV Región ha calculado en más de 1.500 los despidos en esta actividad, en tanto en otras zonas mineras sucede el mismo fenómeno. A inicios de año la transnacional minera Escondida, emplazada en la II Región, anunció el despido de dos mil personas. Y hacia finales de enero la Sociedad Nacional de Minería adelantó cifras e intenciones. El presidente del organismo, Alfredo Ovalle, reconoció doce mil despidos en el sector y advirtió que habrá muchos más a medida que se agrave las crisis y la caída del precio del mineral.

En otras áreas, lo mismo. Desde recortes y despidos en la banca, los medios de comunicación, en las forestales, en la construcción -lo más sonado fue la suspensión del proyecto Costanera Center, de Cencosud, que involucraba el trabajo de dos mil personas-, en las grandes tiendas de departamentos, etc. El INE ya registra esas mermas: entre noviembre y enero la construcción perdió casi 20 mil plazas laborales y la banca más de seis mil.

Marginación juvenil

Unos de los grupos más críticos y propensos al desempleo y al riesgo social son los jóvenes. En enero ya se observó una tasa de desocupación superior al 20 por ciento en el grupo entre 15 y 24 años. Con el progresivo deterioro de todos los indicadores económicos, es altamente probable que el desempleo juvenil mantenga su tendencia ascendente.
El problema de la inclusión juvenil en el mercado laboral es doblemente complejo. Por un lado los empleos son muy pocos, por otro, son muy malos. La OIT afirma que de los 550 millones de trabajadores del mundo que reciben menos de un dólar al día, poco menos de la cuarta parte son jóvenes. “Los trabajos disponibles para los jóvenes son pocos, mal pagados y discriminatorios”, diagnostica el organismo.
La última encuesta del INE ya ha comenzado a exhibir cifras vergonzosas. En prácticamente todas las grandes ciudades el desempleo ha aumentado y en no pocas ya marca los dos dígitos. Valparaíso marcó en enero una tasa de desempleo de casi 15 por ciento; Coronel, el 16 por ciento; Lota, 12; Temuco, 13,3; Concepción, sobre el 10 por ciento. Santiago ya está sobre la media nacional, con 8,4 por ciento.
Aun cuando el gobierno ha puesto en marcha algunos planes para amortiguar los efectos de la crisis, los programas de subsidios al empleo difícilmente podrán frenar el alza en la desocupación. Están por verse los efectos positivos que podrían tener en el empleo otros programas, como la promesa del MOP de crear este año, con la construcción de infraestructura, 80 mil puestos de trabajo.
Ante este desolador panorama durante enero hubo algún atisbo de protesta. Marcharon hasta La Moneda los trabajadores despedidos de Cencosud, hubo tomas en instalaciones de frigoríficos en la VI Región, los empleados de Almacenes Paris (también de Cencosud) hicieron una bullada reunión afuera de la tienda y los mineros anunciaron protestas para marzo. La CUT, en tanto, también anunció una serie de movilizaciones para este mes.

Degradación económica

Al atender a otros indicadores de la economía, todos apuntan a la baja. La última cifra de actividad económica de diciembre, fue mucho peor que todos los más sombríos pronósticos. La economía apenas se movió un 0,5 por ciento, el peor registro para ese mes en diez años. De forma preliminar, el Banco Central comentó que durante 2008 la economía chilena habría crecido 3,5 por ciento, la cifra más baja en seis años, o desde la crisis asiática. Tal vez 2009 dejará el tiempo y el espacio para volver a marcar otro registro histórico.
Por sectores de la economía, el fenómeno tampoco da tregua. La producción industrial, informó la SFF, cayó un 10 por ciento en enero, lo que es también ratificado por los guarismos del Instituto Nacional de Estadísticas: la minería se contrajo en diciembre en 9,1 por ciento, en tanto cayeron las ventas del comercio, de los supermercados, el consumo de electricidad.
La caída de las ventas de los supermercados, por tratarse de artículos de consumo básico, refleja también un fenómeno de extrema gravedad. A diciembre, según la Cámara Nacional de Comercio, las ventas cayeron más de un 11 por ciento en comparación con diciembre de 2007. Al observar con más detalle se detecta que cae el consumo de todo tipo de alimentos, y con mayor fuerza los lácteos y derivados, que disminuyen en 21 por ciento, las carnes bajan casi 12 por ciento, y los abarrotes, un 11.
Pero es la estrella de la economía chilena la que se ha apagado. Las exportaciones, que durante los años dorados del neoliberalismo crecían a tasas cercanas al veinte por ciento anual, han comenzado a contraerse. Y lo hacen con mucha más rapidez y energía que su proceso de crecimiento. 2009 se ha iniciado en un muy mal pie para este sector: a enero se registraron contracciones del 41 por ciento. El cobre, que es el principal producto de exportación, bajó durante el primer mes en casi 50 por ciento.
Caída precipitada de las exportaciones. Pero también recorte intenso de las importaciones: a enero las compras de productos importados disminuyeron 25 por ciento en comparación con enero de 2008. Una combinación que tendrá un efecto de alta intensidad en el empleo. Por algo Bachelet nos tiene advertidos.
Aunque los indicadores aún no lo exhiban, la economía chilena podría ya haber entrado en recesión. Un sondeo que realizó El Mercurio a diversas industrias durante febrero diagnosticó un evidente retroceso en la producción y ventas. El 72 por ciento de los empresarios chilenos consultados afirmó que su empresa está en recesión. Lo mismo ocurrió con las grandes sociedades anónimas, muchas con pérdidas hacia el último trimestre del año pasado y otras con un importante recorte en sus resultados, como ha sido el caso de la banca, que redujo sus ganancias -¡tal vez ya era hora!- en la mitad hacia finales de 2008. La contracción en las ventas, en el consumo, en las exportaciones tendrá, sin duda, un efecto en las empresas.
Hacia la mitad de febrero el Banco Central sorprendió con un recorte histórico a las tasas de interés. No sólo aplicó la mayor baja mensual de su historia, sino que le mostró al mercado lo graves que están las cosas. De un día para otro alteró de manera radical su política de alza de tasas.
El comportamiento errático del Banco Central se debió a las públicas presiones del gobierno y el sector privado para bajar las tasas. Una acción que tiró por los suelos uno de los absurdos preceptos neoliberales: la independencia de los bancos centrales. Hoy, como se ha visto en todo el mundo, funcionan como una extensión de los gobiernos. La pregunta es a quién o quiénes buscan favorecer los gobiernos.

Chile, el país más golpeado por la crisis

La economista Graciela Galarce sostiene: “Chile ya está en recesión y se está profundizando. Los fuertes impactos de la crisis, hasta ahora -desempleo, pérdidas de las AFP’s y por la caída del precio del cobre- están afectando la demanda agregada, particularmente el consumo, la inversión, las exportaciones. A pesar del aumento del gasto del gobierno, la producción nacional está disminuyendo, la que adicionalmente enfrenta una fuerte competencia internacional facilitada por los TLCs”.
Para Galarce, serían los numerosos TLCs, entre ellos el suscrito en 2004 con Estados Unidos, el motivo que agudizará la crisis. Tal como ocurrió en México, la nación latinoamericana más afectada por la crisis global. Aunque el comercio mexicano depende primordialmente de la economía estadounidense a través del TLC de América del Norte o Nafta, lo que no es el caso chileno, sí pueden establecerse otras similitudes. Los últimos gobiernos chilenos firmaron a destajo acuerdos comerciales, por lo que es una de las economías más abiertas del mundo, condición, valga recordarla, que llenaba de orgullo (quizá aun lo haga) a los oficiantes neoliberales, ya sean funcionarios del gobierno o del sector privado. Si hablamos hoy de una crisis global, de una recesión global, los efectos ingresarán a raudales, por los cuatro costados, hacia la economía chilena.
La economista Galarce establece un cálculo sobre las importantes pérdidas que ha sufrido la economía chilena en el último año, merma que recae no en las empresas sino en los trabajadores. Los fondos de las AFPs acumulados por décadas “han perdido cerca de 35 mil millones de dólares, el 35 por ciento de su valor de julio de 2007. Las pérdidas por la caída del precio del cobre, principal riqueza básica del país, se estiman en 25 mil millones de dólares. La suma de ambas pérdidas, equivale a alrededor del 40 por ciento del PIB”. Y agrega: “Sin los recursos que aportan las empresas que nacionalizó Salvador Allende, que controlaban el cien por ciento de la producción y ahora sólo el 28 por ciento, en Chile habría una explosión social”.
No sería la primera vez. El centro de estudios Cetes recuerda -sobre la base de informes de la Cepal- que Chile fue el país latinoamericano más afectado durante la crisis de los 80. “El PIB cayó un 14 por ciento, la producción industrial un 23 por ciento y la desocupación, según estimaciones independientes, alcanzó 30 por ciento”.
El economista Aníbal Pinto en su conocido libro Chile. Un caso de desarrollo frustrado, recuerda los efectos de la otra gran crisis.  “Como se sabe, la Gran Depresión golpeó a la economía chilena con violencia excepcional, tanto que un famoso y citado informe de la Liga de las Naciones señaló a nuestro país como el más afectado entre todos. Sus exportaciones se redujeron a la mitad de su volumen y a la cuarta parte de su valor; las importaciones disminuyeron un 80 por ciento entre los años culminantes antes y después del colapso”.
Las actuales circunstancias tienen un elemento extra, que no juega a favor: la total apertura de la economía chilena en un mundo que tiende, aun cuando no lo reconozca, al proteccionismo. Consignas del tipo buy american emergen no sólo en Estados Unidos, sino en otras economías de muy diversa magnitud y orientación y tienen como objetivo privilegiar lo nacional por sobre lo importado. No por el producto mismo, sino por los empleos que existen tras ellos. Aun cuando el proteccionismo podría incluso profundizar la actual recesión, la desesperación por mantener las plazas laborales se levanta como una mayor urgencia. Una generalización de esta práctica sería el golpe de gracia para el modelo económico chileno.

