America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

DETECTAN GRAVES IRREGULARIDADES DURANTE LA GESTION PRIVADA DE YPF


La planificación del desabastecimiento

Hubo extrañas reducciones del suministro de naftas en fines de semana largos, caída de producción de gas que generaba mayor demanda de GNL importado, capacidad ociosa en refinerías y yacimientos. Lo que empezó a hacer la intervención.

Por Raúl Dellatorre

Para el último fin de semana largo, del sábado 28 de abril al martes 1º, la intervención de YPF revisó la provisión de combustibles líquidos a la red de estaciones de servicio que había planificado la conducción anterior y detectó que la capacidad de refinación y transporte “daba para más”. El resultado fue que, tras la revisión del plan de abastecimiento, se incrementó en un 22 por ciento la oferta de naftas y gasoil. Quizá esa sea la razón por la cual este fue el primer fin de semana largo, en mucho tiempo, en el que la falta de nafta no fue título en los diarios.

Pero más allá de lo anecdótico, para los analistas que trabajan cerca de la intervención de YPF el hecho es una de las tantas demostraciones que han podido encontrar, a lo largo de apenas dos semanas de gestión, de que es posible en un plan de corto plazo avanzar en la recuperación de los niveles de refinación de petróleo y producción de combustibles líquidos hasta alcanzar, antes de fin de año, al menos los niveles del año 2007. Desde ese año, la producción de combustibles descendió aproximadamente un 11 por ciento, mientras la demanda de transportistas y automovilistas particulares siguió aumentando.

El uso de las capacidades ociosas ya le había permitido a la gestión que lideran Julio De Vido y Axel Kicillof lograr, no bien asumida la función, aumentar la refinación total en un 5 por ciento, a través de un incremento en la carga de petróleo crudo en destilería. La utilización de la capacidad instalada de refinería pasó del 85 al 93 por ciento. También se incrementó la inyección diaria de gas en el sistema nacional en 2,2 millones de metros cúbicos diarios al aumentar el aporte del yacimiento neuquino El Portón.

Los técnicos en planificación que trabajan en el tema estiman que, con la puesta en actividad de equipos de extracción que están paralizados en yacimientos, y la reactivación de pozos que se había discontinuado, YPF estará en condiciones este invierno de poder ofrecer 10 millones de metros cúbicos adicionales de gas natural por día y 50 mil barriles diarios de petróleo. Ese volumen de gas es equivalente a aproximadamente el 8 por ciento de la producción nacional y representa una magnitud mayor a las importaciones provenientes de Bolivia en épocas de alta demanda.

La revisión integral de los procesos productivos ha permitido a esta altura trazar un diagnóstico de situación que le hará posible a la nueva conducción empresaria, encabezada por Miguel Galuccio, establecer ajustes con resultados casi inmediatos. Las conclusiones sobre las cuales están trabajando los equipos técnicos del Ministerio de Planificación son, prioritariamente, las vinculadas a las ineficiencias detectadas en la producción. Por ejemplo, el aprovechamiento de la capacidad de planta de refinación preferentemente para la producción de naftas premium en detrimento de las naftas súper. La primera tiene un costo en el mercado que excede en casi un peso al litro de la segunda, y es la que recurrentemente debía cargar el automovilista a falta de la súper. A costos de producción prácticamente similares entre una y otra, la firma venía haciendo un negocio redondo a costa del bolsillo del usuario cambiando la composición de la oferta a favor de la más cara, haciendo escasear la más barata.

Se presume que la introducción de cambios en la gestión generará además inmediatos ahorros en materia de divisas. El aumento en la capacidad de refinación impacta directamente en la disponibilidad de fuel oil para las centrales térmicas (generadoras de electricidad), lo cual implica un ahorro consecuente en la necesidad de importación de ese combustible o sus sustitutos. Pero, además, se está analizando si la merma en la producción de gas natural no pudo haber tenido la intención de provocar la necesidad de la demanda de gas licuado (GNL) importado, que la propia Repsol abastecía a través de buques que transportaban el producto desde sus yacimientos en Trinidad Tobago hasta el puerto de Bahía Blanca, donde era regasificado e inyectado al sistema nacional de transporte, a través de una planta que también opera YPF. Por lo pronto, se está investigando el precio que el Estado (a través de Enarsa) le pagaba a Repsol por el GNL, cinco o seis veces superior al que recibía la filial argentina por la producción local (15 a 17 dólares, contra 2,50 dólares).

La conducción profesionalizada que se hará cargo de la empresa en los próximos días, con Miguel Galuccio a la cabeza, recibirá esta información como parte de un más amplio diagnóstico de situación de las diversas áreas de la compañía. Desde la conducción política del Estado, se le señalará que el rol asignado a YPF, en función de la ley promulgada, es ser el principal agente formador de los precios de los combustibles y el garante de su suministro. Además, se espera de YPF que vuelva a ser motor del de- sarrollo regional, con metas de rentabilidad social en vez de maximizar ganancias.
Página 12

06/05/2012 Posted by | Economía, General, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , | Deja un comentario

México: La respuesta está en la política



fecal

Gerardo Fernández Casanova (especial para ARGENPRESS.info)

“Que el fraude electoral jamás se olvide”

Por más que leo y vuelvo a leer el discurso y el planteamiento del gobierno espurio relativo a la crisis por la que atraviesan México y el mundo, no puedo más que convencerme de que el destino inmediato sólo nos depara la catástrofe. Por lo dicho y lo actuado en sesudas cuan improvisadas reuniones, de lo que se trata es simplemente de nadar de muertito y esperar que la solución venga por sí sola.

Pareciera que la capacidad tecnocrática para diagnosticar la realidad se quedó guardada en alguna gaveta del escritorio por elemento inútil; para qué hacer el diagnóstico si se puede comprar hecho y, además, con el aval de los organismos financieros internacionales. Si los tecnócratas no fueron capaces de formular un diagnóstico válido para la situación de PEMEX, mucho menos podrán hacerlo respecto del conjunto de la economía. No conozco ningún documento oficial que describa verazmente el estado que guarda la economía nacional, ni siquiera el de los criterios de política económica, que constituye la premisa del presupuesto de egresos. Se manejan cifras y estadísticas, todas elaboradas a modo de justificar lo ya decidido, pero no se identifican los elementos analíticos que determinan las propuestas. Simplemente se trata de envolver la realidad en una maraña de autocomplacencias. Así las cosas, jamás podrá formularse un planteamiento serio para afrontar la crisis, menos aún si se escuda en el argumento de que es mundial pero que nos halla mejor preparados que en otras ocasiones. Con un dogmatismo pionónico (propio de Pío IX, el de la infalibilidad del papa católico) la tecnoburocracia en el poder formal apuesta al sostenimiento del modelo neoliberal de mercado, sin percatarse de que lo que está en crisis en el mundo es precisamente el dicho modelo.

Un diagnóstico mínimamente honesto tendría que reconocer que la apertura al exterior no funcionó; que se exporta mucho pero se importa mucho más; que los empleos generados por las exportaciones son bastante menos que los que se han perdido por las importaciones; que las inversiones extranjeras no han generado plazas de trabajo suficientes, sea por ubicarse en el sector financiero especulativo o por destinarse a la compra de empresas ya establecidas; que la producción de alimentos registra un alto grado de insuficiencia y el campo va quedando abandonado por sus pobladores; que el financiamiento a la producción es mínimo, en tanto que el que se otorga al consumo es demasiado caro; que el mercado interno languidece flotando en la corriente de la economía informal: por sólo mencionar algunos rubros. Tal diagnóstico tendría que reconocer que el significado real de tales inoperancias implica el aumento de la pobreza de gentes que son de carne y hueso, no simples números estadísticos.

A la, de por sí, nula capacidad de convocatoria del régimen, resultante de su ilegitimidad de origen, se agrega su incapacidad de ofrecer un proyecto convincente. Ni siquiera a sus patrocinadores y cómplices les ofrece seguridad la actuación gubernamental ante la crisis. Tampoco se prevé el menor intento de aprovechar el arribo de Obama a la Casa Blanca para corregir los acuerdos que cancelan la capacidad de maniobra del estado mexicano en materia económica, no obstante la valiosa oportunidad que para ello significa la crisis actual; en su reciente entrevista, Calderón sólo supo pedir más de lo mismo, haciendo gala de masoquismo extremo, propio para un estudio freudiano.

La circunstancia obliga al diseño de una fórmula genuina de solución del conflicto económico y a ejercer un liderazgo eficaz para aplicarla. En este sentido es que afirmo que la respuesta a la crisis está en la política y en los políticos, mas no en la tecnocracia y sus especialistas fracasados. Es urgente identificar y caracterizar con mayor detalle el proyecto alternativo de nación, para sumar a la población mayoritaria en torno a su realización, en términos de forzar a quienes detentan el poder formal a aplicarlo o, en su defecto, a su reemplazo; no nos merecemos esperar cuatro años a un nuevo proceso electoral.

El Senado de la República ya anunció que convocará a un debate nacional en relación al tema, tomando como formato la experiencia del debate en materia petrolera. Es una buena noticia; ahí podrá clarificarse el diagnóstico que hace falta y las propuestas de solución. También podrá evaluarse la disposición del régimen para entender y atender sus resultados.

Pero lo importante sigue siendo lo que se haga acá en el llano con la movilización popular. La convocatoria de AMLO está encontrando mayor respuesta en la organización de comités y brigadas; los sindicatos independientes se acercan a coincidencias de objetivos y medios de lucha; pequeños y medianos industriales y comerciantes se convencen de la inoperancia de las propuestas calderonistas y se suman a la búsqueda de las soluciones alternativas; pescadores y transportistas adelantan ejercicios de paro nacional en demanda de soluciones eficaces y, en general, la población toma conciencia de la necesidad del cambio profundo en el modelo de economía.

El proceso electoral de este año se presenta como una gran oportunidad para que los de a pie ejerzamos el derecho de imponer una composición camaral que responda al reclamo del proyecto alternativo de nación. Ojalá no nos perdamos en las pequeñeces de los intereses particulares.

19/01/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario