America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

HUGO CHÁVEZ Por IGNACIO RAMONET




HUGO CHÁVEZ
Por IGNACIO RAMONET
Le Monde Diplomatique

AGOSTO 2007 – NÚMERO 142

Pocos Gobiernos en el mundo son objeto de campañas de demolición tan cargadas de odio como Hugo Chávez, presidente de Venezuela. Sus enemigos no han vacilado ante nada: golpe de Estado, huelga petrolera, éxodo de capitales, intentos de atentados… Desde los ataques de Washington contra Fidel Castro no se había visto un ensañamiento semejante en América Latina.

Contra Chávez se divulgan las más miserables calumnias, concebidas por las nuevas oficinas de propaganda -National Endowment for Democracy, Freedom House- financiadas por la Administración del presidente de Estados Unidos George W. Bush. Dotada de recursos financieros ilimitados, esta máquina de difamar manipula repetidores mediáticos (entre ellos los diarios de referencia) y organizaciones de defensa de los derechos humanos, enroladas a su vez al servicio de designios tenebrosos. Sucede también, ruina del socialismo, que parte de la izquierda socialdemócrata sume su voz a este coro de difamadores.

¿Por qué tanto odio? Porque en momentos en que la socialdemocracia pasa en Europa por una crisis de identidad, las circunstancias históricas parecen haber confiado a Chávez la responsabilidad de asumir la conducción a escala internacional de la reinvención de la izquierda. Mientras que en el viejo continente la construcción europea ha tenido como efecto hacer prácticamente imposible toda alternativa al neoliberalismo, en Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador, inspirados por el ejemplo venezolano, se suceden experiencias que mantienen viva la esperanza de realizar la emancipación de los más humildes.

En ese sentido el balance de Chávez es espectacular. Se comprende que se haya convertido en referencia obligada en decenas de países pobres. ¿No ha refundado la nación venezolana sobre una base nueva, legitimada por una nueva Constitución que garantiza el involucramiento popular en el cambio social, siempre dentro del más escrupuloso respeto de la democracia y de todas las libertades? (1). ¿No ha devuelto a unos cinco millones de marginados, entre ellos las poblaciones indígenas, su dignidad de ciudadanos? ¿No ha recuperado la empresa pública Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA)? ¿No ha desprivatizado y devuelto al servicio público la principal empresa de telecomunicaciones del país como así también la empresa de electricidad de Caracas? ¿No ha nacionalizado los campos petrolíferos del Orinoco? Por último, ¿no ha consagrado parte de la renta petrolera a conseguir una autonomía efectiva frente a las instituciones financieras internacionales, y otra al financiamiento de programas sociales?

Más de tres millones de hectáreas de tierra han sido distribuidas entre los campesinos. Millones de niños y adultos han sido alfabetizados. Se han instalado millares de dispensarios médicos en los barrios populares. Decenas de miles de personas sin recursos con afecciones oculares han sido operadas gratuitamente. Los productos alimentarios básicos son subvencionados y ofrecidos a los pobres a precios inferiores en un 42% respecto de los del mercado. La duración del trabajo semanal ha pasado de 44 horas a 36, mientras que el salario mínimo ascendía a 204 euros mensuales (el más alto en América Latina después de Costa Rica).

El resultado de todas estas medidas es que entre 1999 y 2005 la pobreza disminuyó del 42,8% al 33,9% (2), mientras que la población que vive de la economía informal cayó del 53% al 40%. Este retroceso de la pobreza permite sostener con fuerza el crecimiento, que en el curso de los tres últimos años fue de un 12% promedio, entre los más altos del mundo, estimulado por un consumo que ha aumentado un 18% por año (3).

Ante estos resultados, para no hablar de los logrados en política internacional, ¿cabe sorprenderse de que el presidente Hugo Chávez se haya convertido en un hombre contra el cual disparar para los dueños del mundo y sus agentes?

Notas:
(1) Las mentiras a propósito de Radio Caracas Televisión acaban de ser desmentidas, dado que esta cadena ha reanudado sus programas por cable y satélite a partir del pasado 16 de julio.
(2) Poverty Rates in Venezuela. Getting the Numbers Right , Center for Economic and Policy Research, Washington DC, mayo de 2006.
(3) Leer el dossier “Chávez, not so bad for business”, Business Week , New York, 21 de junio de 2007.

Fuente original: monde-diplomatique.es

20/01/2011 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , | 1 comentario

¿Qué está pasando en el mundo? – Ignacio Ramonet


Excelente análisis…no dejes de leerlo….

08-04-2010

http://www.prensared.com.ar

Ante un auditorio colmado, el intelectual europeo Ignacio Ramonet disertó sobre la“Crisis de Siglo, Refundación del Porvenir y Papel de los Medios de Comunicación”. Fue presentado por Rafael Velasco, rector de la Universidad Católica de Córdoba (UCC) y designado visitante ilustre por el gobierno de la ciudad. En primera fila se ubicaron el viceintendente Carlos Vicente, la rectora de la UNC Carolina Scotto, autoridades de la UCC, Miguel Rodríguez Villafañe y José Cepeda quienes lo acompañaron durante el debate posterior a la conferencia.

El encuentro estuvo auspiciado por la Asociación Iberoamericana de Derecho de la Información y de la Comunicación (AIDIC), y Radio Nederland (RN). Además contó con la adhesión de la UCC y de la Universidad Nacional de Córdoba.

La conferencia

“Mi ambición hoy es relativamente modesta. Quisiera consagrar este tiempo a hablarles de la síntesis que significa este título y simplemente tratar de responder a la pregunta: ¿Qué está pasando en el mundo de hoy? ¿Cómo está funcionando el mundo hoy?

Hoy día, estamos enfrentados a una especie de enigma. Esto ocurre en todas las sociedades; no sabemos muy bien, cuáles son los paradigmas que nos permitirían entender, anticipar lo que esta ocurriendo; de manera de poder situarnos como ciudadanos frente a lo que pasa en el mundo.

El mundo ha dejado de ser fácilmente legible. Hoy día tiene una lectura oscura y nos resulta difícil entender qué está pasando. Quisiera proponerles mi propia lectura de lo que está ocurriendo en el mundo y cómo respondería yo a esa pregunta de cómo funciona el mundo hoy. Es una pregunta indispensable porque si no entendemos eso no podemos tomar conciencia de nuestro propio rol, de nuestro papel como ciudadanos ante la dinámica política, económica, social, cultural, de nuestra sociedad.

Evidentemente, es una síntesis, una proposición. No les estoy dando una receta dogmática, imperativa, que ustedes estén obligados a aceptar. Es una propuesta de lectura del mundo de las principales líneas que permitan entender el mundo.

Si el mundo fuera un mapa: qué tipo de coordenadas debo instalar para permitir distinguir las cosas más importantes de las menos, de las que más incidencia tienen de las que menos.

Pienso que no es posible proponer una parrilla única. O, en todo caso, a mí no me es posible. Imaginemos lo que pasa en el mundo como si fueran una serie de partidas de ajedrez que se estuvieran jugando en varios tableros y, el conjunto de movimientos de esos tableros, nos permiten distinguir las líneas, las dinámicas más importantes.

Si logramos identificar en esos cuatro tableros, cuales son estas dinámicas, los actores, los desafíos, y las consecuencias principales empezamos a tener una visión más clara dentro de esta nebulosa enigmática que es la realidad contemporánea.

Los tableros de Ajedrez

Primero es el tablero de la economía; segundo, la geopolítica; tercero, las sociedades y cuarto la ecología. Ustedes dirán que hay un quinto. Evidentemente, son los medios de comunicación y de información. Diríamos que es la argamasa que une y permite la articulación entre ellos. Porque la percepción que cada uno de nosotros tiene de lo que se juega en estos tableros, en general, está definida, dibujada, e inspirada por los mensajes que han sido emitidos por los medios de comunicación y que yo, y cada uno de nosotros, hemos interpretado.

En el debate, abordaremos este tema que ya fue analizado por el rector de Universidad Católica de manera muy lúcida y precisa.

En tablero de la economía

Aquí vemos lo que yo he llamado la crisis del siglo; una crisis sistémica que ahora ha estallado y que muchos analistas críticos hemos venido anunciando desde hace tiempo. La economía no podía seguir funcionado así, sin que el sistema llegase a explosionar y esto ocurrió el 15 de septiembre de 2008.

Cuando la banca de inversiones Lehmann Brothers se hundió y a partir de allí todo lo que estaba en espera de consolidación, de destrucción, recibió este golpe y se produjo esta crisis sistémica de la que no hemos salido. Contrariamente a lo que podíamos pensar, en los primeros meses que siguieron a la crisis, no se han sacado las lecciones indispensables.

En ese tablero, vemos que todos los elementos del edificio económico y financiero, están en crisis. Todos, han revelado sus fallas, como si se hubiese producido un terremoto. Ustedes recuerdan que la crisis empieza por el sector inmobiliario en los Estados Unidos y, consiguientemente, lo primero que se hunde son los bancos hipotecarios. Sigue con las cajas de ahorro, pero no voy a hablar de esto que ya he analizado en los libros La catástrofe Perfecta y en El Origen de la Crisis.

Lo que quiero decir, es que es una crisis sistémica. Muchos analistas habían anunciado que el capitalismo ya había pasado por ello en el ‘30 y que iba a conocer su fase neoliberal. Estamos en una crisis sistémica porque los bancos hipotecarios, de inversiones, de cajas de ahorro, de depósito, las bolsas, las autoridades de regulación, las agencias de locación de los estados, las agencias contables internacionales tampoco funcionaron.

Por consiguiente, se produjo la crisis del sector financiero que dirigía a este capitalismo, en su fase neoliberal, entraron en crisis y que en los años setenta comenzara con la revolución conservadora universalizada por Margaret Thatcher y Ronald Reagan y tal vez antes en Chile con los Chicago boys. En 1980, con la elección de Ronald Reagan este carácter un poco particular se impone como norma.

Ustedes recuerdan que la frase que resume este espíritu es la que Reagan dijo: el estado no es la solución, el estado es el problema y desde ahí comienzan una serie de medidas económicas que comienzan a desmantelar el estado y a transferir el patrimonio al sector privado por medio de las privatizaciones. Antes no existía esta palabra.

Eso se impuso como una norma, esta idea de que el mercado es la solución a cualquier problema, y que la ley de la oferta y la demanda es el alfa y el omega del funcionamiento de las sociedades que tienen qu funcionar como una empresa.

El propio estado debe funcionar como una empresa, con la idea de que su objetivo prioritario es producir beneficios cualquiera que sea el costo. También, en la economía en general, impuso la idea de que al mercado hay que hacerle confianza ciega porque es capaz de autorregularse.  Un partido que debe jugarse sin árbitro; el estado, ni árbitro debe ser. Y si tiene excesos, el propio mercado los va a reducir y si tiene carencias las va a colmar.

De esta manera, el mercado poco a poco fue ganado por una especulación irracional conducida por una codicia sin limites, y este periodo va a producir la crisis que en cierta medida ha seguido agravándose porque hasta ahora habíamos visto una serie de elementos, y eslabones, y hoy nos damos cuenta que los propios estados entran en quiebra y lo sabían.

En este libro, La Catástrofe Perfecta, yo decía que quizá si se prolongaba la crisis podríamos llegar a verlo. Y vemos países como Islandia, Grecia -virtualmente en quiebra-, y podrían seguir Portugal, Irlanda, España, Italia etc. países importantes con dificultades.

Vemos, además, el desconcierto de la sociedad política internacional que no sabe como acudir al rescate de países golpeados por este sistema. Cuando en los años s ‘70 muchos países de Africa y America Latina que estaban en quiebra, caían en el FMI que les imponía condiciones muy férreas. Significaba que el país se convertía radicalmente a la tesis del neoliberalismo y tenía que admitir estas ideas como buenas.

En este tablero, digamos que la visión es relativamente pesimista. Muchos observadores en el primer tiempo de ocurrida la crisis pudimos ver cómo regresaba el estado. Los EE.UU., habían hecho del principio de reducción del estado una tesis fundamental y vimos cómo se lanzó en una serie espectacular de nacionalizaciones.

Estados Unidos, tanto al final de la presidencia de (George) Bush y el principio de (Barak) Obama tuvo una política de nacionalización de la banca, de sectores industriales como los automóviles, como los estados socialistas en el mundo la han tenido. Decíamos, era el regreso del estado. No era una medida de avance hacia el socialismo pero sí para un neo keynesianismo.

En la larga historia de la economía moderna, nunca ha habido un periodo en la economía donde el sector privado haya querido excluir al estado de la economía. Nunca. La norma histórica era la cohabitación del sector estatal y del privado. El mercado hasta donde sea necesario y el estado hasta donde es indispensable. Este tipo de ajuste, ha funcionado y en el periodo neoliberal se llegó a concebir la idea de que -el mercado- podría eliminar radicalmente o reducirlo a una especie de embrión sin importancia o arrinconarlo.

Entonces, pensábamos: la balanza regresa y vamos a entrar en un periodo de capitalismo neokeynesiano. Pero, pienso en este momento, ni siquiera esa lección se ha aprendido. Porque las medidas de corrección han sido multimillonarias y los estados han gastado centenares de miles de millones de dólares para salvar al sector bancario. Hoy vemos que ese sector, sin ningún tipo de remordimientos de mala conciencia, está atacando a los propios estados, reprochándole en cierta medida de haberlos ayudado y por consiguiente hay una especie de cinismo. (…)

El tablero de la Geopolítica

Observamos que el actor principal sigue siendo Estados Unidos y que en particular desde 1989 desde la caída del muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética lo que antes era un mundo bipolar, ahora es unipolar.

La dominación militar, en particular, es efectivamente no discutible por lo menos en teoría. La hegemonía de la hiperpotencia norteamericana es real y esta constatación es lo que condujo al gobierno del presidente Bush a querer traducirla desde lo geopolítico con la guerra de Irak y de Afganistán.

Pero, en realidad, nos damos cuenta de que esta hegemonía no se traduce en una dominación real del mundo por los Estados Unidos. Teóricamente si. Pero, no en la realidad. En los últimos diez años han demostrado que el unilateralismo hoy es imposible. Fue como un sueño norteamericano de querer desembarazarse de la Unión Soviética para salir del bilateralismo durante la guerra fría.

Pero este sueño de dominar al mundo solo, en esta especie de soledad arrogante, no va a durar mucho tiempo. Porque la realidad de la guerras de Irak y de Afganistán, o simplemente la realidad del desorden que se mantiene en el oriente próximo, por mas importantes que sean sus recursos militares no es capaz de llevar a cabo en el terreno su supremacía.

EE.UU. no ha ganado ninguna guerra. No consigue pacificar el oriente próximo ni redefinir el mapa como se proponían los estrategas norteamericanos. Y el tiempo en cierta medida se ha agotado. En el mundo de hoy los conflictos siguen estando localizados en un solo lugar del planeta.

Vivimos un mundo pacificado desde el punto de vista militar. Nunca ha habido un mundo con tan pocas guerras como hoy, contrariamente a las imágenes que nos dan los medios de comunicación. Podemos decir, que no hay conflictos militares tradicionales. En este momento, en el mundo, no hay una guerra entre dos estados y fuera de lo que yo llamo el “foco perturbador” hay muy pocos conflictos.

El conflicto colombiano lleva 50 años. Muy pocos en Asia, la guerra de Sri Lanka que ya terminó, en Filipinas quedan algunos elementos, en África ningún conflicto inter estado, y todos los conflictos del mundo son de un estado contra una organización no estatal armada.

El símbolo del conflicto dominante de nuestra época, el conflicto ejemplar, representativo de los conflictos del mundo es el que opone Estados Unidos con el adversario principal Al Qaeda. Y Al Qaeda es una organización no estatal, que no tiene territorio, un grupo muy difícil de identificar, invisible, y que puede aparecer en cualquier momento con una capacidad de destrucción importante etc.

Y los demás conflictos están en ese foco perturbador, de esa región que va del este de Pakistán, en la frontera entre la India y Paquistán, en el norte pasa por Cachemira o el Cáucaso ruso, el Kurdistán turco. En el este termina en Somalia y en el sur Yemen y Somalia. En el seno de ese círculo se sitúan el 90 por ciento de los conflictos.

Cachemira e India en Pakistán; el conflicto de Pakistán una potencia nuclear, la guerra de Afganistán, la guerra de Irak, las tensiones creadas en torno a Irán -sobre la perspectiva si tendrá o no armas nucleares-, los conflictos Israelo -árabe, israelo palestino, israelo milanés. Los conflictos en torno al Yurdistán ruso, el Cáucaso -hemos visto unas consecuencias dramáticas en Rusia- y está Somalia efectivamente una zona de anomia, quizás Kangasur. Pero fuera de esa área no hay conflictos.

Pero en el seno de esa área, no solo está Estados Unidos muy presente con centenares de miles de hombres, sino que está la principal organización de la alianza militar en el mundo es decir la OTAN. Ninguna guerra se gana. Ni Israel ha ganado su guerra, evidentemente ha ganado muchas batallas, es una superpotencia militar, pero el conflicto sigue.

Por otra parte, EE.UU. no ha podido evitar que el área de inestabilidad se extienda. En el curso estos años, por ejemplo, Corea del Norte se ha dotado del arma nuclear, no la tenía, la tiene ahora.

América Latina

Por otra parte, en América Latina, EE.UU. se ha visto obligado a prestarle menos atención en la medida en que estaba concentrado masivamente en el oriente próximo después de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

En América latina, hay estados muy críticos y que además han establecido una serie de alianzas horizontales con los países árabes, con el mundo africano, con China; Rusia, es un actor importante cuando antes no estaba presente.

Curiosamente, durante la guerra fría, había un solo aliado de la US, Cuba. Hoy, hay muchos aliados de China y de Rusia en A.L. Es decir, que la influencia real de Estados Unidos, ha retrocedido. No quiere decir esto que no la tenga, sigue teniendo influencia y además trata de recuperarla con la cuarta flota etc.

También los países latinoamericanos multiplican las alianzas entre ellos: Unasur, el Alba, etc., uniones económicas que se han desarrollado. Y por consiguiente a escala internacional los EE.UU. a pesar de ser la única superpotencia, hoy día vemos que se ven obligados a compartir el liderazgo.

Y por ejemplo han hecho todo por evitar que Naciones Unidas que tiene cada vez menos la posibilidad de controlar la actividad de Estados Unidos ha conseguido crear un grupo que se ha autodesignado como piloto de tormenta lo que llamamos el G8. Pero, cuando estalló la crisis económica en el primer tablero se vio que no era suficiente para pilotear las dificultades del mundo y Washington ha tenido que aceptar que se amplíe al G20 donde están representados una serie de países de AL, entre ellos, Argentina.

Por otra parte, China se ha transformado en una de las primeras potencias comerciales del mundo y hoy hay alianzas con Brasil, Rusia, África del Sur, India y China que constituyen una perspectiva que le crea un contrapeso importante a los EE.UU. En este segundo tablero las cosas no son lo que parecen, si no lo observamos en detalle.

El tablero de la vida de las sociedades

El tablero tres, es extremadamente importante porque significa las vidas de las sociedades.

Quisiera recordarles algunas cifras que todos conocen pero que conviene tener memoria. Cuando termine de hablar durante 45 minutos: habrán muerto 45 mujeres en el mundo durante el parto; 90 niños habrán muerto solo en África por malaria, porque mueren dos por minuto, constantemente; 450 niños van a morir porque han bebido agua de mala calidad. (10 por minuto, de cada día, semana, de cada mes, de cada año); 945 niños de menos de cinco años habrán muerto por enfermedades fácilmente curables porque mueren 21 niños por minuto por falta de medicamentos.

Es decir, todas estas personas que van a morir mientras estamos hablando; y de lo cual los medios de comunicación no hablarán porque no tiene nada de excepcional, no habrán muerto por fatalidad, sino porque son pobres. Lo que mata a estas personas es la pobreza.

Y ustedes saben que los pobres abundan en esta tierra, porque el 40 por ciento de la humanidad vive con menos de 2 dólares al día -somos 6500 millones de habitantes-, piensen, que una vaca europea recibe una subvención diaria de 5 dólares al día. En este mundo vale más ser una vaca europea que una persona pobre del mundo. Es absolutamente trágico.

A pesar de los esfuerzos que se están haciendo en materia de educación sigue habiendo más de 800 millones de analfabetos en el mundo de los cuales 70 por ciento son mujeres o niños. Casi un poco más de un tercio de la humanidad no dispone de alcantarillas, y de baños, y hace sus necesidades en la naturaleza contaminando y difundiendo enfermedades. Y una persona de cada tres no tiene electricidad.

Por consiguiente, las cuestiones de desarrollo siguen siendo cuestiones prioritarias en el mundo, cuando lo que sobra es el dinero. Sobra dinero para dar hasta una renta personal, de por vida, a cada ciudadano del mundo por eso varias asociaciones de ciudadanos piden que se cree esta renta de subsistencia, porque existen los medios para hacerlo.

Durante el periodo neoliberal, todas las ayudas al desarrollo y estatales han sido disminuidas y al contrario se ha transferida la responsabilidad al sector privado. Se llama sector humanitario y ahora asume esta función exigiendo y culpabilizando a la sociedad que tiene que dar dinero para ayudar a los damnificados de Haití, a los niños pobres de África, cuando los estados han dejado de hacerlo.

En los noventa, la ayuda al desarrollo de los países ricos contribuía con el 0,33 por ciento del PIB y se pide el 0,7 por ciento. Hoy, los países ricos consagran el 0,25 mucho menos que en los noventa. En este tercer tablero vemos que la sociedad pide mayor justicia social, mayor igualdad, y mayor esfuerzo al desarrollo.

Y las relaciones de riqueza y pobreza no han cambiado. Recuerden que si dividimos la población mundial en cinco grupos de acuerdo a sus recursos, el primer grupo 20 por ciento de la población mundial posee el 80 por ciento de los recursos y el último grupo, el más pobre, posee menos del 0, 5 por ciento de la riqueza.

Este es un mundo desigual, y es absolutamente excepcional que los 3 mil millones de habitantes no se subleven. Es un milagro; que no protesten más, que no reclamen más, que no griten más fuerte, con este desorden establecido.

La crisis climática

Y quisiera terminar con el cuarto tablero que obviamente se ha transformado en los últimos tiempos en el más importante. A pesar de que cada uno de los otros es capital. Porque ahora sentimos que la principal amenaza, para todos nosotros, en tanto genero humano, es la crisis climática que no va hacer distinciones entre los países desarrollados y no desarrollados, entre las familias acaudaladas y las desheredadas. La crisis climática es para todos.

Es decir, que el modelo mismo de desarrollo que hemos adoptado, tan desigual, este modelo de explotación de la naturaleza y de producción, esta creando un efecto invernadero que provoca un recalentamiento con miles de desórdenes climáticos que empezamos a ver. Se están derritiendo los glaciares, los polos, se está calentando el agua de mar, está aumentando el nivel del mar y pone en peligro la existencia de países en particular archipiélagos.

Está aumentando la desertificación en muchas regiones del mundo y si esto aumenta se producirán las guerras climáticas. Ustedes han oído hablar de la guerra de Sudán: es la primera guerra climática; porque la zona desértica se ha extendido hacia el norte y ha empujado a las poblaciones nómadas que ahí podían subsistir, hasta las zonas donde están los campesinos establecidos y esto ha producido un choque que ha causado centenares de miles de muertos.

Pero, se estima que, si seguimos degradando el clima, y no cambiamos el modelo energético, son centenares de millones de personas las que se pondrán en movimiento para huir de las zonas inundadas o desérticas. Ayer comentábamos con el doctor Cepeda en San Juan -una provincia hermosa, excepcional, un oasis gracias a las aguas del Río San Juan que vienen de un glaciar-, que el día que ese glaciar desaparezca, desaparecerá San Juan, y los habitantes se irán a otras partes y tendremos guerras climáticas al interior de los países.

Es dramático, que en la conferencia de Copenhague -estaba presente ahí- no haya tenido resultados por la ceguera, el egoísmo, la miopía que tienen muchos dirigentes – no todos- afortunadamente los dirigentes latinoamericanos han sido absolutamente coherentes, especialmente el presidente boliviano Evo Morales, el venezolano Hugo Chávez y el ecuatoriano Rafael Correa.

Los cinco desafíos

Si vemos estos tableros, enfrentamos cinco grandes desafíos. Primero: el cambio climático. Cada uno de nosotros debe estar conciente que este es el peligro inminente para la especie humana. Segundo, la bomba de la pobreza. Pasa el tiempo y el número de pobres aumenta. Aunque, en algunos países de América Latina disminuye gracias a las políticas progresistas de muchos gobiernos. Tercero, el fin del petróleo, la necesidad de un cambio de la energía dominante. Cuarto, una amenaza que no se puede excluir de guerra nuclear, o por lo menos de proliferación nuclear. Quinto, una amenaza de quiebre de estados y de hiperinflación para borrar los efectos de la crisis sistémica y que se traduce en más pobreza para los pueblos.

Cinco medidas urgentes que convendría tomar :

1-Instaurar una tasa internacional de redistribución solidaria sobre los beneficios financieros, bursátiles y del mercado de cambio. Es indispensable, necesario, urgente. Muchos países capitalistas lo están diciendo.

2- Suprimir los paraísos fiscales, es más urgente que nunca. Los han suprimido administrativamente pero existen.

3- Instaurar una tasa carbono internacional. Si hay una producción con alto consumo de CO2 que produce el efecto invernadero debe estar tasada más altamente para incitar a producir productos con menos carbono.

4- Producir la desnuclearización del mundo

5- Suprimir definitivamente, sin que se vuelva a discutir, la deuda externa a los países pobres.

Muchas gracias”.

Transcripción y edición Katy García

Fuente: http://www.prensared.com.ar/indexmain.php?lnk=3&mnu=6&idnota=6286

Extraído de Rebelión

09/04/2010 Posted by | General, Medio Ambiente, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

La nueva Suramérica


07-04-2009

suramerica

Ignacio Ramonet

Le Monde Diplomatique

En El Salvador, la reciente victoria de Mauricio Funes, candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), tiene un triple significado. Por primera vez, la izquierda consigue arrebatarle el mando a la derecha dura que había dominado siempre este país desigual (el 0,3% de los salvadoreños acapara el 44% de la riqueza), con más de un tercio de los habitantes bajo el umbral de pobreza y otro tercio obligado a emigrar a Estados Unidos.
Este éxito electoral demuestra, además, que el FMLN tuvo razón al abandonar, en 1992 y en el contexto del fin de la guerra fría, la opción guerrillera (después de un conflicto de doce años que causó 75.000 muertos), y al adoptar la vía del combate político y de las urnas. A estas alturas, en esta región, un movimiento guerrillero armado está fuera de lugar. Ese es el mensaje subliminal que transmite, en particular a las FARC de Colombia, esta victoria del FMLN.

Por último, confirma que los vientos favorables a las izquierdas siguen soplando con fuerza en Suramérica (1). Desde la histórica victoria de Hugo Chávez en Venezuela hace diez años, que abrió el camino, y a pesar de las campañas de terror mediático, más de una decena de Presidentes progresistas han sido elegidos por voto popular con programas que anuncian transformaciones sociales de gran amplitud, redistribución más justa de la riqueza e integración política de los sectores sociales hasta entonces marginados o excluidos.


Cuando en el resto del mundo, y muy particularmente en Europa, las izquierdas, alejadas de las clases populares y comprometidas con el modelo neoliberal causante de la crisis actual, parecen agotadas y desprovistas de ideas, en Suramérica, estimuladas por la poderosa energía del movimiento social, los nuevos socialistas del siglo XXI desbordan de creatividad política y social. Estamos asistiendo a un renacimiento, a una verdadera refundación de ese continente y al acto final de su emancipación, iniciada hace dos siglos por Simón Bolívar y los Libertadores.

Aunque muchos europeos (hasta de izquierdas) lo sigan ignorando -a causa de la colosal muralla de mentiras que los grandes medios de comunicación han edificado para ocultarlo-, Suramérica se ha convertido en la región más progresista del planeta. Donde más cambios se están produciendo en favor de las clases populares y donde más reformas estructurales están siendo adoptadas para salir de la dependencia y del subdesarrollo.

A partir de la experiencia de la Revolución Bolivariana de Venezuela, y con el impulso de los presidentes Evo Morales de Bolivia y Rafael Correa de Ecuador se ha producido un despertar de los pueblos indígenas. Asimismo, estos tres Estados se han dotado significativamente, por vía de referéndum, de nuevas Constituciones.

Removida en sus cimientos por vientos de esperanza y de justicia, Suramérica ha dado también un rumbo nuevo al gran sueño de integración de los pueblos, no sólo de los mercados. Además del Mercosur, que agrupa a los 260 millones de habitantes de Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Venezuela, la realización más innovadora para favorecer la integración es la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Sus miembros (2) han conseguido una estabilidad que les ha permitido consagrarse a la lucha contra la pobreza, la miseria, la marginalidad, el analfabetismo, para asegurar a los ciudadanos educación, salud, vivienda y empleo dignos. Han obtenido asimismo, gracias al proyecto Petrosur, una mayor cohesión energética y también un aumento significativo de su producción agrícola para avanzar hacia la soberanía alimentaria. Gracias a la creación del Banco del Sur y de una Zona Monetaria Común (ZMC), progresan igualmente hacia la creación de una moneda común cuyo nombre podría ser el sucre (3).
Varios Gobiernos suramericanos (4) dieron, el 9 de marzo pasado, un paso más que parecía inconcebible: decidieron constituir el Consejo de Defensa Suramericano (CDS), un organismo de cooperación militar creado a través de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), organización fundada en Brasilia en mayo de 2008.

Gracias a estos recientes instrumentos de cooperación, la nueva Suramérica acude más unida que nunca a su gran cita con Estados Unidos en la Cumbre de las Américas que se celebra en Puerto España (Trinidad y Tobago) del 17 al 19 de abril. Allí, los mandatarios suramericanos debatirán con el nuevo presidente estadounidense, Barack Obama, quien expondrá su visión de las relaciones con sus vecinos del sur.

En su reciente visita a Washington, el Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, le pidió a Obama que levantase por completo el embargo económico contra Cuba, argumentando que es algo a lo que se oponen todos los países de la región (5). El pasado 11 de marzo, Washington había anunciado que los cubanoamericanos podrán visitar a quien deseen en la isla una vez al año y permanecer en ella tanto tiempo como quieran. Aunque durante su campaña electoral, Obama prometió mantener el embargo parece que se avecina una era de acercamiento entre La Habana y Washington. Ya era hora. Queda pendiente normalizar también las relaciones con Venezuela y Bolivia. Más ampliamente, Washington debe admitir que aquello del “patio trasero” pasó a la historia. Que los pueblos de Suramérica se han puesto en marcha. Y que, esta vez, no se detendrán.


Notas:

(1) El concepto de Suramérica, del que se proclama partidario el bolivarianismo venezolano, rebasa el de “América Latina”. Porque reconoce la participación de las naciones indígenas y de los afrodescendientes; y abarca a países y territorios cuya “latinoamericanidad” sigue siendo cuestionada. En otras palabras, el concepto tradicional de “América Latina” se queda corto para definir el espacio suramericano como conjunto de realidades, desde Río Grande y el Caribe hasta la Tierra de Fuego.
(2) Bolivia, Cuba, República Dominicana, Honduras, Nicaragua y  Venezuela (Ecuador es país observador).
(3) Sistema Único de Compensación Regional.
(4) Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.
(5) Costa Rica y El Salvador, los dos únicos países de la región que no tenían relaciones diplomáticas con La Habana, anunciaron en marzo pasado su decisión de restablecerlas.

07/04/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Neocolonialismo agrario


05-02-2009

girasol

Ignacio Ramonet

Le Monde Diplomatique

Una de las grandes batallas del siglo XXI será la de la alimentación. Muchos países, importadores de comida, se ven afectados por el aumento de los precios. Los Estados ricos lo venían soportando; hasta que, en la primavera de 2008, se asustaron por la actitud proteccionista de naciones productoras que limitaron sus exportaciones. A partir de ahí, varios Estados con crecimiento económico y demográfico -pero desprovistos de grandes recursos agrícolas y de agua- decidieron asegurarse reservas de comestibles comprando tierras en el extranjero.

Al mismo tiempo, muchos especuladores se pusieron igualmente a comprar terrenos para hacer negocios. Convencidos de que la alimentación será el oro negro del futuro. Según ellos, de aquí a 2050, la producción de alimentos se duplicará para satisfacer la demanda mundial. “¡Invertid en granjas! ¡Comprad tierras!” repite Jim Rogers, gurú de las materias primas. George Soros apuesta asimismo por los agrocarburantes y ha adquirido parcelas en Argentina. Un grupo sueco ha comprado medio millón de hectáreas en Rusia; el hedge fund ruso Renaissance Capital, 300.000 ha . en Ucrania; el británico Landkom, 100.000 ha . también en Ucrania; el banco estadounidense Morgan Stanley y el grupo agro-industrial francés Louis Dreyfus, decenas de miles de hectáreas en Brasil, etc.

Pero quienes se han lanzado a comprar tierras por todo el mundo, son principalmente los Estados con petrodólares y divisas. Corea del Sur, primer comprador mundial, ha adquirido 2.306.000 hectáreas; le sigue China (2,09 millones), Arabia Saudí (1,61 millones), los Emiratos Árabes Unidos (1,28 millones) y Japón (324.000 ha .). Total: cerca de 8 millones de hectáreas de tierras fértiles compradas o alquiladas en el exterior. Regiones enteras han pasado a estar bajo control extranjero en países con escasa densidad demográfica y cuyos gobernantes están dispuestos a ceder partes de la soberanía nacional. Un fenómeno que preocupa. En un informe alarmante, la ONG Grain denuncia “un acaparamiento de tierras a nivel mundial” (1).

Sin campos fértiles ni agua, los países del Golfo son los que más pronto se han lanzado. Kuwait, Qatar y Arabia Saudí buscan parcelas disponibles donde sea. “Ellos poseen tierras, nosotros dinero”, explican los inversores del Golfo. Los Emiratos Árabes Unidos controlan 900.000 ha en Pakistán; y están considerando proyectos agrícolas en Kazajistán. Libia adquirió 250.000 ha . en Ucrania a cambio de petróleo y gas. El grupo saudí Binladen ha conseguido terrenos en Indonesia para cultivar arroz. Inversionistas de Abu Dhabi compraron decenas de miles de hectáreas en Pakistán. Jordania producirá comestibles en Sudán. Egipto obtuvo 850.000 ha . en Uganda para sembrar trigo y maíz…
China es el comprador más compulsivo, pues debe alimentar a 1.400 millones de bocas cuando sólo dispone del 7% de las tierras fértiles del planeta. Además, la industrialización y la urbanización le han destruido unos 8 millones de hectáreas. Y algunas regiones se están desertificando. “Tenemos menos espacio para la producción agrícola, y es cada vez más difícil elevar el rendimiento”, explicó Nie Zhenbang, jefe de la Administración Estatal de Granos (2).

China detenta tierras en Australia, Kazajistán, Laos, México, Brasil, Surinam, y sobre todo en África. Pekín ha firmado unos treinta acuerdos de cooperación con Gobiernos que le dan acceso a tierras. A veces, las autoridades de Pekín envían desde China la mano de obra; pagada a menos de cuarenta euros al mes, sin contrato de trabajo y sin cobertura social.

Por su parte, Corea del Sur ya controla en el extranjero una superficie superior a la totalidad de sus propias tierras fértiles… En noviembre de 2008, el grupo Daewoo Logistics, estableció un acuerdo con el Gobierno de Marc Ravalomanana, presidente de Madagascar, para alquilar 1,3 millones de hectáreas, o sea la mitad de las tierras cultivables de esa gran isla…

El Gobierno surcoreano también ha comprado 21.000 hectáreas para cría de ganado en Argentina, país en el cual el 10% del territorio (unos 270.000 kilómetros cuadrados) se encuentra en manos de inversores extranjeros, quienes “se han beneficiado de la actitud de los diferentes Gobiernos para adquirir millones de hectáreas y recursos no renovables, sin restricciones y a precios módicos” (3). El mayor terrateniente es Benetton, industrial italiano de la moda, que posee unas 900.000 ha. y se ha convertido en el principal productor de lana. También el millonario estadounidense Douglas Tompkins tiene unas 200.000 ha . situadas próximas a importantes reservas de agua.
En general, la cesión de tierras a Estados extranjeros se traduce en expropiaciones de pequeños productores y aumento de la especulación. Sin olvidar la deforestación. Una hectárea de bosque procura un beneficio de cuatro a cinco mil dólares si se plantan en ella palmas de aceite; o sea de 10 a 15 veces más que si se dedica a producir madera (4). Ello explica por qué los bosques de la Amazonia, de la cuenca del Congo y de Borneo están siendo sustituidos por plantaciones.

Es un retorno a odiosas prácticas coloniales, y una bomba con efecto retardado. Porque la tentación de los Estados extranjeros es la de saquear los recursos, como lo hace China, con mano de obra importada y poco beneficio local… Pero la resistencia se organiza. En Pakistán, los campesinos ya se están movilizando contra el desplazamiento de aldeas si Qatar compra terrenos en la región de Penyab. Paraguay ha aprobado una ley que prohíbe vender parcelas a extranjeros. Uruguay se lo está planteando; y Brasil estudia cambiar su legislación.
El neocolonialismo agrario le arrebata el trabajo al campesinado y crea un “riesgo de pauperización, tensiones sociales extremas y violencias civiles” (5). La tierra es un asunto muy sensible. Siempre ha provocado pasiones. Representa una parte de la identidad de los pueblos. Tocar ese símbolo podría terminar mal.

Notas:
(1) www.grain.org/m/?id=213
(2) China Daily , Pekín, 9 de mayo de 2008.
(3) Daniel Enz y Andrés Klipphan, Tierras SA. Crónicas de un país rematado , Alfaguara, Buenos Aires, 2006.
(4) Le Nouvel Observateur , París, 23 de diciembre de 2008.
(5) Le Monde , París, 23 de noviembre de 2008.

06/02/2009 Posted by | Politica Internacional, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario