America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Delincuentes de guantes blancos!


B3iXMCWIgAAf3VU

31/12/2015 Posted by | Corrupciòn, Economía, General, Justicia, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

Qué hará Argentina con la derecha española Por Eduardo Anguita


Qué hará Argentina con la derecha española | Miradas al Sur.

24/11/2011 Posted by | Agricultura yGanadería, Ciencia y Tecnología, Economía, General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – Hurgar en el pasado reciente por Eduardo Anguita


05-03-2010 /


Eduardo Anguita

Hay cier­tas pa­ra­do­jas que, si no se die­ran al ca­lor de una lu­cha fron­tal, se­rían dig­nas de la más pu­ra iro­nía. Pe­ro, en el con­tex­to ac­tual, no ha­cen más que con­fir­mar la fal­ta de co­he­ren­cia de bue­na par­te de la di­ri­gen­cia que se opo­ne al Go­bier­no. La ma­yo­ría de los ven­ci­mien­tos de es­te año del Bi­cen­te­na­rio co­rres­pon­den al lla­ma­do me­ga­can­je y a la pe­si­fi­ca­ción asi­mé­tri­ca. Es de­cir, vis­to des­de quie­nes hoy de­ci­den ha­cer fren­te a com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros con­traí­dos de mo­do frau­du­len­to, la ce­rra­da ne­ga­ti­va a ha­cer los pa­gos co­rren por cuen­ta de quie­nes nos me­tie­ron en esos líos.

Des­de otro la­do, un gru­po de di­pu­ta­dos acau­di­lla­dos por Fer­nan­do “Pi­no” So­la­nas sos­tie­ne que de­be re­vi­sar­se la deu­da le­gí­ti­ma de la ile­gí­ti­ma. Con ese ar­gu­men­to lo­gran cen­tí­me­tros y mi­nu­tos en los me­dios del Gru­po Cla­rín y en La Na­ción, los dos me­dios que dan so­por­te me­diá­ti­co e in­ten­si­dad emo­cio­nal a los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de la po­lí­ti­ca es­truc­tu­ral de en­deu­da­mien­to del país. Ellos, a no du­dar, cons­ti­tu­yen los ver­da­de­ros ga­na­do­res de la ma­nio­bra que en el Se­na­do de la Na­ción de­jó al Fren­te pa­ra la Vic­to­ria en un al­to gra­do de im­po­ten­cia pe­se a ser, por le­jos, la ban­ca­da más gran­de la Cá­ma­ra al­ta.

La si­tua­ción, más allá de los eno­jos y aun del gra­do de con­vic­ción de mu­chos que de­fien­den al Go­bier­no, tor­na frá­gil la ca­pa­ci­dad de ges­tión rá­pi­da por par­te de la Pre­si­den­ta. Sal­vo que la so­cie­dad se in­vo­lu­cra­ra con de­ci­sión en tor­cer el rum­bo con una pre­sión po­pu­lar, los ar­gen­ti­nos vi­vi­re­mos un tiem­po de bas­tan­te so­por, de la me­dio­cri­dad de quie­nes gri­tan y so­breac­túan an­te los mi­cró­fo­nos. La me­mo­ria de­be­ría ayu­dar a que par­te de la so­cie­dad sal­ga del le­tar­go.

Bas­ta re­cor­dar que, a me­dia­dos de 2001, Do­min­go Ca­va­llo ha­bía con­vo­ca­do a su ami­go Da­vid Mul­ford, ban­que­ro del Cre­dit Suis­se y ex fun­cio­na­rio del Te­so­ro nor­tea­me­ri­ca­no. Con el en­tu­sias­ta apo­yo del en­ton­ces pre­si­den­te Fer­nan­do de la Rúa y del elen­co de ra­di­ca­les y me­ne­mis­tas, el go­bier­no de en­ton­ces lo­gró pro­rro­gar los ven­ci­mien­tos de la deu­da ex­ter­na con­vo­can­do al se­lec­to gru­po de ban­cos que ha­bía lo­gra­do que la Ar­gen­ti­na se en­deu­da­ra al lí­mi­te que lo ha­bía he­cho. Así, los ban­cos Ga­li­cia, San­tan­der, Fran­cés, Cre­dit Suis­se, HSBC, JP Mor­gan y Sa­lo­mon “ges­tio­na­ron” a ta­sas exor­bi­tan­tes el re­fi­nan­cia­mien­to.

Eso sí, co­bra­ron u$s150 mi­llo­nes de co­mi­sión pa­ra ha­cer la ope­ra­to­ria que in­cluía el can­je de sus pro­pios bo­nos. El pa­so de los me­ses lle­vó al es­ta­lli­do del mo­de­lo neo­li­be­ral y a que el ac­tual se­na­dor Adol­fo Ro­drí­guez Saá de­cla­ra­ra des­de la pre­si­den­cia pro­vi­sio­nal de la Re­pú­bli­ca el de­fault de la deu­da. Fue con un dis­cur­so en­fer­vo­ri­za­do que des­per­tó el aplau­so del Con­gre­so, con­ver­ti­do en una tri­bu­na de­ca­den­te, ya que só­lo du­ró unos días has­ta que Eduar­do Du­hal­de, quien ha­bía sa­bi­do apro­ve­char la de­bi­li­dad de De la Rúa, se que­dó en la Ca­sa Ro­sa­da.

En ese 2002 Du­hal­de pro­vo­có la me­ga­de­va­lua­ción y la pe­si­fi­ca­ción asi­mé­tri­ca, en la que nue­va­men­te se re­fi­nan­ció deu­da jun­to a una bru­tal trans­fe­ren­cia de ri­que­zas só­lo po­si­ble por la im­pu­ni­dad que con­ce­día el caos rei­nan­te. Cla­rín fue un só­li­do alia­do de Du­hal­de, en­tre otras co­sas por­que li­cua­ba sus pa­si­vos.
Es de­cir, los pe­ro­nis­tas di­si­den­tes que tri­bu­ta­ron al du­hal­dis­mo, al me­ne­mis­mo (y tam­bién a la va­rian­te de los her­ma­nos Ro­drí­guez Saá, que en­ton­ces no era ni de unos ni de otros), así co­mo los ra­di­ca­les de to­da la­ya, fue­ron par­tí­ci­pes de ma­nio­bras que per­mi­tie­ron co­mi­sio­nes le­ga­les -y de las otras-, aho­ra se opo­nen al pa­go or­de­na­do de los ven­ci­mien­tos ex­ter­nos ¡con la ex­cu­sa de que se ha­ce con re­ser­vas del Ban­co Cen­tral!

Lo que es peor aún, ni si­quie­ra lo ar­gu­men­tan con cla­ri­dad, se li­mi­tan a cues­tio­nar las for­ma­li­da­des y, so­bre to­do, a agi­tar que el ma­tri­mo­nio Kirch­ner es in­tra­ta­ble, au­to­ri­ta­rio y arro­gan­te.

Si uno no co­no­cie­ra el ca­rác­ter cí­cli­co del com­por­ta­mien­to de vas­tos sec­to­res me­dios de la Ar­gen­ti­na y si no tu­vie­ra en cuen­ta que los gol­pes de Es­ta­do só­lo fue­ron po­si­bles con el com­po­nen­te de aho­go fi­nan­cie­ro del go­bier­no a vol­tear, po­dría pen­sar que la es­tu­pi­dez y el de­li­rio se apo­de­ra­ron de unos cuan­tos re­pre­sen­tan­tes del pue­blo de la Na­ción. La rea­li­dad es más preo­cu­pan­te y es­ta pri­me­ra se­ma­na de mar­zo pa­re­ce ser el ini­cio de una pe­lea po­lí­ti­ca en la cual los ma­ti­ces, los in­ter­cam­bios de ideas y los con­sen­sos en­tre par­ti­dos es­tán fue­ra de la are­na don­de se di­ri­me la con­fron­ta­ción.

Has­ta ha­ce muy po­co, el ar­gu­men­to fa­vo­ri­to de los opo­si­to­res era que la Ar­gen­ti­na es­ta­ba fue­ra del mun­do. Una ex­pre­sión des­pec­ti­va apo­ya­da en una se­rie de lu­ga­res co­mu­nes re­pe­ti­dos has­ta el can­san­cio por la de­re­cha re­cal­ci­tran­te: un go­bier­no po­pu­lis­ta y ami­go de Hu­go Chá­vez no pue­de lo­grar que el mer­ca­do de ca­pi­ta­les vo­lun­ta­rios (en rea­li­dad un se­lec­to gru­po de cor­po­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras) sea ac­ce­si­ble tan­to pa­ra em­pre­sa­rios co­mo pa­ra el Es­ta­do. El otro ar­gu­men­to es que nin­gún go­bier­no de los Es­ta­dos Uni­dos acep­ta dia­lo­gar con un ener­gú­me­no que (en Mar del Pla­ta, Nés­tor Kirch­ner, no­viem­bre de 2005) di­jo en la ca­ra a Geor­ge Bush “no al AL­CA” de mo­do ro­tun­do.

Sin em­bar­go, esos mis­mos sec­to­res no tie­nen nin­gu­na ex­pli­ca­ción de por qué Hi­llary Clin­ton elo­gió el de­sen­deu­da­mien­to ar­gen­ti­no ni pue­den com­pren­der có­mo el JP Mor­gan ava­la es­ta po­lí­ti­ca. Es­tos sec­to­res, me re­fie­ro al ar­co con­ser­va­dor que no pue­de ex­hi­bir su pa­sa­do re­cien­te ni sus con­duc­tas en tiem­pos de dic­ta­du­ra, aho­ra pre­ten­den am­pa­rar­se en la su­pues­ta de­fen­sa fé­rrea de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

Del otro la­do, el pe­que­ño gru­po de le­gis­la­do­res que si­guen a Pi­no So­la­nas to­mó el ejem­plo del tra­to a la deu­da he­cho por el ecua­to­ria­no Ra­fael Co­rrea. Un ca­so que no tie­ne mu­cho que ver con la his­to­ria de cam­bios de ma­nos de los te­ne­do­res de tí­tu­los pú­bli­cos ar­gen­ti­nos, y que pu­so a ese gru­po su­pues­ta­men­te a la iz­quier­da del Go­bier­no, co­mo el po­lo an­tiim­pe­ria­lis­ta ne­ce­sa­rio pa­ra de­jar de bus­car so­lu­cio­nes ti­bias y re­for­mis­tas a es­ta ho­ra cru­cial de la Re­pú­bli­ca. Si bus­ca­ran ca­na­les de di­fu­sión tan pu­ros co­mo pos­tu­ra que adop­ta­ron, des­de ya no se pres­ta­rían a ser la pá­gi­na iz­quier­da de Fe­de­ri­co Pi­ne­do, Car­los Me­nem y Er­nes­to Sanz.

Pe­ro to­do lo tó­xi­co que tie­ne la opo­si­ción no es su­fi­cien­te co­mo pa­ra pen­sar que se di­lui­rán por sus pro­pias de­bi­li­da­des. Co­men­zó, el mis­mo miér­co­les, un pro­ce­so de mo­vi­li­za­ción, que va des­de los lla­ma­dos a las ra­dios y los men­sa­jes por co­rreo elec­tró­ni­co has­ta la con­vo­ca­to­ria a la mo­vi­li­za­ción po­pu­lar. Sin du­da, el kirch­ne­ris­mo de­be­rá pre­pa­rar­se pa­ra un pe­río­do no tan bre­ve, pa­ra so­por­tar una can­ti­dad de ad­ver­si­da­des bien re­ves­ti­das de ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Y, si quie­re acu­mu­lar pres­ti­gio y fuer­zas, de­be­rá man­te­ner la cal­ma y es­pe­rar que, co­mo de­cía Al­fre­do Zi­ta­rro­sa, crez­ca des­de el pie.

La par­ti­ci­pa­ción, la or­ga­ni­za­ción y la pro­fun­di­za­ción de la dis­tri­bu­ción del in­gre­so. Hay mu­chas vo­ces que, su­ges­ti­va­men­te, no se hi­cie­ron es­cu­char lo su­fi­cien­te en es­tas ho­ras. Des­de los mo­vi­mien­tos so­cia­les has­ta la di­ri­gen­cia sin­di­cal y te­rri­to­rial. La de­re­cha con­ser­va­do­ra ga­nó la ma­yo­ría en las co­mi­sio­nes del Se­na­do. Un da­to pa­ra te­ner en cuen­ta y que les per­mi­ti­rá una cuo­ta de po­der -real- en la vi­da ins­ti­tu­cio­nal. No más que eso. A no per­der la pa­cien­cia, por­que La­ti­noa­mé­ri­ca -y la Ar­gen­ti­na- apren­die­ron bas­tan­te en es­tos años.

Buenos Aires Económico

06/03/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario