America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

La estrategia para el regreso de la “larga noche neoliberal”


La estrategia para el regreso de la “larga noche neoliberal”

Los grupos y ONG que buscan en la Cumbre de Panamá torcer el rumbo de los gobiernos populares. Alianzas ideológicas y en algunos casos negocios en común, los paradigmas que identifican a los grupos de la derecha que desde sectores políticos y mediáticos crean zozobra en la región.

55292fc49e59f_651x385
La derecha latinoamericana pretende recuperar el poder que supo detentar durante tantos años. Volver, como alguna vez calificó el ecuatoriano Rafael Correa, a la “larga noche neoliberal” de los ’90. Con el apoyo de Estados Unidos y en pleno desarrollo de la Cumbre de las Américas en Panamá, una extensa red de dirigentes y fundaciones decidió embestir contra los gobiernos populares de la región para impulsar a sus propios representantes. A pesar de pregonar la defensa de la “democracia” y el “respeto a las instituciones”, se trata de una telaraña de políticos con un oscuro prontuario de apoyo a maniobras desestabilizadoras y golpes de Estado. Hoy, su principal objetivo parece ser el de derribar al presidente venezolano Nicolás Maduro, identificado como el nuevo enemigo de la Casa Blanca. Pero van por más.

Todo ocurre en un contexto global delicado, mientras Barack Obama negocia un restablecimiento de las relaciones bilaterales con Cuba, al tiempo que se enfrenta duramente con Venezuela. Un país que, junto con Brasil y Ecuador, en las últimas semanas denunció intentos de desestabilización orquestados por los medios de comunicación y la oposición local. También es clave lo que ocurre al otro lado del Atlántico: los partidos fenómeno de la izquierda europea se referencian cada vez más en los procesos políticos latinoamericanos, lo que genera que las fuerzas conservadoras estigmaticen a gobiernos como el de Maduro para deslegitimar y horadar el crecimiento de Podemos, en España, y Syriza, en Grecia.

Por eso no es extraño que el ex presidente español Felipe González, uno de los lobistas en la época de privatizaciones del menemismo, decidiera hacerse cargo de la defensa de dos dirigentes de la derecha venezolana detenidos por instigar actos de violencia y promover un golpe de Estado contra Maduro: Leopoldo López y el ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma. Tampoco sorprende que la red de políticos neoliberales latinoamericanos sea liderada por otro ex presidente ibérico, José María Aznar, quien junto a 25 ex mandatarios de la región aplaudió las presiones ejercidas por EE UU contra el gobierno venezolano y señaló la existencia de “una alteración democrática” en el país bolivariano. Aznar y George Bush fueron los únicos dos que reconocieron el gobierno surgido del efímero golpe contra Hugo Chávez, justamente el 11 de abril de 2002.

Aznar hizo pública su postura esta semana a través de un texto divulgado en Madrid y firmado por el ex presidente argentino Eduardo Duhalde, el chileno Sebastián Piñera, los colombianos Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, y el mexicano Felipe Calderón, entre otros. Todos fieles exponentes del neoliberalismo, que durante sus gobiernos poco contribuyeron a profundizar la democracia real, entendida como la ampliación de derechos y oportunidades para las mayorías.

Piñera, discípulo predilecto de la Universidad de Harvard, fue un férreo opositor a la universalización de la educación pública y gratuita en su país. Duhalde, quien creció al calor del menemismo, era presidente durante la feroz represión del Puente Pueyrredón, en la que fueron asesinados Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. Uribe, de estrechos lazos con la Casa Blanca, fue denunciado por recibir financiamiento de grupos paramilitares. Y Calderón inició en suelo azteca la llamada “guerra contra el narcotráfico”, que propició la militarización de las calles y la desaparición de más de 12 mil personas en seis años de gobierno.

Los prontuarios de cada uno de estos dirigentes podrían ocupar varios libros. Pero no son sólo nombres propios los que componen la red de la derecha latinoamericana. Detrás de las caras conocidas aparece un grupo de fundaciones que, como dice la reconocida investigadora Stella Calloni, está llevando adelante una “invasión silenciosa” en el continente. Se trata de un grupo de organizaciones que se muestra como “la cara social de la CIA” y que está directamente financiado por EE UU y Europa.

“Lo común entre todas las organizaciones es que comparten los mismos nombres en sus juntas directivas y comités asesores, además de los mismos financiadores y patrocinadores, lo que los convierte en un verdadero ejemplo de una telaraña imperial”, asegura Eva Gollinger, una abogada, escritora e investigadora estadounidense-venezolana, autora de La Telaraña Imperial: Enciclopedia de Injerencia y Subversión.

Una de esas organizaciones es la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), presidida por Aznar y uno de los tantos tentáculos que tiene el derechista Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy en España para esparcir su visión conservadora de la política y la economía. Se trata de un foro que apoyó el golpe de Estado contra Chávez y que compartió varios actos con la Fundación Pensar, el think thank del PRO y su líder, Mauricio Macri, en la Argentina. Los encuentros se dan todos los años y en el primero de ellos, en 2008 en Rosario, participaron el ex secretario estadounidense para América Latina, Roger Noriega, y el escritor Mario Vargas Llosa, conocido internacionalmente tanto por sus obras literarias como por sus posturas neoliberales.

Otra organización que apoyó el golpe de Estado contra Chávez es el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (CEDICE), que se presenta en su sitio web con una cita del gurú neoliberal Milton Friedman y dice defender “la libertad individual, la iniciativa privada, los derechos de propiedad, el gobierno limitado y la búsqueda de la paz”. Su objetivo central es “la divulgación del pensamiento económico y político que otorga prioridad a la libre acción”.

La organización nació en Venezuela, pero recibe un importante apoyo económico del extranjero. En particular, del Centro para la Empresa Privada Internacional de EE UU (CIPE, por sus siglas en inglés), que opera como el brazo empresarial del Departamento de Estado y de otras dos conocidas fundaciones: la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y la Agencia de Desarrollo Internacional de EE UU (USAID), expulsada de Bolivia el año pasado, cuando el presidente Evo Morales la denunció por “injerencia” en asuntos internos.

Muchas de estas organizaciones operaron dentro de las subcumbres que se realizaron antes de la Cumbre de las Américas que comenzó ayer y finalizará esta tarde en Panamá. Una de ellas es el Centro de Investigación y Capacitación de Emprendedores Sociales (CICES), que aprovechó la ocasión para organizar el IV Foro de Jóvenes de las Américas, donde la derecha regional lanzó sus habituales críticas contra los gobiernos de Cuba y Venezuela. La presidenta de CICES, la argentina Micaela Hierro Dori, es una ex funcionaria del PRO que se formó en la Georgetown University bajo el Global Competitiveness Leadership Program, una verdadera usina de líderes de la derecha internacional.
Durante su estadía en Panamá, Hierro Dori reconoció, a través de un audio filtrado, que el evento organizado por el CICES buscaba conseguir “algo de dinero extra del Departamento de Estado porque ellos quieren armar algo grande”. La mujer es, además, fundadora de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia en Cuba, un organismo dedicado a fustigar a la revolución comandada por Fidel y Raúl Castro.
En los últimos tiempos, este tipo de organizaciones, al igual que los representantes de la nueva derecha latinoamericana, optaron por una estrategia: adoptar un discurso lavado, a favor de los “Derechos Humanos” y la “democracia”, sin dar muchas precisiones sobre su verdadero pensamiento político y económico. El mejor ejemplo es Macri, que según su precandidata a jefa de gobierno Gabriela Michetti, es un hombre “cero ideologizado”. Un mito que se derrumba rápidamente cuando el candidato presidencial para los comicios de octubre dice que hará todo lo posible para que en Venezuela “se restablezca realmente un gobierno democrático”. «

La fundación pensar

El pasado 26 de marzo, Mitzi Capriles, esposa del encarcelado alcalde venezolano Antonio Ledezma, y Lilian Tintori, mujer del también preso dirigente opositor Leopoldo López, visitaron Buenos Aires. Durante su estadía fueron bien recibidas por el líder del PRO, Mauricio Macri, quien se mostró preocupado, una vez más, por la situación en el país gobernado por Nicolás Maduro.
Además de formar parte de la Fundación Pensar, el precandidato presidencial cuenta con una ONG llamada Grupo Estela (Estudios Estratégicos Latinoamericanos), dirigida por el ministro de Educación de la Ciudad, Esteban Bullrich, y el sub secretario de gestión económica, Carlos Regazzoni. Ambos trabajan intensamente en la campaña contra Venezuela, siguiendo los lineamientos de los think thanks estadounidenses.
Según un informe publicado esta semana por la CTA, el Grupo Estela reúne en su interior a un puñado de jóvenes expertos en temas de relaciones internacionales, economía y políticas públicas, que el PRO utiliza para generar papers y documentos de situación sobre la realidad local y latinoamericana. Mercedes Renó, Nadia Kreizer, Sergio Caplán y Laura Dadomo son sólo algunos de sus integrantes, la mayoría provenientes de universidades privadas como la UCA o Austral.
Acompañan también esta iniciativa de la derecha regional otros cruzados del PRO, como la diputada Cornelia Schmitd-Lierman, Federico Pinedo -asiduo visitante de la embajada de Estados Unidos-, el rabino Sergio Bergman y Jorge Triaca. El detenido Antonio Ledezma y la vocera de la ultraderecha María Corina Machado figuran como miembros de honor de la ONG.
En su última reunión, los expertos de Estela trataron la situación que vive Venezuela y llegaron a la conclusión de que “hay tres escenarios a futuro”: uno “menos probable”, en el que “Maduro flexibiliza el régimen para finalizar su mandato”; otro en el que el presidente “endurece su posición y aumenta su aislamiento”; por último, uno en el que “Maduro finaliza su mandato en contexto de crisis institucional”.

GOLPE

Justo un 11 de abril, pero de 2002, Aznar y George Bush (hijo) fueron los únicos en reconocer al efímero golpe contra el presidente bolivariano Hugo Chávez.
Infonews

11/04/2015 Posted by | General, Medios de Comunicaciòn, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Educación Libre y gratuita – Humor


DANIEL PAZ & RUDY
PÁGINA 12

22/05/2012 Posted by | General, Humor, Política Argentina, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , | Deja un comentario

CHILE – Adiós al circo


Un muy buen artículo que hecha por tierra los comentarios de algunos economistas de pacotilla, donde nos quieren hacer creer de las bondades y crecimiento del gobierno chileno.. presentándolo como ejemplo a seguir en todos los medios monópolicos  … es igual a lo que ya padecimos en los 90 y no lo queremos más.

Marianike

Adiós al circo

Y con la resaca a cuestas
vuelve el pobre a su pobreza,
vuelve el rico a su riqueza
y el señor cura a sus misas.

Se despertó el bien y el mal
la zorra pobre al portal
la zorra rica al rosal
y el avaro a las divisas.

(“Fiesta”, Joan Manuel Serrat).

Todos sabemos que no es posible prolongar indefinidamente una fiesta. Mucho menos una mezcla de espectáculo circense y reality show. El aburrimiento termina por imponerse. Es lo que comienza a ocurrirle al presidente Sebastián Piñera que ve apagarse los ecos del Bicentenario -celebrado en medio de la mediocridad de una fanfarria patriotera- y las repercusiones del accidente que afectó, por responsabilidad patronal, a 33 trabajadores de la mina San José, en Copiapó, felizmente rescatados. Para Piñera, los mineros atrapados a 700 metros de profundidad significaron lo que para George W. Bush las torres gemelas de Nueva York, señaló una periodista chilena despachando para Estados Unidos. El presidente de la República manipuló con destreza y dominio escénico la situación, preocupándose de aparecer siempre en primer plano para transformar lo que fue una hazaña de los mineros y los rescatistas, en un supuesto triunfo que se debía exclusivamente a su gobierno. Piñera lo hizo bien como propagandista, director de escena y primer actor. Pero terminó aburriendo. Atosigó al respetable público con su incontenible tendencia a repetir los mismos lugares comunes -acentuados hasta la exasperación durante su gira por Europa, que no estuvo exenta de episodios penosos y ridículos-.
Sin embargo todo eso ha terminado. Es posible que el presidente-comunicador pueda sacar todavía algo de jugo publicitario a los mineros, a la Teletón, a las fiestas de fin de año y hasta al Festival de Viña del Mar. Pero eso terminará gradualmente, hasta desaparecer. Comienza a disiparse la fantasía, el circo sigue su camino, el aluvión de promesas convence cada vez menos, y la obligación de gobernar se hace más perentoria.
Los problemas comienzan a aparecer en la zona afectada por el terremoto, donde no avanza la reconstrucción. El déficit de viviendas es aterrador y las “aldeas” -como hipócritamente se llama a los campamentos de mediaguas-, parecen eternizarse. Miles de damnificados todavía no han recibido ni siquiera las cuatro tablas de una mediagua. La especulación inmobiliaria es brutal en ciudades como Concepción, Talca y Talcahuano, sin olvidar Curicó, Linares y otras que sufrieron estragos. Las grandes empresas inmobiliarias están haciendo su agosto así como los consorcios en condiciones de comprar grandes terrenos para construir bodegas, supermercados y zonas de recreación.
El presidente Piñera sigue, entretanto, especulando a futuro, prometiendo, prometiendo... Llama a concertar un nuevo trato laboral y a dictar una legislación en materia de accidentes del trabajo y seguridad industrial, con énfasis en la minería. Pero los 300 trabajadores de la minera San Esteban que no sufrieron el derrumbe en la mina San José, siguen sin recibir sus salarios y sin posibilidades de cobrar el finiquito y la indemnización por años de servicio. El gobierno dice que no puede intervenir porque es un problema entre privados. Eso es falso porque se trata de una situación de emergencia que permite seguir actuando al Ejecutivo. Anuncia también un nuevo trato laboral, lo que es un chiste porque las condiciones de explotación del trabajador chileno han sido fijadas por los grandes empresarios, que son el principal sustento de este gobierno. La derecha no tiene ningún interés en hacer respetar la organización sindical, en impulsar la negociación colectiva y otorgar mayores garantías a los trabajadores. Se ha opuesto a todo esto en los últimos veinte años y no se ve por qué motivo pudiera cambiar hoy de criterio. Las condiciones de sobreexplotación del trabajo son las que aseguran la elevada tasa de ganancias de que disfrutan las empresas en Chile.
También se avizora el resurgimiento del problema mapuche y de la movilización estudiantil. Por eso ya no basta con actuar para la TV. Hay que pasar a las realizaciones de lo que el presidente de la República anunciaba sería “el gobierno de los mejores”.
La educación pública, por ejemplo, no puede seguir esperando. Tampoco los urgentes requerimiento de la salud, que no mejorará privatizando hospitales. Ni habrá mayor seguridad ciudadana con más carabineros y más cárceles convertidas en infiernos de promiscuidad.
El presidente Piñera no solamente peca de incontinencia verbal. Es también desprolijo en sus relaciones con los trabajadores. Los subestima al creer que puede mantenerlos a raya sólo con promesas. El país necesita crear trabajo de verdad, en buenas condiciones, con seguridad, salud y respeto para los trabajadores. Pero el presidente ni siquiera parece estar en condiciones de asegurar buenas relaciones políticas con los partidos de la Alianza que lo apoyan.
Los problemas sociales y políticos que se avecinan pueden ser graves. Y el gobierno hace temer que no será capaz de abordarlos bien. Esto no debe constituir motivo de satisfacción, porque en definitiva su fracaso significa también mayor sufrimiento de los más débiles y desprotegidos. Al mismo tiempo, las carencias de una Concertación en extinción con tendencia al acomodo con el gobierno, así como la disgregación de la Izquierda, están provocando un vacío político peligroso.
Terminada la fiesta y la farándula presidencial, viene un doloroso despertar. La resaca no será suave. Ni los tiempos podrán ser mejores, de continuar las cosas como están.

PF
(Editorial de “Punto Final”, edición Nº 721, 29 de octubre, 2010)
punto@interaccess.cl
www.puntofinal.cl
http://www.pf-memoriahistorica.org

30/11/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , | 1 comentario

Nuevo escenario para Chile: El terremoto y el gobierno de Piñera


Que el terremoto no sea excusa


por  Víctor Hugo de la Fuente *

El terremoto y maremoto del 27 de febrero golpearon brutalmente a nuestro país y, como siempre, los más perjudicados resultaron ser los más pobres, que a un mes de la tragedia siguen en duras condiciones, sufriendo las consecuencias, las que seguramente se prolongarán, al igual que la reconstrucción del país, que pasa a ser una tarea prioritaria. Esta reconstrucción debe llevarse adelante con miras a levantar un Chile más justo y no para hacer nuevos negocios en que ganen los de siempre. El terremoto no puede servir de excusa para quitar derechos y postergar soluciones a los más necesitados.

El terremoto puso al desnudo la fragilidad del sistema y la enorme fractura social, las brutales desigualdades, que ocultaba el exitismo de los que insistían que éramos los jaguares de América Latina. También quedó de manifiesto la actual debilidad de las organizaciones y redes sociales del movimiento popular tan fuerte el siglo pasado (sindicatos, Federaciones, Juntas de Vecinos, etc. etc.). A pesar de ello el sentido de la solidaridad del pueblo se manifestó con mucha fuerza y los habitantes que menos sufrieron entregaron su apoyo a los damnificados desde el primer momento, al igual que las organizaciones vecinales, estudiantiles, sindicales, caritativas y otras.

La debilidad de la organización popular también se manifestó en el triunfo de la derecha con la elección de Sebastián Piñera. Los partidos de la Concertación, que lograron el gobierno en 1990 gracias a las protestas y movilizaciones de la ciudadanía, fueron reduciendo sistemáticamente las redes sociales y encerrándose en una cúpula que los llevó al aislamiento y finalmente a la pérdida del gobierno.

La llegada de la derecha cambia el escenario político ya que, aunque tanto la Alianza por Chile, como la Concertación por la Democracia, gobernaron bajo la ideología neoliberal, no es menos cierto que la llegada al gobierno de los “dueños de Chile” (los grandes empresarios, los propietarios de las Isapres, las clínicas, los bancos e instituciones financieras, los malls y tiendas de retail, las universidades y colegios privados, las empresas constructoras, los medios de comunicación, etc. etc.) sólo puede llevar al país a profundizar las diferencias sociales y a retroceder desde el punto de vista valórico. No es de extrañar que los empresarios, a través de la SOFOFA (2), se hayan manifestado abiertamente contra cualquier posible alza de los impuestos, a pesar de las enormes necesidades de financiamiento que dejó el terremoto.

Nada bueno podemos esperar de un gobierno cuya mayoría de ministros y subsecretarios, tiene conflictos de interés evidente, entre sus antiguas funciones en el mundo privado y los actuales cargos públicos. La gran mayoría de los altos puestos proviene del mundo empresarial, con estudios en la UC y colegios privados. Hoy se mezcla, desde el propio gobierno, la política y los negocios. La amenaza de una sola visión, cada vez más reaccionaria, comienza a hacerse realidad.

Realmente vergonzosa ha sido la actitud del propio presidente Piñera quien, a pesar de haber señalado reiteradamente en la campaña que vendería sus acciones de LAN antes de asumir la presidencia (1), sólo las vendió -y de manera muy discutible- después de dos semanas de haber asumido, dejando sin resolver hasta ese momento, la venta de las acciones de Colo Colo y el traspaso de Chilevisión. Para Piñera primó más su fortuna, su sentido de la especulación, que sus propias promesas.

Más allá de los errores cometidos en las dos primeras semanas de gobierno, como la lenta nominación de muchos cargos lo que retardó el trabajo del aparato estatal, algunas designaciones que debieron revocar, o el faltar a la promesa de no dar cargos por cuoteos ni por “premios de consuelo” a los que perdieran las elecciones, o las fallas en las listas de fallecidos por el terremoto, entregadas tres semanas después, a pesar de haber criticado a la anterior administración por supuestas fallas en las listas a sólo tres días del terremoto, señalando con soberbia que con ellos llegaría la eficiencia; más allá de todo eso, lo que preocupa es su visión neoliberal de privatizar a ultranza, de “externalizar” lo más posible, de debilitar al Estado en lo poco que le queda, dejando en el desamparo a los más débiles, ya que hoy el Estado es el defensor del patrimonio de los que no tienen patrimonio. Es necesario defender las conquistas adquiridas, ir más allá del asistencialismo, exigiendo el derecho de los chilenos y chilenas a la educación de calidad, a la salud pública, a una vivienda decorosa, a un trabajo decente, a salarios dignos. Es necesario también proteger el medio ambiente, regular el sistema financiero y luchar por una nueva Constitución, a través de una Asamblea Constituyente, para eliminar la institucionalidad heredada de la dictadura y democratizar nuestra sociedad, promoviendo la participación ciudadana.

Es urgente que los distintos estamentos: trabajadores, estudiantes, mujeres, pobladores, profesionales, pueblos originarios y otras fuerzas, se organicen y luchen por sus intereses, de manera autónoma, pero coordinando sus combates por un Chile mucho más justo. Hay que crear nuevos referentes, movimientos sociales, partidos, foros, redes que unan a las diversas asociaciones en la gran tarea de conquistar una auténtica soberanía popular.

Los medios de comunicación y Le Monde Diplomatique

La escandalosa concentración de la propiedad de los medios de comunicación en Chile no tiene parangón en ningún país democrático del mundo. Se nos ha querido hacer creer que la libertad de expresión es la libertad que tienen los dueños de los medios para decir lo que ellos estiman, pero no se considera la libertad de los periodistas para expresarse libremente ni mucho menos el derecho que deben tener los ciudadanos para poder informarse a través de medios independientes y plurales. La Concertación tiene gran responsabilidad por haber dejado el tema comunicacional en manos del mercado, discriminando a los medios de comunicación independientes al negarles la publicidad estatal, llevando finalmente a la muerte a la gran mayoría de ellos. Es insólito que hoy existan en Chile menos medios de comunicación independientes o alternativos que los que existían a fines de la dictadura.

Desde el 11 de marzo esta situación se ha agravado y hoy se siente aún más la necesidad de poder contar con diarios, periódicos, radios y canales de televisión que entreguen una información distinta, amplia y plural. Estamos seguros que surgirán nuevos medios escritos, a los que deseamos éxito, sabiendo lo difícil y costoso que es mantener un periódico y desde luego mucho más un diario.

Ante la falta de pluralidad informativa hoy en Chile Le Monde Diplomatique ha decidido ampliar sus columnas a la temática del país, para aportar con informaciones y especialmente con reflexiones y pensamiento crítico. Los artículos, desde luego, tendrán el mismo carácter profesional que los internacionales, documentando todas las fuentes y bibliografía, tal como se puede apreciar en los textos, en este mismo número, sobre el terremoto y la salud en Chile.

Queremos contribuir, con nuestro grano de arena, a la diversidad informativa, especialmente al análisis y al debate así como a la búsqueda de alternativas, manteniendo nuestra completa independencia de los poderes políticos y económicos, basada en depender fundamentalmente de nuestros lectores.

NOTAS:

1) “Lo he dicho un millón de veces: voy a vender LAN antes de asumir como presidente” Sebastián Piñera en el debate presidencial por TV, ANATEL, 11 de enero de 2010.

2) Diario Financiero, 23 de marzo de 2010.

*Director de la edición chilena de Le Monde Diplomatique

12/04/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Solidaridad, Uncategorized | , , , , , , , | 1 comentario

Chile – La derecha viene a cenar


Editorial de “Punto Final”, edición Nº 703, 22 de enero, 2010)

MANUEL CABIESES DONOSO


Sebastián Piñera: 3.582.800 votos (51,60%).

Eduardo Frei:  3.359.801 votos (48,39%).


Las cifras lo dicen todo. La elección del 17 de enero no merece mayor discusión.

Lo concreto es que a partir de marzo, Chile tendrá un gobierno de derecha que se sumará a la mafia de enemigos del proceso liberador de América Latina. EE.UU. reserva a Piñera un lugar destacado junto a los regímenes de Colombia, Honduras, Panamá y Perú. Un grupo tenebroso que intenta ampliar mediante elecciones o golpes de Estado según la receta hondureña.

El propósito es frenar el proceso de independencia y socialismo democrático que se reinició en la última década. Ese proceso tiene sus enclaves en Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Pero cuenta también con defensores en Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. La dirección principal de la contraofensiva norteamericana persigue eliminar -usando cualquier medio- al gobierno revolucionario del presidente Hugo Chávez. La revolución bolivariana es considerada la pieza maestra que sostiene y articula al renacido movimiento por la independencia y soberanía de los pueblos que desafía la hegemonía yanqui en la región.

El próximo 26 de septiembre hay elecciones parlamentarias en Venezuela. El presidente Chávez enfrentará por enésima vez -desde 1998- el veredicto ciudadano. La oposición, casi toda digitalizada desde Washington, se jugará por retornar a la Asamblea Nacional -que abandonó voluntariamente en diciembre de 2005 para provocar un colapso institucional que no ocurrió-. Buscará usar esas elecciones para avanzar en un plan desestabilizador “a la hondureña”.

En forma simultánea, junto con tejer las redes de conspiraciones políticas, financieras y militares, EE.UU. viene montando en torno a Venezuela un cerco de bases militares con asiento en Colombia, Panamá y las islas holandesas de Curazao y Aruba. Se les suma la reactivada IV Flota norteamericana que patrulla el Caribe con su carga de cañones y misiles. El gobierno venezolano ha denunciado las incursiones de aviones espías en su espacio aéreo.

Los aprestos de intervención -o de apoyo militar a un golpe- son tan evidentes que han despertado el rechazo del gobierno de Brasil. El presidente Lula y las fuerzas armadas brasileñas saben que, a largo plazo, EE.UU. no se conformará con las enormes riquezas naturales de Venezuela. También intentará apoderarse de las reservas de agua de la Amazonia y de los grandes yacimientos de petróleo que existen en la plataforma submarina del Atlántico brasileño.

Todo lo anterior explica porqué la elección de Piñera ha provocado tanta expectación en el exterior, comparativamente más que en Chile. Desde luego los chilenos sabíamos -a través de los códigos del lenguaje de medias tintas a que nos hemos mal acostumbrado-, que la Concertación se presentaba derrotada a la confrontación electoral. Agotada como proyecto político y destrozada por disputas intestinas y ambiciones personales. En cambio, en naciones que tienen fundados motivos de preocupación por el rumbo agresivo de la política de EE.UU., se creía que la Concertación -aun con todas sus vacilaciones y blandenguerías- saldría airosa de la prueba. A ese engaño contribuyó la imagen de una presidenta Bachelet con 80% de respaldo popular.

El tema internacional casi no se tocó en la campaña presidencial, impidiendo que los chilenos conocieran los peligros que afrontan pueblos hermanos. El golpe hondureño ni se mencionó, tampoco la instalación de bases militares en Colombia y Panamá, ni el fracaso de la Conferencia sobre Cambio Climático en Copenhague, ni la crisis capitalista, ni… El listado de temas que tienen que ver con el mundo, la Humanidad y nuestra América Latina que los candidatos no abordaron en la campaña, es interminable. Repasarlo sólo sirve para confirmar la insularidad política en que vivimos. Este factor -que ha producido ignorancia, erosión ideológica y despolitización-, permite a la derecha y a la Concertación manipular las conciencias de los ciudadanos y direccionarlas con técnicas de marketing y métodos farandulescos.

Piñera es parte de una “nueva derecha” que pretende haberse desvinculado del reciente pasado de dictaduras militares que atropellaron los derechos humanos en América Latina. Esta derecha -que ha conseguido esconder su ADN golpista- ha llegado a Chile para quedarse, por lo menos es lo que pretende.

La “nueva derecha” es un invento de los estrategas del Departamento de Estado que conduce Hillary Clinton, cuyo talante imperial se ha puesto en evidencia durante los últimos meses. El nuevo engendro político viene a reemplazar a los gobiernos socialdemócratas y/o socialcristianos, como el de la Concertación, que han sufrido un acelerado desgaste por su aplicado servicio al neoliberalismo y su traición a los trabajadores. Esta “nueva derecha” controla todavía pocos gobiernos y algunos, como el de Alvaro Uribe, apestan a muerto.

Por eso, la victoria de Piñera -con un programa populista que sigue las aguas de la Concertación pero que garantiza mano dura con el movimiento social para blindar la inversión privada-, es recibido con júbilo por los sectores más reaccionarios del continente. Sin embargo, la “nueva derecha” necesita victorias en países importantes como Argentina y Brasil (ya cuenta con México) e intentará meter su contrabando político en Venezuela y Ecuador para destruir esas revoluciones por dentro.

Para el chileno medio, atrapado en la telaraña de deudas que tejen 29 millones de tarjetas de crédito que constituyen su vía de acceso al consumo, la política es una galaxia lejana a su interés cotidiano. La democracia representativa sólo lo obliga a votar, pero no le reconoce derecho a participar. Los asuntos políticos que atañen a su condición de ciudadano pertenecen al ámbito de lo accesorio y superfluo que no soluciona sus problemas concretos. Por eso, delega esos asuntos en los políticos profesionales a quienes, a la vez, considera unos zánganos aborrecibles. No es para menos: entre los 14 millones de pesos mensuales de la dieta de un diputado, y los 257 mil pesos que gana más de la mitad de los trabajadores chilenos, hay un abismo de desigualdad. El quintil más bajo de ingresos, según la encuesta Casen, destina más del 60% de sus salarios a pagar deudas que superan todas las fronteras de la usura. Este abismo de desigualdad no intentaron cerrarlo los partidos de la Concertación -hoy en liquidación- y menos lo hará esta “nueva derecha” exultante que celebró su victoria bailando y descorchando botellas de champaña como en 1973, cuando instigó a los militares a derramar la sangre de miles de chilenos.

Trabajadores agobiados por extenuantes jornadas, viviendo el constante temor de pasar a integrar el ejército de 800 mil cesantes, temiendo enfermar por el costo de la atención médica y de los medicamentos y por las interminables listas de espera en los hospitales, con las esperanzas perdidas de obtener educación de calidad para sus hijos, viviendo en la promiscuidad de departamentos de 45 metros cuadrados, acosados por la droga y la delincuencia, relegando a la clandestinidad del recuerdo familiar las atrocidades de la dictadura militar-empresarial, ¿qué ánimo o qué tiempo tendrán para preocuparse de la dimensión política del triunfo de Piñera?

Por eso, no debe extrañar que cientos de miles de chilenos hayan votado por la “nueva derecha”, esperando ingenuamente que ese gobierno aliviará sus miserables condiciones de vida. Esta actitud pasiva e indiferente al retroceso político que significa legitimar a los herederos de la dictadura y facilitar así las amenazas a la soberanía de pueblos hermanos, es resultado del fracaso estruendoso de la Concertación. Pero también de la injustificable tardanza de la Izquierda para superar su fragmentación y levantar una alternativa popular e independiente. Ahora estamos en el punto de volver a empezar, porque la historia no ha terminado. De nosotros depende acortar el tiempo que la derecha pretende quedarse en el poder.


MANUEL CABIESES DONOSO


(Editorial de “Punto Final”, edición Nº 703, 22 de enero, 2010)

punto@interaccess.cl

www.puntofinal.cl

www.pf-memoriahistorica.org

27/01/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

CON EL TRIUNFO ELECTORAL DE SEBASTIÁN PIÑERA EN CHILE RESUCITA EL PINOCHETISMO


POR FERNANDO ARELLANO ORTIZ

“Viva Pinochet” coreaban centenares de partidarios del presidente electo de Chile Sebastián Piñera, en sectores céntricos de Santiago cuando se conocieron los resultados electorales que le dieron el triunfo electoral el pasado 17 de enero. Es una muestra clara y contundente que con la llegada de este magnate empresario metido a político, epígono del tristemente célebre primer ministro italiano Silvio Berlusconi, resucita el pinochetismo y se entroniza nuevamente la ultraderecha retardataria en el Palacio de la Moneda.

Piñera – Pinochet

En buena medida, ese retroceso político en Chile es responsabilidad de la Concertación que en las dos décadas que gobernó no tuvo la capacidad ni la voluntad política de cambiar el modelo tanto político como económico.

En los primeros años del retorno democrático la sombra del siniestro dictador no dejó avanzar en la apertura de mayores espacios democráticos, como el sistema binominal que condenó a los partidos minoritarios al ostracismo.

Piñera ha dejado desde ya la puerta abierta para que cómplices y seguidores de Pinochet ingresen a su gobierno para seguir profundizando el modelo neoliberal en lo económico, y los métodos represivos y oligárquicos en lo político.

El presidente electo chileno puede ser considerado el Berlusconi latinoamericano si se tiene en cuenta que a su poder económico ahora le agrega el poder político. El perfecto ícono de la globalización neoliberal, o en palabras del sociólogo norteamericano Samuel Huntington, “el hombre de Davos”, para describir a quien acude a esa ciudad de los Alpes suizos cada año a hacer ostentación pública de poder e intercambiar con empresarios o especuladores financieros como él.

Lo que cabe esperar para Chile con el ascenso de Piñera al poder es que se termine de privatizar lo que queda por entregarle a las codiciosas multinacionales que no es poco. Como dice el profesor chileno-colombiano Jorge Harritt Huenchacona Hinojosa, “no solamente se terminará por privatizar el aire sino las empresas del cobre como Codelco, herencia del gobierno socialista de Allende que genera 4.600 millones de dólares al año de utilidades, Enami y Cochilco, acabando de esta manera con el patrimonio público del país”.

Como buen neoliberal, el nuevo inquilino del Palacio de la Moneda manejará con criterio empresarial a su nación, manipulando los asuntos públicos para provecho privado, siguiendo al pie de la letra las instrucciones ideológicas y la propaganda del “libre comercio” de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), a la que acaba de adherir hace pocas semanas Chile, en ceremonia protocolaria encabezada por la propia presidente Michelle Bachelet.

A CONSOLIDAR BLOQUE DE DERECHA EN LATINOAMÉRICA

En el ámbito internacional el gran ganador de las elecciones chilenas del pasado 17 de enero es sin lugar a dudas Washington y su estrategia hegemónica en América Latina.

Luego del avance de los gobiernos progresistas y de izquierda en la región que pugnan con la Casa Blanca, Piñera viene a reforzar el club de los mandatarios conservadores y retardatarios como Álvaro Uribe en Colombia; Alan García en Perú; Roberto Martinelli en Panamá; Óscar Arias en Costa Rica; Porfirio Lobo en Honduras; y Felipe Calderón en México. Ahora, seguramente, lograrán compactarse para alinearse con Washington y torpedear los procesos de emancipación política que se vive en toda la región.

Es muy probable que los primeros viajes de Piñera los realice a Bogotá y Lima para lograr concretar líneas de acción con Uribe y García y de esta manera comenzar toda una estrategia para contrarrestar los avances integracionistas liderados por los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Bolivia y, además, boicotear procesos de consenso político como Unasur.

Comienza entonces una nueva etapa política para los chilenos. La desgastada Concertación si bien puede mostrar resultados, no fue capaz de darle el viraje socioeconómico después de la nefasta y criminal dictadura pinochetista y prefirió seguir con su estrecho modelo político y su inequitativo y concentrador esquema económico.

El retroceso en democracia y en equidad económica será muy grande durante este cuatrienio del heredero de Pinochet. Pero a la vez, será una buena oportunidad para reinventar una nueva alternativa política por parte de los partidos progresistas y de izquierda que, en forma efectiva, reivindiquen por fin la memoria de dirigentes chilenos de la talla de Salvador Allende, Marmaduque Grove y Miguel Enríquez.

Enero 18 de 2010.

Fuente – Cronicón

20/01/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Chile: los candidatos presidenciales cierran sus campañas pensando en el ballotage



Enviado especial
Los candidatos para las elecciones presidenciales del próximo domingo realizarán hoy sus actos de cierre con la mira puesta en el seguro ballotage del 17 de enero, para el que tanto el oficialista Eduardo Frei, como el opositor de derecha, Sebastián Piñera, pronostican que saldrán victoriosos.

El empresario que lidera la coalición de derecha, Piñera, encabezará un acto masivo en el centro de Santiago (en el cruce de La Alameda y Portugal), en el mismo lugar donde la actual presidenta, Michelle Bachelet, hizo su cierre de campaña en enero de 2006.El candidato demócrata cristiano, Frei, eligió en cambio realizar su acto en la ciudad de Concepción, la segunda en importancia del país, a unos 500 kilómetros al sur de Santiago, con la expectativa de que pueda realizar allí un gesto claro hacia Jorge Arrate y Marco Enriquez-Ominami para aunar esfuerzos a partir del 14 de diciembre, fecha en que comenzará la carrera final a La Moneda.

Concepción es la ciudad donde nació Enriquez-Ominami, hasta ahora el tercero en discordia en esta contienda electoral, quien ya pasó por allí el lunes con su acto más masivo, y eligió cerrar mañana su proselitismo en la ciudad de La Calera, 110 kilómetros al noroeste de Santiago.

Según la encuesta del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC), Piñera se impondría en primera vuelta con un 44 por ciento de los votos sobre el senador Frei, con el 31 por ciento, y luego -ya fuera de la carrera por el ballotage- el independiente Marco Enríquez-Ominami, con el 17,7 por ciento, en tanto que el candidato del Juntos Podemos, Jorge Arrate, lograría 7,2 por ciento.

Mientras tanto, Piñera agradeció “el apoyo, el cariño, el entusiasmo de la gente” que reflejó la encuesta cuyos resultados consideró el indicador de que “el cambio el futuro y la esperanza llegan a nuestro país”, al encabezar este mediodía una actividad en Quilicura.

En cambio, para el vocero de la Concertación, José Antonio Gómez, “no cabe duda que ese porcentaje y la forma como está distribuido, le da a Frei todas las posibilidades de ganar los votos que se disputan en el ballotage, que son del progresismo, de gente que representa el cambio que Chile quiere, son remontables y estamos seguros que en segunda vuelta ganamos”.

En esa línea, el presidente del PPD, Pepe Auth, sostuvo que la encuesta del mes pasado daba como ganador a Sebastián Piñera, “lo que muestra una caída relevante, porque sólo alcanza un 44 por ciento de los votos en primera vuelta, y la suma de la adhesión de los demás candidatos supera con creces la que obtiene el candidato de la Coalición por el Cambio”.

El líder de la DC, Juan Carlos Latorre, señaló que con esta cifra será Frei quien pase a segunda vuelta y explicó que será difícil para Piñera obtener el puntaje que le falta para una mayoría en la elección de este domingo.

Arrate, el candidato de la izquierda quien insiste en su propuesta de un acuerdo previo a los comicios con Frei y Ominami para vencer a Piñera en el ballotage, manifestó sus reparos a la metodología del sondeo, al afirmar “que la encuesta no detecta bien el voto de izquierda, el que está siempre oculto por un hecho sociocultural, y que fue reconocido por el equipo que realizó la encuesta”.

TELAM

10/12/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , | Deja un comentario

Chile: Polémica sobre el patrimonio de los candidatos presidenciales


lunes 29 de diciembre de 2008


XINHUA

A un año de las elecciones, la polémica desatada por los patrimonios de dos aspirantes a la presidencia de Chile rememora la relación dinero-política, que históricamente ha estado presente en la vida política del país.

El multimillonario empresario Sebastián Piñera, candidato de la derecha, y Eduardo Frei, proclamado por la Democracia Cristiana, uno de los partidos de la coalición gobernante, están en el centro del debate, donde ambas partes expresan incompatibilidad de aspirar a un cargo de tanta relevancia mientras tengan su fortuna invertida en los negocios.

Piñera, ex senador y ex candidato presidencial en el 2005, es considerado uno de los hombres más ricos de Chile, estimándose su riqueza en unos 1.400 millones de dólares, siendo propietario de un canal de televisión y principal accionista en la línea aérea LAN y otras empresas.

Frei, ex presidente entre 1994-2000 y actual senador, fue un exitoso empresario y ha sostenido que vendió toda su participación en las empresas al ingresar a la política en 1988.

Las críticas a ambos por el doble rol de empresarios y políticos provienen de parlamentarios del derechista partido Unión Demócrata Independiente (UDI) y del oficialismo.

Apenas dos semanas después de que la UDI decidiera apoyar a Piñera, el secretario general de la UDI, Víctor Pérez, advirtió sobre la necesidad de que el empresario zanje de manera definitiva su doble militancia en la política y en los negocios.

“Todo lo que genere inhabilidades e incompatibilidades tiene que dejarlo. No hay duda de que una empresa o una industria como la televisión, que tiene regulaciones estatales, es absolutamente incompatible con el hecho de ser candidato presidencial y, posteriormente, presidente”, agregó.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Empleados Fiscales, Raúl de la Puente, aseveró que “es necesario separar los negocios del Estado, porque el Estado debe ser un ente superior que debe fiscalizar, regular y, por lo tanto, creemos que no puede ser que el primer funcionario público del Estado tenga intereses que él mismo supervisa”.

El vocero del gobierno, Francisco Vidal, aprovechó la ocasión para pedir a la derecha apoyo para aprobar el proyecto de ley de fideicomiso ciego, que obliga a los políticos de alto nivel a vender sus acciones en empresas estratégicas para el Estado o que estén reguladas por éste, como es el caso de LAN, además de traspasar las acciones en empresas concesionadas.

Piñera ha dicho que se desligará “de todas las empresas que pudieran significar cualquier dificultad, conflicto o distracción de el objetivo de ser un buen presidente para todos los chilenos”, aunque no especificó en qué fecha lo hará y sólo dejó claro que el proceso estará terminado antes de llegar a La Moneda, en el caso de ganar los comicios.

Frei ha insistido en que no ejerce actividad empresarial y que su declaración patrimonial aparece en la página web del senado, pero la derecha insiste en que tiene capital invertido en Inversiones Saturno, un holding que participa en empresas eléctricas, inmobiliarias y forestales.

En 1988, en una declaración notarial Frei y su esposa, Marta Larraín, se retiraron de las siguientes empresas Ingeniería y Maquinarias Limitada, Viviendas Económicas Inmaq, Sigdo-Koppers Comercial Limitada, Ingeniería Sigdo-Koppers Limitada y Sigdo- Koppers Forestal Limitada.

En su primer discurso de campaña, el ex presidente señaló que “Chile lo que necesita no es un gerente, sino un presidente”, en una velada crítica a Piñera, quien está liderando todas las encuestas de opinión.

Es conocido que la mayoría de los senadores y diputados tiene acciones en las empresas privadas y ex funcionarios y ex dirigentes políticos ocupan ahora cargos importantes en grandes corporaciones.

Esta polémica sobre política-dinero-negocios será un tema recurrente en las campañas de los distintos candidatos hasta las elecciones del 2009, las cuales se prevén muy reñidas, y el candidato de la derecha podría convertirse en el primer mandatario electo de este sector desde 1958, aunque gobernó con el dictador Augusto Pinochet (1973-1990).

Publicado por ARGENPRESS

30/12/2008 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario