America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Mujer coraje!


532835_371371956250696_442308659_n

31/12/2015 Posted by | General, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , | Deja un comentario

La democracia no se mancha – Hernán Brienza


 

 

Un país normal? La semana que culminó ha sido histórica, sin dudas. Apasionada y apasionante, contradictoria, confusa, profusa, estrambótica, aparatosa y original. Puede añadirse cualquier tipo de adjetivos, pero lo que no ha podido encajar es la conjugación del sustantivo “país” con el adjetivo “normal”. Por primera vez en la historia argentina, un presidente se va respaldado por cientos de miles de sus partidarios en una multitudinaria plaza. Por primera vez, la justicia “destituye” 12  horas antes al titular del Poder Ejecutivo a través de funcionarios militantes del presidente entrante y, al mismo tiempo, un primer mandatario asume procesado por la justicia. No se trata de un país normal ni mucho menos.

El desencuentro entre Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri –todo desencuentro es siempre de a dos, más allá de las razones que le asistan a uno u a otro (y lo cierto es que ambos tienen razones que los asisten)- concluyó en una fiesta de a Uno (el macrismo entrante) sin poder incluir al Otro (el kirchnerismo saliente). Las dos Argentinas no pudieron encontrarse y ambas Argentinas son responsables de esa imposibilidad. Pero, además, ese desencuentro evidencia la debilidad simbólica intrínseca del presidente Macri. Un verdadero ganador, un triunfante “sano”, virtuoso, no escatima el placer de ver a su oponente simbólicamente derrotado ofrecer los atributos conquistados. La victoria desequilibra la balanza, y por lo tanto ofrece a quien gana la ventaja de poder tener actos de supuesta grandeza y magnanimidad con quien ha dejado el gobierno. ¿Por qué Macri no pudo tener ese gesto de displicencia y de respeto a su propia dignidad?
A pocos días del estreno mundial de la séptima entrega de la saga de La Guerra de las Galaxias, bien vale la pena recordar las sabias palabras del Maestro Yoda: “El miedo es la entrada al Lado Oscuro de la Fuerza”. Macri no evidenció decisión, fortaleza, autoridad, con el affaire traspaso, sino miedo. O debilidad. Para poder asumir, necesitó borrar al Otro. El kirchnerismo debía desaparecer de las calles, de los escaños del Congreso -remplazados sus diputados por legisladores truchos para que no se notaran los espacios vacíos- y de los actos institucionales. Bueno, el kirchnerismo debe desaparecer, bien podría ser la consigna de los nuevos tiempos y, sobre todo, del andamiaje político-mediático-judicial ¿monitoreado por la CIA? para la región. (Digresión: Preocupante la denuncia de Diosdado Cabello, presidente del Parlamento Venezolano quien acusó directamente a la canciller argentina Susana Malcorra de pertenecer directamente a la Agencia de Inteligencia Americana).
Si uno analiza los primeros movimientos políticos, judiciales y mediáticos todo está dirigido a la supresión de ese elemento molesto y disruptivo en el mapa de poder en la Argentina. El kirchnerismo, al igual que el Yrigoyenismo y el Peronismo, es aquello que no permite la restauración del “país normal”, es decir, de esa Nación conservadora organizada por Bartolomé Mitre en 1862 y reorganizada por el tándem Revolución Libertadora-Dictadura Militar de 1976. Si el Macrismo se equivoca y en vez de llevar adelante una política de integración lúcida, decide “aniquilar” al Otro, utilizará, como nuevo representante del Liberalismo Conservador, para intentar que las mayorías olviden a esa interrupción dislocadora que significó el proceso de estos últimos 12 años, posiblemente, las siguiente herramientas:
a) Manicomialización de Cristina Fernández de Kirchner. Se sabe que cuando el poder encuentra como elemento desafiante a una mujer la primera respuesta que tiene para desacreditarla es la acusación de “locura” para acallar esas voces. “Brujas”, “fanáticas” o “locas” son las mujeres que desafiaron, a lo largo de la historia, al poder. Desde Juana de Arco a las Madres de Plaza de Mayo existe una larga lista de operaciones culturales similares. Cristina será la jugadora “irracional”.
b) Judicialización del kirchnerismo: con un Poder Judicial dispuesto a convertirse en el Grupo de Tareas del gobierno macrista lloverán las denuncias contra ex funcionarios “del antiguo régimen” a tontas y a locas, total lo importante no es la verdad sino el impacto mediático y la estigmatización del Otro, paso previo a la cosificación y a la negación de “humanidad” de ese Otro. Una vez cosificado, ese Otro puede ser insultado, violentado, encarcelado, desaparecido, asesinado.
c) Distintos niveles de Represión interna: Desde los despidos laborales, hasta amenazas, asaltos sospechosos, apagones informativos, censuras, despidos laborales, utilización de la Metropolitana como fuerza de choque, políticas de aprietes, espionajes, etcétera, como parte de un plan de corrimiento de todas las voces opositoras provenientes del kirchnerismo.
Esta, obviamente, es una hipótesis basada en algunos gestos y, también, nobleza obliga, en ciertos prejuicios propios de quien escribe estas líneas derivados de la memoria colectiva. El macrismo puede recostarse sobre su costado lúcido, entonces, apelará más a los estímulos colectivos e individuales –como hizo el menemismo, cabe reconocer- más que en los elementos represivos. Si lo hace podrá cumplir con esa fantasmagoría que proyectó durante los últimos años y que es el aporte de un “progresismo de derecha” a la democracia argentina. Pero para eso, Macri debe sacudir dos males de sus propias filas: el miedo, por un lado, y la concepción monista del Liberalismo Conservador argentino.
El politólogo e historiador Isaiah Berlin habla de dos tipos de concepciones filosóficas en la historia de las ideas de la humanidad: el monismo y el pluralismo. El primero, como se sabe, es la construcción de una única escala de valores basada en una única naturaleza humana, una sola racionalidad y un solo progreso. Esta idea moderna y prerromántica –en baja estima en la actualidad– supone que hay una sola forma de comprender al hombre. El segundo se basa sobre la posibilidad de que exista más de una escala de valores –sin alcanzar el relativismo absoluto–, más de una idea de felicidad humana, y duda de la racionalidad como único fundamento de acción política y de la existencia de una línea de progreso sin historicidades ni particularidades culturales.
El Liberalismo Conservador criollo, en cambio, a lo largo de su historia ha abrazado un peligroso monismo valorativo y teórico que lo ha anquilosado y convertido en un fosilizado armazón enunciativo. Desde Civilización o Barbarie, el conservadurismo autodenominado liberal ha construido una visión monista de la existencia humana: hay una sola línea civilizatoria, una sola forma de democracia, un solo proceso de progreso humano, una sola forma “apolítica” de hacer política.
Este liberalismo monista establece como única racionalidad la suya, con un solo sistema métrico posible sobre el bien y el mal, lo correcto, lo democrático, lo político, sin poder aceptar otro modelo de gestión de autoridad, de liderazgo, de representación democrática, de inversión de valores. Y ese monismo antiplural se llevó a las patadas con la Otredad y terminó haciendo del Otro un objeto de eliminación o de depósito en campos de concentración.
En su discurso de asunción, Macri apeló a la “unidad nacional”. El kirchnerismo, es cierto, apeló durante sus 12 años de gobierno a una mirada agonista de la Patria, que incluía cierta lógica maniquea, pero que reconocía al Otro, al menos como contendiente. El riesgo que corre el Macrismo es el de generar una “unidad”homogeneizadora, monista, represiva y negadora del Otro. Pero para eso debe dejar de sentir miedo. El que acalla al Otro no es el más fuerte, no es el que más autoridad tiene, es el que menos argumentos tiene y por eso debe hacer callar al Otro. El concierto de medios de comunicación oficialistas que hoy vuelven a dominar en la Argentina, con el Clarín de Héctor Magnetto a la cabeza, saben de esto. La democracia no se mancha. 

Tiempo Argentino

15/12/2015 Posted by | General, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , | 2 comentarios

“La autoridad no se construye con colores y mucho menos gritándole a una mujer”


LA PRESIDENTA PUBLICÓ EN SU PÁGINA WEB UN TEXTO EN EL CUENTA LA CONVERSACIÓN QUE MANTUVO CON EL PRESIDENTE ELECTO AVCERCA DEL LUGAR DE LA CEREMONIA DE TRASPASO.

12310588_447768172088091_5406238720450244406_n

La Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, publicó en su página web y en las redes sociales un texto en el que cuenta detalles de una converssación que mantuvo con el presidente electo Mauricio Macri en virtud de la discusión sobre el lugar en el que se hará la entrega de los atributos del Poder Ejecutivo.

“Me pasan el celu y el presidente electo comenzó con un elevado tono de voz a exigirme que debía entregarle bastón y banda presidenciales en la Casa Rosada porque era “su ceremonia” y que si no lo hacía como él decía…

¡La Corte Suprema de Justicia de La Nación! le iba a entregar los atributos, porque ya habían consultado.Debo confesar que me sorprendió la exaltada –eufemismo de gritos- verborragia de presidente electo. (…) A tal punto que en un momento tuve que que recordarle que más allá de nuestras investiduras, el era un hombre y yo una mujer y que no corresponde que me tratara de esa forma.”, contó Cristina.

“El presidente electo siguió gritando y diciendo que no es así, que lo tengo que esperar en la Casa Rosada después de que el jure y hable en el Congreso y allí entregarle el bastón y la banda. Traté de explicarle que después que el jure yo ya no soy más Presidenta y que por eso tengo que entregarle banda y bastón ni bien él termine de jurar en forma simultánea, y es ahí cuando me dice, muy enojado, que yo lo tengo que acompañar -y me vuelve a repetir- porque es “su ceremonia”.

Bueno ahí pensé hasta acá llegó mi amor y le recuerdo 3 cosas: la 1ra, que no soy su acompañante.

La 2da, que el 10/12 no es su fiesta de cumpleaños sino el día que asume como Presidente de todos los argentinos en un sistema democrático al que hay que respetar y que su símbolo mayor es la Asamblea Legislativa donde jura como Presidente y donde quien termina su período le entrega el mando.

La 3ra, que no pienso seguir tolerando en silencio, como hasta ahora, el maltrato personal y público que viene dispensando desde el mismo día en que lo invite a Olivos luego de felicitarlo por su triunfo. Ni tampoco las mentiras que se siguen propalando merced a una impunidad mediática nunca antes vista…”, agregó la Presidenta en otra parte del relato.

Finalmente, y tras enumerar las decisiones tomadas por el gobierno saliente en función de colaborar con la transición y la gobernabilidad futura, la Presidenta calificó al episodio, en función de la tapa del Clarín de hoy: “Lo de ayer no fue una llamada telefónica para hablar sobre ninguna ceremonia. Fue simplemente, una operación mediática más en donde la sociedad debía leer: Macri le ordenó a Cristina que tenía que entregarle la banda y bastón en la Casa Rosada”.

En cuanto a la autoridad de un gobierno o de un presidente: No se construye ni con colores, ni con imágenes y mucho menos gritándole a una mujer. Es algo más simple pero al mismo tiempo difícil. Gestión cotidiana y confianza de la sociedad de que no se va a gobernar en contra de ella.

Mientras tanto en la realidad cotidiana están sucediendo cosas producto de acciones y dichos del futuro gobierno que están afectando y afectarán aún más la vida de la gente. Ya lo dije en YPF hace 2 semanas no dejemos que mientras discutimos banalidades y trivialidades nos pasen los elefantes por detrás.

Una vez más la realidad oculta por la impunidad mediática.”, cerró la primera mandataria.

MINUTO UNO

06/12/2015 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , | Deja un comentario

Estigmatizar jóvenes (en redes y medios) – Alicia Entel


Estigmatizar jóvenes (en redes y medios)

FOTO GUADALUPE LOMBARDO

FOTO GUADALUPE LOMBARDO

Por Alicia Entel *
Cada tanto, y favorecidos por una estrategia muy bien planificada por mentores que quedan en las sombras, muchos ciudadanos, y no sólo de Argentina, muestran comportamientos ultrarreaccionarios. Estigmatizan grupos, ejercen violencia verbal y sus expresiones se viralizan en las redes y en los medios tradicionales. En estos días de la finalización del mandato presidencial de Cristina Fernández de Kirchner, más que nunca se escuchan los peores improperios a la denominación y presencia de la agrupación La Cámpora (que según el diario Clarín hasta manejaban el “servicio meteorológico”). Como si un sentimiento vil, mezcla de venganza, envidia y pensamiento reaccionario, se hubiera apropiado de cierta ola ciudadana, se dicen palabras aberrantes, se inventan historias mentirosas y hasta algunos repiten como primates supuestas irregularidades en la actividad de la militancia sin tener comprobación alguna sino que se reiteran frases –de ahí lo de primates– porque algún comunicador de moda las ha dicho. Mantengo vínculo con agrupaciones estudiantiles desde hace muchos años, miles de jóvenes pasaron por la cátedra universitaria que dirijo. Algunos han alcanzado notoriedad pública mediática, política, social, de la más diversa índole e ideario. Nadie niega que, cuando se trata de cualquier agrupación, partido u organización, puede haber habido algún personaje con renuncios. Pero cuidado, los dedos acusadores generalizan, personajes con capacidad de micrófono hablan o escriben impunemente como si se promoviera con las palabras una suerte de razzia fundamentalista contra los jóvenes militantes por el sólo hecho de serlo. Una palabra clave es “corrupción” repetida hasta el cansancio. Como si siguieran, sin saber, el manual de estilo de consultores internacionales, usan y requeteusan tal palabra abstractamente sin evidenciar fuentes que permitan la verificación, o bien, sin sonrojarse suman fuentes “truchas”. Lo que no se dice es que las acusaciones de mentirosos y corruptos, al menos en el caso argentino, configuran una cortina de humo eficaz para debilitar al contrincante ya caído ante la sociedad y a la vez para que la opinión pública no tome conciencia de los proyectos reales del vencedor que, por lo que se avizora, son, cuanto menos, de disminución de derechos. El triunfador no dice “No nos gustan esos jóvenes porque sueñan con un país más justo y con mayor redistribución de la riqueza”, no dicen “No queremos distribuir”. Apelan a la emotividad y se yerguen como sacerdotes de la misión anticorrupción. Desde ese lugar que finge pureza acusan, señalan, inventan.

Hubo una época en la que ser joven militante de izquierda –lo sé bien– era algo así como ser descendiente del diablo mismo. Se le solicitaba no hablar, no decir, o se lo molía a palos cuando intentaba acompañar una protesta. También las dictaduras se ensañaron con militantes marxistas, trotskistas y de las juventudes peronistas, entre otros, una herida aún abierta y que no va a cerrar hasta que se concreten todos los juicios contra quienes cometieron delitos de lesa humanidad.

Con menos dramatismo, muchos jóvenes de agrupaciones universitarias fueron estigmatizados. Incluso si acaso la propia agrupación había tenido actitudes cuestionables, no necesariamente ese sayo les debía caer a todos los integrantes de la organización. Sin embargo eso sucedió. Pregunten a los adultos que fueron estudiantes alfonsinistas de la Franja Morada a principios de los 90, que luego no tuvieron tribuna, se quemaron como dicen los más jóvenes, e incluso su propia agrupación cambió de nombre y que con el tiempo miraron un tanto azorados cómo por un lado continuaba el rechazo o la dispersión y, por otro, sus referentes partían a integrarse en Propuesta Republicana y se convertían en funcionarios.

Cuando las inundaciones en Santa Fe y en provincia de Buenos Aires, muchos jóvenes “K” se organizaron para colaborar con eficacia en terreno y poniendo el cuerpo como pocos lo habían hecho. Sin embargo, de eso no se habla y aún hay pintadas en la ciudad de Buenos Aires que los agravian con el “andate a trabajar”.

Más específicamente, ¿por qué se la agarran con La Cámpora? ¿Por qué hay una suerte de clisé anti k que estigmatiza a la agrupación con un facilismo impresionante? ¿Por qué se miente tanto? En realidad ¿contra quién apuntan? ¿Contra Cristina Fernández de Kirchner, su líder? ¿Y por qué motivos? ¿Porque se plantó ante los fondos buitre? ¿Porque en el mejor momento del mundo sojero pretendió que pagaran impuestos? ¿Porque propició una ley antimonopolios mediáticos? ¿Porque mejoró la vida de mucha “negrada”? ¿Porque no siguió los mandatos del país del Norte que pedía pagar ciegamente la deuda con enormes intereses? Seguramente ahora el gobierno entrante con acuerdo del establishment va a ajustar y va a decir que no le quedó otro remedio que contraer deuda porque las arcas estaban vacías y marcará culpables con la complicidad judicial. Se rasgarán las vestiduras y, nuevamente, hablarán de corrupción. No les creamos. Ya constituye una acusación leit motiv hacia todos los gobiernos populares de Latinoamérica. La verdad no dicha es que en silencio los acusadores pseudopuristas volverán a hacer negocios con la banca internacional ganando probablemente muy buenas comisiones, y, para colmo, perfeccionarán narraciones emotivas, con la invención de culpables. Una vez Cristina dijo, como al pasar, si me pasa algo miren al Norte. Recordémoslo. El estigma corre por todos lados, y muchas veces, como ahora recala en los jóvenes y en su líder. Sin dramatismo, con humor, con los ojos bien abiertos, con mirada solidaria, y mucha presencia en el espacio público, proclamemos libertad de pensamiento y no les creamos.

* Docente e investigadora Fac. de Ciencias Sociales. UBA.

Pàgina 12

02/12/2015 Posted by | Educación, General, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , | 2 comentarios

La Presidenta


996133_1066062550078436_2780679715272300571_n

16/08/2015 Posted by | General, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | | 2 comentarios

Mao, Sartre y Zannini – José Pablo Feinmann


Mao, Sartre y Zannini

0010782990

Por José Pablo Feinmann
La derecha argentina vive días de amargura. El horizonte se ha oscurecido, y a ese candidato dócil, que, en el peor de los casos, habría de ganar las elecciones presidenciales si no lo hacía el candidato perfecto, obediente, hijo de uno de los impecables representantes del capitalismo nativo (con sus caras luminosas y las otras oscuras, tan oscuras como noche sin luna o habitaciones subterráneas, abovedadas y secretas), ese candidato dócil, decíamos, ha dejado de serlo. No por él, acaso. Aunque él consintió el escarnio. Sino por el vicepresidente que le han adosado. Podrá, él, decir lo que quiera, pero que se lo han adosado, sí, se lo han adosado. ¿Y quién sino ella, la dictadora, la autoritaria, la pérfida conductora, la malvada y hasta el mismo Mal, podría ser la culpable de semejante agresión al republicanismo? En suma, a Scioli le han puesto a Zannini. Y basta echar una mirada sobre él, Zannini, para ver qué es, ya que ni siquiera lo esconde. Es un chino y además así le dicen. Le dicen Chino. No sería grave si el Chino no hubiese sido (y, se dice, aún es, ya que nadie deja de ser lo que fue) maoísta en su juventud, que aún se prolonga hasta nuestros días, prepotente. ¿Cuál es el peligro real, hoy, de semejante simetría? Por decirlo claro: si donde hubo amor cenizas quedan, ¿qué resta hoy de Mao en Zannini? ¿Es Zannini el retorno de Mao? ¿Es Zannini el protagonista de un nuevo Gran Salto Hacia Adelante, como el que diera el líder chino en 1958? (Leer la contratapa de Juan Forn –excelente como todas– “Cara a cara con la revolución”, del 19/06/2015.) Ante todo, ¿quién fue Mao? ¿Por qué adhirieron a él, no sólo las fervorosas y letales juventudes chinas de la Revolución Cultural, sino los más grandes pensadores franceses, con Sartre a la cabeza pero también con Lacan, Foucault y Deleuze?

Mao fue un gran líder político que –entre muchos otros logros– consiguió que una nación de cientos de millones de habitantes leyera solamente un único libro, un pequeño libro con sus tapas teñidas de rojo, que contenía sus consejos, sus escritos, sus discursos. Ese libro fue impuesto por una formación político-militar llamada Guardias Rojos, y que estaba al servicio del gran líder y dirigida por una fascinante mujer llamada Chiang Chin o, sobre todo en Occidente, Madame Mao. Que solía definirse como “el perro furioso de Mao”. Dado que cuando Mao le ordenaba que mordiera, ella mordía. Los Guardias Rojos –jóvenes la enorme mayoría– leían el Libro Rojo o imponían su lectura a todos y en todas partes. Eran fanáticos y brutales. Hoy, todo esto permanece como parte de la historia más dura del autoritarismo en el siglo XX. De aquí que una definición de maoísmo no pueda sacudirse su sinonimia con autoritarismo, Estado dictatorial, ideología de violencia y muerte. De acuerdo. Aunque podríamos reflexionar si en el ámbito de la “civilización occidental capitalista” no leemos diariamente nuestro libro de Mao, con otros colores, con más sutileza, con más tecnología. Lo Uno ideológico que difunde el poder comunicacional por medio del entretenimiento, del cine, de la propaganda, de la moda, coloniza las conciencias, no de un país, sino de enteros continentes. Y la violencia no le es ajena a este sistema sujetador de sujetos, sino que estalla en todas partes, ya que –desde el inicio de la Guerra contra el Terror– la potencia hegemónica, con el respaldo de todo el Occidente capitalista, puede entablar guerras donde lo necesite. En un mundo sin ideas ni ideologías, el concepto geopolítico que justifica las guerras intervencionistas es el de democracia. Y la democracia siempre falta donde está el elemento energético que el imperio necesita. Así, las tropas de la civilización y de Occidente intervienen, restablecen los valores democráticos, asesinan a los dictadores y se quedan con el petróleo o lo que sea necesiten.

Del Libro Rojo se publicaron más de novecientos millones de ejemplares. Se trata del libro con más ediciones y mayor difusión después de la Biblia, acaso el Libro Rojo del Occidente capitalista y cristiano. Son, lo dijimos, recopilaciones de frases, escritos y discursos de Mao. Una de sus frases más brillantes es: La bomba atómica es un tigre de papel. La recopilación perteneció a Lin Piao, que fuera ministro de Defensa de Mao y cayera luego en desgracia hasta morir en un vuelo hacia Moscú, presuntamente porque se le acabó el combustible o porque lo liquidó la artillería de su jefe, cuyo pensamiento tan prolijamente había reunido; olvidando, tal vez, una sola máxima: “Si tu enemigo huye en un avión, no lo mates. Bastará con derribar el avión”. En el prólogo a la edición de 1966, Lin Piao había escrito: “Para asimilar el pensamiento de Mao Tse-tung es necesario estudiar una y otra vez sus muchos conceptos fundamentales; conviene aprender de memoria sus frases clave, estudiarlas y aplicarlas reiteradamente. En la prensa deben insertarse citas del presidente Mao de acuerdo con la realidad, para que la gente las estudie y las aplique”. Y así seguía. El Libro Rojo era la condensación de la sabiduría política y guerrera de Mao Tse-tung. Fue la Biblia del Occidente revolucionario durante los sesenta y parte de los setenta. Los jóvenes de la izquierda peronista lo leyeron con fervor. Algunos textos fueron tan consultados como los del mismísimo Perón, sobre todo: Sobre la guerra popular y uno muy serio, bien trabajado, Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo. Perón, desde Madrid, se identificaba con el gran líder chino. Lo citaba. Y una consigna se cantó en las más combativas movilizaciones: “Mao y Perón / Un solo corazón”.

En Francia, grandes pensadores adhirieron, si no al pensamiento de Mao, a su política revolucionaria, a su condición de jefe revolucionario que se ponía, desafiante, a la izquierda de Moscú, siempre entregado a esa coexistencia pacífica que irritaba a Ernesto Guevara. En París, el maoísmo animó las rebeliones de Mayo del ’68, tan bullangueras, tan creativas en esas consignas que habrían de pasar a la historia, reunidas en libros prestigiosos, bellas literariamente en tanto, aquí, en Argentina, apenas un año después estallaba el Cordobazo, sin consignas de vuelo literario pero con muertos en el presente y, muy especialmente, en el horizonte, primero a manos del sanguinario brigadier Lacabanne (puesto para esa tarea por López Rega, elogiado por Mariano Grondona exactamente por eso en su pieza macabra “Meditación del elegido”) y luego por Jorge Videla. No hubo un solo muerto en el Mayo francés. Podían ser bravos porque sabían (y muy bien lo sabían) que no tenían a un Videla en el horizonte. Llamaron a Sartre para que les hablara públicamente. Y ahí fue el genial autor de la Crítica de la razón dialéctica y el prólogo al libro de Fanon sobre los condenados de la tierra. Su primera charla fue un éxito. Sartre necesitaba que los jóvenes rebeldes lo escucharan. Quería demostrarles a sus rivales posestructuralistas que era el más vigente. Hubo un segundo encuentro. Sartre llega y se encuentra con un papel sobre el escritorio. Ahí se lee: “Sartre, no nos des la lata. Sé breve”. Se desalienta, supone que está viejo. Que el maltrato dado a su cuerpo durante la escritura de la Crítica lo ha deteriorado sin retorno. Entre otras cosas tomaba veinte pastillas diarias de anfetaminas, fumaba cuarenta cigarrillos, bebía alcohol en abundancia y recurría a las aspirinas, casi diez por día, para quitarse los dolores de cabeza. (Ver: Carlos Correas, “Atisbos sobre Sartre”, en Tomás Abraham presenta: Vidas filosóficas, Eudeba, Buenos Aires, 1999, p. 23.) Tenía sesenta y tres, casi sesenta y cuatro años. Estar cerca de los jóvenes era lo único que lo rejuvenecía. Al darse cuenta, los jóvenes le faltan el respeto. Ninguno o casi ninguno habría leído la Crítica, ¿para qué? ¿O acaso no tenían a mano el Libro Rojo de Mao, mucho más pequeño, fácil y con el prestigio que siempre tienen los revolucionarios sobre los intelectuales? Apenas leyó ese papel oprobioso, fruto de la soberbia de los tilingos rebeldes, niños de la pequeña burguesía parisina, de los que sólo uno murió porque dio un mal paso y se cayó al río, Sartre debió insultarlos duramente e irse a su casa y seguir con su interminable Flaubert, que es, ni más ni menos, que la aplicación práctica de las categorías todavía formales de la Crítica a una existencia individual. “Entre individuo e historia hay identidad ontológica y reciprocidad metodológica” (Crítica, cito de memoria). Pero andaba mal. Sus años postreros son tristes. Sus empeños en seguir militando hasta el final, metiendo el cuerpo en varias causas, prestando su nombre a personas y organizaciones que ni siquiera lo habían leído, patéticos. Tanto miedo a envejecer le jugaba en contra. Así, lo veremos vendiendo el diario maoísta La Causa del Pueblo, a él, que no era maoísta, que sólo quería ayudar a gente con la que disentía pero era incapaz de no querer.

Si Zannini fue –en el pasado– un maoísta, lo fue como lo fueron tantos. Hoy es un hombre de la democracia. Y aquí radica toda la diferencia. Zannini no cree –como Lenin en El Estado y la revolución– que pueda existir una dictadura democrática. Es conocido este argumento: la dictadura del proletariado es democrática porque es una dictadura del pueblo, de las mayorías proletarias y campesinas. No hay tal cosa. Nunca la hubo. La dictadura del proletariado es un concepto trágico de Marx. Siempre terminó por ser la dictadura del partido y luego la del líder todopoderoso, con la teoría convertida en dogma. Zannini, sin duda, endurece la fórmula de Scioli al integrarla. Se dirá, también, que la cristiniza. Es posible. Pero hay algo que puedo jurar. Mao Tse-tung, aunque el Frente para la Victoria gane por paliza, no será el nuevo vicepresidente de la Argentina.

Pagina 12

21/06/2015 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario

21 de MAY. Cristina Fernández inauguró hoy el Centro Cultural Kirchner.


Cristina Fernández de Kirchner dejó hoy inaugurado, con un discurso transmitido por la cadena nacional, el Centro Cultural Kirchner en el antiguo Palacio del Correo, que ya quedó abierto al público y será, afirmó, “el más importante de Latinoamérica”.

25/05/2015 Posted by | General, Historia, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized, Videos | , , , | Deja un comentario

CARTA ABIERTA A ALFREDO LEUCO – Hugo Presman


CARTA ABIERTA A ALFREDO LEUCO

Por: Hugo Presman (Conductor de “El Tren”)
Hugo-Presman
Te aseguro Alfredo que no me hubiera imaginado, allá por los primeros años del siglo XXI cuando mantuvimos varias conversaciones telefónicas, que llegarías a los extremos que transitás desde hace varios años. Había algunas coincidencias políticas, algún pariente en común en Catamarca y el hecho que ambos fuéramos padres de un único hijo y que lleven el nombre “Diego”. Un día, invitado a nuestro programa El Tren, allá por el 2005, estabas tan entusiasmado con el gobierno de Néstor Kirchner que lo considerabas el mejor de los que habías conocido. Pero cuando el 13 de marzo del 2007 publicaste una nota en “La Nación” con el título “Ni Menem había llegado a tanto”, te dejé un mensaje en tu celular diciéndote que algunas de las críticas podía compartir, pero no en el medio en que la hacías.

Pero aun así, nunca podía suponer que un día escribirías un editorial leído en tu programa en Radio Mitre el 19 de junio con el título “Carta abierta al juez Griesa” en el que te dirigís a quien coloca a nuestro país, a los millones de argentinos, al futuro tuyo y mío y de los dos Diegos, llamándolo “Estimado Mister Thomas Griesa”, Dear Mr Griesa (en dos ocasiones), compañero Griesa. Cuando eras un joven militante del Partido Comunista, estoy seguro que nunca pensaste que alguna vez llegarías a escribir esto: “Para el final, compañero Griesa, quiero informarle que nosotros tenemos una interpretación especial del inglés. Los argentinos sabemos de todo y estamos a la vanguardia de la traducción simultánea. God save de Queen en Inglaterra tiene un significado. Acá, significa Dios salve a Cristina. O Dios nos libre y nos guarde. Hay sutilezas que usted no entiende, Mr Griesa. Por eso se atrevió a fallar en contra de nuestro país. Para este gobierno una cosa es perder UN juicio, que es lo que ha ocurrido y otra cosa muy distinta es perder EL juicio. Ese es nuestro verdadero problema.” Es como si te siguiera guiando, más allá de tus virajes, tu viejo mentor Don Victorio Codovilla que no tuvo inconveniente de marchar codo a codo con Spruille Braden, el embajador norteamericano para oponerse a Perón, como vos hoy lo hacés con “el compañero Griesa”, para oponerte a Cristina Fernández. Te quejás que el gobierno presionó a auspiciantes tuyos o que usó a la AFIP como elemento de presión hacia familiares. Si es así es una actitud muy criticable del gobierno. Pero cuando uno tiene convicciones no mide lo que sucede en el país conforme a cómo a uno le va en el mercado, no puede envilecer las opiniones y destilar un odio que en tus editoriales siempre ponés del lado de lo que denostás. En aquellas conversaciones ya muy lejanas en el tiempo, nos contamos nuestras historias políticas. Me comentaste de tu paso por el Partido Comunista y te informé que mi matriz ideológica es la izquierda nacional, la que desde un origen trostkista estuvo desde el 17 de octubre de 1945 del lado del peronismo y de todos los movimientos nacionales y populares de América Latina. Te aclaré que desde 1979 no estoy en ninguna de las fracciones en que se ha dividido y que incluso disentí con su máximo referente, Jorge Abelardo Ramos en algunas de sus posturas de los ochenta y noventa. Te comenté entonces que para comprender la realidad es fundamental tener una visión clara del pasado y que el enorme desprendimiento y pasión militante de los jóvenes comunistas tropezaban con el obstáculo que el Partido suscribía la historia mitrista a la que se le agregaba un aditamento de lenguaje marxista.

Intercambiando confesiones juveniles te conté que para acceder a un intento de análisis y comprensión, en mi caso, tuve que desaprender lo que me había enseñado la escuela sarmientina con sus méritos de universal, laica y gratuita, pero con el contrapeso sobre el pasado argentino y latinoamericano de pasarlo por el axioma de civilización y barbarie. Por eso en mi caso, abrevé en aquellos que se abocaron a una reinterpretación histórica aplicando el marxismo como un método de análisis e interpretación y no como un dogma. Y te cuento algo con relación a no obnubilar la comprensión de la realidad anteponiendo facturas personales: a Trotsky, Stalín le mató a dos de sus hijos, enloqueció a una de sus hijas, mandó a asesinar a la mayor parte de sus seguidores y amigos, lo mandaron a prisión y luego lo desterraron de su país donde fue figura fundamental de la Revolución de Octubre. Por presiones diplomáticas stalinistas lo expulsaron de Noruega donde estaba asilado y el planeta careció de visado para el creador del ejército rojo. El Méjico revolucionario de Lázaro Cárdenas fue el único país que le abrió sus puertas y en dos años de residencia en un mundo que ignoraba propuso “Los Estados Unidos Socialistas de América Latina”, como contemporáneamente y sacando lo de socialista impulsó tu odiado Hugo Chávez. Cuando Hitler empezó a considerar romper el pacto de no agresión que había firmado con Stalín y en consecuencia invadir la Unión Soviética, la consigna de Trotsky a sus seguidores fue: “Contra la burocracia soviética, defensa incondicional de la Unión Soviética”. Te recuerdo todo esto para que veas cómo cuando se tienen convicciones, nunca pero nunca se hace alianza con el enemigo y no se las cambia aunque te saquen avisos o presionen para que no lo hagan los anunciantes. Aunque, como es tu caso, odies hasta extremos viscerales al gobierno que enfrenta al juez que ampara a los fondos buitres, el rostro más depredador del capitalismo salvaje.

No se abraza al enemigo Alfredo, como lo hicieron los unitarios exiliados en Montevideo del gobierno de Rosas, y por eso apoyaron el bloqueo anglo francés de 1838 y 1845 que intentaban declarar la libre navegación de los ríos interiores y llegar con sus manufacturas a destruir al Paraguay, que con su proteccionismo fue el estado más desarrollado de América Latina en el siglo XIX. Lo que no pudieron concretar entonces, lo consiguieron años después con inspiración inglesa y de la nobleza portuguesa asentada en el Brasil, y con el entusiasta apoyo de los comerciantes importadores de los puertos de Buenos Aires y Montevideo en la guerra de la Triple Infamia perpetrando un genocidio, exterminando dos tercios de la población. Por esa heroica defensa de los intereses nacionales, San Martín le legó su sable a Rosas y le escribió una carta que comenzaba así: “Boulogne Sur- Mer, 2 de noviembre de 1848. Excmo. Sr. Capitán general D, Juan Manuel de Rosas. Mi respetable general y amigo: A pesar de la distancia que me separa de nuestra patria, usted me hará la justicia de creer que sus triunfos son un gran consuelo a mi achacosa vejez. Así es que he tenido una verdadera satisfacción al saber el levantamiento del injusto bloqueo con que nos hostilizaban las dos primeras naciones de Europa; esta satisfacción es tanto más completa cuanto el honor del país, no ha tenido nada que sufrir, y por el contrario presenta a todos los nuevos Estados Americanos, un modelo que seguir y más cuando éste está apoyado en la justicia.”

Como ves, son posiciones y actitudes que están en las antípodas de tu carta al juez Griesa. Y San Martín estaba exiliado en una de las dos potencias bloqueadoras y no por eso iba a adoptar una actitud genuflexa con el país que le brindaba hospitalidad.

Es posible que te diste cuenta que habías superado un límite y ni siquiera era posible refugiarse en que todo no era más que un ejercicio de ironía fallido, por lo que que sin venir a cuento en el editorial del 25 de junio escribiste: “….el repugnante e injusto fallo del juez Griesa”

Previamente, el 23 de junio, habías insistido con tu inveterado maniqueísmo: “En un par de días pasamos de humillar a los fondos buitres a autohumillarnos…” Es de Perogrullo, que en una negociación se avance y se retroceda, para volver a avanzar, salvo que simplemente se vaya a firmar lo que el oponente propone.

No se puede hacer periodismo Alfredo, invadido por un odio efervescente y visceral que obnubila la visión y distorsiona todo lo que aborda.

Pero no llegaste hasta aquí de casualidad sino transitando un camino barroso y en permanente pendiente. Siempre desmedido en el elogio al poder económico o en la crítica a quienes lo enfrentan. Cuando el gobierno entró en conflicto con las patronales del campo, eras columnista estrella de Radio Continental, cuyo slogan es “La radio que escucha el campo argentino”, con abundantes avisadores vinculados a la actividad, a la siembra directa y a la soja.

Seguramente fue una casualidad, pero pasaste a ser un fervoroso defensor de la Sociedad Rural y de CARBAP. Es cierto que movilizaron mucha gente, como nunca hubieron imaginado instituciones representativas de la oligarquía. Como se te escapa el diccionario edulcorando adjetivos y tropezás con la historia en momentos que te enfervorizás, hablaste que era “El 17 de octubre de los pueblos del interior”. Tal vez ese desliz deba atribuirse a que hace mucho miras más hacia arriba que para abajo, que en este nuevo 17 de octubre que sólo vos imaginaste, la clase obrera estaba enfrente y lo protagonizaban franjas urbanas y rurales de las clases medias que le daban cobertura popular a los titiriteros: la Sociedad Rural, Carbap, La Nación, Clarín, entidades empresariales y partidos opositores movidos a control remoto por el multimedio más poderoso, con la tradicional cobertura infalible para el error de ciertas sectas de izquierda. Más que un 17 de octubre de 1945 parecía un 16 de septiembre de 1955. Un tropezón con el almanaque no cualquiera da en la vida.

Mientras el 17 de octubre de 1945 abrió un período histórico que incluso ha sobrevivido a retrocesos y traiciones del movimiento creado por Perón, del 17 de octubre que vos descubriste, a sólo seis años no quedan ni los escombros y a tres años del 2008, en las elecciones presidenciales del 2011, mucha de esa clase media urbana y rural que le daba el toque popular a movilizaciones reaccionarias votaron por Cristina Fernández cuando alcanzó un 54% de los votos y le sacaba una diferencia al segundo sin antecedentes.

Cuando Jorge Bergoglio fue proclamado y asumió como Papa Francisco, esperabas que proyectara su papel de opositor, ahora a nivel planetario. Fue entonces que escribiste desmesurado el 26 de julio del 2013 con el título de “Prócer y Presidente”: “Le quiero hacer una confesión muy personal. Ya tengo elegido mi candidato a presidente para el 2015. Ya me convenció. Creo que no hay un argentino mejor que él para que conduzca los destinos del país y nos lleve por el mejor de los caminos. ¿No me cree? Mire, yo le voy a poner mi voto de confianza a un compatriota extraordinario que es lo mejor que produjo estas tierras, tal vez, en toda su historia. ¿Sabe porque lo quiero votar? Porque tiene las virtudes, los valores y las ideas de los dirigentes políticos más importantes de nuestro país y porque por su capacidad y su impronta revolucionaria debería estudiarse en los colegios como uno de los máximos próceres de la argentinidad y del planeta. ¿No me cree? ¿Le parece que exagero? Escuche y después me cuenta”

Y después hacías un resumen: “De José de San Martín tiene el coraje para pelear por la libertad de los pueblos y para enfrentar las más grandes dificultades, incluso las que tienen el tamaño de la cordillera de los Andes. Se siente un hombre libre y quiere que todos los hombres sean libres. De Manuel Belgrano tiene la obsesión por la educación, la excelencia intelectual y la flexibilidad para moverse en todos los terrenos. También es creador de una nueva bandera de la fe.

De Mariano Moreno tiene la voluntad revolucionaria. La pasión por romper las burocracias del atraso y la apuesta al cambio de las viejas estructuras. De Hipólito Yrigoyen tiene su amor por los más humildes, su lucha eterna para que la tortilla se vuelva, su profunda fe democrática.

De Juan Domingo Perón tiene su habilidad para conducir, ese liderazgo planetario que lleva a buen puerto porque predica con el ejemplo. Tiene esa sensibilidad especial y sabiduría popular que se cosecha con mucho pavimento recorrido. Tiene humor y picardía. Se podría cantar una marchita que diga: “Por ese gran argentino/ que se supo conquistar/ a la gran masa del pueblo/ con astucia clerical.

De Evita tiene su amor por los grasitas. Su opción por los pobres, por los cabecitas negras……..De Arturo Illia tiene la austeridad republicana y franciscana. Los votos de pobreza, el despojo de todo tipo de vanidad o riqueza frívola. No vive rodeado de millonarios ni de estrellas mediáticas. …. Francisco fue forjado por dos matrices que atravesaron y transformaron la historia de nuestro país. Por el catolicismo y el peronismo. En esas fraguas se formó. En esas convicciones e ilusiones. En esa fe. Muchas veces me pregunto qué me despierta tanta admiración en el Papa si yo no soy católico ni peronista aunque a veces me gustaría serlo. Para tomar lo mejor de ambos. Para tener un oído en el pueblo y el otro en el evangelio o en la doctrina, como decía Monseñor Angelelli. Ya sé que no lo puedo votar. Ya sé que no es candidato. Pero es el espejo que refleja lo mejor de este país. Es el argentino que nos transmite esperanza y capacidad transformadora. Es el Papa. Tranquilamente puede ser un presidente y un prócer. Podrán imitarlo, pero igualarlo jamás. Porque el país no está temblando. Esta latiendo patriotismo, solidaridad y emoción. Se siente, se siente, Francisco presidente. Y si él no puede ser, que algún argentino que se atreva a recoger su nombre y lo lleve como bandera a la victoria.”

De toda esta exageración, hago votos fervorosos para que en el futuro se cumpla tu deseo Alfredo: “Para tener un oído en el pueblo” y no sigas confundiendo aserrín con pan rallado.

El periodista Claudio Díaz, que murió hace unos años, escribió recordando tu pasado más lejano: “Se lo recuerda como el ochentoso apologista de la Junta Coordinadora y Alfonsín; el Chupamenem de revista Gente que entre 1991 y 1993 elogiaba al Rey de Anillaco en sus giras como enviado especial por el mundo occidental y cristiano; el guapo que en 2003, cuando Kirchner decidió meter mano en la efectiva sanción a tanto criminal suelto, contó en Página 12 que él en persona, sí, el propio Leuco, siendo colimba había estado a punto de matar al Cachorro Menéndez, en un impagable autobombo de soldadito revolucionario que se retobaba en el cuartel en pleno ’76, hasta diciéndole a un milico que hay un ejército nacional, sanmartiniano y todo eso…”

Hay actitudes tuyas Alfredo, que ya no son diferencias políticas sino agachadas a las que pueden aplicarse el mal uso que hacés en forma intensa de una frase desdichada: “todo argentino bien nacido”. Es una expresión Lambrosiana, Alfredo. Todos nacemos iguales y no hay bien y mal nacidos. Pero por un momento me olvido y la tomo como vos la usás.

Estuviste muchos años en Radio Continental como columnista político de Fernando Bravo y con Víctor Hugo Morales dejaron de hacer el pase separados por diferencias ideológicas y personales. Nunca hiciste ninguna mención a esa situación inamistosa. Pero bastó que pasaras a Radio Mitre del grupo Clarín para que dieras reportajes descalificando al notable relator uruguayo en la revista Noticias de Editorial Perfil, o en el programa de Mariana Mariani, en canal 13, donde trabaja tu hijo y que por casualidad es del grupo Clarín, o mencionándolo críticamente en la mayoría de las columnas del bisemanario Perfil en donde también por casualidad pasaste a ironizar sistemáticamente sobre que se le atribuya la totalidad de los males a Héctor Magnetto. Hay una tendencia a actuar genuflexamente con los que te contratan, en una sobreactuación que estoy convencido que nadie te pide. Caminar de rodillas voluntariamente es considerado por algunos, equivocadamente, como un ejercicio de libertad.

Sobreactuar la línea editorial del medio que te contrata, es muy parecido al obrero que se siente más identificado con su jefe que con sus compañeros. Todo esto te ha dado puntos para formar parte de la reunión de consorcio de los lunes en canal 13 con las estrellas del Canal, de TN y del diario, donde el que actúa como epicentro es el reconvertido Jorge Lanata. Es un espejo en donde por tus elogios permanentes al ex director de Página 12, te gusta verte reflejado.

Otra actitud cuya adjetivación escapa a la línea de esta carta, pero que es fácil imaginar, es cuando escribiste contra el periodista Eduardo Aliverti que mantuvo una posición impecable en el doloroso episodio que protagonizó su hijo. Aliverti hizo conocer su posición mediante un editorial en su programa “Marca de Radio” de una precisión notable. Llegaste a leer Alfredo, el 26 de septiembre del 2013, en tu columna habitual entonces en Radio Continental, en el programa conducido por Fernando Bravo, la nota “Críe Cuervos”, que luego fue publicada el domingo 29 de septiembre en el bisemanario Perfil

La misma comenzaba así: “Críe cuervos. A sus hijos no les exija nada. No les ponga ningún límite. No sea autoritario ni padre castrador de su creatividad. Hijos de tigre. Sea compinche, cómplice de sus ocurrencias. Sea canchero, piola. Vaya a la toma del colegio y apoye la profundización de las medidas y que también corten las calles. Corra a su hijo por izquierda. Dígale que no sea pecho frío, que se la juegue. Que no sea reformista. Saque pecho y cuéntele con orgullo que en su época armaban bombas molotov como si fueran sándwiches y que los más valientes mataban policías……

Críe cuervos. Comente con sus amigos lo genial y vanguardista que es su hijo. Confiese que tiene ganas de fumarse un porro con él. Que el otro día le robó plata de su billetera, pero usted se hizo el boludo para no hacerlo sentir mal ni frustrarlo. A lo sumo háblelo con su psicoanalista. O mándele un mensaje por Facebook. Usted sabe que chupa un poco, tres o cuatro noches por semana, pero que eso es parte de la vida. ¿O vos nunca te pusiste en pedo? Dedíquele tiempo a su hijo. Ayúdelo para que complete su posgrado en transgresión. No se quede en el chiquitaje. Ofrézcale cocaína….”

Así sigue la nota. Son una serie de consideraciones absolutamente opinables y que realizás en el ejercicio de tu libertad. Hasta llegar a un punto en donde rencores a flor de piel te llevan a un territorio que parece reñido con la ética y la verdad: “Críe cuervos. Si su hijo atropella, mata y arrastra a un ciclista durante kilómetros arriba del capó del auto, juegue a fondo. Diga que el ciclista era un padre de familia que iba bien temprano a trabajar por un lugar donde no debe transitar y que el muy turro le pegó un tremendo bicicletazo al auto de su hijo. Si su hijo no podía estar parado y tenía más alcohol en sangre que un tonel, minimice el hecho, justifíquelo y recurra al manual del buen padre que le comenté hace un instante. Repita conmigo: ¿Y vos nunca te tomaste una copita de más?”

Concluye con el siguiente párrafo: “Finalmente, amigos, sepan que cada padre tiene los hijos que se merece. Críen cuervos. Pero, por favor, no se quejen el día que les saquen los ojos.”

Otra frase que utilizas con reiteración es “que del ridículo no se vuelve” Y sin embargo hay un hecho ridículo del que fuiste protagonista y del cual has vuelto, al punto que hoy integras la cuadrilla de demolición de Radio Mitre, el periodismo más militante (a favor de un grupo económico) de la Argentina que sin embargo se oculta bajo el estandarte del periodismo independiente. Algunos han recogido pudorosamente lo vacío de esa caracterización y ahora se proclaman “periodismo crítico”

Pasó en el 2010. El entonces bloguero oficialista Lucas Carrasco estaba enamorado de una chica que trabajaba con vos. Escribió entonces en algo que a todas luces era una broma y que hasta el lector menos perceptivo se hubiera dado cuenta: “Hasta que supe, y esto es imperdonable, que Agustina, que está en el rincón, hablando con un gil, sí, que trabaja con Leuco. Ese, un gil. Voy a juntar gente, irme a la puerta de canal 26, hacerle un escrache. Si me la enamoras a Agustina, ay, dios. Voy a matar a todos. No va a quedar ninguno vivo. Este post servirá de prueba. Voy a entrar con una metralleta a ese programa. Voy a matar a todos. Agustina, por dios, sos la mina más linda del mundo, no podes, ok, te entiendo que no me des bola, por eso, sos la más linda del mundo, en ésa te banco, ahora bien, convengamos; con ese gil no…..”

Alfredo, es poco creíble que estuvieras dispuesto a matar a Luciano Benjamín Menéndez, en plena dictadura y te hayas asustado, en democracia de una broma en forma de amenaza.

En un tono dramático editorializaste en el programa de radio de Fernando Bravo en radio Continental y en tu programa de televisión “Le doy mi palabra” bajo el título de: Amenaza de muerte: “Lamento tener que dar esta noticia el día de la primavera. Pero es muy grave y no la puedo dejar pasar. Lucas Carrasco, integrante del aparato de comunicación kirchnerista me amenazó de muerte y prometió ir con una metralleta al canal 26 para matarnos a todos. No lo dijo en un instante de calentura en una discusión callejera. Lo escribió en su blog que tiene 787 seguidores y que es muy visitado por los sectores juveniles del oficialismo que lidera Máximo, el hijo del matrimonio presidencial……… Los Kirchner concentran tanto el poder que, en general, suelo atribuirle a sus órdenes gran parte de los hechos que genera el oficialismo. Pero esta vez es distinto. Creo que en esto no tienen nada que ver porque como queda claro, mis compañeros de la tele y yo somos las víctimas de estas amenazas pero el principal perjudicado es el gobierno nacional. Un alto funcionario al que consulté me dijo que “Carrasco era un loco suelto, capaz de hacer cualquier cosa al que no había que darle importancia”. Yo le contesté que precisamente por eso había que hacer pública su amenaza. Porque es un loco, es decir alguien poco racional que no se subordina a la disciplina partidaria y porque “es capaz de hacer cualquier cosa”. Por lo pronto sin adjetivar ni editorializar, y con la sola intención de actuar en defensa propia quiero que hable la contundencia de los hechos. Les transmito lo que leí y lo que voy a reproducir esta noche por televisión en el canal 26 si es que llego antes que su metralleta.”

Incluso conseguiste la solidaridad automática de colegas que imprudentemente te acompañaron entusiastamente en el tránsito por el ridículo.

Cuando en tus editoriales, incursionás en el campo de los pronósticos, tus aciertos brillan por su ausencia. Por ejemplo: al finalizar el 2008 escribiste: “En el calendario político de la historia argentina, 2008 quedará marcado como el año de la decadencia del imperio kirchneriano.”

También se te ve en una entrevista televisiva, en el gobierno de la Alianza, afirmando que sin el FMI no se puede vivir.

Con un lenguaje belicoso que atribuís sólo a los que te critican, repetís permanentemente expresiones como “ladriprogresistas”, “pauta dependientes”, “el goebbeliano sistema propagandístico del gobierno”, y cuando vivía Néstor Kirchner y Cristina ya era presidente lo denominabas “el jefe de la jefa de estado”.

En la recordación de los 20 años del feroz atentado a la AMIA, hubo cuatro actos. Tres de ellos convocados por los familiares que se alejaron de las instituciones representativas de los argentinos de origen judío, con fuertes críticas a la complicidad de dirigentes de las mismas en el encubrimiento de la investigación. Por casualidad, sólo por casualidad, hablaste por segunda vez en el acto convocado por el establishment de la colectividad.

Ahí pronunciaste un discurso con el maniqueísmo que te caracteriza. En un tema complejo con múltiples aristas, apuntaste en forma genérica a todos los gobiernos, diluyendo las distintas responsabilidades. Apuntaste al memorándum con Irán, imputando al canciller Timerman del delito de lesa impunidad y sin la menor duda señalaste a Irán como el que perpetró el atentado. Es posible que haya sido, pero en una “investigación” donde quedaron procesados el juez Galeano que la realizó y los fiscales Muller y Barbacchia, donde aún hoy no existe ninguna seguridad sobre la existencia del coche bomba, con imputados perejiles que luego quedaron en libertad, donde se le pagó a un imputado, hecho que fue grabado y pasado por televisión, donde se destruyeron y plantaron pruebas falsas por parte de la policía y los servicio de inteligencia locales y extranjeros, donde no se avanza sobre el encubrimiento local, no se descubrió un solo cómplice en el país y se sabe con certeza lo que se tramó a 13.778 kilómetros de distancia, donde el fiscal Nisman que participó y continúo con la investigación impugnada, recibe indicaciones en reiteradas ocasiones de la Embajada Norteamericana sobre lo que hay que investigar ( Irán) y lo que hay que relegar, el encubrimiento local, como quedó reflejado en los wikileaks, el haber desechado la pista siria y así hasta el infinito. Mostrando una ubicuidad para nada sorprendente, no mencionaste el papel desempeñado por el ex Presidente de la AMIA Rubén Beraja, que irá a juicio oral por el encubrimiento porque era como mentar la soga en la casa del ahorcado y te perderías una tercera invitación para hablar en el acto. Llamativo escamoteo en alguien tan valiente que estuvo, según propia confesión, dispuesto a asesinar, en los años de plomo, al carnicero de Córdoba.

Por si lo olvidaste o no lo leíste te recuerdo: “Los funcionarios estadounidenses de la embajada le dijeron a Nisman que se dejara de embromar con la llamada “pista siria” señala el cable diplomático…..Al advertir el malestar de los diplomáticos estadounidenses por el pedido de captura de Menem, Nisman les aseguró que no iba a insistir con sus averiguaciones acerca de la “conexión local”. Dijo que le había entregado esa investigación al juez Lijo y que de ahora en más se dedicaría a seguir la recomendación que le habían hecho los funcionarios de los Estados Unidos. Escribió Wayne (el embajador): “Nisman aseguró que ya no tendría ningún rol en ese aspecto del caso (la investigación de la conexión local) y que continuaría enfocado a descubrir nuevas pistas y fortalecer las pruebas contra los iraníes”(Paginas 38 y 39 de ArgenLeaks. Los cables de Wikileaks sobre La Argentina de la A a la Z de Santiago O`Donnell). A su vez, del mismo autor en su libro siguiente “PolitiLeaks” escribió: “Los cables muestran que el gobierno de los Estados Unidos impulsó y alentó la investigación de los sospechosos iraníes acusados de haber cometido el atentado que en 1994 mató a 85 personas. Distintos funcionarios estadounidenses mantuvieron contactos con el fiscal encargado de llevar adelante la investigación, Alberto Nisman. En esos encuentros, los estadounidenses dejaron en claro que no dudaban de la culpabilidad de los iraníes acusados por la fiscalía, e insistieron que Nisman dejara de lado la “pista siria” y la “conexión local, por considerar que esas pistas podían debilitar el “caso internacional” en contra de los acusados iraníes” ( Páginas 259 y 260). Nada de todo esto te ha hecho por lo menos dudar y tampoco considerar que estas instrucciones de una potencia extranjera a un Fiscal de la Nación es un delito de lesa impunidad. Esto no significa que Irán no pueda ser culpable, sino que previamente se determinó quien es el culpable y luego se buscaron las pruebas en esa dirección.

Es que el odio, Alfredo, se convierte en un par de anteojeras contra el entendimiento.

Siempre repetís casi como una muletilla que “el periodista tiene que ser el defensor del hombre común y el fiscal del poder”. Y considerás que sos la expresión acabada de esta contundente afirmación.

Pero los hechos desmienten tu relato. Tomemos los últimos años: tu discurso estaba en línea con los intereses económicos del grupo Prisa propietaria de Radio Continental. Te alineaste con las patronales del campo, sobreactúas los posicionamiento del grupo Clarín (lo que ya es mucho decir) y del bisemanario Perfil, te abrazás con las instituciones establishment de los argentinos de origen judío. Tenés una rara capacidad, o sos víctima de la casualidad permanente, el estar siempre del lado del poder económico y mediático hegemónico. No sos entonces un fiscal sino un defensor y militante de sus intereses, mientras te envolvés en la bandera del pretendido periodismo independiente. Confundís llamativamente los roles, te ves como fiscal del poder cuando actúas como su defensor y el hombre común que mentas, rara vez cuenta con tus servicios.

Dejo aquí porque esto ya se ha hecho largo y poco aportaría seguir abundando en tu pendiente.

Te aseguro Alfredo que me hubiera costado imaginar, allá por los primeros años del siglo XXI, cuándo mantuvimos varias conversaciones telefónicas, que llegarías a los extremos que transitás, de los cuales la carta a Griesa es tu obra maestra. Arturo Jauretche la hubiera incluido en su “Manual de zonceras argentinas”. Y como vos decís: “Te doy mi palabra”

http://radiocooperativa.com.ar/carta-abierta-a-alfredo-leuco/

10/04/2015 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones | , , , , , | 36 comentarios

Carta abierta al Papa Francisco del periodista Alfredo Leuco – 9 de abril 2015


Desopilanteeeeee!!!!! Que tipo lleno de odio!

1829207w300
Carta abierta al Papa Francisco – 9 de abril 2015

Admirado Papa Francisco:
Soy un insignificante periodista argentino llamado Alfredo Leuco. No soy quien para darle consejos a nadie y mucho menos a usted a quien considero el argentino mas importante y valioso de todos los tiempos. Alguna vez escribí una columna diciendo que usted tenía lo mejor de cada uno de los mejores argentinos. No soy creyente pero admiro a los creyentes. Y creo en usted y en los valores que predica. En su austeridad franciscana, en su defensa de los más débiles y los mas pobres, en vivir como se piensa, en su apuesta a construir la paz en el mundo y el ecumenismo fraternal de las religiones. Permitame Papa Francisco que le cuente lo que pienso de usted para que sepa desde que lugar me atrevo a expresarle una disidencia, con todo respeto. Creo que nadie hizo tanto por abrir la iglesia a la vida cotidiana, por condenar a los corruptos y perdonar a los pecadores, por aplicar eso de a Dios rogando y con el mazo dando a los curas violadores y a los colaboradores de las dictaduras. Me gustó llamarlo el Papa celeste y blanco. El Papa nuestro que está en el Vaticano, como rezando una plegaria laica.
Usted confiesa que es un pecador. Reconoce que no es Dios y por lo tanto no es perfecto. Eso me da coraje como para expresarle mi humilde disidencia con la decisión de recibir por quinta vez a Cristina Fernández de Kirchner. Soy periodista, busco la verdad aunque nunca la encuentre del todo y mi misión en la vida es contar lo que pasa o lo que creo que pasa y lo que pienso de las cosas. Sabrá usted disculpar semejante atrevimiento. Pero aquí abajo, en el fin del mundo y con los pies sobre la tierra, le cuento que una gran porción de los argentinos está molesta, disgustada o desilusionada con la nueva cita que le dió a Cristina para el 7 de junio.
Insisto, usted tiene todo el derecho a hacer lo que considere correcto y dialogar con quien le plazca. Otra vez, yo no soy nadie. Pero mi trabajo tiene siempre la obligación de la mirada crítica, de ser abogado del hombre común y fiscal del poder. Creo, como dice el Talmud, que nuestra tarea es acomodar a los incómodos e incomodar a los cómodos. Usted es un gran combatiente contra la hipocresía y yo no quiero ser hipócrita y menos con usted.
Mucha gente, tal vez una mayoría de compatriotas, piensa que usted está por cometer un error. Que está devaluando su propia palabra que vale oro. Usted dijo que no iba a recibir a ningún político mas hasta después de las elecciones y que se había sentido usado por la política argentina. Algunos amigos que lo han visitado me contaron que en confianza, usted hizo clara referencia a dos momentos. Cuando Martin Insaurralde y El Cuervo Larroque abusaron de su confianza y lo utilizaron para hacer propaganda electoral. Uno directamente hizo su afiche de campaña con la foto y el otro puso en sus manos una camiseta de La Cámpora, una de las organizaciones mas dogmáticas y agresivas del cristinismo y no del cristianismo. Por eso no se entiende el motivo que usted tiene para faltar a su palabra y abrirle las puertas de su casa por quinta vez a la candidata Cristina. Ella será candidata a gobernadora o a diputada y si no es asi, será la que lleve de la mano por todo el país a los candidatos de su partido. Ella es una mujer poderosa desde todo punto de vista y mostrarse a su lado es una ayuda muy grande que se suma a la utilización del aparato del estado en beneficio propio que hacen los Kirchner.
Pemitame que le diga admirado Papa Francisco: Usted reclama manos limpias, uñas cortas y etica para la función pública y este gobierno es el mas corrupto de la historia argentina. Usted habla de ayudar a los pobres y este gobierno dejó de medir la pobreza. Usted fomenta el camino del encuentro y el diálogo y este gobierno instaló el odio. Usted nos reclama abrir nuestros corazones y este gobierno es el que lo espió a usted a traves de Antonio Stiuso, según contó su amigo Gustavo Vera. Ni que hablar de la calificación de ” montaje de Hollywood” que hizo Cristina del Estado Islámico que está cometiendo un genocidio en cuotas con el pueblo cristiano.
Me gustaría que sepa, Papa Francisco, que la mayoría de los argentinos según todas las encuestas, creen que el ciclo de Cristina tiene fecha de vencimiento y tal como dice la Constitución, debe terminar su mandato en orden y en paz. La foto que ella exibirá con usted no ayuda a los que quieren alternancia democrática y mas república. No respalda a los que denuncian como usted mismo lo hizo, que aquí en este país se fabrica droga y el gobierno mira para otro lado o no hace lo necesario para extirpar ese cáncer social.
Me gustó mucho la columna y la idea rectora de Mariano Obarrio. Hubiera sido una genialidad de su parte invitar a Cristina y a todos los candidatos a presidente. Sería una señal de convivencia pacífica que ayude a los argentinos que queremos cerrar las heridas que el kirchnerismo abrió en nuestra comunidad. ¿Se imagina esa foto? Cristina, Macri o Sanz, Scioli o Randazzo, Sergio Massa, Margarita Stolbizer, entre otros y usted como un mensaje de que se puede pensar distinto pero tirar todos para el mismo lado de la patria. Es una oportunidad perdida que esto no se haga. Es una piedra en el camino de la reconciliación que usted la reciba una vez mas a ella sola y por quinta vez. ¿No es suficiente?
Otra vez le pido mil disculpas por mi atrevimiento. Le juro que lo hago con la mejor de las intenciones. Quiero preservar su figura que alumbra una sociedad mejor. Nosotros rezamos por usted y cuidamos a Cristina, pero usted tambíen rece por nosotros y cuide un poco a todo los ciudadanos de este país que tanto lo aman.
Papa Francisco, se lo digo de todo corazón. Le mando el mejor de los abrazos y mis mejores deseos. Usted siempre apostó a la sana rebeldía y no al silencio cómplice ni obsecuente. Usted nos pidió que hiciéramos lío y en eso estoy. Haciendo lío que para un periodistas es decir la verdad y nada mas que la verdad. Si juro.

10/04/2015 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , | 117 comentarios

Apertura de Sesiones Ordinarias 2015 – Magistral discurso de Cristina Fernàndez


01 de MAR. [Transmisión completa] Apertura de Sesiones Ordinarias 2015. Cristina Fernández.

02/03/2015 Posted by | Agricultura yGanadería, Ciencia y Tecnología, Economía, Educación, General, Industrias, Justicia, Medio Ambiente, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized, Videos | , , | Deja un comentario