America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

LA CRISIS DE LA DERECHA LATINOAMERICANA


18dictadura

POR EMIR SADER

Este comienzo de siglo no ha sido particularmente favorable para la derecha latinoamericana. Después de haber gobernado gran parte de los países del continente por décadas seguidas – con dictaduras militares y gobiernos neoliberales, entre otros -, la derecha vive una situación de profunda debilidad política y aislamiento social en la región.

La derecha paga el precio de haber gobernado a través de dictaduras militares y/o de gobiernos neoliberales. Estuvo identificada con la ruptura con los procesos democráticos y/o con la centralidad del mercado. Pasados esos períodos, dejó de tener plataforma a proponer, cuando el modelo neoliberal se agotó y surgieron gobiernos que se proponen la superación de ese modelo.

A la vez que su gran aliado internacional, los Estados Unidos, igualmente identificado con las políticas neoliberales, además de los Tratados de Libre Comercio con ese país, también dejó de tener propuestas que hacer a los países del continente y perdió espacios en la región donde históricamente impuso su hegemonía.

El país que avanzó por la vía propuesta por el neoliberalismo, los organismos internacionales y los Estados Unidos fue México – el primero en firmar un Tratado de Libre Comercio (de América del Norte). Basta hacer un balance de lo que ha pasado con México desde entonces y lo que pasó con países que no han seguido ese camino, como los de los gobiernos progresistas, antineoliberales, del continente.

Basta constatar que México tiene más del 90% de su comercio exterior con Estados Unidos, hoy un factor recesivo y no dinamizador. México ha retrocedido desde entonces: es más violento, más concentrador de renta, más subordinado en el plano internacional, con un Estado más débil, una sociedad más fragmentada.

Mientras que los países que han optado no por Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos, sino por los procesos de integración regional y el intercambio Sur-Sur, ya han logrado disminuir significativamente la desigualdad, la pobreza y la miseria, han afirmado una política externa independiente. Han expandido sus mercados internos de consumo popular mediante políticas redistributivas, en lugar de la centralidad de los ajustes fiscales.

Los resultados positivos de esas políticas en países como Bolivia, Argentina, Brasil, Venezuela, Ecuador, Uruguay, son un desafío para la derecha. En un comienzo buscaron desconocer esos avances, denunciando como ilusorios los avances sociales, atribuyéndolos a la demagogia, al uso abusivo del Estado para “comprar” apoyos populares (populismo), en base al desequilibrio de las cuentas públicas.

Hasta que, derrotados, sucesivamente, en los procesos electorales, se han dado cuenta de que esos países han cambiado y han cambiado para mejor. Pero no le queda a la derecha sino oponerse frontalmente a gobiernos que los han desalojado del gobierno y que los derrotan sistemáticamente.

Recién se pasó a promover a la Alianza para el Pacífico como la alternativa de las derechas latinoamericanas y de Estados Unidos para el continente, en oposición al Mercosur y a Unasur. Como si la salida para América Latina fuera abrirse al Pacífico.

¿Pero qué países están con esa propuesta? México, Chile, Perú, Colombia: todos con gobiernos debilitados, que presentan muy bajos índices de apoyo. Chile tendrá pronto nueva presidenta, que ya anunció que pretende bajar el perfil de la participación del país en la Alianza para el Pacifico y acercarse a los otros países del continente.

El fracaso del gobierno de Sebastián Piñera, en Chile, agotó rápidamente la nueva carta que la derecha se jugaba, la de promover empresarios de éxito en la esfera privada a gobernantes. Le queda el retorno del PRI en México, cuyo nuevo presidente ya empezó su primer año de gobierno con más rechazo que apoyo, augurando un sexenio que fracasará como fracasó el de su antecesor.

Perú, Colombia, México, tienen presidentes con muy bajo apoyo político interno, reflejando cómo sus propuestas de gobiernos se distancian tanto de países como Brasil, Ecuador, Bolivia, Uruguay, donde los gobiernos gozan de amplia popularidad y tienden a reelegirse o a elegir a sus sucesores.

Después de una década de emergencia de gobiernos nuevos, la polarización del campo político latinoamericano sigue siendo la que opone fuerzas neoliberales a fuerzas antineoliberales. La nueva forma que asumió la derecha, proponiéndose encarnar “lo nuevo”, ha envejecido prematuramente, pero insiste en sobrevivir, aun con cada vez menos apoyo. Mientas que los gobiernos posneoliberales encuentran dificultades para afirmarse en medio de un mundo donde todavía es hegemónico el neoliberalismo, más aun con la prolongada y profunda crisis de los países rectores de ese modelo. Pero claramente los gobiernos progresistas latinoamericanos representan lo nuevo, por el empuje de su crecimiento económico y, sobre todo, por su capacidad de para combatir la desigualdad, la pobreza y la miseria que siempre han aquejado a América Latina.

ALAI, 4 de diciembre de 2013.

26/01/2014 Posted by | Economía, General, Historia, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura | , , , , , , , , , | Deja un comentario

ULTRADERECHA A TRAVÉS DE URIBE, BUSCA BOICOTEAR GOBIERNOS PROGRESISTAS


Cronicon Virtual :: Sitio Web Oficial.

02/12/2011 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Solidaridad, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Islas Malvinas – Intelectuales mexicanos respaldaron el reclamo argentino


Mundo / 

Un grupo de referentes políticos y culturales de México envió una carta al Comité de Descolonización de la ONU para respaldar el reclamo de los derechos argentinos sobre la soberanía de las Islas Malvinas.

20.06.2011 | 19.16   |   

 

El pedido argentino apoyado por intelectuales mexicanos

La iniciativa fue presentada antes de que mañana ese comité aborde en la sede de Naciones Unidas la cuestión del archipiélago del Atlántico Sur.

El Grupo Mexicano de Solidaridad con Malvinas envió una carta dirigida al presidente del Comité de la ONU, el ecuatoriano Francisco Carrión Mena, en la cual destacan “el firme respaldo a los derechos legítimos de la República Argentina en la disputa de soberanía de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”.

El canciller Héctor Timerman presidirá la delegación argentina en el Comité de Descolonización de la ONU.

La nota está firmada por el presidente del Colegio de México, Javier Garciadiego Dantán; el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles; el titular del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales y ex canciller y secretario de Educación y de Comercio de su país, Fernando Solana; y la actual senadora y ex Canciller mexicana, Rosario Green.

En la carta, los mexicanos expresan su interés de que “el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte se avenga a reanudar las negociaciones” con la Argentina para encontrar una “solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía, de conformidad con las resoluciones y declaraciones pertinentes de la Organización de las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos”.

El Argentino

21/06/2011 Posted by | General, Politica Internacional, Reflexiones, Solidaridad | , , , , | Deja un comentario

Ardua discusión internacional: ¿quién es el “dueño” del español?


 

Se presentaron los distintos exámenes que se realizan en España, México y la Argentina


Publicado el 27 de Noviembre de 2010

Por Mariano Pedrosa
En la Universidad Nacional de Cuyo, expertos de Iberoaemérica debatieron hasta ayer el problema, y negocio, de la certificación de las competencias de los hablantes no nativos del español. Los argentinos defendieron la autonomía.