Una muerte anunciada

El descalabro recién ha comenzado. Pero no es una sorpresa. No pocos economistas críticos habían adelantado el estancamiento del modelo chileno de apertura económica unilateral y extracción de recursos naturales, sustentado en la extracción minera, en la explotación forestal y pesquera, instalado hacia finales de los 80 y profundizado durante los años posteriores. Un modelo dependiente de las fluctuaciones de los precios internacionales, como sucede con el cobre, la celulosa y la harina de pescado.
El economista Orlando Caputo sostiene que los problemas económicos chilenos datan desde antes del colapso mundial. “A pesar que Chile tiene una economía abierta y a pesar que en Chile uno tendería a pensar que todo dependerá del exterior -argumenta Caputo- creo que la situación internacional ha estado presente pero en un sentido invertido. Creo que los problemas actuales de Chile se han generado más bien desde el mismo país”.
El economista Marcel Claude, en una conversación con este cronista fue muy claro al observar la fase de descomposición económica. “¿Sobre qué ha crecido Chile? Básicamente el cobre, los salmones, la fruta, la celulosa y la harina de pescado. El cobre ya no puede dar más, ha llegado a su explotación cercana a lo máximo; los salmones están agotados como proyecto: despidiendo gente las empresas abandonan su producción en Chile. La industria pesquera está agotada por la sobreexplotación del recurso pesquero. La celulosa, también tiene un tope. El territorio no resiste. Todos los nichos de desarrollo productivo están acabados. Hay que hacer otros nichos, inventar nuevos, avanzar por una etapa distinta, hemos explotado todos nuestros recursos naturales y es necesario ir a un proceso distinto. Y esto es la elaboración, el valor agregado, la inteligencia, y ahí este país no tiene ventajas comparativas porque no tiene buenas universidades, porque el capital humano está desprestigiado, porque las universidades están destinadas a autofinanciarse y porque el Estado no está comprometido con el desarrollo”.
Las cosas cambiarán. Y lo harán para mal en el corto, mediano y, tal vez, largo plazo. No sólo lo afirman prácticamente todos los pensadores serios, sino es la conclusión al dar un vistazo a la cifras. Cambios, enormes cambios, que vienen y vendrán desde el centro del capitalismo

PAUL WALDER

(Publicado en “Punto Final”, edición Nº 680, 6 de marzo, 2009

12/04/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , | 3 comentarios

El Gran Circo de Londres, por Atilio Borón


3 de Abril de 2009

INTERNACIONAL


g20_elgrancirco2

Cuba Debate/ inSurGente.- “Meses atrás la formidable maquinaria propagandística del imperio alimentaba la ilusión de que la reunión del G-20 en Londres le daría la estocada final a la crisis. Sin embargo, a medida que se acercaba la fecha comenzaron a oírse voces discordantes. Nicolas Sarkozy y Angela Merkel lanzaron baldes de agua fría sobre el inminente cónclave y el anfitrión, el “progresista” británico Gordon Brown, aconsejó bajar las expectativas al paso que un número creciente de economistas críticos e historiadores advertían sobre lo fútil de la tentativa. Pese a ello los ilusionistas y malabaristas del sistema no dejaron de ensalzar la reunión de Londres y tratar de que las tibias medidas que allí se adoptasen fuesen interpretadas por el público como propuestas sensatas y efectivas para resolver la crisis.(…)”.

El Gran Circo de Londres

Atilio Borón

Meses atrás la formidable maquinaria propagandística del imperio alimentaba la ilusión de que la reunión del G-20 en Londres le daría la estocada final a la crisis. Sin embargo, a medida que se acercaba la fecha comenzaron a oírse voces discordantes. Nicolas Sarkozy y Angela Merkel lanzaron baldes de agua fría sobre el inminente cónclave y el anfitrión, el “progresista” británico Gordon Brown, aconsejó bajar las expectativas al paso que un número creciente de economistas críticos e historiadores advertían sobre lo fútil de la tentativa. Pese a ello los ilusionistas y malabaristas del sistema no dejaron de ensalzar la reunión de Londres y tratar de que las tibias medidas que allí se adoptasen fuesen interpretadas por el público como propuestas sensatas y efectivas para resolver la crisis.

Como era de esperar, poco y nada concreto salió de la reunión. Y esto por varias razones.

Primero, porque lo que con arrogancia e ignorancia inauditas algunos caracterizaron como Bretton Woods II ni siquiera se planteó la pregunta fundamental: ¿reformar para qué, con qué objeto? Al soslayarse el tema por omisión quedó establecido que el objetivo de las reformas no sería otro que el de  volver a la situación anterior a la crisis. Esto supone que lo que la causó no fueron las contradicciones inherentes al sistema capitalista sino aquella “exuberante irracionalidad de los mercados” de la que se lamentaba Alan Greenspan, sin percatarse que el capitalismo es por naturaleza exuberantemente irracional y que esto no se debe a un defecto psicológico de los agentes económicos sino que tiene sus fundamentos en la esencia misma del modo de producción.

Segundo: dado lo anterior no sorprende comprobar que el G-20 haya decidido fortalecer  el papel del FMI para liderar los esfuerzos de la recuperación, siendo el principal autor intelectual de la crisis actual.

El FMI ha sido, y continúa siendo, el principal vehículo ideológico y político para la imposición del neoliberalismo a escala planetaria. Es una tecnocracia perversa e inmoral que percibe honorarios exorbitantes (¡exentos del pago de impuestos!) y cuya pobreza intelectual la resumió muy bien Joseph Stiglitz cuando dijo que el FMI está poblado por “economistas de tercera formados en universidades de primera.” ¿Y de la mano de estos aprendices de brujos se piensa salir de la crisis más grave del sistema capitalista en toda su historia?

No hay en esto un ápice de exageración: esta crisis es la manifestación externa de varias otras que irrumpen por primera vez: crisis energética, medioambiental, hídrica. Nada de esto había en la depresión de 1873-1896 o en la Gran Depresión de los años treinta. En su entrelazamiento estas crisis plantean un desafío de inéditas proporciones, frente al cual las recetas del FMI no harán sino profundizar los problemas hasta extremos insospechados.

Tercero: dada esta situación el tema es demasiado grave para dejarlo en manos del G-20 y sus “expertos”. Por eso el presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel D’Escoto, dijo que lo que se necesitaba no era un G-20 sino un G-192, una cumbre de todos los países, y la convocó para Junio de este año. El G-20 trata de cooptar a varios países del Sur con la esperanza de robustecer el consenso para una estrategia gatopardista de “salida capitalista a la crisis del capitalismo”: cambiar algo para que nada cambie. Pero no hay posibilidad alguna de capear este temporal apelando a las recetas del FMI, y los países invitados a Londres, entre ellos la Argentina, lo mejor que podrían hacer es denunciar con serenidad pero con firmeza la inanidad de las medidas allí adoptadas y que dentro del capitalismo no habrá solución para nuestros pueblos ni para las amenazas que se ciernen sobre todas las formas de vida del planeta Tierra.

Nota de redacción de inSurGente

____________________________

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información”.

Rodolfo Walsh, ANCLA (Agencia de Noticias Clandestina), 1976

03/04/2009 Posted by | Politica Internacional, Uncategorized | , , , , , , , , , | 1 comentario

El desafío de América Latina


15-03-2009

america-latina-revolucion1

Noam Chomsky

La Jornada

Hace más de un milenio, mucho antes de la conquista europea, una civilización perdida floreció en un área que conocemos ahora como Bolivia.

Los arqueólogos están descubriendo que Bolivia tenía una sociedad muy sofisticada y compleja, o, para usar sus palabras, uno de los medios ambientes artificiales más grandes, extraños y ecológicamente más ricos del planeta… sus poblaciones y ciudades eran grandes y formales, y eso creó un panorama que era una de las obras de arte más grandes de la humanidad.

Ahora Bolivia, junto con buena parte de la región, desde Venezuela hasta Argentina, ha resurgido. La conquista y su eco de dominio imperial en Estados Unidos están cediendo el paso a la independencia y a la interdependencia que marcan una nueva dinámica en las relaciones entre el norte y el sur. Y todo eso tiene como telón de fondo la crisis económica en Estados Unidos y en el mundo.

Durante la pasada década, América Latina se ha convertido en la región más progresista del mundo. Las iniciativas a través del subcontinente han tenido un impacto significativo en países y en la lenta emergencia de instituciones regionales.

Entre ellas figuran el Banco del Sur, respaldado en 2007 por el economista y premio Nobel Joseph Stiglitz, en Caracas, Venezuela; y el Alba, la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe, que podría demostrar ser un verdadero amanecer si su promesa inicial puede concretarse.

El Alba suele ser descrito como una alternativa al Tratado de Libre Comercio de las Américas patrocinado por Estados Unidos, pero los términos son engañosos. Debe ser entendido como un desarrollo independiente, no como una alternativa. Y además, los llamados acuerdos de libre comercio tienen sólo una limitada relación con el comercio libre, o inclusive con el comercio en cualquier sentido serio del término.

Y ciertamente no son acuerdos, al menos si las personas forman parte de sus países. Un término más preciso sería acuerdos para defender los derechos de los inversionistas, diseñados por corporaciones multinacionales y bancos y estados poderosos para satisfacer sus intereses, establecidos en buena parte en secreto, sin la participación del público, o sin que tengan conciencia de lo que está ocurriendo.

Otra prometedora organización regional es Unasur, la Unión de Naciones de América del Sur. Modelada en base a la Unión Europea, Unasur se propone establecer un Parlamento sudamericano en Cochabamba, Bolivia. Se trata de un sitio adecuado. En 2000, el pueblo de Cochabamba inició una valiente y exitosa lucha contra la privatización del agua. Eso despertó la solidaridad internacional, pues demostró lo que puede conseguirse a través de un activismo comprometido.

La dinámica del Cono Sur proviene en parte de Venezuela, con la elección de Hugo Chávez, un presidente izquierdista cuya intención es usar los ricos recursos de Venezuela para beneficio del pueblo venezolano en lugar de entregarlos para la riqueza y el privilegio de aquellos en su país y el exterior. También tiene el propósito de promover la integración regional que se necesita de manera desesperada como prerequisito de la independencia, para la democracia, y para un desarrollo positivo.

Chávez no está solo en esos objetivos. Bolivia, el país más pobre del continente, es tal vez el ejemplo más dramático. Bolivia ha trazado un importante sendero para la verdadera democratización del hemisferio. En 2005, la mayoría indígena, la población que ha sufrido más represiones en el hemisferio, ingresó en la arena política y eligió a uno de sus propias filas, Evo Morales, para impulsar programas que derivaban de organizaciones populares.

La elección fue solamente una etapa en las luchas en curso. Los tópicos eran bien conocidos y graves: el control de los recursos, los derechos culturales y la justicia en una compleja sociedad multiétnica, y la gran brecha económica y social entre la gran mayoría y la elite acaudalada, los gobernantes tradicionales.

En consecuencia, Bolivia es también ahora el escenario de la confrontación más peligrosa entre la democracia popular y las privilegiadas elites europeizadas que resienten la pérdida de sus privilegios políticos y se oponen por lo tanto a la democracia y a la justicia social, a veces de manera violenta. De manera rutinaria, disfrutan del firme respaldo de Estados Unidos.

En septiembre pasado, durante una reunión de emergencia de Unasur en Santiago, Chile, líderes sudamericanos declararon su firme y pleno respaldo al gobierno constitucional del presidente Evo Morales, cuyo mandato fue ratificado por una gran mayoría, aludiendo a su victoria en el reciente referéndum.

Morales agradeció a Unasur, señalando que por primera vez en la historia de América del Sur, los países de nuestra región están decidiendo cómo resolver sus problemas, sin la presencia de Estados Unidos.

Estados Unidos ha dominado desde hace mucho la economía de Bolivia, especialmente mediante el procesamiento de sus exportaciones de estaño.

Como el experto en asuntos internacionales Stephen Zunes señala, a comienzos de la década de los años 50, en un momento crítico de los esfuerzos de la nación para convertirse en autosuficiente, el gobierno de Estados Unidos obligó a Bolivia a utilizar su escaso capital no para su propio desarrollo, sino para compensar a ex dueños de minas y repagar su deuda externa.

La política económica que se impuso a Bolivia en esa época fue precursora de los programas de ajuste estructural implementados en el continente 30 años más tarde, bajo los términos del neoliberal Consenso de Washington, que ha tenido por lo general efectos desastrosos.

Ahora, las víctimas del fundamentalismo del mercado neoliberal incluyen también a países ricos, donde la maldición de la liberalización financiera ha traído la peor crisis financiera desde la gran depresión.

Las modalidades tradicionales del control imperial -violencia y guerra económica- se han aflojado. América Latina tiene opciones reales. Washington entiende muy bien que esas opciones amenazan no sólo su dominación en el hemisferio, sino también su dominación global. El control de América Latina ha sido el objetivo de la política exterior de Estados Unidos desde los primeros días de la república.

Si Estados Unidos no puede controlar América Latina, no puede esperar concretar un orden exitoso en otras partes del mundo, concluyó en 1971 el Consejo Nacional de Seguridad en la época de Richard Nixon. También consideraba de importancia primordial destruir la democracia chilena, algo que hizo.

Expertos de la corriente tradicional reconocen que Washington sólo ha respaldado la democracia cuando contribuía a sus intereses económicos y estratégicos. Esa política ha continuado sin cambios, hasta el presente.

Esas preocupaciones antidemocráticas son la forma racional de la teoría del dominó, en ocasiones calificada, de manera precisa, como la amenaza del buen ejemplo. Por tales razones, inclusive la menor desviación de la más estricta obediencia es considerada una amenaza existencial que es respondida de manera dura. Eso va desde la organización del campesinado en remotas comunidades del norte de Laos, hasta la creación de cooperativas de pescadores en Granada.

En una América Latina con una flamante autoconfianza, la integración tiene al menos tres dimensiones. Una es regional, un prerrequisito crucial para la independencia, que dificulta al amo del hemisferio escoger países, uno después de otro. Otra es global, al establecer relaciones entre sur y sur y diversificar mercados e inversiones. China se ha convertido en un socio cada vez más importante en los asuntos hemisféricos. Y la última es interna, tal vez la dimensión más vital de todas.

América Latina es famosa por la extrema concentración de riqueza y de poder, y por la falta de responsabilidad de las elites privilegiadas con respecto al bienestar de sus países.

América Latina tiene grandes problemas, pero hay también desarrollos prometedores que podrían anunciar una época de verdadera globalización. Se trata de una integración internacional en favor de los intereses de pueblo, no de inversionistas y de otras concentraciones del poder.

(Los sobre lingüística y política acaban de ser recolectados en The Essential Chomsky, editados por Anthony Arnove y publicados por The New Press. Chomsky es profesor emérito de lingüística y filosofía en el Instituto de Tecnología de Massachusetts de Cambridge).

http://www.jornada.unam.mx/2009/03/14/index.php?section=mundo&article=022a1mun&partner=rss

22/03/2009 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Guerra civil en Estados Unidos?


22-03-2009

Immanuel Wallerstein

La Jornada

Nos estamos acostumbrando a toda suerte de rompimientos de tabúes. La prensa mundial se llena de discusiones acerca de si sería buena la idea de nacionalizar los bancos. Ni más ni menos que Alan Greenspan, discípulo del profeta superlibertario del capitalismo del mercado puro, Ayn Rand, dijo recientemente que deberíamos nacionalizar los bancos cada cien años, y que éste podría ser el momento. El senador republicano y conservador Lindsay Graham estuvo de acuerdo con él. El keynesiano de izquierda Alan Blinder discutió los pros y los contras de esta idea. Y aunque piensa que los contras son un poco mayores que los pros, fue propenso a gastar energía intelectual pública en escribir acerca de ello en el New York Times.

Bueno, tras escuchar las propuestas de nacionalización por parte de archiconservadores notables, ahora oímos discusiones serias acerca de las posibilidades de una guerra civil en Estados Unidos. Zbigniew Brzezinski, apóstol de la ideología anticomunista y asesor en Seguridad Nacional del presidente Carter, apareció en un programa de televisión matutino de entrevistas, el 17 de febrero, donde le pidieron que discutiera algo que había mencionado previamente: la posibilidad de un conflicto de clase en Estados Unidos como secuela del colapso económico mundial.

Brzezinski dijo que el asunto le preocupaba por la perspectiva de que millones y millones de desempleados enfrentaran serias dificultades, gente que se ha vuelto consciente de que la extraordinaria riqueza transferida a unos cuantos individuos no tiene precedente en Estados Unidos.

Le recordó al público que, cuando ocurrió la crisis bancaria masiva en 1907, el gran financiero J. P. Morgan invitó a un grupo de acaudalados financieros a su casa, los encerró en su biblioteca y no los dejó salir hasta que pusieran dinero para un fondo que estabilizara los bancos. Brzezinski dijo: “¿Dónde está la clase adinerada de hoy? ¿Por qué no están haciendo algo si son la gente que ganó miles de millones?

Si no hacen algo sobre una base voluntaria, dijo Brzezinski, va a ocurrir un conflicto creciente entre las clases y si la gente está desempleada y realmente sufriendo, ¡puede incluso haber motines!

Casi simultáneamente, una agencia europea llamada LEAP-Europe que publica boletines europeos globales confidenciales para sus clientes -políticos, servidores públicos, hombres de negocios e inversionistas- dedicó su número de febrero a la dislocación geopolítica global. El informe no pinta un retrato agradable. Discutió la posibilidad de una guerra civil en Europa, en Estados Unidos y en Japón. Previó una estampida generalizada que puede conducir a choques, a semiguerras civiles.

Los expertos dan algunos consejos: “Si su país o región es una zona donde hay una disponibilidad masiva de armas, lo mejor que puede usted hacer es… abandonar la región, si eso es posible”. El único de estos países que concuerda con la descripción de disponibilidad masiva de armas es Estados Unidos. El director de LEAP-Europe, Franck Biancheri, apuntó que hay 200 millones de armas en circulación en Estados Unidos, y la violencia social ya es manifiesta a través de las pandillas. Los expertos que escribieron el informe aseguran que ya existe una emigración de estadunidenses hacia Europa, porque es ahí donde el peligro físico se mantendrá marginal.

Si Brzezinski confía en que emerja otro J. P. Morgan en Estados Unidos que haga entrar en razón a la clase adinerada, el informe de LEAP-Europe ve una última oportunidad en la sesión del 2 de abril del G-20 en Londres, siempre y cuando los participantes lleguen con un plan convincente y audaz.

Estos análisis no provienen de intelectuales de izquierda o de movimientos sociales radicales. Son la expresión abierta de los miedos de analistas serios que son parte del establishment existente en Estados Unidos y Europa. Los tabúes verbales se quiebran únicamente cuando tales personas están en verdad atemorizadas. El punto de romper tabúes es intentar una acción rápida que sea significativa -el equivalente a cuando J. P. Morgan encerró a los financieros en su casa, en 1907.

Era más fácil en 1907.

Traducción: Ramón Vera Herrera

© Immanuel Wallerstein

22/03/2009 Posted by | Politica Internacional, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Crisis, salarios y consumo


josetxo-escurraJosetxo Escurra

Rebeliòn

09/03/2009 Posted by | Humor, Politica Internacional, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Esta crisis repone la urgencia del socialismo en el mundo


viernes 6 de marzo de 2009

el-capital

Juan Diego Nusa Peñalver (AIN, especial para ARGENPRESS.info)

Nuestro interlocutor, el profesor universitario brasileño Plínio de Arruda Sampaio Júnior, figura entre los más de mil 500 economistas y especialistas de 46 países, delegados al XI Encuentro Internacional de Economistas sobre Globalización y Problemas del Desarrollo.

Fundador y ex integrante del Partido de los Trabajadores de Brasil, Sampaio no duda en afirmar que “estamos ahora en momentos de cosecha de la batalla de ideas, planteada por Fidel Castro hace tantos años”, al referirse al cambio de época que vive la Humanidad con la peligrosa y actual crisis del capitalismo.

“Esta es una crisis estructural del sistema y de su patrón de desarrollo globalizado, el cual va a imponer cambios de gran envergadura en la sociedad”, acota Plinio.

Recuerda el autor del libro “Entre la Nación y la Barbarie”, estudio sobre los dilemas del capitalismo dependiente, que los momentos de crisis son periodos extraordinariamente politizados.

“Si el polo anticapitalista no logra transformar en fuerza política los sacrificios del pueblo a la aspiración a una vida mejor, el capitalismo restaurará sus condiciones de acumulación”, añade el entrevistado.

“Si yo tuviera que resumir este fenómeno mundial, sentencia, diría que la causa fundamental es el descontrol del capital financiero, no solamente del mercado, sino también del capital industrial muy monopolizado. Todos estos factores hacen muy desigual la distribución del ingreso, unido a la brusca caída del consumo. El desastre está a la vista y hasta el momento no ha sido detenido”.

El profesor del Instituto de Economía de la Universidad de Campiñas (Unicamp) profundiza sus reflexiones: “la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) compiló los recursos que fueron transferidos para el rescate de los bancos y otras grandes empresas en los países industrializados hasta finales de octubre de 2008, y totalizó la fabulosa cifra de casi siete billones de dólares”.

Es número tan grande que significa más de dos Producto Interno Bruto (PIB) de toda la América Latina.

¿Ha dado resultado ese salvataje en naciones como Estados Unidos?, le preguntamos.

“Esto se ha realizado sin que se revolviera nada: más bien se agudizan la recesión y las malas noticias para los centros capitalistas mundiales, porque la lógica que presidió tal política no fue la del Estado arbitrando y buscando soluciones para las crisis, controlando el capital financiero y promoviendo reformas sociales para mejorar la capacidad de consumo de la sociedad.

“Nada de eso. Lo que pasó fue que el capital financiero presionó al Estado a comprar papeles ‘tóxicos’, ‘podridos’ (sin valor alguno) para evitar o aminorar sus pérdidas.

“Lo único que evadió fue el colapso espectacular de los mercados, pero no tocó todavía ningún problema estructural de la crisis.

“El resultado fue que prolongaron y empujaron el problema para más adelante.”

Plínio, convencido de que América Latina ya está afectada por este cataclismo del capital por sus estrechos vínculos comerciales, financieros y productivos con la economía internacional, considera que existen alternativas para un mundo mejor.

“Soy de opinión de que esta crisis repone la urgencia y la posibilidad del socialismo en el mundo.

“La crisis va a cambiar la situación. Hay cosas que nosotros no imaginamos, que van a ocurrir, como será el resurgimiento de una fuerte y generalizada protesta social. La barbarie capitalista va a provocar una respuesta de reacción”, puntualiza.

Sampaio destaca el espacio creado en estos 11 años y que ha mantenido siempre vivo el pensamiento de Fidel. “Estas citas en La Habana constituyen el encuentro más importante sobre economía en el mundo, y no lo digo por simpatía con la Revolución Cubana. No hay ningún otro espacio donde las personas puedan intercambiar e incluso hablar de revolución sin temor, y confrontar las visiones de los voceros del capital”, concluye Plínio.

Imagen: Carlos Marx y la crisis global. / Autor: Carlos latuff

ARGENPRESS

08/03/2009 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

Economía :”El capitalismo cruje”


05-03-2009

La Unión Europea negó a nueve de sus países miembros ayuda financiera

Oleg Mitiáyev

Ria Novosti

El tema central de la cumbre extraordinaria de la Unión Europea (UE) celebrada el pasado 1 de marzo en Bruselas fue la inestabilidad persistente que impera en los sistemas financieros de algunos países de la Europa del Este, miembros de la UE.

Los gobiernos de nueve de esos países pidieron ayuda financiera por un monto de 190.000 millones de euros, pero la Comisión Europea les negó esa ayuda.

No obstante, en el comunicado final de la cumbre de la UE, todos los 27 países miembros declararon que saldrán juntos de la presente crisis económica gracias a que conservarán el mercado común en la UE y lucharán contra el proteccionismo.

Sin embargo, cumplir esta promesa será un asunto bastante difícil.

“No debemos permitir que una nueva cortina de hierro divida a Europa”, argumentó el primer ministro húngaro Ferenc Gyurcsany al argumentar la necesidad de que la UE les entregara los 190.000 millones de euros necesarios para apuntalar sus finanzas.

Sin embargo, la cancillera de Alemania Angela Merkel a nombre de su país, el mayor donante de la UE, rechazó la petición explicando que la ayuda de la UE a los países de Europa del Este en ningún caso debe ser un proceso general, y que en el caso de prestar ayuda, ésta se debe proporcionar únicamente en casos muy concretos.

Al explicar su postura, Merkel subrayó que la situación en Eslovenia o Eslovaquia no es la misma que la situación de Hungría, que entre otras cosas, ya recibió ayuda por un monto de 6.500 millones de euros, ya que se encuentra al borde de la suspensión de pagos.

Merkel precisó que la ayuda a los países a Europa del Este debe canalizarse mediante las instituciones financieras internacionales, como, por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional.

Al respecto, la semana pasada el Banco Mundial, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo y el Banco Europeo de Inversiones ya anunció que concederá a los bancos de Europa Oriental, créditos por un monto de 24.500 millones de euros.

En la recién pasada cumbre de la UE, se pronunciaron muchos discursos en defensa de la unidad y la conservación del mercado común de la Unión Europea y la lucha contra el proteccionismo como lastre que impedirá a los países de la UE salir en bloque de la crisis.

“Nosotros somos una unión y no dos o tres uniones “,-dijo el presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso, al insistir que es improcedente marginar del espacio económico común europeo a los países que entraron a la UE hace tan sólo cinco años y considerarlos como una zona con muchos problemas.

No obstante, en condiciones de crisis el proteccionismo se extiende en toda la UE. El pasado mes de febrero, uno de los ideólogos de la integración europea el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy asestó a la UE un golpe inesperado.

El líder galo prometió 6.000 millones de euros a los gigantes automovilísticos Renault y Peugeot Citroen, y declaró que no ve las razones para que las empresas francesas atacadas por la recesión, deban seguir trabajando en otros países como en la República Checa, cuando pueden crear puestos de trabajo en Francia.

Las autoridades de la UE tuvieron que hacer grandes esfuerzos para regularizar el contencioso franco-checo, y en vísperas de la cumbre se informó que la propuesta de Sarkozy no obliga a Renault y Peugeot Citroen a utilizar el crédito únicamente en Francia.

“No existe ningún indicio de proteccionismo”, comentó satisfecho la noticia el primer ministro checo Mirek Topolanek.

A pesar de que asignar créditos estatales a las empresas francesas, independientemente se inviertan en Francia o en la República Checa, suponen un claro ejemplo de proteccionismo.

Sobre todo si se tiene en cuenta que la semana pasada la UE rechazó el pedido del consorcio automotriz estadounidense General Motors que solicitó créditos por 3.300 millones de euros para apoyar la producción de sus marcas en el mercado europeo.

En ese caso, los líderes de la UE declararon que ese es un problema que debe afrontar cada país, y de esa manera, dieron luz verde al proteccionismo nacional en el sector automovilístico en el Viejo Continente.

Rebelion

06/03/2009 Posted by | Politica Internacional, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario