America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

La oposición envejece – Roberto Caballero


22.07.2012 |

Si no logra interpretar los cambios que se produjeron de los ’90 a esta parte, el antikirchnerismo seguirá declinando junto al país conservador. La encuesta de Ibarómetro y los nuevos valores de la sociedad argentina.

Por:

Roberto Caballero

Siguen siendo un misterio para el desolado universo opositor las razones que explican la supremacía política del kirchnerismo en la Argentina de hoy. Esa impotencia del arco anti-K, sin embargo, no es una buena noticia. La democracia necesita de algo más que la ceguera opositora. Es su lucidez la que está haciendo falta. Entre otras cosas, para advertir que la última década fue pródiga en cambios que merecen, al menos, ser interpretados si no quieren caer en el recurso de la satanización constante del oficialismo como único –y, a esta altura, también inocuo– aporte al debate. Es evidente que tratando de desgastar al kirchnerismo consumen su propia energía. La convergencia argumental entre, por ejemplo, el socialista Hermes Binner y el liberal-conservador Mauricio Macri, no daña al oficialismo: desorienta a los propios. Que Hugo Moyano coincida con el Momo Venegas y este, a su vez, se abrace con Hugo Biolcati en la Sociedad Rural, no acumula en un proyecto alternativo. Son señales que entusiasman mucho a los diarios hegemónicos, pero que hacia abajo no producen nada. No hay euforia entre los socialistas porque Binner coincida con Macri, ni entre los moyanistas se palmean orgullosos porque Venegas alabe al camionero. Es así de simple: hay sumas que como resultado dan cero. Es difícil que cambien, porque el kirchnerismo suscita un apoyo masivo que empuja a los opositores a la propia automarginación. Pero no se trata, solamente, de la iniciativa política del partido gobernante. No es la cadena oficial ni ningún atajo episódico lo que explica esto que ocurre. Es la escasa voluntad por asumir y entender que el viejo orden de las cosas ya no existe como tal y que uno nuevo, a los tumbos pero irreprimible, se viene construyendo colectivamente en todos estos años.
Por caso, en la última edición de la revista Veintitrés se publica una reveladora encuesta de Ibarómetro, comandada por el sociólogo Ignacio Ramírez. Es un relevamiento minucioso realizado entre noviembre de 2011 y junio de 2012, sobre 1000 casos en Capital Federal, Primer y Segundo Cordón del GBA. Los resultados reflejan un cambio de valores en la sociedad que son los mismos que el kirchnerismo contiene como “ecosistema cultural” –así lo define el sociólogo Ramírez–, en rotunda oposición a los que hegemonizaron la década de los ’90. A continuación, un breve resumen, que contempla a los que no saben ni contestan:

* Sobre el rol del Estado en la economía: el 76,3% de los consultados dice que tiene que ser “activo” y sólo el 11,3% sostiene que no debe intervenir.

* Sobre las alianzas políticas y económicas del país: el 64,6% opina que deben ser con “América Latina” y el 17,6% con los “Estados Unidos”.

* Sobre los juicios por violación a los Derechos Humanos: el 68% afirma que “deben continuar”, y el 18,8% piensa lo contrario.

* Sobre la participación de los jóvenes en la política: el 58,4% ve a las nuevas generaciones “más involucradas en política” y le “parece bien”, mientras que el 25,2% no ve mayor involucramiento juvenil y al 2,6% le “parece mal” el aluvión participativo.

* Sobre el interés en general en la política: el 23,7% dice que le interesa “mucho”, el 33% “poco”, el 26,9% “bastante” y el 14% “nada”.

* Sobre la frecuencia con la que se conversa de política: el 41,7% dice que “algunas veces”, el 26,4% “siempre”, el 21,4% “raramente” y el 9,1% “nunca”.

* Sobre la Ley de Medios de la democracia: el 43,6% ve como “positivo” su implementación, mientras que un 17% considera que es “negativa”.

* Sobre la influencia de los medios en general: el 69% sostiene que es “mucha” o “bastante”; el 61% cree que las noticias que dan los principales medios están influenciadas por “intereses comerciales” y “organizaciones poderosas”, y el 34% afirma que los periodistas están condicionados por las empresas en las que trabajan.

Si los ’90 fueron el paisaje calendario del fin de las ideologías, la despolitización, la reconciliación entre víctimas y victimarios, y la no-intervención estatal en la economía, el paisaje actual es su exacto opuesto. El nuevo tiempo trae aparejados nuevos valores que fueron internalizados por la sociedad. Se está operando un cambio cultural que va a terminar cristalizando en un paradigma que no será neoliberal, entre otras cosas porque el Consenso de Washington dejó de ser el consenso hegemónico planetario. ¿Es el kirchnerismo el que propone este vuelco radical? ¿O simplemente asume esos valores como propios? Un poco y un poco. El neoliberalismo en la Argentina fracasó de modo impiadoso y el emergente político desacralizador de los valores que lo instituyeron como pensamiento único durante más de una década, aquí y ahora, se llama kirchnerismo. Este decide sobre la ola. Y decide bastante parecido a lo que una vigorosa mayoría social pretende. Así se entiende el 54% de octubre pasado, aun con los problemas y el desgaste natural de gestión.
¿Por qué la alternativa provino desde el mismo kirchnerismo y no de la oposición, después de ocho años intensos? La enseñanza que dejaron los festejos del Bicentenario es que la realidad deseada por la oposición política y mediática no existe más allá de las primeras 15 páginas del diario Clarín y de las editoriales previsibles de La Nación. Es inédito lo que sucedió y sucede: el oligopolio continúa manejando la agenda de los periodistas –aun la de algunos kirchneristas–, pero su incidencia en la agenda pública hoy es relativa. Quizá porque sus ideas son las ideas que vinieron a ser suplantadas por las nuevas ideas que abraza la sociedad del Bicentenario.
Volviendo al ejemplo de 2010: se suponía que la sociedad estaba enojada con lo que pasaba. Los políticos opositores se peleaban para pescar adhesiones en el amplio y vasto océano del antikirchnerismo social que reflejaban los diarios, y nada de eso ocurrió. No había caña y no había agua. Al contrario, la gente quería ganar la calle y festejar, como lo hizo. Y un tiempo después, Cristina arrasó en las urnas, sacándole casi 40 puntos al segundo inmediato.
En tanto y en cuanto la oposición no registre que se produjeron cambios que no tienen retorno, el mismo escenario puede repetirse. Si no sale de su ensimismamiento y comienza a leer que la geografía social y cultural ya no es la misma, va a fracasar todas las veces que lo intente. En eso, valdría que observen a Beatriz Sarlo, no cuando habla desde los prejuicios, sino cuando sale a investigar por cuenta propia lo que sucede allí abajo, donde ocurre lo que no entiende. Su crónica sobre un viejo acto kirchnerista en Ferro, donde hablaron Emilio Pérsico, Hugo Moyano, Daniel Scioli y Néstor Kirchner es de antología. Su descripción es rigurosa. Se puede ser antikirchnerista e inteligente. Ella encontró verdadera militancia donde otros sólo veían clientelismo. No importa lo que después diga en Radio Mitre con el codo: vale lo que dejó por escrito con su mano. Con valentía. La misma valentía intelectual que debiera tener la oposición si dejara de una vez por todas el relato autoflagelante y volviera a tener algo de voluntad de poder. Las tribulaciones de los opinadores tristes del antikirchnerismo, enfermos a su vez de retórica salvacionista, crean un clima casi surrealista. Como si los problemas los tuviera el kirchnerismo y no los que se le oponen sin poder vencerlo.
En un punto, hay que decirlo, son eficaces. En la generación de intrigas, por ejemplo: a Moyano y a Scioli les agitaron fantasías narcisistas, jugaron con cartas prestadas y después quedaron pedaleando en el aire. El ex motonauta, al menos, supo meter reversa. Al camionero, en cambio, se le trabó la caja. La de cambios.
Es preocupante. La oposición no está viendo algunas cosas obvias. Una: hay más verdad en Tecnópolis y en las caras de los que pasean entre sus stands que en los estudios de TN y América TV. Dos: la sociedad no quiere volver a los ’90, nunca más. La encuesta del sociólogo Ramírez tiene un apartado que ilumina el escenario donde se juega la política en serio. Se les pregunta a los encuestados si son felices: el 32,1% confiesa que es “muy feliz”, el 33,3% dice que es “bastante feliz”, el 24,8 % asume que es “poco feliz” y el 7,3% que es “nada feliz”.
Haría bien el antikirchnerismo en mensurar estos datos si quiere abandonar el testimonialismo. Y la amargura, de paso. En definitiva, si no quiere envejecer y declinar junto con el país conservador.
Y haría mejor el kirchnerismo en no dormirse en los laureles. Aunque en este caso, es improbable que su hiperactiva conductora los deje.

Tiempo Argentino

24/07/2012 Posted by | Economía, General, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Otro mal diagnóstico del Doctor Binner


Otro mal diagnóstico del Doctor Binner | Tiempo Argentino.

 

Los políticos son los primeros que deberían enterarse de que las personas con autismo sienten, interactúan, se comunican –con o sin lenguaje–, comparten, y palpan desde una percepción distinta –y a veces mucho más aguda–, lo que sucede a diario. Ellos no entienden un chiste porque sólo comprenden la verdad, en forma directa, sin medias tintas, y se rebelan contra un mundo que oculta, que tergiversa y que disfraza hasta los sucesos más sencillos. Así de simple es entender a un autista, y así de complejo es aquel que no sólo no lo entiende sino que además lo usa como un sinónimo perverso.

 

18/10/2011 Posted by | Educación, General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Solidaridad, Uncategorized | , , , , | 3 comentarios

Vientos del Sur – Eduardo Anguita (Interesante análisis del momento actual)


04.09.2011

Cristina Fernández de Kirchner mira al Sur desde el Sur. Son muchas las miradas que, por estos años, entendieron que los cambios de paradigmas vienen enganchados con la emergencia del sur. Ese proceso que tiene como protagonista principal a China –aunque esté al norte de la línea del Ecuador como otros países del sur– suma a otras naciones, empresas y entidades de lo más diversas. El inicio de la era Sabella de la Selección Argentina viene atada a estos vientos del sur. Su debut con Venezuela fue en Calcuta, una ciudad ubicada al este del territorio indio, cercano a la China. La otrora ciudad de la pobreza extrema hoy está subida al motor de una de las economías emergentes más fuertes del Globo. El equipo capitaneado por Lionel Messi se moverá algo más al este para mudarse a Bangladesh, otrora llamado Pakistán oriental, merced a las divisiones geográficas pergeñadas por el Imperio Británico de “dividir para reinar” una vez que debieron abandonar India como territorio colonial.

Allí, en la ciudad de Dacca, los albicelestes se medirán con Nigeria, el país más poblado de África, ex colonia británica, hoy con una economía emergente gracias al petróleo. Desde hace unos años, como en otras naciones africanas, la principal nación extranjera es China, tanto en comercio como en inversiones directas.

El fútbol, aquel invento inglés y con las ligas europeas por encima de las asiáticas, africanas o suramericanas, está avisando que los vientos vienen del Sur. El último Mundial en Sudáfrica, pese a las denuncias mediáticas de que se trataba de un país inseguro. El próximo en Brasil, la gran locomotora de esta región y principal socio político y comercial de la Argentina. El país futbolero sabe que la Fifa es una multinacional que tiene más afiliados que la mismísima ONU y que no sólo genera negocios sino que la diplomacia deportiva tiene hoy tanta o más potencia que los tanques mediáticos del sistema.

Y, hablando de medios, Clarín y La Nación se llamaron a silencio sobre el artículo publicado el viernes en The New York Times sobre la Argentina. En efecto, con la firma del editorialista Ian Mount, ese diario sugirió al presidente norteamericano Barack Obama tomar lecciones de cómo los gobiernos de Néstor y Cristina afrontaron la recuperación. “Argentina ha recobrado su prosperidad gracias a inteligentes medidas económicas”, dice el editorial y destaca que el Gobierno “intervino para mantener el valor bajo de su moneda, lo que impulsó la industria local haciendo las exportaciones argentinas más baratas afuera mientras mantenía las importaciones más caras”. Hay que observar que este artículo salió al día siguiente del discurso de la Presidenta con motivo del Día de la Industria, que tuvo un escenario histórico y una presencia del empresariado que aplaudió de pie a una dirigente política que jamás cedió a presiones corporativas. Por ejemplo, a las presiones de los sectores de la industria automotriz cuando querían un dólar más caro todavía. Con la actual cotización ($4,20) de la divisa norteamericana, las automotrices son el sector que más creció en estos ocho años. Hoy Argentina recuperó su capacidad de exportación automotriz y también sostiene un tejido de autopartistas radicados en el país. Ni hablar de la maquinaria agrícola, una industria potente otrora devastada en los noventa y que creció con alto nivel de financiamiento venezolano.

Entre las “valerosas lecciones” de estas latitudes sureñas subraya que “el recorte extremo de gasto público en una economía estancada sólo hará inhibir el crecimiento”. Cabe recordar que la salida de Roberto Lavagna del Ministerio de Economía hace ya seis años era porque quería enfriar la economía. Néstor Kirchner decidió que de ningún modo se iba a desalentar el consumo interno porque era uno de los pilares del modelo. En ese sentido, el artículo de Mount señala que otra de “las lecciones que nos da Argentina es que el gasto gubernamental para promover la industria y programas de infraestructura para crear empleo no convierte a un país en una especie de parodia soviética”.

Tecnoindustria. La celebración del Día de la Industria es, quizá, una muestra de los cambios profundos que explican por qué los vientos soplan distintos en el sur. Esta semana, la mexicana Alicia Bárcena, extraordinaria secretaria ejecutiva de Cepal, hizo público un informe que también fue olímpicamente ignorado por Clarín y La Nación, cuyo único interés es tratar de encontrar explicaciones de por qué Argentina no está blindada ante la crisis europea y norteamericana. La única verdad es que ellos quieren ser el factor que reste potencia a la marcha de la economía. El informe de Cepal afirma que el valor de las exportaciones de bienes de América latina y el Caribe se estima en el orden del 27% durante este 2011, en coincidencia con el aumento registrado durante 2010. La expansión se explica por un aumento del 9% en el volumen exportado mientras que el 18% restante se debe al aumento en los precios de los productos exportados por la región. Vale recordar que durante décadas, uno de los grandes problemas era que las exportaciones de productos primarios tenían precios decrecientes mientras que los productos industriales aumentaban. Eso se llamó el deterioro de los términos de intercambio. Un mundo con 6.000 millones de habitantes y un aumento creciente de alimentos, minerales, gas y petróleo modificó drásticamente los precios relativos. El superávit comercial 2011 de América latina es de 80.000 millones de dólares.

Un dato que probablemente asombre a los editores de la prensa opositora y que aún no tomó estado público es que los representantes de los mandatarios de los países que integran Unasur se reunieron el miércoles pasado en Río de Janeiro para dar curso a los estudios preliminares de un plan de largo aliento de la inversión pública regional. La creación del Banco del Sur podría ir acompañada de un plan de obras por la friolera de 110 mil millones de dólares.

Tan importante como esto es advertir que el intercambio no es Norte-Sur como en otros tiempos, sino Sur-Sur, encabezado por China y el resto de Asia emergente. La integración comercial de estas regiones no se hace con aquella fórmula colonial de que Inglaterra se lleva el cuero de las pampas para que luego los gauchos se pongan botas elaboradas en Manchester. Una pequeña muestra de cómo son las relaciones actuales está en la radicación de una planta de la multinacional china Lenovo en Tierra del Fuego. Tercera o cuarta en la fabricación de computadoras a nivel mundial y primera en la región Asia-Pacífico, Lenovo montó una pequeña planta y el viernes entregó la primera unidad fabricada en el país. En la misma dirección va la instalación en San Juan de una empresa canadiense RIM para fabricar los teléfonos BlackBerry.

Cuatro años más. La Presidenta hace tiempo que advierte la necesidad de posicionar al país para la creciente integración con socios como China e India. Estos países lograron avances tecnológicos, financieros y comerciales que les permiten exportar productos de altísimo valor agregado. De allí que la cena del jueves en Tecnópolis no tuvo nada de acto de campaña. Por el contrario, fue el discurso de una líder de Estado a los hombres de negocios, muchos de los cuales son principales beneficiarios de estos ocho años y, sin embargo, han preferido mirar al Norte en vez de percibir y ver las oportunidades crecientes que da el Sur. “Tenemos que ser todos lo suficientemente inteligentes –dijo Cristina– para no arruinar las bases del desarrollo argentino, que hemos construido con tanto esfuerzo”, y se trataba de una apelación a mantener el proceso de redistribución del ingreso a través de las negociaciones colectivas de trabajo, y de allí la presencia fundamental del titular de la CGT, Hugo Moyano, en el encuentro y no sólo del presidente de la UIA, José Ignacio De Mendiguren. Estaba, en solitario, el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, quien tuvo que recoger piola con su desprecio al pueblo tras las elecciones del 14 de agosto. Es cierto, como dicen por lo bajo los que coinciden con Biolcati, en el sentido de que muchos empresarios –o la gran mayoría– invierten en soja y no sólo los de la Sociedad Rural. Pero el gran problema no es dónde obtienen rédito rápido. El problema es si se trata de negocios accesorios que en un sistema capitalista no pueden prohibirse por decreto. El tema, tal como lo planteó la Presidenta es si estos empresarios saben que les conviene invertir más en el país. “Necesitamos mas inversión. Yo sé que la inversión requiere confiabilidad. Yo quiero darles la certeza de que estas políticas que hemos implementado desde 2003 no sólo las vamos a mantener, sino también a profundizar”. De allí que, entre las metas para 2020, planteó la necesidad de llevar la inversión al 28% del 23% nada despreciable que hay en la actualidad. También planteó otras metas perfectamente alcanzables como la duplicación del producto industrial y la disminución del desempleo al 5%.

El país vive otro clima. Un clima que difícilmente puede registrarse en el relato de los medios de comunicación opositores. La Presidenta hizo referencia al Rastrojero y al Pulqui, orgullos argentinos de los cincuenta. Esas páginas de logros en productos argentinos fueron literalmente sepultadas por la contrarrevolución que desplazó a Juan Perón en septiembre de 1955. Casi un año después, sin ninguna exigencia que no fuera un alineamiento ideológico, Aramburu y Rojas firmaron la inclusión del país a la órbita del FMI. Por supuesto, un hecho aplaudido por los hombres de negocios de entonces y por la prensa reaccionaria que aplaudía una dictadura y hoy son el eje opositor a un gobierno democrático.

Las oportunidades que brinda el sur quizá permitan disimular el oportunismo de ir tras la ganancia. La hipocresía forma parte de la búsqueda del beneficio. La Argentina puede blindarse ante la crisis externa, aun aceptando toda la precariedad que significa una metáfora semejante ante una crisis cuya profundidad todavía es desconocida. También puede tener un desarrollo de la inversión pública de los niveles extraordinarios registrados en los últimos ocho años. Y puede mostrar la fortaleza de un pueblo que acompaña y es sujeto activo del cambio. También, como planteó Cristina, necesita de un empresariado que se juegue en esta etapa. Porque la llamada burguesía nacional fue, en cada intento de crecimiento con equidad, un factor que sumó su esfuerzo y que luego fue perseguida por aquellos regímenes anticonstitucionales que se asociaban con empresarios sin sentido nacional ni respeto por los derechos del pueblo. Hoy, más que nunca, esos hombres de negocios pueden mirar el Sur y actuar en consecuencia. Es decir, apostar por la Argentina y por esta integración impresionante que tiene la región.

Miradas al Sur

05/09/2011 Posted by | Agricultura yGanadería, Ciencia y Tecnología, Economía, General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Conflicto Agrario: Está sentado en todas las sillas disponibles


CARLOS GARETTO, TITULAR DE CONINAGRO, MIEMBRO DE LA EXPORTADORA ACA, UNA DE LAS CUATRO PATAS DE LA MESA DE ENLACE Y PRODUCTOR TRIGUERO.

Uno de los integrantes de la Mesa de Enlace participa de los dos lados del mostrador en el mercado de trigo, que está en ebullición por la importante cosecha y porque molinos y exportadores no estarían pagando el precio pleno acordado con el Gobierno. Carlos Garetto, conoce como productor y como asociado a una cooperativa exportadora, cómo funciona ese negocio donde los pequeños productores se sienten perjudicados.

Por Javier Lewkowicz

Las corporaciones de la Mesa de Enlace han planteado la existencia de un conflicto en el mercado del trigo donde presentan a productores aislados que deben luchar contra las poderosas multinacionales, cuando la situación es más compleja y en el medio figuran actores vinculados con ambos sectores en pugna. En la semana convocada a no comercializar granos, aunque sí lo hicieron como reveló ayer Página/12, Mario Llambías, Eduardo Buzzi, Hugo Biolcati y Carlos Garetto concentraron sus críticas en el Gobierno por suscribir un acuerdo de precios que beneficiaría a molinos y exportadoras en perjuicio de los productores trigueros. Ese desgastado grupo de cuatro dirigentes patronales no ha mencionado en sus arengas diarias que uno de sus integrantes se encuentra en los dos lados del mostrador. Ese puede ser el motivo de que sea el más callado de los cuatro. La Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) es una de las entidades que conforman Coninagro, cuyo presidente, Carlos Garetto, compone la Mesa de Enlace. ACA exporta de forma directa cerca del 8 por ciento del total liberado por el Gobierno recibiendo el precio FAS teórico para el trigo (valor que motivó la protesta). Despacha ese volumen al exterior pese a contar con asociados que producen mucho más. La porción del comercio exterior en la que opera ACA está definida por las grandes multinacionales del negocio, como Cargill y Bunge, que regulan la cuota que recibe cada firma en la cámara de exportadores. A su vez, ACA les exporta a las filiales de esas multinacionales en otros países, aceptando ese lugar restrictivo en la actividad que perjudica a sus productores. Ese doble juego no inhibió al productor triguero y ganadero Garetto a firmar hace unas semanas un acuerdo con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, para la entrega de créditos subsidiados a productores de Leones, localidad donde tiene su propia explotación. También participa en la comercialización del trigo desde ACA. Y se anota en la Mesa de Enlace para apuntar contra el Gobierno. Garetto sabe estar en todos lados. Situación similar, aunque no en forma tan amplia, se comprueba con la Federación Agraria Argentina, conducida por Eduardo Buzzi, y la Asociación Federados Argentinos.

ACA es una cooperativa de segundo grado que forma parte de Coninagro. Tiene cerca de 150 centros de acopio de todo el país, con unos 80 mil productores asociados que generan el 12 por ciento de la producción de granos del país. Como parte de su infraestructura de exportación tiene dos puertos propios, en San Lorenzo, cerca de Rosario, y en Quequén, al sur de la provincia de Buenos Aires. Garetto se inició como dirigente en una cooperativa de Leones, luego pasó a ACA y finalmente llegó a Coninagro.

Según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, del total de casi 35 millones de toneladas de granos exportadas desde enero a octubre de 2010, ACA vendió 2.370.000, el 6,8 por ciento del total. Bunge lo hizo por 4.800.000 toneladas (13,7 por ciento) y Cargill, 6.600.000 (18,8). Para el mismo período de 2009, ACA vendió al exterior el 8,2 por ciento del total, Bunge, 11,8, y Cargill, 16,5 por ciento.

En el mercado del trigo, también desde enero a octubre, en 2010 ACA exportó el 9 por ciento del total, Bunge vendió el 18,3, y Cargill, el 16,7 por ciento. En 2009 ACA exportó el 7,5 por ciento del total, Bunge, 13,8, y Cargill, 16,5 por ciento. Valores similares se registraron en 2008. Los datos muestran que ACA posee, si bien menos que las grandes multinacionales, una cuota considerable del mercado de exportación. Agricultores Federados Argentinos (AFA), entidad vinculada con Federación Agraria, también participa de acopio y exportación, aunque su participación en el mercado es mucho menor que la de ACA.

Los dirigentes del agro indican que la segmentación del mercado para abastecer con una parte el consumo interno y la otra liberada paulatinamente a la exportación genera una sobreoferta sistemática que deprime los precios al productor, en favor de las exportadoras, los molinos e incluso del Gobierno, que puede reducir así el subsidio que otorga a la molinería. Esta situación se verifica con pequeños productores. En este contexto, la salida directa al exterior por parte de la misma cooperativa que en instancias inferiores de la cadena contiene a los productores (como ACA) podría ser parte de una solución.

Sin embargo, y por diversas causas, el canal de la comercialización directa cooperativa no prospera y no constituye una mejora importante para el productor. En ACA aseguran que por las ventas que realizan al exterior el productor asociado recibe el precio pleno. En esas condiciones, los asociados deberían presionar para que ACA gane mercado frente a las multinacionales, porque la empresa sólo vende al exterior una porción escasa de su producción.

Por un lado, diversas fuentes del mercado de granos aseguran que las entidades cooperativas que son comercializadoras no tienen la posibilidad de ampliar su cuota de despachos por un acuerdo en la cámara de exportadores. “La mesa chica de la cámara de exportadores asigna el tonelaje que cada uno exporta. Si quisiéramos exportar más, no se puede hacer nada, porque todo lo que vendemos termina yendo hacia otras filiales de las empresas multinacionales, Cargill y Bunge sobre todo. Por esta razón, tampoco podemos salir a plantear abiertamente esta situación”, indicaron a este diario desde Agricultores Federados Argentinos. “Nadie quiere que lo escrachen, quedar marcado en la cámara”, agregó la fuente. Esta situación muestra un vínculo más estrecho y de connivencia entre una entidad de mucho peso como ACA (y por lo tanto Coninagro y la Mesa de Enlace) y las multinacionales exportadoras.

En ACA explican que no asume toda la exportación de sus productos porque requeriría una logística, como la búsqueda de clientes y mercados en el exterior, mucho mayor de la que tiene actualmente. A su vez, el pedido de la autorización para exportar productos agrícolas (a través del ROE verde que libera la Oncca) requiere que en el momento en que el certificado se otorga se adelante el monto de las retenciones por el valor a vender. Afirman que no tienen capacidad financiera para semejante emprendimiento. En cambio, señalan que las multinacionales para hacer este desembolso antes de cobrar por la colocación poseen espaldas financieras que les permite endeudarse a tasas convenientes en el exterior.

Desde ACA aseguran que la carga que se exporta la compra a los productores pagando el precio pleno, pero como la cantidad de trigo que adquiere de los productores es mucho mayor de la que exporta, no todos pueden beneficiarse del FAS teórico. Vedada la posibilidad de exportar más por el acuerdo-cartel fijado en la cámara de exportadores, el resto de la producción la vende de manera interna a las exportadoras y molineros, y por esta operación, dicen, reciben el descuento sobre el FAS teórico que, a la vez, es trasladado a los productores. Sin embargo, el poder de negociación de ACA frente a las multinacionales es mucho mayor que el de productores individuales, y por lo tanto superior es su posibilidad de lograr precios cercanos al pleno.

Fabián Francioni, intendente de Leones, Córdoba, donde tiene su campo Garreto, le dijo a Página/12 que en esa localidad “los productores no quieren saber de nada con las cooperativas” y que “las entidades ahorcan a los asociados con los precios, cuando ellos venden al FAS teórico”. “Garetto (productor triguero) les vende directamente a Cargill y Bunge”, agrega. En tanto, desde AFA indican que “con el trigo los productores están ahora muy sensibles, es muy difícil que ACA se quede con una parte, pero puede pasar con la soja”. Aparece entonces otro elemento para explicar las razones de por qué ACA no se expande para beneficiar a sus asociados: en muchos casos, los propios productores dudan de estar recibiendo el máximo precio posible y prefieren el negocio de la comercialización en sí mismo, desligado del interés de los asociados.

Esto no quita que de todas formas productores que vendan por la cooperativa puedan recibir mejores precios. Un productor nucleado en AFA dice que entregando la cosecha a la cooperativa recibió cinco pesos más por tonelada de lo que le pagaban si colocaba el trigo de forma directa. Aun recibiendo un poco más, el resultado de la venta que luego realiza ACA revela que podrían haber conseguido un precio más alto. Por ese motivo, en muchos casos, productores deciden venderles directamente a las multinacionales porque ofrecen mayores garantías y seguridad en la transacción.

La complejidad de la posición de Garetto y Coninagro dentro de la disputa entre la Mesa de Enlace y el Gobierno no se reduce al vínculo con las grandes comercializadoras a las que acusan de no pagar el precio pleno (actitud que reproduce en muchos casos ACA). Dentro de la Mesa las diferencias históricas fueron resurgiendo terminado el conflicto por la resolución 125. De esta manera, FAA y Coninagro, dos entidades vinculadas con pequeños y medianos productores, empezaron a ver con buenos ojos algunas propuestas oficiales. Del otro lado, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y la Sociedad Rural exacerbaron su posición de enfrentamiento. En este sentido, Garetto tuvo acercamientos con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez.

A fin de año en Leones, Córdoba, la “Capital Nacional del Trigo”, Domínguez rubricó junto a Garetto, quien es productor de la zona, un convenio para poner en marcha un parque cerealero agroindustrial en esa localidad e implementar un fondo rotatorio destinado a pequeños y medianos productores. Al mismo tiempo, la Mesa de Enlace sacaba un comunicado con fuertes críticas al Gobierno, situación que terminó en el cese de comercialización de granos en todo el país. Meses atrás, la Presidenta, Cristina Fernández, anunció en un acto en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires el inicio del Programa de Fondo Rotatorio Agropecuario Permanente, para adelantar a los productores de trigo los recursos para obtener las semillas y el gasoil, que fue elogiado por miembros de Coninagro y de Federación Agraria. Ambas entidades rompieron los puentes tejidos por Domínguez con el actual lockout fogoneado por Biolcati y Llambías, incluso cuando el Gobierno les puso a disposición un interesante plan de financiamiento a tasa cero para que los productores puedan retener su cosecha a la espera de mejores precios.

La situación de Garetto y Coninagro constituye una de las tantas contradicciones que emergen de la Mesa de Enlace. Esta presenta un discurso donde dice representar a los productores luchando contra el intervencionismo estatal y el poderío de las multinacionales. La fuerte presencia de Coninagro en la comercialización y el estrecho vínculo con las grandes exportadoras muestra que la realidad es más compleja y la capacidad de representar el interés del productor agropecuario, más limitada.

Página 12

23/01/2011 Posted by | Agricultura yGanadería, General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – A desalambrar, a desalambrar por Alfredo Zaiat


BIOLCATI DEBIO LIBERAR CALLES ANEXADAS A SUS CAMPOS

Tras la publicación en Página/12 de la irregular apropiación de dos calles de tránsito público en Carlos Casares, empleados de Biolcati retiraron las tranqueras instaladas sobre una de ellas.

Por Alfredo Zaiat

El titular de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Biolcati, empezó a liberar dos calles de tránsito público que había anexado a su extensa superficie de la estancia La Dorita, ubicada en la localidad bonaerense de Carlos Casares. Dos días después de la publicación en este diario de esa apropiación, máquinas de La Dorita retiraron las tranqueras instaladas sobre una de esas dos vías de comunicación pública. Se trata del sendero hacia la localidad de La Sofía, que se prolonga hacia el norte cruzando la Ruta 5 hasta encontrarse con la calle paralela a las vías del ex Ferrocarril Sarmiento. Peones de Biolcati quitaron la tranquera, palos y parte del alambrado pero aún permanece el guardaganado, una reja en la tierra para evitar que pase la hacienda que se detiene ante esa especie de alcantarillado. Quedan todavía dos metros de alambrado y si el municipio no interviene, todo está preparado para poder volver a colocar la tranquera. La otra calle provincial, paralela a ese trazado ferroviario, continuación de la calle Buenos Aires, que une ese distrito con el partido 9 de Julio, hasta el momento no se avanzó en la tarea de liberación total porque sigue muy deteriorada por el constante tráfico de máquinas y tractores de La Dorita. La intendencia tiene que poner en condiciones esas dos vías y retirar el guardaganado para que el resto de los vecinos de Casares puedan finalmente utilizarlas.

La información consignada por Página/12 tuvo escasa repercusión en otros medios nacionales en días que no fue complicado encontrar a Biolcati, entusiasmado por ofrecer el escenario de la Exposición Rural de Palermo para fuerzas de la oposición que batallan contra las retenciones agropecuarias. En cambio, en la zona de La Dorita, algunos medios se ocuparon del tema que tiene de protagonista al titular de la SRA. Uno de ellos, cronicalocal.com.ar reprodujo el artículo de Página/12 y después tituló: “Luego del escrache, Biolcati abre la calle”. En su reseña señala que “máquinas de La Dorita sacaron, este martes, las tranqueras sobre la calle pública que la estancia se había apropiado”. Y se pregunta: “¿Abrirán también la calle provincial lindera a la vía del Ferrocarril Sarmiento, cerrada desde hace años?”.

El 26 de noviembre de 2009, el Concejo Deliberante de Carlos Casares, con el voto unánime de sus trece miembros presentes, aprobó la comunicación 08/09, solicitando al Ejecutivo comunal la liberación al tránsito de esas calles públicas. Desde entonces Biolcati ignoró ese reclamo. Recién cuando el tema adquirió difusión nacional, empezó a desarmar las vallas que impedían el libre tránsito. Esos dos caminos públicos de tierra son alternativas “válidas y eficientes para el tránsito de maquinaria pesada agropecuaria y vial” para el resto de los productores, que Biolcati había decidido clausurar para usufructo particular.

La semana pasada este diario publicó la versión taquigráfica de las principales intervenciones de la sesión en el Concejo Deliberante que emitió el comunicado dirigido al entonces presidente del cuerpo legislativo y posterior intendente radical Luis Alberto Seraci. En uno de esos discursos, el concejal Daniel Lomardo afirmó irónico que “pareciera que estuviésemos en el siglo XIX, cuando después de las conquistas de los territorios que habían pertenecido a los aborígenes se miraba a lo lejos y se decía: ‘Bueno, allá donde llega la vista pongo el alambrado’. Menos mal que (Biolcati) no tenía largavistas, si no, hubiese alambrado hasta la Estación de Casares”.

Carlos Ariel Salvi, concejal suplente hasta diciembre de 2009 por el Frente para la Victoria, se comunicó con Página/12 mencionando que junto a otros concejales y dirigentes políticos han sido impulsores del proyecto de ordenanza para que Biolcati dejara libre dos calles del partido. En ese mail destaca que “pudo más la tapa de un diario nacional que el cumplimiento de una ordenanza municipal”, para luego agradecer que esa “publicación permitió que el país conociera con la impunidad que se maneja el presidente de la Sociedad Rural Argentina”.

En Carlos Casares, como en otras áreas agrícolo-ganaderas, los grandes productores son temidos por el pueblo. También por gran parte de la clase política. Son los que “brindan” trabajo y “mueven” el circuito comercial e inmobiliario de la zona, a la vez que “otorgan” apoyo político al intendente. Por las características de esas sociedades, un rasgo distintivo de esas localidades agrícolas es la prepotencia e impunidad del poder económico local. Esa configuración regresiva de las relaciones económicas se sumó en los últimos dos años la presión extorsiva de las cámaras patronales de la Mesa de Enlace a las fuerzas políticas. Esto ha complicado la posibilidad de controles y sanciones del Estado por la apropiación de calles o por la construcción de canales clandestinos. Ante la consulta de un cronista en la Exposición Rural, su compañero de cortes (de ruta), Mario Llambías, titular de Conferaciones Rurales Argentina, afirmó tajante que ese piquete particular con alambres de dos calles públicas incorporadas al patrimonio de Biolcati “era una boludez”. Llambías no dio posibilidad para la repregunta. Hubiera podido precisar si se refería al tema en términos generales como si fuera un hecho común, o si consideraba que Biolcati con la ampliación de su estancia La Dorita merece ese calificativo teniendo en cuenta el contenido del discurso de inauguración de la Exposición Rural contra la corrupción, la soberbia y el abuso de poder.

azaiat@pagina12.com.ar

aa

01/08/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

Argentina – El Grupo Ahhh…Por Horacio Verbitsky


CONSECUENCIAS DE LA BATALLA POR EL BANCO CENTRAL

La imposibilidad del Grupo Ahhh… para rechazar el pliego de Marcó del Pont frustró una escalada que la próxima semana debía incluir una declaración conjunta de la Sociedad Rural, la AEA y otras entidades menores, alguna bajo la orientación del Episcopado Católico. Sacar a CFK a patadas parece una meta cada día más distante. El paso en falso de la Corte Suprema y la parálisis de los juicios por derechos humanos en Mendoza.

Por Horacio Verbitsky

Mientras la Asociación Empresaria (AEA) prepara el documento crítico que firmará junto con la Sociedad Rural y otras agrupaciones empresariales de menor importancia, como la Unión Industrial, sus voceros principales estallaron de furia contra el Grupo Ahhhh…, que fracasó en el intento de destituir en el Senado a la presidente del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont. Además de la UIA, donde cada vez más cámaras y dirigentes recelan de ser llevados a la rastra por Hugo Biolcati y los CEO del Grupo Clarín, Héctor Magneto y de la transnacional italiana Techint, Paolo Rocca, forma parte destacada de la movida el representante del Episcopado Católico entre los hombres de negocios, Adolfo Ablático, presidente de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), el mismo cargo que antes del golpe de 1976 ocupaba José Alfredo Martínez de Hoz. Por la AEA firma su manager profesional Jaime Campos, pero nadie piensa que tenga ni siquiera la capacidad de decisión de Héctor Méndez en la UIA. Ambos son operadores de decisiones que se adoptan en otro nivel y en el caso de AEA esto es explícito.

Improperios

Hacía mucho tiempo que la denominada oposición no recolectaba tantos improperios como los que le propinaron esta semana La Nación y Clarín, por su “patética inconsistencia”, su “fenomenal crisis de liderazgo”, su “conmovedora falta de estrategia” y los “parloteos” con que la reemplaza. En la sesión del jueves el gobierno estuvo al filo de los 37 votos del quórum para sesionar y confirmar a Marcó del Pont. Además de sus senadores propios y aliados estaba sentada en su banca la chubuteña Graciela Di Perna, a quien sus colegas pampeanos hicieron salir del recinto justo a tiempo. Dos senadoras que el Grupo Ahhh… contaba como propias, la frentista del Comahue María José Bongiorno, y la reutemista no correspondida Roxana Latorre anunciaron que no se sumarían al linchamiento de la primera mujer en llegar a la conducción de la autoridad monetaria, lo cual hace previsible su confirmación la próxima semana.

La calidad institucional

La voz de orden fue fijada en la declaración que emitió el miércoles la institución a la que responde Ablático. Los popes del culto romano oraron por la “calidad institucional” y el respeto de la autonomía de los poderes del Estado en vez de la confrontación, sin olvidar la ritual mención a los pobres. Como si no hubiera contradicción entre ambas cosas, Ablático advirtió contra los aumentos salariales y su presunto efecto inflacionario. Ex directivo del Grupo Bulgheroni y director asociado de la consultora Strat Consulting, Ablático tuvo participación activa contra el gobierno durante el conflicto con las cámaras patronales agropecuarias. Asistió a sus actos, dijo que lo hacía “en defensa de la paz” y promovió una “autocrítica empresarial” por no haber acompañado lo suficiente a la Mesa de Enlace. Esta es la línea oficial del Episcopado, cuya comisión de Justicia y Paz está a cargo del poderoso empresario de la soja transgénica Eduardo Serantes, quien ha actuado como facilitador entre la Mesa de Enlace y el gobierno nacional. Durante la reunión de ACDE a mediados de 2008, se difundió una encuesta en la que ocho de cada diez asistentes encomiaron el desempeño de las patronales agropecuarias y el 96 por ciento consideró regular o mala a la dirigencia política. Ablático dijo entonces que los hombres de negocios convalidaron decisiones del gobierno “que van en contra de la construcción de una nación sustentable, en contra de la creación de un ambiente de negocios. La verdad está velada en la Argentina” e instó a “disentir” con el gobierno.

Cordura o hinchazón

Otro dirigente que responde a la misma guía espiritual, el ex presidente de la Corporación de Abogados Católicos Alberto Solanet, fijó 2010 como el año de la amnistía para los militares procesados por crímenes de lesa humanidad, a quienes considera presos políticos. Poco antes el ex senador Eduardo Duhalde habló de construir un gobierno para los que quieren a Jorge Rafael Videla y evocó el rol del Episcopado en el denominado Diálogo Argentino, que fue la plataforma con la que llegó y se sostuvo en la presidencia, por el atajo de la Asamblea Legislativa. Ablático mencionó el comunicado de la Corte Suprema del martes 9 para reclamar que “cese la caída de valor institucional a la que asistimos”. La Corte, con la única excepción del prudente Enrique Petracchi hizo una insólita incursión política, le solicitó mesura y equilibrio al gobierno nacional, al que acusó de no respetar la independencia judicial y reclamó un diálogo institucional para afianzar la paz social, cuestiones que nadie había puesto a su consideración en expediente judicial alguno. Esa inmoderada exhortación no respondió a ningún acto de gobierno, sino apenas a las opiniones poco felices de la presidente sobre algunos jueces, no menos hirientes que las del decano judicial Carlos Fayt sobre las “tonterías” presidenciales. Esta llamativa pérdida de equilibrio de la Corte se suma así a la turbamulta variopinta que acompaña cada paso del gobierno. La reflexión del diputado Alejandro Rossi sobre la composición del Poder Judicial suena algo anacrónica, sin registrar los cambios producidos en la magistratura desde que Roberto Bergalli la describió en una obra ya clásica. Pero el parangón de esa lectura ingenua con la Alemania nazi que hizo el presidente de la Asociación de Magistrados Ricardo Recondo es de una desmesura y una agresividad tan ostensibles que cuesta entender el espacio que la Corte Suprema le otorgó en la página del Centro de Información Judicial, sin el menor comentario, como si compartiera su contenido. El riesgo de sobreactuar la independencia del gobierno se corporiza en esta página web, demasiado parecida a alguno de los diarios de la oposición y en cuyo foro de lectores ni siquiera hay que identificarse para publicar opiniones denigrantes contra las autoridades.

Aé, Aé, Aé

Los mismos tópicos que el Episcopado, los empresarios católicos y la Corte recorren el borrador que están preparando Biolcati y la conducción de AEA y que según el trascendido de Clarín serían

– Otro llamado a la cordura “frente a la escalada de agresiones que surgieron de la Casa Rosada”.

– Una defensa de las instituciones democráticas, la división de poderes y la independencia de la Justicia y el Parlamento.

– Una advertencia sobre el efecto inflacionario de los aumentos salariales.

Se comprende bien el baldazo de agua fría que tantos entusiastas recibieron no sólo con la posición de las dos senadoras favorable al pliego de Marcó del Pont sino también con la categórica descripción de Latorre sobre el clima golpista que percibe en el Congreso y las intenciones de “correr al gobierno a patadas” para que no termine su mandato. Ni la trivialidad chabacana de Luis Juez ni la estridencia de Elisa Carrió, que no sólo se comunica con la Virgen sino también con el cardenal, alcanzan para disimular la gravedad de ese señalamiento. Esta vez no lo dice Carta Abierta ni la presidente sino la compañera de fórmula de Carlos Reutemann en las últimas elecciones, quien sigue reivindicándose como opositora y promete volver a votar en contra del gobierno en diversos temas. Sólo las enormes apetencias frustradas explican la tremenda decepción subsiguiente. La única fórmula que no desentusiasma al ex piloto es la Fórmula Uno, donde tampoco ve cosas que no le gustaron. Su piel tan fina haría de él un buen candidato para gobernar Suiza. La Argentina reclama un temple distinto, y ésta no es una definición ideológica.

Décadas

En las casi tres décadas transcurridas desde el colapso de la dictadura, quedó establecido que la condición de existencia de la democracia en la Argentina era que los partidos políticos de origen popular dieran la espalda a su historia y a su base electoral y actuaran como facilitadores de las políticas de ajuste del Consenso de Washington. Recién Kirchner desafió esa lógica perversa, rumbo que profundizó a partir de 2008 su esposa. Aun así logró lo que sólo Carlos Menem había conseguido antes: terminar su mandato constitucional. Incluso lo excedieron, porque cada uno completó el período trunco de su precedesor. En cambio Raúl Alfonsín, Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde (quien ocupó la presidencia en forma interina, como senador designado por el Congreso a cargo del Poder Ejecutivo) debieron retirarse antes de tiempo, en medio de graves crisis de ingobernabilidad, que incluyeron represión violenta y muertos jóvenes.

Esas fuerzas que ya demostraron su incapacidad para gobernar sin graves consecuencias políticas, económicas y/o sociales, son las que hoy desde el Grupo Ahhh… avanzan en el experimento de acercarse al abismo sin necesidad de alcanzar primero el gobierno. Después de la asunción de los diputados y senadores electos el 28 de junio pasado, ese conglomerado de peronistas y radicales, con parches socialistas, de la derecha gerencial y de la izquierda juventona, sólo ha sido capaz de unirse para la piñata de los cargos. Su argumento, de poner límites a la prepotencia y los abusos institucionales del gobierno, no sobrevivió a una agenda menos autorreferencial que el reparto. La polarización asimétrica entre formas y contenido saltó por los aires. No sólo rehuyeron el debate que proponía el gobierno acerca del uso de las reservas acumuladas por el Banco Central, también se saltearon todas las normas de procedimiento de las que decían hacer un culto. Con pocos días de diferencia el Grupo Ahhh… denunció que el gobierno quería cerrar el Congreso y lo dejó sin quórum para sesionar; dictaminó contra Marcó del Pont sin darle derecho a defensa y cuando no tuvo más remedio que escucharla lo hizo como mera formalidad para cuidar las apariencias pero ni la interrogó ni refutó sus afirmaciones. Esto no significa que el Poder Ejecutivo deba prescindir de las formas y arremeter cada vez con el único sustento de su voluntad, por encomiable que ella sea. Pero pone en claro que los déficit institucionales no son patrimonio de un sector, sino el atajo que tienta a todos en cuanto se sienten en condiciones de emprenderlo. La diferencia principal sería la capacidad de cálculo de unos y otros y los efectos sociales de las políticas que cada uno represente.

Por decreto

Fueron decretos y no leyes los que crearon el Austral como signo monetario, canjearon los depósitos bancarios por Bonex, precarizaron el empleo, desprotegieron a los trabajadores contra accidentes laborales, introdujeron a la Argentina en el Plan Brady y contrajeron el megacanje, cuyo efecto fue un incremento de la deuda externa en la misma medida en que la negociación conducida por Kirchner y Roberto Lavagna la redujo. También por decreto se estableció el corralito, pese a que una ley había dispuesto la intangibilidad de los depósitos bancarios, se dispuso la moratoria de la deuda pública y la pesificación asimétrica, que junto con la devaluación consumó la mayor transferencia de ingresos en menor tiempo de la historia argentina. Sus firmantes fueron Alfonsín, Menem, De la Rúa, Rodríguez Saá y Duhalde.

Según la definición histórica del líder mafiosopolítico italiano Giulio Andreotti, el poder desgasta a quien no lo tiene, por lo cual resulta lógico el vendaval de recriminaciones que agita al Grupo Ahhh… Las últimas deserciones, de Menem en adelante, se produjeron en el campo del peronismo disidente, lo cual no fortaleció su conducción legislativa por parte de Adolfo Rodríguez Saá. Pero tampoco resultó ileso el jefe del bloque radical en el Senado, Gerardo Morales, quien vendió la piel del oso antes de cazarlo. Morales fue el secretario de previsión durante el gobierno que redujo en 13 por ciento las jubilaciones, en forma aún más drástica de lo que intenta ahora el gobierno griego, con un costo social que la Argentina conoce bien y no extraña.

Bancos y Grupo Fénix

Un dirigente radical que luego del festival de bonos de los ’80 dejó la política, Mario Vicens, preside la Asociación de Bancos ABA, que hizo todo lo posible para impedir que el Banco Central cayera en manos tan poco fiables para sus intereses como las de Marcó del Pont. Por el contrario, los respetados economistas del Grupo Fénix alabaron su competencia profesional y su trayectoria, “garantía de buen sentido, patriotismo y compromiso con el desarrollo con equidad”, en contraste con quienes “subordinaron la gestión monetaria a la especulación financiera, endeudaron al país hasta el límite de la insolvencia y desmantelaron el poder administrador del sector público, del que el Banco Central es un instrumento fundamental”. Desde la periferia del radicalismo y sin otro mérito que el escándalo mediático, Carrió logró la hazaña de conducir a un sector del peronismo, por medio de Felipe Solá, un nuevo galán para la colección de la mujer araña. Más allá de estas anécdotas, tan entretenidas como irrelevantes, la paridad resultante de los últimos comicios y de los deslizamientos entre bloques, hace previsible la reiteración de resultados imprevistos. El republicanismo berreta no legitima la reticencia oficial a construir política por medio de negociaciones, sin sacrificar lo esencial de su política, que en buena medida ha preservado al país de la hecatombe global. El proyecto de ley del senador Carlos Verna puede ser una señal en ese sentido. La reforma a la coparticipación del impuesto al cheque que plantea el Grupo Ahhh… es el próximo desafío. Es tan cierto que los porcentajes de coparticipación provinciales no han cesado de reducirse en el último medio siglo, como que las transferencias de recursos de la Nación para obras que presupuestan y ejecutan los gobiernos provinciales ha llegado en estos años a niveles sin precedentes. Encontrar un punto intermedio que evite un nuevo golpe a la gobernabilidad es una meta muy difícil pero que vale la pena intentar. Esta semana más que nunca fue nítido el contraste entre el proyecto que cada día con mayor coherencia impulsa el gobierno y la imposibilidad del Grupo Ahhh… para mostrar el suyo, porque está fragmentada entre quienes no lo saben y aquellos que no están dispuestos a explicitarlo, porque esas son cosas que se hacen pero de las que no se habla. Si la convocatoria al Congreso en defensa del pliego de Marcó del Pont no fue nutrida, el acto del jueves en Ferro sorprendió a propios y ajenos y constituyó un mensaje implícito sobre el rol que Kirchner le asigna al Partido Justicialista que de nuevo preside, sin la exclusividad que sus dirigentes preferirían. Su masividad es indiscutible y sus limitaciones también. La congregación del viernes en Plaza de Mayo, menor pero espontánea, terminó de confundir a los especialistas en decretar muertes políticas prematuras. Algunos empiezan a preguntarse en qué se equivocaron.

PÁGINA 12

14/03/2010 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Argentina – Biolcati, mucha protesta pero se están cayendo las máscaras


LA ESTANCIA DE HUGO BIOLCATI FUE DENUNCIADA EN 2001 POR TENER UN CANAL CLANDESTINO QUE AFECTABA A SUS VECINOS

La Dorita también ve bajar las aguas turbias

El actual presidente de la Sociedad Rural Argentina tiene una causa abierta por sus propios vecinos, por volcarles aguas a sus campos. Lo taparon y Biolcati volvió a abrirlo.

Por Alfredo Zaiat

La estancia La Dorita fue denunciada en 2001 ante la Dirección de Hidráulica de la provincia de Buenos Aires por la existencia de un canal clandestino que permitía escurrir sus campos afectando a sus vecinos. El dueño de esos campos es Hugo Biolcati, actual presidente de la Sociedad Rural Argentina. En esos años de padecimiento de los productores, por los efectos económicos de la convertibilidad y por la gran inundación en la Pampa Húmeda, la construcción de canales aliviadores ilegales multiplicaron los riesgos sobre el casco urbano de decenas de localidades y sobre los campos de pequeños y medianos productores. Esas obras provocaron varios enfrentamientos entre productores y también entre intendentes. Uno de los canales clandestinos que hizo estragos fue el construido en la estancia La Dorita, que servía para salvar los campos de Biolcati. Una serie de artículos publicados en esos años en el diario La Nación, medio que no puede ser señalado como enemigo del campo al expresar como ningún otro el interés de los integrantes del sector agropecuario privilegiado, refleja el caso de La Dorita de Biolcati, entre otros. El titular de la Sociedad Rural se refirió la semana pasada a la denuncia de canales clandestinos que inundaron gran parte del pueblo de San Antonio de Areco. Opinó que esa acusación era “mezquina” y que no tenía nada que ver con la “gravísima inundación”. Biolcati sabe de lo que habla.

En 2001 vecinos de Biolcati, entre los más destacados se encontraban los de la estancia Santa Elena de Inchauspe, iniciaron un expediente ante la Dirección de Hidráulica denunciando que en la estancia La Dorita se había construido un canal clandestino. Se inició una causa. Hubo un allanamiento pedido por el fiscal de la provincia el 30 de octubre de 2001. Luego de ese procedimiento que constató la existencia de ese canal se procedió a su taponamiento. Pero fue reabierto nuevamente. Los tribunales de Trenque Lauquen son los únicos en los 13 partidos del noroeste bonaerense. Los jueces de ese municipio son los que intervienen en las causas de todos los habitantes de esa región. Por ese motivo, frente a la reapertura de ese canal ilegal, el juez en lo civil y comercial Toribio Sosa de Trenque Lauquen y el delegado fiscal de la fiscalía de Estado, con sede en Trenque Lauquen, Miguel H. Paso, en marzo de 2002, libraron un mandamiento para allanar el lugar si no se permitía el ingreso y para taponar el canal clandestino. Este afectaba a las localidades de Cambaceres y French, del municipio de 9 de Julio. El juez Sosa intimó a La Dorita a abstenerse de reabrir el canal.

Expertos del sector y productores agropecuarios que batallan contra el “sálvese quien pueda” de sus pares, comportamiento que se verifica en especial entre los de mayor poder económico, destacan que el manejo del agua de la provincia ha sido históricamente desastroso. Y evalúan como muy ineficaces los mecanismos del Estado para controlar los canales clandestinos. Pero también saben que en los pueblos bonaerenses muchos de los canales clandestinos se hacen con la anuencia de los intendentes, que no se quieren enemistar con el poder económico local.

Por ejemplo, en el caso de La Dorita, el protagonista fue el radical José Andreoli, de Carlos Casares, que se suicidó con una escopeta calibre 12.70 luego de haber sido suspendido por el Concejo Deliberante acusado de cometer irregularidades en la contratación de seguros de vida para empleados comunales. También había sido denunciado por haber hecho canalizar su campo para evitar el anegamiento, como se menciona en un artículo de La Nación, publicado el jueves 25 de octubre de 2001.

El desastre de San Antonio de Areco sorprendió por su dimensión, pero no por una de las principales causas que lo precipitó: la existencia de numerosos canales clandestinos. En otra nota de La Nación, del sábado 13 de marzo de 2004, se hace mención a un documento de la Autoridad del Agua (ADA), el organismo encargado de ordenar el manejo del agua en la provincia. Ante la denuncia sobre la existencia de 1041 canales u obras hidráulicas irregulares en las zonas inundadas del centro y noroeste bonaerense en el período 2003-marzo 2004, esa dependencia oficial dio curso a un total de 994 expedientes –el resto de las presentaciones fue desestimado– y, previo análisis de cada caso, dispuso la intimación de 711 infractores, el 72 por ciento del total de los acusados. El autor de ese artículo, el periodista Pablo Morosi, precisa que la Autoridad del Agua “resolvió declarar clandestinos a 329 de esos emprendimientos (el 33 por ciento). Y logró la desactivación voluntaria, mediante un mecanismo de audiencias, de 287 obras (el 29 por ciento); además de haber conseguido sacar de operación otras siete por vía judicial”.

El entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, cuando todavía no era un abanderado de las rebelión sojera BB (Biolcati-Buzzi), firmó el 22 de octubre de 2002 la resolución 229 referida a las obras no autorizadas en los campos. Estableció un nuevo procedimiento para frenar la construcción de canales clandestinos “que alteren el normal escurrimiento de las aguas en las zonas afectadas por las inundaciones”. La resolución indica que, ante la existencia de obras sin permiso, se debe denunciar por escrito ante el distrito de Hidráulica más cercano, el cual debe comprobar la existencia de la obra y remitir la información en 72 horas al director provincial de Saneamiento y Obras Hidráulicas. Esta repartición, en 48 horas, debe corroborar si los trabajos están autorizados. En caso contrario, tiene que girar las actuaciones a la Autoridad del Agua, que intima al propietario de la obra. Según esa norma, si éste no presenta documentación que acredite que podía realizarlos, se declara su clandestinidad, y se lo intima a restituir la situación a su estado anterior. De no hacerlo, debe realizarlo ADA, a costa del propietario y con el auxilio de la policía.

Existe otra causa vinculada a canales clandestinos que llegó a la Corte Suprema de Justicia que involucra a La Dorita de Biolcati. Se relacionaba al riesgo de desborde de la laguna Maganini, en Casares. Este conflicto surge porque existía un canal que evacuaba las aguas pluviales hacia otra laguna que está dentro de la estancia La Dorita y que hacía imposible desagotarlo en su terreno. En 1996 la provincia de Buenos Aires, por medio de la Dirección de Hidráulica, desvió artificialmente aguas a la laguna ubicada en el campo La Dorita, que al recibir más líquido del que podía contener, desbordó y penetró en el establecimiento El Pequén, de Serenar SA, está situado en el cuartel IV del partido de 9 de Julio y comprende una fracción de 495 hectáreas.

El comunicado difundido por la Sociedad Rural se parece más a una defensa preventiva de su titular que una referencia al desastre en el centro urbano de San Antonio de Areco provocado por los canales clandestinos. La entidad manejada por Biolcati calificó como una “imprudencia” que se lancen acusaciones “sin fundamentos evidentes sobre un sector social como el de los productores agropecuarios”. “Lo genuino moralmente será demostrar un interés concreto por resolver estos problemas en lo inmediato”, destacó. Sus compañeros de la rebelión sojera de la Mesa de Enlace no desconocen la gravedad de la existencia de canales clandestinos y de la responsabilidad de las autoridades municipales y provinciales, pero también la de los productores. En una carta al lector publicada en La Nación, el sábado 27 de marzo de 2004, con el título “Tiempo de actuar”, Mario Llambías, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), aconsejó que “en el nivel municipal, al igual que los particulares, se deberán adecuar los alteos de caminos y se deberán promover por cuencas y microcuencas la constitución de consorcios canaleros vecinales para actuar sobre sus propias obras de regulación ante excesos o faltantes hídricos”. Para reclamar que “los productores, a su vez, deberían desafectar obras que no sean aprobadas y constituir rápidamente los consorcios, así como regular su funcionamiento ante las distintas circunstancias climáticas”. Llambías tendrá la oportunidad de recordar y reiterar ese pedido a su compañero de lucha Biolcati en la próxima reunión de la Mesa de Enlace.

Página 12

03/01/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Argentina – La semana política


14-12-2009

El tridente ofensivo conservador: Mesa de enlace, legisladores y el clarinete

Emilio Marín

La Arena

La semana transparentó la estrategia de la oposición para jaquear y algo más a Cristina Fernández. Atacará con un tridente ofensivo integrado por la Mesa de Enlace, los legisladores de derecha y el monopolio Clarín.

Contar con tantos jugadores y dinero no significa necesariamente que ese espectro vaya a ganar el partido. Ya se vio desde el 29 de junio hasta el 3 de diciembre que el gobierno, debilitado y todo, se las compuso para sacar buenos resultados.

Con el recambio legislativo, empieza otro partido. Y quienes venían perdiendo en estos meses lo afrontan con tremenda sed de revancha y el ánimo casi delictivo de mandar a la enfermería a sus rivales, con los huesos rotos.

Eso se vio en la tribuna armada por los ruralistas en el Rosedal de Palermo; la convocatoria destituyente le pareció muy romántica, “casi de una cita de amor”, a la decadente Mirtha Legrand.

Los discursos de los dirigentes de la Mesa de Enlace fueron violentos y uno directamente se fue de mambo. Hugo Biolcati, por defender a la corrupta e ineficiente policía actuante en el caso de la familia Pomar, dijo que había que descabezar a la gobernación de Buenos Aires. Al hablar de ese modo, tan torpe, también demostró que es un desagradecido: Daniel Scioli fue el único miembro del gobierno que acudió a la última exposición rural.

“Es un golpista hecho y derecho”, le contestó el jefe de Gabinete. “Fue una frase poco feliz”, lo defendió Eduardo Buzzi, cada vez más compenetrado en su papel de ex chacarero aliado a los sojeros y pooles de siembra.

El gobierno bonaerense debería reflexionar que el drama de estos días no es el de los menores con problemas con la ley penal, a los que impulsa bajar la edad de imputabilidad a 14 años. El drama son los latifundistas, grandes tamberos y exportadores ya mayorcitos de edad, y que no andan de caño sino cometiendo delitos más atroces.

¿Se despabilará Scioli y querellará a Biolcati por esos dichos que rozan el delito contra la democracia? Lo más probable es que no. Que en algún tiempo vuelva a la Rural y se saque otra foto sonriente con los dueños de los campos.

No es que la concentración ruralista haya sido tan grande como la pintaron sus organizadores y los medios afines. Para Clarín y “La Nación” hubo 20.000 personas, que una cronista del primero informó que se notaba venían de los barrios acomodados de la Capital.

Para Ambito Financiero fueron 6.000 personas, número correcto también para Canal 7. Aún partiendo la diferencia, da una concurrencia muy menor a la de actos anteriores, cuando los sojeros estaban en el apogeo del hostigamiento al gobierno.

Una cosa que sí habrá que tener en cuenta es que el jueves se blanqueó la relación de una buena parte de la Unión Industrial Argentina con la Mesa de Enlace. Chau conflictos entre gran burguesía industrial y latifundistas-exportadores, o al menos entre los segmentos que mostraron su romance en Palermo. Fue una cita de amor para Biolcati y sus gauchócratas con los ejecutivos de Techint, Ledesma, Aceitera Gral Deheza y otros monopolios. Esto reconoce un padrinazgo ideológico: Eduardo Duhalde.

Aprestos en el Congreso

Los acuerdos y desacuerdos del 3 de diciembre pasado dieron un paso más y esta semana se pusieron de acuerdo los jefes de bancadas en la distribución de las presidencias de las 45 comisiones de Diputados. Se supo también que el multimillonario Ramón Puerta, duhaldista-macrista, será el vicepresidente 3º de la Cámara, un asunto que no pudo dilucidarse en aquella ocasión por diferencias entre este grupo y la Coalición Cínica.

En algunos casos se sabe qué partido tendrá la presidencia de tal comisión y, en otros, no en todos, los nombres propios. De las cuatro comisiones que juzgaba como más importantes para la gobernabilidad, al kirchnerismo le fueron conferidas tres. La otra, de Asuntos Constitucionales, seguirá en manos de la tránsfuga Graciela Camaño, electa con votos oficialistas y fugada hacia el bloque de Felipe Solá.

Algunas determinaciones lucen como poco propicias para una Cámara más democrática. Por ejemplo, haber ubicado a Gabriela Michetti en la comisión de relaciones con el Mercosur, pues la ex vice jefa de gobierno porteño y su jefe Mauricio Macri son enemigos de la amistad con la República Bolivariana de Venezuela. Michetti en todo caso pudo ser titular de una comisión de relaciones con el ALCA y EE UU, pero afortunadamente no existe.

La presidencia de Relaciones Exteriores quedó para Alfredo Atanasoff, ex jefe de Gabinete de Duhalde y actualmente operador de De Narváez. Atanasoff hizo en junio de 2002 el anuncio de que el gobierno reprimiría a los movimientos piqueteros y poco después de produjo la masacre de Puente Pueyrredón. Su experiencia parecía ameritar una designación en la órbita policial antes que en la vinculación con la política internacional.

Que en Finanzas se haya ubicado a Alfonso Prat Gay debe haber dejado muy tranquilos a los banqueros y el establishment económico. Estos lo tratan como uno de los suyos, luego de haber trabajado años en el JP Morgan.

Otro cambio regresivo se registrará en Obras Públicas, pues dejar su lugar Edgardo Depetri, ligado a la CTA, y entra Christian Gribaudo, hombre del PRO.

Una de las involuciones más notables se verificará en Agricultura, pues recalará allí Ricardo Buryaile, vicepresidente de CRA, quien supo proponer el cierre del Congreso si éste votaba por la resolución 125. Se decía que a ese lugar iría Ulises Forte, de la FAA, pero al final también en estos planos la entidad de Buzzi quedó atrás de la Rural y CRA.

Otro que tendrá que esperar es Claudio Lozano, de Proyecto Sur, que sonaba para encabezar la comisión de Trabajo pero no pudo desplazar a Héctor Recalde. De este modo algunas de las promesas hechas por la derecha a Fernando Solanas empiezan a incumplirse. ¿Cómo hará el cineasta para demostrar que el nuevo Congreso será mejor que el anterior, si tiene esa composición y esas comisiones?

Signos a tener en cuenta

La profecía de Solanas difícilmente se haga realidad. La abrumadora mayoría de los indicios no sugieren que el nuevo Congreso vaya a ser superador y positivo en cotejo con el anterior, y no porque éste haya sido la maravilla elástica.

Once diputados nacionales de la Mesa de Enlace Rural y los partidos opositores más conservadores, no es precisamente una buena influencia en la dirección democrática. Buryaile es un botón de muestra.

Oscar Aguad en la conducción del bloque radical deja a Ricardo Alfonsín, que aspiraba a ese cargo, casi convertido en un activista de los derechos humanos. En Córdoba acaba de sentenciarse a cadenas perpetuas al general Luciano B. Menéndez y varios policías de la D-2, departamento de la fuerza en la que se apoyó Aguad mientras fue ministro de Asuntos Institucionales de Ramón Mestre.

El condenado Menéndez terminó su alegato del viernes con una declaración de simpatía política hacia el curso derechista que considera está llegando luego del 28 de junio. “Pareciera que después de seis años de despotismo estamos por recuperar nuestra democracia republicana, representativa y federal, y que van a volver a regir la Constitución, la ley, la justicia y la libertad, en la patria de la libertad”, expresó el represor que ya arrastra tres condenas perpetuas.

La denuncia del gobernador de San Luis contra la nueva ley democrática de medios está a consideración de la Corte Suprema de Justicia, según dictaminó la Procuración General. Desde el diario “La Nación” se hace campaña abierta para que el alto tribunal falle a favor de la inconstitucionalidad de la norma, alegando que violentó aspectos del federalismo.

Pero por las dudas, Julio Cobos también demora en el Senado la firma que avale la resolución de la Comisión Bicameral designando autoridades del órgano de aplicación de la mencionada ley.

La táctica es demorar todo cuanto se pueda la instrumentación y puesta en marcha de la norma, para tratar que la justicia la objete en alguna de las muchas denuncias de las empresas privadas de la comunicación. Esa pérdida de tiempo sería funcional a Aguad, De Narváez, Elisa Carrió y otros diputados que habían prometido proponer podas a la ley, en un todo de acuerdo con los reclamos del Clarinete.

Este último jugador del tridente ofensivo (monopolio de la información) hizo múltiples aportes a la campaña de la oposición. Uno bastante menor fue triplicar el número de concurrentes al Rosedal. Lo esencial es el esfuerzo realizado por ese y otros monopolios en materia de susanismo. El neologismo se refiere a la labor de Susana Jiménez metiendo miedo en la población con el “acá no se puede vivir”, “te matan por nada”, “hay que reprimir” y otros tantos lugares comunes del medio pelo argentino nativo o por opción.

Los datos de la realidad indican que en el país hay 5 homicidios por día cada 100.000 habitantes, cifra que se eleva a 32 por día en México, 54 por día en EE UU y 136 por día en Brasil. Por la forma y la cantidad de veces que la TV pasa esos 5 asesinatos diarios, Argentina luce peor que Irak.

Antes el título del tango “Tinta Roja”, de Cátulo Castillo, servía para ironizar sobre las policiales de Crónica TV; ahora son de casi todos los canales. Como plus negativo sugieren venenosamente, que -además de cada asesino concreto- Cristina Fernández es responsable, coautora o cómplice.

Rebelión ha publicado este artículo a petición expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

FUENTE – http://www.rebelion.org/noticia.php?id=96968

14/12/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Argentina – Puede ser – Alfredo Zaiat


Por Alfredo Zaiat

Puede ser que gran parte de la población se dio cuenta de que la Mesa de Enlace representa al sector del campo privilegiado.

Puede ser que, pese al cerco informativo, se enteró de que existe otro campo, el de los pequeños productores castigados por el avance sojero, y que con su producción garantizan la soberanía alimentaria del país.

Puede ser que muchos han empezado a tomar conciencia de que un país de monocultivo de soja deriva en una elevada vulnerabilidad política y social.

Puede ser que se convencieron de que los sojeros ganaron, ganan y ganarán mucha plata trabajando poco y nada.

Puede ser que también se convencieron de que el resto que se dedica al trigo, maíz, girasol, ganadería y lechería no gana lo mismo que con la soja, pero no le va mal si se excluye la última campaña que padeció los estragos de la sequía.

Puede ser que, después de haberse entusiasmado con la imagen de gauchos sacrificados y hombres que trabajan la tierra, se encontraron con rentistas, de buena posición económica y más dedicados a aparecer en los medios que a producir.

Puede ser que descubrieron que esos productores, que en el imaginario colectivo moldeado por las corrientes conservadoras eran los forjadores de la patria, se transformaron en políticos con verba rústica y limitada.

Puede ser que la crisis internacional, que puso en alerta a sectores medios y trabajadores acerca del riesgo de perder sus frágiles ingresos, revelara que existen otros sectores más vulnerables que los dueños, rentistas y proveedores de la zona núcleo de la actividad agropecuaria.

Puede ser que exista cierto hastío de la persistente queja de la abundancia de un grupo social que, si no fuera por la sequía que afectó a la última campaña, no la pasa nada mal.

Puede ser que su discurso crispado y violento, a pesar de que esas características se lo asignan a sus críticos, haya cansado.

Puede ser que sus posiciones reaccionarias y destituyentes hayan alejado a algunos aliados políticos, inesperados por provenir del arco de la centroizquierda, en los turbulentos días de la 125.

Puede ser que sea cierto que la sociedad haya tomado conciencia de todo esto que representa la trama multinacional sojera. O puede ser que nada haya cambiado. Pero lo que es seguro es que el acto de ayer en el Rosedal fue un fracaso de convocatoria.

Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-136830-2009-12-11.html

12/12/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – “Biolcati es un golpista hecho y derecho”


A quién le cabe duda que Biolcati es un golpista.. no sirve  para nada disculparse… lo que en realidad vale es lo que muestra, acaso no lo vimos también con Grondona haciendo elucubraciones ambos..sobre los dos años que le queda a la presidenta…ESTA TODO DICHO.

Marianike

ANIBAL FERNANDEZ CRITICO AL TITULAR DE LA SOCIEDAD RURAL


El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró que el titular de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Biolcati, “es un golpista hecho y derecho” al que le gustaría sellar las cosas “como en los viejos tiempos, con color verde oliva y con una marcha militar de música de fondo”. Ayer Biolcati, al referirse al caso Pomar, dijo que había que “descabezar” no sólo a la Policía, sino “al gobierno bonaerense”.

Fernández señaló que “esa no es la visión de la mayoría que estaba” ayer en el acto realizado en El Rosedal de Palermo, donde había “gente que seguramente tiene un pensamiento que no está en la misma sintonía que el gobierno pero que pretende llegar al momento oportuno para tratar de competir en las urnas”.

“En el caso de Biolcati, a él le gustaría sellarlo como en los viejos tiempos, con color verde oliva y dando instrucciones con una marcha militar de música de fondo”, aseveró el jefe de ministros en declaraciones formuladas a radio Milenium.

De esta forma, se refirió a los dichos expresados por el titular de la SRA en el marco del acto realizado ayer a la tarde, encabezado por los representantes de las entidades agropecuarias, y con la participación de dirigentes de la oposición y de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Allí, Biolcati afirmó, al referirse al caso de la desaparición de la familia Pomar y el hallazgo de sus cuerpos después de 24 días, que no sólo había que “descabezar” a la Policía bonaerense sino también “al gobierno bonaerense”.

“Que tenga expresiones de estas características no me asombra”, afirmó Aníbal Fernández, quien definió a Hugo Biolcati como “un golpista hecho y derecho” y recordó que en abril de este año, en un diálogo que había mantenido con el periodista Mariano Grondona, el titular de SRA había planteado lo mismo para el orden nacional.

Por otro lado, el jefe de ministros aseguró que, en la manifestación de ayer, “no es el campo el que se expresaba” sino “dirigentes de algunas asociaciones del campo”.

Además, afirmó que “hay contundentes políticas de cambio en el marco de la política agropecuaria” que exhiben “resultados muy positivos en todos los sectores que otrora estaban bien complicados”.

De hecho, sostuvo que “todos los días que son necesarios se reúnen las entidades representadas por quienes ayer hicieron los discursos políticos con el ministro del área y hablan de lo que tienen que hablar”.

“Lo demás es política; no discutamos más”, planteó Aníbal Fernández, quien remarcó que existe “un discurso en privado y un discurso en público”.

En este sentido, afirmó que “ha habido muchísimas políticas que se están llevando a la práctica y convenios que se están firmando con muchos de los mismos sectores que estaban ayer en ese lugar”, en referencia al acto realizado en El Rosedal de Palermo.

Página 12


11/12/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario