America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Caso Juliá: la lista de pasajeros del viaje del Challenger 604 a Mar del Plata



La pista del dinero

Publicado el 6 de Febrero de 2011

Por Roberto Caballero
Director.

Qué se dice y qué se omite en la cobertura mediática del escándalo del narcojet. Al estilo de Hércules Poirot, Tiempo Argentino se pregunta quién puso la plata para comprar la aeronave.

Hay una intencionalidad obvia, aunque no manifiesta, en la cobertura de los diarios tradicionales sobre el affaire de los hermanos Juliá y el decomiso de 944 kilos de droga en España. El empeño está puesto en sostener que la Argentina es un colador donde nadie controla nada, y que la Fuerza Aérea Argentina (FAA) es casi casi un cartel de la droga uniformado. No es motivo de esta columna analizar qué porcentaje de verdad contendría esta certeza aparente: hay evidencia suficiente en la investigación para determinar qué rol cumplieron (o dejaron de cumplir, mejor dicho) funcionarios de la FAA en el caso, sobre todo si se confirma que la droga se cargó en Morón (como anticipó Tiempo Argentino), y no en Ezeiza, como se sugirió apenas estalló el escándalo estival. Lo curioso es que sea este diario el único que menciona las redes políticas y comerciales que derivan del Challenger 604 de Medical Jet, la aeronave que transportó la cocaína hacia España. Claro que es importante saber, por ejemplo, que hubo un ingeniero, Alejandro Boffa, que se comunicó con los hermanos Juliá apenas el avión aterrizó en el aeropuerto de El Prat, el 2 de enero. No debe desconocerse tampoco que los hijos del brigadier menemista, según informes de la policía española, habrían hecho dos vuelos previos, con otra aeronave, llevando hacia la península cargamentos (alijos, los llaman los sabuesos antinarcóticos ibéricos) similares al descubierto. Pero esto no deja de ser una parte del todo, que sólo adquiere relevancia si el enfoque que prevalece busca sostener la idea –fantástica– de que un cartel colombiano opera en el riñón mismo de la seguridad aeroportuaria nacional, con impunidad garantizada desde altos niveles del Estado.
Este relato es legítimo, es tentador y es, también, muy útil para invisibilizar otra línea de investigación periodística: la que se circunscribe a la escena del crimen, donde fue hallada la prueba del delito (la cocaína), es decir, el Challenger 604. Hércules Poirot o el Padre Brown comenzarían por preguntarse quién es el verdadero dueño del narcojet. Y acá comienza una trama, que es prolijamente omitida hasta ahora.
La semana pasada, Tiempo Argentino reveló que Gustavo Juliá comparte abogado con Luis Barrionuevo. Antes se había consignado que durante la gestión barrionuevista en el PAMI, Medical Jet era habitual proveedora, mientras Juliá –en una actitud incompatible– se desempeñaba como funcionario del mismo organismo, hasta que Néstor Kirchner lo despidió. Hay documentos de la justicia electoral que comprueban que la misma empresa de los Juliá hizo aportes a la campaña del gastronómico; y hasta Luis Barrionuevo y su mujer, Graciela Camaño, admitieron que usaban seguido sus servicios aéreos.
Esto no involucra a Barrionuevo en la comisión de ningún delito vinculado con el contrabando de drogas. El azar a veces propone estos juegos sin que signifiquen nada. Sin embargo, una cosa es reconocer que el destino suele divertirse con las coincidencias y otra ignorar que estas existan.
Por ejemplo, Tiempo Argentino accedió, en exclusiva, a la lista de pasajeros del último vuelo a Mar del Plata del Challenger, registrado el 7 de diciembre de 2010, que fue el bautismo de la nave en la Argentina. Allí viajaron Gustavo Juliá, Diego Bucking, Mariano Pinciroli, Horacio Raúl Ferro Méndez, Claudio Burgueño, María Alonso y Rodolfo Alonso. El jet llegó a las 14:15 al Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery, procedente de la Base Aérea de Morón, y decoló hacia la ciudad balnearia a las 15:08. Por ahora, se desconocen los motivos del vuelo. Lo que sí se sabe es que Bucking es un joven abogado de 28 años. Que Ferro Méndez es un hombre bien relacionado en el ambiente sindical, más precisamente con Barrionuevo y Amadeo Genta, del SUTECBA, y que ahora asesora legalmente a Gustavo Juliá. Que Pinciroli, curiosamente, es otro de los abogados a los que el jefe gastronómico recurre cuando se presentan problemas judiciales. Que los Alonso son una familia ligada al negocio de la medicina, tanto desde la función pública como por sus emprendimientos privados. En 2002, hombre ducho en cuestiones sanitarias, fue designado por Eduardo Duhalde, gerente de la Administración de Programas Especiales (APE), el área que lleva adelante el control de los fondos de las obras sociales. Un dato más: cuando se dispuso la intervención de La Bancaria, la obra social del gremio que encabezaba Juan José Zanola antes de ser detenido y procesado, Alonso fue nombrado “interventor informante”. Cosas del destino, en ese momento, el abogado querellante no era otro que Pinciroli. Azar puro.
Volviendo a Rodolfo Alonso, hoy es vicepresidente de la empresa Emprendimientos Médicos Hospitalarios SA, que cuenta con su sanatorio central en suelo marplatense. En cuanto a Claudio Burgueño, su presencia se limita al hecho de ser quien piloteaba el jet. El mismo que días después aterrizó en El Prat con 944 kilos de cocaína.
Como en toda historia policial, y la del Challenger 604 no sólo lo es, sino que además reviste apasionantes ribetes, el enigma se va descubriendo en etapas.
Hay un hecho objetivo: un avión con droga. Se supone que los Juliá lo adquirieron en leassing, a nombre de una empresa cuyos integrantes no son fácilmente rastreables. Tuvieron que poner una suma importante, casi medio millón de dólares, y comprometerse a pagar cuotas eternas. Alejandro Stojadinovic, un empresario aerocomercial, aparece mencionado con alguna participación en ese acuerdo. Su nombre lo puso a rodar Miguel Fonrouge, copiloto del vuelo que trajo el avión a la Argentina, para entregárselo a los Juliá.
Entre lo investigadores, sin embargo, se sospecha de un importante prestamista, que habría acercado el dinero inicial para la compra. Se trataría de una persona de extrema confianza de los Juliá que pensaba descontar la plata adelantada usando a futuro el jet como taxi aéreo. Quizá durante la campaña electoral.
Tal vez esto explique por qué se habla tanto de la ausencia de controles y nada, o casi nada de la pista del dinero.

Tiempo Argentino

06/02/2011 Posted by | Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Operativo “escandalización” del Presupuesto, parte II



Miente, miente, que algo quedará

Publicado el 19 de Noviembre de 2010

Clarín y La Nación informaron que el oficialismo frenó la investigación por las supuestas “coimas”. Pero sus mismas crónicas explicaron que fue la Comisión de Asuntos Constitucionales la que desechó las denuncias por “ambiguas y sin pruebas”.

Curiosa (por no decir mendaz, parcial y engañosa). Así podría calificarse a la edición que tanto Clarín como La Nación realizaron ayer sobre la reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales que el miércoles intentaba revelar la verdad sobre las supuestas “presiones” a las diputadas Cinthia Hotton (Valores por mi País) y Elsa Álvarez (UCR) para que votaran a favor del presupuesto.
Según las crónicas, por lo menos 19 de los 35 diputados que integran la comisión tenían decidido desestimar las denuncias por falta de pruebas, argumentando además que las supuestas “presiones” no constituyeron delito. “En efecto –explicó La Nación– el oficialismo junto a Proyecto Sur, GEN, PRO y el Partido Socialista entendieron que de los relatos de las diputadas no surgieron elementos contundentes que ameritaran una investigación.”
Horas antes –consignaron las notas– las diputadas Elisa Carrió, Hotton y Álvarez habían realizado sus declaraciones, sin aportar pruebas sobre sus denuncias. Hotton presentó un escrito en que, si bien en ningún momento habló de ofertas de dinero u otros bienes económicos, sí mencionó el nombre de la diputada del FPV Patricia Fadel, quien (y esto dicho por La Nación) fue capaz de defenderse “airadamente”.
Clarín, mientras tanto, relató que “Álvarez reveló que recibió cuatro llamados de oficialistas. Uno de alguien que se presentó como ‘secretario privado de De Vido’ para comunicarla con el ministro de Planificación, a lo que la diputada se negó. Otros dos de José Granero, titular de la Secretaría de Lucha contra el Narcotráfico, a quien dijo conocer por ser de la misma provincia. ‘¿Te causaría mucho perjuicio retirarte a la hora de la votación?’ dijo que le preguntó. También aseguró que la llamó Nelson Gleadell, intendente kirchnerista de su localidad, diciéndole que ‘pueden caerse’ obras para ese distrito. ‘No hubo ofrecimiento de ningún tipo, pero por la insistencia sentí una grave perturbación de mi ánimo’, concluyó Álvarez.” “No hablé con ningún diputado –citó La Nación al ministro de Planificación Federal–, y si hablara les diría que aprueben el Presupuesto, porque el país lo necesita para seguir creciendo, tal como ha venido ocurriendo desde 2003 hasta ahora.”
La investigación continuará de todas formas en la justicia, ya que la jueza María Servini de Cubría citó a ambas diputadas para determinar si hubo algún tipo de delito. “En el juzgado consideran que no están colaborando, y advierten que el límite entre un delito y las prácticas institucionalizadas es muy fino”, reveló ayer Tiempo Argentino.
Frente a este panorama, resulta sorprendente que Clarín y La Nación informaran que el oficialismo frenó la investigación por las denuncias de presiones, una interpretación para la que ninguno de los dos diarios pudo aportar a lo largo de sus coberturas un solo argumento.  

LA TROMPADA. “Trompada peronista cerró debate.” Ámbito Financiero relató con pelos y señales la cronología de la reunión en que la peronista disidente Graciela Camaño, jefa de la Comisión de Asuntos Constitucionales, “pretendía diferir 24 horas la firma de los dictámenes de la comisión por las denuncias de Álvarez, Hotton y Carrió sobre presuntas presiones, favores y sobornos para facilitar la aprobación del Presupuesto en la sesión de la semana pasada. En ese momento, Kunkel comenzó a leer a los gritos el artículo 110 del reglamento de la Cámara, donde se determina que los dictámenes deben ser firmados mientras sesiona la comisión: ‘Los despachos de comisión sólo podrán ser firmados, en la sala respectiva, por los miembros asistentes a la reunión en que hayan sido aprobados; o a la mayor parte de las reuniones en que se los haya considerado, cuando estas fuesen más de dos’.”  “Mientras Kunkel subía la voz en la lectura del articulado, Camaño abandonó la silla y se plantó a la derecha de la silla del secretario general de la Presidencia”, continuó la nota. “‘La presidente de la Comisión soy yo y usted me debe respetar, diputado’, fue la exigencia de Camaño. Kunkel seguía leyendo mientras la diputada le movía la silla. Pero hubo una frase de Kunkel que tácitamente aludió a Barrionuevo. ‘Si diferimos estas denuncias 24 horas, va a pasar como en Catamarca, donde quemaron las urnas’, en referencia a la interna del PJ que tuvo como protagonista en más de una ocasión al esposo de Camaño. ‘Engendro, pedazo de imbécil’, le dijo Camaño a Kunkel, quien, sin mirarla ni alterarse, le respondió: ‘Como tu marido, que dijo que había que dejar de robar por dos años, pero siguió robando’.” Fue cuando la diputada reaccionó con un violento golpe, levantó la reunión y sólo se presentó el dictamen de rechazo a las denuncias del Frente para la Victoria”, concluyó Ámbito.
Con un relato similar, Página/12 habló de un “Manotazo de ahogado”, explicando que “en medio de la puja por evitar que así se archive el caso, Graciela Camaño golpeó al diputado Kunkel”. Varios medios reprodujeron el comunicado del Frente para la Victoria, donde se señaló que “es evidente que esto obedece a la desesperación de un sector político que, en la impotencia de no poder imponer sus puntos de vista, apela al escándalo de las falsas denuncias y hasta la violencia fascista, cuando no logra contar con las mayorías necesarias”.  Tanto La Nación como Clarín y El Cronista intentaron justificar la violencia de Camaño. “Kunkel la agredió verbalmente y Camaño le dio una cachetada”, tituló El Cronista, mientras que La Nación habló de “La alusión a Barrionuevo que desató la furia de Camaño”. Clarín planteó el tema como un resultado de “Vivir en la crispación” siguiendo la línea argumental de los diarios del establishment: la trompada, en realidad, se debió al “clima de confrontación” que promueve el gobierno, un razonamiento tan burdo que no merece ni siquiera una digresión. Para el caso, lo mismo podrían haber dicho que hay que dejar de pegar por dos años. <

 

Tiempo Argentino

20/11/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Después de boicotear la sesión especial convocada por el oficialismo para tratar el Presupuesto 2011, la oposición hizo un papelón en la Comisión de Asuntos Constitucionales


 

La oposición hizo un papelón en la Comisión de Asuntos Constitucionales

Publicado el 18 de Noviembre de 2010

Por Felipe Yapur y Agustín álvarez Rey

Cuando el Frente para la Victoria, el GEN, el socialismo y Proyecto Sur estaban a punto de archivar la denuncia sobre supuestos sobornos en Diputados, la opositora Graciela Camaño le pegó un puñetazo al kirchnerista Carlos Kunkel.

Lo que comienza con polémica, al menos en los acontecimientos que conducen sectores de la oposición de Diputados, termina de manera escandalosa. La semana pasada, Elisa Carrió frustró el debate del Presupuesto al denunciar supuestos sobornos y aprietes desde el oficialismo. La consecuencia se conoció ayer, cuando el antikirchnerismo no prestó quórum y cayó la sesión impidiendo nuevamente el tratamiento. Pero si faltaba algo, durante la tarde, la presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, la peronista conservadora Graciela Camaño, no encontró mejor manera de terminar abruptamente la reunión que conducía  golpeando con el puño al kirchnerista Carlos Kunkel. El golpe llegó justo cuando el oficialismo y los bloques del GEN, socialismo y Proyecto Sur acordaron archivar las denuncias de las diputadas Carrió y las supuestas víctimas de los aprietes, Chyntia Hotton y Elsa Álvarez, por infundadas e improcedentes.
Era poco probable que el oficialista Frente para la Victoria (FPV) consiguiera los 129 diputados sentados en las bancas para intentar aprobar por segunda vez el Presupuesto. Les faltaron 12. El jefe de bloque, Agustín Rossi, habló para ese escuálido auditorio, aunque la oposición lo escuchaba por el circuito interno de TV. Calificó a la oposición de “irresponsable” por pretender imponerle al gobierno nacional un Presupuesto que prevé el 25% de inflación: “Tendrán que explicar por qué tanto palos en la rueda para Cristina Fernández. Expliquen por qué se esconden en cualquier subterfugio del reglamento para negarle el Presupuesto a la Argentina.” Consciente de lo que sucedería más tarde, en la comisión de Camaño, el jefe oficialista  advirtió al sostener que no iban a ser “cómplices de los complots sin fundamentos, no vamos a ser cómplices de los que se asustan cuando los llama un funcionario y no se asustan cuando los llama un empresario”.
La sala del Anexo donde se reunió la comisión quedó pequeña al momento de comenzar. Carrió, haciendo gala de su histrionismo, sorprendió primero pidiendo que le tomen juramento de decir verdad, pedido que rechazó por Camaño por inútil ya que sólo se haría en caso de ser una comisión investigadora. La chaqueña luego leyó su declaración. Nada aportó a la supuesta violación de los privilegios de la Cámara Baja. Se limitó a ventilar algunos detalles de la interna radical, desnudando que el alfonsinismo estaba dispuesto a votar, al menos en general, el presupuesto del FPV. Finalizó sin esperar repreguntas, acomodó su chalina del cuello y se esfumó por los pasillos.
Luego llegó el turno de Hotton, quien autorizó la lectura de su declaración testimonial ante la justicia. De ella surgió la primera y principal contradicción. No sólo reveló que no había sido “tentada”, sino que reconoció que ella llamó a la supuesta diputada que la había presionado. Es más, en ese texto decía que era la oficialista Patricia Fadel, quien a su turno dijo que Hotton le había enviado dos mensajes de texto a su celular antes de llamarla y que, obviamente, hablaron del Presupuesto. La cobista reconoció también que fue “invitada” por los lilitos Juan Carlos Morán y Patricia Bullrich, para que denuncie lo sucedido mientras Morán hacía uso de la palabra.
Si el testimonio de la cobista Hotton resultó frágil, el de la radical santacruceña Elsa Álvarez fue peor. Aseguró que “no existió ofrecimiento de dinero ni de ninguna otra índole”, y que sólo se sintió “perturbada” por las llamadas que recibió. Ante la fragilidad de los testimonios, entre los diputados opositores del GEN, Proyecto Sur y el socialismo ganaba terreno la idea de archivar estas tres cuestiones de privilegio. Hasta ese momento, el FPV se inclinaba, junto con la UCR, por archivar sólo el de Carrió, y dejar en un impas los de Hotton y Álvarez hasta tanto se resuelva la denuncia judicial. Margarita Stolbizer convenció al FPV sobre lo inútil que era la espera, porque los dichos de ambas diputadas daban cuenta de “situaciones emocionales” que no ponían en riesgo su condición de legisladoras ni sus fueros parlamentarios.
Este acuerdo puso en riesgo la intención de Camaño, quien pretendía mantener la polémica una semana más. Incluso buscó levantar la reunión a pesar de la insistencia de este grupo legislativo que ya habían juntado 19 firmas para el dictamen de archivo, entre los que se encontraba Kunkel, quien se quejaba airadamente por la actitud de la legisladora. Camaño, en tanto, dudaba entre irse o quedarse, miraba a los diputados de la Coalición Cívica como para que le dieran una razón para abandonar la sala. Decidió quedarse cuando Kunkel le recordó que su marido, el gastronómico Luis Barrionuevo, había “prometido falsamente que iba a dejar de robar por dos años y después siguió robando”. Cuando terminó la frase, la bonaerense ya estaba a su lado y le propinó una trompada con su mano derecha. Kunkel no reaccionó: sólo la aplaudió mientras sonreía. Camaño se retiró, pero no a su despacho, antes habló para la TV donde justificó su actitud: “Estoy cansada que me digan que soy la mujer de alguien.”

Tiempo Argentino

 

18/11/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

Argentina… oposición o golpismo a la hondureña?


El desafío de la oposición automática

Sorpresa. Diferencias ideológicas pero estrategia común en un Parlamento anti K.

04-03-2010 /  Representantes de la UCR, Pro, Coalición Cívica, Gen y peronismo disidente unidos contra el Gobierno. El arco anti K debutó con un triunfo parlamentario. El pacto con Carlos Menem y la estrategia oficialista para sortear el cerco.

Por Luz Laici

Puede parecerlo algunas veces más que otras, pero la política nunca es un juego de suma cero. Tampoco de lógicas binarias, con un ring que muestra al derrotado sin poder levantarse ante la cuenta regresiva y al triunfador cargado en hombros por sus seguidores más fieles. Justamente, la precisa imagen que intentó imponerse en los últimos días tras el discurso de Cristina Fernández en la apertura de las sesiones ordinarias, la embestida de una oposición que, disfrazada de selección nacional, intenta mantenerse abroquelada a pesar de los quiebres internos y su virtual conquista de espacios de poder en el Parlamento.Sin embargo, en el medio de esa pelea entre oficialistas y antikirchneristas sin distinción de ideologías, hay cuarenta millones de argentinos que se levantan cada mañana, salen a trabajar, llevan a sus chicos a la escuela, lidian con ciudades inundadas y piensan cómo estirar la plata que tienen en el bolsillo para pagar la carne, los útiles y, con suerte, algún que otro regalito para la mascota del hogar.

Un espejo que no miente: la realidad, siempre, es mucho más compleja. Pase y vea.
El lunes 1 de marzo la Presidenta volvió a pisar el Congreso para inaugurar las sesiones ordinarias. Dijo Cristina: “Vengo a hablar del país real, que me toca administrar todos los días, donde se baten récords de consumo (… otro país, al que denomino virtual o mediático, en el que suceden cosas horribles, donde nada está bien, todo está mal”. La división tuvo sus ejemplos concretos:

– “La Argentina virtual hablaba de que no íbamos a recaudar en nuestra balanza de comercio exterior más de 6 mil millones de dólares. Recaudamos 17 mil millones”.

– “Nos hablaban de que nuevamente se iban a disparar los índices de desocupación, que íbamos a trasponer largamente los dos dígitos. Cerramos el año en el 8,4 por ciento”.

– “En cuanto a las reservas acumuladas, el año 2009 fue de crecimiento mucho menor, 0,9 (por ciento), pero tuvimos crecimiento positivo (…) pese a la crisis superamos este año los 48 mil millones de dólares. Queremos llegar de vuelta a los 50 mil millones, tope al que habíamos llegado en marzo de 2008, batiendo récords en toda la serie histórica”.

– “Los superávit gemelos, fiscal y comercial, que fueron bandera de esta gestión y condiciones y pilares macroeconómicos del sostenimiento, fueron para el período 2003-2008, 82.966 millones de dólares (a favor). Durante el período de la convertibilidad tuvimos balanza comercial negativa”.
No fue caprichoso el contraste presidencial. Detrás de la pólvora, el discurso K reveló una estrategia que tendrá a las mejoras económicas como pilar de supervivencia. Y dio las primeras puntadas, con hilo: CFK anunció la derogación del decreto de necesidad y urgencia 2010/09 –que preveía la creación del Fondo del Bicentenario con reservas del Banco Central– y dio a conocer la firma de otros dos, con igual origen monetario pero distintas características –uno conforma el Fondo de Desendeudamiento Argentino, para cancelar deuda con acreedores privados; y otro simple, que prevé pagos al Banco Mundial y al Banco Interamericano de Desarrollo– que contaron con ejecución inmediata por parte de la entidad monetaria del país.

El revés del Gobierno pegó en el mentón opositor, que masculló bronca y puso en marcha una revancha automática. En la mañana del martes 2, representantes de la UCR, el Pro y la Coalición Cívica presentaron nuevas medidas cautelares para impedir la ejecución de la decisión presidencial. Un guión judicial que mutó de forma para presentarse en el Parlamento. Con tensión recargada y epicentro en el despacho del radical Oscar Aguad, el arco anti K decidió convocar a la Comisión de Finanzas de la Cámara baja. Y, en boca del diputado Alfonso Prat Gay, anunció: “Citamos a declarar a la presidenta del Central, Mercedes Marcó del Pont, junto al directorio de la entidad y al ministro de Economía, Amado Boudou”. Del “nosotros” del ex golden boy no participaron, claro, los legisladores oficialistas que resistieron la embestida opositora con su propia medicina: “¿Acaso eso es buscar consensos?”, repitieron.

No encontraron respuesta. Pero sí una explicación lógica: sin provincias ni municipios que gestionar –y ante los cuales rendir cuentas–, los lilitos dispusieron enfrentar a los K con artillería pesada y caiga quien caiga. ¿Para tanto? Tanto y más. “Si la Argentina tolera estas actitudes (en referencia a las decisiones presidenciales) no habrá orden institucional”, advirtió Carrió el pasado miércoles 3 y convocó a la Organización de Estados Americanos –cuestionada en los últimos meses por ratificar las elecciones en Honduras, que convalidaron el golpe de Estado contra el gobierno de Manuel Zelaya– a intervenir en el curso institucional de la Argentina (ver nota aparte). Una imagen que generó escozor. Aunque no fue la única: el mismo miércoles, las pantallas mediáticas mostraron a Hilda “Chiche” Duhalde junto a los radicales Ernesto Sanz y Gerardo Morales, el peronista disidente Adolfo Rodríguez Saá, el socialista Rubén Giustiniani, la romerista Sonia Escudero, el cómico Nito Artaza y la lilita María Eugenia Estenssoro, entre otros, alrededor de la misma mesa. El objetivo: “salvar” a la Patria. El mecanismo para el debut: rechazar el pliego de Marcó del Pont, presentado por el Ejecutivo ante el Senado para que la ratifique como presidenta del Central. Y, de cara al futuro, discutir un proyecto de ley girado a la Comisión de Asuntos Constitucionales de Diputados –comandada por la disidente y esposa de Luis Barrionuevo, Graciela Camaño– que pretende limitar la facultad presidencial de emitir decretos.

Lejos de la vorágine opositora, el Gobierno optó por no desesperar. “Si se están peleando todos contra todos”, justificó un funcionario cercano al matrimonio K y continuó: “(Mauricio) Macri está enfrentado a (Felipe) Solá y (Francisco) De Narváez, Lilita defenestra a (Julio) Cobos y los radicales no saben para dónde disparar. Lo mejor es que se desgasten entre ellos y se enfrenten en sus propios pagos, donde tendrán que explicarle a su gente por qué estando en las antípodas ideológicas son aliados en el Congreso. Las contradicciones van a empezar a saltar”. Y no son pocas. Por caso, el arco anti K deberá explicar:

– Su acercamiento con Carlos Menem, fuertemente cuestionado por legisladores como Carrió y convertido en pieza clave para derrotar al oficialismo. El armado opositor trocó su fidelidad a cambio de garantizarle un asiento en comisiones de gestión como Presupuesto y Hacienda y Relaciones Exteriores.

– La conformación de un espacio compartido por el socialista Giustiniani –candidato a vicepresidente por la lista de Lilita, en 2007, y defensor acérrimo de la gestión de Binner en Santa Fe– y el ex corredor de Fórmula 1 y ex gobernador provincial Carlos Reutemann.

– La unión entre el líder del Frente Cívico, Luis Juez, y sus eternos enemigos provinciales: el radicalismo.

En definitiva, la correlación de fuerzas entre los representantes de la oposición –hoy un espacio plagado de histeria, especulación, ambición y apenas alguna buena intención– definirá la sensatez (o no) de sus referentes. Carrió no tendrá gestiones a cargo pero los radicales son responsables de gobernaciones como Catamarca o Río Negro, los peronistas disidentes de San Luis o Neuquén y los socialistas del destino de Santa Fe. “Y entonces hasta los gobernadores deberán revisar su accionar”, reflexiona Matías Kulfas, director del Banco Nación y presidente de la Asociación de Economistas para el Desarrollo de Argentina (AEDA). “Las provincias mantienen un doble discurso: le reclaman fondos a la Nación pero no implementan acciones para generar recursos. Santa Fe, por ejemplo, tiene suelo fértil pero un impuesto a la tierra con una valuación del 10 por ciento sobre su valor real. ¿Por qué los dirigentes no cambian esta situación? En las provincias se muestran como víctimas pero también son responsables de que los gobiernos tengan déficit.”

Con la mira puesta en sobrevivir el 2010 –para ganar las elecciones presidenciales del 2011–, el matrimonio Kirchner ordenó actuar con celeridad para sortear los obstáculos judiciales y parlamentarios –un ámbito en el que resistirá los avances contra la gestión, como sucedió semanas atrás, cuando los senadores oficialistas se retiraron del recinto y dejaron sin quórum la sesión– y trazó dos caminos de seducción. Uno tiene como destino a los empresarios, con los que Cristina Fernández compartió una cena en Olivos semanas atrás y considera aliados imprescindibles para garantizar el desarrollo sostenido. En tren de establecer una convivencia armónica, la relación ya forjó un toma y daca primario: el Gobierno aseguró que mantendrá un dólar competitivo y fijó un techo para las negociaciones salariales –mientras la mayoría de los gremios reclama recomposiciones en torno al 25 y, en algunos casos como los frigoríficos, del 30 por ciento, el Ministerio de Trabajo deslizó como preferencia incrementos que ronden el 19 por ciento–, pero dejó en claro que no cederá espacios de intervención estatal en la economía.

El otro, en cambio, tiene como bandera de llegada al interior del país: con promesas a los gobernadores, el oficialismo pretende traccionar el apoyo político partidario necesario para romper el cerco de la oposición en el Parlamento y sancionar leyes clave para la gestión de gobierno. “Todos respetan a quien le da de comer”, chicanea un aliado K, que suma otras cartas: la posibilidad de conquistar a representantes de centroizquierda en votaciones específicas o torcer la decisión de legisladores más proclives al coqueteo entre bandas, como el caso de la santafesina Roxana Latorre, el pampeano Carlos Verna o el mismísimo Menem, que salvó al Gobierno de una derrota en el Senado –permitiendo que el cuerpo reeligiera al bonaerense K José Pampuro como presidente provisional– y luego benefició a la oposición que alcanzó la mayoría en las comisiones.
Señora y señor lector. La tira Valientes habrá terminado en TV pero no podrá decir que no tiene con qué entretenerse. Con Corte Suprema de lujo pero oposición automática, navegar el rumbo del país avizora como una historia de novela.

Veintitrés

09/03/2010 Posted by | Como Registrarse., Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario