America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

La prensa canalla – Florencia Saintout


Florencia Saintout


La historia de la prensa canalla, por ejemplo en nuestro país (porque no es el único), es larguísima. Aunque con solo ubicarla en las últimas décadas podemos estremecernos. Un tipo de periodismo que jugó abiertamente con la dictadura, con el menemismo y sus monstruos, y que sigue jugando con la derecha siniestra que se opone a cada una de las medidas populares que toma el gobierno. No se trata solo de periodistas aislados, sino de una trama canallesca que se articula a manera de sistema o aparato.

La presidenta esta semana habló de la prensa canalla. Ante la descarada publicación de una falsa foto de Hugo Chávez en el diario El País de Madrid (el diario que se jacta de su manual de estilo pero no chequea fuentes; que despide masivamente periodistas; el que justificó el golpe del 2002 en Venezuela; el que está ligado al grupo Prisa, siempre contra los gobiernos populares en América Latina) ella simplemente tuiteó “prensa canalla”. Y digo simplemente porque todos sabemos a qué se refiere. Especialmente los organismos de Derechos Humanos lo saben muy bien.

Durante la más sangrienta dictadura de la historia argentina, esta trama de prensa canalla participó activamente del golpe. Mientras una parte del periodismo resistió de modos heroicos en ocasiones y en otras al menos dignos, otra parte, la canalla, actuó sistemáticamente para legitimar el crimen: la desaparición forzada de personas, las torturas, los robos de bebés, el saqueo del país a través de un plan económico que dejaría por décadas fuera de la vida vivible a millones de argentinos.

Hay mucho material, pero especialmente dos libros, que nos ayudan a recordar esta cuestión. Sintomáticamente fueron publicados en 1984 y en 1998. El primero, Los sofistas y la prensa canalla, del Cid Editor; el segundo, Decíamos ayer, La prensa Argentina en el proceso, de Colihue. En ellos se documenta el papel jugado por ciertos periodistas y medios con la dictadura. La Prensa canalla focaliza en la editorial Atlántida de Vigil, y particularmente en las revistas Gente, Para Ti y Somos.

“Durante la más sangrienta dictadura de la historia argentina, esta trama de prensa canalla participó activamente del golpe.”

El primer libro no tiene un gran mérito analítico, pero con sólo ver juntas cada una de las notas en la cual una revista masiva como Gente, conducida por Samuel Gelblung durante toda la dictadura, despliega su arsenal simbólico destinado a negar el horror y a producir el terror es escalofriante. Allí se afirma que las denuncias en el extranjero sobre el accionar de la dictadura son una campaña de desprestigio. Gente, 10 de junio de 1976, “¿Quién está detrás de todo esto?” Gente hace una informe con las cartas recibidas de Suecia, Francia, de Alemania, de la Universidad de Bradford pidiendo la liberación de presos políticos, y afirma que todo es una “operación mentirosa, son cartas falsificadas por organizaciones terroristas”. La revista responde citando la voz de Videla y de Harguindeguy pero tiene claramente una voz propia en el asunto, incluso en ocasiones yendo más lejos que los dictadores.

Durante páginas y páginas a través los años de la dictadura se habla de enfrentamientos, abatimientos, de inmoralidad de los terroristas, pero también de los militares como los salvadores del país ante el caos. Son aberrantes las notas de diciembre del 76 y del 77: “Las 76 caras del 76”, lo mismo en el 77, que presentan las caras de los que “desde sus puestos trabajaron en favor del país”. Allí aparece entre otros Jorge Rafeal Videla “la mayor responsabilidad, un ejemplo”.

“Durante páginas y páginas a través los años de la dictadura se habla de enfrentamientos, abatimientos, de inmoralidad de los terroristas, pero también de los militares como los salvadores del país ante el caos.”

En una nota titulada “Moralidad, Idoneidad, Eficiencia”, el 1 de abril de 1976 se dice que “La prolija operación militar del 24 de marzo fue largamente meditada” y se explican todas las razones por las cuales la editorial Atlántida va apoyar a la dictadura. Y esto se hace luego de una autocrítica (¡autocrítica!!!) en la editorial que se llama “Nos equivocamos”, refiriéndose al acompañamiento que previamente habían hecho de López Rega. En esa editorial dicen: “El dramático proceso del país nos hizo crecer. Y de pronto advertimos que teníamos la obligación de interpretar la producción de noticias, de arriba para abajo. Que teníamos la obligación de hacer ideología y pecar por arbitrarios antes que por complacientes”. Hacer ideología fue hacer la ideología de la dictadura. Algo que hace muy poco Samuel Gelblung volvió a argumentar explicando que él había entendido que “había una guerra, y en esa guerra había elegido donde estar” (obviamente, del lado de los genocidas): “Soy responsable de todo lo que salió en Gente”. Gelblung es claramente responsable junto con otros de la las canalladas periodísticas sistemáticas de la dictadura. Junto, por ejemplo, a Hector D´Amico, actual jefe de redacción del diario La Nación, autor de la nota “Cómo viven los desertores de la subversión” de la revista Somos, en donde se habla de “centros de recuperación de detenidos”. Se sospecha que las fotos de la nota son de la Esma y que las citas de los “desertores” eran de los detenidos.

Gelblung es responsable de la nota Alejandra está sola, de la revista Gente, que se replicó con el título “A ellos nada les importaba Alejandra”, en la revista Para Ti, como también en Somos “Los hijos del terror”. En esas notas se utiliza la imagen de Alejandra Barry, muy chiquita, hija de dos militantes que habían sido secuestrados y asesinados en la Operación Cóndor y la muestran como víctima de unos padres delincuentes, terroristas, monstruos como toda su generación, capaces de “fabricaba huérfanos”. Y que por supuesto, había que exterminar.

Pero de la dictadura no sólo participó la editorial Atlántida. El diario Clarín, que el 24 de marzo tuvo como tapa el “neutral e independiente” título de “Nuevo Gobierno”, no sólo ocultó las torturas y desapariciones sino que además hizo negocios manchados de sangre con los dictadores, como el caso de Papel Prensa. En cada una de sus páginas asumió el relato de los dictadores afianzando su existencia como imposible de combatir. El diario actuó como una versión del Boletín oficial, idea presentada excelentemente por Blaustein y Zubieta en Decíamos ayer.

Luego, durante el menemismo, fue artífice de la revisión de la ley de Radiodifusión de la dictadura que le permitió transformarse en un multimedio que, entre otras mentiras, durante la presidencia de Duhalde, hizo la tapa con la infame frase “La crisis causó dos nuevas muertes”.

Por el mismo camino, el diario La Nación, tribuna histórica de la derecha, durante la dictadura claramente apoyó su modelo económico y cultural (moral, lo llamaron) y jamás denunció ni las torturas ni las desapariciones. Cada una de sus páginas mostró la comodidad con la dictadura y su modelo de país: era el de ellos.

Entre la lista de periodismo canalla imposible de agotar en una nota de estas características, tienen un lugar destacado periodistas como Bernardo Neustad, Mariano Grondona o Joaquín Morales Solá, dándole la bienvenida a los asesinos, el martes 8 de junio de 1976, en La Gaceta de Tucumán.

También diarios absolutamente reaccionarios como La nueva provincia, de la familia Massot. Este diario llegó a publicar, como parte de las operaciones de Inteligencia, información arrancada en sesiones de tortura a los militantes. La línea editorial de este periódico de Bahía Blanca se permitió utilizar como fuente a las cámaras de tortura durante la dictadura y en democracia siguió y sigue defendiendo a través de sus editoriales la represión. En 2012, terminado el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura en la ciudad de Bahía Blanca, se reunieron denuncias y pruebas sobre el rol que ocupó el diario La nueva Provincia legitimando el terrorismo de estado. Así el Tribunal habló de “propaganda negra” -en alusión directa a las operaciones de consolidación de terror sobre la población- y de cómo el diario participó activamente en la construcción del “enemigo”, cooperando con el Ejército y la Armada en el de exterminio de un sector de la sociedad.

“No estamos sólo ante un periodismo que ha silenciado, o que le faltó crítica (que por supuesto merecerían la condena ética y profesional) sino que estamos antes actores que han participado en hechos delictivos, en operaciones criminales.”

En resumen, no estamos sólo ante un periodismo que ha silenciado, o que le faltó crítica (que por supuesto merecerían la condena ética y profesional) sino que estamos antes actores que han participado en hechos delictivos, en operaciones criminales.Y que no sólo no han hecho una autocrítica sino que siguen defendiendo sus posiciones contra las políticas populares de un gobierno democrático.

Para la continuidad en democracia
Este aparato periodístico pro-dictadura no desapareció con la democracia. Durante la larga década de los noventa, donde el saqueo se profundizó, no sólo no fueron juzgadas sus responsabilidades sino que el rol espantoso que habían jugado se consolidó. Transformados en medios monopólicos, fueron más que la voz de la derecha: fueron y son la derecha. Ocuparon un lugar central para la afirmación de tres nudos fundamentales para el éxito de las políticas neoliberales: primero, supieron ser los operadores discursivos de la desaparición de los horrores del pasado para invisibilizar los horrores de ese presente; luego, moldearon simbólicamente las nuevas políticas represivas contra los sectores populares a través de la criminalización de la pobreza y la protesta social (ya que empezamos hablando de libros, cito entre cientos La palabra de los muertos del Juez Zaffaroni); finalmente, participaron de manera activa en el derrocamiento de la política como opción de transformación.

“La prensa canalla ha actuado con absoluta impunidad durante décadas amparándose en la mentira de su inmaculada concepción y la hipocresía de la llamada opinión pública. Pero comenzó a encontrar sus límites en Argentina a partir del proceso abierto en el 2003.”

En esta descripción, no hay que dejar de lado que el aparato mediático reaccionario no actuó ni actúa jamás solo, sino que lo hace en una clara red de relaciones. Sería ingenuo y equivocado no ver sus plataformas comunes sostenidas en ejes programáticos compartidos. En este sentido, las reuniones periódicas y públicas de la Sociedad Interamericana de Prensa, la SIP, que nuclea a los dueños de los medios impresos del continente -y que en la casi absoluta mayoría de los casos son dueños también de otro tipo de medios- tienen siempre como corolario alguna conclusión adversa a la intervención de los estados con gobiernos populares. La SIP, que se autoproclama la voz autorizada en problemáticas de libertad de expresión, es un cartel de propietarios de medios que nació en el marco de la Guerra fría asociada a la CIA para protagonizar la defensa de los poderes imperiales. Han sido largamente documentadas sus acciones en toda la región de desestabilización y golpismo en las dictaduras, en las cuales muchos periodistas fueron perseguidos y asesinados.

Al desnudo, justicia
La prensa canalla ha actuado con absoluta impunidad durante décadas amparándose en la mentira de su inmaculada concepción y la hipocresía de la llamada opinión pública. Pero comenzó a encontrar sus límites en Argentina a partir del proceso abierto en el 2003. De la mano de una política de estado de verdad, memoria y justicia, que comenzó juzgando responsabilidades militares pero avanzando también sobre las responsabilidades civiles entre las que sin duda están las de este periodismo que se resiste a aceptarlas.

Estos límites a su la impunidad se están dando también en América Latina gracias a los procesos de recuperación de la política en toda la región a favor de los intereses de las mayorías. Por eso están tan nerviosos.
TELAM

28/01/2013 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

QUE ES LA SIP?


SOCIEDAD INTERAMERICANA DE PRENSA: UNA ASOCIACIÓN DE EMPRESARIOS DUEÑOS DE MEDIOS, QUE DEFIENDEN SUS INTERESES Y TE HACEN CREER QUE DEFIENDEN LA LIBERTAD DE PRENSA!!

17/10/2012 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Una banda de espías y periodistas top (con Juan Bautista “Tata” Yofre a la cabeza)


Página/12 :: El país :: Una banda de espías y periodistas top.

18/09/2012 Posted by | General, Justicia, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – La recuperación de la iniciativa


La recuperación de la iniciativa.

25/04/2012 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

Pirotecnia mediática de la derecha e impotencia opositora –


Gmail – [Nueva entrada] Pirotecnia mediática de la derecha e impotencia opositora – marianike@gmail.com.

16/04/2012 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

El último invento de la oposición mediática: “el relato” –


El último invento de la oposición mediática: “el relato” – Infonews | Un mundo, muchas voces.

07/03/2012 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

Ha ocultado información, ha presentado como tal lo que en verdad era opinión, ha tenido comportamientos de doble estandard casi a diario


Ha ocultado información, ha presentado como tal lo que en verdad era opinión, ha tenido comportamientos de doble estandard casi a diario

30/08/2011 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

Basta, Clarín, La Nación y Perfil al pueblo ya no nos asustan comentarios desestabilizadores,ya sabemos de que se trata!


De Vido negó que haya problemas en el suministro de energía y en el abastecimiento de combustibles

 

El ministro de Planificación Federal desmintió de este modo lo informado por algunos matutinos. “La situación es absolutamente normal, hubo algunos problemas de logística por la alta demanda”, indicó.

“La situación es absolutamente normal, hubo algunos problemas de logística por la alta demanda pero que estuvo incentivada desde medios como La Nación, Clarín y Perfil, con el sentimiento de que va a faltar y de que incluso no va a haber más”, dijo el funcionario.

En la misma línea, explicó en declaraciones a radio La Red que “son campañas que generan desesperación en la gente, que se quiere ir de vacaciones o levantar la cosecha gruesa”.

Consultado sobre si estas presuntas operaciones de prensa buscan `un aumento de tarifas´, el funcionario advirtió: “Si en todos estos años no nos han doblado el brazo, no lo harán ahora tampoco”.

“El sábado, por una cuestión personal tuve que viajar hasta Zárate y vi que había demoras para cargar combustible porque la gente salía de vacaciones, pero fíjese que el sábado al mediodía se cortó la campaña mediática y el domingo volvieron a realizarla”, detalló.

De Vido vaticinó que “en diciembre, ustedes me van a volver llamar por el mismo tema, porque harán lo mismo, y yo les voy a responder esto otra vez”, adelantó.

“Hace ocho años que vienen diciendo que tenemos crisis energética en la Argentina”, reflexionó el ministro.

En cuanto a la provisión de energía a las industrias, explicitó que “no tuvimos ningún tipo de corte y tampoco en estos días”.

También adelantó que “somos absolutamente optimistas para el invierno, y para el año próximo”, y se basó en “los hallazgos que ha tenido YPF en gas” a lo que se sumaron las “obras en Bahía Blanca” que realiza el Gobierno Nacional, para aumentar la provisión energética a futuro.- (Télam) snc-jgm-dcj 20/07/2011 10:24

20/07/2011 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

El cruce Verbitsky-Castro y las diferencias de Leuco y Fontevecchia


El columnista de Página 12 salió al cruce de Castro cuando por radio le atribuyó palabras que no había dicho. Leuco defendió a Nelson pero Fontevecchia, jefe de ambos en Perfil, alabó a Verbitsky.

Ya son conocidas las notas de Castro en el dominical diario Perfil, o por lo menos muchas de ellas en las que el periodista habla de los principales temas de la vida política del país, siempre, sobre la base de fuentes que nunca tienen nombre propio, es decir, las últimamente tan en boga “fuentes fantasmas”. 

Es recordada la frase de Juan Pablo Varsky en su programa de FM Rock&Pop al leer uno de los tantos artículos del doctor: “Nelson, te pido un nombre, uno solo te pido” exclamó el conductor.

Pero esta vez la polémica que desató Castro fue desde los micrófonos de su programa de radio. Nelson Castro le preguntó al jefe del gabinete Aníbal Fernández por su presunto nexo con negocios turbios de la Policía Federal, afirmación que le atribuyó a Verbitsky en una de sus notas en P/12.

Dijo días después Verbitsky en una columna: “Cuando Fernández negó que yo le hubiera formulado tal cargo, Castro le dijo que le mandaría un mail con mis notas. Le agradecería que me lo enviara también a mí, a ver si me entero”. Así el periodista negó los dichos de Castro

Pero eso no fue todo: “Al introducir su pregunta, Castro dijo ‘según plumas que responden al gobierno, como Horacio Verbitsky’” frase que molestó al columnista de Página.

“La degradación de los estándares periodísticos por una motivación política rompe así nuevos límites, pese a las luchas compartidas por la libertad de expresión” le contestó a Castro siempre desde su columna.

A los pocos días Alfredo Leuco, también columnista de Perfíl, salió a atacar a Verbitsky
Dice Leuco en su columna: “Castro le contestó que ésa era su conclusión después de leer varios párrafos de la columna de Verbitsky del 19 de diciembre pero sobre todo el siguiente ‘CFK se enfureció cuando supo que el mayor empeño de sus ministros vinculados con la seguridad en los casos de Ferreyra y de los asesinatos de Villa Soldati era defender la actuación policial, un grave error político que así deriva las culpas hacia la presidente a la que debían proteger’”.

Inmediatamente de citar el párrafo, Leuco inicia la dura critica: “a medida que Verbitsky radicalizó su militancia kirchnerista, fue describiendo la parábola lógica en estos casos. Primero puso la lupa de su investigación más en los rivales de Kirchner y menos en los casos de corrupción que salpicaron al oficialismo. Esa carga de subjetividad nos impacta a todos los periodistas. A algunos en forma moderada y a otros en el estilo sobreactuado de un cruzado. El problema es que Verbitsky después empezó a degradar los estándares periodísticos, para utilizar su propia definición. Por acción u omisión, en varias situaciones evidenció errores informativos, cosa que en su caso se notó más porque durante mucho tiempo hizo del dato puro y duro algo sagrado, como debe ser”.

Lueco hizo referencia al artículo en el que Verbitsky escribió tras los hechos violentos en la estación Constitución, que fue rechazada por el Partido Obrero. Y cerró el articulo sugiriendo que “escribe para la corona” en alusiva sorna al libro “Robo para la Corona” que Verbitsky escribió a principios del menemato.

Lo curioso es que una semana antes de la intromisión de Leuco, una columna del CEO de Perfil, Jorge Fontevecchia, hacía odas para con Verbitsky: “Hay una diferencia entre Página/12 y los diarios oficialistas (…) Verbitsky defiende al kirchnerismo más y mejor (…) cuenta con la autoridad de quien actuó siempre de igual manera”. “Y, obviamente, -agrega- también Horacio Verbitsky marcando época con su libro Robo para la Corona y su trabajo como alma máter en el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS)”.

En tal sentido señala Fontevecchia que “fue en los 90 que ante una persecución judicial de Menem, quien había iniciado más de treinta juicios de él, su familia y sus principales funcionarios, reclamando en suma más de diez millones de dólares a Editorial Perfil, Verbitsky promovió desde el CELS la defensa de esta editorial, del director de Redacción y del director de la revista Noticias –en ese momento, Héctor D’Amico y yo mismo– ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, dependiente de la Organización de Estados Americanos, nexo con los tribunales del Pacto de San José de Costa Rica a los que Argentina adhirió”.

Diario Registrado

04/01/2011 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

El cinismo de la filantropía – por Orlando Barone


02/07/2010

Esta será una crónica vertiginosa. Como la Jabulani que picó detrás de la línea de gol del arco de Alemania, pero que el árbitro no convalidó perjudicando a Inglaterra. Una amiga, al ver en la pantalla la repetición de la jugada, me preguntó sorprendida: “Es que para que sea gol la pelota tiene que tocar la red del arco, ¿no?”. Sí, evidentemente “los argentinos necesitamos pensamiento”, como dijo Mauricio Macri en el acto en que se premió a algunos intelectuales. Sí, pensamiento. Sobre todo lo necesita con urgencia su Policía Metropolitana, para compensar toda la fuerza bruta que tiene.
Dije que esta crónica iba a ser vertiginosa. ¿Cómo qué? Como el sexo. Según los investigadores de la Society Therapy and Research de Estados Unidos, la duración ideal de la cópula, el coito, el apareamiento o lo que fuera es de diez minutos. La conclusión científica fue publicada por el Journal of Sexual Medicine, aunque aún no fue ratificada por Alessandra Rampolla y eso la torna provisoria. Según surge del consenso de cincuenta expertos, se mide el tiempo de la “latencia eyaculatoria intravaginal” (qué feo suena) y no los devaneos preparatorios ni póstumos. Sólo el instante de la incrustación corpórea. Si dura dos minutos -dice el informe- “es demasiado corta”; y si dura hasta treinta minutos, es “demasiado larga”. Aburre.
Como no tengo nada que hacer y gano inmensas fortunas que me pagan trayéndome el dinero a casa en bolsas con un camión de caudales, he logrado calcular lo siguiente: que a un ritmo óptimo de diez encuentros sexuales por mes durante sesenta años de buena salud y sin dejar de estar nunca en pareja, un sujeto o “sujeta”, a razón de diez minutos por vez, sumaría al final de la vida 120 horas de sexo. Tiene razón el poeta Pablo Neruda cuando canta “es tan corto el amor y tan largo el olvido”. Si fuera por el olvido, los opositores políticos y mediáticos se olvidaron ya definitivamente de frecuentar la verdad.
El periodista Hernán Brienza los desnuda y avergüenza en el diario Tiempo Argentino del jueves. Publica lo esencial del contenido de las declaraciones secretas del ex embajador Eduardo Sadous. Que no son más que incomprobables, subjetivas y gaseosas sospechas. Brienza, sagaz y verazmente, comienza con este prólogo: “Sadous se asemeja al célebre personaje de Graham Greene -Jim Wormold- que había logrado tener en vilo a la diplomacia británica haciéndole creer que tenía los mapas de una planta nuclear en la Cuba del dictador Fulgencio Batista. A la postre, esos planos no eran otra cosa que el dibujo de una aspiradora. Algo similar ocurrió con las declaraciones del ex embajador en Venezuela”.
Héctor Caballero, en el citado diario y ampliando el tema, escribía lo que el diario Clarín publicó en su tapa con título catástrofe: “Sadous apuntó a Kirchner y a De Vido”. Y continúa Caballero que tal título “sólo se sostenía en la recreación literaria” de lo que supuestamente el parlanchín había revelado secretamente en el Congreso, y que la versión taquigráfica en poder del diario (y fotografiada en sus páginas) desmiente.
Y sigamos desmintiendo a los grandes medios, ya inmersos en la patología del mentirismo y el golpismo inconscientemente consciente. Es falso lo que decían Clarín, La Nación, Perfil y sus afluentes radiales y televisivos, que “fracasaron los análisis de ADN a los hijos Herrera de Noble”. Ah, no. Los que fracasaron son la bombacha sucia y las medias contaminadas que ellos proveyeron. Pero el Banco Nacional de Datos Genéticos fue un éxito. Porque al reconocer que no pudo conseguir nada de esas presuntas fraudulentas pruebas probó que eran infundios las descalificaciones a su ética de funcionamiento. El Banco Nacional de Datos produjo un dictamen que al menos hasta ahora favorece al grupo que desconfiaba del procedimiento.
Sigamos con el vértigo: ya lo dije, soy millonario. Si sigo así me voy a comprar una mansión en Punta del Este al estilo de los periodistas ricos y famosos. Y, cada vez más, decir verdades opositoras de ésas que hacen temblar a la mentira oficialista.
Ahí está la oposición proponiendo la filantropía verdadera. Sobreactuando su solidaridad y empeñada en otorgar el 82 por ciento móvil a los jubilados. Esta clase de histrionismos de la desfachatez política presume ingenuidad o amnesia en aquellos que con tal de esperar un rescate se aferrarían a quienes los convirtieron en náufragos y que son más especialistas en ahogamientos que en socorro.
A esta corriente de repentina compasión social la consagran paradójicamente quienes se negaban a la estatización de los fondos que saqueaban con celo científico las AFJP. Lo que era inimaginable ahora sucede y puede ser imaginado. A este paso de demagogia opositora le corresponde el descreimiento y la sátira. Imagino un día en que a la colecta de Caritas, le salga una competencia anticristiana que disfrazándose de cristiana promete más alcancías y una colecta superior a la de Caritas. Imagino a Gerardo Morales reclamando el triple de fondos para Milagro Sala y sus militantes, argumentando que los que están recibiendo los bellos pueblos originarios no les alcanza. Imagino a los opositores diciendo que a la Asignación Universal por Hijo hay que agregarle la Asignación Universal por la Mascota del Hijo, con inclusión de cucha y veterinario. O los imagino diciendo que el plan oficial de distribución masiva de computadoras escolares debe ser ampliado con un viaje pago a la planta de Bill Gates y el reparto de celulares de última generación para cada niño. Imagino cualquier “sarasa”, como dicen los jóvenes.
Pero sus máscaras los desenmascaran.
Más a cara descubierta, monseñor Casaretto acaba de decir una verdad de Perogrullo. De ésas como decir que llueve de arriba hacia abajo o que ser bueno es preferible a ser malo. Casaretto dijo que “el matrimonio homosexual no es el principal problema de la Argentina; que antes está la pobreza”. Y sí. Ahora hay quienes quieren quitarle el premio de ciudadana ilustre a Mirtha Legrand. Sería una quita exclusivamente autóctona. Porque ella tiene otras condecoraciones, como la medalla de la Legión de Honor de Francia, país que defiende los Derechos Humanos y que enjuicia a genocidas argentinos. A lo mejor algún francés atento se da cuenta. Si es por darse cuenta ahí nomás, en San Antonio de Padua, increíblemente hay calles que se llaman Clarín, La Nación y La Razón. Por suerte no hay ninguna que se llame Héctor Magnetto. Pero a esta altura del escándalo siniestro de Papel Prensa, esas calles deberían ser desbautizadas.

|| Fuente: REVISTA DEBATE

03/07/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario