America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

UN ESTUDIO MUESTRA UN 53 POR CIENTO DE APOYO A LA PRESIDENTA


UN ESTUDIO MUESTRA UN 53 POR CIENTO DE APOYO A LA PRESIDENTA
Con respaldo mayoritario
Cristina Fernández de Kirchner vuelve mañana a la actividad oficial con una mayoría absoluta de imagen positiva. La lógica política de ese número, las medidas que lo construyeron, el panorama que pronostica.

na03fo01

Por Raúl Kollmann

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner regresa mañana a la actividad oficial con un colchón importante de popularidad: 53 por ciento de imagen positiva según el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), que lidera Roberto Bacman, y aún más en otros sondeos. Desde hace meses, las opiniones favorables a la mandataria se mantienen altas y estables, según coinciden todos los encuestadores, incluyendo los que trabajan para el oficialismo y los que lo hacen para candidatos opositores. En un año, la imagen positiva de CFK subió ocho puntos y esa mejora se hizo aún más notoria después de las PASO y durante su convalecencia. Se mezclan numerosos elementos en esa evaluación. Por un lado existió solidaridad frente a una persona que sufrió una enfermedad, por el otro lado –quienes la valoran y quienes la critican– perciben que gestiona, decide, tiene una intensidad notoria en la actividad, por lo que su ausencia se hace notar. Hay consultores (ver aparte) que consideran que ya juega el hecho de la inexistencia de reelección, por lo que las tensiones –amores y odios– se dirigen hacia la sucesión presidencial, aunque CFK tendrá fuerte presencia en ese proceso. Lo cierto es que la Presidenta vuelve a escena con un respaldo que tendrá peso en las decisiones que adopte. “Lograr quórum propio, asegurar la gobernabilidad, poseer un piso de votos del 33 por ciento y una imagen positiva del 53 por ciento no son datos menores en los tiempos que corren”, sintetiza.

Las conclusiones surgen de un estudio, especial para Página/12, realizado por el CEOP durante la semana que pasó. En total se entrevistaron por vía telefónica a mil personas de todo el país, respetándose las proporciones por lugar de residencia, edad, sexo y nivel económico-social. La mayoría de los consultores buscan hoy definiciones y tienden a evitar el regular como respuesta, es decir le piden al encuestado que se ponga del lado del positivo o del negativo. Por ello, la encuesta del CEOP y las de otras consultoras presentan resultados nítidos: fuera de quienes opinan en forma positiva o negativa sólo quedan los que no quieren contestar o dicen que no saben.

Como era esperable, los apoyos a CFK son mayores en los sectores de menos poder económico, en que la opinión positiva llega casi al 60 por ciento. En el nivel socioeconómico alto el respaldo cae al 39 por ciento. Desde el punto de vista del sexo del encuestado recoge más opiniones favorables entre las mujeres que entre los hombres, pero no hay diferencias significativas y, en cuanto a la edad, la juventud parece ser el mayor reducto de la Presidenta, con el 55 por ciento de respaldo.

La imagen positiva de CFK creció en el último año. En octubre de 2012 estaba en el 46,1 por ciento, en marzo de este año había aumentado levemente al 46,6 por ciento, bajó en junio, pero subió claramente al 48,4 por ciento después de las PASO y trepó al 53 por ciento en la actualidad, tras la enfermedad. “Los argentinos se preocuparon por la salud de la Presidenta –señala Bacman–, cosa lógica aquí y en cualquier país. Lo particular de la Argentina es que hay que tener en cuenta que es un gobierno con alta impronta presidencial. Y la convalecencia fue larga (duró más de un mes), generando muchas expectativas.”

“También es cierto que existe un sector de la sociedad que no está de acuerdo ni con Cristina ni con las medidas que ha tomado este gobierno –señala Bacman–. Pero la misma encuesta deja al descubierto que en la opinión pública existe un fuerte consenso de que esta gestión ha puesto en marcha una serie de medidas que han definido la década y que desde el punto de vista cuantitativo hasta llegan a superar la propia imagen positiva de CFK. El aumento jubilatorio móvil (dos veces al año), el plan Pro.Cre.Ar, la Asignación Universal por Hijo, la estatización de YPF, la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, el matrimonio igualitario, Fútbol para Todos y estatización del sistema jubilatorio, obtienen valores de consenso que en todos los casos son más altos que la propia imagen positiva de Cristina. No quedan tampoco dudas de que hay asignaturas pendientes. Y, por lo visto, a lo largo del proceso de las elecciones legislativas de medio término, la inseguridad y la economía son dos grandes preocupaciones que los argentinos esperan que en los próximos dos años se encaminen.”

El listado de temas que tendrá que afrontar la Presidenta es largo, entre ellos la cuestión de las divisas –señalada ayer por la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont– y una eventual reestructuración del gabinete. De todas maneras, desde el punto de vista de las encuestas “se vienen las fiestas de año nuevo, el verano, el aguinaldo, las vacaciones –dice Bacman–. Son tiempos en que el humor social tiende a ser mejor. Buenos tiempos para la política: se presentan nuevas oportunidades. Pero nada es producto del milagro: a dichas oportunidades hay que ayudarlas e impulsarlas”.

Desde ya que para el regreso de CFK, la existencia del quórum propio es un dato fundamental para asegurar gobernabilidad. No es que tiene todo asegurado, pero el panorama en el Congreso no es malo. “Esta circunstancia ha sido aprovechada de manera inteligente por el kirchnerismo a lo largo de estos diez años de gestión. Y en tal contexto, el Código Civil tiende a convertirse en un nuevo hito en el conjunto de medidas transformadoras que impulsa. Ante leyes que generan discusión y controversias, que involucran a políticos y a la sociedad en su conjunto, en estas ocasiones en que se ponen en juego antagonismos, el kirchnerismo se hace fuerte”, razona el titular del CEOP.

La sucesión presidencial está ya presente en la opinión sobre la Presidenta y en el panorama hacia adelante. Hay candidaturas lanzadas, un poco más o un poco menos oficialmente. Y ocurre tanto en la oposición como en el oficialismo. “Cada uno ha comenzado a trazar sus tácticas y estrategias –sostiene Bacman–. Sergio Massa quiere nacionalizar su cosecha electoral de octubre, construyendo de abajo hacia arriba, en la búsqueda de intendentes de todo el país que lo acompañen. Mauricio Macri ya se ha lanzado, no tiene reelección en su distrito ni vuelta atrás: es en el 2015 o nunca. Julio Cobos quiere convertirse en el dirigente radical que recupere los gloriosos tiempos pasados del centenario partido; su triunfo contundente en su tierra natal lo ayudan a soñar. Hermes Binner, otro de los que ganó con comodidad en su provincia, seguramente está pensando en la conformación de un nuevo frente electoral. Y Cristina sigue y seguirá siendo uno de los principales protagonistas, aunque no sea candidata en 2015. El kirchnerismo dominó la escena política de nuestro país desde el año 2003, cuando la crisis social y económica parecía no tener fin. Nació en los tiempos del ‘que se vayan todos’, en un contexto de profunda crisis de los partidos políticos, cuando las lealtades tradicionales del voto estallaron. Nada fue igual que antes. Desde allí, el kirchnerismo construyó un sistema de lealtades (lo que se podría denominar el núcleo duro del votante kirchnerista) que llegó al 54 por ciento en octubre de 2011 (núcleo más periferia cercana) y que en estos últimos comicios redondeó un 33 por ciento. Lograr quórum propio, asegurar la gobernabilidad y poseer un piso de votos de 33 por ciento, con una Presidenta que sigue teniendo una imagen positiva alta, no son datos menores para los tiempos que corren.”

raulkollmann@hotmail.com

PÀGINA 12

18/11/2013 Posted by | General, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , | Deja un comentario

A TREINTA AÑOS DE DEMOCRACIA, UNA ENCUESTA ESTUDIA SU SOLIDEZ Y SUS PROBLEMAS Por Raúl Kollmann


El sistema que todos quieren
Nueve de cada diez argentinos prefieren este sistema a cualquier otro, más de la mitad lo ve sólido y sólo una minoría piensa que podría haber un golpe. La crisis del 2001 fue el peor momento, y Néstor Kirchner, el mejor presidente del período. La cuestión de la igualdad.

Por Raúl Kollmann
Nueve de cada diez personas sostienen que la democracia es el sistema de gobierno preferido, 6 de cada 10 cree que las libertades democráticas argentinas son sólidas, y más del 80 por ciento piensa que es poco o nada probable que vuelva a haber un golpe. Hay miradas bastante distintas sobre cuál debe ser el contenido de la democracia, pero prima el concepto de que debe brindar igualdad de oportunidades, en especial en lo relacionado con la distribución de la riqueza. Más de la mitad considera que Néstor Kirchner fue el mejor presidente de estos treinta años y el segundo es Raúl Alfonsín. Una mayoría considera que el momento más dramático y difícil para el sistema fue la crisis de 2001.

Las conclusiones surgen de un amplio estudio realizado especialmente para Página/12 por la consultora Ibarómetro, que conduce Doris Capurro. La dirección del trabajo estuvo a cargo de Ignacio Ramírez. En total, se entrevistaron 1200 personas de todo el país, en los distintos estratos sociales, incluyendo habitantes de Capital Federal, el conurbano bonaerense, ciudades de gran densidad, hasta ciudades de menos de 40.000 habitantes. Los datos se terminaron de procesar este martes.

Adhesión

“La fortaleza de una democracia descansa sobre el vigor de sus instituciones, pero también y sobre todo, sobre el nivel de adhesión de la ciudadanía a los valores democráticos –analiza Ramírez–. Es decir, una buena arquitectura institucional para ser eficaz debe estar correspondida con generalizados valores democráticos en la sociedad. Sobre este punto, el estudio ilustra signos favorables en ambas dimensiones: por un lado, la mayoría de la sociedad argentina percibe fuerte a las instituciones democráticas argentinas y descarta regresiones dictatoriales. Y, asimismo, la amplia mayoría de los argentinos exhibe actitudes políticas compatibles con el sistema democrático. Tocqueville sostuvo que la fortaleza de la democracia descansaba principalmente sobre los ‘hábitos del corazón’, es decir, las maneras de sentir y pensar de los ciudadanos, que muchas veces son más vinculantes para la acción política que las normas.”

Esta adhesión democrática se ve en que el 91 por ciento dice que está de acuerdo con la frase “la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno”, frente a un 8,4 por ciento que manifiesta que no está de acuerdo con esa afirmación. En las numerosas encuestas que se hicieron sobre las convicciones democráticas de los argentinos, tradicionalmente se registraba un 15 por ciento de todos los consultados con tendencias autoritarias. El trabajo de Ibarómetro mostraría que esa proporción bajó un poco.

Ir a votar

Un dato de máxima importancia es que el ciudadano va a votar con sensaciones positivas. El deterioro máximo se dio en 2001, cuando, en Capital Federal, por ejemplo, hubo 24 por ciento de voto anulado –insultos, fiambres, caricaturas dentro de los sobres– y un cinco por ciento de voto en blanco. Y en la Provincia de Buenos Aires, entre el nulo y el blanco totalizaron 27 por ciento. Este domingo, como en buena parte de los últimos procesos electorales, hubo tres por ciento de voto en blanco y menos del uno por ciento de votos anulados.

En la encuesta de Ibarómetro, el 77 por ciento de los ciudadanos expresan sentimientos positivos sobre el acto de ir a votar. El 44 por ciento dice que lo hace con esperanza, el 20 por ciento con alegría y el 13 por ciento con orgullo. Ramírez sostiene que “el vínculo entre la ciudadanía y el sistema político –cuyo punto de interacción más emblemático es el acto electoral– está signado en muchísima democracias contemporáneas de otras regiones por la apatía, la desconfianza y el cinismo. Puesto en perfectiva, el dato de que en Argentina votar suscite sentimientos tan positivos resulta tan contrastante como alentador. Al mismo tiempo, el dato invita a relativizar o cuestionar los discursos que suelen insistir sobre el supuesto agotamiento del ciudadano, cuyo principal deseo seria dedicar todas sus energías a su ámbito más privado. Las elecciones no sólo determinan el elenco de gobernantes y representantes; se trata además del aspecto más ritual y simbólico que confiere legitimidad a la democracia. Y por ello, resulta tan interesante que los ciudadanos argentinos –a contramano de los crecientes niveles de abstención electoral que registran muchas democracias europeas y del Norte de América –vayan a votar masivamente y lo hagan animados por la esperanza y la alegría”. En las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos hubo nada menos que un 51 por ciento de ausentismo electoral.

Igualitarismo

El trabajo de Ibarómetro muestra que las opiniones están divididas en lo que significa el fondo de la democracia. Una mitad se orienta a decir que tiene que ver con la libertad de opinión o de elección de los representantes, pero la otra mitad se orienta hacia el igualitarismo, a tener igualdad de oportunidades y derechos básicos. Pero cuando se pregunta específicamente cuál debe ser el objetivo de los políticos en democracia, 7 de cada 10 personas señalan que se debe apuntar a una sociedad más justa, una mejor distribución de la riqueza.

“En torno de la democracia existe, desde hace tiempo, intensos debates teóricos y políticos respecto de cuáles son los rasgos más constitutivos –señala el director del estudio–. Al respecto, la encuesta revela el rasgo dominante de la cultura política argentina: el ‘igualitarismo’. La matriz cultural de la sociedad argentina cuya composición metabolizan los aportes del radicalismo, del peronismo, del progresismo, los valores de inspiración judeo-cristianos, el enorme peso social y simbólico de la clase media, tempranos avances en materia de derechos socio-laborales, han configurado una cultura poco tolerante con la desigualdad. En este sentido, predomina entre los argentinos la idea de que la democracia no es únicamente un conjunto de procedimientos o reglas para elegir representantes, sino un contrato social cuyo horizonte es la construcción de una sociedad más justa.”

na15fo01a

na15fo02b

na15fo06c

na15fo04d

na15fo03e

PAGINA 12

03/11/2013 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura | , , | Deja un comentario

MAURICIO MACRI – LA JUSTICIA RECHAZO SU APELACION Y CONFIRMO QUE HAY QUE INVESTIGARLO POR EL DESALOJO VIOLENTO DE PERSONAS SIN TECHO


LA JUSTICIA RECHAZO SU APELACION Y CONFIRMO QUE HAY QUE INVESTIGARLO POR EL DESALOJO VIOLENTO DE PERSONAS SIN TECHO
Macri cosecha lo que sembró con la UCEP
La Cámara de Casación rechazó el recurso de sus abogados. Por lo tanto, el jefe de Gobierno debe ser investigado por “coacción agravada y abuso de autoridad”, por crear una fuerza de choque para el desalojo de indigentes de la vía pública.

macri

Por Eduardo Videla
El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, quiere despegarse de la causa en la que se investigan los ataques contra personas en situación de calle cometidos por la UCEP, pero no puede. Ayer la Cámara Federal de Casación rechazó un recurso de queja presentado por el jefe del PRO y confirmó que debe seguir imputado en la causa. En consecuencia, Macri debe ser investigado por los delitos de “coacción agravada y abuso de autoridad en diecisiete hechos cometidos por el organismo de penosa fama que él creó: la ex Unidad de Control del Espacio Público. El jefe de Gobierno ya está procesado por asociación ilícita en otra causa, por el espionaje ilegal a ciudadanos en la Ciudad de Buenos Aires.

Macri está involucrado en la causa por haber firmado el decreto de creación del organismo, cuya misión era “mantener el espacio público libre de usurpadores por vía de la persuasión”. Para persuadir mejor a las personas en situación de calle, los agentes de la UCEP desarrollaban su actividad entre las 23 y las 6 de la madrugada, cuando la gente dormía. Entonces los desalojaban bajo amenazas y agresiones y luego tiraban sus pertenencias a un camión compactador. Pero no sólo firmó el decreto sino que habría solicitado alguno de los procedimientos, según documentación que obra en la causa.

Macri había sido sobreseído en diciembre de 2011 por la jueza a cargo de la causa, María Fontbona de Pombo, pero la Sala I de la Cámara del Crimen declaró nulo el sobreseimiento, en abril de 2012, por lo que el jefe de Gobierno volvió a ser investigado por su responsabilidad en los hechos denunciados.

Los abogados del jefe de Gobierno, Alejandro Pérez Chada y Eduardo Bonino Méndez, fueron en queja ante la Cámara de Casación. El tribunal se expidió el 11 de julio, último día antes de la feria judicial, aunque la resolución se conoció ayer. En el fallo, la Sala II de la Cámara, presidida por Alejandro Slokar e integrada por Angela Ledesma y Mariano Borinsky, resolvió rechazar el recurso presentado por los defensores.

Los jueces resolvieron por unanimidad no hacer lugar a la demanda argumentando que “el pronunciamiento cuestionado ha sido sustentado razonablemente y los agravios del impugnante sólo evidencian una opinión diversa sobre la cuestión debatida y resuelta”.

Los camaristas recuerdan que Macri había sido indagado en la causa por “haber dispuesto, con la colaboración del entonces ministro de Ambiente y Espacio Público, Juan Pablo Piccardo, la conformación de una repartición pública cuyo objeto era desocupar los lugares públicos –calles, plazas, bajos de autopistas– de personas en situación de calle que pernoctaban allí, en numerosos casos mediante la utilización de prácticas contrarias a la ley, al dictar el 21 de octubre de 2008 el decreto 1232/08, cuyas previsiones resultan contrarias a los tratados internacionales de derechos humanos, a la Constitución nacional y a la Constitución de la Ciudad”. También le reprochan “no haber efectuado los controles pertinentes a fin de evitar la repetición de estos sucesos, pese a su gravedad y reiteración, haber alcanzado estado público y ser advertido por la Legislatura y la Defensoría del Pueblo.”

El abogado Adrián Albor, patrocinante de dos de las víctimas, advirtió sobre el “llamativo” sobreseimiento que la jueza Fontbona de Pombo dictó en favor de Macri cuando ella estaba subrogando al juez a cargo de la causa, Roberto Murature, luego destituido. Albor fue el único que apeló esa medida –el fiscal no lo hizo– y la Cámara de Apelaciones le dio la razón, declarando nulo el sobreseimiento. “Eso implicó que quedaran en pie los diecisiete hechos denunciados y no solamente los dos que yo patrocinaba”, dijo a Página/12.

La decisión de los camaristas Jorge Rimondi, Luis María Bunge Campos y Alfredo Barbarosch, en abril de 2012, fue unánime. Para ellos, el sobreseimiento se había adoptado sin que se hubieran hecho investigaciones suficientes. El propio Barbarosch recordó que entre las pruebas reunidas en la causa se encontraron planillas de la UCEP con pedidos de procedimientos y sus resultados, en uno de los cuales figuraba Macri –entre otros altos funcionarios porteños– como solicitante del operativo (ver aparte).

En tanto, los camaristas Rimondi y Bunge Campos opinaron que debía investigarse el accionar del jefe de Gobierno más allá de la firma del decreto de creación de la UCEP, el 1º de septiembre de 2008, ya que seis meses después, cuando ya la Defensoría del Pueblo porteña había emitido cuatro resoluciones denunciando los atropellos de esa fuerza de choque Macri ratificó el funcionamiento del organismo con un nuevo decreto, el 145/2009, firmado el 2 de marzo de ese año. Mediante esa norma se limitó a desplazar al jefe de la UCEP, Fabián Rodríguez Simón. Pero los desalojos violentos continuaron hasta 18 de noviembre de 2009, cuando Macri disolvió el organismo. Un mes antes, la Defensoría del Pueblo, el CELS y la Defensoría oficial le había reclamado a Macri esa medida.

Al prestar declaración indagatoria mediante un escrito, el jefe de Gobierno deslindó responsabilidades en su ministro Piccardo, de quien dependía la UCEP como organismo descentralizado. “Pero Macri no podía desconocer los hechos denunciados porque no ocurrieron un solo día”, cuestionó Albor. “Además, si Piccardo lo hubiera engañado, no lo hubiera puesto al frente de Subterráneos de Buenos Aires.” Otro que se recicló fue Jorge Polini, ex director de Ordenamiento del Espacio Público y jefe de la UCEP: recientemente fue designado asesor de Piccardo en Sbase.

El jefe de Gobierno no es el único imputado en la causa. Lo acompañan Piccardo y unos treinta agentes de la patota. Todos están con “falta de mérito”, lo que significa que siguen vinculados con la causa y deben ser investigados. La causa lleva más de un año y medio paralizada.

Las víctimas patrocinadas por Albor son Carla Baptista –una mujer que estaba embarazada y fue sometida a manoseos por parte de los integrantes del grupo de choque– y Graciela Cisneros. Ambas fueron desalojadas violentamente del espacio que ocupaban en la calle Pasco, debajo de la autopista 25 de Mayo, en octubre de 2009. Otro de los afectados es Angel Cánepa, a quien el 7 de octubre de 2008, entre 15 y 20 personas de la UCEP le patearon la casilla que había armado bajo la autopista y lo amenazaron con cortarle el cuello si no se iba en 48 horas.

Aunque en los papeles la UCEP fue disuelta en noviembre de 2009, diversas denuncias dieron cuenta del accionar de una fuerza residual después de esa fecha. En un allanamiento a oficinas del Edificio del Plata, el juez Roberto Andrés Gallardo halló indicios que daban cuenta de la continuidad de ese grupo de tareas en diciembre de ese mismo año. Lo hizo ante denuncias por el desalojo violento de una persona en situación de calle por personas que llevaban remeras de la UCEP formuladas por estudiantes y por cartoneros del Movimiento de Trabajadores Excluidos.

Los tiempos cambiaron y también los procedimientos. “Ahora está la Policía Metropolitana, que todas las mañanas despierta a los indigentes que duermen en las plazoletas de la 9 de Julio”, dijo el abogado Albor. El 8 de julio último, una cuadrilla del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, con el apoyo de un camión compactador de la empresa Cliba, procedió a cercar con cintas el área ocupada por una persona indigente, en Saavedra 50, en el barrio de Balvanera, y después de despertar al ocupante arrojaron sus pertenencias en el compactador. En la escena –de la cual fue testigo este cronista– no había personal de Buenos Aires Presente, el servicio de asistencia a las personas sin techo.

01/08/2013 Posted by | General, Justicia, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Solidaridad, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

Psicología :: Tú me acostumbraste (Bolero)


Página/12 :: Psicología :: Tú me acostumbraste.

20/07/2012 Posted by | Arte, General, Psicologia, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Bayer: “Lanata toma la línea editorial en la que le pagan bien”


Bayer: "Lanata toma la línea editorial en la que le pagan bien" – Infonews | Un mundo, muchas voces.

14/07/2012 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

Llegar a ser humanos – Osvaldo Bayer



Desde Bonn, Alemania

Agosto, verano. Bien temprano. La naturaleza sonríe. Nos invita a un romanticismo goethiano y a la paz eterna de Kant. Recojo el diario. Título: “La miseria de los niños”. “En Somalia mueren trece niños de hambre por día, por cada diez mil habitantes. Doce millones de africanos no tienen qué comer”. Siguen otros títulos: “En Siria otros cien muertos en la represión”. “Japón: Fukushima, cada vez más peligro nuclear.” “Hambre en Estados Unidos.” “Italia y España ante más desocupación”. “Bestial represión contra los estudiantes en Chile.” “En la Argentina continúa la represión contra pueblos originarios, el caso Ledesma.”

Cierro el diario. No me decido si quiero leer una poesía de Goethe o abro un libro de Kant. No. Me meto en el mundo. Leo a Marcia Pally, la docente en ciencias culturales de la Universidad de Nueva York. Describe, en un escrito titulado “Hurto famélico en Manhattan”, cómo la gente sin trabajo, en Estados Unidos, va a los parques estatales a buscar alimentos. Escribe: “No son gente sin techo. No, son de clase media: Y no revuelven la basura, sino que se llevan hojas, plantas y frutas de los árboles de los parques para la cena. Gente vecina al Parque Kissena, de Queens, informó que ha desaparecido un árbol entero de cerezas y se llevaron los peces y las tortugas de las fuentes. La búsqueda de alimentos ha alcanzado mientras tanto niveles increíbles. El gobierno podría acabar con los sueldos extra que se paga a la policía y repartir ese dinero entre la gente. Mejor se los mete presos y por lo menos comen la comida de la prisión”. Ironías plenas de rabia en el país que tiene tropas en todo el mundo y que es el máximo exportador de armas, el 34,6 por ciento de todas esas exportaciones provienen de Estados Unidos, cuyas empresas ganan miles de millones de dólares en un país que ahora se descubre que no puede ni alimentar a todos sus habitantes. No, ni siquiera en una novela podría ser creíble esto. Pero es la realidad. Claro, los economistas del sistema le quitan importancia señalando con voz grave: “No, se trata sólo de una crisis”. Y la pregunta es: ¿Cómo no es posible prevenir las crisis en el país más rico del mundo? No, la verdadera respuesta es: se trata de la irracionalidad del sistema.

Lo vemos en la Italia de Berlusconi. Este político, que ante la oposición dijo: “¿Crisis? No, ¿de qué crisis me hablan?”. La misma derecha italiana, su aliada, acaba de sentenciar a Berlusconi diciendo que “él mismo provocó su suicidio político”. Berlusconi, aquel de que “el capitalismo lo soluciona todo por sí mismo”. Los diarios del sistema lo califican hoy de “desconcertado en la crisis”. Un lunfardiano argentino lo hubiera bautizado tal vez mejor: “Chanta ante la realidad”.

Sí, porque la realidad está dada en el consumo irracional y en la explotación de las fuerzas del trabajo. Harald Welzer, director del Center for Interdisciplinary Memory Research en Essen, ha escrito un texto sabio sobre derechos humanos.

Comienza con una cita. La declaración general sobre Derechos Humanos de las Naciones Unidas de 1948. Repetimos, 1948. Recorrámosla una vez más en toda su sabiduría: “Cada uno de los seres humanos tiene derecho a un nivel de vida que le asegure a él y su familia salud y bie-nestar, inclusive alimentos, vestuario, vivienda, atención médica y servicios sociales, así como el derecho a seguridad en el caso de falta de trabajo, enfermedad, invalidez o viudez”. En contraposición a eso, Welzer muestra la realidad: “Una séptima parte de la humanidad está desnutrida, dos mil millones de personas no tienen atención médica alguna, mil millones no tienen acceso a agua limpia, 200 millones de niños son soldados, o están prostituidos, o son trabajadores nómadas o trabajan 18 horas por día tejiendo alfombras. Enfrente, las estadísticas dicen que 1200 personas poseen más del 3 por ciento de la fortuna privada mundial, mientras que la mitad de la humanidad apenas cuenta con el dos por ciento de esos bie-nes”. Todo esto en un mundo sin soluciones: con poblaciones hambrientas, niños que mueren por falta de comida, un planeta infectado por el mal uso de las materias de la naturaleza, con cada vez más autos de lujo y menos trabajo. La cantidad de ropa nueva comprada en el mundo occidental se ha duplicado en la última década, para no hablar de los aparatos técnicos de consumo, y en Europa y en Estados Unidos el 40 por ciento de la comida sobrante es tirada a la basura. Además, el armamentismo crece. Basta un ejemplo: en los Emiratos Arabes Unidos se está formando un ejército mercenario que está costando 500 millones de dólares. Lo organiza una empresa norteamericana. Los soldados contratados provienen en su mayoría de Alemania y Colombia, con muy buenos sueldos. Los oficiales provienen de Estados Unidos, Francia, Sudáfrica y Alemania. Para los Emiratos el principal enemigo es Irán. Todo esto a pocos kilómetros de Somalia, donde mueren niños de hambre.

Planeta Tierra, año 2011. Hay algo muy urgente que solucionar ya mismo. Los niños que mueren de hambre en Africa. Hay que hacer un llamado a la moralidad universal. Los países que explotaron como esclavos durante siglos al pueblo africano deben sentirse hoy con el deber de terminar con el hambre allí. Las iglesias cristianas todas, que callaron cuando se realizó el tráfico de esclavos, deben poner toda su organización en llevar alimentos a esos pueblos. Ni hablar de todos los países que tuvieron a la esclavitud durante siglos como algo normal. No repitamos lo que ahora aparece en televisión cuando llega a Somalia un avión con alimentos para tres mil personas como algo digno de hacer conocer. No, debe ser una cadena aérea que asegure la alimentación básica y con expertos que promuevan proyectos de producción de alimentos para el futuro.

¿Y cómo solucionar la crisis mundial? Seamos un poco utopistas. La crisis es demasiado grande, la injusticia reina desde hace siglos. El sistema vota a Berlusconi y a Macri. Pero ganemos distancia y veamos el futuro con fantasía, esa fantasía que nos muestra a todos los seres humanos que es posible un mundo sin hambre, sin guerras, sin fronteras, un mundo que quiere saber por fin lo fundamental: de dónde venimos, qué somos, qué es todo esto, la vida, la naturaleza, los pensamientos, el nacer y el morir. Para llegar a la utopía de la gran solución llamar a congresos mundiales. Como base, Naciones Unidas. Un congreso de filósofos, sociólogos y politólogos que busquen la forma de unir a todos los pueblos en un mundo sin fronteras, sin ejércitos, donde se respeten todos esos derechos proclamados por Naciones Unidas. Una sociedad mundial. Al mismo tiempo, un congreso de todas las religiones junto a científicos representantes de los adelantos de las ciencias, para que lleguen a un acuerdo a fin de seguir adelante y explicar esa duda universal sin contestación alguna: de dónde venimos, qué somos, qué es el universo, y a responsabilizarse de no llevar adelante ninguna agresión religiosa más y terminar leyendas de culto que han agraviado la paz entre los hombres. Encuentros donde tengan valor las palabras amplitud, generosidad, comprensión, grandeza.

Llegar a ser humanos.

página 12

06/08/2011 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

El cruce Verbitsky-Castro y las diferencias de Leuco y Fontevecchia


El columnista de Página 12 salió al cruce de Castro cuando por radio le atribuyó palabras que no había dicho. Leuco defendió a Nelson pero Fontevecchia, jefe de ambos en Perfil, alabó a Verbitsky.

Ya son conocidas las notas de Castro en el dominical diario Perfil, o por lo menos muchas de ellas en las que el periodista habla de los principales temas de la vida política del país, siempre, sobre la base de fuentes que nunca tienen nombre propio, es decir, las últimamente tan en boga “fuentes fantasmas”. 

Es recordada la frase de Juan Pablo Varsky en su programa de FM Rock&Pop al leer uno de los tantos artículos del doctor: “Nelson, te pido un nombre, uno solo te pido” exclamó el conductor.

Pero esta vez la polémica que desató Castro fue desde los micrófonos de su programa de radio. Nelson Castro le preguntó al jefe del gabinete Aníbal Fernández por su presunto nexo con negocios turbios de la Policía Federal, afirmación que le atribuyó a Verbitsky en una de sus notas en P/12.

Dijo días después Verbitsky en una columna: “Cuando Fernández negó que yo le hubiera formulado tal cargo, Castro le dijo que le mandaría un mail con mis notas. Le agradecería que me lo enviara también a mí, a ver si me entero”. Así el periodista negó los dichos de Castro

Pero eso no fue todo: “Al introducir su pregunta, Castro dijo ‘según plumas que responden al gobierno, como Horacio Verbitsky’” frase que molestó al columnista de Página.

“La degradación de los estándares periodísticos por una motivación política rompe así nuevos límites, pese a las luchas compartidas por la libertad de expresión” le contestó a Castro siempre desde su columna.

A los pocos días Alfredo Leuco, también columnista de Perfíl, salió a atacar a Verbitsky
Dice Leuco en su columna: “Castro le contestó que ésa era su conclusión después de leer varios párrafos de la columna de Verbitsky del 19 de diciembre pero sobre todo el siguiente ‘CFK se enfureció cuando supo que el mayor empeño de sus ministros vinculados con la seguridad en los casos de Ferreyra y de los asesinatos de Villa Soldati era defender la actuación policial, un grave error político que así deriva las culpas hacia la presidente a la que debían proteger’”.

Inmediatamente de citar el párrafo, Leuco inicia la dura critica: “a medida que Verbitsky radicalizó su militancia kirchnerista, fue describiendo la parábola lógica en estos casos. Primero puso la lupa de su investigación más en los rivales de Kirchner y menos en los casos de corrupción que salpicaron al oficialismo. Esa carga de subjetividad nos impacta a todos los periodistas. A algunos en forma moderada y a otros en el estilo sobreactuado de un cruzado. El problema es que Verbitsky después empezó a degradar los estándares periodísticos, para utilizar su propia definición. Por acción u omisión, en varias situaciones evidenció errores informativos, cosa que en su caso se notó más porque durante mucho tiempo hizo del dato puro y duro algo sagrado, como debe ser”.

Lueco hizo referencia al artículo en el que Verbitsky escribió tras los hechos violentos en la estación Constitución, que fue rechazada por el Partido Obrero. Y cerró el articulo sugiriendo que “escribe para la corona” en alusiva sorna al libro “Robo para la Corona” que Verbitsky escribió a principios del menemato.

Lo curioso es que una semana antes de la intromisión de Leuco, una columna del CEO de Perfil, Jorge Fontevecchia, hacía odas para con Verbitsky: “Hay una diferencia entre Página/12 y los diarios oficialistas (…) Verbitsky defiende al kirchnerismo más y mejor (…) cuenta con la autoridad de quien actuó siempre de igual manera”. “Y, obviamente, -agrega- también Horacio Verbitsky marcando época con su libro Robo para la Corona y su trabajo como alma máter en el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS)”.

En tal sentido señala Fontevecchia que “fue en los 90 que ante una persecución judicial de Menem, quien había iniciado más de treinta juicios de él, su familia y sus principales funcionarios, reclamando en suma más de diez millones de dólares a Editorial Perfil, Verbitsky promovió desde el CELS la defensa de esta editorial, del director de Redacción y del director de la revista Noticias –en ese momento, Héctor D’Amico y yo mismo– ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, dependiente de la Organización de Estados Americanos, nexo con los tribunales del Pacto de San José de Costa Rica a los que Argentina adhirió”.

Diario Registrado

04/01/2011 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Nuestro periodismo – por José Pablo Feinmann


Voy a tomar dos libros muy distintos pero que reflejan la modalidad que esa práctica a la que se le llama “periodismo” adopta o ha adoptado en la Argentina. El primero, jugoso, divertido, es de Juan José Panno, hombre del oficio desde hace largos años y notable especialista del periodismo deportivo. Su libro se llama Obras maestras del error y anota los furcios, las metidas de pata y los macanazos en los medios de comunicación. El otro es el minucioso trabajo que Eduardo Blaustein y Martín Zubieta hicieron sobre el periodismo de la dictadura desaparecedora. Iba a preparar una nota detallada sobre el general Acdel Vilas y su devastadora acción en Tucumán y Bahía Blanca, pero voy a esperar un poco.

El humor del libro de Panno se expresa por medio de la elección de títulos de los medios gráficos y furcios de célebres periodistas. Por ejemplo: “Mató a su madre sin razón justificada”. “Por beber en exceso se volvió homosexual.” “Se suicidó arrojándose de un octavo pisooooo.” (Estos pertenecen al libro de Eduardo Galeano: Las palabras andantes.) Sigue Panno: “Los delincuentes, al verse abatidos, se entregaron rápidamente”. “Tengo grandes recuerdos de Discépolo. Yo siempre le preguntaba por qué eran tristes sus letras de tango, tan melancólicas, pero ahora no me acuerdo qué me contestaba.” “El equipo de Boca Juniors hace 15 fechas que no logra perder.” “Gatti siempre se equivoca de vez en cuando.” El furcio más recordado de la historia de la radio –según Panno– fue el del locutor que hizo la propaganda de Lisoform: “Señora, después del polvo, baño Lisoform”. No sé si Panno lo anota (no lo encontré), pero puedo aportar uno célebre del programa de preguntas y respuestas de Iván Casadó, allá por los pacatos años cincuenta: “Señorita, ¿qué fruto tiene el hombre que la mujer no?” La señorita respondió: “La banana”. Era la nuez de Adán. Cortaron de inmediato la transmisión. Otro sobre fútbol: “Fue un tiro violentísimo. Si entraba era gol”. “Escucharemos las noticias nuevas.” “Lamentablemente no hubo que lamentar víctimas.” “Los dos muertos quedaron tirados en el pavimento antes del traslado a la morgue.” Raúl Portal se ríe de sí mismo: le gustaba mucho el Clarín porteño de Cora Cané, que salía en la última página. (No sé si sigue saliendo porque hace un tiempito que no leo Clarín. Volveré en tiempos mejores.) Portal dice: “En Clarín, lo importante está en la última paja”. Luego, cuenta, anda caminando por una calle de Rosario. Un pibe, que va con su papá, lo detiene: “Yo siempre te veo en la tele y mi papá también. Cuando vos aparecés en la tele mi papá siempre dice: ¡Qué boludo!”.

El otro libro es un detallado trabajo de Blaustein y Zubieta. Cierta vez vino Oriana Fallaci a la Argentina. Sí, la mina es un poco pirada y busca la espectacularidad. Pero lo que dijo fue inapelable. No quiso hablar con los periodistas. Nada de conferencia de prensa, les dijo a todos en la cara. Y añadió: “Ustedes tuvieron aquí un genocidio. Algo tan atroz no es posible sin una prensa cómplice”. Los periodistas –henchidos de orgullo argentino– le dijeron que había más de cien desaparecidos del gremio. (Sobre los que ellos ni una palabra habían dicho en su momento.) La Fallaci insistió: “Señores, yo soy una mujer incómoda que genera situaciones incómodas. Reitero lo que les dije”. Y se fue. Acaso los periodistas, en lugar de tanto nacionalismo defensivo, debieron decirle que sí, que la prensa fue cómplice de la dictadura desaparecedora. Cómplice entusiasta. El libro de Blaustein y Zubieta se llama: Decíamos ayer. Su lectura debiera ser obligatoria en todos los niveles de la enseñanza. En la página 193 se reproduce íntegra la primera plana de Clarín del 19 de mayo de 1977 sobre Papel Prensa: “La Nación, Clarín y La Razón adquirieron las acciones clase A de Papel Prensa S.A. previa consulta y posterior conformidad de la Junta de Comandantes en Jefe”. En el Nº 1854 del miércoles 20 de julio de 1977 de La Opinión, Borges, en un suplemento especial, desarrolla en una “charla” sus ideas sobre la etapa de la “subversión”. La charla se llama “La pesadilla”. Luego le advirtieron: “Si sigue adhiriendo a la Junta no espere que le den el Nobel”. Un año después empezaba a criticar a los milicos. Y Juan Sasturain, en lenguaje de tablón futbolero, escribió en HumoR: “Borges se tiró en el área pero nadie le creyó”. Ahora, sin embargo, la gran gilada de la cultureta nacional –que no sabe nada– anda diciendo que Borges fue un crítico de la dictadura. Sí, y Sabato también. En el Nº 637 de Gente hay una necrológica de José Ber Gelbard: “El 4 de octubre, a las 8.20 de la mañana, ha muerto un enemigo del país”. En el número siguiente, el 638, el mismo semanario arroja esta joya sobre Amnesty International: “En 14 años consiguió la liberación de tres mil terroristas de izquierda”. El semanario Extra, que dirige Bernardo Neustadt, saca una enorme foto de Massera en tapa. La titula: La manía de hablar claro (noviembre 1977, en plena matanza y persecución de elementos de superficie, profesionales, psicólogos, sindicalistas, alumnos secundarios, “a cualquiera por cualquier cosa”). Massera nada dice de eso, pero ¡tiene la manía de hablar claro, qué demócrata, qué ejemplo de transparencia, de honestidad! En 1981, en la revista Medios y comunicación, en que ambos colaborábamos, Juan Sasturain publica su “Carta al Sargento Kirk”. Para escribir eso, antes de Malvinas, había que tener pelotas. El poema es muy hermoso y está dedicado a Héctor Germán Oesterheld, asesinado a fines de 1977: “En cuanto a Héctor, el viejo (le cuenta Juan a Kirk), no se fue/ perdió amigos, el buen nombre en las editoriales, cuatro hijas/ No es mucho en un país lleno de sangre; es demasiado para un hombre solo. Ahora es uno más en una lista larga y llena de agujeros”. Vaya el poema Carta al Sargento Kirk como respuesta a Oriana Fallaci: no todos colaboraron. Repito: 1981. Todos adherían o estaban bajo la cama o –lógicamente– exiliados. Ahí, en Medios y Comunicación, cuando murió Sartre y la Junta dio la noticia como si hubiera caído un “cabecilla subversivo” más, yo, siguiendo el ejemplo de Juan, escribí: Para nosotros, Sartre. Gestos así, en el país, valían más que mil solicitadas firmadas en el exterior. Me lo dijo David Viñas en una carta que conservo.

Jorge Fontevecchia en La Semana ataca a la prensa europea que denuncia la existencia de la ESMA: “Un campo de concentración es un tema muy vendedor. Además, al lector hay que decirle lo que le gustaría escuchar. Y más si los lectores forman parte de la adoctrinada opinión pública europea” (mayo de 1978, defendiendo a la Argentina del Mundial). ¿Y la opinión pública argentina? No, no estaba adoctrinada. Mucho más que eso: vivía bajo el silencio del terror. (¡Ay, Jorgito! ¿Y cuando tiraste muñecos de goma a las orillas del río y titulaste: “Así llegaban a la costa los cuerpos de los desaparecidos”? Fue a comienzos de 1984, con el regreso de la democracia. Yo publiqué una nota. No creo que recuerdes esto. Se llamó: Los mercaderes de la muerte. Se leyó por todas las radios.)

Tapa de Clarín del martes 26 de junio de 1979. La Sra. Ernestina Herrera de Noble entrega la Copa “instituida por nuestro diario al holandés Krol”. Se la ve muy guapa a la señora. Nada de cirugías aún. A su lado, sonriente, feliz, “el presidente de la nación Jorge Rafael Videla”. Da gusto verlos juntos. Una pareja exitosa, en verdad. Y un poquito más atrás: el “titular de la AFA, señor Julio Grondona”. Si HumoR llamaba a Neustadt Bernardo Corcho, siempre a flote, Grondona merece el mismo apropiado nombre: Julio Corcho, siempre a flote. Hablando de HumoR, en una de esas leyendas que publicaba arriba de la página se lee: “¿Sabe cómo se dice Mariano Grondona en ídish? Bernardo Neustadt”. Cuando en 1981, la Universidad de Columbia, Nueva York, le entrega el Premio Moors Cabot a Jacobo Timerman, la indignación se apodera de gente muy importante: “Considero que tal distinción sólo puede interpretarse como un aval a la intolerancia ideológica que ha hecho mucho daño a la marcha del proceso democrático de mi país” (Ernestina Herrera de Noble). “En mi opinión la noble casa de estudios a la cual usted pertenece ha sido sorprendida en su buena fe por los agentes de una operación internacional en la que el señor Timerman juega un papel sobresaliente” (Bartolomé Mitre, La Nación). Y Mirtha Legrand luchando contra la campaña antiargentina, y organizando brindis por la lucha y el triunfo irreversible en la Guerra de Malvinas, y la Franco Inglesa anunciando que ya no se llama “inglesa”, y la sopa inglesa (un célebre postre de pizzerías) que ahora se llama Sopa Malvinas y, en el colmo del patetismo, el cantante Johnny Tedesco, olvidado integrante del legendario Club del Clan, saca un sueltito en el que comunica que dejó de llamarse Johnny Tedesco, que ahora se llama Juan Tedesco, por los momentos de lucha que atraviesa la patria.

Página12


12/12/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , | 1 comentario

EL ASESINATO DE BARRACAS Y SUS CONSECUENCIAS POLITICAS



Las vías del hecho

La sociedad tiene poca tolerancia hacia la muerte joven por razones políticas y por eso todos buscaron endilgarle la responsabilidad a su adversario. Pero la celeridad de la investigación judicial descolocó esas operaciones. No hay expresión de deseos capaz de resucitar los combates del pasado, en un presente muy distinto, así como no son admisibles el fraude y la prepotencia en la CTA. Pedraza y el sindicalismo empresario y su contraste con la actual conducción de la CGT.

Por Horacio Verbitsky

El asesinato de Mariano Ferreyra por matones de la Unión Ferroviaria está llamado a tener profundas consecuencias porque el umbral de tolerancia de la sociedad argentina a la muerte joven por razones políticas o gremiales es muy bajo, sin distinción de partidos o tendencias. Tal aversión obedece tanto a hechos históricos (como los enfrentamientos entre fracciones internas peronistas entre 1973 y 1975 y los crímenes del Estado Terrorista a partir de 1976) cuanto recientes (los 38 asesinatos policiales con que se despidió el último gobierno de la UCR, las ejecuciones de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán por la policía bonaerense de Felipe Solá, que obligaron a que el ex senador Eduardo Duhalde acortara su interinato al frente del Poder Ejecutivo, y el disparo de una granada de gases a la cabeza del maestro Carlos Fuentealba por la policía de Jorge Sobisch en Neuquén). Atentos a esa sensibilidad colectiva, los gobiernos de Néstor Kirchner y CFK adoptaron como uno de los rasgos centrales de su identidad la decisión de no reprimir la protesta en el espacio público, que los diferencia de todas las administraciones precedentes y de las ofertas electorales de quienes aspiran a sustituirlos. En 2004, incluso, Kirchner despidió al jefe de la Policía Federal, al secretario de Seguridad Interior y al ministro de Justicia y Seguridad porque resistieron la directiva de que el personal policial dejara de portar armas letales ante manifestaciones. En ese contexto era inevitable que el crimen de Barracas, en el que debe analizarse por qué las policías federal y bonaerense no impidieron la agresión, pasara a ocupar el centro de la disputa política y sindical. La tragedia sucedió apenas una semana después del imponente acto de River Plate, en el que Hugo Moyano comprometió su apoyo electoral a Néstor o Cristina y descalificó al gobernador bonaerense Daniel Scioli, y de la decisión de la Coordinadora Interpatronal de boicotear la ley reglamentaria del artículo 14 bis de la Constitución, que dispone la participación de los trabajadores “en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección”. La fiscal Cristina Caamaño tomó declaraciones durante toda la noche del jueves y el viernes la jueza Susana López ordenó allanamientos y detenciones que esclarecerían por completo lo sucedido.

La batalla por la interpretación

Con una coherencia admirable los diarios y los políticos opositores señalaron una presunta responsabilidad del gobierno, con títulos como “cosecha de sangre desde el poder” o “Instrucciones para armar un polvorín”, y referencias a los “discursos incendiarios” de “los Kirchner” que “crisparon al país fomentando antagonismos”, a “la alianza del kirchnerismo con la CGT de Hugo Moyano” y al país que cayó “en manos de la mafia sindical”. Tan ostensible mistificación sólo se sostiene desde el prejuicio clasista contra los feos, sucios y malos. En 2003, el sindicato de camioneros tenía 65.960 afiliados, hoy son l07.6l8. Esto no refleja sólo el crecimiento de la economía y del transporte por ruta, sino también el reencuadramiento de trabajadores que estaban afiliados a otros gremios, como la Federación de Comercio y Servicios. El pase a Camioneros implicó una mejora salarial sustantiva: de 2.566 a 4.l35 pesos mensuales en el gremio de los Moyano, con jubilación a los 55 años y semana laboral de 44 horas. Todo lo contrario ocurre con los tercerizados por las empresas ferroviarias, con la complicidad abierta de José Pedraza: las cooperativas truchas que los emplean, en varias de las cuales participan familiares de dirigentes del gremio, les pagan no más de 2.500 pesos mensuales, cuando un ferroviario legal no cobra menos del doble. La diferencia la paga el subsidio estatal y la embolsan los sindicalistas empresarios. Tampoco es pertinente la comparación del despeje de vías cortadas, que la Unión Ferroviaria admitió haber realizado en forma conjunta con la empresa y la policía, con las asambleas de camioneros en la puerta de los grandes diarios o siderúrgicas para reclamar que se terminara con la precarización laboral de parte de sus trabajadores. Esos conflictos concluyeron en cuanto Clarín, La Nación y Siderar legalizaron la situación de esa parte del personal. ¿Es necesario precisar la diferencia entre una medida de fuerza sindical contra grandes empresas y el asesinato alevoso de trabajadores y/o militantes políticos que los acompañan?

Antagonismo o confluencia

Algunos trabajadores tercerizados del Roca consultaron el año pasado su situación con el abogado de la CGT, Héctor Recalde, quien presentó junto con el judicial Julio Piumato un proyecto de ley que modificaría los artículos 30 y 31 de la Ley de Contrato de Trabajo para acentuar la responsabilidad de las empresas principales, como ya declaró en varios casos la justicia. Esos proyectos tienen dictamen de comisión, por lo que podrían tratarse en la Cámara de Diputados la semana próxima. Desde la izquierda se ha insinuado alguna responsabilidad de la presidente CFK, por haber lucido durante el acto en River una camiseta de la Juventud Sindical, como si los infelices antagonismos de hace 35 años, que constituyeron el más trágico de-sencuentro en las filas populares, debieran repetirse hoy. La realidad no procede de ese modo. Militantes de la Juventud Sindical han participado en las últimas movilizaciones por los Derechos Humanos y su secretario general, Facundo Moyano, participó de una visita a la ex ESMA junto con el hijo de Enrique Juárez, ex secretario general de la Juventud Trabajadora Peronista (JTP), detenido-desaparecido desde diciembre de 1976. Es comprensible que los Biolcati, los Méndez y sus tribunas de doctrina prefieran la repetición de aquellos combates y no las luchas que hoy libran muchos trabajadores por mejorar sus salarios y democratizar la representación sindical, ya sea desde la CGT o desde la CTA, a las que también les gustaría ver enfrentadas. La anulación de los comicios de la CTA en diez provincias dispuesta por el tribunal arbitral que acordaron las dos listas, al constatar graves irregularidades en perjuicio del actual secretario general Hugo Yasky, muestra que la limpieza en los procedimientos y el respeto por la voluntad de los trabajadores no son un sueño imposible, que no es fatal que prevalezcan la prepotencia y el fraude, aunque se adornen con los colores ideológicos más estridentes. Falsear los resultados es repudiable, lo hagan Guillermo Moreno o Pablo Micheli. Era inverosímil que quienes apuestan a reducir la central alternativa a un micropartido de izquierda como hay tantos, marginándose del debate crucial sobre profundización del proceso de cambio iniciado en 2003 o regresión a los años del neoliberalismo, hubieran vencido en buena ley a la conducción que puso a la CTA en el mapa político y social del país, como actor valioso en la pugna con los poderes fácticos que detestan la democracia porque limita su imperio.

Una trayectoria

Pedraza era un joven delegado de los trabajadores ferroportuarios, que en 1968 se sumó a la resistencia contra la dictadura de Juan Carlos Onganía. Ese gobierno desconoció el Congreso Normalizador de la CGT pretextando que habían participado gremios sin su cuota al día, dada la intervención estatal y el alto número de trabajadores despedidos. Surgieron así la CGT Azopardo, conducida entre bastidores por el metalúrgico, Augusto T. Vandor, y la CGT de los Argentinos, cuyos principales líderes eran Raimundo Ongaro y Agustín Tosco. Pedraza formó parte de esta CGTA rebelde. Allí conoció al joven escritor y periodista Rodolfo J. Walsh, de 41 años, convocado para dirigir el Semanario CGT. En ese periódico, Walsh publicó por entregas su investigación “¿Quién mató a Rosendo?”, donde radiografió la situación de la clase obrera: “Se echa a los más combatientes, previamente calificados de ‘comunistas’ o de peronistas revolucionarios. Se disuelven las comisiones internas, si es necesario se las compra”. Cuando los trabajadores recurren al sindicato “allí también fastidian, allí también cuestionan, allí también resultan ‘comunistas’. Patrones y dirigentes han descubierto al fin que tienen un enemigo común: esa es la verdadera esencia del acuerdo celebrado por el vandorismo con las federaciones industriales. Para llevarlo a la práctica, el gremio se convierte en aparato. Todos sus recursos, económicos y políticos, creados para enfrentar a la patronal, se vuelven contra los trabajadores. La violencia que se ejercía hacia afuera, ahora se ejerce hacia adentro. Al principio el aparato es la simple patota, formada en parte por elementos desclasados de la Resistencia, en parte por delincuentes. A medida que las alianzas se perfeccionan, a medida que el vandorismo se expande a todo el campo gremial y disputa la hegemonía política, el aparato es todo: se confunde con el régimen, es la CGT y la federación patronal, los jefes de policía y el secretario de trabajo, los jueces cómplices y el periodismo elogioso”. Walsh contabiliza el resultado: la pérdida de 50.000 puestos de trabajo en apenas tres años para que las empresas metalúrgicas pudieran “producir más con menos operarios”. Lo ilustra con los índices de productividad, que crecieron 50 por ciento entre 1950 y 1961.

Cuarenta años después

Han pasado más de cuarenta años y con ellos otra dictadura y un gobierno electo por el voto popular que perfeccionó aquello que iniciaron los de facto. Pero aunque muchas otras cosas hayan cambiado, aquellas páginas no perdieron su potencia descriptiva. Pedraza llegó a la conducción de la Unión Ferroviaria durante la presidencia de Raúl Alfonsín. Cuando Carlos Menem asumió la presidencia, dos asesores de Pedraza, Julio Savón y Fernando Carlos Frediani, fueron designados administrador y subadministrador de Ferrocarriles y su tesorero, Santos Reale, quedó a cargo de los ferrocarriles metropolitanos, que fueron saqueados como paso previo a la privatización. El entonces vicepresidente Duhalde controlaba, a través de su asesor Mario Masciotra, el departamento Explotaciones e Inmuebles Colaterales de Ferrocarriles. Una mutual fantasma de viviendas ferroviarias formada por Pedraza recibió 66 espacios y locales en las estaciones Federico Lacroze, Retiro, Once, Constitución, Liniers, Castelar, José C. Paz, Morón, Merlo, Moreno, Lanús, Lomas, Temperley, Monte Grande, Mar del Plata, Padua y terrenos en la calle Yerbal, en Rojas y Bacacay y en Belgrano C, por un alquiler promedio mensual sin indexación alguna de 15 dólares cada uno. En los mismos meses de 1989 en que decidió apoyar el plan racionalizador y privatizador del Banco Mundial, que Menem impuso bajo la amable consigna “Ramal que para, ramal que cierra”, Pedraza se mudó a una casa de un millón y medio de dólares en Villa Devoto. Paradigma del sindicalismo empresario, también recibió los 11.000 kilómetros del Belgrano Cargas y obtuvo luz verde de la mayoría automática menemista en la Corte Suprema de Justicia para controlar el gremio con mandato vencido desde 1991 y sin elecciones.

Los pesados

Para ello consiguió excluir a la opositora Lista Celeste mediante un ardid estatutario. Utilizó como único medio para comunicar las condiciones del comicio un aviso en la página de Finanzas de La Nación, que como todo el mundo sabe es la lectura habitual de fin de semana en el hogar de los entonces 90.000 ferroviarios de todo el país. Ahora, sólo quedan 9000. En proporción, hubo pocos aportes tan significativos a la de-socupación. Peor fue el siguiente proceso electoral, en 1996. Uno de los líderes celestes, Jorge De Nápoli, fue despedido de su trabajo en el ferrocarril San Martín y citado en un bar por el jefe de custodia y operaciones de Pedraza, Rubén Norberto Carrizo, quien le dio a elegir entre aceptar plata para desistir o vérsela “con los pesados”. La disyuntiva fue reiterada por los propios pesados: el mayor Osvaldo Zacarías (que había participado con De Nápoli en un alzamiento carapintada) y el capitán Héctor Pedro Vergez se presentaron en el galpón de la Lista Celeste, cedido a De Nápoli por el automovilista Rubén Valentini, nieto, hijo y sobrino de ferroviarios y ex copiloto en competencias de rally de Menem y de su hijo. Vergez le explicó a Nelson Castro que habían ido por encargo del jefe de seguridad de Pedraza, aunque negó haber apretado a De Nápoli. Ambos militares trabajaban entonces para la SIDE. Valentini encontró en la ventana de su casa en Pinamar un pan de una libra de trotyl cuya mecha se apagó cuando sólo faltaban dos centímetros para que llegara al detonador. El juez federal Norberto Oyarbide allanó la sede de la Unión Ferroviaria, donde personal de la Gendarmería secuestró panes de trotyl, mechas lentas, detonadores y cintas de empaque idénticos a los que se emplearon para el fallido atentado y un plano del centro de Pinamar, del cual faltaba la parte que corresponde a la casa de Valentini.

Durante el interinato presidencial de Duhalde, Pedraza negoció un nuevo convenio que redujo los derechos de los pocos miles de trabajadores ferroviarios que quedaban. Acordó con las empresas América Latina Logística Central SA y América Latina Logística Mesopotámica SA el convenio 612/03 en el que se admite la Polivalencia Funcional (o cláusula del fregado y el barrido), la ampliación del periodo de prueba a seis meses, la asignación de las vacaciones en cualquier momento del año a voluntad del empleador y la aceptación del transporte ferroviario como un servicio público esencial, que en caso de huelga debe acatar la intimación ministerial a mantenerlo en funcionamiento, criterio que ni los gremios del transporte ni la OIT admiten. La actual viceministra de Trabajo Noemí Rial asesoraba a Pedraza en la disputa electoral. Héctor Recalde y el actual secretario de Relaciones Laborales, Alvaro Ruiz, a la oposición proscripta. ¿Será por eso que Ruiz y no Rial intervino en la negociación con los trabajadores tercerizados por la UGOFE, en catorce cooperativas en las cuales tiene fuerte participación el propio Pedraza?

Morir por Pedraza

Pedraza también fue procesado por administración fraudulenta del fondo de sepelios de los trabajadores ferroviarios y embargado por 50 millones de pesos, en 2006. Los aportes de los trabajadores eran derivados a una mutual supuestamente sin fines de lucro, cuyo presidente era Héctor Horacio Amigo [de Pedraza]. Gracias a ese artificio, a los afiliados a la Unión Ferroviaria morirse les salía cuatro veces más caro que a sus colegas de la Asociación de Señaleros. A medida que las privatizaciones redujeron el padrón de afiliados, los descuentos compulsivos se extendieron de los trabajadores activos a las viudas pensionadas y el valor de la cuota se incrementó. Según la fiscal Graciela Gils Carbó el contrato celebrado entre la UF y la mutual, que a su vez subcontrató con la empresa Parcelas Argentinas la compra de espacio en cementerios privados era “una fachada para cubrir el fabuloso desvío de fondos sindicales en provecho propio de los enjuiciados”. Por la recusación de Pedraza a un juez, la causa rebotó de cámara en cámara sin ser elevada nunca a juicio oral, hasta que en mayo de 2008 la Sala III de la Cámara Nacional de Casación Penal (Eduardo Riggi, Angela Ledesma y Guillermo Tragant) dictaron la nulidad de todo lo dispuesto con la firma del juez recusado y la prescripción de la causa. Como se ve, el trayecto de la bala que mató a Mariano comenzó antes de que él naciera y contó con una extensa cadena de complicidade.

Página 12

24/10/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , | Deja un comentario

Delincuencia


DANIEL PAZ & RUDY

Página 12

27/03/2010 Posted by | General, Humor, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , | Deja un comentario