America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

La estrategia para el regreso de la “larga noche neoliberal”


La estrategia para el regreso de la “larga noche neoliberal”

Los grupos y ONG que buscan en la Cumbre de Panamá torcer el rumbo de los gobiernos populares. Alianzas ideológicas y en algunos casos negocios en común, los paradigmas que identifican a los grupos de la derecha que desde sectores políticos y mediáticos crean zozobra en la región.

55292fc49e59f_651x385
La derecha latinoamericana pretende recuperar el poder que supo detentar durante tantos años. Volver, como alguna vez calificó el ecuatoriano Rafael Correa, a la “larga noche neoliberal” de los ’90. Con el apoyo de Estados Unidos y en pleno desarrollo de la Cumbre de las Américas en Panamá, una extensa red de dirigentes y fundaciones decidió embestir contra los gobiernos populares de la región para impulsar a sus propios representantes. A pesar de pregonar la defensa de la “democracia” y el “respeto a las instituciones”, se trata de una telaraña de políticos con un oscuro prontuario de apoyo a maniobras desestabilizadoras y golpes de Estado. Hoy, su principal objetivo parece ser el de derribar al presidente venezolano Nicolás Maduro, identificado como el nuevo enemigo de la Casa Blanca. Pero van por más.

Todo ocurre en un contexto global delicado, mientras Barack Obama negocia un restablecimiento de las relaciones bilaterales con Cuba, al tiempo que se enfrenta duramente con Venezuela. Un país que, junto con Brasil y Ecuador, en las últimas semanas denunció intentos de desestabilización orquestados por los medios de comunicación y la oposición local. También es clave lo que ocurre al otro lado del Atlántico: los partidos fenómeno de la izquierda europea se referencian cada vez más en los procesos políticos latinoamericanos, lo que genera que las fuerzas conservadoras estigmaticen a gobiernos como el de Maduro para deslegitimar y horadar el crecimiento de Podemos, en España, y Syriza, en Grecia.

Por eso no es extraño que el ex presidente español Felipe González, uno de los lobistas en la época de privatizaciones del menemismo, decidiera hacerse cargo de la defensa de dos dirigentes de la derecha venezolana detenidos por instigar actos de violencia y promover un golpe de Estado contra Maduro: Leopoldo López y el ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma. Tampoco sorprende que la red de políticos neoliberales latinoamericanos sea liderada por otro ex presidente ibérico, José María Aznar, quien junto a 25 ex mandatarios de la región aplaudió las presiones ejercidas por EE UU contra el gobierno venezolano y señaló la existencia de “una alteración democrática” en el país bolivariano. Aznar y George Bush fueron los únicos dos que reconocieron el gobierno surgido del efímero golpe contra Hugo Chávez, justamente el 11 de abril de 2002.

Aznar hizo pública su postura esta semana a través de un texto divulgado en Madrid y firmado por el ex presidente argentino Eduardo Duhalde, el chileno Sebastián Piñera, los colombianos Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, y el mexicano Felipe Calderón, entre otros. Todos fieles exponentes del neoliberalismo, que durante sus gobiernos poco contribuyeron a profundizar la democracia real, entendida como la ampliación de derechos y oportunidades para las mayorías.

Piñera, discípulo predilecto de la Universidad de Harvard, fue un férreo opositor a la universalización de la educación pública y gratuita en su país. Duhalde, quien creció al calor del menemismo, era presidente durante la feroz represión del Puente Pueyrredón, en la que fueron asesinados Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. Uribe, de estrechos lazos con la Casa Blanca, fue denunciado por recibir financiamiento de grupos paramilitares. Y Calderón inició en suelo azteca la llamada “guerra contra el narcotráfico”, que propició la militarización de las calles y la desaparición de más de 12 mil personas en seis años de gobierno.

Los prontuarios de cada uno de estos dirigentes podrían ocupar varios libros. Pero no son sólo nombres propios los que componen la red de la derecha latinoamericana. Detrás de las caras conocidas aparece un grupo de fundaciones que, como dice la reconocida investigadora Stella Calloni, está llevando adelante una “invasión silenciosa” en el continente. Se trata de un grupo de organizaciones que se muestra como “la cara social de la CIA” y que está directamente financiado por EE UU y Europa.

“Lo común entre todas las organizaciones es que comparten los mismos nombres en sus juntas directivas y comités asesores, además de los mismos financiadores y patrocinadores, lo que los convierte en un verdadero ejemplo de una telaraña imperial”, asegura Eva Gollinger, una abogada, escritora e investigadora estadounidense-venezolana, autora de La Telaraña Imperial: Enciclopedia de Injerencia y Subversión.

Una de esas organizaciones es la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), presidida por Aznar y uno de los tantos tentáculos que tiene el derechista Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy en España para esparcir su visión conservadora de la política y la economía. Se trata de un foro que apoyó el golpe de Estado contra Chávez y que compartió varios actos con la Fundación Pensar, el think thank del PRO y su líder, Mauricio Macri, en la Argentina. Los encuentros se dan todos los años y en el primero de ellos, en 2008 en Rosario, participaron el ex secretario estadounidense para América Latina, Roger Noriega, y el escritor Mario Vargas Llosa, conocido internacionalmente tanto por sus obras literarias como por sus posturas neoliberales.

Otra organización que apoyó el golpe de Estado contra Chávez es el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (CEDICE), que se presenta en su sitio web con una cita del gurú neoliberal Milton Friedman y dice defender “la libertad individual, la iniciativa privada, los derechos de propiedad, el gobierno limitado y la búsqueda de la paz”. Su objetivo central es “la divulgación del pensamiento económico y político que otorga prioridad a la libre acción”.

La organización nació en Venezuela, pero recibe un importante apoyo económico del extranjero. En particular, del Centro para la Empresa Privada Internacional de EE UU (CIPE, por sus siglas en inglés), que opera como el brazo empresarial del Departamento de Estado y de otras dos conocidas fundaciones: la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y la Agencia de Desarrollo Internacional de EE UU (USAID), expulsada de Bolivia el año pasado, cuando el presidente Evo Morales la denunció por “injerencia” en asuntos internos.

Muchas de estas organizaciones operaron dentro de las subcumbres que se realizaron antes de la Cumbre de las Américas que comenzó ayer y finalizará esta tarde en Panamá. Una de ellas es el Centro de Investigación y Capacitación de Emprendedores Sociales (CICES), que aprovechó la ocasión para organizar el IV Foro de Jóvenes de las Américas, donde la derecha regional lanzó sus habituales críticas contra los gobiernos de Cuba y Venezuela. La presidenta de CICES, la argentina Micaela Hierro Dori, es una ex funcionaria del PRO que se formó en la Georgetown University bajo el Global Competitiveness Leadership Program, una verdadera usina de líderes de la derecha internacional.
Durante su estadía en Panamá, Hierro Dori reconoció, a través de un audio filtrado, que el evento organizado por el CICES buscaba conseguir “algo de dinero extra del Departamento de Estado porque ellos quieren armar algo grande”. La mujer es, además, fundadora de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia en Cuba, un organismo dedicado a fustigar a la revolución comandada por Fidel y Raúl Castro.
En los últimos tiempos, este tipo de organizaciones, al igual que los representantes de la nueva derecha latinoamericana, optaron por una estrategia: adoptar un discurso lavado, a favor de los “Derechos Humanos” y la “democracia”, sin dar muchas precisiones sobre su verdadero pensamiento político y económico. El mejor ejemplo es Macri, que según su precandidata a jefa de gobierno Gabriela Michetti, es un hombre “cero ideologizado”. Un mito que se derrumba rápidamente cuando el candidato presidencial para los comicios de octubre dice que hará todo lo posible para que en Venezuela “se restablezca realmente un gobierno democrático”. «

La fundación pensar

El pasado 26 de marzo, Mitzi Capriles, esposa del encarcelado alcalde venezolano Antonio Ledezma, y Lilian Tintori, mujer del también preso dirigente opositor Leopoldo López, visitaron Buenos Aires. Durante su estadía fueron bien recibidas por el líder del PRO, Mauricio Macri, quien se mostró preocupado, una vez más, por la situación en el país gobernado por Nicolás Maduro.
Además de formar parte de la Fundación Pensar, el precandidato presidencial cuenta con una ONG llamada Grupo Estela (Estudios Estratégicos Latinoamericanos), dirigida por el ministro de Educación de la Ciudad, Esteban Bullrich, y el sub secretario de gestión económica, Carlos Regazzoni. Ambos trabajan intensamente en la campaña contra Venezuela, siguiendo los lineamientos de los think thanks estadounidenses.
Según un informe publicado esta semana por la CTA, el Grupo Estela reúne en su interior a un puñado de jóvenes expertos en temas de relaciones internacionales, economía y políticas públicas, que el PRO utiliza para generar papers y documentos de situación sobre la realidad local y latinoamericana. Mercedes Renó, Nadia Kreizer, Sergio Caplán y Laura Dadomo son sólo algunos de sus integrantes, la mayoría provenientes de universidades privadas como la UCA o Austral.
Acompañan también esta iniciativa de la derecha regional otros cruzados del PRO, como la diputada Cornelia Schmitd-Lierman, Federico Pinedo -asiduo visitante de la embajada de Estados Unidos-, el rabino Sergio Bergman y Jorge Triaca. El detenido Antonio Ledezma y la vocera de la ultraderecha María Corina Machado figuran como miembros de honor de la ONG.
En su última reunión, los expertos de Estela trataron la situación que vive Venezuela y llegaron a la conclusión de que “hay tres escenarios a futuro”: uno “menos probable”, en el que “Maduro flexibiliza el régimen para finalizar su mandato”; otro en el que el presidente “endurece su posición y aumenta su aislamiento”; por último, uno en el que “Maduro finaliza su mandato en contexto de crisis institucional”.

GOLPE

Justo un 11 de abril, pero de 2002, Aznar y George Bush (hijo) fueron los únicos en reconocer al efímero golpe contra el presidente bolivariano Hugo Chávez.
Infonews

11/04/2015 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Grupo PRISA y el monárquico Elcano difaman a Bolívar y atacan a Chávez – Desde Buenos Aires.


Por: Modesto Emilio Guerrero/Buenos Aires
Fecha de publicación: 20/09/10

20 de septiembre 2010.-Hace pocos días, el 14 de septiembre, ocurrió algo muy extraño en Buenos Aires. Asistí a una curiosa, por decir lo menos, convocatoria para la presentación de una fulana Historia Latinoamericana labrada en España, faltaba más. Me encuentro entonces frente a un ex argentino, extraño personaje reconvertido en súbdito español, de gustos monárquicos y prosopopeya petulante como si sumara la de Madrid con la porteña. El estrambótico personaje visita Buenos Aires y compungidamente arremete contra el Libertador Simón Bolívar.

Aseguró, suelto de verbo, que Simón Bolívar fue algo semejante a un agente pro monárquico. Y sugirió que Hugo Chávez comete estafa cada vez que relaciona la integración latinoamericana actual con las ideas del fundador de Colombia y el Congreso Anfictiónico.

El Grupo editorial Santillana y la Fundación española MAPFRE, ambas tributarias del imperio español y relacionadas con el oscuro mundillo de la nueva derecha iberoamericana, presentaron su colección de 93 tomos sobre historia de América latina, España y Portugal. Cuatro “académicos” se hicieron cargo del curioso “conversatorio” ancestral de Buenos Aires, moderado por una periodista argentina en un lujurioso hotel cinco estrellas de alfombras decimonónicas y sillones aterciopelados, que recordaban las boites nocturnas de la empelucadamente etílica burguesía parisina de antes de la Revolución Francesa. El toque medieval lo aportó la presencia anodina de la Infanta Elena de Borbón, tan imperceptible ella como la gracia de su reino.

El asunto es que el “académico” Malamud, ficha clave de la Fundación Elcano, una entidad de inteligencia estratégica que vincula al semimonárquico Felipe González, verdadero jefote del grupo Prisa, o grupo risa como diría la taimada prensa madrileña, con el falangista y monárquico absoluto José Ma. Aznar, creyó –y algunos le habrán creído- que su “revelación” histórica sobre el monarquismo de Bolívar, era tan sorprendente, como el hielo que 100 años atrás descubrió con sus propios ojos el niño Aureliano Buendía en Macondo.

Malamud dijo: “Es un absurdo creer que el integracionismo latinoamericano, tiene algo que ver con el Bolívar de 1810. Esa es una estafa de hoy. Simón Bolívar luchó siempre por la recomposición del imperio español quebrado”.

Nada le fue suficiente. Ni el proyecto de Miranda y las ideas del ecuatoriano Francisco Espejo, continuados por la generación de 1808-1810, de la que Bolívar fue su más avanzada expresión personal, ni 14 años de guerra incruenta en la zona andina caribeña contra el dominio español y sus instituciones, ni la Carta de Jamaica en la que adelanta la idea del tercermundismo anti imperialista del siglo XX, ni el Discurso de Angostura y su legislación revolucionaria, o el Decreto de Guerra a Muerte para distinguir “españoles colonialistas” de “criollos oprimidos”, o la fundación de Colombia, la de los tres territorios prehispánicos presidida por él bajo el signo de la descolonización, ni el proyecto de avanzar hasta Puerto Rico y Cuba y desde allí hasta ocupar Madrid… nada, absolutamente nada le es suficiente al académico imperial Malamud.

Aunque el hombre tuvo el cuidado de ocultar al pecador que promueve la “nueva interacción” y su vinculación con Bolívar, a nadie en su sano juicio le cupo dudas que se trataba del mismísimo Hugo Chávez, el fantasma que conturba a académicos como Malamud y a los engominados tomos que presentaban en Buenos Aires.

Nadie debe extrañarse, en Buenos Aires, Caracas o Madrid, que 200 años después, sobrevivan seres antediluvianos como Malamud: un converso que prefirió, como Vargas Llosa, ser un “español de pura sangre” antes que una “mala copia sudaca”, monárquico vergonzante y enemigo de todo lo nuevo en América latina. Y sobre todo, un falsificador de la historia. Pobre de quien se atreva a leer alguno de los 93 tomos de factura tan monárquica como sus redactores.

La Fundación Elcano está presidida por el empresario ultraderechista Eduardo Serra Rexach, ex ministro de defensa, Presidente del Banco UBS Warburg y miembro del Club de Bilderberg. A su vez se relaciona con la Fundación Carolina, una de las patrocinadoras más activas de la nueva derecha latinoamericana, junto a empresas como Telefónica, BBVA, Grupo Prisa, IBM, el Ministerio de Defensa de España, el ultramontano Grupo Recoletos, Santander Central Hispano, entre otras entidades de vocación imperialista bien definida. La difusión de las obras que patrocina el grupo derechista Elcano en nuestros países, se apoya en una red de emporios editoriales como Santillana, Taurus y más de mil medios y editoriales en el hemisferio (ver estudio exhaustivo de la investigadora venezolana Marianela Urdaneta en su blog: marianela.nireblog.com/…/los-grupos-mediaticos-espaaoles-y-sus-intereses-en-venezuela-y-amarica-latina)
Para comprender los motivos (económicos, políticos e ideológicos) del presente, y los objetivos estratégicos de académicos como Malamud, entremos a su madriguera. Nos referimos al fulano Club de Bilderberg, lo más similar al ensombrecido escenario principesco de la noche del 14 de septiembre en el hotel cinco estrellas de Buenos Aires.

Leamos lo que informa el investigador español Daniel Estulin, en su trabajo “Los Secretos del Club Bilderberg”, publicado en 2008.

“En 1954 [años de Guerra Fría, Maccarthismo y anticomunismo furioso], muchos de los hombres más poderosos del mundo se reunieron por primera vez bajo el patrocinio de la familia real de Holanda y la familia Rockefeller en el lujoso Hotel Bilderberg, en la pequeña población de Ooesterbeck. Durante un fin de semana debatieron sobre el futuro del mundo. Al acabar las sesiones, decidieron reunirse todos los años con el fin de intercambiar ideas y analizar la evolución internacional. Se bautizaron a sí mismos como Club Bilderberg y, desde entonces, año tras año se reúnen durante un fin de semana en algún hotel del mundo para decidir el futuro de la humanidad. Entre los miembros actuales de este selecto club se encuentran Bill Clinton, Paul Wolfowitz, Henry Kissinger, David Rockefeller, Angela Merkel, Jacques Chirac, Donald Rumsfeld, Tony Blair y George Soros, además de muchos otros jefes de gobierno, empresarios, políticos, banqueros, periodistas y españoles de primer nivel como Rodrigo Rato, Matías Rodríguez Inciarte, Juan Luis Cebrián, Joaquín Almudia, Pedro Solbes, Loyola de Palacio, Joseph Borrell, Jaime Carvajal de Urquijo y Javier Solana.

O sea, los patrocinantes del Sr. Malamud y de las ediciones bibliofágicas del Grupo Santillana son los mismos responsables operativos de golpes de Estado (Kissinger, Rockefeller), guerras genocidas (y de las otras: Rumnsfeld, Clinton, Blair, Merkel, Wolfowitz) , destrucción de economías obreras, municipales y nacionales mediante el neoliberalismo (Chirac, Merkel, Rato, Solanas), en Europa, Estados Unidos y en decenas de países del mundo, financistas especuladores como Soros y Rockefeller, vendedores de armas como Rumsfeld y una pléyade políticos y periodistas como Solanas, Almudia y los otros, todos autores de las peores medidas sociales que haya conocido Europa en medio siglo.

¿Qué hacen Elcano, Malamud y Santillana (Prisa) en Venezuela?

Además de promover y auspiciar conspiraciones como la de abril de 2002 desde el asociado Banco Bilbao Vizcaya y el diario El País, medio que publica las campañas más sistemáticas contra el presidente venezolano, el grupo editorial Santillana se constituyó en un emporio dominante en el negocio de libros, radios, TV y revistas en el país bolivariano.

Allí nace la preocupación y el peligro de su presencia en Venezuela: ¿Qué racionalidad humana puede explicar que el mismo grupo editorial, miembro de la red que demoniza al presidente y conspira contra la revolución bolivariana, a su vez aumente su facturación, ganancias y posicionamiento en el mundo cultural venezolano?

Mientras en España sufrieron una crisis financiera entre 2005 y 2006, que los mantiene con una deuda de 3.500 millones de euros, muchos gobiernos de América latina les facilitaron sus “mercados” para recomponerse introduciendo sus capitales y difundir historias filo monárquicas de editoriales carísimas y medios que convierten la realidad en ficción, y vicerversa. Mientras tanto, desde Madrid, Buenos Aires y Barcelona, satanizan cotidianamente a los gobiernos de Evo Morales o Hugo Chávez, con el objetivo expreso de fragilizarlos y desestabilizarlos. De allí la expresión del académico Malamud: “Un aventurero golpista como Hugo Chávez se quedara con las riendas del poder”. (La Nación, F. Laborda, 15 de septiembre 2010).

En su trabajo de investigación, la autora venezolana Marianela Urdaneta, hace este mapa del poder adquirido por un grupo empresario tan enemigo del gobierno bolivariano como el mejor servidor del Palacio de Oriente en Madrid. “Los ingresos de Santillana en España aumentaron solo un 7,8%, pero las ventas en Latinoamérica registraron incrementos enormes, sobre todo en Brasil (45% más que en 2004), México (22%), Venezuela (44%), Colombia (37%) y Argentina (25%). Santillana Ediciones Generales SL ha adquirido el 75% del capital social de la sociedad brasileña editora Objetiva Ltda, según ha comunicado PRISA a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Unión Radio es el primer grupo de radio en los mercados de habla española, con más de mil 235 emisoras entre propias y asociadas, distribuidas en España, Estados Unidos, México, Colombia, Costa Rica, Panamá, Argentina y Chile. La compañía, cuyas emisoras cuentan ya más de 28 millones de oyentes, tiene planes para ampliar su presencia en Estados Unidos y América Latina. Unión Radio, la empresa del Grupo PRISA que opera los negocios de radio, ha adquirido el 100% de Iberoamerican Radio Chile a Claxson Chile, S.A., la primera cadena radial de este país, con 140 emisoras. La facturación del Grupo Iberoamerican asciende a alrededor de 21 millones de dólares (unos 16 millones de euros)”.

“Para el 2007 el Grupo estaba constituido como la corporación con mayor facturación en España con un ingreso, procedente en los medios de comunicación) de 1.940 millones de euros, lo cual representa el 80% de sus ingresos totales (Almiron, 2009). En Venezuela el grupo Prisa está presente a través de la editorial Santillana, y además ha hecho vínculos económicos con uno de los principales conglomerados privados del país: Grupo Cisneros. Cisneros junto con el Grupo Phels tiene el mayor dominio y control sobre los medios que circulan en Venezuela”.

“El mercado venezolano es la mayor filia del BBVA en Latinoamérica (a través del Banco Provincial) y representa el 5% de los beneficios del grupo y el 1% de los activos totales, lo que lo que hace evidente el interés económico existente del Grupo Vocento en la nación suramericana y corrobora el énfasis plasmado en el diario ABC, dejando en evidencia una vez más que los medios responden a los intereses mercantiles, comerciales e ideológicos de sus propietarios, unos intereses que no necesariamente debe ser el camino más adecuado para que una sociedad funcione mejor”.

La preferencia del Grupo Elcano, y de sus promotores, como Carlos Malmud y sus 93 tomos de falsificaciones, se retratan de cuerpo entero en estas frases de un trabajo presentado en su página web, dedicado a la “identidad latinoamericana” en cuatro países del “cordón del Pacífico”, Chile, Perú, Colombia y México. No por casualidad estos son los gobiernos que decidieron apartarse de los nuevos procesos de América latina y someterse al dominio de EEUU: “A pesar de sus diferencias, presentan algunas convergencias en materia de política exterior que les separan de otros países de América Latina. Económicamente han seguido estrategias de regionalismo abierto favorables a la participación en distintos esquemas de integración económica y comercial. Aun cuando se trata de países con gobiernos de distinto signo ideológico, desde derecha y centro derecha (en Colombia y México) hasta la izquierda (en Perú y Chile), todos favorecen un modelo de integración en la economía mundial de corte liberal, distinto al que promueven otros países en la región”.

Definir a Colombia como “derecha” y a México como “centro derecha” es tan “académicamente riguroso” como asegurar que ambos practican la mejor democracia del continente porque la gente vota, mientras la realidad es que a su interior sus poblaciones trabajadoras pobres viven genocidios y matanzas ante nuestros ojos.

Pero a gente como Malamud nada le sienta bien, excepto cuando se trata de gobiernos permisivos con capitales depredadores como el Grupo Santillana para no intranquilizar al talmúdico imperio de los Borbones y sus sorprendentes historias de fantasía….Ole.

Aporrea.Org.

20/09/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario