America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Con tendencia al crecimiento – Octubre 2011


Página/12 :: El país :: Con tendencia al crecimiento.

06/09/2011 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿A quién consultó la doctora Carrió? por Alejandro Horowicz


La nueva fe de la oposición


Publicado el 8 de Noviembre de 2010

Por Alejandro Horowicz
Periodista, escritor y docente universitario.

No deja de llamar la atención que una dirigente aparentemente tan preocupada por la calidad institucional, por la formalidad democrática, confunda constantemente todas las instituciones que promueve con su biografía personal.

La verdadera democracia es, mejor dicho, debe ser, una concurrencia de grupos oligárquicos, constituidos por los que se identifican con el jefe de la oligarquía partidaria y le obedecen, como lo pide la disciplina de la misma. Las oligarquías así entendidas son la condición necesaria y suficiente de la existencia misma de la democracia. Permitir que los procedimientos de la democracia se introduzcan dentro de los partidos es condenarlos a la anarquía y la disolución, y desnaturalizar la democracia; porque la opinión pública, extraviada por las luchas intestinas de los partidos, concluye por no saber efectivamente por quién vota. Es así cómo se produce la presunta descomposición de la democracia, que con tanta frecuencia anda en boca de los partidarios de las nuevas formas sociales y económicas; comunistas, fascistas, ed altri.”
(Carta personal enviada por
Luis R. Gondra, dirigente de la UCR, a
Marcelo Torcuato de Alvear,
15 de octubre de 1936.)

¿A quién consultó la doctora Carrió para decidir que su fuerza política ni participaba de los homenajes a Néstor Kirchner en el Congreso, ni se manifestara públicamente sobre su fallecimiento? ¿A la virgen María? ¿A su representante apostólico? ¿Al cardenal Bergoglio? Es un misterio casi insondable; pero no deja de llamar la atención que una dirigente aparentemente tan preocupada por la calidad institucional, por la formalidad democrática, confunda constantemente todas las instituciones que promueve con su biografía personal. Eso sí, debemos admitir que no es la única.
¿Quién determinó la lista de invitados a la comida que Héctor Magnetto diera a los líderes del Peronismo Federal? ¿A quien habrá consultado el doctor Duhalde para sobrerrepresentar a la provincia de Buenos Aires y dejar fuera a San Luis? ¿Habrán decidido todos, mientras saboreaban los postres, que Clarín no contara nada del encuentro, y que la prensa del conclave estaría a cargo de La Nación? ¿O Magnetto en su condición de especialista lo habrá resuelto solo? Ninguna “investigación periodística seria”, de esas que publica la revista Noticias, dilucidó asuntos tan pertinentes, pero no perdamos la esperanza.
Otra inquietud me ocupa: ¿cómo habrá decidido el ingeniero Macri bajarse de la candidatura presidencial, o mantenerla pro forma como elemento de negociación? ¿Convocó a la mesa nacional del PRO y lo debatieron amigablemente? ¿Leyó las encuestas? ¿Sólo lo discutió con Jaime Duran Barba, total los demás no entienden demasiado? ¿Lo charló con Magnetto, que entiende de verdad? Lo cierto es que se trata de la única buena noticia que produjo “la oposición”, desde el infausto miércoles 27 de octubre.
Volvamos al comienzo. El capital es jerárquico y autoritario. Y mientras los golpes de Estado sacudían Sudamérica, todos en defensa de la democracia por cierto, los “cambios” sólo afectaban a los poderes públicos. El titular del Ejecutivo era destituido, junto con los integrantes de la Suprema Corte de Justicia, los jueces puestos en comisión, y el Congreso se clausuraba. Ese era más o menos el modus operandi. Los directores de los diarios seguían siendo los mismos, los gerentes de los grupos económicos otro tanto, la universidad pública cambiaba, pero el mundo de las empresas no se modificaba. A lo sumo, las cámaras patronales sufrían la formalidad de la intervención, más para equipararlas con los sindicatos que por otra cosa. Salvo, claro está, que se tratara de “subversivos” como la CGE. Y lo demás, todo lo demás, seguía exactamente igual. No era el mundo empresario el que había que cambiar. En todo caso, esos cambios dependían de su propia decisión.
El mundo de las empresas es cualquier cosa menos democrático, y casi nadie cree que sus propietarios tengan que rendir cuentas de cómo manejan bienes y negocios. Este tipo de intromisión resulta inadmisible, dado que viola el sacrosanto principio de la propiedad privada. Tanto que una de las cosas que más molesta del proyecto del diputado Recalde –participación de los trabajadores en las ganancias de la empresa, según la reforma constitucional de 1957– es que puedan entrometerse en la contabilidad. Qué tienen que hacer los integrantes de una Comisión Interna en la contabilidad, en los secretos comerciales de la empresa; por qué lastimar su legítima aptitud para engañar al fisco, en compañía de profesionales entrenados para tal fin. Un disparate, por cierto. De modo que la Constitución Nacional se puede incumplir todo el tiempo que haga falta, sin que nadie se ponga nervioso, siempre y cuando se haga en la dirección correcta.
Ahora entendemos mejor, como surge de estos ejemplos, que no es el autoritarismo el que molesta, sólo inquieta contra quién se ejerce; porque el poder –ya lo explicaron los anarquistas hasta el cansancio– nunca es exactamente amable.
Cristina Fernández, en tanto titular de un poder unipersonal –así define la Constitución Nacional al Poder Ejecutivo– dejó los tantos claros. No se trata de su momento más difícil, dijo en su breve, impactante y preciso discurso televisivo, sino del más doloroso. Reconoció haber enfrentado momentos difíciles, pero señaló que este no era el caso. La presidenta dio en el clavo: desde que la oposición fue derrotada (intento fallido de destituir a Mercedes Marcó del Pont), tanto esta como la prensa comercial quedaron reducidas a la producción de chascarrillos zafios. El profesor Grondona, periodista y jurisconsulto, ha sido reprendido por la DAIA en virtud de su último aporte, donde equiparó a jóvenes desfilando y vivando a Néstor Kirchner durante su velatorio, con las juventudes hitlerianas.
Estamos ante una novedad política: ahora la oposición habla para adentro; como la Iglesia católica, sabe que no pueden convencer a nadie que no se haya convencido solo. Forman parte de un nuevo modelo de fe, que requiere que cada uno de sus partícipes crea, porque es absolutamente absurda. Es que si Grondona tuviera razón, Ricardo Alfonsín sería un admirador de las juventudes hitlerianas, y en tal caso  el propio Grondona –que trata a Alfonsín como heredero de Alvear–  lo terminaría siendo por carácter transitivo. Paradojas de la lógica formal, que agotan la capacidad analítica de la mayor parte de la televisión y la prensa nacionales. <

Tiempo Argentino

09/11/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – La permanente incoherencia de la pitoniza


03/02/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , | 2 comentarios