America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Argentina – SUPERADORES O RETRÓGRADOS por Orlando Barone



Se estila decir, cuando una gestión o un liderazgo son mejores que los que les antecedieron, que son comparativamente superadores. Por ejemplo se consiente en que esta Corte Suprema es superior a las anteriores. Así cómo que las dos últimas gestiones del llamado kirchnerismo son superadoras respecto de los más recientes peronismos. Sin incluir al fundacional de hace más de medio siglo. En la política argentina es históricamente probado que el peronismo original de Perón fue altamente superador de la década infame y sus secuelas. Y acaso no resista comparaciones por el efecto colosal que produjo. Más cerca en el tiempo se da por sentado que el de Raúl Alfonsín, no importa la discusión del final, fue un liderazgo superador de los que le antecedían de su partido. Excluyendo el de Yrigoyen por razones de época. Se sabe también que el gobierno radical de La Alianza no solo no superaba al de Raúl Alfonsín sino que era inferior y atrasaba en sus bases ideológicas. El peronismo de Isabel fue al peronismo un estigma retardatario, usando una eficiente palabra peronista. El menemismo no pretendió ser superador de ningún peronismo, sino superador por ultrasumisión de cualquier gestión carnal y aquiescente con el poder privatista. El actual peronismo disidente opositor, parece aspirar a empatarle al menemismo en sometimiento y regresión.

Los más recientes radicalismos, expuestos a través de sus oposiciones son también inferiores, no ya al de Alfonsín sino aún más al de Illia. Retroceden a etapas ya superadas y están inaugurando un tipo de herejía con sus propios principios populares. Algunos de estos herejes, que se entrenaron en el partido, son todavía peores.

El socialismo no está en una etapa superadora sino periféricamente subalterna. La izquierda dura no aspira a superarse, porque si se superara debería tener que reaprender la relación entre la práctica política y los actores sociales. Y para esa izquierda de la izquierda la superación que supera continuamente es la de su inocuidad y su fracaso. El friso opositor heterogéneo, y heteroplástico (es decir: injertados de porciones de otras especies) es subalterno del rango de oposición. La sociedad vive en pugna entre lo superador, y lo inferior retrógrado. En medio de esa pugna está esta etapa democrática. Las dos actuales gestiones peronistas son superadoras largamente de sus anteriores más cercanas. Lograron ese estado evolutivo que está ausente en sus adversarios. Porque, que el radicalismo en su afán de poder acepte coparticipar de la reacción del periodismo opositor hegemónico, lo disminuye. Para no contar su enlace con la Mesa de Desenlace que lo aproxima en su retroceso ideológico a épocas en que alentaba o consentía golpes armados. Esta vez a duras penas contenidos en el congreso. Lo cierto es que esta es una etapa de gobierno superadora. No tiene por qué ser la definitiva y ojalá haya superaciones que hoy no están a la vista y en situación de lance. Pero no es poca la virtud de estas dos gestiones peronistas: la de ser superiores a otras del mismo partido y también de las inmediatas anteriores.

Carta abierta leída por Orlando Barone el 16 de Marzo de 2010 en Radio del Plata.

19/03/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

Argentina – No tengo dudas por Orlando Barone


miércoles 27 de mayo de 2009

Mientras las madres y abuelas de Plaza de Mayo estén junto al gobierno no tengo dudas. Mientras sigan apareciendo hijos de desaparecidos recobrados, no tengo dudas. Mientras haya quienes sigan vivando a los represores, no tengo dudas. Mientras los gobiernos de Latinoamérica estén cada día más ligados a la Argentina, no tengo dudas. Mientras la jerarquía de la Iglesia sea más afín al mensaje de los opositores que al mensaje del gobierno, no tengo dudas. Mientras el FMI esté allá pero no aquí, no tengo dudas. Mientras la extrema izquierda se vaya tanto a la izquierda que termine en la derecha, no tengo dudas. Mientras la derecha se indigne porque considera a este gobierno de izquierda, no tengo dudas. Mientras la Mesa de Enlace se sonría victoriosa rodeada de porotos de oro, y los gurúes de la City auguren inminentes cataclismos, no tengo dudas. Mientras haya tanta libertad que se pueda decir que el oficialismo hace todo mal y que lo seguirá haciendo mal, no tengo dudas. Mientras se pueda caricaturizar con libre albedrío a la presidenta y su marido en el lecho conyugal, no tengo dudas. Y si a esas caricaturas del matrimonio las incluyen en un film “porno”, menos dudas tendría. Mientras la iluminada Casandra augure que la Argentina “podría desaparecer del mundo civilizado”, no tengo dudas.
Mientras gran parte de la sociedad democrática se expresa públicamente día y noche, en la vigilia y en el sueño contra el gobierno no tengo dudas. Mientras la luz y el gas no se apaguen, y no se seque la nafta, y no colapsen los radares, los aviones y los trenes sin hacer caso de las profecías, no tengo dudas. Mientras los jubilados de antes y los de ahora cobren normalmente con plata como todos los trabajadores, no tengo dudas.
Mientras quienes se reconocen progresistas, pero están contra el Gobierno, posan incoherentes en la foto junto a los no progresistas históricos, no tengo dudas. Mientras haya aquí patriotas aterrados porque una empresa multinacional argentina es estatizada en Venezuela, y esos mismos patriotas ni siquiera se inquietaron cuando fue privatizada toda la Argentina, no tengo dudas. Mientras de un lado esté Marcos Aguinis y del otro José Pablo Feinmann; y de un lado esté la Tribuna de doctrina y del otro Carta abierta de los intelectuales, y de un lado estén Blumberg, el rabino Bemberg y el gatillo fácil, y del otro las garantías y el juez Zaffaroni; no tengo dudas.
Eso sí: tengo dudas de no tener dudas. Pero la oposición, paradójicamente, me inspira certidumbres. Sí, certidumbres opositoras contra las certezas de los opositores.

Escrito por Orlando Barone

http://orlandobarone.blogspot.com/2009/05/no-tengo-dudas.html

13/02/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , | Deja un comentario

Argentina – El gobierno mete la pata hasta acá por Orlando Barone


martes 26 de enero de 2010


Este gobierno raro respecto a tantos gobiernos anteriores insiste en enfrentarse con los lobbies económicos, con los medios de comunicación hegemónicos y con los agroganaderos prósperos. Todos juntos. ¿Por qué en lugar de enfrentarlos no los asocia y los premia todavía con mejores negocios que los que hoy los benefician? Si es lo único que quieren. Tampoco se entiende que se insista en enjuiciar a los ex militares represores y en avanzar en la lucha por los Derechos Humanos, a sabiendas que hay sectores de poder que preferirían amnistiarlos y pasarlos por la amnesia. Tanta terquedad en querer descubrir la presunta apropiación de los hijos de la fundadora del diario Clarín, para recibir la obvia represalia de una andanada mediática opositora. ¡Ah, si canjearan el ADN dudoso por tapas del diario a favor! Es raro este gobierno. ¿Por qué en vez de repartir asignaciones universales y jubilaciones y planes a los más necesitados, no se dirige hacia las clases medias urbanas, recupera el ecosistema y se evita la reacción cacerolera y la catarsis crispada boca a boca? El gobierno debería predicar menos Milagro Sala y más Alfredo De Angeli; menos fútbol para todos, y más que el que quiere ver fútbol pague; menos Mar del Plata y Mar de Ajó, y más Punta del Este y Punta Cana; y menos sindicatos y más corporaciones y patrones. Qué necesidad tiene de enfrentarse con el grupo mediático más poderoso y extorsivo, si cediéndole algo grande a cambio con telefonía incluida lo tendría a su favor incluyendo su plantilla de miles de comunicadores. Y si el gobierno hubiera dejado al Banco Central tranquilo no tendría tantos planteos judiciales en contra y el establishment y los fondos buitres no estarían al acecho entre bancas y togas.
Y los partidos de la oposición no se la pasarían desconfiando de la influencia del Alba, de los díscolos del sur y de Evo Morales. ¿Por qué no tener la prudencia política de mimar a la Santa Iglesia, a la farándula mano dura que tanta adhesión recibe de las masas televisivas, y a los economistas ortodoxos del ajuste; en lugar de acercarse a los garantistas blandos, a Florencia Peña, y a los economistas afines del grupo Fénix? ¿Qué quiere este gobierno? ¿Ser apoyado por Carta abierta de los intelectuales que escriben en difícil y que pretenden un proyecto popular, o ser aliado del grupo Aurora con sede en el diario la Nación y que cuenta con accionistas culturales del voto calificado?
Si quisiera gobernar sin tener que dormir con un ojo abierto tendría que reivindicar al Cobos furtivo, y además ceder, parar y retroceder. Pero elige tocar intereses delicados aún a costa del riesgo de perder. ¿Si al Gobierno realmente le interesara mantener cómodamente el poder sería tan estúpido de echarse encima a Héctor Magnetto el empresario más ligado a todas las fuentes de presión? ¿Y para qué confluir con las abuelas y las madres de plaza de mayo en lugar de confluir con la sociedad del borrón y cuenta nueva que no mira nunca para atrás pero si mira a la derecha? Gobernar o enfrentar. Flotar o avanzar. Esa es la cuestión. El gobierno avanza y enfrenta. Y esa es su apuesta y su franqueza. Es lógico que para aquellos que les duele, mete la pata hasta acá.

Carta abierta leída por Orlando Barone el 26 de Enero de 2010 en Radio del Plata.

26/01/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

No te pierdas buscando el Paraíso. Y no maldigas al país sin limpiarte los dientes.- Orlando Barone



Por Orlando Barone

El otro día, una ex empleada de casa me pidió que la ayudara en Instrucción Cívica. Es ya una mujer de cuarenta años que ha recomenzado el secundario. Volvió a la semana para agradecerme: se había sacado diez. La profesora le preguntó a quién había entrevistado para saber tanto. Mi espontánea discípula le dio mi nombre. “Ah -le dijo- es bastante kirchnerista; leí notas suyas y lo escucho a veces por radio”. Mi alumna atinó a decirle: “No sé qué es, pero es muy democrático. Trabajé en su casa más de quince años y cuidé a su madre”. La profesora debería haberle puesto otro diez por la respuesta. Últimamente, en algunos lugares de pelo entero o medio pelo, un periodista o intelectual que no es antigobierno, no puede ser otra cosa que oficialista. Quien no putea a Guillermo Moreno, quien no maltrata a Hugo Moyano, quien no difunde un chisme sobre la Presidenta y su predecesor, el marido, seguro que es peronista, y peronista de los malos. Que es como cargar con el peso de apoyar a una fuerza de ocupación enemiga o a un poder ilegítimo y totalitario. Les resulta imposible que alguien presuntamente blanco, occidental y cristiano no sienta un rechazo carnal, espiritual, social e ideológico hacia el kirchnerismo. Cuando me pasa esto y me preguntan con recelo republicano por qué estoy con este Gobierno, en vez de aclararles que la aseveración corre por cuenta de ellos, les devuelvo otra pregunta: ¿Por qué no debería estarlo? Y por más que espere argumentos para empezar a discutirlos o a refutarlos, sólo encuentro respuestas opositoras. Aun si les dijera, casi con inocencia política, que estoy a favor sólo porque aprecio la política de derechos humanos, me contestan: “Sí, porque así disimulan que no les importó en el pasado”. Los negadores se plantean este oxímoron: “Hasta cuando dice la verdad el Gobierno miente”. Bueno, también: “La oposición, a la verdad, la desmiente. Y si desmiente la verdad, miente”.

Los que más mienten son los que con total desparpajo responden a preguntas acerca de qué va a pasar en el mundo ahora. “Dígame, doctor o licenciado -les pregunta el entrevistador mediático-. ¿Qué diagnóstico tiene para la crisis?” Y los ignorantes, en lugar de decir como Sócrates, sólo sé que no sé nada, o “Qué sé yo: si no supe cuándo venía, menos voy a saber cuándo se va”, se ponen a melonear recetas y planes y a conjeturar consecuencias y soluciones en abstracto, y como si supieran. La economía, la política, el fútbol (también el tenis), la inseguridad y la teología dan para todo. La inseguridad es el reservorio de boludos retóricos que nunca le robaron plata a la madre del monedero y nunca se hicieron la rabona, y creen que saben cómo parar la delincuencia. Aconsejan la manera de combatir a los malvados desde detrás de la puerta blindada. Es como si los monjes penitentes puramente castos, que no vieron una mujer desnuda ni en estampitas y nunca salieron del convento de piedra, quisieran solucionar el problema de la prostitución.
Cómo cuesta decir que no se sabe. Una vez que le pregunté a Borges acerca de Cien años de soledad, de García Márquez, me dijo: “No lo conozco. No sé de astronomía, no sé de botánica…”. Confesar la ignorancia así es un acto de sabiduría. Además de deslizar ahí la ironía: ya que si hay una literatura donde sobran estrellas y bosques es en ese libro del colombiano. Si esta sinceridad se aplicara con frecuencia, habría muchos más puestos vacantes en el mundo que los que hay ahora.
Cualquiera sabe que en cualquier sobremesa, en un taxi o en una cola siempre hay un charlista que se propone resolver los problemas del país y del mundo. Es fácil reconocerlos porque enseguida tienen en la boca esta frase: “En este país, lo que hay que hacer…”. Atrevidos. Lo que hay que hacer es ponerte un esparadrapo en la boca. Y lo que habría que hacer es cobrar un impuesto por palabra malgastada. Un agente impositivo pasaría por las sobremesas de los asados y ahí recogería el grabador de debajo del caballete, y tendría la recaudación asegurada. No entrarían en concurso los programas de la tele de la tarde porque ese malgastamiento verbal es para entretener. Para evitar que tanta gente se muera sola, de tedio con la bombilla del cuadragésimo mate en la boca. A lo mejor, alguien se muere igual pero sonriendo. Es como Bailando por un sueño: para los espectadores machos adultos es un sustituto gratuito del Viagra; para los matrimonios de calendario largo, una forma de reactivar las glándulas marchitas.

En uno de sus poemas, el gordo Federico Peralta Ramos resumía su naturaleza argentina con este verso: “A mí me gusta acá”. A mí también. Si un día me asaltaran, me consolaría pensando que mejor acá que allá, donde los robos son de tipo mayorista.
Sé que últimamente hay gente atacada por el síndrome de que este país es una porquería. Hay quienes dicen que es una mierda y son tan idiotas que viven aquí con sus hijos y nietos y no se dan cuenta de que los incluyen. Deben tener alguna mitología oscura incrustada en el lóbulo insatisfecho.
Nuestro país -y no este país- no es una porquería. Por más que haya muchos que lo digan por seguir con el ingrato rito trasmitido por amargos de distintas generaciones. Pensar así es la creencia mediocre del que quiere adjudicar su fracaso, sus malos amores y sus malos sueños al país en el cual vive. Entonces, elige como culpable a los gobiernos. Los haya o no los haya votado. Por eso tiene eternos arranques de irse a sitios donde haya un hipotético orden y una sociedad civilizada. ¿Pero a dónde? Nadie va a querer emigrar justo ahora, porque para elegir un lugar a salvo hay que extender el mapamundi, cerrar los ojos y poner el dedo a la bartola en cualquier punto. Si hasta los jugadores de fútbol ganan plata allá, pero se vuelven. A ver si van a encontrar un productor de soja que quiera irse. O una bailarina de Tinelli. ¿A dónde van a ir a bailar?, ¿a Camboya? No hay país mejor que el nuestro. Tenemos que agradecer que gente como uno tenga un lugar que no siempre se merece. Hay cada argentino protestón que ganaría todos los torneos de histeria. En el libro Guinness de Récords acaba de entrar el hombre-horno rosarino que se asa y no se quema.
Los que deberían figurar son esos argentinos necrofílicos que se calientan más hablando de los muertos que de los vivos. El periodismo audiovisual agudiza esa patología. También está el que mientras rezonga, diciendo que el país es una porquería, calcula que con lo que le rebaja de sueldo al que corta el ligustro puede instalar un plasma en el quincho. No maldigan con el bocado en la boca. O con el estómago tan lleno que pide Hepatalgina. Buscar el Paraíso en otra parte, o emigrar, es al pedo. Para perder no hay como quedarse en el barrio.
A mí me gusta acá.

Debate

22/01/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , | 1 comentario

Argentina – BORRADOR DE PREGUNTAS DE VERANO por Orlando Barone



Periodista Orlando Barone


¿No le interesaría saber qué efecto o resultado está produciendo la asignación universal por hijo entre los millones de beneficiados? ¿No siente curiosidad por saber cómo favorece a la libertad de prensa y a las pequeñas editoriales, que Papel Prensa haya sido obligada a vender el papel a igual precio a diarios grandes como chicos? ¿No le importaría conocer cuál será el desenlace del caso de los hijos adoptados de la señora de Noble? ¿No le sorprende que este verano argentino, antecedido por noticias de fracaso y de crisis, sea uno de los más exitosos de décadas? ¿No le causa perplejidad que haya carne para multiplicar en millones de asados veraniegos, si se estuvo anunciando que iba a haber tal escasez, que se iba a importar hasta el sandwich de chorizo? ¿Se siente informado acerca de por qué en los gobiernos hasta el 2001 siempre hubo déficit fiscal y vaciamiento de las reservas y por qué ahora sucede todo lo contrario? ¿No le sorprende que quienes durante años de gobierno vaciaron el Banco Central y todas las cajas, ahora, desde la oposición se hayan convertido en sus perros guardianes? ¿Se interroga acerca de por qué hoy los bancos funcionan sin zozobra y ninguno se cierra por quiebra, y por qué los jubilados, los estatales, los maestros etc cobran normalmente y no en bonos o en vales? ¿No le resulta sorprendente que los taxis sean de modelos nuevos o cero kilómetro? ¿Por qué no hay colapso energético ni de combustible? ¿Por qué el ex piloto Piñeiro no sigue prediciendo desastres áreos? ¿Y no le llama la atención que no estén lloviendo los miles de juicios que le iban a hacer al Estado por la democratización del fútbol? Si usted tiene en claro que es más importante ser presidente que vicepresidente ¿por qué los medios hegemónicos creen que es al revés? Y una última duda: ¿No le interesaría que así como le cuentan el horror del terremoto de Haití, también le explicaran por qué Haití, aún sin terremoto, padeció siempre el infortunio? En fin: son preguntas que cualquiera puede hacerse.

Carta abierta leída por Orlando Barone el 15 de Enero de 2010 en Radio del Plata.

17/01/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , | 4 comentarios

Argentina – Gatos, diálogos y mentiras por Orlando Barone



Ven gato, acércate más, eres mi oportunidad de acariciar al tigre”. Cuánto dicen en tan poco estos versos de José Emilio Pacheco, el mexicano que ganó el Premio Cervantes. Lástima que esa bella palabra -gato- fue desvirtuada en la Argentina nombrando a mujeres de ejercicio sexual de mercado. El gato no se merece esa expropiación discriminatoria. Las Silvia Süller y sus continuadoras botineras no tienen derecho a ser sinónimos de animal tan legendario y misterioso. Un gato-gato no tiene nada en común con el gato usurpador con excepción de su hábitat común, la noche.

Si de desvirtuar palabras se trata, aquí, en la Argentina, hay un diccionario prosaico extraordinario. Vivimos metidos en un mundo en prosa brutalmente prosaico. Hasta al tenista Del Potro, la malicia y el chisme le adjudican vínculo carnal con Susana Giménez. Ante Mirtha Legrand, lo negó. En la mesa no estaba Chiche Gelblung con su detector de mentiras. Pero creo que no puede ser verdad: porque la leyenda del complejo de Edipo es la del hijo con la madre, no con la abuela. Con el abuelo es distinto. Se da por sentado que haya nietas bellísimas en brazos de abuelos inexorablemente prósperos. Pero no nieto con abuela. Aunque las tendencias vienen avanzadas. El del Mirtha Legrand y Susana Giménez fue un diálogo entre famosas de larga historia mediática. No fue el diálogo profundo entre el historiador Arnold Toynbee y el filósofo Daisaku Ikeda filosofando la cultura. Ni el de Umberto Eco y el cardenal Martini acerca de agnosticismo y la Fe. Tampoco el de Borges y Sabato, del que fui testigo. Ni menos el diálogo epistolar entre Henry Miller y Lawrence Durrell. Además, nada queda del diálogo entre San Martín y Bolívar salvo iridiscencias y supuestos.

Mirtha y Susana transitaron la superficie de sendas vidas públicas ya vaciadas definitivamente del misterio de lo íntimo. Hace ya tiempo se anticiparon a Facebook exhibiéndose y exponiéndose; y sin poder impedirlo quitándose día tras día una capa de la cebolla. Capas que aparentaban esconder algo y al final no había más que cebolla. Y una común idea de compartir el mundo dentro de una burbuja provista de patíbulo.

Ahí estuvieron ambas, responsables de años de entretener a gran parte de la sociedad argentina. En la ardua lucha que emprendieron por resolver el tedio de tantas viditas cotidianas, se hicieron ricas y famosas. A esta altura es imposible conjeturar dónde están sus corazones privados porque les han sido expropiados por la antropofagia del público y por la antropofagia de ellas hacia sí mismas. No podría asegurar que dialogaron guionadas, pero lo parecían. Cualquiera haya sido el guionista no se atrevió a elevarlas de pensamiento, ante el temor de que ellas no entendieran el guión y gran parte de la teleplatea menos.

En fin, sigamos con otros versos de Pacheco. Lo valen: “La realidad es psicópata, jamás se compadece de las víctimas”.

¿Y de la realidad quien se compadece?  Está aquí, ahí, rodeándonos; y la pisoteamos conscientemente. Y por más realidad que se nos ofrezca, por más realidad que se nos entregue, la relegamos por nuestra adicción a buscarla en el relato de los medios. Y en lugar de realidad consumimos irrealidad. Simulacro. Son eso, ciertos grupos piqueteros que ya no tienen hambre porque engordaron en los últimos años, pero se hacen los que no recuerdan que este sobrepeso los obligaría a algún tipo de serenidad política. Pero no. Acampan munidos de ingratitud y olvido. A lo mejor tampoco se acuerdan que los ingratos son condenados en el noveno círculo del Infierno de Dante. Digo que hay piquetes que mienten.

La escritora Rosa Montero en una crónica que titula “Mentirosos”, se decepciona de la política de España. En eso no es original y ella lo sabe. Y por eso se lamenta: “Meterse con los políticos -dice- es tan fácil como pegarle a un niño”.“La vida pública española ha adquirido un tono general de mentira estridente -sigue Montero-. De alguna manera parece que mentir no importa, que la sociedad se resigna como si fuera inevitable”. Y cuenta que Aristóteles decía que para ser convincente era mejor utilizar una mentira creíble que una verdad increíble.

La mentira necesita del mentido. El adúltero/a del cornudo/ a. Ambos suelen ser aliados, aunque el que miente obtenga beneficio y el mentido sea el aparente perjudicado. Una verdad increíble es increíble. Si lo sabrá Galileo. Por ejemplo, una verdad increíble es que no se estén multiplicando incesantemente los cementerios, en vista de que en la Argentina los muertos tienen micrófono y pantalla y hacen más ruido a vida que los vivos. Otra verdad increíble es que haya tanta gente viva todavía. ¿Cómo puede ser?

Alguien miente. O la realidad o la irrealidad. Acierte.

Pepe Mujica, el elegido presidente uruguayo, es realista. Ironizó en una entrevista con Víctor Hugo Morales: “Antes queríamos cambiar el mundo, ahora queremos cambiar las veredas”. Si tendrá razón, que aquí el litigio y debate del matrimonio entre homosexuales pasa por ser una revolución. Uno los ve en pareja, abrazados, contentos, matrimoniados, y se pregunta si ése es el nivel actual de la utopía. El de las bodas gay. Algo es algo.

También, cuando fue consagrado, se celebró como revolucionaria la negritud del presidente norteamericano. Por eso Evo Morales, a raíz del comportamiento de Obama, se planteó esta duda: “El gobierno de Estados Unidos cambió de color pero no de contenido”. Acaso sea una característica de los tiempos. Los del envase, el diseño, el packaging. Hasta el extremo que alguien se muere por cambiarse de culo. ¿Ven? Ése fue el caso de la infortunada modelo que no sobrevivió al quirófano. Éste sí podría ser un ejemplo de verdad increíble. ¡La vida por un culo!

También hay desesperados que esperan un  trasplante de corazón, pero no para volver a querer sino para no morirse y con eso les sería suficiente. Sandro lo sabe empíricamente. Pero, como diría el poeta siciliano Salvatore Quasimodo: “Ya nadie se muere de amor”. ¿Se morirían de amor en alguna otra época? La culpa de esa leyenda la tienen los poetas antiguos, que mentían mentiras creíbles. Y nosotros, ilusos, seguimos creyéndolas.

Debate

05/12/2009 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

los medios y el negocio de generar pánico 14-11-2009 tvr


03/12/2009 Posted by | General, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – La conspiración es un sueño eterno ( Por Orlando Barone)



Yo no creo que haya un afán de acabar con el gobierno. No creo en esas especulaciones que sugieren un acoso de derecha y de izquierda tendientes a socavar a la presidenta, y a encarcelar a su marido en la antigua prisión de Ushuaia y sin calefacción ni una ventana por donde asomarse entre las rejas. No se me ocurre que haya fuerzas abocadas a provocar el colapso y el golpe, o una retirada en helicóptero.Tampoco se me ocurre que haya nostalgias de aquella matanza de diciembre y del corralito; ni que haya gente evocativa de bonos y patacones que crea que si el Indec les dice exactamente a cuánto compran el Malbec con roble en la góndola de Patio Bullrich sienten que recobran la honra ultrajada de la patria.

No creo en que Elisa Carrió mienta sagradamente cuando dice que hay que temer a Noviembre porque es una emboscada, ya que ella está en la Argentina para salvarla. Ni puedo pensar que los opositores están impacientes y dos años más no se aguantan. Cobos se contiene furtivamente en su mejor estilo.

Además están los grandes medios y sus mejores empleados periodistas apaciguando espíritus. Y dándole a los conflictos la temperatura prudente que merecen. Diarios y noticieros demuestran una comprensión democrática y una objetividad descriptiva. Sin ellos las audiencias serían influenciadas por un optimismo ingenuo. Los medios no exageran los crímenes, no exageran los pronósticos de crisis y no instigan a la gente decente a enfrentarse con los piqueteros y viceversa.Y es una suerte que los famosos de la televisión, atosigados de dinero y de fama, sean generosos con los ciudadanos que les proveen de esos bienes, y los exciten a reclamar por sus vidas amenazadas por la matanza masiva. Y por la aniquilación que asuela nuestras calles sin ley ni justicia.

Tampoco creo que los cardenales y obispos prefieran a otro tipo de gobierno, que se arrodille ante el Tedeum del 25 de Mayo, que haga recobrar el prestigio a los sacerdotes castrenses y que descarte para siempre esos pecados mortales de casar a los gays y a cualquiera que tenga un sexo desviado del sentido divino.

No desconfío de las cámaras empresarias de medios y de negocios audiovisuales concentrados porque están de acuerdo en que el gobierno reavive el papel de los sindicatos y las paritarias y el de las organizaciones sociales.

Y menos voy a sospechar de que los que profesan ese 2 % de la izquierda , y a quienes ya no les basta el brazo izquierdo sino que sienten que la izquierda es la ubicación de la Utopía extrema, sea tan –cómo decir- ilusa de desear que el Gobierno cese. La izquierda es inteligente: se inspira en Mao y en Trotsky, nada menos, y no va a ser tan otaria de creerse que en el derrumbe va a ser la beneficiaria. No se le va a ocurrir pensar que si ahora tácticamente acompaña a la derecha en el afán de destrucción en combo ideológico, después la derecha le va a dar el ministerio de trabajo y el de desarrollo social y la va a consultar a ver si los trabajadores de Kraft y del subte reciben el cincuenta por ciento y el doble aguinaldo y guartderías vip para los hijos. O si a los docentes los ubica en los niveles de los países nórdicos, y a la mitad de las reservas del banco Central la reparte entre el campesinado, el proletariado y los pueblos originarios. Y expulsa a las corporaciones expoliadoras, alentando la revolución permanente con la avanzada popular de las caceroleras de barrio Parque y la Mesa de Enlace.

No quisiera creer que la ansiedad destituyente está en marcha. Lo que está en marcha es la eterna tilinguería, la desmemoria y la hegemonía mediática. A la conspiración se le hace agua la boca pero no le llega el bocado. Afortunadamente hay una oposición sensata que acompaña.

Carta abierta leída por Orlando Barone el 13 de noviembre de 2009 en Radio del Plata.

15/11/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

CRISTINA SE LA BUSCA


Este Gobierno se la busca

Por Orlando Barone

Ah, si este Gobierno no se metiera con la ley de Medios. Si en lugar de querer dejar sin trabajo a Silvestre y Bonelli, y si en lugar de querer empobrecer a Magneto y a la señora de Noble, y a Vila y a Manzano; y si en lugar de hacer enojar al rabino Bergman y obligarlo a fabricar slogans pegadizos y tener que cambiarse continuamente los kipás caros para salir en el programa de Mariano Grondona, este Gobierno tendría una hinchada vip y no una hinchada camionera que ahora tiene. Y si en lugar de haber permitido esta Corte Suprema con jueces y juezas libertinos que en cualquier momento aprueban el casamiento de hermafroditas y dejan que la novia con bigotes se vista de blanco; y si no se metiera en revoluciones ajenas, de tipos con sombreros caribeños que para lo único que sirven es para retobar a los pueblos originarios que se mantuvieron mansitos tantos siglos. Y si no insistiera en cobrarle impuestos al Campo y en decirle a los tamberos cómo
tienen que ordeñar las vacas. Si devolviera Aerolíneas Argentinas, y se retractara de haber estatizado las jubilaciones privadas. Para qué insiste este Gobierno en querer regular la economía que si se la dejara en libertad haría una Argentina grande y llena de inversores y de sojeros patrióticos. Este gobierno se la busca. ¿No le bastaba con los jubilados existentes, que triplicó la incorporación de nuevos jubilados?
¿Qué necesidad tenía de dejar que siguiera creciendo la cantidad de asaltantes y de violadores? Como dice Macri, este Gobierno se la pasa pensando algo perverso las venticuatro horas del día. Después que no digan que no se la busca. Ah, si este gobierno se dejara de molestar a la Iglesia con el libre consumo casero de marihuana, con el aborto delivery y con la persecución a sacerdotes que cumplieron con su deber durante la dictadura.
Y si no hubiera buscado nietos de desaparecidos que estaban lo más panchos, hoy cientos de nietos seguirían felices con sus padres adoptivos en lugar de ser pacientes de psicoanalistas. Qué bien que le iría a este Gobierno si no hiciera las cosas que hace. Y mejor aún le iría si se dejara de joder con esa idea del garantismo, para asesinos que deberían ser fusilados antes de costearles un juicio. Si no se hubiera encaprichado con las retenciones, hoy Cobos sería un vicepresidente tranquilo. Republicano. Y resolvería sus fantasías sanamente corriendo maratones.Y no habría tanta gula destituyente; y la oposición opositora recobraría la partícula “sí” en su lenguaje. Si este gobierno no hubiera querido controlar el dólar, hoy los argentinos volverían a estar felices y también felices estarían los devaluadores y los del Cema. Y los operadores que soplan el riesgo país porque a ellos el riesgo, los refresca. A lo mejor este gobierno se
merece los enemigos que tiene. Porque paradójicamente son sus enemigos los que más lo mejoran.

Carta abierta leída por Orlando Barone el 25 de Septiembre de 2009 en Radio del Plata

27/09/2009 Posted by | General | , , , , , , | 2 comentarios