America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

DESPUES DE KIRCHNER, LA IMPLOSION DEL GRUPO AHHH…


 

La hipnosis terminó

La muerte de Kirchner no creó un vacío de poder en el Gobierno sino en el Grupo Ahhh…. Las boutades de Carrió y Reutemann, en sendas pausas del spa y el campo, dejaron castañeteando los dientes a sus respectivas coaliciones. Sin fuerza, cohesión ni proyecto enfrentan a un gobierno coherente, fortalecido por el reconocimiento popular a su líder muerto y la adhesión a su continuadora, por temor a cualquier cambio de rumbo.

Imagen: Télam y DyN.

Por Horacio Verbitsky

Las boutades de Reutemann y Carrió, en sendas pausas del campo y el spa, dejaron castañeteando los dientes a sus respectivas coaliciones.

La imponente eclosión afectiva producida en cuanto se supo que había muerto Néstor Kirchner actuó como el chasquido que despierta a un hipnotizado. La bruma de imágenes inducidas por sugestión se disipa y la realidad recupera su nítida primacía. La espuma de los días y la trivialidad del debate mediático, detrás del cual eran visibles los intereses, habían tendido un velo deformante, que desapareció en un minuto. Clarín ni siquiera tuvo tiempo de levantar el aviso transparente de un hipermercado que estaba en su portada on line y que durante varios minutos proyectó una salva de fuegos de artificio sobre la noticia de la muerte de Kirchner, como involuntaria celebración. La ruta de la emoción recondujo a la racionalidad perdida.

Un hombre ordinario

Unos minutos más tardó en instalarse la respuesta al nuevo escenario: como el primer día del gobierno de Kirchner en 2003, igual que al asumir Cristina en 2007 o como al conocerse los resultados del escrutinio de 2009, la condición pregonada para la gobernabilidad fue el consenso y la concertación con los intereses corporativos. Esta insistencia en torcer la voluntad del gobierno por medios insidiosos, es una muestra de impotencia de quienes no pueden imponer sin amenazas su propia agenda, por falta de fuerza, de cohesión y de proyecto. Kirchner tuvo la sagacidad de persistir en el rumbo trazado sin amilanarse por riesgos ni contratiempos. Esa obstinación en perseguir un objetivo claro por encima de las contradicciones inevitables de la acción política, la sencillez del discurso que repitió sin variar durante años y su coherencia con la práctica es lo que el país reconoció con demostraciones de amor y gratitud como no se recuerdan en muchas décadas, por parte de la multitud más diversa de la historia, donde los sindicatos obreros coincidieron con las minorías sexuales. Sólo la ceguera irremediable de quien no quiere ver puede confundir con necrofilia este diálogo profundo de una sociedad en mutación con el liderazgo que le permitió emerger. A los pocos días, comenzó una desaforada idealización. ¿Quién podrá llenar el vacío que deja tan enorme figura?, es el solapado subtexto que, una vez más, apunta a menoscabar a Cristina, reciclando la ficción de que él era el único poder real. El mejor ejemplo está en el título de la crónica del diario Washington Post, “Transición sudamericana: las dos mujeres que liderarán el futuro de Brasil y Argentina”. A ambas les vaticina “una transición difícil”, como si CFK recién se hiciera cargo de la presidencia, al mismo tiempo que la electa Dilma Rousseff. Kirchner sólo fue un hombre ordinario que, puesto en una situación extraordinaria, estuvo a la altura del desafío. No más, pero tampoco menos. Lo mismo vale para su esposa. Eso es lo que el pueblo celebró en Buenos Aires y Santa Cruz, con tristísima satisfacción.

¿Por qué cambiar?

Fueron una pareja sentimental y política, que compartió vida y proyecto. Y al pueblo jamás le fue mejor en décadas. La economía crece por encima del 9%; la relación deuda/PIB se redujo diez veces y es la menor desde el empréstito Baring de 1826; las reservas son las más elevadas de la historia; las relaciones con los países vecinos son estrechas y cooperativas, con Estados Unidos y Europa, cordiales y respetuosas pero en un pie de igualdad. Los jefes de la dictadura criminal están presos y son juzgados. La justicia funciona con independencia del gobierno, aunque no siempre de los poderes fácticos. La producción y las exportaciones agrícolas y de automóviles serán este año las mayores de la historia. El consumo crece a pesar de la elevada inflación, los salarios formales superan el IPC, la Asignación Universal por Hijo compensa la diferencia para los precarios, el desempleo cayó a 7,6% y sigue bajando. Los obreros de la multinacional francesa Renault, que presentó un nuevo auto, con 40% de piezas argentinas, aclamaron a la presidente. Son tan jóvenes como quienes colmaron la Plaza de Mayo y las calles porteñas para despedir a Kirchner. ¿Por qué debería cambiar Cristina una política que goza de tanta adhesión? Si ella se lo propusiera, hoy sería reelecta en primera vuelta, por mayor diferencia que en 2007, cuando dobló a la segunda fuerza.

La famosa crispación

Kirchner no está y CFK pasó los últimos días en la cumbre del G-20. Si el relato predominante fuera cierto, esto debería reflejarse en un clima de serenidad y concordia. Por el contrario, todas las contradicciones del Grupo Ahhh… asomaron como fracturas expuestas. Los efectos más deletéreos afectaron al Peronismo opositor, la Coalición Cívica Libertadora, el radicalismo, el socialismo y el PRO, donde se produjo una verdadera implosión. Una semana antes del 27 de octubre, José Scioli pedía proyectos y ofrecía cargos en el futuro gabinete presidencial de su hermano. Su trabajo junto a Francisco de Narváez no obedecía a que se hubiera distanciado del gobernador bonaerense, como acordaron simular: Daniel Scioli aspiraría a la presidencia y De Narváez lo acompañaría como candidato en la principal provincia del país. En el último diálogo con Scioli, Kirchner cortó camino y lo invitó a que compitiera con él en las primarias justicialistas. “Si me ganás yo te apoyo”, le dijo. Scioli protestó lealtad pero siguió con su plan de congregar al kirchnerismo y al peronismo disidente, sin confrontar con nadie. El espacio político para esa fantasía se le ha hecho minúsculo y no le queda mejor alternativa que la reelección en Buenos Aires. Pero esto ha desacomodado al Peronismo opositor. Como también desapareció en acción el vicepresidente Julio Cobos (beneficiario del mayor hit musical del año), De Narváez ha renovado los contactos con el senador Carlos Reutemann, quien pegó un portazo en las narices del ex senador Eduardo Duhalde y sus acólitos, quienes pretendían seguir como si nada hubiera sucedido. Reutemann estaba negociando con Kirchner un acuerdo para impedir que en Santa Fe volviera a imponerse el Pacto Radical-Socialista. Implicaba la elección en primarias justicialistas entre el diputado kirchnerista Agustín Rossi y el entenado reutemista Jorge Obeid. Para Kirchner, y para Cristina ahora, la condición era que el senador sojero apoyara la candidatura presidencial del FpV. La votación por el presupuesto fue una prueba ácida para esa amalgama: Rossi solicitó que los seis diputados nacionales que responden a Reutemann y Obeid votaran el proyecto oficial, a lo que se negaron. La confluencia de julio sólo es posible dentro de un acuerdo para octubre. De otro modo, sólo resolvería los problemas de Reutemann, lo cual no constituye una prioridad en Olivos. Otro tanto vale para Córdoba, donde siguen bien encaminadas las conversaciones con el ex gobernador José De la Sota, menos remilgado que Reutemann. En la Capital, los contactos se habían entablado con colaboradores de los más próximos a Pino Solanas. En combinación con CFK, Pino hasta podría ganar la jefatura municipal. El problema es que esto lo obligaría a despedirse de su regalada existencia, y además dispersaría su tropa, una sumatoria de microemprendimientos como los de Claudio Lozano, Humberto Tumini y Miguel Bonasso, siempre asidos de algún faldón nacional para no caerse del mapa. También se movieron las placas tectónicas en las cámaras patronales agropecuarias, cuya Mesa de Enlace pasó al olvido, dada la avidez de Eduardo Buzzi por reubicarse en la nueva situación. Hasta hace poco pretendía llegar a la gobernación de Santa Fe por el duhaldismo. Hoy pugna por la mera subsistencia, desprestigiado en todos los ambientes que supo frecuentar, y sólo anhela que le tiren un cable desde la nave oficial. ¡Hasta fue mencionado por Clarín, que no perdona, entre los operadores del FpV para la aprobación del presupuesto!

La implosión

El mayor escándalo lo produjo la jefa de la Coalición Cívica Libertadora, con su denuncia de un nuevo Pacto de Olivos. Los radicales nunca habían abjurado de la reforma constitucional de 1994, negociada entre su líder Raúl Alfonsín y el entonces presidente Carlos Menem. Sin embargo, a la sola mención de Elisa Carrió saltaron como si se tratara del peor insulto. Es cierto que estaban sensibilizados por la propia fractura que los partió al medio en la disputa por la presidencia del bloque, que ahora se repite en el Senado. También cruje la bancada macrista que, como animal de dos cabezas, se intercambia acusaciones cara a cara. Más sosegada fue la respuesta oficial ante el otro exabrupto de Carrió, acerca de una presunta “Banelco de Cristina”. Aníbal Fernández recurrió al mecanismo psicológico de la proyección y Rossi dijo que el escándalo de una denuncia sin fundamentos fue la única forma de impedir una derrota en la inminente votación presupuestaria. Lo confirmó la camaleónica asistente de Carrió, Patricia Bullrich, ex ministra de Trabajo de Fernando de la Rúa, al confesar que “si no denunciábamos, perdíamos la votación”. Ya las declaraciones de las diputadas Cinthya Hotton (macrismo evangélico) y Elsa Alvarez (radicalismo patagón) sobre llamados telefónicos habían sido interpretadas por la prensa de oposición como ofrecimientos de soborno, cosa que ninguna de ellas había dicho. Sería ingenuo, si no fuera perverso, suponer que una gestión semejante se haga por teléfono y sin una relación personal previa. La verdadera Banelco fue el traslado de 5 millones de pesos para pagar a senadores propios y ajenos por parte del secretario del Senado, no un diálogo político sobre la importancia de contar con un presupuesto para el último año de gestión. La denuncia es de tan extrema gravedad que no se entiende cómo las dos legisladoras omitieron su judicialización, obligatoria por el artículo 117 del Código Procesal Penal, ni accedieron a identificar quién o quiénes les ofrecieron qué cosa. En cambio, se propicia una investigación parlamentaria, en la que una vez más se buscará enlodar al gobierno, como ocurre desde el día en que Cristina juró el cargo. El Grupo Ahhh… y sus satélites de izquierda no escarmentaron con la ley previsional del 82 por ciento. Ese único éxito parlamentario que consiguieron en un año se les volvió en contra. Cuando CFK cumplió su promesa de vetarla no hubo una sola protesta de los presuntos afectados, mientras en Francia más de tres millones de personas paralizaban el país para reclamar por el aumento de tres años en la edad jubilatoria. Hacía falta un esfuerzo de voluntarismo y microclima para no percibir la valoración del gobierno que latía en las capas profundas de la sociedad y que salió a la superficie en cuanto la muerte de Kirchner hizo entrever el peligro de un cambio de rumbo.

De Buenos Aires a Seúl

“Esta presidente inteligente y luchadora como pocas, valiente como ninguna” (según la definición del nieto de uno de los grandes juristas del establishment liberal, que se refiere a ella como “la chica que nos gusta”) presidía al mismo tiempo la apertura de la mesa de Finanzas en la Cumbre Mundial del G-20 en Corea. Allí reivindicó sus políticas activas para superar la crisis financiera y sostener el empleo y el consumo. Mencionó la acumulación de reservas como defensa contra la volatilidad de los mercados, el pago con ellas de compromisos externos para invertir los recursos fiscales en la economía real y las restricciones al ingreso de capitales especulativos. “Las finanzas tienen que volver a la escala de la producción de bienes y servicios y tenemos que mejorar los salarios porque la gente tiene que consumir”, explicó. Para tirria de quienes no abandonan las catastróficas recetas del establishment, concluyó que en la Argentina “comprobamos que no puede crecer un sector a costa de que se derrumbe el resto de la sociedad”, y que esa enseñanza es aplicable a escala global. No es una conclusión presuntuosa. En Holanda, los economistas Servaas Storm and C.W.M. Naastepad, de la Universidad Tecnológica de Delft, acaban de publicar un artículo (“El costo de la desigualdad”) en el que analizan las consecuencias de la teoría de la tasa de desempleo que no acelera la inflación (o, por su sigla en inglés, la NAIRU), responsable de los espectaculares desequilibrios que culminaron con el colapso de 2007/2008. Para la NAIRU, que los autores equiparan con el ejército de reserva de desocupados de la doctrina de Marx, habría un desempleo de equilibrio, resultante del conflicto distributivo entre trabajadores y patrones. Su principal implicación es que los gobiernos y sus banqueros centrales no deberían promover el pleno empleo porque aceleraría la inflación. En consecuencia el mercado laboral debe ser desregulado, los estados de bienestar puestos a dieta y la posición negociadora de los sindicatos debilitada, de modo de reducir el salario real respecto de la productividad y mejorar la rentabilidad empresarial. Crecimiento e igualdad serían así incompatibles. Esta familiar descripción de lo que ocurrió en la Argentina del neoliberalismo está en la base de la crisis global. Al acentuarse la desigualdad y disminuir los ingresos del 90 por ciento de la población surgió un mercado cautivo de préstamos para mantener el nivel de vida de esos hogares. Al mismo tiempo se incrementaban los ingresos del 10 por ciento restante, origen de la sobreabundante liquidez que se depositó en fondos especulativos. Ese exceso de crédito no se utilizó para financiar el progreso técnico sino para la creación de nuevos e imaginativos instrumentos financieros, como la securitización de las hipotecas que, a partir de cierto punto, fueron insostenibles y pincharon la burbuja. Aunque la crisis haya emergido en el sector financiero, dicen los holandeses, sus raíces son más profundas y residen en el cambio estructural en la distribución del ingreso en los últimos treinta años. Para impedir la fragilidad financiera y la crisis es preciso “disciplinar a las empresas, los inversores y los mercados financieros”. Los autores proponen una toma de decisiones compartida a nivel de empresas, para desalentar la actividad especulativa y no productiva. “Un crecimiento más igualitario, traccionado por el salario y con baja desocupación, es crucial para impedir la acumulación de los excesos de liquidez que desencadenaron la actual crisis”. La alternativa a la NAIRU es el regreso a la regulación financiera y a políticas más equitativas de pleno empleo. Como si también volvieran de un sueño hipnótico, Storm y Naastepad enuncian algunas viejas verdades elementales. “El salario no es sólo un costo para las empresas (como supone la NAIRU) sino que mayores remuneraciones también producen beneficios macroeconómicos, como mayor demanda y más rápido aumento de productividad, mayor capacidad utilizada por las empresas y mayores ganancias”. Si aumentan la demanda y las utilidades también crecerá la productividad, por la inversión en nuevo equipamiento de tecnología más avanzada. Los mayores salarios, una fuerte protección legal para los trabajadores y su participación efectiva en la gestión de las empresas también motivarán a los trabajadores a comprometerse con las empresas a través de una mayor productividad. Además de los líderes de una docena de compañías globales, escucharon el mensaje de Cristina el presidente y vice de la Unión Industrial, Héctor Méndez y José Ignacio Mendiguren, los mismos que han liderado la oposición a todas las medidas que el gobierno adoptó en ese sentido y que ahora resisten, con el apoyo del Episcopado Católico, la participación obrera en las ganancias contenida en la Constitución desde hace 53 años. ¿Qué habrán entendido esas mentes obtusas, reacias al inevitable despertar?

Página 12

14/11/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Venezuela – Socialismo ganó mayoría absoluta de Parlamento venezolano con 60% de los votos


El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, reiteró que el Partido Socialista ganó con mayoría absoluta la Asamblea Nacional de la República. El mandatario sostuvo que la oposición del país se basa en la mentira para crear una matríz de opinión. Las declaraciones fueron ofrecidas durante una rueda de prensa con medios internacionales, tras las elecciones legislativas celebradas este domingo.


TeleSUR _

TeleSUR _ Hace: 03 horas El presidente venezolano, Hugo Chávez, ratificó este lunes que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganó la mayoría absoluta del Parlamento con 60 por ciento de los votos, y denunció que la oposición venezolana se maneja en la mentira, por las declaraciones que han emitido tras los resultados de las elecciones legislativas del 26 de septiembre.

“La Revolución ganó voto a voto en 18 de los 24 estado del país”, indicó el presidente al señalar que además ganaron la mayoría de los diputados, circunscripciones, circuitos y por estados.

“Los  dirigentes de la contrarrevolución venezolana se han manejado en la mentira” e insistió que “son expertos en el manejo de la mentira”.

El mandatario hizo las afirmaciones en el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores (casa de Gobierno), durante una rueda de prensa con medios internacionales.

Chávez señaló que las fuerzas de la Revolución lograron una importantísma victoria, no obstante, subrayó “que ahí están los magos del mundo al revés”, en referencia a la obra del escritor uruguayo, Eduardo Galeano.

“Hemos ganado la mayoría absoluta”, señaló el mandatario al explicar que se podrán aprobar las leyes, después de un previo debate. Asimismo, señaló que el Gobierno nunca ha estado sin oposición en la Asamblea Nacional.

“Obtuvimos 98 diputados, de un total de 165 eso es un 59,39 por ciento, estuvimos a un diputado de la mayoría calificada, una de las mayorías calificadas, porque hay dos tipos los 2/3  y 3/5”, explicó el presidente en una introducción antes de la conferencia de prensa.

Indicó además que prefiere 98 diputados sólidos a que después haya una quinta columna, como en los años anteriores.

Al inicio de la rueda de prensa, la periodista de teleSUR, Madelein García, le preguntó al presidente venezolano sobre la siguiente fase política tras las elecciones parlamentarias.

A manera de respuesta Chávez indicó que la siguiente acción es acelerar los programas que impulsa el Gobienro.

“Viene la aceleración de los programas” impulsados por el Ejecutivo, “pasamos a la etapa del utopismo socialista”, señaló el mandatario venezolano.

Al hacer un repaso detallado del proceso electoral, Chávez aseguró que “no ocurrió nada extraordinario”, sin restarle importancia a los comicios, subrayó.

Indicó que los resultados coinciden con lo que un analista había anticipado y era ocupar (el PSUV), “entre 80 y 99 máximo, curules”, en el Parlamento unicameral de 165 escaños.

“No ocurrió nada extraordinario, algo extraordinario era que hubiésemos ganado 130 diputados, extraordinario era que hubiésemos perdido la mayoría absoluta”, reiteró.

Entre los programas que adelantará el Gobierno destacan los de corte social, tecnológico, educativo, petrolero, entre otros no menos importantes.

Señaló que se construye el Socialismo “desde lo concreto”, después de todos los ataques desestabilizadores que ha recibido su  Gobierno.

“Una vez pasado lo peor (…) hay que acelerar programas del nuevo proyecto histórico, político, social tecnológico” y la integración de los pueblos del Sur.

Al ser interrogado sobre las lecciones de las elecciones legislativas, el jefe de Estado manifestó que durante la campaña se tomaron muchas cosas en cuenta, entre ellas la importancia de la vivienda  en el país.

Relató que durante los actos propagandísticos estuvo “sacudido, no sólo por las imágenes que vi en los barrios de Caracas (capital), sino por las tragedias que hemos vivido”.

Del mismo modo, recordó los sucesos que han enlutado al país producto de las fuertes lluvias caídas, principalmente en la ciudad capital.

“El tema de la vivienda es un tema que me golpea, me sacude”, insistió el presidente sobre todo por el sufrimiento de los niños, por lo que pedirá que se decrete como problema de Estado el tema habitacional.

“Voy a pedir que trabajemos una Ley especial, más allá de un decreto (…) he encomendado a esto un problema de Estado, quiero decretar o legislar el problema de la vivienda en Venezuela”, recalcó.

“Quiero asumir directamente esa responsabilidad, quiero que (participe) todo el Consejo Ministros, hasta el Canciller” de la República, acotó.

Piedad Córdoba ama la paz

Durante la rueda de prensa, el gobernante venezolano, Hugo Chávez, fue interrogado sobre la inhabilitación de la senadora Piedad Córdoba, por la comunicadora de Radio Francia Internacional y RCN, de Colombia, Andreina Flores.

“No puedo inmiscuirme” declaró el presidente, puesto que no acepta tampoco que otros mandatarios se entrometan “en las decisiones de los poderes del Estado venezolano”.

Lamentó que la senadora liberal este pasando por un proceso disciplinario, en el cual se le acusa de supuesta colaboración con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“Si algo ama Piedad Córdoba es la paz (…) creo que es una infamia, además ha arriesgado su vida”, en las liberaciones  de los retenidos por la guerrilla.

“Sus lágrimas con familiares, con personas rescatadas de la selva, su angustia por Colombia, la negra Piedad es una colombiana integral, latinoamericana integral, una mujer en todo el sentido de la palabra”, consideró el mandatario.

Recordó que el ex presidente Álvaro Uribe, lo acusaba de tener vínculos con las FARC y lo amenazó con denunciarlo ante la Corte Penal Internacional, por lo que pidió al actual gobernante, Juan Manuel Santos,  que “siga cumpliendo su palabra” de respeto.

Agenda internacional

Cuando fue cuestionado acerca del impacto internacional que tendrían los resultados de las elecciones parlamentarias realizadas este domingo, el Presidente recalcó que “no afectarían el impulso del Socialismo” y reiteró que después de ganar la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional se fortalecerá el avance revolucionario.

“La política exterior es una atribución exclusiva del Presidente de la República y Venezuela, que es libre, soberana y autónoma, está y estará comprometida con la cooperación Sur- Sur y todos los acuerdos internacionales para la conformación del ALBA (Alianza Boliviariana para los Pueblos de Nuestra América) como espacio geopollítico”, aclaró.

Del mismo modo, agradeció al presidente de Bolivia, Evo Morales, al líder de la Revolución Cubana,  Fídel Castro, al Canciller brasileño, Celso Amorín y al mandatario colombiano, Juan Manuel Santos; quienes felicitaron y aplaudieron el proceso comicial que renovó por completo la AN.

Explicó además que las decisiones en las que interviene la Asamblea Nacional son contadas.

“Debe aprobar la designación de los embajadores, para lo que se deberá tener la mitad de los votos más a uno (Â…) en los convenios internacionales como Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), Petrocaribe, sólo se necesitará la mayoría absoluta, que ya la tenemos”, reafirmó.

En relación al bloqueo que mantiene Estados Unidos a  Cuba, ratificó su posición en contra de la medida y señaló que demuestra la poca conciencia del país y de su  presidente capitalista.

“El bloqueo tiene implicaciones en la medicina, alimentos, necesidades del pueblo cubano, sanciones e incluso amenazas”, detalló.

Citó al cineasta progresista estadounidense Michael Moore y expresó: “A Obama (Barack)  le dieron el Premio Nobel de la Paz, ahora que se lo gane”.

Condenó la actitud del Gobierno de Estados Unidos y añadió que “no es sólo por el bloqueo, sino porque ha jugado con la dignidad y la soberanía de los pueblos”.

Ejemplificó su postura con el caso de los Cinco héroes antiterroristas encarcelados hace 12 años en Estados Unidos, por sus labores para impedir acciones desetabilizadoras de grupos de la extrema derecha cubana radicado al sur de ese país.

“Ellos lo que estaban haciendo era  protegiendo a Cuba del terrorismo”, enfatizó.

Por otro lado, hizo mención a la línea editorial que mantienen algunos medios de comunicación nacionales e internacionales de derecha y señaló que “la lucha contra ella será uno de los mas grandes desafíos de la Revolución”.

“Es un desafío cultural, pues hay gente que no quiere escuchar otra cosa sino que yo soy lo malo, la destrucción (…) que yo soy el problema (…) es como lo dirían los psiquiatras: una fijación”, puntualizó.

Chávez reiteró que la batalla contra esta campaña mediática se dará frontalmente y “quitando la máscara a todo fariseo hipócrita”.

“Es un reto para nosotros, los que estamos empeñados en impulsar la Revolución pacífica y democrática, pero estamos dispuestos a demostrar con hechos en lugar de mentiras”, indicó.

Viaje a China

El presidente venezolano anunció que visitará China  entre los meses de octubre y noviembre próximos, tras la pregunta de la periodista de la agencia de noticias Xinhua, Aurora Rey-Sánchez, quien además preguntó sobre la receptividad de los productos del gigante asiático.

“Vamos a ir con mucho entusiasmo a China”, aseguró el gobernante, quien señaló que Venezuela es un aliado estratégico del país asiático.

El mandatario manifestó que los productos chinos han tenido éxito en el programa Mi Casa bien equipada, que otorga créditos a familias de bajos recursos para la adquisición de enseres para el hogar.

Recordó que para el año 2012 ya se estarán enviando a China un millón de barriles diarios de crudo, además que mencionó la construcción de la refinería chino-venezolana, convenios de proyectos agrícolas, industriales, instalación de maquinarias, entre otros proyectos.

teleSUR/yi – MM

28/09/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

El socialismo, según Gianni Vattimo Visión Siete Internacional.flv


23/04/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized, Videos | , , , , , | Deja un comentario

Argentina… oposición o golpismo a la hondureña?


El desafío de la oposición automática

Sorpresa. Diferencias ideológicas pero estrategia común en un Parlamento anti K.

04-03-2010 /  Representantes de la UCR, Pro, Coalición Cívica, Gen y peronismo disidente unidos contra el Gobierno. El arco anti K debutó con un triunfo parlamentario. El pacto con Carlos Menem y la estrategia oficialista para sortear el cerco.

Por Luz Laici

Puede parecerlo algunas veces más que otras, pero la política nunca es un juego de suma cero. Tampoco de lógicas binarias, con un ring que muestra al derrotado sin poder levantarse ante la cuenta regresiva y al triunfador cargado en hombros por sus seguidores más fieles. Justamente, la precisa imagen que intentó imponerse en los últimos días tras el discurso de Cristina Fernández en la apertura de las sesiones ordinarias, la embestida de una oposición que, disfrazada de selección nacional, intenta mantenerse abroquelada a pesar de los quiebres internos y su virtual conquista de espacios de poder en el Parlamento.Sin embargo, en el medio de esa pelea entre oficialistas y antikirchneristas sin distinción de ideologías, hay cuarenta millones de argentinos que se levantan cada mañana, salen a trabajar, llevan a sus chicos a la escuela, lidian con ciudades inundadas y piensan cómo estirar la plata que tienen en el bolsillo para pagar la carne, los útiles y, con suerte, algún que otro regalito para la mascota del hogar.

Un espejo que no miente: la realidad, siempre, es mucho más compleja. Pase y vea.
El lunes 1 de marzo la Presidenta volvió a pisar el Congreso para inaugurar las sesiones ordinarias. Dijo Cristina: “Vengo a hablar del país real, que me toca administrar todos los días, donde se baten récords de consumo (… otro país, al que denomino virtual o mediático, en el que suceden cosas horribles, donde nada está bien, todo está mal”. La división tuvo sus ejemplos concretos:

– “La Argentina virtual hablaba de que no íbamos a recaudar en nuestra balanza de comercio exterior más de 6 mil millones de dólares. Recaudamos 17 mil millones”.

– “Nos hablaban de que nuevamente se iban a disparar los índices de desocupación, que íbamos a trasponer largamente los dos dígitos. Cerramos el año en el 8,4 por ciento”.

– “En cuanto a las reservas acumuladas, el año 2009 fue de crecimiento mucho menor, 0,9 (por ciento), pero tuvimos crecimiento positivo (…) pese a la crisis superamos este año los 48 mil millones de dólares. Queremos llegar de vuelta a los 50 mil millones, tope al que habíamos llegado en marzo de 2008, batiendo récords en toda la serie histórica”.

– “Los superávit gemelos, fiscal y comercial, que fueron bandera de esta gestión y condiciones y pilares macroeconómicos del sostenimiento, fueron para el período 2003-2008, 82.966 millones de dólares (a favor). Durante el período de la convertibilidad tuvimos balanza comercial negativa”.
No fue caprichoso el contraste presidencial. Detrás de la pólvora, el discurso K reveló una estrategia que tendrá a las mejoras económicas como pilar de supervivencia. Y dio las primeras puntadas, con hilo: CFK anunció la derogación del decreto de necesidad y urgencia 2010/09 –que preveía la creación del Fondo del Bicentenario con reservas del Banco Central– y dio a conocer la firma de otros dos, con igual origen monetario pero distintas características –uno conforma el Fondo de Desendeudamiento Argentino, para cancelar deuda con acreedores privados; y otro simple, que prevé pagos al Banco Mundial y al Banco Interamericano de Desarrollo– que contaron con ejecución inmediata por parte de la entidad monetaria del país.

El revés del Gobierno pegó en el mentón opositor, que masculló bronca y puso en marcha una revancha automática. En la mañana del martes 2, representantes de la UCR, el Pro y la Coalición Cívica presentaron nuevas medidas cautelares para impedir la ejecución de la decisión presidencial. Un guión judicial que mutó de forma para presentarse en el Parlamento. Con tensión recargada y epicentro en el despacho del radical Oscar Aguad, el arco anti K decidió convocar a la Comisión de Finanzas de la Cámara baja. Y, en boca del diputado Alfonso Prat Gay, anunció: “Citamos a declarar a la presidenta del Central, Mercedes Marcó del Pont, junto al directorio de la entidad y al ministro de Economía, Amado Boudou”. Del “nosotros” del ex golden boy no participaron, claro, los legisladores oficialistas que resistieron la embestida opositora con su propia medicina: “¿Acaso eso es buscar consensos?”, repitieron.

No encontraron respuesta. Pero sí una explicación lógica: sin provincias ni municipios que gestionar –y ante los cuales rendir cuentas–, los lilitos dispusieron enfrentar a los K con artillería pesada y caiga quien caiga. ¿Para tanto? Tanto y más. “Si la Argentina tolera estas actitudes (en referencia a las decisiones presidenciales) no habrá orden institucional”, advirtió Carrió el pasado miércoles 3 y convocó a la Organización de Estados Americanos –cuestionada en los últimos meses por ratificar las elecciones en Honduras, que convalidaron el golpe de Estado contra el gobierno de Manuel Zelaya– a intervenir en el curso institucional de la Argentina (ver nota aparte). Una imagen que generó escozor. Aunque no fue la única: el mismo miércoles, las pantallas mediáticas mostraron a Hilda “Chiche” Duhalde junto a los radicales Ernesto Sanz y Gerardo Morales, el peronista disidente Adolfo Rodríguez Saá, el socialista Rubén Giustiniani, la romerista Sonia Escudero, el cómico Nito Artaza y la lilita María Eugenia Estenssoro, entre otros, alrededor de la misma mesa. El objetivo: “salvar” a la Patria. El mecanismo para el debut: rechazar el pliego de Marcó del Pont, presentado por el Ejecutivo ante el Senado para que la ratifique como presidenta del Central. Y, de cara al futuro, discutir un proyecto de ley girado a la Comisión de Asuntos Constitucionales de Diputados –comandada por la disidente y esposa de Luis Barrionuevo, Graciela Camaño– que pretende limitar la facultad presidencial de emitir decretos.

Lejos de la vorágine opositora, el Gobierno optó por no desesperar. “Si se están peleando todos contra todos”, justificó un funcionario cercano al matrimonio K y continuó: “(Mauricio) Macri está enfrentado a (Felipe) Solá y (Francisco) De Narváez, Lilita defenestra a (Julio) Cobos y los radicales no saben para dónde disparar. Lo mejor es que se desgasten entre ellos y se enfrenten en sus propios pagos, donde tendrán que explicarle a su gente por qué estando en las antípodas ideológicas son aliados en el Congreso. Las contradicciones van a empezar a saltar”. Y no son pocas. Por caso, el arco anti K deberá explicar:

– Su acercamiento con Carlos Menem, fuertemente cuestionado por legisladores como Carrió y convertido en pieza clave para derrotar al oficialismo. El armado opositor trocó su fidelidad a cambio de garantizarle un asiento en comisiones de gestión como Presupuesto y Hacienda y Relaciones Exteriores.

– La conformación de un espacio compartido por el socialista Giustiniani –candidato a vicepresidente por la lista de Lilita, en 2007, y defensor acérrimo de la gestión de Binner en Santa Fe– y el ex corredor de Fórmula 1 y ex gobernador provincial Carlos Reutemann.

– La unión entre el líder del Frente Cívico, Luis Juez, y sus eternos enemigos provinciales: el radicalismo.

En definitiva, la correlación de fuerzas entre los representantes de la oposición –hoy un espacio plagado de histeria, especulación, ambición y apenas alguna buena intención– definirá la sensatez (o no) de sus referentes. Carrió no tendrá gestiones a cargo pero los radicales son responsables de gobernaciones como Catamarca o Río Negro, los peronistas disidentes de San Luis o Neuquén y los socialistas del destino de Santa Fe. “Y entonces hasta los gobernadores deberán revisar su accionar”, reflexiona Matías Kulfas, director del Banco Nación y presidente de la Asociación de Economistas para el Desarrollo de Argentina (AEDA). “Las provincias mantienen un doble discurso: le reclaman fondos a la Nación pero no implementan acciones para generar recursos. Santa Fe, por ejemplo, tiene suelo fértil pero un impuesto a la tierra con una valuación del 10 por ciento sobre su valor real. ¿Por qué los dirigentes no cambian esta situación? En las provincias se muestran como víctimas pero también son responsables de que los gobiernos tengan déficit.”

Con la mira puesta en sobrevivir el 2010 –para ganar las elecciones presidenciales del 2011–, el matrimonio Kirchner ordenó actuar con celeridad para sortear los obstáculos judiciales y parlamentarios –un ámbito en el que resistirá los avances contra la gestión, como sucedió semanas atrás, cuando los senadores oficialistas se retiraron del recinto y dejaron sin quórum la sesión– y trazó dos caminos de seducción. Uno tiene como destino a los empresarios, con los que Cristina Fernández compartió una cena en Olivos semanas atrás y considera aliados imprescindibles para garantizar el desarrollo sostenido. En tren de establecer una convivencia armónica, la relación ya forjó un toma y daca primario: el Gobierno aseguró que mantendrá un dólar competitivo y fijó un techo para las negociaciones salariales –mientras la mayoría de los gremios reclama recomposiciones en torno al 25 y, en algunos casos como los frigoríficos, del 30 por ciento, el Ministerio de Trabajo deslizó como preferencia incrementos que ronden el 19 por ciento–, pero dejó en claro que no cederá espacios de intervención estatal en la economía.

El otro, en cambio, tiene como bandera de llegada al interior del país: con promesas a los gobernadores, el oficialismo pretende traccionar el apoyo político partidario necesario para romper el cerco de la oposición en el Parlamento y sancionar leyes clave para la gestión de gobierno. “Todos respetan a quien le da de comer”, chicanea un aliado K, que suma otras cartas: la posibilidad de conquistar a representantes de centroizquierda en votaciones específicas o torcer la decisión de legisladores más proclives al coqueteo entre bandas, como el caso de la santafesina Roxana Latorre, el pampeano Carlos Verna o el mismísimo Menem, que salvó al Gobierno de una derrota en el Senado –permitiendo que el cuerpo reeligiera al bonaerense K José Pampuro como presidente provisional– y luego benefició a la oposición que alcanzó la mayoría en las comisiones.
Señora y señor lector. La tira Valientes habrá terminado en TV pero no podrá decir que no tiene con qué entretenerse. Con Corte Suprema de lujo pero oposición automática, navegar el rumbo del país avizora como una historia de novela.

Veintitrés

09/03/2010 Posted by | Como Registrarse., Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Joan Manuel Serrat y la realidad argentina


Manipulan nuestros sueños y nuestros temores, sabedores de que el miedo nunca es inocente. (“Los Macarras de la Moral” – Joan Manuel SERRAT)

04/03/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized, Videos | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

6.7.8 Los delirios de Carrio… 18 / 02 / 2010


Las turbulencias del poder – de que habla – no será el sin rumbo de  una derecha sin propuestas, negadora, que no termina de organizarse… se sacan los dientes para las candidaturas presidenciales…una incoherencia total… una UCR que nunca terminó un gobierno, un PRO, que dió infinidad de muestras de no saber gobernar, errores tras errores, un socialismo que está ahi espectante…y un PINO que no termina de definirse…

Marianike

23/02/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized, Videos | , , , , , | Deja un comentario

América Latina y el período histórico actual


03-11-2009

Emir Sader

Carta Maior

La crisis hegemónica se prolongará por un buen tiempo en el continente, entre el viejo mundo ya superado, pero que insiste en sobrevivir, y un nuevo mundo que está luchando para nacer –el de los gobiernos post neoliberales. Las próximas elecciones –en particular en Brasil, Bolivia, Uruguay y Argentina– definirán si estos gobiernos constituyen un paréntesis en la larga serie de gobiernos conservadores o si se consolidarán en la profundización y construcción de alternativas.

1. El período histórico actual fue inaugurado por la confluencia de tres virajes, todos de carácter regresivo:

  • El paso de un mundo bipolar a un mundo unipolar bajo la hegemonía imperial de América del Norte.

  • El paso de un ciclo de expansión del capitalismo a un largo ciclo recesivo.

  • El paso de la hegemonía de un modelo regulador (keynesiano, de bienestar social, o como se quiera llamar) a un modelo neoliberal, desregulador, de libre mercado.

El triunfo del bloque occidental bajo la dirección norteamericana llevó, después de muchas décadas, a un mundo unipolar, con una indiscutible hegemonía de una superpotencia y la derrota y desaparición de la otra gran potencia, algo que nunca antes había experimentado el mundo.

Toda la función de freno y control sobre la expansión imperial de los EE.UU. dejó de existir. Fueron entonces posibles las guerras de las últimas dos décadas –algunas llamadas “guerras humanitarias”, que violaron flagrantemente la soberanía de los países, lo que no ocurría desde el final de la Primera Guerra Mundial-.

El surgimiento de un mundo unipolar permitió el dominio militar y económico del bloque occidental y, en particular, de los EE.UU. Pudieron así ampliar la economía de mercado en áreas insospechadas, como China, Rusia y Europa del Este.

La unipolaridad permitió incorporar a la Unión Europea y a la OTAN a países que antes eran miembros del Pacto de Varsovia. Se configura un sistema mundial único, en el plano económico, político y militar bajo dirección norteamericana. Un único imperio mundial, aun con las contradicciones y conflictos internos, reina en el mundo. Las guerras se suceden desde el bloque dominante en contra de las áreas de resistencia a su dominación como Yugoslavia, Irak, Afganistán.

El paso del ciclo largo de expansión –el de mayor desarrollo capitalista, lo que Eric Hobsbawm ha caracterizado como la “edad de oro” del sistema– hacia el ciclo largo recesivo trajo importantes consecuencias. Aquel ciclo significó la convergencia de los tres vectores fundamentales de la economía mundial –los EE.UU. (con Alemania y Japón creciendo a medida que los EE.UU., fenómeno único), las economías socialistas y la periferia (como México, Argentina y Brasil). Durante esa convergencia se alcanzó la mayor tasa de crecimiento de la economía mundial. También fue el período de consolidación de la hegemonía económica norteamericana y del bloque occidental.

La transición a la recesión luego del ciclo de expansión, no solo significó la disminución en las tasas de crecimiento, sino también la sustitución del tema central del período anterior –el crecimiento económico– por la estabilización. Se pasó de una fórmula desarrollista a una conservadora. Al mismo tiempo se introdujo el concepto de la “ingobernabilidad” como temática central. Esto expresaría la contradicción entre las condiciones de producción y las demandas de la economía, reflejado en el ciclo largo recesivo y como expresión de los derechos negados a lo largo de las décadas de expansión económica.

Este conflicto (entre las condiciones de producción y las demandas de la economía) fue también responsable de la aparición de las crisis inflacionarias, especialmente en la periferia. Fue en esta coyuntura en que el FMI emergió con préstamos a cambio de onerosas cartas de intenciones, que imponían duros ajustes fiscales y preparaban el camino para minimizar el papel del Estado y aplicar las políticas neoliberales.

El tercer factor –la hegemonía de los modelos neoliberales, con un alcance mundial que ningún otro modelo había conseguido– tuvo que ver con esa transición de ciclo.

Los programas neoliberales consolidaron una nueva relación de fuerzas a escala mundial, lo que reforzaba el camino hacia el fin de la bipolaridad. Con la globalización y sus programas de desregulación, de liberalización económica, de privatizaciones, de precarización de las relaciones de trabajo, y la conformación del Estado mínimo, se alteraba radicalmente el equilibrio de poder entre los países del centro y la periferia, y entre clases sociales dentro de cada país.

Se intensificó la concentración económica y de poder en favor de la globalización de competencias en detrimento de los países periféricos. Algunos de ellos, con el poder estatal victimado por el acelerado proceso de liberalización económica, sufrieron crisis de carácter neoliberal, como fueron los casos de México, Rusia, los países del sudeste de Asia, Brasil y Argentina en particular.

Con las políticas neoliberales que precarizaron las relaciones de trabajo, aumentaron el desempleo y fragmentaron la unidad de los trabajadores, también cambió radicalmente la correlación interna entre las clases en cada país en favor de las elites gobernantes.

2. La confluencia de todos estos factores que cambian el período, significaba una alteración de grandes proporciones en la correlación de fuerzas en todo el mundo, con sus especificidades en cada región y cada país. Es preciso detallar más algunas de sus consecuencias.

La hegemonía de EE.UU. como única superpotencia convirtió a ese país en el centro del poder político mundial, que tiene intereses en todas partes del planeta y tiene políticas para todos los temas y lugares. La superioridad militar de Estados Unidos se tornó inconmensurable. La victoria en la guerra fría significó también el triunfo ideológico que validó la interpretación del mundo que impuso el campo vencedor.

Para el campo socialista, la confrontación central de nuestro tiempo se daba entre el socialismo y el capitalismo. Para el campo imperialista, se daría entre el totalitarismo y la democracia. Había sido derrotado el totalitarismo nazi y fascista; también había sido derrotado el totalitarismo comunista; ahora se buscaría derrotar el totalitarismo islámico y el terrorismo.

Con el triunfo del campo occidental se opacaron las alternativas y las propuestas anticapitalistas en el horizonte histórico contemporáneo. Cuba entró en su “período especial” antes del final del campo socialista y de la Unión Soviética, tratando de evitar retrocesos. China optó por la vía de una economía de mercado.

La democracia liberal llegó a sintetizar la democracia. El concepto de economía capitalista se disolvió en el marco de una supuesta economía internacional o economía de mercado. Fue una victoria para una visión del mundo y de un modo de vida específico: “el modo de vida norteamericano”, convertida en el elemento de más fuerza en la hegemonía planetaria de EE.UU. Prácticamente ningún rincón del mundo pudo quedar inmune a esa influencia, incluido China y los países periféricos de las grandes metrópolis.

Si este triunfo ideológico es el elemento de mayor fuerza, la esfera económica está entre sus puntos más débiles. La desregulación económica promovida por el neoliberalismo propició la rápida y generalizada hegemonía del capital financiero en su carácter más especulativo, y como resultado de ello la financiarización de las economías.

Este proceso suele marcar las etapas finales de los modelos hegemónicos, que conducen a las fases de la hegemonía del capital financiero, los tiempos característicos de estancamiento, como el actual ciclo largo de recesión económica.

Una hegemonía que es difícil de revertir una vez que se han debilitado los incentivos para la inversión productiva, lo que define un horizonte de inestabilidad económica, de estancamiento y de bajos niveles de crecimiento.

La actual crisis, que afecta profunda y ampliamente la economía de EE.UU. y de ahí se extendió al resto del mundo, nació precisamente de estas debilidades –la hegemonía del capital financiero– y luego se manifiesta como la recesión económica abierta. Una crisis que produce una larga y profunda recesión en la economía de EE.UU. y los países del capitalismo central, sin tener la capacidad de revertir su raíz: la financiarización de la economía.

Al mismo tiempo, a pesar de haberse transformado en la única superpotencia, con fuerte predominio del plano militar, los EE.UU. no pueden resolver dos guerras al mismo tiempo, las de Irak y Afganistán.

Pero, a pesar de las debilidades que presenta, ninguna otra potencia o grupo de potencias puede rivalizar con los EE.UU. Del mismo modo, a pesar de su agotamiento, el modelo neoliberal, puesto que no constituye simplemente una política de un gobierno que puede cambiarse de un momento a otro, sino un modelo hegemónico, que incluye determinados valores, ideología, cultura, y tiene profundas y extensas raíces económicas, tampoco puede ser remplazado por ahora, cuando aún no se divisa otro modelo que pueda sucederle.

Por lo tanto, hemos llegado al agotamiento del modelo neoliberal, y entrado en un período de relativa debilidad de la capacidad hegemónica de EE.UU., sin que las alternativas tengan todavía el poder suficiente para imponerse. Ello se debe a que, en el momento en que el capitalismo revela con más claridad sus límites y muestra sus entrañas, los llamados “factores subjetivos” para la construcción de alternativas también han sufrido grandes retrocesos.

Se instaura así una crisis hegemónica, en la que lo viejo no se resigna a morir y lo nuevo tiene dificultades para nacer y sustituirlo. ¿Cómo lo viejo busca sobrevivir? Sobre la base de dos ejes: las políticas internacionales de libre comercio, con las instituciones que las multiplican, como el FMI, el Banco Mundial, la OMC. Y dentro de cada país, con la ideología del consumo, del shopping-center, del mercado.

El fortalecimiento de “lo viejo” tiene en su contra la hegemonía del capital financiero en su carácter más especulativo, que no solo bloquea la posibilidad de reanudar un nuevo ciclo de expansión de la economía, sino que fomenta la inestabilidad, precisamente con la libérrima circulación de los capitales financieros. Pero, al mismo tiempo, no surge un modelo alternativo al modelo neoliberal.

La construcción de alternativas choca así con una estructura económica, comercial y financiera global, que reproduce el libre comercio y favorece a las políticas neoliberales, como ideologías consolidadas que se manifiestan en las formas de comportamiento y de búsqueda y acceso a los bienes de consumo en la vida cotidiana de las personas.

Puede predecirse que estaremos en un período más o menos largo de inestabilidad y turbulencias tanto políticas cómo económicas, hasta que se forjen las condiciones para la hegemonía de un modelo post neoliberal y de una hegemonía política global alternativa a la de los Estados Unidos.

3. América Latina sufrió directamente la transición al nuevo período histórico. Prácticamente todos sus países fueron víctimas de la crisis de la deuda, y entraron en el círculo vicioso de la crisis fiscal, los préstamos y cartas de intención con el FMI, el debilitamiento del Estado y de las políticas sociales, la hegemonía del capital financiero, la contracción del desarrollo económico, sustituido por el tema de la estabilidad monetaria y los ajustes fiscales.

Afectada centralmente por esas transformaciones, América Latina pasó a ser el continente privilegiado de los experimentos neoliberales.

Las dictaduras militares en algunos de esos países, entre los que se encuentran aquellos que hasta entonces presentaban mayor fuerza en el campo popular, como Brasil, Chile, Argentina, Uruguay, habían logrado quebrar la capacidad de resistencia de los movimientos populares. Esto allanó el camino para la hegemonía de las políticas neoliberales.

Estas políticas se fueron imponiendo desde el Chile de Pinochet a la Bolivia del MNR, pasando por la adhesión de fuerzas nacionalistas como en México y Argentina, hasta los partidos socialdemócratas, como los casos de Venezuela, Chile, Brasil, hasta generalizarse en casi todo el espectro político.

La década de 1990 fue la del predominio generalizado de los gobiernos neoliberales, algunos por un largo plazo, como el PRI en México; Carlos Ménem, en Argentina; Fernando Henrique Cardoso, en Brasil; Alberto Fujimori, en Perú; Pinochet y la Concertación (PS-DC), en Chile. En otros países el neoliberalismo se entrecortó por la acción de los movimientos populares que expulsaron del poder a varios presidentes, como en Bolivia y Ecuador, o que fracasaron como en Venezuela (con AD y COPEI).

Paralelamente estaban ocurriendo crisis en las principales economías de la región –México 1994, Brasil 1999, Argentina 2001-2002– hasta que comenzaron a surgir los gobiernos electos por el voto de rechazo a la situación creada por el neoliberalismo, empezando con la elección de Hugo Chávez en 1998, seguido por Lula en 2002, Tabaré Vázquez en 2003, Néstor Kirchner en 2003, Evo Morales en 2005, Rafael Correa en 2006, y Mauricio Funes en 2009.

Se produjo un cambio claro hacia la izquierda en la votación en los diferentes países que fueron celebrando sus elecciones, lo que revelaba cómo el continente había sufrido las consecuencias de los gobiernos neoliberales. Nunca antes en la región, o en otras partes del mundo, ha habido tantos gobiernos progresistas al mismo tiempo.

Lo que unifica a estos gobiernos, además de la votación con la que se derrotó a los gobiernos neoliberales de Carlos Ménem, Carlos Andrés Pérez, de la FHC, Lacalle, Sánchez de Losada, Lucio Gutiérrez, son dos rasgos comunes: la opción por los procesos de integración regional en lugar de libre comercio y la prioridad de las políticas sociales.

Son dos los puntos de mayor debilidad de los gobiernos neoliberales, cuya lógica de apertura económica favorecía las políticas de libre comercio y los llamados Tratados de Libre Comercio con los Estados Unidos, al mismo tiempo que concedían la prioridad a la estabilidad fiscal y monetaria sobre las políticas sociales.

Las políticas sociales son las que conceden legitimidad a los gobiernos emergentes, los cuales han tenido que enfrentar como norma la fuerte oposición de los monopolios privados de los medios, pero que, sin embargo, hasta ahora han sido reelegidos por el voto de los sectores populares, los más pobres de nuestras sociedades.

Estos gobiernos tienen diferencias entre sí aunque se asemejen y unifiquen por la prioridad que dan a los procesos de integración regional y a las políticas sociales. En ese marco común se diferencian porque Venezuela, Bolivia y Ecuador avanzan más claramente hacia la construcción de modelos alternativos al neoliberalismo.

Ya en la estrategia que los llevó al gobierno, combinaron los levantamientos populares con la salida electoral, pero después se propusieron refundar el Estado, apuntando hacia una nueva estrategia de la izquierda latinoamericana: ni el camino tradicional de reformas, ni la lucha armada, sino la combinación de ambos en una nueva síntesis.

En el otro campo están los países que favorecen a los tratados de libre comercio, como México, Chile, Perú, Colombia, Costa Rica. El primero en tomar ese camino, “el padre”, fue México, al firmar un TLC con Estados Unidos y Canadá, con claro privilegio para los Estados Unidos. Ahora el país latinoamericano tiene más del 90 % de su comercio exterior con el poderoso vecino.

La crisis económica actual permite medir el significado de las dos formas distintas de integración en el mercado internacional. México, por ejemplo, país vitrina por haber sido el primero –y, originalmente, iba a ser el camino que los EE.UU. señalaban a todos los países del continente– tuvo la peor regresión económica de todas las economías del continente, con una caída del PIB cercana al 10 % en el primer semestre de este año. Paga así un precio muy alto por haber sido “privilegiado” en el comercio con EE.UU., el epicentro de la crisis mundial, que sufre una recesión profunda y prolongada, con todas sus consecuencias negativas para México.

Mientras, un país como Brasil, cuya economía es más o menos similar a la de México, podría salir más o menos rápidamente de la crisis por haber diversificado su comercio internacional, a tal punto que el principal socio comercial del país ya no es EE.UU. sino China. Al mismo tiempo, Brasil ha intensificado el comercio intrarregional, más resueltamente con la Argentina y Venezuela, mejorado con todos los países participantes en los procesos de integración regional, pero principalmente Brasil amplió considerablemente el mercado para el consumo popular. Este fue el principal responsable por la superación rápida de la crisis. Por primera vez durante el transcurso de una crisis, las políticas de redistribución del ingreso y extensión de los derechos sociales se mantienen, incluso en el momento mismo de la recesión.

Después de una fase de expansión relativamente rápida de los gobiernos progresistas del continente, la derecha ha recuperado su capacidad de iniciativa y busca reconquistar gobiernos para poner en marcha una restauración conservadora. Desde el intento de golpe en Venezuela en 2002, pasando por la ofensiva contra los gobiernos de Brasil, Bolivia y Argentina, la derecha trata de utilizar su poder económico y mediático al servicio de la reconstrucción de su poder político, derrotado por los gobiernos progresistas.

Podemos prever que la crisis hegemónica durará por un buen tiempo en el continente. Se trata de la lucha entre el viejo mundo que insiste en subsistir con sus programas neoliberales y el nuevo mundo de gobiernos post neoliberales que enfrenta dificultades parar sobrevivir.

Las próximas elecciones –en particular las de Brasil, Bolivia, Uruguay y Argentina– definirán si lo que hay es solo un paréntesis en la larga serie de gobiernos conservadores, o si se han consolidado y profundizado los procesos de construcción de alternativas post neoliberales, en los cuales América Latina es un escenario privilegiado.

Traducido para Cubadebate por Renato Recio

Fuente: Carta Maior

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=94476

03/11/2009 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario

Argentina-Venezuela: “UN CAMINO ALTERNATIVO AL MODELO NEOLIBERAL”


16 de mayo del 2009


LUEGO DE REUNIRSE CON LA PRESIDENTA, HUGO CHAVEZ EXPRESO SU APOYO AL GOBIERNO ARGENTINO

Chavez-Cristina

El eje Caracas-Buenos Aires, sobre ruedas

Hugo Chávez se reunió con Cristina Kirchner en la Casa Rosada, donde firmaron trece convenios. El venezolano destacó que los pueblos “abrieron un camino alternativo al

Hugo Chávez trató de ser prudente sobre las elecciones argentinas. Cuando lo consultaron, apenas si dijo que había hablado con Néstor Kirchner por teléfono, que era su amigo y que le había deseado suerte. Pero dio una rotunda muestra de apoyo al gobierno de Cristina Kirchner al sostener que “nuestros pueblos fueron capaces de abrir un camino alternativo al modelo neoliberal que echó al suelo nuestras patrias” y, parafraseando al Che Guevara, dijo que ambos países se habían colocado “medio paso, un paso, delante del caos en el que está el mundo hoy”. Fue ayer en la reunión que la Presidenta y Chávez mantuvieron en la Casa Rosada en el marco del mecanismo de encuentros trimestrales entre ambos presidentes. Tan bien marchó todo que el venezolano viajó a El Calafate a conocer el glaciar y a pasar un día con los Kirchner.

Chávez llegó a la Casa de Gobierno cerca del mediodía. La Presidenta lo recibió en el Salón Blanco y se reunieron a solas en su despacho. La firma de acuerdos se realizó en el luminoso Salón de las Mujeres, ya convertido en el lugar preferido de Cristina Kirchner en Gobierno. Las fotos que visten las paredes generaron la curiosidad de Chávez. Ante Evita, se cuadró. “Eva Perón, te amo, mujer de esta patria grande”, le dijo. Luego hizo el saludo militar cuando Cristina Kirchner le señaló a Juana Azurduy. “Hacés muy bien en hacerle la venia. Perdió cinco de sus seis hijos en la guerra por la Independencia”, le dijo la Presidenta.

Se sentaron enfrentados junto a su comitiva de ministros. A un lado de la Presidenta se ubicó el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, y del otro el de Salta, Juan Manuel Urtubey, que participaron de la firma de acuerdos. “Quiero decirte que tenemos un dispositivo K”, le advirtió Cristina. “La que controla el audio soy yo. Cuando alguien habla demasiado, aprieto el botón y puedo cortarle el audio. No es que salgas eyectado, pero cuando alguien habla demasiado se corta el sonido”, bromeó. Con tanta prevención, Chávez fue breve y tal vez a la Presidenta le hubiera convenido que se extendiera, porque allí fue donde resultó más enfático en el apoyo a su gobierno. Recordó cuando llegó por primera vez al país, diez años atrás. “No había nada que buscar aquí”, indicó. Luego fue la crisis de 2001 y de ahí “salió Néstor, un hombre desconocido”. Que a partir de entonces “esta Argentina se puso de pie, una vez más y para siempre”. En ese momento fue que añadió lo del camino “alternativo al neoliberalismo” por el que habían optado ambos pueblos, por lo que venía a “ratificar con pasión y compromiso” la resolución de seguir avanzando en la integración bilateral. “La profundización del compromiso del eje Caracas-Buenos Aires”, insistió en varias ocasiones.

Los presidentes y ministros firmaron trece nuevos convenios con temas que van desde la agroalimentación hasta el área energética. Ya no se habla más del Gasoducto del Sur sino de las plantas de regasificación que hay que construir para tratar los 200 millones de pies de gas licuado que Venezuela promete venderle al país a partir de 2013.

Luego fue el turno de la conferencia de prensa conjunta, una costumbre internacional que Cristina Kirchner parece haber incorporado cuando la visitan otros presidentes.

En el diálogo, la Presidenta adelantó que en la próxima reunión de la Unasur pedirá que además de los habituales temas políticos se traten también cuestiones económicas. Chávez se entusiasmó: “Necesitamos crear una nueva arquitectura financiera internacional, no podemos estar esperando que allá en el Norte hagan los cambios”. Y volvió a la carga con la necesidad de activar cuanto antes el Banco del Sur y también un Fondo Financiero Sudamericano, con el 10 por ciento de las reservas de cada país para auxiliar a los países que pasen dificultades. Ahí mismo improvisó una fecha –el 24 de junio–, obviamente en Caracas, para la reunión de presidentes que pondrá en marcha el Banco del Sur. “Hay que ir con la chequera”, le advirtió a Cristina Kirchner, porque lo único que falta poner es nada menos que los fondos.

A Chávez le preguntaron si tenía en sus planes seguir comprando bonos argentinos. Cristina Kirchner se le adelantó y dijo que por ahora Argentina no tenía en sus planes emitir deuda, por lo que la consulta se volvía abstracta. Con todo, el venezolano quiso responder: “Si hubiera en el futuro una solicitud de ese tipo nosotros la consideraríamos como hemos hecho en ocasiones anteriores. ¿Por qué? Bueno, a cambio de algo de intereses, claro, pero sobre todo por la solidaridad de los pueblos”.

Aunque ya había dicho bastante, Chávez no quiso referirse en concreto a los comicios del 28 de junio. “Se me acusa de andar metido en cuanta elección hay en este continente”, ironizó. Contó que un analista que escribe para varios periódicos latinoamericanos tituló “Chávez perdió en Panamá” su comentario sobre las recientes elecciones en las que ganó el candidato de la derecha. “Nosotros respetamos la voluntad de los pueblos”, sostuvo el venezolano. “Igual, con todas las elecciones que llevás hechas, no debés tener tiempo para ocuparte de las elecciones en otros países”, salió en su auxilio la Presidenta, que destacó cuántas veces había convocado a las urnas Chávez en Venezuela –lleva un promedio de más de una elección por año– y que pese a eso se lo sigue considerando antidemocrático.

No hacía falta que Chávez revelara mucho sobre sus candidatos favoritos para las elecciones. Pocas horas después ya estaba en El Calafate junto a Néstor Kirchner compartiendo una cena en el Hotel Los Alamos, a pocas cuadras de la casa donde los Kirchner suelen pasar sus fines de semana.

Página 12

16/05/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

Tiempos de más izquierda en Ecuador


FELICITACIONES AL PUEBLO ECUATORIANO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

EL PRESIDENTE RAFAEL CORREA FUE REELECTO EN PRIMERA VUELTA, UN HECHO HISTORICO PARA EL PAIS

rafael-correa-2

Todos los boca de urna le dieron a Correa entre un 51 y un 54 por ciento de los votos, frente a un 27 o 30 por ciento del ex mandatario Lucio Gutiérrez. El oficialismo podría conseguir la mayoría absoluta en el Congreso.

Por María Laura Carpineta

Desde Quito

Rafael Correa arrasó ayer en su quinta victoria consecutiva y será presidente de Ecuador por cuatro años más. Todos los bocas de urna le dieron, inmediatamente después de cerrados los centros de votación, entre un 51 y un 54 por ciento de los votos, frente a un 27 o 30 por ciento del ex presidente Lucio Gutiérrez. La victoria, cantada para muchos de los ecuatorianos, fue reivindicada minutos después de conocerse las cifras por el mandatario en una conferencia de prensa en el sur de Guayaquil. “La revolución ciudadana está en marcha y nada ni nadie la puede detener”, gritó, con voz ronca, y su gente estalló en aplausos. Desde la sede central de su partido, Alianza País, en Quito, cientos de manifestantes comenzaron a concentrarse para festejar. El grito era claro y casi ensordecedor: “En primera vuelta”. En las últimas semanas, Gutiérrez había duplicado su intención de voto en todas las encuestas y los medios de comunicación, férreos enemigos del gobierno, habían empezado a sembrar la duda sobre una posible segunda vuelta. Ayer la mayoría de la sociedad ecuatoriana volvió a desmentir a los medios y se volcó masivamente por Correa. Al cierre de esta edición, quedaban tres bancas en disputa y el oficialismo estaba a sólo dos de conseguir una mayoría absoluta en el Congreso, según los boca de urna de la empresa Santiago Pérez.

“Hemos hecho historia -aseguró un Correa de ojos chinos y sonrisa inalterable-. En un país en el que del ’96 al 2006 ningún presidente democrático terminó su mandato, tuvimos siete presidentes, hoy se gana en una sola vuelta.” La alegría de los correístas no podía ser mayor. “Esto es la felicidad pura”, aseguró Teresa Murillo, intentando recuperar el aliento después de gritar y cantar durante 15 minutos seguidos. “Por fin vamos a tener un país de igualdades, en donde no haya niños con hambre o gente analfabeta, donde todos tengan trabajo y vean respetada su dignidad”, agregó entrecortada la madre de cuatro hijos, que hace cuatro meses decidió sumarse como colaboradora de la campaña del ahora alcalde electo por Quito, Augusto Barrera, un aliado de Correa y veterano dirigente de izquierda. Mientras hablaba, su marido, guardaespaldas del ex ministro de Gobierno y actual diputado electo, Fernando Bustamante, llegó corriendo para abrazarla. “Ganamos”, gritó, mientras la revoleaba de un lado a otro. “Hoy festejamos todos en casa, pero también creo que van a festejar todos los ecuatorianos”, dijo, una vez que logró aterrizar.

La fiesta recién estaba empezando en la céntrica avenida de los Shyris. Los simpatizantes llegaban de a poco de los barrios de las afueras de Quito y se esperaba que Correa, su vice Lenin Moreno y todo su equipo llegaran de Guayaquil tarde en la noche, para sumarse a la celebración. Mientras tanto en esa ciudad costera, Gutiérrez, la esperanza de la oposición en los comicios de ayer, se negó a reconocer los boca de urna y pidió a sus simpatizantes que esperen a los resultados oficiales.

Aunque no lo dijo con todas las palabras, el ex presidente derrocado en 2005 por una revuelta popular sugirió posibles irregularidades. “Este es un gobierno que no respeta la ley, la Constitución, que siguió haciendo campaña después de la entrada en vigencia de la veda electoral. Nosotros vamos a seguir luchando”, dijo, enojado y con la cara casi bordó, haciendo juego con su camisa roja, una marca registrada de su campaña.

Pero las advertencias y la renuencia de la oposición a reconocer su derrota apenas sí afectaron el clima de éxtasis de los correístas. “Ahora el gobierno ya no necesita mostrarse conciliador y pedir permiso”, adelantó el director de Flacso Ecuador, Adrián Bonilla. Para el analista, la contundente victoria del gobierno demuestra que aun cuando la oposición se alineó detrás del ex coronel Gutiérrez con un voto útil anti-Correa, el proyecto político del oficialismo fue más fuerte. “Correa no sólo tuvo una campaña publicitaria impecable, sino que además ha sabido cómo llegar a todas las clases sociales, con gasto social e inversión en educación y salud, pero también rompiendo con el viejo sistema político que encarnaban unas pocas familias patricias”, explicó.

Anoche aún no se habían difundido cifras de ausentismo, pero los reportes de los medios locales de las distintas provincias prevén que no fue muy alto. Según los analistas ecuatorianos, cuanta más gente votara mejor le iría al oficialismo. Y así sucedió. Según los boca de urna, Alianza País, el partido gobernante, ya se aseguró 61 de las 124 bancas de la Asamblea Nacional. Aún falta dirimir tres escaños, que estaba muy empatados.

Aún si no consigue los dos que necesita para una mayoría absoluta, su aliado, el Movimiento Popular Democrático, el brazo político de los sindicatos de maestros y estudiantes secundarios y universitarios, le aportará -con negociación de por medio, seguramente- sus siete diputados. La oposición más dura, mientras tanto, quedó totalmente fragmentada. Sociedad Patriótica, el partido de Gutiérrez, será la primera minoría con 23 legisladores, mientras que el Partido Social Cristiano del re-reelegido alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, contará con sólo seis diputados y el Prian del candidato presidencial que quedó tercero con el 10,7 por ciento, el magnate bananero Alvaro Noboa, tendrá apenas cuatro representantes.

Aunque lo más seguro es que el oficialismo no se quede con las principales ciudades del país, sí consiguió algunas victorias clave y algunas sorpresa. Los aliados del presidente conservarán la alcaldía de Quito y la prefectura (gobernación) de esa provincia, Pinchinca. Además, la hermana del presidente, Pierina Correa, excedió las expectativas al quedar a sólo cuatro puntos del favorito a la prefectura de Guayas, el hombre de Gutiérrez, Jimmy Jairala. Guayas, cuya capital es Guayaquil, es la provincia más poblada y rica del país. Nebot, por tercera vez, arrasó en la ciudad costera con el 69 por ciento de los votos.

“Correa no controlará a los gobiernos locales, pero si consigue la mayoría en el Congreso va a tener el suficiente poder como para avanzar en sus reformas”, señaló Bonilla. Esa es la clave. El presidente necesita al Congreso para aprobar todas las leyes orgánicas -de seguridad, salud, educación- para poner en marcha la nueva Constitución nacional que aprobó el año pasado la sociedad ecuatoriana en un referéndum.

La esperanza, finalmente, parece posible en Ecuador. “Creo que está vez vamos a lograrlo”, dijo con los ojos nublados de emoción Enrique Vela, un militante socialista de 87 años que ayer, con bastón y un resfrío, se instaló desde temprano en la sede del oficialismo para festejar.

Página 12

27/04/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , | Deja un comentario

¿Sabe usted qué es la Ideología?


Por: Néstor Aponte
Fecha de publicación: 18/04/09

En esta etapa del proceso revolucionario venezolano las condiciones han madurado para que una buena parte de los revolucionarios veamos la necesidad de profundizar el contenido ideológico del proceso. Ello, a fin de impulsar la construcción del socialismo. Sin embargo, todavía el término ideología sigue siendo un cascaron hueco: una palabra más, carente de significado, que sólo se utiliza como instrumento para la demagogia política.

La ciencia de las ideas (la ideología) les ha permitido a los hombres y mujeres en el transcurso de la historia humana en algunos casos entender y en otros justificar las relaciones de producción y de dominación en los diferentes períodos históricos. A partir de las relaciones de producción se construyen un conjunto de ideas en el campo de la cultura, de la política, de la estructura social, de las normas formales e informales, de la ética, de la religión y de la educación que le aportan la carga lógica y la justificación a las relaciones de dominación que nacen de estas relaciones de producción. Esta lógica de dominación permite el ejercicio de la violencia contra todos aquellos que pretendan enfrentar este tipo de relaciones de producción.

En una sociedad capitalista las relaciones de producción se expresan en la apropiación que hace el dueño del capital de la mayor cantidad de valor que produce el trabajador a través del ejercicio del trabajo. O en otras palabras, las relaciones de producción se expresan en el pago incompleto que hace el dueño de la empresa u oficina de todo lo que produjo el trabajador. Pago que en general se reduce a un salario de subsistencia. Esta falta de pago a cada trabajador (el excedente apropiado) va ha acumularse en la cuentas del dueño de la empresa u oficina; quien a través de esta acumulación, nacida de la reiterada explotación de los trabajadores, logra privilegios que mejoran su calidad de vida en detrimento de los trabajadores y trabajadoras.

En estas relaciones de producción se establece una lucha entre el dueño del capital y los trabajadores. Esta lucha determina quién se queda con la mayor cantidad del valor creado por el trabajador. Bajo estas relaciones de producción capitalistas los dueños del capital ejercen el papel de dominio en la relación; son los que imponen su voluntad a los trabajadores y trabajadoras. Con esta relación de dominio imponen una lógica (una forma de hacer las cosas) que producto de la persistencia y del uso reiterado de la violencia determinan que se califique de “natural” la existencia misma de esas distribución del valor entre capitalistas y trabajadores.

Para lograr imponer esa distribución del valor dentro del conglomerado de los trabajadores, y en general de los seres humanos, el capital hace uso de la política: del establecimiento de reglas de interacción social (más allá del campo de las fábricas y oficinas) que privilegian e imponen los intereses de los dueños del capital sobre el resto de la sociedad. Pero, la política no puede estar aislada de un proceso educativo que enseñe desde muy pequeño a los hijos de los trabajadores y a los hijos de los dueños del capital a mantener esas relaciones de producción de manera “pacífica”. En ese sistema educativo capitalista no se cuestiona y tampoco permite que se cuestione la explotación del hombre por el hombre; por el contrario, se construye un conjunto de ideas (prejuicios, conceptos o visiones de la realidad) que justifican y hacen “natural” las relaciones de producción, la política y la estructura social de los que tienen privilegios (los dueños del capital) y de los que sobreviven (los trabajadores y trabajadoras).

A la política y al sistema educativo se agregan, como instrumentos de dominación, el conjunto de normas formales e informales que viene reprimir las acciones que atenten contra el orden establecido: contra las relaciones de producción y la estructura social existente. Estas normas vienen a justificar junto a la política la creación y utilización de un estamento armado que le garantice a los dueños del capital el ejercicio libre y arbitrario de la violencia contra los trabajadores. Más aún, cuando los trabajadores y trabajadoras se rebelen a su condición de vida o cuando producto de las cíclicas crisis del capital sean arrastradas literalmente a la muerte.

Paralelo a este proceso violento de imposición de los intereses de los dueños del capital existen otros dos conglomerados de ideas que viene a servir de cemento a los ladrillos que conforman las otras mega ideas de la sociedad capitalista. Nos referimos a la ética y a la religión. Estos dos conjuntos de ideas vienen a alienar (a enajenar, a torcer, a trastocar) el espíritu de los trabajadores respecto a su realidad: vienen a convertirlos en mansas ovejas explotadas por los dueños del capital. Tanto la ética como la religión llenan a los trabajadores y a los campesinos de un conjunto de ilusiones (de ideas) y de miedos que refuerzas, justifican y sacan de los canales de la realidad material “el orden natural e irremediable” que privilegia los intereses de los dueños del capital. Un ejemplo de ello lo constituyen las frases: “Dios dice que existen ricos y pobres”, “Dios castiga al que se rebele a su mandato” “Dios dice que la iglesia católica es la expresión de él en la tierra”. Los dueños del capital (y en general, en la historia humana, los que dominan) han llevado estas ideas “del orden natural e irremediable” a tal extremo que señalan que si los trabajadores y campesinos niegan la religión; esto es, el conglomerado de ideas que auto justifican mágicamente las relaciones de producción dominantes, reniegan también de la fe misma. Como señalábamos antes la religión viene a convertirse en el instrumento de dominación por excelencia de los explotadores, pues la fe es un elemento consustancial de la naturaleza humana. Por ello, la religión pretende apoderarse (secuestrar) la fe del ser humano (de los dominantes y, particularmente, de los dominados) y autoerigirse en el Juez que impone el castigo divino según los intereses del amo de turno (del esclavista, del aristócrata feudal o el capitalista). Su actividad se concentra en manipular, embrutecer y dominar a los trabajadores (a los creadores de valor en cualquier época) y someterlos bajo ilusiones, miedos, castigos imaginarios y engaños, a las relaciones de producción y de dominio existentes. Para ellos (los dueños de la religión) este gran trabajo de domesticación de los trabajadores es retribuido por los dueños del capital haciéndolos partícipes del festín de privilegiados, que para ellos representa la sociedad capitalista. La religión es el opio del pueblo, como lo señalara Marx, porque es capaz de engañar, dopar, atemorizar y controlar la mente de los explotados para ponerla al servicio de los explotadores: alegando que ellos son la fe y la salvación.

Por otra parte, la cultura, en su más amplia expresión, envuelve un conjunto de ideas que traducen “valores” que pretenden imponérsele a los trabajadores y campesinos a través una sicología individual y colectiva que privilegia los intereses y las relaciones de producción capitalista; así como, una lógica y unas reglas de juego propia de la sociedad capitalista. Esta cultura junto a la religión y la ética determina que es bueno o que es malo para los seres humanos: que no es otra cosa, que establecer lo bueno o malo para los dueños del capital. Esa cultura determina hasta donde se limitan las capacidades y competencias de los trabajadores y trabajadoras; así como, cuáles son las capacidades y competencias de los países colonizados o explotados. Esta cultura es la que determina porqué “somos así”: en algunos casos, flojos y perezosos (calificativo que aplican a los países ricos en minerales y riqueza natural o del llamado “tercer mundo”) o trabajadores buenos y capaces (calificativo utilizados para los países explotadores, industriales o del “primer mundo”). Quien determina cuál es nuestra cultura es el que domina en las relaciones de producción y son ellos (los dueños del Capital o el imperialismo) quienes tratan de condenar a los pueblos a las limitaciones que más le convienen a sus intereses: a su explotación. En este marco, los medios de comunicación junto a la religión son los instrumentos por excelencia para seducir, embrutecer y atemorizar a los trabajadores y campesinas: son el medio para inyectar en las mentes de los trabajadores y trabajadoras, campesinos y campesinas los valores (las ideas) del capital.

Con todas estas ideas de cultura, política, Estado, educación, leyes, religión y milicia, en fin con esta ideología, no sólo se les impone materialmente a los trabajadores las relaciones de producción capitalista sino se les obliga espiritualmente a reproducirlas de manera “natural”. En el caso de la ideología capitalista, la ideología viene a imponerles a los trabajadores el sueño (el engaño) de la sociedad que ellos “quieren” y les resulta “natural”; aquella, donde ellos tienen el rol de sobrevivir y trabajar para que el dueño del capital mantenga y aumente sus privilegios. Por ello, el interés de los dueños del capital de que este proceso de enajenación (de alienación, de trastocar la realidad), de ideologización, no parezca brusco, ni violento, ni irracional; sino por el contrario, suave, continuo, perseverante y profundamente “Legal” y “aceptada por Dios”. Los dueños del capital quieren una entrega total del trabajador a las relaciones de producción capitalistas: quieren su total y absoluta domesticación y fidelidad. He aquí el gran aporte de la ideología.

De aquí que la ideología se constituye en un conglomerado de ideas que crean la ilusión a los trabajadores, campesinos y en general a toda la sociedad de que el orden en las relaciones de producción, en la lucha de clase y en la estructuración de esa sociedad es “natural”, “lógica” y “eterna”. La ideología es como un almíbar que envuelve y mantiene a la fruta suspendida en un líquido pero que también se mete dentro de ella para determinar el sabor que tiene (en nuestro caso, lo que ellas piensan que son y están dispuestas a defender). En este sentido, plantearse un cambio ideológico implica proponer un cambio radical de este conglomerado de ideas que rodean y se meten dentro de las cabezas de los trabajadores. Y esas ideas deben ser cambiadas por otras que privilegien relaciones de producción socialistas, como lo hizo la burguesía cuando cambió las relaciones de producción feudal. El camino no es otro que practicar nuevas relaciones de producción y a partir de ellas y con ellas construir ese nuevo conglomerado de ideas que imponga una sociedad libre para todos los trabajadores y trabajadoras, campesinos y campesinas: donde todos vivan plenamente de los beneficios del valor que crean con sus manos y con sus mentes.

Por ello a la pregunta de ¿Qué hacer con la ideología? respondemos que lo que debemos hacer es identificar la ideología burguesa (de derecha) aquella que responde a los intereses de los dueños del capital y la iglesia y, a partir de ella, proponer y practicar otra que implique desarrollar nuevas relaciones de producción socialistas.
Y a la última pregunta, ¿Para qué sirve la ideología socialista? Sirve para que los trabajadores seamos libres de cuerpo y mente, para que tengamos una calidad de vida buena y feliz, para que nos sintamos realizados física y espiritualmente en nuestro trabajo; pero, muy especialmente, con los que amamos, con la humanidad. La ideología socialista sirve para tengamos una vida verdadera y naturalmente libre de dominación, sin explotación, sin mentiras ni apariencias. El cambio esta, como siempre ha estado, en las manos y en la mente conciente de la clase obrera, avancemos en post de nuestra ideología socialista: la historia y la humanidad nos lo exige.

Aporrea.com

19/04/2009 Posted by | Politica Internacional, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario