America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Denuncian a JP Morgan y al Grupo Clarín por fraude con los fondos de las AFJP


La presentación de la UIF involucra también al Patagonia y Consultatio

08-07-2010 /  Denunciaron manipulación de precios de acciones y connivencia entre JP Morgan y las empresas locales. Entre Clarín y el Patagonia, la cartera del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES perdió $535 millones a junio de este año.

José Sbatella, titular de la UIF.

Por Patricia ValliEl titular de la Unidad de Información Financiera (UIF), José Sbatella, radicó una denuncia penal contra el Grupo Clarín, el Banco Patagonia, la administradora de fondos de inversión Consultatio y el banco de inversión JP Morgan por fraude con los fondos de jubilación y asociación ilícita.

El texto de la denuncia, que fue informada por la UIF, habla de “manipulación de precios de acciones que se ofertan públicamente en el mercado de valores y su venta a los fondos de inversión, con la probable connivencia de los gerentes operativos de los mismos”.

El fraude estuvo vinculado a los fondos de las administradoras de los fondos de jubilación y pensión (AFJP) “que se componían de los aportes jubilatorios de una gran cantidad de argentinos”. Esos activos, en tanto, fueron heredados por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES).

Según la denuncia de Sbatella, por fraude “contra los fondos de jubilaciones y pensiones y una defraudación millonaria cometida por una asociación ilícita”, el agente en común en todos los casos fue el JP?Morgan, que actuó como colocador y fue denunciado “por urdir la maniobra”.

Clarín habría manipulado los precios de las acciones mediante la entrega de información inexacta –lo que repercutió en los precios de las acciones– de acuerdo con la evaluación que hizo otro organismo de control, la Comisión Nacional de Valores, que entregó parte de la información sobre la que se sustenta la denuncia de la UIF.

Según la CNV,?“las AFJP intervinieron en la compra de acciones a un precio alto y las acciones cayeron de manera estrepitosa después de esa compra”. La ANSES, por su parte, aportó que el JP Morgan habría comercializado esas acciones.

VALORES. La semana pasada, cuando el ministro de Economía, Amado Boudou, y el titular de la ANSES, Diego Bossio, analizaron el impacto fiscal de los proyectos de la oposición para garantizar la aplicación del 82% móvil a las jubilaciones mínimas, destacaron que el Grupo Clarín había tenido el más alto porcentaje de pérdida para el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES, con la cartera heredada de las AFJP.

Según datos de la Administración de la Seguridad Social, la pérdida de Clarín ascendió a 77%, lo que representó en pesos unos 276 millones menos en el FGS. En el caso del Banco Patagonia, la caída fue de 49% en el precio de sus acciones y totalizó una pérdida de $259 millones, medido a la primera semana de junio pasado.

“En un año, las acciones de Clarín perdieron un 60%, mientras que en el mismo período la pérdida del Merval fue del 2%”, señaló en esa oportunidad Boudou. De acuerdo con los datos de la CNV ellas cayeron de $28 y $35 a 9,25 pesos. Según los últimos datos de la ANSES, dentro de la órbita del FGS bajaron hasta un precio estimado de $3,26 por acción.

Arrepentido. La denuncia fue presentada ayer por Sbatella en la Fiscalía Federal Nº 3, a cargo de Eduardo Taiana. Hoy será girada a la Cámara Federal porteña para que designe el juzgado que tramitará el expediente en base a las declaraciones de Esteban Arbizu, ex ejecutivo de JP Morgan.
El “arrepentido” de la banca de inversión internacional asesoró, entre otros, a Ernestina Herrera de Noble y otros directores del Grupo Clarín, Marcelo Mindlin, la familia Priu, Eduardo Costantini y Carlos Bulgheroni, según publicó hace un año el diario Crítica de la Argentina.

Además de las investigaciones por posible lavado de activos que realiza la UIF y de la causa promovida ahora por la denuncia de Sbatella, existe un proceso a cargo del juez Sergio Torres en el que se ventilan otros hechos denunciados por Arbizu, quien confesó haber participado de operaciones para el envío clandestino de fondos desde la Argentina a los Estados Unidos y Suiza.

Buenos Aires Económico

08/07/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina: Cacerolas en espera ( Néstor Leone )



Operaciones para desestabilizar al Gobierno el día posterior a las elecciones.

El papel de la oposición y de los medios

Cacerolas desestabilizadoras

Clima raro el de la recta final. Operaciones cruzadas, rumores de los más variados, cambios drásticos de estrategias, discursos más apocalípticos que los habituales, declaraciones atizadas de zozobra. Y, como si fuese poco, ahora, la inminencia del fraude que se cuela como sospecha, sugerida a través de algunos medios o dicha de manera desembozada por opositores. Demasiado, por lo visto, para una campaña que nunca pudo suplir los sobresaltos iniciales por un intercambio maduro de ideas y que quedó atrapada entre los más variados voceros del miedo, ésos que ya auguran para el día después de las elecciones el regreso del repiquetear de las cacerolas si nada fuera como pretenden que sea.
La sensación de incertidumbre parece instalada y amenaza con potenciarse de cara al 28. Pero promete también dejar sus huellas más allá de esa fecha, según fueren sus resultados o cuánto se asemejen éstos a los previamente augurados por algunos sectores. La publicación selectiva de encuestas, de acuerdo a sus guarismos o al efecto que pudieran generar entre los indecisos, ha hecho lo suyo. También su utilización casi compulsiva para instalar ciertos escenarios e intentar modificar otros. Sobre todo, en la “madre de todas las batallas”, como se la llama de manera extendida a la elección bonaerense.
En este sentido, se destaca la portada de La Nación, el domingo 7, donde una encuesta exclusiva de Poliarquía, casi en solitario y rebatiendo a la mayoría de los sondeos, le permitía afirmar al diario que había una “leve ventaja de De Narváez y Solá sobre Kirchner y Scioli”. Ése fue, precisamente, el título principal, que generó un mar de polémica y que dejaba claro el objetivo de la línea editorial del matutino: apelar al voto útil de los indecisos y de los votantes de la Coalición Cívica para lograr la tan mentada polarización que le permitiese al antikirchnerismo tener al ganador entre sus filas.
Pero no sólo para instalar escenarios se han utilizado las encuestas, sino también para habilitar suspicacias de todo tipo desde la noche misma del escrutinio, si el conteo no se ajustara a los sondeos considerados por la oposición como los más próximos a la realidad. “Es muy peligroso llegar empatados con el kirchnerismo al domingo 28 porque puede haber fraude”, señaló, en ese sentido, el candidato a diputado nacional de Unión-PRO, Felipe Solá, para hacer valer los motes de “virtual empate” o “final abierto” que le han puesto a la elección. Además, agregó: “Hay que prevenir, porque puede ocurrir fraude, sobre todo, en los barrios alejados de los grandes centros urbanos. En estas elecciones gana el que se queda hasta el final del escrutinio para evitar que no se modifique el resultado”, completó, reforzando las suspicacias.
Sin embargo, Solá no fue el único que habló en esos términos. Su compañero de lista, Francisco de Narváez, dijo que de darse, “el fraude tendrá nombre y apellido”. Y, desde la Coalición, Margarita Stolbizer no estuvo ajena. Señaló que no descartaba “la posibilidad de un arrebato ante un resultado electoral adverso” al estar el país bajo el dominio de “un gobierno desesperado”. Por supuesto, tampoco faltaron las notas periodísticas sobre las modalidades de las acciones irregulares que se repiten en cada elección y que se multiplicarían en ésta.
Así, al robo de boletas, los votos en cadena o el acarreo de electores, denunciados la última elección, debería sumarse ahora, según esta lógica, la sustitución masiva en el cuarto oscuro de boletas válidas por otras “truchas” o de fácil impugnación, o la manipulación de la designación de las autoridades de mesa. Claro, con una diferencia. En 2007 -apuntan los que ponen la voz de alerta- el resultado a favor del oficialismo fue lo bastante abultado como aventar suspicacias. Con la lógica que se pretende instalar ahora, estas maniobras podrían cambiar el resultado de la elección. “Vaya con la boleta en el bolsillo”, sugirió Stolbizer. “La apuesta es que la gente que ya tiene decidido el voto por nosotros tenga la papeleta antes de ir al cuarto oscuro”, dijo un vocero de Unión-PRO para justificar la impresión de cien millones de boletas (diez por cada elector) por parte de la fuerza de De Narváez.
Desde el oficialismo, algunas de sus espadas políticas salieron a garantizar la normalidad del comicio y el posterior escrutinio. “En la Argentina es imposible hacer fraude electoral. Son frases de campaña absolutamente irresponsables. Y estas frases, desgraciadamente, durarán tanto como dure la campaña”, respondió el titular de la Dirección Nacional Electoral, Alejandro Tullio. “Las acusaciones de fraude son poco serias, no sólo para el Gobierno sino para la democracia”, apuntó el ministro del Interior, Florencio Randazzo.
Además, desde la Casa Rosada recuerdan que la Cámara Electoral desechó, en su momento, las denuncias efectuadas contra escrutinios anteriores porque “los inconvenientes carecieron de entidad para afectar la validez del proceso electoral” y que los resultados de las mesas donde se observó la falta de boletas en 2007 fueron muy similares a los de otras mesas de esas escuelas.
Otro factor que ingresó en la campaña como propulsor de suspicacias fue la fiscalización de los comicios; o, más bien, la imposibilidad de algunas fuerzas de sumar los fiscales necesarios para controlar la totalidad de las mesas. Estuvo presente, sobre todo, en Unión-PRO y fue parte de las dificultades de su armado político. Con una gran sobreestimación del poder del dinero para construir políticamente, rencillas con el peronismo disidente y deserción de última hora de algunos socios que prometían dar una mano (Luis Barrionuevo, por caso), la fuerza de De Narváez se vio en apuros para completar su grilla de fiscales y tuvo que apelar a la publicidad para conseguirlos: “Que no nos roben los votos”, decía el spot.
Lo que para muchos parecía algo risueño (o un indicador concreto que viene a contradecir la madurez política que la fuerza alega), para algunos analistas cercanos al Gobierno, finalmente, fue un motivo extra de preocupación. Por ejemplo, entre los analistas más desconfiados del oficialismo piensan que esta jugada de De Narváez no sólo sirvió para juntar algunos adherentes que les cuidasen los votos, sino también para preparar el terreno de una posible denuncia de fraude ante cualquier resultado adverso de la oposición; sobre todo, si se da por poca diferencia.
Pero posiblemente nada haya desvelado tanto a las autoridades nacionales en estas horas como nota de tapa de Clarín, el domingo 14, en la que le ponía fecha a un posible adelantamiento de las elecciones presidenciales para el año próximo. “Las hipótesis que baraja Kirchner para después del 28”, decía el titular, que no reparaba en el hecho de que, para gratificación de Mariano Grondona y Hugo Biolcati, “hay un señor llamado Julio Cobos que es vicepresidente”.
Desde el Gobierno lo rechazaron de plano y lo consideraron, lisa y llanamente, una operación del matutino para instalar la idea de que Kirchner está nervioso debido a la posible derrota que tendría que afrontar. Pero también lo vieron como un nuevo intento para llevar votos indecisos hacia De Narváez y desalentar a los posibles adherentes al Acuerdo Cívico.
“Desde hace un par de años, y más claramente desde el 11 de marzo de 2008, la corporación mediática ha definido un posicionamiento político. Han decidido jugar un proyecto que implica horadar, destituir, debilitar al gobierno nacional”, señaló en estos días el filósofo Ricardo Forster, referente del espacio Carta Abierta. Y retomó el concepto de actitud destituyente para hacer alusión a éstas y otras movidas opositoras, en las que también sumó el discurso apocalíptico de algunos sectores.
La disputa del Gobierno con el Grupo Clarín ante el tratamiento de una nueva Ley de Radiodifusión estuvo presente en sus dichos, pero no sólo eso. Entre otros temas, la inminencia del cambio de rumbo, la profundización de la crisis y los atropellos de lo más variados, ciertamente, acompañaron sus palabras, las que también estuvieron presentes en el tramo final de la campaña. Por ejemplo, la caída en default, la futura devaluación o el nuevo ingreso en el FMI. “Si ganan el 28, van por los bancos, los depósitos y los medios”, profetizó De Narváez en una de sus intervenciones más estentóreas. Y en otra: “Serán meses muy peligrosos, si Kirchner gana en la provincia, va a haber intento de estatizaciones y arremeterá contra la propiedad privada”.
Clima raro el de la recta final. Demasiado. Sensación de incertidumbre, disputa de encuestas, operaciones cruzadas. Y la amenaza del regreso de las cacerolas como cristalización del descontento anti K.

Néstor Leone

Revista Debate

20/06/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios