America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

¿Cómo medir si un país progresa?, por Bernardo Kliksberg


16-06-2010 /


Bernardo Kliksberg

La metodología convencional para medir el progreso de los países es el Producto Bruto. Pero esto está siendo frontalmente impugnado desde múltiples direcciones. Se plantea básicamente que no mide el bienestar real de los miembros de una sociedad. Que es un indicador meramente económico, unidimensional, útil pero parcial y limitado. No entran en él cuestiones que son fundamentales para la gente concreta, como los grados de equidad, el acceso a la educación y la salud, el grado de deterioro del medio ambiente, las horas que hay que viajar por día para ir y volver del trabajo, la cohesión social, el nivel de soledad, el disfrute efectivo de la libertad, el acceso a la cultura, y otros.

Se argumenta que centrar todo en el Producto Bruto lleva a decisiones incorrectas, porque las políticas se concentran en maximizarlo, en muchos casos dañando seriamente otras dimensiones del bienestar como el medio ambiente, o la calidad social de la vida. También que la “obsesión” con el Producto Bruto centra la discusión pública en ese monotema, excluyendo otros que son claves para lo que es la vida real de la gente.

Como refiere el New York Times, ya el fundador de la medición de las cuentas nacionales Simon Kuztnetz estaba preocupado en los 70 de que la actividad económica de la Nación pudiera ser confundida por sus ciudadanos con su bienestar. Y desde hace muchas décadas Amartya Sen y Mahbubu ul Haq advertían que “es una superficialidad identificar crecimiento con desarrollo”. Ambos aportaron al primer intento en gran escala por reemplazar el producto Bruto, el índice de desarrollo humano del PNUD que integró una batería de indicadores, como salud, y educación, en sus primeras versiones, y produjo rankings de las naciones que cambiaban fuertemente los que surgían del solo producto bruto. En los últimos seis años, no es ninguno de los grandes en producto bruto los que encabezan esa tabla que mide 190 países, sino Noruega.

Hay actualmente importantes avances en marcha hacia nuevos indicadores. Entre ellos Canadá desarrollo el índice canadiense de bienestar. Uno de sus líderes, Michalos, dice que las mediciones usuales de economistas y estadísticos “nos dicen bastante acerca de la economía, pero casi nada acerca de las cuestiones específicas de nuestra vida que realmente importan”. En los Estados Unidos se está desarrollo el State of the Union, una medición que se propone cubrir dimensiones multifacéticas. Lo ha impulsado la inserción en la nueva Ley de salud pública promovida por el presidente Obama de una provisión que requiere al Congreso financiar y supervisar la creación de un “sistema nacional de indicadores clave”.

La Comisión Stiglitz-Sen-Fitoussi, creada por el presidente de Francia, Sarkozy, para proponer nuevas formas de medir el progreso, produjo en el 2009 un denso informe en el que postula que para evaluar la calidad de vida de la población se requiere medir por lo menos siete categorías: “salud, educación, medio ambiente, empleo, bienestar material, conexiones interpersonales y participación política”. Enfatizó asimismo que es impresincidible para un país que tome el tema con seriedad y mida “equidad y sostenibilidad económica y ambiental”.

Robert Putnman (Harvard), integrante de la Comisión, señaló por ejemplo que los daños que la crisis económica estaba haciendo al tejido social americano eran muy vastos. Perder un empleo ilustra, tiene repercusiones que afectan la conexión social de las personas, uno de los motores de la felicidad humana. Todo ello no se está midiendo.

Putnam propone incluir medidas de capital social. Por eso señala: “Las personas se enferman y mueren porque no conocen a sus vecinos. Los efectos del aislamiento social sobre la salud son los mismos de fumar. Si nos preocupamos –con razón– porque fumar reduce la esperanza de vida, ¿por qué no pensamos sobre el aislamiento social también?”

El tema no es técnico, tiene gran importancia práctica, en una América latina que ha estado profundamente fijada en el producto bruto como el indicador cuasi mágico del progreso. Ello ha llevado a frustraciones graves como idealizar los logros macroeconómicos de la dictadura militar de Pinochet, cuando al mismo tiempo estaba duplicando los índices de pobreza y degradando múltiples condiciones del bienestar colectivo, y muchos otros episodios similares, en donde tras el espejismo del avance del Producto Bruto se ocultaban aumentos de gran significación en los índices de de­sigualdad.

El producto bruto es relevante, y útil, pero América latina sabrá realmente si va en dirección del progreso, si se automide en libertades, educación, salud, cultura, equidad, sostenibilidad ambiental y otras dimensiones que a diario definen la calidad de la sociedad, y los grados de sufrimiento o felicidad de su gente.

(*) Profesor Honorario de la UBA. Su más reciente obra, “Primero la gente”, fue escrita junto con el Nobel de Economía Amartya Sen

Buenos Aires Económico

18/06/2010 Posted by | Economía, General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Arrancó la “otra” cumbre de ALBA en Bolivia


16 de octubre de 2009

LOS MOVIMIENTOS SOCIALES ELABORAN “MANDATOS” PARA RECIBIR A SIETE DE LOS PRESIDENTES BOLIVARIANOS

Más de seiscientos delegados de treinta países empezaron a redactar documentos para entregar a los presidentes que debatirán sobre soberanía alimentaria, bases militares, Honduras, empleo, cambio climático y la creación de una moneda regional.

Por Sebastián Ochoa

Desde Cochabamba

La plaza huele a pasto recién cortado, los vecinos riegan sus plantas y cientos de policías inundan esta ciudad, por lo general tranquila, con ansias de controlar a los miles de participantes de las cumbres de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA). Una de ellas reunirá hoy y mañana a un grupo de presidentes que debatirán sobre soberanía alimentaria, bases militares, Honduras, empleo, cambio climático y la posible instauración del Sucre, una moneda regional para sustituir al dólar y al euro. Otra cumbre, de movimientos sociales, comenzó ayer para elaborar “mandatos” que los jefes de Estado deberían cumplir. El presidente Evo Morales definió al ALBA como “un sindicato de presidentes que luchamos por la unidad latinoamericana, en defensa de nuestros recursos naturales, para que nunca más caigan en manos de los intereses imperialistas y transnacionales”.

Hasta ayer habían confirmado su presencia siete presidentes de los nueve que integran el bloque: Bolivia, Cuba, Ecuador, Honduras, Antigua y Barbuda, Nicaragua, San Vicente y Granadinas, Venezuela y Dominica. También fueron invitados los presidentes de Paraguay, Uruguay y Rusia, cuya participación aún no está asegurada.

El primero en llegar fue el ecuatoriano Rafael Correa, quien visitó la mina de Huanuni, en el departamento de Oruro, para conocer la experiencia de Bolivia. Correa impulsa la implementación de la “minería responsable” en su país, pese a las críticas de indígenas y grupos ecologistas. Hace dos semanas, murió una persona en medio de protestas contra la política gubernamental minera y de manejo del agua.

El canciller, David Choquehuanca, indicó que Correa “tiene interés en conocer cuál es el proceso de recuperación de las empresas estratégicas”.

Al llegar al aeropuerto de Wilsterman, Correa dijo que la ALBA “no es para crear competencia ni para convertir a las naciones en simples mercados de consumo donde los más grandes o desarrollados impidan el crecimiento de los que están en vías de desarrollo”.

Choquehuanca comentó que en la cumbre de presidentes está agendada la conformación del Sistema Unificado de Compensación Regional (Sucre), como un primer paso para deshacerse del dólar. El Sucre se restringiría al pago de operaciones entre los bancos centrales de los países del bloque. Se convertiría a una moneda corriente en la región de aquí a un número indefinido de años –el canciller mencionó el caso de Europa, donde el euro tardó “20 años” en imponerse–. Morales propuso que esta moneda se llamara “pacha”, que en el idioma quechua se refiere al equilibrio.

Los presidentes analizarán la viabilidad de crear un banco de la ALBA, que comenzaría con una base de 850 millones de dólares. La cumbre incluirá un encuentro de empresarios de la región, donde se prevé mover más de 30 millones de dólares.

Al final del encuentro, los presidentes firmarán varias declaraciones. Una de ellas se referirá a la situación de Honduras, donde un golpe de Estado desplazó al presidente Manuel Zelaya hace más de tres meses. También emitirán un documento sobre la instalación de bases norteamericanas en Colombia y en la región. Y analizarán estrategias para industrializar la zona, de modo “que ayude a terminar con la pobreza pero respetando la Madre Tierra”, dijo el canciller.

La séptima Cumbre de Presidentes se enmarca en “un proyecto muy importante para construir un nuevo modelo, una nueva alternativa frente a los modelos depredadores como el capitalismo, que ha generado desequilibrios”, dijo Choquehuanca.

Ayer comenzaron las reuniones de ministros y cancilleres para alisar las declaraciones. El secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de la ALBA, el venezolano Amenothep Zambrano, dijo a este diario que elaborarán propuestas de producción de “alimentos para la vida, no alimentos para combustibles. Tenemos el reto de mejorar la soberanía alimentaria y la seguridad alimentaria de los pueblos”.

Según Zambrano, también debatirán sobre la instalación de programas sociales, la legalidad de la hoja de coca, cultura y realizarán una declaración sobre los derechos de la Madre Tierra. También buscarán unificar un criterio sobre el cambio climático, que llevarán a la próxima convención de las Naciones Unidas sobre el tema, a desarrollarse durante diciembre en Copenhague, Dinamarca.

En la Casa Campestre, más de 600 delegados de organizaciones sociales de 30 países empezaron a redactar documentos para entregar a los presidentes. Isaac Avalos, coordinador del encuentro, es también secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb) y candidato a senador para las próximas elecciones generales de diciembre.

“Antes había otras cumbres que las organizaciones armábamos en paralelo a las de los presidentes. Hacíamos propuestas, pero no querían aceptar nada. Las conclusiones a las que lleguemos en estos días van a ser entregas a los presidentes como mandatos de las organizaciones sociales, para que las apliquen los estados. “Avalos indicó que aspiran a participar de las cumbres de presidentes para hacer oír directamente sus propuestas “y acabar así con los sinvergüenzas que se robaron el oro, la comida, el agua. Vamos a luchar para que esos de allá el norte, Asia y Europa reparen los daños que cometieron en América latina”.

Los presidentes y las organizaciones se encontrarán el sábado en el estadio Félix Capriles, donde se reunirían 40 mil personas para escuchar discursos y entregar los mandatos a los jefes de Estado.

Página 12

16/10/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario