America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

“Grupos políticos minoritarios apelan a la violencia para asegurarse visibilidad”


Télam – Garré: "Grupos políticos minoritarios apelan a la violencia para asegurarse visibilidad".

03/04/2012 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

A la izquierda de qué… y de quién – Eduardo Anguita


Año 3. Edición número 136. Domingo 26 de diciembre de 2010


eanguita@miradasalsur.com

Abrir un debate sobre dónde se posicionan personas y grupos políticos ante cada momento de la historia requiere, en primer lugar, disposición a escuchar ideas, a intercambiar conceptos que suelen ser diferentes. Abrirse a la diversidad es una condición para tratar de alimentar ese espacio de la cultura política. Ubicarse a la izquierda significa, inevitablemente, no sólo escuchar opiniones sino sentirse sujeto, ser parte de un entramado de intereses en pugna. Aunque más no sea, mirar desde el lugar de los que son realmente despojados de los beneficios del sistema capitalista. Entonces, un primer tema a despejar es que ser de izquierda implica mucho compromiso intelectual para entender un sistema injusto y, al mismo tiempo, una vocación para entender cómo se dan las transformaciones sociales que permiten ganar terreno a los postergados.
Una gran paradoja es que ser de izquierda es algo abstracto. Incluye desde el que tiene una pose antisistema hasta el dueño de una empresa que se sensibiliza por temas como la vivienda, los derechos humanos. Y en el medio de eso están el delegado de base de un taller, el maestro de escuela rural y el militante político que está en un grupo cristiano o de raíz marxista. Ser de izquierda es, además, un grave problema para quienes desde hace tres décadas vieron implotar a la Urss y crecer al Partido Comunista chino hacia el capitalismo globalizado.
Por eso, quienes transcurrimos alguna militancia concreta en organizaciones o partidos -que se consideran de izquierda- solemos tener necesidad de hacer análisis concreto de historias concretas.
Mi militancia en el PRT ERP me permite tener un sentido de pertenencia colectivo. Mi subjetividad hacia quienes compartimos esa historia es de completa identidad, de hermandad. Por los sueños compartidos, por los compañeros caídos, por las enseñanzas de haber estado dispuestos a desafiar al sistema sin reparar en los riesgos o los costos que esas luchas significaron. Sin embargo, no sólo mi subjetividad está atravesada por esa historia. El registro político de aquella historia me dejó muchas preguntas algunas de las cuales me permiten reivindicar la construcción política revolucionaria y otras, muchas otras, me llevaron a ser muy crítico de las posiciones defendidas en aquellos años. En concreto, el PRT -a criterio de quien escribe estas líneas- tuvo una posición antiperonista que no ayudó en absoluto a fraguar la posibilidad de construir un frente de liberación tal cual se proclamaba. El frentismo no podía convocarse desde fuera del peronismo. En todo caso, era preciso entender que las historias de lucha obreras desde 1945 en adelante tuvieron como sujeto principal al peronismo y, en consecuencia, estar a la izquierda del peronismo revolucionario involucraba un costo excesivo. Es decir, desde una organización joven y sin una amplia base social, se podían advertir muchas limitaciones propias del movimiento popular, pero uno podía quedar relativamente al margen de ese proceso popular. El PRT pagó caro su distanciamiento y confrontación con Perón. Podrá decirse que un proceso análogo vivieron las organizaciones revolucionarias del peronismo. Y así fue. Desde otros lugares relativamente diferentes, Montoneros y otros grupos entraron en una espiral de conflicto con Perón que los terminó marginando.
Pese a las derrotas, pese al genocidio, por algún motivo, los sobrevivientes de aquella generación revolucionaria, volvió a estar en la escena principal de la política argentina. Y sin siquiera un debate ordenado, sin la elaboración de muchos documentos teóricos, un colectivo poco orgánico y bastante intangible está hoy en funciones públicas, en la dirigencia sindical, en la cátedra universitaria, en los medios de comunicación y hasta en lugares claves de decisión política. Néstor y Cristina Kirchner no sólo fueron parte de aquella militancia sino que actuaron estos años con la capacidad de articulación experimentada en aquellos años. Ellos expresaron y expresan a quienes fueron militantes en aquellos días y también a los jóvenes que hoy quieren nutrirse de aquella experiencia.
Cristina Kirchner, como presidenta, tiene el discurso que identifica y alienta a los familiares de los desaparecidos y también estimula a quienes, desde la base, se plantean militar por los derechos de hoy y no sólo por la memoria. El sentimiento generalizado en este proceso de transformaciones es que no hay lugar para una lucha frontal contra el sistema. Pero hay muchos sectores que declaman posiciones que podrían decirse a la izquierda del kirchnerismo. Lejos de ser criminalizados esos sectores, tienen espacio legal para expresarse y construir sus espacios. Y cuando sucede un crimen, como el del militante del PO Mariano Ferreyra, es la misma Presidenta la que monitorea el tema y recibe a sus familiares.
Hay otra izquierda, menos militante en la práctica, pero con más despliegue mediático: la que encarna Proyecto Sur, liderado por Pino Solanas. Suelen mezclar argumentos sensibles a cualquier militante popular -como los ferrocarriles, el petróleo o la minería- con discursos efectistas para provocar bronca contra el gobierno. Se montan en peleas que les permite ganar espacio en la prensa del establishment y con eso intentan abrir su base social. Una mezcla de ingenuidad y oportunismo. Nada grave en medio de un proceso de cambio donde las personas y los grupos políticos no funcionan como piezas de relojería sino como sujetos en plena acción.
El gran tema es que detrás de los grupos y las ideas hay personas de carne y hueso. Con historias y trayectorias tan concretas como sus vidas. Si el kirchnerismo se ganó el lugar del protagonismo en el cambio es -a criterio de este humilde cronista y el de muchísimos otros miles de ex militantes de aquellos años de lucha- porque puede avalar con compromiso cada paso que da. Es la fuerza de la historia. Es, también, la capacidad de aprendizaje de cada uno de los sujetos de este cambio.

Miradas al Sur

27/12/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , | 3 comentarios

Operativo “escandalización” del Presupuesto, parte II



Miente, miente, que algo quedará

Publicado el 19 de Noviembre de 2010

Clarín y La Nación informaron que el oficialismo frenó la investigación por las supuestas “coimas”. Pero sus mismas crónicas explicaron que fue la Comisión de Asuntos Constitucionales la que desechó las denuncias por “ambiguas y sin pruebas”.

Curiosa (por no decir mendaz, parcial y engañosa). Así podría calificarse a la edición que tanto Clarín como La Nación realizaron ayer sobre la reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales que el miércoles intentaba revelar la verdad sobre las supuestas “presiones” a las diputadas Cinthia Hotton (Valores por mi País) y Elsa Álvarez (UCR) para que votaran a favor del presupuesto.
Según las crónicas, por lo menos 19 de los 35 diputados que integran la comisión tenían decidido desestimar las denuncias por falta de pruebas, argumentando además que las supuestas “presiones” no constituyeron delito. “En efecto –explicó La Nación– el oficialismo junto a Proyecto Sur, GEN, PRO y el Partido Socialista entendieron que de los relatos de las diputadas no surgieron elementos contundentes que ameritaran una investigación.”
Horas antes –consignaron las notas– las diputadas Elisa Carrió, Hotton y Álvarez habían realizado sus declaraciones, sin aportar pruebas sobre sus denuncias. Hotton presentó un escrito en que, si bien en ningún momento habló de ofertas de dinero u otros bienes económicos, sí mencionó el nombre de la diputada del FPV Patricia Fadel, quien (y esto dicho por La Nación) fue capaz de defenderse “airadamente”.
Clarín, mientras tanto, relató que “Álvarez reveló que recibió cuatro llamados de oficialistas. Uno de alguien que se presentó como ‘secretario privado de De Vido’ para comunicarla con el ministro de Planificación, a lo que la diputada se negó. Otros dos de José Granero, titular de la Secretaría de Lucha contra el Narcotráfico, a quien dijo conocer por ser de la misma provincia. ‘¿Te causaría mucho perjuicio retirarte a la hora de la votación?’ dijo que le preguntó. También aseguró que la llamó Nelson Gleadell, intendente kirchnerista de su localidad, diciéndole que ‘pueden caerse’ obras para ese distrito. ‘No hubo ofrecimiento de ningún tipo, pero por la insistencia sentí una grave perturbación de mi ánimo’, concluyó Álvarez.” “No hablé con ningún diputado –citó La Nación al ministro de Planificación Federal–, y si hablara les diría que aprueben el Presupuesto, porque el país lo necesita para seguir creciendo, tal como ha venido ocurriendo desde 2003 hasta ahora.”
La investigación continuará de todas formas en la justicia, ya que la jueza María Servini de Cubría citó a ambas diputadas para determinar si hubo algún tipo de delito. “En el juzgado consideran que no están colaborando, y advierten que el límite entre un delito y las prácticas institucionalizadas es muy fino”, reveló ayer Tiempo Argentino.
Frente a este panorama, resulta sorprendente que Clarín y La Nación informaran que el oficialismo frenó la investigación por las denuncias de presiones, una interpretación para la que ninguno de los dos diarios pudo aportar a lo largo de sus coberturas un solo argumento.  

LA TROMPADA. “Trompada peronista cerró debate.” Ámbito Financiero relató con pelos y señales la cronología de la reunión en que la peronista disidente Graciela Camaño, jefa de la Comisión de Asuntos Constitucionales, “pretendía diferir 24 horas la firma de los dictámenes de la comisión por las denuncias de Álvarez, Hotton y Carrió sobre presuntas presiones, favores y sobornos para facilitar la aprobación del Presupuesto en la sesión de la semana pasada. En ese momento, Kunkel comenzó a leer a los gritos el artículo 110 del reglamento de la Cámara, donde se determina que los dictámenes deben ser firmados mientras sesiona la comisión: ‘Los despachos de comisión sólo podrán ser firmados, en la sala respectiva, por los miembros asistentes a la reunión en que hayan sido aprobados; o a la mayor parte de las reuniones en que se los haya considerado, cuando estas fuesen más de dos’.”  “Mientras Kunkel subía la voz en la lectura del articulado, Camaño abandonó la silla y se plantó a la derecha de la silla del secretario general de la Presidencia”, continuó la nota. “‘La presidente de la Comisión soy yo y usted me debe respetar, diputado’, fue la exigencia de Camaño. Kunkel seguía leyendo mientras la diputada le movía la silla. Pero hubo una frase de Kunkel que tácitamente aludió a Barrionuevo. ‘Si diferimos estas denuncias 24 horas, va a pasar como en Catamarca, donde quemaron las urnas’, en referencia a la interna del PJ que tuvo como protagonista en más de una ocasión al esposo de Camaño. ‘Engendro, pedazo de imbécil’, le dijo Camaño a Kunkel, quien, sin mirarla ni alterarse, le respondió: ‘Como tu marido, que dijo que había que dejar de robar por dos años, pero siguió robando’.” Fue cuando la diputada reaccionó con un violento golpe, levantó la reunión y sólo se presentó el dictamen de rechazo a las denuncias del Frente para la Victoria”, concluyó Ámbito.
Con un relato similar, Página/12 habló de un “Manotazo de ahogado”, explicando que “en medio de la puja por evitar que así se archive el caso, Graciela Camaño golpeó al diputado Kunkel”. Varios medios reprodujeron el comunicado del Frente para la Victoria, donde se señaló que “es evidente que esto obedece a la desesperación de un sector político que, en la impotencia de no poder imponer sus puntos de vista, apela al escándalo de las falsas denuncias y hasta la violencia fascista, cuando no logra contar con las mayorías necesarias”.  Tanto La Nación como Clarín y El Cronista intentaron justificar la violencia de Camaño. “Kunkel la agredió verbalmente y Camaño le dio una cachetada”, tituló El Cronista, mientras que La Nación habló de “La alusión a Barrionuevo que desató la furia de Camaño”. Clarín planteó el tema como un resultado de “Vivir en la crispación” siguiendo la línea argumental de los diarios del establishment: la trompada, en realidad, se debió al “clima de confrontación” que promueve el gobierno, un razonamiento tan burdo que no merece ni siquiera una digresión. Para el caso, lo mismo podrían haber dicho que hay que dejar de pegar por dos años. <

 

Tiempo Argentino

20/11/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – El Grupo A busca acorralar al Gobierno


LA OPOSICION LE DIO MEDIA SANCION AL PROYECTO PARA LIMITAR LA FACULTAD DE REASIGNAR PARTIDAS

Los radicales, el PJ disidente y Proyecto Sur, entre otros, consiguieron la media sanción para limitar la facultad del jefe de Gabinete de reasignar partidas presupuestarias. El resultado final fue 136 a 90.

Por Sebastián Premici

El conglomerado opositor logró una media victoria sobre el oficialismo. El famoso Grupo A –UCR, PJ disidente, Coalición Cívica, PRO, Proyecto Sur, PS, entre otros– consiguió la media sanción para limitar la facultad del jefe de Gabinete de reasignar partidas presupuestarias, los famosos superpoderes. El resultado fue 136 votos para la oposición contra 90 del oficialismo, que recibió el apoyo de Nuevo Encuentro, el partido liderado por Martín Sabbatella. La iniciativa que ahora deberá volver a la Cámara alta propone que toda readecuación presupuestaria pase por el Congreso. Además, todos los excedentes, ya sea por recaudación fiscal o superávit de cualquier organismo del Estado, como la Anses, el BCRA o el Banco Nación, deberán ser fijados por el Parlamento. Para el oficialismo, esto es una forma de entorpecer la gestión de gobierno.

“La movilidad de recursos hace a la gestión diaria de un gobierno. Si cada vez que tengamos que mover una partida deberemos consultar al Congreso, podremos quedar presos de un Parlamento opositor. De esto saben los legisladores que alguna vez ocuparon un cargo ejecutivo en sus provincias. El límite del 5 por ciento que proponíamos en nuestra iniciativa era una medida prudente”, afirmó Agustín Rossi durante el debate.

El año pasado, el FpV logró la media sanción en el Senado de un proyecto para limitar el uso de los superpoderes al cinco por ciento del total de recursos del Presupuesto. Fue una iniciativa presentada en medio de las negociaciones por la prórroga de las facultades delegadas –que este año deberán ser debatidas antes del próximo 24 de agosto–. Si bien el oficialismo había conseguido la media sanción –por 38 votos a favor contra 24–, todo quedó frenado en Diputados, ya que la oposición no tuvo intenciones de tratar ese proyecto.

Ayer el Grupo A pudo zanjar, momentáneamente, sus diferencias y aprobar su iniciativa. Antes de comenzar la sesión, el “lilito” Adrián Peréz negoció con Claudio Lozano algunos cambios en el dictamen de la oposición, para conseguir el voto de la centroizquierda, que había presentado un dictamen en minoría durante el debate en la Comisión de Presupuesto.

Las negociaciones duraron poco. El representante de la Coalición Cívica aceptó modificar su iniciativa e incluir además del control de los recursos excedentes por recaudación tributaria, todos los excedentes que surjan de los organismos del Estado. “Este año el Ejecutivo tendrá 40.000 millones más. Nosotros vamos a decir cómo deben utilizarse”, aseveró Pérez. De las negociaciones entre el lilito y Lozano también se eliminó un artículo relacionado con la ley de responsabilidad fiscal. “Si bien el Ejecutivo utilizó en los últimos seis años menos del 5 por ciento de readecuación presupuestaria, hubo 148.000 millones de excedentes que no tuvieron control. La expansión de los subsidios pasaron por esta vía”, argumentó Lozano, integrante de Proyecto Sur, liderado por Pino Solanas.

No toda la llamada centroizquierda votó en bloque. El partido Nuevo Encuentro acompañó el proyecto que ya tenía media sanción.

“No se le puede impedir a un gobierno que fije a través de un DNU, que es una facultad constitucional, el destino de los fondos excedentes. En este sentido, sí coincidimos en controlar esos fondos a través de la ley que regula el uso de los DNU”, afirmó Sabbatella a Página/12. Por otro lado, Nuevo Encuentro propuso que no se modificaran las partidas “sociales”.

Uno de los discursos más duros fue el del radical Oscar Aguad. Según su visión, los llamados “superpoderes” son la explicación de “la falta de inversiones en el país”. “El Presupuesto es la hoja de ruta para los inversores privados. Cuando se lo falsea, se caen las reglas de juego. Esto se ve claramente en el sector energético, donde faltan inversiones, ya que el Estado decide subsidiar en vez de promover la llegada de capitales”, manifestó Aguad, casi como un adelanto de lo que será el debate de la ley de leyes.

En términos políticos, fue una derrota para el oficialismo. Ahora la pelota vuelve al Senado. “Los cambios se negociarán punto por punto. Ahora estamos en una situación de empate virtual y nadie tiene garantizada la mayoría, como ocurrió en otros proyectos”, afirmó a este diario una fuente del bloque oficialista en el Senado.

“La movilidad de partidas hace a la gestión diaria de un gobierno. El 5 por ciento de readecuación –que es el mismo límite que tiene la ciudad de Buenos Aires– es una medida prudente. Con esta herramienta, el año pasado el Gobierno pudo redistribuir 470 millones de pesos para aumentar las compensaciones a los tamberos y 2169 millones para incrementar prestaciones de la Anses. Esperemos no quedar presos de un Congreso opositor”, concluyó Rossi.

Página 12

24/06/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Por qué nadie quiere ser de derecha?, por Ricardo Forster


22-06-2010 /


Ricardo Forster

¿Resulta acaso sorprendente que la derecha argentina sienta una cierta inquietud existencial al ser identificada precisamente como de derecha? ¿Está sucediendo un reacomodamiento de piezas en el mapa político de la oposición que parece haber descubierto que la defensa cerrada de las corporaciones económico-mediáticas ya no rinde el rédito esperado? ¿Resulta, tal vez, impresentable quedar pegado a las vicisitudes del inefable Mauricio Macri, que su antiguo socio y colega de herencias busca separarse ostentosamente acusándolo de “derechoso”? Extrañas parábolas que fueron iniciadas, no por De Narváez o algún otro de los peronistas disidentes, sino por Ricardo Alfonsín que, lanzado a la carrera presidencial, percibió que el pequeño Cobos se estaba volviendo cada vez más pequeño y que hacía falta regresar al ilusionismo socialdemócrata para volver a la mística extraviada de los orígenes.

El hijo del padre, hábil a la hora de captar el cambio de atmósfera, hace borrón y cuenta nueva respecto de sus votos nada progresistas en los últimos dos años (votó en contra de todas las leyes de avanzada que se presentaron en el Congreso de la Nación, desde la reestatización jubilatoria, la recuperación de Aerolíneas Argentinas hasta llegar, por supuesto y como gran coronación, al rechazo de la ley de servicios audiovisuales); su objetivo, ahora, es construir su candidatura desde la perspectiva de alguien que se presenta como un genuino exponente del progresismo argentino (de ese que lleva dentro suyo un antiguo gorilismo y que suele desconfiar de la falta de prolijidad del plebeyismo populista, de un progresismo aferrado a lo políticamente correcto, al life style y al sacrosanto temor que desde siempre le han causado las multitudes). Incluso el Grupo Clarín, casi al borde del precipicio y sin saber de qué modo salir de su propio atolladero causado por sus oscuridades impresentables, últimamente se le ha dado por describir las atrocidades cometidas durante la dictadura videlista, focalizando en torturas y desapariciones y como adelanto de un improbable mea culpa.

Nadie quiere, en estos días que corren, salvando los editoriales del siempre liberal-conservador diario de los Mitre, definir su identidad política acercándose peligrosamente a la derecha de la pantalla. Nadie quiere, en estos días de festejos y alegrías heredadas del Bicentenario y que se continúan en estas semanas mundialistas en las que la selección argentina amenaza con transformar en mito a Maradona de la mano de Messi y de un equipo que venía de punto y en un par de partidos ha pasado a ser banca incluso contra gran parte de la prensa nacional, ser presentado como un animal de derecha.

Nadie, en especial aquellos que pelean por una suerte de candidatura peronista neoliberal, desea que les recuerden su ostensible inclinación hacia el poder concentrado y hacia las recetas conservadoras (Macri, de todos ellos, es el que lleva la delantera en una carrera de la que nadie quiere ser el ganador, porque la meta es ser identificado como el heredero de Menem).

Con diversos grados de astucia, y en eso De Narváez demuestra que aprende rápido y que tiene alrededor suyo a un ejército de asesores que permanentemente le susurran cosas al oído, los impresentables de un peronismo prostibulario se afanan por demostrar que ellos nada tienen que ver con ese fantasma horrible que viste los ropajes de la derecha. El problema es que nadie parece creerles porque la foto, por sí sola, es más que elocuente allí donde se presentan juntos Eduardo Duhalde, Rodríguez Saa, Ramón Puerta, De Narváez, Juan Carlos Romero, Felipe Solá y, como haciéndose el distraído, el enigmático y siempre escurridizo ex piloto de Fórmula 1 muy acostumbrado a bajarse del auto antes de llegar a la meta.

Lo cierto es que esta truope que se asemeja a una tienda de los milagros, a la que también hay que agregar al entrerriano Busti y al chubutense Das Neves, sabe que tiene que desmarcarse del espectro que la acosa, un espectro que los lleva directamente hacia lo peor de la última década y que los muestra ocupando sin mediatintas el costado derecho de la política argentina, en especial allí donde el kirchnerismo se ofrece como el heredero de las tradiciones nacional populares del peronismo y desde el radicalismo, y tal vez en alianza con el socialismo santafesino y algo de lo que quede de la coalición cívica, amenaza con expropiar el imaginario progresista y republicano que tanto atrae a la clase media.

Los “federal-peroconservadores” intuyen que los tiempos actuales no llevan los aires de la restauración ni que resulta conveniente, al menos por ahora, mostrarse como lo que efectivamente son y representan.
No deja de ser interesante y algo extraño que al gobierno de Cristina Fernández se lo empiece a correr por izquierda cuando, como sucedió hasta ahora, se lo hizo por derecha y en consonancia con los intereses económicos más concentrados.

Los radicales, pese a las declaraciones inoportunamente reaccionarias y prejuiciosas de Sanz al afirmar que la asignación universal lo único que había logrado es aumentar el consumo de paco y el juego de azar entre los pobres y a la figura cada vez más conservadora de Cobos, parecen haber encontrado en Ricardo Alfonsín la figura que los puede colocar en el andarivel democrático y progresista, ese que parecieron haber olvidado y que, con olvidos de por medio, intentan recuperar en concordancia con socialistas y seguidores de Carrió (la gente de Proyecto Sur no parece estar dispuesta a jugar ese juego de engaños y de diluciones y preferirá, quizás, insistir con Pino Solanas en la soledad de su candidatura). Su jugada es astuta aunque dependerá de la memoria que tenga una parte significativa de la clase media a la hora de elegir repetir más de lo mismo y sabiendo que los radicales han llevado al país hacia el precipicio cada vez que fueron gobierno desde la recuperación de la democracia.

Lo positivo de la emergencia de Alfonsín en detrimento de la de Cobos es que ofrece la oportunidad de que la batalla electoral tienda a girar hacia carriles en los que los adversarios buscarán mostrarse, cada uno, como el mejor exponente de un proyecto de transformación y redistribución en el país. Eso incluso acelera lo que ha caracterizado al kirchnerismo que ha optado, en casi todas las oportunidades, por la profundización y no por el repliegue ante los avances de las corporaciones y de la oposición en esos momentos difíciles que se abrieron desde el voto no positivo del pequeño señor Cobos.

De todos modos, el camino hacia octubre de 2011 es demasiado largo y siendo Argentina un país tan complejo y laberíntico, tan zigzagueante y caprichoso, es aventurado imaginar que el actual escenario se mantenga intocado. Lo que sí parece ser evidente, si se sostiene el crecimiento de Ricardo Alfonsín, es que el mayor desafío al que se enfrentará el kirchnerismo no vendrá desde el seno del peronismo, no será un desafío marcado por la impronta de un neomenemismo o de un conservadurismo duhaldista, sino que adquirirá los rasgos de una alianza neoprogresista heredera, aunque bajo otras circunstancias históricas, de aquella otra alianza que llevó al gobierno a De la Rúa y al Chacho Alvarez con los resultados conocidos y sufridos.

Un progresismo vacío, retóricamente republicano y muy débil ante los poderes económicos se enfrentará al único gobierno democrático que después del 55 logró mantener su modelo pese a los claros avances destituyentes a los que tuvo que enfrentarse a partir de la rebelión gauchócrata. Será cuestión de seguir de cerca este duelo que, por esas extrañas parábolas de la realidad nacional, encuentra a los adversarios tratando de mostrarse como los más consecuentes en la búsqueda de un proyecto progresista.

Lo que al menos sí se sabe es que uno está en el gobierno afanándose por profundizar políticas que mejoren la distribución y el trabajo, a la vez que continúen en la senda de políticas de memoria y justicia, en medio de una brutal crisis económica mundial, y los otros han tratado de bombardear sistemáticamente ese camino aunque ahora se envuelvan en ropajes progresistas.

Buenos Aires Económico

22/06/2010 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Pino y su Proyecto Sur, Donde Va?


No se puede analizar el papel de la izquierda y la derecha separándolo de esta parte del mundo, donde hasta la ideología se importó, con la inmigración en los barcos vinieron también los libros, con ideas relacionadas a la realidad europea que no tenia nada que ver con latinoamerica. Es asi que hoy encontramos sectores “progresistas” funcionales a la derecha. Es que en realidad hay que realizar primero otra “separación” ideológica, desde hace 200 años, hay que dividir a los sectores “nacionales” y los “antinacionales. Ambos tienen su izquierda y su derecha, aunque esta última practicamente no se vislumbra hoy en los sectores mas nacionales. Así encontramos a sectores como el de Pino funcionales en esencia a la derecha porque responde a la colonización ideológica antinacional.

Seguramente a lo largo de la historia personal de Pino Solanas podemos encontrar aspectos que lo vincularían con lo mejor de la historia popular en este país y también podemos analizar su accionar en política desde ópticas distintas. Proponer una auditoría sobre la deuda externa no significa poseer un pensamiento antinacional, solo que su extemporaneidad y el tema que provoca tal pedido lo torna en un simple argumento que intenta justificar su voto, por izquierda, en conjunto con el bloque antinacional de Macri, Carrió y asociados.
Sin duda hay cuestiones en las que el gobierno nacional defecciona, pero justamente, y reconociendo que los temas que Solanas ha hecho suyos merecen un tratamiento mas profundo por parte del estado, no son premisas compartidas en absoluto por los aliados a Pino. Es mas, estoy seguro que jamás Pinedo apoyará la estatización de YPF, etc.
Cuando fue la votación de la 125, Claudio Lozano votó en contra, junto con lo peor de la oposición y la Mesa de Enlace, para hacer honor a la alianza estratégica con la Federación Agraria de Eduardo Buzzi y la Sociedad Rural de Biolcatti. Este hecho siempre se intentó minimizar, pero la realidad incontrastable de haber sido solidario con la oligarquía de las patronales agrarias no puede dejar dudas sobre la alineación real del sector. Uno puede oponerse a este gobierno con argumentos sólidos, sin duda, pero usarlos para votar en contra de un intento simple de disminuir las enormes ganancias de los ricos sojeros pampeanos, es ponerse de la vereda de enfrente de los intereses populares.
Solanas compara permanentemente a los Kirchner con Menem, pero no fueron los K los que desmantelaron los ferrocarriles, a la Corte Suprema la adecentaron ellos, mientras que Menem instaló y mantuvo allí a una especie de pandilla adicta. Tenemos hoy una Ley Nacional de Educación que vino a sustituir la destructora Ley Federal de Menem, Decibe y García Solá. Los porteños pudieron ver y oír la ofensiva de Pino sobre el gobierno nacional en la campaña que llevo a las elecciones de junio de 2009, pero solo se pudo escuchar minimamente críticas a Macri, que si, sin dudas, es lo mismo que Menem.
En política uno elige a sus aliados, y proyecto Sur lo hizo innegablemente, las crónicas cuentan que: “Un día histórico” definió Pino Solanas a la jornada en la que un bloque circunstancial de la oposición impuso a los K la distribución de comisiones y las vicepresidencias en el Congreso. Lo mismo opinaron los editorialistas de La Nación y Clarín, los dirigentes de la Mesa de Enlace, el PRO, Lilita Carrió, la UCR y De Narváez. A este “campo” se sumó con entusiasmo Proyecto Sur. Como reconoció el propio Solanas durante todos los días previos, participó personalmente de las negociaciones con la oposición. La chupacirios Carrio saludó la actitud de Pino: “Cumplió con su palabra”.
Probablemente me dirán que esta alianza fue solo para quitarle poder parlamentario al gobierno. Pero esto se consigue dándole mas poder a Macri? a Carrio? a Moralez? a Cobos? a De Narvaez? al sojero Felipe Sola?. Me permito discrepar. Las veredas son claras, uno puede intentar profundizar el modelo nacional y popular presionando a este gobierno para sacar mas medidas que vayan en el mejor sentido. Que políticas de redistribución del ingreso, de nacionalización de los ejes estratégicos de independencia económica piensa Pino que van a votar De Narvaez, Lilita etc??. Este posicionamiento lo ubica a Solanas con el mismo “error” de la típica izquierda argentina, aquella que tildo de aluvión zoologico a los obreros del 17 de octubre. Proyecto Sur confirmó que es incapaz de sostener una política independiente de los distintos bloques de poder económico dominantes.
El miembro de FORJA y escritor Arturo Jauretche, afirmaba que cuando tenía dudas sobre algún tema, leía La Nación y sabía que tenía que pensar lo contrario. Solanas habitualmente actúa al revés.
Al gobierno se lo ataca desde la oposición, por lo que hace bien, no me caben dudas. Una actitud decente desde la óptica popular y nacional seria criticar y presionar para ahondar el modelo, no aliarse con la vereda de enfrente. Este gobierno tiene una política de derechos humanos ejemplar, única en el mundo, derogo la Ley Banelco, impulsó la ley de medios, enterró el ALCA en Mar del Plata junto a Lula, Chavez y otros, reinserto a Argentina en Latinoamérica, recupero los fondos de las AFJP, recuperó Aerolíneas, Invierte mucho en obra pública, estatizó el correo que tenia Macri, etc.
Falta mucho y es probable que muchas cosas no quiera implementar este gobierno, pero alguien duda que el bloque opositor al que se unió Pino si son gobierno, destruirán lo conseguido?.

El peronismo es una doctrina de capitalismo autónomo, mas alla de que en su seno existan sectores que desean avanzar mas allá, hacia el socialismo criollo, al que adhiero. Recuerdo que Carlos Marx imaginó al comunismo como consecuencia del agotamiento del capitalismo en los países centrales, no para esta parte del mundo porque no poseíamos una estructura capitalista. Latinoamérica está en un proceso de acumulación de capital, imprescindible para avanzar hacia doctrinas mas progresistas. Sobre la base del capitalismo autónomo es que se pueden construir las alternativas, no sobre las ruinas del colonialismo imperial que devastó nuestras tierras y quiere volver.
A los que quieren que se vaya este gobierno, les pregunto: quien creen que vendrá a gobernar en tal caso?? Lenin? Trosky? Fidel??, NOOO, vendrá Macri, Cobos, Lilita, esa gente vendrá. No soñemos con revoluciones romántivcas ajenas. Hagamos algo acá, sobre lo que existe y basados en la fuerza de los sectores populares.

Deseo que todos podamos comprender cual es la tarea de los que nos sentimos en el campo nacional y popular. No cometamos los mismos horrores del pasado, y apuntalemos el modelo para profundizarlo.

25/04/2010 Posted by | General, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , | 1 comentario

Pino, Lozano y los espias


20/04/2010

SOLANAS Y LA “OPERACIÓN MUEBLE”

Debieron detener al escritorio

Por Horacio Çaró.

Con los mismos argumentos con que el derechista jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri se defendió en los inicios de la investigación por espionaje telefónico, el egocéntrico aspirante a Perón del siglo XXI Fernando Pino Solanas acometió ante decenas de micrófonos para endilgarle al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner haber armado una operación para colocarle un escritorio encima a un asesor de su compañero de bloque Claudio Lozano. El colaborador fue detenido mientras abrazaba, en cuclillas, en una oficina del Ministerio de Economía de la Nación, un portafolio que contenía una lupa y dos linternas. No es el guión de uno de los famosos y ahumados largometrajes de Pino. Es su posición como parlamentario frente a un episodio que explica mejor que una viñeta humorística de diario los alcances de algunas utopías de centroizquierda en la coyuntura política argentina.

 ¿Qué hacía ese escritorio encima de Roberto Larrosa?, puede pasar a ser uno de los enigmas a resolver por parte del juez federal Claudio Bonadío, a cargo del expediente abierto a causa de la intromisión del asesor de Lozano y de un ignoto senador por Tierra del Fuego, José Martínez.

 Es curioso que Solanas se siga preguntando, como un niño de jardín de infantes, por qué los simpatizantes kirchneristas que pululan por Internet aseguran que él y su fuerza son funcionales a la derecha. Un puñado de ejemplos debería persuadirlo para que comprenda tanta inquina.

 A Pino no le alcanzó con haber permitido con su voto que la comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara de Diputados caiga en manos de Ricardo Buryaile, quien antes de ser electo, desde su rol de vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), había propuesto “cerrar el Parlamento” si éste no se acogía a las demandas de los ruralistas como él.

 No le alcanzó con permitir al Grupo A que piratee las comisiones de Diputados y Senadores alterando la proporcionalidad de sus integrantes y de las presidencias de las mismas, generando que fuerzas que estuvieron hasta 10 puntos por debajo del kirchnerismo se queden con mayorías y titularidades en esos organismos parlamentarios.

 No le bastó haber cuestionado no el canje de deuda –podría pensarse que allí asomó una leve arista progre–, sino la Asignación Universal por Hijo, con argumentos que no difieren mucho de los usados por la derecha que tanto lo incomoda como compañera de ruta, por ejemplo que alienta el clientelismo.

 Todas esas funcionalidades que Proyecto Sur le lleva a la derecha en bandeja de plata precisaban este dislate de la “Operación Mueble”, por la que el jefe de Gabinete Aníbal Fernández habrá ordenado esperar a que algún asesor de Lozano aparezca en alguna oficina del Ministerio de Economía y de inmediato se le coloque encima un escritorio, lo cual daría la indisimulable sensación de que se trata de un espía.

 “Esto es parte de las metodologías del escrache, de la difamación calumniosa y las campañas en los blogs con cataratas de mentiras sobre los opositores”, bramó Solanas, apuntando a los mostachos de Aníbal Fernández. No se le escuchó una palabra en torno de conocer lo que opina la Justicia, o lo que fallará el magistrado actuante, o lo que declarará Larrosa, quien ya debe haber librado al portafolio de su abrazo pertinaz.

 Claudio Lozano tardó casi 96 horas en llamar a conferencia de prensa para decir que Larrosa era conocido por todos en el Ministerio de Economía, algo que los jefes de la KGB decían cada vez que engayolaban a uno de sus agentes en alguna repartición norteamericana, y viceversa. Primero había intentado desligarse del asesor “ad honórem”, ahora lo defiende como si fuera su abogado.

 Tras esos cuatro días, ninguna de las fuerzas que acompañan a Proyecto Sur se sentó al lado de Solanas, Lozano, Verónica Benas, Victoria Donda o Miguel Bonasso, entre otros, para bancar la teoría de la “Operación Mueble”. Ni la Coalición Cívica, ni el radicalismo, ni el PRO, ni el peronismo disidente acudieron a sostener la teoría de Solanas-Lozano.

 En dicha conferencia de prensa se habló más del presunto negociado que existiría en el canje de deuda que de lo que hacía Larrosa en una oficina vacía. Lozano sólo argumentó que la lupa era para ver de cerca.

 El senador Martínez no comparte, hasta ahora, la denuncia contra Larrosa, pese a que el que lo contrató como asesor es él. “Esto prueba que el Gobierno se equivocó con Larrosa”, intentó argüir Lozano, sin convencer ni a Solanas, habida cuenta del gesto del ex cineasta.

 Cuando el propio nombre de Ciro James causaba la jocosidad de algunos distraídos televidentes, que no se percataban de que ese señor realizaba escuchas telefónicas ilegales desde el ámbito del Estado porteño en sus variantes educativa y de seguridad, Macri dijo que el espía al que su administración le pagaba el sueldo se trataba de un “infiltrado” que el gobierno nacional había plantado en las narices de todos los probos funcionarios PRO. Luego prefirió olvidarse de ese argumento, acaso tomando nota de los consejos del consultor Jaime Durán Barba, su asesor de imagen.

 A Solanas le falta decir, como bromeaba una de las mentes brillantes del blog Catanpeist, que Larrosa, el asesor de Lozano detenido en estado de visible agachamiento, “llevaba la lupa para matar hormiguitas, y las linternas tenían pilas de bajo consumo”. A Solanas le falta modestia. A Solanas le falta pronunciarse por el caso de los hijos de la señora Ernestina Herrera de Noble. A Solanas le falta el humo de sus filmes, y eso parece que lo pone de mal humor.

 Para Pino, perTNcer tiene sus privilegios.

 

http://www.redaccionrosario.com.ar/noticias/?q=node/8045

20/04/2010 Posted by | General, Reflexiones, Sociedad y Cultura | , , , , | 15 comentarios

Gob. de la Ciudad de Buenos Aires – A pagar los daños sin fijar límites


ACUERDAN UNA LEY PARA QUE LOS SUBSIDIOS POR LAS INUNDACIONES NO TENGAN TOPE

Las comisiones de Presupuesto y Obras Públicas aprobaron por unanimidad un dictamen para ampliar los alcances de los subsidios a los damnificados por los temporales de febrero. La ley se discutirá en la Legislatura el próximo 8 de abril.

A más de un mes del temporal, los subsidios por las inundaciones tienen fecha para ser tratados en la Legislatura porteña. Ayer, todos los diputados de las comisiones de Presupuesto y de Obras Públicas aprobaron el proyecto que modifica la ley 1575, que creó el Fondo de Emergencias para Subsidios, y el decreto firmado por Mauricio Macri en febrero pasado para paliar los daños producidos por las últimas tormentas en la ciudad de Buenos Aires. La reforma llegará al recinto el próximo 8 de abril y tiene por objetivo extender el derecho a mayor cantidad de damnificados y reducir los condicionamientos para lograrlo. Entre los puntos a cambiar, se eliminarán los topes mínimos y máximos de los montos, se incluirán a las personas que viven en asentamientos o villas y a los vecinos que se encuentren en calidad de morosos. Además y para este año, el Fondo se incrementa de 10 a 20 millones de pesos.

El proyecto que ayer obtuvo dictamen por unanimidad de las comisiones de Presupuesto y de Obras Públicas de la Legislatura e intentará convertirse en ley el mes próximo es, en realidad, la reelaboración de varias iniciativas presentadas por diputados de distintos bloques luego de que se inundara la ciudad en febrero pasado. Entre sus fundamentos, el documento destaca que “sin duda debemos concluir que el Poder Ejecutivo demostró un grado de inoperancia e improvisación injustificables, (…) mientras se invierte en lo visible, como pavimentos y veredas, lo invisible, un plan hidráulico integral para toda la ciudad, continúa siendo una utopía”.

Pese a las manifiestas críticas al oficialismo porteño, el proyecto para modificar el decreto de Macri por la inundaciones logró el acuerdo de la totalidad del arco político local. Tanto el PRO –que tienen mayoría en el recinto–, Proyecto Sur, la Coalición Cívica, como el kirchnerismo acordaron que la suma de dinero que permita paliar los daños ocasionados por las inundaciones no tendrá topes mínimos ni máximos, sino que será fijado en cada caso por la autoridad encargada de verificar los daños producidos. Es decir, el Poder Ejecutivo.

“Es un subsidio, no una indemnización: el ciudadano que crea insuficiente el monto de dinero otorgado por el gobierno podrá iniciar un juicio”, explicó María América González, diputada por Proyecto Sur y una de las ideólogas de la iniciativa. Además, según la legisladora, “el dinero a pagar incluye los daños ocasionados a los inmuebles, la reparación o sustitución de los electrodomésticos los deberá cubrir la empresa encargar de proveer el servicio eléctrico”.

También, el proyecto de ley estable un máximo de 70 días hábiles para que el gobierno realice la verificación necesaria del daño producido y, una vez vencido ese plazo, se considera ratificado lo denunciado por el vecino.

Uno de los objetivos más importantes del proyecto es extender el derecho a la mayor cantidad de damnificados y, en consecuencia, reducir a su mínima expresión los condicionamientos para lograrlo. A diferencia de lo establecido por la ley 1575, sancionada en 2004, “aquellos vecinos que se encuentren en calidad de morosos podrán acceder al subsidio adhiriéndose a un plan de facilidades de pago o debitando el monto de su deuda fiscal del dinero a percibir”, contó a Página/12 la diputada González.

Según los fundamentos del proyecto, el artículo 3º de la ley, “dejaba fuera del sistema de beneficios a la franja poblacional de menor recurso y más vulnerable”. En caso de aprobarse las modificaciones, podrán acceder al subsidio, además de los titulares de viviendas y los ocupantes legítimos, los damnificados que vivan en núcleos habitacionales transitorios (hoteles familiares), villas y asentamientos de la ciudad. En tal caso, “el ocupante deberá acreditar de manera fehaciente el domicilio habitual y permanente, quedando exceptuados de cualquier otro requisito”.

En el proyecto, el Fondo de Subsidios se incrementa de 10 a 20 millones de pesos para que se atiendan los daños ocurridos en 2010. El monto se tomará aumentando la cuota del Fondo al 1,5 por ciento de lo que se recaude por ABL. Y, a partir de 2011, la Legislatura deberá establecer el monto destinado al Fondo en el Presupuesto de la Ciudad, que no podrá ser inferior al 1 por ciento de lo recaudado por ABL.

Asimismo, insta al Ejecutivo porteño a que ante fenómenos meteorológicos extraordinarios que provoquen inundaciones se instrumenten “las medidas necesarias para que el Banco de la Ciudad establezca una línea de crédito específica a tasa subsidiada destinada a asistir a personas físicas, consorcios de edificios y locales comerciales damnificados”.

Informe: Mariana Seghezzo.

27/03/2010 Posted by | General, Medio Ambiente, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , | Deja un comentario

La crisis parlamentaria en Argentina


16-03-2010

Óscar González

La Jornada

Cuando se analiza la actuación de los legisladores opositores que tratan de impedir el desendeudamiento argentino y traban la utilización de las reservas en divisas excedentes para la inversión productiva y social, pareciera que, con epicentro en el Congreso, está naciendo una nueva fuerza política: el partido del ajuste”. La formación de esta entente conservadora, que pretende agrupar al desperdigado universo opositor en el Congreso tras el objetivo común de condicionar y entorpecer la gestión de la presidenta Cristina Fernández, constituye una novedad en la tradición parlamentaria de este país.

Tal configuración se inscribe en la crisis de las representaciones políticas que estalla durante la crisis del 2001-1001 desbaratando el bipartidismo histórico, ese dualismo peronismo-radicalismo que, durante largos periodos contuvo de algún modo alas progresistas al interior de cada uno de esos agrupamientos, de sesgo nacional-popular una, de tenue matiz socialdemócrata la otra.

Ese ciclo acabó en diáspora tras el “que se vayan todos” y del estallido surgió una multiplicidad de sectores en continuo reciclaje, muchos de ellos en tránsito del centro a la derecha.

Pero este frente único opositor contiene una novedad: la aglomeración de fracciones en su mayoría provenientes de los dos partidos históricos se han mimetizado progresivamente al calor de un accionar cerradamente “antikirchnerista” y de la voluntad común de obstruir la acción oficial, objetando leyes, decretos y acuerdos que son decisivos para la gestión. Eso se vio durante el increíble maltrato propinado a Mercedes Marcó del Pont, la designada titular del Banco Central, cuyo pliego de designación dilata tratar el Senado.

La estrategia opositora utiliza cualquier medio para trabar desde el Congreso las medidas económicas y sociales expansivas del gobierno, de modo de forzarlo a recaer en las tradicionales recetas de contención del gasto público y contracción de la producción y el consumo, es decir, el ajuste. Y ello sucede cuando la configuración de un polo popular y progresista de respaldo a Cristina no ha madurado aún, pese a las medidas verdaderamente inclusivas, que el poder económico y mediático concentrado resiste cada día más abiertamente.

La emergencia de este verdadero frente del rechazo sugiere que el neoliberalismo ha logrado en Argentina, siquiera transitoriamente, realinear algunos segmentos políticos, engordando la presencia de las doctrinas pro mercado y anotándose así un triunfo desde la caída del menemismo.

Por suerte para Cristina, la precariedad de esta coalición fundada en el mero rechazo, con dirigentes que recelan entre sí y compiten mutuamente con un narcisismo inusitado, permite esperar que la ofensiva derechista no pueda desplegarse plenamente. Es que tanto el radicalismo como ciertas fuerzas que se denominan de centroizquierda –y que vienen aportando a la promiscua sumatoria opositora– tienen aún cercano el recuerdo de aquellas políticas que, al tratar de imponer la disciplina social que demandaba el establishment, sembraron vientos de ajuste que devinieron en tempestades de rebelión que sumieron a este país en la crisis de gobernabilidad más grande de su historia.

*El autor es secretario de Relaciones Parlamentarias del gobierno argentino y dirigente del Partido Socialista

Fuente original: http://www.jornada.unam.mx/2010/03/15/index.php?section=opinion&article=029a1mun

17/03/2010 Posted by | Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario