America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Plan para atacar Siria – Pedro Brieguer en Canal 7


01/09/2013 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized, Videos | , , , | Deja un comentario

Jorge Argüello acusó a Gran Bretaña de llevarse “ilegalmente la pesca de aguas argentinas”


Télam – Jorge Argüello acusó a Gran Bretaña de llevarse “ilegalmente la pesca de aguas argentinas”.

22/10/2011 Posted by | Economía, General, Historia, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Reflexiones del compañero Fidel : Cómo me gustaría estar equivocado


Junio 25, 2010 – 07:37 (atovar)

En esta reflexión, Fidel Castro, manifestó su inquietud ante las más recientes acciones del imperialismo estadounidense, mientras la humanidad presta atención al Mundial de Fútbol.


Cuando estas líneas se publiquen en el periódico Granma mañana viernes, el 26 de Julio, fecha en la que siempre recordamos con orgullo el honor de haber resistido los embates del imperio, quedará distante, a pesar de que faltan sólo 32 días.

Los que determinan cada paso del peor enemigo de la humanidad ­-el imperialismo de Estados Unidos, una mezcla de mezquinos intereses materiales, desprecio y subestimación a las demás personas que habitan el planeta- lo han calculado todo con precisión matemática.

En la reflexión del día 16 de junio escribí: “Entre juego y juego de la Copa Mundial de Fútbol, las diabólicas noticias se van deslizando poco a poco, de modo que nadie se ocupe de ellas.”

El famoso evento deportivo ha entrado en sus momentos más emocionantes. Durante 14 días, los equipos integrados por los mejores futbolistas de 32 países han estado compitiendo para avanzar hacia la fase de octavos de final; después vendrán sucesivamente las fases de cuartos de final, semifinales y el final del evento.

El fanatismo deportivo crece incesantemente, cautivando a cientos y tal vez miles de millones de personas en todo el planeta.

Habría que preguntarse cuántos, en cambio, han conocido que desde el 20 de junio naves militares norteamericanas, incluido el portaaviones Harry S. Truman, escoltado por uno o más submarinos nucleares y otros buques de guerra con cohetes y cañones más potentes que los de los viejos acorazados utilizados en la última guerra mundial entre 1939 y 1945, navegaban hacia las costas iraníes a través del canal de Suez.

Junto a las fuerzas navales yankis avanzan buques militares israelitas, con armamento igualmente sofisticado, para inspeccionar cuanta embarcación parta para exportar e importar productos comerciales que el funcionamiento de la economía iraní requiere.

El Consejo de Seguridad de la ONU, a propuesta de Estados Unidos, con el apoyo de Gran Bretaña, Francia y Alemania, aprobó una dura resolución que no fue vetada por ninguno de los cinco países que ostentan ese derecho.

Otra resolución más dura fue aprobada por acuerdo del Senado de Estados Unidos.

Con posterioridad, una tercera, más dura todavía, fue aprobada por los países de la Comunidad Europea. Todo tuvo lugar antes del 20 de junio, lo que motivó un viaje urgente del Presidente francés Nicolás Sarkozy a Rusia, según noticias, para entrevistarse con el jefe de Estado de ese poderoso país, Dmitri Medvédev, con la esperanza de negociar con Irán y evitar lo peor.

Ahora se trata de calcular cuándo las fuerzas navales de Estados Unidos e Israel se desplegarán frente a las costas de Irán, y unirse allí a los portaaviones y demás buques militares norteamericanos que montan guardia en esa región.

Lo peor es que, igual que Estados Unidos, Israel, su gendarme en el Medio Oriente, posee modernísimos aviones de ataque y sofisticadas armas nucleares suministradas por Estados Unidos, que lo convirtió en la sexta potencia nuclear del planeta por su poder de fuego, entre las ocho reconocidas como tales, que incluyen a la India y Paquistán.

El Sha de Irán había sido derrocado por el Ayatollah Ruhollah Jomeini en 1979 sin emplear un arma. Estados Unidos le impuso después la guerra a aquella nación con el empleo de armas químicas, cuyos componentes suministró a Irak junto a la información requerida por sus unidades de combate y que fueron empleadas por estas contra los Guardianes de la Revolución. Cuba lo conoce porque era entonces, como hemos explicado otras veces, Presidente del Movimiento de Países No Alineados. Sabemos bien los estragos que causó en su población. Mahmud Ahmadineyad, hoy jefe de Estado en Irán, fue jefe del sexto ejército de los Guardianes de la Revolución y jefe de los Cuerpos de los Guardianes en las provincias occidentales del país, que llevaron el peso principal de aquella guerra.

Hoy, en el 2010, tanto Estados Unidos como Israel, después de 31 años, subestiman al millón de hombres de las Fuerzas Armadas de Irán y su capacidad de combate por tierra, y a las fuerzas de aire, mar, y tierra de los Guardianes de la Revolución.

A éstas se añaden los 20 millones de hombres y mujeres, entre 12 y 60 años, escogidos y entrenados sistemáticamente por sus diversas instituciones armadas entre los 70 millones de personas que habitan el país.

El gobierno de Estados Unidos elaboró un plan para llevar a cabo un movimiento político que, apoyándose en el consumismo capitalista, dividiera a los iraníes y derrocara el régimen.

Tal esperanza es ya inocua. Resulta risible pensar que con las naves de guerra estadounidenses, unidas a las israelitas, despierten las simpatías de un solo ciudadano iraní.

Creía por mi parte inicialmente, al analizar la actual situación, que la contienda comenzaría por la península de Corea, y allí estaría el detonante de la segunda guerra coreana que, a su vez, daría lugar de inmediato a la segunda guerra que Estados Unidos le impondría a Irán.

Ahora, la realidad cambia las cosas en sentido inverso: la de Irán desatará de inmediato a la de Corea.

La dirección de Corea del Norte, que fue acusada del hundimiento del “Cheonan”, y sabe de sobra que fue hundido por una mina que los servicios de inteligencia yanki lograron colocar en el casco de esa nave, no esperará un segundo en actuar tan pronto en Irán se inicie el ataque.

Es muy justo que los fanáticos del fútbol disfruten a su antojo de las competencias de la Copa del Mundo. Cumplo sólo el deber de exhortar a nuestro pueblo, pensando sobre todo en nuestra juventud, llena de vida y esperanzas, y especialmente en nuestros maravillosos niños, para que los hechos no nos sorprendan absolutamente desprevenidos.

Me duele pensar en tantos sueños concebidos por los seres humanos y las asombrosas creaciones de las que han sido capaces en sólo unos pocos miles de años.

Cuando los sueños más revolucionarios se están cumpliendo y la Patria se recupera firmemente, ¡cómo me gustaría estar equivocado!

Fidel Castro Ruz
Junio 24 de 2010

27/06/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Europa en el espejo argentino, Por Atilio A. Boron


Luego de hacer estragos en su patria de origen, Estados Unidos, el “virus neoliberal”, para usar la acertada expresión de Samir Amin, ha contagiado Europa. Ante los síntomas inocultables de la crisis, los mercados reaccionan con su explosiva mezcla de rapacidad e irracionalidad y evidencian su escepticismo ante las recetas de salida de la crisis elaboradas por el G-20, el FMI o el BM. Para colmo, este fin de semana, Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, declaró que “el salvataje de un billón de dólares aprobado por la UE y el FMI es sólo para ganar un poco de tiempo”. Esta opinión fue secundada por el economista-jefe del BCE, Jürgen Stark, quien además dijo que “cuando los mercados se vuelven locos, nadie puede prever las consecuencias”.

El carácter estructural y de larga duración de la crisis es evidente, y sus dimensiones son impresionantes: en Grecia el déficit fiscal en relación con el PBI orilla el 14 por ciento; en Irlanda, casi el 15; en España, está a centésimos del 12; en Portugal supera ya el 9 y en Gran Bretaña, de la cual pocos hablan, el déficit fiscal es apenas una centésima inferior a la incendiada Grecia: 13 por ciento. Estas cifras se apartan brutalmente de las estipuladas en el ya difunto Tratado de Maastricht, por el cual los países europeos se comprometieron a mantener su déficit fiscal por debajo del 3 por ciento del PBI. Todo esto ocurre porque, ante el estallido de la crisis en el verano boreal del 2008, los gobiernos ordenaron al Banco Central Europeo y a sus propios bancos rescatar a las grandes empresas afectadas por la crisis; tal como lo habían hecho en Estados Unidos Bush y Obama, demostrando, por la vía del ejemplo, que la doctrina de la “autonomía del Banco Central” es una engañifa sólo destinada al consumo de los sumisos gobiernos de la periferia.

El problema con estos rescates es que más pronto que tarde los fenomenales desembolsos realizados por los gobiernos se convierten en una deuda de proporciones gigantescas, originando un incontenible crecimiento del déficit fiscal. Dado que hasta hace pocas semanas el FMI se abstuvo de siquiera lanzar una advertencia a los países del mundo desarrollado (cuando por déficit muchísimo menores envía sus letales misiones a cualquier país del Tercer Mundo), el problema no suscitó mayor atención salvo entre los pocos que estaban realmente al tanto de la situación y no creían en las ingeniosas metáforas utilizadas por los gurúes del capitalismo que hacía un año venían hablando de los “brotes verdes” que anunciaban el fin de la crisis. Charlatanes irresponsables (al igual que los que en la Argentina pronosticaban en marzo del 2002 que para fines de ese año el dólar se cotizaría entre 12 y 14 pesos por unidad), sienten ahora que el mundo se les viene abajo: el euro se desploma, la Eurozona está a punto de desintegrarse, y como los gobiernos capitalistas sólo conciben la salida de la crisis haciéndosela pagar a los trabajadores, el clima social se carga de una conflictividad no vista desde los sucesos de 1968, aunque algunos se remontan hasta las postrimerías de la Primera Guerra Mundial.

La propuesta para griegos y españoles es un calco de las que el FMI impulsara en América latina y que sólo sirvieron para acelerar el derrumbe, siendo el caso argentino el espejo más fiel de lo que probablemente les espere a muchos países de la Unión Europea que todavía se aferran al catecismo neoliberal. El Wall Street Journal del 12 de mayo señalaba que “en la Eurozona y en menos de un mes el FMI dejó de ser un paria para convertirse en una institución esencial cuya bendición es necesaria para los países que necesitan paquetes de rescate”. Este verdadero Dr. Mengele de las economías –que sigue siendo el mismo de antes, pese a declaraciones públicas en contrario– fue el que las autoridades de la Unión Europea eligieron para que administre los remedios que resolverán la crisis. Por eso no sorprende ver a una Europa en pie de guerra social, como respuesta a un programa de ajuste tan brutal como los que padecimos en América latina.

Al igual que en Grecia, el ajuste recesivo de Rodríguez Zapatero en España tiene como uno de sus puntales la reducción salarial del 5 por ciento para la mayoría de los trabajadores y la congelación para los de menor ingreso, los llamados “mileuristas” (por ser aproximadamente ésa la suma que ganan mensualmente). Para demostrar que habrá austeridad para todos, y que ésta será progresiva, el gobierno español decidió que desde el cargo de secretario de Estado para arriba, la reducción sería del 15 por ciento. El único detalle es que mientras el presidente del gobierno español gana 91.982,40 euros por año (cerca de 8000 euros mensuales, amén de diversos gastos que corren por cuenta del erario), el recorte del 15 por ciento difícilmente le producirá alguna merma en su capacidad de ahorro y consumo. Pero para los sectores inferiores de la administración pública –cuyos ingresos oscilan, con premios, complementos y pagas extraordinarias, en torno de los 2000 euros mensuales–, los 100 euros que les serán reducidos incidirán negativamente en su nivel de vida.

David Cameron, el nuevo premier británico, fue más flemático y ordenó una reducción del 5 por ciento de sus emolumentos, pese a que su sueldo anual de 207.500 libras esterlinas (sumando el que le corresponde como premier y como miembro del Parlamento) más que duplica el de su colega español. Estos dos ejemplos bastan para caracterizar la filosofía que inspira estos programas de ajuste. Agréguese a ello que en ningún país de la UE esta reducción del gasto afecta al voluminoso presupuesto militar, parte del cual se destina a financiar guerras inmorales e infames como las que se están librando en Irak y Afganistán. Lo que sí se reducirá será la suma destinada a la cooperación internacional. Sólo en el caso español esto significa una baja de 600 millones de euros, un 8 por ciento en relación con lo previamente presupuestado.

En este contexto, no deja de ser llamativa la conversación telefónica que sostuvieron el 11 de mayo Obama y Rodríguez Zapatero, sobre todo cuando el primero le aconsejó que tomara medidas resolutivas “para calmar a los mercados”. Esta frase es más que semejante a la que en su momento pronunciara el ex presidente Fernando de la Rúa en vísperas del derrumbe de la convertibilidad, cuando también él –como Obama ahora– creía que era imprescindible y factible “llevar tranquilidad a los mercados”. En realidad, los mercados son una institución en la cual la crispación, el desenfreno y la irracionalidad son la norma; además, sin importar cuánto se haga a su favor, son insaciables y siempre querrán más, como se lo hicieron saber a De la Rúa y Cavallo en diciembre del 2001. En las páginas finales del primer tomo de El Capital, Marx describió con vívidos caracteres la naturaleza de los capitalistas y los mercados al decir que “el capital experimenta horror por la ausencia de ganancia… Si la ganancia es adecuada, el capital se vuelve audaz (…) Al 20 por ciento, se pondrá impulsivo; al 50 por ciento se vuelve temerario; por 100 por ciento, pisoteará todas las leyes humanas; y por 300 por ciento no hay crimen que lo arredre, aunque corra el riesgo de que lo ahorquen”. La experiencia de los dos últimos años le dan la razón, y la crisis recién está comenzando a manifestarse.

www.atilioboron.com

Página 12

18/05/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Repensar Malvinas


En estos días es necesario repensar la política a seguir en el tema de Malvinas. Debería decir “política tendiente a la recuperación de la soberanía sobre Malvinas”?, seguramente, pero no estoy seguro que todos los sectores estén identificados en serio con esta cuestión, mejor dicho, estoy seguro que no todos estarían contentos si ese hecho trascendente se lograra. Es que creo que la táctica de Urquiza para vencer a Rosas, aliarse con el entonces Imperio Brasilero, nunca estuvo desterrada por algunos, y no es que hoy estén pensando en Brasil. No es nada novedoso la complacencia de algunos con los poderes imperiales. Ya en las invasiones inglesas los sectores vinculados al comercio apoyaron al pirata y como siempre, los mas humildes y desprotegidos pelearon en las calles para expulsarlos.

Sin duda el actual gobierno argentino desarrolla una política tendiente al retorno de la hermanita perdida, pero creo necesario analizar si las acciones realizadas van en ese camino.

El decreto presidencial que establece la obligatoriedad de solicitar permiso para todos los buques que viajen entre Malvinas y el resto del territorio argentino es una medida lógica, ya que tiende a encarecer la explotación de los recursos malvineros que necesiten insumos fuera del archipiélago, aunque por si solo insuficiente.

Acaba de terminar la cumbre de los países latinoamericanos y del Caribe en México, allí la diplomacia consiguió un fuerte respaldo a los derechos argentinos y mas que la declaración firmada destaco las expresiones de Lula, que pidió hoy “una explicación política” a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) “por no haber tomado una decisión que dijera que no es posible que Argentina no se adueñe de Malvinas y que, por el contrario, lo haga un país que está a 14.000 kilómetros de distancia, además criticó “el hecho de que Inglaterra participe como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, donde ellos pueden todo y los demás nada” y solicitó que “el secretario general de la ONU reabra el debate dentro de las Naciones Unidas; y el momento político es este”.

Lula me da el pié para analizar la actuación de la ONU a lo largo de la historia en este conflicto. Siempre, es verdad, la asamblea general y el comité de descolonización exhortaron a las partes a sentarse en la mesa de negociación para discutir la soberanía, también es verdad que por Resolución de la ONU no se puede innovar en la explotación de los recursos naturales en la zona en disputa. También es cierto que jamás el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte cumplió una Resolución de Naciones Unidas al respecto. Argentina todos los años presento, últimamente a través de Chile, el mismo reclamo ante la ONU. Todos los gobiernos ingleses desde hace más de 100 años, recibieron los reclamos argentinos y las resoluciones del organismo internacional y procedieron a su archivo. Jamás ni siquiera consideraron estudiar el paper.

Este tipo de accionar ante los organismos internaciones no es solo potestad de la pérfida Albión, sino de todos los poderosos, EEUU jamás ni siquiera consideró una opinión de la ONU para invadir ningún país de los tantos que ha oprimido, Israel lo mismo, se ríe de las demandas de la ONU cuando se trata de respetar a los palestinos y los ejemplos serian demasiados.

Entonces pregunto, porque solicitamos que se convoque al dialogo a quien no quiere dialogar? Argentina no debería replantearse su papel en esta organización?. No crean que estoy exhortando al retiro del organismo, pero si debemos pensar si no llego el momento de plantearle seriamente a la comunidad internacional el reconocimiento liso y llano de la soberanía argentina sobre el territorio austral. La creación del nuevo organismo internacional por fuera de la OEA recientemente consensuado entre los gobiernos reunidos en Cancún es un hecho promisorio, dejar fuera de él a EEUU y Canadá es una acción que reconoce la inoperancia del órgano americano históricamente, recordemos el TIAR.

Los argentinos sufrimos el hecho desgraciado de la guerra de 1982. Hecho que precipito la caída de la dictadura cívico militar oligárquica que asoló al país, pero que también desnudó las inquebrantables alianzas de sectores políticos y económicos con el poder colonial. Los mismos que con su apoyo explicito o silencioso avalaron el genocidio y la entrega de la nación al neoliberalismo llevada a cabo a partir del 76. Se ha silenciado el hecho que a partir de Abril del 82 algunos importantes dirigentes políticos y económicos, entre otros Alfonsín, se reunieron en la embajada norteamericana en Buenos Aires, claro que no para exigir al imperio su retirada sino para recibir instrucciones, ya que EEUU le había bajado el pulgar al entonces fáctico gobierno argentino, pues se habían tornado “impredecibles”. Si alguien busca diferencias con Urquiza no creo que las encuentre, salvo, claro, que Rosas no es lo mismo que Galtieri, aunque no cambie el hecho incontrastable de ser un claro posicionamiento a favor del enemigo.

Lejos de mi ánimo está el defender una guerra y mucho menos aquella en la que estuvieron involucradas motivaciones políticas de ambas partes, Galtieri creyendo que de esa manera se eternizaba en el poder y la Thacher sabiendo que necesitaba una victoria de la pérfida Albión para hacer creer a los súbditos de Isabel que las glorias imperiales volvían y así ganar las elecciones que tenía perdidas por el descalabro de su gobierno. Lastimoso fue el accionar del gobierno argentino de aquel entonces, pagando la deuda externa a los ingleses, no retirando los fondos que estaban en Londres y Washington, desprotegiendo las tropas en el campo de batalla, etc. Hechos que debieran haber motivado el juicio por traición a la patria de Galtieri y companía. De allí en más el accionar de los gobiernos civiles fue igual de lastimoso, desmalvinizando a la sociedad, escondiendo a los combatientes, pactando nuevas entregas al pirata, haciéndoles más fácil la ocupación.

Y el actual gobierno?. Sabida es mi posición de apoyo al actual gobierno en muchos aspectos y me permito desarrollar dudas en este tema. Ha tenido una posición más digna, no se puede negar, anulando los acuerdos del “paraguas menemista” y el decreto reciente, comentado al inicio, son ejemplos. Pero no es suficiente. Se parte de un error básico, escuchamos al gobierno repetidamente sostener que Argentina no tiene hipótesis de Conflicto bélico, es verdad, no hay una hipótesis, hay un conflicto. Argentina tiene parte de su territorio ocupado por una potencia invasora. Que se sostenga que la guerra no es el camino, de acuerdo, pero eso no puede significar que las fuerzas armadas argentinas no se preparen por si acaso, que cumplan el rol de la defensa nacional, para eso deben existir.

De este fallo de origen se desprenden los siguientes errores. Ya dije que argentina no debe pedir más negociaciones con el Reino Unido en la ONU, debe exigir el reconocimiento de su soberanía, que difícilmente obtenga en la ONU, por eso es imprescindible no centrar el reclamo allí. Estamos inmersos en una comunidad latinoamericana. Ese es nuestro ámbito. El accionar argentino debería centrarse en lograr que desde estas tierras latinas ningún barco ni avión pueda dirigirse a Malvinas, que todos los países de la región retiren los fondos públicos que poseen en bancos londinenses y yanquis, que se conforme un consejo de defensa que coordine las acciones tendientes a lograr el retiro de todas las tropas coloniales en el sur y muchas otras cosas más que podrían lograrse con más presión argentina.

Gran Bretaña dejara Malvinas cuando sea muy caro mantenerse, cuando no le convenga mantener el enclave colonial. Por que entonces permitimos que las empresas de ese origen se instalen y ganen fortunas que son giradas afuera y en definitiva contribuyen al sostenimiento de la aventura pirata?. Sostengo que mientras no se reconozca la soberanía nacional sobre los territorios en disputa no se puede permitir ningún capital inglés en estas latitudes.

Una posición digna no debe buscar la guerra, pero si debe ser lo suficientemente enérgica y poderosa para lograr el objetivo, sino estaremos sumando papelitos a los archivos británicos y dando entidad a organizaciones internacionales que son sostén del orden establecido.

Javier

23/02/2010 Posted by | General, Historia, Politica Latinoamerica, Reflexiones | , , , | 3 comentarios

Techint embarcó tubos petroleros para las Malvinas


Tecpetrol podría recibir sanciones

10-02-2010 /  Mientras la Argentina presenta quejas por la exploración británica en las Malvinas, Techint se aprestaba a funcionar como proveedora. La noticia causó revuelo y podría comprometer concesiones de Tecpetrol.

Por Ernesto de Paola

Tan só­lo un día des­pués de co­no­ci­da la no­ti­cia de que una em­bar­ca­ción bri­tá­ni­ca se acer­ca­ba a las is­las Mal­vi­nas con ma­te­rial pa­ra una pla­ta­for­ma de ex­plo­ra­ción pe­tro­le­ra, lle­gó un nue­vo bal­da­zo de agua fría que ge­ne­ró con­mo­ción en las de­pen­den­cias ofi­cia­les.

Mien­tras la mi­ra­da es­tá pues­ta so­bre las em­pre­sas bri­tá­ni­cas, la no­ve­dad so­bre la ex­plo­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les en el área en la que la Ar­gen­ti­na re­cla­ma la so­be­ra­nía lle­gó de la ma­no de una em­pre­sa lo­cal, Te­chint.

La Adua­na de­tec­tó que un em­bar­que de tu­bos –de la mul­ti­na­cio­nal de la fa­mi­lia Roc­ca– uti­li­za­dos pa­ra ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra, que pre­ten­día par­tir des­de el puer­to de Cam­pa­na con una car­ta de por­te con des­ti­no a Egip­to, en rea­li­dad te­nía co­mo des­ti­na­ta­ria a una de las em­pre­sas in­vo­lu­cra­das en la ex­plo­ta­ción en las is­las Mal­vi­nas, según revelaron a este diario fuentes del sector.

La no­ti­cia ge­ne­ró re­vue­lo en la Se­cre­ta­ría de Ener­gía, don­de un día an­tes ha­bían ad­ver­ti­do que la par­ti­ci­pa­ción en la ex­plo­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les en el área so­bre la que pe­sa el re­cla­mo de so­be­ra­nía ar­gen­ti­na po­dría ser san­cio­na­da con la re­vo­ca­ción de li­cen­cias en las con­ce­sio­nes en te­rri­to­rio na­cio­nal.

Es­te cua­dro com­pli­ca a Tec­pe­trol, la sub­si­dia­ria pe­tro­le­ra de Te­chint, a la que se le po­drían re­ti­rar las con­ce­sio­nes en el ya­ci­mien­to de El Tor­di­llo, en la zo­na del gol­fo San Jor­ge, y tam­bién ope­ra­cio­nes en la cuen­ca No­roes­te, en el área Agua­ra­güe. Con­sul­ta­dos so­bre es­te ha­llaz­go, vo­ce­ros de Te­chint ma­ni­fes­ta­ron des­con­cier­to.

SI­DOR. La mul­ti­na­cio­nal no es­tá pa­san­do por el me­jor mo­men­to de su re­la­ción con el Go­bier­no, ya que siem­pre pen­sa­ron que la ad­mi­nis­tra­ción Kirch­ner po­dría ha­ber he­cho uso de sus bue­nos vín­cu­los con el pre­si­den­te ve­ne­zo­la­no Hu­go Chá­vez pa­ra evi­tar la ex­pro­pia­ción de la si­de­rúr­gi­ca Si­dor, per­te­ne­cien­te a Ter­nium, con­tro­la­da a su vez por el Gru­po Te­chint.

So­bre es­te pun­to, Ter­nium en­vió ayer un co­mu­ni­ca­do a la Bol­sa de Bue­nos Ai­res, en el que afir­mó que “no re­ci­bió los pa­gos de com­pen­sa­ción por Si­dor de­bi­dos el día de ayer por Cor­po­ra­ción Ve­ne­zo­la­na de Gua­ya­na, o CVG” (ver pag. 18.).

De to­das for­mas, los vo­ce­ros de la fa­mi­lia Roc­ca acla­ra­ron que Chá­vez to­da­vía es­tá a tiem­po de rea­li­zar los pa­gos, ya que fal­tan quin­ce días pa­ra que ter­mi­ne el pla­zo pau­ta­do. Esos pa­gos con­sis­ten en una cuo­ta de ca­pi­tal de u$s157,5 mi­llo­nes más in­te­re­ses, en el pri­mer tra­mo, y un pre­pa­go obli­ga­to­rio de u$s141,4 mi­llo­nes más in­te­re­ses, en el se­gun­do tra­mo, se­gún in­for­mó la em­pre­sa.

Re­so­lu­ción de la ONU. Pa­ra ma­ña­na es­tá pre­vis­ta una reu­nión en­tre el can­ci­ller Jor­ge Taia­na –que hoy par­ti­ci­pó de la Cum­bre Ex­traor­di­na­ria de la Una­sur– y la go­ber­na­do­ra de Tie­rra del Fue­go, Fa­bia­na Ríos, pa­ra es­ta­ble­cer una pre­sen­ta­ción con­jun­ta en­tre el Es­ta­do na­cio­nal y la pro­vin­cia an­te or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les en el re­cla­mo por la vio­la­ción a la so­be­ra­nía ar­gen­ti­na que re­pre­sen­ta­ría el ini­cio de la ex­plo­ra­ción bri­tá­ni­ca en las is­las.

En la Can­ci­lle­ría en­tien­den que no só­lo se tra­ta de una vio­la­ción a la so­be­ra­nía si­no que ade­más es ile­gal, ya que in­cum­ple la re­so­lu­ción 31/49 de Na­cio­nes Uni­das, que ins­ta a las par­tes de abs­te­ner­se de rea­li­zar mo­di­fi­ca­cio­nes uni­la­te­ra­les so­bre el te­rri­to­rio en dis­pu­ta, lo que in­clu­ye las ca­pas sub­te­rrá­neas y sus re­cur­sos na­tu­ra­les.

Pa­ra la pró­xi­ma se­ma­na es­ta­ría pau­ta­da la lle­ga­da de la “Ocean guar­dian”, una pla­ta­for­ma pe­tro­le­ra con­tra­ta­da por las con­ce­sio­na­rias de la zo­na nor­te de las is­las, con­ce­sio­nes que la Ar­gen­ti­na des­co­no­ce y que fue­ron rea­li­za­das por el go­bier­no kel­per y Lon­dres, en el mar­co de un plan de Gor­don Brown pa­ra apro­ve­char los po­si­bles re­cur­sos de las is­las Mal­vi­nas y evi­tar la de­pen­den­cia del go­bier­no cen­tral que tie­nen las lla­ma­das “Fal­kland Is­lands”.

Pe­se al re­cha­zo ar­gen­ti­no a la ex­plo­ra­ción, que de­ri­vó la se­ma­na pa­sa­da en la pre­sen­ta­ción de una que­ja de la Can­ci­lle­ría ar­gen­ti­na an­te la Em­ba­ja­da del Rei­no Uni­do en Bue­nos Ai­res, el dia­rio The Guar­dian in­for­mó es­te fin de se­ma­na que De­si­re Pe­tro­leum con­tra­tó a la no­rue­ga AGR-Pe­tro­leum Ser­vi­ces pa­ra to­mar mues­tras en el nor­te de las is­las. Se pre­vé una cam­pa­ña de ochen­ta días des­de la lle­ga­da de la pla­ta­for­ma, que es­ta­rá a car­go de De­si­re, y lue­go los equi­pos ro­ta­rán en­tre las de­más con­ce­sio­na­rias: Rock­hop­per, Fal­klands Oil and Gass y BHP-Bi­lli­ton, a lo lar­go de to­do 2010.

In­ver­sión bri­tá­ni­ca. El pro­yec­to bri­tá­ni­co po­ne en ries­go a las ope­ra­do­ras del mis­mo ca­pi­tal en el país, co­mo Pan Ame­ri­can Energy, in­te­gra­da en un 60% por Bri­tish Pe­tro­leum (BP) y 40% por Bri­das, de la fa­mi­lia Bulg­he­ro­ni, con una in­ver­sión de u$s6.000 mi­llo­nes de 2000 has­ta la fe­cha.
Si bien se si­gue de cer­ca a BP, la com­pa­ñía no tie­ne vin­cu­la­ción apa­ren­te con los mo­vi­mien­tos que se dan en la zo­na de las is­las Mal­vi­nas.

En tan­to, ope­ra en la Cuen­ca Ma­ri­na Aus­tral, fue­ra del te­rri­to­rio en dis­pu­ta y es­tá ex­plo­ran­do en el nor­te de San­ta Cruz y en Chu­but, en so­cie­dad con Fo­mi­cruz y Pe­tro­mi­ne­ra, res­pec­ti­va­men­te. En el úl­ti­mo ca­so, con un pros­pec­to de in­ver­sión de 80 mi­llo­nes de dó­la­res.

11/02/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

Gran Bretaña, Australia y sus aliados de la OTAN codician las riquezas del Polo Sur


20-05-2009

La batalla por la Antártica

Rick Rozoff

Global Research/Stop Nato

(Traducción del inglés para Rebelión por Germán Leyens)

El Ártico y la Antártica son las últimas vastas reservas inexplotadas de recursos minerales del planeta. [1]

Si se formaliza la expansión del territorio de Australia, llevará a la desestabilización de la operación de mecanismos legales internacionales, que ya han sido seriamente afectados por la proclamación de la independencia de Kosovo.

Peor aún, abrirá la puerta a una re-división del mundo en gran escala. El precedente del Polo Sur podría ser aplicado al Polo Norte, lo que convertiría la lucha por los recursos del Ártico en una guerra global, que inevitablemente involucraría a Rusia. [2]

El 13 de mayo de este año marcó el plazo para que los “Estados presenten las reivindicaciones de sus derechos en lo que algunos expertos describen como la última repartija de territorio marítimo en la historia,” informó Reuters en octubre de 2007. [3]

En aquel entonces el Foreign Office (Ministerio de Exteriores) británico anunció que presentaba una demanda para expandir el territorio antártico de la nación en un millón de kilómetros cuadrados y que también presentaría “otras cuatro demandas… por territorio del lecho marino atlántico alrededor de las Georgias del Sur y las Islas Malvinas (Falkland) y también alrededor de la Isla Ascensión en el Sur del Atlántico, cerca de la Bahía de Vizcaya en el Norte del Atlántico, y en la cuenca Hatton-Rockall frente a las costas de Escocia.” [4]

Antes de 1962, el Territorio Antártico británico era una dependencia de las Islas Malvinas y también incluís a las Georgias del Sur y Sandwich del Sur.

El 31 de marzo de este año, Gran Bretaña hizo una presentación parcial a la Comisión de Naciones Unidas sobre los Límites de la Plataforma Continental respecto al área Hatton-Rockall en el Noreste del Atlántico (Rockall es una minúscula isla escarpada, pero tiene una importancia estratégica fuera de proporción con su tamaño) que provee al país su única pretensión de derecho a la plataforma ártica que según cálculos contiene un quinto del petróleo no descubierto del mundo y casi un tercio del gas natural no descubierto.

Londres inició conversaciones con Islandia, Irlanda y Dinamarca (en su calidad de dueña de las Islas Feroe) para utilizar en conjunto Rockall a fin de penetrar el Ártico en la inminente pugna por sus recursos, un tema que ha sido explorado extensivamente en otro estudio de esta serie. [5]

En una acción paralela pero mucho mayor, Gran Bretaña presentó este 11 de mayo su reivindicación de derecho a la Comisión de Naciones Unidas sobre los Límites de la Plataforma Continental por el millón de kilómetros cuadrados que codicia en el Atlántico Sur, alcanzando dentro del Océano Antártico.

Fue la formalización de planes revelados inicialmente en octubre de 2007 y descritos en un informe de prensa de esos días como un plan para “extender la soberanía británica en la Antártica,” una zona que “cubre un área vasta del lecho marino alrededor de la Antártica británica cerca del Polo Sur.” [6]

De inmediato, naciones mucho más cercanas a la Antártica, y como tales con mejores derechos a su territorio, sobre todo Argentina, presentaron quejas de que “La demanda británica… está en conflicto con el Tratado Antártico de 1959, firmado por Gran Bretaña, que impide toda explotación de petróleo, gas y minerales, si no es para propósitos científicos.” [7]

La alarma también resonó en otros sitios. Poco después del anuncio británico el People’s Daily chino informó:

“El Polo Sur, un mundo de hielo y nieve, se ha convertido en un punto álgido en los últimos años. El Ministerio de Exteriores argentino declaró que los viceministros de exteriores de Argentina y Chile se reunirán a principios de diciembre para discutir el tema del Polo Sur, y para elaborar una estrategia conjunta para boicotear las demandas soberanas británicas sobre la plataforma continental del Polo Sur.” [8]

La misma fuente suministró los siguientes antecedentes:

“La inmensidad de tierra aparentemente árida, cubierta de hielo, es revelada y expuesta al mundo exterior, revelando una “cuenca de tesoros” con depósitos y reservas de energía increíblemente abundantes… Una capa de carbón del Período Pérmico existe en el continente, y contiene 500.000 millones de toneladas de reservas conocidas.

“La gruesa bóveda de hielo sobre la tierra alberga la mayor reserva de agua fresca del mundo; contiene aproximadamente 29,3 millones de kilómetros cúbicos de hielo; y compone un 75% del suministro de agua fresca de la tierra.

“Se puede decir que el Polo Sur podría alimentar a todo el mundo con sus abundantes suministros de alimento (peces) y de agua fresca.”

Y advirtió que “el valor del Polo Sur no se limita a la esfera económica; también reside en su posición estratégica.

“La Guarda Costera de EE.UU. ha mantenido hace tiempo guarniciones en la región y la Fuerza Aérea de EE.UU, [es] la potencia aérea número uno en la región.

“El Tratado del Polo Sur [Antártico] especifica que el Polo Sur sólo puede ser explotado y desarrollado con objetivos pacíficos; y no puede ser un campo de batalla. De otra manera, el Polo Sur cubierto de hielo podría convertirse en un campo de batalla de un calor atroz.” [9]

Semanas después de la declaración británica de 2007, el ministro de defensa de Chile, José Goñi y el jefe de estado mayor de la Fuerza Aérea, Ricardo Ortega, visitaron el Polo Sur “y declararon que el uso de la base naval Arturo Prat sería reanudado formalmente en marzo de 2008.

“Goñi dijo que la reanudación del uso de la base naval, junto con otras dos bases militares en la región antártica, tiene lugar para demostrar la presencia y soberanía de Chile…” [10]

Un periódico canadiense describió otro elemento de la intensificada fiebre y pugna por la Antártica:

“¿Por qué sentiría alguien la necesidad de reivindicar su derecho a territorio ante las costas de la Antártica, una isla casi deshabitada a la que sólo llegamos hace cien años? La motivación yace en lo profundo bajo el mar: minerales, petróleo y gas.” [11]

En octubre de 2007, el ministerio de exteriores ruso respondió a los planes antárticos de Gran Bretaña declarando: “Por ser una de las naciones que hicieron las mayores contribuciones al Tratado [Antártico] de 1959 y a los estudios de la Antártica, este país ha trabajando consecuentemente contra la idea de dividir la Antártica sobre la base de demandas territoriales unilaterales y no ha reconocido estas últimas.” [12]

Una de las evaluaciones más directas del proyecto de dividir la mayor área sin explotar del planeta provino de un periódico escocés:

“Desde la Edad de Oro del Imperio, Gran Bretaña no había reclamado su derecho a un área tan vasta de tierra en la escena mundial. Y aunque el Imperio Británico desapareció hace tiempo, la Antártica ha emergido como el último campo de batalla para potencias rivales que compiten en diversos frentes para conseguir territorios ricos en petróleo.” [13]

La autora del artículo citado, Tanya Thompson, continuó caracterizando lo que está en juego.

“Gran Bretaña prepara reivindicaciones territoriales sobre decenas de miles de kilómetros cuadrados del fondo del Océano Atlántico alrededor de las Falkland [Malvinas] y de la isla Rockall en la esperanza de anexar campos petrolíferos y de gas potencialmente lucrativos.

“La reivindicación del derecho a las Falkland [Islas Malvinas] tiene el mayor potencial para consecuencias políticas, ya que Gran Bretaña y Argentina combatieron por las islas hace 25 años, y se considera que el valor del petróleo bajo el mar en la región es inmenso. Ensayos sísmicos sugieren que podría haber 60.000 millones de barriles de petróleo bajo el fondo del océano.”

“Es inevitable que explotarán el área para petróleo y gas. Mirad lo que sucedió en las Falkland [Malvinas] en 1982. Pero se trata de un continente deshabitado y habría una diplomacia dura y sanciones si una guerra estuviera a punto de estallar por la Antártica.” [14]

Con la aproximación del plazo del 13 de mayo de 2009 para someter reivindicaciones sobre la Antártica, Rusia envió en enero a la Antártica al explorador y miembro del parlamento, Arthur Chilingarov, representante especial para cooperación internacional en el Ártico y la Antártica del presidente ruso. Chilingarov dirigió la expedición rusa que colocó la bandera nacional en el lecho marino bajo el Polo Norte en 2007.

A la cabeza de la expedición Antártica 2009 y acompañado por otros parlamentarios, dijo entonces: “Estamos mostrando definitivamente a todo el mundo que tenemos planes serios para continuar con la investigación polar.” [15]

En cuanto a Argentina, el intento de Gran Bretaña de arrogarse formalmente un área de un millón de kilómetros cuadrados de la Antártica fue precedido por la concesión por el Reino Unido de una nueva constitución a las Islas Malvinas [Falkland Islands para Gran Bretaña, N.d.T.] en noviembre pasado, que otorga un mayor grado de autonomía nominal, confirió a Londres poder sobre “los asuntos exteriores, defensa, seguridad interior y la administración de justicia.” [16]

Argentina presentó una protesta, y el ministerio de exteriores de ese país declaró: “Ese acto unilateral británico constituye sobre todo una nueva y abierta violación de la Resolución 31/49 adoptada en 1976 por la Asamblea General de la ONU, que insta a ambas partes en disputa (Argentina y el Reino Unido) a que se abstengan de tomar decisiones para introducir decisiones unilaterales.” [17]

Buenos Aires condenó la acción británica como una “violación de la soberanía argentina y del derecho internacional.” [18]

En enero de este año Argentina renovó sus preocupaciones por la “anacrónica situación colonial inadecuada para el curso y la evolución del mundo moderno.” [19]

Ante la proximidad del 13 de mayo, Argentina presentó a fines de abril una contra-demanda basada en doce años de investigación para cuestionar “la ilegítima ocupación británica de los archipiélagos del sur” [20] y afirmó que “su plataforma continental se extiende desde el continente sudamericano y Antártico y desde un archipiélago de islas que Gran Bretaña también reivindica.” [21]

Ambas demandas deben ser examinadas y adjudicadas por la Comisión de Naciones Unidas sobre los Límites de la Plataforma Continental, sobre la base del Artículo 76 de la Convención de Naciones Unidas de la Ley sobre el Mar, pero indiscutiblemente hay más en juego que los pormenores legales. La disputa es por el control de vastos recursos naturales incluidos los hidrocarburos, incalculable riqueza mineral, el mayor suministro de agua fresca del mundo y derechos de pesca, así como posicionamiento geoestratégico, incluidos objetivos militares.

Y el interés intensificado que muestran por la Antártica no sólo Gran Bretaña, sino su antiguo apéndice colonial, Australia, que será examinado más adelante, no es sólo un caso aislado de lucha agresiva si no ilegal por energía estratégica e intereses económicos en el exterior a costa de otros – todos los demás – sino parte de un modelo acelerado de las principales potencias occidentales y sus puestos avanzados militares por conseguir el control de los recursos del mundo, y a un ritmo vertiginoso.

La misma campaña occidental, actuando en diversas coaliciones ad hoc o antiguas, pero especialmente en el condominio militar colectivo que es la OTAN, es realizada en el Círculo Ártico [22], el Golfo Pérsico [23], la cuenca del Mar Caspio [24] y el continente africano, particularmente en el Golfo de Guinea [25]

En el Océano Antártico, no se limita a las audaces maniobras de Gran Británica, que jamás hubieran sido intentadas sin la complicidad de sus aliados, sino a una acción poco percibida y de la misma gran escala y carencia de precedentes, por parte de Australia.

En abril del año pasado, la Comisión de la ONU sobre los Límites de la Plataforma Continental – a través de quién sabe qué combinación de docilidad ante los pocos escogidos y negligencia internacional – otorgó a Australia 2,5 millones más de kilómetros cuadrados en el Océano Antártico de modo que el territorio de la nación, en boca del Ministro de Recursos Martin Ferguson “expandió un área cinco veces el tamaño de Francia,” lo que “potencialmente podría asegurar una “bonanza” en reservas de petróleo y gas bajo el mar.”

“La decisión otorga a Australia derechos a lo que existe sobre y bajo el lecho del mar, incluyendo reservas de petróleo y gas y recursos biológicos potencialmente lucrativos.” [26]

La expansión de las fronteras del lecho marino de Australia incluyó la meseta Kerguelen alrededor de las islas Heard y McDonald que se extiende hacia el sur hasta la Antártica. Como tal, Australia se convierte en la primera nación a la que se le otorgan derechos de propiedad exclusivas en el océano.

Refiriéndose a la secesión de Kosovo de Serbia organizada por Occidente dos meses antes, Dmitry Yevstafyev del Centro de Estudios Políticos en Moscú pronunció esta grave advertencia:

“Este precedente es mucho más peligroso que la independencia de Kosovo. Me sorprende que las autoridades rusas hayan guardado silencio al respecto. Tienen que declarar que es una decisión ilegal que crea un precedente peligroso, y exigir que el Secretario General de la ONU explique el razonamiento existente tras esa decisión.”

“Si se formaliza la expansión del territorio de Australia, se desestabilizará la operación de mecanismos legales internacionales que ya han sido seriamente afectados por la proclamación de la independencia de Kosovo.

“Peor todavía, se abrirá la puerta para una re-división en gran escala del mundo. El precedente del Polo Sur podría ser aplicado al Polo Norte, lo que convertirá la lucha por los recursos del Ártico en una guerra global, que inevitablemente involucrará a Rusia.” [27]

El Tratado Antártico de 1959 estipula que: “ningún acto o actividad que tenga lugar mientras el presente Tratado esté en vigencia constituirá una base para afirmar, apoyar o negar una reivindicación de soberanía territorial en la Antártica o crear algún derecho de soberanía en la Antártica.”

El jefe adjunto de la expedición rusa a la Antártica, Vladimir Kuchin, dijo en aquel entonces que “El Tratado Antártico no reconoce ninguna reivindicación de derechos, y la ONU no posee ningún territorio y por lo tanto no puede aprobar expansiones territoriales.” [28]

Un año después, Australia dio a conocer su mayor crecimiento militar desde la Segunda Guerra Mundial, que proyecta un aumento de 72.000 millones de dólares en gastos militares y la adquisición de doce submarinos “hunter-killer”, tres nuevos destructores interceptores de misiles, todos equipados con misiles crucero Tomahawk con un alcance de 2.200 kilómetros, y 100 F-35 Lightning Joint Strike Fighters estadounidenses. [29]

Esa nueva maquinaria bélica contará ahora con otros 2,5 millones de kilómetros cuadrados para desplegarse y maniobrar, sobre del Océano Antártico, que según estipula el Tratado Antártico debe mantenerse libre de equipamiento y armamento militares.

El Tratado declara que “es de interés para toda la humanidad que la Antártica siga siendo utilizada para siempre exclusivamente para propósitos pacíficos y no se convertirá en la escena o en objeto de discordia internacional” y que “la Antártica será utilizada sólo para propósitos pacíficos. Allí estarán prohibidas, entre otras, cualesquiera medidas de naturaleza militar, como ser el establecimiento de bases y fortificaciones militares, la realización de maniobras militares, así como el ensayo de todo tipo de armas.” [30]

Australia masivamente militarizada tendrá libertad para deambular por el expandido y autoproclamado Territorio Antártico Australiano, reconocido sólo por Australia y Gran Bretaña, Francia, Nueva Zelanda y Noruega de entre las 192 naciones del mundo.

Como lo formuló un escritor del Reino Unido hace más de año y medio: “Los días del imperialismo británico podrán haber quedado atrás, pero los críticos temen que estemos tratando de forjar un nuevo imperio, con serias implicaciones políticas.” [31]

Y lo que se refiere a Gran Bretaña se aplica con fuerza comparable a sus aliados en Europa, Norteamérica y el Sur del Pacífico.

Con el fin de la Guerra Fría hace casi veinte años cualquier punto de la tierra que había escapado a 500 años de colonialismo europeo y a sus sucesores neocolonialistas europeos y estadounidense se ha convertido ahora en blanco legítimo para la avaricia y la agresión de Occidente. El extremo sur del mundo no es una excepción.

Notas

1) Radio Free Europe/Radio Liberty, 27 de julio de 2007

2) Russian Information Agency Novosti, 24 de abril de 2008

3) Reuters, 7 de octubre de 2007

4) Ibíd.

6) People’s Daily, 4 de diciembre de 2007

5) Stop NATO, 2 de febrero de 2009

NATO’s, Pentagon’s New Strategic Battleground: The Arctic

http://groups.yahoo.com/group/stopnato/message/37104

6) Reuters, 7 de octubre de 2007

7) Ibíd.

8) People’s Daily, 4 de diciembre de 2007

9) Ibíd.

10) Xinhua News Agency. November 3, 2007

11) Toronto Star, November 18, 2007

12) Interfax, October 31, 2007

13) The Scotsman, October 23, 2007

14) Ibíd.

15) Russian Information Agency Novosti, 15 de enero de 2009

16) Associated Press, 7 de noviembre de 2008

17) Xinhua News Agency, 7 de noviembre de 2008

18) Associated Press, 7 de noviembre de 2008

19) Xinhua News Agency, 3 de enero de 2009

20) The Guardian, viernes 24 de abril de 2009

21) The Telegraph, 24 de abril de 2009

22) Stop NATO, 2 de febrero de 2009

NATO’s, Pentagon’s New Strategic Battleground: The Arctic

http://groups.yahoo.com/group/stopnato/message/37104

23) Global Research, 7 de febrero de 2009

NATO In The Persian Gulf: From Third World War To Istanbul Cooperation Initiative

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=12190

24) Global Research, 4 de marzo de 2009

NATO Bases From the Balkans To the Chinese Border

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=12554

25) Stop NATO, 22 de enero de 2009

Global Energy War: Washington’s New Kissinger’s African Plans

http://groups.yahoo.com/group/stopnato/message/36874

26) Agence France-Presse, 21 de abril de 2008

27) Russian Information Agency Novosti, 24 de abril de 2008

28) Ibíd.

29) Global Research, 6 de mayo de 2009

Australian Military Buildup And The Rise Of Asian NATO

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=13523

30) http://www.nsf.gov/od/opp/antarct/anttrty.jsp

31) The Scotsman, 23 de octubre de 2007

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=13639

20/05/2009 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura | , , , , | Deja un comentario