America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Fuerza Bruta – Eduardo Aliverti


No hay noticia políticamente más importante que el virtual lanzamiento de Mauricio Macri como candidato presidencial. Habrá quienes crean que sólo se trata de una formalidad, al entenderla como una decisión elemental y tomada hace tiempo, pero, en primer lugar, no es así. Y, en cualquier caso, deja las cosas más blanco sobre negro que nunca en términos de dónde pararse frente a un año electoral decisivo para el corto y mediano plazo de los argentinos. E incluso para el largo.

Como se recordó en estos días, Néstor Kirchner juzgaba obvio e inevitable que, más tarde o más temprano y crecientemente, el escenario político quedara circunscripto a una gran fuerza inclinada hacia la izquierda y a otra volcada para la derecha. A fin de evitar polémicas inútiles: estamos hablando de poderíos, figuras y candidaturas con chances de poder real, y no de estampas testimoniales. Con independencia del modo en que cada quien evalúe al ex presidente, los hechos estarían dándole la razón. El denominado “peronismo federal” ya pasó de la puerta del cementerio a los pies de su tumba, con Duhalde como mascarón de proa simbólico y algunos correveidiles que no terminan de decidirse a nada porque apenas los une, o unía, la bronca y el estupor ante el hecho heterodoxo del kirchnerismo. Elisa Carrió, segunda en los últimos comicios presidenciales y construida por gruesos sectores de clase media urbana como una outsider capaz de contener a sus inconformismos sempiternos, ha pasado a ser, definitivamente, un tema de evaluación psiquiátrica. Hace rato que no merecía ser justipreciada con parámetros de medición convencional, porque nadie se dedica a lo político-dirigencial para destruir todo lo que construye. Carrió hace animación mediática, no actividad política. Acaba de afirmar que la masividad del funeral de Kirchner fue montada por Fuerza Bruta. Se diría que no hay vuelta atrás para quien llega a ser corrido por izquierda por Mirtha Legrand, aunque podría argüirse que en la Argentina jamás se sabe. Hay más luego una incógnita, ya pulverizada esa otra construcción, periodístico-campestre, que es el Gardiner mendocino; y descartadas, se supondría, las probabilidades de otro cuyano, Ernesto Sanz, del que más o menos nadie tiene idea de quién es. ¿Hay todavía un voto radical histórico, gorila, maestro-ciruela, en condiciones de hacer entrar en las grandes ligas al hijo de Alfonsín y a alguna porción de ese Partido Socialista al que da pavura confiarle algo más que una intendencia? ¿Hay vuelta, objetivamente, de la imagen de no saber terminar un mandato, del fantasma del helicóptero, de haberse sufrido que sus carencias de liderazgo les impiden gobernar con el peronismo en contra, de no controlar sindicatos, de no conocerse qué diablos es en verdad la alternativa que ofrecen? Finalmente, para volver o seguir andando por postulaciones testimoniales, el neo-Carrió que es Pino Solanas (no por la expresividad ideológica, aclaremos, sino como representatividad quijotesca) resolvió ir por la testificación presidencial inviable y no por la probabilidad certera de gobernar la Capital. Pino no quiere gestionar. Quiere relatar. De modo que resignó el enchastre con lo probable a favor de la comodidad de lo imposible.

Por todos esos agujeros que dejan las opciones al kirchnerismo, Macri comunica que va él. Lanzó una secuencia de oraciones a la que no se prestó mayor atención, ni siquiera por parte de sus más conspicuos detractores. Dijo que va por todo. Dijo que Buenos Aires ya no le interesa porque si gana Cristina no aguantará otros cuatro años de no poder hacer nada, a repugnante contramano de aquello que afirmaba en su campaña: a la Capital le sobra la plata, decía en 2007, y no tiene por qué depender de nadie. Dijo que si le va bien, será presidente. Y que de lo contrario tendrá más tiempo para estar con Juliana, en la definición más pornográfica que el firmante recuerde acerca de cómo se interpreta la vocación política: ya fui presidente de Boca y ya goberné nada menos que a los porteños, así que sólo me queda la Presidencia de la Nación y de lo contrario me dedico a mi mujer y a los negocios que me deja mi papá. Toda una auténtica disposición al entendimiento de la política como servicio público. Que se arreglen entre Rodríguez Larreta y Michetti: si pierden es problema de ellos y no del desastre que fue mi gestión. La derecha peronista no tendrá otra variante que seguirme. Y eso trae tanto (eventual) respaldo de aparato como interrogantes porque, ay, ¿la hibridez de los radicales llegará hasta el punto de votar a un tipo que tiene detrás el apoyo de Duhalde & Cía? No importa. Si les gusta bien y si no, también, porque no tendrán otra en esa segunda vuelta que hoy es una quimera. Macri va por todo y está perfecto. Olfatea que, aun cuando el viento de cola de la macroeconomía le da al kirchnerismo y a la popularidad de Cristina una ventaja enorme, hay una porción de esta sociedad, muy significativa, que no quiere lola con experimentos de aroma zurdo. ¿Cuántos son los argentinos que a pesar de estar mejor que casi nunca, o precisamente por eso, quieren sacarse de encima la incomodidad de enfrentamientos con el Imperio, y a Madres y Abuelas en el balcón de la Rosada, y a los piquetes y a Moyano, y a que el Estado se meta en mi vida como si alguna vez hubiera habido más Estado que cuando la rata lo puso a disposición de sus agentes? ¿Cuántos serán esos argentinos que compran el país que les venden Clarín y sus acólitos? ¿Cuántos son los que creen que está amenazada la libertad de prensa, y que Guillermo Moreno es más perjudicial para su vida cotidiana que los grupos monopólicos? ¿Cuántos los que compran que estamos aislados del mundo? ¿Cuántos los pobres y la clase media a los que les parece que no es cuestión de cómo les va sino de cómo les dicen que les tiene que ir? ¿Y cuántos son los que, malhumorados o indignados por “la inseguridad”, serán capaces de ir atrás de un discurso represivo asquerosamente demagógico, cuya inutilidad completa se reveló una y mil veces? La cuenta que saca Macri es que todavía son muchos. Ha deducido, por pulsión de clase, o porque registra que cuanto mejor se está más miedo puede tenerse a perder alguna quintita, o porque tendrá a sus órdenes a la maquinaria mediática, que es todo o nada. La Presidencia o Juliana. Le llevó su tiempo, y por eso no es cierto que la decisión caía por su propio peso. Apuesta a que, a pesar de lo que se avanzó, ese componente reaccionario de la sociedad argentina es lo suficientemente grande como para ponerle una ficha, aunque pueda quedarse sin el pan y sin la torta.

Que el peronismo antikirchnerista no le garantice ni por asomo la presencia nacional de que carece; que si alcanza la segunda vuelta es dudosísimo su arrastre de voto radical; que no sólo carezca de equipo sino de partido o fuerza militante, directamente, son aspectos que Macri habrá tenido en cuenta, pero sin mayor quite de sueño. Después de todo, él no se metió en política para construir cosa alguna que no fuera un ámbito de negocios institucional, con el apoyo de las grandes facciones de poder económico y el favor de votos que pudiera brindarle la sucesiva defección de los partidos tradicionales. Hoy, ese proyecto tiene la traba de un oponente que suscita ora entusiasmo, ora apoyo por descarte ante la impresentabilidad del resto. Pero confía, o eso sugiere, en que si encarna al original más puro de la derecha, contra fotocopias, insulsos e indecisos, puede haber un espacio importante, y hasta ganador, desde el segmento de la Argentina tilinga, facha, individualista.

¿Tendrá razón Macri? Según la actualidad, no parece. Según la experiencia histórica, siempre hay un huevo de la serpiente dando vueltas. Esa es la auténtica fuerza bruta.

Página 12

07/02/2011 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Operativo “escandalización” del Presupuesto, parte II



Miente, miente, que algo quedará

Publicado el 19 de Noviembre de 2010

Clarín y La Nación informaron que el oficialismo frenó la investigación por las supuestas “coimas”. Pero sus mismas crónicas explicaron que fue la Comisión de Asuntos Constitucionales la que desechó las denuncias por “ambiguas y sin pruebas”.

Curiosa (por no decir mendaz, parcial y engañosa). Así podría calificarse a la edición que tanto Clarín como La Nación realizaron ayer sobre la reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales que el miércoles intentaba revelar la verdad sobre las supuestas “presiones” a las diputadas Cinthia Hotton (Valores por mi País) y Elsa Álvarez (UCR) para que votaran a favor del presupuesto.
Según las crónicas, por lo menos 19 de los 35 diputados que integran la comisión tenían decidido desestimar las denuncias por falta de pruebas, argumentando además que las supuestas “presiones” no constituyeron delito. “En efecto –explicó La Nación– el oficialismo junto a Proyecto Sur, GEN, PRO y el Partido Socialista entendieron que de los relatos de las diputadas no surgieron elementos contundentes que ameritaran una investigación.”
Horas antes –consignaron las notas– las diputadas Elisa Carrió, Hotton y Álvarez habían realizado sus declaraciones, sin aportar pruebas sobre sus denuncias. Hotton presentó un escrito en que, si bien en ningún momento habló de ofertas de dinero u otros bienes económicos, sí mencionó el nombre de la diputada del FPV Patricia Fadel, quien (y esto dicho por La Nación) fue capaz de defenderse “airadamente”.
Clarín, mientras tanto, relató que “Álvarez reveló que recibió cuatro llamados de oficialistas. Uno de alguien que se presentó como ‘secretario privado de De Vido’ para comunicarla con el ministro de Planificación, a lo que la diputada se negó. Otros dos de José Granero, titular de la Secretaría de Lucha contra el Narcotráfico, a quien dijo conocer por ser de la misma provincia. ‘¿Te causaría mucho perjuicio retirarte a la hora de la votación?’ dijo que le preguntó. También aseguró que la llamó Nelson Gleadell, intendente kirchnerista de su localidad, diciéndole que ‘pueden caerse’ obras para ese distrito. ‘No hubo ofrecimiento de ningún tipo, pero por la insistencia sentí una grave perturbación de mi ánimo’, concluyó Álvarez.” “No hablé con ningún diputado –citó La Nación al ministro de Planificación Federal–, y si hablara les diría que aprueben el Presupuesto, porque el país lo necesita para seguir creciendo, tal como ha venido ocurriendo desde 2003 hasta ahora.”
La investigación continuará de todas formas en la justicia, ya que la jueza María Servini de Cubría citó a ambas diputadas para determinar si hubo algún tipo de delito. “En el juzgado consideran que no están colaborando, y advierten que el límite entre un delito y las prácticas institucionalizadas es muy fino”, reveló ayer Tiempo Argentino.
Frente a este panorama, resulta sorprendente que Clarín y La Nación informaran que el oficialismo frenó la investigación por las denuncias de presiones, una interpretación para la que ninguno de los dos diarios pudo aportar a lo largo de sus coberturas un solo argumento.  

LA TROMPADA. “Trompada peronista cerró debate.” Ámbito Financiero relató con pelos y señales la cronología de la reunión en que la peronista disidente Graciela Camaño, jefa de la Comisión de Asuntos Constitucionales, “pretendía diferir 24 horas la firma de los dictámenes de la comisión por las denuncias de Álvarez, Hotton y Carrió sobre presuntas presiones, favores y sobornos para facilitar la aprobación del Presupuesto en la sesión de la semana pasada. En ese momento, Kunkel comenzó a leer a los gritos el artículo 110 del reglamento de la Cámara, donde se determina que los dictámenes deben ser firmados mientras sesiona la comisión: ‘Los despachos de comisión sólo podrán ser firmados, en la sala respectiva, por los miembros asistentes a la reunión en que hayan sido aprobados; o a la mayor parte de las reuniones en que se los haya considerado, cuando estas fuesen más de dos’.”  “Mientras Kunkel subía la voz en la lectura del articulado, Camaño abandonó la silla y se plantó a la derecha de la silla del secretario general de la Presidencia”, continuó la nota. “‘La presidente de la Comisión soy yo y usted me debe respetar, diputado’, fue la exigencia de Camaño. Kunkel seguía leyendo mientras la diputada le movía la silla. Pero hubo una frase de Kunkel que tácitamente aludió a Barrionuevo. ‘Si diferimos estas denuncias 24 horas, va a pasar como en Catamarca, donde quemaron las urnas’, en referencia a la interna del PJ que tuvo como protagonista en más de una ocasión al esposo de Camaño. ‘Engendro, pedazo de imbécil’, le dijo Camaño a Kunkel, quien, sin mirarla ni alterarse, le respondió: ‘Como tu marido, que dijo que había que dejar de robar por dos años, pero siguió robando’.” Fue cuando la diputada reaccionó con un violento golpe, levantó la reunión y sólo se presentó el dictamen de rechazo a las denuncias del Frente para la Victoria”, concluyó Ámbito.
Con un relato similar, Página/12 habló de un “Manotazo de ahogado”, explicando que “en medio de la puja por evitar que así se archive el caso, Graciela Camaño golpeó al diputado Kunkel”. Varios medios reprodujeron el comunicado del Frente para la Victoria, donde se señaló que “es evidente que esto obedece a la desesperación de un sector político que, en la impotencia de no poder imponer sus puntos de vista, apela al escándalo de las falsas denuncias y hasta la violencia fascista, cuando no logra contar con las mayorías necesarias”.  Tanto La Nación como Clarín y El Cronista intentaron justificar la violencia de Camaño. “Kunkel la agredió verbalmente y Camaño le dio una cachetada”, tituló El Cronista, mientras que La Nación habló de “La alusión a Barrionuevo que desató la furia de Camaño”. Clarín planteó el tema como un resultado de “Vivir en la crispación” siguiendo la línea argumental de los diarios del establishment: la trompada, en realidad, se debió al “clima de confrontación” que promueve el gobierno, un razonamiento tan burdo que no merece ni siquiera una digresión. Para el caso, lo mismo podrían haber dicho que hay que dejar de pegar por dos años. <

 

Tiempo Argentino

20/11/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

“Sudamérica es fuente de inspiración, lucha y optimismo”


09-06-2010

Entrevista a Jean-Luc Melenchon, diputado europeo francés


Hernando Calvo Ospina

Rebelión

Jean-Luc Melenchon, además de haber sido dirigente estudiantil, líder sindical, periodista y profesor de francés, también hizo parte de la dirección nacional del Partido Socialista, PS, una de las más importantes formaciones políticas del país, de la cual se retiró para conformar el Partido de Izquierda (Parti de Gauche) en febrero 2009. El ex senador Melenchon es diputado europeo.

Es de los escasos políticos europeos que conocen de los procesos políticos y sociales que se viven en Sudamérica. Su interés por este lado del mundo se dio a partir del golpe de Estado en Chile contra el presidente Salvador Allende, en septiembre de 1973. Este sangriento suceso lo puso frente a otras dos dictaduras, la de Argentina y Uruguay. Recuerda que esos fueron “los tres primeros países latinoamericanos que entraron en mi campo de análisis”.

Hernando Calvo Ospina. La dirigencia de la izquierda en Francia ¿cómo ve sus análisis sobre los procesos políticos y sociales que se desarrollan en países como Venezuela, Bolivia o Ecuador?

Jean-Luc Melenchon. La casi totalidad de los dirigentes de izquierda han considerado mis reflexiones sobre América Latina como una diversión, un exotismo. En particular los dirigentes del PS, con los cuales ha sido imposible tener una discusión seria sobre ese tema, porque son parte de la pobreza intelectual, cultura, política y socialista que vive buena parte de la izquierda europea.

Es que los dirigentes del PS francés, y de la socialdemocracia europea en general, son personajes a los cuales yo considero como “pollos de engorde”. Ellos vienen de las grandes escuelas, sin ningún pasado de implicación en las luchas populares, y aún menos han conocido el internacionalismo político. Suben en la escala política creyendo que su discurso de gestiores es socialismo. Y lo hacen creer.

Esta dirigencia nunca ha comprendido lo que pasa en América Latina porque no le ha interesado. En el mejor de los casos se contenta con recitar el subproducto de la propaganda estadounidense que aparece en la mayoría de medios de prensa.

La socialdemocracia europea no está interesada en tomar lecciones del método político que se está viviendo en Sudamérica. No quiere ni saber que los latinos se cansaron de las recetas del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial y de sus políticos tradicionales. Y debería de aprender, porque aquí el pueblo va en ese camino, y podría quedar más aislada de lo que ya está.

El presidente Hugo Chávez ha dicho: “No se quiere entender que para distribuir las riquezas entre los pobres se deben cambiar las instituciones”. Y el mismo Chávez nos pregunta: “¿Es que existe una alternativa? ¿Dónde están los magníficos modelos de ustedes, los europeos, que nosotros debemos imitar?”. Y tiene razón, pues lo que tenemos para mostrarles, para poner sobre la mesa, es el modelo griego, en cuya cabeza está el presidente de la Internacional Socialista, de la socialdemocracia, Yorgos Papandreu (hijo), el que se hizo elegir con un discurso de izquierda y luego vendió el país a los banqueros. Y ahí tenemos los resultados.

Por eso les he dicho a esos dirigentes que tengan la boca cerrada, y que miren con respeto el camino que proponen Chávez, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador o José Mújica en Uruguay. No para imitarles, sino para aprender. Pero no, la arrogancia no los deja, a pesar de que la socialdemocracia está varada, y que ni sus mismos dirigentes creen en ella como proyecto. Prefieren decir que el mercado es una potencia que no se puede manejar, una fuerza que va pero sin saber para dónde.

HCO. ¿No le parece que existe una especie de rabia entre cierta intelectualidad y muchos medios de información contra estos dirigentes, en Francia y Europa?

J-LM. El neoliberalismo impuso un increíble nivel de destrucción y regresión en las sociedades latinoamericanas. Trazó un camino para acabar con el Estado, bajo el pretexto de que era un sistema colectivo ineficaz y burocrático, por lo tanto se debía de acabar para que la empresa privada lo reemplazara. Y hoy el Estado está casi desaparecido y los servicios son malos y caros. Por eso creo que en Venezuela, Bolivia, Uruguay, Ecuador y otros países suramericanos se está tomando la buena dirección para salir de ahí.

Muchos de los que se dicen intelectuales y casi todos los medios de prensa, e incluyo a no pocos sectores de la izquierda, demuestran rabia contra Chávez y Morales, principalmente. No es suficiente que hayan llegado democráticamente al gobierno, ni que estén disminuyendo la pobreza en tiempo record, ni que alfabeticen, ni que den salud a los pobres. Estas cosas tan esenciales se toman como si fueran secundarias. El argumento de siempre es que en esos países “falta libertad”. Se les reclama una libertad de prensa que en Europa no es posible, porque aquí no se puede insultar ni calumniar al presidente o al rey, ni a ninguna autoridad del Estado, y esto es lo que hace la prensa de oposición en esos países. Dicen que Chávez es un dictador, pero se olvidan de que ha ganado doce procesos electorales.

Le reprochan a Morales, a Chávez, o Correa el haberle “confiscado” el petróleo y el gas a las transnacionales. Pero esconden que esas riquezas pertenecen a esos pueblos. Y aquí la gente aplaude esas decisiones, porque en Francia y Europa también un día nos contaron que privatizando todo las cosas irían mejor, y eso ha sido una gran falsedad. El pueblo francés y el europeo están viendo cómo unos países que están a las puertas del imperio estadounidense resisten y avanzan con otro tipo de lógica, no digo modelo, de lógica, tratando de hacer otra organización social para el bien de las mayorías empobrecidas. Los ataques a Chávez, Morales, Correa o Mújica son debidos a la mala conciencia de lo que pasa aquí. Quieren ocultar que mientras ellos están reduciendo la pobreza, en nuestra casa aumenta la miseria.

HCO. Lo que uno puedo percibir fácilmente es que no son simples ataques, sino campañas bien orquestadas contra esos dirigentes.

J-LM. Escupir sobre la América Latina que cambia es la cotización básica para pertenecer al club de los “bien pensantes”, de las personas que merecen el respeto y la consideración de los medios de prensa. El extraordinario lineamiento a los intereses de Estados Unidos en Francia, que ya no es ajeno a sectores de la izquierda, incrementó ese desprecio. Un ejemplo de ello son las grotescas campañas de desinformación que regularmente lanza la CIA, y que demuestran cómo sus oficinas de propaganda y de otras agencias estadounidenses se benefician de una gran complicidad y facilidades.

Con Chávez se dan ejemplos continuos. Las campañas se construyen en Estados Unidos y llegan a Francia, y demás países de Europa, por intermedio de los medios de prensa en España. Lo absurdo es que regularmente son retomadas por los partidos de izquierda como verdaderas sin tomarse la molestia de verificar. Eso lo viví en el Partido Socialista. Recuerdo que en una ocasión le pregunté al Primer Secretario del Partido si él estaba de acuerdo con un comunicado que se iba a emitir contra Chávez. Me dijo que no sabía de qué se trataba. Al explicarle que la información estaba distorsionada, decidimos averiguar de donde provenía la idea central del mensaje, hasta que llegamos a los que he considerado como “agentes de influencia” de Washington. Coincidencialmente eran personas que habían sido invitadas a Estados Unidos por instituciones políticas o universidades, con todos los gastos pagos. Es que eso crea lazos de reconocimiento, amistad y de gratitud, y se demuestran ayudando a esas campañas de opinión cuando se les pide. De esas personas existen en el PS, y en otros muchos partidos de Europa, de derecha e izquierda, ligadas directamente a las agencias de Estados Unidos porque son pagadas para que respondan a sus intereses.

HCO. Y en este contexto que describe, ¿dónde queda Cuba? No se puede olvidar que ese proceso revolucionario no ha dejado de ser atacado hace cincuenta años.

J-LM. No soy gran conocedor de Cuba, pero si soy un observador, y puedo decir que Cuba, en América Latina, beneficia de una autoridad y de una audiencia que no corresponde a lo que se dice en Europa. Aquí, cuando se habla de Cuba, es para tildarla de dictadura y para decir que faltan libertades. A esa prensa, toda ligada a Estados Unidos, solo le importa buscar a alguien que se diga disidente o preso político para volverlo héroe y lanzar sus campañas. Nunca se mencionan los casi 600 atentados que la CIA le ha preparado a Fidel Castro, ni el terrible bloqueo impuesto por Estados Unidos.

Cuba es objeto de una visión totalmente desequilibrada y absurda en Europa. Aquí se prohíbe comprender la realidad política, humana y hasta espiritual de ese país y de América Latina. Cuba produce rabia porque encarna el sentimiento de independencia, porque le ha puesto otra cara a la soberanía popular. ¿Qué soberanía popular existe en Europa, donde las naciones mismas están sumisas a Estados Unidos? O ¿qué soberanía popular existe en Francia donde, por ejemplo las mayorías votamos contra la Constitución europea y el gobierno la hizo aprobar en la Asamblea Nacional?

Se debe ser lúcido, y entender que Cuba produce rabia a los poderosos porque es el foco que mantiene la idea, el sueño vivo de poder hacer algo diferente, y que continúa a pesar de todos los problemas materiales. Yo felicito a Cuba, a su resistencia y a las contribuciones que ha hecho a la ciencia, a la cultura, al deporte y a la historia universal.

Muchos políticos, medios de prensa e intelectuales de Europa no quieren entender que en Cuba, Bolivia, Venezuela y otras naciones suramericanas las mayorías decidieron gobernarse. Y esta rebeldía latinoamericana no es nueva, ha existido desde las guerras de independencia, hace doscientos años. Los latinoamericanos siempre han estado apegados a la rebeldía por los deseos de libertad.

HCO. ¿Y para finalizar?

J-LM. Cada vez que tengo oportunidad hablo de América Latina, en particular de esos pueblos que están luchando por construir otras sociedades. En Europa se debería mirar hacia allá, porque es una fuente de inspiración, de conocimiento, lucha y optimismo, ese que tanto necesitamos. No existe otro lugar en el mundo donde eso se encuentre.

Paris, mayo de 2010

*Periodista, colaborador de Le Monde Diplomatique.

http://www.hernandocalvoospina.com/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

10/06/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

“Quiero volver a hacer política” (Un ejemplo de tenacidad)


19 de Abril de 2009

EL EX VICEJEFE DE GABINETE JORGE RIVAS REGRESA AL CONGRESO EN MAYO, DESPUES DEL ASALTO Y LA GOLPIZA QUE EN NOVIEMBRE DE 2007 LO DEJO PARALIZADO

jorge-rivasEl socialista Jorge Rivas se prepara para asumir su tercer

mandato como diputado nacional.

El dirigente socialista reasumirá la banca de diputado para la que fue electo en octubre de 2007. Casi no puede mover su cuerpo y se comunica a través de una computadora. No perdió las ganas de “hacer cosas” ni la iniciativa política. “Quiero ayudar a profundizar los cambios”, dijo en una entrevista con Página/12 en la que habló de sus desafíos y el futuro del país. Las retenciones, las candidaturas “testimoniales” y la inseguridad.

Por Martín Piqué

Jorge Rivas está sentado en una silla de ruedas. Enfrente de él hay un escritorio de madera, sobre ella hay una computadora portátil abierta con un programa de reconocimiento alfabético que permite escribir eligiendo las letras con el mouse. El cursor se desplaza guiado por los ojos, el procedimiento se completa cuando el usuario va formando las palabras con un leve movimiento de sus dedos. Al lado de la computadora hay un portarretrato con la forma de una luciérnaga de color verde. La luciérnaga, se sabe, es el insecto que puede hacer luz en medio de la noche más cerrada. En el portarretrato se ven las caras de Pilar y Sebastián, 6 y 10 años, los dos hijos de Rivas. El dirigente socialista está acostumbrado a la tarea de escoger las letras, crear las palabras. De vez en cuando oprime una tecla de la computadora y entonces la voz automatizada de la notebook lee la frase que él ha construido.

El 13 de noviembre de 2007 a la madrugada, Rivas fue asaltado y golpeado frente a una farmacia de Lomas de Zamora. La agresión lo dejó inconsciente. En la primera revisión, los médicos le diagnosticaron traumatismo de cráneo, asociado a hemorragia cerebral. Un año y cinco meses más tarde, Rivas está sentado en un departamento luminoso de Congreso dispuesto a contestar las preguntas de la entrevista con Página/12. En la sala hay un televisor sin volumen, un equipo de audio llena el ambiente con la dulce voz de la cantante de jazz norteamericana Norah Jones. Desde la ventana llega el ruido de un helicóptero de la Policía Federal que está sobrevolando la zona del Obelisco. Afuera, la atención está puesta en la movilización por el crimen del chofer de Andreani, Daniel Capristo, que llegó a la Capital desde Valentín Alsina.

La entrevista comenzó con una primera serie de preguntas enviadas por mail. Tras los saludos iniciales, Rivas exhibe las respuestas en la pantalla de la computadora. La lectura conjunta de las afirmaciones del diputado socialista promueve nuevas preguntas por parte de este diario. El contenido de las réplicas demuestra que Rivas mantiene el estilo punzante e irónico que tenían sus discursos en el recinto a lo largo de sus dos primeros mandatos como diputado. A medida que Página/12 hace las consultas en voz alta, Rivas va eligiendo las letras y las palabras que formarán la respuesta. En la mayor parte de los casos, no es necesario que en el monitor aparezca la palabra completa: el sentido se entiende con las primeras dos o tres sílabas.

En una reciente nota de opinión escrita para un diario, hace dos meses, Rivas comparaba su vida con el relato homérico de Sísifo, condenado por los dioses a cargar con una roca cuesta arriba de una montaña. Aunque la roca siempre se caía antes de llegar a la cima, Sísifo no se desanimaba y lo intentaba otra vez. Quienes están cerca de Rivas dicen que su constancia no tiene nada que envidiarle al personaje mitológico de Homero. “Quiero volver a hacer varias cosas. Sé que algunas son a largo plazo y estoy trabajando para ellas. Otras son más inmediatas, como hacer política. Creo que éste es un momento fenomenal para hacerla”, dice Rivas. Uno de los desafíos internos que se impuso el dirigente socialista es nada menos que asumir su banca como diputado. Rivas fue electo por la lista del FPV el 28 de octubre de 2007. Como la asunción era el 10 de diciembre de ese año, no pudo jurar ni renunciar al cargo: recién había pasado un mes del robo y su evolución era incierta, estaba en la primera etapa de la rehabilitación. Hoy Rivas está decidido a asumir la banca. Ya está decidido que su asunción se concretará durante el mes de mayo. El Parlamento deberá prepararse para recibir a un diputado en silla de ruedas que se comunica a través de una computadora.

-Va a jurar como diputado en poco tiempo. ¿Qué proyecto le gustaría impulsar en esta etapa?

-Sería mi tercer mandato, ya perdí las ilusiones. Me conformo con ayudar a profundizar los cambios.

-¿Cómo será su vida cotidiana en el Congreso cuando reasuma la banca?

-Distinta obviamente a lo dos mandatos anteriores. Va a ser una experiencia nueva y difícil, por eso me estoy preparando duro. No soporto seguir de espectador en una etapa tan importante de nuestra historia donde creo que se está diseñando la matriz de un tipo de sociedad más justa.

-¿La institución deberá adaptarse para facilitar su participación?

-El Congreso debería anoticiarse de que cada vez va a ser más común que, fruto del avance científico y tecnológico, nos representen personas con capacidades diferentes. De todas maneras, inicialmente creo que es más sencillo que me adapte yo a que lo tenga que hacer el Congreso. Pero si logro sobrevivir a la cumbia y reggaeton que escuchan mis hijos, de 6 y 10 años, voy a salir muy fortalecido como para adaptarme a cualquier situación.

La visión aldeana

Rivas está acompañado por dos de sus compañeros de siempre: el diputado Ariel Basteiro y el secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete, Oscar González. Los tres son de origen gallego, los tres son socialistas desde muy jóvenes. Rivas fue presidente del Partido Socialista de la provincia de Buenos Aires, a mediados de 2007 fue artífice de la incorporación del PS bonaerense a la coalición que postulaba a Cristina Fernández como presidenta. El acercamiento sacudió al socialismo. Basteiro y González fueron acusados por el Tribunal de Disciplina, por colaborar con el kirchnerismo desde el Gobierno y el Parlamento. El Tribunal pidió la expulsión de ambos, la resolución se conocerá en el próximo congreso partidario. Rivas es muy crítico con esa medida, de la que responsabiliza a “la facción” que encabeza el partido a nivel nacional. El presidente es el senador santafesino Rubén Giustiniani. Rivas define a la línea dominante en el partido como “socialismo radical”.

-¿Cómo tomó la decisión de la conducción del Partido Socialista de expulsar a los afiliados que siguen en el Gobierno?

-Por supuesto que mal, no tanto por las expulsiones de los amigos, que como toda decisión grotesca mueve a risa y esconde una mediocridad triste. Además, porque esa decisión rompe la mejor tradición de respeto a la diversidad y a la horizontalidad. Las diferencias políticas se resuelven debatiendo y no con un manual de disciplina. El paradigma del orden es para la Iglesia y las dictaduras, no para el Partido Socialista en tanto partido democrático.

-¿Cuál fue su evaluación del conflicto por las retenciones y del papel que jugaron el Partido Socialista y Hermes Binner a lo largo del debate?

-El proyecto que envió el Ejecutivo al Congreso no sólo era y es aún hoy votable, sino reivindicable, ya que lo que subyacía es si debe o no intervenir el Estado en la economía y cómo se distribuye el excedente concentrado fundamentalmente en los grandes exportadores. También nos permite debatir quién y por qué debe financiar el gasto social en nuestro país, debatiendo, como debe ser, la pobreza junto a la riqueza, dándole vida a aquella maravillosa frase de Juan B. Justo: “Si en el banquete de la vida no hay lugar para todos es porque algunos ocupan demasiado lugar”. Perdimos una buena oportunidad de acomodarnos mejor a la mesa. No se comunicó bien, el diablo metió la cola, la derecha vio la hendija y se defendió bien y el Gobierno paga costos por una medida claramente de avanzada. En cuanto a esa parte del PS, para variar, está desorientada y hace rato que no encuentra el norte. Binner privilegia la cuestión electoralista y tiene una visión aldeana por sobre la cuestión nacional, que es cómo es distribuir la riqueza. Allá él.

-¿Usted cree que los actuales dirigentes del Partido Socialista traicionaron las banderas partidarias o la historia del socialismo en la Argentina da para todo?

-Pienso que hacen una lectura muy equivocada de la etapa.

-Es posible que en Diputados, cuando usted haya vuelto a asumir la banca, la oposición presione para tratar en el recinto la eliminación de las retenciones? ¿Qué hará usted si llega ese momento?

-Le adelanto que estoy a favor de las retenciones.

-¿Qué le parece que Julio Cobos haga campaña contra el candidato del Frente para la Victoria en Corrientes?

-Le aclaro que tengo aprecio personal por Julio Cobos, pero creo que desde la madrugada del voto no positivo con madrugada incluida, no paró de cometer errores concatenados, quizás el último haya sido volver a la casita de los viejos. Y lo de Corrientes tienes que inventariarlo entre los errores.

-¿La coalición entre Binner, Cobos y la Coalición Cívica puede llegar a ganar la presidencia en 2011?

-Creo que no tienen destino.

-¿Por qué?

-Porque lo único que los mueve es su vocación lúdica de ganar, pero no hay programa de reformas, al menos que se conozcan.

-En uno de sus últimos escritos, usted dijo que la política actual se caracteriza por la falta de rebeldía juvenil. ¿Cree que es necesaria mayor participación de los jóvenes? ¿Falta mayor rebeldía?

-A los jóvenes les faltan espacios alternativas de participación. La juventud está en todos los partidos pero muy oligarquizada. Falta horizontalidad. Creo que los jóvenes lo van a cambiar.

-¿Qué piensa de la candidatura del intendente de Morón, Martín Sabbatella?

-Es un buen amigo, y creo que es bueno que haga su experiencia.

Políticas preventivas

El ruido del helicóptero de la Policía Federal vuelve a colarse por la ventana. La máquina sobrevuela por las cúpulas del desaparecido hotel Majestic, cuyo edificio hoy alberga a una repartición de la AFIP. Basteiro ceba un mate con un termo que lleva las iniciales de Mirtha Legrand. Es un obsequio que recibieron tras una invitación al programa de la señora de los almuerzos. El zumbido del helicóptero hace que la entrevista gire hacia la problemática de la seguridad. Lector cotidiano de los diarios, Rivas está informado de la movilización que en ese momento circula por el centro de la ciudad. También está al tanto del debate alrededor de la posibilidad de impulsar una ley penal juvenil. Basteiro le cuenta que acaba de recibir por correo electrónico el proyecto de la diputada Vilma Ibarra, uno de los borradores que están abordando la materia.

-El crimen de Capristo impulsó los reclamos de que se sancione una ley penal juvenil. Una normativa que incorpore a los menores de 14 años al régimen penal: con un fiscal, un abogado defensor y un juez. Hoy los menores que cometen delitos son juzgados según el régimen tutelar y se los recluye en institutos. ¿Es necesario impulsar una nueva ley?

-No es la solución a la inseguridad judicializar a los menores.

-Eugenio Zaffaroni, Daniel Scioli y el propio Kirchner ya se pronunciaron a favor de sancionar una nueva ley penal juvenil.

-Realmente habría que ver el proyecto para opinar seriamente. Pero no tengo dudas de que por ahí no pasa la solución.

-¿Y por dónde pasa la solución?

-Las causas son múltiples, la solución más fuerte es la integración con igualdad.

-Francisco de Narváez está haciendo campaña, centralmente, con el reclamo de mayor seguridad. En los últimos dos meses, la mayoría de las encuestas coincidió en que De Narváez había subido en las encuestas. ¿Qué tanto puede crecer una propuesta política organizada en torno a la inseguridad?

-Por respeto a las víctimas, me parece infame usar ese tema electoralmente. Además, ¿quién le puede creer al señor del marisco tatuado que le interesa realmente la inseguridad del pueblo?

-¿Está informado de la evolución de la causa judicial por el robo y la agresión que sufrió aquella madrugada en Lomas de Zamora?

-No mucho. Sé que en breve van a juicio oral.

-¿Y está conforme con la actuación de la Justicia en el caso?

-La Justicia hará, dentro de sus limitaciones, lo que pueda para desentrañar un episodio que no es fácil. Esto que me pasó me refuerza en pelear por políticas preventivas. Cuando el patrullero llega ya es tarde, el daño ya está hecho.

La dinámica de los tiempos

La charla deriva por un instante al fútbol, algo inexorable entre caballeros. Rivas es hincha de River y Temperley. Sus amigos lo identifican como un pésimo jugador de fútbol pero un aficionado al tenis bastante respetable, difícil de vencer. Ante las bromas por su condición de riverplatense, Rivas confía en el regreso de los viejos ídolos. Aquellos a los que se les perdona todo. “Ahora vuelve Orteguita y estamos otra vez en carrera”, amenaza. Pero la política vuelve al centro de la conversación y Rivas parece disfrutar de las referencias a la actualidad más inmediata: así van pasando las consultas sobre el futuro del peronismo, las candidaturas testimoniales, la crisis económica, la Ley de Radiodifusión, la continuidad del ciclo kirchnerista.

-¿La Argentina está en las puertas de una restauración conservadora?

-No creo. Aunque convengamos que lo que se visualiza en el escenario político como oposición o como alternativa está claramente a la derecha del Gobierno. Y si así fuera sería una catástrofe para el campo popular y de la izquierda democrática porque significaría debilitar nuevamente una histórica posibilidad de hacer cambios profundos e implicaría un enorme retroceso social. Volveríamos a vivir paradigmas que suponemos superados. Por eso la elección próxima legislativa adquiere gran relieve: no es poca cosa saber si vamos a contar con la fuerza determinante en el Congreso para profundizar los cambios o retroceder, ya que la dinámica de los tiempos no dejan lugar para mesetas.

-¿La derecha ha tomado la iniciativa?

-La derecha está agazapada y tiene actores muy influyentes para penetrar en el tejido social. Está siempre lista para explotar políticamente cualquier contradicción. Y ya hemos visto cómo se comportan cuando se trata de defender sus privilegios. De todas maneras, van a volver a tomar la iniciativa sólo si lo permitimos y yo estoy convencido de que la enorme mayoría va a leer bien la etapa y va a votar en consecuencia.

-¿Ya empezó la etapa poskirchnerista?

-En tanto etapa de transformaciones, por supuesto que no. Una de nuestras tareas es precisamente sumar masa crítica para ayudar a que las transformaciones no se detengan y se den a un ritmo más acelerado porque somos conscientes de que aún existe desigualdad fenomenal.

-¿El peronismo ya está empezando otro giro drástico en su histórico juego pendular de izquierda a derecha?

-No soy peronólogo. Pero creo que como en todo movimiento o partido sociológicamente mayoritario, izquierda y derecha disputan todo el tiempo y hoy claramente es el ala de izquierda el que gravita y decide. Desde afuera veo contradicciones innecesarias, pero el poder no es lineal, reconozco que si no sería fácil. Una cosa es decir frases ocurrentes y otra es gobernar.

-Usted es bonaerense, ¿qué le parece una posible candidatura de Daniel Scioli a diputado?

-El socialismo de la provincia de Buenos Aires integra un frente con el PJ y otras fuerzas y el PJ va a elegir sus candidatos, nosotros ya elegimos los nuestros democráticamente. De todos modos, si me dejo llevar por las encuestas, como decimos en el barrio, Scioli es un jugador que todos queremos en nuestro equipo. Y el gesto de que siendo gobernador juegue anunciándole de antemano a la ciudadanía que lo hace testimonialmente para apoyar el proyecto nacional es fuerte y da una noción de la importancia de la elección.

-¿Qué opina del debate por la Ley de Radiodifusión?

-Creo que es muy oportuno sancionar una nueva ley y terminar con la herencia de la dictadura y sobre el enfrentamiento de algunos medios con el Gobierno creo que ya es grosero y subestima a su público.

-¿Argentina está en recesión, o como dice Kirchner ya hay signos de reactivación económica?

-Para que le tratemos de dar dimensión le doy un solo ejemplo, el de un país al que hace algún tiempo íbamos a buscar trabajo. Leía un informe objetivo que arroja el escalofriante dato de que en España se espera para fin de año una tasa de desempleo del 30 por ciento, con el saldo y las consecuencias que los argentinos conocimos. Vayamos por más pero cuidemos lo que se ha conseguido económicamente en estos años. El mundo está atravesando problemas serios, que nos afectan como parte de él. Veo signos de cierta sana autonomía producto de un mayor consumo interno. Si bien es una especialidad de la casa dilapidar oportunidades, seamos esta vez serios y profundicemos la tenue reactivación que se balbucea.

Página 12

19/04/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , | Deja un comentario