America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

¿Intentan “domesticar” a Dilma y a Bachelet? – Diego González


¿Intentan “domesticar” a Dilma y a Bachelet?

A poco de andar, las presidentas de Chile y Brasil enfrentan crisis políticas. Michelle Bachelet tuvo que salir a desmentir que hubiera renunciado mientras desde el congreso brasileño amenazan con un juicio político a Dilma Rousseff. Ante coyunturas políticas distintas, las dos mandatarias disputan por ver quién impone la agenda.

file_20140612102557

Una asumió en marzo del 2014, la otra en enero de este año. Sin embargo, a tan poco de andar, las dos capean temporales.
Michelle Bachelet, en Chile, evaluó necesario salir en una conferencia de prensa ante corresponsales extranjeros para descartar que fuera a dejar la Moneda. Dilma Rousseff, en Brasil, toma medidas, enfrenta movilizaciones y negocia con un congreso opositor que debate un juicio político. El caso de dos presidentas que, recientemente electas, sufren embestidas potentes que llegan incluso a exigir sus renuncias. Sin embargo, en ambos casos, la intención de fondo parece ser domesticarlas y no tanto deponerlas.

Los climas políticos en ambos países son diferentes. En Chile las calles son de los estudiantes, pero las denuncias por “tráfico de influencias” que tocan a la familia presidencial caen mal en las capas medias. Nadie pide golpe, pero hay hastío del sistema político, por izquierda y derecha. En Brasil el mapa es otro. La derecha siente que puede, que perdió por poco en octubre y que Dilma no tiene paz. Se suceden las marchas y son noticia: hay desde mujeres desnudas hasta carteles que en inglés piden abiertamente una intervención militar.

Sin embargo, resulta difícil pensar en la concreción de un golpe, incluso aunque sea desde el congreso. El impeachment al que los sectores duros de la oposición brasileña quieren someter a Rousseff parece tener poco horizonte. No sólo el ex presidente Inácio Lula Da Silva, sino incluso el referente del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el dos veces presidente Fernando Henrique Cardoso, salieron a frenar la iniciativa.

En paralelo, Dilma enfrenta un estancamiento económico sumado a una crisis política por denuncias de corrupción ligadas al destino de fondos de Petrobras. Brasilia reaccionó ante las presiones apurando las investigaciones para el caso de la petrolera estatal. Hay empresarios, senadores, diputados y gobernadores que están siendo investigados por esta causa. En los últimos días el tesorero del PT fue detenido. El hecho golpea fuerte al gobierno que hizo de Petrobras un símbolo del modelo de desarrollo que busca el Brasil.

En lo que respecta a la economía, los números dicen que el 2014 cerró con una expansión del 0,1 por ciento y los pronósticos indican que el 2015 no va a ser sencillo. La economista Rousseff había anunciado en plena campaña cambios para esa área. La designación del ortodoxo Joaquim Levy en el ministerio de Hacienda es una decisión que no festejó la izquierda del PT. Son varios golpes al mismo tiempo y la conjunción de ambos factores deterioran la imagen de la mandataria que ronda los 20 puntos. Rousseff es hoy una presidenta a la defensiva.

En Chile un golpe tampoco parece tener horizonte. En el terreno de la política nadie se atreve siquiera a insinuarlo. La herida de 1973 sigue sangrando y da la sensación de que en este último tiempo asumió nueva forma. En 2013, el año electoral, se cumplieron 40 años del bombardeo a la Moneda. La efeméride sirvió para debatir el pasado y se vivió un giro. Hoy, ser pinochetista es abiertamente piantavotos.

La derecha democrática chilena se encuentra desorientada. Sin liderazgos claros ni mayorías en el congreso está atada de manos. El contundente 62 por ciento que la presidenta consiguió en la segunda vuelta de 2013 le dió fuerza a la socialista para avanzar con una serie de reformas que fueron el eje de campaña y a las que no se atrevió en su primer mandato. Tal vez la reforma educativa y la impositiva hayan sido los dos grandes objetivos logrados hasta ahora. Queda pendiente la Asamblea Constituyente, tal vez la propuesta más estructural de algunos sectores de la Nueva Mayoría de Bachelet, que apunta a modificar una clara marca del pinochetismo y del viejo sistema político que heredó la democracia y que todavía rige el país. De implementarse, la más damnificada sería la derecha que hasta hoy se benefició con el sistema binominal que evita mayorías fuertes que puedan modificar drásticamente el juego.

Sin embargo, a un año de haber asumido, Bachelet tuvo que salir a dar explicaciones. Su hijo, Sebastián Dávalos Bachelet, y su nuera, Natalia Compagnon, son acusados de uso “de información privilegiada” y “tráfico de influencias” por un millonario negocio inmobiliario. Por el escándalo, Dávalos renunció a su cargo al frente de la dirección Sociocultural de la Presidencia. “Es obvio que he estado golpeada por lo que ha pasado. Ha sido duro, como mujer, como madre y como presidente”, dijo Bachelet en una entrevista con el canal estatal TVN. A raíz de este hecho comenzaron los rumores periodísticos sobre su renuncia que, redes mediante, se fueron convirtiendo en una bola de nieve. Acto seguido, su imagen positiva se derrumbó del 60 al 30 por ciento.

En conferencia, Bachelet contraatacó: “Creo que hemos llegado a un periodismo del rumor y hemos llegado a un periodismo un poquito preso de las redes sociales. (…) la gente, imagínese: ‘la Presidenta renunció’, ese es un quiebre institucional. Por si acaso, si alguien tiene dudas, yo no he renunciado y no pienso hacerlo, ni siquiera sé cómo se haría constitucionalmente”, dijo.

Lo cierto es que tanto Rousseff como Bachelet tienen ejemplos muy cercanos con los que compararse para no naufragar. La propia Bachelet en su primer mandato (2006-2010) tuvo que enfrentar desde un comienzo crisis graves. Por un lado los estudiantes secundarios, conocidos como los pingüinos, que empezaban a tomar las calles y no encontraban respuestas en el Palacio de la Moneda. Por el otro, una reforma del transporte público en Santiago de Chile cuya implementación fue caótica. En aquel momento, su imagen se desplomó. Sin embargo, dejó el poder fuerte, se fue a la ONU Mujer y cuatro años después era la candidata indiscutible de su espacio con altísimos niveles de aceptación.

Lula da Silva capeó una crisis grave en 2005 con el caso del «mensalão», una supuesta red de sobornos repartidos en el congreso para ganar favores políticos por parte del ejecutivo. El gobierno pagó un costo elevado por el escándalo. Sin embargo, en 2010 Lula tuvo margen de sobra para imponer a su sucesora en la interna del PT.

Las crisis políticas actuales exponen debilidades y fuerzan a los gobiernos a negociar agenda con los factores de presión. Existen en este juego sectores radicales que pretenden ir por todo y no titubean ante la posibilidad del golpe, aunque da la sensación de que la búsqueda es principalmente por domesticar y condicionar a los nuevos gobiernos. Cualquier similitud con la política argentina no es pura coincidencia.

TELAM

22/04/2015 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario

Las ‘bases’ en Colombia son estratégicas para EEUU


La Onda

Adital –

Moniz Bandeira

El cientista político e historiador, al ser entrevistado por La ONDA digital por las recientes declaraciones del Presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, negando que su gobierno quiera instalar bases militares en Colombia, el analista brasileño afirma que en realidad “esto es engañoso” porque “las bases quedan nominalmente bajo el control de las Fuerzas Armadas colombianas, pero los militares americanos las manejan de hecho y pueden usarlas como quieran”.

-¿Se puede pensar que el nuevo despliegue de las Bases norteamericanas en Colombia, el golpe en Honduras, entre otros hechos de las últimas semanas, pretende ser una repuesta militar integral, económica y política de Estados Unidos a Sudamérica ante el surgimiento de gobiernos progresistas?

– No creo que ese despliegue de las bases militares de Estados Unidos en Colombia, sea a causa del surgimiento de gobiernos progresistas. Estos no amenazan la seguridad de los Estados Unidos. Venezuela sigue suministrando cerca de 15% del petróleo diario consumido en los Estados Unidos. Eso es lo que importa.
El objetivo del despliegue de las bases en Colombia es estratégico y se conjuga con la restauración de la IV Flota en el Atlántico Sur. Eso permite a los Estados Unidos ampliar su presencia en la región  y asegurar el control de sus recursos naturales, como, por ejemplo,  el agua y el petróleo. América del Sur queda así cercada y, consecuentemente el Brasil, cuya capacidad militar – como ha señalado el profesor argentino Juan Gabriel Tokatlian -, los Estados Unidos tratan de restringir, buscando proyectar su poder en la Amazonía.

– Se argumenta por parte de quienes promueven las Bases militares que Colombia tiene que tener en cuenta la relación de Venezuela con Rusia, Irán y la relación activa del gobierno del presidente Chávez con la FARC.  ¿En su opinión esto justifica la instalación de las 8 Bases de Estados Unidos en Colombia?

– No es cierto. Todo eso es un pretexto para que los Estados Unidos demarquen militarmente a América del Sur como su espacio geopolítico, frustrando el desarrollo de la Unasur y del Consejo de Defensa de la América del Sur e impidiendo que Brasil y los demás países afirmen su propia identidad. Esas iniciativas no interesan a los Estados Unidos, no les convienen, mucho menos cuando hay un proyecto para la integración de las industrias bélicas de Brasil, Argentina y Venezuela. Eso afectará su mercado de armamentos, puesto que los Estados Unidos destinan 50% de sus gastos a la investigación y desarrollo de la industria bélica y su cadena productiva, sustentadas con las encomiendas del Pentágono, que constituyen una forma de subsidios.

– Se dice que los nuevos movimientos del gobierno norteamericano tiene como verdadero objetivo el control del Pacifico, especialmente los hidrocarburos y el creciente comercio entre China y la región sudamericana, en particular con Brasil y Venezuela. ¿Comparte esta apreciación?

– Puede ser. Hay muchos objetivos involucrados. Pero es importante señalar que  la instalación y ampliación de las Bases militares en Colombia, avanzando sobre la Amazonia, sucede al despliegue de la IV Flota en el Atlántico Sur, al margen de las fronteras marítimas de Brasil, donde Petrobras ha descubierto enormes reservas de petróleo en aguas profundas, entre los Estados de Espíritu Santo y Santa Catarina.

– Si se tiene en cuenta el mensaje de Obama en la V Cumbre de las Américas frente a la mayoría de los presidentes Sudamericanos y de Centro América  de “una nueva era”, ¿está el presidente demócrata, condicionado por la herencia de la guerra preventiva de Bush?

– El Presidente Barack Obama no tiene el control de la máquina gubernamental y encuentra fuerte resistencia, incluso dentro del Departamento de Estado. Mantiene muchos de los hombres que trabajaron para el presidente George W. Bush, entre ellos, Robert Gates, secretario de Defensa. El embajador de Estados Unidos en Tegucigalpa es un cubano-americano, Higo Llorens, vinculado a Roger Noriega y Otto Reich, que fueron secretarios de Estado Asistentes en la administración del presidente George W. Bush. Otto J. Reich fue quién respaldó al frustrado golpe militar-empresarial contra el gobierno del presidente Hugo Chávez, en 2002. Y se sabe que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, tiene como asesor a una figura siniestra, John Negroponte, que sirvió al gobierno del presidente Ronald Reagan como  embajador en Tegucigalpa (1981- 1985) , donde orientó la creación la base de El Acuate, para que la CIA pudiera entrenar a los Contra, de Nicaragua, que asesinaron no sólo a los presuntos simpatizantes o militantes sandinistas, sino también a campesinos en Honduras. Y hay noticias de que, desde el Departamento de Estado, él ha respaldado al embajador Hugo Llorens para que articulara con las fuerzas políticas de la oposición y el Ejército el derrumbe del gobierno del presidente Manuel Zelaya.

– ¿Usted cree que Obama está interesado en este enfoque militar del problema del narcotráfico o tiene otra alternativa?

– El Presidente Barack Obama ha negado la intención de implantar bases militares en Colombia. Pero esto es engañoso. Las bases quedan nominalmente bajo el control de las Fuerzas Armadas colombianas, pero los militares americanos las manejan de hecho y pueden usarlas como quieran.
Así los Estados Unidos pueden negar que las bases sean suyas. Además, y a pesar de que el combate al narcotráfico sea presentado como un objetivo de esas Bases, hay un acuerdo operativo estableciendo explícitamente que su uso “no está prohibido para otros tipos de organizaciones” del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.  El enfoque en el problema del narcotráfico es más un pretexto, una justificativa. No parece que sea fundamental en la estrategia de Estados Unidos. Su objetivo es mucho más amplio, tanto que no se restringe a América Latina y al Caribe, bajo la jurisdicción del USSOUTHCOM (Comando Sur), comandado  General Douglas Fraser. Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, la fuerza militar de Estados Unidos no tiene como misión principal la defensa de sus fronteras nacionales, sino la ofensiva, consolidar su imperio, con una cadena de casi 1.000 bases, inclusive secretas, extendida por los más diversos países, proyectando su poder sobre todos los continentes, en los cuales instaló comandos militares, cinco con responsabilidad geográfica. Los generales son, en realidad, pro-cónsules del Imperio Americano. Y el Presidente Obama no tiene condiciones de cambiar esa estructura de poder. Hay poderosos intereses económicos y políticos involucrados.

– En caso de concretarse la instalación de estas Bases ¿se pondría el peligro la paz continental  y obligaría a los países vecinos de Colombia a aumentar su armamentismo?

– Colombia es solamente el Caballo de Troya de Estados Unidos. No creo que Colombia vaya ahora a atacar a ningún país, ni siquiera a Venezuela. Colombia está aislada y “presa” de Venezuela por un vínculo de interdependencia.  Sus exportaciones de manufacturas y productos agrícolas tienen su principal mercado en Venezuela, de la que depende también del suministro  de gas natural. Sin embargo, aunque la amenaza parezca remota, Brasil tiene que armarse. Y hace muchos años la principal hipótesis de guerra en los estudios del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas brasileñas es la guerra contra una potencia tecnológicamente superior en la Amazonía. Ejercicios militares, para entrenamiento, son realizadas todos los años en esa región.

– ¿La reciente gira muda de Uribe fue positiva para los intereses del gobierno colombiano?

– No, la visita del presidente Álvaro Uribe a algunos países de América del Sur no logró ningún resultado. Todos los presidentes con los cuales habló se manifestaron contra la instalación de bases de Estados Unidos, pero entienden que es una decisión soberana de Colombia.

– ¿Son Venezuela, Ecuador y Bolivia una amenaza real para la realidad geopolítica de Sudamérica y de Estados Unidos?

– ¿Esos países qué amenaza pueden representar para Sudamérica o Estados Unidos? No son ninguna potencia, no tienen industria desarrollada, dependen de importaciones de armamentos y de piezas de reposición y carecen incluso de seguridad alimentar.  Pensar o decir que esos países puedan representar cualquier amenaza es tontería, ignorancia o lo hacen con objetivo político, de propaganda, para asustar y justificar la instalación de bases de tropas de Estados Unidos en Colombia y Perú. El único país que puede constituir una amenaza es Estados Unidos, porque es una potencia y necesita de recursos naturales.

– ¿Militarmente Brasil está en condiciones de hacer frente a este nuevo desafió geopolítico teniendo en cuenta que comparte 16 mil kilómetros de frontera con Colombia Perú y Ecuador?

– Hace muchos años las Fuerzas Armadas brasileñas consideran la hipótesis de guerra en la Amazonía contra una potencia tecnológicamente superior y por eso entrenan a las tropas en la lucha de guerrillas, en la selva. Pero esta amenaza es aún remota e incluso para una potencia tecnológicamente superior es difícil combatir y ocupar una región como la Amazonia.

– ¿Qué papel puede tener el Consejo de Defensa de la Unión de Naciones Sudamericanas?

– El Consejo Sudamericano de Defensa está aun en proceso de constitución y, con la instalación y ampliación de las bases en Colombia el gobierno de Washington, está también tratando de impedir su consolidación, tanto que el Presidente Álvaro Uribe no participará de la próxima reunión. Uribe está transformando a Colombia en un protectorado de los Estados Unidos de América.

– En este contexto ¿qué apreciación le merece la incidencia de la crisis económica mundial en la realidad  brasileña?

– Todos los países están sufriendo la crisis porque la economía mundial es un todo. El sistema capitalista envuelve a todos los países, tanto a las potencia industriales cuanto a los países en desarrollo o atrasados, agrícolas. Pero la situación de Brasil es mejor porque su economía fue mejor administrada, sus bancos están sólidos,  su producción no depende tanto de las exportaciones, solamente cerca de 13%, pues tiene un amplio mercado interno y además su comercio exterior no está volcado hacia los Estados Unidos, donde está el epicentro de la crisis. Brasil, a pesar de la crisis crece al rededor 1% este año, mientras México, cuya economía fue estrechamente acoplada a la de Estados Unidos, con el NAFTA, sufre una caída de 5%.

– Se argumenta últimamente que los mecanismos de integración como el Mercosur están en crisis, y no dan satisfacción a las necedades comerciales de sus integrantes. ¿Puede estar en peligro la existencia del Mercosur?

– La constitución del Mercosur, con el Tratado de Asunción, aun no ha completado 20 años. Y no puede hacer milagros. Problemas hay, como en todo proceso de integración, como ocurrió y aun ocurre en Europa. Y gran parte de los problemas es generada por los socios menores, como Paraguay, que hasta hoy no eliminó la bi-tributación. Pero es necesario recordar que fueron Uruguay y Paraguay que insistieron en adherir al proceso de integración Brasil-Argentina, que era bilateral. Como son países predominantemente importadores, el arancel externo común tuvo que ser bajado y la mayor parte de los agujeros en la unión aduanera quedaron en estudio. Sin embargo, si los mecanismos del Mercosur no dan para la satisfacción a las necesidades comerciales de esos países, peor será para ellos si salen del Mercosur.
La mayor parte de las exportaciones de Uruguay hoy se destinan a Brasil. En segundo lugar, está el Mercosur como un todo. Aisladamente, con una población de 3,3 millones de habitantes, Uruguay no tiene condiciones de competir en el mundo, no tiene mercado para atraer inversiones, una economía de escala, que permita organizar la producción de modo a alcanzar la máxima utilización de los factores productivos y bajar los costos de los bienes y servicios. Uruguay y también Paraguay sólo son viables integrados con Brasil y Argentina, constituyendo un mercado con más de 250 millones de habitantes. Sin estar unidos al Brasil y a la Argentina, Uruguay  y Paraguay, los países pequeños de América del Sur, no tienen condiciones de obtener mejor inserción en el mercado mundial, en el siglo XXI, donde van a predominar los grandes espacios económicos como China, Estados Unidos, Unión Europea, Rusia, India y Brasil.  Ellos sólo serán viables si (permanecen) unidos a Brasil y Argentina, integrando un gran espacio económico y geopolítico, del cual el Mercosur , a pesar de todas las dificultades, de todas las contradicciones, es el punto de partida para la integración de toda o por lo menos de una parte de la América del Sur.

– El candidato del Partido Colorado Pedro Bordaberry en diálogo con LA NACIÓN de Buenos Aires dijo que a expensas de una “izquierda carnívora” que hay en Sudamérica, Brasil sacaba sus beneficios y ventajas con Washington”. El doctor Luis Alberto Lacalle ha dicho cosas similares.   ¿Qué opinión le merecen las opiniones de  Bordaberry y Lacalle?

– Pedro Bordaberry, hijo del dictador que fue una marioneta, un testaferro de los militares, es un ignorante. Son apreciaciones  llamativamente ingenuas, tanto la de Bordaberry como de Luís Alberto Lacalle, el candidato del Partido Blanco, pretender comparar el Uruguay con Brasil y pretender que pueda tener un rol internacional, buscar una inserción internacional propia, fuera de su realidad geopolítica. Uruguay es un lindo país, su pueblo es admirable y la fuerza de trabajo es de buen nivel, bien educada. Tiene que desarrollarse. Pero lo que dicen Bordaberry y Lacalle es ridículo. Demuestran ignorancia. Es necesario ser realista, sin ilusiones. Uruguay es un pequeño Estado, muy chico, con 3,5 millones de habitantes, en la Cuenca del Plata. No tiene expresión económica y/o política. Aisladamente, poco o nada puede ofrecer a los Estados Unidos. ¿Carne, arroz, cereales, soja?. Los Estados Unidos tienen su propia producción o pueden importar de cualquier otro país, como Brasil y Argentina. ¿Mercado?.  Su mercado es diminuto, insignificante para las grandes inversiones de capital.  Pero, Brasil, aisladamente, sin los otros socios del Mercosur,  ya es un mercado común, que integra 26 Estados, dentro de un territorio de 8,5 millones de kilómetros cuadrados, con recursos minerales y energéticos, y una población de cerca de 200 millones de habitantes, con seguridad alimentar. Además es una potencia industrial, la mayor del hemisferio sur, y un grande exportador de commodities. ¿Qué beneficios ventajas Brasil ha sacado de sus buenas relaciones con Washington? Los beneficios y ventajas que ha sacado de sus relaciones con Washington son los mismos que Washington ha sacado de sus buenas relaciones con Brasil.
En realidad, Brasil es el país que más interesa económica y políticamente a los Estados Unidos en la América del Sur. Ambos países son las dos mayores masas geográficas, demográficas y, a pesar de la asimetría, económicas del Hemisferio. Tienen necesariamente que mantener buenos relaciones, que son de interés recíproco, en medio de muchas discrepancias, tanto económicas cuanto políticas, que sólo pueden ignorar hombres desinformados, como Bordaberry y Lacalle, que nada saben de lo que pasa en la escena exterior.  Hacen demagogia,  que desmerece el nivel cultural del pueblo uruguayo.

Más sobre el autor: “EE.UU. tiene también un interés económico

14/08/2009 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Argentina: El salto obligado de la seguridad energética nacional: Enarsa-YPF


23-03-2009

bernal1

Federico Bernal

La reciente ocurrencia de dos hechos significativos para el país en materia energética constituyen la ratificación de un giro en relación con la política hidrocarburífera de los ’90, pero que además tiene la virtud de dejar al descubierto fuertes contradicciones del gobierno entre los planos local, regional e internacional en esta materia. Un giro proporcional al nivel de censura y rechazo que dichos acontecimientos despiertan en la izquierda, el centro y la derecha del neoliberalismo argentino. Los dos sucesos a destacar son: 1) la suscripción de los convenios de asociación estratégica entre Enarsa y las rusas Rosneft (estatal) y Lukoil (privada), 11ª y 12ª productoras y propietarias de petróleo del mundo, respectivamente; y 2) el reingreso del Estado nacional al mar argentino a través de Enarsa.
Desde la segunda presidencia de Yrigoyen que no se avanzaba con Rusia en un acuerdo tan ambicioso desde el punto de vista energético. Aquella vez para sortear los monopolios de la comercialización de productos agropecuarios y paralelamente acompañar la cruzada de Mosconi destinada a controlar los precios internos de los combustibles. Hoy día para eludir la ineficiencia y el desinterés de las operadoras privadas (más Petrobras) en materia de reposición de reservas de petróleo y gas natural, aunque también para remediar la paupérrima política exploratoria y de producción de Repsol-YPF (inalterable a pesar del ingreso de Eskenazi). Asimismo, los acuerdos suscriptos con Rusia contribuirán formidablemente a la recuperación y consolidación energética del país, ridiculizando aún más los estrafalarios anuncios de las petroleras que continúan atentando contra la paciencia y la inteligencia de la sociedad argentina. Cabe citar al respecto, las divulgadas intenciones de Repsol-YPF y Petrobras de explorar y eventualmente explotar de forma conjunta la zona marítima comprendida entre el paralelo 30º al sur de Porto Alegre y el paralelo 60º al sur de Tierra del Fuego. ¿Pretende Eskenazi desconocer los derechos de las operadoras privadas y del Estado nacional a lo largo de dicha extensión, la cual carece además de continuidad geológica? ¿Tal es la desesperación generada por el descenso productivo de todos los pozos de Repsol YPF en el país que el empresario argentino comete tamaña torpeza?
Si bien resta mucho por hacer, Enarsa camina en sentido inverso al ridículo y a la inactividad de Repsol YPF, recuperando la eficiencia y el protagonismo exploratorio que históricamente tuvo la acción estatal por encima de la privada. En efecto, casi treinta años después de que la Plataforma Enrique Mosconi concluyera sus operaciones en el mar argentino (y con ella YPF Sociedad del Estado), la puesta en actividad del área E-2 propiedad de Enarsa reinaugurará la presencia del Estado en el offshore. La acertada decisión de recrear una empresa nacional de energía y la de aumentar gradual y sutilmente su participación en el sector rinden sus frutos. En la ceremonia de iniciación de la E-2 la Presidenta de la Nación tendrá el honor de lucir sobre su cabeza un casco de la empresa energética de todos los argentinos, excluida de su propio mar durante tres décadas. Un acontecimiento trascendental en lo político pero también en lo técnico, dado el fracaso del pozo Aurora de Repsol YPF. Además del área E-2, las expectativas están puestas ahora en las E-1 y E-3, también propiedad de Enarsa, y cuya participación promedio del 35% permite incrementar la del Estado a un 60% aproximadamente. Una vez licitado, el resto del offshore entregará al Estado una participación del 70-75 por ciento.
Pero como se señaló al comienzo, las acertadas decisiones en política hidrocarburífera regional (Venezuela y Ecuador) e internacional (Rusia), se contradicen con la continuidad de ciertas políticas en el plano interno, incompatibles a su vez con un modelo de reindustrialización y justicia social. Si la seguridad energética argentina se refuerza con las alianzas citadas, ganando en grados de soberanía al dotarla de mayor presencia estatal, mantener dichas incoherencias seis años después de asumido el kirchnerismo constituye un grave error.
Ya es hora de que la seguridad energética nacional se independice del humor de la realeza española, de un cúmulo de atemorizados accionistas privados y de un puñado de ex gerentes de la PDVSA antidemocrática (expulsados por Chávez durante los golpes petroleros de 2002-2003 pero luego contratados por Repsol YPF en la Argentina). La intensificación de la crisis internacional, la tremenda recesión en España y la negativa de Repsol YPF de priorizar el interés argentino por sobre el de sus accionistas, hacen inevitable la re-estatización de YPF en el 2009 y su absorción por Enarsa. Sólo así habrán de superarse las contradicciones que al día de hoy mantienen en vilo a la seguridad energética de la Nación.

Federico Bernal
Director del Centro Latinoamericano de Investigaciones Científicas y Técnicas (Clicet)

El Argentino.com

24/03/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , | Deja un comentario