America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Una vergonzosa y sospechosa “alianza” – Federico Bernal y Belén Ennis


Una vergonzosa y sospechosa “alianza”

Cómo la American Task Force Argentina “trabaja” con las corporaciones argentinas contra el país actuando en ambos parlamentos nacionales y poderes judiciales, así como a nivel mediático.

53bff74383664

El terrorismo financiero y especulador occidental creó el grupo de lobby American Task Force Argentina (ATFA) para defender los intereses buitres de origen estadounidense en su guerra abierta contra la seguridad nacional de la República Argentina. En ATFA se autodefinen así: “El Grupo de Tareas Estadounidense para Argentina (ATFA) es una alianza de organizaciones unidas por una conciliación justa y equitativa del incumplimiento de pago de la deuda del gobierno argentino en 2001 y su posterior reestructuración. Nuestros miembros trabajan con legisladores, los medios de comunicación y otras partes interesadas para alentar al gobierno de los Estados Unidos a buscar vigorosamente un acuerdo negociado con el gobierno argentino en defensa de los partes interesadas estadounidenses”. Entre otros miembros, ATFA nuclea sendos fondos buitres (Elliott, por ejemplo), parte de la banca privada y patronales ganaderas oriundas de la segunda potencia mundial. Desde allí y tomando sus mismas palabras, “trabajan” contra la Argentina actuando en ambos parlamentos nacionales y Poderes Judiciales, así como a nivel mediático, tanto en nuestro país, como en EE UU y la Unión Europea. Su equipo de lobbistas, acreedor de decenas de millones de dólares al año, no conoce escrúpulos, fronteras, nacionalidades ni profesiones.

UNA SOSPECHOSA Y VERGONZOSA “ALIANZA”

El equipo del Laboratorio “Terrorismo Comunicacional” del Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), se propuso analizar el nexo periodístico y editorial entre las corporaciones mediáticas La Nación y el Grupo Clarín con los fondos buitres nucleados en ATFA. Encontramos que dichas corporaciones –entre otras de nuestro país–, participan con un insólito y vergonzoso nivel de producción editorial que el portal oficial buitre publica a diario (42% del total del material publicado en aproximadamente diez meses de existencia proviene directa o indirectamente de los aludidos medios argentinos).

Semejante intervención y compromiso, sostenemos desde OETEC, difícilmente se reduzca a una simple donación de material o a una cesión gratuita de derechos; de la misma forma que resultaría poco creíble la inexistencia de una coordinación ejecutivo-editorial entre las direcciones de las empresas mediáticas involucradas y ATFA. Asimismo, llama poderosamente la atención la concentración de la producción utilizada por los buitres en un puñado de renombrados periodistas. La lógica pregunta que entonces brota espontánea: ¿trabajan por encargo o simplemente los buitres seleccionan entre lo que va saliendo aquello que más les sirve a su estrategia contra la seguridad económica y popular de la República Argentina? A continuación, las “partes” periodísticas de la Argentina y su trabajo conjunto con ATFA, en una alianza sospechosa y vergonzosa de “partes interesadas” en el triunfo del terrorismo financiero y especulador sobre el pueblo argentino, en detrimento de su presente y porvenir.

LOS BUITRES Y SU PORTAL OFICIAL

El 7 de julio de 2014, ATFA anunció el lanzamiento de “un nuevo sitio web –www.factcheckargentina.org– que servirá de recurso para “verificar” mitos presentados por el gobierno argentino en la disputa de la deuda con acreedores estadounidenses”. El portal en cuestión, una suerte de su house organ periodístico, tiene dos secciones donde semanalmente publica, en inglés y castellano, artículos, notas de opinión y compilados informativos. Desde allí su voz es irradiada al mundo entero, pues su contenido se inserta en la lógica del terrorismo financiero ejecutado por los mismos buitres en su lucha contra la Argentina, su seguridad económica y la seguridad jurídica de su pueblo; en pocas palabras, nuestra seguridad nacional. ¿De cuáles fuentes se nutren y de qué nacionalidades? ¿Quiénes son los periodistas que escriben para el interés buitre? Daremos respuesta a los dos interrogantes.

SECCIÓN “HOME”

Desde su inauguración en julio de 2014 y hasta el 17 de abril del corriente, la sección “Home” (seleccionando ingreso en formato “English”) lleva publicadas un total de 111 notas. Estas 111 notas están firmadas por ATFA y aparecen publicadas en inglés. Las corporaciones mediáticas propiedad de Mitre y Magnetto figuran como referencia en el 30% (básicamente las mismas notas que citan a una citan a la otra) del contenido de esta sección. Los periodistas más recurridos por los buitres son (en orden de creciente): Hugo Alconada Mon, Martín Kanenguiser, Carlos Pagni y Jorge Oviedo. Por su parte, los autores del diario Clarín más citados son: Marcelo Bonelli, Nicolás Wiñazki, Ana Barón y Daniel Santoro, entre otros.

SECCIÓN “LATEST NEWS”

Las “últimas noticias” son colocadas en esta sección, que es la de mayor frecuencia de actualización de la web oficial buitre. Desde su inauguración en julio de 2014 y hasta el 17 de abril de 2015, lleva publicadas un total de 142 notas. A diferencia de la sección previamente analizada, cabe aclarar que en este caso ATFA no firma ningún artículo. ¿Quién es entonces el autor del contenido? El 100% de la producción aquí alojada vienen a ser artículos completos de medios comunicación externos a ATFA pero traducidos al inglés por los buitres (la referencia al escrito original figura como hipervínculo al final de cada nota). Ahora bien, del total de 142 publicadas por los buitres en menos de diez meses, el diario La Nación y el Grupo Clarín contribuyeron con 39 y 37 notas, respectivamente. En otras palabras, ambas corporaciones mediáticas contribuyen con el 54% del contenido publicado en esta sección. En relación a los periodistas preferidos por los buitres para nutrir esta sección, destacan del diario La Nación (en orden decreciente) los trabajos de: Silvia Pisani con 8 notas, Martín Kanenguiser con 6 notas, Jorge Oviedo con 4, Martín Dinatale y Hugo Alconada Mon con 3 cada uno, entre otros. Por su parte, los periodistas dilectos del diario Clarín más citados son: Lucía Salinas (7), Ana Barón (6), Nicolás Wiñaski (4) y Marcelo Bonelli (3), entre otros.

DE LA OPERETA NISMAN AL PORTAL BUITRE

Como fuera expresado en nuestro informe “La denuncia de Nisman y la cuestión energética nacional” (23/01/15), la denuncia, más que “denuncia” trátase en verdad de un compendio de artículos periodísticos críticos a los que un fiscal (en lugar de un “periodista”) les brindó un soporte supuestamente legal y jurídico al utilizarlos todos juntos contra la Presidenta de la Nación. Ni los artículos de Pepe Eliaschev, ni de Carlos Pagni; ni las maquinaciones de Héctor Magnetto, ni Bartolomé Mitre pueden alcanzar el suficiente poder de fuego por sí solos como para –como efectivamente sí pudieron los autores de la opereta Nisman– solicitar: “en virtud del mandato dispuesto en el art. 177 inc. 1° del Código Procesal Penal de la Nación…” dictar el “embargo preventivo sobre los bienes de autores y partícipes de este encubrimiento…”, decretando “la inmediata prohibición de salir del país” a la presidenta de todos los argentinos. La opereta Nisman se valió de años de artículos periodísticos previamente escritos que sirvieron a la “causa”. Sin embargo, difícilmente el fiscal o el verdadero autor de la denuncia haya encargado, desde 2011, notas periodísticas a los medios opositores (o a los periodistas de forma individual) con la finalidad de ir dotando de “contenido” y “razón de ser” a la referida maquinación. No obstante, el caso del “contenido” publicado por el portal oficial buitre aquí estudiado podría ser muy diferente. Desde junio del 2014, fecha clave en su afrenta contra la seguridad nacional de la República Argentina, que los buitres publican en simultáneo con los principales medios opositores argentinos artículos, notas de opinión e informes periodísticos afines a los intereses de los saqueadores y estafadores nucleados en ATFA.

LÓGICAS INQUIETUDES

El Observatorio OETEC se propuso conducir esta investigación a los efectos de alertar a las autoridades de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, así como a los miembros del Parlamento nacional –indistintamente de su partido e ideología– sobre presuntos nexos comerciales entre la organización buitre ATFA y las corporaciones mediáticas argentinas La Nación y el Grupo Clarín –entre otras–, desde que el aquí demostrado elevadísimo nivel de participación editorial de estas últimas en el portal oficial buitre (42% del total del material publicado en aproximadamente diez meses de existencia, sumando secciones “Home” y “Últimas Novedades”) no puede reducirse a una simple donación de material ni a una cesión gratuita de derechos. De igual forma, resultaría poco creíble la inexistencia de una coordinación ejecutivo-editorial entre las direcciones de las empresas mediáticas involucradas y la ATFA. En este sentido, nos preguntamos qué tan ilógico resultaría suponer que los periodistas argentinos mencionados en este informe, y en función de su destacada y recurrente aparición en el portal oficial buitre, no recibieran dinero de los mismos fondos que atentan contra la seguridad nacional de la República. ¿No ameritaría acaso investigar sus activos y patrimonio desde julio del año pasado a esta parte? Inquietudes razonables desde que, en definitiva, es la mismísima organización ATFA la que nos cuenta que sus “miembros trabajan con legisladores, los medios de comunicación y otras partes interesadas para alentar al gobierno de los Estados Unidos a buscar vigorosamente un acuerdo negociado con el gobierno argentino en defensa de los partes interesadas estadounidenses”. Nuevas inquietudes… ¿a qué se refieren con “trabajar”? ¿Podría caer bajo esta denominación (“trabajo”) el suministro del 42% del total del material publicado en el portal desde su lanzamiento? ¿Trabajo remunerado? ¿Producción por encargo? ¿Hay cesión de copyright por las traducciones completas y literales de las notas originales publicadas en castellano o acaso media algún tipo de contratación legal y/o acuerdo económico? ¿Cuál es el beneficio de estas corporaciones mediáticas y sus periodistas involucrados en contribuir con los intereses buitres de ATFA? Recientemente se supo, denunciado por un ex director ejecutivo de la DAIA, que la ONG Foundation for Defence of Democracies, a la sazón dirigida por un íntimo amigo de Nisman, recibió 3,6 millones de dólares de Paul Singer. ¿Habrán recibido donaciones del estilo las Fundaciones de Mitre y Noble por su destacable y estratégica participación editorial en la política comunicacional de Singer y compañía?

EL VERGONZOSO NEXO DE LA NACIÓN Y CLARÍN CON LOS FONDOS BUITRES

Finalmente, es interesante cuando no llamativo advertir que tanto la estrategia buitre como la de las corporaciones La Nación y Grupo Clarín se basan, en estas últimas semanas, en la cuestión de un supuesto “nexo con Irán” (la Argentina con Irán). Pues bien, resulta a todas luces claro que el único “nexo” demostrado aquí –por otra parte ostensiblemente verificable por cualquier cibernauta al ingresar a los portales oficiales buitrista–, es el “nexo” entre los diarios La Nación, el Grupo Clarín y la American Task Force Argentina, es decir, los fondos buitres estadounidenses. Desde su Laboratorio “Terrorismo Comunicacional”, el Observatorio OETEC deja planteadas estas inquietudes anhelando sean tomadas por funcionarios, políticos, jueces, fiscales y legisladores comprometidos con la defensa del interés nacional, en contra de la guerra declarada a nuestro país y su pueblo por parte del terrorismo financiero y especulador occidental y su brazo ejecutor, los fondos buitre nucleados en ATFA. Por nuestra parte, la Fundación OETEC ya se ha puesto en marcha en esta dirección.

INFONEWS

22/04/2015 Posted by | Economía, General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , | 1 comentario

Las ofrendas de Massa para recuperar protagonismo. Los excesos de Clarín y las internas por la sucesión en el Grupo. – Roberto Caballero


584x270_Sabbatella-cristina-kirchner-parabuenosaires-298x295

Después de haber sido momentáneamente barrido a la página 25 de los diarios por el fallo sobre la LSCA de la Corte Suprema de Justicia, el diputado electo Sergio Massa no tuvo más remedio que hablar de Martín Sabbatella, la Ley de Medios y juntarse con ADEPA para retornar al centro de la agenda pública, al menos como coreuta del Grupo Clarín SA.

Dijo Massa: “Sabbatella fue a hacer un show a la puerta de Clarín, no necesitaba un circo”, en referencia a la notificación de la adecuación de oficio que el titular de la AFSCA hizo el jueves 31, en las oficinas de Héctor Magnetto, instancia habilitada por el histórico fallo que declaró constitucionales todos los artículos impugnados y vencidos todos los plazos para adherirse al régimen antimonopólico previsto por la LSCA.

Como Massa, la nota de apertura del diario Clarín del viernes 1, página 3, calificó el procedimiento legal de “show mediático”; en su página 5 tituló así un recuadro, “Un show mediático alrededor de la presentación del Gobierno a Clarín”; y una página después, en un fotoepígrafe notable, con foto del diputado junto a la cúpula de ADEPA, volvió a titular: “Massa: la notificación no necesitaba de circo”. Es un show.

Si no fuera porque Massa fue el jefe de Gabinete que presentó el proyecto de ley original de la LSCA junto a Cristina y Néstor Kirchner en el Teatro Argentino de La Plata, en octubre de 2009, mientras la platea cantaba “tomala vos, dámela a mí, el que no salta es de Clarín”, lo suyo sería, apenas, la astucia escondida detrás de 20 palabras para no ser desbancado del cariño de Magnetto y sus licencias ilegales por la inflación verborrágica de Elisa Carrió.

Pero ese antecedente, que lo muestra hace cuatro años junto con los impulsores de la norma, que calificó entonces de “política de Estado”, descubre dos cosas. Una, que nunca leyó bien la ley que apoyaba, porque ahora critica un paso legal previsto en ella: la notificación de la adecuación de oficio para cualquier grupo de comunicación que no haya presentado su plan de modo voluntario. Dos, que su megalomanía compite con la de la diputada de UNEN, al punto de llevarlo a traicionar una vez más su propia historia como ex funcionario kirchnerista, algo que Carrió seguramente va a recordarle de modo dañino en breve, del mismo modo que cada tanto se lo refriega en la cara a Alberto Fernández para impedirle cualquier sueño de resurrección.

Lo de Massa es para un manual sobre la amnesia, aunque su reacción obedezca a una lógica básica: no resignar el protagonismo que el Grupo Clarín SA le concedió para tratar de arrebatarle al kirchnerismo sus mayorías parlamentarias, objetivo que no consiguió, pese a su destacable performance bonaerense. Ocurre que la empresa oligopólica de Héctor Magnetto y Cía, a juzgar por la calificación que surge del mismo fallo de la Corte, hoy tiene mayores preocupaciones que sostenerle la vela al intendente que pasó a diputado y hablaba, hasta el domingo, como consumado líder trasnacional capaz de codearse con Obama y Merkel.

Con algo de razón y mucho de orfandad, entonces, Massa vuelve a por lo suyo, por lo que le prometieron, denunciando que hacer cumplir la ley que él mismo impulsó en el pasado es una arbitrariedad, un atropello a los derechos monárquicos de su jefe que, como todos sabemos, como quedó patéticamente evidenciado en estos días, se atribuye impunemente un poder que estaría por encima de los tres poderes del Estado democrático. De la demagogia punitiva electoral a la demagogia monopólica, sin escalas. Esto es un show también.

Massa no quedó, como quería el márketing de su campaña, en el justo medio, reconociendo lo bueno y criticando lo malo del gobierno que apoyaba auténtica o falazmente hace 15 minutos. Ni siquiera quedó hablando de su eficaz latiguillo de campaña: la televisación de la inseguridad. Quedó del lado oscuro de toda esta historia: el mismo de Carrió y Mauricio Macri, atacando una ley constitucional y a su órgano de aplicación, como les exige y demanda un grupo empresario, en su fascinación belicosa, a los que concibe como sus satélites políticos. Un grupo empresario, además oligopólico, integrado por cuatro familias que para defender el abuso de rentabilidad que giran todos los años a Luxemburgo quieren generar zozobra institucional. Primero desconociendo al Ejecutivo, después al Legislativo y ahora al Poder Judicial. Cuatro familias contra 40 millones de argentinos. Es mucho.

Massa sabe que el fallo de la Corte es irreprochable. Si no lo sabe él, algunos de los abogados que lo asesoran debería explicárselo. No hay otro tribunal donde sus amistades mediáticas puedan acudir. El experimentado Santiago Cantón, si le dice eso, le está mintiendo. Las personas jurídicas no pueden reclamar en la CIDH. Las violaciones a los Derechos Humanos son contra personas, no contra empresas. Cuando Carrió dice que va a ir a Washington, de la que es informante, siempre según sus palabras en TN, a pedir la pelela por Clarín, eso sí que es un show, no el de Sabbatella que hace lo que debe hacer como funcionario público.

Pensar paternalmente en el Departamento de Estado como recurso legítimo para revertir un revés cualquiera en la Argentina, como plantea Carrió sin sonrojarse, revela una mentalidad colonial que ni los antikirchneristas pueden sostener dignamente. Una cosa es ser opositor, otra pedir la Sexta Flota para dirimir asuntos internos. A ver: ni Estados Unidos puede atribuirse el derecho de pernada sobre nuestro país, ni Carrió pretender que Argentina resigne soberanía judicial del mismo modo que ella abandonó el debate político racional por los exabruptos televisivos incendiarios. Mucho menos, siendo diputada nacional. Es un show.

Volviendo a Clarín. Tiene un solo camino: acatar la ley. Las opciones que le quedan son dos: se suma a la voluntad de adecuación del socio minoritario de Cablevisión, David Martínez, quien esta semana perdió el 50% del valor de sus acciones por la resolución jurídica de la Corte; o la AFSCA está obligada a iniciar la adecuación de oficio, es decir, a concursar las licencias de las que debe desprenderse si quiere ser un grupo comunicacional legal y no ilegal, con lo que implica la ilegalidad en términos empresarios. Sobre todo, mirando la Bolsa.

Se comenta que hay una crisis en el Grupo. La estrategia de todo o nada que propone Magnetto es suicida y ya despierta fantasías sucesorias. Martínez lo dijo: quiere ganar plata, no voltear un gobierno. Si lo que le piden es poner Paka-Paka en la grilla, no entiende por qué su socio se empeña en perder. Fueron cuatro años en los que Magnetto jugó a ser presidente. La realidad, ahora, dice otra cosa. Era un general en la batalla grande del poder, pero el fallo que declaró constitucional la ley amenaza con convertirlo en esos soldados degradados perdidos en las islas japonesas que 30 años después ignoraban que la guerra había terminado con una derrota humillante.

Los servicios de vocería rentada de Massa, Carrió y Macri hacen barullo, lastiman al gobierno, inquietan los ánimos, agreden las instituciones republicanas, generan estrépito social, producen tensión política, todo eso es funcional a la estrategia empresaria de Clarín y sus socios de AEA, pero no logra revertir lo esencial: la ley es la ley, eso ya está resuelto. Decir que Sabbatella es “un delincuente” que manda la presidenta y que tiene que ir preso, poner en duda su legitimidad frente a la ASFCA ahora, acusarlo de estalinista como hizo Marcos Novaro en un ataque de macartismo, hacer terrorismo con los empleados del multimedios diciéndoles que van a quedarse sin trabajo, cuestionar un organismo creado por la ley que es constitucionalmente aplicable en todo su articulado –incluso en los que crearon la AFSCA así como está, es decir, con representación de las minorías políticas, sentido federal y pluralidad académica, étnica y social, y control parlamentario–, no va a cambiar el fallo cortesano. Ya está escrito y sus efectos no tardarán en conocerse.

Al menos hay dos, inmediatos, producidos casi en simultáneo con la resolución: José Manuel de la Sota, después de cuatro años, decidió cumplir con la ley y designó el representante cordobés en el COFECA, Consejo Federal de Comunicación, dependiente de la AFSCA, el martes 29. Y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, pese a los llamados a la rebelión del propio Macri, la semana pasada inició el mismo proceso. Por eso mismo, no se entiende por qué los diputados del PRO fueron el jueves a hacer el papelón de dejar en mesa de entradas del Palacio de Justicia un escrito pidiendo la suspensión del fallo: un estudiante de abogacía, al mes de cursar, sabe que son improcedentes los pedidos de este tipo. Entre los peticionantes estaba Pablo Tonelli, profesor de Derecho, que habrá aplazado a más de un alumno por no saber que lo que él hizo, no debe hacerse.
En fin, es un show.

Yo desmiembro, tu desmiembras

Clarín y La Nación son dos versiones de un mismo concepto empresario. En Papel Prensa, la productora de papel que les entregó el dictador Videla después de arrebatársela ilegalmente a la familia Graiver, las dos sociedades comerciales actúan cartelizadamente perjudicando la posición accionaria del Estado, comparten variados negocios en distintas provincias, además de tener, entre sus accionistas, lazos familiares y apellidos comunes, y son un tándem en la Asociación Empresaria Argentina (AEA) y en ADEPA, la cámara que agrupa a las patronales de la prensa gráfica.

Todo esto explica, aunque no evita el asombro, que el viernes 1 Clarín haya titulado su tapa diciendo “El Gobierno intenta desmembrar de facto al Grupo Clarín” y La Nación del mismo día haya puesto “Avance del Gobierno para desmembrar de oficio el Grupo Clarín”. El enfoque es idéntico y también lo es el verbo elegido, desmembrar. En el periodismo no hay palabras inocuas. Hablar de desmembramiento remite a un desgarro, a una situación dramática. Usarlo para informar sobre los efectos de una ley democrática y constitucional es una exageración.

En todos los países desarrollados existen normas antimonopólicas que regulan los mercados y las concentraciones abusivas. En general, cuando se comentan sus efectos, se habla de adecuaciones, desinversiones y desapoderamientos; los desmembramientos quedan para las páginas de policiales de los diarios. El “desmembrar de facto” que denuncia Clarín en su tapa tiene otras reminiscencias. De facto quiere decir “por la fuerza”. Los gobiernos “de facto” son dictaduras, que toman el poder por la fuerza, quebrando la legalidad constitucional de un país. No es lo que ocurre aquí.

Estamos en presencia de un gobierno democrático, que aplica una ley constitucional, por lo tanto, no es “de facto”. En todo caso, el que pretende violentar la Constitución Nacional es Clarín. Salvo que Héctor Magnetto haya decidido avanzar sobre la Corte, último intérprete de la carta madre, y “de facto” pretenda ocupar su lugar y decomisar sus atribuciones. Tal vez el mayor error de Clarín SA en todo este tiempo haya sido este: pensarse por encima de las instituciones, al punto de cuestionar todo el ordenamiento jurídico, todos los códigos, todas las normas, reescribiendo su significado en cada artículo, en cada nota, a través de cada uno de sus medios, muchos de los cuales están hoy fuera de la ley.

Verdades porteñas

La “cama política” de la que fue víctima Juan Cabandié después de su intervención exitosa en el debate televisivo con Elisa Carrió y Sergio Bergman no influyó demasiado en los resultados de la última elección porteña. Si bien el FPV no logró renovar la senaduría por el distrito de Daniel Filmus –mal trago injusto que fue comentado lúcidamente por Víctor Heredia en su Facebook–, y Jorge Taiana se vio complicado por la colectora de Alternativa Popular, el oficialismo mantuvo en líneas generales los números porcentuales de las PASO e, incluso, concretó la mejor elección a diputados nacionales de la última década, después de la exorbitancia numérica de las presidenciales de 2011. Cabandié aumentó en 2,5 puntos su performance de agosto y su figura quedó fortalecida de cara a la conducción kirchnerista de la CABA. Poco se supo, casi nada se dijo, pero tras su paso por la Legislatura, a la que llegó con un bloque de apenas dos diputados, el FPV se convirtió en segunda fuerza política, detrás del PRO.

A partir del 10 de diciembre próximo, el interbloque oficialista va a contar con 17 legisladores, todos pertenecientes al espacio de Unidos y Organizados. Para un distrito que conoció en el pasado la conducción oscilante de Alberto Fernández, sin que el kirchnerismo haya podido hacer pie en él, en parte por las apetencias personales y las convicciones rotativas del actual operador massista, lo de Cabandié tiene un doble mérito: despegar definitivamente de la adolescencia política y convertirse en referente de una construcción kirchnerista que juega en ligas mayores. El video es cosa del pasado.

Sabbatella

Tres premios recibió Martín Sabbatella en la sede de Clarín SA por desarrollar políticas de transparencia. Fue, durante muchos años, un ejemplo de honestidad, destacado desde las mismas páginas que ahora abominan de su figura. Sabbatella mantiene sus mismas conductas de siempre, pero el día que decidió poner en cuestión el monopolio y defender la comunicación como un derecho humano, de Pepe Mujica joven del Conurbano pasó a ser un stalinista cruel y despiadado. Cristina Kirchner se lo había anticipado cuando lo nombró. Así funciona el disciplinamiento de Clarín, así se maneja la tutela que ejerce sobre los políticos que se dejan tutelar.

Sabbatella es el mismo de ayer y suma a su trayectoria una pelea trascendente para la democracia argentina. No merece el ataque de Clarín, ni la saña de Héctor Magnetto, aunque seguramente eso sea, finalmente, un jalón cuando se lean los libros de historia. Pero mucho menos la mezquindad de cierto progresismo a la violeta que justo ahora, cuando lo acribillan con títulos hirientes, se suman a cuestionar por lo que no se aplicó de la ley en cuatro años de maltrecha y tortuosa vigencia. Habría que recordarles que Sabbatella está hace menos de uno en la AFSCA, y que fue en este lapso que la ley fue declarada constitucional en todo su articulado por una Corte Suprema que no siempre falla a favor del gobierno.

Fue una batalla política, cultural y legal que ganó. No lo hizo en soledad, claro. Pero él estuvo al frente. Dañarlo con “fuego amigo” en este trance, mientras Clarín trata de despellejarlo en público, no habla bien de algunos de sus críticos. Ni siquiera de los bienintencionados. El centimetraje que los diarios opositores y no tanto les prodigan en sus páginas para cuestionar a Sabbatella ahora no es gratuito. Busca erosionar su figura desde la retaguardia para, “de facto”, tratar de incumplir la ley y entorpecer la democratización de la palabra. Así como Perón sabía que la víscera más sensible del ser humano es el bolsillo, Magnetto conoce que la mayor debilidad del hombre es su narcisismo y su deseo de poder. La historia los mira, sería recomendable no defraudarla.

TIEMPO ARGENTINO

05/11/2013 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Golpistas antes y golpistas ahora – Hernan Brienza


13 (3)

La editorial del día de ayer del diario La Nación titulada “La tinta no destituye” apela a una serie de fantasmagorías golpistas que vale la pena comenzar a espantar.

Por:

Hernan Brienza
En una mirada naif –por conveniencia propia, claro; es decir, para deslindar la propia complicidad histórica del matutino mitrista con todas las dictaduras del siglo XX– sobre la prensa y la política, el editorialista escribe: “El jueves último en Berazategui, al reanudar la campaña electoral, (la presidenta) hizo suyas las palabras que acababa de pronunciar el intendente de esa comuna, Patricio Mussi. “Me encantó la metáfora –afirmó la jefa del Estado refiriéndose a una frase de Mussi–, lo de las balas de plomo que derrocaron a Perón con las balas de tinta que por ahí intentan derrocar o destituir gobiernos populares. ¡Qué metáfora tan exacta y tan perfecta! En boca de la presidenta, esas palabras revisten una inusual gravedad por el ataque a la prensa que ellas encierran, pues la metáfora, lejos de ser ‘tan exacta y tan perfecta’, es errónea y falaz de punta a punta. Ni las balas de plomo derrocaron al general Juan Domingo Perón, ni existen balas de tinta, ni, en caso de existir, podrían destituir gobiernos. Perón no cayó por obra de las armas que alzó la Revolución Libertadora en 1955. Cayó, básicamente, porque su régimen se había agotado y abundaban los escándalos y las burdas muestras de autoritarismo. Las ‘balas de tinta’ no matan ni hieren, ni mucho menos derrocan gobiernos. Esos proyectiles sólo informan, analizan, investigan y critican. Forman opinión. Si esa opinión, al convertirse en el voto que se deposita en las urnas, resulta políticamente letal, es pura y exclusivamente porque la tinta, al margen de los errores que se puedan cometer, ha sabido transmitir la realidad en la que viven los lectores.”

El editorialista del diario La Nación –que compartió junto con Clarín la apropiación de Papel Prensa realizada en complicidad con la última dictadura militar– olvidó varias cosas en su escrito. 1) que su diario llevó adelante una campaña de desprestigio sistemática contra el gobierno de Juan Domingo Perón, alentando el golpe de Estado de junio del 1955 y el posterior de septiembre, 2) que en 1954, el oficialismo había ganado las elecciones por la vicepresidencia por una abrumadora mayoría, que demostraba que lejos de estar agotado gozaba de buena salud más allá de los errores, las contradicciones y ciertos giros autoritarios que pudiera tener –nada comparable a la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu que fue ilegal, ilegítima, fusiló, encarceló, desterró decenas de personas–, y 3) que Perón renunció a la Presidencia de la Nación después del bombardeo criminal que asesinó a más de 300 civiles, el 16 de junio del 55 –cualquier imagen de esa plaza acribillada por las bombas demuestra la mala intencionalidad del editorialista de La Nación– y tres meses después un nuevo levantamiento militar que amenazó con bombardear las destilerías de combustible de La Plata. No fue el agotamiento, fue el plomo y el fuego impartido criminalmente por sus enemigos políticos el que puso fin al gobierno legal, legítimo, democrático de Perón.

El gobierno de Néstor Kirchner, primero, y luego los dos de Cristina Fernández de Kirchner fueron y son acosados continuamente por una prensa autodenominada “independiente” que no hace más que intentar deslegitimar para destituir a un gobierno legal, legítimo y democrático. El editorialista de La Nación debería recordar la famosa amenaza-editorial de Claudio Escribano, quién le advirtió a Néstor Kirchner antes de asumir que iba a durar menos de un año si no cumplía con cinco puntos programáticos: 1) “La Argentina debe alinearse con los Estados Unidos. No son necesarias relaciones carnales, pero sí alineamiento incondicional. Es incomprensible que aún no haya visitado al embajador de los Estados Unidos.” 2) “No queremos que haya más revisiones sobre la lucha contra la subversión. Está a punto de salir un fallo de la Corte Suprema de Justicia en ese sentido. Nos parece importante que el fallo salga y que el tema no vuelva a tratarse políticamente. Creemos necesaria una reivindicación del desempeño de las Fuerzas Armadas en el contexto histórico en el que les tocó actuar.” 3) “No puede ser que no haya recibido a los empresarios. Están muy preocupados porque no han podido entrevistarse con usted.” 4) “Nos preocupa la posición argentina con respecto a Cuba, donde están ocurriendo terribles violaciones a los Derechos Humanos.” 5) “Es muy grave el problema de la inseguridad. Debe generarse un mejor sistema de control del delito y llevarse tranquilidad a las fuerzas del orden con medidas excepcionales de seguridad.”

Golpistas antes y golpistas ahora. Los editoriales del diario La Nación siempre fueron impresos con el mismo plomo con que se fabricaron las balas de todos los golpes de Estado del siglo XX.
INFONEWS

04/09/2013 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

SERGIO MASSA, EL CANDIDATO DE CLARÍN – La cocina del show por Adrián Murano


IMG_1221


El intendente de Tigre es la nueva esperanza del Grupo para derrotar al Gobierno K. La estrategia de Magnetto, el rol de Alberto Fernández y los favores mediáticos en campaña.

Artista Exclusivo. Massa paseó su triunfo electoral por Canal 13. Alberto Fernández lubricó el vínculo entre el intendente y el multimedios de Magnetto.
Sergio Massa ganó las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias en buena ley. Es decir: sacó más votos que sus contrincantes en el distrito clave de la política nacional. Unos 3.041.969 bonaerenses lo eligieron como su candidato para las elecciones de octubre. Su principal elector, sin embargo, no estuvo entre esa multitud. Héctor Magnetto, el mandamás del Grupo Clarín, vota en Capital.

El fervor del empresario con la campaña de Massa se desplegó en todos los formatos con los que opera el multimedios: gráfica, radio y tevé. Un detallado estudio del sitio Diarios Sobre Diarios, especializado en análisis de medios escritos, detalló esos favores. “Clarín y La Nación votan a Massa y en contra del FPV” se titula el artículo, a tono con la contundencia del informe. El trabajo, publicado a una semana de las PASO, sostuvo que durante la campaña “Massa apareció 17 veces en la portada de Clarín y 18 en la de La Nación”. Sobre ese total, aclara el artículo, “Clarín lo trató favorablemente en 10 títulos –5 principales, 4 secundarios y 1 pequeño–, y en forma neutra en 7 noticias –1 central, 4 secundarias y 2 pequeñas–”. Según el trabajo de DSD, La Nación –suerte de subsidiaria editorial de Clarín– no se quedó atrás: “Lo editó (a Massa) en forma positiva en 9 títulos –4 principales, 1 secundario y 4 pequeños–, y en neutro en 9 noticias –6 centrales y 3 secundarias–. Además, publicó 2 títulos neutros –1 principal y 1 pequeño– para dirigentes del ‘massismo’”.

Pero no sólo de elogios se nutre una campaña mediática. A menudo, los medios son más eficaces para demoler que para construir. Entrenado en esa tarea, Clarín también favoreció a Massa denostando a su competidor, el intendente K Martín Insaurralde. Según el relevamiento de DSD, el lomense “sumó 8 menciones en la primera plana de Clarín y 8 en la de La Nación. Clarín lo cuestionó en 4 noticias –3 principales y 1 secundaria– y lo editó en neutro en otros 4 títulos –1 central, 1 secundario y 2 pequeños–. En ese sentido –agrega el informe–, La Nación lo trató en forma adversa en 4 noticias –2 principales, 1 secundaria y 1 pequeña–, en neutro en 3 títulos –2 centrales y 1 secundario– y favorablemente en 1 noticia principal”.

El trabajo de DSD –cuya versión completa se puede consultar en http://www.diariosobrediarios.com.ar/dsd/notas/5/674-clarin-y-la-nacion-votan-a-massa-y-en-contra-del-fpv.php#.UgvxtNI99e0–revela que el fenómeno se replicó en territorio porteño, donde Elisa Carrió fue la precandidata “con mejor performance en las tapas de los dos diarios de mayor circulación”. El dato coincide con la actitud de los candidatos apenas concluida la jornada electoral. Tanto Massa como Carrió fueron agasajados por la principal espada periodística del Grupo, Jorge Lanata, en su show dominical. Pero la tarea, claro está, aún no fue concluida.

Massa transitará hacia el 27 de octubre sobre la alfombra roja tendida por el Grupo. Eso no implica, sin embargo, que el camino esté exento de sobresaltos. De tanto en tanto, el Grupo le requerirá muestras de fidelidad que lo pueden dejar en offside. Algo de eso ocurrió, precisamente, cuando La Nación le hizo decir a Mirta Tundis que, de resultar electa, anularía el Fútbol Para Todos. La declaración de la tercera candidata a diputada massista provocó una crisis de nervios, sobre todo en los intendentes de territorios peronistas, que sin sutilezas expresaron su temor. “¡Cómo mierda se le ocurre decirles a los negros del conurbano que les vamos a sacar el fútbol! ¡Por qué no les dice que les sacamos la Asignación Universal, así no nos vota nadie!”, se quejó ante Veintitrés, en lenguaje llano, un histórico colaborador del jefe comunal.

Después de aquella declaración, la consultora previsional de Telenoche fue apartada de la campaña, pero su nombre reapareció de manera curiosa tras la noche triunfal. “Cuídenos a nuestra joya”, le advirtió a Massa la dupla Santillán-Biasatti, que conduce el noticiero de El Trece. Pocas veces se observó, en vivo y en directo, semejante muestra de cariñosa complicidad entre un candidato y un medio de comunicación.

Una de esas veces fue el abrazo que el extinto Bernardo Neustadt estrechó con Carlos Menem la noche en la que el riojano obtuvo la reelección. A la manera de Neustadt, el domingo Lanata recibió con abrazos y mohines cómplices a Elisa Carrió. Es cierto que el animador y la diputada se prodigan una añeja amistad. Pero ese brote afectivo encaja en la mesa de arena que Magnetto dispuso para la próxima contienda electoral. El CEO de Clarín imagina la tapa del 28 de octubre con el siguiente podio: Massa en provincia, Carrió, Gabriela Michetti y Pino Solanas en Capital. Incontinente, la diputada que se propuso defender “a muerte” los intereses del Grupo Clarín ya inició su campaña a favor de la candidata a senadora del Pro.

Más cauto, acorde con el terreno cenagoso que le toca transitar, Massa evita las definiciones tajantes sobre cualquier cosa, pero en especial las relacionadas con el Grupo Clarín. Un ejemplo: cada vez que le preguntaron sobre la Ley de Medios, el candidato dijo que será respetuoso de lo que determine la Corte Suprema. Una salida elegante, pero de patas cortas: es probable que la Corte resuelva sobre la cuestión de fondo antes de los comicios. ¿Llegará entonces el momento de saber qué piensa Massa sobre la desmonopolización de la palabra? ¿Se animará el candidato a contrariar a su principal benefactor? Sería una demostración de carácter político que, hasta ahora, Massa no incorporó a su cuidado lenguaje gestual.

Los comunicadores afines al Grupo suelen despreciar el poder de fuego electoral del multimedios. Arguyen que, si así fuera, Cristina Fernández no hubiese obtenido el 54 por ciento de los votos en su reelección presidencial. Los antecedentes, sin embargo, le adjudican a Magnetto una formidable influencia política que el capo mediático ya no se esfuerza por disimular.

La leyenda comenzó a escribirse con la apropiación de Papel Prensa, durante la última dictadura cívico-militar. Por entonces, Clarín canjeó su silencio frente al genocidio por la posesión monopólica de un insumo estratégico para la prensa. Ya en democracia, el uso y abuso de esa posición dominante sirvió para condicionar competidores y al débil gobierno de Raúl Alfonsín. Así consiguió, por caso, que el mandatario radical le otorgara la explotación de Radio Mitre, con la esperanza de saciar su voracidad. Fue un error. Magnetto probó sangre y quiso más.

La derrota electoral de mayo de 1989 encontró a Alfonsín asfixiado por la híper, los saqueos organizados y los cuarteles en ebullición. Desesperado, el presidente se encomendó a un grupo de empresarios con la esperanza de que le permitieran mantener a flote la frágil balsa de la democracia en medio de la tempestad. Le faltaban seis meses para entregar su mandato. Apenas eso pedía, seis meses. “No”, le respondió Héctor Magnetto, mandamás del diario Clarín. “Imposible, el obstáculo es usted”, asestó, decretando la defunción anticipada del gobierno alfonsinista. Y alimentando su leyenda como figura determinante de la política nacional.

Desde entonces, muchos políticos locales se criaron en la creencia de que ningún dirigente sobrevive a cuatro tapas negativas en Clarín. Néstor Kirchner, que asumió con un anémico 22 por ciento de apoyo popular, aceptó esa maldición. El chaperón en aquella luna de miel era Alberto Fernández, un ex duhaldista devenido en jefe de Gabinete K. No fue casual que Fernández fuera eyectado del Gobierno justo cuando el kirchnerismo decidió enfrentar al multimedios. Y tampoco lo es que ahora reaparezca del brazo de Massa, la nueva “esperanza blanca” del Grupo. Sin el apoyo territorial o económico que pueden ofrecer intendentes, empresarios o sindicalistas, lo único que explica la presencia de Fernández en el dispositivo massista es su línea directa con la calle Piedras, comando central del Grupo. Es de esperar que, en los próximos sesenta días de campaña, el consiglieri Fernández sea un invitado frecuente a los programas políticos de TN donde se cantarán loas al intendente de Tigre.

Lo primero que hizo Carlos Menem fue modificar las leyes para permitir la expansión audiovisual del Grupo Clarín. Todavía no está claro cómo compensará Massa al multimedios desde su banca de diputado, pero Magnetto por ahora se conforma con usarlo como ariete en su guerra contra CFK. Por su parte, Massa sabe cómo complacer a sus jefes. Un talento que, en política, puede ser una virtud. Al menos lo fue para él, que hizo del agasajo su herramienta más eficaz. Graciela Caamaño de Barrionuevo, Mario Das Neves, Domingo Cavallo, Palito Ortega, Eduardo Duhalde y hasta la propia Cristina Fernández pueden dar fe de ese espíritu solícito que, en clave peronista, suele confundirse con lealtad. Ahora lo adoptó Magnetto, un peso pesado del poder real que lucha por su supervivencia. Son tiempos huracanados. Y Clarín no ofrece cobijo gratis.
14.08.2013

VEINTITRÉS

17/08/2013 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

La prensa canalla – Florencia Saintout


Florencia Saintout


La historia de la prensa canalla, por ejemplo en nuestro país (porque no es el único), es larguísima. Aunque con solo ubicarla en las últimas décadas podemos estremecernos. Un tipo de periodismo que jugó abiertamente con la dictadura, con el menemismo y sus monstruos, y que sigue jugando con la derecha siniestra que se opone a cada una de las medidas populares que toma el gobierno. No se trata solo de periodistas aislados, sino de una trama canallesca que se articula a manera de sistema o aparato.

La presidenta esta semana habló de la prensa canalla. Ante la descarada publicación de una falsa foto de Hugo Chávez en el diario El País de Madrid (el diario que se jacta de su manual de estilo pero no chequea fuentes; que despide masivamente periodistas; el que justificó el golpe del 2002 en Venezuela; el que está ligado al grupo Prisa, siempre contra los gobiernos populares en América Latina) ella simplemente tuiteó “prensa canalla”. Y digo simplemente porque todos sabemos a qué se refiere. Especialmente los organismos de Derechos Humanos lo saben muy bien.

Durante la más sangrienta dictadura de la historia argentina, esta trama de prensa canalla participó activamente del golpe. Mientras una parte del periodismo resistió de modos heroicos en ocasiones y en otras al menos dignos, otra parte, la canalla, actuó sistemáticamente para legitimar el crimen: la desaparición forzada de personas, las torturas, los robos de bebés, el saqueo del país a través de un plan económico que dejaría por décadas fuera de la vida vivible a millones de argentinos.

Hay mucho material, pero especialmente dos libros, que nos ayudan a recordar esta cuestión. Sintomáticamente fueron publicados en 1984 y en 1998. El primero, Los sofistas y la prensa canalla, del Cid Editor; el segundo, Decíamos ayer, La prensa Argentina en el proceso, de Colihue. En ellos se documenta el papel jugado por ciertos periodistas y medios con la dictadura. La Prensa canalla focaliza en la editorial Atlántida de Vigil, y particularmente en las revistas Gente, Para Ti y Somos.

“Durante la más sangrienta dictadura de la historia argentina, esta trama de prensa canalla participó activamente del golpe.”

El primer libro no tiene un gran mérito analítico, pero con sólo ver juntas cada una de las notas en la cual una revista masiva como Gente, conducida por Samuel Gelblung durante toda la dictadura, despliega su arsenal simbólico destinado a negar el horror y a producir el terror es escalofriante. Allí se afirma que las denuncias en el extranjero sobre el accionar de la dictadura son una campaña de desprestigio. Gente, 10 de junio de 1976, “¿Quién está detrás de todo esto?” Gente hace una informe con las cartas recibidas de Suecia, Francia, de Alemania, de la Universidad de Bradford pidiendo la liberación de presos políticos, y afirma que todo es una “operación mentirosa, son cartas falsificadas por organizaciones terroristas”. La revista responde citando la voz de Videla y de Harguindeguy pero tiene claramente una voz propia en el asunto, incluso en ocasiones yendo más lejos que los dictadores.

Durante páginas y páginas a través los años de la dictadura se habla de enfrentamientos, abatimientos, de inmoralidad de los terroristas, pero también de los militares como los salvadores del país ante el caos. Son aberrantes las notas de diciembre del 76 y del 77: “Las 76 caras del 76”, lo mismo en el 77, que presentan las caras de los que “desde sus puestos trabajaron en favor del país”. Allí aparece entre otros Jorge Rafeal Videla “la mayor responsabilidad, un ejemplo”.

“Durante páginas y páginas a través los años de la dictadura se habla de enfrentamientos, abatimientos, de inmoralidad de los terroristas, pero también de los militares como los salvadores del país ante el caos.”

En una nota titulada “Moralidad, Idoneidad, Eficiencia”, el 1 de abril de 1976 se dice que “La prolija operación militar del 24 de marzo fue largamente meditada” y se explican todas las razones por las cuales la editorial Atlántida va apoyar a la dictadura. Y esto se hace luego de una autocrítica (¡autocrítica!!!) en la editorial que se llama “Nos equivocamos”, refiriéndose al acompañamiento que previamente habían hecho de López Rega. En esa editorial dicen: “El dramático proceso del país nos hizo crecer. Y de pronto advertimos que teníamos la obligación de interpretar la producción de noticias, de arriba para abajo. Que teníamos la obligación de hacer ideología y pecar por arbitrarios antes que por complacientes”. Hacer ideología fue hacer la ideología de la dictadura. Algo que hace muy poco Samuel Gelblung volvió a argumentar explicando que él había entendido que “había una guerra, y en esa guerra había elegido donde estar” (obviamente, del lado de los genocidas): “Soy responsable de todo lo que salió en Gente”. Gelblung es claramente responsable junto con otros de la las canalladas periodísticas sistemáticas de la dictadura. Junto, por ejemplo, a Hector D´Amico, actual jefe de redacción del diario La Nación, autor de la nota “Cómo viven los desertores de la subversión” de la revista Somos, en donde se habla de “centros de recuperación de detenidos”. Se sospecha que las fotos de la nota son de la Esma y que las citas de los “desertores” eran de los detenidos.

Gelblung es responsable de la nota Alejandra está sola, de la revista Gente, que se replicó con el título “A ellos nada les importaba Alejandra”, en la revista Para Ti, como también en Somos “Los hijos del terror”. En esas notas se utiliza la imagen de Alejandra Barry, muy chiquita, hija de dos militantes que habían sido secuestrados y asesinados en la Operación Cóndor y la muestran como víctima de unos padres delincuentes, terroristas, monstruos como toda su generación, capaces de “fabricaba huérfanos”. Y que por supuesto, había que exterminar.

Pero de la dictadura no sólo participó la editorial Atlántida. El diario Clarín, que el 24 de marzo tuvo como tapa el “neutral e independiente” título de “Nuevo Gobierno”, no sólo ocultó las torturas y desapariciones sino que además hizo negocios manchados de sangre con los dictadores, como el caso de Papel Prensa. En cada una de sus páginas asumió el relato de los dictadores afianzando su existencia como imposible de combatir. El diario actuó como una versión del Boletín oficial, idea presentada excelentemente por Blaustein y Zubieta en Decíamos ayer.

Luego, durante el menemismo, fue artífice de la revisión de la ley de Radiodifusión de la dictadura que le permitió transformarse en un multimedio que, entre otras mentiras, durante la presidencia de Duhalde, hizo la tapa con la infame frase “La crisis causó dos nuevas muertes”.

Por el mismo camino, el diario La Nación, tribuna histórica de la derecha, durante la dictadura claramente apoyó su modelo económico y cultural (moral, lo llamaron) y jamás denunció ni las torturas ni las desapariciones. Cada una de sus páginas mostró la comodidad con la dictadura y su modelo de país: era el de ellos.

Entre la lista de periodismo canalla imposible de agotar en una nota de estas características, tienen un lugar destacado periodistas como Bernardo Neustad, Mariano Grondona o Joaquín Morales Solá, dándole la bienvenida a los asesinos, el martes 8 de junio de 1976, en La Gaceta de Tucumán.

También diarios absolutamente reaccionarios como La nueva provincia, de la familia Massot. Este diario llegó a publicar, como parte de las operaciones de Inteligencia, información arrancada en sesiones de tortura a los militantes. La línea editorial de este periódico de Bahía Blanca se permitió utilizar como fuente a las cámaras de tortura durante la dictadura y en democracia siguió y sigue defendiendo a través de sus editoriales la represión. En 2012, terminado el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura en la ciudad de Bahía Blanca, se reunieron denuncias y pruebas sobre el rol que ocupó el diario La nueva Provincia legitimando el terrorismo de estado. Así el Tribunal habló de “propaganda negra” -en alusión directa a las operaciones de consolidación de terror sobre la población- y de cómo el diario participó activamente en la construcción del “enemigo”, cooperando con el Ejército y la Armada en el de exterminio de un sector de la sociedad.

“No estamos sólo ante un periodismo que ha silenciado, o que le faltó crítica (que por supuesto merecerían la condena ética y profesional) sino que estamos antes actores que han participado en hechos delictivos, en operaciones criminales.”

En resumen, no estamos sólo ante un periodismo que ha silenciado, o que le faltó crítica (que por supuesto merecerían la condena ética y profesional) sino que estamos antes actores que han participado en hechos delictivos, en operaciones criminales.Y que no sólo no han hecho una autocrítica sino que siguen defendiendo sus posiciones contra las políticas populares de un gobierno democrático.

Para la continuidad en democracia
Este aparato periodístico pro-dictadura no desapareció con la democracia. Durante la larga década de los noventa, donde el saqueo se profundizó, no sólo no fueron juzgadas sus responsabilidades sino que el rol espantoso que habían jugado se consolidó. Transformados en medios monopólicos, fueron más que la voz de la derecha: fueron y son la derecha. Ocuparon un lugar central para la afirmación de tres nudos fundamentales para el éxito de las políticas neoliberales: primero, supieron ser los operadores discursivos de la desaparición de los horrores del pasado para invisibilizar los horrores de ese presente; luego, moldearon simbólicamente las nuevas políticas represivas contra los sectores populares a través de la criminalización de la pobreza y la protesta social (ya que empezamos hablando de libros, cito entre cientos La palabra de los muertos del Juez Zaffaroni); finalmente, participaron de manera activa en el derrocamiento de la política como opción de transformación.

“La prensa canalla ha actuado con absoluta impunidad durante décadas amparándose en la mentira de su inmaculada concepción y la hipocresía de la llamada opinión pública. Pero comenzó a encontrar sus límites en Argentina a partir del proceso abierto en el 2003.”

En esta descripción, no hay que dejar de lado que el aparato mediático reaccionario no actuó ni actúa jamás solo, sino que lo hace en una clara red de relaciones. Sería ingenuo y equivocado no ver sus plataformas comunes sostenidas en ejes programáticos compartidos. En este sentido, las reuniones periódicas y públicas de la Sociedad Interamericana de Prensa, la SIP, que nuclea a los dueños de los medios impresos del continente -y que en la casi absoluta mayoría de los casos son dueños también de otro tipo de medios- tienen siempre como corolario alguna conclusión adversa a la intervención de los estados con gobiernos populares. La SIP, que se autoproclama la voz autorizada en problemáticas de libertad de expresión, es un cartel de propietarios de medios que nació en el marco de la Guerra fría asociada a la CIA para protagonizar la defensa de los poderes imperiales. Han sido largamente documentadas sus acciones en toda la región de desestabilización y golpismo en las dictaduras, en las cuales muchos periodistas fueron perseguidos y asesinados.

Al desnudo, justicia
La prensa canalla ha actuado con absoluta impunidad durante décadas amparándose en la mentira de su inmaculada concepción y la hipocresía de la llamada opinión pública. Pero comenzó a encontrar sus límites en Argentina a partir del proceso abierto en el 2003. De la mano de una política de estado de verdad, memoria y justicia, que comenzó juzgando responsabilidades militares pero avanzando también sobre las responsabilidades civiles entre las que sin duda están las de este periodismo que se resiste a aceptarlas.

Estos límites a su la impunidad se están dando también en América Latina gracias a los procesos de recuperación de la política en toda la región a favor de los intereses de las mayorías. Por eso están tan nerviosos.
TELAM

28/01/2013 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

QUE ES LA SIP?


SOCIEDAD INTERAMERICANA DE PRENSA: UNA ASOCIACIÓN DE EMPRESARIOS DUEÑOS DE MEDIOS, QUE DEFIENDEN SUS INTERESES Y TE HACEN CREER QUE DEFIENDEN LA LIBERTAD DE PRENSA!!

17/10/2012 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Una banda de espías y periodistas top (con Juan Bautista “Tata” Yofre a la cabeza)


Página/12 :: El país :: Una banda de espías y periodistas top.

18/09/2012 Posted by | General, Justicia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Clarín y La Nación tapan un juicio por contaminación con agroquímicos


Clarín y La Nación tapan un juicio por contaminación con agroquímicos – Tiempo Argentino | Es tiempo de un diario nuevo.

24/06/2012 Posted by | Agricultura yGanadería, Ciencia y Tecnología, Economía, General, Justicia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Insólito: según encuesta publicada en La Nación el 83% de los argentinos están satisfechos con su vida « El Ojo con Dientes


RARO NO? EL 4% DE INSATISFECHOS SON LOS LECTORES DEL MISMO DIARIO, ESTA TODO DICHO!!!

Insólito: según encuesta publicada en La Nación el 83% de los argentinos están satisfechos con su vida « El Ojo con Dientes.

CLICK ARRIBA EN EL LINK!

02/06/2012 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – La recuperación de la iniciativa


La recuperación de la iniciativa.

25/04/2012 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , | Deja un comentario