Los estudiantes de Español como Lengua Extranjera (ELE) tienen problemas que jamás tendrían en su lengua materna. Dudas que jamás tendría un hablante nativo confunden y ofuscan diariamente a una multitud de extranjeros que intentan penetrar los arcanos del idioma. Explicar por qué “soy estudiante” y no “estoy estudiante” o, sencillamente, cuándo un sustantivo requiere o no el acompañamiento de un artículo demandan la presencia de un profesor que lo explique.
Pero, ¿quién certifica que un hablante no nativo adquirió las competencias lingüísticas necesarias para desempeñarse en diferentes ámbitos? Este es un campo que se disputa a nivel internacional. Por una parte, validado por los ministerios de Educación y de Relaciones Exteriores de la Argentina, está el CELU (Certificado de Español: Lengua y Uso). Por la otra, España posee el DELE (Diploma de Español como Lengua Extranjera), administrado por el Instituto Cervantes.
Durante esta semana, desde el miércoles y hasta ayer, en la Universidad de Cuyo se presentaron los diferentes exámenes existentes, elaborados en la Argentina, España y México. El Instituto Cervantes apunta a unir las diferentes certificaciones bajo un sello único. Se trata de una iniciativa trasnacional que tiene entre sus objetivos incrementar la importancia de la lengua española en el mundo. Esta postura es vista por muchos como colonialista por querer “quedarse con el negocio del español”, e indirectamente someter las autonomías a una verificación internacional.
Sin embargo, existen otros proyectos y otras preocupaciones en torno a la lengua, la UBA resalta el trabajo realizado con residentes –migrantes o poblaciones aborígenes internas que, a veces, llegan al castellano como segunda lengua– y al llamado turismo lingüístico constituido por los extranjeros que quieren estudiar el idioma en el país, actividad que crece sin pausas en la Argentina (ver recuadro).
¿Es posible pensar en políticas lingüísticas centradas en nuestras propias necesidades? Consultada por Tiempo Argentino, Leonor Acuña, investigadora del Instituto Nacional de Antropología y representante de la UBA en el CELU, responde que sí: “En la Argentina se hace mucho en esa dirección. Esas acciones no tienen, a veces, tanta visibilidad, pero tenemos la experiencia de formación de docentes indígenas bilingües en el Chaco, por ejemplo, o la enseñanza de español a los refugiados por convenio con la ACNUR.”
La investigadora opina que una certificación propia permite a la Argentina desarrollar una orientación autónoma de la enseñanza del castellano. “Producir nuestro propio enfoque sobre el tema influye en los procesos de enseñanza y en la creación de materiales pedagógicos, entre otras cosas. Todo esto –destaca– hace a la autonomía de la investigación y a pensar diferentes estrategias de inserción tanto nacionales como regionales.”
Desde este lugar, podemos integrarnos a otras organizaciones, pero siempre desde la agenda de trabajo que decidimos autónomamente.
En el encuentro en la Universidad de Cuyo, académicos de América y España expusieron posiciones enfrentadas, la necesidad de unificar criterios de evaluación de los hablantes no nativos, o si es posible la convivencia de diferentes propuestas sobre nuestra lengua. La discusión no es menor, ya que implica pensar políticas no avasalladoras centradas en las necesidades locales y regionales, y claro, también involucra avanzar en la discusión respecto de si hay un dueño de la lengua castellana legítima, o no. <

Tiempo Argentino

27/11/2010 Posted by | Educación, General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , | 1 comentario

Liliana Felipe: “La sombra de Ernestina esconde princesa fugitiva, amenazada, que cada tanto debía desaparecer.


Por:Verónica Mastrosimone

cultura@miradasalsur.com

La cantautora argentina residente en México cuenta cómo se inspiró para escribir la canción sobre la dueña del grupo Clarín, que por estos días circula en Internet.

Luego de que Miradas al Sur dio a conocer el relato de Lidia Papaleo de Graiver sobre las torturas recibidas para firmar la venta de las acciones de Papel Prensa, la corresponsal en Argentina del diario La Jornada de México publicó la noticia en ese país. La cantautora argentina residente en México Liliana Felipe cuenta en esta entrevista cómo se inspiró para escribir la canción Ernestina , que por estos días circula en Internet.
–¿Cuándo escribiste la canción sobre Ernestina?
–Hace una semana. La grabamos en el bar. Leí la solicitada de los hijos (de Ernestina) y luego me impactó mucho verlos a los dos con ese sentimiento de violencia emocional del esclavo que castiga al esclavo, que castiga con más fuerza. Pensé todo el tiempo si hubiera tenido la desgracia de que mi sobrina estuviera desaparecida, no sé lo que hubiera sido mi vida. Estuvimos muy cerca de que ocurriera, entonces me costaba mucho la sensación de que ellos digan que no quieren saber de quiénes son hijos. Me pareció muy doloroso, como también me pareció muy dolorosa la derecha argentina, los sojeros, los curas, los militares, los mismos de siempre, insultando a las Abuelas, que tienen el legitimísimo derecho de saber quiénes son sus nietos. Todo eso se me mezcló y lo que quise es reírme un rato de Ernestina. Y no por supuesto mencionar a los hijos, eso me parece muy doloroso, simplemente pensar en ella como alguien que se dedica al engaño, como la droga exactamente.
–Cuando cantás parece que sale la bronca de adentro, ¿qué te pasa cuando interpretás esta canción?
–Lo que me impactó con esta canción, que fue muy liberadora para mí, es que sentí que me ayudaba a sacar el engrudo que se me metía en el cerebro cuando veía cómo insultaban a las Abuelas. La indiferencia, el silencio, los jueces, estas cosas del poder tan inmundas y que los ciudadanos mortales como yo no tenemos posibilidad nunca de poder influenciar en algo. Sentí que la melodía misma me ayudaba y me permitía reírme un ratito. Ojalá lo que ella nos hubiese propuesto en la vida hubiera sido reírnos, y no ser cómplices de 30.000 desapariciones y de todos los robos que ha habido y por haber. Siento que tenemos que llegar a la verdad y que la Argentina como país ya está grandecita y ya tenemos que saber toda la verdad.
–¿Pensás que se ha llegado por fin a conocer toda la historia o falta todavía?
–Falta, pero si pensamos que la Argentina prácticamente es el único país en el mundo en el que se están haciendo los juicios a los genocidas, entonces eso también es un motivo de orgullo, y decimos “¡vaya, finalmente la Justicia sirve, y la Justicia rejuvenece y hace bien, civiliza a la gente!”. Aquí en México todavía no se juzga a nadie, y las matanzas fueron mucho antes que las nuestras. Eso es impunidad, es darles pistolas a los asesinos, que anden sueltos, que hagan lo que se les hinche un huevo.
–¿Te siguen doliendo las cosas que suceden en la Argentina?
–Bueno, hace 32 años que estoy en México, para mí están las dos historias muy mezcladas. Estoy aquí viviendo por la historia sucedida en la Argentina, no están muy desligadas. Creo que por mi edad sufrí menos que otra gente que tuvo que salir de Argentina cuando tenían 38 o 45 años, 50 años, con toda una vida hecha, teniendo que enfrentarse a otra realidad. Siento que yo lo viví menos violentamente, puesto que era muy joven, tenía 26 años. Igualmente fue doloroso y entonces decido vivir en México, construir una vida, no tengo que reconstruir tanto. Yo aquí estuve de muy jovencita, seguí estudiando y conociendo México, y en eso ¡me enamoro de una mexicana! Ahí todo se completó, y cuando tuve la oportunidad de regresar ya no tenía muchas ganas. Uno pierde cierto interés cuando un país te duele tanto. Ahora me siento muy orgullosa de que se estén llevando a cabo los juicios.
–¿La Argentina de hoy es un lugar donde podrías vivir?
–No lo sé, es un lugar adonde me gusta ir. Ya soy extranjera en la Argentina, no sé si sabría vivir, convivir, no sé si podría desarrollar los mecanismos para sobrevivir. En México disfruto y vivo, y soy muy feliz. Igualmente para mí la primavera es en septiembre, aunque esté en marzo. Aunque ya llevo vivida más de la mitad de mi vida en México, hay cosas muy raras, muy esquizofrénicas, que tiene uno muy arraigado de la infancia. La verdad es que nunca lo había pensado, creo que no podría vivir en la Argentina.
–En una nota contás que cuando leíste el libro Matar o no matar del poeta húngaro Georgy Konrad, que incluye 131 aforismos contra la violencia, sentiste una sacudida y lo empezaste a leer con ojos argentinos. ¿Qué significa eso?
–Creo que verlo con ojos argentinos era verlo desde el lado de los torturadores. ¿Por qué estos tipos se arrogan el derecho de matar a una generación? ¿Por qué se sienten enviados de Dios, por qué se sienten poseedores de la verdad? Y ése es un sentimiento muy argentino, no un sentimiento que tengan los pueblos originarios, que podrían tener mucho más y con muchas más razones que los milicos argentinos. Pero el sentimiento de los milicos argentinos es el que te dan los curas, el dinero, los ancestros asesinos, mataindios, etc. Pero también está el otro sentimiento, el de la justicia, el de la lucha, el del ingenio, el escrache, el de la gente que no se dio por vencida aunque todos los medios de comunicación o el 99,9 % estuviera en contra, y aunque todos los pelotudos siguieran con sus programas de televisión, aunque siguiera ese circo estúpido. A mí me impactó mucho una de las primeras veces que fui allá, por el ’84, apenas asumió Alfonsín, que mi mamá llegó llorando porque había comprado una revista con las nalgas de una vedette, y en las nalgas decía “incluye la lista de los desaparecidos”. Qué terrible, ¿no? Mercadotecnia. Pero la alegría de que Luciano Benjamín Menéndez esté en cadena perpetua detenido en Córdoba, qué te puedo decir…
–¿Cuáles son los hilos conductores de tus composiciones?
–Yo diría que los hilos conductores son memoria, derechos humanos, sexualidad y religión, todo eso me marca. Yo digo que soy clerofóbica. Soy cabaretera culta, antitaurina, clerofóbica.
–¿Seguís asumiéndote como una eterna desvelada, oveja descarriada, borracha y fumadora?
–Ya no, vos sabés que dejé de fumar, dejé de beber, y estoy también muy sorprendida con eso porque yo pensaba que no podía vivir si no fumaba y pensaba que no podía vivir si no me tomaba mi botella de vino tinto por día, y estoy muy sorprendida de lo que uno cree y de las cosas que se agarra, porque dejan de tener sentido muchas de las cosas sin las cuales uno creía que no tenía sentido vivir. Y no sólo puedo vivir sino que puedo vivir mucho mejor. No meto la pata como la metía, ni digo las estupideces que decía, estoy feliz, mucho más tranquila, componiendo mejor.
–En muchas entrevistas te han preguntado sobre drogas, hablás de la marihuana y la cocaína de manera muy diferente al peyote. ¿Si Ernestina es como la cocaína (como dice la canción), quién sería como el peyote?
–Bueno, por ejemplo, Elena Poniatowska, que es una mujer con mucho conocimiento, porque el peyote lo que te da es un conocimiento y es relación con la naturaleza, también Marguerite Yourcenar, que lo que me provoca cuando la leo es esta relación con la naturaleza, este nexo, este amor. El mismísimo Carlos Monsiváis, que acaba de abandonarnos, ¡Saramago!, hablo solamente de escritores ahorita, pero es la gente que te provoca ese enlace con la naturaleza, con las cosas fuertes de la vida.
–¿Qué opinás de la ley de medios?
–También eso me hace sentir muy orgullosa de haber nacido en la Argentina. Hasta lo que yo entiendo, la ley de medios es una de las propuestas más progresistas que hay en el mundo en este momento. Tengo una sobrina abogada que me la desmenuzó y me mandó unas cosas con las que ella no está de acuerdo, como con que se le dé tanto espacio a la Iglesia. Pero yo siento que es la ley más progresista que hay en el mundo y te diría una cosa más: en México, el problema fundamental es que los medios están en manos de un duopolio, que son los que ponen al pelele éste en el gobierno. No tenemos un centímetro de espacio, no existe el espacio, lo que los cien millones de mexicanos escuchamos es lo que dicen unos locos, maniáticos. Es aterradora la situación en México con respecto a los medios de comunicación. Entonces, el hecho de que en Argentina se esté discutiendo algo progresista me parece lo máximo, ojalá que se implante ahora, con todos los defectos que tenga; para cambiar algo, hay que avanzar sobre el tema de los medios de masas que someten al mundo entero. Así como el tema del aborto se fue trabajando, se fue corrigiendo de a poquito, no nació de un día para el otro, con la ley de medios tiene que pasar lo mismo, hay que apoyarla. Además, por cierto, el aborto es un tema que me debe Cristina, porque ella debiera ser la primera en promover el aborto legal, por cuestiones de salud.
–¿Qué elogiás y qué criticás del gobierno de Cristina Fernández?
–Es un gobierno elegido democráticamente, eso es oro. Ella me parece muy inteligente. Y el bloque que presentan Evo, Lula, Chávez, Cristina, me parece maravilloso, es lo mejor que hay en el mundo. Mirá a Europa, un asco, una porquería. Es en América Latina donde están los mejores gobiernos; mirá el papelon de Obama, no pasa nada con Obama, y con la fuga de petróleo, ahora sí podemos decir que los gringos “están pasando aceite”. En cambio, este grupo está teniendo propuestas inteligentes, como separarse del FMI, hacer un banco independiente, nacionalizar empresas estratégicas. Bueno, mis respetos a los que les toca. ¿Viste que la derecha haga algo? ¡nada!, donde hay derecha hay narcotráfico y muchos curas, ese es el negocio, y se acabó.
–Tu canción dice: “Ernestina es más refalosa que la parafina. Se patina con su propia sombra siempre que camina”. ¿Pensás que padece su propia sombra?
–No me atrevo a pensar, pero entiendo que hay algo que ni siquiera sospechamos que está queriendo ocultar, porque ella estuvo en negociados jodidos, aparentemente los chicos son hijos de desaparecidos, eso pareciera que es una verdad a gritos. Por eso te digo que lo de Lidia Papaleo me explotó en la cabeza, porque yo no sabía, nadie lo sabía. Entonces siento que la sombra de Ernestina está escondiendo otros negocios.

01/07/2010 Posted by | General, Historia, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El insospechado universo de Amerindia (I) – Jorge Majfud



Jorge Majfud (Desde Jacksonville University, Estados Unidos. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El mes pasado un reconocido filósofo español convocó a una reunión cerrada en una universidad de Nueva York para discutir una posible reforma del hispanismo. En el amplio pent house de la biblioteca principal nos reunimos en un círculo una decena de profesores de diversos estados invitados especialmente para la ocasión. En cada oportunidad se la nombró como “mesa redonda”. Estaban las sillas, la forma circular y la idea de un debate equitativo sobre el rancio espíritu conservador de la tradición hispanista que había impuesto un corpus arbitrario de textos consagrados. Todos coincidimos en el rechazo a gran parte de esa tradición, sobre todo a los valores impuestos por la cultura hegemónica que había surgido después del siglo XV, en detrimento de una modernidad ilustrada más rica y más diversa que le había precedido. Uno de los panelistas insistió en la necesidad de definir “lo que era” la ilustración y no lo que “no había sido”.

En la referida mesa redonda faltaba la mesa redonda. El ejemplo ilustraba mi posición expuesta en el libro Evolución y revolución de los signos. En la sala de discusión faltaba la mesa, pero el elemento ausente estructuraba el espacio y la idea. La fuerza del ausente era tal que aún presente en el mismo nombre, “la mesa redonda”, pasaba perfectamente inadvertido ante los ojos de una decena de especialistas en cultura y lenguaje.

Entiendo que de la misma forma los elementos ausentes pueden y suelen estructurar, inducir y controlar prácticas y pensamientos a un grado que se subestima a favor de una supuesta conciencia histórica, colectiva o individual. En el libro antes referido —acabado como tesis doctoral hace varios años y en prensa en el 2010— el elemento invisible como clave de búsqueda es el elemento reprimido por la conquista y las sucesivas colonizaciones territoriales y, sobre todo, morales y culturales. Es decir, ese océano casi desconocido del mundo equívocamente llamado “pre-hispánico”, que tradicionalmente se refiere a una cultura indígena que terminó con la llegada de los europeos al continente de los pájaros. Por ejemplo, ¿por qué se ha estudiado hasta el hastío las lecturas de Sor Juana Inés de la Cruz, sus influencias provenientes del Siglo de Oro español, y no se ha estudiado las relaciones de la niña Juana Inés con sus criadas indias? ¿Cómo explicar el feminismo de la monja rebelde recurriendo al misoginismo de los escritores españoles del siglo XVI y XVII? Incluida a la misma Santa Teresa, defensora de la sumisión femenina al poder masculino citada por la misma Sor Juana, más por conveniencia política que por convicción ideológica. ¿Por qué desestimar que la llamada cultura machista de México no era tal o era mucho menos machista y misógina que la Europa de la Edad Media y del Renacimiento?

Sin embargo, el espíritu amerindio sobrevivió, no a pesar de la violencia sino, quizás, por la violencia misma de una forma muchas veces subterránea, camuflada y travestida pero fortalecida, más allá del reconocimiento artesanal y de una tradición pintoresca, fácil de consumir por el turismo y la mentalidad museística y voyerista contemporánea. Una historia que en cierta medida fue la historia de los cristianos primitivos hasta la crisis mayor de su oficialización en el siglo IV, por razones imperiales, y la historia de moros y judíos conversos en el sur de España a partir del siglo XVI.

Una de las hipótesis que he manejado en el libro anterior considera que un elemento siempre presente en la cultura y la militancia del siglo XX procede de los primeros tiempos de esa región que hoy se conoce imprecisamente como América Latina; ni todo ni tanto de l’intellectuel engagé representado por Zola o Sartre. Esta actitud, esta práctica y concepción del compromiso y la militancia del intelectual latinoamericano hunden sus raíces en la conciencia traumática de la Conquista en el siglo XVI y los siglos de brutal colonización que le siguieron.

La experiencia de la violencia y de la ilegitimidad de todo orden social está presente desde las primeras crónicas de los conquistadores y se acentúa a medida que los nativos, criollos e indígenas se abocan a la tarea de autonarración y de reflexión sobre su identidad. Pero también hay una cosmogonía que no es europea.

Las sociedades amerindias continuaron siendo fundamentalmente agrícolas, conservaron y adaptaron sus idiomas, sus mitos, sus prácticas de producción y reproducción y sus formas particulares de sentir y de pensar no europeos hasta bien entrado el siglo XX y, en muchos casos, hasta hoy en día. Pero también debieron adoptar, de forma ortopédica, una ideología y un corpus de valores hegemónicos que servían a su propia explotación, desde elaboradas teorías sobre la inferioridad racial de los colonizados hasta una sensibilidad estética que moldeó la percepción de la superioridad blanco-europea pasando por un corpus diverso de disquisiciones teológicas producidas en la metrópoli y de aleccionadores sermones de pueblo. Parte de esta ideología procuraba, precisamente, la desvalorización de aquello que lo distinguía del colonizador o de la posterior clase criolla dirigente.

Esa clase minoritaria que fundó las repúblicas de papel lo hizo basada en la cultura ilustrada de Europa mientras una población mayoritaria en vastas regiones de Perú, México y de las repúblicas centroamericanas hasta el siglo XX ni siquiera hablaban el español como primera lengua ni estaban enteradas del Siglo de las Luces, de la Libertad del Mercado o de la Dictadura del Proletariado más allá de las consecuencias bélicas en las que debían participar. Razón por la cual las democracias liberales por mucho tiempo y a lo largo de muchos pueblos apenas significó la legitimación de estados autoritarios al servicio de minorías dirigentes.

Es decir, aunque un estado presente de la sociedad y una forma de pensar no están rígidamente determinados por el pasado, como pueden estarlo las órbitas de los planetas, el presente tampoco es indiferente a su influencia. Cada paradigma, por radical que sea, es el resultado de una larga historia al mismo tiempo que sus individuos ejercemos parte de esa libertad a la que aspiran todas las liberaciones propuestas por la tradición humanista. Querámoslo o no, siempre partimos de una base preestablecida sobre la cual pensamos y sentimos. No inventamos ningún lenguaje; apenas nos valemos de él para conservarlo o para cambiarlo pero no podemos actuar libremente fuera de él, fuera de los parámetros mentales que formaron nuestro universo desde que abrimos los ojos por primera vez. Apenas si podemos ver por el ojo de la cerradura en un intento de reflexión y autoanálisis.

26/05/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , | Deja un comentario

México – El valiente testimonio de Betty Cariño,


lunes 3 de mayo de 2010

El valiente testimonio de Betty Cariño, la joven luchadora asesinada en Oaxaca, México. “Nos tienen miedo porque no tenemos miedo”

SERPAL

Testimonio de Betty Cariño, dirigente de la ONG CACTUS, e integrante del Equipo Nacional de Coordinación de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), luchadora por los DDHH y contra la acción depredadora de las multinacionales, asesinada en la emboscada de paramilitares el pasado jueves 27 en San Juan Copala, estado mexicano de Oaxaca.

Vale la pena que ocupen unos pocos minutos en ver y escuchar este video, con la intervención de esta joven y valiente mujer en Dublin en febrero pasado, durante un encuentro de defensores de los Derechos Humanos.

Sugerímos verlo porque se comprende mejor porqué la mataron. Porque para ellos, para el sistema, son “muertes ejemplares”. Quieren recordar que ellos no tienen la razón pero tienen la fuerza. Son asesinos. No tienen reparo alguno en matar, en destruír en aniquilar todo lo que se puede convertir en un obstáculo para sus intereses.

Sugerimos verlo para sentir más cerca el mensaje, el testimonio y el compromiso de Betty. Para que no olvidemos. Para tener un motivo más para continuar luchando por un mundo mejor. Para sumarnos a sus palabras cuando expresó que “en la medida que ellos sigan apostando por la muerte, nosotros seguiremos apostando por la vida”.

ARGENPRESS

03/05/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Solidaridad, Uncategorized, Videos | , , , | Deja un comentario

México: Hablar con verdad


Teodoro Rentería Arróyave

(especial para ARGENPRESS.info)

El presidente de la República, nos espetó dos frases en la semana recién terminada, a la par de boomerang, no obstante que pretendían ser críticas: Los criminales son una “bola de maleantes” y una “ridícula minoría” montada en el miedo, la corrupción y la cobardía de muchos; sin embargo, la autoridad debe hacerles entender que “no son dueños de la plaza”, y “Parece que la parte más difícil es hablar bien de México. Hablar mal del país para muchos no sólo es un esfuerzo cotidiano, hasta de eso viven, diría yo. Hablar bien de México, de las ventajas que México tiene es un esfuerzo que debe reconocerse”.

Tomemos algunas de las noticias de hoy publicadas en un solo diario de la capital de la República, nos referimos a “La Jornada” y las reproducimos sintetizadas para comprensión del Comentario a Tiempo.

“Durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón -diciembre de 2000 a diciembre de 2009-, mil 326 menores han perdido la vida en la llamada guerra contra el crimen organizado. Del total, 600 han fallecido en balaceras entre narcotraficantes o presuntos delincuentes y autoridades; los otros 726, cuyas edades iban de los 15 a los 17 años de edad, fueron asesinados por ser sicarios o narcomenudistas, revelaron mandos de la Secretaría de la Defensa Nacional, Sedena”.

“Durante sus tres fundaciones, Monterrey resistió la batalla de los indígenas, los embates de la Inquisición y la rebelión de los nativos, pero nunca antes en su historia reciente había vivido una guerra irregular urbana como la de los últimos días… Los acontecimientos de las últimas semanas han generado miedo entre la población: más de 30 bloqueos vehiculares del crimen organizado sitiaron la ciudad, las balaceras en las calles de la entidad dejaron varios cadáveres de civiles, mientras el Ejército escondía identificaciones de jóvenes asesinados y la Marina enfrentaba la sospecha de ejecuciones extrajudiciales”.

“En 60 años de lucha contra el narcotráfico, el Ejército Mexicano se ha visto obligado a multiplicar los efectivos que tratan de “nulificar esta ilícita actividad”: en 1950 eran 3 mil elementos dedicados a la destrucción de enervantes y plantíos de droga; en la actualidad participan 94 mil 540.

“Asciende a 32 el número de muertes relacionadas con la lucha anticrimen y la delincuencia organizada en horas recientes. Sólo en Chihuahua hubo 17, incluidas 11 que fueron reportadas en Ciudad Juárez, entre ellas la de un policía federal, uno estatal y otro municipal”.

¿Si es una ridícula minoría de maleantes la que tiene en jaque al Gobierno federal, mejor dicho a todo el país?, sería catastrófica la situación si fuera ligeramente mayor. Por eso mismo las reacciones a la declarativa presidencial se vinieron en cascada.

Por lo que respecta a la otra aseveración, la intención presidencial, al parecer, pretende regresar a las épocas bárbaras de la censura previa con el propósito de cancelar la libertad de prensa y expresión.

Informar del acontecer diario por duro, triste y dramático que sea; señalar las lacras y los flagelos que vivimos, y por consecuencia el fracaso hasta ahora para revertir esos fenómenos: más de 18 mil homicidios en 3 años 4 meses y 22 días, de ellos 723 menores y 37 periodistas, es dar a conocer la realidad del país. Mentir, al decir que vivimos en un México de paz y tranquilidad, no es la labor del periodista.

El periodismo es un servicio a la sociedad, de ninguna manera debe de estar condicionado ni al poder formal ni a los poderes fácticos. No señor presidente Calderón Hinojosa, informar con veracidad la terrible realidad que nos agobia, de ninguna manera es hablar mal de México, es hablar con verdad, aunque en ello se refleje al fracaso de las políticas públicas implementadas por su gobierno.

Publicado por ARGENPRESS

31/03/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

EL INVESTIGADOR MEXICANO GIAN CARLO DELGADO ADVIERTE SOBRE LOS PROYECTOS MINEROS


En busca de la “seguridad ecológica”

El nuevo concepto implica asegurar a las poblaciones el acceso a los recursos naturales que necesitan, en contraposición con el modelo que privilegia garantizar los recursos naturales que demanda el mercado de los países desarrollados. Gian Carlo Delgado analiza aquí cómo funciona la actual “geopolitización” de esos recursos y sus efectos sobre países como la Argentina.

Por Natalia Aruguete y Walter Isaía

–¿A qué se refiere cuando habla de “seguridad ecológica”?

–Hay una tendencia a vincular la cuestión de la seguridad con el tema medioambiental. Esto nace en el aparato de seguridad de los Estados Unidos y luego pasa a nuestros países. Frente a este concepto, que ha tenido mucho éxito en el discurso del poder, aparece una contrapropuesta: debemos buscar la “seguridad ecológica”, que supone asegurar que la población tenga acceso a los recursos naturales que necesita, en contraposición al concepto de “seguridad ambiental”.

–¿Qué recursos considera usted que son estratégicos actualmente?

–Esa es una clasificación que hace el Pentágono refiriéndose, fundamentalmente, a minerales. Yo la generalicé porque se da muy bien con el resto de los recursos. En un primer plano se ubican los energéticos (petróleo y gas). En un segundo nivel, agua y minerales (los más escasos, que se usan en procesos productivos). Y en un tercer nivel, biodiversidad (banco de genes y fuente de códigos genéticos para el desarrollo de nuevas tecnologías).

–Por ejemplo, en Colombia se patentaron genes de biodiversidad.

–Se están haciendo patentamientos en toda América latina, no sólo de plantas sino de humanos. Por ejemplo, de aborígenes que tuvieron poca mezcla con otras razas y pueden conservar una variedad genética distinta. Eso se ha recolectado y, en algunos casos, patentado.

–¿En qué se diferencian los recursos estratégicos de los críticos?

–En que los recursos estratégicos son los que posibilitan los procesos productivos clave para garantizar cierta hegemonía a nivel nacional o mundial, mientras que los críticos son para uso militar, se usan para el desarrollo de la industria bélica. Son materiales muy específicos, por ejemplo los que se utilizan en la industria de la electrónica aplicada al campo militar. Estados Unidos tiene una dependencia importante respecto de esos materiales y las dos terceras partes de esa demanda salen de México y Canadá. La visión pública de la minería es clásica.

–¿A qué se refiere?

–Por un lado, se argumenta que las vetas no tienen tanto impacto ambiental. Por otro, la gente vincula los procesos de extracción minera sólo con el cobre en Chile y el oro o el carbón en Colombia. Pero no se trata sólo de eso, tenemos que visualizar con más firmeza minerales que, aunque en menores cantidades, son estratégicos en términos de hegemonía.

–¿Se refiere a los vinculados con tecnología militar o con la que se aplica a la informática?

–Exactamente. El berilio, por ejemplo, se aplica para las cabezas nucleares, sensores, computadoras, aviones, misiles o satélites. Es un compuesto muy particular y muy tóxico, hay que tener mucho cuidado en su uso. Las tierras raras, que son clave para la industria de la informática, se exportan también. El grueso de las tierras raras lo tiene China (un 80 por ciento), el resto lo tiene Estados Unidos y hay en menores cantidades en otros lugares. Por eso es que hay que prestar atención a otros minerales que no llaman la atención por su cantidad pero tienen un rol estratégico. Un caso muy importante en América latina es el que se refiere al litio.

–En el norte argentino, dos empresas, Orocobre y Toyota Tsusho, anunciaron que desarrollarán un proyecto para extraer litio. Lo presentan como un proyecto con mucha inversión y beneficioso para la población.

–Así se presentan todos los proyectos mineros. Lo que sucede es que ahora cada vez dependemos más del litio por todos los aparatos electrónicos que utilizan baterías. Bolivia tiene la reserva de litio más grande del planeta. Evo Morales dijo que el Estado se asociará con otras empresas o creará la propia para extraer litio. Aunque eso no nos dice nada sobre si una empresa estatal garantizará hacia dónde van las ganancias. Además, serían ganancias muy pequeñas porque no van a procesar el litio, es decir, no harán las baterías, que es donde está la gran ganancia. Lo mismo sucede en México, donde el año pasado se descubrió un yacimiento de litio similar al de Bolivia. En la minería, los modos de extracción son mucho más agresivos.

–¿Agresivos en qué sentido?

–Por un lado, la tecnología es más agresiva con el medio ambiente y afecta a las poblaciones aledañas. Las “demandas del mercado” –así se lo presenta– hacen que se extraiga mucha más cantidad de minerales. En realidad son los patrones de consumo de los países más desarrollados los que presionan para que haya una mayor explotación de yacimientos. Además, las multinacionales mineras empiezan a explotar yacimientos de baja ley, es decir, de baja concentración de minerales y buscan la mayor rentabilidad posible. Este esquema, de modo menos agresivo, se vio en la época colonial, en muchos países de América latina.

–¿Cuáles son las características más visibles de ese esquema?

Por ejemplo, no consultar a las poblaciones locales. Cuando llegan los proyectos mineros a los lugares, despojan la tierra, engañan a los comuneros y negocian cifras de compensación a 30 o 50 años, que terminan siendo montos ridículos, por prácticamente destruirles la tierra. Son montos absurdos los que pagan. El despojo tiene dos formas: como se hacía en la colonia, sin ningún permiso o, como se hace ahora, mediante un proceso de negociación ficticia. Se vende como un proyecto de desarrollo que creará empleo y derrame económico, cuando, en los hechos, no crean derrame económico y generan muy pocos empleos. Cuando la gente ve que les destruyeron la tierra y se ven despojados y reacciona, se empieza a generar una serie de mecanismos legales, de desprestigio social y de criminalización de los movimientos antimineros, por parte de la empresa y de otros actores involucrados en el negocio que implica la minería.

–¿Cuánto puestos de trabajo se calcula que crean estos proyectos?

–En los pueblos de América latina donde llegan estas mineras, la cantidad de empleados no pasa las tres o cuatro decenas. Luego vienen trabajadores de otras regiones del país o son técnicos formados. La versión de las empresas es que son lugares aislados donde hay gente campesina, humilde, con poca formación técnica y que no puede manejar maquinaria que nunca ha visto en su vida. Y esa gente queda totalmente afuera de esta idea de desarrollo.

–¿Cómo se dan los mecanismos de criminalización de estos movimientos?

–En el caso de Barrick Gold o New Gold, capitales canadienses que operan en México y en otros países, se ven los mismos fenómenos de criminalización. En la Redlar (Red Latinoamericana contra represas) se ven casos como el de Blackfire, una minera canadiense que opera en Chiapas, México, involucrada en el asesinato del principal líder del movimiento opositor a la mina, Mariano Abarca Roblero. Recientemente asesinaron a otro líder de un movimiento antiminero y a su esposa, vinculados con la mina de oro Marlin, en Guatemala. En general, las mineras tratan de empantanar las quejas de la población mediante procesos legales. Y una de las debilidades de los movimientos sociales es que usualmente no tienen asesoría legal.

–Además de las empresas, ¿qué actores intervienen para la realización de estos proyectos?

–En México, los actores involucrados son el gobierno federal, al que se pide el permiso de exploración, la empresa y algún ingeniero o geólogo local. Una vez que se confirma que hay mineral se pide al gobierno federal un permiso para la explotación, muchas veces se compra un permiso existente porque se trata de viejas zonas de minería. Uno de los problemas más importantes en los proyectos mineros es el del agua; normalmente, están en zonas con poca disponibilidad de agua, que luego desechan totalmente contaminada. Muchos de los permisos tienen que bajar desde la escala federal, pasan por los estados y llegan hasta el municipio, que sería la zona local donde opera el gobierno directamente. En todas estas escalas se van tejiendo escalones de corrupción. Cuando se llega a la escala local, se suele “comprar” al gobierno directamente. En el caso de Cerro San Pedro, en México, el secretario de Gobierno era, además, funcionario de la mina. Este tipo de vinculaciones son importantes para poder hacer operativo el proyecto. En otros casos más complejos, cuando hay una población más grande, se hacen alianzas con algunas personas para que sirvan como choferes del material que se saca. Con este tipo de alianzas, si bien se da con una porción de la población, se logra legitimidad.

–¿Por qué dice que no generan derrame económico?

–Porque los impuestos que se les debe cobrar a las empresas generalmente no se pagan, por varias razones. Durante la década del noventa, casi al mismo tiempo en todos los países de América latina se formularon leyes de minería, según las cuales el capital internacional que realiza inversión extranjera directa (IED) puede operar en esos países más fácilmente. Se les da tratamiento de capital nacional, certeza jurídica, la garantía de sacar las ganancias y todo lo que implica la política neoliberal en términos de inversión extranjera directa.

–¿Cómo hacen las empresas para evitar el pago de los impuestos?

–Hay dos mecanismos. Uno es la salida del capital y el envío a la empresa matriz sin ningún cargo. El otro es declarando gastos para liberar impuestos. Barrick Gold, en el 2003, obtuvo 2035 millones de dólares y, después de toda la ingeniería contable, pagó de impuestos cinco millones de dólares. En 2002, la misma empresa logró declarar más gastos de lo que tenía que pagar de impuestos y el Estado canadiense tuvo que regresarle 16 millones de dólares.

–¿Hay algún caso emblemático de proyecto minero que se pueda mencionar en América latina?

–Es que gran parte de los proyectos de la nueva gran minería, la de tajo a cielo abierto, empieza apenas a aparecer. Menos del 5 o 6 por ciento de los proyectos están operativos, es decir que están sacando el mineral, el resto está en la instancia de estudios de factibilidad. Hay casos importantes, pero no son las principales minas a nivel internacional porque todavía no logran consolidar el proyecto de extracción. Pero en México, una mina de Gammon Gold opera en 12 mil hectáreas de Ocampo. Y junto con otra mina contigua genera el 25 por ciento del oro de todo el país. La propia Gammon Gold, en el mismo municipio de Ocampo, extrae el 14 por ciento de la plata. Por primera vez el año pasado, México tuvo más producción de oro que de plata, en cuanto a su posición mundial. El caso de Esquel, en Argentina, es otro muy significativo. El capital canadiense se está especializando mucho en oro y plata.

–¿Qué particularidades tiene la geopolitización de los recursos, que se dio en EE.UU. a partir de los años ’90?

–En el marco de la vinculación del medio ambiente con la seguridad, la geopolitización proviene del aparato del Estado norteamericano, particularmente del área de seguridad. En la década del ’90, por primera vez en el Plan estratégico de Estados Unidos aparece la necesidad de vincular la cuestión de seguridad con los recursos naturales. Ellos argumentan: “Nosotros tenemos que garantizar que Estados Unidos tenga los recursos que necesita”. Eso implica saber dónde están los recursos fuera de ese país. La geopolitización significa asegurar los recursos por la vía del mercado o del Pentágono. Por ejemplo, en Irak entran con mecanismos militares y diplomático-militares y así generan un mejor escenario para que después sí pueda entrar la Inversión Extranjera Directa (IED). Lo que se ve en Irak se replica con otros procesos extractivos de América latina.

–¿Cómo se vuelca la estrategia geopolítica de Estados Unidos en el Amazonas y el Acuífero Guaraní?

–A fines de la década del ’90 y principios del 2000 comenzaron a salir proyectos de conservación para la Triple Frontera, financiados por el Banco Mundial y las Naciones Unidas. La idea al principio era saber cuánta agua había allí, era una de las cuestiones que querían aclarar, respecto de los datos que tenían en los años ’70. Esto coincidió con un momento en que se estaba hablando del agua como recurso estratégico, una coyuntura en la que quedaba muy claro que Estados Unidos tiene una preocupación tremenda por el acceso a fuentes de agua. En el fondo, lo que está en juego es cómo se asegura el agua para que se exporte de otras maneras.

–¿Como cuáles?

–De la zona argentino-brasileña productora de soja y otros cultivos, no sólo se exporta granos sino también agua. Es muy importante asegurar que las grandes empresas agroindustriales de esas zonas tengan agua, porque esos granos van a beneficiar a los países compradores. Otra cuestión tiene que ver con el negocio del agua embotellada. Ya no se trata sólo de transferir el agua para la industria, sino que hay empresas que están embotellando agua para su exportación. Estos intereses empresariales son los que se geopolitizan. En la Triple Frontera hubo amenazas verbales de securitizarla. Hay presencia militar, más o menos reconocida por Estados Unidos. Se quiere implementar operaciones de avanzada, que son pequeños grupos de alta movilidad.

–¿Cómo contribuye la crisis de gobernabilidad hídrica a que se dé esta situación?

–Es interesante analizar cómo el Ejército cambia su visión: en Argentina el Ejército sacó el Proyecto 2025. Así como los recursos hídricos o la zona del Acuífero Guaraní en su conjunto son importantes para Norteamérica, que busca asegurar un beneficio para sus empresas y el crecimiento del mercado estadounidense, el gobierno de Argentina securitiza sus recursos. En el Plan 2025 se cambia la hipótesis de guerra, que ahora es la defensa de los recursos. Ese documento supone reorganizar la estructura del Ejército hacia adentro y cambiar escenarios de defensa.

–¿Cuál sería el enemigo, según el Plan 2025?

–El enemigo es todo aquel que quiera hacerse del recurso, todas las zonas fronterizas. Quisiera remarcar que, en el fondo de la geopolitización, lo que se busca es asegurar que estos recursos lleguen a los destinos por vía del mercado. Así se liberan de la imagen del imperialismo, aunque sigue siendo lo mismo porque en el momento en que este flujo se pare entra el Pentágono.

–¿Los Estados y empresas europeas tienen el mismo pensamiento?

–No les he seguido la pista. Valdría la pena saber sobre el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que tiene capital para hacer IED en proyectos productivos, pero no rinde cuentas a nadie, no tiene un sistema transparente de informar en qué invierte y cómo opera. Pero en el caso de la minería, el capital europeo no es muy fuerte.

–¿A qué se refiere cuando habla de que hay “políticas democidas” en relación con la seguridad alimentaria?

–Ese concepto lo planteé en el marco de la política de promoción de los agrocombustibles. Nosotros, los mexicanos, perdimos la capacidad de autosuficiencia, ahora importamos poco más del 40 por ciento de los alimentos, incluyendo los granos básicos, maíz y frijol. El abandono del apoyo al campo en acuerdo con la propuesta del Banco Mundial llevó a que se desplomara la participación económica del campo mexicano y desaparezca el mediano y pequeño campesino. Al mismo tiempo, hay mucho apoyo a proyectos agroindustriales de producción de maíz para la generación de etanol. La política democida tiene dos vertientes. Por un lado, la política neoliberal está desmontando la soberanía alimentaria y hace competir los alimentos con la generación de energía. Por otro lado, el Estado abandona la responsabilidad social en términos de gasto en educación, salud y los servicios que requiere la población.

Página 12

22/03/2010 Posted by | Ciencia y Tecnología, General, Medio Ambiente, Politica Latinoamerica, Reflexiones | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

ALCA, las dificultades de enterrar a un muerto


12-11-2009


Alejandro Villamar

Alai-amlatina


Muchos recordamos la reunión de Mar del Plata, Argentina (noviembre 2005), como la gran derrota del proyecto imperial hemisférico del ALCA (Acuerdo de Libre Comercio de las Américas), pero poco o nada se ha mencionado acerca de que la vieja agenda del ALCA continúa promoviéndose y recreándose en las reuniones gubernamentales, empresariales o “civiles” del ahora llamado “Proceso de la Cumbre de las Américas”, fomentado desde la OEA.En estos cuatro años pasados se han realizado varias reuniones ministeriales “de las Américas” sobre importantes temas como defensa, competitividad empresarial, seguridad pública, e incluso, casi como en los viejos tiempos, una Cumbre de las Américas. Sin embargo, probablemente ninguna de ellas ha tenido tanta continuidad y mandato oficial como la recién realizada V Reunión de Ministros de Agricultura (Jamaica, Octubre, 2009).

Una reunión ministerial en la que pervive, con ligeros cambios, la misma estrategia hemisférica orientada y asumida en los tiempos del régimen de G.Bush: el Plan AGRO 2003- 2015 para la Agricultura y la Vida Rural en las Américas. Un plan con directrices generales y nacionales y con una secretaría técnica que recae en el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), asegurándole de esta manera continuidad a la orientación de la agenda neoliberal dominante de los agronegocios en el hemisferio.

Discursivamente, las reuniones bianuales de los ministros le dan actualidad al Plan y con ese fin se producen documentos orientadores e incluso propuestas semioficiales que prefigurarían los cambios o actualizaciones en las orientaciones del Plan que los ministros aprueban.

Antes de esta V reunión ministerial, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el IICA prepararon un Resumen de Perspectivas de la agricultura y el desarrollo rural en las Américas: una mirada hacia América Latina y el Caribe 2009, en el cual por primera vez se asentaba la necesidad de dar un giro y prestar atención a la agricultura familiar, a la inversión orientada socialmente, a articulaciones empresariales dirigidas a fortalecer mercados locales, nacionales y regionales. Un cambio importante frente al acento ministerial de años atrás, de acentuar retóricamente el enfoque en el mejoramiento del ingreso, pero por la vía de los agronegocios, de las exportaciones, de la introducción del paquete tecnológico controlado por las trasnacionales, lo que en la práctica devenía en excluir a la agricultura familiar, campesina e indígena, es decir, a la mayoría de los productores rurales.

En ese mismo sentido de cambio, oportunamente se expresaron organizaciones sociales e intelectuales comprometidos con la sustentabilidad socio-ecológica que demandaban a los ministros: “La pequeña agricultura debe volver a recuperar su importancia en las estrategias de desarrollo agropecuario… Los pequeños agricultores deben ser uno de los pilares para un nuevo desarrollo rural””… el encuentro ministerial de las Américas debe volver a poner a los pequeños agricultores en el centro de un nuevo estilo de desarrollo rural, que no puede ser meramente empresarial o comercial, ya que deberá nutrirse de muchas otras dimensiones.”(OXAFAM, IPDRS, CLAES, octubre de 2009): Las añejas y justas demandas de las organizaciones campesinas e indígenas.

Sin embargo, en el Acuerdo Ministerial Hemisférico Jamaica 2009 para la Agricultura y Vida Rural en las Américas, (del 29 de octubre de 2009) no aparecen los cambios demandados por los asesores institucionales, ni mucho menos las demandas de las organizaciones sociales. Y aún peor, la reunión ministerial fue ocasión para elegir como nuevo director del IICA, a un distinguido e hiperactivo funcionario neoliberal mexicano que fungirá también como secretario técnico del Plan 2003-2015.

Un funcionario cuya trayectoria en México y en las negociaciones agrícolas internacionales ha dado muestras fehacientes de su fidelidad a los intereses corporativos del libre comercio, con evidente predilección por Monsanto y similares, y persistente opositor a las demandas campesinas e indígenas y ambientalistas. En el terreno internacional de negociaciones del Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad se le recuerda como saboteador de la propuesta de hacer vinculante el principio de precaución y de avalar acuerdos y arreglos bilaterales, regionales y multilaterales relativos a los movimientos transfronterizos intencionales con organismos vivos modificados. Conducta públicamente denunciada por las organizaciones campesinas y ambientalistas, por los académicos miembros del Consejo Consultivo Nacional de Bioseguridad que terminaron renunciando masivamente en señal de protesta, e incluso provocó una queja pública del Senado de la República.

En México, también entre otras acciones, fue promotor de la caricatura de ley de bioseguridad, de cabildero para que las empresas biotecnológicas obtuvieran los permisos de siembra de maíz transgénico (amenazando al centro de origen de cultivo tan importante para la agricultura campesina-indígena, como lo ha demostrado la Campaña: Sin Maíz No hay País), de promotor de la iniciativa de Ley de Recursos Fitogenéticos, encaminada a facilitar la biopirateria de semillas, y del conocimiento tradicional (finalmente frustrada por la protesta indígena y social), y de defender a ultranza la ley de agrocombustibles, y el TLCAN (NAFTA).

Otra conducta, poco conocida, de éste funcionario neoliberal, pero que ahora desde IICA, será sin duda bastante perceptible, es que fue uno de los entusiastas apoyos e instrumentadores de la Iniciativa Biotecnológica de Norteamérica (NABI por sus siglas en inglés) estrategia sustancial de la agenda trasnacional biotecnológica, adoptada en la Alianza de Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN), recién transformada en Caminos para la Prosperidad de las Américas, un disfraz más de la vieja agenda del ALCA.

Desde su nueva responsabilidad Víctor Villalobos, ex Coordinador de Asuntos Internacionales en la. Oficina del Secretario de Agricultura, México, podrá profundizar la línea de promover los intereses trasnacionales biotecnológicos, que un importante sector de IICA ha venido instrumentando desde el 2003, con el Programa Hemisférico de Biotecnología y Bioseguridad (PHBB) y del que por primera vez hace recuento (en español) en su informe “La contribución del IICA al desarrollo de la biotecnología y la bioseguridad”. (Informe de Gestión 2002-2008. pp 165-173) .

Con esos antecedentes fue elegido el nuevo director de IICA, y con ello se consolida y fortalece una de las facetas del IICA: funcionar como correa de transmisión de la dupla Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA)-Industria biotecnológica en el PLAN 2003-2015 de las Américas.

Así, las reuniones ministeriales siguen, el Plan 2003-2015 continua, la secretaría técnica del Plan queda abiertamente en manos de un cipayo de las trasnacionales. El cadáver del ALCA no terminamos de enterrarlo. Y no se sepulta completamente porque la agenda neoliberal sigue viva en no pocos funcionarios y tecnócratas de países latinoamericanos y del Caribe, y estos continúan inercial y activamente contraponiéndose a los esfuerzos de construcciones alternativas de países con gobiernos progresistas. Incluso, pareciera que aún en varios de esos gobiernos progresistas, actores político empresariales y académicos que se identifican con la política neoliberal actúan muy dinámicamente y siguen con la suficiente fuerza para continuar imponiendo el discurso desarrollista, el modelo de los agronegocios corporativos, y dándole aliento a un cadáver que no termina de ser sepultado.

¿Es hora de que la alianza de organizaciones campesinas, sociales, académicas y gobiernos progresistas del hemisferio terminen de incinerar al cadáver del ALCA-Agricultura?

Alejandro Villamar es Miembro del Secretariado de la Red Mexicana de Acción Frente al Libre Comercio (RMALC)

Fuente: http://alainet.org/active/34335

Referencias:

Las Cumbres de las Américas. OEA, disponible en: http://www.summit-americas.org/vp/intro_summit_sp.pdf

PLAN AGRO 2003-2015 Acuerdo Ministerial Hemisférico Jamaica 2009 para la Agricultura y Vida Rural en las Américas. Jamaica 29 de octubre de 2009. http://www.iica.int/Esp/prensa/Documents/Acuerdo_Ministerial_Jamaica2009.pdf

Resumen de Perspectivas de la agricultura y el desarrollo rural en las Américas: una mirada hacia América Latina y el Caribe 2009. CEPAL, FAO, IICA http://www.eclac.cl/publicaciones/xml/8/37598/ISPAespa%C3%B1ol_web.pdf

La pequeña agricultura debe volver a recuperar su importancia en las estrategias de desarrollo agropecuario. Una urgencia para la V Cumbre Ministerial sobre Agricultura y Vida Rural en las Américas. OXAFAM, IPDRS, CLAES. La Paz y Montevideo, 23 de octubre del 2009 http://www.agropecuaria.org/agropecuaria/AgroFamiliaComunicadoOxfamIPDRSClaes09.pdf

Los pequeños agricultores deben ser uno de los pilares para un nuevo desarrollo rural. Eduardo Gudynas, Asier Hernando y Oscar Bazoberry Chali. 26 octubre 2009 http://www.alainet.org/active/33969

Currículum vitae, y propuesta de Victor Villalobos. http://candidatomexicoiica.com/blog/?p=9

IICA´s Hemisferic Biotechnology and Biosafety Programm http://webiica.iica.ac.cr/bibliotecas/repiica/B0477i/B0477i.pdf

La contribución del IICA al desarrollo de la biotecnología y la bioseguridad. En Informe de Gestión 2002-2008. pp 165-173.

http://www.iica.int/Esp/dg/Documentos%20Institucionales/web%20informe%20espa.pdf

12/11/2009 Posted by | General, Medio Ambiente, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario