America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Estamos construyendo el ¨nuevo mundo¨


Cronicon Virtual :: Sitio Web Oficial.

02/12/2011 Posted by | Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El Gobierno resaltó que la Argentina “está fuerte” para “enfrentar turbulencias”


El Gobierno resaltó que la Argentina “está fuerte” para “enfrentar turbulencias” – Infobae.com.

 

La funcionaria habló durante un acto en el que entregó 2.500 certificados de créditos de hasta 60.000 pesos a tasa cero correspondientes al programa “Capital Semilla”, para jóvenes emprendedores de entre 18 y 35 años de todo el país

 

07/10/2011 Posted by | Agricultura yGanadería, Ciencia y Tecnología, cine nacional, Economía, Educación, General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , | Deja un comentario

El país y su rol en el mundo | Miradas al Sur


El país y su rol en el mundo | Miradas al Sur.

11/09/2011 Posted by | Economía, General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Europeos en fuga:son jóvenes y emigran para buscar empleo


Parece mentira, que después de las experiencias vividas en toda América Latina, con las políticas de ajustes del FMI, Europa esté haciendo lo mismo, cargando sus deficit fiscales a todos los  trabajadores y jubilados, sumiendo a toda la población a una creciente pobreza y faltas de expectativas a sus jóvenes profesionales, los que se ven obligados a partir en busca de perspectivas  de vida..

Marianike

Sienten que no tienen futuro en sus países

Domingo 21 de noviembre de 2010

ROMA (De nuestra corresponsal).- Hace un siglo eran campesinos que se iban en barco, con valijas de cartón y el sueño de hacerse la América. Ahora son jóvenes cosmopolitas y graduados, que se van con sus laptops y vuelos low-cost a buscar fortuna a cualquier parte.

Así son los nuevos emigrantes de la Europa del siglo XXI, un continente cada vez más viejo, integrado y sacudido por la globalización, que ya no tiene respuestas para muchos de sus jóvenes, excluidos por un sistema de bienestar social que les ha dado todo a sus padres y abuelos, y que ahora parece agotado.

Se trata de jóvenes preparados, con títulos universitarios, que hablan varios idiomas, tienen empleos precarios, trabajan en negro o no encuentran empleo en sus respectivos países, que sienten que no tienen futuro en su patria. Jóvenes que, virtuales exiliados económicos del siglo XXI, ven la única salida en el aeropuerto.

Silencioso, este éxodo se da en varios países del Viejo Continente, que expulsan jóvenes brillantes, en una “fuga de cerebros” cada vez más alarmante.

En un mundo globalizado, donde desplazarse es fácil, los talentos no sólo se trasladan dentro de Europa, sino que también eligen como destino para una nueva vida Africa, América latina o Asia, tomando el camino inverso que emprenden miles de inmigrantes pobres desesperados.

El fenómeno de la emigración de jóvenes preparados y cultos afecta principalmente a los países más afectados por la crisis económica, que en los últimos días volvió a poner en duda hasta la propia supervivencia de la eurozona. Se da en Italia, un país que prácticamente no crece desde hace una década, marcado por uno de los déficits más altos del mundo; en España, donde el desempleo ha alcanzado al 20% de la población y en los últimos dos años han emigrado 111.000 personas; en Grecia, salvada in extremis de la quiebra por la UE en mayo último y país del que emigra el 9% de los graduados universitarios; en Portugal, otra nación del bloque con la soga al cuello y las cuentas en rojo, que ocupa el tercer lugar entre los países europeos con mayor fuga de cerebros, detrás de Irlanda y Eslovaquia.

“La tendencia a la expatriación de los neograduados, en busca de fortuna o de nuevas experiencias, se registra en casi todos los países occidentales”, afirma Claudia Cucchiarato, que escribió Vivo afuera. Jóvenes sin raíces: los emigrantes italianos de hoy . El libro recolecta decenas de historias de jóvenes que, sintiéndose excluidos y sin oportunidades en su país, en lugar de quedarse en lo de sus padres para convertirse en mammoni , decidieron armar valijas e irse.

“Pero en Italia la peculiaridad es que se trata de una emigración que va en un solo sentido: los jóvenes altamente instruidos se van en masa de Italia, pero son pocos los jóvenes coetáneos extranjeros de las mismas características que vienen a reemplazarlos y menos aún los que, después de un largo período en el exterior, tienen el coraje de volver”, agrega.

Para Cucchiarato, otra peculiaridad de Italia es que no existen cifras oficiales del éxodo porque los jóvenes que se van no suelen anotarse en los registros que hay en el exterior. Pero son muchos, cientos de miles, los que se van. Todos, jóvenes de entre 25 y 40 años, en un 75% con un título universitario o un doctorado, que, a diferencia de lo que ocurría hace un siglo, no mandan remesas a sus casas, sino que son un recurso humano, profesional y social que Italia deja escapar, sin preocuparse demasiado, según indica Cucchiarato. Los motivos: esa mezcla explosiva de gerontocracia, falta de recambio generacional, ausencia de meritocracia que hace que sólo logren triunfar los raccomandati y clientelismo que produce un sistema inmóvil y corrupto que, lejos de integrar a quienes se asoman al mundo del trabajo, los rechaza.

No casualmente, en noviembre del año pasado Pier Luigi Celli, director general de la Universidad Luiss de esta capital, escribió en el diario La Repubblica una carta abierta a su hijo, a punto de recibirse, en la que le pedía que se fuera de Italia. “Con el corazón que sufre más que nunca, mi consejo es que, una vez terminados tus estudios, te vayas al exterior. Elegí irte donde aún tiene sentido la lealtad, el respeto, el reconocimiento del mérito y de los resultados […]. Haceme caso; éste es un país que no te merece. Hubiéramos querido que fuera distinto, pero fracasamos.”

La carta causó gran revuelo y abrió un debate apasionado, aún vigente, pero no detuvo el éxodo.

PORTUGAL
Africa, la nueva tierra prometida

LISBOA (O Globo/GDA).- Antes de Año Nuevo, la economista portuguesa Susana Gonçalves, de 36 años, parte para su segunda temporada de trabajo en Angola, después de seis meses de vacaciones en Lisboa. “El mercado portugués es muy pequeño, poco atractivo. Veo más oportunidades en el exterior”, dice Gonçalves, que trabajó un año y medio en el país africano y antes, en España.

Ocho meses atrás, en Luanda, capital angoleña, el vendedor de seguros Pedro Luiz Gomes, de 38 años, se encontró con vecinos de Lisboa y con un amigo de la infancia, que habían sido atraídos por salarios tres veces mayores y por la posibilidad de tener una experiencia en el exterior. “En Portugal, alguien con estudios superiores es uno más entre muchos. En Angola, en cambio, somos útiles y valorados”, dice Gomes.

Cerca de 100.000 portugueses (el 1% ciento de la población) emigraron en 2007 y 2008, según un estudio realizado por el economista Alvaro Santos Pereira, de la Universidad Simon Frasier de Canadá. El principal destino siguen siendo otras naciones europeas, pero Angola ocupa el cuarto puesto. Casi 24.000 portugueses ingresaron en esa ex colonia en 2009, según el Observatorio de Emigración.

Las remesas de dinero enviadas a Portugal por los emigrantes desde los países africanos de lengua portuguesa (Angola, Mozambique, Cabo Verde, Guinea Bissau y Santo Tomé y Príncipe) se cuadruplicaron entre 2005 y 2009, según el Banco de Portugal). El año pasado, las remesas desde Angola sumaron 140 millones de dólares, mientras que las procedentes de Alemania totalizaron casi 165 millones.

La oleada emigratoria está motivada por las dificultades internas del país, donde hace cinco años que el desempleo supera un índice del 7%, y el crecimiento está por debajo del 2,5%. La integración europea, además, estimuló la emigración a otros Estados de la UE. El flujo emigratorio actual se compara con el de ls ’60 y ’70, cuando emigraron 1,3 millones de portugueses. En ese momento, la mayoría eran trabajadores poco calificados, pero en la actualidad hay mayor proporción de emigrantes con mejor formación. Portugal ocupa el tercer lugar entre los países europeos con mayor fuga de cerebros, detrás de Irlanda y de Eslovaquia.

ESPAÑA
Las barreras culturales empiezan a levantarse

MADRID (Para La Nacion).- La desesperante fuerza de la crisis hunde ánimos e inquieta a cada vez más personas, pero también ha contribuido a levantar las históricas y pesadas barreras que confinaban a los españoles a pensar su vida exclusivamente dentro de las fronteras de su país.

“Nunca nos caracterizamos por ser una nación exportadora de talento, pero entre los jóvenes se ha comenzado a instalar la idea de que primero hay que saber progresar en otro sitio para poder hacerlo luego en España. Y la situación actual del país, que tiene una tasa de desempleo que dobla a la del resto de Europa, actúa como un importante impulsor de este fenómeno”, señala David Cuenca, un ejecutivo de Barcelona que prepara su mudanza a Praga, donde se radicará junto con su esposa para iniciar una nueva vida como director general de una empresa de logística.

Muchos de los 111.000 españoles que decidieron emigrar en los últimos dos años lo hicieron empujados por la falta de oportunidades de un país con una tasa de desempleo cercana al 20%, que entre la población menor de 25 años roza ya el 40%. Este éxodo silencioso también es motivado por la falta de perspectivas para el futuro cercano: a las desesperanzadas palabras de José Luis Rodríguez Zapatero, que el jueves pasado reconoció la “debilidad” de la economía, se les suman las pésimas estimaciones del sector privado para 2011.

Según un estudio de la consultora internacional KPMG, el 52% de los directivos de las grandes empresas cree que la situación económica española “permanecerá igual o empeorará” en los próximos 12 meses. Esto es algo que ya sabían, más allá de toda estadística: el creciente número de residentes españoles en el extranjero, que se elevó de 1,19 millones a fines de 2007 a 1,32 millones en la actualidad.

Para Cuenca, la corriente emigratoria no ha alcanzado una intensidad mayor por cuestiones culturales. “Nos cuesta mucho dejar el país. Aquí aún se nos educa para comprar una casa, y no alquilarla, y esto frena la movilidad, tanto como la excelente calidad de vida que proporciona la comida, el clima y la calidez de la gente, así como la falta de predisposición, en general, a hablar o aprender idiomas extranjeros”, afirma.

Cristina Marqués, una profesora de inglés que se acaba de instalar en Hamburgo, cree que esta situación poco a poco comienza a revertirse. “España es muy cerrada todavía, y aún entre los adolescentes y estudiantes prima el pánico de no poder hacerse entender en otros países. Pero ya no es tan infrecuente que se aprenda inglés y se piense en vivir en el extranjero, aunque más no sea para probar suerte por un tiempo”, señala.

ITALIA
Un mercado laboral sólo apto para los mayores

ROMA.- “Italia no es un país para jóvenes”, dice desde Adelaida, Australia, Domenico Dentoni, uno de los miles de italianos jóvenes e instruidos que, en los últimos años, decidieron irse de la península porque en su país se sentían excluidos.

Dentoni, un romano de 29 años, es hoy profesor de la Universidad de Adelaida. Como experto de marketing agroalimentario, realiza estudios y proyectos para mejorar las tecnologías productivas de la industria del pescado, y recibe un sueldo de 4000 dólares por mes -impensable en Italia-, lo que le permite ahorrar y pensar en armar en el futuro una familia.

Ya antes de recibirse como licenciado en Ciencias Políticas de la Universitá Roma Tre, en 2004 Dentoni comenzó a mandar currículum a cientos de ONG y organismos que se dedican a proyectos de economía de desarrollo, su especialidad. “Mi idea era lograr un empleo con base en Italia, incluso me ofrecí para trabajar ad honórem, voluntariamente, pero no recibía respuesta, o me decían que necesitaba más formación… Pero la verdad es que, sin un contacto personal, sin una recomendación, en Italia es muy difícil entrar en el mercado laboral”, lamenta Dentoni, un típico caso de cerebro italiano en fuga.

Después de una maestría en cooperación y desarrollo en la Universidad de Bolonia, que tampoco le sirvió para insertarse, y de una beca en Mozambique, conoció una consultora norteamericana que le aconsejó hacer un doctorado en la Universidad Estatal de Michigan, en Estados Unidos. Entonces, entendió que afuera las cosas podían ser distintas.

“Allí no sólo me exoneraron del pago de las rentas, sino que me tomaron como teaching assistant, con un sueldo y una posición privilegiada por la cual podía volver durante las vacaciones a Italia para ver a mi familia. Viniendo del ambiente italiano, para mí fue una explosión de oportunidades”, dice.

A diferencia de otros “talentos en fuga” resentidos, que ya no piensan volver a Italia, Domenico espera un día poder regresar si se dan las condiciones. “Sí, soy un cerebro en fuga desde hace años, pero mi cerebro, de todos modos, está en Italia. Es cierto, hoy el país vive un período oscuro y los jóvenes no pueden esperar nada, pero pienso que mi generación puede cambiar las cosas y espero algún día que se den las condiciones para volver”, dice, optimista.

Por lo pronto, porque tiene una novia italiana y una familia que extraña, Domenico comenzó a acercarse a Europa. El año próximo se mudará a Holanda, donde logró ser contratado, con un muy buen sueldo, como profesor asistente en una universidad.

GRECIA
A más diplomas, menos trabajo

PARIS (O Globo/GDA).- Vasilis Georgiadis sabía que su negocio era el turismo: su padre tenía una agencia de viajes en Atenas. Hoy, a causa de la crisis, el futuro de este ingeniero de 34 años está fuera de Grecia: vive en una pequeña ciudad de Bélgica y trabaja en el mantenimiento de los hornos y maquinarias de una fábrica de pan en Holanda, cerca de la frontera con Bélgica. Es uno de los muchos exiliados económicos que abandonaron Grecia debido a la crisis.

“Pienso en Grecia todos los días. El estilo de vida es tan diferente aquí. El clima no es bueno. ¡Es extremadamente frío!”, se lamenta.

Con sus diplomas en ingeniería mecánica y electrónica, Georgiadis forma parte de un fenómeno aún más perverso: el éxodo de graduados universitarios.

El economista Lois Labrianidis, de la Universidad de Macedonia, en Salónica (la segunda ciudad griega en importancia), explica que ese fenómeno ya se producía desde la Segunda Guerra Mundial, pero comenzó a aumentar en la década de 1990. Estima entre 110.000 y 135.000 el número de graduados griegos que trabajan fuera del país, un 9% del total de los graduados universitarios de Grecia. El economista prevé incluso una emigración aún mayor por la crisis.

“El éxodo se va a acelerar. Es muy difícil conseguir empleo en Grecia. Los salarios se recortan; hay muchos despidos. Cuanto más diplomas uno tiene aquí, menos posibilidades tendrá de conseguir empleo”, señala.

Según Labrianidis, eso ocurre porque la economía griega no se reestructuró y no logra generar productos más o menos sofisticados a un precio más bajo que China y los Balcanes.

“Estamos estancados. No tenemos este éxodo de inteligencia porque Grecia tenga un exceso de graduados universitarios, como muchos argumentan. Lo que ocurre es que no hay demanda para ellos en la economía.”

Georgiadis es un ejemplo, porque nunca usó su diploma de ingeniero. Cuando la agencia de viajes de su familia quebró a causa de la crisis, decidió probar suerte en Australia, donde hay una gran comunidad griega. Al advertir que allí no conseguiría empleo legalmente, regresó a Grecia. Pero la crisis se agravó. Entonces, partió a Bélgica y consiguió trabajo en Holanda. Hoy gana 1500 euros mensuales, un buen salario en Grecia.

Labrianidis recuerda que en la década de 1990, cuando les decía a sus alumnos que debían estudiar fuera del país, muchos lo miraban como si estuviera delirando.

“Hoy, si hablamos de eso en clase, muchos tienen amigos que se fueron del país. Eso no es bueno para Grecia. Necesitamos esa clase de personas para redireccionar la economía.”

LA NACION

21/11/2010 Posted by | Economía, General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , | Deja un comentario

Pensar la Argentina desde Europa


Por Hernán Brienza
Periodista, escritor y politólogo.
 
Para los europeos, nuestras experiencias son meras expresiones de un populismo barbárico que no fue tamizado por la racionalidad de la Ilustración ni es bendecido por la democracia liberal representativa.
 

Se puede pensar la Argentina desde Frankfurt? ¿Se puede reflexionar sobre nuestro país clavado como una estaca allí bajo el cielo de la Cruz del Sur? ¿Qué signos, qué señas puede aportarnos esta ciudad de rascacielos vidriosos, de mayor densidad de Mercedes Benz por habitante, que es la capital financiera de la cuarta potencia económica mundial? ¿Sirve esta modernidad al servicio del consumo como modelo para esos países enrevesados, rabiosos, contrahechos de América Latina? En el jardín de invierno donde se toma el desayuno –con chacinados y salchichas de todo los colores, pretenciosos quesos, con el pan sabroso y el orgulloso salmón ahumado que se entreveran con el café con leche y los omelettes– Eduardo Jozami asegura que sí, que, además, es necesario pensarlo.
En Europa se respira cierto desdén poscolonialista. Existe una mirada sobradora, una mueca de sorna sobre los procesos populares latinoamericanos. Para los europeos, nuestras experiencias son meras expresiones de un populismo barbárico que no fue tamizado por la racionalidad de la Ilustración ni es bendecido por la democracia liberal representativa. Jozami se sonríe cuando le cuento que un periodista español se quejaba “por el uso político que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner hizo del tema de los Derechos Humanos en la apertura de la Feria del Libro”. Lo decía con cierto tono paternalista que tuvo que comerse cuando en plena sala de prensa, rodeados de colegas extranjeros, la periodista Silvina Friera le contestó venenosa: “Qué más quisieran ustedes que un jefe de gobierno español se hiciera cargo de los cientos de miles de muertos que produjo la brutal guerra civil española.” El periodista se escudó en que debía seguir con su trabajo y no podía continuar la discusión por esa razón. Sin embargo, meneó la cabeza como diciendo: “Y bueno, son maradoneanos.” Allí está el nuevo sambenito puesto por el pelafustán psicoanalista argentino, el malinchista Carlos Pierini y su inefable secuaz del recontraboludismo John Carlin, que cree tener derecho a diagnosticar los males de nuestro país porque un día compró un libro de Marcos Aguinis en una librería de Corrientes.
Para ellos, el origen de los males de los argentinos no se encuentra en la lejanía geopolítica, ni en la vaciedad de su extensión. Tampoco en la faceta de acumulación primaria de capitales, la apropiación de la tierra en forma fraudulenta, ni en las ventajas relativas de los comodities, lo que generó una clase dirigente con tendencia a la holgazanería. Tampoco, está claro, en la profunda melancolía que generó el desarraigo de los inmigrantes, o el ocultamiento brutal del mestizaje ni la permanente ruptura del orden constitucional por parte de los dueños del poder. Por supuesto que ni se les ocurrió pensar que podría ser –como piensan José Schvarzer o Mario Rapoport– por la dependencia económica de las economías industriales que generan ciclos de crisis por el desajuste de la balanza de pagos. Ni siquiera se cuestionan estos problemas. Para estos dos tirifilos el problema reside en que la “manada” –como llamaron despectivamente al pueblo argentino en su nota del diario El País– festeja el gol hecho con la mano a los ingleses.
“Molesta a esta Europa, que aún no se ha sacado el ropaje imperialista del siglo XX, el pensamiento y la actuación autónoma de los países latinoamericanos –sustantiva Jozami. No hemos construido todavía una nueva teoría, pero al menos nos hemos permitido abandonar el posibilismo rastrero de los años noventa. Europa está en una profunda crisis política: Italia abandonada a Silvio Berlusconi, España está por caer nuevamente en las manos del Partido Popular. En cambio, América Latina discute, se hace preguntas por la subjetividad social, por la recuperación de la política, por ver la posibilidad de llenar de contenido la democracia. Nuestro continente se vuelve a interpelar por las formas del cambio social.”
Los edificios vidriados, los autos lujosos, la precisa tecnología frankfurtiana también interpela. ¿Tiene la Argentina derecho a rechazar las virtudes de la modernidad? Sin duda que no. Pero tampoco puede conformarse con esta utopía muerta del capitalismo del siglo XVIII. Con el anestesiante sueño del consumismo, sin movilidad social. En la Argentina, todavía hoy, el hijo de cualquier carpintero puede llegar a ser un Jesucristo. En Europa, apenas podrá tener una vida segura. Esa es la principal fuerza vital y transformadora de ese país lejano que en Europa apenas se conoce.
La teoría sobre el origen maradoneano de todos los males barbariza a la Argentina. La coloca en un lugar cómodo para Europa. Nos vuelve recolonizables. No creemos en las leyes, ergo debemos ser domesticados y disciplinados. Hasta la presidenta de la Nación debe inclinarse ante la superioridad civilizadora. ¿Cómo es eso de andar diciéndole a Angela Merkel que el Club de París debería contemplar los beneficios fiscales que reciben en los países extractables? ¿Por qué un país de segunda se cree con derecho a negarse a la fiscalización del Fondo Monetario Internacional, que es una institución incuestionable en la construcción del poder global?
“América Latina presenta cierta anacronía –sentencia Ricardo Forster unas horas después, a orillas del Río Meno– para este museo que es hoy Europa. En nuestro continente la historia es el mañana y el futuro. Todo está abierto. Todo es cuestionable y pausible de ser pensado.” En este elegante paseo que semeja los de los filósofos peripatéticos, mientras de fondo se cuela el campanario terracota de la catedral de Frankfurt, Forster se entusiasma: “Pensalo, es una locura: un tornero llega a presidente. Lula es la metáfora perfecta de la movilidad social, y por eso genera fascinación y al mismo tiempo rechazo.”
¿Se pueden conjugar en la Argentina modernidad y memoria, tecnología e identidad, desarrollo capitalista con distribución de la riqueza? En la respuesta a esta pregunta se condensa el futuro de nuestro país y de nuestro continente.  
En la firma del acuerdo con la Escuela de Frankfurt –la corriente de pensamiento neomarxista de mediados del siglo pasado– la presidenta marcó la necesidad de construir nuevos marcos teóricos. “Es un desafío –se entusiasma Forster. No vino a Europa a buscar una teoría. Al contrario, vino a decirles que América Latina va a construir un nuevo marco de pensamiento. Que no nos conformamos con el modernismo reaccionario, que necesitamos pensadores que asuman riesgos.”
La Argentina debe pensarse desde Latinoamérica. El mestizaje es su lugar. Ya no hay europeos en las calles de Buenos Aires. A lo sumo, hay criollos hijos de criollos que se funden, que se mezclan, que se cruzan. Existe también esa mayoría silenciosa que son “los negros de alma”, los que rara vez se expresan y aparecen en la escena pública. La modernidad –ya no en términos estrictamente de la Ilustración europea– significa en nuestro país la posibilidad de inclusión y equiparación: Libertad e Igualdad son inseparables.
No niego cierto arielismo en mis propias palabras, cierta arrogancia. En la abundancia económica se esconde cierto fascismo de lo material. En la posibilidad del riesgo hay cierta insinuación del coraje. Sería una pena que la Argentina, que Latinoamérica, que lo bárbaro y mestizo, se niegue a sí mismo la continencia de su futuro, de ese mañana que, como dice Forster, está clavado en el corazón de su pasado. 

http://tiempo.elargentino.com/notas/pensar-argentina-desde-europa

11/10/2010 Posted by | General, Reflexiones, Sociedad y Cultura | , , | Deja un comentario

Dialogando sobre la verdad y el poder


David Tresilian

Al Ahram Weekly

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

El Profesor Chomsky, conocido tanto por su trabajo profesional en lingüística y fisolofía como por sus escritos sobre cuestiones políticas y sociales, estuvo en París a finales de mayo por invitación de Le Monde Diplomatique y el Collège de France. Dividió sus participaciones entre el seminario académico organizado por Jacques Bouveresse, titular de la cátedra de Filosofía del Lenguaje y el Conocimiento del Collège de France, y una serie de entrevistas sobre cuestiones políticas que culminaron en un encuentro público organizado por Le Monde Diplomatique en el que el programa desarrollado por Chomsky sirvió para atestiguar el alcance de su trabajo y el respeto que se le profesa en Francia.

Nacido en 1928 y superados ya los ochenta años, el programa habría agotado a cualquier hombre que tuviera la mitad de sus años. Sin embargo, Chomsky parecía tomárselo todo con mucha calma mientras respondía a las preguntas de la audiencia en ambos eventos hasta bien entrada la noche, hablando ininterrumpidamente durante varias horas sobre la política exterior estadounidense y la situación de las regiones del mundo en cuyo estudio ha profundizado, como Latinoamérica, Oriente Medio y el Sureste Asiático.

Tanto en el seminario celebrado en el Collège de France, en el que se centró en cuestiones como la verdad y la racionalidad pública, siguiendo una tradición asociada con el filósofo inglés Bertrand Russel y el escritor George Orwell, transmitido de forma simultánea por la Red, como en el último encuentro público, se desbordaron las previsiones de asistencia, y los participantes, que en algunos casos habían viajado por toda Europa para estar presentes, recibieron la aparición de Chomsky con entusiasmo y afecto en ambas ocasiones.

En virtud de su más de medio siglo de activismo político y docenas de libros y artículos, entre ellos sus magníficos trabajos sobre “La Guerra de Vietnam, el Poder Estadounidense y los Nuevos Mandarines” (1969) y “Por razones de estado” (1973), sus trabajos sobre el lugar de los intelectuales en la vida de EEUU y el papel jugado por los medios: “Manufacturing Consent” (con Edward Herman, 1988), y sus trabajos especializados en Israel y Palestina: “Fateful Triangle: the United States, Israel and the Palestinians” (1983 & 1999), sobre el Oriente Medio: “Perilous Power: the Middle East and US Foreign Policy” (con Gilbert Achcar, 2007), y sobre la política exterior de EEUU: “Hegemonony or Survival: America’s Quest for Global Domination” (2003), Chomsky habló con autoridad sobre cuestiones contemporáneas, demostrando que su extraordinaria inteligencia y compromiso con el cambio social siguen más vivos que nunca.

En la semana en la que Chomsky estuvo en París vio la luz un nuevo libro suyo titulado “Hopes and Prospects”, en el que recopila artículos recientes sobre Latinoamérica, EEUU, Oriente Medio e Israel.

A pesar de su apretado programa, Noam Chomsky encontró tiempo para hablar con Al Ahram Weekly de sus puntos de vista sobre la situación actual en Oriente Medio y sobre la política estadounidense hacia Israel, Palestina y la región a nivel global. Fue un honor para el Weekly poder estar presente en esa entrevista, de la que a continuación se ofrece un resumen:

¿Podría pedirle una declaración sobre el ataque de Israel de esta semana contra la Flotilla de la Libertad cuando ésta se encontraba en aguas internacionales camino de Gaza?

Secuestrar barcos en aguas internacionales y matar pasajeros es, desde luego, un delito muy grave. Los editores del Guardian de Londres tienen razón cuando dicen: “Si un grupo armado de piratas somalíes hubiera abordado ayer a seis navíos en alta mar, matando al menos a diez pasajeros e hiriendo a muchos más, una fuerza de la OTAN estaría hoy dirigiéndose hacia la costa somalí”.

Merece la pena tener en cuenta que ese delito no es nada nuevo. Israel lleva decenios secuestrando barcos en aguas internacionales entre Chipre y Líbano, matando o secuestrando pasajeros, llevándoselos muchas veces a cárceles en Israel que tienen prisiones secretas o cámaras de tortura, reteniéndoles como rehenes en algunos casos durante muchos años. Israel tiene asumido que puede perpetrar esos crímenes con impunidad porque EEUU los tolera y Europa hace, por lo general, lo que dice EEUU.

Lo mismo ocurre con el pretexto utilizado por Israel para su último delito: que la Flotilla de la Libertad llevaba materiales que podrían ser utilizados para carcasas de cohetes. Dejando a un lado la absurdidad de esa aseveración, si Israel estuviera interesado en parar los cohetes de Hamás, sabe muy bien cómo hacerlo: aceptando las ofertas de Hamás de un alto el fuego. En junio de 2008, Israel y Hamás alcanzaron un acuerdo de alto el fuego. El gobierno israelí sabe perfectamente que hasta que Israel no rompió el acuerdo el 4 de noviembre, invadiendo Gaza y matando a media docena de activistas de Hamás, éste no disparó ni un solo cohete.

Hamás se ofreció a renovar el alto el fuego. El gabinete israelí consideró la oferta y la rechazó, prefiriendo lanzar, el 27 de diciembre, la destructiva y mortífera Operación Plomo Fundido. Evidentemente, no puede justificarse de ningún modo que el uso de la fuerza sea “autodefensa” a menos que se hayan agotado antes todos los medios pacíficos. En este caso, ni siquiera lo intentaron, aunque –o quizás porque- existían bastantes razones para pensar que habrían tenido éxito. Por tanto, la Operación Plomo Fundido no ha sido más que una pura agresión criminal, sin ningún pretexto creíble, y lo mismo ocurre con el actual recurso a la fuerza por parte de Israel.

El asedio de Gaza no tiene ni el más mínimo pretexto creíble. Fue impuesto por EEUU y por Israel en enero de 2006 para castigar a los palestinos por votar “de forma equivocada” en unas elecciones libres, y se intensificó gravemente en julio de 2007 cuando Hamás bloqueó un intento israelí-estadounidense de derrocar al gobierno elegido a través de un golpe militar que pretendía instalar allí al hombre fuerte de Fatah, Muhammad Dahlan. El asedio es salvaje y cruel, está diseñado para mantener animales enjaulados escasamente con vida a fin de esquivar las protestas internacionales, pero apenas algo más que eso. Es la última etapa de los planes a largo plazo de Israel, apoyados por EEUU, para separar Gaza de Cisjordania.

Esas son las líneas puras y duras de unas políticas miserables e impresentables.

Recientemente le negaron la entrada a Israel. ¿Cómo ve la situación en los Territorios Ocupados y en Gaza?

Bien, permítame una pequeña corrección, se me negó la entrada a los Territorios Ocupados, no a Israel. En realidad, si hubiera ido a Israel me habrían admitido y después podría haber ido a los Territorios Ocupados. La razón que dieron es que sólo iba a ir a Bir Zeit y no a una universidad israelí.

Desde mi punto de vista, Israel está llegando a ser extremadamente paranoico, desbordado de sentimientos ultranacionalistas y actuando de forma completamente irracional. Está perjudicando sus propios intereses. La negativa a que yo entrara es un ejemplo menor de ello. Si me hubieran permitido que diera la charla en Bir Zeit, ése habría sido el fin de la historia. En realidad no iba a hablar de Oriente Medio. Iba a hablar de Estados Unidos y ellos lo sabían perfectamente.

En el caso de Gaza, se trata de una situación de tortura bestial. Están manteniendo a la población apenas con vida porque no quieren que les acusen de genocidio, pero eso es lo que es, un genocidio. Se limitan a sobrevivir. No es la peor atrocidad en el mundo pero es una de las más salvajes. Egipto está cooperando con todo eso al construir un muro y negarse a permitir que entre cemento y cosas así, por eso se trata de una operación conjunta israelí-egipcia que está literalmente torturando al pueblo de Gaza de una forma que no creo que tenga precedentes y que cada vez va a peor.

En Cisjordania, no se trata sólo de Israel, sino de EEUU y de Israel. EEUU fija los límites de lo que puede hacer y coopera con ellos. Es una operación conjunta, al igual que lo fue el ataque contra Gaza. Y así Israel sigue imponiendo su dominio y apropiándose de lo que se le antoja. La tierra del interior del muro de separación, que es en realidad un muro de anexión, se la apropiarán. Tomarán el Valle del Jordán, y tomarán lo que se llamaba Jerusalén, que es mucho más de lo que fue Jerusalén, ya que es una inmensa zona que se amplía hacia Cisjordania.

Y luego tenemos los corredores que van hacia el este, hay un corredor que va desde Jerusalén a través de Maal Adumim hacia Jericó. Si eso se desarrolla totalmente, partirá Cisjordania. Curiosamente, EEUU ha bloqueado hasta ahora sus esfuerzos para desarrollar completamente ese corredor.

Hace unos años, los industriales israelíes aconsejaron al gobierno diciéndole que en Cisjordania se debería evolucionar, según sus palabras, del “colonialismo” al “neocolonialismo”. Es decir, que deberían construir estructuras neocoloniales en Cisjordania. Ahora sabemos lo que significa eso: Cojan cualquier antigua colonia, que típicamente se compone de un sector de extrema riqueza y privilegio, que colabora con la antigua potencia colonial, y una inmensa masa de miseria y horror rodeándolo. Y eso es lo que sugieren, y eso es lo que se está haciendo. Por eso, si Vd. va Ramala –yo quería ir para verlo por mí mismo pero no lo conseguí-, es una especie de París, se encontrará con que hay una vida agradable, restaurantes elegantes y demás, pero si se interna por el país todo es muy diferente, todo está lleno de puntos de control y la vida se hace imposible. Bien, eso es neocolonialismo. Sólo puede haber un desarrollo totalmente dependiente y no van a permitir ningún desarrollo independiente, y están tratando de imponer un acuerdo permanente de ese orden.

Salam Fayyad, con quien esperaba reunirme en Ramala –hablamos por teléfono- ha descrito sus programa de una forma que me parece sensible. Lo primero de todo, pide que se boicotee la producción de los asentamientos, eso creo que es algo muy sensible y pienso que todo el mundo debería apoyarlo, mientras intentan conseguir que los palestinos tengan otras formas de empleo que trabajar en los asentamientos, para que no contribuyan al crecimiento de los mismos: participando en formas de resistencia no violenta ante la expansión y haciendo cualquier construcción que puedan controlar dentro del marco israelí, quizá incluso en el Área C, la zona controlada por Israel, y seguir dando pequeños pasos intentando establecer la base de una futura entidad independiente palestina.

Esta es una cuestión muy delicada porque Israel podría muy bien aceptar ese plan. En realidad, creo que el viceprimer ministro israelí Silvan Shalom, celebró una entrevista en la que le preguntaron cómo reaccionaría ante eso, y dijo: “si quieren llamar cantones al estado que les dejamos, está bien, pero será un estado sin fronteras…” y eso servirá para implantar esencialmente una estructura neocolonial.

Hay otro elemento relacionado, que es la fuerza militar. Hay un ejército dirigido por un general estadounidense, Keith Dayton, al que se entrena en Jordania con cooperación israelí, y que ha causado mucho entusiasmo en EEUU. John Kerry, el presidente del comité de relaciones exteriores del Senado, ofreció un discurso importante sobre Israel-Palestina –él es una especie de hombre clave de Obama para Oriente Medio- diciendo que es la primera vez que Israel tiene un socio legítimo para negociar. ¿Por qué? Porque durante el ataque a Gaza, el ejército de Dayton consiguió impedir las protestas, y Kerry pensó que eso era estupendo, y la prensa también pensó que era estupendo y resulta que ahora son ya un socio legítimo. Si Vd. lee al propio Dayton, dice que fueron tan eficaces durante el ataque a Gaza que Israel pudo trasladar fuerzas desde Cisjordania a Gaza para ampliar el ataque, y Kerry y Obama creen que eso es estupendo, por tanto, ahí tienen algo más del tradicional modelo neocolonial, con fuerzas paramilitares dominadas por la potencia colonial que mantienen a la población bajo control.

Esos son pasos muy ambivalentes… A menos que EEUU cambie de postura y se una al mundo en un acuerdo político… pienso que el panorama es realmente sombrío y no creo que la posición egipcia ayude en absoluto.

¿Se producirá el cambio como consecuencia del papel jugado por la opinión pública mundial, quizá del mismo modo que sucedió en Sudáfrica?

Sudáfrica es un caso interesante, y merece la pena mirar detenidamente la historia. Alrededor de 1960, Sudáfrica estaba empezando a darse cuenta que se estaba convirtiendo en un estado-paria, y el ministro de exteriores sudafricano llamó al embajador estadounidense –tenemos ahora las grabaciones de su conversación- y le dijo: “Somos conscientes de que nos estamos convirtiendo en un estado-paria, y todo el mundo vota contra nosotros en las Naciones Unidas, pero Vd. y yo comprendemos que sólo hay un voto que cuenta en las Naciones Unidas: el suyo, lo que significa que mientras Vds. nos apoyen, no nos importa lo que el resto del mundo diga”. Y eso resultó ser algo muy preciso.

En los decenios siguientes, aumentaron las protestas contra Sudáfrica y a finales de la década de 1970 hubo sanciones, y las empresas ya iban en franca retirada. El Congreso estadounidense estaba aprobando resoluciones que incluían sanciones, que Reagan había intentado evitar para seguir apoyando a Sudáfrica, como hizo hasta llegar a finales de la década de 1980, momento en el que se perpetraban las peores atrocidades, como las guerras en Angola y Mozambique, que mataron a cientos de miles de personas, y todo eso se hizo dentro del marco de la guerra contra el terrorismo.

Washington condenó al Congreso Nacional Africano en 1988 como uno de los más infames grupos terroristas del mundo, y hasta 2008 no quitó a Mandela de su lista de terroristas. Sudáfrica parecía inexpugnable: el mundo estaba contra ellos pero iban ganándolo todo y se sentían bien. Entonces fue, en 1990, cuando EEUU cambió su política. Se permitió que Mandela saliera de la prisión y el apartheid se vino abajo en unos pocos años, por eso el ministro sudafricano tenía razón en su apreciación.

Creo que Israel está recorriendo el mismo sendero. No importa que el mundo esté en contra nuestra, mientras EEUU nos apoye. Pero están pisando terreno peligroso: EEUU puede decidir que sus intereses están en otra parte. Volviendo a su pregunta sobre el papel de la opinión pública mundial, la opinión en Europa y Oriente Medio influye sustancialmente en las cosas. EEUU no puede vivir solo en el mundo. Hay personalidades políticas que piensan que deberíamos meternos en una jaula y no preocuparnos de lo que sucede en el mundo… eso sería como construir un muro alrededor del país, salirnos de las Naciones Unidas y no tener en cuenta nada de lo que se diga. Hay una cierta tendencia a eso en la política estadounidense, pero los dirigentes y las corporaciones multinacionales no pueden aceptar eso, se preocupan por lo que piensa el resto del mundo aunque sea en función de sus intereses.

Europa no está ayudando gran cosa. El hecho de haber admitido a Israel en la OCDE supone afirmar la legitimidad de la ocupación. Europa está financiando la supervivencia de los Territorios Ocupados, pero no está haciendo nada para tratar de conseguir que EEUU acepte la opinión internacional, y podría hacerlo. Justo ahora, por ejemplo, hay negociaciones indirectas entre palestinos e israelíes con EEUU de intermediario honesto. Europa puede denunciar que eso es una farsa: lo que debería haber es conversaciones indirectas entre EEUU y el resto del mundo, con quizá las Naciones Unidas como intermediario neutral, mientras que EEUU se está quedando solo bloqueando un abrumador consenso internacional, y hasta que eso cambie, no va a suceder nada, y es en eso en lo que se apoya Israel.

En su discurso en El Cairo de junio de 2009, el Presidente Obama dijo que iba a conformar la política estadounidense a partir de bases nuevas respecto a Oriente Medio y al mundo musulmán. ¿Tiene Vd. alguna prueba de que esté ocurriendo así?

Hay ligeras diferencias. Las primeras diferencias se produjeron entre los dos mandatos de Bush. El primer mandato de Bush fue extremadamente arrogante, abrasivo y agresivo. EEUU se dirigía a las Naciones Unidas y decía abiertamente: “O hacéis lo que os decimos o pasamos de vosotros”. Y eso causó mucho antagonismo, incluso entre aliados. A la gente no le gusta que le insulten en la cara. Produjo muchas críticas y el prestigio de EEUU en el mundo llegó a su punto más bajo en las encuestas internacionales y hubo muchas protestas también en casa, incluso en el establishment, porque eso perjudicaba los intereses estadounidenses.

El segundo mandato de Bush fue algo más complaciente, en cierto modo tuvo en cuenta algo más las normas y consiguió una especie de apoyo del centro. Obama va un poco por ahí, por eso es como una ampliación del segundo mandato de Bush. La retórica es más moderada y la posición más amistosa pero las políticas apenas han cambiado nada. Consideremos el discurso de El Cairo. Lo fundamental fue que su discurso tenía muy poco contenido: se limitó a decir algo así como “amémonos los unos a los otros”. Pero camino de El Cairo dio una conferencia de prensa y un periodista le preguntó: “¿Va a decir algo sobre el régimen autoritario de Mubarak”?  Y contestó, sus palabras exactas fueron: “No me gusta utilizar etiquetas con la gente. Está haciendo cosas buenas. Por tanto, es un amigo”. No tengo que contarles cómo es la situación de los derechos humanos en Egipto…, la gente de Oriente Medio, si hubiera estado levantada en ese momento, habría comprendido que nada iba a cambiar.

Y lo mismo ocurre con las políticas en relación con Israel. Sus políticas son incluso más duras que las de los dos Bush, el primero y el segundo. Precisamente ahora, por ejemplo, hay una controversia en relación a la expansión de los asentamientos. Es muy similar a la controversia que surgió hace veinte años cuando el primer George Bush y cuando James Baker, el secretario de estado, estaban en el poder. Pueden recordar que hubo un tiempo en que cada vez que Baker se marchaba a Jerusalén, el primer ministro, Yitzhak Shamir, aprovechaba la ocasión para anunciar un nuevo asentamiento, era como insultar a Baker –a él, que era un patricio, no le gustaba nada que Israel le insultara- pero Bush apenas penalizó a Israel. Impuso ligeras sanciones en forma de restricciones en las garantías de los créditos que se suponía cubrían los gastos de los asentamientos, pero bastó e Israel cambió velozmente de política.

Bien, eso es precisamente lo que está sucediendo ahora, con una diferencia. Obama ha dicho que no va a imponer sanción alguna y que sus protestas son puramente simbólicas, fue su portavoz de prensa quien lo dijo en respuesta a una pregunta. Además, todo el parloteo sobre la expansión de los asentamientos es realmente una nota a pie de página: el problema son los asentamientos, no la expansión de los asentamientos. La posición de Obama ha sido reiterar lo que George W. Bush dijo y lo que está en la Hoja de Ruta, las palabras de la Hoja de Ruta, que dicen, en primer lugar, que no tiene que haber ninguna expansión más, ni siquiera como crecimiento natural. Eso lo reiteró Obama, pero de tal forma lo hizo que dejó claro que no iba a hacer nada sobre el particular, y lo mismo sucede con el resto de las cuestiones.

Cuando anunció el nombramiento de George Mitchell dio una charla sobre Oriente Medio. Básicamente dijo: “Hay una buena esperanza para la paz, hay un plan constructivo sobre la mesa”, y después se dirigió a los países árabes y les dijo que debían hacer honor a lo que decían y avanzar hacia la normalización de relaciones con Israel. Él sabe perfectamente bien que esa no era la propuesta. La propuesta consistía en establecer un acuerdo de dos estados y en ese contexto avanzar hacia la normalización, por lo que muy estudiadamente ignoró el contenido de la propuesta y se centró en el corolario, que es como una forma de decir que no iban a cambiar de posición y que no se iban a unir al resto del mundo en apoyo del acuerdo de los dos estados, y así lleva siendo desde siempre.

En el momento de las elecciones, la gente se sentía esperanzada de ver a un nuevo presidente en EEUU, especialmente tras los ocho años de Bush. En su nuevo libro describe a Obama como una página en blanco, en la que la gente puede escribir lo que le guste. ¿Cómo valora a Obama?

Escribí eso antes de las elecciones, antes incluso de las primarias, y no cambiaría nada de lo que dije. Si Vd. examinaba su programa, se encontraba con el típico demócrata centrista de retórica agradable, buen vendedor… Como Vd. sabrá, consiguió un premio de la industria propagandística a la mejor campaña de marketing de 2008, así es… Es culto, inteligente, sabe redactar bien, es afable y actúa como si le gustara la gente. Pero, ¿qué era todo ese llamamiento para el cambio? Estaba vacío. En realidad no era sino una página en blanco: puede escribirse en ella lo se quiera. Nunca dijo en qué iba a consistir el cambio, o de qué iba la esperanza. Era sólo y únicamente: “va a haber un cambio”.

McCain tenía los mismos eslóganes, la razón es obvia. En EEUU, es la industria propagandística quien dirige las elecciones, y los gestores del partido leían las encuestas y sabían que éstas mostraban que el 80% de la población pensaba que el país iba por el camino equivocado. Por eso, la plataforma de tu campaña tiene que reflejar “esperanza y cambio”, y eso hizo Obama. Y lo hizo de manera encantadora y animó a mucha gente a que se revitalizara y emocionara, pero la realidad es que la principal razón de que ganara se debió al apoyo de las instituciones financieras. Le preferían a McCain y le proporcionaron la financiación necesaria y eso hizo que ganara las elecciones. Contaba con el apoyo popular, pero fue gracias a las instituciones financieras, que esperaban que les devolviera el favor –así es como funciona la política-, y no se están viendo defraudadas.

Ha habido inmensos rescates de los bancos y la gran banca es más rica y poderosa que antes y, finalmente, cuando Obama empezó a reaccionar ante la furia popular y empezó a hablar de los “avariciosos banqueros” y demás, le dijeron rápidamente: “Te has pasado, y mucho, de la raya”, y se pusieron a financiar a los republicanos, que favorecen aún más a las grandes empresas que Obama. Esa es la naturaleza de la política estadounidense.

Durante la presidencia de Bush, vimos cómo EEUU utilizaba la tortura en Iraq, las entregas extraordinarias y la fuerza en las relaciones internacionales, dando de lado a la ONU a pesar de las protestas internacionales. ¿Se esforzará EEUU en restaurar su imagen ante la opinión pública mundial, dado lo decepcionante que está siendo la experiencia con Obama?

Más que eso aún, no se ha hecho casi nada y en realidad, en algunos aspectos, es peor que Bush. Lo expongo con todo detalle en mi libro. Hubo un caso en el Tribunal Supremo, en el que éste determinó que los prisioneros en Guantánamo tenían derecho al habeas corpus, y la administración Bush lo aceptó pero declaró que no iba a aplicarlo a Bagram. Eso fue a los tribunales y un juez de primera instancia, que estaba nombrado por Bush, un juez de derechas de un tribunal de primera instancia, anuló eso y declaró que sí, que tenía que aplicarse también a Bagram. El departamento de justicia de Obama está intentando revertir eso para que no se pueda aplicar a Bagram. A este respecto, está yendo más lejos aún que Bush.

Si yo fuera abogado de la administración Bush, indicaría que las acusaciones contra Bush por las torturas no pueden realmente mantenerse mucho bajo la ley estadounidense. Casi todo lo que Bush hizo y autorizó estaba dentro del marco de la ley estadounidense. Los Estados Unidos no han firmado el Convenio contra la Tortura, o lo firmaron con reservas. Fue reescrito muy cuidadosamente para excluir las modalidades de tortura que la CIA había desarrollado e introducido en sus manuales de tortura. La denominada “tortura que no deja huellas”, la tortura psicológica, la tortura mental. La CIA se inspiró en los manuales de la KGB y resultó que habían encontrado que las formas más eficaces para convertir a una persona en vegetal son las de la tortura psicológica, como el confinamiento en solitario, las humillaciones y otras cosas por el estilo. Si nos fijamos en los casos de Abu Ghraib y Guantánamo, aplicaban ese tipo de torturas, en su mayoría “psicológicas”, no de electrodos en los genitales. Por eso, podría sostenerse que estaban actuando desde la derecha dentro del marco de la ley estadounidense.

En realidad, probablemente la única diferencia entre la administración de Bush y las anteriores fue que, en el caso de Bush, la tortura la llevaron a cabo los estadounidenses. Habitualmente, EEUU se la encarga a otros: la perpetran survietnamitas, guatemaltecos o egipcios. Eso es lo que significan las “entregas extraordinarias”. Envías a la gente a otro país para que se encargue de torturarles. Pero en este caso se estaba haciendo justo en Guantánamo.

En la actualidad, la única revelación realmente interesante de los memorandos sobre la tortura, de los que se no se ha dado mucha información, es que los interrogadores testificaron que estaban bajo serias presiones de Cheney y Rumsfeld para que consiguieran información que vinculara a Saddam Hussein con Al-Qaida, lo cual resultaba una afirmación ridícula. Pero ése fue al parecer el elemento que impulsó la mayor parte de las torturas.

Su último libro se titula “Esperazas y Perspectivas”. ¿Cuáles son las esperanzas?

La primera parte del libro trata de Suramérica, y allí tenemos muchos y muy esperanzadores acontecimientos. Por primera vez en quinientos años, desde la época de los conquistadores, Suramérica está empezando a conseguir un cierto grado de independencia e integración y a poder enfrentar al menos algunos de sus más graves problemas internos. La estructura colonial es extrema en Suramérica, donde hay una concentración muy intensa de la riqueza en unas elites europeizadas, de mayoría blanca, rodeadas de una horrible situación trágica y con la peor desigualdad del mundo en una región que tiene muchísimos recursos y potencial. Y se están dando algunos pasos para corregir eso.

En los mismos EEUU también se están produciendo cambios. No sé si son lo suficientemente veloces como para que puedan superarse los principales problemas, pero tomemos sólo la cuestión de Israel y Palestina. No hace muchos años, si yo quería dar una charla sobre ese tema tenía que llevar protección policial en la universidad porque los encuentros podían acabar violentamente. Puedo recordar una ocasión en que la policía insistió en acompañarnos a mí y a mi mujer hasta nuestro coche tras una charla en una universidad. Ese aspecto no ha cambiado del todo, pero ha ido evolucionando con los años y ha cambiado de forma radical después de Gaza. Ahora me encuentro con audiencias entusiastas, muy implicadas, muy comprometidas, que quieren cambiar las cosas.

No ha afectado a los medios, y no ha afectado a la clase política ni a los intelectuales, pero algo está cambiando por todo el país y tarde o temprano esas cosas tienen efectos. En algún sentido se debió al fenómeno Obama, porque sembró muchas expectativas y entretuvo mucho a los activistas. Pero la desilusión ahora está ahí presente. Si esos cambios siguen desarrollándose, con el tiempo pueden finalmente traer cambios importantes, como ocurrió en el caso de Sudáfrica.

Gran parte de su trabajo se ha centrado en el control de los medios y en las deficiencias de la clase intelectual en Estados Unidos, donde resulta difícil mantenerse al margen de un estrecho espectro de opinión. ¿Cómo ve su propia posición en estos momentos?

En primer lugar, yo no diría que EEUU sea muy diferente de otras sociedades a ese respecto. Puede haber cuestiones diferentes, pero no hay muchas diferencias en relación con Inglaterra o Francia. En cada sociedad hay una franja de disidentes. Eso ha sido así a través de la historia. ¿Cómo lo hacen? Porque se sienten comprometidos con ciertos valores e ideales y deciden no conformarse. Normalmente, no se les trata muy bien y cómo se les trate depende de la naturaleza de la sociedad, que nunca actúa de forma muy cortés. En algunas sociedades puedes conseguir que te vuelen la cabeza, en otras que te lleven al Gulag, en otras que te difamen. A los sistemas de poder no les gustan los críticos y utilizan cualquier técnica posible para hundirte y condenarte.

Pero lo que siempre ha sido muy típico, a lo largo de la historia, es que las clases intelectuales se hayan subordinado al poder, con muy pocas excepciones. Pero aún hay personas que no se someten y siguen un camino independiente. A este respecto, EEUU no es realmente muy duro, por eso una persona con una cierta cantidad de privilegios, como les pasa a muchos, y ciertamente a mí, somos bastante inmunes ante una represión dura. Me tuve que enfrentar a la posibilidad de una larga sentencia de prisión, y casi me sentencian, pero fue a causa de una abierta y clara resistencia. No podía objetar nada porque estuve haciendo cosas que eran abierta y conscientemente ilegales en la resistencia contra la guerra, por eso si tenía que ir a prisión no podía llamarlo represión. Por hablar y escribir y cosas así, el castigo es la marginación y la difamación, pero puedo vivir con eso. Cuento con mucho apoyo entre la gente.

El periodista Chris Hedges está investigando en el New York Times, y hace unas pocas semanas se encontró con un memorando del editor jefe de ese periódico a los escritores y columnistas en el que les decía que no se podía mencionar mi nombre. La Radio Nacional Pública ha manifestado que soy la única persona a la que nunca le van a permitir aparecer en las noticias en horario estelar ni en los programas de debate. Pero ese no es un castigo muy grande, y cuando llegue a casa tendré cientos de mensajes llegados por correo, y entre ellos habrá un par de docenas de invitaciones para dar charlas por todo el país y en casi todas ellas habrá una audiencia importante de personas interesadas y comprometidas que son receptivas y que quieren hacer algo, y eso es más que suficiente para animarme a seguir adelante.

Tengo acceso a los medios extranjeros en determinadas circunstancias, por ejemplo, si me muestro crítico hacia EEUU, tengo acceso a los medios. Pero si voy a criticar a los países a los que me invitan, se acabó, sistemáticamente. Lo he notado incluso en Canadá. Si voy a Canadá, les gusta escuchar cómo critico a EEUU, pero si empiezo a criticar a Canadá, la puerta se cierra e igual ocurre por todas partes.

Por último, ¿por qué ha criticado la fórmula de “decirle la verdad al poder”, que el difunto Edward Said utilizó para describir el papel de los intelectuales?

Ése es actualmente un eslogan de los cuáqueros, me gustan los cuáqueros y quiero hacer muchas cosas con ellos, pero no estoy de acuerdo con el eslogan. En primer lugar, no tienes que decirle la verdad al poder, porque sabe bien cuál es. Y en segundo lugar, tú no le dices la verdad a nadie, eso es demasiado arrogante. Lo que puedes hacer es unirte a la gente y tratar de encontrar la verdad, por eso tienes que escuchar y decirles lo que piensas y así sucesivamente, e intentar animar a la gente para que piense por sí misma.

A uno le preocupan las víctimas, no los poderosos, por eso el lema debería ser comprometerte con los débiles y ayudarles y ayudarte a ti mismo a encontrar la verdad. No es un lema fácil para poder formularlo en cinco palabras, pero creo que es el correcto.

Fuente: http://weekly.ahram.org.eg/2010/1001/intrvw.htm

10/06/2010 Posted by | Como Registrarse., General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Israel: salvajismo tolerado


Foto: Agencia EFE

El cruento asalto emprendido antenoche por militares israelíes contra una flotilla de seis embarcaciones que se proponía llevar ayuda humanitaria a la cercada población de Gaza –que dejó un saldo de 19 activistas muertos y decenas de heridos– es consecuencia de los inaceptables márgenes de impunidad que Estados Unidos y Europa occidental han otorgado al régimen de Tel Aviv para que cometa toda suerte de crímenes de guerra, atropellos y violaciones a los derechos humanos, no sólo contra los palestinos, prisioneros en su propia tierra, sino también contra cualquier expresión de solidaridad para con ese infortunado pueblo. Los gobernantes israelíes saben que pueden cometer cualquier delito, en cualquier lugar del mundo, sin que ello les acarree consecuencias negativas.

Tal es la circunstancia en la que se produjo la agresión, en aguas internacionales del Mediterráneo, contra la Flotilla de la Libertad, en las que viajaban unos 700 integrantes de organizaciones humanitarias de varias nacionalidades –turcos, principalmente– y que transportaba cerca de 10 mil toneladas de ayuda humanitaria (alimentos, medicinas, material educativo y de construcción) a la franja de Gaza, la cual padece un despiadado bloqueo por parte de Tel Aviv.

Como es su costumbre, la propaganda oficial israelí presentó a los agredidos como agresores y los acusó de haber atacado, golpeado y apuñalado a los efectivos castrenses que tomaron por asalto las embarcaciones y dispararon indiscriminadamente contra quienes se encontraban en ellas.

Tales falsificaciones propagandísticas muestran claramente que el ataque contra las embarcaciones humanitarias no fue un caso aislado de descontrol, sino consecuencia de una decisión de Estado a la que no se le puede ver más propósito que descarrilar los esfuerzos diplomáticos que venían realizándose con miras a aliviar, así fuera en una mínima medida, la ocupación depredadora en Cisjordania y el cerco israelí contra Gaza, cuya población ha venido padeciendo actos de genocidio que evocan, de manera inevitable, la circunstancia terrible de los judíos que fueron hacinados y masacrados por los nazis en el gueto de Varsovia.

En esta perspectiva, las balas que segaron la vida de más de una decena de activistas pro palestinos habrían ido dirigidas en última instancia, y en forma por demás certera, contra la política hacia Medio Oriente emprendida por la administración de Barack Obama.

La indignación mundial generada por la agresión contra la Flotilla de la Libertad, caracterizada por gobiernos y organizaciones sociales como un acto de terrorismo de Estado, no basta, sin embargo, para poner un alto a la impunidad con la que se ha conducido desde siempre el gobierno israelí. Las manifestaciones y las muestras de repudio contra las acciones criminales de ese régimen parecen haber generado un umbral de tolerancia que permite a Tel Aviv proseguir con sus crímenes de guerra, incluso en medio del rechazo planetario.

Este fenómeno hace necesario redirigir los esfuerzos sociales de solidaridad hacia los palestinos y reformularlos en exigencias concretas dirigidas a los gobiernos de Estados Unidos y Europa occidental: las notas diplomáticas deben ser remplazadas por sanciones políticas y económicas concretas, así como por acciones judiciales orientadas a llevar a los gobernantes de Israel a las instancias internacionales de justicia. Cabe recordar, en este punto, la doble vara que ha caracterizado la conducta de las naciones ricas de occidente, las cuales arrasaron a Irak y a Serbia, y sometieron a juicio a sus ex gobernantes, por atrocidades no muy distintas de las que Israel ha cometido en la Palestina ocupada y en otras partes del mundo.

Si Washington y la Unión Europea permiten que quede impune la agresión criminal, perpetrada en aguas internacionales, contra las embarcaciones civiles que se dirigían a Gaza en una misión humanitaria, anularán con ello sus discursos a favor de la legalidad internacional, los derechos humanos y la justicia, y el mundo avanzará no hacia la civilización, sino hacia el salvajismo.

La JORNADA – EDITORIAL

http://www.jornada.unam.mx/2010/06/01/index.php?section=edito

01/06/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Europa – sobre ajustes del neoliberalismo


Que casualidad, igualito a lo que  implementara Cavallo aqui en Argentina…y fué un resultado desastrozo…tanto en el gobierno de Menem, como con De la Rúa…TENGAMOS MEMORIA…, Revertido por los Kirchner…

Marianike

Cuesta…

Domingo, 7 de marzo de 2010


Por Javier Lewkowicz

Gobiernos europeos buscan que beneficios previsionales adquiridos por los trabajadores sean una de las principales variables de ajuste para afrontar sus problemas fiscales. Además de suba de impuestos, congelamiento de salarios u otras medidas que están llevando adelante los países más complicados en el frente financiero, casi todas las administraciones están discutiendo modificar el sistema previsional. Las opciones que se manejan, en todos los casos, van en contra de los jubilados actuales y futuros. En cambio, ninguno contempla aumentar las contribuciones patronales. Buscan llegar a un esquema previsional que sea “autofinanciable”. Es decir, que no se deba sostener con recursos públicos provenientes de otras fuentes, lo que va en desmedro de un importante mecanismo de redistribución del ingreso.

Europa analiza recortes encubiertos a los jubilados y el incremento en la edad mínima para el retiro. Además, buscan que los regímenes privados aumenten su participación en detrimento del sistema de reparto, que rige en la mayoría de los países. Pero a mediano y largo plazo se enfrentan a otro problema: la creciente inviabilidad del sistema en términos de autofinanciamiento. La baja natalidad, el aumento del empleo en negro y la relativamente escasa incorporación de mano de obra al mercado laboral reducen los aportantes en relación a los pasivos, que a su vez se incrementan por el aumento de la esperanza de vida.

La postura que comienzan a llevar adelante los distintos gobiernos europeos con el sistema previsional está siendo apoyada e impulsada desde la OCDE, la organización que nuclea a los países industrializados. En España, la crisis y la decisión de reducir el déficit fiscal llevaron a anunciar el nuevo plan previsional. El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quiere elevar la edad de jubilación de 65 a 67 años y aumentar el número de años necesario para calcular la pensión. Estos cambios encuentran fuerte rechazo en el movimiento obrero, que convocado por las dos principales centrales realizó manifestaciones en todo el país. En cambio, la OCDE manifestó su apoyo y propuso medidas complementarias.

En un documento referido al “problema previsional”, esa organización resaltó que los gobiernos deben considerar “vincular la edad de jubilación a la esperanza de vida”. Con ello, confeccionar un sistema donde el momento del retiro se vea paulatinamente incrementado. En Gran Bretaña también están circulando propuestas de este tipo y ya hubo manifestaciones de repudio, argumentando que discrimina a favor de los estratos sociales de mayor poder adquisitivo, puesto que la esperanza de vida está correlacionada con la posibilidad de acceso a mejores condiciones de vida. Según un informe de la Universidad de Londres, “los más ricos viven siete años más que los más pobres y gozan de 17 años extra de buena salud”.

Los británicos quieren aumentar progresivamente la edad de jubilación de 65 a 68 años. “La gente va a tener que trabajar más tiempo, debido en parte a que nosotros, como nación, no vamos a ahorrar tanto como en el pasado para la jubilación”, indicó David Norgrave, presidente del Regulador de Pensiones. Según el National Institute of Economic and Social Research, extender la vida laboral durante 18 meses inyectaría 15 mil millones de libras a la economía de la isla.

Otra opción para la OCDE sería “aumentar la edad efectiva de jubilación mediante un incremento en el número mínimo de años necesario para obtener una pensión completa”. Un esquema de este tipo tiene el sistema francés, donde la edad mínima es de 60 años –la más baja de la Unión Europea–, pero el trabajador tiene que haber aportado 40,5 años para cobrar una pensión completa, cifra a 41 en 2012. que se elevará

“Otra medida apropiada sería computar las pensiones teniendo en cuenta la vida laboral completa y no sólo los últimos 15 años”, indica la entidad. Como el salario sigue una tendencia más o menos ascendente según la antigüedad en el puesto, el promedio salarial de toda la vida laboral será inferior al de los últimos 15 años de actividad. Mediante esta propuesta se busca reducir el haber.

Son todas manifestaciones de un fenómeno de corto plazo: la necesidad de mejorar las cuentas fiscales. Tal es el caso de España y de Grecia. Pero además, Europa está encarando un complicado proceso de redefinición del esquema previsional en vistas al mediano y largo plazo, para evitar que el creciente envejecimiento de la población jaquee la autofinanciación del sistema.

Uno de los factores que explican el envejecimiento es la baja natalidad, relacionada con la integración al mercado laboral de la mujer. Por otro lado, los avances de la ciencia alargan cada vez más la esperanza de vida y además el mercado laboral tiene dificultades para el ingreso de los jóvenes. Estos elementos definen un esquema previsional donde la proporción de trabajadores activos es cada vez menor en relación con los pasivos.

Otra opción que se estudia es ir cambiando el tipo de sistema previsional, que ahora son estatales con capitalización voluntaria, aunque la vía privada es minoritaria. La OCDE destaca que las reformas deberían complementarse con “una política clara dirigida a incrementar las contribuciones a las pensiones privadas”. En concreto, buscan que el sistema de reparto vaya quedando paulatinamente relegado, a favor de un esquema de ahorro personal.

Las estimaciones técnicas más usuales marcan que se necesitan 2,5 aportantes por retirado para que el sistema se autosustente. En la Argentina, esa relación es casi 1 a 1, pero el problema mayor es el desempleo y sobre todo la informalidad laboral, que roza el 40 por ciento. Los “teóricos del ajuste económico” se quejan de las moratorias y los planes de facilidad para jubilarse, que incrementaron sustancialmente la cantidad de pasivos. En Europa pretenden que el ajuste recaiga sobre los trabajadores con medidas que reducen el haber, limitan la inserción laboral de los jóvenes y aumentan los años laborales y de aportes.

Como los grupos políticos locales identificados con la corriente conservadora han replicado históricamente las estrategias de ajuste de los países centrales, no sería una sorpresa que esas propuestas de ajuste de la OCDE lleguen a estas latitudes. Mientras tanto, la ortodoxia ni aquí ni allá contempla que la sustentabilidad se puede alcanzar a partir del aumento de las contribuciones patronales, que descargaría parte del ajuste sobre los empresarios. Tampoco considera que el sistema previsional tenga un financiamiento estructural vía recaudación de impuestos directos, que constituye una forma progresiva de redistribución del ingreso

—————————-

Horacio González, abogado de la CTA experto en derecho previsional

“Una ofensiva del capital financiero”

¿Qué evaluación hace de las modificaciones que pretenden llevar a cabo los gobiernos europeos en relación con el sistema previsional?

–Es parte de una serie de medidas de ajuste dirigidas a la clase trabajadora, tanto los activos como los pasivos. Ya desde hace tiempo que la OCDE y los organismos financieros internacionales dicen que hay problemas con la viabilidad del sistema previsional, también remarcando la necesidad de incorporar más activamente al sistema de capitalización. Estas reformas constituyen una ofensiva del capital financiero sobre el sistema de pensiones.

¿Buscan así mejorar las cuentas fiscales?

–El déficit público es un tema central. Hay una fuerte directiva de la Unión Europea para ajustar el gasto público y uno de sus componentes más importantes es la seguridad social.

Los gobiernos justifican la medida porque consideran que el sistema tiene una tendencia a no autofinanciarse.

–El problema demográfico es real pero no a corto ni a mediano plazo. En realidad se está obviando la discusión central, que es el carácter del sistema previsional: si es redistributivo o no. El sistema de pensiones constituye un mecanismo redistributivo de excelencia, para lo cual el Estado debe financiarlo con impuestos directos.

¿Cuál es la visión que fundamenta las modificaciones que están realizando?

–La noción del autosustentamiento está ligada con el esquema neoliberal, que no concibe al sistema previsional de forma redistributiva, sino como una unidad en sí misma. Es una confrontación entre dos enfoques. El neoliberalismo considera los derechos sociales como derechos condicionados. Un derecho puede estar condicionado, por ejemplo, por el momento fiscal. Esto lesiona el principio de progresividad, que estipula que los avances sociales no pueden retrotraerse.

PÁGINA 12

12/03/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

Nacionalizaciones, “burguesía nacional” y crisis global


23/05/2009

La crisis financiera global y la caída del “muro de Wall Street” ponen de manifiesto el rol del Estado y su carácter de clase en el marco de modelos que apelan a similares herramientas económicas, pero con objetivos distintos. Se derrumbó el Consenso de Washington, pero la pregunta es: si el capitalismo logra estabilizar su crisis ¿cuánto tardará en reimplantarlo?


Por
Rodolfo Colángelo

Se dice que la crisis global, con sus secuelas de desocupación y quiebras de empresas ha destruido los paradigmas neoliberales y el Consenso de Washington, aunque en lo concreto los grupos de poder económico a escala mundial y las “burguesías nacionales” intentan reimplantar sus postulados, y como ejemplo basta mencionar el oxígeno otorgado al FMI por el G-20.

Es en este marco que se deben analizar las nacionalizaciones llevadas a cabo por los Estados y su carácter de clase y como se paran frente a ellas las “burguesías nacionales”.

Los gobiernos de los Estados Unidos y Europa salieron al salvataje de bancos, financieras y empresas industriales -en muchos casos nacionalizándolas- que merece el aplauso de los teóricos neoliberales –privatistas de la primera hora- y de esas burguesías latinoamericanas que rechazan la “injerencia” del Estado en la economía.

Sin embargo, la ola de nacionalizaciones implementadas por los gobiernos de Venezuela y Bolivia provoca el rechazo de esos sectores y acuden a los argumentos del neoliberalismo para condenar el “autoritarismo” de Hugo Chávez y Evo Morales.

¿Por qué para esos grupos es correcta la fuerte injerencia del Estado en Europa y los Estados Unidos y en cambio es un método propio de dictaduras lo que ocurre en Venezuela y Bolivia?

Porque el carácter del Estado y el destino económico de las nacionalizaciones es diametralmente opuesto.

En los Estados Unidos y Europa se trata de salvar a los grupos económicos que provocaron la catástrofe para que el sistema capitalista siga funcionando en base a una gigantesca reestructuración que conlleva la destrucción de millones de puestos de trabajo para bajar los costos.

Esto es, reciben billones de dólares por parte del Estado para mantenerse en pie, pero a la vez despiden a millones de trabajadores para mantener las ganancias y socializar las pérdidas, es decir, trasladando a toda la sociedad esas pérdidas, apropiándose de los ingresos de trabajadores y sectores de la clase media.

Esto es lo que marca el carácter del Estado capitalista.

En los casos de Venezuela y Bolivia, con las nacionalizaciones de empresas y del petróleo se busca socializar las ganancias trasladando de alguna manera –en algunos casos indemnizaciones mediante- las pérdidas a los grupos económicos concentrados.
Socializar las ganancias significa, en síntesis, que los beneficios de esas nacionalizaciones lleguen a toda la sociedad, en especial a los trabajadores y a los sectores más empobrecidos en una redistribución de la riqueza que forma parte de una decisión política de Estados apoyados en fuertes movimientos de masas.

Esto es lo que marca, también, el carácter de esos Estados, que algunos sectores de izquierda llaman “capitalismo de Estado” y otros caracterizan como procesos que avanzan hacia un socialismo no dogmático.

Ante esta situación las “burguesías nacionales” latinoamericanas buscan fortalecer polos de derecha para que el ejemplo de Venezuela y Bolivia no se siga expandiendo. Remarcan la necesidad de que el Estado subsidie a sus empresas mediante distintos mecanismos, pero que no intervenga sobre sus ganancias para participarlas de alguna forma con los sectores menos favorecidos de la sociedad. Esto es, Estado para subsidiar y mantener la acumulación de ganancias empresarias y continuar socializando pérdidas con la sociedad.

No otra cosa ha sido la violenta resistencia a las retenciones móviles a la exportación de soja por parte del núcleo rural de la pampa húmeda en la Argentina, o el rechazo al traspaso de los fondos jubilatorios de las AFJP al Estado, entre otros temas.

En estos días, la Unión Industrial Argentina presiona al gobierno para que devalúe el peso, lo que provocaría así la escalada del dólar –que beneficiaría a los exportadores- y la licuación de los salarios.

Sectores de esa “burguesía nacional” –incluyendo a los grupos concentrados ruralistas- apuestan a una salida política por derecha.

Esa salida, en su expresión más brutal tuvo lugar en Bolivia, con la sublevación secesionista de la burguesía santacruceña y de otras regiones ricas de la llamada media luna del altiplano.

En Argentina se reflota el núcleo conservador derechista teniendo como objetivo las elecciones legislativas y en Venezuela –aunque con una oposición de derecha más debilitada- se persiste en las denuncias contra Chávez.

Se derrumbó el Consenso de Washington, pero la pregunta es: si el capitalismo logra estabilizar su crisis ¿cuánto tardará en reimplantarlo?

http://www.nuestraamerica.info/leer.hlvs/5464

25/05/2009 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

EUROPA La Unión Europea salvajemente insolidaria


EUROPA La Unión Europea salvajemente insolidaria Los SOCIALISTAS y los POPULARES CONTRA los EMPOBRECIDOS: El Parlamento Europeo aprueba la directiva de la vergüenza que criminaliza a los inmigrantes que huyen del hambre. Diferentes políticos iberoamericanos habían declarado su intención de dar una respuesta a la agresiva directiva. También el mundo católico a través de Agostino Marcheto, Secretario del Consejo Pontificio para los Emigrantes dijo que no se puede criminalizar a los inmigrantes a ningún precio. Los ciudadanos de terceros países como los ciudadanos comunitarios, no deberían ser privados de libertad personal o sujetos a penas de detención a causa de infracciones de tipo administrativo. “La Directiva de la Vergüenza” ha sido denunciada por más de 30.000 ciudadanos europeos que se han movilizado en su contra, además de 906 organizaciones y 368 responsables políticos. Durante las votaciones los partidos europeos se retrataron para la posteridad y para que caiga sobre ellos la vergüenza y el deshonor de haber aprobado una directiva de corte nazi. La mayoría de los diputados españoles se ha alineado con la directiva más salvaje de los últimos años. Es especialmente llamativo que mientras el PSOE hace un discurso progre ante la opinión pública española presiona en Bruselas para que la directiva sea lo más dura posible y así utilizar de coartada la política europea contra los inmigrantes. La socialdemocracia europea se dividió en la votación, pero los socialistas españoles fueron casi unánimes votando casi todos a favor de la Directiva de la Vergüenza. Por otro lado, los populares que tantas veces presumen de su humanismo cristiano, demostraron una vez que su verdadero dios es el capital. Mientras la Iglesia católica se ha mostrado radicalmente en contra de la legislación antiinmigrantes y está desarrollando acciones permanentes de solidaridad, los populares cada vez más salvajemente a favor de la insolidaridad. Respecto a los eurodiputados españoles las votaciones fueron de la siguiente forma: PP y CiU a favor. IU y Verdes en contra. PNV abstención. PSOE 16 a favor y dos en contra, Joseph Borrel y Raimon Obiols. También una abstención. Votaron 672 parlamentarios de los 785 que forman el Parlamento Europeo.Votos a favor 369: Partido Popular 217; liberales 57; Europa de las Naciones 40; Partido Socialista: 34; No Inscritos 15; Independientes 6. Votos en contra 197: Partido Socialista 100; Izquierda Unida 37; Verdes 36; Independientes 11; Liberales 7; Nos inscritos 5; Partido Popular 1. Abstenciones 106: Partido Socialista 49; Partido Popular 27; Liberales 20; Nos inscritos 5; Independientes 3; Verdes 2. La directiva preparará la expulsión de entre ocho y 12 millones de personas inmigrantes que viven en la Unión Europea. Esta propuesta es una vuelta de tuerca en la política europea de blindaje de fronteras, al más puro estilo Muro de Berlín y más recientemente las alambradas en Ceuta y Melilla colocadas por el PSOE. La Directiva sobre el Retorno, como la llaman, pretende unificar las normas y procedimientos que se aplicarán en los países miembros de la Unión Europea, dando más poder a los Estados para repatriar a los “inmigrantes sin papeles”. Se establecen procedimientos cada vez más crueles, como la posibilidad de ser detenidos incluso hasta 18 meses en los Centros de Internamiento para extranjeros (¡sin haber cometido ningún delito judicial!); se prohíbe su entrada en la Unión Europea durante 5 años, e incluso se abre la posibilidad de detener a menores extranjeros… Se trata de institucionalizar un Guantánamo europeo. Con normativas como éstas, se generaliza la vía de internamiento de los inmigrantes, criminalizándolos de forma institucionalizada. Esta medida forma parte de la política común europea de unir inmigración con economía, con la nuestra ¡claro!: entrada de personas inmigrantes en función de los intereses de mercado. Dicho más claro: dejamos entrar bajo el nombre “inmigrantes legales” justo a los inmigrantes que necesitamos para enriquecer nuestra economía, solucionar el problema demográfico por la baja natalidad, resolver el cuidado de ancianos y niños… ¡pero! incluimos bajo la denominación “inmigración ilegal” a aquellos que “sobran” del mercado laboral y para ellos la política común europea es clara: fuera de Europa. La postura española del gobierno del señor Zapatero no sólo es convergente sino impulsora de esta “política comunitaria”. Es más, esta Propuesta de Directiva sobre el Retorno ha sido preparada por el Comité sobre Libertades Civiles, Justicia e Interior del Parlamento Europeo, del que forman parte miembros del PSOE en el Parlamento Europeo. “El compromiso de acuerdo, impulsado por Francia, Italia y España, fue alcanzado el pasado 23 de abril y ha sido celebrado como un logro por la presidencia eslovena de la UE”. Según el diputado socialista italiano Claudio Fava “Europa ha creado una categoría inferior de seres humanos”. El ponente de la directiva ha sido Manfred Weber, diputado alemán del Partido Popular Europeo que ha señalado que el Gobierno socialista español presionó para endurecer la ley, por ello hay que preguntar al Ministro del Interior español Rubalcaba. Es mentira que el gobierno español tenga una postura distinta de la de los gobiernos italiano y francés. Es conocida la famosa cumbre franco-española, en enero de 2008, que terminó con visible satisfacción para el señor Zapatero, por los pactos conseguidos en la política común con Sarkozy; entre otros, un acuerdo sobre inmigración que abre la posibilidad de organizar repatriaciones conjuntas, ¡siempre en el marco europeo! por supuesto. El Informe de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior, aconseja estas prioridades en la política europea: “lucha contra la inmigración clandestina”, “refuerzo del control de fronteras de la Unión Europea”, “potenciar con todos los medios técnicos, logísticos y financieros necesarios para reforzar la capacidad operativa del FRONTEX” (una maquinaria que ha provocado más muertos en el mar que años anteriores), impulsar la política de retorno etc. La política migratoria en España no difiere mucho… Nos remitimos a las propias fuentes del Ministerio del Interior, que concluyen “se han reforzado los procedimientos de expulsión y devolución de la inmigración irregular”, ha aumentado casi un 200% las repatriaciones y devoluciones de personas inmigrantes en la pasada legislatura… Y ahora la nueva propuesta del Ministro de Trabajo e Inmigración, que los inmigrantes cobren el subsidio de desempleo, a condición de que regresen a su país… Es evidente que la posibilidad del voto inmigrante en las próximas elecciones municipales es una cortina de humo que nos quieren vender para ocultar la política mercantilista en inmigración del señor Zapatero, declarado a sí mismo como “europeísta convencido y militante”. ¿Por qué la Unión Europea dedica tantos esfuerzos, reuniones, Informes, Comités, Consejos… para “luchar contra la inmigración ilegal” y ninguno en luchar contra las causas que provocan que millones de personas se vean obligadas a poner en peligro sus vidas? ¿Qué situación sin futuro ni esperanza tendrán estas personas a quienes llamamos “inmigrantes ilegales” que están dispuestas a arriesgar la vida para llegar a Europa o a EEUU? ¿qué desesperación obliga a una madre, como la que hemos visto hace pocos días, subir a una balsa neumática con su bebé en los brazos para llegar a Europa? Ya no podrán decírnoslo porque murieron ella y su bebé, como miles de personas, a las puertas de Europa… Como en la película “La Marcha” nos dejan un mensaje: “si no hay solidaridad, al menos que nos vean morir” ¿Cómo juzgará la historia a nuestro continente, que teniendo los mayores medios tecnológicos de toda la historia, pone sus esfuerzos en blindar sus fronteras para que no lleguen o si llegan devolverlos o matarlos por el camino… y no poner ningún esfuerzo por cambiar la situación estructural de los países empobrecidos? Nuestra responsabilidad como ciudadanos europeos, es denunciar con claridad que la actual política migratoria europea y española, no es solidaria sino opresora con los inmigrantes. Es urgente una acción eficaz contra las causas que provocan esta situación injusta, otra nueva sociedad, un cambio estructural que permita el desarrollo de los países empobrecidos. África tiene derecho a no emigrar, como decía el Papa Juan XXIII. Debemos defender la dignidad de los inmigrantes como personas y no como mercancía.
Autor: Tomás Lier- Fecha: 2009-02-18
http://www.solidaridad.net/noticias.php?not=5505

 El Parlamento Europeo aprueba la directiva de la vergüenza que criminaliza a los inmigrantes que huyen del hambre. El Parlamento Europeo aprueba la directiva de la vergüenza que criminaliza a los inmigrantes que huyen del hambre.

24/02/2009 Posted by | Politica Internacional, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , | 2 comentarios