America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Es ella – Eduardo Anguita



Es ella

19.06.2011

Eduardo Anguita

Esta semana se oficializará. Cristina Fernández de Kirchner lanzará su candidatura. Y esto ya no es especulación, sino la mera lectura de la ley electoral, de la cual se deduce que el sábado 25 vence el plazo para la inscripción de las listas de precandidatos para las elecciones nacionales del 23 de octubre. Estos días serán de muchos cabildeos porque, además de saber quién acompañará a la Presidenta, el Frente para la Victoria (FpV) deberá inscribir los precandidatos a cubrir parte de los 130 asientos que se renovarán en la Cámara de Diputados en los 25 distritos del país, así como los 24 que deberán cubrirse en el Senado por la renovación de las bancas de Buenos Aires, Formosa, Jujuy, La Rioja, Misiones, San Juan, San Luis y Santa Cruz.

En julio de 2005, cuando oficializó su candidatura a senadora, Cristina lo hizo en el Teatro Argentino de La Plata, su ciudad natal. En julio de 2007, también en julio, se lanzó desde el Teatro Argentino. Las instalaciones de ese teatro ya fueron reservadas en previsión de que la Presidenta quiera repetir. En 2005 obtuvo casi el 50% de los votos. En 2007, el 45,29%. Los encuestadores y analistas de opinión pública afirman que si los comicios presidenciales fueran ahora ése sería el piso de los votos. A su vez, todos los sondeos confirman que ningún candidato a acompañarla en la fórmula le agrega votos. Sin embargo, no cabe duda de que el kirchnerismo buscará potenciar al máximo las adhesiones en los comicios para lograr mayoría en ambas cámaras, cosa no sencilla porque las bancas de diputados que se renuevan son las de 2007, donde el oficialismo obtuvo 78, lo cual le sumaba 13 a las que ya tenía y le permitía lograr la mayoría absoluta. Luego, con la magra elección de 2009, el FpV perdía una veintena de bancas en Diputados y también cuatro en el Senado. Esto es, en ningún escenario, ni el más optimista para el oficialismo, un nuevo mandato de Cristina Fernández de Kirchner será con mayoría simple en ambas cámaras. Es decir, la profundización del modelo, que requiere del tratamiento y votación de muchas leyes, descansará en contar con primeras minorías fuertes más la búsqueda de aliados.

En ese sentido, los sectores políticos opositores deberían sacar alguna conclusión de haber acompañado la estrategia de los dueños de La Nación y Clarín que intentaron hacerle creer a un sector de la población que existía “la oposición” que después tomó el inexplicable nombre de “Grupo A”. La realidad actual es que las otras siete fórmulas que quedaron inscriptas para las elecciones de octubre llegaron con gravísimas dificultades. Salvo el Partido Obrero (que vuelve a estar aliado a otros dos grupos de izquierda) y Elisa Carrió –que va sin ningún tipo de aliados– el resto de los candidatos lograron alianzas muy frágiles. En el caso de Ricardo Alfonsín, por la escasa afinidad ideológica entre los radicales y los seguidores de Francisco De Narváez. En el caso de los socialistas, porque el Frente Amplio Progresista adelgazó apenas 72 horas después de lanzarse ya que Proyecto Sur se inscribió en soledad, cuando Fernando Solanas sufrió un temblor en sus filas al resignar que Víctor De Genaro fuera el compañero de fórmula de Hermes Binner. Por último, la esperanza blanca del peronismo, de la que tanto hablaron La Nación y Clarín, quedó reducida a dos oscuras listas, la de Alberto Rodríguez Saá, que no tiene quién lo acompañe y la de Eduardo Duhalde, que por ahora lleva de compañero a Mario Das Neves, quien perdió hasta el apoyo de su delfín en Chubut, el gobernador electo Martín Buzzi.

Magnetto, el gran elector. Debe reconocerse la habilidad del CEO de Clarín. Hasta el 26 de octubre de 2007 logró influir en el armado político de casi todas las fuerzas políticas. Hasta entonces, el monopolio alternaba noticias ciertas con otras destinadas a extorsionar al presidente Néstor Kirchner. El mismo domingo de las elecciones, con veda mediante, aquel 27 de octubre, Clarín titulaba: “Hay clima de segunda vuelta”. La realidad era que Cristina ganaba en primera vuelta por los dos motivos que nuestro sistema electoral hacía que no hubiera ballottage: por obtener más del 45% de los votos positivos y por tener más de 10 puntos de distancia de quien la secundó, que aquella vez fue Elisa Carrió con el 23%. El tercero en aquella oportunidad fue Roberto Lavagna, que obtuvo el 17% de los votos. Es decir, hasta el día de los comicios, el CEO de Clarín tenía una relación aceitada con el oficialismo y participaba de modo decisivo en las decisiones de Carrió y Lavagna. Conviene recordar que el principal nexo con Clarín era Alberto Fernández, entonces jefe de Gabinete. Desde ya, no fijaba la estrategia, ya que esta corría por cuenta de Néstor Kirchner, pero Fernández tenía una visión corporativa de la política que le permitía ser parte del equipo chico de Kirchner y, al mismo tiempo, ser el principal interlocutor de Clarín y Techint, entre otras grandes empresas acostumbradas a colocar ministros y secretarios de Estado. El caso de Fernández es interesante, no para demonizarlo, sino para observar cómo cambió la percepción de lo que es la política en la sociedad argentina y cómo algunos dirigentes perdieron el rumbo quizá sin advertir esos cambios y no sólo por afinidad ideológica con las corporaciones.

En efecto, la pregunta que cualquier observador debe hacerse es ¿por qué Cristina Fernández de Kirchner obtuvo el 45,2% de los votos con Clarín y La Nación –bastante– a favor y ahora ése es el piso de intención de voto para los próximos comicios con la mayoría de los grupos mediáticos ferozmente en contra? La primera lectura es que se cae la profecía autocumplida de que no podía competirse electoralmente sin el apoyo de los dueños de los medios. Pero eso, aunque parcialmente cierto, deja de lado el componente principal de esta etapa de la vida política argentina y latinoamericana que vive un cambio formidable. La identificación con las causas sociales y de derechos humanos, el crecimiento económico y los programas de inclusión social llevaron a que el protagonismo popular pasara de la simple adhesión a la incorporación creciente a partidos políticos, sindicatos y movimientos sociales.

En estos años, el kirchnerismo fue la única fuerza que apostó en esta dirección. Y no sólo al peronismo, sino a una cantidad significativa de aliados. Como ejemplo, esta semana, quienes se presentaron como voceros del llamado operativo clamor –la reelección de Cristina– fueron Jorge Sapag, del Movimiento Popular Neuquino, reelecto gobernador; Martín Sabbatella, de Nuevo Encuentro, quien limó asperezas con Daniel Scioli al decidir que no presentará candidatos propios a diputados nacionales, sino que irá con los del Frente para la Victoria en la provincia de Buenos Aires, el principal distrito electoral, y Eduardo Accastello, el radical intendente de Villa María. Pero más allá de ciertas figuras significativas, lo que cambió en el escenario político es que el kirchnerismo logró enamorar a la juventud, consolidar la identidad de los trabajadores y los sectores populares. Además, se da un fenómeno interesante: la fórmula Hermes Binner-Norma Morandini tiene un perfil nada anti-K. Por el contrario, el mismo Binner se ocupó de defender la política de Derechos Humanos del Gobierno y de tomar distancia de la miserable campaña contra las Madres de Plaza de Mayo orquestada por los grandes medios. Un dato no menor es que la primera nota de esa campaña, firmada por Luciana Geuna en Clarín, estaba ya en manos de los editores de Clarín desde un año atrás. Es decir, con la habilidad de saber castigar en el momento adecuado, el monopolio esperó para intentar asustar a una parte del electorado. Quizás haya logrado algún rédito confundiendo a alguna gente, pero debe analizarse en perspectiva. Hace unos meses, Magnetto invitaba a cenar a quienes creía principales referentes opositores. Barajaba distintas alternativas, con Mauricio Macri o sin él, con Eduardo Duhalde o sin él. En cuanto a La Nación –que cuenta con el respaldo de Techint– apostaba a una fórmula encabezada por el radical Ernesto Sanz. La realidad es que, de cara a octubre, la oposición no podrá aspirar siquiera a entrar en una segunda vuelta ni colocará en sus listas a los operadores de Magnetto.

MIRADAS AL SUR

21/06/2011 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Un modelo de país que contrasta con el que estamos construyendo


 

Publicado el 6 de Enero de 2011

Por Daniel Mojica

Hay hechos que ponen en evidencia lo que, a veces, las palabras de ciertos dirigentes no nombran, los titulares de ciertos diarios ocultan o tergiversan. Circunstancias que son manipuladas por los comunicadores del sistema de poder. Que clarifican el modelo de país que anhelan aquellos que no se animan a ponerlo en palabras. Porque, como bien lo manifestara quien ha leído todos los libros de Sócrates, “si decía lo que iba a hacer no me votaba nadie”. El modelo de país que proponen las corporaciones, sin enunciarlo, por la simple prepotencia del hecho consumado tiene las características que van saliendo a la luz: trabajo esclavo (en diferentes rubros), evasión impositiva; degradación de los servicios públicos privatizados (Edesur), tercerización en otros rubros, con la consiguiente degradación del trabajador y de las condiciones laborales. Para sostener semejante modelo es imprescindible: 1) la represión de la protesta social, (que nos lleva de manera irremediable a un pasado que los juicios a los genocidas, aunque de manera lenta, van camino a reparar, 2) el acompañamiento mediático de quienes comparten ese modelo de país y que han sido cómplices y socios del genocidio, 3) la complicidad de la dirigencia sindical que siempre ha acompañado las políticas en contra de los trabajadores y que se ha acomodado a las diferentes dictaduras (hoy, casi todos ellos enrolados en la CGT azul y blanca que conduce José Luis Barrionuevo). La prueba piloto la están llevando a cabo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con un jefe de gobierno que no pasaría un simple análisis preocupacional para un puesto de mediana responsabilidad. ¿Acaso alguien piensa que es casualidad la deferencia con que es tratado por los “periodistas cautivos” de los medios hegemónicos? ¿A qué otro dirigente político en funciones de gobierno que fuera sospechado de tantos ilícitos, y estando procesado por alguno de ellos, lo tratan tan bien desde los diferentes estamentos del sistema de poder? Hay un elemento más a considerar y que siembra confusión en algunas franjas juveniles, cuya natural rebeldía es canalizada para servir a los fines del mismo sistema de poder que enuncian combatir. Es el rol de cierta izquierda que se pregona como obrera o trabajadora, pero que acciona claramente en contra de la gran mayoría de obreros y trabajadores que, como se demuestra en cada acto realizado por las centrales que los representan, apoyan de manera clara y contundente el proyecto nacional y popular iniciado en mayo de 2003 y que hoy conduce Cristina Fernández de Kirchner. Vivimos un tiempo maravilloso, porque las máscaras que ocultaban estas realidades que los hechos nombrados ponen de manifiesto, hacen que podamos ver los verdaderos rostros de quienes se oponen al proyecto de país que estamos construyendo, donde la soberanía política, la independencia económica, la justicia social y la integración latinoamericana son cada vez más realidad y menos sueño. Este tiempo, que es la antesala del futuro que pretendemos, tenemos que defenderlo. De quienes pretenden arrasar todas y cada una de las conquistas conseguidas por el conjunto desde mayo de 2003 a la fecha. Esos personajes tienen nombre y apellido, y tienen en común que responden a la conducción de Héctor Magnetto. Son: Eduardo Duhalde, Mauricio Macri, Elisa Carrió, Patricia Bullrich, Gerardo Morales, Ernesto Sanz, Julio Cobos, Ricardo Alfonsín, Francisco De Narváez, Pino Solanas, y la dirigencia de esa “izquierda extraviada” sin remedio (PO, MST, y otros sellos similares, que son funcionales de manera conciente o no). En 2011, está visto, el sistema de poder no se va a quedar quieto ante la posibilidad de que el proyecto nacional y popular que encarna el actual gobierno sea plebiscitado mayoritariamente en octubre. Por eso las operaciones desestabilizadoras se irán sucediendo. Tengamos claro no caer en las provocaciones. Mantengamos el estado de alerta y movilicemos sólo cuando la conducción lo requiera.

TIEMPO ARGENTINO

06/01/2011 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Prensa canalla – La Nación y “el acercamiento entre Duhalde y Macri”


Los monopolios mediáticos están empeñados en instalar la idea de “caos” como característica de la realidad argentina actual. Por eso buscan “salvadores” y, para La Nación, nada mejor que un “acercamiento” entre Mauricio Macri y Eduardo Duhalde…

Especialmente desde la toma del Parque Indoamericano por parte de cientos de familias sin techo y el posterior ataque armado –en los dos sentidos de la palabra-, los medios monopólicos se han empeñado en instalar el “caos” como eje sobre el cual giran la sociedad y la política argentinas.

Clarín de hoy vuelve a titular: “Fuertes choques de vecinos y policías en Villa Lugano”. La Nación, por su parte, viene con una columna de Carlos Pagni, titulada “La dolorosa lección del parque”, en el que abona aquella peregrina “teoría” (la del caos) y se alboroza por el remedo de Unión Democrática que alumbraría la firma de un documento conjunto entre algunos sectores partidarios.

Primeras líneas de Pagni: “La Argentina está realizando en estos días su pequeña contribución a la teoría del caos. El gobierno nacional cree que detrás de la ocupación de espacios baldíos están el macrismo y, más allá, ‘el padrino’, Eduardo Duhalde. En el gobierno porteño sospechan que, como los voceros de los intrusos se identifican con los Kirchner, las operaciones son una maquinación de la Casa Rosada. La Presidenta supone que la Policía Federal está complicada en una maniobra de desestabilización, provocando muertes deliberadas. Por lo tanto, la retira de la escena y la interviene. Los policías presienten que, en el caso de un eventual malentendido, no podrán esperar de sus superiores ningún respaldo. La muerte del militante trotskista Mariano Ferreyra y los asesinatos y disturbios del parque Indoamericano vinieron a confirmar que cada bala que se dispara hoy en el país parece tener un responsable asignado de antemano. Cada actor, cada facción, se prepara para que el otro le tienda una trampa, le tire un muerto. Y actúa, por lo tanto, en consecuencia”.

Quien, ajeno a la realidad concreta y diaria de la Argentina, lea este primer y largo párrafo, podrá colegir que se trata, en realidad, de un país africano inmerso en una guerra civil… Y de eso se trata: Pagni sólo es el vocero de La Nación –y Clarín–, cuya política ha virado a instalar entre la población o entre sus lectores, como sea, la idea de que el país está inmerso en un verdadero caos social y político.

¿La salida? “En este contexto, el viernes se produjo un episodio inesperado –nos anoticia el escriba–. Un grupo bastante amplio de políticos consiguió salir por un día de la torre de Babel a fin de elaborar un ‘Acuerdo de Gobernabilidad y Políticas Públicas’ que trasciendan los períodos presidenciales. Entre los participantes están varios de los aspirantes a suceder a Cristina Kirchner en 2011: los radicales Ricardo Alfonsín y Ernesto Sanz; el líder de Pro, Mauricio Macri, y los peronistas disidentes Felipe Solá y Eduardo Duhalde. Es cierto que Elisa Carrió no participó, pero sí estuvo María Eugenia Estenssoro, que es senadora por la Coalición Cívica. Entre los firmantes estuvieron Rodolfo Terragno, Francisco Cabrera, Carlos Brown, Oscar Aguad, Hermes Binner, Eugenio Burzaco, Gabriela Michetti, Margarita Stolbizer, Jaime Linares, Daniel Katz, Ramón Puerta, Eduardo Amadeo, Gerardo Morales, Ricardo Gil Lavedra, entre otros. No hubo, es curioso, ningún representante de Francisco de Narváez”.

Muchos, pero muchos –sino la mayoría– de los que provocaron aquel verdadero estallido de convulsión social –esto es: verdadero casos– de principios de siglo firman ahora un “acuerdo de gobernabilidad” que, para La Nación, es un hecho “inesperado” que salvaría al país… Vaya paradoja.

Para más datos, Pagni nos anoticia quién promovieron el encuentro: “La reunión del viernes fue promovida, sobre todo, por Cabrera -ministro de Desarrollo Económico porteño- y por Brown -responsable del Movimiento Productivo Argentino, del duhaldismo-“, lo que para el autor de la columna significa algo positivo hacia 2011: “el acercamiento entre Duhalde y Macri…”

¿Algo más que agregar?

Diario Registrado

21/12/2010 Posted by | Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – EL PROYECTO POSKIRCHNERISTA DE BERGOGLIO, DROMI Y JAUNARENA – Por Horacio Verbitsky


El banco de suplentes

Bergoglio presentó un documento elaborado por Dromi, Jaunarena y otros ministros de Menem, De la Rúa y Duhalde. El manifiesto opositor reclama autarquía del Banco Central, eliminar retenciones a la soja, minimizar las políticas sociales, fundir Seguridad con Defensa y reprimir el conflicto social. Asistieron De Narváez, López Murphy y Nosiglia, pero nadie del gobierno ni de las centrales de trabajadores. Casaretto insistirá en Mar del Plata con este programa para el poskirchnerismo.

El presidente de la Iglesia Católica, cardenal Jorge Bergoglio, hizo una espectacular reaparición, rodeado por la plana mayor de los gobiernos de Carlos Menem, Fernando De la Rúa y Eduardo Duhalde y por el liderazgo del Peornismo opositor y la UCR. Luego del fracaso de las movilizaciones que intentó realizar en Luján y en la Plaza de Mayo, el 8 y el 25 de mayo, y del frustrado documento sobre la pobreza elaborado por su ministro político, Alcides Jorge Pedro Casaretto, Bergoglio presentó un Contrato Social para el Desarrollo, elaborado por el ex ministro Roberto Dromi, con la colaboración de los ex ministros Armando Caro Figueroa, Andrés Delich, Roque Fernández, Horacio Jaunarena y Jorge Vanossi y la coordinación del vicerrector de Investigación y Desarrollo de la Universidad del Salvador, Fernando Lucero Schmidt. Entre los asistentes a la presentación, realizada en la USAL, estaban la senadora Hilda González de Duhalde, el diputado Francisco De Narváez, el presidente de la UCR, Ernesto Sanz, los ex ministros Ricardo López Murphy y Enrique Nosiglia, el intendente de Rosario, Miguel Lifschitz, el ministro de Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Guillermo Montenegro, y la diputada de GEN, Margarita Stolbizer. No hubo explicaciones sobre las ausencias de Domingo Cavallo y María Julia Alsogaray. No pudo asistir Erman González, porque falleció en 2007. Durante la presentación del trabajo de Dromi, Bergoglio reclamó la reconciliación y el diálogo. Consideró necesario aclarar que no se trataba de una plataforma electoral. En una de sus habituales frases de efecto propuso ponerse “la patria al hombro” y postuló que la unidad es superior al conflicto, una frase inspirada en San Ignacio de Loyola que repite desde que asumió como provincial de la Compañía de Jesús, en 1973.

El programa

El documento presentado, que reclama consensuar políticas públicas en materia de Educación, Garantías, Relaciones Exteriores, Economía, Producción, Regionalización territorial y Comunicaciones, va en contra de varios pilares de la política en aplicación desde 2003 e incluso de algunos consensos básicos de la democracia recuperada en 1983. Como si se tratara de un problema de carga de trabajo, Dromi dijo que quienes tenían más tiempo porque estaban “en el banco de suplentes” ofrecían ese aporte a quienes “están jugando el partido”. Curiosa metáfora: ningún suplente diagrama la estrategia del partido, apenas reemplaza al titular y sólo si lo decide el director técnico. Sin embargo, no participó ningún funcionario del Poder Ejecutivo ni legisladores del partido del gobierno. Pese a la fuerte presión ejercida sobre ellos tampoco estuvieron presentes los jueces de la Corte Suprema de Justicia.

El Consenso propone eliminar las retenciones a la comercialización externa de cereales y oleaginosas y el impuesto al cheque, bajar impuestos y aumentar tarifas de modo de asegurar “la ganancia empresaria y la inversión”. Reivindica la autarquía del Banco Central y confía a la responsabilidad empresaria el mantenimiento de las fuentes de trabajo. Como eco de la asociación patronal AEA, reclama seguridad jurídica económica, reglas claras, duraderas, sin desviación de poder y finalidad, respeto a los derechos adquiridos, resguardo a las inversiones, libertad de empresa, “estabilidad de derechos, razonabilidad de poderes, calidad institucional y responsabilidad pública”. También consagra el derecho a “la información veraz” y sostiene que los medios de comunicación deben ser “de gestión privada o mixta”. Las retenciones al comercio exterior de granos, y en especial de soja, han sido junto con el impuesto al cheque fuente decisiva de ingresos del gobierno nacional, y motivo de intensas batallas políticas y sociales, con las cámaras patronales agropecuarias y con la oposición parlamentaria. Esos recursos han permitido aplicar políticas sociales como la incorporación al sistema previsional de 2,5 millones de personas que no tenían ningún ingreso jubilatorio o la Asignación Universal por Hijo que este año cubrirá a 5 millones de personas y que han reducido los niveles de pobreza e indigencia a niveles de varias décadas atrás. La autarquía del Banco Central ha sido cuestión de otro de los grandes debates de este año, a partir de la resistencia de su ex presidente, Martín Redrado a aceptar una letra del Tesoro a cambio de 6800 millones de dólares que el Poder Ejecutivo dispuso aplicar a la cancelación de compromisos de la deuda pública. Primero la recuperación y luego el mantenimiento de las fuentes de trabajo ha sido un objetivo prioritario de los dos gobiernos kirchneristas, durante los cuales la desocupación se redujo a un tercio del índice que dejó el ex senador Duhalde. Para ello ha descansado en políticas activas y no en la mera voluntad patronal. Algunas han sido de control y penalización, como la doble indemnización, y otras de estímulo, como el Repro, por el cual el Estado paga los salarios de empresas en crisis para evitar despidos. Bergoglio y Dromi sólo contemplan ventajas tributarias o crediticias para las empresas. La “información veraz” forma parte de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, pero contradice los principios liberales de la Constitución argentina, la declaración de principios de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la posición de la Sociedad Interamericana de Prensa. El gobierno de Hugo Chávez propuso ese principio a la VII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que sesionó en Margarita en 1997, pero no fue aceptado. Además, el gobierno argentino eliminó del Código Penal los delitos de calumnias e injurias en temas de interés público, una vieja reivindicación de los periodistas. Mientras el manifiesto opositor establece que los medios de comunicación deben ser de gestión privada o mixta, la ley de servicios de comunicación audiovisual, promulgada en 2009, reserva un tercio de las frecuencias para los Estados federal y provinciales y otro tercio para las organizaciones de la sociedad civil. (Si el programa presentado por Bergoglio se aplicara, la Iglesia Católica no podría disponer de canales de televisión y estaciones de radio, según el procedimiento excepcional que le concedió esa ley. Esa “autorización privilegiada para usar una frecuencia de manera permanente, sin necesidad de someterse a concurso en igualdad de condiciones” fue objetada por la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, cuya Declaración de Principios establece que, las asignaciones de radio y televisión deben considerar criterios democráticos que garanticen el acceso en igualdad de oportunidades para todos los individuos). Pese a su extensión que supera las cien páginas, el Consenso no menciona la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). En cambio propone “relanzar la alianza del ABC” (Argentina, Brasil, Chile) “para construir un puente bioceánico AtlánticoPacífico”.

Seguridad y Defensa

El documento presentado por Bergoglio también contempla la conformación de “un sistema integral de seguridad pública y defensa común”. Incluye en el campo de la Defensa “el narcotráfico, el tráfico ilegal de armas, el lavado de dinero, el terrorismo, etc.”, para terminar con lo que llama “el vacilar de las palabras y acciones”. Con el mismo propósito crea un Consejo Federal de Civilidad y Convivencia Social, con el que deberán colaborar las Universidades estatales y privadas, las Fuerzas Armadas y las de Seguridad, las cámaras patronales, las organizaciones sindicales y los diferentes cultos. Con un lenguaje que tergiversa el sentido de las palabras para esconder el objetivo, se refiere al “valor garantista de la seguridad”. Así se opone a uno de los mayores consensos alcanzados por el conjunto de las fuerzas políticas a partir de 1983: la nítida separación entre defensa nacional, a cargo de las Fuerzas Armadas, y seguridad interior, de la que se ocupan las fuerzas policiales y de seguridad. Esto fue establecido por la Ley de Defensa Nacional, de 1988; la de Seguridad Interior, de 1992, y la de Inteligencia Nacional, de 2001, promulgadas por los presidentes Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Fernando de la Rúa respectivamente. Las tres surgieron de un cuidadoso proceso de elaboración acordado por las principales fuerzas políticas del país.

Supramarketinero

El resto es una colección de generalidades, maquilladas con el lenguaje marketinero de Dromi, con conceptos como la idea “suprasingular”, la “inteligencia plural”, la “voluntad general suprapartidaria” y el “Contrato Social de Garantía y Pertenencia”. Repite buena parte de las muletillas sobre la “calidad institucional” y la “plenitud republicana”, con que la oposición ha hostigado a los gobiernos de Néstor Kirchner y CFK y sostiene que si la gestión de las instituciones se opone al bien común “desaparecen el orden y los límites, se desdibuja el principio de autoridad, se avasallan los derechos” y “se actúa con deshonestidad, se miente, se corrompe”. De este modo “las instituciones se convierten en botines de guerra de los administradores”. Para financiar obras de infraestructura contempla “el peaje o contribuciones específicas”.

El documento se elaboró como parte de un acuerdo entre la USAL, que desde 1973 orienta Bergoglio, y la Escuela de Posgrado Ciudad Argentina (EPOCA), que conducen Dromi y su esposa Laura San Martino. Su texto pretende, con el mismo tomo imperativo de las leyes de emergencia que Dromi redactó para favorecer el desguace del Estado y el despojo de derechos laborales, que una vez que lo firmen el gobierno y las dirigencias políticas, sociales, corporativas y religiosas, sea refrendado por el Congreso como “voluntad general soberana”, adquiera “categoría de ley suprema de orden público”, de plazo ilimitado y sólo sea modificable o derogable al cabo de diez años. Los derechos, deberes, obligaciones y responsabilidades que genere tendrían “carácter absoluto, irretractable e irrenunciable”. Nadie más que la Corte Suprema de Justicia podría revisar ese Contrato y sólo “en caso de ilegalidad absoluta y manifiesta”, pero no por su “oportunidad, mérito y conveniencia”. La aplicación del Contrato Social se atribuye al Poder Ejecutivo, lo cual despeja cualquier duda acerca de su carácter de programa para el poskirchnerismo, ya que es inimaginable su aplicación con el actual gobierno. Este viernes, Casaretto insistirá en buscar “consensos para el desarrollo”, durante la denominada Semana Social, que se realizará en Mar del Plata. El secretario de Culto, Guillermo Oliveri ya anunció que no estará presente en esta nueva cumbre de la oposición. Tampoco asistirá el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. La convocatoria forma parte de una escalada que el Episcopado diagramó hace dos años con el documento “Hacia un Bicentenario en justicia y solidaridad” y cuyo próximo paso será el Primer Congreso Nacional de la Doctrina Social de la Iglesia, que se realizará el año próximo en Rosario. Semejante hiperactividad política del Episcopado Católico contradice los lineamientos planteados en el documento guía de las últimas décadas, “Iglesia y Comunidad Nacional”, de 1981, según el cual la tarea eclesiástica no debía realizarse con las élites del poder sino en las bases profundas de la sociedad. El documento sobre la pobreza, elaborado por el principal colaborador de Casaretto, el empresario sojero Eduardo Serantes fue rechazado por las dos centrales sindicales, lo cual lo condenó al archivo.

La Santa Alianza

En cuanto Bergoglio sucedió al cardenal Antonio Quarracino como arzobispo de Buenos Aires, en 1988, Dromi editó con el sello Ciudad Argentina un tomo de “Diálogos entre Juan Pablo II y Fidel Castro”, cuyo autor es el “Grupo de reflexión ‘Centesimus annus’ dirigido y coordinado por Monseñor JMB”. A su vez, Bergoglio designó a Dromi abogado de la curia porteña. En su primera clamorosa actuación medió entre el Ejército y la Iglesia, en la causa judicial iniciada luego de la quiebra del Banco de Crédito Provincial de La Plata. El Ejército había prestado 100 millones de dólares al Arzobispado de esa ciudad, que desaparecieron en las maniobras del quebrado banquero Francisco Trusso. En el compromiso de pago la firma del entonces arzobispo platense Quarracino no era suya, pero quien le entregó el contrato a los militares fue su asistente, monseñor Roberto Marcial Toledo, quien además firmó dos cheques por cinco millones cada uno, por lo cual fue detenido y procesado por defraudación.

Dromi llegó a un nuevo acuerdo por el cual el Ejército desistió de su reclamo económico y el Arzobispado de una causa penal. “Renace así un nuevo diálogo entre el Ejército y la Iglesia en un marco de paz judicial”, informó la curia. En setiembre del año pasado Bergoglio ya había vertido sus lágrimas por los pobres durante unas jornadas que organizó Dromi en el lujoso hotel Alvear. Acompañaron al cardenal De Narváez (si se atiende a sus propias declaraciones es uno de los responsables de la fuga de capitales a la que se refirió entonces Bergoglio), y el CEO italiano de FIAT, Cristiano Rattazzi Agnelli, gestor de obras públicas con créditos de su país natal y sobreprescios del adoptivo, quien se declaró insolvente para eludir un embargo de 50.000 dólares por el contrabando de un auto de lujo. La elección de estas compañías prueba cuán sutil es el presidente de la Iglesia Católica, quien habló de la pobreza pero escenificó el escándalo de la riqueza. San Ignacio de Loyola se revuelve en su tumba.

Pagina12

20/06/2010 Posted by | Economía, General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

La asesina arrogancia del lenguaje



de Claudia Gantus

Desde ayer me da vueltas esta idea. Por suerte no pierdo la capacidad de asombro. Escucho al senador mendocino Ernesto Sanz, presidente de la UCR, afirmar con vehemencia que por el subsidio del Gobierno, los pobres consumen más drogas y gastan más en juego. Con ligereza se pasa a debatir sobre la Asignación Universal por Hijo. Pero, ¿qué es lo que hay que debatir? Las palabras de Sanz me suenan arrogantes. Tal vez para muchos sea benévolo mi calificativo. Sin embargo me parece necesario desenredar un poco este concepto. Palabra arrogante. La arrogancia es un creer saber del otro, que juzga desde la inacción. Soberbia del saber qué te pasa, qué necesitás, qué debés hacer. Arrogancia del que espera, inmóvil (al borde del camino, diría don Mario) que corrobores su prejuicio. Se jacta de su iluminado entendimiento, que cosifica al otro, lo vuelve objeto, lo mata. La arrogancia de las palabras de Sanz asesinan, disparan, matan al otro, para adueñarse de sus decisiones, de su libertad. Porque la libertad del otro asusta, hace tambalear esas propias seguridades, (falsas, como toda seguridad), y lo deja en falta. Arrogancia: no puedo darte dinero, porque no sabés en qué gastarlo. Yo sí sé cómo se gasta el dinero. Arrogancia: si te doy dinero, seguro lo gastarás en algo malo, inútil, inapropiado. Yo sí sé en qué debo gastar mi dinero (y el tuyo). Arrogancia: además de ser pobre, sos incapaz, incompetente, inepto. Yo soy el dueño de las capacidades, las aptitudes y las competencias necesarias para “saber”. Arrogancia asesina. Discurso que mata. Discurso exterminador. Discurso de la oligarquía. Discurso del poder que constituyen unos pocos poderosos que se unen para que todos los negocios y sus beneficios dependan de su arbitrio.

La Asignación Universal por Hijo es una política de Estado. No es una medida reparadora, en el sentido que pueden entenderse los parches con los que se remienda una situación. Es parte de un proyecto tendiente a construir un escenario más igualitario, más justo. No se trata de solidaridad ni de beneficencia. AUH, que suma controles de salud, escolaridad, documentación. AUH que le permite a Diego, de 16, volver a la escuela (aunque la escuela a veces, muchas veces, no sepa qué hacer con él). AUH que le permite a Mary ir al supermercado y elegir qué darle de comer a sus hijos (aunque la herencia de haber recibido el tapper con el guiso de la escuela durante años la deje desorientada frente a las góndolas). AUH que le permite a Darío tomarse unos mates a la mañana y llevar a las chiquitas al jardín, antes de juntarse con los compañeros para seguir arreglando la plaza del pueblo. Es inclusión, cimentada en la confianza. Y quien confía en el otro no sabe. La confianza es humilde. No sé de vos, pero confío y te espero. Sé que muchos considerarán ingenuo mi planteo. Y se que abundarán los ejemplos, y contra Diego me hablarán de Juan, y contra Mary me hablarán de Rosa, y contra Darío me hablarán de Pablo. Arrogante y soberbia clase media, que desde la inacción de su egoísmo, prefiere asesinar con su discurso. No es ingenuidad, sino proyecto. Los proyectos llevan tiempo. Un tiempo que no nos pertenece. Un tiempo del que no podemos adueñarnos. Porque hay algo que escapa a la propiedad privada: ” El deseo de construir un país para TODOS”.

Agencia Paco Urondo

01/06/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Argentina – El gobierno asegura que Redrado quedó fuera del BCRA, pero el funcionario no se quiere ir del despacho de presidente.


Otro voto “no positivo” se juega en el Central

Martín Redrado había recibido el informe que solicitó a Asuntos Legales del BC, que avaló el Fondo que garantiza el pago de parte de la deuda con reservas. Pero lo desconoció y continuó su campaña en contra de esa medida. Entonces Cristina Fernández decidió desplazarlo.

Por Cristian Carrillo

El Gobierno renunció al presidente del Banco Central, Martín Redrado, por dilatar el traspaso de las reservas excedentes para la creación del Fondo del Bicentenario. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, afirmó que se le aceptó la renuncia que en su momento había presentado sobre la base de que Redrado no acató las instrucciones recibidas de la presidenta Cristina Fernández, lo que representaría un “incumplimiento en los deberes de funcionario público”. Esto estaría respaldado en que Redrado había recibido anteayer respuesta del Departamento de Asuntos Legales del BC, comunicado que avalaba esa medida. Sin embargo, el titular del Central desconoció el dictamen del gerente principal de Asuntos Legales, Marcos Eduardo Moiseeff, asegurando que todavía no contaba con el respaldo jurídico para ceder los 6569 millones de dólares que implica la constitución de ese Fondo. Redrado aseguró que no dejará su puesto, salvo que sea por los canales parlamentarios correspondientes. En el Gobierno amenazaron con ir a la Justicia, aunque la estrategia será quitarle todas las facultades que le fueron delegadas y reglamentar el funcionamiento de la entidad a través de su Directorio, donde el oficialismo tiene mayoría.

Desde que se anunció la creación del Fondo, para garantizar y pagar gran parte de los vencimientos de deuda de este año, el titular del Central interpuso varias objeciones a su implementación. No bien se difundió el decreto, lo envió a su Departamento de Legales y al buffet de abogados en Nueva York que atiende los asuntos de Argentina para que lo examinen y decidan si dejaba abierta la puerta a nuevos amparos de embargo por parte de los fondos buitres. Pero lo que más molestó en el Gobierno fue la operación mediática que Redrado montó en torno de ese procedimiento de cobertura legal. “El inventó este escenario. Se iba a ir tristemente en septiembre próximo y prefirió alejarse a lo Cobos”, aseguró una alta fuente gubernamental. Según reconocen, lo que más fastidió a la Presidenta es que “haya manifestado sus diferencias por vía mediática”. “El puso el tema en los medios”, insistió la fuente.

La otra provocación que impactó en la Casa Rosada fue el anuncio que hizo del encuentro que iba a mantener con diputados de la oposición. Redrado recibió ayer al presidente de la Unión Cívica Radical, Ernesto Sanz, y al titular del bloque de senadores de esa fuerza, Gerardo Morales. Voceros de la autoridad monetaria explicaron a Página/12 que la reunión “fue pedida por los legisladores para presentarle el amparo que llevan adelante por la creación del Fondo”. Minutos antes de esta reunión, recibió un llamado telefónico del jefe de Gabinete comunicándole que para el Gobierno estaba renunciado, previo a que lo hiciera público. Inmediatamente, con la ayuda de las cámaras de televisión, se conformó una pequeña manifestación en apoyo al banquero, con los diputados opositores incluidos. “Habiendo recibido instrucciones precisas respecto de la normativa (del traspaso de las reservas) no las está cumpliendo y esa es una falta de deberes de un funcionario público”, señaló Aníbal Fernández. Reveló que “el Departamento de Legales del Banco Central ya le ha dicho que la tiene que cumplir, porque está incurriendo en falta”. Ese departamento había elevado al Directorio del Central la respuesta a la consulta sobre el alcance del decreto .

De acuerdo con ese documento, al que accedió este diario, la medida “es sumamente clara al referirse a la vigencia” de la operación. El texto asegura que, si bien existe la posibilidad de que el Congreso lo revoque, “quedan a salvo los derechos adquiridos durante su vigencia”. De esta manera, el Departamento de Asuntos Legales del Central autorizaba al organismo a hacer la operación, ya que “los DNU tienen fuerza de ley hasta tanto” no exista dicho rechazo. Al ser consultado por este diario, fuentes del Central aseguraron desconocer ese dictamen interno.

El jefe de Gabinete manifestó que espera que Redrado “recapacite y se dé cuenta de lo que está pasando”, y abandone el despacho principal del Central. Sin embargo, Redrado adelantó que cumplirá con su mandato. Para la remoción de un director o presidente de la autoridad monetaria el Ejecutivo debe presentar una causa para justificar la remoción, que luego se eleva al Senado. Una comisión bicameral, presidida por el titular del Senado (Julio Cobos), emite un dictamen que no es vinculante, y después el Ejecutivo firma un decreto con la destitución del directivo. En el Gobierno se manifiestan confiados en que no será necesario ese proceso porque “terminará renunciando”. De lo contrario, prevén como estrategia apelar al resto de los directores del organismo. La carta principal que muestran en la Rosada es el apoyo que le quitaron algunos de sus aliados. El caso más emblemático es el del titular de Adeba, Jorge Brito, quien opinó que tiene que renunciar para “contribuir a la estabilidad” del país. A las 18.10 de ayer Redrado intentó comunicarse con el jefe de Gabinete, pero Fernández le mandó a responder que “el Gobierno no tiene nada que hablar con él”.

Un colaborador cercano a Redrado aseguró a este diario que nunca presentó “formal ni informalmente” su renuncia a la Presidenta, tal como afirmó el jefe de Gabinete. En cambio, el ministro de Economía, Amado Boudou, aseguró a Página/12 haber escuchado de boca de él la puesta a disposición de Cristina Fernández su renuncia. “Se lo dijo en varias oportunidades, incluso en presencia de Sergio Massa cuando era jefe de Gabinete”, informó Boudou, quien subrayó: “Cuando la Presidenta te deja de tener confianza, uno tiene que irse”. El ministro confirmó también a Mario Blejer como el próximo presidente del Central, cuando termine la rebeldía de Redrado.

El titular del Palacio de Hacienda recordó que Redrado, a pesar de haber planteado sus objeciones, participó en el diseño del “Fondo para pagar deudas financieras”. “Incluso habíamos hablado de hacerlo parcialmente, con licitaciones pausadas, precisando cada monto de deuda a rescatar y retirando las reservas correspondientes. En definitiva, hacerlo parcialmente”, comentó. Ambos coincidían en la necesidad de salir en el corto plazo a los mercados voluntarios de crédito, pero la diferencia radicaba en que Redrado quería hacerlo “a cualquier tasa”. “Yo, en cambio, creo que hay a que seguir todos los pasos para conseguir una tasa razonable”, señaló. La reapertura del canje y la conformación del Fondo del Bicentenario son pensadas por Boudou como “un todo”. “El (Redrado) estaba demasiado ansioso por salir al mercado y no es una diferencia menor a qué tasa”, agregó.

El ministro opinó que los argumentos expuestos por el titular del BC son “falaces y dilatorios”. “No existen argumentos económicos en contra de esta iniciativa”, agregó. Respecto de la posibilidad de que los fondos buitre decidan arremeter con embargos sobre las reservas, aseguro que “por el contrario, el Fondo del Bicentenario era una medida para fortalecer el canje, dar más certezas, bajar el riesgo y mejorar las condiciones objetivas del mercado”.

Mientras conversaba con Pági-naI12, el ministro monitoreaba por pantalla el “minuto a minuto” del mercado. “Imaginemos lo que sería con un gobierno que no tiene política ni capacidad ni gestión, una situación de este tipo”, interrumpió la charla. “Sin embargo, el Central volvió a aumentar las reservas en 50 millones de dólares y se mantuvo el tipo de cambio, y con el piloto automático en el Banco Central”, agregó. El funcionario aseguró que en un momento del día hubo una presión a la baja de los títulos públicos, sin embargo se revirtió sobre el final. Ingresaron operaciones desde Nueva York y desde Londres, que hicieron subir los bonos al final, y quedaron sin procesar operaciones compradoras que quedaron para mañana (por hoy). Boudou aseguro que “los grandes inversores compraron bonos argentinos en forma agresiva y no van operar contra ellos mismos por este momento de tensión”. “Acá (al ministerio) no llamó nadie por Redrado; ni el Tesoro de Estados Unidos, ni Basilea, ni Brito, ni el G-20”, ironizó.

PÁGINA 12

07/01/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – Las reuniones de Valenzuela



Por Luis Bruschtein

“Fuimos a la reunión como partido de oposición con neta vocación de poder”, fue la declaración del flamante jefe del principal partido de la oposición, el senador Ernesto Sanz, al salir del encuentro con Arturo Valenzuela, el subsecretario para Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado norteamericano. Pero en el grupo que lo acompañó estaba el vicepresidente Julio Cobos, que dijo todo lo contrario: “Vine aquí en mi carácter de vicepresidente”.

Si Valenzuela fuera ingenuo podría haber pensado que se trataba de un grupo de esquizofrénicos salidos del Borda. Pero lo que menos hubo en esa reunión fue ingenuidad y cada quien se sabía protagonista del disparate institucional argentino, donde el mismo grupo que se asume como “de oposición, con vocación de poder” lleva al vicepresidente del oficialismo. El radicalismo, cuya carta más fuerte a lo largo de su historia ha sido la institucionalidad, se convierte así en el protagonista del equívoco institucional más grande.

La vicepresidencia le da a Cobos un escenario que lo pone a mucha distancia de sus competidores en la carrera para el 2011. Sin embargo, es nada más una estratagema, una picardía, que a medida que se prolonga puede comenzar a producir un efecto contrario y cuando eso suceda el proceso puede ser irreversible. No es un buen lugar para Cobos ni para ningún político aunque por ahora no tenga costos por la condescendencia de la mayoría de los grandes medios y los periodistas políticos, más enfrascados en una pelea sin cuartel con el oficialismo.

Resulta que para el Departamento de Estado, los tres candidatos de la oposición con más posibilidades en las presidenciales del 2011 son Francisco de Narváez, Mauricio Macri y Julio Cobos. Si la administración norteamericana pensara que hubiera otros, entonces, éstos fueron sus preferidos ya que fue con quienes pidió reunirse Valenzuela. De los tres, De Narváez es el único que se presenta como peronista, lo que los mismos peronistas no terminan de digerir. Y tampoco es tan seguro que pueda ser candidato a la presidencia por su nacionalidad colombiana. De alguna manera, los consultores argentinos de la embajada y los mismos analistas del Departamento de Estado parecieran descontar que el próximo presidente o no es peronista o sale del oficialismo.

Desde el punto de vista de Valenzuela sería lógica su intención de conocer a los posibles futuros inquilinos de la Rosada, pero para cualquier argentino resulta evidente la cortedad de un análisis que en este momento ya limita la carrera en la oposición a esos tres candidatos, cuando hay otros nombres, incluso dentro del peronismo, de centroderecha y centroizquierda, que pueden ostentar los mismos diplomas para esa competencia.

La agenda de Valenzuela tuvo intención política. Las tres reuniones con políticos no fueron al azar ni solamente porque son los que tienen más posibilidades, porque la realidad demuestra que no es así. De la misma manera funciona con los encuentros que mantuvo con los directivos de empresas norteamericanas radicadas en Argentina ya que después convocó a una conferencia de prensa donde usó los argumentos retrógrados de esos empresarios para hostigar al Gobierno. Fue un evento planificado y controlado donde no había forma de repreguntar y donde cada palabra estaba muy pensada.

Esta primera visita de Valenzuela a la Argentina plantea algunos contrastes con su antecesor Thomas Shannon, un diplomático de carrera que manejaba con mucho pragmatismo la relación con un gobierno argentino que resulta difícil de etiquetar desde Washington ya que se permite ciertas radicalidades diferentes a los gobiernos de Brasil y Chile, pero no se enrola en la línea bolivariana de Venezuela o Bolivia. Shannon evitó ideologizar su diplomacia y tendió a establecer relaciones personales con los mandatarios, en especial con Cristina Fernández.

Valenzuela es profesor titular de la materia Gobierno y director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown, es un intelectual de la derecha demócrata y ha sido funcionario del gobierno de Bill Clinton. Por lo menos en esta primera visita demostró que, al revés que Shannon, tiende a ideologizar las relaciones diplomáticas desde la visión que él considera como republicana y democrática. Es un admirador del sistema político de Chile (el país donde nació) y hasta ha llegado a expresar sus simpatías por el candidato extrapartidario Marco Enríquez-Ominami.

El sistema chileno es uno de los más cerrados si se lo compara con otros latinoamericanos, incluyendo al argentino. Prácticamente no deja espacio para las fuerzas menores y otorga casi todo el manejo del poder a la primera minoría. El que gana, gana todo y el que pierde, acompaña. Es un sistema que está pensado para evitar desbordes, sorpresas o largas deliberaciones y negociaciones. Una democracia prolija y ordenada desde donde se puede mirar a otras versiones más abiertas y dinámicas, como populistas.

Otro de los invitados de Valenzuela fue un Mauricio Macri en el peor momento de su gestión, golpeado por un escándalo de espionaje realizado por sus funcionarios y por otro escándalo por la designación en el Ministerio de Educación de alguien acusado de masserista. La imagen de un Macri que nombra jefe de policía a su amigo Fino Palacios, acusado de encubrimiento en el atentado a la AMIA y de montar una oficina de espionaje político y comercial, no es la mejor para mostrarse al mundo. Y menos si se le suma la designación de Abel Posse en Educación, un ministro que reclama represión y responsabiliza al rock “foráneo” por la criminalidad juvenil y la drogadicción. Ninguna de las dos situaciones tiene atenuantes ni puede negarse, son hechos reales y provocados por el mismo jefe de Gobierno.

Igual, Macri le dijo a Valenzuela que el “ciclo de los Kirchner en Argentina está terminando y les pedí que nos tengan fe, que después venimos nosotros”, amenazó. Lo más gracioso es que el reemplazante del Fino Palacios, Eugenio Burzaco, fue discípulo de Valenzuela en la Universidad de Georgetown. El macrismo se esforzó por difundir que, a partir de esta relación con Burzaco, Valenzuela se había comprometido a apoyar a la policía porteña con programas de capacitación permanentes. El único problema es que los cursos que ofrece Estados Unidos están relacionados con el combate a la droga y el terrorismo, pero la nueva policía porteña no podrá intervenir en delitos federales.

De la reunión con De Narváez, un ex empresario que vive de la renta que producen fondos fiduciarios en algún paraíso fiscal, no trascendieron detalles, aunque es probable que haya tenido un contenido similar. El colombiano-argentino está haciendo circular encuestas en los medios que lo sitúan con probabilidades para disputar el año próximo la interna del PJ por la gobernación bonaerense. Así empezó su campaña mediática para la elección del 28 de junio, distribuyendo encuestas que finalmente se hicieron realidad. Pero primero deberá decidir si compite en la presidencial.

Valenzuela es hijo de un obispo metodista chileno que a los 16 años viajó a los Estados Unidos para estudiar y allí se quedó. Sus cuestionamientos conocidos a la Argentina apuntaron siempre al default y a los intereses de los tenedores de bonos que quedaron fuera de la negociación. Por eso su reclamo sobre la “inseguridad jurídica” no es nuevo. Antes lo hizo por los “holdouts” y ahora por los empresarios norteamericanos con quienes se reunió. Su añoranza por el menemismo tiene sentido porque en la época de las relaciones carnales, él era el que estaba del otro lado (como subsecretario de Clinton). Obama designó a Hillary Clinton en el Departamento de Estado y la ex primera dama nombró a Valenzuela, un ex colaborador de su marido, al frente de las relaciones con América latina. Y la agenda de la primera visita de Valenzuela a la Argentina mostró a una diplomacia que, si insiste por ese camino, podría llegar a resultar tanto o más perjudicial para América latina que la de George Bush, porque expresa objetivos y conceptos parecidos, pero con una actitud más militante.

PÁGINA 12

20/12/2009 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios