America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Argentina: El salto obligado de la seguridad energética nacional: Enarsa-YPF


23-03-2009

bernal1

Federico Bernal

La reciente ocurrencia de dos hechos significativos para el país en materia energética constituyen la ratificación de un giro en relación con la política hidrocarburífera de los ’90, pero que además tiene la virtud de dejar al descubierto fuertes contradicciones del gobierno entre los planos local, regional e internacional en esta materia. Un giro proporcional al nivel de censura y rechazo que dichos acontecimientos despiertan en la izquierda, el centro y la derecha del neoliberalismo argentino. Los dos sucesos a destacar son: 1) la suscripción de los convenios de asociación estratégica entre Enarsa y las rusas Rosneft (estatal) y Lukoil (privada), 11ª y 12ª productoras y propietarias de petróleo del mundo, respectivamente; y 2) el reingreso del Estado nacional al mar argentino a través de Enarsa.
Desde la segunda presidencia de Yrigoyen que no se avanzaba con Rusia en un acuerdo tan ambicioso desde el punto de vista energético. Aquella vez para sortear los monopolios de la comercialización de productos agropecuarios y paralelamente acompañar la cruzada de Mosconi destinada a controlar los precios internos de los combustibles. Hoy día para eludir la ineficiencia y el desinterés de las operadoras privadas (más Petrobras) en materia de reposición de reservas de petróleo y gas natural, aunque también para remediar la paupérrima política exploratoria y de producción de Repsol-YPF (inalterable a pesar del ingreso de Eskenazi). Asimismo, los acuerdos suscriptos con Rusia contribuirán formidablemente a la recuperación y consolidación energética del país, ridiculizando aún más los estrafalarios anuncios de las petroleras que continúan atentando contra la paciencia y la inteligencia de la sociedad argentina. Cabe citar al respecto, las divulgadas intenciones de Repsol-YPF y Petrobras de explorar y eventualmente explotar de forma conjunta la zona marítima comprendida entre el paralelo 30º al sur de Porto Alegre y el paralelo 60º al sur de Tierra del Fuego. ¿Pretende Eskenazi desconocer los derechos de las operadoras privadas y del Estado nacional a lo largo de dicha extensión, la cual carece además de continuidad geológica? ¿Tal es la desesperación generada por el descenso productivo de todos los pozos de Repsol YPF en el país que el empresario argentino comete tamaña torpeza?
Si bien resta mucho por hacer, Enarsa camina en sentido inverso al ridículo y a la inactividad de Repsol YPF, recuperando la eficiencia y el protagonismo exploratorio que históricamente tuvo la acción estatal por encima de la privada. En efecto, casi treinta años después de que la Plataforma Enrique Mosconi concluyera sus operaciones en el mar argentino (y con ella YPF Sociedad del Estado), la puesta en actividad del área E-2 propiedad de Enarsa reinaugurará la presencia del Estado en el offshore. La acertada decisión de recrear una empresa nacional de energía y la de aumentar gradual y sutilmente su participación en el sector rinden sus frutos. En la ceremonia de iniciación de la E-2 la Presidenta de la Nación tendrá el honor de lucir sobre su cabeza un casco de la empresa energética de todos los argentinos, excluida de su propio mar durante tres décadas. Un acontecimiento trascendental en lo político pero también en lo técnico, dado el fracaso del pozo Aurora de Repsol YPF. Además del área E-2, las expectativas están puestas ahora en las E-1 y E-3, también propiedad de Enarsa, y cuya participación promedio del 35% permite incrementar la del Estado a un 60% aproximadamente. Una vez licitado, el resto del offshore entregará al Estado una participación del 70-75 por ciento.
Pero como se señaló al comienzo, las acertadas decisiones en política hidrocarburífera regional (Venezuela y Ecuador) e internacional (Rusia), se contradicen con la continuidad de ciertas políticas en el plano interno, incompatibles a su vez con un modelo de reindustrialización y justicia social. Si la seguridad energética argentina se refuerza con las alianzas citadas, ganando en grados de soberanía al dotarla de mayor presencia estatal, mantener dichas incoherencias seis años después de asumido el kirchnerismo constituye un grave error.
Ya es hora de que la seguridad energética nacional se independice del humor de la realeza española, de un cúmulo de atemorizados accionistas privados y de un puñado de ex gerentes de la PDVSA antidemocrática (expulsados por Chávez durante los golpes petroleros de 2002-2003 pero luego contratados por Repsol YPF en la Argentina). La intensificación de la crisis internacional, la tremenda recesión en España y la negativa de Repsol YPF de priorizar el interés argentino por sobre el de sus accionistas, hacen inevitable la re-estatización de YPF en el 2009 y su absorción por Enarsa. Sólo así habrán de superarse las contradicciones que al día de hoy mantienen en vilo a la seguridad energética de la Nación.

Federico Bernal
Director del Centro Latinoamericano de Investigaciones Científicas y Técnicas (Clicet)

El Argentino.com

24/03/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , | Deja un comentario